Your SlideShare is downloading. ×
Eva
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
674
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. HYPERLINK "http://educacion.laguia2000.com/evaluacion/instrumentos-de-evaluacion-educativa" http://educacion.laguia2000.com/evaluacion/instrumentos-de-evaluacion-educativa<br />http://educacion.laguia2000.com/evaluacion/evaluacion-y-aprendizaje<br />Instrumentos de evaluación educativa<br />Sin dudas el instrumento más conocido para evaluar es el examen. Los exámenes surgieron en la burocracia de la China imperial para permitir el ingreso de las castas inferiores, en la política. La implementación de los exámenes en educación se realizó recién en el siglo XIX, y se limitó a medir resultados cuantitativos, productos. Pueden ser orales u escritos; a desarrollar, o pruebas objetivas, surgidas en la segunda década del siglo XX, con respuestas más precisas, apreciadas con un patrón menos subjetivo y de más fácil corrección, aunque no puede evaluarse en ellas la capacidad de expresión ni las argumentación. En general miden resultados, salvo que se usen como medio de repensar el aprendizaje, y corregir errores de proceso.<br />Sin dejar de reconocer la validez del examen como un instrumento de evaluación debemos considerar muchos más técnicas, cuya utilización dependerá de lo que se pretenda evaluar y del fin perseguido, además de saber si evaluaremos procesos o resultados.<br />Si consideramos que la evaluación debe ser global u holística y tanto cualitativa como cuantitativa, las técnicas e instrumentos deben ser variados. Deben incluirse preguntas orales y Tests, para efectuar un diagnóstico, y con ese mismo y también a efectos valorativos pueden usarse planillas donde se consignen los rasgos observados en el desarrollo de alguna actividad.<br />Las tareas para el hogar pueden servirnos para evaluar la puntualidad, la prolijidad, la responsabilidad, aunque debemos asignar tareas diferenciales a cada alumno, ya que esto puede estimular a que algunos se copien las tareas de sus compañeros.<br />Elaboración de monografías, trabajos de investigación, que pueden ser individuales y/o grupales pueden servir para evaluar contenidos procedimentales como el parafraseo, el análisis, la síntesis, la argumentación; y además, en el caso de los trabajos en grupo, la solidaridad y la cooperación.<br />En mi práctica docente, me es muy útil llevar una hoja con el nombre de cada alumno, donde consigno día a día, su asistencia, la atención dispensada a la clase, su participación, su conducta, el resultado de la tarea o trabajo asignado, etcétera, hoja que ellos mismos pueden consultar cuando lo deseen. Les es muy valioso observar que el docente le ha dedicada a cada uno un lugar especial, y que sus calificaciones serán el producto de su trabajo diario. Los exámenes con carpeta abierta son un instrumento valiosísimo, donde las preguntas obviamente no repiten las consignas estudiadas en clase, sino que usando los temas dados, se pide que se los compare, que se arreglen textos donde se han deslizado errores, que aventuren en temas sociales juicios de valor, argumentándolos, etcétera.<br />Evaluación Diagnóstica<br />Se conoce como evaluación diagnóstica, dentro de los tipos de evaluación, a la que se efectúa al inicio del proceso enseñanza-aprendizaje, utilizando cualquiera de los instrumentos de evaluación, o combinándolos, con la finalidad de obtener información sobre las ideas previas de los alumnos, a efectos de que los nuevos conocimientos produzcan en ellos un anclaje, en la moderna concepción del aprendizaje significativo.<br />Esos conocimientos previos deben ser el punto de partida, y no se deben presuponer teniendo en cuenta a edad y/o el nivel que cursen los educandos. Pueden estos conocimientos previos sorprendernos en menos o en más de lo que ordinariamente debiera ocurrir.<br />Enseñar Historia de la Edad Media, presuponiendo que los alumnos conocen la Edad Antigua por constar en el currículum del año anterior, podría hacer caer en el error de querer enseñarles que el inicio de la Edad Media coincide con la caída del Imperio Romano de Occidente, cuando tal vez los alumnos ni siquiera recuerden que Roma conformó un Imperio, que luego se dividió, y por lo tanto lo que intentemos enseñarles carecerá para ellos de toda significación.<br />Mediante un diálogo, por un test o un pequeño examen diagnóstico, que no se calificará, sino que solo valdrá a título informativo para el docente, sabremos si podemos avanzar en los contenido o debemos destinar una o más clases para hacer un repaso de lo ya supuestamente aprendido, pero que tal vez se fijó por la escasa significación atribuida en la memoria a corto plazo, y ya se olvidó.<br />Ev Formativa<br />De entre los tipos de evaluación, la evaluación formativa se incluye dentro del proceso enseñanza aprendizaje para servir como monitoreo constante, con posibilidad de revisar lo aprendido y lo no aprendido, para tomar importantes decisiones pedagógicas de continuidad en la misma senda o de revisión dentro de una programación abierta y flexible, siempre en la búsqueda del objetivo deseado o expectativas de logro.<br />Partiendo de la evaluación diagnóstica, la evaluación formativa supone verificar si se está avanzando en esos primitivos conocimientos, si se han producido mejoras, si las estrategias usadas son las adecuadas o es necesaria modificarlas, etcétera, para llegar <br />Partiendo de la evaluación diagnóstica, la evaluación formativa supone verificar si se está avanzando en esos primitivos conocimientos, si se han producido mejoras, si las estrategias usadas son las adecuadas o es necesaria modificarlas, etcétera, para llegar al otro extremo que es el fin perseguido.<br />Evaluar no debe ser una acción esporádica que los profesores cumplen al decir la famosa frase “saquen una hoja” debe ser una tarea diaria que permita revisar si el camino que se ha elegido para el aprendizaje es el correcto, y estar dispuesto a modificarlo, si comprobamos que hemos fallado en el intento. La evaluación es un proceso particular que se inserta en otro proceso particular. Lo que nos ha servido en años anteriores para otros grupos, puede no servir para el grupo actual.<br />La evaluación constante quita además al alumno la sensación angustiante de que un error o una confusión en uno o dos exámenes únicos que se le tomarán, determinarán su éxito o su fracaso escolar. En este caso estará absolutamente convencido de que se tendrán en cuenta todos sus esfuerzos hechos al proceso, y sus calificaciones serán el resultado de un gran número de conocimientos conceptuales, procedimentales y actitudinales, que él irá conociendo regularmente, lo que disminuye el riesgo de injusticia.<br />Ev Sumativa<br />Esta evaluación mide resultados, entendiendo por resultado aquello que produce una diferencia susceptible de observación. Las pruebas sumativas, si bien son usadas para promover al alumno, o de un curso a otro, o calificar algún período extenso del ciclo lectivo (bimestre, trimestre) o para certificarle determinados estudios, o para comunicar el rendimiento a todos los involucrados en el proceso de enseñanza-aprendizaje, alumnos, docentes, directivos y padre; al igual que cualquier evaluación, no puede ser un fin en sí misma sino que debe promover nuevos aprendizajes.<br />Para valorar una prueba sumativa se deben recopilar descripciones y juicios sobre los resultados obtenidos y establecer una relación con los objetivos, para ver si se cumplieron.<br />La finalidad de la evaluación sumativa o de resultados, es averiguar si se han cumplido los objetivos finales, a largo plazo planteados, y saber si el programa de métodos y contenidos ha resultado satisfactorio para las necesidades del grupo al que se destinó. Sirve entonces, no solo para evaluar a los alumnos sino para saber si el programa debe modificarse., pues como toda evaluación cumple la función de control.<br />En la evaluación sumativa no deben buscarse solo datos cuantitativos sino también cualitativos, y tendrá además en cuenta las evaluaciones de proceso.<br />La evaluación sumativa, en cuanto analiza resultados importa la responsabilidad de todos los agentes que intervinieron en el proceso.<br />No debe entenderse la evaluación sumativa como un único examen final que englobe todos los contenidos dados, sino que deben analizarse para hacer la evaluación final todas las evaluaciones de proceso, integrándolas, haciendo un balance, para ver si los objetivos se han cumplido.<br />Evaluación Holistica<br />La evaluación holística es una evaluación abarcadora, globalizadora, que comprende al adecuando y su proceso de aprendizaje como un todo (con sus habilidades motrices, psicosociales y afectivas) y no solo sus aspectos intelectuales, y así es como debe ser evaluado el alumno, al menos en las etapas de la enseñanza obligatoria. Los alumnos son personas, seres humanos, y no simples máquinas que acumulan conocimientos.<br />Para poder evaluar holísticamente debe haber entre docente y alumno una comunicación abierta, donde se merite su trabajo diario, su responsabilidad, su capacidad de escucha activa, su solidaridad con los compañeros, su capacidad de argumentación, de resolución de situaciones problemáticas, su empeño en mejorar, partiendo de sus ideas previas, que el maestro debe esforzase en conocer, etcétera.<br />Si bien pueden no quedar totalmente desplazadas las evaluaciones tradicionales, solo pueden ser tenidas en cuenta como un simple aspecto más a evaluar en el conjunto.<br />La taxonomía de Bloom es un ejemplo para concretar instrumentos de evaluación más precisos para cada aspecto a evaluar, como un intento de compatibilidad la educación tradicional de control con la evaluación integral informal.<br />Es también conveniente aclarar que cuando el maestro está durante todo el horario escolar con sus alumnos tiene de ellos mayor información que cuando ya en cursos más avanzados el maestro o profesor tiene a su cargo una materia o área específica; y comparte con los alumnos pocas horas semanales, aunque esto no es excusa para llevar un registro de lo que acontece en el aula en cada momento compartido, sea poco o mucho, y tener en cuenta al alumno como un todo, sin limitarse a valorar solo los exámenes u otros instrumentos tradicionales de evaluación.<br />Ev Informal<br />Evaluar significa tomar conciencia de cómo se va desarrollando el proceso educativo, monitoreándolo, para lo cual pueden usarse distintos medios. La evaluación informal consiste en usar cada oportunidad para tomar conocimiento de lo que sucede en torno a distintos estímulos, observando a los alumnos, escuchándolos y valorando sus acciones como positivas o negativas.<br />Si tomamos un examen oral o escrito, o les encargamos una tarea, esas son evaluaciones formales especialmente destinadas a tal fin, pero si tomamos cualquier oportunidad espontánea para apreciar los logros o falencias, será informal. Por ejemplo si en un trabajo en grupo vemos que un alumno le está explicando un tema a otro, o alguien está argumentando sobre el tema a desarrollar, o si en la clase un alumno hace un aporte creativo, evaluaremos aprovechando la ocasión, y no en forma premeditada.<br />Para evaluar informalmente hay que ser buen observador, saber escuchar, caminar por los grupos, interpretar gestos y actitudes, etcétera. Un alumno que parece estar atento a la clase no significa que lo esté, debemos indagar si ha escuchado realmente, alguien que presenta la tarea en tiempo oportuno no sabemos si es realmente su autor, etcétera.<br />Tal vez como argumento en contra, el de mayor peso, es su carencia de valor probatorio, ya que es mucho más fácil de comprobar ante terceros, el rendimiento de un alumno mostrando sus producciones que constatar su desenvolvimiento global, donde se cree que la subjetividad del maestro puede tener demasiada incidencia; por lo que se sugiere que todo lo que tomemos en cuenta para evaluar sea anotado en un registro con fecha, y con la actitud tomada en consideración.<br />Ev Continua<br />La evaluación continua implica no hacer un corte en el proceso de enseñanza-aprendizaje para evaluar, tomando por ejemplo un examen con gran cantidad de temas, desarrollados en algún extenso período temporal, semanas, meses e incluso durante todo el ciclo lectivo (exámenes finales); sino hacerlo siempre que se tome contacto con los alumnos usando medios formales, premeditados y sistemáticos, pero fundamentalmente, informales (espontáneos) para ello. Su finalidad es esencialmente formativa.<br />No debemos entender que evaluar en forma continua significa tomar exámenes con mayor frecuencia para conocer los logros o deficiencias de los alumnos, fraccionando los temas; ni tampoco usarlos para saber si el rumbo llevado hasta entonces es eficiente; sino en vistas a la formación integral del niño, y evaluando en forma holística (globalmente). Se trata de conocer al educando para valorarlo en todas sus dimensiones desde el contacto cotidiano o la inmediación.<br />Cada contacto docente-alumno, alumno-alumno, es una oportunidad de apreciar al ser humano en su rol particular, como niño, como futuro ciudadano y como educando. Sus respuestas coherentes o no, su participación en clase, su actitud solidaria o egoísta, su interés por aprender o mejorar, la autonomía que demuestra en sus tareas, la aplicación práctica de los contenidos, el grado de comprensión de las consignas, la coherencia en las respuestas, la capacidad de resolución de situaciones problemáticas, son todas cosas a tener especialmente en cuenta, y no solamente que recuerde las lecciones, que muchas veces no habrá aprendido significativamente sino por mera repetición memorística.<br />El maestro que haga una evaluación continua debe ser un docente motivado, observador, dispuesto a realizar una tarea investigativa; que tenga interés e intención de recabar información sobre las características del grupo en general, y de cada alumno en particular, para adecuar a ellos las estrategias didácticas; saber sobre sus ideas previas para meritar sus progresos, conocer sus gustos para en lo posible utilizarlos como disparadores motivacionales, etcétera.<br />Consecuencias de la evaluación <br />Cuando se evalúa se asigna a lo evaluado un valor, calificándolo como positivo o negativo, bueno o malo, aprobado o desaprobado. Quien ha sido evaluado sufre el impacto de esa valoración en sentido proporcional a la valoración obtenida. Si es una institución, sus directivos, docentes, auxiliares, alumnos, padres se verán involucrados, y en la evaluación individual, el educando. La primera consecuencia de la evaluación es la motivación, que se transforma en frustración cuando se obtiene una calificación negativa.<br />S bien es bueno responsabilizarse de las consecuencias de nuestros actos, se debe ver el resultado de la evaluación como un síntoma de algo que anda por buen o mal camino.<br />En el primer caso se deberá continuar por la senda elegida; y en el segundo, empeñarse en mejorar. También tendrá consecuencias en el trabajo docente, pues le indicará que en el caso de ese niño deberán intentarse otras estrategias, o hacer un seguimiento más personalizado.<br />En los primeros años de la escolarización, el docente deberá esforzarse en hallar algún aspecto positivo en la evaluación del niño, evitando ponerle una calificación que lo tipifique como alumno con problemas de aprendizaje, elogiando los aspectos positivos, y alentándolo en superar los inconvenientes, que deben mostrarse como muy posibles de lograr, para no desalentarlo.<br />En las evaluaciones formativas, aún hay tiempo para corregir el rumbo del proceso; en las sumativas, si bien se toman al final del ciclo, también deben ser tomadas como posibilidad de cambio, aunque sea en un nuevo ciclo.<br />Al evaluar se debe considerar cuáles son los aspectos en los que se necesita mayor refuerzo, pues tal vez el contenido ha sido incorporado pero faltan la comprensión significativa, o la aplicación a situaciones concretas, y es solo sobre esos aspectos en los que deberá enfocarse.<br />Por supuesto, cuando el alumno ya adolescente no demuestra ningún tipo de interés, molesta en clase, no deja aprender a sus compañeros (algo muy común entre los 12 y 15 años) se deben tomar intervenciones mas severas, pues la puesta de límites es absolutamente necesaria, no sólo para él sino también para el resto de los compañeros que necesitan comprobar que no todo da lo mismo. Se le debe explicar lo que nuestra sociedad valora como bueno y como malo, la necesidad de tener una conducta socialmente adecuada como medio de convivencia armoniosa y pacífica, y los limites de la libertad individual. El alumno que molesta en clase no solo no ejerce su derecho de aprender sino que priva a sus compañeros de tal derecho, y eso hay que evitarlo, en pro de él mismo y por los demás. Hay que indagar con la ayuda del gabinete escolar y citación de los padres, por qué el alumno trata de llamar la atención de ese modo, ya que siempre detrás de este tipo de conductas se esconde una realidad individual o familiar conflictiva o problemática, que hace parte de la personalidad de ese adolescente al que hay que comprender y ayudar, pero a la vez estimular al cambio. La evaluación de la actitud hacia el aprendizaje es lo primero que debemos tomar en cuenta.<br />Tipos de evaluación educativa<br />Según en qué momento se realicen las evaluaciones pueden ser:<br />Evaluación diagnóstica: Se realiza antes de los nuevos aprendizajes, para conocer las ideas previas de los alumnos (saberes y competencias) sobre los que anclarán los conocimientos nuevos. <br />Evaluación sumativa: Es la que se efectúa al final de un ciclo, abarcando largos períodos temporales, para comprobar si han adquirido las competencias y saberes que permitan promover de curso al alumno, o acreditar conocimientos mediante certificaciones. Es el juicio final del proceso, con visión retrospectiva, observando el producto del aprendizaje.<br />Evaluación formativa: Se da dentro del proceso para obtener datos parciales sobre los conocimientos y competencias que se van adquiriendo y permite dicha información la toma de decisiones pedagógicas (avanzar en el programa o retroceder, cambiar estrategias metodológicas, quitar, simplificar o agregar contenidos, etcétera).<br />Los tres tipos de evaluación son necesarias, la primera antes, la segunda en el durante, y la tercera al final del proceso.<br />Según los instrumentos usados y los aspectos a evaluar:<br />Evaluación holística: abarca al alumno como un todo, y a su aprendizaje como una totalidad, es una apreciación globalizadora.<br />Evaluación informal, sin usar técnicas formales y estructuradas, sino por la diaria observación del comportamiento individual del alumno y su interacción con el grupo.<br />Evaluación continua: Se basa en la observación diaria del educando y de su actitud frente al aprendizaje usando técnicas formales e informales.<br />Evaluación cuantitativa: Sólo considera lo que se aprendió, en una simple apreciación matemática.<br />Evaluación cualitativa: Evalúa lo que se aprendió, cómo se aprendió y para qué se aprendió.<br />Según quien sea el agente evaluador:<br />Auto-evaluación: la realiza el mismo alumno.<br />Evaluación interna: Por algún docente del establecimiento educativo.<br />Evaluación externa: Por agentes externos al establecimiento.<br />Instrumentos de evaluación Educativa<br />Sin dudas el instrumento más conocido para evaluar es el examen. Los exámenes surgieron en la burocracia de la China imperial para permitir el ingreso de las castas inferiores, en la política. La implementación de los exámenes en educación se realizó recién en el siglo XIX, y se limitó a medir resultados cuantitativos, productos. Pueden ser orales u escritos; a desarrollar, o pruebas objetivas, surgidas en la segunda década del siglo XX, con respuestas más precisas, apreciadas con un patrón menos subjetivo y de más fácil corrección, aunque no puede evaluarse en ellas la capacidad de expresión ni las argumentación. En general miden resultados, salvo que se usen como medio de repensar el aprendizaje, y corregir errores de proceso.<br />Sin dejar de reconocer la validez del examen como un instrumento de evaluación debemos considerar muchos más técnicas, cuya utilización dependerá de lo que se pretenda evaluar y del fin perseguido, además de saber si evaluaremos procesos o resultados.<br />Si consideramos que la evaluación debe ser global u holística y tanto cualitativa como cuantitativa, las técnicas e instrumentos deben ser variados. Deben incluirse preguntas orales y tests, para efectuar un diagnóstico, y con ese mismo y también a efectos valorativos pueden usarse planillas donde se consignen los rasgos observados en el desarrollo de alguna actividad.<br />Las tareas para el hogar pueden servirnos para evaluar la puntualidad, la prolijidad, la responsabilidad, aunque debemos asignar tareas diferenciales a cada alumno, ya que esto puede estimular a que algunos se copien las tareas de sus compañeros.<br />Elaboración de monografías, trabajos de investigación, que pueden ser individuales y/o grupales pueden servir para evaluar contenidos procedimentales como el parafraseo, el análisis, la síntesis, la argumentación; y además, en el caso de los trabajos en grupo, la solidaridad y la cooperación.<br />En mi práctica docente, me es muy útil llevar una hoja con el nombre de cada alumno, donde consigno día a día, su asistencia, la atención dispensada a la clase, su participación, su conducta, el resultado de la tarea o trabajo asignado, etcétera, hoja que ellos mismos pueden consultar cuando lo deseen. Les es muy valioso observar que el docente le ha dedicada a cada uno un lugar especial, y que sus calificaciones serán el producto de su trabajo diario. Los exámenes con carpeta abierta son un instrumento valiosísimo, donde las preguntas obviamente no repiten las consignas estudiadas en clase, sino que usando los temas dados, se pide que se los compare, que se arreglen textos donde se han deslizado errores, que aventuren en temas sociales juicios de valor, argumentándolos, etcétera.<br />Los exámenes escritos<br />Los exámenes son instrumentos de evaluación tradicionales introducidos desde las universidades medievales, pero solo para los alumnos de alto grado de conocimiento. Fue el padre de la didáctica Jan Amos Komenský, o en latín Comenius, en su obra “Didáctica Magna” de 1657, quien introdujo el examen como la parte final del método, y vinculado estrechamente [...]<br />Los exámenes son instrumentos de evaluación tradicionales introducidos desde las universidades medievales, pero solo para los alumnos de alto grado de conocimiento.<br />Fue el padre de la didáctica Jan Amos Komenský, o en latín Comenius, en su obra “Didáctica Magna” de 1657, quien introdujo el examen como la parte final del método, y vinculado estrechamente al aprendizaje, como instrumento para aprender y no para calificar. La calificación ligada al examen aparece en el siglo XIX como medio de control.<br />En el siglo XX se los llamó test, constituyéndose en instrumento objetivo y científico, y como modo de medir la inteligencia y las capacidades intelectuales. Aparecieron las pruebas objetivas, con gran exigencia en su preparación pero con rapidez en la corrección. Se trataba de cuantificar y medir.<br />Actualmente los exámenes siguen formando parte de la práctica pedagógica en cuanto a la evaluación, combinándose con otros instrumentos, que tienden a obtener datos no solo cuantitativos, sino también cualitativos.<br />Dentro de los exámenes se distinguen los orales y los escritos, estos últimos sirviendo de documento probatorio del rendimiento escolar, utilizados especialmente para admisión de los alumnos en ciertos establecimientos y para obtener acreditaciones.<br />Hay exámenes escritos, consistentes en pruebas objetivas, donde las respuestas son muy breves o consisten en elecciones entre opciones múltiples, o en seleccionar entre respuestas verdaderas o falsas; y otros a desarrollar, donde el alumno responde preguntas con la información que posee, o expone por escrito sobre uno o más temas que el profesor indica. Las pruebas de ensayo son otra modalidad de exámenes escritos donde el alumno emplea contenidos conceptuales, pero además procedimentales (investiga, compara, argumenta, relaciona, etcétera).<br />Con respecto a las ventajas sobre el examen oral, es que el alumno tiene más tiempo para reflexionar, puede releer y corregir sus respuestas, puede empezar por las preguntas que sabe, permite evaluar su riqueza o pobreza de redacción, sus faltas ortográficas, su capacidad de análisis y síntesis. Tiene como desventaja principal, la posibilidad de copiarse, y de no tener la ayuda que podría darle el maestro que conduce un examen oral.<br />La evaluación, sobre todo la escrita, tradicionalmente fue vista como castigo. Era común, y aún hoy suele verse que docentes enojados por el comportamiento inadecuado de sus alumnos, exclaman enojados “¡saquen una hoja!” imponiendo como sanción que escriban sobre un tema cuya preparación se sabe deficiente pues no ha sido un examen programado. Esto debe ser desterrado de nuestras prácticas, para los problemas de conducta existen otras sanciones, de tipo disciplinario y aún podemos ponerles nota en cuanto a los contenidos actitudinales, pero no hacerles sacar una hoja para escribir lo que ya se sabe que no saben, pues esa no es la finalidad de la evaluación.<br />Incluso los exámenes escritos tradicionales, que son considerados muchas veces como sinónimo de evaluación, deben ser usados muy esporádicamente, prefiriéndose prácticas de evaluación continua, basadas en un registro diario que contemple la participación en clase, el interés, la motivación, y todos los contenidos, no solo los conceptuales, sino los procedimentales y actitudinales. Es en ese registro diario donde podremos anotar el comportamiento de los alumnos, y no someterlos a un examen que debe ser visto como una oportunidad para aprender, y no como castigo.<br />Se debe mostrar a los alumnos que la situación de evaluación es algo constante en nuestras vidas, para que lo vean como algo natural. Se nos evalúa como hijos, como amigos, como ciudadanos en forma constante e imperceptiblemente. Así debe ser la evaluación escolar, un conjunto de instrumentos que juzguen la marcha del proceso, con un fin positivo, para lograr el éxito esperado.<br />Pruebas objetivas<br />Publicado por Hilda Fingermann el 30 de Julio de 2010 a las 10:05 pm<br />Las pruebas objetivas surgieron como modo de lograr un parámetro científico, riguroso y no subjetivo de evaluar, siendo el auge de su utilización en Estados Unidos y Europa, a fines de la década del 40. Según Susana Celman la objetividad de estas pruebas solo surge al momento de puntuarlas, cuando se las corrige, pues solo [...]<br />Las pruebas objetivas surgieron como modo de lograr un parámetro científico, riguroso y no subjetivo de evaluar, siendo el auge de su utilización en Estados Unidos y Europa, a fines de la década del 40.<br />Según Susana Celman la objetividad de estas pruebas solo surge al momento de puntuarlas, cuando se las corrige, pues solo hay que contar aciertos o errores en las alternativas seleccionadas, que es la única actividad del alumno, nada fácil por cierto, pues la selección requiere de un conocimiento profundo del tema, y de las capacidades de análisis y comparación. Las pruebas objetivas miden sustancialmente rendimientos.<br />Sin embargo la objetividad pierde toda validez en la construcción de la prueba, pues juega ampliamente la subjetividad al elegir los contenidos a evaluar, y el puntaje asignado a cada ítem.<br />Se ha comprobado que estas pruebas tienen mucho mayor valor a la hora de ser aplicadas en Ciencias Exactas que en las Humanísticas, y que miden principalmente resultados, ya que no se explicita cómo arribó el alumno a elegir dicha respuesta. Puede ser que su comprensión del tema sea amplio, pero lo “pensó de otro modo” tal vez también justificado, pero si eligió mal, y al no permitírsele argumentar su respuesta, ésta resultará errónea. En las que se debe dar respuestas, éstas deben ser breves.<br />Si bien las pruebas objetivas se corrigen más rápidamente; prepararlas bien, requiere de mucho mayor tiempo, pues debe evitarse la adivinación, y ser acordes los ítems con los objetivos a evaluar.<br />Las consignas de las pruebas objetivas deben ser claras, con frases cortas, evitando la ambigüedad, explicitando el propósito de la prueba, el tiempo disponible y el modo de responder. La respuesta de un ítem debe ser independiente de la respuesta de otro ítem. Deben estar dispuestos agrupados por tipo, por ejemplo: todos los de opción múltiple por un lado, las pruebas de ensayo, por otro, los complejos por el otro, etcétera.<br />La dificultad de los ítems debe ser progresiva, para evitar que desde el principio algunos se frustren, y no puedan continuar.<br />Los ítems verdadero-falsos son fáciles de construir y facilitan un rápido muestreo, y pueden no limitarse a información repetitiva, sino que suelen incluir interpretación. La parte sustancial que hace que un enunciado sea correcto o no, debe consignarse al final, y la verdad o falsedad no debe ser manifiesta. En general hay que evitar que los enunciados contengan las siguientes palabras: “todos”, “siempre” o “nunca”, pues se intuyen como falsos, mientras que “algunos”, “en general” o “a menudo”, se captan como verdaderos. Si los enunciados son menos de 20, no deben ser exactamente 10 verdaderos y 10 falsos, y el orden en que se dispongan, debe ser azaroso.<br />En las preguntas de elección múltiple por lo común las posibilidades de elección son cnco, para evitar que se adivine.<br />Pruebas de ensayo<br />Publicado por Hilda Fingermann el 30 de Julio de 2010 a las 08:33 pm<br />Las pruebas de ensayo son evaluaciones escritas donde el alumno es indagado a través de preguntas o pedido de explicaciones sobre un tema, o se le plantea un problema, para que no exponga sus conocimientos teóricos solamente, sino que los organice, ejemplifique, explicite sus consecuencias, compare puntos de vista, seleccione la solución más acertada y [...]<br />Las pruebas de ensayo son evaluaciones escritas donde el alumno es indagado a través de preguntas o pedido de explicaciones sobre un tema, o se le plantea un problema, para que no exponga sus conocimientos teóricos solamente, sino que los organice, ejemplifique, explicite sus consecuencias, compare puntos de vista, seleccione la solución más acertada y la justifique, efectúe críticas fundadas, entre otras actividades.<br />En estas pruebas se requieren preguntas cortas, claras y directas, y no dejar tanta libertad al estudiante que se conviertan sus respuestas en adivinación del objetivo requerido. Las respuestas se respaldan en la teoría.<br />El evaluador al preparar el examen debe prever las posibles respuestas de acuerdo al nivel del grupo, y el tiempo que les demandará las respuestas.<br />En las respuestas hay libertad para contestar, pero debe consignarse hasta qué grado. Requieren una gran capacidad de interpretación, de elaboración y de comunicación escrita del alumno. Se las critica pues también existe mucha libertad a la hora de asignarles un puntaje por parte del evaluador, ya que las respuestas no son precisas sino que pueden haber una gran cantidad de variables de acuerdo a cómo encaró la respuesta el educando.<br />A la hora de evaluarlas se toman en cuenta si las afirmaciones hechas resultan pertinentes, si se han consignado u omitido aspectos trascendentes, falta de razonamiento que lleva a concusiones equivocadas, o razonamiento apropiado que arriba a una conclusión válida, buena o mala redacción, etcétera.<br />Son ejemplos de preguntas incluidas en una prueba de ensayo sobre el tema Revolución Francesa:<br />1. Explique por qué pudo darse la Revolución Francesa en ese contexto histórico.2. Aplique las ideas iluministas al ideario revolucionario, clasificando las distintas corrientes de pensamiento.3. De ejemplos (tres) en la historia de la humanidad donde los principios defendidos fueron violentados explicando por qué no existió reacción en ese contexto.4. Compara las ideas de absolutistas y liberales, explicando las consecuencias de cada régimen, sus ventajas, desventajas, perfil de sus adherentes y efectos prácticos. Puedes organizarlo en forma de cuadro.<br />5. Qué similitudes y diferencias existieron entre la Revolución Norteamericana, la Francesa y la de Mayo de 1810?<br />Pueden también darse a analizar historietas o justificar la aplicación de ciertos métodos en la resolución de una problemática. En definitiva, supone realizar tareas interpretativas que pongan en juego fundamentalmente contenidos procedimentales y actitudinales, desde los contenidos conceptuales, que si bien los deben tener, solo constituyen el marco teórico en los que fundamentar sus respuestas, y no la respuesta en sí misma.<br />

×