Your SlideShare is downloading. ×
PERFIL | Diego Cisneros a sus 100 años
Parábola de un soñador activo
"Primero fue una máquina e hacer helados, después un ...
Nacido en La Habana (1911), hijo de un médico y odontólogo cubano, Diego Jiménez de
Cisneros y de la venezolana María Luis...
Veinte bolívares por viaje le pagan acarreando materiales para la construcción de la
carretera Caracas-Antímano. Con los b...
campañas masivas y, en un país que comenzaba a desarrollar la vialidad, la necesidad de
crear un sistema de distribución m...
realidad, no se arredraba ante los obstáculos y más que un ejecutivo de escritorio fue un
emprendedor compenetrado con su ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Perfil Diego Cisneros a sus 100 años

395

Published on

Diego Cisneros a sus 100 años, Parábola de un soñador activo

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
395
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Perfil Diego Cisneros a sus 100 años"

  1. 1. PERFIL | Diego Cisneros a sus 100 años Parábola de un soñador activo "Primero fue una máquina e hacer helados, después un camión de volteo que se transformó en autobús, luego la concesionaria de automóviles y en 1939 la Pepsi Cola" "Dios me dio capacidad y potencial para promover cosas, empresas y para estimular gente. Yo no cumplo la misión de mi vida si no promuevo constantemente nuevas actividades" ROBERTO GIUSTI , DIEGO CISNEROS , EMPRESARIO | EL UNIVERSAL domingo 18 de diciembre de 2011 12:00 AM Primero fue una máquina artesanal de hacer helados que salía a vender por las calcinantes calles de Puerto España. Con eso contribuía al mantenimiento de la casa y aliviaba la carga de la mensualidad en el Saint Mary´s College. Luego inventó, con la ayuda de su mamá, un método para preparar papelón a partir de azúcar moscabada, de gran demanda entre los venezolanos, nostálgicos de un producto difícil conseguir en Trinidad. Esas dos iniciativas, en aquel adolescente de modesta condición y talante desenvuelto, fueron las primeras señales de una carrera ascendente cuyo escenario posterior sería su país, una Venezuela desconocida que se preparaba para entrar en la modernidad justo en el momento en que él, a los 17 años, descendía de un barco en La Guaira. Año 28 del siglo pasado.
  2. 2. Nacido en La Habana (1911), hijo de un médico y odontólogo cubano, Diego Jiménez de Cisneros y de la venezolana María Luisa Bermúdez Martínez, Diego quedó huérfano de padre a los tres años junto con su hermano mayor, Antonio. La madre encaró la crianza de sus hijos y sorteó las dificultades económicas en que quedaron a base de trabajo y tenacidad, hasta que en 1918, una vez finalizada la I Guerra Mundial, decidió regresar a Venezuela. No obstante, apenas tocaron tierra, se embarcaron hacia Trinidad, a donde se había mudado la familia de María Luisa. Allí Diego entra en contacto con la cultura anglosajona en el mejor colegio de la isla, regido por la Orden Católica Irlandesa del Espíritu Santo, donde se le inculca los valores de la disciplina, el trabajo, el orden y el espíritu emprendedor, don innato este último que la educación británica potenciaría en el joven estudiante. Fue así como sirviéndose de su fluido inglés, que pronunciaba con cadencia británica, consigue su primer empleo como dependiente en una óptica que requería personal bilingüe. Luego de diez años en la isla llegaba al país y su conexión con aquella pequeña y bucólica Caracas, aletargada en el parsimonioso tiempo de Juan Vicente Gómez, fue inmediata. Le gustó el clima amable, el temperamento de la gente y el apenas amortiguado rumor de la protesta que ya se hacía sentir en las calles. Declarados en rebeldía contra de la satrapía gomecista, los jóvenes del 28 aguijoneaban el pesado fardo de la dictadura, declaraban su rebeldía durante la "Semana del Estudiante" y terminaban arrastrando grillos en las mazmorras del régimen. Eran los protagonistas de las venideras transformaciones políticas y sociales en un país congelado en el tiempo y sacudido por la eclosión petrolera, en adelante el eje sobre el cual giraría la economía. Pero si el gomecismo había liquidado los caudillos regionales y sus respectivas montoneras, unificando en una sola unidad los pequeños feudos sometidos al arbitrio de los viejos generales de chopo, el signo de los nuevos tiempos también implicaba el desvanecimiento progresivo del país que el Benemérito gobernaba con la pesada mano de los déspotas. "El Expedito" lo llevaría lejos Muy rápido y gracias a su manejo del inglés el joven Diego consigue trabajo en el Royal Bank of Canada, mientras que su hermano, más afortunado, es contratado por la Shell con un sueldo superior. A los pocos meses, Diego ingresa a la concesionaria caraqueña de los automóviles Chrysler y de los camiones International. Asciende casi de inmediato a jefe del departamento de repuestos y ahorra todo lo que puede de un sueldo que no sobrepasaba los 250 bolívares mensuales. Al reunir mil bolívares, cuenta en algunos fragmentos de sus memorias, "me armé de valor para hablar con el administrador, cuya confianza ya había cultivado, y le pedí el crédito necesario para un camión volteo".
  3. 3. Veinte bolívares por viaje le pagan acarreando materiales para la construcción de la carretera Caracas-Antímano. Con los beneficios va pagando el crédito, mientras brega por una licencia para operar una ruta de autobuses que finalmente consigue, no sin pagar tributo al autoritarismo de la época, cuando al dirigirse a una entrevista con el secretario del gobernador, Rafael María Velasco, el policía de la antesala lo metió en un calabozo durante cinco días sólo porque no le cayó bien. Cuando finalmente le entregan la licencia se asocia con Antonio y luego de transformar el camión en flamante autobús, bautizado con el nombre de "El Expedito", comienza a operar la ruta Plaza Bolívar-Monte Piedad-El Manicomio. Pero en un país sumamente pobre, el costo del pasaje, un medio (0. 25 céntimos), resultaba excesivo y es así como los jóvenes (Diego no sobrepasaba los 18 años) deciden bajar la tarifa a una locha, pago que prolongaría hasta la década de los 50. Las ganancias le permiten comprar una casa, con garaje para el autobús, en la urbanización Nueva Caracas. Y de esta experiencia, la primera como empresario, quedarían echadas las bases de un estilo, un método y un espíritu para hacer negocios que caracterizaría bajo el lema de "cerebro, corazón y coraje". Una vida Pepsi En 1936 muere la madre, María Luisa, y poco después Diego hace su primer viaje a Europa y en 1938 se casa con una joven de El Paraíso, Albertina Rendiles. En 1940 incursiona en el negocio de los repuestos para carros y la venta de camiones REO con "El Automóvil Americanos", así como la representación de la línea Blanca Norge. Ese mismo año Antonio viaja a la Feria Mundial de Nueva York y más que la magia de la televisión, una de las grandes novedades del evento, el joven venezolano se siente cautivado por lo que, en adelante y por muchos años, se convertiría en el núcleo sobre el cual giraría la actividad comercial de los hermanos Cisneros: la Pepsi Cola. Las negociaciones con los representantes de la embotelladora, que ya le disputaba el mercado a la Coca Cola en los Estados Unidos, se desarrollaron con inusitada velocidad y, en poco tiempo, los Cisneros recibían la primera concesión, fuera de los Estados Unidos, para la representación del refresco en todo el territorio nacional. Pero lo que se concibe como un negocio a escala menor, la primera planta de Santa Eduvigis tenía una capacidad para producir mil 800 botellas por hora, unas mil 300 cajas diarias para Caracas y 200 para el interior, registra desde el principio un aumento explosivo de la demanda. Instalada definitivamente la renta petrolera como principal fuente de ingresos nacionales, y por consecuencia entrando al país en un violento crecimiento urbano, los hábitos de consumo se trasforman aceleradamente, y eso coincide con la percepción inmediata, en Diego Cisneros, de que esos cambios demandaban nuevas técnica de publicidad,
  4. 4. campañas masivas y, en un país que comenzaba a desarrollar la vialidad, la necesidad de crear un sistema de distribución moderno que garantizara la existencia oportuna, bien fría y notoria (avisos), del producto en los puntos de demanda. Se impuso, así, en contraste con el refresco de la competencia, aquel slogan de "doble calidad, doble cantidad". Ya en 1944 la producción se había igualado con la de Coca Cola y en 1952 la duplicaba. Fenómeno que sólo ocurría en Venezuela. Para entonces Diego ya incursionaba en otros campos de la actividad empresarial. El negocio se diversificaba desde una visión de conjunto y la planificación, así como la organización corporativa, funcionaba bajo los conceptos del centralismo descentralizado y de la integración vertical y horizontal de los negocios. A partir de esa perspectiva, la ODC (Organización Diego Cisneros) promovió la creación del Central Azucarero Matilde, en Chivacoa, para suplir la demanda de azúcar (materia prima para los refrescos). También impulsó la industria del vidrio para asegurar la provisión de botellas y el suministro de piezas y carrocerías para los camiones de la Pepsi Cola. Por Venevisión Para comienzos de los años 60, apareció lo inesperado. La empresa Televisa se declara en quiebra, se llama a licitación y Diego decide tomar un riesgo que implicaba poner a prueba toda su capacidad gerencial, su inclinación por el desarrollo tecnológico, su experticia como empresario, su virtud para saber lo qué le gusta a la gente y sus reconocidas habilidades para la sinergia. El 27 de febrero de 1961 nace Venevisión y desde el principio Diego se dedica con toda energía a buscar los mejores en todas las facetas de la actividad, entre ellos muchos cubanos que habían trabajado durante el boom de los medios audiovisuales de la isla en los años 50. Suscribe, también, un acuerdo con la American Broadcasting Company para asegurar una adecuada asesoría técnica y desde el principio seduce a la masa de los televidentes con un concepto dinámico de lo que luego se consideraría como la televisión generalista con programas para todos los sexos, edades y condiciones. Desde los noticieros hasta los programas de variedades y los de carácter cultural. Ya a la vuelta de pocos años Venevisión estaba consolidada como uno de los canales con mayor sintonía de Venezuela. Diego Cisneros se retiró de la vida empresarial activa en 1970 aquejado de problemas de salud y murió en 1980, en pleno desarrollo y expansión de la ODC. Pero todo eso habría sido imposible sin el entusiasmo contagiante, el tropel de iniciativas, el temperamento indoblegable y el tesón de un hombre que no se contentaba sólo con soñar: "Si no sueñas, no puedes concretar; si sueñas para concretar tienes que trabajar y el trabajo luego rinde sus frutos". Diego soñaba, pero soñaba despierto, luchaba por hacer el sueño
  5. 5. realidad, no se arredraba ante los obstáculos y más que un ejecutivo de escritorio fue un emprendedor compenetrado con su misión, un apasionado de las cosas bien hechas y un hombre de trato afable que se mezclaba con los trabajadores, los escuchaba atentamente y olfateaba con más intuición que nadie el gusto y talante del consumidor, por quien sentía un gran respeto que se traducía en una frase que no se cansaba de repetir : "al cliente no se le puede engañar".

×