Los Papalagi

8,115 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
8,115
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6,850
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los Papalagi

  1. 1. LA TRIBU DE LOS PAPALAGI 1. Compara las prendas de vestir de los Papalagi con las nuestras. Busca el parecido entre las suyas y las nuestras 2. ¿Qué opinan los Papalagi de la carne? 3. ¿Qué opina el autor del texto de la moral de los Papalagi, le parece bien? 4. ¿Qué te parece a ti la moral de los Papalagi? 5. ¿En qué continente situarías a los Papalagi, cómo crees que vivirán? La carne es pecado, esto es lo que los Papalagi dicen, porque para ellos sólo el espíritu cuenta. El brazo que se alza a la luz del sol para lanzar un venablo... es una flecha de pecado. El pecho al que las olas del aire envuelven, es una casa donde el pecado vive. Y con toda seguridad, aquellas partes del cuerpo dedicadas a hacer nueva gente y a deleitar al mundo con ellas ¡están llenas de pecado! Todo lo que se considera carne es pecado. Hay un veneno viviendo dentro de cada músculo, un veneno traidor que salta de una persona a otra. Aquellos que miran la carne absorben el veneno, son heridos por él y se convierten en seres tan depravados como los que la estaban enseñando. Esto es lo que la sagrada moral de los Papalagi nos dice. ¡Oíd cuán pesadas cargas lleva un solo Papalagi en su cuerpo! Para empezar, el cuerpo desnudo se envuelve con una piel blanca y gruesa, hecha de las fibras de una planta, y llamada sobrepiel. Se lanza arriba al aire, y luego se deja caer deslizándola hacia abajo por la cabeza, el pecho por encima de los brazos hasta las caderas. De abajo arriba, desde las piernas y caderas hasta el ombligo, se lleva otra de estas sobrepieles. Estas dos pieles están cubiertas por una tercera que es más gruesa. Una piel tejida con los pelos lanosos de un animal de cuatro patas, especialmente criado para este propósito. Esto es el verdadero taparrabos. Las tres partes están unidas por conchas y cuerdas hechas con savia seca del árbol del caucho, por eso dan la impresión de ser una sola pieza. Normalmente este taparrabos tiene el tono gris de la laguna durante el húmedo monzón. No puede ser nunca totalmente de colores; como máximo la parte media y entonces sólo la lleva la gente que tiene mala reputación y a la que le gusta perseguir al otro sexo. Finalmente, alrededor de los pies se atan una piel tan moldeable como recia. Normalmente la piel suave es elástica y se moldea bien a la forma del pie, pero la dura no lo hace en absoluto. Están hechas de gruesos pellejos de animal que han sido puestos en remojo, desollados con navaja, golpeados y colgados al sol tanto tiempo que se han endurecido y curtido. Usando esto, los Papalagi construyen una especie de canoa con los lados altos, lo suficientemente grande para que el pie se ajuste. Una canoa para el pie izquierdo y otra para el derecho. Estos pequeños "pies barcos" están sujetos alrededor de los tobillos con cuerdas y garfios para contener el pie dentro de una fuerte cápsula, como el caracol en su concha. Los Papalagi llevan estas pieles desde el amanecer hasta el ocaso; los llevan incluso de viaje y cuando bailan; los llevan incluso cuando hace tanto calor como antes de una tormenta de lluvia tropical. Sólo por la noche, cuando el Papalagi va a la cama, se quita de verdad todos sus taparrabos, aunque sólo para reemplazarlos inmediatamente por otro que se abre por la parte de abajo y deja los pies desnudos. Por la noche usualmente las mujeres y muchachas llevan una tela que tiene preciosos bordados en el cuello, aunque rara vez se muestran mientras la llevan. Tan pronto como el Papalagi yace en su estera, se cubre hasta el cuello con las plumas del estómago de un gran pájaro, envueltas por una enorme pieza de tela que impide que vuelen esparciéndose.

×