Your SlideShare is downloading. ×
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Subsidio 50 años del Concilio Vaticano II

2,531

Published on

En el año de la Fe!

En el año de la Fe!

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,531
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
188
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 Año de la fe
  • 2. Indice1 Fuerza renovada para modelar el futuro, el Papa Pag. 3 sobre el Vaticano II2 Recordando a Pablo VI en el 50° aniversario del Pag. 6 Vaticano3 El Concilio Vaticano II, a cincuenta años Pag. 154 Vaticano II. Contenido. Pag. 245 El Concilio Vaticano II, hoy Pag. 316 Reflexiones y datos Pag. 377 EL Concilio y la importancia de contar con un Pag. 43 Magisterio8 A 50 años del Vaticano II: luces y urgentes desafíos Pag. 489 La herencia del Concilio Vaticano II Pag. 54 2 Año de la fe
  • 3. 1.- Fuerza renovada para modelar el futuro, habla el Papa sobre el Vaticano II(RV).- El texto inédito de Su Santidad Benedicto XVI del Especial del Osservatore Romano, este 11de octubre, en el marco del 50ª aniversario del Concilio Ecuménico Vaticano II, e inicio del Año dela Fe, escrito por el Sucesor de Pedro en Castelgandolfo, en la fiesta del santo obispo Eusebio diVercelli, 2 de agosto de 2012:«Fue un día espléndido aquel 11 de octubre de 1962, en el que, con el ingreso solemne de más de dos mil padres conciliares en la basílica de San Pedro en Roma, se inauguró el concilio Vaticano II. En 1931 Pío XI había dedicado este día a la fiesta de la Divina Maternidad de María, para conmemorar que 1500 años antes, en 431, el concilio de Éfeso había reconocido solemnemente a María ese título, con el fin de expresar así la unión indisoluble de Dios y del hombre en Cristo. El Papa Juan XXIII había fijado para ese día el inicio del concilio con la intención de encomendar la gran asamblea eclesial que había convocado a la bondad maternal de María, y de anclar firmemente el trabajo del concilio en el misterio de Jesucristo. Fue emocionante ver entrar a los obispos procedentes de todo el mundo, de todos los pueblos y razas: era una imagen de la Iglesiade Jesucristo que abraza todo el mundo, en la que los pueblos de la tierra se saben unidos en supaz.Fue un momento de extraordinaria expectación. Grandes cosas debían suceder. Los conciliosanteriores habían sido convocados casi siempre para una cuestión concreta a la que debíanresponder. Esta vez no había un problema particular que resolver. Pero precisamente por estoaleteaba en el aire un sentido de expectativa general: el cristianismo, que había construido yplasmado el mundo occidental, parecía perder cada vez más su fuerza creativa. Se le veía cansado ydaba la impresión de que el futuro era decidido por otros poderes espirituales. El sentido de estapérdida del presente por parte del cristianismo, y de la tarea que ello comportaba, se compendiababien en la palabra “aggiornamento” (actualización). El cristianismo debe estar en el presente parapoder forjar el futuro. Para que pudiera volver a ser una fuerza que moldeara el futuro, Juan XXIIIhabía convocado el concilio sin indicarle problemas o programas concretos. Esta fue la grandeza y almismo tiempo la dificultad del cometido que se presentaba a la asamblea eclesial.Los distintos episcopados se presentaron sin duda al gran evento con ideas diversas. Algunosllegaron más bien con una actitud de espera ante el programa que se debía desarrollar. Fue elepiscopado del centro de Europa — Bélgica, Francia y Alemania — el que llegó con las ideas másclaras. En general, el énfasis se ponía en aspectos completamente diferentes, pero había algunasprioridades comunes. Un tema fundamental era la eclesiología, que debía profundizarse desde elpunto de vista de la historia de la salvación, trinitario y sacramental; a este se añadía la exigenciade completar la doctrina del primado del concilio Vaticano I a través de una revalorización delministerio episcopal. Un tema importante para los episcopados del centro de Europa era larenovación litúrgica, que Pío XII ya había comenzado a poner en marcha. Otro aspecto central,especialmente para el episcopado alemán, era el ecumenismo: haber sufrido juntos la persecucióndel nazismo había acercado mucho a los cristianos protestantes y a los católicos; ahora, esto sedebía comprender y llevar adelante también en el ámbito de toda la Iglesia. A eso se añadía el ciclotemático Revelación – Escritura – Tradición – Magisterio. Los franceses destacaban cada vez más eltema de la relación entre la Iglesia y el mundo moderno, es decir, el trabajo en el llamado Esquema 3 Año de la fe
  • 4. XII, del que luego nació la Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual. Aquí se tocabael punto de la verdadera expectativa del Concilio. La Iglesia, que todavía en época barroca habíaplasmado el mundo, en un sentido lato, a partir del siglo XIX había entrado de manera cada vez másvisible en una relación negativa con la edad moderna, sólo entonces plenamente iniciada. ¿Debíanpermanecer así las cosas? ¿Podía dar la Iglesia un paso positivo en la nueva era? Detrás de la vaga expresión “mundo de hoy” está la cuestión de la relación con la edad moderna. Para clarificarla era necesario definir con mayor precisión lo que era esencial y constitutivo de la era moderna. El “Esquema XIII” no lo consiguió. Aunque esta Constitución pastoral afirma muchas cosas importantes para comprender el “mundo” y da contribuciones notables a la cuestión de la ética cristiana, en este punto no logró ofrecer una aclaración sustancial. Contrariamente a lo cabría esperar, el encuentro con los grandes temas de la época moderna no se produjo en la gran Constitución pastoral, sino en dos documentos menores cuya importancia sólo se puso de relieve poco a poco con la recepción del concilio. El primeroes la Declaración sobre la libertad religiosa, solicitada y preparada con gran esmero especialmentepor el episcopado americano. La doctrina sobre la tolerancia, tal como había sido elaborada en susdetalles por Pío XII, no resultaba suficiente ante la evolución del pensamiento filosófico y laautocomprensión del Estado moderno. Se trataba de la libertad de elegir y de practicar la religión, yde la libertad de cambiarla, como derechos a las libertades fundamentales del hombre. Dadas susrazones más íntimas, esa concepción no podía ser ajena a la fe cristiana, que había entrado en elmundo con la pretensión de que el Estado no pudiera decidir sobre la verdad y no pudiera exigirningún tipo de culto. La fe cristiana reivindicaba la libertad a la convicción religiosa y a practicarlaen el culto, sin que se violara con ello el derecho del Estado en su propio ordenamiento: loscristianos rezaban por el emperador, pero no lo veneraban. Desde este punto de vista, se puedeafirmar que el cristianismo trajo al mundo con su nacimiento el principio de la libertad de religión.Sin embargo, la interpretación de este derecho a la libertad en el contexto del pensamientomoderno en cualquier caso era difícil, pues podía parecer que la versión moderna de la libertad dereligión presuponía la imposibilidad de que el hombre accediera a la verdad, y desplazaba así lareligión de su propio fundamento hacia el ámbito de lo subjetivo. Fue ciertamente providencial que,trece años después de la conclusión del concilio, el Papa Juan Pablo II llegara de un país en el quela libertad de religión era rechazada a causa del marxismo, es decir, de una forma particular defilosofía estatal moderna. El Papa procedía también de una situación parecida a la de la Iglesiaantigua, de modo que resultó nuevamente visible el íntimo ordenamiento de la fe al tema de lalibertad, sobre todo a la libertad de religión y de culto.El segundo documento que luego resultaría importante para el encuentro de la Iglesia con lamodernidad nació casi por casualidad, y creció en varios estratos. Me refiero a la Declaración“Nostra aetate” sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas. Inicialmente setenía la intención de preparar una declaración sobre las relaciones entre la Iglesia y el judaísmo,texto que resultaba intrínsecamente necesario después de los horrores de la Shoah. Los padresconciliares de los países árabes no se opusieron a ese texto, pero explicaron que, si se quería hablardel judaísmo, también se debía hablar del islam. Hasta qué punto tenían razón al respecto, lohemos ido comprendiendo en Occidente sólo poco a poco. Por último, creció la intuición de que era 4 Año de la fe
  • 5. justo hablar también de otras dos grandes religiones — el hinduismo y el budismo —, así como deltema de la religión en general. A eso se añadió luego espontáneamente una breve instrucción sobreel diálogo y la colaboración con las religiones, cuyos valores espirituales, morales y socioculturalesdebían ser reconocidos, conservados y desarrollados (n. 2). Así, en un documento preciso yextraordinariamente denso, se inauguró un tema cuya importancia todavía no era previsible enaquel momento. La tarea que ello implica, el esfuerzo que es necesario hacer aún para distinguir,clarificar y comprender, resulta cadavez más patente. En el proceso derecepción activa poco a poco se fueviendo también una debilidad deeste texto de por sí extraordinario:habla de las religiones sólo de un modopositivo, ignorando las formasenfermizas y distorsionadas dereligión, que desde el punto de vistahistórico y teológico tienen un granalcance; por eso la fe cristiana hasido muy crítica desde el principiorespecto a la religión, tanto hacia elinterior como hacia el exterior.Mientras que al comienzo delconcilio habían prevalecido los episcopados del centro deEuropa con sus teólogos, en el curso de las fases conciliares se amplió cada vez más el radio deltrabajo y de la responsabilidad común. Los obispos se consideraban aprendices en la escuela delEspíritu Santo y en la escuela de la colaboración recíproca, pero lo hacían como servidores de laPalabra de Dios, que vivían y actuaban en la fe. Los padres conciliares no podían y no querían crearuna Iglesia nueva, diversa. No tenían ni el mandato ni el encargo de hacerlo. Eran padres delConcilio con una voz y un derecho de decisión sólo en cuanto obispos, es decir, en virtud delSacramento y en la Iglesia del Sacramento. Por eso no podían y no querían crear una fe distinta ouna Iglesia nueva, sino comprenderlas de modo más profundo y, por consiguiente, realmente“renovarlas”. Por eso una hermenéutica de la ruptura es absurda, contraria al espíritu y a lavoluntad de los padres conciliares.En el cardenal Frings tuve un “padre” que vivió de modo ejemplar este espíritu del Concilio. Era unhombre de gran apertura y amplitud de miras, pero sabía también que sólo la fe permite salir al airelibre, al espacio que queda vedado al espíritu positivista. Esta es la visión a la que quería servir conel mandato recibido a través del Sacramento de la ordenación episcopal. No puedo menos queestarle siempre agradecido por haberme llevado a mí — el profesor más joven de la Facultadteológica católica de la universidad de Bonn — como su consultor a la gran asamblea de la Iglesia,permitiéndome frecuentar esa escuela y recorrer desde dentro el camino del concilio. En estevolumen se han recogido varios escritos con los cuales, en esa escuela, he pedido la palabra.Peticiones de palabra totalmente fragmentarias, en las que se refleja también el proceso deaprendizaje que el concilio y su recepción han significado y significan aún para mí. Espero que estasdiversas contribuciones, con todos sus límites, puedan ayudar en su conjunto a comprender mejor elconcilio y a traducirlo en una justa vida eclesial. Agradezco de corazón al arzobispo Gerhard LudwigMüller y a sus colaboradores del Institut Papst Benedikt XVI. el extraordinario empeño que hanpuesto para la realización de este volumen».Castelgandolfo, en la fiesta del santo obispo Eusebio di Vercelli,2 de agosto de 2012Traducción: LOsservatore Romano (PLJR - Radio Vaticano) 5 Año de la fe
  • 6. 2.- Recordando a Pablo VI en el 50° aniversario del Vaticano II Un camino que sigue abierto EDUARDO DE LA HERA BUEDO Delegado de Ecumenismo de la Diócesis de PalenciaINTRODUCCIÓNEn la ciudad de Brescia (en el norte de Italia) se encuentra el Instituto Pablo VI, un centro derecogida de datos sobre la persona del papa Montini. En Brescia se respiran aires montinianos portodas partes. Brescia, como se sabe, es la patria norteña de Pablo VI, donde él nació y recibió suformación juvenil. Aunque, para ser más exactos, él nació a ocho kilómetros de Brescia, en elpueblo de veraneo de sus padres, Concesio.Pues bien, a la ciudad de Brescia se dirigía, el domingo 8 de noviembre de 2009, el papa BenedictoXVI para honrar la figura de este gran Papa que fueGiovanni Battista Montini.En la plaza llamada así, de ‘Pablo VI’, en el atrio dela catedral, bajo una lluvia intensa y un cielo gris, elpapa Ratzinger, a quien precisamente Montini ensu momento había ordenado obispo, se refirió a élcomo un “apasionado de la Iglesia”.Es verdad. Si por algo se puede resumir la vida de PabloVI, es por esto mismo: por haber sido “un apasionado dela Iglesia”. Recogía en este contexto Benedicto XVIuna cita del propio papa Montini: “Podría decir quesiempre he amado a la Iglesia (...), y que por ella, nopor otra cosa, me parece haber vivido. Pero quisiera quela Iglesia lo supiera”1.“¿Qué se puede añadir a palabras tan altas e intensas?”,decía el papa Ratzinger en Brescia. “Solo quisierasubrayar esta última visión de la Iglesia pobre y libre(...)”, añadía el Papa actual.decía también: “Pablo VI dedicó todas sus energías alservicio de la Iglesia, siendo lo más conforme posible asu Señor Jesucristo, de modo que, al encontrarla, elhombre contemporáneo pudiera encontrar a Jesús,porque de Él tiene necesidad absoluta”2.Conciencia, renovación, diálogo: estas son las tres palabras claves, elegidas por Pablo VI paraexpresar sus “pensamientos dominantes” -como él los define- al comenzar su ministerio.Desde el comienzo de su ministerio, Pablo VI sentó ya las bases de lo que quería para la Iglesia:conciencia, renovación y diálogo. Cuando nos disponemos a celebrar el cincuentenario de laapertura del Concilio Vaticano II, cuyas sesiones él mismo continuó tras la muerte de Juan XXIII,recordaremos aquí su figura y revisaremos hasta qué punto se ha cumplido o no esa triple propuestasuya a lo largo del último medio siglo de andadura eclesial.Las tres palabras tienen que ver con la Iglesia: toma de conciencia de lo que ya es la Iglesia (y de loque está llamada a ser con más empeño); renovación y reforma permanentes, promovidas por elConcilio (en el que él tuvo desde el principio de su ministerio puestos los ojos); y diálogo {ad intra yad extra) o “coloquio”, tal y como él llama al diálogo. La palabra “coloquio” introduce un matizfamiliar y cercano, importante, porque es muy difícil dialogar desde fuera.Estos son, precisamente, los tres grandes capítulos de la encíclica Ecclesiam Suam, su primeraencíclica programática, aparecida en el Ferragosto romano de 1964, con un tema único: los“caminos de la Iglesia”3. Y estas son, también, las tres grandes líneas de fuerza que compendian elprimer gran discurso que el papa Montini dirige a la asamblea conciliar (y al mundo entero) en la 6 Año de la fe
  • 7. solemne apertura de la segunda sesión del Vaticano II, casi un año antes de que apareciera laencíclica. El documento papal ve la luz un 6 de agosto de 1964. Y la apertura de la segunda sesiónconciliar fue un 29 de septiembre de 1963 (casi un año antes). Se pueden poner en paralelo para verlas coincidencias, no casuales, entre la encíclica y el trascendental discurso de apertura de lasegunda sesión del Concilio, solo tres meses después de la elección de Montini como papa4. Todo unprograma pastoral.En torno a estos tres quicios (conciencia de lo que está llamada a ser la Iglesia, renovación ydiálogo) quisiera yo que girara este Pliego de Vida Nueva. ¿En qué momento de estas tres grandespropuestas (“conciencia eclesial”, “renovación o reforma eclesiales” y “diálogo ad intra y ad extra”nos encontramos hoy día? ¿Qué tareas, a mi juicio, quedan pendientes todavía después del VaticanoII?TOMAR CONCIENCIA DE LO QUE ESTÁ LLAMADA A SER LA IGLESIA La Ecclesiam Suam (1964) se subtitula así: Los caminos de la Iglesia. Más exactamente: Sobre los caminos que la Iglesia católica debe seguir en la actualidad para cumplir su misión. Esto de los “caminos” a Pablo VI le gustaba mucho, puesto que su visión del hombre, su concepción humanista, era la misma de Gabriel Marcel (y de otros muchos pensadores del momento): el ser humano lo es en tanto que “caminante” (homo viator). Así pues, ¿cuáles son los caminos de la Iglesia? ¿A qué está llamada la Iglesia por voluntad de Cristo? ¿Qué se espera de ella? ¿Hacía qué metas debe tender, si quiere ser fiel a su Maestro y Señor? ¿Qué caminos debe recorrer, sin apearse ni un segundo? La Iglesia está llamada a ser una familia: el “Pueblo del encuentro” Una familia se construye por la comunión fraterna, por elencuentro gozoso de todos sus miembros en un mismo pueblo o una misma congregado. La familiade Jesucristo se construye por la aceptación de la Palabra de Dios, por compartir unos mismossacramentos (y muy especialmente la Eucaristía), y por obedecer a aquellos pastores que Cristo hapuesto al frente de su grey.La Iglesia está llamada a ser un Pueblo del encuentro. Es el nuevo Pueblo de Dios en continuidadcon el Pueblo de Israel. Pueblo elegido. Pueblo de la alianza. Pueblo de los grandes destinos. No esque Pablo VI se prodigue demasiado en utilizar la imagen bíblica del “Pueblo de Dios”. Al menos, enla Ecclesiam Suam no aparece apenas, pero sí aparece el término bíblico congregatio (ES, 24). Y,sobre todo, aparece, “cuerpo de Cristo”. Y aunque en el n. 38 de la encíclica hace alusión de paso ala Iglesia como Pueblo de Dios, fue sobre todo el Vaticano II el que, en Lumen Gentium -como essabido- empleó más esta imagen de la Iglesia como Pueblo: pueblo del éxodo, pueblo peregrino,pueblo del encuentro entre todos los ciudadanos del Reino de Dios, plebs Dei, según lo que dice la Primera carta de Pedro: “Los que antes erais no pueblo, sois ahora pueblo de Dios...” (1 Pe 2,10). El Pueblo de Dios es uno. Pastores y fieles pertenecen a la misma familia. No hay compartimentos estancos en esta comunidad o familia llamada Iglesia. Pablo VI insistía mucho en lo que él llamaba el senso della Chiesa, que no es otro que el sentido de pertenencia a la misma familia. Pastores y fieles, dentro de un mismo e idéntico Pueblo, deben sentirse corresponsables. En una palabra, vivir la comunión eclesial es una exigencia que toca a todos: a la jerarquía y al laicado5. Después de que, una vez votada en el aula conciliar, se aprueba la Lumen Gentium, Pablo VI empleará el título de Pueblo de Dios referido a la Iglesia con bastante profusión. No antes, para no influir en los padres conciliares. Así pues, en la Iglesia, los términos “pueblo del encuentro”, 7 Año de la fe
  • 8. “congregatio”, “familia”, “comunión” le son familiares a Pablo VI. La palabra “encuentro” legustaba mucho y la usaba ampliamente y en diversas direcciones:Encuentro de la Iglesia, nuevo Pueblo de Dios, con el Pueblo de la antigua Alianza, el Pueblo judío.La Iglesia se ve a sí misma en línea de continuidad con el Pueblo de Israel.San Pablo hablará del “nuevo Israel”(cf. Flp 3, 5; Ef 2,12; Rm 9, 6.31). Cristo, derribando fronteras, “ha hecho de los dos pueblos unosolo” (Ef 2,14). Pienso que, en el capítulo este de las relaciones Iglesia-Pueblo de Israel se haprofundizado bastante en los últimos años. A pesar de los altibajos en el diálogo interreligioso conlos judíos, sin embargo, hemos llegado a niveles importantes de relación y compenetración. A PabloVI se deben algunas de las primeras aproximaciones en el diálogo interreligioso con los judíos6.Los cristianos, discípulos del Señor, viven un encuentro entre sí y con sus pastores. Unas Iglesiasparticulares se encuentran con otras. Y todas, con la Sede de Pedro. Dice Lumen Gentium: “Dentro de la comunión eclesial, existen legítimamente las Iglesias particulares con sus propias tradiciones, sin quitar nada al primado de la Sede de Pedro. Este preside toda la comunidad de amor, defiende las diferencias legítimas y, al mismo tiempo, se preocupa de que las particularidades no solo no perjudiquen a la unidad, sino que más bien la favorezcan” (LG, 13). Todos realizamos, en comunión, encuentro profundo con Cristo Jesús, Maestro y Señor, único Pastor y ‘Episcopus plebis Dei’, como proclama bellamente el mosaico del arco quesepara el presbiterio del resto del templo en la basílica de Santa María Maggiore de Roma (siglo V).Por eso, el leitmotiv que, en su primera parte, repite constantemente la encíclica Ecclesiam Suames este: “Iglesia, únete más a Cristo; redobla tu fidelidad a Él. Así es como podrás profundizarmejor en el conocimiento de ti misma”.Llamada a ser “comunión de vida”Este descubrimiento del misterio de Cristo en el corazón de la Iglesia conduce a descubrir quetambién la Iglesia “es misterio”. Es precisamente “misterio de comunión y de unidad”.La comunión en la Iglesia es ya una realidad, pero también es un reto, un permanente desafío,sobre todo frente a la división.Hoy, como entonces, existe ese resquebrajamiento en el interior de la propia Iglesia católica, ytodavía no disfrutamos de la perfecta unidad de comunión entre todas las otras Iglesias cristianas.El papa Montini partía teológicamente del único Maestro y Señor; de la única cabeza que da unidadal cuerpo (cf. LG, 7); de la única cepa de cuya comunión viven los sarmientos de la vid (cf. Jn 15,1-5; LG, 6), para llevarnos después a descubrir la unidad de la Iglesia. Una Iglesia diversa en susmiembros, de estilos variados, aunque en armonía y compenetración por el amor.Las consecuencias de este proceso, llamado “cristocéntrico”, me parecen trascendentales para elcamino hacia la unidad de los cristianos y para una labor de profundización en la comunión eclesial,tan necesaria hoy en todos los ámbitos y manifestaciones de la Iglesia católica.Es verdad que la “comunión” no está reñida con la “diversidad”, siempre que esta no sirva depretexto para introducir serias fisuras y divisiones en el Cuerpo de Cristo. Claro, que la llamada a la“comunión” tampoco debe servir para imponer una sola voz, una misma sensibilidad y una ausenciade diálogo en todo aquello que sea opinable y objeto de debate. Mucho menos, para volver a lavieja tentación del “ordeno y mando”.Si los cristianos (tanto los católicos entre sí como en sus relaciones con los otros cristianos, aún “noen perfecta comunión”) encuentran en el misterio de Cristo la raíz de su comunión, tendrán quehacer un esfuerzo por remitirlo todo a Él. Este razonamiento evita un “eclesiocentrismo” exageradoy, por supuesto, una excesiva e imperiosa polarización centrista en la Iglesia católica romana, comovm 8 Año de la fe
  • 9. existió en otros tiempos. Es, precisamente, en Cristo -o sea, en la unión de los miembros a lacabeza y de los sarmientos a la vid- donde los cristianos encontrarán la unidad plena de comunión,que urgentemente necesitan, para testimoniar el Evangelio. Pero siempre -insisto- con la miradapuesta en Cristo y no en los “intereses” de ninguna de las Iglesias cristianas, que, como diceChristian Duquoc, siempre serán “Iglesias provisionales”7.Le parecía a Pablo VI que, si se buscaba “un concepto o definición más pleno de Iglesia” -primerobjetivo que él trazó para el Concilio-, se habría dado un paso importante de cara a la unidad de loscristianos. Y él lo encontró en lo de Ecclesia, communio (“Iglesia, comunión”).Pero, con esta definición de Iglesia, no solo se habrían dado pasos hacia la unidad tan urgente de loscristianos, “para que el mundo crea” (Jn 17, 21); sino que también -le parecía al Papase habrían cambiado la óptica y el punto de mira de la Iglesia en su relación con la sociedad y el mundo. Nunca más una Iglesia de condenas o anatemas, sino una Iglesia fiel a Cristo, testimoniándole a Él en el día a día. Y también una Iglesia comprensiva, misericordiosa, dialogante con el mundo de su tiempo. Esta “comunión fraterna”, según Pablo VI, hay que irla trabajando en los siguientes niveles de Iglesia: En primer lugar, entre los propios fieles, en el seno de cada una de las Iglesias. La Iglesia es comunión de fieles, encuentro de hermanos. En segundo lugar, entre las Iglesias particulareso locales. La Iglesia es una comunión de las Iglesias esparcidas por el mundo (y habrá que hacercomunión o encuentro, primero y ante todo, con las que están más cerca). De tal manera quedebemos tomar conciencia de la Iglesia universal a partir de las Iglesias locales en las que cada unovive su fe. Porque, efectivamente, “las Iglesias particulares están formadas a imagen de la Iglesiauniversal”. Y solo “en ellas y a partir de ellas existe la Iglesia católica, una y única” (LG III, 23).En tercer lugar, la comunión fraterna se realiza en la comunión de los obispos entre sí, y con elObispo de Roma. La Iglesia es una comunión de obispos. De aquí surge la colegialidad y lasinodalidad (aspectos en los que, a mi juicio, se debe seguir profundizando y yendo cada vez máslejos). Hacer caminos juntos: esto es precisamente la sinodalidad. El papa Juan Pabloen la encíclica Ut Unum Sint, decía que el “obispo de Roma pertenece a su colegio [al colegio de losobispos] y ellos son sus hermanos en el ministerio” y “lo que afecta a la unidad de todas lascomunidades cristianas forma parte obviamente del ámbito de preocupaciones del primado” (UUS,95). Añadía: “Estoy convencido de tener al respecto una responsabilidad particular, sobre todo alconstatar la aspiración ecuménica de la mayor parte de las comunidades cristianas y al escuchar lapetición que se me dirige de encontrar una forma de ejercicio del primado que, sin renunciar deningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva” (Ibid.).En el n. 96 pedía una ayuda no retórica: “Tarea ingente que no podemos rechazar y que no puedollevar a término solo...”. Parece un ejercicio de humildad. Por aquí pueden abrirse todavía caminosinexplorados.Y finalmente, en cuarto lugar, la comunión eclesial en cuanto tal, según el papa Montini, constituyeel modelo de comunión entre pueblos y naciones. No que el mundo deba configurarse a imagen ysemejanza de la organización eclesial, no; sino que, mediante la Iglesia, el mundo de todos lostiempos debería ser invitado permanentemente a ser familia solidaria, pueblos hermanados,comunidades vivas en camino. Pablo VI hacía suyo el texto de los profetas de la Vieja Alianza:“Como estandarte levantado, como señal orientadora de pueblos y naciones” (Cf. Is 11,12; 5, 26; Jr5,15-17; 6, 22-30). Son imágenes elocuentes y significativas. Pablo VI las emplearía repetidas veces,al igual que lo hace el Vaticano II para hablar de la Iglesia como signo o señal de universal comunión(SC, 2)8. 9 Año de la fe
  • 10. ¿No les parece a ustedes que, después de esta visión de la Iglesia (Iglesia- familia, Iglesia-comuniónde vida, Iglesia-pueblo del encuentro), aún queda mucho camino abierto (camino ecuménico ycamino misionero)? Por cierto, habrá que seguir profundizando en la exhortación apostólicapostsinodal Evangelii Nuntiandi de Pablo VI, documento que sigue siendo ampliamente citado, ysobreel que volverán una y otra vez, a buen seguro, los obispos en el próximo Sínodo ya anunciado sobre la Nueva Evangelización de los pueblos. Un camino abierto, para nuestras Iglesias locales y para nuestras parroquias. Una parroquia, hoy, no puede ser ya por más tiempo un mero centro administrativo o burocrático de lo religioso, sino una verdadera comunidad de comunidades misioneras, abiertas, con el mensaje de Cristo siempre a punto. Parroquias aglutinadoras, unificadoras de distintos movimientos o grupos eclesiales vivos y activos, dinámicos y evangelizadores. Precisamente, en esta hora secular del mundo, un mundo descristianizado, convertido ya en auténtico terreno de misión. RENOVAR REFORMAR LA IGLESIA Toda la segunda parte de la Ecclesiam Suam está dedicada al tema, tan querido por Pablo VI, de la renovación y reforma de la Iglesia9. ¿Renovar o reformar? La palabra “reforma”, todavía hoy, parece que a algunas personas (especialmente, entre los católicos) les evoca conflictos de otras épocas (por ejemplo, los del siglo XVI con la Reforma protestante). Pablo VI no eludía la palabra“reforma”, a la que siempre quería dar su justo significado dentro de la Iglesia católica10.En la encíclica la empleó, al menos, hasta seis veces, y en su magisterio posterior volvió sobre ellaen innumerables ocasiones.Pero permítaseme una observación, aunque solo sea de paso: en la redacción de la encíclica -que,según se sabe, él hizo en italiano-, usa el término “reforma”, distinguiéndolo del de rinnovamento,o su equivalente latino renovatio. Pues bien, curiosamente, la palabra “reforma”, en la encíclica,fue siempre traducida al latín por renovatio, y no por la que me parece que correspondería mejor aloriginal, salido de su pluma, y que sería reformatio.Me parece, pues, que en la versión más oficial latina de la encíclica no se respetaba un matiz que síaparecía en la versión italiana que Pablo VI había redactado. Probablemente, alguienposteriormente quiso “suavizar”, en la “versión oficial latina”, una expresión que podría habersonado, en los piadosos oídos de algunos católicos (o miembros de la Curia, tal vez), a músicaestridente o excesivamente fuerte. ¿Qué duendes, sin duda bien intencionados, pero probablementemás papistas que el papa, se infiltraron en la última redacción de la Ecclesiam Suam paraenmendarle al mismísimo Papa su clara intención reformista?Cualquiera que sea la explicación que se quiera dar, lo que nos interesa, sobre todo, es dejar claroaquí que, efectivamente, Pablo VI distinguía en la encíclica -y todavía más en su posteriormagisterio- entre renovación y reforma, dando un matiz más general y de conversión interior a lapalabra renovación y dejando, en cambio, el término reforma, que nunca rehusó, para cuando sehablara de cambiar algunas estructuras de la Iglesia o modificar el Código de Derecho Canónico.Creo honestamente que todavía no se han extraído todas las consecuencias prácticas que, para elecumenismo, no menos que para el diálogo con el mundo de nuestros días, encierra este principiode los Padres de la Iglesia: Ecclesia semper reformando. 10 Año de la fe
  • 11. Como ya dijimos, en la Ut Unum Sint, el papa Juan Pablo II pediría, andando el tiempo, sugerencias,aportaciones, propuestas y ayudas para reformar el modo concreto de ejercer el Primado dejurisdicción en la Iglesia. Así parece desprenderse de esta pregunta que es un ruego: “La comuniónreal, aunque imperfecta, que existe entre todos nosotros, ¿no podría llevar a los responsableseclesiales y a sus teólogos a establecer conmigoy sobre esta cuestión [la “cuestión delejercicio del Primado”] un diálogo fraterno,paciente, en el que podríamos escucharnosmás allá de estériles polémicas, teniendopresente solo la voluntad de Cristo para suIglesia, dejándonos impactar por sugrito ‘que ellos también sean uno en nosotros,para que el mundo crea que tú me hasenviado’ (Jn 17, 21)?”11.Una Iglesia amada, antes que pensada ycriticadaPablo VI amaba, primero; y estudiaba, después.Por este orden. Esta fue su norma. La practicócon las personas, y la hizo realidad con elmisterio de la Iglesia. No rechazaba la críticaa la Iglesia, cuando se hacía desde elamor. Pero pedía una Iglesia amada y servida ensus arrugas y defectos de madre...Precisamente, desde el amor que élprofesaba a la Esposa de Cristo y, tal vez,simplificando un poco, el papaCon el ortodoxo Atenágoras en JerusalénMontini clasificaba o dividía en tres las actitudes que cabe adoptar frente a la Iglesia: laindiferencia, la crítica (que puede ser destemplada o constructiva) y el enamoramiento12 (no seentienda en sentido romántico).En primer lugar, estarían los indiferentes. Los llama el papa Montini “vagabundos en el desierto delmisterio”. Son los que no se preocupan por la cuestión religiosa. Piensan que la “cuestión religiosa”es una cuestión menos importante, apenas tiene relieve. Hoy, aparentemente, muchos andan poraquí. Consideran, tal vez, que la fe se ha ido difuminando en la sociedad.0 que es algo tan íntimo y subjetivo, que no es necesario vivirlo dentro de ninguna comunidadeclesial. Y mucho menos con repercusiones en la esfera de lo público...En segundo lugar, estarían los críticos: estos pueden ser positivos, unos; negativos, otros. Actitudesta muy de moda. Quizá más todavía en tiempos del papa Montini, con toda la contestaciónpostconciliar. Cree ver el Papa -como decimos- dos categorías distintas de crítica: positiva, una;negativa, la otra. Los críticos positivos se orientan hacia la verdad. Contemplan la Iglesia en toda suprofundidad. La quieren más bella, más acorde con las enseñanzas de Jesús. Hubo en la historiagrandes “reformadores”, que, sin salirse de la Iglesia, la impulsaron hacia una presencia de Cristomás viva y eficiente en medio del mundo.En tercer lugar, se sitúan -lejos de romanticismos estériles- los enamorados de la Iglesia. Son losque aman a la Iglesia como es: divina y humana, misteriosa y contingente, sublime y defectuosa,carismática e institucional. Cree el Papa ver a la Iglesia “perfecta en el pensamiento de Cristo (cf.Ef 5, 27), pero perfectible en nuestra experiencia y deseo”13. No es necesario evadirse hacia elsueño de una Iglesia meramente carismática, exenta de instituciones u organizaciones humanas.Como veremos enseguida, solo hay una Iglesia. Y esta es carismática e institucional, invisible yvisible. Del amor a la Iglesia surge el deseo de la renovación personal -la de sus miembros- y el de lareforma de sus estructuras e instituciones. Del amor a la Iglesia, del fervor y de la entrega, surge laIglesia misma.Por tanto, la visión que algunos han dado de Pablo VI como la de un reformista conservador o comola de un maquillador de rostros eclesiales, para que todo continúe siendo igual, no se correspondeal ímpetu renovador que este Papa imprimió a la Iglesia de Cristo.DIALOGAR PARA CONSTRUIR 11 Año de la fe
  • 12. Pablo VI creía en el diálogo. Es por lo que lanza una propuesta en la Ecclesiam Suam, quemantendría siempre en pie a lo largo de su pontificado. Son sus famosos círculos de interlocutores:La Iglesia, “experta en humanidad”, quiere dialogar con los hombres de cada época, allí dondeestén, y en la situación que se encuentren. Apostar porel diálogo es sentarse a escuchar, dejarse interpelar, provocar respetuosamente, y formularrespetuosamente muchas preguntas.La Iglesia establece un círculo más cercano de interlocutores, el de los que creen en Dios, los quehan abrazado algunas de las grandes religiones monoteístas: hebreos, musulmanes, los seguidoresde las grandes religiones afroasiáticas. ¿En qué momento nos encontramos en lo que se refiere aldiálogo interreligioso?3- El diálogo con las Iglesias y comunidades cristianas, todavía separadas o no en perfectacomunión. Mucho camino se ha hecho desde Juan XXIII hasta Benedicto XVI, pasando por Pablo VI, elConcilio Vaticano II y Juan Pablo II. Quanta est nobis via?, se preguntaba Juan Pablo II en la UtUnum Sint (UUS, III).El diálogo dentro de la propia Iglesia católica romana. Diálogo que a Pablo VI le llevó, entonces, porla “calle de la amargura”, y que -a mi modo de ver- sigue siendo un gran reto, un desafío aún hoydía, en que vemos grupos, sectores y bloques enteros de Iglesia enfrentados, reticentes, un tantoatrincherados en las propias posiciones.¿Estamos en la etapa del postdiálogo?En el décimo aniversario de la muerte de Pablo VI (celebramos el 33° aniversario el 6 de agosto de2011), se reunieron -bajo los auspicios de la Scuola di formazione teológica di Bassano del Grappa-estudiosos del pensamiento, de la figura y obra del papa Montini. Fue un encuentro provechoso14.Monseñor Giuseppe Colombo, prestigioso teólogo, presidente de la Facultad Teológica de Italia Septentrional, habló del sensus Ecclesiae (del sentido de la Iglesia) en Pablo VI. La opinión de Colombo era, entonces, la siguiente: “(...) No es fácil volver al tiempo del diálogo, hoy que vivimos en el tiempo del postdiálogo”15.Después de la caída de los muros de la Guerra Fría, se opina, más que se dialoga. La pasión por eldiálogo parece cosa de tiempos pasados. Tiempo gris el nuestro. Tiempo de opiniones. Todasiguales. Todas respetables. Opiniones confrontadas, a veces pretexto para la polémica. En estecontexto histórico, a Colombo le parecía que la Ecclesiam Suam corría el riesgo de pasar por laencíclica de los años 60: los años en los que el diálogo era una necesidad vivida y compartida. Elchoque o confrontación de las ideologías así lo requería. Pero, ¿qué ocurre hoy, cuando lasideologías parecen haber desaparecido? ¿Estamos en la época de proclamar certezas? ¿No esnecesario ya contrastar verdades?Algunos creemos que es necesario recuperar el talante, el estilo, en el que está escrita la EcclesiamSuam: el de la humildad de los pastores de la Iglesia que se sientan a dialogar con el mundo de hoy,con creyentes y no creyentes, además de buscar entendimiento con los hijos de la Iglesia, y, en elcaso de los obispos, con los hermanos en el episcopado. Así lo ha entendido, de cara a los nocreyentes, Benedicto XVI, quien ha promovido el foro conocido como el Atrio de los Gentiles.Recuperar el estilo dialogante como una permanente actitud de IglesiaPablo VI había roto ya con el viejo modelo de Iglesia y había apostado por otros modelos como losdel teólogo de Friburgo Charles Journet. Él mismo se mostraba dispuesto a ir aggiornando la viejaeclesiología. 12 Año de la fe
  • 13. He aquí, por tanto, un papa que se sienta, como un discípulo, a escuchar y preguntar (que esto es eldiálogo) con todos los miembros de la Iglesia también con aquellos que, fuera de la Iglesia, lacontemplan como un referente importante en medio de los conflictos y problemas del mundopostmoderno.¿Buenas intenciones? ¿Palabras? ¿Deseos colgados de las nubes? No debiera ser así. Por eso, tododiálogo está pidiendo plataformas concretas.La vida nuestra de cada día, tan movida hoy; las emigraciones; la presencia de misioneros ennumerosos países reclaman una colaboración práctica: jornadas de estudio, intercambios teológicos,reuniones de oración y comunicación de experiencias religiosas, acciones humanitarias y caritativas,esfuerzos en pro de la paz y de la justicia...Es mucho lo que queda por hacer en lo que se refiere a la toma de conciencia y a la coordinación detodo lo relativo al desarrollo social y económico de pueblos y países enteros.La búsqueda de la verdad ya se está haciendo realidad en el estudio común que están llevando acabo las distintas asociaciones judeo-cristianas o cristiano-musulmanas, y que no hay que dejar dealentar. Cuando se creó el Secretariado para los no cristianos, muchas iniciativas de estasasociaciones fueron secundadas por la Santa Sede.El “lenguaje respetuoso” es otro de los presupuestos del diálogo en el camino de construcción deunas relaciones positivas en el campo interreligioso. Se han ido eliminando, poco a poco,expresiones que pudieran resultarmolestas o hirientes. Al hablar, porejemplo, de los judíos, fuerondesapareciendo palabras que podíanresultar insultantes, como “deicidas”,“pérfidos”, etc. El espíritu del Vaticanoera precisamente este.Resulta significativo que, en los diálogosbilaterales y multilaterales llevados acabo por las Iglesias, así como en eltrabajo realizado por Fe y Constitución-el brazo teológico del CEI (ConsejoEcuménico de las Iglesias)-, sobresalensiempre los mismos grandes núcleostemáticos de la teología, quepreocupan a los ecumenistas y a laspropias Iglesias: Justificacióny gracia, Ministerio ordenado,Bautismo, Eucaristía. Pero, sobre todo,el modelo, el tipo de reunificaciónfinal que se persigue. ¿Hacia dónde nosencaminamos con la tarea ecuménica?¿Qué modelo de unidad perseguimosunos y otros? Cuando hablamos de la una y única Iglesia de Jesucristo, ¿cómo entienden esta unidadlos teólogos de una confesión y los de otra? Son cuestiones que se van dilucidando, gracias al estudioy profundización de los teólogos.Desde hace ya muchos años, en el campo cristiano, se ha venido haciendo una teología ecuménica:es decir, una reflexión conjunta entre todas las Iglesias cristianas sobre algunos de los contenidosfundamentales de nuestro credo. Con los acentos propios de cada confesión, recogiendo matices ysensibilidades propios de cada Iglesia, pero con el empeño serio de llegar a convergenciasdoctrinales sobre temas que en el pasado fueron motivo de discordia.CONCLUSIÓNLo más importante de la encíclica Ecclesiam Suam sigue siendo que, detrás de su estilo dialogante,hay un modelo de Iglesia que el Papa propone. Un modelo que ya no tiene que ver con el de la“Iglesia piramidal”: una Iglesia en la que las responsabilidades se van diluyendo o esfumandoconforme se va descendiendo por la pendiente de la pirámide en la que en la cúspide están lospastores de la Iglesia, en el vértice el Papa, hasta llegar a la base en que se situarían los fieles, los 13 Año de la fe
  • 14. laicos, que sostendrían la pirámide sobre sus hombros y cuya tarea sería la de obedecer sin más.El modelo de la Iglesia como communio (ierarchica communio) es otro modelo distinto al queestábamos acostumbrados antes del VaticanoEste modelo (el de Iglesia como “Pueblo del encuentro” o el de “familia corresponsable”) sigueabierto a ulteriores profundizaciones teológicas y prácticas.Nos parece, efectivamente, que todavía resta mucho camino abierto en una visión de la Iglesiacomo “comunión de Iglesias”. Dios quiera que lo vayamos recorriendo en el presente ya, para forjarel futuro. También, para que nuestra Iglesia católica siga ejerciendo la misión y función que lecompeten, al lado de las otras Iglesias cristianas (aún no en perfecta comunión), en el mundoconcreto que nos ha tocado en suerte y por el que Cristo se entrega, cada día, sin reservas. 14 Año de la fe
  • 15. 3.- El Concilio Vaticano II, a cincuenta años* Pbro. Dr. Alejandro W. BUNGESUMARIO: I.- Contexto histórico del Concilio. 1.- Fin del colonialismo. 2.- Rápida industrialización.3.- La televisión. II.- El “fin de cristiandad”. III.- Orientaciones teológicas y pastorales entre 1940 y1960. 1.- La teología. 2.- La pastoral. IV.- Documentos del Concilio. 1.- Tipos de documentos. 2.-Valor magisterial de los documentos. 3.- Documentos conciliares. V.- Apéndice: Algunas fechas entorno al Concilio. El 11 de octubre de 1962 se inauguró el Concilio. Ese día fue un punto culminante de un largo camino de preparación, pero sobre todo el inicio de un acontecimiento eclesial que marcó el profundamente a la Iglesia del final del siglo pasado y de lo que llevamos recorrido del presente. Servirá recorrer de una sucinta sus hitos principales, para comprender su relevancia trascendental. I.- Contexto histórico del Concilio Cuando surge el Concilio no hay, como en el caso de otros anteriores, errores doctrinales o prácticas morales que necesiten una corrección urgente. No hay situaciones destacadas que exijan una toma de posición. Sin embargo, Juan XXIII decía el 6 de enero de 1962 a las Comisiones preparatorias, en vísperas de la inauguración del Concilio, una frase que recién después pudo entenderse en todo su sentido:“El Concilio constituye una nueva epifanía, y es esperado no sólo por los católicos, sino también porlos hombres de todo el mundo; la Iglesia se encuentra en el umbral de una nueva época”. Podemosver esta nueva situación al menos en tres hechos importantes, como son el fin del colonialismo, laaceleración de la industrialización y la aparición de la televisión.1.- Fin del colonialismoEl fin del colonialismo en África y Asia tiene consecuencias mucho más visibles, en el mundo y en laIglesia, que el de América en el siglo pasado. Algunas fechas de la independencia de países en Áfricay Asia son: Indonesia en 1945, Filipinas en 1946, India en 1948, nacimiento de Israel en 1948, Libiaen 1951, Argelia en 1962 (¿1957?), Marruecos en 1956, Sudán en 1956, Ghana en 1957, Congo en1960, Kenya, Uganda Madagascar.La presencia del Tercer Mundo en el concierto de las naciones cambia en forma muy rápida. Para laIglesia nace también la dificultad de la inculturación, es decir, expresar su fe en las culturas hastaese momento dominadas y sepultadas por la europea, que la Iglesia usaba también en su * Es la primera parte de la Conferencia inaugural del Curso “Parroquia y nueva evangelización: a cincuenta años delConcilio”, dado por la Facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Universidad Católica Argentina, del 28 al 30 deagosto de 2012, que será publicada en su integridad en el AADC 18 (2012). 15 Año de la fe
  • 16. predicación y en su liturgia. Además, el crecimiento de la población se daba, en 1950 en unaproporción de 2 a 1 en estos pueblos respecto a los países desarrollados, y crecía de 3 a 1 en 1970, yllegará a ser de 5 a 1 en el 2000.2.- Rápida industrializaciónLos descubrimientos de la ciencia y su aplicación por parte de la técnica dan un fortísimo impulso ala industria y crece muy rápidamente la renta anual en los países industrializados. Esto lleva a unrápido crecimiento del nivel de vida. Comienzan, entonces, a manifestarse todos los síntomas quedespués nos permitirán caracterizar a la “sociedad de consumo”. Además, y junto con esto, crecenen todo el mundo las grandes ciudades y se vacía el campo.3.- La televisiónEn ese tiempo de cambios, la aparición de la televisión (año 1953 en Italia) permite también unrápido conocimiento y propagación de los nuevos hábitos y cambios de mentalidad. Funciona comoun factor multiplicador en un proceso de transformación ya por sí mismo suficientementeacelerado. Cambia el ritmo de vida, el día se alarga (todos se quedan “viendo televisión”). Crecenlas necesidades (que son siempre relativas, no necesidades absolutas). Se modifica la familiaporque se reduce el número de sus componentes y se multiplican las evasiones, se reduce el diálogofamiliar. Los valores que priman son los de lo “lo útil”, lo que “funciona”.En definitiva, el mundo ya no tiene las características de poco tiempo atrás, en el que, con sus másy sus menos, se había logrado una cierta síntesis entra la vida y el Evangelio, y en el que la Iglesia tenía su lugar como guardiana de los valores evangélicos en una sociedad que se estructuraba fundamentalmente a través de ellos. La Iglesia deja de ser escuchada cuando aplica el Evangelio a lo económico, lo político, lo social. La situación que presentaba la organización política, social y religiosa de occidente antes de todos estos cambios se expresaba sintéticamentediciendo que se trataba de una “cristiandad”. Una organización política, social y religiosaimpregnada del espíritu cristiano, si no en toda la profundidad que este espíritu puede alcanzar, almenos en sus formas. Pero la transformación ocurrida hizo surgir irremediablemente la pregunta:¿es posible todavía hablar de “cristiandad”, o es éste un concepto que hay que considerar superado?II.- El “fin de cristiandad”Pío XII (1939-1958) fue un gran Papa, de una gran actividad, desarrollada en numerosos campos,sobre todo a través de su magisterio, que se extiende a variadísimos temas y que revela con un granesfuerzo por llegar con la enseñanza y la predicación de la Iglesia a todas las nuevas situaciones queplanteaban los cambios que vivía el mundo. Dio un gran impulso renovador a las ciencias teológicasy bíblicas 1. 1 Cf. Encíclicas Mystici Corporis, sobre la Iglesia, y Divino Afflante Spiritu, sobre el estudio de la Escritura, entre otras. 16 Año de la fe
  • 17. Entre las limitaciones de su pontificado se puede señalar su estilo centralizador, que lo llevó a decirposteriormente al Cardenal Domenico TARDINI que “no quería colaboradores sino ejecutores”.Mantuvo vacante el puesto de Secretario de Estado después de la muerte del Cardenal Luigi MAGLIONE (+1944), y quienes fueron a partir de allí sus secretarios, Mons. Domenico TARDINI y Mons. Giovanni Battista Enrico Antonio Maria MONTINI, no fueron Obispos durante el desarrollo de ese oficio. Esto lo llevó a un cierto aislamiento. Tenía una clara visión de lo que significaban los cambios que se vivían, pero prácticamente ningún diálogo con los Obispos, y por eso mismo perdía el contacto directo con las nuevas situaciones. Esto se ve, por ejemplo, en el concordato con España firmado en 1953, donde se reconocen y se reivindican las prerrogativas de la Iglesia frente al Estado españolcomo si se estuviera en plena cristiandad (no tardó en ser modificado, en 1976). De la mismamanera, la prohibición de dar los sacramentos (excomunión) a los miembros del partido comunistadecretada el 30 de junio de 1943 mostraba la actitud de defensa desesperada de la cristiandad sinconexión con la realidad, ya que fue una medida totalmente ineficaz (no disminuyeron ni losafiliados ni los votantes del partido).Pero además debe señalarse que, según resulta de los estudios más actualizados ya desde el año1948 Pío XII había pensado en la convocatoria de un Concilio para la Iglesia universal, aunque no seconsideró con la energía suficiente para realizarla, pensando que le correspondería hacerlo a unPapa más joven. Quiso Dios que en realidad fuera Juan XXIII, elegido para el oficio primacial amenos de un mes de cumplir los 77 años, que lo convocó menos de tres meses después de haberasumido su oficio.III.- Orientaciones teológicas y pastorales entre 1940 y 1960Rastreamos aquí, de una manera sólo indicativa, algunos impulsos renovadores de la Iglesia que seventilaban en los ambientes académicos y pastorales.1.- La teologíaEl pensamiento teológico en el período indicado abarca un amplio espectro que puede resumirse endos posiciones fundamentales: una orientación más abierta en la periferia, una posición más cautaen el centro (Vaticano y centros de estudios de Roma). Pero dentro de ese período se fue dandoclaramente una evolución. Muchos intentos de renovación que al principio son muy resistidosterminan siendo las ideas fundamentales en la teología renovada del Concilio 2.Algunos autores, como DE LUBAC 3 o DANIÉLOU 4 entre los jesuitas y CONGAR 5 y CHENU 6 entre los 2 Una publicación de R. AUBERT, La théologie catholique au milieu du XXe siècle, Tournai-Paris, 1954, presenta unexcelente resumen de las posiciones teológicas del momento, que parece, sin embargo, una presentación de la teologíapostconciliar. Hasta tal punto se reflejó en el Concilio el pensamiento renovador de los años que lo precedieron. 3 Fue retirado de la enseñanza por sus superiores en 1950 (después de la publicación de la Encíclica Humani generis el 12de agosto de 1950) y sus libros fueron retirados de las bibliotecas jesuitas (en 1946 había escrito Surnaturel; en 1953 publicóMéditations sur lEglise, libro que impactó mucho a Montini, después Papa Pablo VI que lo leía continuamente). 17 Año de la fe
  • 18. dominicos, fueron mirados con recelo y sospechas al comienzo, incluso fueron objeto de algunasmedidas restrictivas, y terminaron siendo redactores o inspiradores de algunos de los documentosdel Concilio.De la misma manera, la interpretación del papel del hermano mayor en la parábola del hijo pródigoen un libro del P. MAZZOLARI 7, prohibido por el Santo Oficio, es asumida por JUAN PABLO II en laEncíclica Dives in misericordia.También podemos mencionar a MARITAIN 8, filósofo laico francés, promotor de la autonomía de loslaicos en su actuación temporal y política, aunque las críticas del Card. OTTAVIANI y del P. MESSINEO 9no prosperaron y no hubo para él sanciones ni prohibiciones.2.- La pastoralEn lo pastoral se dieron algunos pasos novedosos, como el intento de los sacerdotes obreros(Francia, desde 1945), frenados desde Roma a partir de 1953 y más firmemente en 1959.Los pedidos más intensos de renovación apuntaban a la reforma de la liturgia, al uso de las lenguasvernáculas en las celebraciones de la Misa y demás Sacramentos, un mayor diálogo con los otroscristianos, la reforma del Índice de los libros prohibidos, la simplificación del hábito eclesiástico, laintroducción del diaconado permanente para hombres casados, el respeto por la libertad de loslaicos en cuestiones políticas y su mayor participación en el gobierno de la Iglesia, el control de losnacimientos, la guerra y el armamento atómico 10.Como se ve fácilmente al analizar los documentos conciliares, prácticamente todos estos asuntospresentados por las Conferencias episcopales, los Obispos y los organismos consultados al prepararel temario del Concilio, fueron después temas tratados en el aula Conciliar y campo de decisionestrascendentes.IV.- Documentos del ConcilioConviene tener presente algunos datos relevantes en cuanto a los frutos documentales del ConcilioVaticano II.1.- Tipos de documentosLos documentos promulgados por el Concilio Vaticano II se agrupan en tres tipos, que indican cadauno un grado de importancia y solemnidad diferente.Aparecen en primer lugar las Constituciones, que son los documentos más importantes, por suextensión y por los temas que tratan. La primera, Sacrosanctum Concilium, sobre la Liturgia,además de ser el primer documento promulgado por el Concilio, fue el único hasta la finalización dela tercera sesión. Hay también dos Constituciones llamadas dogmáticas: Lumen gentium, sobre laIglesia, y Dei Verbum, sobre la revelación. Se agrega el adjetivo “dogmática” al sustantivo 4 Su artículo Les orientations présentes de la pensée religieuse, publicado en 1948 en Etudes, y sus libros (entre ellosDialogues avec les marxistes, les existentialistes, les Protestants, les Juifts, lHindouisme, también de 1948), fueron retiradosde las bibliotecas jesuitas después de la publicación de la Encíclica Humani generis. 5 Su libro Vraie et fausse réforme dans lEglise, que presenta la necesidad de una continua reforma en la Iglesia, poniendoen San Francisco la figura del verdadero reformador y en Lutero y Calvino la del falso, publicado en 1950, fue prohibido ensu publicación italiana y en las siguientes ediciones francesas. 6 Su libro Une école de théologie: Le Saulchoir, lugar en donde desarrollaba sus clases en el escolasticado de losdominicos, publicado por primera vez en 1937, fue puesto en el Índice en 1942. 7 P. MAZZOLARI, La più bella avventura e le sue “dissaventure”, retirada de circulación por la prohibición impuesta porel Santo Oficio. Lo mismo puede decirse del libro de Mons. PASCHINI, Vita di Galileo, cuya publicación fue suspendida porel Santo Oficio por tiempo indefinido (en 1942), y que fue posteriormente citado por Gaudium et Spes, el documento delConcilio sobre la Iglesia en el mundo actual (de 1964), al hablar sobre la autonomía de las ciencias. 8 Cf. sus obras El primado de lo espiritual (1927) y El humanismo integral (1936), y las voces de sus críticos, A.OTTAVIANI, Deberes del Estado católico con la religión, Madrid (1953) y A. MESSINEO, Lumanesimo integrale, Civ. Catt.(1956) págs. 449-463. 9 Cf. nota anterior. 10 Cf. G. MARTINA, El contexto..., págs. 54-55. 18 Año de la fe
  • 19. “Constitución” para indicar que se refieren a temas en forma preponderante doctrinales, aunque nocontengan la declaración de ningún nuevo “dogma de fe” de la Iglesia. Por último, encontramos unaConstitución llamada “pastoral”, sobre la Iglesia en el mundo moderno, Gaudium et spes, llamadacon ese adjetivo para indicar que trata sobre la respuesta evangelizadora, es decir, pastoral, de laIglesia a la realidad del mundo moderno.Continúan los Decretos que, a partir de las afirmaciones más doctrinales de las Constituciones,aplican la reflexión del Concilio a variados temas de la actividad de la Iglesia, adecuándolos a lasnuevas situaciones (Christus Dominus, sobre el ministerio de los Obispos, Presbyterorum ordinis,sobre la vida y el ministerio de los sacerdotes, Optatam totius, sobre la formación de lossacerdotes, Perfectae caritatis, sobre la renovación de la vida religiosa, Apostolicam actuositatem,sobre el apostolado de los laicos, Orientalium ecclesiarum, sobre las Iglesias orientales católicas, Adgentes, sobre la actividad misionera de la Iglesia, Unitatis redintegratio, sobre la relación con las religiones cristianas no católicas y Inter mirifica, sobre los medios de comunicación social). Por último encontramos las Declaraciones en las que el Concilio se refiere a temas que no son de exclusiva incumbencia de la Iglesia sino que interesan de un modo o de otro a toda la comunidad humana (Dignitatis humanae, sobre la libertad religiosa, Gravissimum educationis, sobre la educación y Nostra aetate, sobre las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas). 2.- Valor magisterial de los documentos Algunos se preguntan, incluso con cierta ansiedad, si los documentos del Concilio, al menos las Constituciones, que son los más importantes, sondogmas de fe. Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta la finalidad para la que fueconvocada el Concilio, tantas veces afirmada por los Papas Juan XXIII y Pablo VI: el“aggiornamento” de la Iglesia, la acomodación de la vida y la misión de la Iglesia a las nuevassituaciones que presenta el mundo moderno.No hay, entonces, definición de “nuevos dogmas” en el Concilio, en ninguno de sus documentos.Esto no significa que no haya en sus documentos dogmas de fe. Porque muchos dogmas que han sidodefinidos en momentos anteriores aparecen en los documentos conciliares, no como cosas nuevas,pero sí como contenidos de la fe, que pertenecen al depósito definido de la misma. Son dogmas defe no en virtud de su aparición en los documentos del Concilio, sino desde antes del mismo.Por otra parte, no todo el contenido de la fe de la Iglesia está definido como “dogma”. Se utilizaesta palabra para referirse a determinados contenidos de la fe que han sido declaradossolemnemente en un acto magisterial concreto de la autoridad suprema de la Iglesia, el Papa o unConcilio ecuménico.El contenido de la fe abarca no solamente las definiciones dogmáticas (éstas, por otra parte, sonmuy pocas a lo largo de los 20 siglos de vida de la Iglesia) sino también el Credo, y toda laenseñanza magisterial de la Iglesia a través de la predicación ordinaria y constante, por parte de los 19 Año de la fe
  • 20. Obispos, de la Palabra de Dios y el modo en que ha sido entendida en el seno de la Iglesia.Como ejemplo de una verdad de fe no definida como dogma podríamos citar la afirmación másimportante de la fe cristiana, sin la cual, dice San Pablo, “vana es nuestra fe” (1 Cor 15,14). Es laresurrección de Jesucristo. Nunca ha sido definida dogmáticamente, sin embargo esto no significaque no forme parte de nuestra fe. Es más, sin ella, toda nuestra fe deja de tener sentido.Sencillamente hay que decir que nunca se hizo necesaria definirla solemnemente como un dogma,ya que siempre estuvo presente en la fe y la vida de la Iglesia. Y así muchas otras verdades denuestra fe pertenecen a ella sin estar solemnemente definidas.Esto nos lleva a considerar las diversas formas de intervención de los encargados de enseñar elcontenido de la fe en la Iglesia. Esta misión fue confiada por Jesucristo a los apóstoles al modo deun “Colegio” (cf. la expresión, de uso corriente entre nosotros, “colegas”), al frente del cual puso aPedro, como Cabeza. Ese Colegio apostólico es continuado en el tiempo por el Colegio episcopal,del que forman parte todos los Obispos en comunión con el Papa, que cumple la función de“Pedro”, es decir, Cabeza del Colegio episcopal.Cristo confió al Colegio apostólico, con Pedro a la cabeza del mismo, la misión de enseñar ycustodiar todo el contenido de la fe, que llamamos “depósito” de la fe. Esa misión reside ahora enel Colegio episcopal, con el Papa como cabeza.Esta misión la ejerce la autoridad suprema de la Iglesia en forma solemne a través de la Cabeza delColegio, el Papa, o cuando se reúnen todos los Obispos en un Concilio Ecuménico, o incluso sinreunirse, pero manteniendo la comunión con el Papa y entre sí, enseñan todos una misma doctrina.En cualquiera de estas formas de enseñar, el Papa por su cuenta o todos los Obispos reunidos en elConcilio (con el Papa, porque si no está el Papa no hay Concilio) o dispersos por el mundo yenseñando una misma doctrina, si se proclama la enseñanza con un acto definitivo, es decir, seenseña que una doctrina sobre la fe o las costumbres (la moral) debe sostenerse en formadefinitiva, se pone en juego la infalibilidad de la Iglesia. La enseñanza resulta irreformable e infalible. Cuando es el Papa el que habla de esta manera se dice que habla “ex cathedra” (desde la cátedra, desde su función de enseñar como cabeza de la Iglesia). Por esta razón, cuando el Papa o todos los Obispos en el Concilio o dispersos por el mundo, cada cual en su diócesis, utilizan este modo de enseñar los fieles, deben creer esa doctrina con “fe divina y católica”. Esta es una expresión que sirve para decir que cuando reciben una enseñanza de este tipo los fieles deben responder creyéndole a Dios y a la Iglesia, através de la cual Dios se expresa.De todos modos, el Papa y los Obispos no enseñan sólo de esa manera. Hay una forma máscotidiana, más habitual, en la que predican el contenido de la fe. Y siguen siendo Pastores de supueblo, auténticos Pastores. Por eso, a esa forma más cotidiana de enseñar las verdades de la fe yde la moral se lo llama “magisterio auténtico”, verdadero magisterio o enseñanza de la Iglesia.No es un magisterio infalible, es probable que algunas cosas enseñadas de este modo seanmodificadas o mejor determinadas a lo largo del tiempo. Pero eso no significa que los fieles puedanno atender a ese magisterio. Deben prestarle un “asentimiento religioso”, de la inteligencia y de lavoluntad. Es decir, se debe asentir a esta enseñanza, aceptándola con la inteligencia y asumiéndola 20 Año de la fe
  • 21. en la propia vida, pero sin un asentimiento “de fe”, como cuando le creemos directamente a Dios, oa Dios cuando habla a través del magisterio infalible de la Iglesia.En los documentos del Concilio, en el que se reunieron convocados por el Papa los Obispos de todoel mundo, encontramos una manera solemne de ejercerse el magisterio de la Iglesia. Podemos decirque hay allí magisterio infalible, cada vez que se asumen definiciones o se repiten afirmaciones dela fe de la Iglesia proclamadas anteriormente. No hay “definiciones nuevas”, no se utilizó elmagisterio infalible para enseñar cosas nuevas, hasta ese momento no enseñadas, pero sí seretomaron muchas afirmadas anteriormente. Y además, se realizó extensamente magisterioauténtico, es decir, enseñanzas que hacen los Obispos como Pastores.Estas enseñanzas del Concilio tienen además la importante cualidad de ser el fruto de un trabajointenso en el que estuvieron presentes y activos, de un modo o de otro, más de 2000 Obispos de laIglesia fundada por Jesucristo hace casi 2000 años, sucesores de los apóstoles, a quienes debemosnuestra fe (a los apóstoles y a los Obispos, sus sucesores). Magisterio auténtico, entonces, perosolemne.Todos los documentos del Concilio pertenecen a la enseñanza de todo el Colegio episcopal. Aunquehayan intervenido más unas manos que otras en su preparación, incluso aunque hayan participadoen su preparación muchas personas que no eran Obispos, una vez que son votados y promulgadospor el Concilio, son un acto de su exclusiva autoridad. Sin embargo, y a título de curiosidad 11, vamosa presentar los diversos documentos del Concilio y los resultados de las votaciones finales con lasque se llegó a su promulgación.Para interpretar adecuadamente el cuadro que sigue hay que tener en cuenta que “placet” significaun voto afirmativo al documento y “non placet” significa un voto negativo. El documento con másvotos negativos es Inter mirifica, sobre los medios de comunicación social, en el que llegan al 7,7 %.Esto puede ser entendido si se considera que fue debatido muy rápidamente y votado antes de quepudiera ser perfeccionado suficientemente, ante la urgencia de terminarlo en la primera etapa delConcilio.En las 4 grandes Constituciones el porcentaje de votos negativos es llamativamente bajo: 0,18 %para Sacrosanctum Concilium, sobre la Liturgia, 0,23 % para Lumen gentium, sobre la Iglesia, 0,25 %para Dei Verbum, sobre la divina revelación y 3,13 % para Gaudium et spes, sobre la Iglesia en elmundo moderno. También aquí, en el último documento votado por el Concilio, vemos el resultadode los apuros: ante la urgencia de terminar dentro de los plazos previstos, es la constitución conmayor número de votos negativos, 75. Son pocos, en relación al número de votantes (2.391), peroquizás hubieran sido menos si se hubiera podido discutir durante más tiempo algunos detalles,seguramente objetados por quienes dieron su voto negativo.3.- Documentos conciliares Fecha Documento promulgado Placet Non Votos Total de placet nulos votantes 4/12/63 Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre 2.147 4 1 2.152 la Liturgia 4/12/63 Decreto Inter mirfica, sobre los medios de 1.960 164 7 2.131 comunicación social 21/11/64 Constitución dogmática Lumen gentium, sobre 2.151 5 0 2.156 la Iglesia 21/11/64 Decreto Orientalium ecclesiarum, sobre las 2.110 39 0 2.149 Iglesias orientales 21/11/64 Decreto Unitatis redintegratio, sobre las 2.137 11 0 2.148 Iglesias cristianas no católicas 28/10/65 Decreto Christus Dominus, sobre el ministerio 2.319 2 1 2.322 pastoral de los Obispos 11 La curiosidad es una característica de la persona humana que, cuando se da en el sexo femenino, alcanza el rango devirtud. 21 Año de la fe
  • 22. Fecha Documento promulgado Placet Non Votos Total de placet nulos votantes 28/10/65 Decreto Perfectae caritatis, sobre la vida 2.321 4 0 2.325 religiosa 28/10/65 Decreto Optatam totius, sobre la formación 2.318 3 0 2.321 de los presbíteros 28/10/65 Declaración Gravissimum educationis, sobre la 2.290 35 0 2.325 educación 28/10/65 Declaración Nostra aetate, sobre las religiones 2.221 88 1 2.310 no cristianas 18/11/65 Constitución dogmática Dei Verbum, sobre la 2.344 6 0 2.350 revelación 18/11/65 Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el 2.340 2 0 2.342 apostolado de los laicos 7/12/65 Declaración Dignitatis humanae, sobre la 2.308 70 6 2.384 libertad religiosa 7/12/65 Decreto Ad gentes, sobre la actividad 2.394 5 0 2.399 misionera 7/12/65 Decreto Presbyterorum ordinis, sobre los 2.390 4 0 2.394 presbíteros 7/12/65 Constitución pastoral Gaudium et spes, sobre 2.309 75 7 2.391 la Iglesia y el mundo modernoV.- Apéndice: Algunas fechas en torno al ConcilioTambién resulta útil tener presente algunas fechas que señalan los momentos principales en lapreparación y la realización del Concilio.1.- Etapa antepreparatoria25/01/1959: Juan XXIII anuncia a los Cardenales, en la Basílica de San Pablo Extramuros, su propósitode convocar un Concilio.17/05/1959: Se constituye una Comisión antepreparatoria, presidida por el Cardenal Tardini.18/06/1959: Carta del Cardenal Tardini a todos los Cardenales, Arzobispos, Obispos, Oficinas de laCuria romana, Superiores Generales de las órdenes religiosas, Universidades católicas, facultadesteológicas, para pedir sugerencias y temas para el Concilio (contestaron el 77 % de los preguntados,1998 respuestas).29/06/1959: Encíclica Ad Petri cathedram indicando los fines del Concilio.2.- Etapa preparatoria5/06/1960: Motu proprio Superno Dei nutu que instituye las 15 Comisiones y Secretariadospreparatorios del Concilio.25/12/1961: Constitución Apostólica Humanae salutis convocando el Concilio para 1962.2/02/1962: Motu proprio Cocilium fijando la fecha de apertura para el 11/10/1962.7-8/1962: Envío a los Obispos de todo el mundo de los primeros textos disponibles con los temas delConcilio para que pudieran estudiarlos antes de su viaje a Roma.3.- Primera etapa (11/10/1962 a 8/12/1962)11/10/1962: Ceremonia solemne de apertura del Concilio, con discurso del Papa.8/12/1962: Clausura de la primera etapa.3/06/1963: Muerte de Juan XXIII.21/06/1963: Elección de Pablo VI.27/06/1963: Pablo VI anuncia que la segunda etapa se iniciará el 29 de septiembre(¡inmediatamente!).14/09/1963: Se convoca a los Padres conciliares y se nombran 4 Cardenales para dirigir los trabajos delConcilio. 22 Año de la fe
  • 23. 4.- Segunda etapa (29/09/1963 a 4/12/1963)4/12/1963: Clausura de la etapa con el voto final y la promulgación de la Constitución sobre laLiturgia, Sacrosanctum Concilium y el decreto sobre los medios de comunicación social, Inter mirifica.5.- Tercera etapa (14/09/1964 a 21/11/1964)14/09/1964: Misa concelebrada de apertura y discurso de Pablo VI (la reinstauración de laconcelebración es uno de los frutos del Concilio).21/11/1964: Clausura de la etapa con voto final y promulgación de la Constitución dogmática sobre laIglesia, Lumen gentium y los decretos sobre el ecumenismo (Unitatis redintegratio) y las Iglesiasorientales (Orientalium Ecclesiarum).28/08/1965: Pablo VI anuncia la apertura de la etapa final el 14/9.6.- Cuarta etapa (14/09/1964 a 8/12/1965)14/09/1965: Misa concelebrada de apertura y discurso de Pablo VI.15/09/1965: El Papa instituye el Sínodo de los Obispos con la Constitución Apostólica Apostolicasollicitudo.28/10/1965: Voto final y promulgación de los decretos sobre el oficio pastoral de los Obispos (ChristusDominus), la renovación de la vida religiosa (Perfectae caritatis), la formación sacerdotal (Optatamtotius) y de las declaraciones sobre educación cristiana (Gravissimum educationis) y sobre lasrelaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas (Nostra aetate).18/11/1965: Voto final y promulgación de la Constitución dogmática sobre la divina revelación (DeiVerbum) y del decreto sobre el apostolado de los laicos (Apostolicam actuositatem).7/12/1965: Ultima sesión pública, con voto final y promulgación de la Constitución pastoral sobre laIglesia en el mundo moderno (Gaudium et spes), los decretos sobre la vida de los presbíteros(Presbyterorum ordinis) y las misiones (Ad gentes) y la declaración sobre la libertad religiosa(Dignitatis humanae).8/12/1965: Ceremonia solemne de clausura del Concilio, al aire libre, en la plaza de San Pedro. 23 Año de la fe
  • 24. 4.- Vaticano II. Contenido.El gran acontecimiento de nuestra Era Moderna en el ámbito de la Iglesia fue el ConcilioVaticano Segundo, convocado por el Papa Juan XXIII y seguido y clausurado por el Papa PabloVI.Se pretendió que fuera una especie de "agiornamento", es decir, una puesta al día de laIglesia, renovando en sí misma los elementos que necesitaren de ello y revisando el fondo y laforma de todas sus actividades. Proporcionó una apertura dialogante con el mundo moderno, incluso con nuevo lenguaje conciliatorio frente a problemáticas actuales y antiguas. Ha sido el concilio más representativo de todos. Constó de cuatro etapas, con una media de asistencia de unos dos mil Padres Conciliares procedentes de todas las partes del mundo y de una gran diversidad de lenguas y razas. Papa Juan XXIII La reforma interior Paulo VI de la vida eclesiástica y la búsqueda de un camino nuevo para tratar de conciliar a los cristianos separados de la unidad católica de la Iglesia. Fue convocado por el Papa Juan XXIII en 1962 y clausurado por el Papa Paulo VI en 1965. Se propuso actualizar la vida de la Iglesia sin definir ningún dogma. Trató de la Iglesia, la Revelación, la Liturgia, la libertad religiosa, etc. Recordó el Concilio la llamada universal a la santidad. El Concilio Vaticano II es el hecho más decisivo dela historia de la Iglesia en el siglo XX.El Concilio se convocó con el fin principal de: - Promover el desarrollo de la fe católica. - Lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles. - Adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo.Tras un largo trabajo concluyó en 16 documentos, cuyo conjunto constituye una toma deconciencia de la situación actual de la Iglesia y define las orientaciones que se imponen.Las características del Concilio Vaticano II, son Renovación y Tradición.Los 16 Documentos del Concilio Vaticano II1. Cuatro Constituciones.Constitución: es un documento que posee un valor teológico o doctrinal permanente.A ) La Iglesia, "Luz de las naciones". "Lumen Gentium".La Iglesia es el pueblo de Dios, en el cual todos los cristianos son responsables y solidarios.María es madre en la Iglesia. 24 Año de la fe
  • 25. Nació de un deseo de la Iglesia misma para renovarse en su misión de salvación. En laconstitución el Pueblo de Dios está presente en primer lugar; no interviniendo la jerarquíamás que en segundo lugar y al servicio del primero. Todos misioneros, todos responsables.La autoridad: un servicio.El obispo: pastor querido por Cristo.La colegialidad de los obispos: solidaridad y responsabilidad universales.La Iglesia: comunión, institución, misión.B) La Sagrada LiturgiaOración litúrgica y sacramentos piden la participación activa de todos.La renovación litúrgica se remonta hasta Pío X. Toma su base y prolonga la Encíclica de Pío XII"Mediador Dei" (1947) sobre la liturgia. Afirma que en la liturgia, Jesucristo mismo obra comosacerdote, unido a todos los bautizados. El fin esencial de la reforma litúrgica es obtener laparticipación activa de todos, la cual es "la fuente primera e indispensable donde los fielesdeben obtener un espíritu verdaderamente cristiano". La liturgia tiene una parte inmutable,la que es institución divina y otras partes sujetas a cambios que pueden variar en el curso deltiempo, incluso deben, si se han vuelto inadaptadas. (art. 21). El misterio Pascual es elcorazón de la liturgia. La Constitución insiste sobre el lugar primordial que debe dársele a laPalabra de Dios. La Constitución revisó la liturgia de todos los Sacramentos.C) La Iglesia en el mundo actual. "Schema XIII" - "Gaudium et spes".La comunidad cristiana se reconoce solidaria del genero humano y de su historia. Quieresalvar al hombre en su totalidad.En esta Constitución la Iglesia ha querido hoy considerar al mundo en todas sus expresiones:cósmicas, humanas, históricas. Afirma que la Iglesia es solidaria, íntimamente solidaria con elgenero humano. Constata que ante los formidables cambios que sacuden a este mundo,muchos hombres se interrogan. Afirma que se debe reconocer la "igualdad" fundamental de loshombres. Explica lo que la Iglesia puede hacer para ayudar a los hombres.Aborda 5 problemas que cree urgente:1. la familia.2. la cultura.3. la vida económico - social.4. la vida política.5. vida internacional.D) La Revelación Divina. "Dei Verbum"Los impulsos escriturísticos cobraron impulso decisivo con León XIII, Pío X, Benedicto XV y mástarde Pío XII. Se paso de un excesivo apegamiento a la palabra material del texto a unapenetración más profunda de los hechos y dichos de Dios como portadores de un mensaje desalvación para los hombres. Se propuso una interpretación desde un ángulo contextual y nomeramente textual de la palabra escrita.2. Los nueve decretos. 25 Año de la fe
  • 26. Decreto: es una decisión o un conjunto de decisiones que tienen un alcance prácticonormativo o disciplinar.A) La actividad misionera de la Iglesia.La Iglesia debe insertarse en todos los grupos humanos respetando sus condiciones sociales yculturales.B) Vida y ministerio de los sacerdotes.Los sacerdotes, cooperadores de los obispos, son servidores de Cristo y de sus hermanos parala palabra de Dios, el don de los sacramentos y la constitución de la Iglesia.C) Renovación de la vida religiosa.Retornó a las fuentes evangélicas y participación en la vida de la Iglesia son las condiciones devitalidad de las órdenes religiosas.D) La educación cristiana.Todo hombre tiene derecho a educación. La familia es la primera responsable.E) La misión de los obispos.Los obispos participan en el cuidado de todas las Iglesias.F) Formación de los sacerdotes.A toda la comunidad cristiana incumbe el deber de suscitar vocaciones.G) Apostolado de los seglares. "Apostolicam actuositatem"Los laicos tienen, por su unión con Cristo, deber y derecho de ser apóstoles.La vocación cristiana es por su misma naturaleza, vocación también para el apostolado. Eldeber y el derecho del seglar al apostolado deriva de su misma unión con Cristo Cabeza.Insertos por el bautismo en el Cuerpo Místico de Cristo, robustecidas por la confirmación en lafortaleza del Espíritu Santo, es el mismo Señor el que los destina al apostolado. Lascircunstancias actuales piden un apostolado seglar mucho más intenso y más amplio.H) Las Iglesias Orientales Católicas.La variedad en la Iglesia no daña su unidad, sino que manifiesta su riqueza espiritual.I) El ecumenismo. "Unitatis Redintegratio"Promover la restauración de la unidad entre todos los cristianos.Las primeras iniciativas nacieron de los protestantes. El impulso decisivo por parte católicavino de Juan XXIII, que en 1961 creó el Secretariado para la Unidad de los Cristianos. Frutosdel movimiento ecuménico son: la revalorización católica de la lectura de la Escritura, larevisión de la Institución demasiado autoritaria y uniforme y el uso de obras escritas porteólogos protestantes. 26 Año de la fe
  • 27. 3. Las tres declaracionesDeclaración: es la expresión de una etapa en la investigación y la aclaración.A) La libertad religiosa.La verdad no se impone más que por la fuerza de la verdad.B) Los medios de comunicación social.Prensa, cine, radio, TV, deben contribuir a la justicia y a la verdad.C) Las relaciones de la Iglesia con las religiones no - cristianas.La Iglesia mira con estima las demás religiones, porque contienen una parte de verdad.Rechaza toda discriminación racial o religiosa.Relación de los documentos de Vaticano II clasificados por tipo y fecha:Constituciones:SACROSANCTUM CONCILIUM4 de diciembre de 1963Constitución sobre la Sagrada LiturgiaPROEMIOCAPITULO I : PRINCIPIOS GENERALES PARA LA REFORMA Y FOMENTO DE LA SAGRADALITURGIAI. NATURALEZA DE LA SAGRADA LITURGIAY SU IMPORTANCIA EN LA VIDA DE LA IGLESIA.II. NECESIDAD DE PROMOVER LA EDUCACION LITURGICAY LA PARTICIPACION ACTIVA.III. REFORMA DE LA SAGRADA LITURGIAIV. FOMENTO DE LA VIDA LITURGICA EN LA DIOCESISY EN LA PARROQUIA.V) FOMENTO DE LA ACCION PASTORAL LITURGICA.CAPITULO II: EL SACROSANTO MISTERIO DE LA EUCARISTIACAPITULO III: LOS DEMAS SACRAMENTOS Y LOS SACRAMENTALESCAPITULO IV: EL OFICIO DIVINOCAPITULO V: EL AÑO LITURGICOCAPITULO VI: LA MUSICA SAGRADACAPITULO VII: EL ARTE Y LOS OBJETOS SAGRADOSLUMEN GENTIUM21 de noviembre de 1964Constitución dogmática sobre la IglesiaCAPÍTULO I: EL MISTERIO DE LA IGLESIACAPÍTULO II: EL PUEBLO DE DIOSCAPÍTULO III: CONSTITUCIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA Y PARTICULARMENTE ELEPISCOPADO 27 Año de la fe
  • 28. CAPÍTULO IV: LOS LAICOSCAPÍTULO V: UNIVERSAL VOCACIÓN A LA SANTIDAD EN LA IGLESIACAPÍTULO VI: DE LOS RELIGIOSOSCAPÍTULO VII: ÍNDOLE ESCATOLÓGICA DE LA IGLESIA PEREGRI-NANTE Y SU UNIÓN CON LA IGLESIA CELESTIALCAPÍTULO VIII: LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, MADRE DE DIOS, EN EL MISTERIO DECRISTO Y DE LA IGLESIAGAUDDIUM ET SPES7 de diciembre de 1965Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actualPROEMIOEXPOSICIÓN PRELIMINAR: SITUACIÓN DEL HOMBRE EN EL MUNDO DE HOYPRIMERA PARTE: LA IGLESIA Y LA VOCACION DEL HOMBRECAPITULO I: LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANACAPITULO II: LA COMUNIDAD HUMANACAPITULO III: LA ACTIVIDAD HUMANA EN EL MUNDOCAPITULO IV: MISION DE LA IGLESIA EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEOSEGUNDA PARTE: ALGUNOS PROBLEMAS MAS URGENTESCAPITULO I: DIGNIDAD DEL MATRIMONIO Y DE LA FAMILIACAPITULO II: EL SANO FOMENTO DEL PROGRESO CULTURALCAPITULO III: LA VIDA ECONOMICO – SOCIALCAPITULO IV: LA VIDA EN LA COMUNIDAD POLITICACAPITULO V: EL FOMENTO DE LA PAZ Y LA PROMOCIÓN DE LA COMUNIDAD DE LOS PUEBLOSCONCLUSIÓNDEI VERBUM18 de noviembre de 1965Constitución dogmática sobre la divina revelaciónPROEMIOCAPÍTULO I: LA REVELACIÓN EN SÍ MISMA• Naturaleza y objeto de la Revelación• Preparación de la revelación evangélica• Cristo, culmen de la revelación• La revelación hay que recibirla con fe• Las verdades reveladasCAPÍTULO II: TRANSMISIÓN DE LA REVELACION DIVINA• Los Apóstoles y sus sucesores, heraldos del Evangelio• La sagrada Tradición• Mutua relación entre la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura• Relación de una y otra con toda la Iglesia y con el MagisterioCAPÍTULO III: INSPIRACIÓN DIVINA DE LA SAGRADAESCRITURA Y SU INTERPRETACIÓN• El hecho de la inspiración y de la verdad de la Sagrada Escritura• Cómo hay que interpretar la Sagrada Escritura• Condescendencia de Dios 28 Año de la fe
  • 29. CAPÍTULO IV: EL ANTIGUO TESTAMENTO• La historia de la salvación consignada en los libros del AntiguoTestamento• Importancia del Antiguo Testamento para los cristianos• Unidad de ambos TestamentosCAPÍTULO V: EL NUEVO TESTAMENTO• Excelencia del Nuevo Testamento• Origen apostólico de los Evangelios• Carácter histórico de los Evangelios• Los restantes escritos del Nuevo TestamentoCAPÍTULO VI: LA SAGRADA ESCRITURA EN LA VIDADE LA IGLESIA• La Iglesia venera las Sagradas Escrituras• Se recomiendan las traducciones cuidadosas• Deber apostólico de los católicos doctos• Importancia de la Sagrada Escritura para la Teología• Se recomienda la lectura de la Sagrada EscrituraEpílogoDeclaraciones:Gravissimum Educationis28 de octubre de 1965Declaración cobre la educaciónNostra Aetate28 de octubre de 1965Decreto sobre la relación de la Iglesia con las Religiones no cristianasDignitatis Humanae7 de diciembre de 1965Declaración sobre la libertad religiosaDecretos:Inter Mirifica4 de diciembre de 1963Sobre los Medios de Comunicación SocialUnitatis Redintegratio21 de noviembre de 1964Decreto sobre el EcumenismoOrientalium Ecclesiarum21 de noviembre de 1964Sobre las Iglesias Orientales CatólicasPresbyterorum Ordinis7 de diciembre de 1965Decreto sobre el ministerio y la vida sacerdotal 29 Año de la fe
  • 30. Ad Gentes7 de diciembre de 1965Decreto sobre la acción misionera de la IglesiaApostolicam Actuositatem18 de noviembre de 1965Decreto sobre el apostolado de los laicosChristus Dominus28 de octubre de 1965Decreto sobre el oficio pastoral de los Obispos en la IglesiaOptatam Totius28 de octubre de 1965Sobre la Formación SacerdotalPerfectae Caritatis28 de octubre de 1965Sobre la Adecuada Renovación de la Vida ReligiosaMENSAJES DEL CONCILIO A LA HUMANIDAD7 de Diciembre de 1965 30 Año de la fe
  • 31. 5.- El Concilio Vaticano II, hoyEl acontecimiento fundamental de la historia cristiana del siglo XX es indudablemente el ConcilioVaticano II. Acontecimiento no sólo católico, sino con gran repercusión ecuménica que marcó atodas las Iglesias.Sin embargo, el proceso de asimilación de su mensaje no está todavía concluido. Muchos hanintentado borrar su recuerdo porque los desafíos que el Concilio Vaticano II sigue planteando hoyson muy incómodos.Sin embargo, "elnuevo Pentecostés"invocado por el BeatoJuan XXIII sigueabriendo puertas yventanas para unaIglesia en la que no pocospastores y laicos siguensufriendo la tentación delencierro en un cenáculoseguro y prestigioso,pero poco disponible aescuchar las angustiasy las esperanzasdel mundo.La sorpresa de todo elmundo fue enorme,cuando el 25 de enerode 1959, el papa Juan XXIII, elegido papa tres meses antes, a los 77 años de edad, anunciaba laconvocación de un nuevo Concilio.Este papa sencillo, de origen campesino, había sido elegido como papa de transición, después delimportante y largo pontificado de Pío XII, que a toda la cristiandad le había parecido como algoheroico y místico en medio de los difíciles años de la 2da. Guerra Mundial. Ahora Juan XXIII lanzabaesta idea que él definía "como una flor espontánea de una primavera inesperada" y como "un rayode luz celestial".En su oración para preparar el Concilio, el Papa Bueno hablaba con acierto de "un NuevoPentecostés". No debía ser un concilio para combatir algún error doctrinal o alguna ideologíaanticristiana. Debería ser un concilio de diálogo, de apertura, de reconciliación y de unidad. Por esoel título de "ecuménico", pero su apertura se extenderá mucho más allá de las Iglesias cristianas,llegando a interpelar, como era costumbre del Papa Bueno, a todos los hombres de buena voluntad.Al asumir la conducción de la nave de Pedro, como "pastor y navegante", Juan XXIII encontraba unaIglesia institucional muy encerrada, atrincherada en su ciudadela santa, con mentalidad muyeurocéntrica y fuerte centralismo "romano". Pero esta misma Iglesia estaba siendo provocada poruna serie de fermentos internos y externos que le exigían definirse.Estaban los fermentos internos como el renacimiento de los estudios bíblicos en los años 30, larenovación catequística y litúrgica, la Acción católica y los nuevos impulsos misioneros...Estaban los fermentos "externos" pero muy cercanos a la misión de cada cristiano y de la Iglesiaentera: el ansia de la reconstrucción y del progreso después de la 2da. Guerra Mundial, el nacer delos dos grandes bloques y el comienzo de la guerra fría, el tema del armamentismo y de la falta derecursos para los países más pobres, el neo-colonialismo y el racismo, la explotación del tercermundo...Sin embargo, las sugerencias de los obispos para el nuevo Concilio, recogidas en todo el mundo a lolargo de 1959 y 1960, mostraban que la jerarquía eclesiástica no había todavía tomado el pulso deesta situación y no había recogido la mayoría de estos desafíos. En la Curia romana se estabanpreparando los documentos previos al Concilio sin seguir la orientación que el Papa quería darle. Seprefería desoír la voz de la renovación y del diálogo para volver a atrincherarse en el dogma y en las 31 Año de la fe
  • 32. cuestiones internas.LA IGLESIA EXULTA DE GOZOLa apertura del Concilio Vaticano II es un hecho de una importancia histórica tan relevante queconviene volver a recordarla (ver UMBRALES n. 109).La mañana del 11 de octubre de 1962, la plaza San Pedro era inundada por 2.500 obispos que enprocesión y cantando las letanías de los santos, se dirigían hacia la basílica vaticana. Losacompañaba el repique de campanas de todas las iglesias de Roma, pero poca gente estaba en laplaza San Pedro en esa gris mañana otoñal. Se abría el Concilio del siglo XX y empezaba una nuevaépoca para la Iglesia. Se notaba un entusiasmo general pero no faltaba el desprecio de algunos altosfuncionarios de la curia vaticana, para quienes el Concilio no sería en todo caso más que un cohetesin explotar; decían: "Cuando se cansen de bostezar, los obispos volverán a casa". Estos mismoseclesiásticos se habían encargado de proponer un orden del día con un listado de temas doctrinales(más de 70 proyectos) imposible de enfrentar en un horario muy lleno de largas celebraciones,avisos inútiles y además sin traducción simultánea.Pero en el discurso inaugural, en medio de una larguísima celebración en latín de casi 5 horas deduración, el Papa Juan XXIII sorprendió a todos.El papa, con mucha sencillez y con gran fuerza de ánimo, empezó diciendo: "La Madre Iglesia sealegra y exulta de gozo". Era un comienzo para disipar los temores y los miedos y dejarse llenar porla alegría del Espíritu. Pero luego el papa no dejó de señalar con firmeza a los falsos "profetas dedesdichas"."En el ejercicio diario de nuestro ministerio apostólico sucede con frecuencia que disturban nuestrosoídos las voces de aquellas personas que tienen gran celo religioso, pero carecen de sentidosuficiente para valorar correctamente las cosas y son incapaces de emitir un juicio inteligente. Ensu opinión, la situación actual de la sociedad humana está cargada sólo de indicios de ocaso y dedesgracia. ...Tenemos una opinión completamente distinta que estos profetas de desdichas, queprevén constantemente la desgracia, como si el mundo estuviera a punto de perecer. En losactuales acontecimientos humanos, mediante los que la humanidad parece entrar en un ordennuevo, hay que reconocer más bien un plan oculto de la providencia divina." Estas frases resultaronser una respuesta a los miedos de los eclesiásticos de su entorno más inmediato; y también unaréplica a una tendencia que en todos los tiempos encuentra adeptos en la Iglesia.Definiendo la tarea del Concilio y la misión de la Iglesia, Juan XXIII afirma que no basta con repetir ycopiar lo que concilios anteriores enseñaron. Se trata, más bien, de considerar la herencia de veintesiglos de cristianismo como algo que, por encima de todas las controversias, se ha convertido en patrimonio común de toda la humanidad. Y precisamente por eso, decía él, no se trata de conservar atrapados por lo antiguo; por el contrario hay que realizar, con alegría y sin temor, la obra que requiere nuestro tiempo. Ya en la bula de convocatoria del Concilio, que escribió personalmente y luego en la encíclica Pacem in terris, poco antes 32 Año de la fe
  • 33. de su muerte habla de los signos de los tiempos y de cómo interpretarlos con discernimiento. Conello Juan XXIII restablecía el espacio y la tarea profética de la Iglesia en el corazón de la historia.Aquel día terminó con el famoso discurso improvisado de "la caricia para los niños" frente a cien milpersonas que se congregaron con antorchas en la plaza San Pedro; esta celebración espontánea dela apertura del Concilio recordaba la aclamación popular en el Concilio de Éfeso y era una imagenclara de la Iglesia pueblo de Dios (UMBRALES n. 109, p. 18). El pueblo de Dios, incluyendo los niños,se había hecho presente en la primera jornada del Concilio. Las palabras sencillas y paternales delpapa revelaban una vez más que él no reivindicaba primados, infalibilidades o privilegios, ni antesus hermanos los obispos reunidos en Concilio, ni ante cualquier persona.CUATRO AÑOS DE DEBATESEl papa Juan XXIII, en su breve pontificado reafirmó claramente las finalidades originarias para lasque el Concilio había sido inspirado y convocado: establecer el papel y la misión de la Iglesia en elmundo; un camino abierto a la "reforma permanente" de la Iglesia para presentar de una maneranueva el mensaje cristiano; una prueba de confianza en el ser humano y en su dignidad. Juan XXIII amenudo repetía: "Preocupémonos por lo que une, y dejemos aparte, lo que nos divide".Juan XXIII pedía abrir las ventanas de la Iglesia para que entrara el viento renovador del Espíritu. El Papa Bueno vio ante sus ojos el primer éxito de su utopía conciliar cuando la gran mayoría del episcopado universal rehuyó tomar una posición preliminar de pura defensa contra el error. El episcopado había sostenido que no existían herejías que amenazasen a la Iglesia; había pedido y conseguido una sana libertad de investigación para los exegetas, sin declarar sistemáticamente sospechosos de herejía a los estudiosos que trataban de conciliar la fidelidad a la Iglesia y la fidelidad a la ciencia; había manifestado la voluntad de expresarse en un lenguaje incomprensible para los hombres de hoy, un lenguaje pastoral; finalmente, había tenido en cuenta la exigencia de un diálogo con los cristianos separados. La última vez que el Concilio vio y escuchó a Juan XXIII fue el 8 de diciembre de 1962. El papa estaba pálido. Los médicos le habían desaconsejado asistir a la celebración de clausura de la primera sesión. Los obispos le miraban en silencio, conmovidos. Sus últimas palabras para ellos fueron las siguientes: "Un largo camino queda por recorrer, pero ustedes saben que el pastor supremo los seguirá con afecto en la acción pastoral que desarrollarán en cada una de sus diócesis. Nos esperan, ciertamente, grandes responsabilidades, pero Dios mismo nos sostendrá en el camino."El lunes de Pentecostés, el 3 de junio de 1963, el Papa Bueno moría, pero el nuevo Papa, PabloVI retomaba con entusiasmo la antorcha del Concilio, convocando inmediatamente una segundasesión para los últimos meses del mismo año. La tercera y cuarta sesión serán respectivamente enlos últimos trimestres de 1964 y 1965.Ya que un concilio busca siempre la unanimidad de sus miembros, el Vaticano II pasó por momentosde fuerte debate que exigían tiempo y paciencia, con varias reformulaciones de un mismodocumento. Ya en la primera sesión se advertía este gran pluralismo de opiniones en reacción alpropósito de la Curia romana de reducir el Concilio a una rápida confirmación de los programaspreparados en Roma.Ha escrito el card. Bea: "En una audiencia concedida a un grupo de obispos durante la primerasesión del concilio, Juan XXIII advirtió cómo algunas personas estaban preocupadas por el lenguajeviolento que muchos obispos usaban en el Concilio: ‘Pero ¿de qué se preocupan? -les dijo-. No sonun grupo de monjas que tienen que estar siempre de acuerdo con la madre superiora’... Juan XXIII 33 Año de la fe
  • 34. estaba interesado en la libertad de los obispos, pero unas cuantas molestias le proporcionó elasegurársela."LOS GRANDES TEMAS DEL CONCILIO- El primer tema sobre el cual trabajó el Concilio fue la Liturgia.Este fue el único texto preparatorio que había sido bien acogido por los padres conciliares. Losexpertos que habían preparado el texto eran todos animadores reconocidos del movimientolitúrgico. La Curia romana no había podido frenar y modificar sus propuestas renovadoras que desdeunas décadas ya se venían debatiendo en prestigiosos círculos de estudios litúrgicos.Gracias a este documento, la Iglesia en todo el mundo pasó rápidamente de la lengua latina a losidiomas nacionales; se subrayó la importancia de la Iglesia local y de la liturgia de la Palabra.El documento conciliar sobre la liturgia fue el primero en ser aprobado con 2.147 obispos a favor ysólo 4 contrarios, el 4 de diciembre de 1963. Pocos meses después, con la cuaresma de 1964 laReforma litúrgica entraba en vigor en todo el mundo.- El tema de la Comunicación y de los Medios de comunicación social fue otro de los temasconsiderados en las primeras etapas del Concilio. Este desvío "moderno" fue enfrentado por losobispos subrayando la importancia y también los peligros. Se proclama el derecho a la información,que deberá surgir de la verdad, de la justicia y del amor. También se subraya la importancia de laopinión pública y la formación crítica en el uso de los medios...- Pero el tercer documento en ser aprobado es sin duda el más importante de todos. Se trata de laConstitución conciliar sobre la Iglesia titulada en latín "Lumen Gentium (= La luz de los pueblos). Yael card. Gian Battista Montini (el futuro Papa Pablo VI), había lanzado al comienzo del Concilio lafamosa interrogante: "¿Iglesia, qué dices de ti misma?"Ahora, después de largas sesiones y debates, los obispos casi por unanimidad (2.151 a favor y 5 encontra) contestaban al mundo entero:brillando con la luz de Cristo, la Iglesia es elsigno ("sacramento") de la unidad del génerohumano. La Iglesia, presentada en la Bibliacon muchas imágenes (rebaño,campo, viña, edificio, templo, ciudadsanta, como germen que crece y comocosecha...), se fundamenta en lapalabra y en la obra de Cristo, de cuyo Reinorepresenta el comienzo en la tierra.La Iglesia, cuerpo místico y pueblo de Diosen camino, es al mismo tiempocomunidad visible y espiritual. El Conciliohabla de la Iglesia Pueblo de Dios, quetodos los seres humanos están llamadosa integrar; luego explica la función de losobispos, sacerdotes y diáconos y presenta uncapítulo entero dedicado a los laicos.Después de explicar que todos en la Iglesiaestán llamados a la santidad presenta elllamado específico de los religiosos. Eldocumento termina con un importantecapítulo dedicado a la Virgen María, Madrede la Iglesia.- En 1964 se aprueba el Decreto sobreel ecumenismo, otro de los grandes temas que caracterizaron la asamblea conciliar.- En 1965 se aprueban muchos otros decretos: sobre los obispos, los pres- bíteros, la vida religiosa,la formación sacerdotal, la educación cristiana; sobre las religiones no cristianas y la libertadreligiosa; sobre el apostolado de los laicos y sobre la actividad misionera. 34 Año de la fe
  • 35. - Completan los trabajos del Concilio otras 2 Constituciones (documentos más importantes): la Constitución dogmática sobre la Revelación divina en la Biblia manifiesta la importancia que este Concilio vuelve a asignarle a la Palabra de Dios revelada en la Biblia. El mismo Juan XXIII ordenó retirar el primer texto sobre el tema que había sido objeto de una fuerte polémica. - El último documento del Concilio en ser aprobado, y por eso el fruto más maduro de la larga asamblea de los obispos fue la Constitución "pastoral" (por primera vez se usa este calificativo) sobre la Iglesia en elmundo actual. Como es costumbre se conoce este documento con las primeras palabras en latín quelo encabezan: Gaudium et spes (= Los gozos y las esperanzas). Ya el título muestra otra actitud dela Iglesia para enfrentar el diálogo con el mundo moderno: "Los gozos y las esperanzas, las tristezasy las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, sona la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hayverdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón" .Este importante documento merecerá un estudio más atento y prolongado (en una próxima nota deUmbrales). En la primera parte se analiza la vocación del ser humano: la dignidad de la persona, lacomunidad humana y su actividad en el mundo... En la segunda parte se analizan los problemas másurgentes: la dignidad del matrimonio y de la familia, el progreso cultural, la vida social y eldesarrollo económico, la vida política, la cooperación internacional y la promoción de la paz. Todostemas muy queridos por Juan XXIII que desde el cielo contemplaría satisfecho la conclusión de esainmensa obra que él con fe, coraje y profetismo había empezado.DIEZ PALABRAS CLAVES DEL CONCILIO1. "AGGIORNAMENTO"La Palabra expresa el esfuerzo de toda la Iglesia para mirar positivamente al mundo buscando estaral día en la lectura de los "signos de los tiempos" que se presentan en la realidad.2. COLEGIALIDADEs la revalorización del "colegio" de los obispos presidido por el obispo de Roma, el Papa. Losobispos no son subalternos del Papa sino que son responsables pastorales de su Iglesia local. Lacolegialidad se expresa por medio de algunos organismos a nivel mundial, como el Sínodo de losobispos, y a nivel nacional, como las Conferencias Episcopales.3. DIÁLOGOEl Concilio ha promovido un diálogo hacia todas las direcciones siguiendo la propuesta de laEncíclica programática de Pablo VI, Ecclesiam suam, del 6 de agosto de 1964. De aquí en más eldiálogo será herramienta fundamental del anuncio y de la misión de la Iglesia.4. COMUNIÓNEl proyecto de Dios es un proyecto de comunión. La Iglesia Católica se define como una comuniónde Iglesias locales. A nivel más profundo, la Iglesia es comunión con Dios y entre los hombres. Lapluralidad y la diversidad son entendidas como elemento positivo. 35 Año de la fe
  • 36. 5. LIBERTAD RELIGIOSAUna de las más grandes innovaciones del Vaticano II con respecto a la historia del catolicismo es laafirmación de la libertad religiosa, que va asociada a la libertad de conciencia. El papa Gregorio XVIla consideraba en el siglo XIX como un "delirio". Por primera vez, la expresión "libertad religiosa"figura en un texto oficial católico y el subtítulo del documento precisa: "El derecho de la persona yde la comunidad a la libertad social y civil en materia religiosa".6. LITURGIAUn deseo de los 2.500 obispos presentes en el Concilio era llegar pronto a una reforma litúrgicacercana al pueblo que permitiera su participación. Redescubriendo las antiguas tradicioneslitúrgicas, el pueblo vuelve a ser protagonista de las celebraciones y de la vida eclesial.7. ECUMENISMONo sin encontrar algunas dificultades, la palabra ecumenismo adquiere legitimidad plena en laIglesia Católica. La Iglesia de Cristo no se reduce a la Iglesia Católica romana. Las diferentes Iglesiasque están en comunión imperfecta pero real con la Iglesia Católica, forman parte de la única Iglesiade Cristo. La finalidad del camino ecuménico no es la incorporación de los demás sino la búsquedade un diálogo serio y exigente para favorecer el encuentro.8. PALABRA DE DIOSEl Vaticano II ha restaurado el lugar de la Palabra de Dios como fundamento de toda la vidacristiana. El Magisterio no está por encima de la Palabra de Dios, sino a su servicio. Todo el Pueblode Dios puede y debe acercarse a la Biblia para que ésta ilumine su vida.9. PUEBLO DE DIOSEsta definición de la Iglesia valoriza la condición cristiana de todos los integrantes de la Iglesia,laicos y ministros. Propone también una nueva inserción en la historia y en el mundo, y una nuevaconfiguración de relaciones en el interior de la Iglesia.10. PRESENCIALa Iglesia se percibe como presencia frente a Dios y frente a los hombres. En el mundo estapresencia es una presencia de servicio. La Iglesia centrada en el Evangelio se abre al mundo 36 Año de la fe
  • 37. 6.- Reflexiones y datos Prof. Oscar Lobo OconitrilloReflexionar sobre el Concilio Vaticano II hoy, es un atrevimiento y un riesgo de no decir todo, depensar sobre lo que no fue o bien el riesgo del futuro.Anoto lo que escuche del Pbro. Rodrigo Castro por 1975, "El Vaticano II, es desconocido en muchagente y será siendo poco leído en el futuro". Parece ser que los Documentos del Concilio Vaticano IIse han quedado para una lectura académica y poco para su aplicación pastoral.1-. Antecedentes históricos: La historia de la humanidad, sobre todo después de la posguerra (1939-1945) arroja una serie de hechos sorprendentes en los espacios: geo-políticos, económi- cos, sociales, cien-tíficos, culturales y religiosos. Como que la humanidad dentro del globo terráqueo sé reacomodó y en la línea de pensamiento no fue una exclusión. Es la dinámica misma desde una perspectiva psico-social, las consecuencias políticas han sido devastadoras para algunos países o bloques de interés: eje. La guerra fría, la guerra de los mercados o las nuevas manifestaciones culturales. "La Iglesia, por lotanto, debía tener una confrontación más directa con el mundo y alcanzar esto es un concilio,tal como había propuesto él (Juan XXIII), era necesario y vital"El Papa Pío XI en un momento de su pontificado, se planteo la idea de celebrar concilio, perodespués de consultar a sus consejeros engaveto la idea, ya que no era el momento oportuno. "En1948 Pío XII tuvo el mismo deseo, dadas, las opiniones contrapuestas, renunció al proyecto en1952". Los problemas de celebrar un concilio no están afuera de la Iglesia sino dentro de ella.Todo cambio que se pretendió entablar dentro de la Iglesia en la etapa preconciliar fue un duroreto, así lo afirma el Cardenal Danielou en su <Memorias>: "el problema esencial estriba, pues, hoyno ya en los obstáculos que la Iglesia puede hallar en el exterior, sino en las amenazas que minanpor dentro".La Iglesia durante el Pontificado de Pío XII fue una respuesta a la tensión mundial, a un acomodoreligioso y un mantenimiento del "status"interior de la Iglesia. No quería complicarsecon cambios que se le fueran de las manos. Era todo un nuevo desafío que no quiso asumir.El tipo de encuentro conciliar ya no sería para responder a problemas doctrinales, sino sería unplanteamiento pastoral, fruto de los movimientos de renovación en los sectores: bíblicos, litúrgicos,catequéticos, sociales y laicales que se iniciaron después de la década de los treinta. "Losmovimientos de renovación anterior al Vaticano II, en lucha contra fuerzas inmovilistas, propiciaronsu feliz realización" Fueron bases que se prepararon y esperaron el tiempo para el momentooportuno que culminaría con la corona de cambio a interior de la Iglesia. 37 Año de la fe
  • 38. Otros consideran que el Concilio Vaticano IIfue un error, ya que un grupo al interior dela Iglesia se sintió un poco desarmado,sobre todo las líneas duras o "elites" y de unfomento ortodoxo. "Hay quienesdescalifican el Vaticano II como decisiónpeligrosa y equivocada, otros juzgannegativamente el posconcilio, por habersecomprendido y aplicado mal elpropio texto conciliar, no faltan quienesafirman que estamos desviando el espírituconciliar, sin que haya consenso sobre dichoespíritu"Pero en el fondo la Iglesia necesitóreflexionar sobre sus problemas internosante el mundo comteporáraneo yplantearse los desafíos del futuro. No existeduda "el concilio Vaticano II ha puesto sobre el tapete de la actualidad mundial las gravescuestiones religiosas de nuestro siglo"La idea de celebrar un concilio:Después de la II Guerra Mundial con las nuevas tecnologías, uno de los sectores que se fortalecieronfueran las comunicaciones sociales. Realmente una de las grandes noticias de 1959, fue la que hizoel Papa Juan XXIII, la convocatoria del Concilio Vaticano II, pero no cayó muy bien en los pesimistasy escépticos. La sorpresa fue para muchos: "la convocatoria de un nuevo concilio echo por Juan XXIII en la Basílica romana de San Pablo el 25 de enero de 1959, fiesta de la conversión del Apóstol". Pero este anuncio era profético, que luego tendría sus implicaciones teológicas y pastorales. Pero tendríamos profundizar las palabras del Papa en aquella tarde: ¡Venerables hermanos y queridos hijos! Pronunciamos delante de vosotros, a la verdad temblando un poco de conmoción, pero a par con humilde resolución de propósitos, el nombre y a la propuesta de una doble celebración: de un sínodo diocesano para la Urbe y de un concilio ecuménico para la Iglesia Universal". Discurso de Juan XXIII (25-1-1959) Implican no solo el Concilio, sino la actualización del Código de Derecho Canónico y un Sínodo para la Iglesia de Roma. Como que el Papa de la "transición" se les fue la mano y a sus 78 años Angelo Giuseppe Roncalli (1881-1963) laza una mirada al mundo y lo hace silenciar por un momento. El Juan Pablo II confirma este hecho: "Lo <nuevo> brota de lo <viejo> y <lo viejo> encuentra en los<nuevo> una expresión más plena. Así ha sido para el Concilio Vaticano II y para los Pontíficesrelacionados con la Asamblea Conciliar, comenzando por Juan XXIII, siguiendo por Pablo VI, por JuanPablo I y hasta el papa actual"Ese amanecer del Vaticano II, requiero que cada día volvamos a sus páginas, a los frutos de suscambios, a comprender sus tensiones causadas y los desafíos venideros. Para una mayorcompresión, la Carta Apostólica: Tertio Millennio Adveniente, invita a reflexionar su numeral: Nº 19.La noticia del Concilio:La iluminación del Espíritu Santo en este encuentro con la historia:Las cosas del Señor no se hacen solas, es Dios el que actual por medio de los hombres. Pero de unaforma hermosa lo recoge un gran hombre de Dios, el Cardenal Angel Herrera Oria cuando en suhomilía el 8 de setiembre de 1962 le hablo a sus fieles de Málaga. 38 Año de la fe
  • 39. Faltaba un mes para la apertura de este magno encuentro eclesial. Un signo de comuniónapostólico: "Jesucristo dijo a los apóstoles ante de subir a los cielos: <Recibiréis la virtud delEspiritu santo, que descenderá sobre vosotros (Hech. 1.8)> (…) Consecuentes con esta doctrina, losapóstoles, reunidos el año 50 en Jerusalén, en aquel concilio o asamblea, comenzaron su famoso decreto con aquellas solemnes palabras <Ha parecido al Espíritu Santo y a nosotros> (Hech. 15,28)>" . Las acciones del Espíritu Santo son sorprendentes. Las tres ideas del Pontificado del Papa Roncalli eran "nada menos que un Sínodo romano, un Concilio y una reforma del Código de Derecho Canónico". La idea que convulsionó al mundo fue la del Concilio: "Pero resulta que Juan XXIII creía en la comunidad y creía en el Espíritu actuaba más y mejor cuando todas las fuerzas de la cristiandad se reunían. Y se atrevió a soñar una aventura tan tremenda como era un Concilio, qué iba realmente a <resolver> no sólo las congregaciones romanas sino a la Iglesiaentera".Lo más interesante que podemos apreciar es la fe del Papa <Sucesor de Pedro>, que emprendió unade las empresas más difíciles dentro de una institución milenaria como la Iglesia. Dice el CardenalTarancón: "Porque Juan XXIII hizo la convocatoria sin consultar a nadie y los obispos nos enteramoscomo los demás".Podemos concluir esta primera parte con una idea tomada del Padre Pedro Arrupe:"Señor, necesito de tu Espíritu, de aquella fuerza divina que ha transformado tantas personalidadeshumanas haciéndolas capaces de gestos extraordinarios y de vidas extraordinarias"2-. Los jalones de la celebración conciliar (1962-1965)Nos proponemos en esta parte, hacer un viaje analico sobre los principales puntos de las etapaspreparatorias, realización y el análisis del Concilio de Juan y Pablo.2-1 La etapa de tormenta interioro preparación (1959-1962):Puedo afirmar que esta fue la másdura en los meses de 1959, ya queJuan XXIII inicia unaclara negociación para poner deacuerdo los gruposantagónicos, losque querían cambios radicales o loque veían todo con mucho sigilo.El 17 de mayo de 1959 se integra lacomisión antepreparatoria. Pero elPapa siguió una manerademocrática: "La razón se halla enla en la manera de preparar ycomenzar el Vaticano II medianteuna amplia y democráticaconsulta. El 18 de junio de 1959, elSecretario de Estado CardenalTardini invitó a todos los obispos(entonces 2594), superiores de órdenes y congregaciones religiosas (156) y universidades católicaspara que libremente propusieran temas conciliares ante del 30 de octubre de ese mismo año. Aquíreside la primera explicación del talante participativo y pedagógico del Concilio".Se recibieron 2812 repuestas, estás quedaron en él más hermético silencio de la historia. Realmente 39 Año de la fe
  • 40. se considera un plebiscito con el mayor éxitoalcanzado en la Historia de la Iglesia. Los aportesfueron clasificados por la comisión antepreparatoriaEn 1960 se crearon de diez comisiones preparatorias baja la coordinación de la Comisión Central delConcilio y elaboró su reglamento. Llegó a contar con 102 miembros y 29 consultores.Por el documento "Superno Dei nutu" (5-6-1960) se abre la fase preparatoria inmediata.Los miembros de las diez comisiones llegaron a tener 827 a fines de 1961 (Obispos, religiosos,universidades católicas y expertos). El resultado son los 69 esquemas de preparación.La primera reunión de la Comisión Central fue el 12 de junio de 1961, luego se llevaron seis más. Letocó la misión de preparar el reglamento de las sesiones.La convocatoria oficial se dio por la constitución "Humanae Salutis" (25-12-1961). Fijándose el 11 deoctubre de 1962 para la primera sesión.2-2 El Concilio del Papa Juan (1959-1963)Es importante en este espacio hacer un repaso de quien era Juan XXIII. Recomiendo lalectura del libro Juan XXIII del italiano Leone Algesi.Conociendo a este hombre, vamos a respondernos muchas preguntas entorno al su pontificado yconcilio. Toda esta etapa preparatoria fue seguida muy de cerca por el Papa Juan XXIII que enmuchos casos intervino con su consejo ysu autoridad.Tres aspectos por los que apunto supontificado Juan XXIII:La renovación de la Iglesia: "le señalodos objetivos muy amplios: una adaptación(aggiornamento) de la Iglesia y delapostolado a un mundo en plenatransformación"La unión de los cristianos: "consiguiótambién abrir una brecha en el ecumenismo.Abandonó el principio sostenido hastaentonces según el cual la unidad de laIglesia sólo era posible mediante el retornode los cristianos no católicos a la Iglesiacatólica. Él veía en esos cristianos a sushermanos, y dio un paso decisivo con lacreación del Secretariado para la unidad delos cristianos, en 1960"La paz del mundo: con dos históricasencíclicas reafirma este anhelo: en "Mater etmagistra" (15-5-1961) y en "Pacem in terris"(11-5-1963).2-3 Realización de la primera etapaAcudieron a la primera sesión más de 2000obispos del mundo que fue inauguradosolemnemente el 11 de octubre de 1962.Juan XXIII en su profético discurso presentalos siguientes puntos:Los Concilios Ecuménicos en la Iglesia: "Es muy natural que, al iniciarse el concilio ecuménico, nossea grato dar una mirada al pasado como para recoger sus voces, cuyo eco alentador quiere volver aescuchar unido al recuerdo y a los méritos de nuestros predecesores, antiguos o recientes". En estemismo párrafo afirma: "El gran problema planteado al mundo queda en pie tras casi dos mil años.Cristo, radiante siempre en el centro de la Historia y de la vida. Los hombres o están con Él y con suIglesia, y en tal caso gozan de la luz, de la bondad, del orden y de la paz, o bien están sin Él ocontra El deliberadamente contra su Iglesia, con la consiguiente confusión y aspereza en lasrelaciones humanas y con persistentes peligros de guerras fratricidas".Origen y causa del Concilio Ecuménico Vaticano II: "tres años de preparación laboriosa abiertos al 40 Año de la fe
  • 41. examen más sabio y profundo de las condiciones modernas de la fe y de la práctica religiosa, de lavitalidad cristiana y católica especialmente, han aparecido como una primera señal y un primer donde gracias celestiales. La Iglesia, iluminada por la luz de este concilio – tal es nuestra firmeesperanza –, acrecentará sus riquezas espirituales, sacando acopio de nuevas energías, miraráintrépida al porvenir".Oportunidad de la celebración del Concilio: "Mas nos parece necesario decir que disentimos de esosprofetas de calamidades que siempre están anunciando infaustos sucesos como si fuese inminente elfin de los tiempos. En el presente orden de cosas, en el cual parece apreciarse un nuevo ordende relaciones humanas, es preciso reconocer los arcanos designios de la Providencia divina que, através de los acontecimientos y de las mismas obras de los hombres, muchas veces sin que ellos loesperen, se llevan atérmino, haciendo quetodo, incluso lasadversidades humanas,redunden en bien de laIglesia".Tarea Principal del Concilio:"Lo que principalmenteatañe al concilio ecuménicoes esto: que el sagradodepósito de la doctrinacristiana sea custodiado yenseñando en forma cadavez más eficaz. Tal doctrinacomprende al hombreentero, compuestode alma y cuerpo, al cualcomo peregrino que essobre la tierra, enseña quedebe aspirar hacia el cielo.Esto demuestra que debeordenar nuestra vida mortalde la tierra y del cielo, consigamos el fin establecido por Dios".Modalidades de la difusión de la doctrina cristiana: "Una cosa es el depósito mismo de la fe, esdecir, las verdades que contiene nuestra venerada doctrina, y otra la manera como se expresa, y deello ha de tenerse gran cuenta, con paciencia, si fuese necesario, ateniéndose a las normas yexigencias de un magisterio de carácter prevalentemente pastoral"Forma de reprimir los errores: "Piensa que hay que remediar a los mostrándoles la validez de sudoctrina sagrada más que condenándolos".El Concilio debe promover la unidad de la familia cristiana: Una de las tareas de la Iglesia afirmaJuan XXIII es "promover y defender la verdad" (…)"La Iglesia católica estima, por tanto, como undeber suyo, el trabajar denodadamente a fin de que se realice el gran misterio de aquella unidadque Jesucristo invocó con ardiente plegaria al Padre celeste en la inminencia de su sacrificio".Conclusión de su mensaje a los Padres del Concilio: "El concilio que comienza aparece en la Iglesiacomo un guía prometedor de luz resplandeciente. Ahora es sólo la aurora, y el primer anuncio deldía que surge, ¡de cuánta suavidad llena nuestro corazón! (…) Puede decirse que el cielo y la tierrase unen para celebrar el concilio; lo santos del cielo, para proteger nuestros trabajos; los fieles enla tierra, continuando en su oración al Señor, y vosotros, siguiendo las inspiraciones del EspírituSanto, para obtener que el común esfuerzo corresponda a las exigencias actuales y a lasnecesidades de los diferentes pueblos"2-4 Las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II:Primera sesión, 11 de octubre al 8 de diciembre de 1962 – Juan XXIIISegunda sesión, 29 de setiembre al 4 de diciembre de 1963 – Pablo VITercera sesión, 14 de setiembre al 21 de noviembre de 1964 – Pablo VICuarta sesión, 14 de setiembre al 8 de diciembre de 1965 – Pablo VI 41 Año de la fe
  • 42. 2-6 La herencia del Papa Juan al Papa Pablo:Toda la acción temática en una línea de renovación pastoral, también llevó a cambios ante unplanteamiento teológico de es-tructuras e instituciones milenarias dentro de la Iglesia Católica. No ha sido realmente fácil el asimilar el tema, sobre todo por grupos internos de la Iglesia, por un lado los que buscan cambios rápidos y contundentes en la renovación y por otros con una resistencia a cualquier cambio y pegados a viejas acciones triunfalistas. Esta es realmente la herencia, por un lado cambios ante resistencias, ante un grupo de indiferentes espectadores que ya la Iglesia no respondía nada. Pero los pasos del Vaticano II no llegaron a todos en forma igual, Europa y América Latina lograron. Pero la crisis en algunas naciones latinoamericanas y en especial en España vino por parte de nuevos conceptos: "La libertad religiosa" y la "descalificación del régimen político existente". El pase del Papa Juan al Papa Pablo fue diferente, ambos fueron muy distintos, pero con un ardor de vida cristiana comprometida: "Las personalidades de Juan XXIII y de Pablo VI eran profundamente diversas, pero consiguieron convocan y llevar adelante unaaventura difícilmente imaginable"Por sí mismos los cambios cuando no son bien asimilados traen consigo fatales consecuencias porvarios aspectos: como son generados, como son recibidos o como son visualizados. Hoy todavíavivimos la situación, ya que los cambios del Concilio Vaticano II trajo ajustes estructuras (en laorganización de la Iglesia), legislativos (ordenamiento interno) y sobre todo su proyección pastoral(cambio de métodos en la vivencia de las costumbres).Se habla de etapas:- La fase de la exaltación.- La fase de la decepción, otros proponen la fase de la verdad.Hoy se vive la fase de la estabilización, pero a otros les parece la fase de la involución (losconservadores enjuician negativamente el concilio)Los retos para los católicos de hoy son grandes, ya que muchos son poco históricos, no leen larealidad que se vive al interior de la Iglesia desde una perspectiva desde fuera. No se trata de vertodo a la ligera, se trata de meditar detenidamente desde la perspectiva actual, en una clara visiónevangélica. Es concebir una reflexión muy a lo Vaticano II, pero connuevas herramientas del lenguaje del hombre de hoy.Pensamiento final:"Las relaciones entre la Iglesia e historia deben profundizarse todavía mucho más, especialmente enla línea de un compromiso eclesial cada vez más poderoso con todo los marginados de la sociedad,tanto en su dimensión material (los pobres y los parados, por ejemplo) como en la otra espiritual(los que carecen de acceso a la cultura, a la política, a la educación, y un largo etcétera). LaIglesia, desde esta perspectiva, se convertirá en una realidad incómoda para poder establecido,ejerciendo la labor profética de denuncia y reindivicación precisamente porque todos es de todos,según la enseñanza evangélica y el mejor sentido común"No me adelanto a dar conclusiones, pueden ser ligeras y descontextualizadas, pero la lectura, lainvestigación y el análisis se lo dejo a las generaciones futuras. 42 Año de la fe
  • 43. 7.- EL Concilio y la importancia de contar con un MagisterioCuando Benedicto XVI inició su pontificado el 24 de abril de 2005 conocía de antemano algunos delos problemas más acuciantes de la Iglesia ya que como Prefecto de la Congregación de la Doctrina ycolaborador directo de Juan Pablo II, y miembro de diversos dicasterios de la Curia romana, no eraajeno a la situación por la que atravesaba, y atraviesa, la Iglesia. Después de un largo pontificadoen el que Juan Pablo II puso en práctica las enseñanzas del Concilio Vaticano II, precedido de unpontificado en el que Pablo VI trataba de conciliar las posturas antagónicas de los católicos, toca aBenedicto XVI descubrir, o por lo menos, hacer ver la realidad del Concilio Vaticano II, suoportunidad y las deformaciones causadas por quienes lo han querido leer en una óptica distinta a laque fue concebida, “hermenéutica de ladiscontinuidad y de la ruptura” la llamará en suya famoso discurso del 20 de diciembre de20051 . No sin gran estupor, se sigueafirmando el creciente descontentoque existe en algunos sectores de la Iglesia,que se sienten en cierta medida“traicionados” por ella, pues las reformaspropuestas por el Concilio Vaticano II noconcordaban con sus expectativas. “Lahermenéutica de la discontinuidad corre elriesgo de acabar en una ruptura entre Iglesiapreconciliar e Iglesia posconciliar. Afirma quelos textos del Concilio como tales no serían aúnla verdadera expresión del espíritu delConcilio. Serían el resultado de componendas, en las cuales, para lograr la unanimidad, se tuvo queretroceder aún, reconfirmando muchas cosas antiguas ya inútiles. Pero en estas componendas no sereflejaría el verdadero espíritu del Concilio, sino en los impulsos hacia lo nuevo que subyacen en lostextos: sólo esos impulsos representarían el verdadero espíritu del Concilio, y partiendo de ellos yde acuerdo con ellos sería necesario seguir adelante. Precisamente porque los textos sóloreflejarían de modo imperfecto el verdadero espíritu del Concilio y su novedad, sería necesariotener la valentía de ir más allá de los textos, dejando espacio a la novedad en la que se expresaríala intención más profunda, aunque aún indeterminada, del Concilio. En una palabra: sería precisoseguir no los textos del Concilio, sino su espíritu.”2Esta discordancia y descontento entre los que se esperaban del Concilio una ruptura neta con elpasado para afirmar sus ideas, y lo que realmente fueron los objetivos del Concilio, ha tenidotambién sus implicaciones en la vida consagrada femenina. Si el objetivo del Concilio Vaticano IIpara la vida consagrada era “la adecuada adaptación y renovación de la vida religiosa”3 , era deesperarse que la vida consagrada reflexionara sobre su propia realidad y de esta forma adaptaradicha realidad a las circunstancias de tiempos y lugares. No se pedía un cambio, sino unaadaptación. Pablo VI ya lo decía en la exhortación apostólica Evangelica testificatio: “Cari figli efiglie in Cristo, la vita religiosa, per rinnovarsi, deve adattare le sue forme accidentali ad alcunicambiamenti che toccano, con una rapidità ed un’ampiezza crescenti, le condizioni di ogniesistenza umana. Ma come giungervi mantenendo quelle " forme stabili di vita ", riconosciute dallachiesa, se non mediante un rinnovamento dell’autentica ed integrale vocazione dei vostri istituti?Per un essere che vive, l’adattamento al suo ambiente non consiste nell’abbandonare la sua veraidentità, ma nell’affermarsi, piuttosto, nella vitalità che gli è propria. La profonda comprensionedelle tendenze attuali e delle istanze del mondo moderno deve far zampillare le vostre sorgenti conrinnovato vigore e freschezza. Tale impegno è esaltante, in proporzione delle difficoltà.”4 De estamanera, era necesario que el organismo de la vida consagrada se conociera con mayor profundidad,que dejara a un lado las incrustaciones culturales que durante años o siglos fueron adhiriéndose a sucuerpo, de forma que llegara a conocer su esencia y de esta manera, se adaptara al mundo, a losnuevos tiempos, con el fin de que imbuyera a este mundo de los valores evangélicos, de los que la 43 Año de la fe
  • 44. vida consagrada debía ser perenne testimonio. Esta afirmación que acabamos de dar requiere unaexplicación más detallada para lograr captar la importancia del Concilio, sus consecuencias en lavida consagrada femenina y las repercusiones que se dan hoy en día.El objetivo del Concilio Vaticano II era el de buscar la mejor forma para que el tesoro de la fecatólica pudiera llegar a todos los hombres,especialmente en un momento históricocrítico, en dónde los cambios y lastransformaciones culturales estaban a laorden del día. Se trataba por tanto de unesfuerzo doble: conocer al hombre en suesencia y en sus circunstanciasaccidentales y conocer las realidades dela fe. Una reflexión de estos elementos, de laesencia del hombre y de la esencia de lasverdades de la fe, debería llevar a un diálogomaduro, sereno en el que se pusieran encontacto ambas realidades, de forma queel hombre pudiera llegar al conocimiento delas realidades de la fe y de esta formaconocer, vivir y transmitir mejor el mensaje de la salvación. Se trataba por tanto de un movimientosincrónico en dónde la fe debería llegar nuevamente al hombre. Era un movimiento netamentemisionero que urgía a toda la Iglesia a ponerse en marcha para no perder al hombre de lamodernidad.Los cambios científicos y técnicos, así como los sociales prometían al hombre el paraíso en estatierra, relegando la fe, cuando algo podía concedérsele, a la esfera del privado. Cambios queBenedicto XVI resumía en tres grupos de preguntas fundamentales: “Se podría decir que ahora, en lahora del Vaticano II, se habían formado tres círculos de preguntas, que esperaban una respuesta.Ante todo, era necesario definir de modo nuevo la relación entre la fe y las ciencias modernas; (…)En segundo lugar, había que definir de modo nuevo la relación entre la Iglesia y el Estado moderno,que concedía espacio a ciudadanos de varias religiones e ideologías, comportándose con estasreligiones de modo imparcial y asumiendo simplemente la responsabilidad de una convivenciaordenada y tolerante entre los ciudadanos y de su libertad de practicar su religión. En tercer lugar,con eso estaba relacionado de modo más general el problema de la tolerancia religiosa, unacuestión que exigía una nueva definición de la relación entre la fe cristiana y las religiones delmundo. En particular, ante los recientes crímenes del régimen nacionalsocialista y, en general, conuna mirada retrospectiva sobre una larga historia difícil, resultaba necesario valorar y definir demodo nuevo la relación entre la Iglesia y la fe de Israel.”5Todos estos problemas tocaban de alguna manera a la vida religiosa y más concretamente a la vidareligiosa femenina. La valoración de la mujer, con las tendencias feministas en boga, influíanciertamente a la mujer consagrada. Si en el mundo la mujer comenzaba a ser valorada y ahora se letenía en cuenta en sectores hasta hace poco negados para ella, esta tendencia cultural llegabatambién a los muros de los conventos. La revaloración de la mujer y el nuevo contexto cultural quese estaba formando con su apertura a una participación más activa de ella, hacía que muchascuestiones culturales de la vida consagrada femenina tuvieran que ser revalorizadas. De hecho, unosaños después escucharemos a Juan Pablo II insistir en este aspecto y proponer a la mujer nuevosareópagos de la misión, más aptos a las circunstancias de los nuevos tiempos y a la condición de lamujer: “Ciertamente no es posible desconocer lo fundado de muchas de las reivindicaciones que serefieren a la posición de la mujer en los diversos ámbitos sociales y eclesiales. Es obligadoreconocer igualmente que la nueva conciencia femenina ayuda también a los hombres a revisar susesquemas mentales, su manera de autocomprenderse, de situarse en la historia e interpretarla, y deorganizar la vida social, política, económica, religiosa y eclesial. La Iglesia, que ha recibido deCristo un mensaje de liberación, tiene la misión de difundirlo proféticamente, promoviendo unamentalidad y una conducta conformes a las intenciones del Señor. En este contexto la mujer 44 Año de la fe
  • 45. consagrada, a partir de su experiencia de Iglesia y de mujer en la Iglesia, puede contribuir aeliminar ciertas visiones unilaterales, que no se ajustan al pleno reconocimiento de su dignidad, desu aportación específica a la vida y a la acción pastoral y misionera de la Iglesia. Por ello es legítimoque la mujer consagrada aspire a ver reconocida más claramente su identidad, su capacidad, sumisión y su responsabilidad, tanto en la conciencia eclesial como en la vida cotidiana. También elfuturo de la nueva evangelización, como de las otras formas de acción misionera, es impensable sinuna renovada aportación de las mujeres, especialmente de las mujeres consagradas.”6 Esteelemento cultural, la revisión del papel de la mujer en la sociedad, como otros muchos, debería sertomado en cuenta en el momento de aplicar las adecuadas reformas a la vida religiosa femenina.Otro elemento no menos importante para la vida religiosa femenina, sería la revisión del valor de lavida consagrada en el momento actual de la sociedad y del mundo. Cuando se comenzaba a asomarel fantasma del relativismo, los valores fundamentales comenzaban a tambalearse. Se cuestionabanlas elecciones de largo plazo como incompatibles con los nuevos tiempos y se veían con recelo,cuando no se las tildaba de fundamentalistas o contra la naturaleza del hombre actual. Este diálogoentre este elemento de la cultura yla vida consagrada debía haberseestablecido una vez revisada laidentidad de la vida consagrada, yaque, siguiendo el esquema sugeridopor Pablo VI en la citadaexhortación apostólica Evangelicatestitficatio, para que el organismode la vida consagrada pudieraentrar en diálogo con el mundomoderno, necesitaba conocersebien, es decir, tener bien centradasu propia identidad. Sin ella, sinuna identidad clara y definida, sinsaber quién se es y para qué se esen la vida, el organismo encuestión corre el peligro de diluirseen el ambiente perdiendo suidentidad o, pero aún renunciar asu propia identidad por adaptarotra que le viene impuesta del ambiente externo.Quizás este elemento ha sido el que más ha hecho sufrir a la vida consagrada. Hoy vemos,desgraciadamente, a muchas religiosas que han perdido o están en busca de su identidad y aúncuestionan la validez de su consagración en el mundo. No es ya una contestación de tintes políticosy sindicales como en los años setentas que, especialmente en los Estados Unidos, dejaron diezmadosa no pocos institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica. Hoy es, especialmente enEuropa, una desilusión, una desesperanza, una falta de espíritu combativo que lleva a las religiosasa estados de letargo espiritual y humano. Han perdido el gozo de ser mujeres consagradas y secontentan con ir pasando, de la manera más digna posible, pero sin dejar huella, sin una chispa defuerza combativa por transmitir el evangelio. Una de las finalidades del Concilio Vaticano II, laevangelización del hombre, no ha sido llevado a cabo por este tipo de mujeres consagradas. Y lanueva evangelización en Europa está pagando a caro precio esta situación de desesperanza en lavida consagrada femenina.Cuando el organismo de la vida consagrada, que debía ser un organismo vivo y había de reflexionarsobre sí mismo para ofrecer, no una nueva identidad, sino una nueva faceta de la misma identidad,cae en el letargo, podemos afirmar que pierde su identidad. La pérdida de la identidad, o mejordicho, la búsqueda de una nueva identidad ha llevado en no pocos casos a la asimilación deelementos culturales que no pertenecen al mundo de la vida consagrada. Si por una parte elConcilio pedía una revisión de los elementos culturales (accidentales) de la consagración para 45 Año de la fe
  • 46. adaptarlos a los elementos culturales (accidentales) del mundo actual, no era menos cierto que estaadaptación debería hacerse una vez fijada la propia naturaleza e identidad de la vida consagradafemenina (esencia). No es posible adaptarse a lo accidental si no se conoce lo esencial. Sinembargo, tal parece que muchos interpretaron esta directriz en forma diversa y se lanzaron abuscar lo esencial (la identidad) en los elementos culturales externos. Asistimos por tanto al triste espectáculo de ver cómo las mujeres consagradas dejaban o diluían su identidad en elementos de la cultura actual. Tomemos por ejemplo un caso, del todo banal, pero que puede ilustrar cuanto estamos afirmando. El hábito religioso ha sido siempre un distintivo de la vida consagrada, así lo afirmó el Concilio cuando explicitó: “El hábito religioso, como signo que es de la consagración, sea sencillo y modesto, pobre a la par que decente, que se adapte también a las exigencias de la salud y a las circunstancias de tiempo y lugar y se acomode a las necesidades del ministerio. El hábito, tanto de hombres como demujeres, que no se ajuste a estas normas, debe ser modificado.”7 Dejaba establecido que el hábitoera un signo de la consagración y que por tanto, no se podía renunciar a él. Se debería tan sóloadaptar o modificar de acuerdo a las circunstancias cambiantes, no esenciales, culturales denuestro tiempo. Estas cuestiones culturales se referían a la sencillez, la modestia, la decencia, lasalud, el tiempo, el lugar, el ministerio. Un elemento esencial de la vida consagrada, como era elhábito, debería de ser adaptado. No se pedía la renuncia o la supresión del hábito, sino suadaptación, su reforma. Quienes querían leer e interpretar el Concilio a su propia conveniencia osiguiendo la hermenéutica de la discontinuidad pensaban que se debía descubrir el espíritu que seencontraba detrás de estas palabras. Para ellos las palabras carecían de un valor total, ya que eranfruto de una componenda, una especia de acuerdo tácito, pero que no reflejaba verdaderamente loque se había querido decir. Había que descubrir por tanto “el espíritu” de esta expresión. Es decir,lo que se había escrito no reflejaba lo que se había querido expresar. Entonces, había queinterpretar adecuadamente estas palabras. Si esto fuera cierto, surge una duda no menos grave. Lacuestión de saber quién posee esta clave de interpretación. Si todo lo escrito en el ConcilioVaticano II asemeja más a un pacto de no agresión, en el que no se ha querido escribir la verdad,que a una verdad en el que quedan elencados ciertos principios, debemos recurrir por tanto a unafuente válida de interpretación. Sin embargo no se aclara quién es esta fuente válida deinterpretación. En realidad observamos que durante estos cuarenta años, los profetas de ladiscontinuidad se han erigido como autoridad, pues sólo ellos, dicen, poseen la clave de laverdadera interpretación del Concilio, es decir, del verdadero espíritu que encerraban esaspalabras. Nos encontramos, ni más ni menos, de frente a un magisterio paralelo, erigido porvoluntad propia de unos cuantos que se han abrogado la facultad de interpretar el Concilio eincluso, como ha llegado a suceder, de corregir al Santo Padre. La postura del relativismo ha tocadodefinitivamente a la Iglesia8.Siguiendo con nuestro ejemplo del hábito, se llega por tanto a afirmaciones netamente contrarias alo que quería el Concilio, diciendo que el Concilio no quería significar lo que había escrito, sino quemás bien quería decir que se debería abolir completamente el hábito. Benedicto XVI, siguiendo lalínea del Concilio ha recordado últimamente a las Superioras Generales la importancia del hábito:“Vivir una vida casta significa también renunciar a la necesidad de aparecer, asumir un estilo devida sobrio y modesto. Los religiosos y las religiosas están llamados a demostrarlo también con laelección del vestido, un vestido sencillo, que sea signo de la pobreza vivida en unión con Aquel quesiendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cf. 2 Co 8, 9). Así, y sólo así, se puede 46 Año de la fe
  • 47. seguir sin reservas a Cristo crucificado y pobre, sumergiéndose en su misterio y haciendo propias susopciones de humildad, pobreza y mansedumbre.”9 Un ejemplo banal, pero que nos ilustra la formaen qué debió haberse cumplido los objetivos del Concilio para un elemento que pertenecía a lacultura de la vida consagrada:NOTAS1 Benedicto XVI, Discursos, 22.12.2005.Ibidem.2 Concilio Vaticano II, Decreto Perfectae caritatis, 28.10.1965, n. 13Pablo VI, Exhortación apostólica Evangelica testificatio, 29.6.1971, n. 51.4 Pablo VI, Exhortación apostólica Evangelica testificatio, 29.6.1971, n. 51.5Benedicto XVI, Discursos, 22.12.2005.6 Juan Pablo II, Exhortación apostólica post-sinodal Vita consecrata, 25.3.1996, n. 57.7 Concilio Vaticano II, Decreto Perfectae caritatis, 28.10.1965, n. 17.8“De ese modo, como es obvio, queda un amplio margen para la pregunta sobre cómo se defineentonces ese espíritu y, en consecuencia, se deja espacio a cualquier arbitrariedad. Pero así setergiversa en su raíz la naturaleza de un Concilio como tal. De esta manera, se lo considera comouna especie de Asamblea Constituyente, que elimina una Constitución antigua y crea una nueva.Pero la Asamblea Constituyente necesita una autoridad que le confiera el mandato y luego unaconfirmación por parte de esa autoridad, es decir, del pueblo al que la Constitución debe servir. Lospadres no tenían ese mandato y nadie se lo había dado; por lo demás, nadie podía dárselo, porquela Constitución esencial de la Iglesia viene del Señor y nos ha sido dada para que nosotros podamosalcanzar la vida eterna y, partiendo de esta perspectiva, podamos iluminar también la vida en eltiempo y el tiempo mismo.Los obispos, mediante el sacramento que han recibido, son fiduciarios del don del Señor. Son"administradores de los misterios de Dios" (1 Co 4, 1), y como tales deben ser "fieles y prudentes"(cf. Lc 12, 41-48). Eso significa que deben administrar el don del Señor de modo correcto, para queno quede oculto en algún escondrijo, sino que dé fruto y el Señor, al final, pueda decir aladministrador: "Puesto que has sido fiel en lo poco, te pondré al frente de lo mucho" (cf. Mt 25, 14-30; Lc 19, 11-27). En estas parábolas evangélicas se manifiesta la dinámica de la fidelidad, queafecta al servicio del Señor, y en ellas también resulta evidente que en un Concilio la dinámica y lafidelidad deben ser una sola cosa.” Benedicto XVI, Discursos, 22.12.2005.9 Benedicto XVI, Discursos, 22.5.2006 47 Año de la fe
  • 48. 8.- A 50 años del Vaticano II: Luces y urgentes desafíos Celebrando como en toda familia…Consuelo VélezCuando las familias se reúnen en torno a la celebración de las “Bodas de Oro” o 50 años dematrimonio de los padres, todo es gozo y alegría. Aunque es bueno reconocer que no todo fue tanglorioso como se pretende mostrar en ese momento, prima más el deseo de afirmación de la vida,de la posibilidad de haber compartido tantos años, de los logros alcanzados, del legado dejado a lasgeneraciones actuales. Pues bien, en la familia cristiana, estamos a puertas de la celebración de los 50 años del Concilio Vaticano II y a manera de analogía con el ejemplo anterior, podemos afirmar que hay deseos de celebrar y de recordar ese momento de luz y gracia que se experimentó en la Iglesia universal. No se puede negar que desde entonces la Iglesia no es la misma. Como lo expresaba el teólogo colombiano Ignacio Madera en un artículo publicado a propósito de los 40 años del Concilio Vaticano II: “El asunto importante para mí, en esta hora del continente, no está en hacer consideraciones acerca desus logros mayores o menores (…) sino en verificar lo que se ha inaugurado como búsqueda derespuesta al tiempo presente. Por ello he dado el título a esta reflexión ‘una mirada irreversible’(…) las anclas han sido elevadas; no importa si en el mar todavía existen corrientes resistentes oremolinos peligros. Ella sigue en marcha” (I. Madera, “Una mirada irreversible”: TheologicaXaveriana 148 [2003] 461). En efecto, la Iglesia no es la misma y no puede seguir siéndolo porquelos “signos de los tiempos” tan valorados por el Vaticano II (Gaudium et spes, 4) siguen interpelandola vida cristiana con la misma o mayor fuerza que antes y exigen una respuesta más rápida yefectiva.Motivos para celebrarPero, ¿qué podemos celebrar a 50 años de ese acontecimiento eclesial? Una mirada global nospermite “hacer memoria” –tan importante para no perder la identidad ni el camino que tenemospor delante– de muchos hechos positivos que trajo la celebración del Concilio.Comenzamos señalando una realidad fundamental: el Vaticano II nos situó en un “nuevo paradigmaeclesial y teológico”. Y como todo nuevo paradigma trajo la necesidad de moverse, cambiar,situarse de otra manera. Trajo también el miedo, la incapacidad de dejar lo conocido para probar lodistinto y, sin duda, la perplejidad, el asombro, los excesos, la incontrolable pasión de lanzarse a lonuevo sin medir los riesgos ni asumir las consecuencias. Pero el cambio se dio y las personas quevivieron ese acontecimiento son testigos de que “en su tiempo” la Iglesia tenía otra manera de ser y 48 Año de la fe
  • 49. presentarse ante el mundo.El Vaticano II hizo cambiar la mirada eclesial. De una Iglesia preocupada por definirse a sí misma yafirmar su ser y esencia, se pasó a una Iglesia capaz de mirar al mundo y preguntarse por susdesafíos. Una Iglesia capaz de valorar la actividad humana (Gaudium et spes, Iª Parte, cap. 3),respetar su autonomía y valorar sus logros. Una Iglesia capaz de dar nombre a las realidades delmundo y comprender que sólo desde ellas podría realizar su tarea evangelizadora. La economía, lapolítica, la educación, lo social, los problemas humanos, entre otras realidades, comenzaron a serobjeto de reflexión mediante diferentes mediaciones sin las cuales el Reino de Dios no podríavisibilizarse y concretarse.La centralidad de la historia y el considerarla como lugar de revelación divina “en hechos y palabrasintrínsecamente conexos entre sí” (Dei Verbum, 2) cambió el horizonte epistemológico de lateología y la pastoral. No se podía seguir apelando solamente a la autoridad como garante de laverdad. Fue necesario aceptar con decisión y coraje una visión encarnada de la revelaciónnecesitada de mediaciones para hablar con sentido de las realidades divinas. Por eso una teologíahistórica y una pastoral que parte del “ver” la realidad fueron consecuencias lógicas de tal cambioepistemológico.La consideración de la Iglesia como “misterio” (Lumen gentium, cap. 1) y todo el Pueblo de Dioscomo primer depositario (Lumen gentium, cap. 2) de este misterio, permitió soñar con un modelode Iglesia-comunión con diferentes ministerios y carismas, ejercidos todos ellos para edificación dela comunidad. Desde allí se generaron muchos cambios y renovaciones en la vida eclesial. La tomade conciencia del protagonismo y misión evangelizadora del laicado no se hizo esperar. No faltaronverdaderas tareas eclesiales ejercidas con propiedad y responsabilidad por los laicos/as. Se sintió la necesidad de formación, y la teología dejó de ser exclusiva del ministerio ordenado. La dinamización de comunidades eclesiales y una participación activa en la liturgia fueron señales claras de una Iglesia más parecida a la de los orígenes, con más vigor y fuerza que la que se había tenido en los años precedentes. La vida religiosa sufrió una rápida transformación. Hubo un deseo sincero de “volver a los orígenes” y se intentó recuperar la frescura, sencillez y compromiso con los más pobres, a ejemplo de la Iglesia de Jesús formada por los excluidos de la sociedad, perseguida y peligrosamente cuestionadora del judaísmo de esa época. Aunque esa renovación supuso divisiones internas y radicalización de posturas, no se puede negar que imprimió profecía y testimonio, y las muchasdeserciones que se dieron no pudieron opacar ese momento particularmente renovador e inspirador.El compromiso con la realidad humana no supuso una mirada en una sola dirección. Por el contrario,la justa autonomía de las realidades terrestres abrió el camino para una fecundación recíproca quecontinúa siendo un desafío hasta hoy. No podía ser de otra manera al proclamar la autonomía de laconciencia rectamente formada, el respecto por sus libres decisiones y la urgente necesidad deproclamar los derechos humanos de manera que se garantizara la dignidad de toda persona(Gaudium et spes, 41). Menos aún, ya que ellas también contribuyen a la construcción de los valoressublimes “de la verdad, bondad, belleza y juicios de valor universal” (Gaudium et spes, 57). En esesentido se legitimó la autonomía de la cultura, de las ciencias y de sus propios métodos (Gaudium etspes, 59). Y en el campo intraeclesial, el Concilio reconoció la autonomía de los métodos teológicos,la necesidad de enriquecer la teología con el aporte de las ciencias humanas y sociales, la justalibertad de investigación, la libertad de pensar y de expresar los logros de los desarrollos teológicos. 49 Año de la fe
  • 50. Más aún invitó a los laicos/as a tener una formación adecuada para que contribuyeran con susrespuestas a los desafíos del momento presente (Gaudium et spes, 62). En lo que respecta alcompromiso político, el Vaticano II afirmó la legítima diversidad y pluralidad de opciones políticas ypromovió su aceptación y tolerancia, buscando que se garantizara el bien común (Gaudium etspes,75) (ver A. Parra, “Gaudium et Spes" y el Concilio de la modernidad. Memoria y prospección“: Theologica Xaveriana 148, [2003] 480-481).Es particularmente importante la referencia a la liturgia porque, “como cara pública de la Iglesia”,fue la que más consiguió y expresó los cambios propiciados por el Vaticano II (T. Albarracín,“Perspectivas de la reforma litúrgica”: Theologica Xaveriana 148, [2003] 514). No sin dificultadespero sí con bastantes logros que hoy todavía se pueden constatar y celebrar. De hecho en el primernúmero de la Constitución Sacrosanctum Concilium se expresan los propósitos del Concilioafirmando que en el deseo de “acrecentar de día en día entre los fieles la vida cristiana, adaptarmejor a las necesidades de nuestro tiempo las instituciones que están sujetas a cambio, promover todo aquello que pueda contribuir a la unión de cuantos creen en Jesucristo y fortalecer lo que sirve para invitar a todos los hombres al seno de la Iglesia, (la Iglesia) juzga que le corresponde de un modo particular proveer a la reforma y al fomento de la liturgia”. Y en efecto así fue. Se marcó la centralidad cristológica de la liturgia (5), la importancia de la formación y la participación activa de los sacerdotes y fieles en ella (14-19), la adaptación de la liturgia a la mentalidad y tradiciones de los pueblos (37-40), la importancia del signo y la necesidad de simplificarlo para que fuera entendible con facilidad (7, 50) y permitiera que el pueblo de Dios realmente participara de la vida eclesial mediante su vivencia y expresión en la liturgia. (Símbolo de la resistencia a estos cambios es laFraternidad Sacerdotal Pío X, fundada por Monseñor Lefebvre, quien no aceptó los cambiospropuestos por el Vaticano II, incluido lo referido a la liturgia. El 21 de enero de 2009 Benedicto XVIlevantó la excomunión contra los tres obispos de esa Fraternidad ordenados por Lefebvre y permitióla celebración de la misa en latín cuando los fieles laicos así lo soliciten).Pero fue la centralidad de los pobres señalada en el Vaticano II (Lumen gentium, 8, 38, 41; Adgentes, 5, 12; Presbiterorum ordinis, 6; Gaudium et spes, 1, 63, 66, 69, 88, 90; Perfectae caritatis,13) la que impulsó de manera decisiva el caminar de la Iglesia latinoamericana y caribeñamanifestado en las Conferencias Episcopales celebradas en el Continente, especialmente Medellín yPuebla, conferencias proféticas y comprometidas con la realidad socioeconómica que mantiene a lasmayorías en situación de pobreza y marginación, hoy vivida con más dramatismo como exclusión delas condiciones mínimas, necesarias para vivir. Es de anotar que este impulso fue respaldado en laúltima Conferencia, la de Aparecida celebrada en 2007, donde se afirmó que “la opción preferencialpor los pobres está implícita en la fe cristológica” (392).Muchos otros aspectos positivos podríamos enumerar aquí para celebrar el paso del Espíritu por lavida de la Iglesia, porque el Vaticano II fue un nuevo Pentecostés –así algunos pretendan ignorarlo orebajar su importancia–, Pentecostés que generó ilusiones y esperanzas, realizaciones y avancespero que también encontró resistencias y críticas, y no faltaron los que afirmaron y tal vez todavíahoy afirman que ese acontecimiento no fue presencia del Espíritu, sino como quienes en el primerPentecostés al oírlos hablar en sus propias lenguas: “algunos se maravillaban pero otros burlándose 50 Año de la fe
  • 51. decían: están borrachos” (Hch 2,8-13).Urgentes desafíosLa constante tentación en la vida personal y eclesial es pretender llegar a las realizacionesdefinitivas. Todo avance parece que nos permite “tocar el cielo con las manos” y surge la mismatentación de los apóstoles en la experiencia de la transfiguración del Señor: “¡Qué bueno queestemos aquí! Hagamos tres tiendas” (Lc 9,33). Pero la vida continúa y el dinamismo humano no sedetiene.Menos, cuando han pasado 50 años y nos encontramos en un “cambio de época” como señaló laConferencia de Aparecida (44). Por eso conviene preguntarse cómo celebrar de la mejor maneraestos 50 años del Vaticano II. Y la respuesta más adecuada ha de ser: continuar caminando haciaadelante. Eso quiere decir: continuar abiertos a la presencia del “espíritu” –ese mismo que haacompañado el caminar eclesial a lo largo de la historia y se ha manifestado claramente enmomentos privilegiados como el Vaticano II– para responder hoy a los desafíos presentes. Porque lahistoria no se detuvo con los cambios vividos en estos 50 años. Los desafíos continúan, nuevos ysorprendentes, extraños e imprevisibles, pero urgentes y necesitados de respuestas adecuadasdesde la experiencia de fe.En efecto, hoy son evidentes realidades que hace 50 años apenas se vislumbraban o que no éramoscapaces de reconocer. La cuestión de la mujer con sus desenvolvimientos entre la reflexiónfeminista y el uso de la categoría de análisis “género”, el reconocimiento mucho más efectivo de lamulticulturalidad y multietnicidad aportada por los pueblos indígenas y afroamericanos en lamayoría de los países, la preocupación ecológica, el resquebrajamiento de los grandes relatos, lavuelta al sujeto, el valor de lo particular y cotidiano, el diálogo interreligioso...entre otrassituaciones que podríamos nombrar, son los signos de los tiempos que hoy es urgente interpretar y alos que hemos de responder para mantener vivos esos aires nuevos surgidos del Vaticano II.Ahora bien, la tarea no se vislumbra fácil. Vientos de involución se levantan por doquier. Y tomanfuerza y hasta nos hacen creer que nos equivocamos. No es de extrañar que la tentacióncontinuamente golpee nuestra puerta valorando tal vez excesivamente aquellas experiencias quetienen aceptación, despiertan seguidores, son apoyadas por la mayoría. Todo eso puede ser unpeligro efectivo. Hace falta mucho valor, como tuvo Jesús en el desierto (Lc 4,1-13), para rechazarlo que bajo capa de “más éxito” sustenta una involución eclesial.En este espíritu de lo pequeño pero no por eso menos audaz, de lo frágil pero no por eso menosvaliente, de lo complejo pero no por eso menos eficaz, podemos señalar algunos caminos por dondela tarea eclesial podría seguir plasmando el espíritu del Vaticano II:- El camino de la conversión constante. De nada valdría hacer memoria de las luces traídas por elVaticano II si en el hoy de nuestra historia no se reconoce la urgencia de mantener una actitud deconversión. Si el Vaticano II fue capaz de mirar el mundo para responder a los “gozos y esperanzas,las tristezas y las angustias del ser humano en ese presente” (Gaudium et spes, 1), hoy sigue siendonecesario mirarlo para descubrir la actual situación. Quien mira es capaz de abrirse a la conversión.Pero mirar sin temor y sin la seguridad de quien se cree con todo resuelto. Es don del Espíritu mirarcon ojos dispuestos a dejarse impactar, interpelar, convertir. Esa actitud haría mucho bien a laIglesia hoy.- El camino de los excluidos del Continente. La situación de pobreza estructural que golpea alContinente y que se está extendiendo al llamado “primer mundo” ha de ser un camino que no puedeabandonar la Iglesia actual si quiere permanecer fiel a la utopía del Reino. Tiene que liberarsedefinitivamente de las ataduras de la falta de profetismo frente al sistema económico imperanteque provoca y mantiene en la exclusión a millares de hermanos y acompañar otros caminos quegaranticen la vida de los más pobres. El reino no es un sistema económico, pero no puede ser ajenoa todo aquello que promueva la liberación integral de los pueblos.- El camino de la igualdad fundamental dentro de una diversidad funcional. En sociedadesacostumbradas a la estratificación social, a la subordinación de unos frente a otros por motivos degénero, raciales, económicos o culturales, la Iglesia ha de identificarse más como una Iglesia-comunión en la que la dignidad de todos sea un hecho y la diferencia se viva solamente como 51 Año de la fe
  • 52. colaboración efectiva con el bien común: “Pero ustedes no se dejen llamar Rabí, porque uno es suMaestro y todos ustedes son hermanos” (Mt 23,8). Una Iglesia sacramento de la comunión, de ladiversidad de miembros en el reconocimiento de la unidad e igualdad fundamental es una respuestaeficaz a la urgencia de un mundo inclusivo “donde quepan todos y todas”. Especialmente, laparticipación plena de las mujeres en la comunidad eclesial exige una respuesta rápida ycontundente, si no se quiere traicionar el “discipulado de iguales” vivido en los orígenes delcristianismo- El camino de un laicado formado, comprometido y consciente del discipulado- misionero que estállamado a vivir. En muchos ambientes se está hablando del siglo del laicado y de su responsabilidadhistórica en cambiar definitivamente el rostro de la Iglesia piramidal que ha marcado la experienciacristiana, por el rostro de una Iglesia-comunión a imagen de la Trinidad. Estamos en mora de unlaicado que ejerza su mayoría de edad, que sepa llevar responsablemente la misión evangelizadorade la Iglesia y, todo esto, no por una usurpación de la misión del ministerio ordenado, sino por unaresponsabilidad histórica de vivir la vocación cristiana como seguimiento y la misión evangelizadoracomo respuesta efectiva a ese llamado.- El camino del diálogo ecuménico e interreligioso. El Vaticano II reconoció la urgencia del diálogoecuménico porque no es posible que el seguimiento cristiano muestre un abismo tan grande entrequienes deberían ser hermanos y compañeros de camino. Más aún cuando la hegemonía católica seve debilitada por la existencia real y mucho más fuerte de otras tradiciones, y no sólo cristianas sinode las otras religiones del mundo. Todas ellas van ganando ciudadanía y representatividad en unContinente que se reconocía católico y que hoy se erige como multireligioso. Hay grandes pasos anivel de praxis y de colaboración en aspectos que tocan al bien común. Pero falta ese diálogoprofundo en cuestiones de fe que reconozca la diversidad y riqueza de las “semillas del Verbo”presentes en las diversas confesiones religiosas.- El camino del diálogo intercultural y la valoración de las diversas tradiciones culturales. Si lasconstituciones de los países van reconociendo la pluriculturalidad con sus efectos civiles y legales,hoy no puede ser menos la Iglesia si quiere llegar a todos y todas. Históricamente la Iglesia se haconfigurado en un solo modelo cultural que ofreció la posibilidad de vehicular el mensaje e impulsarsu expansión geográfica. Pero esas luces no son las mismas en este tiempo. La riqueza cultural quese está valorando hoy y la recuperación de las propias identidades y tradiciones exige una Iglesiacon rostros diversos, con liturgias que incorporen los lenguajes, con la riqueza cultural queencierran, de todos los pueblos. Esa es una deuda que aún está vigente y supone grandes esfuerzos.Pero es el camino para garantizar la vigencia de una fe que en el mandato misionero de Jesús estápensada para llegar “hasta los confines de la tierra” (Hch 1,8).- El camino de la llamada “postmodernidad”. Puede resultar ambiguo proponer que la Iglesia ha decaminar por los senderos de la posmodernidad cuando ésta ha relativizado los grandes relatos y hainiciado búsquedas espirituales que poco se tocan con la experiencia eclesial vigente. Sin embargootros aspectos tales como la recuperación del sujeto, la armonía con el cosmos, la valoración de locotidiano, del cuerpo, de los sentimientos, de la narrativa, de la sexualidad e inclusive la búsquedade interioridad, espiritualidad y crecimiento interior, entre otros aspectos, son caminos que laexperiencia eclesial puede y debe recorrer si quiere ser reconocida por los hombres y las mujeres dehoy. No se concibe ya una religión sin una antropología que valore a todo el ser humano y tenga encuenta sus diferentes dimensiones, acogiéndolas positivamente sin considerarlas negativas deantemano, sino necesarias para constituir la experiencia religiosa de una manera mucho másintegral e integradora.- El camino del desarrollo científico, de la interdisciplinariedad, de la colaboración entre todos losestamentos sociales. En este aspecto la Iglesia ha de dar un gran paso para ser capaz de situarse enel mundo plural y renunciar definitivamente a usurpar el poder civil del que ha gozado en tantoscontextos. Es evangélico entender que se vive en un paradigma pluralista donde es indispensablebuscar los mínimos éticos que permitan garantizar la vida de todos y todas en cada sociedaddeterminada. Eso no la priva “de formar cristianamente a sus fieles por ella misma, sin el recurso alpoder civil” (X. Alegre, J. Giménez, J. I. González Faus y J. M. Rambla, “¿Qué pasa en laIglesia?”: Cuadernos Cristianisme i Justícia 153 [2008] 21).- El camino del Evangelio de Jesús. Parecería una contradicción proponer seguir el camino de Jesúscuando todos los ítems anteriores han tenido esta misma intención. Pero a lo que nos referimos aquíes a recuperar la frescura del Evangelio, la audacia del mandato misionero, la profecía de los 52 Año de la fe
  • 53. primeros seguidores y la capacidad de impregnar de Reino de Dios las estructuras humanas. No porla fuerza del poder y la imposición, que nada tiene que ver con el Evangelio de Jesucristo, sino a lamanera de la semilla que crece sin que lo notemos (Mc 4,27) o la levadura que fermenta toda lamasa (Mt 13,33).A modo de conclusiónNo son tiempos de pensar que el Vaticano II se ocupó más de la Iglesia que de Dios –como lo llegó aexpresar el cardenal W. Kasper: Teología e Iglesia, Barcelona 1989, 414– o que la teología de laliberación se ocupó más de los pobres que de Cristo –ver C. Boff, “Teología de la liberación y vueltaal fundamento. Personalmente pienso que siempre se pueden precisar afirmaciones o descubriraspectos que en otro momento no se tuvieron en cuenta. Pero me parece mejor pensar que loslogros de cada momento son enriquecidos con las visiones nuevas, y lo importante es continuar elcamino. Y ésta es la exigencia de una celebración: mirar al pasado pero para tomar más impulsohacia el futuro. Y las luces del Vaticano II, por mucho que desde una visión crítica puedan tenerambigüedades o algunas estén tan lejos de haber sido puestas en marcha, pueden animarnos ycomprometernos a seguir respondiendo a los desafíos presentes. Precisamente mirando al Jesús delos evangelios y conscientes del discipulado- misionero al que estamos llamados, es hora de impulsaruna Iglesia verdaderamente profética, no sólo para denunciar las estructuras del mundo sinotambién para denunciarse a sí misma. Es la única manera de mantener la vitalidad, vigencia ypertinencia de una Iglesia que no existe para sí misma sino para hacer presente el Reino de Dios enla realidad histórica.La comunidad eclesial que surge de la experiencia del Dios de Jesús exige “echar el vino nuevo enodres nuevos” (Lc 5,38). Esto no significa una ruptura. Me refiero a ser capaces de situarnos en estecambio de época y atrevernos a transitar caminos que nunca antes habíamos recorrido. Cultivar la“experiencia de fe” y estrenar todos los lenguajes posibles: la significación lingüística a la que deninguna manera hemos de renunciar, pero también la palabra simbólica, corporal, artística,relacional, ecológica, erótica, entre otras, para seguir empujando la vivencia de una comunidadeclesial inclusiva, profética, evangélica, solidaria, evangelizada y evangelizadora. No sabemos sinecesitamos un Vaticano III. Con seguridad que sí. Pero sobretodo constatamos que urge una Iglesiafiel y audaz. Fiel a la experiencia más genuina del Evangelio y audaz para responder a los desafíospresentes. 53 Año de la fe
  • 54. 9.- La herencia del Concilio Vaticano IILa herencia grande que nos ha dejado el Concilio Vaticano II ha sido la convicción de que la Iglesiaha de estar en diálogo con el mundo en el que vive y a los que ha sido enviada a anunciar elEvangelio. La lectura de los "Signos de los tiempos" es la clave para la evangelización en loscondicionamientos sociales del mundo actual.La Iglesia tiene que permanecer siempre fiel a sus inicios. Debe vivir una doble fidelidad, a sufundamento que es Cristo y a sus iniciadores que son los Apóstoles y a las situaciones de los tiemposen los que vive. Así lacomunidad de los discípulosde Jesús tiene, según laafirmación de SanBernardo, dos ojos: unopara ver hacia atrás parapermanecer siempre fiel asus inicios y otro para verhacia adelante y ser fiel alos tiempos en que vive. Espor esto, que no puede vivirsin tener en cuenta loscondicionamientos concretosdel mundo en el que vive.Vivimos una época decambios o mejor, un cambiode época; los retos que sepresentan a su misiónevangelizadora sonnuevos. Urje el buscarsoluciones nuevas a estosdesafíos; sería un grave errorquerer responder a estosretos, con soluciones de otros tiempos. Esto desfasaría la Iglesia y le impediría el cumplimiento desu misión.El Concilio Vaticano II, Medellín, Puebla y Santo Domingo han sido momentos importantes en estabúsqueda de fidelidad de la Iglesia. No han sido únicamente puntos de llegada, sino también puntosde partida. Pero el mundo ha proseguido su marcha y es necesario darse cuenta de cuáles son losdesafíos que se le presentan hoy para buscar los caminos de solución con la creatividad que da laasistencia del Espíritu, que siempre renueva la Iglesia. La coyuntura de la V Conferencia General delEpiscopado Latinoamericano y del Caribe le presenta a la Iglesia una oportunidad para que afine lamirada y los descubra.Deseo señalar algunos de los desafíos más urgentes que se presentan hoy a la Iglesia, sin lapretensión de señalarlos todos. Hay más preguntas que respuestas, pero creo que el Espíritu deCristo empuja a su Iglesia a través de estos interrogantes a avanzar en el tiempo y en el espacio.DESAFIOS QUE PRESENTA EL MUNDO A LA IGLESIA.1.- LA POBREZA CRECIENTE Y LOS GRANDES CONTRASTES.Ya desde Medellín los Obispos veían en la pobreza una situación amenazante para la paz delcontinente. En Puebla se dieron cuenta que era un fenómeno creciente y que sus causas no erancoyunturales sino estructurales. Los llamados que hicieron a trabajar por erradicarla no han sidoescuchados. La pobreza ha ido en aumento. Cada vez son más las personas que no tienen losuficiente para poder vivir dignamente. La desnutrición, la falta de atención médica, el desempleo,son los flagelos de los pueblos latinoamericanos.En el sistema neoliberal que se ha impuesto a nuestras naciones, el lucro es el motor de laeconomía. El mercado es la ley fundamental. Por tanto, el que no produce y no consume está fuerade atención de los poderosos, no cuenta, es excluido. Millones de pobres no existen para elsistema, no entran dentro de sus programas, por lo que la pobreza, se ha convertido en exclusión. 54 Año de la fe
  • 55. Los Estados adelgazan cada vez más y reducen los gastos en programas sociales en beneficio de lapoblación.Pero además, las promesas no cumplidas de los gobiernos han causado en la población de losexcluidos una actitud de desesperanza, ya no creen que puedan salir de su situación. Si antes elestudiar era el camino para la superación de la pobreza, ahora, tanto los padres, como los hijosestán convencidos que ni estudiando pueden mejorar. Por lo que se buscan salidas desesperadas:narcotráfico, violencia, emigración…La pobreza, la exclusión se ha teñido de desesperanza y hanlegado a convertirse en "cinismo social", es decir, en una actitud de no importar la situación social,sino únicamente la personal.Junto a la exclusión de grandes masas está la concentración de la riqueza en pocasmanos. Latinoamérica es el continente de los contrastes. Frente a colonias residenciales están lascolonias de los pobres, que carecen de los servicios más indispensables. Frente a las mazas depobres están los ricos que ocupan en las listas de los poderosos del mundo los primeros lugares enacumulación de riquezaLa opción por los pobres es un reto urgente que se presenta a la Iglesia hoy. No basta la asistenciasocial, es necesaria la promoción social y el trabajo de incidencia en las estructuras sociales. Al"tuve hambre y me diste de comer"… se debe añadir el "levántate y anda". Es indispensable laacción para convertir las grandes muchedumbres hambrientas, de objetos de los programasgubernamentales neoliberales, en sujetos de su propia liberación, de su propio desarrollo.La Iglesia no puede pasar de largo como el levita y el sacerdote de la parábola, es necesario que seael buen samaritano que se baja de sus privilegios y se compadece del pobre que ha caído en manosde los que lo despojaron. La opción por lo pobres es ahora más urgente que antes.2.- LA VIOLACION A LOS DERECHOS HUMANOS.Nunca el mundo había tenido tanta conciencia de la dignidad de la persona humana, de susderechos como hoy, pero al mismo tiempo, nunca se habían violado tan sistemáticamente losderechos humanos como hoy.Los gobiernos se han convertido en violadores de las garantías individuales; ellos esparcen laconvicción de que la democracia se vive depositando el voto en las urnas, para elegir a losrepresentantes de la sociedad. Esto no basta, es necesaria una democracia real, en la que elpueblo siga teniendo, de hecho, la soberanía y pueda exigir a sus gobernantes el que busquen lasolución a sus problemas urgentes.Los derechos humanos son la expresión de la conciencia que hemos adquirido de la dignidadhumana. Respetarlos es una exigencia de la democracia real. El depositar el voto únicamente, eselegir gobernantes que se convierten en reyesitos, en dictadores, que luego hacen lo que a susinteresen conviene y se olvidan de todas las promesas de bienestar para el pueblo sin que éste seacapaz de exigir su cumplimiento. Por tanto, la democracia formal sola es una contradicción en símisma.El trabajar por el respeto a los derechos humanos es una tarea impostergable para la Iglesialatinoamericana. Debe levantar la voz para defender a los que por su pobreza son débiles y no sepueden defender. No se trata ya de ser "la voz de los que no tienen voz", sino de "trabajar para quelos que no tienen voz, la recuperen y hablen". Esto supone el renunciar a las alianzas con lospoderosos, violadores de los derechos humanos. Esto trae repercusiones, porque como a Cristo lacriticarán y harán campañas de desprestigio, incluso, tendrá que pasar por el martirio.Pero además la Iglesia debe vivir en su interior lo que quiere que se viva en la sociedad, por tanto,tiene ella misma que vivir el respeto a los derechos humanos dentro de ella misma. Qué importantesería que hubiera organismos defensores de los derechos humanos dentro de la Iglesia. Cuántosabusos de autoridad se podrían evitar o corregir.3.-LA AMENAZA DE UN DESASTRE ECOLÓGICO. El peligro de un desastre ecológico es cada vez más cercano. El modelo de desarrollo que se havenido implementando lleva consigo la destrucción de las dos fuentes de la riqueza: la naturaleza yla persona humana. Cada vez más se va tomando conciencia que nuestro futuro y sobre todo, el delas generaciones venideras, está ligado al cuidado que tengamos ahora de la naturaleza. Hay unarelación profunda entre nuestra vida y la vida del planeta. Atentar contra él es atentar contra lavida humana. 55 Año de la fe
  • 56. No es posible seguir anteponiendo el interés de unos cuantos que quieren enriquecerse a costa de loque sea, al bien de todos los demás y de la naturaleza. Es necesario caer en la cuenta de quecuidar la vida abarca cuidar la vida de los animales de las plantas, cuidar el agua, el aire, laatmósfera. Es necesario caer en la cuenta de que con nuestra tecnología de punta podemos acabarcon la vida y con nuestro propio planeta.El mandato de Dios de dominar la tierra, no significa destruirla, sino el de amorosamente trabajaren ella para poder vivir. Para que ella viva y nosotros también. La tierra es un organismo vivo queDios ha puesto bajo nuestra responsabilidad. El cuida de los lirios del campo y de las aves del cielo,y nos ha mandado a nosotros que también los preservemos de la destrucción.Esto supone también el pensar en el cambio de modelo de desarrollo. Un modelo en el que el lucrono sea el valor fundamental, sino la vida y el bien de toda la creación. Los cristianos deberíamostener una conciencia ecológica a toda prueba. Ya que la tierra, el agua, el sol… son nuestroshermanos (San Francisco de Asis).4.-LA REIVINDICACIÓN DE LA MUJER.Las mujeres son más de la mitad de los habitantes del mundo. Ellas han ido tomando conciencia desu dignidad y están exigiendo cada vez más igualdad en el trato e igualdad de oportunidades. Nopuede estar excluida esta parte de la humanidad. Ellas empiezan a rechazar que se les consideresiempre en relación a los hombres, como si fueran un apéndice de ellos.Las que han ido tomando conciencia de su autonomía, afirman que son las Iglesias, sobre todo laIglesia católica romana, las que han justificado con su reflexión teológica la dominación y lacolonización de la mujer en este mundo patriarcal. Basta pensar en los comentarios sobre lacreación de la mujer y del hombre y sobre el pecado iniciado por la mujer y su seducción al hombre(Gen 2-3)En la iglesia católica, más de la mitad de los miembros son mujeres, pero el rol que les es asignadoestá subordinado a los hombres. El trabajo espiritual y de creación del sentido religioso estáreservado a ellos, y el trabajo manual-material a las mujeres. Hay tendencias conservadoras querechazan el pensamiento y laparticipación de las mujeres en lastareas de dirección. Esta mismatendencia se nota aún en lasComunidades Eclesiales de Base, en lasque la participación de las mujeres enlas bases es numerosa, pero en lamedida que se pasa a niveles de mayordirección, lo hombres que son menosnumerosos son los que tienen los cargosde decisión.A través de la fuerza de la vida lasmujeres han abierto los ojos y handescubierto que su cuerpo es bello ybueno. Han iniciado a pensar por ellasmismas y han sido capaces de elaboraranálisis desde su experiencia. Hanhecho esfuerzos por descubrir su historiapasada y presente para convertirse enprotagonistas y no en simples ayudantesde la historia masculina. Han buscadoalternativas viables para vivirdignamente. Están en lucha por ladescolonización de este mundopatriarcal.Esta descolonización de las mujeres esun gran desafío para la Iglesia, que debeconsiderarlas en igual dignidad que elhombre. Jesús trataba dignamente 56 Año de la fe
  • 57. tanto al hombre como a la mujer y abrió caminos de trato igualitario entre los hombres y lasmujeres. La aceptación de las mujeres en los ministerios ordenados es la gran deuda que aún estápendiente.Otro modo de ser mujer está desafiando a la Iglesia. Y como dice Ivone Gebara: Y no hayrespuestas, fuera de nuestro universo, fuera de nuestros cuerpos, fuera de las vivencias reales de lacomunidad humana, comunidad de mujeres y de hombres. Es a partir de esa simple y al mismotiempo compleja constatación que se puede decir que necesitamos volver al humanismo.. que estáatento a las preguntas reales, que busca respuestas reales y provisionales5.- EL PLURALISMO RELIGIOSO.En el mundo actual, la comunicación ha tenido un desarrollo muy significativo; ahora con facilidadse conoce en unos minutos lo que está sucediendo en alguna parte del planeta. Los medios deinformación masiva son un medio de conocimiento de los diversos pueblos, de sus culturas y de susreligiones. Hay la conciencia cada vez mayor de la pluriculturalidad y de la plurireligiosidad en laque vivimos. Además los estudios de la filosofía de las religiones ha llevado a la conciencia de quetodas las religiones ofrecen una experiencia espiritual y, por lo tanto, urgen un diálogo de igualesentre ellas.Poco a poco se está pasando de una actitud de cerrazón, de aislamiento que consiste en la certezade que sólo mi religión es la verdadera, a una actitud de diálogo respetuoso, todas las religionesson caminos para poder llegar a Dios, para unirse a él, para conocer su voluntad y poder participarde sus dones.Cuando hablamos de pluralismo religioso no únicamente nos referimos a las grandes religionesmilenarias, sino también a las que no tienen tantos miembros, por tanto a las religiones indígenas yafroamericanas. Porque así como no hay culturas superiores a otras, así no hay religiones pequeñasy grandes. Por tanto, la relación de los miembros de ellas debe ser de respeto y de diálogo, para unconocimiento mutuo y un enriquecimiento mayor.Todo esto está planteando un reto a la Iglesia católica, que durante tantos siglos ha vivido en unexclusivismo: "Fuera de la Iglesia no hay salvación". El Concilio Vaticano II ha dado un gran paso,porque reconoció que hay salvación más allá de la Iglesia y del cristianismo ( UR 3, LG 8, AG 9 N Ae2), pero afirma que esta salvación no se da sin una misteriosa relación con Cristo (LG 16 y 22). Haynecesidad de dar otro paso más para transitar de este paradigma cristológico inclusivista a otro depluralismo religioso inclusivista.Esto supone una renovación en la teología. Verdades que anteriormente se tenían comoincuestionables hay que revisarlas y pensar de otra forma. Hay que pensar que las religiones no sonbúsquedas erradas sobre Dios de parte del hombre, sino caminos de salvación que el mismo Dios haquerido en su plan de salvación de todos los humanos. Hay que pensar en otras mediaciones desalvación que expliquen la voluntad de Dios de que todos los hombres se salven en la religión en laque han sido llamados por Dios. Esto es un presupuesto para un diálogo respetuoso entre lasreligiones.Esto no significa que no se tenga la certeza y convicción de la propia religión. La convicción de quemi religión es camino seguro de salvación es un presupuesto necesario para el diálogo. No significatambién que lo que hay que buscar es hacer de todas las religiones una sola, porque perdería lariqueza de la diversidad. Dios es uno sólo con diversos nombres, las religiones son diversos caminosque conducen al mismo Ser Supremo. Pero también supone una actitud de diálogo respetuoso, quelleva consigo el ver a los demás desde lo que ellos piensan de sí mismo y no desde lo que nosotrospensamos de ellos. La escucha atenta es el presupuesto de un diálogo fructífero yenriquecedor. Esto costará a la Iglesia el bajarse de la convicción de que es la verdadera religión yque no está al mismo nivel que las demás.Estudios recientes indican que la supuesta unidad en el sustrato religioso de América Latina y elCaribe es más bien un supuesto falto que objetivo. Siempre ha habido una variedad en las opcionesreligiosas en este continente, pero lo más novedoso es que el número personas que pasan a laincreencia es mucho mayor que el de las que pasan a otras opciones religiosas. Esto supone unanueva actitud de nosotros los católicos, una actitud de diálogo respetuoso y de búsqueda decolaboración para superar los problemas urgentes y ancestrales de nuestros pueblos.El diálogo interreligioso es una empresa impostergable y una virtud de actitud de paz. Las religionestienen un papel importante en la paz o en la guerra de los pueblos. Por eso H Küng afirma: No hay 57 Año de la fe
  • 58. paz entre las naciones si no hay paz entre las religiones. No hay paz entre las religiones sin diálogode las religiones. No hay diálogo ente las religiones sin un estudio teológico de sus fundamentos.6.- LA DEMOCRACIA.Uno de los logros más importantes de la modernidad es la democracia. El cambio de un régimenmonárquico a un régimen de participación del pueblo. Ahora hasta la misma Iglesia reconoce lasbondades de este sistema y lo recomienda. En muchas ocasiones ella misma ha sido la defensora ypromotora de la democracia frente a regímenes totalitarios, aunque también en ocasiones, suactitud ha dejado qué desear porque no ha sido tan claramente distante de algunos de estosregímenes.Pero el gran desafío que se le presenta es el de aceptar dentro de ella misma la participación de loslaicos y laicas en la toma de decisiones y en los puestos de dirección. Durante siglos la Iglesia havivido un centralismo y clericalismo rampante, no permitiendo la participación de losseglares. Estos en las mejores circunstancias han venido siendo colaboradores subordinados de lajerarquía, pero no miembros corresponsables con los pastores en la misión evangelizadora de laIglesia.El Concilio Vaticano II dio pasos gigantescos en la concepción de la Iglesia como Pueblo de Dios,insistiendo en la igualdad fundamental de todos los fieles al participar del sacerdocio bautismal yconcibiendo el sacerdocio ministerial como un servicio al cumplimiento de la misión de toda laIglesia. Actualmente se están dando pasos hacia posiciones anteriores al Concilio, volviendo aactitudes clericalistas que excluyen a los laicos y laicas de una participación corresponsable en lamisión de la Iglesia.Las estructuras eclesiales aún adolecen de un centralismo en la persona de los pastores. No hay unadivisión de servicios fundamentales en ella. El legislador, el licurgo, el evangelizador, el pastor esel jerarca. Los organismos que existen tienen un carácter consultivo y no deliberativo. Hay yamuchas voces que están en desacuerdo con la metodología de los Sínodos de los Obispos, porque noson órganos de opinión en la Iglesia, sino de simple consulta, dejando al Papa lo que él quieradecidir y publicar. El único espacio de mayor participación que hay son los Sínodos diocesanos endonde se permite la participación de laicos y laicas, siempre dejando al Obispo la última palabra enlas opiniones y en la promulgación de los documentos emanados de dichos Sínodos.Hay que repensar en qué consista la naturaleza jerárquica de la Iglesia, si consiste en uncentralismo cercano a la monarquía o en un orden en la participación y en el ejercicio de losministerios en la Iglesia. En la primitiva Iglesia, la participación de la comunidad era importante enlos asuntos fundamentales en su vida. Baste recordar las asambleas para elegir a Matías, a los 7coordinadores del sector helenista de la comunidad jerosolimitana, las asambleas en las que sedecidió que los paganos podrían ser bautizados sin abrazar el judaísmo (Hech 1,1.12; 6,1-6; 15,1-35), etc. El movimiento de centralización se fue imponiendo cada vez más al de participación, peropor razones, más sociales y políticas, que teológicas y pastorales.Se está dando una opinión cada vez más generalizada de que hace falta un nuevo concilioecuménico, en el que haya una participación no únicamente de los Obispos, sino también de losPresbíteros, de los Religiosos y Religiosas, de los laicos y laicas, aprovechando todas las facilidadesque prestan los modernos medios de comunicación electrónicos.Vivir un modelo de Iglesia más Pueblo de Dios, es uno de los desafíos más urgentes en la presentesituación de la Iglesia en el mundo actual.7.- LA MASIFICACIÓN Y EL ANONIMATO DEL MUNDO URBANO.Asistimos al mayor desarrollo de la urbanización y concentración metropolitana de la historia, con elconsiguiente fenómeno del individualismo, que realza al individuo y reduce la comunidad a unconglomerado de seres individuales, hasta quitarle su carácter de unión, de totalidad, de unidad.La relación entre los humanos se convierte en funcional, por tanto, las relaciones comunitarias dedesdibujan dejando paso a las relaciones superficiales y al individualismo al mismo tiempo que a lamasificación. Nunca los humanos habíamos estado tan cerca y comunicados y al mismo tiempo tansolos y tan incomunicados. Las relaciones se transforman de primarias en secundarias, ampliando elcírculo de contactos individuales. Las personas viven en un aislamiento tal que llega al anonimato.Frente al individualismo que asfixia a los seres humanos, frente a la masificación que se vive en lasgrandes urbes, la Iglesia debe vivir y promover los valores comunitarios. Hoy más que nunca, ella 58 Año de la fe
  • 59. debe esforzarse por vivir la dimensión comunitaria de su ser. Debe hacer hincapié más en la vida decomunidad que de institución eclesiástica. La Comunión vuelve a ser el rostro que la Iglesia debepresentar al mundo.Las Comunidades Eclesiales de Base son un factor importante de revitalización de la Iglesia en estadimensión comunitaria porque descentralizan y articulan la Iglesia desde su dimensión máspequeña. Tratan de vivir relaciones estrechas de fraternidad y de solidaridad. Aunque en pequeño,viven los valores de una sociedad alternativa, en donde no haya exclusión.El mundo va caminando cada vez más hacia la increencia y en esa situación la masificación en laIglesia no será la mejor forma de vivir el proyecto de Jesús, sólo la vivencia de comunidadespequeñas, pobres, sin privilegios será la que mejor logre convencer del proyecto de fraternidad deJesús. 59 Año de la fe

×