• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
 sexo
 

sexo

on

  • 1,289 views

estudio de la

estudio de la

Statistics

Views

Total Views
1,289
Views on SlideShare
1,289
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
34
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

     sexo sexo Presentation Transcript

    • Orientación Sexual Martín Soria Director docente de la academia A B A M S
    • ORDEN Y FRAGMENTO- Voy a titular esta presentación que es sobre orientación sexual con un sorprendente título: “orden y fragmento”. Y voy a explicar porqué. Cualquier orientación implica dirección, recorrido y finalidad, esta secuencia imprime un orden en su consecución. No se puede lograr la finalidad, sin antes cumplir con el recorrido y no se logra el recorrido si no se orienta la dirección del mismo. Esta lógica del orden se nos pasa inadvertida en muchos casos y por lo mismo quiero trabajarla con ustedes antes de indagar en el comportamiento intergenital apropiado. Es cierto que la dirección, el recorrido, y la finalidad de todo acto se fija en la determinación que lo motiva necesario. Y esa necesidad se fundamenta en una decisión libre del que inicia la consecución del mismo. Libertad, es según esta lógica, la verdadera puerta abierta que nos permite superar los límites del permanente reposo en el actuar. Sin libertad no existiría la posibilidad de optar y en ese caso las alternativas, o las posibilidades serían nulas. LIBERTAD Libertad es la capacidad de optar, pero esa opción está ligada inseparablemente con lo que se determina valido. Ningún acto puede ser motivado sin previo juicio que lo considere válido. Algo dice a la capacidad de optar que debe optar por eso y no por lo otro. Y “algo” sabe que eso es mejor, o más importante, o más adecuado, o más conveniente que lo otro. Ese “algo” suele reconocerse con el término –conciencia- , y al acto de reconocer la validez de la opción se le denomina consciencia.
    • Voy a tocar el tema de la libertad porque lo considero de importancia en esta explicación antes de entrar en la profundización del intercambio genital. La libertad es un factor de importancia en la elección de alternativas, pero al mismo tiempo es un factor determinante en la responsabilidad frente al error de lo elegido. La historia ha restringido las libertades humanas con normas legales, que en algunos casos, no correspondieron con la normativa natural de las especies y que por lo mismo, relegaron el funcionar normal del ser persona. Esta es la razón por la que se debe descubrir el orden natural constante y en ese orden es preciso reconocerse fragmento del mismo con la función que participa del mismo ordenamiento general. Ser libre es una categoría restringida a la conciencia consciente del ser humano. Todas las especies disponen de su propia libertad para optar entre una u otra alternativa pero su capacidad de optar opera en consecuencia con la naturaleza directiva inherente que lo protege, mantiene y reproduce. Nada más allá de esto. El ser humano supera esas necesidades fundamentales de protección, mantenimiento y permanencia, puede hacer uso de su libertad para obedecer a su naturaleza directiva inherente o para desobedecerla, para construirse o para destruirse. El ser humano puede negar a voluntad las exigencias de su instinto animal. Ninguna especie se flagela, se suicida, se castra o se comporta de manera sádica o masoquista a voluntad. La voluntad es una capacidad enteramente humana. La tensión y reposo de las especies opera en consecuencia con su instinto, la tensión y reposo de los humanos opera ligado a una conciencia evaluativa que determina la validez o invalidez de la tensión o reposo. Por lo tanto, libertad es la capacidad de optar por lo que es considerado válido. El problema aquí es si lo considerado “válido” es solo válido para uno, o es válido siempre y para todo. ¿A cual de ellos debería responder?
    • Si responde a lo que es valido para uno, si ese -uno- aún no es maduro, si no es suficiente en la apreciación o en el criterio del juicio constante, valido siempre y para todo, la elección de la alternativa puede no ser válida para el orden natural y ser solo válida para uno. Si cada uno asume que es valida la función de la elección que solo beneficia a cada uno, el orden se desordena. Esta es la tendencia social tradicional que por momentos se aproxima al orden y por momentos se aleja de él. ORDEN NATURAL NORMAL El ordenamiento natural normal implica el equilibrio entre tensión y reposo, entre pasado y porvenir, entre causa y consecuencia, entre sujeto y objeto. El equilibrio de las diferencias es una constante inmanente universal que se nos manifiesta desde la constitución atómica o biomolecular hasta la constitución intergaláctica. Este orden basado en el funcionar del movimiento nos indica que en el actuar existen secuencias, en las que prevalecen jerarquías en la función de activo retributivo. Preferencias estas en función de un regulador intencional propositivo del equilibrio natural constante e inmanente. ¿Quién es este regulador que manda ordenarse? Para no comprometer a nadie lo vamos a denominar Todo. ¿qué es Todo? Todo sin reserva es la ausencia de restricciones, no contiene ni pasado ni porvenir, ni es fragmento ni demasía. El Todo no contiene excepción, el Todo no se crea y no se destruye, el Todo se establece en el conjunto de sus diferencias.
    • ¿Cuándo se crea el Todo? El todo no se crea mediante un determinado proceso, el proceso del Todo no existe. El Todo surge en la recíproca existencia de todos sus componentes sin excepción. Pensar que el Todo se crea o se destruye es un absurdo. Se puede crear y también se puede destruir la porción del Todo, pero el Todo integra al proceso y a las estructuras del mismo, a la finalidad y a la proposición, a la causa y a su consecuencia, al sujeto y al objeto. Todo contiene no excepción, no comienzo ni final. Todo contiene centro y periferia, masculino y femenino, positivo y negativo, intención y finalidad. Todo lo contiene todo. El fragmento es una porción del Todo que contiene algo de él. Contiene posición y función en él. El Todo no excluye a nada ni a nadie, se ofrece a todos los fragmentos de los que se compone y a los que contiene. Si el uno opera en función del Todo, Todo y uno adquieren la categoría de no excluyentes ni excluidos, seríamos todo en uno y uno en todo, siempre válidos. Nuestro Todo Absoluto refleja aspectos de finalidad, significación, y poder. Todo acto contiene intencionalidad, justificación y poder. El ser humano es un acto del Todo y por lo tanto, también contiene una finalidad específica, una justificación adecuada (legal) y un poder de dominio sobre sus conductas. Y por sobre todo, el ser humano dispone del regulador de sus actos, dispone de conciencia consciente. Es dueño de si mismo y de su funcionar. Esa propiedad le leva a hacer uso de su libertad a voluntad.
    • A voluntad debe optar por ordenarse. A voluntad debe funcionar en justicia con lo legítimo. A voluntad debe cumplir con el deber de su finalidad ordenada. A voluntad debe satisfacer la necesidad que justifica su existir. A voluntad, y por su propia voluntad ha de vincularse en todo con el Todo. Esta es la razón que justifica a la porción que el ser humano ocupa. Construirse creador del vínculo afectivo en justicia con lo legítimo y haciendo uso del poder de dominio sobre la finalidad, clasifica al ser humano en la categoría del ser persona. HUMANO Y PERSONA son dos conceptos con diferentes significados. Se dice humano a todo aquel perteneciente a una determinada especie, en este caso a la especie humana, sin importar su edad, raza o condición social. Y al concepto “persona” Se le atribuyen deberes y derechos en el cumplimiento de una finalidad determinada. Se dice que persona es alguien responsable socialmente y reconocido socialmente con su personalidad o características propias de su carácter. El humano ha de lograr la categoría del ser persona con el carácter de un ser sensible a la máxima necesidad valida para Todo; de un ser capaz de reconocer la justificación valida siempre y para Todo, y de ser responsable por cumplir con el deber de responder voluntariamente, al cumplimiento de la máxima necesidad justa, cuya legitimidad declara valida siempre y para Todo.
    • El fragmento del orden jamás entenderá al orden al cual se debe, porque para reconocerlo debe establecerse en él en reciprocidad y en ese caso, pasaría a ser otro orden. El ser humano jamás entenderá al Todo por ser fragmento del mismo, pero lo que si puede entender, porque eso si lo puede establecer, es el valor del Todo. El valor del Todo no es el Todo, es su finalidad, origen y justificación, pero no es el Todo en su estructura y proceso. Me explico: difícilmente puedo conocer todos los sistemas de que se compone un edificio, como se hacen sus ladrillos, sus plásticos, sus aluminios, sus cerámicos, cañerías electricidad etc, etc, pero si puedo comprender la finalidad del edificio. La finalidad, justificación y realización se establecen entre dos, una esperanza y una conquista, pero tanto la esperanza como la conquista se establecen entre causa efecto, sujeto objeto, luego, Todo incluye a cuatro posiciones en el valor, por lo mismo, el valor es un establecimiento y el Todo incluye en el establecimiento de estas cuatro posiciones. Todo es solo eso: “Todo”. La ciencia llama a este Todo Absoluto y Eterno: materia compuesta de “energía” Y los religiosos lo llaman: “Dios”. Dios y la Energía, la Energía y Dios son constantes inmanentes, eternos e incambiables. Uno es intelectivo y el otro es devocional, pero en ambos casos son conceptos que significan una realidad global constante e inmanente desde su origen hasta su consecuencia actual. Orden es una proposición armónica de posiciones y funciones a cumplir, y que deben cumplir con la finalidad del orden al cual se deben y en ese cumplimiento se justifican validas para el orden.
    • No es el orden el que se reduce al fragmento, sino el fragmento el que ha de ubicarse en la armonía del orden. Así como no es el padre el que se transformará en hijo sino el hijo el que algún día se transformará en padre. El fragmento de la totalidad ha de ubicarse en la totalidad a la que pertenece y en esa ubicación ha de cumplir con la función que lo califica útil, válido, y bueno para el ordenamiento de la totalidad. No es Dios el que se debe al hombre, sino el hombre el que se debe a Dios. A la totalidad solo la establece el ordenamiento de sus fragmentos. Por eso cada fragmento ha de colaborar con la totalidad hasta establecerla por completo. El hombre se debe a la totalidad de la naturaleza en la cual se encuentra, y en esa naturaleza se reconoce válido, luego de cumplir con su función. La función del ser humano en el entorno natural ha de ser al mismo tiempo ecológica, biológica y psicológica. Por eso es necesario el encontrar aquellos principios naturales que justifiquen la función del ser humano. Aquí estamos mencionando al ser humano y lo distinguimos del ser animal, y también del ser persona. Esta diferencia debemos comprenderla. El animal depende de la naturaleza directiva que lo protege, mantiene y reproduce y el ser humano puede optar por el control y dominio de la naturaleza que lo protege, mantiene y reproduce, o por la entrega alternativa a esa misma naturaleza. El ser persona es aquel humano que ha logrado ejercer el dominio sobre el celo, las virtudes y el instinto. Ser persona es un ser maduro. El ser humano puede controlar los instintos a los que el animal se debe de manera indivisible. Pero esa capacidad ha de conquistarla. No basta con poseerla, debe realizarla. “ Paisaje imaginario” Óleo de Martín Soria director de la Academia MS
    • EL DILEMA SOBRE EL MISTERIO DE LA CREACIÒN Uno de los mayores misterios es el de la creación del hombre. El hombre contiene en sí las habilidades instintivas y las capacidades emocionales, intelectuales y motivacionales exigidas en el ejercicio de la libertad. El tema es ¿cómo el animal instintivo se transformó en humano, capaz de dominar al instinto? La ciencia dice que el homo erectus se transformó en homo sapiens al “evolucionar”. Pero no se demuestra en qué consiste este “evolucionar” porque se supone que es una “mutación” (alteración casual desconocida de un gene) que ocurre cada ciertos miles de millones de años. Claro que no se explica de donde proviene la alteración genética que transforma una capacidad menor en otra superior, y en paralelo en un hombre y en una mujer, ni se explica cómo una capacidad de medio litro puede contener un litro. Pero vamos a dejar esta suposición para poder ahondar en el estudio de la transformación del ser instintivo en ser persona independiente del instinto. Desde que el ser humano nace, posee habilidades motrices y sensoriales, así como memoria, emoción, intelecto y voluntad. Posee, en estado de desarrollo la capacidad de ser consciente de su mundo y de su individualidad. Desde su origen el ser humano posee la intencionalidad de ser feliz, de sentirse pleno, justo, seguro y realizado en la esperanza de ser cumplido. Desde su origen el ser humano llora frente al dolor y ríe frente a la alegría, desde sus orígenes se comunica en el afecto y/o defecto, los reconoce y discierne. Al menos desde los orígenes que nosotros conocemos. Pasar de ser un mono dependiente del instinto a ser humano independiente del mismo no es fácil de justificar solo con palabras como “evolución o involución fisiológica, casualidad o predeterminación intencional”, no es posible demostrarlo. Los defensores de la evolución no disponen de argumentos demostrativos que justifiquen y que demuestren cómo la dependencia del instinto se transforma en independencia del mismo. Ni disponen de argumentos que justifiquen cómo en la materia, un tamaño, puede transformarse en otro más grande sin intencionalidad, justificación y poder.
    • Si el hombre discierne debe poseer un estándar de valor conectado con el orden de las normas naturales a las cuales pertenece y en las cuales justifica el acierto o desacierto, el afecto o defecto, el acomodo o desacomodo. Esta interconexión valórica lo diferencia del resto de la creación en tanto es capaz de discernir entre diferencias ideológicas abstractas, atemporales e interespecie. Ninguna especie siente las necesidades de otra especie, ni tiene, ni puede extinguirlas o repoblarlas a voluntad. Ninguna especie puede comprender, entender o justificar la validez de otra especie ajena. Ninguna especie siente las necesidades propias de especies ajenas ni responde voluntariamente a la satisfacción de dichas necesidades, y el sadismo o masoquismo son características de la naturaleza humana que no se halla en otras especies. El ser humano es un ser especial y diferente al resto de las especies. Está dotado de libertad, autonomía y responsabilidad. La pregunta del siglo es: ¿Evolucionan la responsabilidad, la autonomía y la libertad? Si es así, ¿Cómo demostrarlo? Libertad es la capacidad de optar por lo que es válido. Autonomía es ser uno con la razón que lo justifica necesario (auto=uno mismo, nomo= ley) y Responsabilidad es responder voluntariamente al cumplimiento del deber hasta completarlo. ¿Cómo pueden evolucionar? Se puede superar la validez, la justicia y la responsabilidad? ¿cómo? ¿Cómo puede lo cumplido completarse con algo más que con aquello que lo completó? ¿Cómo puede superarse la justicia del ajuste con algo más que con aquello que le es justo? Y ¿Cómo puede la emoción sentirse más plena que con la experiencia del sentimiento de plenitud?... “ Paisaje imaginario” Óleo de Martín Soria director de la Academia MS
    • El cumplimiento del orden justifica su realización, el orden justifica al deber de realizarlo y su realización se debe al beneficio del orden. Esta realidad implica que en el orden, la emoción satisfecha, la justicia de la razón y el cumplimiento del deber de ser realizado son inseparables e irreducibles. Esta trinidad es constante y continua, eterna e inmanente, por lo tanto es absoluta. Orden justificación y cumplimiento son funciones de deber y de derecho a ser establecidas. Todo acto exige del cumplimiento de la justificación que lo declara necesario, en ese cumplimiento, la finalidad existe previo a la función y no al contrario. Así como la finalidad de la lavadora existe previo a la funcionalidad de la misma y no al contrario. Lo que implica que la intencionalidad del ser persona es previa y anterior a la funcionalidad del ser persona y no porque cumpla la función de crecer, multiplicarse y ejercer el dominio de sus conductas, esta función determine su finalidad. La lavadora puede funcionar y no cumplir su finalidad así como el ser humano puede funcionar y no cumplir con ser persona, pero si la lavadora cumple su finalidad diremos que funciona de igual modo que si el ser humano cumple con su finalidad diremos que es persona. Los científicos ajenos a la normalidad del biotipo humano natural han confundido la finalidad con la funcionalidad y han tratado de afirmar y defender que es la función la que determina la finalidad y no al contrario. ¿Para qué se existe? Para cumplir la razón de ser, y recibir en su cumplimiento el beneficio de la satisfacción, seguridad y autenticidad. Resumiendo: ¡Para ser feliz!. Y ¿cómo se logra la felicidad, esperando que el otro te la entregue, o esforzándose en servir, en confiar y confiarse con el otro hasta que el otro se vincule contigo en unidad y confianza? Si se logra establecer el vinculo de confianza con los padres, la pareja, y los hijos …¿qué podría superar la alegría de la unidad, confianza y conciliación afectiva familiar? ¿Confiaría la familia en alguien imprudente, e incapaz de superar la tentación del apetito del instinto? …¿dirían que es confiable? ¿Le confiarían el cuidado de sus casas, alimentos, vinos, o de sus hijas?
    • QUE ES EL SER HUMANO ¿Cuándo surge el humano independiente de la mecánica instintiva? El humano independiente del instinto aparece en el momento en el que lo controla. El adolescente que supera los apetitos instintivos de conservación protección y perpetuidad (reproducción), que controla el celo y las virtudes, es un ser que inicia su funcionalidad humana. En ese momento adquiere libertad, autonomía y responsabilidad. Para eso, ha de ligarse en la lealtad incondicional al verdadero paternazgo y ofrecer al padre espiritual y natural maduro en la incondicionalidad, las condiciones necesarias para convencerlo de su dominio de las virtudes, del celo y de los instintos. Esta humildad en la lealtad al verdadero paternazgo y las condiciones de dominio sobre las virtudes, (prudencia, templanza y firmeza) y sobre los instintos de protección, mantenimiento y reproducción y dominio sobre el celo emocional, intelectual y motivacional, certifican su maduración y en ese estado, el padre, debe reconocerlo y bendecirlo en la consecución del vínculo intrafamiliar paternofilial y fraternoconyugal. El cumplimiento de este ordenamiento, facilita la confianza entre padres e hijos, cónyuges y hermanos y posibilita el establecimiento de una tradición normal. Si todo humano logra esta conquista, evitaríamos graves trastornos de personalidad, así como los graves trastornos en la salud de las personas. “ Torres del Paine” Óleo de Martín Soria director de la Academia MS
    • EL ADOLESCENTE HA DE CUMPLIR SU PARTE DE RESPONSABILIDAD El adolescente debe responsabilizarse por su propia maduración, para lo cual ha de ejercer el control y dominio sobre sus conductas, pensamientos y finalidades. Y enfocarse en descubrir las justificaciones constantes de lo inmanente y eterno. La finalidad del adolescente ha de ser la de crecer en la pureza, autonomía y autenticidad, reconociendo el ideal de las especies que posibilita el orden cósmico, descubriendo que la incondicionalidad es un mandato natural y un deber obligado por las normas naturales. Sin incondicionalidad en la actitud no se está atento al conocimiento, al encuentro, o al vínculo con los seres queridos. Sin incondicionalidad no se logra la verdad, la justicia o la razón, porque la razón no legítima es mentira, la justicia no legal es ajusticiamiento y la verdad no constante, absoluta y eterna es solo relativa al postulante que la defiende. El adolescente que reconoce un orden cósmico en la naturaleza de las especies, que las rige y armoniza, puede motivarse en el interés por descubrirlo y entenderlo. El orden natural está basado en la estructura base de cuatro posiciones que se cumple en el proceso origen división y unión, cuyo inicio, medio y termino de cada etapa, en su cumplimiento, establecen la estrategia del movimiento. “ Paisaje imaginario” Óleo de Martín Soria director de la Academia MS
    • EL ESTUDIO DEL MOVIMIENTO FACILITA EL CONOCIMIENTO DE LA ACTIVIDAD Y DE LAS RELACIONES El movimiento es una constante en las funciones naturales. Sin movimiento no hay función y sin función hay defunción. La vida es movimiento porque vida es el conjunto de fuerzas que posibilitan la realización de un propósito. Pero para que se dé la vida se debe coincidir con la normativa natural del movimiento. En el movimiento existen fuerza, dirección y recorrido, para lo cual se exigen un pasado y un porvenir, un inicio y un término, un espacio en el que establecer las posiciones de empuje y empujado (acción-reacción). El fundamento del movimiento no puede excluirse de una fuerza inicial nuclear, una fuerza centrífuga hacia el exterior, una fuerza centrípeta o de atracción hacia el interior, y una fuerza orbital constante en su perpetuidad. Estas cuatro fuerzas se fundamentan y resumen en una, la nuclear centrífuga, es decir, la fuerza hacia fuera de un centro que la provoca y emite al medio en el cual se inserta. Pero el medio también ejerce la misma función emisora centrífuga que en el encuentro con la emitida por el núcleo de la creación se complementan y equilibran en la armónica interacción de acción reacción. De estas cuatro fuerzas establecidas en la compensación de dualidades se nutre la funcionalidad de las especies. “ El tiempo” óleo de Francisca Salomon (alumna destacada de la Academia Martín Soria) Stgo 2009
    • En las especies naturales, al igual que en el movimiento microcósmico o macrocósmico, se establecen la dualidad interno externo, y la dualidad emisor y receptor. Las partículas contienen naturaleza directiva inherente y valencias eléctricas positivas o negativas, así como en las moléculas encontramos naturaleza directiva inherente (NDI) y valencias catión positivo y el anión negativo (ión del griego ión (ἰών), participio presente de ienai "ir", de ahí "el que va“ ) también en los vegetales se mantiene esta constante, cada especie vegetal contiene una NDI y la dualidad emisora pistilo y receptora estambre. Los animales también poseen NDI (instinto) y dualidades emisoras macho y receptoras hembra. Lo mismo vemos en la especie humano en donde la NDI se denomina mente y las dualidades emisora masculina y receptora femenina que facilitan la perpetua permanencia de la especie. Un adolescente frente a esta realidad, puede dejarla pasar sin entender que esta constante universal implica que su origen, la función del movimiento originario, también la posee, o puede reconocer el secreto del misterio y afirmar que si cada causa es a su efecto y en el efecto de la realidad cósmica se dan las circunstancias de la polaridad complementaria entre interno y externo y entre la dualidad emisora y receptora, este origen motriz ha de contener en sí una NDI naturaleza directiva inherente y una imagen dual complementaria emisora receptora. Si el adolescente es agudo en su interés puede llegar a descubrir que esa complementariedad entre sus dualidades emisora y receptora está en función de la perpetuidad de cada especie, lo que presupone que la perpetuidad ocuparía una posición de predominio en la creación del orden cósmico. La perpetuidad asume así el predominio como fuerza de lo constante.
    • Si la perpetuidad es la fuerza de lo constante, el adolescente debería en este punto preguntarse cómo opera la fuerza de la perpetuidad. Y en este instante suena la campana del entender ¿Es perpetuo lo inmaduro? ¿Puede lo inmaduro perpetuarse? Si en la naturaleza de las especies ninguna de ellas puede perpetuarse prematuramente, ¿cómo es posible que en la especie humana sea posible perpetuarse aún cuando el humano no es maduro? Y la pregunta del siglo ¿Qué es un hombre maduro? El orden funciona en base a la perpetuidad de dualidades complementarias en el cumplimiento de su deber, en el ajustarse a la legitimidad del orden y en el satisfacer a la necesidad que justifica su existir, lo que obliga a reconocer en lo humano lo que justifica su existir, lo que se ajusta a la legitimidad universal y lo que se debe cumplir. Esto, a los ojos del adolescente actual suena como misión imposible, pero no lo es, porque podemos ayudarle en el ejercicio de una lógica discursiva enfocada en el análisis de las constantes inmanentes del universo. La pregunta ¿Por qué somos necesarios? es uno de los grandes atractivos filosóficos de la especie humana. ¿Por qué somos necesarios? se puede tomar en singular o en plural. ¿Por qué soy yo necesario como individuo? Puede tener múltiples respuestas del individuo que soy yo, por lo demás, podría hacerle la pregunta a mis padres y ellos deberían saber cual es la razón por la cual se motivaron a realizarme. Pero, … ante la pregunta: ¿Por qué son los humanos como especie necesarios? La respuesta ya no puede salir del objeto creado o del fragmento previo a mi gestación. Es una pregunta que solo puede responderla el originario causal de la especie.
    • Y ¿cómo puede un adolescente descubrir esa respuesta si no tiene contacto directo con el originario de la especie? Unos dirían que es imposible descubrirlo y otros dirían que su inteligencia puede llegar a descubrirlo por deducción lógica, mediante el estudio de las consecuencias. En una investigación se llega a descubrir el motivo y el causal del delito mediante el estudio de las circunstancias que demuestran el proceso de la consecución del acto en sí. Del mismo modo podemos deducir el sentido de la existencia humana mediante el estudio de las consecuencias lógicas y constantes del universo. El ser humano como especie es propositor, es creador en el sentido de ser capaz de transformar la naturaleza a su servicio y al servicio del resto de las especies, luego la especie humana adquiere posesión de los dominios sobre el instinto y sobre los procesos de consecución de la perpetuidad de las especies naturales. El es el único capaz de destruir o de construir las vías de desarrollo de las especies naturales. Puede incrementar genéticamente el crecimiento y desarrollo de una determinada especie así como también, puede destruir el equilibrio ecológico y contaminar ambientes en donde habitan las determinadas especies en extinción. Esa capacidad de dominio sobre la totalidad de las especies no la posee ninguna especie allende la especie humana. Así llegamos a la conclusión de que la especie humana posee capacidad de dominio. Pero también posee capacidad analítica, es capaz de discernir y juzgar, de analizar y razonar, de comunicar mediante el lenguaje significados y conceptos de significación abstractos, no concretos y concretos. Cierto es también que algunos animales poseen inteligencia, pero ¿puede algún animal inteligente descubrir y ser consciente de la razón de su existir?
    • Algún adolescente nos diría que Y … ¿Cómo sabemos nosotros que no son conscientes de ello? Bueno, aquí debemos retroceder a la definición de ser conscientes. La consciencia se diferencia de la inconsciencia en que la consciencia permanece en el ser, mientras que la inconsciencia no se recuerda a posteriori. Permanecer consciente de la razón de ser es una capacidad que nos permite utilizarla para educar a generaciones posteriores, eso no ocurre en las especies naturales. Las especies no se educan con el instructivo de pasadas generaciones, se educan mediante la conducta del instinto al cual no pueden evitar, y del cual no pueden sustraerse. Pero el ser humano, como especie, es consciente de su razón de ser. Sabe que su finalidad es la de ser feliz, lo que no sabe es cómo mantenerse en el camino de la felicidad. El ser humano por naturaleza, reconoce lo bueno de lo no bueno, lo cierto de lo no cierto y lo valido de lo no valido. Esta diferenciación del si y del no se transforma en recuerdo permanente y desde esa memoria se puede utilizar a voluntad a posteriori. El pasado y porvenir adquiere en el juicio del ser humano una condición utilitaria, algo que en el resto de las especies no ocurre, por lo tanto decimos que el ser humano es juicioso, consciente y capaz de reconocer lo cierto de lo falso.
    • Si el adolescente piensa un poco en este instante se preguntaría: Y, ¿para qué se necesita esta capacidad de diferenciar lo verdadero de lo falso? A lo que no cabe otra respuesta que la de discernir. Discernir para responder voluntariamente y ser capaz de responsabilizarse en el cumplimiento del deber máximo que beneficia siempre a todo, o de perder la posibilidad de responder a voluntad a la máxima necesidad del sentido común y entregarse a la voluntad automática de los instintos. Discernir es una propiedad de la conciencia del individuo que le permite evaluar y emitir el juicio, o la respuesta apropiada a la necesidad manifiesta. Pero esta propiedad de responder voluntariamente a la necesidad manifiesta es opcional, va más allá de lo instintivo. El instinto responde en consecuencia con su funcionalidad y no puede sustraerse a ella, pero el ser humano puede responder en contra o a favor de los instintos. Esta propiedad no es gratuita, tiene un sentido. El sentido de responder a voluntad es el de calificarse o enajenarse de la cualidad del ser persona. Ser persona es un estado que se consigue luego de madurar el proceso de consecución del ser auténtico. Y como estamos en el proceso de comprensión de la autenticidad vamos a ir fijando responsabilidades en la condición humana. Hemos dicho que el ser humano dispone de la condición de ser capaz de dominar al resto de las especies y al mismo tiempo, tiene la capacidad de dominar los instintos. Puede, en el caso de disponer de su condición de sanidad normal, puede controlar el dominio de la ansiedad y de la angustia, puede controlar y dominar el apetito de los alimentos y las adiciones, y puede controlar y dominar el apetito intergenital a voluntad.
    • No solo puede controlar los apetitos de los instintos y al resto de las especies, además tiene el potencial de controlar las virtudes de la prudencia, firmeza y templanza, así como tiene el potencial de controlar el celo emocional, intelectual y motivacional. Ninguna otra especie puede a voluntad hacer uso de la prudencia. Son prudentes en función de las exigencias de la naturaleza del instinto. Ninguna especie puede a voluntad controlar la firmeza, son consecuentes con la fuerza del instinto que les motiva a obrar, y ninguna especie es capaz a voluntad de controlar o dominar la templanza, responden en completa ligazón con el impulso de los apetitos del instinto. En ocasiones algunas conductas de los animales pueden darnos a entender todo lo contrario, “que los delfines son capaces de controlar la firmeza, la templanza o la prudencia por sus respuestas a situaciones …”, en algunos casos y en algunos momentos pueden manifestar prudencia, pero nunca al extremo de ser capaces de controlarla en beneficio del resto de las especies. Esto, solo la especie humana puede hacerlo. Decimos que un ser humano es inmaduro cuando es inconsciente de si mismo y del ambiente en el que está, cuando no controla el apetito de los instintos, y cuando no controla los extremos emocionales, intelectuales o motivacionales, y en especial cuando no controla la prudencia, firmeza y templanza. Esto no es la opinión de un solo ser. Cualquier individuo que no se ubica en un determinado lugar, es un desubicado. UBICARSE entonces es una cualidad del ser maduro. Ubicarse es tomar el punto de vista del conjunto o del bien común. UBICARSE es ser capaz de descubrir la máxima necesidad del momento y lugar y responder voluntariamente a solucionarla.
    • UBICARSE es una facultad humana que consiste en ser capaz de captar la máxima necesidad del momento y lugar, y de responder a esa necesidad con la solución adecuada, esa es la razón del porqué el adolescente se preocupa de la moda, de ajustarse a las necesidades globales. Pero esa respuesta es voluntaria y por lo mismo no todos responden con lo adecuado, a pesar de que lo pueden percibir. Lo adecuado va a depender de los recursos evaluativos del que juzga la necesidad. No todos responden a la misma necesidad con las mismas soluciones. Luego de UBICARSE en la posición adecuada, debe mantener el dominio de su función y responder a esta función sin condiciones, de no ser así, mostrará su inseguridad y falta de determinación, lo que lo declarará imprudente, flojo y destemplado. Para evitar ser calificado como flojo, destemplado e imprudente, el UBICADO debe responder incondicionalmente a la satisfacción de la máxima necesidad manifiesta. Esta actitud de INCONDICIONALIDAD y el saber UBICARSE, son características de la normalidad del ser persona. Además de eso es necesario que se ejercite el DOMINIO sobre las conductas, para lo cual se debe tener dominio sobre los pensamientos, lo que no es nada fácil. Dominar los pensamientos implica dominar la ansiedad y la angustia, la motivación y la respuesta, el juicio y la razón. Esto es algo que requiere una concentración extraordinaria para el individuo sin educación en ello. Por lo mismo, exige condiciones para la concentración, y condiciones para ejercer el dominio sobre los extremos emocionales, intelectuales y conductuales.
    • Así llegamos a la conclusión de que el ser humano maduro es aquel que controla las virtudes de la prudencia firmeza y templanza, que controla el celo emocional, intelectual y motivacional, y que controla los apetitos del instinto. En ese control y dominio del instinto se incluye el superar la tentación del apetito. El apetito alimenticio no cuesta mucho controlarlo, así como los apetitos de la ansiedad o de la angustia, con un poco de ejercicio se pueden fácilmente superar, pero la tentación del apetito intergenital prematuro no es tan fácil superarla. Superar la tentación del apetito intergenital prematuro implica tener clara la razón del porqué es necesario superarla. ¿POR QUÉ SE DEBE SUPERAR LA TENTACIÓN DEL APETITO INTERGENITAL PREMATURO? Es necesario superar la tentación del apetito intergenital prematuro por las siguientes razones: 1- Para calificarse responsable en el dominio sobre toda la creación (espíritu e instinto ; físico y espiritual). Calificarse dueño y Señor de las virtudes, del celo y del instinto. 2- Para establecer la razón que justifica a la existencia humana. Ser persona. 3- Para cumplir con el deber de ser maduro en la autenticidad e integridad en el dominio, en la razón y en la satisfacción de la necesidad de ser autentico. 4- Para calificarse y certificarse autónomo en la pureza e integridad. Mantener el punto de vista de la normalidad, ejerciendo el dominio de la posición y de la función original, posibilitan la experiencia de lo bendito, lo justo y lo pleno. Esta experiencia es la esperanza que se prolonga y al mismo tiempo es la aclaración del máximo misterio. Sobre esta realización el ser humano adquiere libertad, la libertad de no deber de cumplir con la necesidad de ser, porque ya es.
    • ¿POR QUÉ NO SE DEBEN TENER RELACIONES SEXUALES PREVIAS AL MATRIMONIO O FUERA DE EL?
      • La fornicación es el más grave de los errores que el adolescente puede cometer.
      • 1-En primer lugar, se PIERDE LA NOCIÓN DE MADUREZ , lo cual relega a quien fornica al estado de ignorar su propia finalidad, el ser persona. Perder el sentido común es perder la libertad, autonomía y el cumplimiento del deber. Lo que produce crisis existencial, crisis de identidad y consecuentemente crisis motivacional.
      • 2-En segundo lugar, el que fornica PIERDE SU POSICIÓN DE HEREDERO de la creación (Señor de todas las especies naturales) que desde su posición de objeto dependiente del instinto, respetarían en él al sujeto del dominio sobre el mismo. Y pierde su integridad al no cumplir con el dominio sobre las virtudes de la prudencia, firmeza y templanza, que lo calificarían maduro en el control del celo.
      • 3-En tercer lugar, el que fornica INVIERTE EL DOMINIO, pasa en la primera fornicación , de ser el director a ser dominado por la bestialidad 1 del instinto. Y desde ese instante asume el rol de sometido, perdiendo la orientación de su finalidad, la seguridad en su conciencia, y la posibilidad de realizarse en la autenticidad.
      • 4-En cuarto lugar, el que fornica MULTIPLICA EL MAL en su pareja, obligándola a errar con él. La hace cómplice del más grave delito, del delito de FORNICACIÓN.
      • 1 - sin connotar con ello que la bestialidad sea mala, sino solo dependiente del instinto
    • Veamos qué ocurre en el otro lado de la calle. ¿Qué le ocurre a quien no controla el apetito del instinto? 1- Pierde su condición de responsable frente a su pareja, y ella lo va a reprochar en algún momento de su historia (cuando reconozca la verdadera identidad del ser persona) por no haberla permitido conquistar su integridad frente a sus descendientes quienes podrán, en base a lo sucedido, acusar a ambos de su insuficiencia en el dominio. 2- Pierde su posición de Señor de la creación al invertir el dominio de la conciencia y someterla al dominio de los instintos, adquiere en el ejercicio reproductivo la naturaleza del inconsciente y transmite esta naturaleza del inconsciente a su descendencia. 3- Pierde la sensibilidad a lo absoluto, a lo que nunca pudo acceder luego de su establecimiento vincular insuficiente. Esta caracterización es la más grave, puesto que la experiencia de entregarse al apetito del instinto reproductor prematuro, no le permite en un segundo intento librarse de esa pérdida de autenticidad y pureza previamente establecida, lo cual, impide el discernir con la autoridad de la justicia legítima y sus juicios pasan a ser juicios relativos a la condición de su impureza. 4-Pierde la noción del amor incondicional y en su espera se confunde al pretenderlo en la satisfacción del instinto, que luego de caer en la tentación del apetito intergenital prematuro, asume la conducción de sus proposiciones. 5- Desligar al caído de la experiencia y consecuencias de haber caído es imposible. Solo sus futuras generaciones pueden eliminar esta condición, pero el caído ya no vuelve a recobrar la pureza. Esto es grave, muy grave. No es para tomárselo a broma, ni para ignorarlo por no entenderlo, tu vida y las vidas futuras que engendres vivirán en consecuencia con tus construcciones vinculares o con tus destrucciones vinculares y nadie tiene el derecho a violar los derechos de nadie. Por lo tanto, ¡cuídate! No es un mandato, es una normativa natural de la sanidad global. Cuídate y emprende el camino de la restitución de tu condición caída. Arrepiéntete del pasado y no lo repitas. Inicia el compromiso de la determinación al ejercicio de dominar los instintos de protección, conservación y reproducción. Inicia el compromiso y determinación a controlar los extremos del celo emocional, intelectual y motivacional, e inicia el compromiso a controlar y ser el director de las virtudes (prudencia, firmeza y templanza orientándolas en la unidad, justicia y vinculo incondicional) Ese cumplimiento puede liberar a tus descendientes del depender del sacrificio de otros que los libere. ¡Piénsalo!
    • CONSECUENCIAS IRREMEDIABLES Consecuencias del mal uso del intercambio genital. Consecuencias del intercambio genital prematuro. El intercambio genital prematuro no solo es el intercambio genital del adolescente joven entre los 10 y los 18 años, no, prematuro es aquél que no domina el apetito intergenital. Existen personas de edad y de avanzada edad que caen en el apetito del intercambio genital prematuro y se declaran de ese modo adolescentes o prematuros. Por eso vemos casos en los que el casado tiene relaciones intergenitales con un-una amante. O, casos en los que un-una menor embaraza o queda embarazada. Casos en donde un hombre o una mujer deciden orientar su condición sexual hacia miembros de su mismo género. O, casos en donde los comportamientos genitales están barnizados en conductas sadomasoquistas, etc. etc. Los derivados de una relación intergenital prematura dejan siempre las secuelas de: Impureza. (sentimiento de ser impropio, inadecuado, desajustado, fuera de momento o lugar) quien lo sufre adquiere el sentimiento de culpabilidad, y acusa su insuficiencia. Desorientación . ¿Qué hacer con lo que no se espera? ¿Cómo lo justifico al resto? Pensó que no iba a pasar nada, que estaba todo bien y ahora se encuentra con estos sentimientos de culpa y siendo acusado y descalificado por el otro. ¿qué fue lo que se hizo mal? Al no lograr el estado de madurez, nunca más lo puede descubrir y por lo tanto se confunde y desorienta. Inseguridad y desconfianza. Si perdí el control y dominio en esto ¿Quién me asegura que no lo perderé en lo otro? Esa experiencia de fornicación es el mayor destructor de la conciencia original, se pierde la confianza en uno y en el resto, se piensa que todos pueden caer en la misma tentación que cayó él. Y, un sentimiento de insuficiencia . El no fui capaz de cumplir con la responsabilidad que la naturaleza me otorgó. Ese sentirse insuficiente, provoca la mediocridad en el individuo. Este justifica en su caída el porqué no quiere más, no sabe más o no puede más. El soy lo que soy. Cuando en realidad no es lo que es, se hizo como es, pero podría haber sido maduro, autónomo y responsable. Desorientación en tanto adquiere la noción del afecto condicional egoísta y lo admite y asume por válido, sin comprender ni conocer la realidad del afecto incondicional natural normal. Inseguridad y desconfianza al sentir que lo “afectivo” experimentado no satisface a la conciencia original del ser persona que hay en él. Sentimiento de Insuficiencia al sentir y saber que no ha sido capaz de ejercer el dominio natural normal sobre el apetito del instinto.
    • Desorientación en tanto adquiere la noción del afecto condicional egoísta, lo admite y asume por “válido”, sin comprender ni conocer la realidad del afecto incondicional natural normal. La desorientación confunde la finalidad natural normal del individuo, establece la crisis de identidad, crisis existencial y crisis motivacional en él, lo pervierte en el sentido emocional, intelectual y conductual. A esta desorientación se deben las conductas derivadas de la improvisación, de la indiferencia, y de la condicionalidad egoísta. El individuo que asume válido al afecto condicional, trasforma al afecto en defecto. Quiere al otro para él o para ella. Lo juzga en base a su paradigma inmaduro de justicia y lo califica en base a su inmadura condición irresponsable e inmadura. Lo que desemboca en diversos trastornos de personalidad y trastornos en las relaciones interpersonales que establece. Inseguridad y desconfianza al sentir que lo “afectivo” experimentado no satisface a la conciencia original del ser persona que hay en él. En este caso, el afecto condicionado a las exigencias del individuo, lo inconstante y los fragmentos, adquieren en él la condición de ser verdadero (constante e inmanente). Por eso asume que el querer al otro para él es natural, que el juzgar al otro en base a su criterio inmaduro es justo, y que el certificar la irresponsabilidad del individuo es propio de cada uno. La noción del origen, de la identidad y del propósito del ser persona se tiñen en justificativos del creer en lugar del demostrar. Se cree en la evolución en lugar de en la creación. Se cree en la autonomía e individualidad en lugar del orden global de la especie, se ignora el biotipo humano de la normalidad natural y se ignora el sentido de la vida, se cree depositado en la idea del ser feliz, pero se ignora cómo realizar esa esperada y por todos deseada felicidad. Sentimiento de Insuficiencia al sentir y saber que no ha sido capaz de ejercer el dominio natural normal sobre el apetito del instinto. La respuesta irresponsable e inmadura en el dominio, produce en quien la ejerce el sentimiento de vergüenza, de insuficiencia en ser capaz de controlarse y lógicamente frente a cualquier otra determinación repite el ejercicio irresponsable, dejando las cosas a medio hacer. Lo que nos molesta del otro es aquello que nosotros debemos resolver.
    • La desorientación la injusticia y la irresponsabilidad en sus extremos pueden convertirse en peligrosas. El desorientado puede exigir la validez de su camino, obsesionándose en su finalidad como única, válida y adecuada para todos, en cuyo caso se transforma en líder del fragmento que propone. Así surgieron líderes como Sila, Cesar, Tiberio, Calígula, Nerón, Alejandro, Gengis kan, Napoleón Hitler, Estálin, Chavez, Kim Yon Il, Gadaffi, etc. La desorientación se puede establecer en las categorías individuales, familiares y sociales. El individuo desorientado puede orientar su finalidad en el trabajo, en lo profesional, y lograr cargos extraordinarios o éxito en exceso en su labor profesional, o puede orientar su finalidad en el conocimiento y descubrir realidades ocultas hasta entonces, o puede orientarse en el hedonismo de los placeres y perderse entre los vicios, lujos o farándulas sociales. Mientras que el orientado, asume la dirección de construir la felicidad exigida por los vínculos interpersonales, intrafamiliares, y asume el camino sacrificial de establecerse hijo leal y obediente al verdadero paternazgo, hermano fraterno en el intercambio vincular del afecto, verdad y eficiencia, hasta madurar el vinculo conyugal sobre el dominio de la tentación del apetito intergenital prematuro, necesario para desarrollar el vínculo paterno filial al establecer la bendición en matrimonio de sus hijos naturales maduros en la espiritualidad. Lo que antes fue un misterio ahora se evidencia claramente a los ojos del sensible, del justo y del responsable que asume el compromiso de su madurez. ¡Comienza el ejercicio del ser maduro! MEDITA SOBRE EL TEMA Y RECUPERA TU PROPIA IDENTIDAD
    • Esta presentación ha sido realizada por el prestigioso profesor y director de la Academia ABAMS Martín Soria. Estudioso de las conductas humanas y de su finalidad. Martín Soria descubre la naturaleza de las virtudes, de los instintos y del celo en base a los efectos que se derivan de ellas, y formula su finalidad original en consecuencia, reconociendo el comportamiento de la normalidad concordante con los fundamentos de la actividad que rige el universo. Sus artículos, libros y conferencias son en suma interesantes y les quiero invitar a conocerlos en scribd.com http://www.scribd.com/doc/24427720/TEORIA-DE-LA-EDUCACION