Anuario N° 25 [ Año 2011]

2,050 views

Published on

Anuario Nº 25

Presentación (Pag.7)
Auxilio a Buenos Aires, un Fragmento Olvidado
Autor: Carlos Méndez Notari. (Pág. 10)

La carrera militar de Carlos Ibáñez del Campo 1909-1919.
Autor: Enrique Brahm García. (Pág. 22)

El Proyecto Imperial de Alejandro Magno.
Autor: Eduardo Arriagada Aljaro. (Pág. 41)

La Sublevación de la marinería del año 1931 y el combate de Talcahuano.
Autor: Sandrino Vergara Paredes. (Pág. 58)

Los cuerpos de armas en el Período 1810-1830
Lo permanente del Ejército Permanente
Autor: Pablo Rodríguez Márquez. (Pág. 163)

Archivos, Fondos Documentales y Fuentes para el Estudio de la Historia Militar de Chile.
Autor: Eduardo Arriagada Aljaro. (Pág. 193)

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,050
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
430
Actions
Shares
0
Downloads
41
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anuario N° 25 [ Año 2011]

  1. 1. ANUARIOACADEMIA DE HISTORIA MILITAR Año 2011, N" 25
  2. 2. Anuario Nº 25 DIRECTORIO 2011 – 2014 Presidente General Marcos López Ardiles. Vicepresidente Doctor Isidoro Vásquez de Acuña y García del Postigo. Director General Patricio Chacón Guerrero. Director General Roberto Arancibia Clavel. Director General Cristián Le Dantec Gallardo. Director Brigadier Raúl Dinator Moreno. Director Doctor Claudio Tapia Figueroa. MIEMBROS FUNDADORES Juan Bancalari Z. Guillermo Krumm S. Héctor Barrera V. † Sergio Larraín E. Luis Beas V. † Alberto Marin M.† Raúl Campusano K. Monseñor Joaquín Matte V. † Washington Carrasco F. Tomás Opazo S. † Miguel Caviedes L. † Luis Ramírez P. Carlos Cobo V. Manuel Reyno G. † Víctor Chávez D. Sergio Rodríguez R. Ramón Elzo B. † Juan Carlos Stack S. † Virgilio Espinoza P. † Carlos Valenzuela S. Rafael González N. Julio Von Chrismar E. † Edmundo González S. †Monseñor Florencio Infante D. †
  3. 3. REVISTA ANUARIO NUESTRA PORTADA La Revista Anuario es el órganoEn nuestra portada, vemos un busto oficial de difusión de la Academia dededicado a la memoria de Andrés del Historia Militar, la cual fue creada elAlcázar, ubicado en las cercanías de 09 de Agosto de 1977 como unala ciudad de Los Ángeles. En la placa corporación de derecho privado sinconmemorativa podemos leer: fines de lucro, cuya finalidad es investigar y difundir la historia“Mariscal Pedro Andrés del Alcázar militar, con énfasis en la de Chile yZapata. Ilustre soldado chileno su Ejército.nacido en Concepción en 1750.Participó en la Independencia de Las opiniones contenidas en losArgentina, al frente de un artículos que se exponen en ladestacamento chileno en 1811. presente publicación son de exclusivaCombatió en Rancagua y Chacabuco. responsabilidad de sus autores y noComo coronel en 1819 es destacado representan necesariamente elen Santa María de los Ángeles. pensamiento de la Academia deAscendido a general en 1820. El 12 Historia Militar.de abril del mismo año se le ordenareplegarse al norte a fin de salvar a La reproducción total y parcial dela población civil. cualquiera de los artículos contenidos en la presente edición, sin la expresaEs atacado por las montoneras de autorización de la Academia, estáBenavides, muriendo en el paso de prohibida. Se reserva el derecho deTarpellanca, defendiendo la vida y el edición y adaptación de los artículoshonor del vecindario de Santa María recibidos.de Los Ángeles.Santa María de Los Ángeles. 1991.”
  4. 4. ÍNDICE ANUARIO 2011 1. Presentación. Pág. 7 2. Auxilio a Buenos Aires, un Fragmento Olvidado. Por Carlos Méndez Notari. Pág. 10 3. La carrera militar de Carlos Ibáñez del Campo: 1909 – 1919. Por Enrique Brahm García. Pág. 22 4. El Proyecto Imperial de Alejandro Magno. Por Eduardo Arriagada Aljaro. Pág. 41 5. La Sublevación de la marinería del año 1931 y el combate de Talcahuano. Por Sandrino Vergara Paredes. Pág. 58 6. Los cuerpos de armas en el Período 1810- 1830 Lo permanente del Ejército Permanente. Por Pablo Rodríguez Márquez. Pág. 163 7. Archivos, Fondos Documentales y Fuentes para el Estudio de la Historia Militar de Chile. Por Eduardo Arriagada Aljaro. Pág. 193 FE DE ERRATASEsta Academia de Historia Militar reconoce que en su edición Nº 24, el artículo“Participación de los Soldados Chilenos que Integraron la Expedición Libertadoradel Perú” tuvo errores involuntarios derivados de su edición e imprenta, por los quepide las públicas disculpas del caso, a su autor, brigadier Edgardo Solano P.Por motivos de espacio, el artículo en su versión original e íntegra se encuentracorregido en la edición digital del Anuario Nº 24, disponible para su consulta ydescarga en nuestra página web, http://www.academiahistoriamilitar.cl.
  5. 5. PRESENTACIÓNDurante este año hemos concurrido a Estas pocas líneas no dan lugar a unavarios seminarios y jornadas de historia, descripción más elaborada de estealgunos organizados por universidades y fenómeno, pero no cabe duda de que laotros por entidades que se dedican a los investigación historiográfica-militar seestudios históricos. La frecuencia – y, a encuentra más bien ausente en el mundoveces, la calidad – de estas de las universidades, en el cual inclusoconvocatorias en torno a la historia nos podría percibirse cierta aversión haciapermiten augurar un promisorio porvenir esta temática.para esta disciplina, a lo que se suma elinterés por seguir los programas de Estamos muy lejos de pretender que lalicenciatura, o pedagogía, en Historia historia militar tenga un espacioque se imparten en las cuarenta y tres privilegiado en el ámbito de launiversidades chilenas que ofrecen esas educación superior, pero nos preocupacarreras profesionales. que esté relegada a una mínima manifestación, que a veces llega a laSin embargo, este auge que ha omisión absoluta.experimentado el interés por la historia,no tiene un correlato con respecto a la Nuestra Academia comenzó a organizarhistoria militar. Los seminarios hace cuatro años los Concursos deraramente incluyen exposiciones sobre Historia Militar para Estudiantesesta rama de la Historia y, a modo de Universitarios, una iniciativaejemplo, en las XIX Jornadas de Historia encaminada a mitigar la desmedradaque en noviembre de este año tendrán posición en que se encuentra esta ramalugar en la Universidad Diego Portales, de la historia, de la cual estamos segurosse expondrán cincuenta y nueve temas que tiene mucho que aportar en lade investigación, entre los cuáles comprensión del desarrollo de la nación,encontramos sólo cuatro que de manera del territorio y del Estado de Chile.tangencial abordan temáticas militares, Esta Academia, incluyendo a la totalidadsin contar aquellos concernientes a la de sus miembros, tiene el desafío departicipación de los militares en el seguir contribuyendo a la divulgación deacontecer político. la historia militar, especialmente entre
  6. 6. los chilenos más jóvenes. La edición del para asumir como Prefecto de Policía deAnuario que tiene en sus manos se Iquique. Son años en los que seinscribe dentro de este esfuerzo, para lo distinguió como un oficial de selección ycual hemos aumentado el tiraje de su en los que todavía no afloraba el caudillopublicación a fin de distribuirlo de forma político. Sin embargo, el papel relevantegratuita entre el mayor número posible que tuvo en El Salvador y lade bibliotecas públicas, escolares y convulsionada situación que observó enuniversitarias. su propio país, ya estaban incubando en el mayor Ibáñez el germen del interésCon ese mismo objetivo, nuestra revista político.presenta este año una variedad de temasque esperamos sean del interés de En nuestro empeño editorial por incluirnuestros lectores. Comenzamos con un estudios en torno a los clásicos de laartículo del coronel Carlos Méndez historia militar, Eduardo Arriagadadedicado a la conmemoración de los Aljaro nos presenta este año un artículodoscientos años de un episodio que es acerca del proyecto imperial depoco conocido: la expedición chilena del Alejandro Magno. Este trabajo estáaño 1811, en auxilio de Buenos Aires. elaborado a partir de una de las fuentesEsta fue la primera manifestación de clásicas acerca de dicho personaje y queapoyo militar entre las nacientes corresponde a la “Anábasis de Alejandrorepúblicas, la que después fue retribuida Magno”, del autor Flavio Arriano, en elcon creces por los argentinos. En el que se indaga acerca del ideal políticocontexto de las celebraciones del que se fue gestando en la mente del granbicentenario de nuestra independencia, conquistador macedonio una vez queel trabajo del coronel Méndez rinde un hubo consolidado su dominio sobre eljusto homenaje a Andrés del Alcázar y a imperio persa, lo que le provocósus expedicionarios. diferencias y dificultades con sus más importantes capitanes.Uno de los más interesantes personajesde la historia política nacional es el Otro de los trabajos que pensamos quegeneral Carlos Ibáñez del Campo y, concitará el interés de nuestros lectores,desde la óptica del profesionalismo es la investigación que nos entregamilitar, su figura resulta controvertida. Sandrino Vergara Paredes, quien abordaEl profesor Enrique Brahm García nos los conatos de indisciplina que seha contribuido con una interesante produjeron en la Armada de Chile en elinvestigación sobre el desarrollo de la año 1931. Ya se han publicado doscarrera militar del general Ibáñez, en la libros sobre estos episodios (uno deque aborda el período situado entre el Germán Bravo y otro de Patricioaño 1909, cuando regresa de El Salvador Manns), pero ellos se centran, en grany el año 1919, cuando debe dejar la medida, en los sucesos ocurridos a bordodirección de la Escuela de Carabineros, de los buques de la Escuadra. Este
  7. 7. artículo, además de profundizar en esos Arriagada que creemos será de muchasucesos, nos presenta por primera vez un utilidad para nuestros investigadores. Seacabado estudio sobre lo que ocurrió en trata de una descripción general de losel Apostadero Naval de Talcahuano, archivos, fondos documentales y fuenteshechos que constituyeron una reacción que sirven para el estudio de la historiasolidaria a la sublevación que se había militar chilena, la que puede servir deproducido a bordo. guía para adentrarse en el mundo de los documentos originales en base a losLa fundación de las unidades del cuales se elaboran las obrasEjército de Chile, sus estructuras y hasta historiográficas militares y que tambiénsus fechas de creación, han sido materia resulta útil para conocer los depósitosde controversia por años. El teniente nacionales que custodian dichoscoronel Pablo Rodríguez Márquez nos materiales. Esperamos que estas líneascolabora con un artículo que tiene el sirvan como acicate para la investigaciónpropósito de dar mayor claridad respecto de la historia militar.a estas materias, marcando la diferenciaentre las unidades del ejército Cerrando esta presentación, esperamospermanente y las unidades de milicias que este número del Anuario de laque pasaban a conformar el ejército de Academia de Historia Militar responda aoperaciones, cuando las circunstancias lo las expectativas de quienes realizanrequerían. A partir del 1817, la difusa labores de investigación en el ámbito deestructura de mando y la carencia de un la historia militar y de los lectores quecomando único – que antes recaía en el tienen interés en esta rama de laCapitán General – tuvo, según este historiografía. Asimismo, aspiramos aautor, repercusiones durante gran parte que esta publicación constituya undel siglo XIX, lo que se tradujo en el uso aporte para la difusión y la ampliaciónde la fuerza militar para fines que en del campo de conocimientos de lamuchas oportunidades eran ajenos a sus historia militar.tareas esenciales.También este número incluye otrotrabajo de la autoría de Eduardo GENERAL MARCOS LÓPEZ ARDILES Presidente de la Academia de Historia Militar 9
  8. 8. Auxilio a Buenos Aires, un Fragmento Olvidado Dr. Carlos Méndez Notari Coronel (R) de Ejército, Profesor señala con cierta habitualidad, sino, por Titular de la Escuela Militar. el contrario, la primera manifestación binacional fue aquella que materializó un Licenciado en Educación por la incipiente y pequeño ejército compuesto Universidad de los Lagos, de algunos cientos de patriotas Magíster y Doctor en Estudios penquistas que partieron con la misión de apoyar y consolidar la libertad de los Americanos, mención Historia argentinos, de manera que seis años por la Universidad de Santiago, antes de la gesta inmortalizada por San Chile, y Post — Doctorado en Martín y O´Higgins, ya había existido Estudios Sociales, Comunicación una acción conjunta entre ambas y Humanidades por la naciones. Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. Ahora, si revisamos otra acción ejecutada por las armas chilenas en Es, además, miembro de número beneficio de las huestes trasandinas de nuestra Academia. anterior a 1817, podemos determinar que en 1806 existió otro antecedente digno de rememorar y que, al igual que losEl presente artículo tiene por objetivo hechos que ahora recordamos (con elrecordar un capítulo algo desconocido de envío de las tropas a Buenos Aires), fuenuestra historia, que recobra especial aquella una comisión de una pequeñarelevancia cuando constatamos que se unidad de militares patriotas chilenos,han cumplido ya doscientos años desde que marcharon desde Concepción ysu acontecimiento. En las líneas cruzaron el macizo andino por el paso desiguientes daremos cuenta sobre el envío Antuco, cubriendo una distanciade tropas chilenas en 1811, con el aproximada de unos 2.100 kilómetros,propósito de auxiliar Buenos Aires, en considerando que la importancia demomentos en que las incipientes dicho desplazamiento es que lonaciones hispanoamericanas cumplieron entre mayo y septiembre (delcomenzaban a emanciparse de la corona mismo año), en pleno invierno.española. Si bien el objetivo de dicha excursión, enEn este sentido, resulta importante esencia, fue distinto a las de 1811 ydestacar que la primera empresa chileno 1817, no debemos por ello restarle- argentina no consistió en la formación importancia, dado que esta primeradel Ejército de Los Andes y su posterior marcha buscaba establecer de maneracruce cordillerano en 1817, como se clara y precisa las características de ciertos pasos cordilleranos, para que con 10
  9. 9. esta acabada información pudieran señalado se destacó la idea de estableceremplearse resueltamente ante un un camino carretero hasta la capital deleventual movimiento de tropas hacia vecino virreinato, a través del paso deArgentina. En efecto, el espacio colonial Antuco, registrando ademásdurante las reformas borbónicas detalladamente las jornadas de marchacontempló un renovado concepto por lo que comprendía el desplazamiento.geopolítico, produciéndose un ingenteinterés por el conocimiento de lo Por último, cabe hacer presente que lafronterizo y la consiguiente integración empresa fue opacada dado que, cuandocomercial, e indígena. la expedición llegó a Buenos Aires, la población se encontraba preparada paraEs por lo anterior que surgió a nivel de defenderse de un ataque inglés, degobierno el interés por conocer las líneas manera que esta condición obligó al jefefísicas que comunicaban a ambos de aquella a iniciar casi de inmediato elterritorios. En este sentido, el gobierno regreso a Concepción.de Luís Muñoz de Guzmán (1802 –1808) se mostró muy interesado en Explicadas de manera muy somera lasfomentar la comunicación entre Chile y expediciones de 1806 y de 1817 y,el virreinato del Río de la Plata, no sólo entendiendo de ellas su principalcon el motivo de aumentar el tráfico motivación, nos adentraremos en la decomercial – de por sí reducido – sino 1811. De esta última, partiremosque, también, en la búsqueda de señalando que en Chile, en los inicios deincorporar las llanuras del sur del aquel año, se produjo una confusavirreinato que se encontraban ocupadas situación en el ámbito político, productopor indígenas1. de las dificultades en la convivencia social y de la exacerbación de los ánimosDado este creciente interés por conocer a causa de las divergentes tendenciaslos pasos de la cordillera que políticas de la época, lo que originó unacomunicaban con la cuenca rioplatense, asonada por parte de tropas penquistasel alcalde del cabildo de Concepción, comisionadas en la capital. A esta crisisLuís de la Cruz, organizó bajo su propio se le conoció como el “Motín definanciamiento una expedición hasta Figueroa,”3 en el cual una unidad militarBuenos Aires. La ruta elegida fue lamisma huella de un recorrido que se Colección de obras y documentos Relativos a lahabía realizado a fines de 1804, e inicios historia de las Provincias del Río de la Plata.de 1805. De esta experiencia, el edil dejó Tomo Primero. Imprenta del Estado, Buenos Aires, 1836.constancia pormenorizada de lo hecho, 3 Respecto al Motín de Figueroa, se entiende porlo cual fue publicado más tarde en la este acontecimiento a la actitud tomada por el“Colección de Obras y Documentos teniente coronel español Tomás de Figueroa,Relativos a la historia de las Provincias quien, el 1º de abril de 1811, se sublevó aldel Río de la Plata.”2 En el trabajo mando de un cuerpo de milicias del Ejército, exigiendo la disolución de la Junta que debería elegir a los futuros senadores. Una vez sofocado1 Barros Arana, Diego. Historia General de este intento, al comandante Figueroa se leChile, Tomo VII. Editorial Universitaria, condenó a muerte, aplicándosele la sentencia esaSantiago, 2001, p. 189. misma noche. Para mayor información,2 De la Cruz, Luis, “Viaje a su costa del Alcalde recomendamos consultar el trabajo de Vicuñaprovincial del muy ilustre Cabildo de la Mackenna, Benjamín, El Coronel don Tomás DeConcepción de Chile”. En: De Angelis, Pedro. Figueroa. Estudio crítico según documentos 11
  10. 10. de Concepción buscó desequilibrar la contra de algunos elementos quefrágil convivencia existente, a fin de tramaban desestabilizar el gobiernoevitar la realización de la elección para patriota. Entre los consejos estaban elel primer Congreso Nacional chileno. hacer prisioneros y romper toda relaciónLos cabecillas de la asonada fueron con el Virrey del Perú; sin embargo, elejecutados en el mismo día, con el fin de gobernador chileno no le dio crédito a suevitar nuevos focos contrarios a las proposición.autoridades patriotas. A este incierto y complejo trance, seRespecto a la investigación que se llevó sumó un segundo episodio, no menosa cabo, poco o nada se pudo saber, ya peligroso. En efecto, desde los primerosque algunas declaraciones de testigos se días de febrero se rumoreaba la noticiaverificaron estando el comandante del arribo a Montevideo del generalFigueroa ya fallecido; e, incluso, después Francisco Javier de Elio,4 quien llegabade la batalla de Rancagua, cuando los investido como Virrey del Río de lapatriotas se vieron en la obligación de Plata, Gobernador de Buenos Aires yabandonar Santiago, el propio Carrera Capitán General de los ejércitos. Elhizo sacar del archivo y trasladar a rumor de tal noticia se supo de parte deMendoza todos aquellos documentos un comerciante que era español y vecinorelativos al primer período de la de Santiago, dado que su hijo, Feliperevolución, con lo que se buscó evitarque esos papeles pudieran generareventuales procesos a los patriotas quetuvieron algún grado de responsabilidaden los sucesos anteriores a 1814. Ya 4 Francisco Javier de Elio fue gobernador deestando ubicados en la zona de Montevideo desde 1807 y, mediante un cabildoAconcagua, el general Carrera dispuso abierto, organizó en dicha ciudad oriental unadestruir, o quemar parte de esa Junta de Gobierno independiente del virrey deinformación, siendo a partir de ese España. El 1º de enero de 1809, un cabildomomento que se perdieron varios abierto en Buenos Aires exigió la renuncia del virrey Liniers y designó una junta en nombre deantecedentes del citado “Motín de Fernando VII; parte de las milicias españolasFigueroa”. apoyaron la rebelión, mientras que las milicias criollas encabezadas por Cornelio SaavedraRespecto de lo anterior, ya desde algún rodearon la plaza provocando la dispersión de los sublevados. Los cabecillas fueron desterrados ytiempo antes se sospechaba que Figueroa los cuerpos militares sublevados fueronestaba a la cabeza de un eventual disueltos. Como consecuencia, el poder militarlevantamiento. Este antecedente lo quedó en manos de los criollos, acentuándose ladeveló el capitán de ingenieros Juan rivalidad entre éstos y los españolesMackenna al enviarle una carta al peninsulares. Los acontecimientos de lageneral O´Higgins el 20 de febrero de Revolución, conocida como la “Semana de Mayo”, transcurrida entre el 18 y el 25 del1811, en la que expuso que habría mismo mes, fecha de asunción del primeraconsejado a Rozas tomar medidas en gobierno patriota, posibilitó a Elio la continuación de su actitud rebelde hacia la corona española. Para mayor información verinéditos sobre la vida de este Jefe y el primer García Monerris, Encarna y García Monerris,Motín Militar que acaudilló en la Plaza de Carmen, La nación secuestrada. FranciscoSantiago el 1º de abril de 1811. Rafael Jover, Javier Elío: correspondencia y manifiesto,Santiago, 1884. Universidad de Valencia, Valencia, 2009. 12
  11. 11. Botet,5 venía viajando desde Uruguay yhabía oído de primera fuente que enpocos días más se embarcarían unos 6 ó7 mil efectivos para alcanzar la costa deBuenos Aires, a imponer un nuevogobierno fiel a la Corona española.Respecto de esta información, existe unasegunda teoría que expone de quémanera se conoció la noticia de lallegada de Elio. En este sentido, FrayMelchor Martínez sostiene que: “…a lasocho de la mañana llegó a ésta uncorreo despachado por algunosparticulares de Mendoza con solas docecartas para varios de la Capital, eladministrador de Rentas cumpliendo conla orden de presentar a la Junta todacorrespondencia antes de entregarla alos particulares; las llevó al gobiernoinmediatamente, y siendo una de lascartas para el señor Plata, Vocal 1º, la La respuesta de Buenos Aires a lasabrió y quedó pasmado. Don Javier Elio autoridades de Santiago expresó lahabía arribado a Montevideo al son de probabilidad casi concreta de quebombos y platillos, con seis mil hombres pudiera llegar aquel alto oficial,armados hasta los dientes…”6 generando temor en la población local. La misiva concluía que: “…será preciso que V. E. nos auxilien con algún dineroEl acercamiento de tropas peninsulares y a efecto, con cargo a la debidala eventual, o posible reconquista de la responsabilidad; siendo constante que lacapital del Plata, significaba mucho para debilidad de jente en Buenos Aires esquienes estaban de este lado de la indubitable por los muchos puestos acordillera, produciéndose en que tiene que atender y los ataques queconsecuencia una alarma generalizada en la amenazan, por lo mismo es de precisagran parte del territorio nacional. Para necesidad el que las tropas que V.E.corroborar esta información y averiguar ofrece estén muy prontas, pues meel verdadero peligro, la Junta de persuado que la contestación de aquellaSantiago resolvió enviar un emisario a Junta es igualmente acelerada.”7Mendoza para inquirir informaciones, demodo de conocer de primera mano cuál Analizada la amenaza que se avecinabaera la verdadera situación en relación sobre Buenos Aires, Chile ofreció ayudacon la llegada del nuevo gobernador. militar y las autoridades de Santiago, por5 documento de 18 de febrero de 1811, Barros, Arana Diego, Historia General de rogaron a la Junta de Gobierno de Chile,Chile. Tomo VIII. Editor Rafael Jover, Santiago,1887, p. 293. que: “…sin pérdida de momento se6 González, Edmundo S, “Expedición Auxiliar a pongan en camino para Mendoza lasBuenos Aires”, p. 85; en Memorial del Ejércitode Chile, Nº 217, marzo – abril 1947, año XLI,pp. 85 – 99. Ídem. p. 86 13
  12. 12. tropas veteranas y armadas con que En otra instancia, también se resolvió pedir la opinión de los mandos militares,cuenta.”8 quienes constituían el Consejo deRecibida de manera concreta esta Guerra. Los altos oficiales respondieronpetición, se dispuso el alistamiento con con opiniones discrepantes, pese a que lala idea de enviar hombres a prestar mayoría se pronunció en contra delauxilio a las autoridades rioplatenses. La traslado de efectivos, aduciendo que sedecisión de apoyarlos fue objeto de una trataba de una lucha ajena.serie de discusiones en las cuales seemitieron diversas opiniones; incluso En relación con las opiniones se puedehubo algunas personas que recordaron la señalar que: “… el sargento mayor Joséocasión en que Chile solicitó armas, Joaquín Guzmán sostenía que se debíamuniciones y pólvora a la junta procurar mantener el honor y se debíatrasandina, pero de ésta sólo se obtuvo apoyar la petición trasandina. Juanuna rotunda negativa. Miguel de Benavente, teniente coronel de los Reales Ejércitos opinaba inclusoTambién se discutió la inconveniencia de que se debía mandar una unidad conmandar tropas fuera del territorio 1.000 hombres, lo mismo opinaba Juannacional, en momentos que circulaban de Dios Vial. El coronel de milicias yrumores de que el “… Excelentísimo Conde de Quinta Alegre, al igual que elSeñor Virrey del Perú, a quién sargento mayor Juan José Carrera, eranconceptúan con la resolución de tomar enfáticos, al proponer que no se debíalas armas contra este Reino, si no de apoyar a Buenos Aires bajo ningunaahora, pero de pronto”; hasta se habló razón, en virtud que la información de lade “2.500 hombres que podrían llegada de Elio no estabamovilizar los peruanos hacia el pobladode Arica.”9 De modo que, debido a estas confirmada.”11dos situaciones, el cabildo santiaguino Consecuente con lo expresado en el actafue el principal opositor a la idea de la Junta de Guerra de inicios desolidaria de Juan Martínez de Rozas.10 marzo de 1811, más las opiniones de los militares de la Junta del Reino, del8 Ídem. p. 87 procurador general, de dos alcaldes y del9 Feliú Cruz, Guillermo, Actas del Cabildo de regidor de Santiago, se respondióSantiago durante el período llamado de la Patria negativamente a Buenos Aires: “…queVieja: (1810-1814): publicadas con ocasión de siendo mucho mayor la necesidad dela celebración del primer centenario de la tropas y armas en nuestro Reino noIndependencia de Chile. Transcritas de losoriginales por José Toribio Medina. Cervantes, convenía deshacerse de ellas y, porSantiago, 1919. 10 Juan Martínez de Rozas (1759 – 1813). Nacióen Mendoza cuando esta ciudad pertenecía a la 1810 y tuvo una destacada actuación en lagobernación de Chile. Estudió leyes en la represión del motín del coronel Tomás deUniversidad de San Felipe en Santiago. Su vida y Figueroa. Como presidente de la Junta desus actividades las realizó en este país, siendo Concepción se enfrentó a Carrera. Depuesto porelegido asesor letrado de la Intendencia de un pronunciamiento, fue destituido de su cargo yConcepción por don Ambrosio O´Higgins en desterrado a Mendoza, donde falleció. En1787. Contrajo matrimonio con doña Nieves Castillo, Fernando, et. al., Diccionario HistóricoUrrutia Mendiburú y Manzano. Fue secretario y y Biográfico de Chile. Santiago, tercera edición,consejero del gobernador García Carrasco. 1999. 11Formó parte de la Primera Junta de Gobierno en Feliú Cruz, Guillermo, op. cit. 14
  13. 13. consiguiente, no debían mandarse.”12 reputada moralidad, se entregó unaSeguidamente, se registraron los nueva opinión: “… nuestra alianza connombres y firmas de quince oficiales, de aquella heroica Capital la exigen lalos dos alcaldes y del regidor capitalino. situación del precioso país que habitamos los intereses de un mismoObviamente, el acuerdo no fue del todo sistema, los de justicia, y del honor”; ybien recibido en el cabildo de Santiago. agregaba: “… No, Señor Excelentísimo.El anterior documento expresaba la El genio de la discordia nunca podrádesaprobación de la petición rioplatense introducirla entre Buenos Aires yde que se les enviaran efectivos militares Chile… Estamos íntimamente aliados;en su auxilio. La opinión de ese nos congratulamos de esta estrechaorganismo se fundamentaba en que la unión; y en ella se estrellaráncitada resolución la habían votado muy cualesquiera maquinaciones de lospocas personas y que, además, existía un aborrecedores de nuestra libertad…compromiso moral ya que se había Sabemos con el mayor placer que lahecho un ofrecimiento formal. El juventud chilena se brinda a porfía y sedocumento terminaba apelando a un anticipa al proyecto de Vuestrapacto entre ambos gobiernos: “… el Excelencia para llenar con dignidad supueblo se aquietará cuando vea que con justo empeño… Así suplicamos ala debida formalidad y circunspección se Vuestra Excelencia que con estediscute el más grave asunto que puede conocimiento se digne proceder,presentarse, no siendo de dudar que reprendiendo severamente la conductasometerá sus opiniones a lo que Vuestra de cualquiera contradictor.”14Eminencia resolviere con previaaudiencia de esta Municipalidad.”13 En El cabildo capitalino, ante estos nuevosconsecuencia, nuevamente quedaban acontecimientos, respondió a la Juntadivididas las opiniones: por una parte, negativamente, pero políticamente eralas autoridades municipales eran de la prioritario zanjar esta contienda, así queopinión de no enviar tropas; en cambio, se resolvió entregar los antecedentes alla Junta y, principalmente, Juan Martínez vocal Fernando Márquez de la Plata,de Rozas, abogaban por el envío tal quién decidió de manera definitiva quecomo se había prometido y ahora sólo se enviaran unidades patriotas veteranasquedaba, según Martínez, cumplir con la desde Concepción y, con ellas, ayudar apalabra empeñada. mantener la libertad de Buenos Aires. Al día siguiente, la Junta resolvió ponerEste complejo asunto trascendió a a disposición de dicha ciudad unos 400Concepción y en la corporación edilicia hombres bien instruidos: 200 dede esa ciudad también se pronunciaron infantería, 100 de caballería y 100 delen contra, de manera que nuevamente el recién creado Batallón Granaderos deproblema fue sometido a una discusión Santiago.en la capital. Finalmente, en una reunióncon ciento cuatro vecinos de Santiago de Para la ejecución de esta empresa bélica, se envió un correo al gobernador y12 Martínez, Melchor Fray. Memoria Histórica comandante de armas de Concepción,sobre la Revolución de Chile, desde el cautiverio para que hiciera embarcar a todos losde Fernando VII hasta 1814. Tomo I. Edición dela Biblioteca Nacional, Santiago Chile, 1964.13 14 Ídem. Feliú Cruz, Guillermo, op. cit. 15
  14. 14. efectivos veteranos en la fragata movimiento exactamente un mes más“Begoña”, a fin de que se trasladaran en tarde, ahora con 200 reclutas: y, a finesese medio de transporte hasta el puerto de abril, cruzó nuevamente el macizode Valparaíso. Además, se ofició a andino con 104 hombres, con lo cual elBuenos Aires la autorización para que el total de comisionados llegó a 402diputado Antonio Álvarez Jonte ejerciera individuos.con total libertad los enganches, o levasy con ellos ir completando los cuadros;la idea en consecuencia era “...cazarrotitos dispuestos a probar fortuna yvalor en otras tierras.”15 Se trataba dereclutar 2.000 voluntarios, pero, paracontar con tan imprescindible fuerzamilitar, el comisionado Álvarez Jontehizo presente a las autoridades de su paísla carencia de recursos económicos, demodo que Buenos Aires, por una parte,remitió letras por $27.000proporcionadas en cuotas y, por otra, eldiputado comisionado inquirió algunospréstamos a ciertos patriotas de altonivel económico. Para el enganche deciviles al servicio del Ejército, se Antonio Álvarez Jontedespacharon dos comisionados dentro deun “… espacio comprendido de cuarenta Sin embargo, cuando el traslado de losleguas al sur hasta San Fernando, i acuartelados se estaba convirtiendo enotros dos hasta la Ligua, cincuenta un procedimiento operativo más o menosleguas al norte i noroeste, con el objeto normal, las autoridades argentinas lede que dichos puntos vengan recojiendo ordenaron a Álvarez Jonte, que a lajente posible, i se apersonen con ella a sazón se encontraba en Santiago, queesta capital a últimos de este mes para suspendiera todo movimiento y envío desu remisión a Mendoza.”16 tropas desde el 1º de mayo. Pese a ello, la Junta en Santiago siguió colaborandoSuperada la etapa de preparación y a la causa patriota. Una muestra de estaalistamiento en Chile, partían el 9 de cooperación se manifestó en el envío demarzo los primeros noventa y ocho pólvora, la que fue transportada aefectivos al mando de Manuel Borrego; hombros de peones experimentados eneste grupo, que fue pionero en concurrir traspasar la cordillera de Los Andes, mása Buenos Aires, ya estando en la vecina aún cuando ya había comenzado elciudad de Mendoza fue siendo asignado invierno. Los gastos ocasionados fuerona las respectivas compañías. Borrego cancelados en su totalidad por algunosregresó a Santiago y preparó una patriotas chilenos, destacándose en estesegunda comisión, iniciando el segundo sentido don José Antonio Rojas.15 Para el mando de esta unidad patriota Martínez, Mechor, op. cit., p. 87.16 Barros Arana, Diego, op. cit., Tomo VIII, pp. chilena, la junta de Concepción designó296 – 297. al capitán Andrés de Alcázar, a quién, al 16
  15. 15. asumir el mando de la expedición, se le junta de Santiago enviada al gobernadorotorgó el grado de teniente coronel, de Valparaíso, coronel Juan Mackenna:presumiblemente para tener una mayor “… por consecuencia la junta harepresentación ante la junta de gobierno resuelto que las referidas tropas seargentina. Para la misión encomendada, mantengan en guarnición en ese puertoeste jefe eligió cuidadosamente a un y suspendan el viaje a la dicha ciudad degrupo de oficiales veteranos muy Buenos Aires y se mantengan en esedistinguidos de la ciudad penquista, los destino, descansando de las molestias deque en ese entonces, en su mayoría, la mar y se puedan volver aservían en las tropas regulares de losbatallones de la Frontera.17 Concepción.”18 Esta curiosa resolución, de mantener aIniciado el desplazamiento por mar hasta estas tropas algo aisladas de losValparaíso, en este último punto fueron acontecimientos políticos de la capital, leacantonados de la manera más cómoda fue comunicada a estos jefes con naturalposible, dado que no se tenía exacta reserva, aduciendo que no se tenía laclaridad sobre la fecha en que confianza necesaria en la lealtad deproseguirían la marcha hacia la villa de algunos hombres y que, de algunaLos Andes y luego hasta Mendoza. manera, podían contagiarse con el mismo espíritu de desobediencia delEstando los efectivos en este puerto se teniente coronel Figueroa.produjo un periodo de inactividad yrelativo ocio, más aún teniendo en Ante esta incertidumbre, Alcázarcuenta los acontecimientos que acaecían informó a la Junta que había tomadoa raíz del motín de Figueroa. Dado lo todas las providencias necesarias paraanterior, las autoridades resolvieron que evitar cualquier peligro de asonamiento,las tropas que estaban en Valparaíso se ordenando algunos arrestos en la tropa,mantuvieran reunidas en la misma respecto a los individuos que seciudad y que, por el momento, no fueran suponían algo más comprometidos conenviadas aún a Buenos Aires, para así Figueroa. Entre los arrestados seevitar que se pudieran contaminar con el encontraba Casimiro González, cabo decitado alzamiento de la capital. los dragones de la Frontera. El 5 de abril, satisfecha la Junta de Santiago con laAnte este temor de las autoridades, se respuesta de Alcázar, se le ordenó iniciarofició al comandante Alcázar que, la marcha con todas las tropas condebido a la falta de caballadas, aún no destino a la villa de Los Andes, con elera posible iniciar la travesía de la objeto de sobrepasarla antes de que seCordillera de Los Andes y que, en cerraran los caminos a raíz de lascambio, se les autorizaba para que persistentes nevazones propias de lacontinuaran reponiéndose del largo viaje estación invernal (pero que, en algunosdesde Concepción, lo que quedó años, se adelantaban a los meses de abrildebidamente avalado en la carta de la y mayo).17 Ver en anexo “Relación de oficiales de las Cumplida la travesía de la alta cordilleradivisiones de Infantería y de Dragones que y alcanzada la ciudad de Mendoza,marcharon hasta Buenos Aires como tropasauxiliares al mando del teniente coronel Andrés 18de Alcázar.” González, op. cit., p. 96. 17
  16. 16. Andrés de Alcázar se entrevistó con provisoria para la recién independizadaAntonio Álvarez. En la citada reunión, el colonia.comandante chileno le hizo entrega delos listados con los nombres de los A causa de este conato, las tropas deloficiales y de la tropa que integraban la Pacífico ocuparon la fortaleza dondecolumna militar; sólo se excluyó a un residía el gobierno; sin embargo comojoven soldado que llegó hasta Mendoza no se les había comunicado oficialmentegravemente enfermo, sin poder continuar el triunfo de las tropas de San Martínla marcha; cumplido con el descanso y que impusieron un nuevo gobierno (ocon el protocolo propio de una unidad segundo triunvirato), los chilenos semilitar que ingresaba a territorio negaron rotundamente a entregar laextranjero, continuaron a Buenos Aires fortaleza y sólo depusieron sualcanzando esta capital el 14 de junio de intransigente actitud cuando se les1811. mostró una copia del acta popular que disponía la asunción del recién elegidoLas primeras actividades encomendadas presidente. A raíz de estos confusosa los chilenos fueron misiones de orden incidentes, Alcázar expresaba “…queguarnicional en el área de la capital, reconociendo la voluntad del pueblo,debiendo enfrentarse habitualmente a entregaba la fortaleza encomendada asituaciones de carácter interno. En una su cuidado.”19 Ya reorganizadas lasde ellas y con su importante tropas argentinas, se resolvió marginar aparticipación, se puso término al primer los chilenos de todas las actividadestriunvirato propiciado por un operativas, razón por la cual continuaronmovimiento militar que contó con el desempeñando misiones administrativas,decidido apoyo popular y que fue o de cuartel.promovido por la Logia Lautaro. En todocaso, el fin de la primera junta (o Cuando se conformó el Ejércitotriunvirato), se produjo con la llegada a argentino, éste se estructuró conBuenos Aires de José de San Martín y unidades milicianas reclutadas en laCarlos María Alvear. Ambos habían capital y cuya orgánica obedecióhecho sus estudios militares en España inicialmente a la permanente amenazajunto a otros inquietos jóvenes idealistas. que decía relación con la protección deMerced a su experiencia y sed de la capital respecto de cualquier invasiónlibertad formaron e instruyeron a un inglesa. En consecuencia, para hacerejército, el cual, gracias a la motivación frente a esta situación, se reclutaronespecial de los granaderos de San Martín 7.253 hombres; pero, cuando se acabó ely encabezados por Bernardo de peligro británico, el número deMonteagudo, el 8 de octubre de 1812 voluntarios descendió a más del 60%, deexigió la destitución de ese primer modo que la guarnición quedó de nuevogobierno, de modo que el cabildo pobremente protegida.accedió al llamado de losrevolucionarios y proclamó el segundo Respecto a lo anterior, debemos señalartriunvirato, entre cuyos vocales se que esta débil estructura militar no eracontaba a Álvarez Jonte. Este triunvirato una situación nueva, pues, en mayo deimplantó un congreso general que se 1810, las tropas revolucionariasencargó de dictar la constitución 19 Ídem. p. 99. 18
  17. 17. necesitaron afianzarse y para ello autorización para regresar con susrequirieron de un ejército más fuerte. tropas; concedido el beneplácito, la largaFue por esa razón que en ese mismo año columna montada cruzó la pampa yse crearon algunas unidades, luego la cordillera, para alcanzar elconformándose los siguientes batallones poblado de Los Andes, el mismo que losde infantería: números 1 y 2 de Patricios, despidió dos años antes. Luego de unel de Arribeños, el de los Montañeses, breve y reponedor descanso,los Andaluces, los Granaderos de prosiguieron hasta Valparaíso.Terrada y el Batallón de Castas.Además, en su Lista de Tropa, se En resumen, habían demorado un mes yadicionaron el Cuerpo de Artillería medio en el cruce hacia Chile, de maneraVolante y los Húsares de Pueyrredón. que cuando Alcázar se aprestó aSeguidamente, estaban los cuerpos de engrosar el Ejército patriota para serveteranos, que sumaban casi mil empleado en el sur, el general Carrera leefectivos más y, por último, el Fijo de dispuso “… marchar al norte para hacerInfantería, los Dragones y los frente a la división realista que vendríaBlandengues de la Frontera, todos desde esa dirección, para ese efecto, lodivididos en: 3.128 hombres de subordinó al gobernador de ValparaísoInfantería, 555 efectivos de caballería y Francisco de la Lastra, quien había462 individuos de artillería, llegando a enganchado unos 1.130 hombresun total de 4.145 plazas. procedentes de las ciudades de Melipilla, Quillota, Los Andes yRevisados estos guarismos, entendemos Aconcagua.”20 Como se hizo evidenteque San Martín estaba obligado a que la eventual unidad procedente delrequerir medios humanos para hacerse norte no era cierta, sino que lafuerte y combatir a los eventuales 6.000 expedición española llegaría a las costasrealistas que llegarían a la costa oriental de Talcahuano, hubo que modificar elal mando de Elio. En este sentido, era anterior plan y trasladarlos al sur.una razón muy lógica desear el aumentode las fuerzas en al menos 2.000 En los últimos meses de su estadía encombatientes más, para llegar a disponer Buenos Aires, el gobierno argentino, ade un ejército que contara con un poco modo de reconocimiento, les otorgó unmás de plazas respecto del que llegaría ascenso militar a algunos oficialesbajo la bandera de la corona española. chilenos por sobre el que cada unoUna manera de lograr este objetivo, era ostentaba y, por un decreto de 3 de junio,suministrar efectivos desde Chile. el mismo gobierno chileno les reconoció dicho ascenso, de manera que, cinco díasEn enero de 1813 se conoció en Buenos más tarde, el propio Alcázar agradecióAires la noticia de que una nueva este gesto a las autoridades patriotas.expedición militar procedente de Europallegaría a las costas de Chile. A manera de conclusión, resultaConfirmada esta información, se supo interesante dar a conocer estos hechos, elque, efectivamente, se trataba de una que, no por simple casualidad, lo hemosfuerza realista al mando del brigadierAntonio Pareja, la cual llegaría al sur de 20Chile. Ante esta infeliz noticia, Alcázar Barros Arana, Diego, Historia General de Chile. Tomo IX. Editor Rafael Jover, Santiago,solicitó al gobierno argentino la 1888, pp. 123 – 124. 19
  18. 18. titulado “Apoyo a Buenos Aires, un en misiones extra continentales, quefragmento olvidado”. También, sobre lo puedan ser requeridas por Nacionesmismo, estimamos de gran importancia Unidas en beneficio de la paz mundial.referirnos a estos tres momentos en quenuestro país resolvió prestar apoyo al Bibliografía.gobierno de Buenos Aires, quedando enevidencia que la relación entre estos dos • Barros Arana, Diego. Historiaterritorios que comparten una frontera General de Chile. Tomo VII .común no es nueva. Editorial Universitaria, Santiago, 2001.Con lo anterior, los lectores podrán, por • Barros, Arana Diego. Historiauna parte, recordar y, por otra, aprender General de Chile. Tomo VIII.que la primera acción chilena que se Editor Rafael Jover, Santiago,puso al servicio de una integración 1887.militar apoyando a los argentinos, no fue • Barros, Arana Diego. Historiala creación del Ejército de Los Andes General de Chile. Tomo IX. Editor(organizado en Mendoza), sino que ya Rafael Jover, Santiago, 1888.antes las tropas chilenas habían apoyado • Castillo, Fernando, et. al.una petición expresa de la Junta de Diccionario Histórico y BiográficoBuenos Aires, la cual solicitó dos mil de Chile, tercera edición, Santiago,efectivos para hacer frente a una 1999.eventual incursión de un ejército que • De la Cruz, Luis. “Viaje a su costaestaba al servicio de la corona de del Alcalde provincial del muyEspaña. ilustre Cabildo de la Concepción de Chile”. En: De Angelis, Pedro.Por último, este trabajo permite mirar Colección de obras y documentosestos hechos desde al menos dos Relativos a la historia de lasperspectivas: la primera, para rendir un Provincias del Río de la Plata.justo homenaje a los soldados que Tomo Primero. Imprenta deltuvieron la motivación y el deseo de Estado, Buenos Aires, 1836.cooperar a la unidad americana, alengancharse en este ejército patriota y • Feliú Cruz, Guillermo. Actas delcruzar la Cordillera de Los Andes, para Cabildo de Santiago durante elponerse al servicio de la causa período llamado de la Patriarioplatense. Como segunda perspectiva, Vieja: (1810-1814): publicadasdejar establecido que la relación militar con ocasión de la celebración delchileno–argentina no es algo de los primer centenario de laúltimos tiempos, sino que cumplió, este Independencia de Chile.año 2011, dos siglos de trabajo armónico Transcritas de los originales pory coordinado en proyectos comunes, José Toribio Medina. Cervantes,manteniéndose de esta manera hasta Santiago, 1919.nuestros días. Esto ha quedado ratificado • García Monerris, Encarna y Garcíaal observar la reciente creación del Monerris, Carmen. La naciónbatallón Cruz del Sur, en el cual secuestrada. Francisco Javierefectivos de ambas naciones participan Elio: correspondencia yconjuntamente en actividades tanto en manifiesto. Universidad deChile como en Argentina, como también Valencia, Valencia, 2009. 20
  19. 19. González, Edmundo S.“Expedición Auxiliar a BuenosAires”; en Memorial del Ejércitode Chile, Nº 217, marzo-abril1947, año XLI, pp. 85 - 99.Martínez, Melchor Fray. MemoriaHistórica sobre la Revolución deChile, desde el cautiverio deFernando VII hasta 1814. TomoI”. Edición de la BibliotecaNacional, Santiago de Chile, 1964.Vicuña Mackenna, Benjamín. ElCoronel don Tomás de Figueroa.Estudio crítico según documentosinéditos sobre la vida de este Jefey el primer Motín Militar queacaudilló en la Plaza de Santiagoel 1º de abril de 1811.” RafaelJover, Santiago, 1884. 21
  20. 20. La carrera militar de Carlos Ibáñez del Campo 1909 – 1919* Enrique Brahm García “nana” salvadoreña,1 después de un El señor Enrique Brahms viaje largo y lleno de contratiempos2 García ostenta los grados será ya un oficial distinto y especial. académicos de licenciado en Volvía con el grado de Coronel, en Derecho y licenciado en circunstancias de que en Chile sólo era Historia por la Pontificia Capitán3. Ha desempeñado cargos de Universidad Católica de gran distinción y responsabilidad, como por ejemplo el de Director de la Chile, y el grado de Doctor en Escuela Politécnica Militar. Es héroe Derecho por la Universidad de guerra. Ha visto reforzada su de Franckfurt. preocupación por las cuestiones Actualmente cumple sociales al tener que lidiar con conscriptos todavía más incultos y funciones en la Universidad miserables que los chilenos. A de Los Andes, como miembro propósito de su noviazgo ha chocado del Consejo de Facultad y con la aristocracia tradicional como Director del salvadoreña que lo miraba con algo de Departamento de Historia y desconfianza y desprecio. Ha palpado Filosofía del Derecho. Es en los hechos la fuerza del caudillismo además miembro de nuestra militar –que a esas alturas parecía ya Academia de Historia Militar. no tener cabida en Chile–, en la persona del hombre fuerte salvadoreño, general Tomás Regalado. Su situaciónIntroducción económica ha perdido algo de la precariedad del oficial chileno típicoEntre los años 1903 y 1909 Carlos luego de contraer matrimonio con unaIbáñez había estado destinado como dama de la alta sociedad salvadoreña.instructor del ejército de El Salvador. Se ha reafirmado su positiva valoración del modelo militar prusiano, queCuando Carlos Ibáñez llegue de vuelta tendría luego un nuevo impulso tras sua Chile en el mes de mayo del año paso por la Academia de Guerra. Se ha1909, junto a sus dos Rositas y a una 1 La que se volvió a El Salvador en el mes de abril de 1910. Carta de Calixto Velado, 1 de* Artículo originalmente publicado en la Revista mayo de 1910. ADI. 2de la Academia Chilena de la Historia, Nº 119, Carta de Calixto Velado de 16 de agosto devolumen 1, año 2010, la que gentilmente ha 1909. ADI. 3autorizado su reproducción en este Anuario. Había ascendido el 9 de abril de 1908. 22
  21. 21. consolidado su patriotismo: a desarrollaría su accionar una vez dediferencia de la mayoría de los regreso en Chile.6miembros de la misión chilena quepermanecerán en El Salvador, Ibáñez A todo ello habría que agregar lospreferiría volver a Chile, pese a que importantes cambios que habíaello le significaría perder parte experimentado el Ejército durante susimportante del status que había seis años de ausencia del país.adquirido. Carlos Ibáñez se encontraría con un Ejército descentralizado en extremo1. – De vuelta a Chile y a la luego de la reforma del año 1906 y, porcaballería (1909 – 1912) lo mismo, con problemas de funcionamiento, de mando y, en últimaDurante los seis años que Carlos Ibáñez instancia, de disciplina.había estado fuera de Chile el paíshabía sufrido transformaciones Pero además, y ese es el segundoimportantes. El régimen parlamentario cambio importante que se debeque se había iniciado junto con el considerar junto a la reforma de 1906,triunfo de las fuerzas del Congreso en el Ejército había dejado de serla Guerra Civil de 1891 estaba prioridad para la clase política chilena,empezando a vivir momentos críticos. al haberse alejado el fantasma de laCuándo terminaba el año 1903, “El guerra.Mercurio” podía escribir con durezaque el régimen parlamentario “no es A lo anterior se debe agregar el hechoparlamentarismo, ni es un régimen, que en los años en que se concretaba elsino la anarquía más desenfrenada por retorno a Chile de Carlos Ibáñez sela dictadura irresponsable de unos 150 habían ido agudizando dos problemascongresales.”4 que afectaban directamente a la oficialidad, el de los ascensos y el deEl año 1909, cuando Carlos Ibáñez los sueldos.volvía al país, era ya un hecho evidenteque había explotado la “cuestión La sumatoria de todas las cuestiones 5 antes reseñadas – la reformasocial.” descentralizadora del año 1906, laPero Ibáñez no sólo se vería enfrentado reducción del presupuesto militar, losa esas duras realidades, sino también a bajos sueldos, la lentitud de lostoda una literatura que empezaba a ascensos –, habían ido provocando unteorizar la “crisis del centenario” y del descontento creciente en las filas delrégimen parlamentario y a exigir Ejército, que empezó a afectar uno dereformas cuestionando, en general, el sus pilares fundamentales: la disciplina.liberalismo dominante en el plano Esta ya se había visto resentida a partireconómico y social y que también iban de la Revolución de 1891 momento ena marcar el ambiente en que se4 6 El Mercurio de 25 de diciembre de 1903. Góngora, Mario, Ensayo histórico sobre laCollier, Simon y Sater, William F., Historia de noción de Estado en Chile en los siglos XIX yChile 1808 – 1994, Madrid, 1998, p. 176. XX, Santiago, 1981, pp. 34ss. Gazmuri,5 Vial, Gonzalo, Volumen I, Tomo II, pp. Cristián, Testimonios de una crisis: Chile 1900495ss. – 1925, Santiago, 1979. 23
  22. 22. el cual se improvisaron una gran destinaciones, viajes al extranjero ycantidad de oficiales los que, sin tener permanencia en el Ejército.9mayor formación militar, llegarían aveces a ocupar los más altos grados del El año 1910 se fundaba el Club Militar,escalafón.7 El problema se complicó centro de reunión y camaradería de ladesde el momento que las reformas oficialidad, donde fácilmente se pasaríaintroducidas por el general Koerner y de la discusión de temas profesionaleslos demás instructores alemanes, se a cuestiones político sociales.10concentraron en la oficialidad joven,excluyéndose de ellas a los mandos Más decidor es todavía el hecho de quesuperiores. El resultado sería que los a partir de ese mismo año empezara asubalternos tenían mejor formación que funcionar una “Liga Militar”, que silos superiores, por lo que no sería fácil bien se había formado con finesque estuvieran dispuestos a netamente profesionales, tenía un 8 carácter secreto y operaba con una serieobedecerlos. de prácticas propia de una logiaPor si todo lo anterior no bastara, masónica.11 En principio su objetivodurante el régimen parlamentario se era influir para conseguir una serie deproduciría una politización creciente mejoras para el Ejército: ley dedel Ejército. Antes de que éste sueldos, ley de retiro, mejoras en losempezara a intervenir en política serían cuarteles y en los elementos de trabajolos políticos los que empezarían a del Ejército, etc.12 Pero también, segúninterferir en las cuestiones militares, cuenta Rodríguez Mendoza,sobre todo en lo que decía relación con directamente involucrado con lala carrera de los oficiales: ascensos, misma, la Liga se movió políticamente e incluso habría conspirado con la idea de dar un golpe de estado que pusiera fin al Parlamentarismo. Se habría tratado de convencer al historiador7 Gonzalo Bulnes para que cooperara Monreal, Enrique, Historia documentada del con el movimiento y asumiera laperíodo revolucionario 1924 – 1925, ImprentaNacional, Santiago, 1929, pp. 29s. “Pero nadie primera magistratura en caso de que sereparó que ese brillante ejército, que fue obtuviera el triunfo, pero estenuestro más legítimo orgullo nacional, adoleció finalmente rehusó el ofrecimiento.13de un defecto capital: los generales no tuvieronescuela de disciplina, improvisados casi todos Un aspecto muy ligado a la politizaciónellos, llegaron a la cima de la jerarquía sin laexperiencia que da el escalonamiento del Ejército y que contribuyó demetódico, paciente, el servicio práctico en cada manera decisiva a facilitar esta, estuvogrado y el ejercicio cotidiano de obedecer dado por el acercamiento de un ciertosiempre para después saber mandar… Enefecto los hábitos de disciplina no se adquierende buenas a primeras, no se improvisan, de 9 Vial, Gonzalo, Volumen I, Tomo II, pp.aquí el objeto a que obedecen las Escuelas 813ss. Millar, René, p. 57.Militares en todas las naciones del mundo: 10 Cfr. Vial, op. cit., vol. I, tomo II, p. 820.formar el oficial disciplinado desde la más 11 Cfr. Sáez, op. cit., tomo I, p. 38.tierna edad para que arraigue en él “cómo una 12 Cfr. Ahumada, op. cit., p. 24.segunda naturaleza”, el verdadero y consciente 13 Cfr. Rodríguez Mendoza, Como si fueraespíritu militar”. ahora…, op. cit., pp. 228ss y Vial, op. cit., vol.8 Millar, René, p. 55. I, tomo II, p. 821. 24
  23. 23. sector de la oficialidad a las logias concebir y ejecutar sus propiosmasónicas. En general, eran los pensamientos, pero una vez tomada suoficiales que se integraban a alguna resolución la lleva a la práctica conlogia los que aparecerían luego inflexibilidad”. Mientras que en ladeliberando y opinando en cuestiones calificación de octubre de 1911 elde política contingente.14 General Inspector de Instrucción Militar Juan de Dios Vial describía aEn fin, resultaba evidente que en el Carlos Ibáñez como “uno de losmomento en que Carlos Ibáñez oficiales más recomendables delregresaba al país para retomar su Ejército: serio, trabajador, digno, es uncarrera militar regular, la oficialidad modelo de comandante de tropa y undel Ejército estaba dejando de lado esa subalterno preferido por todos sustradicional no deliberancia consagrada jefes. Muy dedicado al estudio, conen el artículo 157 de la Constitución deseos de perfeccionamiento en laPolítica de 1833. Academia de Guerra, estimo que en el porvenir será un buen oficial de EstadoCarlos Ibáñez sería destinado al mayor”.Regimiento de Cazadores del GeneralManuel Baquedano donde, con el grado Ibáñez volvería en esos años ade Capitán y 31 años de edad, pasaría a encontrase con la tropa y los caballos,comandar el cuarto escuadrón.15 Luego su gran pasión, por lo que se luciría ende dos años en esa unidad sería las competencias ecuestres.16 Todo ellonombrado Ayudante de la Inspección al mismo tiempo que, cómo sede Caballería, en mayo de 1911, y al desprende de los informes antesmes siguiente pasaría a la Inspección citados, trataba de aprovechar alde Establecimientos Militares. Cuándo máximo el tiempo estudiando cómoesta fuera disuelta, en el mes de enero preparación por el interés que tenía endel año 1912, sería nombrado ayudante retomar sus estudios en la Academia dede la Inspección de Remonta, puesto en Guerra, en la que había quedadoel que se mantendría hasta su ingreso aceptado en momentos en que secomo alumno a la Academia de Guerra. concretó su viaje cómo instructor delDurante estos años todas las ejército de El Salvador. Pero sucalificaciones que recibe el oficial accionar no se limitaría sólo al planorecién llegado de El Salvador, son profesional militar. Cómo el mismopositivas. El mayor Julio Cañas en su recordaba, apenas llegado desdeinforme de 15 de octubre de 1909, Centroamérica entraría en contacto conseñalaba: “Se distingue este oficial por aquellos sectores de la oficialidad quelas bellas prendas que adornan su empezaban a incursionar en la políticapersona: es serio, trabajador, contingente, sobre todo en lo que ellaestudioso y buen camarada (…) tenía que ver con la desmedradaConoce los Reglamentos y los aplica situación de los militares. A Luiscon criterio y energía. Únicamente le Correa Prieto le señalaba que “algunosfalta un poco de viveza y rapidez para compañeros me invitaron a que me incorporara a esos grupos deliberantes.14 Aunque no simpatizaba con tales Cfr. Ahumada, Arturo, op. cit., pp. 48ss.15 Relación de calificación y Aldunate Phillips, 16Raúl, Ruido de sables, op. cit., p. 154. Aldunate, op. cit., p. 154. 25
  24. 24. propósitos, hube de escucharlos. No recursos y es posible pensar quepodía vivir aislado. Había permanecido Ibáñez, quién había recibido durante suausente del país demasiado tiempo estadía en El Salvador un sueldo superior al que le correspondía en ChilePor la misma época, hacia el año 1910 en relación a su grado, haya podidoo 1911, y en otra manifestación de ahorrar algo. Sea de ello lo que fuere,cómo desde muy temprano Carlos consta de la correspondencia mantenidaIbáñez iba entrando en relación con entre Carlos Ibáñez y su apoderado encírculos de una u otra manera El Salvador, Calixto Venado, entre losinteresados en la política contingente, años 1909 y 1913, que habían dejadoingresaba a la masonería17, en la que invertido en ese país un capitalparticiparía activamente hasta que fue importante en créditos hipotecarios. Aexpulsado de la misma al terminar su partir del mes de agosto de 1909,20primer período de gobierno. “Me Venado empezaría a enviar a Chileincorporó a ella recordaba, un Jefe del remesas de ese dinero, proceso queEjército de apellido Délano, hombre culminaría recién entre los meses deserio y estudioso, uno de los oficiales septiembre y octubre de 191221. El totalmás preparados. Tenía buena idea de su de estas remesas, documentado en lacapacidad y corrección.”18 correspondencia citada, ascendió a 10.709 libras esterlinas. Este dinero loMientras reiniciaba su carrera militar y invertiría Ibáñez en inmuebles. “Meempezaba a anudar una serie de alegro mucho que hayan hechovínculos político–militares, Carlos inversiones en propiedades urbanas,Ibáñez daría particular importancia a la afirmaba Calixto Venado en carta de 2conformación de su nuevo hogar. La de mayo de 1911, aunque esto alejafamilia ocuparía siempre un lugar más la probabilidad de que regresen acentral en su vida. En lo inmediato, y establecerse aquí.”22 Incluso encargaríaya que había decidido regresar a Chile, madera a El Salvador para realizardebía poner los medios para hacer más arreglos y mejoras en dichasllevadera a su joven esposa la vida en propiedades.23 “Me alegro que susun país extranjero y en el que no construcciones hayan resultado a sucontaría con las comodidades propias agrado, escribía Calixto Venado, y quede su situación de origen. En un primer gocen de esas comodidades que son lasmomento los Ibáñez Quiroz se primeras en la vida pues la casa esinstalarían en una modesta casa de LiraN° 1916, cerca del cuartel delCazadores que se ubicaba en la calle de 20 Cfr. Carta de Calixto Venado a Carlos Ibáñezla Maestranza, hoy Portugal.19 Pero, al de 16 de agosto de 1909. ADI.mismo tiempo empezarían a buscar 21 Cfr. Carta de Calixto Venado a Carlos Ibáñezalguna habitación de mejor categoría. de 12 de septiembre de 1912 y de 25 de octubrePara ello disponían de algunos medios. de 1912. ADI. 22Doña Rosa contaba con ciertos Carta de Calixto Venado a Carlos Ibáñez de 2 de mayo de 1911. ADI. 23 “Suplícole decir a don Carlos que con gusto17 Ramírez, Hugo Rodolfo, “El Presidente pagaré al Coronel Salinas el valor de lasCarlos Ibáñez y la masonería”, Historia, 16 maderas que le ha encargado y que pronto le(1981), p. 345. escribiré cuando pasen estas fiestas del Correa Prieto, op. cit., p. 158. Centenario”. Carta de Calixto Venado a Rosa19 Aldunate, op. cit., p. 154. Quiroz de 28 de octubre de 1911. ADI. 26
  25. 25. donde pasamos la mayor parte de manera más plena el modelo prusianoella.”24 Una de estas propiedades estaba que se imponía en el Ejército chileno.ubicada en Avenida Vicuña Mackenna En la práctica todas las reformas que seentre los números 455 y 463 y tenía habían introducido en el plan de434 metros cuadrados, la que más estudios de la Academia en los añosadelante hipotecaría para garantizar un inmediatamente anteriores al ingreso depréstamo al que tuvo que recurrir para Ibáñez se habían justificado con elsolventar los gastos ocasionados por la argumento de tratar de ser lo más fieleslarga enfermedad de su esposa.25 que se pudiera al gran modelo: la Academia de Guerra de Berlín.Al mismo tiempo, el capitán CarlosIbáñez vivía sometido a la absorbente Pero una cosa eran las buenasvida de cuartel, iniciando su día de intenciones y otra la realidad. Chile nomadrugada. Algo cambiaría esa era Alemania y no resultaría fácil hacersituación cuando en mayo de 1911 fue funcionar la Academia en la prácticatrasladado a la Inspección de Caballería según el modelo alemán. Para elloy al mes siguiente a la Inspección de faltaban recursos tanto humanos comoEstablecimientos Militares. “Mucho me materiales. Respecto a los primeros poralegro que Ud. tenga ahora un puesto lo menos se conseguiría que losque le permita dedicar algún tiempo al principales ramos militares fueranhogar y al cuidado de la familia”, decía dictados por distinguidos oficialesCalixto Venado en carta de 31 de julio extranjeros. El año 1912, cuandode 1911.26 Ello le vendría muy bien Carlos Ibáñez ingresó a la Academia,desde el momento en que muy luego tendría como profesor de Historianacería su segundo hijo, Carlos, y que Militar y de Geografía Militar aldebía empezar a prepararse para coronel asimilado Hans Bertling, deingresar a la Academia de Guerra. Fortificación, Topografía, Táctica, Servicio de Estado Mayor y Juego de la2.– En la Academia de Guerra guerra al coronel asimilado Carlos1912 – 1914 Haenlein y de Historia Militar durante el segundo y tercer año al CoronelEl año 1912 Carlos Ibáñez retomaría asimilado Guillermo Eckdahl. El restosus estudios en la Academia de Guerra. de los profesores eran chilenos; parteHabía sido aceptado en esta el año de ellos militares y algunos civiles.1903, pero había debido posponer su Director de la Academia era el coronelingreso al surgir la posibilidad de viajar Luis F. Brieba.27 En cuanto a loscomo instructor a El Salvador. Ahora recursos materiales, el año 1912 el Jefeestaba de vuelta en aquella institución del Estado Mayor General, Generalque era en la que se encarnaba de Roberto Goñi, se quejaba amargamente de que el edificio de la Academia de24 Guerra, ubicado en “Alameda de las Carta de Calixto Venado a Carlos Ibáñez de6 de marzo de 1912. ADI. Delicias N° 2232,28 resultaba25 Cfr. Escritura de un mutuo entre CarlosIbáñez del Campo y otros a Banco Hipotecario, 27Valparaíso de 3 de marzo de 1919. Notaría Ejército de Chile, Reseña Histórica de laManuel Gaete Fagalde. ADI. Academia de Guerra 1886 – 1915, Talleres del26 Carta de Calixto Venado a Carlos Ibáñez de Estado Mayor General, Santiago, 1915.31 de julio de 1911. Adi. Idem. 27
  26. 26. “absolutamente inadecuado para el receso, los Oficiales alumnos eranobjeto. Tanto las oficinas como las agregados a algún Regimiento.”31salas de clase son oscuras, estrechas ycarecen de ventilación, sobre todo estas En opinión de Bartolomé Blanche,últimas, que no tienen ventanas y durante el segundo año los estudios sereciben la pequeña cantidad de luz y hicieron más intensivos, especialmenteaire que les entra por las puertas del en Táctica y Servicio de Estado Mayor,lado poniente, que dan a un hall. La dirigidos por el Mayor Haenlein,calefacción que se hace por medio de prestigioso oficial alemán; tambiénestufas a gas es incompleta y tenía especial importancia la asignaturaantihigiénica, por carecer las salas de de Historia Militar que hacía el talentoso e ilustrado Coronel Ekdahlventilación.”29 quién, por encargo especial de laLa promoción de Carlos Ibáñez estaba Dirección, trató con los alumnos laformada por doce oficiales, entre los Guerra del Pacífico.”32 Terminado elque se contaban Marmaduke Grove y período lectivo, los alumnos realizaronBartolomé Blanche, de los cuales tres un “viaje de Estado Mayor” al sur, deno terminaron el curso.30 En sus tal forma que entre los días 4 y 15 deMemorias, este último recordaba que enero de 1914, y otra vez dirigidos por“el período de clases era de abril a el Coronel Haenlein, reconocieron ladiciembre, terminando el año con un zona de Collipulli, Mulchén y Losviaje de estudios a alguna zona del país Ángeles.33de importancia militar, de la cual habíaque evacuar un informe completo al Finalmente, al terminar el tercer año deprofesor del ramo, quién lo ponía en estudios en la Academia de Guerra, losconocimiento de la Dirección de la alumnos fueron divididos en grupos deAcademia; durante el período de dos o tres para realizar reconocimientos en diversas zonas del país, durante el mes de diciembre del año 1915.34 Al hacer una semblanza de Carlos Ibáñez durante los años que29 Memoria de Guerra de 1912, Estado Mayor permaneció en la Academia de Guerra,General, p. 82. En la del año anterior se había Bartolomé Blanche señalaba que “eraseñalado: “La Academia funciona en una casa de carácter serio y callado, muyarrendada y se encuentra instalada en malas diferente a mi compañero Grove, quecondiciones, por falta de espacio suficiente aparecía siempre nervioso y locuaz.”35para el funcionamiento de sus tres cursos. Esindispensable para el desarrollo de esteinstituto que cuente con un local propio y de De acuerdo al reglamento vigente de lacondiciones adecuadas para su objeto”. Academia, los cursos eran evaluados aMemoria de Guerra de 1911, Estado Mayor 31General, p. 55. Blanche, Bartolomé, Memorias, inéditas, p.30 Además integraban el curso Otto Naschold, 50. 32Luis Jarpa Gana, Fernando Sepúlveda, Angel Blanche, Bartolomé, Memorias, op. cit., p.C. Espinosa, Guillermo del Pozo, Rosalindo 51. 33Araneda, Arturo Montesinos, Luis Depassier y Ejército de Chile, Reseña Histórica, op. cit. 34Alejandro Pickering. Estos tres últimos no Idem. 35terminaron el curso. Ejército de Chile, Reseña Blanche, Bartolomé, Memorias, op. cit., p.histórica, op. cit. 51. 28
  27. 27. través de trabajos escritos.36 De ellos se vista del tiempo para el trabajo.”39 Y,han conservado algunos desarrollados por último, en uno del mismo ramo,por Carlos Ibáñez y corregidos por los casi al término de su estadía en eseinstructores extranjeros de la centro de estudios, anotaba el coronelAcademia, a través de los cuales Ekdahl: “Excelente trabajo! El autorpodemos intentar descubrir algunos tiene un criterio militar muy sano. Leaspectos de su mentalidad en esos años felicito. Sí!”40de juventud. En cuanto al contenido de los trabajos,Los trabajos de que se dispone – y que el pensamiento militar que en ellos sese caracterizan por una redacción refleja, tanto en el plano de la tácticasobria y clara –, corresponden a tres cómo de la estrategia, se identifica dematerias específicas: historia militar manera plena con las tendenciaseuropea; historia militar chilena y dominantes en el mundo ygeografía militar. Si se observa la particularmente en Alemania, enforma cómo estos fueron calificados, vísperas de la Primera Guerrallama la atención de inmediato que las Mundial.41 De ahí que no sea fácilmejores notas – siendo en general todas distinguir en ellos aquellos aspectosrelativamente buenas – las obtiene más personales del pensamiento deIbáñez en la tareas que tenían como Ibáñez. Por otra parte, al tratarse detema el análisis de algunas de las tareas destinadas a ser revisadas por unbatallas de la Guerra Franco prusiana, profesor, algo influye siempre el afánmientras que las más bajas del alumno por darle el gusto a éste encorresponden a los trabajos de lo que escribe. En todo caso, y con esasgeografía militar. En muchos de ellos salvedades, en los trabajos de Carloslas observaciones de los profesores Ibáñez que se han conservado esextranjeros, anotadas al margen o al posible destacar algunos elementos quefinal del trabajo, eran muy elogiosas. son constantes.Por ejemplo en uno de Historia Militardel año 1913, el coronel Guillermo Cómo era propio de la época, alEckdahl escribía: “El autor tiene un analizar y criticar el actuar de loscriterio sano; creo que llegaremos a un mandos en una serie de batallas tantobuen resultado”37. En otro del mismo de la Guerra Franco prusiana cómo deaño y profesor, el comentario era: la Guerra del Pacífico y de la Guerra“Excelente trabajo, visto el corto Civil de 1891, Ibáñez insiste siempretiempo de su elaboración”, y era en las bondades de la ofensiva; en lascalificado con un 10, la nota máxima.38 ventajas que se obtienen al conducir elEn otro de Historia Militar del último combate con el máximo de energía yaño de Academia, el comentario del tomando siempre la iniciativa y en laprofesor era: “Muy buen criterio! En 39 Tarea de Historia Militar de 1 de mayo de 1914. ADI.36 40 Estos reemplazaban a los exámenes. Ejército Tarea de Historia Militar de 20 de noviembrede Chile, Reseña histórica, op. cit. de 1914. ADI.37 41 Trabajo de Historia Militar de 24 de abril de Cfr. Brahm García, Enrique, Preparados1913. ADI. para la guerra. Pensamiento militar chileno38 Trabajo de Historia Militar de 27 de mayo de bajo influencia alemana 1885 – 1930,1913. ADI. Santiago, 2002. 29
  28. 28. importancia del factor moral en los calidad y debido también a la grancombates. Comentando el accionar de energía de nuestras tropas y allas tropas francesas en una batalla del verdadero heroísmo de sus oficiales.”45año 1870, criticaba el hecho de que elmando francés “no manifestó la menor Como contrapartida Ibáñez tenía unaactividad y su falta de iniciativa y de lapidaria opinión respecto a aquellosespíritu ofensivo llegó a límites mandos que se aferraban sólo aincreíbles.”42 En una tarea en que se fórmulas defensivas o permanecieranpedía comparar las ideas del en una actitud meramente pasiva en elEmperador Napoleón III y del Mariscal teatro de operaciones. Por ejemploBazaine el 12 de agosto de 1870 en criticaba a un oficial francés en unarelación al plan de operaciones del acción clave de la Guerra francoejército francés en el Rhin, decía que prusiana por haberse dejado llevar porpara que hubieran tenido éxito en sus una “irresolución e impasibilidadoperaciones hubiera sido necesario incalificables.”46 En otra ocasión“desplegar tanto o más actividad que el explicaba el fracaso de las tropas deenemigo, así como gran iniciativa, Napoleón III señalando que “el sistemabuen juicio, golpe de vista certero, francés había influido de tal modo en elcarácter resuelto y enérgico para la carácter de los altos jefes, que influíaejecución de sus decisiones” o, por lo en ellos algo así como una segundamenos, “hacer algo que levantara la naturaleza que los arrastraba a dejarmoral de las tropas.”43 A propósito de pasar el tiempo y a permanecer en lala batalla de Vionneville, Ibáñez en su más absoluta indolencia y pasividad.”47comentario partía “alabando en todo Criticando al mando chileno ensentido la enérgica resolución del Dolores escribía que “lo más grave ycomandante del III C. general desacertado del plan” había sido la ideaAlvensleben de atacar al enemigo sin de la “defensa pasiva y con ella latomar en consideración la inmensa pérdida de toda actividad y el abandonosuperioridad numérica” de éste, para absoluto de la iniciativa en manos delluego destacar el movimiento de unadivisión de caballería reforzada con enemigo.”48artillería, que logró sorprender al Cómo oficial de caballería que eraenemigo, lo que habría influido Carlos Ibáñez seguía confiando en que“enormemente en su moral y por a su arma todavía le corresponderíaconsiguiente en el desarrollo del jugar un papel importante en lascombate que siguió después.”44 En fin, guerras del futuro, y quería verlaanalizando el plan de combate del actuando en ataques en masa contra lasmando chileno en Dolores, decía que defensas enemigas. Al comentar lano fracasó sólo “debido a la poca batalla de Vionville, en la guerraenergía de las tropas aliadas, a su mala 45 Tarea de Historia Militar de 23 de octubre de 1914. ADI.42 46 Tarea de Historia Militar de 10 de junio de Tarea de Historia Militar de 2 de julio de1913. ADI. 1913. ADI.43 47 Tarea de Historia Militar de 5 de agosto de Tarea de Historia Militar de 5 de agosto de1913. ADI. 1913. ADI.44 48 Tarea de Historia Militar de 3 de septiembre Tarea de Historia Militar de 23 de octubre dede 1913. ADI. 1914. ADI. 30

×