2
                     Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia




         E d u ca ció n a D is ta n cia
      ...
COMITÉ DIRECTIVO

Fray Marino Martínez Pérez
Rector

Francisco Cardona Restrepo
Vicerrector Administrativo

José Jaime Día...
2
                                  Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
CONTENIDO




                       ...
CONTEXTO Y METODOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN A
DISTANCIA

INTRODUCCIÓN
A pesar de su relativa existencia en el campo general de ...
2
                                              Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
como objeto situar la edu...
UNIDAD 1




         LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL CONTEXTO COLOMBIANO




OBJETIVOS



   Identificar los lineamientos ge...
2
                                             Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
1. LINEAMIENTOS NORMATIVOS...
inacabado. Los dioses o Dios tutelan los caminos mediante los cuales los hombres, por su
naturaleza educable, conducirán s...
2
                                                Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
duración y característi...
“aprendizaje permanente o vitalicio”. Y es en este sentido también que se homologa la “educación
permanente” a la “educaci...
2
                                                   Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
de su dignidad, de s...
Gráfico 1. La formación integral y la promoción de los valores
                    de la nacionalidad como elementos esenc...
2
                                             Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
política, el aprovechamien...
Gráfico 2. Niveles y ciclos del sistema de la educación formal creados y regulados normativamente (Ley
115)


SECTOR FORMA...
2
                                                    Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
grados, en los cual...
La educación media académica tiene como objeto permitir al estudiante “profundizar en un campo
específico de las ciencias,...
2
                                                   Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia

La educación media ...
adquirido, proveniente de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios
impresos, tradiciones, costumbres, c...
2
                                             Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
Educación especial

Educac...
2. REGULACIONES NORMATIVAS Y FUNCIONES BÁSICAS DE LA UNIVERSIDAD


2.1 OBJETIVO ESPECÍFICO

Reconocer el marco general de ...
2
                                                      Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
    d. Ser factor...
orientación profesional u ocupacional, los programas de pregrado son también de “naturaleza
multidisciplinaria”, conocidos...
2
                                                    Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia

Los programas de e...
universitarias oficiales y las instituciones técnicas profesionales, corresponderá al Presidente de la
República, al Gober...
2
                                                 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
     “Licenciado   en...
otros, con campos y escenarios deportivos para facilitar el desarrollo permanente de estas
actividades. Particularmente, l...
2
                                                Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
Se establece, así mismo...
sistemático de la docencia, la investigación y la extensión. Varios son los supuestos que
atraviesan estas prácticas, y a ...
2
                                              Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
perspectivas unilaterales...
soberanía cognoscitiva y legitima el papel de “sabedor” de los conocimientos que posee, razón por
la cual ha sido vinculad...
2
                                               Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
pregrado y de especializ...
inscribe.

Hacia atrás, la universidad colombiana es docentista y profesionalizante. Su larga tradición se
centró en esta ...
2
                                                     Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia
formativas, académ...
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia

7,193 views
7,085 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
7,193
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
82
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Modulo Modalidades Educativas Contexto Y Metodologia

  1. 1. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia E d u ca ció n a D is ta n cia FA C U LT A D D E E D U C A C IÓ N Gloria C. Herrera Sánchez Roberto J. Salazar Ramos
  2. 2. COMITÉ DIRECTIVO Fray Marino Martínez Pérez Rector Francisco Cardona Restrepo Vicerrector Administrativo José Jaime Días Osorio Vicerrector Académico Francisco Javier Acosta Gómez Secretario General Hernán Ospina Atehortúa Director de Planeación Roberto Salazar Ramos Decano facultad de Educación Oficina Educación a Distancia Diseño y diagramación Impresión Departamento de publicaciones FUNLAM Derechos Reservados Prohibida su reproducción total o parcial de este texto Medellín – Colombia www.genesis.amigomed.edu.co
  3. 3. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia CONTENIDO Pág INTRODUCCIÓN 4 UNIDAD 1 LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL CONTEXTO COLOMBIANO 7 1. LINEAMIENTOS NORMATIVOS DEL SECTOR FORMAL DE LA EDUCACIÓN 8 2. REGULACIONES NORMATIVAS Y FUNCIONES BÁSICAS DE LA UNIVERSIDAD 24 3. DESAFÍOS PARA LA EDUCACIÓN YLA EDUCACIÓN SUPERIOR EN COLOMBIA 44 UNIDAD 2 LA EDUCACIÓN A DISTANCIA 72 1. CONTEXTO Y ANTECEDENTES DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA 73 2. ASPECTOS PEDAGÓGICOS DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA 83 3. AXIOLOGÍA Y EXIGENCIAS METODOLÓGICAS DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA 105 UNIDAD 3 EL TRABAJO ACADÉMICO EN EDUCACIÓN A DISTANCIA 117 1. PROCESOS DEL TRABAJO ACADÉMICO A DISTANCIA 122 2. TÉCNICAS Y HERRAMIENTAS PARA EL ESTUDIO INDEPENDIENTE 147 3. TÈCNICAS Y HERRAMIENTAS PARA EL ESTUDIO COLABORATIVO 162 BIBLIOGRAFÍA 173
  4. 4. CONTEXTO Y METODOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN A DISTANCIA INTRODUCCIÓN A pesar de su relativa existencia en el campo general de la educación superior, tanto en el nivel nacional como en el ámbito internacional, la educación superior a distancia sigue siendo objeto de consideraciones y polémicas. Mientras se realizan estos debates y algunos se continúan preguntando en torno a la legitimidad de la educación a distancia, muchas personas han estudiado a través de procesos formales y de educación continuada en esta modalidad desde hace ya casi tres décadas. En Colombia, de manera particular, entre 1978 y 2002 han egresado de programas de distintas áreas del conocimiento ofertados en la modalidad a distancia, aproximadamente 100.000 personas que se han vinculado de manera normal al campo laboral, desempeñado actividades tecnológicas, profesionales y académicas. A pesar de los imaginarios que circulan en torno al “boom” de la educación a distancia, la participación de la matrícula en esta modalidad con respecto a la matrícula total en educación superior se ha situado en el 10%, la educación superior nocturna en el 30% y la educación superior nocturna en el 60%. La participación de los programas de pregrado y postgrado registrados en la modalidad de educación a distancia con respecto al total de los programas registrados en educación superior apenas alcanza el 5%. Con la emergencia de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, y de manera especial con la aparición de Internet, la creación del ciberespacio y el Web, se ha reactivado internacional y nacionalmente el interés por la educación a distancia como alternativa para la formación, no sólo en ambientes tradicionales, sino en ambientes virtuales, imponiéndose cada vez con más fuerza la educación virtual, el aprendizaje en línea o aprendizaje electrónico. La noción de campus virtual es la expresión más característica de esta tendencia. El e-learning ocupa una de los mayores flujos de capital en la comunidad europea, denotando una significativa importancia como mecanismo para la formación, la educación permanente y continuada y la actualización de conocimientos. La Fundación universitaria Luis Amigó ha reactivado también su interés en la educación a distancia, para lo cual ha diseñado un proceso a corto, mediano y largo plazo, destinado al diseño y oferta de programas a distancia en contextos tradicionales para llegar a la prestación de servicios formativos a distancia en escenarios virtuales. El módulo que aquí se presenta tiene como propósito general contribuir a la contextualización de los estudiantes en la modalidad y la metodología a distancia, y a la provisión de métodos, técnicos y herramientas de trabajo académico y estudio independiente que les permita potenciar de manera efectiva el aprendizaje en contextos de educación a distancia. Además de contar con una Guía Didáctica, el curso académico sobre Contexto y metodología de la educación a distancia que se ofrece en el Semestre Básico Común, SBC, ofrece a los estudiantes el presente módulo, con el propósito de afianzar el uso y métodos de técnicas y herramientas adecuadas para el trabajo académico a distancia y la producción de un aprendizaje de excelencia. La permanencia de los estudiantes en el estudio de programas a distancia depende, en gran parte, del tipo de métodos y herramientas que el estudiante utilice en su estudio independiente y en los valores que agrega de manera permanente a su aprendizaje. Para el logro de estos propósitos, el módulo consta de tres unidades didácticas. La primera tiene
  5. 5. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia como objeto situar la educación superior en el contexto general de la educación colombiana, partiendo de la delimitación de las acepciones asignadas a la educación, hasta llegar a las caracterizaciones básicas del sector formal de la educación; así mismo, se describen las regulaciones normativas y las funciones básicas de la universidad y se presentan algunos desafíos a la educación colombiana, y de manera particular a la educación superior. La segunda unidad aborda especialmente los principios pedagógicos de la educación a distancia, sus implicaciones teóricas, metodológicas y formativas, en tanto se sustentan en una pedagogía del aprendizaje. Se caracterizan, de igual modo, los aspectos axiológicos y metodológicos que se requieren para asumir el trabajo a distancia de manera efectiva. La tercera unidad didáctica toma como objeto el trabajo académico en educación a distancia, a través de la cual se pretende que el estudiante encuentre allí algunos métodos, técnicas y herramientas que le permitan asumir el trabajo académico a distancia de manera productiva y provechosa para la calidad de la formación y del aprendizaje que realiza. Para ello se han estructurado también una serie de técnicas y herramientas del estudio independiente, que tiene una gran significación en el aprendizaje a distancia, lo mismo que el diseño de métodos, técnicas y estrategias orientadas al aprendizaje, fortalecimiento y consolidación del trabajo en pequeños grupos colaborativos de aprendizaje. Se espera que su lectura y estudio por parte de estudiantes, tutores y personas interesadas en el mundo de la educación a distancia, encuentre en él posibilidades para reactivar su interés por esta modalidad formativa y contribuya a la cualificación del estudio independiente y el aprendizaje a distancia. Las sugerencias que se deriven del estudio o la lectura del módulo, enriquecerán notablemente su posterior reescritura, pero ello sólo será posible si las críticas y sugerencias focalizadas se hacen llegar a sus autores, razones por demás meritorias para reiterar nuestros agradecimientos previos. Los autores. Medellín, Colombia, octubre de 2002
  6. 6. UNIDAD 1 LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN EL CONTEXTO COLOMBIANO OBJETIVOS  Identificar los lineamientos generales que regulan la educación, y particularmente de la educación superior  Analizar los componentes fundamentales de la educación superior  Reflexionar sobre los desafíos de la educación y en particular de la educación superior en Colombia
  7. 7. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia 1. LINEAMIENTOS NORMATIVOS DEL SECTOR FORMAL DE LA EDUCACIÓN 1.1 OBJETIVO ESPECÍFICO Reconocer algunas caracterizaciones conceptuales de la educación, los lineamientos generales del sistema educativo y el contexto sobre el cual se soporta la Educación Superior en Colombia El Capítulo tiene como objetivo específico establecer algunas notas conceptuales en torno a la educación, como contexto de los fines y lineamientos generales del sector educativo y, de manera particular, de las regulaciones estructurales que soportan la educación superior en Colombia, para posibilitar la comprensión de las múltiples responsabilidades que nos competen como sujetos inscritos en este contexto en calidad de estudiantes y profesores, el papel del Estado, la sociedad civil, la familia y los organismos gubernamentales. 2. ALGUNAS DIMENSIONES Y ÁMBITOS DE LA EDUCACIÓN Antes de abordar las características acerca de los lineamientos normativos que regulan el sector educativo, y de manera especial el subsector universitario, es preciso establecer algunas delimitaciones en torno al concepto de educación. Porque, como se sabe, la educación es un término polisémico, es decir, tiene un conjunto de significaciones que apuntan en direcciones diversas y no siempre con el mismo sentido. Estas delimitaciones posibilitarán la elaboración de un panorama general referido a las dimensiones y ámbitos en donde podamos centrar la mirada que interroga por lo educativo y algunos de sus modos de existencia. Varias son las dimensiones que se tendrán en cuenta: su perspectiva antropológica, cultural y social, además del interés estatal y la sectorización de que ha sido objeto la educación en la sociedad moderna. En su acepción más raizal, la educación se ha formulado como una dimensión correlativa al hombre, en tanto acontecimiento antropológico. Las razones son múltiples y se encuentran por doquier en la tradición filosófica, entre otras tendencias de pensamiento: “lo humano” es una potencia, un poder, una posibilidad que se activa justamente por el carácter que asume la educación como elemento constitutivo de su propia existencia. Si el hombre es una realidad que se construye, es porque no nace acabado, sino que tiene que “hacerse” de modo permanente, necesario e inevitable. Sócrates encarnó este ideal en la Grecia clásica, cuando se dio a la tarea de demostrarle al Oráculo de Delfos que éste estaba equivocado cuando lo señaló como el más sabio. Esta búsqueda se le convirtió en una obsesión, y esta obsesión acabó siendo, para él, un estilo de vida, pues la sabiduría no es otra cosa que el modo más comprometido de asumir la propia existencia como una situación inacabada y una indagación permanente por ser y hacerse. Los existencialistas gustaban del término “proyecto” en tanto tipificación de la condición humana, y eran orgullosos de remitirse a Sócrates para denotar el sentido radical que esta situación le asignaba a la existencia humana. En sentido general, si el hombre es un proyecto, la educación es una dimensión antropológica que a su vez posibilita su propia humanización, puesto que el cultivo de sí implica correlativamente formarse en cuanto ser humano. Es decir, la educación estaría ligada a la humanización misma del hombre o, en términos ligados al vocabulario filosófico, a la realización personal y de la humanidad. Las tradiciones religiosas se nutren también del carácter antropológico de la educación. Frente a los dioses o Dios, el hombre se presente como un sujeto incompleto,
  8. 8. inacabado. Los dioses o Dios tutelan los caminos mediante los cuales los hombres, por su naturaleza educable, conducirán sus destinos de manera adecuada. Cuando se habla en este caso de educación no se está haciendo alusión al sector educativo, ni a las instituciones escolares formales, sino a la condición de posibilidad misma de la educación en su correlación con la propia formación del ser humano como un proyecto de existencia. La educación está referida también a la cultura como una dimensión esencial de la misma. La cultura es el mundo propio del hombre, concepto este que está vinculado también al pensamiento filosófico. Más particularmente, la cultura es la “morada del hombre”, el modo como vive su vida, su existencia, sus limitaciones y posibilidades. La cultura es el horizonte simbólico y de significaciones mediante el cual lo humano se dota de sentidos. En su correlato con la cultura, la educación es esa dimensión significante que cohesiona la tradición y sus valoraciones, pero también el afuera de la propia tradición, su deconstrucción y reconfiguración. A su vez, la cultura se constituye en el objeto mismo de la educación, y la educación es una actividad simbólica que forma en la cultura. Pero se trata, en este caso, de la dimensión educativa de la cultura y la dimensión cultural de la educación, sin que en ningún caso estas correlaciones estén ligadas de manera “natural” a las instituciones escolares, aunque estas se refieran a las mismas. Hablar de educación y multiculturalismo, pluriculturalismo, transculturalismo y, en general, la caracterización de las diferencias culturales, es parte de los correlatos esenciales que estas prácticas encarnan en la historia viva de los pueblos. Otra cosa son los esfuerzos que las instituciones escolares realizan para legitimar sus acciones formales en aquello que, paradójicamente, las desborda: la cultura y la educación. En su dimensión social, la educación está relacionada también con modos impensados o costumbres mediante los cuales una determinada sociedad, y sus respectivos grupos sociales, asumen la formación de los sujetos, crianzas, se establecen vínculos sociales, axiológicos, rutinas, ritos, rituales, culinarias, formas de convivencia y otros modos de existencia. En la terminología jurídica, se trata del carácter informal de la educación, para lo cual se utiliza el referente sectorial de la educación formal, en la medida en que comporta procesos formativos no reglados con fines de título, sino de cohesión o vinculación social, transmisión de tradiciones social y culturales, o actualización del ethos que tipifica a un grupo, a una sociedad. En los escenarios sociales, la educación es una dimensión más que esencial, si por esto último se entiende el conector que vincula o desvincula a los sujetos en cuanto tienen de sociales. Desde el punto de vista jurídico-político, y a partir de la formación de los Estados modernos, la educación fue convertida en un bien público, en un derecho de la persona, la familia y la sociedad y, por lo mismo, en una responsabilidad social del Estado. En cuanto elemento estratégico para el logro de los fines políticos del Estado, la educación es objeto de regulación y control gubernamental. El desplazamiento de la educación del orden de lo privado al orden de lo público permitió, de modo inevitable, el direccionamiento de la educación hacia el ámbito escolar. Es en este sentido, por ejemplo, que se establecen decisiones estatales como el derecho universal a la educación primaria, o a la educación básica. Así mismo, el principio de la alfabetización generalizada de los miembros de la sociedad. En sentido jurídico-político, la asignación de bien público conferido a la educación le denota al Estado un carácter esencial en la formación de los sujetos, en la producción de ciudadanos y en la regulación de los procesos mediante los cuales se garantizará o se hará efectivo estos mecanismos. Al constituirse la educación como un bien público, el Estado asume la responsabilidad de su organización, delimitación de políticas, establecimiento y regulación de los diversos niveles y grados del sistema educativo, de los establecimientos escolares, del ejercicio de la profesión educativa, de los deberes y derechos de los estudiantes y docentes, de la comunidad educativa, la
  9. 9. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia duración y características de los diversos niveles tanto en la estructuración de los currículos como en las condiciones de ascenso y reprobación, lineamientos pedagógicos, didácticos, etc. Normativamente, y para el caso colombiano, la educación es definida como “un proceso de formación permanente, personal, cultural y social, que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y sus deberes. 1 El Estado asume, así mismo, el supremo ejercicio de la inspección y vigilancia de la prestación del servicio educativo por parte de las instituciones escolares oficiales y no oficiales en los diversos niveles del sistema. A partir de la constitución del sector educativo por parte del Estado, la educación, en sentido antropológico, cultural y social, se ha tendido a homologar la educación con la escolarización. La educación reglada mediante un complejo sistema normativo es lo que se conoce con el nombre de sector formal de la educación.2 Si la sectorización por niveles y grados establece el carácter formal de la educación, reglamentada también a través de sistemas de promoción y reprobación, así como del otorgamiento de títulos oficialmente establecidos y reconocidos que habilitan para el ejercicio de profesiones o de oficios, la educación no formal ha pasado a adscribirse como una modalidad del ámbito educativo como sector, pasando a ser objeto de políticas, normatividades, inspección y vigilancia. Aunque no conduce a título, sino a certificaciones, la educación no formal hace parte del sistema educativo en cuanto se formula como un proceso sistemático de enseñanza y aprendizaje, a usanza del utilizado en las instituciones escolares formales.3 Los flujos formativos que se producen en los diversos escenarios sociales, culturales y políticos de la sociedad, y mediante los cuales se establecen vínculos, cohesiones y conflictos sociales, ha sido integrado al sector educativo como modalidad de educación “informal” y, en consecuencia, es objeto de inspección, control y vigilancia por parte del Estado a través de las autoridades gubernamentales. En otras palabras, el “mundo de la vida” y sus diversos flujos formativos ha sido objeto de la sectorización formal de la educación como instancia educativa no estructurada.4 De otro lado, la educación permanente parte del reconocimiento de que la formación y el acceso a los bienes del conocimiento y la cultura no se realiza única y exclusivamente en las instituciones de los diversos niveles y grados del sector educativo, sino a través del ciclo vital de las personas. El individuo se educa desde que nace hasta su muerte, independientemente del carácter formal o no de la educación. Sin embargo, ha sido tanta la influencia ejercida por la sectorización del término educación, que se habla de “educación permanente”, en vez de señalarse como 1 Ley 115 de 1994, Art. 1º. 2 “Se entiende por educación formal aquella que se imparte en establecimientos educativos aprobados, en una secuencia regular de ciclos lectivos, con sujeción a pautas curriculares progresivas, o conducentes a grados y títulos.” Ley 115, Art. 10. 3 El Artículo 36 dela Ley115 define del siguiente modo la educación no formal: “es la que se ofrece con el objeto de complementar, actualizar, suplir conocimientos y formar, en aspectos académicos o laborales sin sujeción al sistema de niveles y grados.” Se rige por los principios y fines generales de la educación establecidos constitucionalmente. Su finalidad fundamental es la de promover “el perfeccionamiento de la persona humana, el conocimiento y la reafirmación de los valores nacionales, la capacitación para el desempeño artesanal, artístico, recreacional, ocupacional y técnico, la protección y aprovechamiento de los recursos naturales y la participación ciudadana y comunitaria.” (Art. 37). 4 “Se considera educación informal todo conocimiento libre y espontáneamente adquirido, proveniente de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios impresos, tradiciones, costumbres, comportamientos sociales y otros no estructurados.” (Ley 115, Art. 43)
  10. 10. “aprendizaje permanente o vitalicio”. Y es en este sentido también que se homologa la “educación permanente” a la “educación no formal”, y hasta con la “educación informal”. Sus enunciados han sido pronunciados por la UNESCO como: Aprender a aprender, aprender a ser, aprender a hacer, aprender a convivir. El reconocimiento de la educación como bien público es correlativo de su sectorización en los diversos niveles y grados del sistema, mediante la escolarización de los mismos. En consecuencia, la función social del sector educativo se convierte en una cuestión de carácter público, de manera semejante a como sucede, por ejemplo, con los sectores de la salud y la cultura. Se trata, a su vez, del principio jurídico-político que consiste en el derecho que tiene la sociedad de interrogar al sector educativo por el modo cómo ejerce la responsabilidad de su función social, acorde con los propósitos, fines, objetivos y metas que le traza el Estado a través de regulaciones, políticas y financiamiento, además de la inspección y vigilancia que se realiza sobre el sector. Por práctica social se entiende en este caso el conjunto de dispositivos, métodos, estrategias, técnicas, herramientas, regulaciones, políticas y modos de funcionamiento de los procesos de enseñanza y aprendizaje por parte de agentes y agencias escolares en el marco general de la sociedad. El carácter de la educación como práctica social hace relación al orden institucional de su funcionamiento en el entramado mismo de la sociedad. No se trata en este caso de la práctica social entendida como una actividad a-teórica, es decir, de mera práctica en sentido lato, ni de la aplicación de una teoría, sino del entretejido de concepciones, métodos y modos de los ejercicios de la actividad educativa en sus diversos ámbitos y en los ordenamiento de las instituciones escolares, oficiales y no oficiales. Frente a las tendencias que reducen la educación al sector educativo y los procesos de enseñanza y aprendizaje en el contexto institucional de la escuela, se vienen gestando algunas concepciones que propugnan por el carácter social de la educación, ligado a la dimensión cultural y antropológica del hombre y la sociedad. La educación social y la “pedagogía social” son conceptos, tendencias y prácticas educativas que se cuestionan acerca del modo cómo se establecen los vínculos sociales, la convivencia, el ordenamiento social, las relaciones con la norma, las manifestaciones de conflicto y violencia, la reeducación de los sujetos, etc. Es decir, que la educación, tanto como la pedagogía y la didáctica no tienen su lugar de existencia por exclusividad en el ámbito escolar, sino en el campo mismo de la sociedad y la cultura. Es por ello también que se viene abriendo vía el concepto de didácticas sociales. 3. REGULACIONES Y FINES DEL SECTOR EDUCATIVO Como condición de contexto para abordar posteriormente el marco legal de la educación superior colombiana, conviene caracterizar de manera sucinta el marco general determinado por las normas constitucionales y legislativas para el sector educativo, en el cual se definen sus lineamientos generales, naturaleza, fines, sectores de la población a las que está dirigido, niveles, grados, organización, prestación del servicio, funcionamiento y evaluación. La Constitución Política de Colombia define la educación como un derecho que tiene toda persona y, por consiguiente, como un servicio público que cumple una función social, destinada a la satisfacción de las necesidades de las personas, la familia y la sociedad. Para garantizar el derecho a la educación, el Estado organiza la prestación del servicio educativo mediante la definición y desarrollo de su organización y funcionamiento, asignándole a la Nación y a las entidades territoriales la responsabilidad de garantizar su cubrimiento, y a la familia, la sociedad y al Estado la promoción del acceso al servicio público educativo y velar por su calidad. En su sentido general, la educación es definida como “un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana,
  11. 11. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes”. Con base en estos elementos, a la organización del sector, orientada a la prestación del servicio educativo por parte del Estado, se le asignan los siguientes fines: 1. El pleno desarrollo de la personalidad sin más limitaciones que las que le imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, dentro de un proceso de formación integral, física, psíquica, intelectual, moral, espiritual, social, afectiva, ética, cívica y demás valores humanos. 2. La formación en el respeto a la vida y a los demás derechos humanos, a la paz, a los principios democráticos, de convivencia, pluralismo, justicia, solidaridad y equidad, así como en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad. 3. La formación para facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación. 4. La formación en el respeto a la autoridad legítima y a la ley, a la cultura nacional, a la historia colombiana y a los símbolos patrios. 5. La adquisición y generación de los conocimientos científicos y técnicos más avanzados, humanísticos, históricos, sociales, geográficos y estéticos, mediante la apropiación de hábitos intelectuales adecuados para el desarrollo del saber. 6. El estudio y la comprensión crítica de la cultura nacional y de la diversidad étnica y cultural del país, como fundamento de la unidad nacional y de su identidad. 7. El acceso al conocimiento, la ciencia, la técnica y demás bienes y valores de la cultura, el fomento de la investigación y el estímulo a la creación artística en sus diferentes manifestaciones. 8. La creación y fomento de una conciencia de la soberanía nacional para la práctica de la solidaridad y la integración con el mundo, en especial con Latinoamérica y el Caribe. 9. El desarrollo de la capacitad crítica, reflexiva y analítica que fortalezca el avance científico y tecnológico nacional, orientado con prioridad al mejoramiento cultural y de la calidad de la vida de la población, a la participación en la búsqueda de alternativas de solución a los problemas y al progreso social y económico del país. 10. La adquisición de una conciencia para la conservación, protección y mejoramiento del medio ambiente, de la calidad de la vida, del uso racional de los recursos naturales, de la prevención de desastres, dentro de una cultura ecológica y del riesgo y la defensa del patrimonio cultural de la Nación. 11. La formación en la práctica del trabajo, mediante los conocimientos técnicos y habilidades, así como en la valoración del mismo como fundamento del desarrollo individual y social. 12. La formación para la promoción y preservación de la salud y la higiene, la prevención integral de problemas socialmente relevantes, la educación física, la recreación, el deporte y la utilización adecuada del tiempo libre, y 13. La promoción en la persona y en la sociedad de la capacidad para crear, investigar, adoptar la tecnología que se requiere en los procesos de desarrollo del país y le permita al educando ingresar al sector productivo.5 Por su parte, el servicio educativo, que pueden prestar las instituciones educativas del Estado y las instituciones privadas, “comprende el conjunto de normas jurídicas, los programas curriculares, la educación por niveles y grados, la educación no formal, la educación informal, los establecimientos educativos, las instituciones sociales (estatales o privadas) con funciones educativas, culturales y recreativas, los recursos humanos, tecnológicos, metodológicos, materiales, administrativos y financieros, articulados en procesos y estructuras para alcanzar los objetivos de la educación.”6 5 Ibíd., Artículo 5º. 6 Cfr., Ley 115 de febrero 8 de 1994, de manera especial el Artículo 2º. Si bien el acceso a esta norma es de carácter público, se esbozarán en el presente capítulo sus elementos estructurales, lo que no
  12. 12. Gráfico 1. La formación integral y la promoción de los valores de la nacionalidad como elementos esenciales del sistema educativo FORMCIÓN INTEGRAL FINALIDADES DEL SISTEMA EDUCATIVO Convivencia social, valores democráticos y conservación del medio ambiente Acceso a los bienes del conocimiento, la cultura y desarrollo del país Proyecto social, político y cultural de la nación El sector educativo formal está organizado por niveles: preescolar, básica (primaria y secundaria) y media, no formal e informal, “dirigida a niños y jóvenes en edad escolar, a adultos, a campesinos, a grupos étnicos, a personas con limitaciones físicas, sensoriales y psíquicas, con capacidades excepcionales, y a personas que requieren rehabilitación social.” El nivel preescolar comprende al menos un grado o año obligatorio. El nivel de la educación básica tiene una duración de nueve grados y comprende dos ciclos: la educación básica primaria, con cinco grados, y la educación básica secundaria, con cuatro grados. La educación media, por su parte, tiene una duración de dos grados. Normativamente, el objeto general de estos diferentes niveles del sector educativo es el de “desarrollar en el educando conocimientos, habilidades, aptitudes y valores mediante los cuales las personas pueden fundamentar su desarrollo en forma permanente”. De manera particular, los objetivos comunes de los diferentes niveles de la educación preescolar, básica y media, son enunciados del siguiente modo: a. Fomentar la personalidad y la capacidad de asumir con responsabilidad y autonomía sus derechos y deberes; b. Proporcionar una sólida formación ética y moral y fomentar la práctica del respeto a los derechos humanos; c. Fomentar en la institución educativa, prácticas democráticas para el aprendizaje de los principios y valores de la participación y organización ciudadana y estimular la autonomía y la responsabilidad; d. Desarrollar una sana sexualidad que promueva el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la construcción de la identidad sexual dentro del respeto por la equidad de los sexos, la afectividad, el respeto mutuo y prepararse para una vida familiar armónica y responsable; e. Crear y fomentar una conciencia de solidaridad internacional; f. Desarrollar acciones de orientación escolar, profesional y ocupacional; g. Fomentar una conciencia educativa para el esfuerzo y el trabajo y h. Fomentar el interés y el respeto por la identidad cultural de los grupos étnicos.7 Se establece que estos fines deben estar presente en los diferentes currículos y planes de estudio de los diversos niveles, aunque no necesariamente en términos de contenidos de asignaturas, además de las temáticas relacionadas con el estudio, comprensión y práctica de la Constitución excusa la consulta y lectura directa del texto. 7 Ley 115, Art. 13, que ha sido a su vez reglamentado por el Decreto 1860 de 1994 yla Resolución2151 de este mismo año.
  13. 13. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia política, el aprovechamiento del tiempo libre, el sano esparcimiento a través de prácticas deportivas, recreativas y artísticas, la enseñanza y protección del medio ambiente, así como el fomento del espíritu de justicia, equidad, democracia, paz y solidaridad con las minorías étnicas.
  14. 14. Gráfico 2. Niveles y ciclos del sistema de la educación formal creados y regulados normativamente (Ley 115) SECTOR FORMAL DE LA EDUCACIÓN Educación preescolar Educación básica primaria: 5 grados Educación media: 2 grados (Académica y Técnica) Educación básica secundaria: 4 grados Sistema de niveles, ciclos, grados y ascensos Con el fin de posibilitar la realización de análisis de correlación entre los diversos niveles, se describirán a continuación las características de los mismos, tomando como elemento orgánico las propias regulaciones definidas por la Ley 115 para el caso colombiano. El nivel preescolar de la educación formal comprende como mínimo un grado obligatorio y se imparte a la población infantil menor de 6 años de edad, y tiene como objeto el desarrollo integral del niño desde sus dimensiones biológicas, cognoscitivas, sicomotriz, socio-afectiva y espiritual, a través de experiencias de socialización pedagógica y recreativas. Sus objetivos básicos son los siguientes: a. El conocimiento del propio cuerpo y de sus posibilidades de acción, así como la adquisición de su identidad y autonomía; b. El crecimiento armonioso y equilibrado del niño, de tal manera que facilite la motricidad, el aprestamiento y la motivación para la lecto-escritura y para las soluciones de problemas que impliquen relaciones y operaciones matemáticas; c. El desarrollo de la creatividad, las habilidades y destrezas propias de la edad, como también de su capacidad de aprendizaje; d. La ubicación espacio-temporal y el ejercicio de la memoria; e. El desarrollo de la capacidad para adquirir formas de expresión, relación y comunicación y para establecer relaciones de reciprocidad y participación, de acuerdo con normas de respeto, solidaridad y convivencia; f. La participación en actividades lúdicas con otros niños y adultos; g. El estímulo a la curiosidad para observar y explorar el medio natural, familiar y social; h. El reconocimiento de su dimensión espiritual para fundamentar criterios de comportamiento; i. La vinculación de la familia y la comunidad al proceso educativo para mejorar la calidad de vida de los niños en su medio, y j. La formación de hábitos de hábitos de alimentación, higiene personal, aseo y orden que generen conciencia sobre el valor y la necesidad de la salud.8 El nivel de la educación básica, con sus dos ciclos de primaria y secundaria, comprende nueve 8 Artículos 13-14.
  15. 15. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia grados, en los cuales se desarrollará un currículo común, estructurado según las áreas del conocimiento y las actividades humanas. Sus objetivos generales son los siguientes: a. Propiciar una formación general mediante el acceso, de manera crítica y creativa, al conocimiento científico, tecnológico, artístico, humanístico y de sus relaciones con la vida social y con la naturaleza, de manera tal que prepare al educando para los niveles superiores del proceso educativo y para su vinculación con la sociedad y el trabajo; b. Desarrollar las habilidades comunicativas para leer, comprender, escribir, escuchar, hablar y expresarse correctamente; c. Ampliar y profundizar en el razonamiento lógico y analítico para la interpretación y solución de los problemas de la ciencia y la tecnología y la vida cotidiana; d. Propiciar el conocimiento y comprensión de la realidad nacional para consolidar los valores propios de la nacionalidad colombiana tales como la solidaridad, la tolerancia, la democracia, la justicia, la convivencia social, la cooperación y la ayuda mutua; e. Fomentar el interés y el desarrollo de actitudes hacia la práctica investigativa, y f. Propiciar la formación social, ética, moral y demás valores del desarrollo humano.9 Las áreas fundamentales y obligatorias del conocimiento y la formación de la educación básica y media, son las siguientes: 1. Ciencias naturales y educación ambiental. 2. Ciencias sociales, historia y geografía, constitución política y democracia. 3. Educación artística. 4. Educación ética y en valores humanos. 5. Educación física, recreación y deportes. 6. Educación religiosa. 7. Humanidades, lengua castellana e idiomas extranjeros. 8. Matemáticas. 9. Tecnología e informática.10 Se establece que la educación religiosa se hará sin perjuicio de la libertad de conciencia y de credos, y la formación ética y moral se promoverá a lo largo del currículo y de los contenidos académicos. La educación media comprende dos grados (décimo y undécimo), tiene como objeto “la comprensión de las ideas y los valores universales”, se constituye en la “culminación, consolidación y avance en el logro de los dos niveles anteriores”, y prepara para el ingreso del educando a la Educación Superior y al trabajo. Gráfico 3. La función del nivel de la educación media en el conjunto de los niveles del sector educativo formal Educación Básica: primaria y secundaria Educación Superior Trabajo Educación Media: Académica y Técnica Educación Preescolar 9 Artículo 20. Para cada uno de los ciclos se establecen los respectivos objetivos.Cfr., artículos 21 y 22. 10 Artículo 23.
  16. 16. La educación media académica tiene como objeto permitir al estudiante “profundizar en un campo específico de las ciencias, las artes o las humanidades y acceder a la Educación Superior”, de acuerdo con los intereses y capacidades del estudiante. Los objetivos específicos de la educación media académica, son los siguientes: a. La profundización en un campo de conocimiento o en una actividad específica de acuerdo con los intereses y capacidades del educando; b. La profundización en conocimientos avanzados de las ciencias naturales; c. La incorporación de la investigación al proceso cognoscitivo, tanto de laboratorio como de la realidad nacional, en sus aspectos natural, económico, político y social; d. El desarrollo de la capacidad para profundizar en un campo del conocimiento, de acuerdo con las potencialidades e intereses; e. La vinculación a programas de desarrollo y organización social y comunitaria, orientados a dar solución a los problemas sociales de su entorno; f. El fomento de la conciencia y de la participación responsables del educando en acciones cívicas y del servicio social; g. La capacidad reflexiva y crítica sobre los múltiples aspectos de la realidad y la comprensión de los valores éticos, morales, religiosos y de convivencia en sociedad; h. El cumplimiento de los objetivos de la educación básica contenidos en los numerales b, del artículo 20, c del artículo 21 y c, h, ñ del artículo 22 de la presente ley.11 La educación media académica se desarrollo y prepara al estudiante en las áreas establecidas para la educación básica, pero en un nivel más avanzado, incorporando además las ciencias económicas, políticas y la filosofía. Sin embargo, la norma establece que, a pesar de que las áreas de la educación media académica son obligatorias y fundamentales, “las instituciones educativas organizarán la programación de tal manera que los estudiantes puedan intensificar entre otros, en ciencias naturales, ciencias sociales, humanidades, arte o lenguas extranjeras, de cuerdo con su vocación e intereses, como orientación a la carrera que vayan a escoger en la Educación Superior”.12 La exhortación de la norma en el cumplimiento de los objetivos de la educación básica por parte de la educación media, tanto académica como técnica, está referida al dominio de las competencias básicas que todo ciudadano en el contexto actual debe asumir como condición mínima para establecer vínculos sociales, culturales, científicos, tecnológicos, políticos, relaciones de convivencia y, fundamentalmente, en el desarrollo de su propia personalidad. Se trata del desarrollo de las competencias y habilidades comunicativas “para leer, comprender, escribir, escuchar, hablar y expresarse correctamente”, al menos en el propio idioma o en la lengua materna y la asunción de hábitos de lectura. Pero también de las competencias lógico- matemáticas y del razonamiento argumentado, así como del reconocimiento básico de las líneas histórico-políticas y culturales del contexto de la sociedad contemporánea, y de la incorporación de hábitos deportivos y recreativos como mecanismos para el cultivo de la salud y del espíritu y de relaciones sociales de convivencia sanas.13 11 Artículo 30. 12 Parágrafo del artículo 31. 13 Cfr., literal c del artículo 20: “Desarrollar las habilidades comunicativas para leer, comprender,
  17. 17. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia La educación media técnica, por su parte, tiene como objeto la preparación del estudiante para “el desempeño laboral en uno de los sectores de la producción y de los servicios”, acorde con las necesidades regionales, y habilita al educando para continuar sus estudios en la Educación Superior. Específicamente: “Estará dirigida a la formación calificada en especialidades tales como: agropecuaria, comercio, finanzas, administración, ecología, medio ambiente, industria, informática, minería, recreación, turismo, deporte y las demás que requiera el sector productivo de servicios. Debe incorporar en su formación teórica y práctica lo más avanzado de la ciencia y la técnica, para que el estudiante esté en capacidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y al avance de la ciencia.”14 Además de la educación formal, la norma define las otras tipologías educativas, como la no formal y la informal. La educación no formal tiene como objeto “complementar, actualizar, suplir conocimientos y formar, en aspectos académicos o laborales, sin sujeción al sistema de niveles y grados”. Tiene como finalidad la promoción y el “perfeccionamiento de la persona humana, el conocimiento y la reafirmación de los valores nacionales, la capacitación para el desempeño artesanal, artístico, recreacional, ocupacional y técnico, la protección y aprovechamiento de los recursos naturales y la participación ciudadana y comunitaria”.15 Gráfico 4. Tipologías educativas según las regulaciones del sector educativo SECTOR EDUCATIVO Educación formal Educación no formal Educación informal La educación informal, por su parte, está referida a “todo conocimiento libre y espontáneamente escribir, escuchar, hablar y expresarse correctamente”. Literal c del artículo 21: “El desarrollo de las habilidades comunicativas básicas para leer, comprender, escribir, escuchar, hablar y expresarse correctamente en lengua castellana y también en la lengua materna, en el caso de los grupos étnicos con tradición lingüística propia, así como el fomento de la afición por la lectura. Literales del artículo 22: “c) El desarrollo de la capacidad para el razonamiento lógico, mediante el dominio de los sistemas numéricos, geométricos, lógicos, analíticos, de conjuntos, de operaciones y relaciones, así como la utilización en la interpretación y solución de los problemas de la ciencia, de la tecnología y los de la vida cotidiana”; “h) El estudio científico de la historia nacional y mundial dirigido a comprender el desarrollo de la sociedad, y el estudio de las ciencias sociales, con miras al análisis de las condiciones actuales de la realidad social”; “ñ) La educación física y la práctica de la recreación y los deportes, la participación y organización juvenil y la utilización adecuada del tiempo libre”. 14 Artículo 32. 15 Cfr., artículos 36-42.
  18. 18. adquirido, proveniente de personas, entidades, medios masivos de comunicación, medios impresos, tradiciones, costumbres, comportamientos sociales y otros no estructurados”. Por supuesto, y como en el caso de la educación no formal, no conduce a títulos ni se ejerce de manera sistemática según los cánones pedagógicos y didácticos del sistema educativo formal. Se establecen normativamente, de igual manera, las modalidades de atención educativa para determinadas poblaciones que no transitan de manera regular por los niveles y grados del sistema formal de la educación, pero que se integran a la prestación del servicio educativo. Entre ellas se comprende la educación especial para personas con limitaciones físicas, sensoriales, psíquicas, cognoscitivas, emocionales, o con capacidades intelectuales excepcionales, que demanda para la prestación adecuada del servicio el diseño de sistemas pedagógicos, terapéuticos y tecnológicos, encaminado a la integración social y académica y la formación integral de estas poblaciones.16 Así mismo, de la educación de adultos, definida como “aquella que se ofrece a personas en edad relativamente mayor a la aceptada regularmente en la educación por niveles y grados del servicio público educativo, que deseen suplir y completar su formación, o validar sus estudios.” Entre sus objetivos específicos se destacan la adquisición y actualización de la formación básica y facilitar el acceso a los diversos niveles del sistema educativo, erradicar el analfabetismo y desarrollar la capacidad de participación en la vida económica, política, social, cultural y comunitaria.17 La educación para grupos étnicos, caracterizada como la que “se ofrece a grupos o comunidades que integran la nacionalidad y que poseen una cultura, una lengua, unas tradiciones y unos fueros propios y autóctonos”. Se rige por los principios y fines generales de la educación y se orienta según criterios de “integralidad, interculturalidad, diversidad lingüística, participación comunitaria, flexibilidad y progresividad”. Particularmente, tiene como finalidad “afianzar los procesos de identidad, conocimiento, socialización, protección y uso adecuado de la naturaleza, sistemas y prácticas comunitarias de organización, uso de las lenguas vernáculas, formación docente e investigación en todos los ámbitos de la cultura.”18 La educación campesina y rural, por su parte, tiene como objeto la “formación técnica en actividades agrícolas, pecuarias, pesqueras, forestales y agroindustriales, que contribuyan a mejorar las condiciones humanas, de trabajo y la calidad de vida de los campesinos y a incrementar la producción de alimentos en el país.” Para ello se promoverán servicios de educación formal, no formal e informal.19 La educación para la rehabilitación “se los programas educativos que se ofrecen a personas cuyo comportamiento individual y social exige procesos educativos integrales que le permitan su reincorporación a la sociedad. En tanto se integra al sector educativo formal, comprende servicios de educación formal, no formal e informal, mediante el diseño de “métodos didácticos, contenidos y procesos pedagógicos acordes con la situación de los educandos.”20 Gráfico 5. Modalidades establecidas para la atención educativa de poblaciones especiales MODALIDADES DE ATENCIÓN EDUCATIVA A POBLACIONES 16 Cfr., artículos 46-49. 17 Cfr., artículos 50-54. 18 Cfr., artículos 55-63. 19 Cfr., artículos 64-67. 20 Cfr., artículos 68-71.
  19. 19. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia Educación especial Educación de adultos Rehabilitación social Educación campesina y rural Educación para grupos étnicos 7 La articulación de los diversos niveles, ciclos y grados del sistema educativa formal, sus finalidades, propósitos y objetivos, ha sido uno de los principales retos y dificultades que las políticas gubernamentales y las prácticas escolares cotidianas han tenido que enfrentar y continúan sin resolver. Los lineamientos curriculares, los estándares de calidad, la reorganización de las diferentes instituciones escolares para la racionalización de la prestación del servicio educativo, el diseño de sistemas de gobierno y convivencia escolar, la regulación de criterios para la formación de educadores y la reforma del estatuto profesional del educador, entre otros aspectos, se han constituido en decisiones cuyo grado de aceptación y aplicación están signadas por las polémicas.
  20. 20. 2. REGULACIONES NORMATIVAS Y FUNCIONES BÁSICAS DE LA UNIVERSIDAD 2.1 OBJETIVO ESPECÍFICO Reconocer el marco general de la normatividad que rige el nivel de la educación superior y las características de los diferentes roles y funciones de la universidad La educación superior se constituye en uno de los niveles del sistema educativo formal, conjuntamente, como se ha visto, con la educación preescolar, la educación básica y la educación media. El presente apartado tiene como objetivo caracterizar los lineamientos generales del marco que la regula y la descripción de sus funciones básicas, referidas a la docencia, la investigación y la educación. El panorama que se realizará pretende aportar elementos para que el estudiante identifique los compromisos y responsabilidades que se derivan de la condición de ser estudiante universitario, no sólo en términos personales, sino en sus vínculos con la familia, la sociedad y el Estado. 2. ASPECTOS ESTRUCTURALES SOBRE LA NORMATIVIDAD DELA EDUCACIÓN SUPERIOR Aproximadamente en un lapso de 12 años, Colombia reformó en dos ocasiones su subsistema de educación superior: 1980, con el Decreto-Ley 080, durante la presidencia de Julio César Turbay Ayala, y 1992, a través de la Ley 30, expedida el 28 de diciembre, durante el período presidencial de César Gaviria Trujillo. En el marco jurídico establecido por la Ley 30 para la regulación de la educación superior en Colombia, y que aún se encuentra vigente en sus aspectos fundamentales, ésta se define como “un servicio público cultural, inherente a la función social del Estado”, y “un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral, se realiza con posterioridad a la educación media o secundaria y tiene como objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación académica o profesional.” Su objeto es despertar entre los educandos “un espíritu reflexivo, orientado al logro de la autonomía personal, en un marco de libertad de pensamiento y de pluralismo ideológico que tenga en cuenta la universalidad de los saberes y la particularidad de las formas culturales existentes en el país.” Para garantizar su objeto, la educación superior “se desarrollará en un marco de libertades de enseñanza, de aprendizaje, de investigación y de cátedra.”21 Los objetivos del subsistema de la educación superior y las instituciones que lo integran, buscan articular la formación personal, académica y profesional de calidad con la producción, difusión y transferencia de los conocimientos científicos y tecnológicos en la búsqueda de soluciones de las problemáticas y necesidades del país y el fortalecimiento de la nación. Se formulan del siguiente modo: a. Profundizar en la formación integral de los colombianos dentro de las modalidades y calidad de la Educación Superior, capacitándolos para cumplir las funciones profesionales, investigativas y de servicio social que requiere el país. b. Trabajar por la creación, el desarrollo y la transmisión del conocimiento en todas sus formas y expresiones y promover su utilización en todos los campos para solucionar las necesidades del país. c. Prestar a la comunidad un servicio con calidad, el cual hace referencia a los resultados académicos, a los medios y procesos empleados, a la infraestructura institucional, a las dimensiones cualitativas y cuantitativas del mismo y a las condiciones en que se desarrolla cada institución. 21 Ley 30 de 1992, Título Primero, Capítulo I, relacionado con los principios de la educación superior, Artículos 1º a 5º.
  21. 21. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia d. Ser factor de desarrollo científico, cultural, económico, político y ético a nivel nacional y regional. e. Actuar armónicamente entre sí y con las demás estructuras educativas y formativas. f. Contribuir al desarrollo de los niveles educativos que le preceden para facilitar el logro de sus correspondientes fines. g. Promover la unidad nacional, la descentralización, la integración regional y la cooperación interinstitucional con miras a que las diversas zonas del país dispongan de los recursos humanos y de las tecnologías apropiadas que les permitan atender adecuadamente sus necesidades. h. Promover la formación y consolidación de comunidades académicas y la articulación con sus homólogas a nivel internacional. i. Promover la preservación de un medio ambiente sano y fomentar la educación y cultura ecológica. j. Conservar y fomentar el patrimonio cultural del país.22 Los campos de acción de la educación superior se refieren a la ciencia, la tecnología, las humanidades, el arte y la filosofía. Estos campos de acción se explicitan y distribuyen según las respectivas áreas del conocimiento:  Agronomía, veterinaria y afines  Bellas artes  Ciencias de la salud  Ciencias de la educación  Ciencias sociales, derecho y ciencias políticas  Economía, administración, contaduría y afines  Humanidades y ciencias religiosas  Ingeniería, arquitectura, urbanismo y afines  Matemáticas y ciencias naturales Gráfico 6. Campos de acción de la educación superior según la naturaleza de los conocimientos CAMPOS DE ACCIÓN Ciencias Tecnologías Humanidades Artes Filosofía Los programas de pregrado y posgrado que ofrecen las diferentes instituciones de educación superior deben estar inscrito en uno cualquiera de los campos de acción señalados y en la correspondiente área del conocimiento. Los programas de pregrado tienen como objeto la preparación del estudiante para el desempeño de ocupaciones, el ejercicio profesional o una determinada disciplina, sea ésta de naturaleza tecnológica o científica o del área de las humanidades, las artes o la filosofía. Además de su 22 Ley 30, Artículo 6º.
  22. 22. orientación profesional u ocupacional, los programas de pregrado son también de “naturaleza multidisciplinaria”, conocidos estos como “estudios de artes liberales, entendiéndose como los estudios generales en ciencias, artes o humanidades, con énfasis en algunas de las disciplinas que hacen parte de dichos campos.” Es decir, los programas de pregrado son de naturaleza académica o disciplinaria, y de carácter profesional u ocupacional. Esta diferencia, más allá de la sutileza que le caracteriza, tiene una importancia significativa, pues la mayoría de los programas de pregrado instituidos por las instituciones de educación superior tienen el carácter de programas profesionales u ocupacionales, pasando a un plano secundario la formación universitaria académica o disciplinaria que, si bien comporta el desempeño en una determinada actividad, se fundamenta en la formación académica en uno de los campos de acción de la educación superior: ciencia, tecnología, humanidades, arte o filosofía. La duración de los programas de pregrado, en términos generales, tiene asignados promedios que fluctúan entre 160 y 170 créditos académicos. Los programas de formación profesional pertenecientes al campo de la salud, especialmente medicina, tienen promedios asignados entre 200 y 220 créditos académicos, incluyendo en ellos el año de prácticas en internado o en servicios sociales de salud. Los programas de derecho tienden situarse entre 170 y 190 créditos académicos. En tal sentido, la duración de una carrera universitaria de pregrado o de postgrado depende del tiempo que el estudiante le dedique al trabajo académico. Los programas de postgrado, por su parte, pueden ser de especialización, maestría, doctorado o postdoctorado. Los programas de especialización tienen como objeto el perfeccionamiento de una ocupación, profesión o disciplina, en áreas afines o complementarias. Como en el caso de los programas de pregrado, las especializaciones pueden enfatizar en su carácter académico o en su orientación ocupacional o profesional. Los programas de maestría tienen como objeto el fomento y desarrollo de la investigación como su fundamento, con el propósito de ampliar y fomentar “los conocimientos para la solución de problemas disciplinarios, interdisciplinarios o profesionales y dotar a la persona de los instrumentos básicos que la habilitan como investigador en un área específica de las ciencias o de las tecnologías o que le permitan profundizar teórica y conceptualmente en un campo de la filosofía, de las humanidades y de las artes.” La maestría debe concluir con un trabajo de grado. La maestría no es un ciclo de prerrequisito para cursar estudios de doctorado. Gráfico 7. Tipos de programas en el nivel de postgrado Maestrías PROGRAMAS DE POSTGRADO Especializaciones Postdoctorados Doctorados Al igual que en la maestría, los programas de doctorado tienen como fundamento la investigación, pero en un nivel avanzado, “tomando como base la disposición, capacidad y conocimientos” adquiridos por la persona en los niveles anteriores de formación. Los procesos investigativos adelantados en programas de doctorado culminan con una tesis.
  23. 23. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia Los programas de especialización tienen una asignación que fluctúa entre 30 y 40 créditos académicos, los programas de maestría entre 60 y 70 créditos académicos, y los programas de postdoctorado entre 30 y 40 créditos académicos. Las instituciones de educación superior pueden diseñar, ofrecer y adelantar sus programas de pregrado y de postgrado a través de la metodología presencial o de la metodología de educación abierta y a distancia.23 En cualquiera de los casos, deben demostrar condiciones metodológicas, pedagógicas, didácticas y de infraestructura que garanticen la calidad y pertinencia de la formación de los estudiantes. Para la prestación del servicio público educativo en el subsistema de la educación superior, la norma determina la naturaleza y características de las instituciones de educación superior mediante las cuales se ofrece dicho servicio. Se definen como aquellas facultadas legalmente para ofrecer programas de formación en pregrado y posgrado. Sin embargo, dependiendo de la naturaleza de las instituciones, en esa misma medida podrán ofrecer los tipos de programas de postgrado previstos por la norma. Así, la Ley 30 establece la siguiente tipología y clasificación de las instituciones de educación superior: a. Instituciones Técnicas Profesionales b. Instituciones Universitarias o Escuelas Tecnológicas c. Universidades. Las instituciones técnicas profesionales están facultadas legalmente para ofrecer programas de formación “en ocupaciones de carácter operativo e instrumental y de especialización en su respectivo campo de acción, sin perjuicio de los aspectos humanísticos propios de este nivel.” Por su parte, las instituciones universitarias o escuelas tecnológicas pueden adelantar programas de formación “en ocupaciones, programas de formación académica en profesiones o disciplinas y programas de especialización. Esta facultad se amplió a programas de maestría, debido al fallo de la Corte Constitucional ante denuncia presentada al respecto, aduciéndose discriminación a la autonomía de las instituciones de educación superior. Las universidades son instituciones de educación superior que “acrediten su desempeño con criterio de universalidad en las siguientes actividades: La investigación científica o tecnológica; la formación académica en profesiones o disciplinas y la producción, desarrollo y transmisión del conocimiento y de la cultura universal y nacional.” Para que una institución técnica profesional o una institución universitaria puedan ser reconocidas como universidades deben demostrar experiencia en investigación científica de alto nivel, contar con programas académicos de calidad y programas académicos en el campo de las ciencias básicas. Además de significativo número de profesores con título de postgrado y de tiempo completo, producción y publicaciones académicas.24 Las instituciones de educación superior con carácter de universidad tienen las siguientes autoridades colegiadas para el ejercicio de su gobierno: Consejo Superior y Consejo Académico. Las Facultades tienen su respectivo Consejo de Facultad. En cualquiera de los casos, el Rector es el representante legal y la primera autoridad ejecutiva. Para el caso de las universidades estatales u oficiales, el rector es designado por el Consejo superior de una eterna conformada por consulta popular entre los diversos estamentos universitarios. Para el caso de las instituciones 23 Cfr., Ley 30, Capítulo III, artículos 7º a 15. 24 Cfr., Ley 30, Capítulo IV, artículos16 a23.
  24. 24. universitarias oficiales y las instituciones técnicas profesionales, corresponderá al Presidente de la República, al Gobernador o al Alcalde, según sean de carácter nacional, departamental o municipal. Las universidades privadas deberán establecer los mecanismos de designación del Rector y de sus autoridades académicas en los respectivos estatutos. Gráfico 8. Autoridades colegiadas y ejecutivas de las instituciones de educación superior. Consejo Superior o Consejo Directivo Consejo Académico RECTOR Consejos de Facultad Organización de estudiantes Organización de profesores Las instituciones técnicas profesionales y las instituciones universitarias o escuelas tecnológicas tienen las siguientes autoridades colegiadas: Consejo Directivo y Consejo Académico, además de los respectivos Consejos de Facultad. El Consejo Académico es la máxima autoridad académica en las diferentes instituciones de educación superior y su composición será determinada por los estatutos de cada institución. El Estado puede facultar a las instituciones de educación superior, sean de naturaleza estatal u oficial o de naturaleza privada, para la prestación del servicio público de la educación superior, siempre y cuando cumplan con los requisitos legalmente estatuidos al respecto. Las instituciones privadas de educación superior, no obstante, “deberán ser personas jurídicas de utilidad común, sin ánimo de lucro, organizadas como corporaciones, fundaciones o instituciones de economía solidaria.”25 Una de las características del subsistema de educación superior es el monopolio en el otorgamiento de títulos con validez para el ejercicio de una determinada ocupación, profesión o disciplina. El título se define como “el reconocimiento expreso de carácter académico, otorgado a una persona natural, a la culminación de un programa, por haber adquirido un saber determinado en una Institución de Educación Superior”, que se hace constar en un diploma. De acuerdo con el respectivo campo de acción de la educación superior, los títulos se otorgan anteponiendo las siguientes denominaciones:  “Técnico Profesional en...”  “Tecnólogo en...”  “Profesional en...”  “Magíster en...”  “Doctor en...”  “Postdoctor en...” 25 Ley 30, artículo 98.
  25. 25. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia  “Licenciado en...”26 Por otra parte, la norma reconoce la autonomía universitaria consagrada por la Constitución Política de Colombia, y consiste en “el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgue los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional.” No obstante, las instituciones de educación superior deberán notificar al Ministerio de Educación Nacional, a través del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior, ICFES, sus estatutos, las reglamentaciones relacionadas con el sistema de selección y vinculación de docentes y de inscripción, selección y matrícula de estudiantes, la creación de sus programas académicos como condición para la verificación de condiciones previas de funcionamiento y la asignación del respectivo registro calificado o acreditación previa y el código de registro del Sistema Nacional de Información de la Educación Superior, SNIES.27 Así mismo, los estudiantes matriculados en una institución de educación superior estarán vinculados al estudio de acuerdo con el número de horas promedio de dedicación semanal al trabajo académico. Un crédito académico equivale a la dedicación promedio o estándar de 48 horas de trabajo académico. Un estudiante con dedicación de tiempo completo al estudio puede cursar un crédito académico de 48 horas en una semana, mientras que un estudiante que simultáneamente trabaje y estudia tendrá una dedicación en horas promedio a la semana menor, razón por la cual emplea más tiempo en cursar un crédito académico y, en consecuencia, se empleará un tiempo mayor en la culminación de su carrera que un estudiante dedicado de tiempo completo a sus estudios. El crédito académico tiene una asignación estándar de 48 horas de trabajo académico, independientemente de la modalidad o de la metodología a través de la cual se ofrezca el programa, sea presencial o a distancia.28 Para adquirir la calidad de estudiante de una institución de educación superior, la apersona debe poseer matrícula vigente para un programa académico, sea de pregrado o postgrado. Las instituciones tienen la obligación de proporcionar a los estudiantes servicios adecuados y actualizados de información, sea a través de bibliotecas con fondos de impresos en papel o en fondos electrónicos o digitales. Así mismo, deberán contar con un reglamento estudiantil en donde se contemplen, al menos, los siguientes aspectos: requisitos de inscripción, selección, admisión y matrícula, derechos y deberes, distinciones e incentivos, régimen disciplinario y aspectos académicos pertinentes. Se deben establecer también políticas de becas, ayudas y créditos para facilitar el acceso a las instituciones de educación superior a las personas de escasos ingresos económicos.29 Las instituciones deben contar también con programas de bienestar universitario, “entendidos como el conjunto de actividades que se orientan al desarrollo físico, psico-afectivo, espiritual y social de los estudiantes, docentes y personal administrativo”, para lo cual deberán contar, entre 26 Cfr., Ley 30, Capítulo V, artículos24 a27. 27 Cfr., Ley 30, Capítulo VI, artículos28 a30. 28 Cfr., Decreto 808 del 25 de abril de 2002. 29 Ley 30, Título Quinto, Capítulo I, artículos 107-111.
  26. 26. otros, con campos y escenarios deportivos para facilitar el desarrollo permanente de estas actividades. Particularmente, las instituciones deberán destinar “por lo menos el 2% de su presupuesto de funcionamiento para atender adecuadamente su propio bienestar universitario.”30 La Constitución Política de Colombia, en virtud de la definición de la educación como un bien público y una función social del Estado, establece el fomento, inspección y vigilancia de la enseñanza, correspondiéndole al Presidente de la República su ejercicio. Entre otras, las funciones establecidas por la ley 30 para el ejercicio de la inspección y la vigilancia se encuentran la protección de las libertades de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra, adoptar medidas para fortalecer la investigación, facilitar el acceso a la educación superior mediante políticas de fomento de la cobertura y el sistema de créditos, fomentar la producción de conocimientos, proponer mecanismos para la evaluación de la calidad de los programas académicos, y fomentar el desarrollo del pensamiento científico en directivos y docentes.31 Para garantizar el cumplimiento adecuado de la responsabilidad de inspección y vigilancia por parte del Presidente, la Ley 30 delega esta función ejecutiva en el Ministro de Educación Nacional y crea el Consejo de Educación Superior Universitario, CESU, como organismo del Gobierno Nacional de carácter permanente, con funciones de coordinación, planificación, recomendación y asesoría al Ministro de Educación Nacional, para lo cual contará con la cooperación de las comunidades académicas, científicas y profesionales, de las entidades territoriales y de las agencias del Estado para el desarrollo de la ciencia, la tecnología, el arte y la cultura. El CESU contará con tres comités asesores, correspondiendo cada uno a las tipologías de las instituciones de educación superior definidas por la ley 30, para el estudio y análisis de los temas relativos a las instituciones técnicas profesionales, a las instituciones universitarias o escuelas tecnológicas y a las universidades, respectivamente. Al Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior, ICFES, se le asignan funciones de ejecución de políticas sobre educación superior trazadas por el Gobierno Nacional, la administración del sistema nacional de información del sistema de la educación superior, realización de estudios de base del subsector, estimular la cooperación entre las instituciones, colaborar con los procedimientos encaminados al perfeccionamiento de la autoevaluación institucional, fomentar la preparación de docentes, investigadores, directivos y administrativos de las instituciones, promover el desarrollo de la investigación, homologar y convalidar títulos de estudios cursados en el exterior, realizar los diferentes exámenes de Estado, y estimular el desarrollo de las instituciones de educación superior. De otro lado, y también en virtud de las funciones de inspección y vigilancia, la norma crea el Sistema Nacional de Acreditación para las Instituciones de Educación Superior, con el propósito de “garantizar a la sociedad que las instituciones que hacen parte del Sistema cumplan los más altos requisitos de calidad y que realizan sus propósitos y objetivos”. La acreditación de los programas tienen un doble carácter: obligatoria y voluntaria. La acreditación obligatoria es aquella que deben realizar las instituciones para cada uno de sus programas de acuerdo con los criterios establecidos en los respectivos estándares de calidad y conducen a la obtención del registro calificado, con carácter temporal, incluyendo los programas de educación, para lo cual está en proceso de reforma el Decreto 272 de 1998. La acreditación voluntaria o de calidad, la asumen las instituciones que buscan ratificar la calidad óptima de los programas que ofrecen. 30 Ley 30, Título Quinto, Capítulo III, artículos 117-119. 31 Ley 30, Título I, Capítulo VII, artículos 31-33.
  27. 27. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia Se establece, así mismo, la obligatoriedad de la autoevaluación institucional, como mecanismo conducente a la creación de una cultura de la autoevaluación permanente en las diversas instituciones del subsector y como plataforma de mejoramiento de la calidad de la formación que imparten y de los servicios que ofrecen a la sociedad. Se le asigna al CESU y al ICFES funciones de cooperación para el estímulo y perfeccionamiento de la autoevaluación institucional. Los aspectos que deben tenerse en cuenta para el desarrollo de las actividades sistemáticas de la autoevaluación, son las siguientes:  Misión y Proyecto Institucional  Profesores y Estudiantes  Procesos Académicos  Investigación  Pertinencia e Impacto Social  Procesos de Autoevaluación y Autorregulación.  Bienestar Institucional  Organización, Gestión y Administración  Planta Física y Recursos de Apoyo Académico  Recursos Financieros Por otra parte, el Ministerio de Educación Nacional, con la asesoría permanente del CESU y el apoyo del ICFES, ha establecido mediante decretos, los estándares de calidad para los programas de pregrado y especializaciones del sistema universitario colombiano, según las respectivas áreas del conocimiento, tendientes a fortalecer la calidad académica de los mismos, la formación básica, investigativa, humanística y profesional, así como para propiciar el intercambio académico de profesores y estudiantes de las diferentes instituciones, mayor pertinencia de la formación con el contexto local, regional, nacional e internacional y posibilitar el diálogo interdisciplinario entre los diversos programas e instituciones. Los estándares están referidos a la explicitación de la información sobre los siguientes aspectos:  Justificación del programa  Denominación académica  Aspectos curriculares básicos  Créditos académicos  Formación investigativa  Proyección social  Sistema de selección  Sistema de evaluación  Personal docente  Dotación de medios educativos  Infraestructura física  Estructura académico-administrativa  Autoevaluación  Egresados  Bienestar universitario  Publicidad del programa 3. ALGUNOS RELATOS EN TORNO A LA DOCENCIA, LA INVESTIGACIÓN YLA EXTENSIÓN En término generales, la universidad tiene asignada como responsabilidades básicas el ejercicio
  28. 28. sistemático de la docencia, la investigación y la extensión. Varios son los supuestos que atraviesan estas prácticas, y a las cuales se dedicarán las siguientes páginas de este capítulo dedicado a las funciones sustanciales de la universidad. 2.3.1 El secuestro de la función formativa Para responder a su función formativa, las universidades despliegan sus actividades de docencia. La docencia, en este caso, no dice relación exclusiva al profesor, sino a la relación que se produce entre los procesos de enseñanza y aprendizaje mediante los cuales se realiza la función formativa, o de manera más general, en el vínculo que se genera entre docente y discente o, sencillamente, entre profesor y estudiante. Es decir, la docencia –en tanto acción intencionada del profesor, agenciada por la institución, no tiene su centro en sí misma, sino en el efecto que espera producir en un sujeto que a su vez no es el profesor, sino en otro sujeto, que en este caso es el estudiante. En tal sentido, la docencia comporta un servicio formativo, destinado al aprendizaje, por parte del otro, de actitudes, valores, conocimientos, habilidades, competencias, sistemas de acción, etc. La producción de este proceso tiene como marco de garantía la formulación del derecho a la libertad de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra, que debe ser fomentado necesariamente por la universidad, y la protección por parte del Estado y de las propias instituciones de educación superior, como condición para el ejercicio de sus responsabilidades formativas, de enseñanza y de aprendizaje. La garantía de este derecho como fundamento de la formación universitaria tiene como propósito activar el carácter universal de la formación que imparten y la preservación misma del ser de la universidad como unidad en la diversidad, plural, orientada al cultivo del espíritu científico, la profundización en la formación integral de la persona, el fomento de valores democráticos, la promoción del consenso y el disenso, la creación de condiciones que posibiliten el desarrollo efectivo del potencial de aprendizaje de estudiantes, profesores y administrativos. Las instituciones de educación superior colocan en un plano secundario esta responsabilidad cuando, en vez de fomentar y proteger el derecho a la libertad de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra, se convierten en centros de adoctrinamiento, dogmatismos, en “espíritu de partido”, de ideologizaciones, esquematismos, unidireccionamiento y militancias que, lejos de promover la formación integral y la libre elección de estudiantes y profesores, fomentan su unidimensionalidad y mutilación. Si bien cada universidad tiene un rasgo particular mediante el cual asume la perspectiva de la formación integral, esta perspectiva debe garantizar, en todo momento, el ambiente favorable para el cultivo de la libertad de enseñanza, aprendizaje, investigación y cátedra. El ejercicio de la docencia se torna insoportablemente doctrinario cuando el profesor asume su función como un acto autoreferencial, que tiene un fin en sí mismo, que comienza y termina con él, tomándose como centro tanto de la institución como de la responsabilidad que tiene en la formación. En consecuencia, ejerce funciones que rayan en el “despotismo ilustrado”, convirtiendo su acción en adoctrinamiento, imposición de criterios, esquemas, perspectivas de análisis, cerrando las puertas a las múltiples posibilidades de interpretación, asumiendo actitudes de “última instancia” en la valoración de situaciones, teorías, métodos, procedimientos y aplicación de conocimientos. Se trata, en este caso, de una actividad lejana a las condiciones democráticas de la formación, del cultivo del espíritu científico, que sustituye la formación integral por el dogmatismo y el adoctrinamiento unilateral. Defiende para sí, en este caso, la libertad de enseñanza y de cátedra, pero subyuga la libertad de investigación y de aprendizaje por parte del estudiante. En uno y otro caso las instituciones de educación superior pasan a convertirse en centros hegemónicos de adoctrinamiento según las tendencias de turno, formando estudiantes con
  29. 29. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia perspectivas unilaterales y poco creativas, dogmáticas y dependientes de los criterios de la autoridad en materia de conocimiento, plegados a visiones recortadas del mundo. ¿Cuáles son las correlaciones que pueden establecerse entre estos modos del ejercicio de la formación integral y los métodos docentes que se utilizan en el mundo universitario? Puede constatarse, en primera instancia, que la asunción de funciones docentes por parte del profesor le viene dada por la autoridad que tiene en el dominio de un determinado saber, razón por la cual está habilitado para transmitirlo a otros de cierto modo. Es decir, la posesión del saber legitima su difusión con fines sistemáticos de enseñanza. Pero también de investigación o de proyección social. En tal sentido, las instituciones de educación superior tienen la obligación legal de establecer los sistemas de selección y vinculación de los docentes a sus respectivos programas o actividades académicas, investigativas o de extensión. Los docentes podrán estar vinculados en calidad de docentes de dedicación exclusiva, tiempo completo, medio tiempo y cátedra. La dedicación del profesor de tiempo completo a una institución de educación superior comprende cuarenta horas laborales semanales. Se trata, en este caso, de la profesionalización de la docencia universitaria a partir de las necesidades de enseñanza, de manera preferencial, de investigación, en algunas ocasiones, y de extensión o proyección social, en el menor de los casos. Sin embargo, es la autoridad del saber que posee o que cultiva, el referente fundamental de su vinculación, desarrollo de actividades y permanencia. La posesión del saber y la necesidad de su diseminación a quienes lo requieren, ha definido gran parte de los métodos docentes en el mundo universitario: la cátedra y la clase, en la mayoría de los casos, o el seminario en ocasiones excepcionales. La cátedra, por ejemplo, supone la organización previa de los conocimientos que van a ser transmitidos por parte del profesor, generalmente de manera oral en un aula de clases. La selección previa supone el dominio de la lógica de la disciplina o del conocimiento que se posee, a partir de la cual se determinan los contenidos temáticos, o problemáticos si se quiere, y se ejerce la función de transmisión, reproducción o diseminación. La acción se realiza con la presencia simultánea, en un mismo tiempo y lugar, del profesor y los estudiantes. Por lo general el estudiante toma apuntes, hace esfuerzos de concentración para seguir paso a paso la exposición oral del profesor. Los apuntes y la cátedra se refuerzan, en algunos casos, con la lectura de artículos, libros o capítulos de libros. El conocimiento del alumno es evaluado, finalmente, por el profesor, a través de técnicas diversas: quist, aplicación de cuestionarios que el estudiante debe resolver con información escrita vedada, o de libre consulta, exámenes orales o escritos, elaboración de “ensayos”, etc. La clase tiene un sorprendente parecido con la cátedra, pero con una diferencia: el docente que la asume como un método didáctico tiende a seleccionar los contenidos temáticos o los problemas con base en criterios que faciliten tanto la enseñanza como el aprendizaje. Es decir, la clase es una variante didáctica de la cátedra. En lo demás reproduce la matriz tradicional de la cátedra. La clase se “dicta”, denotando la naturaleza oral de los métodos que utiliza para transmitir información o, en el mejor de los casos, conocimientos. El sistema de aprendizaje de nuestras instituciones universitarias se ha centrado fundamentalmente en la cátedra y en la clase. El profesor ha constituido la cátedra y la clase como los modos naturales y esenciales de su acción formativa, pues allí tiene lugar el despliegue de su
  30. 30. soberanía cognoscitiva y legitima el papel de “sabedor” de los conocimientos que posee, razón por la cual ha sido vinculado a la institución. Y las instituciones de educación superior han hecho de la cátedra y la clase, de manera preferencial, el centro sustancial de su acción formativa, para lo cual vinculan a los docentes: para que dicten la cátedra y dicten la clase. Y el estudiantado ha condicionado su aprendizaje a la asistencia a clases en el aula, en la cual el profesor dicta la cátedra o la clase, y el estudiante escucha la clase y la cátedra, toma apuntes, amplía información y aprueba o reprueba la evaluación mediante el diligenciamiento de determinados instrumentos. La vida cotidiana de las instituciones de educación superior, y del sistema formal de la educación en general, transcurre en esta rutina: dictar clases en el aula, ir a clases en el aula, aplicar instrumentos de evaluación, vigilar su correcta aplicación, responder adecuadamente las preguntas, etc. Y es en esta dinámica cotidiana, para algunos monótona y sustancialmente aburridora, a partir de la cual las instituciones de educación superior buscan responder a las funciones formativas que asumen como centro de la prestación del servicio público educativo y su función social. Este modo de ejercicio de la docencia es lo que se viene cuestionando en el contexto de la sociedad del conocimiento con respecto a la acción formativa que realizan las instituciones de educación superior. Es decir, lo que se cuestiona tiene que ver con el predominio de la enseñanza como función estructural de la formación, asumida de esa manera por las instituciones y por el conjunto del profesorado, dejando en un plano secundario el otro polo de la relación formativa: el aprendizaje. A partir de esta ecuación se hizo equivalente formación con enseñanza, y en el peor de los casos, la asimilación de la formación con el docente o el profesor. Lo que se constata en el contexto de la sociedad del conocimiento y la globalización es el papel preponderante que el aprendizaje viene tomando como condición para la formación y la asunción de competencias para el ejercicio de las actividades laborales, científicas, culturales, económicas, políticas, sociales y de otros órdenes. Se trata no sólo del aprendizaje escolar, sino del aprendizaje con relación a la vida, es decir, del aprendizaje vitalicio o permanente, en cuyo campo de acción se encuentra, entre otros, el aprendizaje escolar. Lo que supone, en consecuencia, el replanteamiento de las condiciones en que las instituciones de educación superior realizan sus actividades de “formación integral”, la profunda revisión de sus métodos docentes y de sus metodologías, tanto presencial como a distancia, así como el papel del estudiante con respecto a sus responsabilidades formativas y de aprendizaje. Es en este contexto, quizá, como puede situarse la aparición del Decreto 808 para su aplicación del sistema del crédito académico como medida del trabajo académico que el estudiante realiza en función de su aprendizaje. Así, y con el fin de facilitar los procesos de transferencia, equivalencias, homologación, intercambio interinstitucional de estudiantes y docentes en el nivel nacional e internacional y la cooperación entre las instituciones del sistema de educación superior, fomentar la calidad académica de la formación en los diferentes programas académicos, el Gobierno Nacional expidió el Decreto 808 de abril 25 de 2002, por medio del cual se establece el sistema de créditos académicos como medida del trabajo académico de estudiantes y profesores en la educación superior. El Decreto define el crédito académico como el tiempo promedio en horas que el estudiante dedica al trabajo académico. Un crédito académico tiene una duración de 48 horas de trabajo académico, de las cuales el estudiante debe dedicar en promedio 32 horas al estudio independiente y 16 horas con acompañamiento por parte del docente. En los programas de
  31. 31. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia pregrado y de especialización, la relación promedio establecida es la de una hora de acompañamiento docente por cada dos horas de estudio independiente por parte del estudiante. En programas de maestría, doctorado y postdoctorado, la relación es de 1 a 3. La medida del crédito académico, como estándar, vale de la misma manera para programas académicos ofrecidos a través de la modalidad y la metodología presencial y a distancia. Varios son los aspectos que se desprenden de esta medida: El aprendizaje es responsabilidad sustancial del estudiante y la institución debe proveer sistemas adecuados de acompañamiento docente para potenciar el trabajo académico del estudiante. El aprendizaje no tiene como fuente exclusiva la asistencia a clases, sino el desarrollo del estudio independiente, a través del trabajo personal, consultas a bibliotecas en fondos en papel y en fondos electrónicos, trabajos en grupos colaborativos, asistencia a foros, talleres, conferencias, congresos y demás actividades académicas. La enseñanza no tiene como escenario exclusivo la clase en el aula, ni el aula de clase propiamente dicha, razón por la cual el profesor debe asumir enfoques y perspectivas pedagógicas y didácticas para el ejercicio productivo del acompañamiento al estudiante, métodos para el trabajo en grupo, tutorías personales o en pequeños grupos, y planificar de manera adecuada el trabajo del estudiante y el seguimiento académico al mismo. Así mismo, el estudiante debe planificar de manera adecuada su trabajo académico y adquirir métodos de estudio independiente, crear hábitos de estudio, disciplina de trabajo, compromiso y responsabilidad con su propio aprendizaje. 2.3.2 Ciertos relatos sobre la investigación Con respecto a la investigación, diversos son también los relatos normativos, epistemológicos, culturales, políticos, educativos, sociales y tecnológicos que circulan y se legitiman en torno a esta función sustancial de la universidad. Si se mira desde una perspectiva histórica, esta función no es sustancial al nacimiento mismo de la universidad, sino una construcción de su evolución histórica, acentuada en el seno de la sociedad industrial y, sobre todo, postindustrial. La universidad nace como una comunidad de estudiantes y profesores que ponen en común sus conocimientos, discuten con argumentos la consistencia de los mismos generan búsquedas para contra argumentar. La ciencia de la alta Edad Media se sistematiza gracias a la irrupción de la universidad, pero no es ella en donde se produce la ciencia que se sistematiza. Los grandes pensadores de la universidad medieval no se forjaron como investigadores en la universidad. Ella les permitió sistematizar su saber. Ni siquiera los pensadores más representativos de la universidad moderna, entre los cuales se puede mencionar a Kant y Hegel, son el resultado de la universidad investigativa, sino de la universidad de la docencia. La universidad investigativa es un invento necesario de la sociedad del siglo pasado, del siglo XX. En Colombia, particularmente, el auge investigativo de la universidad, o la asunción de la investigación como nota esencial del modo de existencia de la universidad, data apenas de la segunda mitad del siglo XX, de manera particular en sus dos últimas décadas. Se institucionaliza de manera normativa en el Decreto Ley 080 de 1980 y se extiende orgánicamente en la Ley 30 de 1992. Y se instituye, en la actualidad, como una demanda social, como una exigencia normativa y como condición para la constitución y permanencia de grupos y comunidades académicas dedicadas a la investigación, de cara al contexto de la sociedad del conocimiento en la que se
  32. 32. inscribe. Hacia atrás, la universidad colombiana es docentista y profesionalizante. Su larga tradición se centró en esta función. El ejercicio profesional de la docencia es también una invención y una conquista del siglo XX: hacia 1935, con la reforma educativa adelantada en el segundo período presidencial de Alfonso López Pumarejo, se establecen procesos de convocatoria para la selección y vinculación de profesores por mérito. Y se vinculaban para el ejercicio de la cátedra, no para la investigación. Allí surgió, no obstante, una pléyade de pensadores que sistematizaron sus reflexiones e indagaciones intelectuales a propósito de la cátedra, no a propósito de la investigación. Es decir, asumieron la cátedra en el sentido que la tradición universitaria daba a este nombre: como el despliegue erudito del saber que se poseía y se compartía de manera reflexionada. No dictaban clases, ejercían la cátedra. La investigación se constituye para las instituciones de educación superior en un imperativo normativo y en una condición de sobrevivencia, acreditación y autosostenimiento. Sin embargo, siguen ejerciendo sus funciones formativas a partir de viejos sistemas docentes, centrados ahora, más que en la cátedra, en la clase. Y más que en la investigación, en la diseminación o transmisión de conocimientos en el aula. Más aún, se observan contradicciones casi insolubles entre las funciones de docencia y las funciones de investigación, tanto de la institución en sí misma como en las funciones que realizan sus profesores. La asignación de recursos para la docencia es algo natural, incuestionable, pues es de la esencia de la vida cotidiana de las instituciones para responder a sus responsabilidades formativas a través de la “dictadura de clases” en las aulas. La asignación de recursos para la investigación, como esa otra actividad esencial de la universidad, no está aún naturalizada, y sufre el síndrome de la sospecha. De ahí que la lucha por la investigación sigue siendo una batalla permanente, de carácter quijotesca, en unas instituciones más que en otras, pero que denota el carácter marginal que esa “función esencial” presenta aún para las propias instituciones. La adopción de medidas gubernamentales para estimular y fomentar la “naturalización” de esta actividad como esencial a la razón de ser de las instituciones de educación superior, además de ser un factor de acreditación y de estándares de calidad, pasa por la exigencia de constitución de líneas de investigación por programas académicos, tanto de pregrado como de postgrado, para racionalizar los esfuerzos destinados al fomento del espíritu investigativo entre estudiantes y profesores, la conformación de grupos de investigación, además de la realización efectiva de investigaciones sistemáticas por parte de los profesores, en los campos propios del conocimiento en los que se inscriben los respectivos programas, contar con recursos financieros destinados a la publicación, el intercambio interinstitucional, el fortalecimiento de las comunidades académicas y el trabajo académico de frontera. En algún sentido, la mayoría de las instituciones de educación superior apenas empiezan a vislumbrar el valor agregado que representa el fomento del espíritu investigativo en la formación integral de sus estudiantes y la destinación de recursos financieros, dotación de infraestructura, integración de grupos de investigación, capacitación de profesores y estudiantes para adelantar acciones sistemáticas de investigación en campos y líneas de investigación definidas institucionalmente por sus comunidades académicas, apoyo a procesos de divulgación y publicación de resultados y transferencia de los mismos. Es decir, el tránsito de la ideologización y la discursividad demagógica acerca de la investigación como actividad sustancial de la vida universitaria a la constitución efectiva de la universidad investigativa sólo será posible si las instituciones asumen la producción de conocimientos como bien de capital factor de adición de valores agregados a la formación integral y la extensión. Mientras su importancia se mantenga en el nivel de la ideologización y la retórica, será muy difícil que las instituciones asuman de manera decidida el carácter real de la investigación en sus rutinas
  33. 33. 2 Contexto y Metodología dela Educacióna Distancia formativas, académicas y administrativas. Porque siguen experimentando que la docencia tradicional continúa siendo el principal bien de capital en el ejercicio de las labores formativas que realizan y mediante la cual se han posicionado en el contexto universitario. La investigación, en cambio, no reporta aún estos beneficios, y se presenta como una actividad poco productiva, que requiere de medianos plazos y sus resultados parecen ser difusos y etéreos. Para que sea posible el paso de la universidad docentista y profesionalizante a la universidad investigativa, ¿será acaso necesario “debilitar” el peso histórico-cultural que asume el ejercicio docente centrado en la “dictadura de clases” como bien de capital por excelencia para el acceso a la información y a los conocimientos, y del aprendizaje del estudiante centrado en la “asistencia a clases” como valor cuasi único de acceso a la información y a los conocimientos? Las medidas gubernamentales que se vienen tomando en materia de exigencias normativas y que hacen de la investigación uno de los bienes de capital por excelencia para la sobrevivencia y posicionamiento de las instituciones de educación superior en el contexto de la sociedad del conocimiento y de la globalización, pueden alcanzar un profundo impacto en el giro que se procura, pero se requiere también de decisiones sustanciales al interior de cada una de las instituciones de educación superior en la reforma a fondo de sus perspectivas pedagógicas y didácticas centradas en el aprendizaje y en la constitución de la enseñanza como estrategia para su potenciamiento efectivo. 2.3.3 La marginalidad mesiánica del relato de la extensión Además de los servicios de docencia e investigación, las instituciones de educación superior deben adelantar programas sistemáticos de extensión, en la cual se comprende “los programas de educación permanente, cursos, seminarios y demás programas destinados a la difusión del conocimiento, al intercambio de experiencias, así como las actividades de servicio tendientes al bienestar general de la comunidad y la satisfacción de las necesidades de la sociedad.”32 Las luchas por la entronización efectiva de la extensión y la proyección social como factor esencial de las instituciones de educación superior hacen parte de una épica cuya historia es aún incierta en sus resultados. En sentido general, la extensión ha sido sometida también a un proceso de ideologización mediante el cual el discurso que la asume se proyecta demagógicamente en un vacío cultural, pero que sirve al mismo tiempo factor de reconciliación de la institución para con la sociedad. O, en su defecto, que la venta de servicios, a lo cual se ha reducido la extensión, cumple el doble papel de suministrar ingresos adicionales al mismo tiempo que tranquiliza la conciencia social de las instituciones en las responsabilidades que le demanda el contexto específico de la sociedad. Esta ideologización se nutre, además, de un cierto relato mesiánico que le asigna a la función de extensión universitaria el compromiso efectivo en las respuestas que debe dar para la satisfacción de las demandas totales que le plantea la sociedad en sus mÀ

×