Geomorfología y Paisaje de la Comarca Miajadas-Trujillo

  • 1,815 views
Uploaded on

 

More in: Travel , Art & Photos
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,815
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
20
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Medio Físico  y Geográfico de la  Comarca Miajadas­Trujillo   Geomorfología y Paisaje Extraído del Programa comarcal de desarrollo 2007-2013 El rasgo fundamental del paisaje de la Comarca Miajadas-Trujillo es sin duda una el de una extensa planicie adehesada, la Penillanura, lo que sin embargo no implica uniformidad, sino que representa el elemento integrador de una enorme diversidad y riqueza biótica y geológica. Los dife- rentes paisajes se desarrollan a partir de esta llanura, a veces con límites imprecisos de difícil defini- ción. Pero a veces los vestigios del largo pasado geológico emergen para hacerse testigos de su longe- vidad y para fracturar esa homogeneidad aparente. Esa imagen de diversidad se desarrolla en los más de 2.400 kilómetros cuadrados que ocupa su superficie. Situada al SE de la Provincia de Cáceres, se encuentra limitada al Sur con la Provincia de Badajoz en el término municipal de Miajadas, por el Norte los límites se en- cuentran establecidos en las cumbres de la Sierra de las Corchuelas en las cercanías del Parque Nacional de Monfragüe, en Jaraicejo. Al NO y al NE, es el curso encajonado del Río Almonte el que determina los límites comar- cales. Las cumbres de la Sierra de Guadalupe, coronadas por el Pico de El Venero (1.124m.) encuadra a la comarca por el SE, prolongán- Peniplanicie  en la comarca  dose por los límites de los términos municipales de Zorita y Campolugar. Por el Oeste, con unos límites naturales nada claro, los términos municpales de Robledi- llo de Trujillo, Ibahernando y la Cumbre van marcando la separación hasta que por el Noroeste es el Río Magasca hasta su encuentro con el Almonte, es el que establece el límite del territorio. En las superficies de los términos municipales la comarca también presenta grandes muestras de diversidad al contar con el término municipal de Trujillo que ocupa una extensión de 646 km2 o el de Puerto de Santa Cruz que cuenta con 33,7 km2. Igualmente en las alturas de sus municipios tam- bién hay diferencias, al contar con Garciaz, situada a 670 metros sobre el nivel del mar y Miajadas o Cam- polugar que no llegan a los 300 metros.
  • 2. Medio Físico  y Geográfico  Las formas de relieve La diversidad en las formas de relieve es una de las señas de identidad de la Comarca Miaja- das-Trujillo. Los principales relieves están situados en la parte oriental de la comarca, en lo que se conoce como “Bloque Elevado de Garciaz”. Cuenta con dos alturas destacadas, el Cerro de Pedro Gómez, con 1..3 metros de altura y por encima de este el Pico del Venero con 1.124 , constituyendo este la mayor altitud de la comarca. Ambos son los únicos puntos del territorio en que se sobrepasan los 1.000 metros de altitud. Por el contrario, al sur, dentro de la cuenca del Guadiana, se localizan las menores altitudes de la comarca, siendo la media inferior a los 300 metros (Miajadas, 297 m. y Campolugar 296 m.), altitud que va descendiendo a medida que nos aproximamos al propio curso del Río Guadiana. Río Almonte  La Penillanura En la Comarca Miajadas-Trujillo, es la penillanura la forma dominante y más característica, ya que ocupa la mayor parte del territorio. Está delimitada al N por el arco de la Sierra de las Corchuelas y su prolongación con la de Villuercas y al S por la depresión del Guadiana, mientras que los limites occidental y oriental son más difusos. Litológicamente está formada por materiales del precámbrico con importantes intrusiones de masas graníticas que hoy se organizan en batolitos. Se trata de un sustrato muy evolucionado que genera suelos de gran dureza, pobres, con escaso desarrollo de sus horizontes edafológicos y de esca- so desarrollo. Morfológicamente, se caracteriza por una gran monotonía topográfica. Tan sólo rompe su mo- notonía paisajística la presencia de los batolitos graníticos (destacando el que sirve de cimiento a la ciudad de Trujillo y el de Santa Cruz de la Sierra o en el Cerro de San Gregorio) y el encajonamiento de la red fluvial (especialmente en el curso del río Almon- te, que sufre un fuerte "encajonamiento" por la proximidad de su colector, el río Tajo, en la cola del embalse de Alcántara). El nivel medio de la zona se sitúa entre los 400 y 500 metros. En esta desnivelación el papel de la red de drenaje ha sido crucial. Los ríos Magasca y Tozo, y algunos tramos del Almonte, toman rumbo O y NO a partir de las alturas de Villuercas y Garciaz. Paisaje de la Planicie trujillana    Página 2
  • 3. Geomorfología y Paisaje Los riveros    En la comarca de Miajadas-Trujillo hay dos cuencas hidrográficas, al N la del río Tajo y al S la del Guadiana. La red fluvial de la cuenca del Tajo, tiene al río Almonte como principal colector de otros cur- sos menores como son el Gibranzos, el Tozo, el río Magasca, el Garciaz o el Merinejos. Tan solo el arroyo de la Vid, afluente directo del Tajo, no vierte sus aguas al rio Al- monte. Manifiesta, la mayor parte de esta red, un fuerte encaja- miento que va a dar lugar a una zona de acusadas pendientes (20-30%), con escasos suelos y mínimas posibilidades de apro- vechamiento. Estas zonas, denominadas RIVEROS, se engloban estructuralmente dentro de la penillanura. En la cuenca del río Guadiana, destacan los ríos Búrdalo y Burdalillo, el Alcollarín y el Ruecas. Son cursos fluviales que tie- Río Magasca  nen su origen en la penillanura y que drenan la parte sur de la comarca en di- rección al Guadiana.   Intrusiones graníticas    El nivel de erosión general se ve también interrumpido por algunos asomos graníticos aisla- dos que aparecen en forma de batolito (Trujillo, Santa Cruz de la Sierra) o de monte isla (Cerro de San Gregorio, 844 m.) y que se yerguen majestuosos sobresaliendo de la Superficie General de Ero- sión. • Los granitos de Santa Cruz.  Emplazados en la alineación Los Alijares-Santa Cruz, en el centro de nuestra comarca, consti- tuyen un buen ejemplo de escarpe de génesis tectónica. En las proximidades de Ibahernando la ali- neación se manifiesta en pequeñas colinas que apenas rebasan los 600 metros (Tomillar 616 m., Valhondo 584 m. y Atalaya 642 m.). Continúa el abrupto meridional hasta el monte de Santa Cruz (Pico de San Gregorio) que con 844 m. pone fin a la alineación. • El monte isla de Santa Cruz.  Con sus vertientes abruptas y regulares, mantiene la incógnita acerca de su origen tectónico, residual o mezcla de ambos. Su posición intermedia entre dos sie- rras fundamentalmente tectónicas, a la vez que zona de tránsito hacia la depresión del Guadiana, le confiere carácter de eslabón móvil en la confluencia de direcciones de fracturarían importantes. La presencia de este cerro testigo es realmente singular y se hace visible desde cualquier lugar de la comarca. Sobresale en el centro de la penillanura y sirve de abrigo a las poblaciones del Cerro de San Gregorio  Puerto de Santa Cruz y de Santa Cruz de la Sierra. Página 3
  • 4. Medio Físico  y Geográfico  • El Batolito de Trujillo.  Sobresaliendo de la penillanura, emerge la ciudad de Trujillo aposentada en un altar granítico que la hace aún más bella. Alcanza una altitud de 564 m. en su parte más alta, en el Castillo. Este batolito, formado por la violenta intrusión de la roca en el conjunto de pizarras del Paleozoico y enfriando bruscamente al aflorar en superficie, aparece ahora redondeado y de formas caprichosas debido a los procesos erosivos a los que se ha visto sometido. Tiene una superficie de varios kiló- metros cuadrados y se encuentra limitado al norte por el curso del río Merinejos y al sur por el del río Magasca. Formación granítica en Trujillo  El bloque elevado de Garciaz Entre los relieves de las Villuercas y los campos de Trujillo se sitúa una zona elevada que com- prende las sierras de Guadalupe, Los Pallales y Pedro Gómez, además de una serie de elevaciones más o menos individualizadas por fracturas que dan al conjunto un aspecto agreste por las fuertes pendientes que se marcan entre los bloques. La disposición es claramente disimétrica. Hacia el N y el O el descenso es lento pero muy des- igual, con abundantes rupturas de pendiente entre áreas planas que se localizan a alturas muy diver- sas. El límite meridional es un abrupto cuyo valor supera los 600 metros. Desde el N, procedentes de la localidad de Garciaz, apenas existe un desnivel, muy acusado desde el S desde Logrosán, por lo que venimos denominando Bloque de Garciaz no es un solo bloque, sino un conjunto de retazos peniaplanados limitados por fracturas. El origen de este bloque elevado se encuentra en una tectónica muy reciente que levantó el conjunto desde el nivel de penillanura de 400 metros en tiempos tan recientes que los procesos ero- sivos ligados a la red fluvial no han actuado en senti- do de destruir un nivel tan vigoroso que se asienta sobre materiales con escasa resistencia erosiva. Los relieves de este bloque, sirven de divisoria de aguas entre las cuencas del Tajo y Guadiana. Los puntos más altos, encuadrados la mayoría en la Sierra de Guadalupe son: el Collado Vareta, Fuentefría (925 m.), Cerro de Roble Vardera (930 m.) y la otra máxi- ma, el Venero (1129 m.). Fuera de esta serreta, desta- can la Marroquina (813 m.), el Pirón (913 m.), Butre- ra (920 m.) y el Cerro de Pedro Gómez (1003 m.). Sierra de Garciaz  Página 4
  • 5. Geomorfología y Paisaje Las Sierras Es la unidad paisajística que menor presencia tiene en la comarca . Se localizan en tres gran- des conjuntos, al N la sierra de Corchuelas en el término municipal de Jaraicejo. Al O la sierra de Montánchez y su prolongación con la de Santa Cruz y al E la sierra de Guadalupe. La Sierra de las Corchuelas, tiene su prolongación al O hasta el Parque Nacional de Monfra- güe y al E hacia Deleitosa y su prolongación con las cumbres de Villuercas. Está coronada por una se- rie de crestas cuarcíticas, tiene la mayor altitud en el Pico de Míravete {803 m.) en el límite N de la comarca. Pequeños cerros (Corralejos, La Portilla) sirven de transición a la penillanura. Las cumbres sirven de divisoria de aguas entre el Tajo y el río Almonte. La Sierra de Montánchez forma parte del arco de sierra de San Pedro. La máxima altitud está en nuestro territorio en Los Alijares (786 m.) en Robledillo de Trujillo. El cerro más singular es el de San Gregorio (844 m.) que aparece como un monte isla en me- dio de la penillanura. Las máximas altitudes comarcales se con- centran al E del territorio, en la Sierra de Guadalu­ pe, con altitudes por encima de los 1000 m. desta- cando el Cerro de Pedro Gómez (1003) y el Venero (1124 m.). Forma parte del arco de sierra de San Pedro, sierra de Montánchez y su prolongación con la sierra de Villuercas cerrando el arco en dirección NOSE. Sus cumbres dividen la cuencas del Tajo (Garcíaz) de la del Guadiana (Zorita, Alcollarín, Campo Lugar). Sierra de los Alijares  La depresión del Guadiana  Se localiza al S de la comarca, dentro de la cuenca hidrográfica del Guadiana. Es una depresión que estuvo empantanada hasta época reciente y que se fueron rellenando durante el Terciario con los materiales que la erosión arrancaba a la propia penillanura y a los resaltes más representados. La depresión fue colmatada por finos depósitos proceden- tes de zonas más o menos próximas. Los cambios bruscos de tem- peratura actuaron sobre los resaltes y dejaron muchos materia- les sueltos que posteriormente se depositaron (sedimentación) en las fosas y depresiones. En general encontramos cantos poco y mal rodados, de cuarcitas mayoritariamente, empastados en arci- Vegas de Miajadas  Página 5
  • 6. Medio Físico  y Geográfico  llas que se denominan "rañas". Esto se traduce en suelos profundos, ricos, de amplios horizontes, y totalmente aplanados. Ningún relieve interrumpe la monotonía del paisaje. El Río Búrdalo y el Río Ruecas son los principales colectores que drenan la superficie, ambos tribu- tarios del Guadiana. Características Fisicoambientales de la Comarca Miajadas‐Trujillo  Sustrato  Unidad  Vegetación  Unidades de  Recursos  Ecosistemas  Geológico  Fisicoambiental  Natural  Relieve  Hídricos  principal  Pizarras Almonte Superficie casi cuarcíticas Dehesas Encina plana dominante Granitos Tamuja Penillanura Cacereña  Eriales y Jarales y Matorrales Retamales Batolitos Alamedas y graníticos Ríos y Arroyos Tamujares Pizarras Bosque Encinares y Relieves cuarcíticas Búrdalo Mediterráneo Alcornocales pizarrosos y cuarcíticos Granitos Sierras  Encinares y Dehesas Alcornocales Batolitos Fresnedas y graníticos Ríos y Arroyos Tamujares Depósitos Rellenos Vegas  Dehesas Encinares aluviales sedimentarios Terrazas Página 6