De la Academia de Historia                  Militar.                Año 2010, Nº 24.
ACADEMIA DE HISTORIA MILITAR.       Año 2010, Nº 24.
NUESTRA PORTADA.                           REVISTA ANUARIO.El cuadro reproducido en nuestra          La Revista Anuario es...
ÍNDICE.1. Presentación.                                            Pág. 5.2. La Participación del Ejército de Chile en las...
PRESENTACIÓN.Este año de 2010 será para los          de solidaridad. Nadie discute quechilenos memorable en todo          ...
En el marco de nuestra sección de      realizado durante el año pasado,Historia Militar de Chile y su         exponen su m...
que dicha guerra tuvo en el devenir    Finalmente cierra nuestra ediciónde ambas naciones involucradas.        de este Anu...
La Participación del Ejército de Chile en las festividades del Centenario                                  Nacional.      ...
también se le encuentra en el Archivo      festividades y durante los díasGeneral del Ejército) y cinco              poste...
que condujo al Estado chileno con                  ampliar el aparato público, en el cualnegligencia. También otros autore...
guerra,     por     lo    cual     debía   comenzó a decaer después de 1902,modernizarse según el modelo militar       cua...
mantenerse en el poder y para              influencias políticas. El problema degobernar según su propio parecer; por     ...
de pensar que la tarea de gobernar al         héroes como batallas. También habríapaís correspondía a los civiles.8       ...
2.3. Desarrollo cronológico de        banda del regimiento Mirafloreslas celebraciones.                        debía ir a ...
en el Parque Forestal, para amenizar          esto tenía relación con la llegada de laun evento de fuegos artificiales.12 ...
hombres cada uno, y el regimiento              Metropolitana. A este acto también seMaipo con veinte hombres.13           ...
Para preparar a los militares en               capital    con    ocasión     de    lascuanto a su participación en estas  ...
carruajes que transportarían al                En efecto, el día 10 de septiembre enEmbajador de Italia; el mismo cuerpo  ...
hacia la residencia del embajador              Caracoles, donde tendría lugar laalemán. A la llegada de éste a La         ...
En cuanto a la comitiva del presidente        Ministerio de Guerra, destinados a laargentino, en ella figuraban también   ...
el mismo día debían tener lugar las           Primaria.34 Más tarde se dispuso queeliminatorias de militares y civiles    ...
También, la prensa santiaguina                  Durante este día 11 de septiembre seinformaba que los vecinos de la       ...
Fuera de la capital, la ciudad de Los             Los cadetes descendieron del tren y elAndes ya estaba preparada para    ...
Contestó el coronel Gutiérrez con una           militares ejecutaron una marchaalocución en la cual expresó sus           ...
2.3.2. Los días de las                       Junto con la Escuela Militar, tambiéncelebraciones.                          ...
parada estaba destinada para el                  Caupolicán; para la plaza Diego debanquete que se daría en la Moneda a   ...
“Anoche la banda del Buin tocó            suplentes estaban los capitanes José   una hermosa retreta en la Av.            ...
Por último, se preparaba el edificio de        A las cuatro de la tarde del mismola municipalidad para el torneo de       ...
Escuela Militar desfiló por sus            algo que nos pertenece, son loscalles engalanadas con los                 porta...
a lo intempestivo de la hora, no                   arterias de la población unapudieron despedirlos en la estación        ...
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Anuario N° 24 [ Año 2010]
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Anuario N° 24 [ Año 2010]

2,736 views

Published on

La participación del Ejército de Chile en las festividades del
Centenario Nacional.
Sr. Eduardo Arriagada Aljaro (Pág. 5)

Los Reales Ejércitos del Reino de Chile (1603 - 1815).
Su origen y desarrollo en el período hispánico
Sr. Francisco Javier Ricardo de Almozara Valenzuela (Pág. 8)

De Ejército en Chile a Ejército de Chile.
Ejército, Milicias y Sociedad. El origen del Ejército en la
Independencia, un proceso de la Conquista a la Emancipación.
Sr. Ignacio Ibáñez y Alejandro Orellana (Pág. 137)

La Guerra Ruso-Japonesa.
Sr. Gabriel Rivera Vivanco (Pág. 193)

Participación de los Soldados Chilenos que integraron la
Expedición Libertadora del Perú.
Sr. Edgardo Solano Pérez (Pág. 280)

Biografía de Pedro Lagos.
Sr. Eduardo Arriagada Aljaro (Pág. 349)

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,736
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
314
Actions
Shares
0
Downloads
55
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anuario N° 24 [ Año 2010]

  1. 1. De la Academia de Historia Militar. Año 2010, Nº 24.
  2. 2. ACADEMIA DE HISTORIA MILITAR. Año 2010, Nº 24.
  3. 3. NUESTRA PORTADA. REVISTA ANUARIO.El cuadro reproducido en nuestra La Revista Anuario es el órganoportada se titula “Proclamación y Jura oficial de difusión de la Academia dede la Independencia de Chile, cuyo Historia Militar, la cuál fue creada elautor es Pedro Subercaseaux 09 de Agosto de 1977 como unaErrázuriz. corporación de derecho privado sin fines de lucro, cuya finalidad esLa proclamación y jura de la investigar y difundir la historiaindependencia de nuestro país fue militar, con énfasis en la de Chile yrealizada durante el primer su Ejército.aniversario de la batalla deChacabuco, el 12 de febrero de 1818. Las opiniones contenidas en losLas solemnidades que exigía dicho artículos que se exponen en laevento comenzaron el 9 de febrero de presente publicación son de exclusivaaquél año, con la publicación de un responsabilidad de sus autores y nobando en el que se anunciaban las representan necesariamente elfestividades; dos días más tarde, el 11 pensamiento de la Academia dede febrero, desde el cerro Santa Lucía Historia Militar.se anunció con una salva mayor elnacimiento de la nueva nación y al La reproducción total y parcial dedía siguiente, la ceremonia cualquiera de los artículos contenidospropiamente tal de Proclamación y en la presente edición, sin la expresaJura de la Independencia se autorización de la Academia, estámaterializó, solemnizando de este prohibida.modo a Chile como nación libre deEspaña o de cualquier otro dominioextranjero.
  4. 4. ÍNDICE.1. Presentación. Pág. 5.2. La Participación del Ejército de Chile en las festividades del Centenario Nacional. Por Eduardo Arriagada Aljaro. Pág. 8.3. Los Reales Ejércitos del Reino de Chile (1603 – 1815). Su origen y desarrollo en el periodo hispánico. Por Francisco Javier Ricardo de Almozara Valenzuela. Pág. 137.4. De Ejército en Chile a Ejército de Chile. Ejército, Milicias y Sociedad. El origen del Ejército en la Independencia, un proceso de la Conquista a la Emancipación. Por Ignacio Ibáñez y Alejandro Orellana. Pág. 193.5. La Guerra Ruso – Japonesa. Gabriel Rivera Vivanco. Pág. 256.6. Participación de los Soldados Chilenos que integraron la Expedición Libertadora del Perú. Por Edgardo Solano Pérez. Pág. 280.7. Biografía de Pedro Lagos. Por Eduardo Arriagada Aljaro. Pág. 349.
  5. 5. PRESENTACIÓN.Este año de 2010 será para los de solidaridad. Nadie discute quechilenos memorable en todo las celebraciones del Bicentenarioaspecto. Ha sido esperado largo deben seguir adelante, perotiempo por el histórico significado muchos sí insisten en bajarles elque encierra: 200 años han pasado perfil. Sea como sea, lasdesde aquella 1ª Junta de Gobierno celebraciones que se lleven a caboque dio el impulso a la lucha por la en septiembre darán que hablar.independencia, que nos condujo ala libertad definitiva. La ocasiónmerece particular festejo y vestir al El presente Anuario Nº 24país con sus mejores galas. contiene artículos escritos por miembros académicos y colaboradores externos. EnNo obstante, no podemos olvidar cumplimiento a la política editorialque éste, que debería ser el año de fijada por esta Academia delas celebraciones bicentenarias, se Historia Militar, los presentesverá opacado por un hecho que artículos han sido dispuestos denadie imaginó. El terremoto del acuerdo a su temática,pasado 27 de febrero, puso un velo incorporando estudios llamativosde humildad a las celebraciones y que esperamos sean de interés paralos chilenos nos veremos nuestros lectores.obligados a conmemorar conausteridad, por respeto y sentido
  6. 6. En el marco de nuestra sección de realizado durante el año pasado,Historia Militar de Chile y su exponen su monografía “DeEjército, presentamos dos artículos Ejército en Chile a Ejército deespecialmente relacionados. En Chile. Ejército, Milicias yprimer lugar, nuestro miembro Sociedad. El origen del Ejército enacadémico, el señor Eduardo la Independencia, un proceso de laArriagada A. con su trabajo Conquista a la Emancipación,” entitulado “La Participación del el cuál estos jóvenes autores seEjército de Chile en las plantean un peculiar enfoque sobrefestividades del Centenario el estado del Ejército antes de laNacional,” abre nuestro Anuario. República, afirmando que “elEsta monografía corresponde al proceso de transformación deextracto de un trabajo mayor, y Ejército en Chile a Ejército denos traslada a las celebraciones del Chile, corresponde a un procesoCentenario Patrio desde la histórico, y no al inicio de la luchaperspectiva del Ejército de Chile, por la emancipación chilena. Elbrindando una panorámica de Ejército de Chile nace basado decómo se celebró ese primer siglo modo importante en las fuerzasde vida del Chile republicano y a existentes como parte del Ejércitocomo nuestro Ejército brindó colonial.” El esfuerzo hecho porhonores al país, al mismo tiempo los mencionados estudiantes noque nos indica como fue vivida deja de ser menor, considerandodicha fecha por el resto de la las dificultades y esfuerzos porpoblación. acceder a las fuentes.En segundo lugar, el señor Javier Nuestro cuarto artículo nos detallaRicardo de Almozara Valenzuela un hecho relativamente poconos informa sobre “Los Reales estudiado en Chile y que seEjércitos del Reino de Chile (1603 enmarca en nuestra sección de– 1815). Su origen y desarrollo en Historia Militar Universal. “Lael periodo hispánico,” el cual, Guerra Ruso – Japonesa,” cuyobusca dar a conocer cómo autor es el coronel Gabriel Riverafuncionaba la orgánica militar del Vivanco, actual jefe delperiodo expresado y su Departamento de Historia delfuncionamiento interno, tema poco Ejército. El artículo nos muestratratado en Chile. una amena visión panorámica del conflicto, también como se incorporaron nuevas tecnologías yLos señores Ignacio Ibáñez y modos de entrenamiento másAlejandro Orellana, ganadores del acordes con el s.XX que reciénprimer lugar del concurso histórico comenzaba, para terminarpara estudiantes universitarios explicando brevemente los efectos
  7. 7. que dicha guerra tuvo en el devenir Finalmente cierra nuestra ediciónde ambas naciones involucradas. de este Anuario la biografía sobre el general Pedro Lagos, escrita por Eduardo Arriagada A., la cuál nosPara nuestra sección sobre Historia acerca a este héroe nacional,Militar de América, el artículo del exponiéndonos su vida, susBGR. Edgardo Solano P., principales hitos y glorias, desde“Participación de los Soldados sus humildes orígenes hasta suChilenos que integraron la muerte, sentida por todo el país deExpedición Libertadora del Perú,” manera especial.nos expone la situación de losmiembros de la expedición quezarpó en ayuda de nuestro vecinodel norte, para que así obtuviese suindependencia; qué pasó con ellos (…)y sus jefes y cómo regresaron a supaís. WALDO ZAURITZ SEPÚLVEDA. Mag. H. M. y P. E. Presidente de la Academia de Historia Militar.
  8. 8. La Participación del Ejército de Chile en las festividades del Centenario Nacional. (Eduardo Arriagada Aljaro A medida que se iba acercando el año Licenciado en Historia por la 2010, comenzaron a aparecer (y Pontificia Universidad siguen apareciendo) numerosas Católica de Chile desde 2002. publicaciones relativas a lo que fue el Centenario chileno. Ellas se refieren Entre el 2003 y 2006 se principalmente a tópicos políticos, desempeñó como sociales y culturales, en los cuales investigador en el dominan como actores la sociedad Departamento de Historia civil chilena y, en especial, la elite de Militar de la Jefatura del Santiago. El mundo militar aparece Estado Mayor General del mencionado, pero en forma accesoria, Ejército; actualmente realiza pese a que de igual forma hay obras las mismas funciones en la que reconocen el sello militar que Academia de Historia Militar, tuvieron esas celebraciones, pero que de la cuál además es miembro no profundizan mucho en ese académico. problema. En atención a ello, este trabajo trata de ahondar acerca del rol A la fecha se encuentra que el mundo militar chileno y trabajando en la tesis de extranjero cumplió en dichas postgrado, que le permitirá celebraciones. optar al grado de Magíster en Historia Militar y Los límites temporales de este trabajo Pensamiento Estratégico de la corresponden al mes de septiembre de Academia de Guerra del 1910, e incluyen los días previos a las Ejército. celebraciones oficiales del Centenario chileno, los días mismos en los que se desarrollaron tales celebraciones y los1. Introducción. días posteriores a ellas. El ámbito espacial de este trabajo corresponde aEl presente trabajo tiene como tema la ciudad de Santiago y susde investigación las fiestas del alrededores (la ciudad de Los AndesCentenario chileno del año 1910 y y otras localidades).como problema de investigación elrol que el mundo militar (vale decir, Para elaborar este trabajo seel Ejército de Chile como institución, consultaron (como fuentes primarias),las unidades militares, las la Recopilación de Leyes y Decretosdelegaciones militares y los militares del Gobierno del año 1910 (guardadacomo tales) desempeñó en estas en el Archivo Nacional Histórico defestividades y su relación con la Santiago), la Recopilación de Leyes ysociedad civil. Decretos relativos al Ejército del año 1910 (guardada en el Archivo de la Academia de Historia Militar y 8
  9. 9. también se le encuentra en el Archivo festividades y durante los díasGeneral del Ejército) y cinco posteriores, hasta terminar el mes deperiódicos de la época (guardados septiembre de 1910. Finalmente secomo microfichas en el Salón de exponen las conclusiones.Periódicos y Microformatos de laBiblioteca Nacional de Santiago), 2. Desarrollo.siendo revisadas sus ediciones quevan desde el 9 de septiembre de 1910, 2.2. Contexto histórico.hasta el 30 del mismo mes. Tresdiarios son de Santiago (“El El Chile del año 1910 era un paísMercurio,” “El Diario Ilustrado” y el muy particular: podría decirse que se“Ferrocarril), uno de Valparaíso (“La trataba de una moneda con dos caras.Unión”) y el último es de Concepción Por un lado, se tiene a una nación que(“El Sur”). En dicha revisión se había salido vencedora en lasfueron extrayendo todos los artículos principales campañas del siglo XIX,en los cuales aparecen los militares y con lo cual pudo expandirseel Ejército de una u otra forma, en el territorialmente hacia el norte,contexto de las celebraciones logrando con ello quedarse con lacentenarias chilenas. A partir de esos riqueza salitrera de las nuevasartículos se confeccionaron fichas de provincias de Tarapacá ycontenido (o de materia), a partir de Antofagasta. Las rentas que produjolas cuales, a su vez, se elaboró el el salitre costearon la infraestructuradesarrollo del presente trabajo. que se fue dando al país después deTambién se consultó bibliografía 1885 (obras públicas en general,acerca de este período de la historia puentes, caminos, escuelas,de Chile y sobre estas celebraciones hospitales, buques de guerra,en particular, a partir de la cual cuarteles militares, etc.). El país logrótambién se elaboraron fichas de posicionarse como la potenciamateria, las que sirvieron para dominante del Pacífico Sur y en talconfeccionar el marco histórico de condición era considerado en todo elesta obra. mundo.1La primera parte de este trabajo Sin embargo y siguiendo a lacontempla un marco histórico, que bibliografía histórica acerca deldescribe la sociedad chilena de período de fines del siglo XIX y decomienzos del siglo XX, el Ejército comienzos del XX en Chile,que existía en esa época y lo que lentamente se fue dando un procesofueron las fiestas del Centenario de decadencia interna. Su origen,chileno. A continuación, se procede a según algunos autores, fue la mismadescribir en forma cronológica lo que riqueza salitrera, la cual corrompió afue la presencia y la participación del la elite social y política del país, lamundo militar en esas celebraciones,partiendo por los días previos a las 1 Soledad Reyes del Villar, Chile en 1910.festividades oficiales, durante los días Una mirada cultural en su Centenario.en que transcurrieron dichas Santiago, Editorial Sudamericana, 2004, páginas 11 y 12. 9
  10. 10. que condujo al Estado chileno con ampliar el aparato público, en el cualnegligencia. También otros autores trabajaban muchas de estas personas.ahondan en orígenes morales de la Los sectores sociales medios tratabancrisis chilena, aunque poniendo otros de diferenciarse del bajo pueblo, peroénfasis, tales como la decadencia del no lograron asimilarse a lasentido de la nacionalidad. Y otros aristocracia de la época, por la cualpensaron en el estado de miseria fueron sintiendo un crecientematerial y moral en que vivían los resentimiento.sectores sociales populares chilenos.2 Por último estaban los sectoresEn fin, hacia 1910 se tendría un país populares que vivían muyen crisis, en el cual gobernaba una pobremente. Aquí se considera a loselite que había perdido el espíritu de obreros de la minería (sobre todo delemprendimiento que sus antepasados salitre), a los obreros industriales yhabían tenido durante el siglo XIX, y los sectores populares de lasque ahora estaba entregada a una vida ciudades, y a la población dede lujos y placeres, rehuyendo el inquilinos, peones y campesinos deltrabajo, e indiferente hacia la campo. Durante estos años no sesituación del resto de la población. había implementado una legislaciónEste grupo aristocrático se formó a social de parte del Estado chileno, ypartir de la fusión de la aristocracia las difíciles situaciones de trabajo yterrateniente que venía de la época de vida de la gente del bajo pueblo secolonial, con los nuevos elementos tradujeron en huelgas y estallidosburgueses que se enriquecieron sociales, que fueron reprimidosdurante el siglo XIX, principalmente duramente por las autoridadesen las actividades minera, bancaria y políticas del período.comercial. Este proceso de decadencia internaTambién existía un emergente sector explotó finalmente en la década desocial medio, muy heterogéneo, que 1920, por lo cual, hacia 1910, todavíatodavía no contaba con una no lograba terminar su ciclo, por loconciencia de clase, que vivía en que se puede decir que el país estabamedio de estrechezes económicas y en una situación de transición.que aspiraba a llevar una vida comola que ostentaba el estrato social alto. En medio de este panorama social seSe habría originado principalmente hallaban las Fuerzas Armadascomo producto de la educación chilenas, en especial el Ejército. Estapública que fue implementando el institución acababa de experimentarEstado chileno decimonónico y, en un proceso de transformación interna.cierta forma, fue también un legado Luego de transcurrida la Guerra dede la riqueza salitrera, que permitió 1879 contra Perú y Bolivia y en medio de una amenaza creciente de2 Ver en Cristián Gazmuri (Editor), El Chile conflicto bélico con Argentina, sedel centenario, los ensayistas de la crisis, consideró que el Ejército no estaba aSantiago, Instituto de Historia de la Pontificia la altura de enfrentar una nuevaUniversidad Católica de Chile, 2001. 10
  11. 11. guerra, por lo cual debía comenzó a decaer después de 1902,modernizarse según el modelo militar cuando las tensiones con Argentina semás prestigioso de la época, que era fueron relajando, debido a los Pactosel prusiano. A partir de 1885 y de Mayo suscritos durante aquél añomediante las gestiones de entre los presidentes chileno ydiplomáticos y militares de la época, argentino.3comenzaron a llegar al paísinstructores alemanes, siendo el En cuanto a las relaciones del Ejércitoprimero de ellos Emilio Körner. Este con la sociedad chilena, estasúltimo fue trayendo desde Alemania variaban según fuera el estrato socialmás y más oficiales, que debían en cuestión.transformar la educación de losoficiales, clases y soldados chilenos. Por un lado, la aristocracia chilenaDe esta forma, fueron traducidos al fue proveyendo durante el siglo XIXespañol los reglamentos militares las filas de los jefes y oficiales delalemanes y aplicados en todos los Ejército; sin embargo, esta tendenciaámbitos del quehacer del Ejército; fue fue disminuyendo con el correr de esacreada la Academia de Guerra, centuria y a comienzos del siglo XXmientras que los antiguos se observa que la mayor parte de laestablecimientos de educación militar oficialidad provenía de los sectores(como la Escuela Militar y la actual sociales medios, mientras que losEscuela de Suboficiales) fueron jefes militares continuaban estandotransformados en cuanto a sus planes relacionados, en su mayor parte, conde estudios; también fueron creados la elite. Los jóvenes aristócratas no seotros institutos militares (como las sintieron atraídos por una carrera queescuelas de armas); por otro lado, el para ellos tenía un sueldo precario yEstado Mayor General se hizo que conllevaba una vida de rigurosapermanente; se implemento el disciplina, que contrastabaservicio militar obligatorio a través de notablemente con su estilo de vidala Ley de Reclutas y Reemplazos de relajado.41900; y se crearon las divisionesmilitares. En fin, se trató de dar al En cuanto a la relación de losEjército chileno una estructura similar militares con los sectores medios, ya la que tenía en ese tiempo su siguiendo a la bibliografía acerca dehomólogo alemán. Esto último no se este período de la historia chilena,logró, debido a varias causas aquella era contradictoria. Losestructurales, tales como la escasez de autores sostienen que los sectorestropa (que contrastaba con un mando medios veían a las Fuerzas Armadasmuy abultado), el exceso de poder como instrumentos de la elite paraque el Ministerio de Guerra teníasobre el Ejército (en desmedro de las 3 Gonzalo Vial Correa, Historia de Chileatribuciones propias del Estado (1891–1973). Volumen I, Tomo II. LaMayor General), la falta de Sociedad Chilena en el Cambio de Sigloautonomía de las divisiones militares, (1891–1920). Santiago, Zig–Zag, 7ª Edición,etc. La influencia de Emilio Körner junio de 2006, pp.785–801. 4 Ibid, pp. 801 y 802. 11
  12. 12. mantenerse en el poder y para influencias políticas. El problema degobernar según su propio parecer; por los ascensos fue haciéndose cada vezotro lado, las ideas anarquistas y más dramático y muchos militaressocialistas, abrazadas por una parte envejecían en los grados de oficialesimportante del estrato social medio, subalternos, viendo muy lejana laeran antimilitares, antibelicistas, e posibilidad de llegar a ser oficialesinternacionalistas (se alejaban de la superiores.7idea de patria, muy valorada por losuniformados). Sin embargo, como ya Por otro lado, el Ejército teníase afirmó, la mayor parte de la numerosos problemas deoficialidad provenía de esta estrato infraestructura internos que no podíasocial medio, pero con el tiempo se solucionar debido a la escasez dehabría convertido en un grupo presupuesto, lo cual redundaba en elautónomo, ya que las personas que mal cumplimiento del servicio diario.fueron siguiendo la carrera militar Por ello, los militares percibieron queeran hijos y nietos de militares. 5 el régimen político de la época no podía (o bien no tenía la voluntad de)Por último, en cuanto a los sectores resolver los problemas que lospopulares, estos habrían visto con aquejaban. Tampoco ignoraron lasimpatía al mundo militar, el cual situación de la mayor parte de lapodía ser una fuente de ascenso población del país (y del país mismo),social. A las personas humildes les y consideraron que tampoco elgustaba presenciar los desfiles sistema político de la época podía (ocastrenses, admirar a los militares con quería) solucionar los gravessus uniformes, y escuchar las retretas problemas internos. De esta forma, seen las plazas de las ciudades del país.6 fue introduciendo la deliberación política en los cuarteles. Esto últimoLas relaciones del mundo militar de también se debió, en buena parte, enla época con el poder político la labor de ciertos personajes de laguardaron ciertas características. Una política chilena, quienes golpearonvez finalizada la Guerra Civil de las puertas de los cuarteles con el1891, el Ejército trató de concentrarse objeto de involucrar a los militares enen sus labores profesionales. Sin el debate político y de utilizarlosembargo, ello no impidió que la como instrumentos para sus propiosinfluencia de los políticos llegara designios. No fue raro durante estahasta los cuarteles. Se expresaba, por época que el Congreso Nacional seejemplo, en los padrinazgos políticos constituyera en el lugar de discusiónque debía tener un militar para poder de los problemas disciplinarios (y deascender, en un contexto en el cual se otra índole) que eran un asuntoponderaban la antigüedad y/o el interno del Ejército. Sin embargo ymérito, pero donde, al fin y al cabo, la pese a todo, los militares no dejarondecisión final era inspirada por5 Ibid, pp 802 – 810.6 Ibid, pág. 810. 7 Ibid, pp. 813 – 815. 12
  13. 13. de pensar que la tarea de gobernar al héroes como batallas. También habríapaís correspondía a los civiles.8 que considerar la tortuosa historia de los límites y fronteras de Chile, por loEn este contexto, tuvieron lugar las cual durante las fiestas no se podíacelebraciones del Centenario chileno. dejar de mostrar el poder bélico delEllas se concentraron en Santiago y país. Además, lo militar llevabafueron planificadas por la elite social consigo todo un protocolo que estabay política, y para ella misma, con el acorde con el tono que la elite queríafin de exhibirse ante el país y, sobre dar a las celebraciones. La visita deltodo, ante los delegados extranjeros. Colegio Militar argentino podíaLas fiestas fueron presididas por el considerarse como un homenaje a laVicepresidente Emiliano Figueroa colaboración que sostuvieronLarraín, quien era la persona ideal Bernardo O’Higgins y José de Sanpara ese cometido, lo cual entusiasmó Martín en favor de la emancipaciónaun más a la población de Santiago y americana. Se vio la llegada de estela hizo presenciar con mayor instituto militar argentino al paísexpectación los eventos que se fueron como el comienzo de las fiestassucediendo, especialmente aquellos centenarias, mientras que estasen los cuales estuvo presente el últimas fueron consideradas comomundo militar.9 Algunos autores una ocasión de demostración dellegan a considerar a la elite de afecto de parte de Chile hacia todosSantiago como el centro de gravedad los países que enviaron delegacionesde las festividades centenarias, de para las celebraciones, en especialforma que todos los eventos, de para Argentina. La Guerra delalguna u otra forma, estaban Pacífico había ido constituyéndoserelacionados con ella y con sus cada vez más como un referenteintegrantes.10 nacional, lo cual hizo surgir cierto militarismo; sin embargo, durante lasSin embargo, durante las fiestas llamó fiestas no se hizo mayor alusión a lasmucho la atención la gran presencia personas de los sectores socialesmilitar, tanto chilena como argentina. populares que participaron en dichoUn autor sostiene que ello podría conflicto (el “roto chileno”) y quedeberse a que la independencia se permitieron ganarlo; ello habría dadologró finalmente con el uso de las a las fiestas un sentido más integradorarmas, lo cual implicó el surgimiento (pero esto no estaba contemplado ende efemérides que comprendían tanto el programa oficial).118 Ibid, pp 816 – 823.9 Leopoldo Castedo, Chile: Vida y muerte dela República Parlamentaria. Santiago,Editorial Sudamericana, 1999, página 155.10 Sofía Correa Sutil; Consuelo FigueroaGaravagno; Alfredo Jocelyn–Holt Letelier;Claudio Rolle Cruz; y Manuel Vicuña 11 Bárbara Silva A., Identidad y nación entreUrrutia; Historia del Siglo XX chileno. dos siglos. Patria Vieja, Centenario yBalance Paradojal. Santiago, Editorial Bicentenario. Santiago de Chile, PrimeraSudamericana, 2001, página 43. edición, LOM, 2008, pp. 90 y 91. 13
  14. 14. 2.3. Desarrollo cronológico de banda del regimiento Mirafloreslas celebraciones. debía ir a la sede municipal para amenizar un torneo de esgrima. 2.3.1. Los días previos a lascelebraciones. El día 14, la misma banda anterior debía estar presente en el municipio 2.3.1.1. Día 9 de septiembre. con la misma finalidad y a la misma hora, en tanto que a las cuatro yPara las fiestas del Centenario media de la tarde, la banda delnacional en Santiago, el alto mando regimiento Lautaro debía presentarsehabía confeccionado un detallado en la Escuela Militar para amenizarprograma que salió publicado en los una recepción que dicho institutoprincipales periódicos de la capital. militar iba a ofrecer al Colegio Militar argentino.El día 12 de septiembre en la mañana,debía asistir una comisión militar El día 15 de septiembre, a las nueve yacompañada de las bandas de los media de la mañana, debíanregimientos Tacna y Pudeto a recibir presentarse las bandas de losal Colegio Militar Argentino. regimientos Tacna, Chacabuco y Lanceros en el monumento deEl día 13 de diciembre, a las ocho y Bernardo O’Higgins, para acompañarmedia de la mañana, debían una misa de campaña y la ceremoniaembarcarse en la Estación Central los de entrega de banderas y estandartes aestandartes de los regimientos que las escuelas públicas de Santiago. Aestaban acantonados en la capital, los las once de la mañana, una comisiónque debían ser llevados por un oficial, de oficiales debía asistir a la Estacióndos sargentos de escolta y dos Central para recibir a las delegacionesescuadras de ocho hombres cada una; de las armadas extranjeras. A la una ya ello había de agregarse la banda de media de la tarde, la banda delmúsicos del regimiento Chacabuco y regimiento Lautaro debía situarse enuna comisión de oficiales compuesta la Plaza de la Independencia, parapor tres oficiales de cada uno de los acompañar un desfile de la coloniacuerpos mencionados; toda esta alemana. También y a la misma hora,delegación debía asistir a la las bandas de los regimientos Tacna yceremonia de inauguración de una Chillán debían estar al pie delcolumna conmemorativa de la batalla monumento de Bernardo O’Higgins,de Maipú. A las 10 de la mañana para desde allí dirigirse al Clubdebía estar formado en la Plaza Brasil Hípico, donde tendría lugar la revistaun regimiento de cada arma, para de gimnasia, en la cual participaríansolemnizar el acto de inauguración de la Escuela Militar y la Escuela dela estatua de Camilo Henríquez; Suboficiales (dicha revista setambién debía estar presente la banda realizaría a las ocho de la noche). Pordel regimiento Lautaro, que debía último, a las ocho y media de laacompañar el coro de las escuelas noche, las bandas de los regimientospúblicas. A las tres de la tarde, la Maipo y Yungay debían presentarse 14
  15. 15. en el Parque Forestal, para amenizar esto tenía relación con la llegada de laun evento de fuegos artificiales.12 comitiva del Presidente argentino a la capital. Al mediodía, los generales yEl día 16 de septiembre, a las ocho de jefes del Ejército tenían que asistir ala mañana, la banda del regimiento la Moneda para ser presentados aCazadores debía presentarse frente al dicho mandatario. Finalmente, a lasedificio de la Embajada de México, nueve de la noche, las bandas de lospara ejecutar una diana y el himno regimientos Tacna, Yungay y Chillánnacional mexicano, con motivo del debían acudir a la Plaza de laaniversario de la independencia de Independencia, para participar en eldicho país. Lo mismo debía efectuar paseo con antorchas organizado porla banda del regimiento Maturana la colonia alemana.frente a la residencia del Ministro deMéxico. A las once de la mañana El día 17 de septiembre, a las diez dedebían encontrarse formadas la la mañana, debía estar formado unSegunda, Tercera y Cuarta divisiones regimiento de cada arma en laen la calzada sur de la Alameda y por Alameda, para solemnizar laorden numérico, estando apoyado el colocación de la primera piedra delflanco derecho de la Segunda monumento al Ministro José IgnacioDivisión en la Plaza Argentina y Zenteno. A las dos de la tardeextendiéndose dicha formación hasta también debían estar formados unla calle de Morandé; en tanto, desde regimiento de cada arma en el ParqueMoneda con Morandé y hasta Forestal, para la inauguración delCatedral, debían formar la Escuela Museo de Bellas Artes; a las tres de laMilitar, la Escuela Naval, la Escuela tarde, las mismas tropas debíande Ingenieros y la Escuela de realizar los honores militaresSuboficiales, mientras que el Colegio correspondientes para la inauguraciónMilitar argentino debía ubicarse cerca del monumento donado por la coloniade la casa que serviría de residencia francesa; también debía agregárselesal Presidente de Argentina. El la banda del Regimiento Lautaro, queregimiento Coraceros y el Escuadrón debía acompañar al coro de lasGranaderos a Caballo del General escuelas públicas. A las siete de laSan Martín debían componer la tarde, todas las bandas de los cuerposescolta de dicho mandatario. Por otro debían acudir a la Escuela Militarlado, dos baterías del regimiento para participar en un desfile conChorrillos debían hacer salvas de antorchas; para este último cometido,veintiún cañonazos cuando el tren los regimientos Tacna, Generalpresidencial llegara a la estación de Maturana y Buin debían aportar conYungay y a la Estación Central. doscientos soldados cada uno; elEntonces la escolta presidencial debía regimiento Lanceros debía contribuirdesfilar, luego de lo cual las tropas con cien hombres, los regimientosdebían regresar a sus cuarteles. Todo Coraceros y Yungay con cincuenta12 “Orden de la Comandancia General deArmas”, en El Diario Ilustrado, Santiago deChile, 12 de septiembre de 1910, pág. 4. 15
  16. 16. hombres cada uno, y el regimiento Metropolitana. A este acto también seMaipo con veinte hombres.13 invitaba a los generales, jefes y oficiales retirados.14 Para efectuar losEl día 18 de septiembre, a las ocho de honores militares correspondientes,la mañana, debían juntarse ciertas debían encontrarse formados eltropas que conformarían el Ejército Colegio Militar argentino, elPatriota que debía entrar a la capital, regimiento Buin, y la 4ª y 5ª Quintarepresentando a los vencedores de la brigadas de infantería. El trayecto quebatalla de Maipú. La Escuela Militar seguirían los mandatarios sería pordebía aportar con un batallón de calles Moneda, Morandé y Catedralinfantería de doscientos cadetes; la y, de regreso, por calles Ahumada yEscuela de Suboficiales debía enviar Moneda. Para la ida, las tropas debíanun batallón de infantería de ubicarse según un gráfico yadoscientos hombres, una batería de establecido, mientras que para laartillería de setenta y cinco hombres, vuelta debían esperar órdenes dely un escuadrón de caballería también comando. Las fuerzas seríande setenta y cinco hombres; por mandadas por el general Sofanorúltimo, el regimiento Cazadores debía Parra. Por su parte, el Ejércitomandar dos escuadrones con la patriota debía formar en la plaza de lamisma cantidad de hombres cada uno, Independencia, y servir de escolta alademás de doce clarines. A las diez Vicepresidente y su comitiva. A lasde la mañana, debían estar formados cuatro de la tarde, todas las bandas deun cuerpo de cada arma frente al los cuerpos debían acudir al CerroParque Cousiño, para solemnizar la Santa Lucía, donde tendría lugar elceremonia de instalación de la Garden Party ofrecido por elprimera piedra al Monumento a la municipio capitalino; en el momentoIndependencia; al mismo tiempo, una de la llegada de los mandatarios,batería del regimiento general debían ejecutar los himnos chileno yMaturana debía hacer una salva de argentino, y los de todas las nacionesveintiún cañonazos en el Cerro de que tuvieran delegados presentes enSanta Lucía; para este acto se nombró las fiestas centenarias; el comando deuna comisión militar. A la misma la Segunda División invitaríahora y al mismo lugar debía también especialmente al Colegio Militaracudir la banda del regimiento argentino y al escuadrón delTucapel para que acompañara el coro regimiento Granaderos del Generalde las escuelas públicas. A la una de San Martín.15la tarde, los generales, jefes yoficiales francos de la guarnición 14 “Programa Militar para los días deldebían ir al palacio de La Moneda, Centenario,” en El Ferrocarril, Santiago depara acompañar al Vicepresidente de Chile, domingo 11 de septiembre de 1910,la República al Te Deum que se pág. 2. Ver también en “Programa Militar,” en El Ferrocarril, Santiago de Chile, viernesrealizaría en la Catedral 16 de septiembre de 1910, pág. 2. 15 “El programa militar,” en El Mercurio,13 “Programa militar. Septiembre 17,” en El Santiago de Chile, domingo 11 de septiembreFerrocarril, Santiago de Chile, sábado 17 de de 1910, pág. 17.Ver también “Disposicionesseptiembre de 1910, pág. 2. de la Comandancia de Armas,” en El 16
  17. 17. Para preparar a los militares en capital con ocasión de lascuanto a su participación en estas celebraciones del Centenariofestividades, se promulgó la Ley visitaron la Escuela Militar, siendoNº2.357, que autorizó al Presidente guiados por el segundo comandantede la República para pagar un sueldo de dicho establecimiento, capitána los oficiales de reserva que fueran Luis Merino.18 Durante este mismollamados al servicio para las fiestas día, el Comandante General de Armascentenarias. Dicho sueldo debía ser de Santiago pasó a saludar a losigual al que gozaban entonces los embajadores que en ese momento yaoficiales en servicio activo y debía se encontraban en la capitaldeducirse del presupuesto de Guerra acompañados de ciertos jefesvigente.16 Por otro lado, la Ley militares.19 Finalmente, en la nocheNº2.407 (promulgada en el Diario se ofreció en el Club Militar una cenaOficial Nº 9.790, de 10 de septiembre en honor de la delegación de México,de 1910) autorizó el gasto de un compuesta por un Ministro en misiónmillón setecientos veintiséis mil especial, el general Legorreta y unpesos, destinados a sufragar los mayor. El banquete fue ofrecido porgastos del llamado de reservistas para el mayor Ortiz Wormald, quien selas celebraciones del Centenario.17 desempeñaba como ayudante delDurante el día 9 de septiembre, los mencionado general. Una orquestaciudadanos japoneses que visitaban la amenizó dicha manifestación.20Mercurio, miércoles 14 de septiembre de 2.3.1.2. Día 10 de septiembre.1910, pág. 16. Ver también “Programamilitar de hoy,” en El Ferrocarril, Santiago El día sábado 10 de septiembrede Chile, martes 13 de septiembre de 1910, comenzaron las recepciones a lospág. 2. Ver también “Programa militar,” enEl Ferrocarril, Santiago de Chile, miércoles embajadores extranjeros de parte del14 de septiembre de 1910, pág. 2, tercera Vicepresidente de la República. Paracolumna. Ver también “Programa militar. Día ello, la Comandancia General de16 de septiembre,” en El Ferrocarril, Armas de Santiago emitió una ordenSantiago de Chile, viernes 16 de septiembre para la rendición de honores militaresde 1910, pág. 2. Ver también “Orden de laComandancia de Armas,” en El Diario durante dichas ceremonias. El mismoIlustrado, Santiago de Chile, martes 12 de día sábado y a las diez y media de laseptiembre de 1910, pág. 4, quinta y sexta mañana debía estar formado elcolumnas. Ver también “El programa regimiento Buin en la plazoleta de lamilitar,” en El Sur, Concepción, lunes 12 de Moneda, para rendir honores en laseptiembre de 1910, pp 2 y 3. También en“Disposiciones militares,” en El Sur, llegada y después en la partida de losConcepción, jueves 15 de septiembre de1910, pág. 2 (4ª, 5ª y 6ª columnas). 18 “Visita a la Escuela Militar,” en El16 Contenido en Boletín de las Leyes y Mercurio, Santiago de Chile, sábado 10 deDecretos del Gobierno. Libro LXXIX. septiembre de 1910, pág. 14, 3ª columna.Agosto de 1910, Santiago de Chile, Imprenta 19 “Saludo a los Embajadores,” en ElNacional, 1910, pp. 779 y 780. Mercurio, Santiago de Chile, sábado 10 de17 Contenido en Boletín de las Leyes y septiembre de 1910, pág. 14, 3ª columna.Decretos del Gobierno. Libro LXXIX. 20 “En el Club Militar,” en El Mercurio,Septiembre de 1910, Santiago de Chile, Santiago de Chile, sábado 10 de septiembreImprenta Nacional, 1910, pp. 950 y 951. de 1910, página 14, segunda columna. 17
  18. 18. carruajes que transportarían al En efecto, el día 10 de septiembre enEmbajador de Italia; el mismo cuerpo la mañana, se efectuó la recepción deldebía rendir los mismos honores al embajador italiano, señor Borsarelli.Embajador de Estados Unidos a la Poco antes de las once visitaron aluna y media de la tarde; por último, Embajador el Subsecretario dedebía repetir dichos honores al Relaciones Exteriores, el introductorEmbajador de Alemania a las dos y de embajadores y un edecán delmedia de la tarde. El día lunes 12, le Vicepresidente. Un escuadrón deltocaría al regimiento Pudeto formar regimiento Coraceros sirvió deen la plaza de la Moneda, para rendir escolta al carruaje en que iban estoshonores al Embajador de Japón. Y el funcionarios. En el palacio de lamartes 13, el regimiento Lautaro Moneda, dicho embajador fuedebía rendir tales honores al recibido por el Ministro deEmbajador de Francia. También se Relaciones Exteriores, por el jefe dedispuso que durante esos días y horas la sección diplomática, por un edecánindicados debía hallarse en el palacio y uno de los oficiales del despachode La Moneda un escuadrón del del Vicepresidente; finalmente fueregimiento Coraceros del General recibido por el mismo Mandatario. SePrieto, para servir de escolta a los cambiaron los saludos de estilo y elcarruajes del gobierno en sus viajes embajador italiano entregó alde ida y regreso hacia y desde las Vicepresidente chileno una carta delembajadas.21 rey de Italia. Luego vinieron los discursos de ambas partes y cuandoTambién la autoridad dispuso acerca este diplomático abandonó Lade la escolta que acompañaría a los Moneda, fue despedido con loscarruajes de gobierno en su ida y mismos honores militares rendidos aregreso, hacia y desde las residencias su llegada. A las dos de la tarde delde las embajadas extranjeras. En el mismo día tuvo lugar la recepción deldía lunes 12 de septiembre y a las Embajador norteamericano.diez y media de la mañana, tal misión Acudieron a buscarlo el mismocorrespondería a un escuadrón del subsecretario, el mismo introductor yregimiento Coraceros del General el edecán de servicio; de vuelta y conBaquedano; y al día siguiente le el embajador fueron escoltados portocaría su turno a un escuadrón del un escuadrón del Regimiento Escolta.regimiento Lanceros del General Una vez terminada la ceremonia en elCruz.22 palacio de La Moneda, dicho embajador fue despedido con los21 “Recepción de Embajadores. — Honores mismos honores militares que se lemilitares. — Orden de la Comandancia”, en hicieron a su llegada. Finalmente,El Mercurio, Santiago de Chile, sábado 10 de cerca de las tres de la tarde salieronseptiembre de 1910, pág. 14, primera nuevamente los carruajes de gobiernocolumna. Ver también “Recepción deembajadores. Disposiciones militares,” ElSur, Concepción, domingo 11 de septiembre septiembre de 1910, pág. 17, cuarta columna.de 1910, pág. 2, sexta columna. Ver también, “Recepción de Embajada,” en22 “Honores a los embajadores,” en El El Ferrocarril, Santiago de Chile, domingo 11Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 de de septiembre de 1910, pág. 2. 18
  19. 19. hacia la residencia del embajador Caracoles, donde tendría lugar laalemán. A la llegada de éste a La ceremonia de recibimiento. En tantoMoneda, se le rindieron los honores en la capital, el edificio de la Escuelade parte del regimiento Buin. El resto Militar había sido arreglado paradel ceremonial fue como de acoger al Colegio Militar argentino.costumbre.23 En este instituto se hospedarían las dos compañías de infantería, elTambién, el mismo día 10 de escuadrón de caballería y la batería deseptiembre partió desde Buenos Aires artillería que componían el Colegioel Colegio Militar en dos convoyes. Militar. El patio de la escuela fueIban veintidós oficiales y trescientos adornado con trofeos, banderas ycadetes, además de una banda de otros ornamentos. El Colegio Militarmúsicos, piezas de artillería, caballos traía una dotación de trescientosy hombres de tropa para el servicio. cadetes y su oficialidad y personal deTambién partió con ellos un capellán administración era el siguiente:25del Ejército argentino, quien llevabauna placa dedicada a Paula “Director, el coronel señorJaraquemada, ofrecida por el Estado Cornelio Gutiérrez.argentino.24 Por su parte, a las seis de Mayor, señor Martín López.la tarde de este día había partido Capitanes, señores: Eduardohacia Los Andes la delegación de la Weiss, Carlos Funes, José Páez,Escuela Militar que debía recibir en la Ricardo Quiroga y Miguel A.cumbre al Colegio Militar argentino y Sánchez.que también debía acompañarlo hasta Tenientes 1os., señores: CarlosSantiago. Esta delegación estaba Albarracín, Ramón Espíndola,conformada por el comandante de Raúl Montes Ruiz, Carlos A.dicho instituto, señor Schönmeyr, por Gómez, Pedro Ramírez Suárez,un teniente, por el estandarte de la Pedro Rocco y Martín Gras.Escuela y su escolta y por dieciocho Cirujano, señor Benjamínalféreces. Los dos establecimientos Martínez; farmacéutico, señormilitares debían encontrarse en Manuel Aguilera; veterinario, señor Jorge H. Marenco;23 “Tres embajadores presentan sus oficial civil administración,credenciales. — De Italia, de Estados Unidos señor Alberto Kurel; maestro dey de Alemania. — Detalles de estas gimnasia, señor Giovanniniceremonias. — Honores militares. — Lucullu; director banda, señorDiscursos cambiados”, en El Mercurio,Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre Pisano Oberdank; capellán,de 1910, pág. 16, primera, segunda y tercera señor _____[ilegible] C. 26columnas. Ver también “Los Embajadores de Isella.”Alemania y Estados Unidos. Su recepción enla Moneda. Los discursos”, en El Sur,Concepción, pp. 2 y 3. Ver también “El 25 “El Colegio Militar argentino,” en ElEmbajador de Italia. Presentación de sus Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 decredenciales,” en El Sur, Concepción, pág. 3 septiembre de 1910, pág. 17, 1ª columna.24 Ver también, “Fuerzas argentinas en viaje 26 “El Colegio Militar argentino,” en Ela Chile,” en La Unión, Valparaíso, pág. 6, Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 detercera y cuarta columnas. septiembre de 1910, pág. 17, 1ª columna. 19
  20. 20. En cuanto a la comitiva del presidente Ministerio de Guerra, destinados a laargentino, en ella figuraban también alimentación del personal a contrata yvarios militares. Dentro de la sección de los conscriptos, y para lamisma que acompañaba a dicho conservación y reparación delmandatario estaban el coronel Ramón amoblado de las oficinas militares yJ. Olmos, quien era el secretario cuerpos del Ejército.29militar y privado; también estaba elcoronel Carlos J. Martínez, jefe de la Por último, a las siete y media de laescolta presidencial; como edecanes tarde, tendría lugar una cena que else hallaban los tenientes coroneles personal de Administración Militar deSalvador Martínez Urquiza, Eduardo Santiago daría a sus colegas de lasReybaud y Rafael de Oliveira César. guarniciones de las provincias queEl Presidente era acompañado por entonces se hallaban en la capital.30ciertos ministros, entre los cuales En la mesa, adornada artísticamente,figuraba el de la cartera de Guerra, tomaron lugar los intendentesgeneral Eduardo Racedo, a quien lo militares Luis González, Gerardoacompañaba su ayudante de campo, Rodríguez y Alfredo García, al igualteniente coronel Nabor Córdova. En que el subintendente Luis Pellegrine.cuanto a la sección militar misma, También se sentaron dos contadoresella estuvo compuesta por el general mayores, dieciocho contadoresde División Saturnino García; por los primeros, un contador segundo, seiscoroneles Ramón Ruiz, Carlos H. contadores terceros, y losCigorraga, Isaac de Oliveira César, comandantes Germán Ostornol yTomás Vallée y José F. Uriburu; por Manuel A. Délano. Tambiénlos tenientes coroneles Martín participaron un ex contador mayor yRodríguez, Ricardo Pereira Rosas y un corresponsal de uno de los diariosGuillermo Torres; y por el mayor capitalinos. La ocasión fue ofrecidaÁlvaro G. Pinto.27 por el intendente militar, señor Luis González y varios asistentes tomaronEn cuanto a los actos en la capital, el la palabra.31día 10 de septiembre en la mañanahabían tenido lugar los ejercicios 2.3.1.3. Día 11 de septiembre.preparatorios del escalón decaballería en la elipse del Parque Para el día 11 de septiembre debíaCousiño. Estos trabajos fueron terminar el luto en el Ejército por eldirigidos por el general Sofanor fallecimiento del Vicepresidente ElíasParra.28 También, en este mismo día Fernández Albano. También durantese promulgó una ley que concedíasuplementos al presupuesto del 29 “Militares y Navales,” en El Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre de 1910, pág. 18, sexta columna.27 “Comitiva oficial argentina,” en El 30 “En el Club Militar,” en El Mercurio,Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 de Santiago de Chile, sábado 10 de septiembreseptiembre de 1910, pág. 17, 1ª columna. de 1910, pág. 5, segunda columna.28 “Militares y Navales,” en El Mercurio, 31 “En el Club Militar,” en El Mercurio,Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre Santiago de Chile, domingo 11 de septiembrede 1910, pág. 18, sexta columna. de 1910, pág. 14, primera columna. 20
  21. 21. el mismo día debían tener lugar las Primaria.34 Más tarde se dispuso queeliminatorias de militares y civiles la banda del regimiento Lautaro fuerapara el Concurso Hípico, en la reemplazada por la del regimientoEscuela de Caballería.32 Tacna en la misión que se le había encomendado.35En cuanto a las órdenes dispuestaspara las tropas militares, se emitió Por su parte, la autoridad política diouna relativa a los ensayos de las curso a un decreto que promulgababandas militares que debían participar una ley que autorizaba, por el períodoen los eventos del Centenario. Se de treinta días, la llegada al territoriodispuso que la banda del regimiento nacional de las fuerzas militares yTacna debía encontrarse a las ocho y navales extranjeras que participaríanmedia de la mañana del día 11 de en las fiestas del Centenario.36septiembre en la Escuela Superior deNiñas Nº19, con el fin de ensayar con El día 11 de septiembre se informabalos coros de las escuelas públicas; por en la prensa que la comisión militarotro lado, para el día 12 de nombrada para ocuparse delseptiembre, debían acudir todas las monumento que se levantaría en elbandas de la guarnición a la Escuela campo de batalla de Maipú habíaMilitar, para ensayar las piezas que se finalizado el estudio de la inscripcióntocarían en el gran festival.33 En el que se colocaría en conmemoracióncaso específico de los ensayos con los del mencionado hecho de armas. Secoros de las escuelas públicas, la había aprobado la fórmula propuestasuperioridad militar había ordenado por el intendente militar, señor Rivasen un principio que la banda de Vicuña, que decía: “A los guerrerosmúsicos del regimiento Lautaro debía de Maipú,” cuyo sentido erapresentarse en la Escuela Pública conmemorar tanto a los soldadosNº19 a las ocho y media de la patriotas como a los españoles quemañana, mientras que la del perecieron en dicho campo de batalla.regimiento Chacabuco debía hacer lo Se esperaba que esto fuera unamismo en la Escuela Superior Nº23; muestra de la cultura del país y unala banda del regimiento Maturana deferencia hacia la Madre Patria.37debía cumplir igualmente en otro dedichos establecimientos y, por último, 34 “Los coros de las escuelas. —la banda del regimiento Buin debía Cooperación de bandas militares,” en Elhallarse en la Escuela Normal de Mercurio, Santiago de Chile, sábado 10 de septiembre de 1910, pág. 14, 3ª columna.Preceptoras Nº2. Todas estas bandas 35 “Militares y Navales,” en El Mercurio,debían ponerse a las órdenes de la Santiago de Chile, domingo 11 de septiembreInspección General de Instrucción de 1910, página 18, sexta columna. Ver también “Los coros escolares,” en El Sur, Concepción, domingo 11 de septiembre de32 “Ejército y Marina,” en El Ferrocarril, 1910, pág. 2 (sexta y séptima columnas).Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre 36 “Militares y Navales,” en El Mercurio,de 1910, pág 2. Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre33 “Ejército y Marina,” en El Ferrocarril, de 1910, pág. 18, sexta columna.Santiago de Chile, domingo 11 de septiembre 37 “El monumento de Maipú,” en Elde 1910, pág. 2. Mercurio, Santiago de Chile, domingo 11 de 21
  22. 22. También, la prensa santiaguina Durante este día 11 de septiembre seinformaba que los vecinos de la habían llevado a cabo lasavenida Ejército Libertador estaban eliminatorias para los concursosorganizando un corso en homenaje al hípicos del Centenario. Ellas seColegio Militar argentino, que se efectuaron en uno de los picaderos derealizaría la noche del día 23 de la Escuela de Caballería, donde losseptiembre. A partir de las nueve de participantes, civiles y militares,la noche y hasta las doce, sólo debieron sortear un tronco de unpodrían acceder a dicha avenida metro, una vara de un metro y veintecarruajes particulares y personas a centímetros, y una escalinata romanapie. Se premiaría a los carros compuesta de tres vallasalegóricos mejor adornados y se consecutivas. Todos los jinetes secontemplaba que varias bandas mostraron muy diestros en susmilitares de la guarnición se cabalgaduras y frente a una grandistribuirían en esa vía para amenizar concurrencia.40la velada.38 En la tarde de este mismo día, sePor último, los diarios anunciaron que realizó una celebración en el Clubcon motivo de las celebraciones del Militar, con motivo de un obsequioCentenario, el gobierno había hecho que la delegación militar alemanaacuñar en Europa diez mil medallas hacía al Ejército de Chile. Sede plata y cobre, las que iban a ser reunieron todos los jefes y oficialesrepartidas entre la tropa del Ejército de la guarnición, y el delegado señorel día de la instalación de la primera von Below entregó el presente quepiedra del arco de triunfo dedicado al consistió en una estatua delEjército y a la Armada. Cada medalla emperador alemán Guillermo I; dioera una reproducción de una moneda una alocución que fue contestada pordel año 1810, la cual iría prendida el general Pinto Concha, presidentecon una cinta con los colores patrios del Club Militar, quien agradeció elde la época. Los soldados del Ejército obsequio. A continuación se ofreciódesfilarían con esta medalla en la una copa de champaña a losRevista Militar del día 19 de delegados.41septiembre.39 medallas militares,” en El Sur, Concepción,septiembre de 1910, página 3, sexta columna. lunes 12 de septiembre de 1910, pág. 3.Ver también “El monumento de Maipú. 40 “Concurso Hípico eliminatorio,” en ElInscripción que llevará,” en El Sur, Mercurio, Santiago de Chile, lunes 12 deConcepción, lunes 12 de septiembre de 1910, septiembre de 1910, pág. 13. Ver tambiénpág. 2 (segunda columna). “Concurso Hípico. La Eliminación,” en El38 “En honor del Colegio Militar argentino,” Ferrocarril, Santiago de Chile, domingo 11en El Mercurio, Santiago de Chile, domingo de septiembre de 1910, pág. 2.11 de septiembre de 1910, pág. 9. 41 “Fiestas en el Club Militar. La delegación39 “Medalla conmemorativa. — Obsequio a militar alemana entrega al Club unlos soldados del Ejército. — Simpática idea,” obsequio,” en El Mercurio, Santiago deen El Mercurio, Santiago de Chile, domingo Chile, lunes 12 de septiembre de 1910, pág.11 de septiembre de 1910, pág. 17, cuarta 13. Ver también “En el Club Militar.columna. Ver también “Acuñación de Obsequio de la delegación alemana,” en El 22
  23. 23. Fuera de la capital, la ciudad de Los Los cadetes descendieron del tren y elAndes ya estaba preparada para comandante Schönmeyr les dio larecibir al Colegio Militar argentino, bienvenida con un pequeño discurso,para lo cual la urbe se hallaba en el cual recordó el esfuerzo hechoembanderada y adornada con los hacía ya un siglo de parte decolores argentino y chileno; en las argentinos y chilenos, para darcalles se levantaron varios arcos que libertad a Chile:44llevaban inscripciones alusivas aArgentina y Chile. Se esperaba que el “Bajad de estas grandiosasColegio Militar argentino y la soledades a las risueñasdelegación enviada por la Escuela campiñas del Aconcagua y a lasMilitar chilena para recibirlo en el florecientes ciudades de Chile ypunto de Caracoles, llegaran a la contemplad el fruto de la siembraciudad a las cinco de la tarde. En hecha hace un siglo y regada concuanto al regimiento de Granaderos la fertilizante sangre de chilenosdel General San Martín, se hallaba y argentinos. Encontraréis unalojado en el cuartel de Carabineros pueblo que es vuestra familia, unade dicha ciudad, y había recibido ciudad que es vuestro hogar y unamuchas manifestaciones de afecto de Nación que rememora en estosparte de la población; sin embargo, momentos la gran epopeyadebido a una equivocación respecto al chileno-argentina, deseando deanuncio de su hora de llegada, nadie todo corazón demostrarhabía ido a recibirlo a la estación de palpablemente su simpatía másLos Andes. En la mañana del mismo decidida, su sincero afecto y sudía 11, el capellán de dicho reconocimiento imborrable haciaregimiento había celebrado una misa los descendientes de aquellosde campaña en la plaza principal de héroes que fueron los lealesesa ciudad, a la cual había asistido compañeros de armas de nuestrosmucha gente.42 padres de la Patria.” 45A las dos de la tarde de este día,llegaba al punto de Caracoles el tren de fuerzas militares y navales extranjeras, porque traía al Colegio Militar argentino, un período de treinta días, con el fin de quey donde se encontraba formada la participaran en las fiestas centenarias. Ver endelegación de la Escuela Militar.43 Boletín de las Leyes y Decretos del Gobierno. Libro LXXIX. Septiembre de 1910, Santiago de Chile, Imprenta Nacional,Sur, Concepción, martes 13 de septiembre de 1910, pág. 942.1910, pág. 2 (primera y segunda columnas). 44 “La Escuela Militar Argentina En42 “En Los Andes a recibir el Colegio Militar Caracoles. Bienvenida del comandanteargentino”, en El Mercurio, Santiago de Schonmeyr. Llegada a Los Andes. RecepciónChile, lunes 12 de septiembre de 1910, pág. en el Hotel Sudamericano.” en El Mercurio,13. Ver también “Los Granaderos de San Santiago de Chile, lunes 12 de septiembre deMartín”, en El Mercurio, Santiago de Chile, 1910, pág. 13.lunes 12 de septiembre de 1910, pág. 13. 45 “La Escuela Militar Argentina En43 La Ley Nº2.404 (promulgada en el Diario Caracoles. Bienvenida del comandanteOficial Nº9.793, del 14 de septiembre de Schonmeyr. Llegada a Los Andes. Recepción1910), permitió la entrada a territorio chileno en el Hotel Sudamericano,” en El Mercurio, 23
  24. 24. Contestó el coronel Gutiérrez con una militares ejecutaron una marchaalocución en la cual expresó sus combinada, mientras la concurrenciaagradecimientos por la bienvenida. aplaudía a los recién llegados.Una banda ejecutó los himnos de Entonces el gobernador del pueblo,ambos países y a continuación se Alberto Basterrica, se dirigió a losemprendió el viaje rumbo a Los visitantes en un conceptuosoAndes. Esta ciudad ofrecería una discurso, el que fue contestado en unarecepción en el Hotel Sudamericano, brillante improvisación por el coronelque incluiría un baile. Los niños y Gutiérrez, quien hizo unniñas de los colegios de la ciudad reconocimiento hacia el pueblo decantarían himnos de bienvenida en el Los Andes. El coro de las escuelas,patio del hotel. Por su parte, los acompañado del orfeón municipal,cadetes argentinos se alojarían en una entonó el himno argentino y, ade las escuelas de la población.46 continuación, los cadetes entraron alCabe decir también que la banda del recinto del hall y se sirvieron el buffetregimiento Yungay solemnizó el que les había sido preparado. Laencuentro entre ambos institutos recepción terminó en los salones delmilitares en las cumbres de la edificio municipal. Los jóvenescordillera.47 alojaron tanto en el Hotel Sudamericano como en la EscuelaEl convoy llegó al anochecer a la Modelo.48ciudad y a ambos lados de la líneaférrea formaron el Cuerpo deBomberos y las sociedades obreras deLos Andes. Las autoridades esperaronen el Hotel Sudamericano, hastadonde avanzó el tren. Primerodescendió la delegación chilena, lacual esperó formada hasta quesubieran al hall los oficiales del 48 “En los Andes,” en El Mercurio, SantiagoColegio Militar argentino. Las bandas de Chile, 13 de septiembre de 1910, pág. 14. Ver también, “El Colegio Militar argentino,” en La Unión, Valparaíso, 12 de septiembre deSantiago de Chile, lunes 12 de septiembre de 1910, pág. 4, cuarta columna. Ver también,1910, pág. 13. “La llegada del Colegio Militar argentino y46 “La Escuela Militar Argentina En del Escuadrón de Granaderos. Su llegada aCaracoles. Bienvenida del comandante Santiago. Delirantes ovaciones del público,”Schonmeyr. Llegada a Los Andes. Recepción en La Unión, Valparaíso, 13 de septiembre deen el Hotel Sudamericano.” en El Mercurio, 1910, pp. 5 y 6. Ver “El Colegio MilitarSantiago de Chile, lunes 12 de septiembre de argentino. Su recepción en Los Andes y1910, pág. 13. Santiago”, en El Sur, Concepción, 12 de47 “El Colegio Militar argentino. Su llegada. septiembre de 1910, pág. 2 (tercera y cuartaLa ceremonia en la cordillera,” en El columnas). Ver también “Los cadetesMercurio, Santiago de Chile, martes 13 de argentinos en Los Andes. Brillanteseptiembre de 1910, pág. 14. Ver también recepción,” en El Sur, Concepción, 12 de“Los cadetes argentinos en Caracoles. El septiembre de 1910, pág. 3. Ver también “Eldiscurso del comandante Schönmeyr,” en El Colegio Militar argentino. La recepción enSur, Concepción, martes 13 de septiembre de Los Andes,” en El Sur, Concepción, 14 de1910, pág. 2 (segunda y tercera columnas). septiembre de 1910, pág. 2. 24
  25. 25. 2.3.2. Los días de las Junto con la Escuela Militar, tambiéncelebraciones. debían encontrarse en la Estación Central las bandas de los regimientos 2.3.2.1. Día 12 de septiembre. Tacna y Pudeto, y una comisión militar nombrada especialmente paraEl día 12 de septiembre fue el primer este efecto.50día de las celebraciones oficiales,según el programa elaborado por la Una orden de la Comandanciacomisión oficial de las fiestas del General de Armas reglamentó elCentenario. En este día, llegaría el uniforme que debían llevar losColegio Militar argentino a las once militares chilenos para los distintosde la mañana a la Estación Central, actos oficiales. La tenida de etiquetaacompañado de la delegación que la debía utilizarse para: la función deEscuela Militar había enviado para gala que se haría en el Teatrorecibirlo en la localidad de Caracoles; Municipal el día 12 de septiembre enel resto de la Escuela Militar se honor de las delegaciones extranjeras;encontraría en la misma estación de en el torneo de esgrima en la sedeferrocarriles, donde varias comisiones municipal y en el té ofrecido pormilitares darían la bienvenida al dicho organismo durante los días 13 ycomandante Gutiérrez, jefe del 14 de septiembre; en la función deColegio Militar. En cuanto al gala en el Teatro Municipal del día 15escuadrón del regimiento Granaderos de septiembre en honor de losdel General San Martín, debía llegar a marinos extranjeros; y en el banquetela capital a las nueve de la mañana ofrecido por el Club Militar a lasdel mismo día 12 de septiembre, delegaciones militares y navalesprocedente desde Los Andes. A extranjeras en la galería de Sancontinuación se tenía programado un Carlos, el día 16 de septiembre. Ladesfile que iría por la Alameda y tenida de levita y gorra se reservaríadoblaría por Teatinos hasta la calle de para la delegación que debía salir elMoneda, para desfilar frente al día 13 de septiembre desde lapalacio de gobierno; luego seguiría Estación Central hacia Maipú, para lapor calle Ahumada, con el fin de inauguración del monumentodesfilar frente a la Legación conmemorativo de la batalla que tuvoargentina; después, el desfile lugar en esa localidad; y la tenida encontinuaría por la Alameda y por la traje de servicio se destinaría para lacalle de Dieciocho, para llegar a la delegación que partiría el día 13 deEscuela Militar, donde los militares septiembre desde la Estación Centralargentinos se alojarían durante las hacia Valparaíso, para presenciar lacelebraciones. A las cinco de la tarde revista naval. La tenida de grantendría lugar una recepción militardedicada a los cadetes argentinos.49 Granaderos del General San Martín,” en El Mercurio, Santiago de Chile, lunes 12 de49 “Las fiestas del centenario. El primer día. septiembre de 1910, pág. 13.Llegada a Los Andes del Colegio Militar 50 “Fiestas Centenarias. Programa militar deargentino. – La Ciudad vestida de gala. – hoy,” en El Ferrocarril, Santiago de Chile,Gran fiesta en el Hotel Sudamericano. – Los lunes 12 de septiembre de 1910, pág. 2. 25
  26. 26. parada estaba destinada para el Caupolicán; para la plaza Diego debanquete que se daría en la Moneda a Almagro, el Caupolicán y ellas delegaciones extranjeras el día 17 Llanquihue; en la Alameda y frente ade septiembre; para la colocación de la calle Lord Cochrane, el Tucapel yla primera piedra al monumento a la el Yungay; en la Alameda y frente alIndependencia el día 18 de Portal Edwards, el Llanquihue, elseptiembre; para el Te Deum que se Chiloé, el Chacabuco, el Húsares, elcelebraría en la Catedral Tacna y el Lanceros; en la avenidametropolitana el mismo día; para el Matta esquina Arturo Prat, elGarden Party en el Cerro Santa Lucía, Maturana y el Chillán; en la avenidatambién el 18 de septiembre; para la Subercaseaux frente a San Miguel, elfunción de gala en el Teatro Dragones; en la avenida BlancoMunicipal en honor del Presidente Encalada esquina Bascuñán Guerrero,argentino, en la noche del mismo día; el Lanceros y el Cazadores; en lay, finalmente, para el almuerzo plaza de la Recoleta, el Buin, elmilitar en el Parque Cousiño del día Maipú y el Húsares; y, finalmente, en19 de septiembre y la revista militar la avenida Independencia esquina dedel mismo día.51 Rosario, el Maipú, el Yungay, el Valdivia y el Chiloé. Tanto a la idaTambién, por estos días, la como a la vuelta, las bandas debíansuperioridad decidió que las bandas ejecutar aires marciales. Junto a lode los cuerpos de la guarnición anterior, ciertas bandas debíandebían realizar tocatas públicas, también acudir a diversosdesde las ocho y hasta las once y establecimientos de asistenciamedia de la noche, en lugares pública, que correspondieron a laespecialmente designados para este Penitenciaría, la Casa de Huérfanos,efecto, y entre los días 12 y 22 de la Casa de Orates, el Hospital de Sanseptiembre (inclusive). Para la plaza Vicente de Paul, el Hospital San Juande la Independencia se designaron los de Dios, el Hospital del Salvador y elregimientos Lautaro, Pudeto y Tacna; Asilo de Ancianos.52para la plaza de Yungay, losregimientos Chacabuco, Lanceros y Para dar un ejemplo de lo que fue unoBuin; para la plazoleta del teatro, en de esos eventos, se incluye elel cerro Santa Lucía, los regimientos siguiente artículo aparecido en laMiraflores y Cazadores; para la plaza prensa de Santiago:Benjamín Vicuña Mackenna elCazadores, el Buin y el Pudeto; parala plaza Brasil, el Carabineros y el 52 “Tocatas Públicas. Las Bandas militares. Orden de la Comandancia de Armas,” en El51 “Asistencia militar a actos oficiales,” en Mercurio, Santiago de Chile, martes 13 deEl Diario Ilustrado, Santiago de Chile, martes septiembre de 1910, pág. 15. Ver también12 de septiembre de 1910, p. 4, quinta “Tocatas públicas,” en El Ferrocarril,columna. Ver también “Tenida que usarán Santiago de Chile, 13 de septiembre de 1910,los jefes y oficiales en las fiestas del pág. 2. Ver también “Tocatas públicas,” en ElCentenario,” en El Ferrocarril, Santiago de Diario Ilustrado, Santiago de Chile, martesChile, martes 13 de septiembre de 1910, p. 2. 12 de septiembre de 1910, pág. 4. 26
  27. 27. “Anoche la banda del Buin tocó suplentes estaban los capitanes José una hermosa retreta en la Av. Domingo Márquez, Carlos Oyarzún, Independencia al llegar á la Av. Ismael Gómez, Carlos Ibáñez, Pedro Rosario, ocupando un tabladillo Garretón, Arturo Puga y Pedro que allí existe desde hace mucho Jiménez; y los tenientes primeros tiempo. Acudió un numeroso señores Héctor Vallejos, Arturo público á escuchar los acordes de Saavedra y Mauricio Hartald.55 la banda del Buin, mostrándose muy complacido y sorprendido á Por otro lado, en el Club Hípico la vez de que las autoridades se tendría lugar la Gran Revista de acordarán de este barrio.” 53 Gimnasia del Centenario, organizada por el Club Gimnástico alemán.Las bandas militares también Participarían numerososamenizaron programas de variadas establecimientos educacionales yagrupaciones sociales, como fue el clubes gimnásticos, a los cuales secaso de la Sociedad Obreros de San sumaban la Escuela Militar, elJosé, en cuyo programa de eventos y Colegio Militar argentino y lapara el día 19 de septiembre figuraba Escuela de Suboficiales. Se esperabauna retreta ejecutada por la banda del que la Escuela Militar mostrara unosregimiento Dragones.54 nuevos saltos de hasta cuatro metros de altura, creados por un tenienteEstos días eran de preparativos. alemán, e introducidos en Chile por un homólogo chileno. Se destacabaEn el mismo día 12 de septiembre se que dichos saltos no sólo tenían unatomaron algunos acuerdos relativos al finalidad deportiva, sino que tambiénconcurso hípico del Centenario, militar, ya que ayudaban en la tomarespecto a aumentar en treinta de obstáculos en el terreno.56minutos el recorrido del raid militarque estaba programado (el cual habíasido extendido en cuatro kilómetros) 55 “Concurso hípico del Centenario. Juradosy se nombró a los jueces de salto, de salto. Últimos acuerdos”, en El Mercurio, Santiago de Chile, 13 de septiembre de 1910,entre los cuales estaban las siguientes página 14. Ver “Concurso Hípico,” en Elpersonalidades militares: capitanes Ferrocarril, Santiago, Chile, 14 de septiembreGuillermo Leyton, Ambrosio Acosta, de 1910, pág. 2. Ver “Concurso Hípico,” ElJosé Antonio Villalobos, Carlos Diario Ilustrado, Santiago, Chile, 12 deMarín, Diego Guillen, Aníbal Parada, septiembre de 1910, pág. 4. 56 “Gran Revista de Gimnasia delEnrique Camino, Agustín Moreno y Centenario,” en El Mercurio, Santiago deArturo Galeno; y el teniente primero Chile, 13 de septiembre de 1910, pág. 15.Víctor Tirado Aldunate. Como Ver “Gran revista de gimnasia del Centenario,” en El Ferrocarril, Santiago de Chile, 13 de septiembre de 1910, pág. 2. Ver53 “En la avenida Independencia,” en El “La gran revista de gimnasia del Centenario”,Mercurio, Santiago de Chile, martes 13 de en El Diario Ilustrado, Santiago de Chile, 12septiembre de 1910, pág. 15. de septiembre de 1910, pág. 4.. Ver “La gran54 “Los obreros de San José,” en El Diario revista de gimnasia. Participación de losIlustrado, Santiago de Chile, lunes 19 de cadetes,” en El Diario Ilustrado, Santiago deseptiembre de 1910, pág. 5, 2ª columna. Chile, 14 de septiembre de 1910, pág. 6,. 27
  28. 28. Por último, se preparaba el edificio de A las cuatro de la tarde del mismola municipalidad para el torneo de día, tuvo también lugar la recepciónesgrima que allí tendría lugar y al del Embajador de Francia. Dentro decual se esperaba la llegada de unas la comisión que fue a buscarlo a lamil personas. Para este acto habían residencia de la embajada de dichosido invitados especialmente la país, estaba el edecán de servicio delEscuela Militar chilena y el Colegio mandatario chileno. Los carruajesMilitar argentino.57 fueron escoltados por un escuadrón del regimiento Coraceros.59Durante el día 12 de septiembre, elgobierno continuó recibiendo Lo más significativo del día 12 deembajadas extranjeras. septiembre fue el arribo de los cuerpos militares argentinos aA las once de la mañana del día 12 de Santiago.septiembre, fue recibido en LaMoneda el Embajador Extraordinario Para dar una impresión gráfica dede Japón, señor J. Inouyé. Dentro de aquello que provocó en la capital lala comisión de personas que fueron a llegada del Colegio Militar argentinobuscarlo a su residencia, estaba el y del escuadrón del regimiento deedecán de servicio del Vicepresidente Granaderos del General San Martín,chileno, teniente coronel Juan Ignacio vale la pena citar unos párrafosGarcía Vidaurre. Servía de escolta al publicados en uno de los diarioscarruaje en que iba dicha comisión un santiaguinos más prestigiosos:escuadrón del regimiento Lancerosdel General Freire. El regimiento de “Las escenas de entusiasmoinfantería Nº1 Buin, formado en la fraternal que presenció no haplaza del palacio de gobierno, rindió mucho la capital de la Repúblicalos honores militares Argentina cuando nuestracorrespondientes.58 discursos. Los Embajadores de España y Brasil,” en La Unión, Valparaíso, pág. 4.57 “El torneo de esgrima. Arreglos en la 59 “El Embajador de Francia. Su recepción,”municipalidad,” en El Mercurio, Santiago de en El Mercurio, Santiago de Chile, 13 deChile, 13 de septiembre de 1910, pág. 15. septiembre de 1910, pág. 14. Ver “EmbajadaVer, “Torneo de esgrima,” en El Ferrocarril, francesa,” en El Ferrocarril, Santiago deSantiago de Chile, 13 de septiembre de 1910, Chile, 12 de septiembre de 1910, pág. 2. Verpág. 2. Ver “Torneo de esgrima,” en El “La recepción oficial de los embajadores delDiario Ilustrado, Santiago de Chile, 12 de Japón y Francia. Los discursos cambiados,”septiembre de 1910, pág. 4. en El Diario Ilustrado, Santiago de Chile, 1258 “La Embajada japonesa. Su recepción,” en de septiembre de 1910, pág. 4. Ver, “NoticiasEl Mercurio, Santiago de Chile, 13 de diversas. Recepción de los embajadores delseptiembre de 1910, pág. 14. Ver “La Japón y de Francia. Los discursos. Losrecepción oficial de los embajadores del Embajadores de España y Brasil,” en LaJapón y Francia. Los discursos cambiados,” Unión, Valparaíso, pág. 4. Ver “Losen El Diario Ilustrado, Santiago de Chile, Embajadores del Japón y Francia. Lamartes 12 de septiembre de 1910, pág. 4. recepción en la Moneda. Los discursos,” enVer, “Noticias diversas. Recepción de los El Sur, Concepción, 14 de septiembre deembajadores del Japón y de Francia. Los 1910, pág. 2. 28
  29. 29. Escuela Militar desfiló por sus algo que nos pertenece, son loscalles engalanadas con los portadores del estandarte quecolores de las banderas de ambas peleó con los nuestros en Maipú;naciones, se repitieron ayer al llevan un nombre que es el delentrar en Santiago el Colegio padre común de las patriasMilitar y los Granaderos del chilena y argentina; nos hablanGeneral San Martín que vienen á de días luminosos en que juntosrepresentar al Ejército del país combatimos por una mismahermano en nuestro Centenario. libertad y en que el genio delMuchedumbres compactas se gran capitán del Plata puso suaglomeraban en las calles, espada al servicio de mediomuchedumbres en que todas las continente. Esos Granaderos nocategorías sociales estaban son extraños en este país. Losrepresentadas y que daban á la miramos como un cuerpo deciudad el primer aspecto de los nuestro Ejército que hubieradías de fiesta. El Centenario se pasado largo tiempo fuera de laabría espléndidamente con una patria. Se nos figura que sonmanifestación de cordialidad hermanos que se criaron en otrassincera, popular, espontánea, de tierras, y que vienen áesas que no logran combinar en reconocerse con sus hermanos.sus protocolos los diplomáticos, Las aclamaciones que ayer lossino que nacen del corazón de dos saludaron al pasar por nuestrapueblos que se conocen, que se Alameda, al desfilar delante delrespetan y estiman, que viejo Palacio de la Moneda,recuerdan sus glorias comunes y cuyas escaleras subió San Martínque juntos quieren hacer el del brazo con O’Higgins, son uncamino del porvenir. El Colegio eco profundo y sincero de lo queMilitar, nuestro huésped, es ya el todos sentimos.” 60objeto de todas las afeccioneschilenas y el paso de sus filas o de En la mañana del día 12 deuno solo de sus cadetes da lugar septiembre, partieron el Colegioá estallidos de entusiasmo, a Militar argentino y el escuadrón delsaludos cariñosos, a estruendosas regimiento de Granaderos del Generalovaciones. El porte marcial, la San Martín en tres convoyes. Debidodistinción, la tenida correcta, latalla y el aire general de ese 60 “El Colegio Militar argentino y losColegio, revelan al ojo Granaderos de San Martín,” en El Mercurio,experimentado de los chilenos, Santiago de Chile, 13 de septiembre de 1910,que creemos ser buenos jueces en pág. 3. Ver en “El abrazo de dos pueblos,” enestas materias, un cuerpo de El Ferrocarril, Santiago de Chile, 13 deprimer orden, un grupo de ‘elite’ septiembre de 1910, pág. 2. Este último periódico publicó un artículo que se refirió aque honra a su patria y que es un la llegada del Colegio Militar argentino a lasmotivo de orgullo para el fiestas centenarias chilenas, como un signoprogreso militar de esta parte de de un sentimiento que entonces animaba yla América. Los Granaderos son unía a las dos naciones establecidas a uno y otro lado de la cordillera de Los Andes. 29
  30. 30. a lo intempestivo de la hora, no arterias de la población unapudieron despedirlos en la estación verdadera romería de personaslos liceos y las escuelas fiscales de que en los tranvías, carruajes yLos Andes. Sin embargo, en todas las demás vehículos de locomoción seestaciones del trayecto, se reunieron dirigían hacia la Estación Centrallos vecinos de las poblaciones y con el fin de asistir a la recepciónhaciendas cercanas para saludar a los de los representantes del Ejércitomilitares argentinos. Incluso, en argentino. La Alameda de lasalgunas estaciones fueron levantados Delicias, profusamentearcos bajo los cuales debía pasar el engalanada con trofeos,tren y en otras los alumnos de las gallardetes y banderolas, con susescuelas rurales formaron llevando calzadas llenas con un públicolos colores argentino y chileno. enorme, que rebosaba deCuando el último de los trenes llegó a entusiasmo, y toda bañada con unla estación de Yungay, los niños de hermoso sol de primavera, pueslas escuelas públicas del barrio parecía que hasta el cieloagitaron banderas argentinas y cooperaba a nuestro júbilo,chilenas, y entonaron el himno presentaba un golpe de vista quenacional argentino.61 ahogaba de entusiasmo. A las 11 de la mañana el entusiasmoLa entrada a la capital fue una llegaba á su colmo. Un cordóncontinua aclamación. Los vecinos de humano que tenía su cabeza en lala ciudad saludaron el paso del tren Estación Central, y quedesde los balcones de sus casas y el terminaba en la Moneda,público agitaba sus sombreros. El tren atravesaba todo ese espacio delllegó finalmente a la Estación paseo.” 63Central, en medio de las ovaciones deuna multitud que se había reunido en Poco antes de las diez de la mañanala Plaza Argentina.62 llegaba el primer tren conduciendo al escuadrón del regimiento GranaderosPara dar una imagen elocuente de la del General San Martín, sus animalessituación que se dio en la capital, es y su equipaje. Fueron recibidos por eladecuado citar el siguiente fragmento general Pinto Concha y por laaparecido en la prensa capitalina: comisión militar del Centenario. La tropa de dicha unidad se instaló en la “Desde las 9 de la mañana de calle de Exposición, para prepararse ayer principió a salir de todas las para el desfile hacia la Moneda. 64 Pronto llegó el segundo tren, en el cual venían la infantería y la artillería61 “Partida de Los Andes,” en El Mercurio, argentinas. Ésta último se situó aSantiago de Chile, 13 de septiembre de 1910,pág. 14. Ver “El Colegio Militar argentino,”en El Ferrocarril, Santiago de Chile, 12 de 63 “La Alameda de las Delicias,” en Elseptiembre de 1910, pág. 2. Mercurio, Santiago de Chile, 13 de62 “Llegada a Santiago,” en El Mercurio, septiembre de 1910, pág. 14.Santiago de Chile, 13 de septiembre de 1910, 64 “El primer tren,” en El Mercurio, Santiagopág. 14. de Chile, 13 de septiembre de 1910, pág. 14. 30

×