Carta a mi hijo

7,565 views
7,040 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
7,565
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Carta a mi hijo

  1. 1. Algunos se preguntaran para qué escribir una carta a un hijo muerto y después publicarla. Pues bien, tan sólo deseo que otros lean unas líneas en homenaje a la alegría más grande de mi vida, mi hijo Darío. Que el mundo entero, si es posible, sepa cuánto lo amo y lo extraño. También ésta es una manera de decir que he logrado superar la depresión, que a pesar de todo, han vuelto a mí las ganas de vivir. No ha sido fácil, de hecho ha sido tan difícil, que por momentos creí que me hundiría en la tristeza y desolación. Pero hoy, quiero gritar a los cuatro vientos ¡lo logré!. Poco a poco, pedazo a pedazo he vuelto, estoy aquí, existo y soy feliz. Por otro lado, no quiero dejar de mencionar que como persona aprendí que en el proceso de duelo las personas viven diferentes etapas, en donde muchos sentimientos encontrados aparecen para ayudar a superar la pérdida del ser querido. Nunca imaginé que algún día aprendería la lección en carne propia y aunque al principio la experiencia, me producía una tremenda rabia, ahora sé que me ayudó a ser más fuerte y mejor. Ante la muerte, nació en mí una necesidad de ayudar a quienes viven o están por vivir la pérdida de un hijo. Y aunque aún no estoy preparado para enfrentarme a ello, estoy seguro que algún día mi experiencia, como hombre, pero sobre todo como "padre despojado" de un hijo, servirá por lo menos de consuelo para que otros padres y otras madres sepan que no están solos y que el tiempo es nuestro mejor aliado. Durante muchos meses me he preguntado por qué a pesar de la libertad de expresión existen tantos misterios y silencios con respecto a la muerte. A muchos de nosotros nunca nadie nos habló de ella y aunque nos está rondando todo el tiempo, todos parecen no mirarla; no quieren conocerla y dándole la espalda, pretenden que nunca llegará, o al menos no a mí, no a los míos. Crecemos creyendo que sólo enterraremos a los viejos, a esos ancianos que después de toda una vida de años y años, piden por fin descanso. Quién sabe, tal vez en el fondo todos tenemos miedo de morir y por eso nunca hablamos de ello, lo vemos como algo muy lejano. O tal vez no es que tengamos miedo de morir, sino más bien miedo de sentir dolor, no del cuerpo, sino del alma y del corazón. Ese dolor que se hunde en el pecho ante la muerte de nuestro ser más preciado. Y así, es que se vuelve casi insoportable tener que aceptar que un hijo muera. Nadie me dijo nunca qué hacer ante un hecho tan duro y desolador. ¿Por qué callar?, ¿Por qué evitar tocar un tema así?. No sé, tal vez si alguien me hubiera hablado de lo que se siente llevar en los hombros un ataúd con el cuerpo de tu hijo en el, me hubiera ayudado un poco. Pero la realidad es que la mayoría de las personas evitan hablar de "cosas tristes" y nunca se han detenido a pensar lo cruel que resulta para otros esa actitud. Si habláramos al respecto, tal vez no lograríamos aminorar el dolor que se siente ante la pérdida, pero por lo menos habría un más claro entendimiento; la experiencia no parecería tan inaudita. Creo que tendríamos más herramientas para darle la cara a la muerte.
  2. 2. Yo no supe qué hacer, mi mundo se derrumbó en tan sólo un instante; mi vida estaba envuelta en la desesperación y la melancolía. Tuve que asirme de algunos libros. Y tuve que aprender a ser fuerte, mucho muy fuerte para poder salir del hoyo negro, obscuro y frío en el que mi vida entera estaba inmersa. Con mucho esfuerzo y pasando días y noches sin consuelo he podido llegar a donde estoy y he logrado escribir estas líneas a mi amado hijo: Darío: Hoy desperté pensando en ti. Te extraño mucho, así que suelo cerrar los ojos para recordar tu cara y tus manos; me gusta recordar aquéllos momentos cuando regresabas a casa cansado del trabajo, me dabas un abrazo y te sentabas a mi lado cinco minutos, antes de ducharte y prepararte para el siguiente día. Ya han pasado 6 meses y desde tu partida, tu muerte mi amor, me dejó un profundo vacío, un hueco que seguramente dejaste para que nunca te olvide. Pero no te preocupes hijo, mi alma y la tuya estarán unidas por siempre. Y es que cada vez que miro al cielo, siento tu presencia y sé que me escuchas y me das aliento para seguir adelante. Es así Darío como he podido sobrevivir, pensando en ti, creyendo que mi felicidad es tu felicidad. Aún no puedo decirte que el dolor ya pasó - quizá nunca pase - pero al menos la desesperanza y la angustia van siendo menos conforme el tiempo se lleva los días, las semanas y los meses. No ha sido fácil, pero cuando recuerdo aquella película que tanto me gustó, "Más allá de los Sueños", miro hacia adelante, haciendo todo lo posible para que no me veas triste. Quiero que te sientas orgulloso de tener un padre fuerte, que no se da por vencido. Por que quiero que sepas hijo, que el final es sólo el principio y que tengo la esperanza de que después de esta vida existe algo más para finalmente estar juntos. Mientras tanto, acompáñame siempre y dame la fortaleza necesaria para seguir luchando. Siempre te llevaré muy cerca de mi corazón para que nunca olvides cuánto te amo. Y donde quiera que estés aguarda mi llegada, porque estoy seguro que algún día podré verte sonreír, podré sentir tus abrazos y podré acariciarte, mimarte y decirte todas esas palabras de amor que en esta vida no fui capaz de compartir contigo. Porque al final, estaremos juntos por siempre. CON AMOR, TU PADRE...

×