ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE PUEDE SER YO

292 views
178 views

Published on

Somos seres humanos proclives a la equivocación, al error, eso es normal, está en nuestro cotidiano, incluido nuestro trabajo, es parte de la vida. Si el error es leve, pasajero, el asunto termina con una disculpa, o un castigo simple de llamado de atención, un jalón de orejas cuando somos niños.
Sin embargo, el tema, se hace serio, cuando el error, tiene efectos, profundos, no importa que sea pasajero, si esto conlleva dolor y maltrato excesivo. El error es mucho más grave, cuando las consecuencias son prolongadas, permanentes hasta eternas. En estos casos el resarcimiento tiene que ser claro, contundente, oportuno, nunca tardío.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
292
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE PUEDE SER YO

  1. 1. ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE SERÉ YO . . Agustín Zúñiga Página 1 ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE SERÉ YO Las equivocaciones son parte de la vida Somos seres humanos proclives a la equivocación, al error, eso es normal, está en nuestro cotidiano, incluido nuestro trabajo, es parte de la vida. Si el error es leve, pasajero, el asunto termina con una disculpa, o un castigo simple de llamado de atención, un jalón de orejas cuando somos niños. Sin embargo, el tema, se hace serio, cuando el error, tiene efectos, profundos, no importa que sea pasajero, si esto conlleva dolor y maltrato excesivo. El error es mucho más grave, cuando las consecuencias son prolongadas, permanentes hasta eternas. En estos casos el resarcimiento tiene que ser claro, contundente, oportuno, nunca tardío. La cultura del espectáculo, de la banalización de la dignidad Cuando la equivocación mella lo más valioso de una persona, su dignidad, su nombre, y lo hace públicamente entonces, ese error no puede dejarse pasar por alto, ni solo merecer una disculpa privada. Eso es lo que ocurre con la prensa (la mala prensa y la que abunda, lamentablemente), que cuando comete un error, la reparación es lenta, pobre y hasta inexistente. Los periodistas (los malos lo que abunda) agentes de la noticia prefieren el
  2. 2. ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE SERÉ YO . . Agustín Zúñiga Página 2 rating, el escándalo, sin antes efectuar la validación, verificación, evaluación, es decir sin investigar el hecho. Su análisis es simple: “si los otros medios van a sacar la noticia, sin investigar, mejor lo lanzo yo y soy el primero”, que les importa si fue mentira, si ensució el nombre de alguien, sobre todo si se trata de nombre poco conocido, ni es un gran empresario, o reconocido político. Para la prensa amarilla, la noticia escandalosa pesa más que el valor de la persona. Lo digo en forma genérica, porque esa es el accionar denominado normal de la prensa, es “la cultura del espectáculo, del todo vale frente al rating, del desprecio por la verdad, de la banalización de la dignidad”, del simplismo irreflexivo que “lo que manda es el mercado, eso le gusta a la gente”, “si no te gusta cambia de canal”. Muchos dejamos pasar esa situación porque finalmente se trata del espectáculo. Pero no es así, sutilmente se grava en nuestro inconsciente, el irrespeto por la verdad, y termina invadiendo también a las instituciones rectoras de justicia e investigación. Tal como son las fuerzas policiales y en poder judicial. Y, es ahí cuando la confianza se pierde y se socaba la sociedad, ya no es el periodista del ampay, de Magaly, ahora es el Estado, representado por las FFPP. Comente el mismo error, no la cotejan, ni la evalúan, lo lanzan en alianza con los medios de comunicación. Una colusión de irresponsabilidades. La cultura de la solidaridad Cuando estos acontecimientos ocurren con un desconocido, lo pasamos por alto, nos interesamos un momento, para saciar nuestra curiosidad, y seguimos la vida. No solemos ponernos en la persona afectada, sino hasta cuando el agraviado es conocido nuestro, un amigo, y peor si es nuestra familia, nuestro hermano, padre o hijo. Allí es cuando la herida es grande dolorosa, y la impotencia se acrecienta, cuando tienes al frente a los monstruos, de la prensa del escándalo, irresponsables, y a autoridades, débiles, irresponsables, apresuradas. Aquí me viene a la memoria el poema de Bertolt Brecht, (pero en realidad el autor es el también alemán: Gustav Niemoller (1939), que nos dice que, “si
  3. 3. ME SOLIDARIZO PORQUE EL SIGUIENTE SERÉ YO . . Agustín Zúñiga Página 3 no nos solidarizamos con el afectado por estos abusos hoy, … no habrá quién lo haga por ti, cuando seas tú el siguiente afectado”. Cuando los nazis vinieron por los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar. La Pluma del Viento Lima, 16 de marzo de 2014

×