Your SlideShare is downloading. ×
Anuario N° 23 [ Año 2009]
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Anuario N° 23 [ Año 2009]

1,067
views

Published on

Presentación (Pág. 3) …

Presentación (Pág. 3)

Estilo de Vida en el ejército de Chile durante el siglo XVII
Dr. Eduardo Vargas Cariola (Pág. 6)

De la Protesta Salarial a la Deliberación
Política: Motines Militares en Chile, 1823 - 1830
Cristián Ramírez Rodríguez (Pág. 28)

Las reformas militares del reformado Gustavo Adolfo
GDD. Waldo Zauritz Sepúlveda (Pág. 72)

Chilenos: Civiles y Militares en la Independencia de Cuba
GDD. Roberto Arancibia Clavel (Pág. 86)

Lázaro Nicolás Carnot
GDB. Raúl Contreras Ficher (Pág. 104)

Fotografías del Recuerdo (Pág. 113)

Relación nominal de quienes aparecen en la fotografía (Pág. 114)

Fotografía de la oficialidad del Regimiento "Esmeralda" 7º de línea, después de la batalla de Tacna (Pág. 115)


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,067
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ________________________________________________________________________________ Militar de Chile. Tras el incendio del año 2000, se realizó un profundo trabajo de restauración en el edificio, el cuál culmina con la reinauguración del Museo el año 2003. El 25 de octubre de 1990, el edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional.NUESTRA PORTADA.La imagen de nuestra portada correspondeal frontis del Museo Histórico y Militar deChile, el cuál desde el año 2008 alberganuestra nueva sede. Originalmente eledificio fue pensado para instalar laEscuela Militar Comenzó a construirse en1887, durante el gobierno de ManuelBalmaceda, eligiéndose como su ubicaciónla antigua plaza Muñoz Gamero. El diseñodel edificio es obra del arquitecto francésHenry Víctor Villeneuve, quién tomó encuenta las características propias delterritorio chileno y de los estilos de lasedificaciones francesas de la época,brindándole así un estilo historicistaecléctico de orientación neo-manierista.Como Escuela Militar, el edificio comenzó afuncionar en 1901. En 1958 pasó afuncionar como acuartelamiento delcontingente para el Servicio MilitarObligatorio. Desde 1967 hasta 1995funcionó en estas instalaciones la Escuelade Suboficiales del Ejército, y en 1997comienza a funcionar el Museo Histórico y REVISTA ANUARIO. La Revista Anuario es el órgano oficial de difusión de la Academia de Historia Militar, la cuál fue creada el 09 de Agosto de 1977 como una corporación de derecho privado sin fines de lucro, cuya finalidad es investigar y difundir la historia militar, con énfasis en la de Chile y su Ejército. Las opiniones contenidas en los artículos que se exponen en el presente Anuario son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente el pensamiento de la Academia de Historia Militar. La reproducción total y parcial de cualquiera de los artículos contenidos en la presente edición, sin la expresa autorización de la Academia, está prohibida 2
  • 2. ________________________________________________________________________________RESENTACIÓN en un referente obligado para otros historiadores que han publicado sobre elEl volumen Nº 23 de nuestra revista Ejército de Chile de los siglos XVI, XVII,“Anuario” obedece a una nueva XVIII, en atención a la fiabilidad de losorganización en sus contenidos. En efecto, testimonios en ella incorporados. En elel Directorio de la Academia de Historia artículo que presentamos “Estilo de vida enMilitar, decidió como parte de su Política el Ejército de Chile durante el siglo XVII”, seEditorial, dividir la revista en cinco da cuenta de diversos aspectos quesecciones, a saber: en una primera parte, conformaban el día a día de los soldados,incluir temas relacionados con la historia tales como la vivienda, el vestuario, lamilitar de Chile y su Ejército; en una alimentación, el juego, la camaradería y lasegunda sección incorporar trabajos de la religiosidad, en una síntesis que noshistoria militar universal; la tercera sección informa de las precarias condiciones dees específica para estudios sobre la historia vida en que desarrollaban sus actividadesmilitar de América; la cuarta parte está quienes estaban llamados a proteger ladedicada a difundir biografías de incipiente sociedad chilena, que dependíapersonalidades del ámbito castrense, sin de ellos para su instalación y supervivencia.limitación de nacionalidades; finalmente se Llama la atención comprobar que ante lasdispuso que la quinta sección incluya difíciles circunstancias del lejanofotografías o testimonios que resalten asentamiento militar, muchas veces losgráficamente aspectos de especial valor mismos soldados debieron cumplirpara investigadores y estudiosos de la funciones de sastres, zapateros,historia militar. agricultores o constructores, para paliar las carencias que la Corona era incapaz deEn cumplimiento a esa orientación, en el satisfacer. Ese “estilo de vida” marcaría supresente número se incorporan propia impronta a lo largo de la colonia,interesantes estudios desarrollados por traspasándose luego al ejército republicanointegrantes de nuestra Academia, como con sus valores y defectos, encontrando entambién por colaboradores externos, dando esas raíces, muchos antecedentes queinicio así a la nueva estructura que tendrá facilitan la comprensión del carácter della revista Anuario. soldado chileno de los siglos XIX y XX.El historiador Juan Eduardo Vargas Cariola, El segundo artículo de la presente ediciónrealizó profundas investigaciones en los “De la protesta salarial a la deliberaciónarchivos chilenos y españoles como parte política: motines militares en Chile 1823 –de su trabajo de tesis doctoral que realizó 1830” del autor Cristián Ramírezen la Universidad de Sevilla. Parte de ese Rodríguez, es el trabajo premiado con eltrabajo ha sido desglosado y publicado en primer lugar del Concurso Histórico pararevistas especializadas chilenas, pero el estudiantes universitarios que realizamos elque aquí presentamos se extrajo del año 2008. Dicho ensayo contó con lanúmero 198 de la Revista de Indias, unanimidad de los votos de los jurados,publicada en Madrid en 1993, por lo que debido a su sorprendente enfoque,constituye una versión inédita en nuestro respaldado por una completa bibliografía enpaís. La información contenida en la tesis la que incluye fuentes norteamericanas edel doctor Vargas Cariola se ha convertido inglesas comúnmente desconocidas en 3
  • 3. ________________________________________________________________________________nuestro país. Cristián Ramírez realiza un Zauritz Sepúlveda en el marco delrecuento de los motines y cuartelazos de la programa del magíster en historia militar yépoca, planteándose dos interrogantes pensamiento estratégico dictado por labásicas: ¿a qué motivaciones respondían?, Academia de Guerra del Ejército. En el¿hasta qué punto los militares se politizaron estudio que lleva por título “Las reformascon las disputas de poder propias de la militares del reformado Gustavo Adolfo”, elépoca? En el desarrollo contextualizado del autor señala pormenorizadamente lostema, va demostrando que un factor común cambios que introdujo el rey sueco en laal descontento militar fue la precaria forma de hacer la guerra, los que secondición en que se mantenía a los convertirán en el nuevo modelo de lossoldados, quienes al sentirse los actores ejércitos europeos del siglo XVII, en unprincipales del proceso independentista, se momento de gran evolución del arte militar,autoapreciaban mal recompensados por la al punto que la época se ha identificadoincipiente sociedad republicana, lo que en como la de la “revolución militar” por lael devenir de la década los impulsó a trascendencia de los cambios introducidosdeliberar en asuntos propios de la política en el campo táctico – estratégico,en la esperanza de mejorar su condición. tecnológico y organizativo, cuyos principios“Un ejército disconforme con su precaria básicos se mantienen hasta la actualidad.situación económica se constituía en unfactor potencialmente desestabilizador en la El estudio del general de división Robertoya frágil estabilidad política de la época, Arancibia Clavel, cubre la secciónsiempre dispuesto a seguir al oficial que destinada a la historia militar del continenteprometiera satisfacer sus mínimos americano. “Chilenos: civiles y militares enrequerimientos económicos”, afirma el la Independencia de Cuba” es la expresiónautor, a lo que agrega: “El paso de ser los de una novedosa investigación que daprotagonistas más relevantes en la cuenta de la participación de por lo menosconsecución de la Independencia política quince compatriotas que impulsados pordel país a estar sometidos a las directrices ideales libertarios o por simple espíritu dedel gobierno civil, fue sin duda un golpe aventura, participaron como combatientespara muchos militares de la época. El en el proceso de independencia de Cuba.nuevo escenario basado en el principio de El tema, bastante desconocido, seobediencia y no deliberación política al encuentra ampliamente documentado y dainterior de los cuarteles, se forjó con cuenta del destacado desempeño de esosdetenciones y retrocesos, solo chilenos, muchos de los cuales murieron enconsolidándose en la segunda mitad del combate o consumidos por enfermedadessiglo XIX.” Sin duda, el trabajo de Cristián tropicales para las cuales sus organismosRamírez contiene un enfoque novedoso no estaban preparados y rescata, para elsobre una realidad cuya especificidad conocimiento público nacional, los nombresnormalmente es eludida por los principales y actuaciones de esos personajes quehistoriadores del periodo, lo que le agrega incluso son recordados en monumentos yméritos al esfuerzo de este joven autor. placas conmemorativas de la isla.En la sección dedicada a la historia militar En la sección de biografías, se ha incluidouniversal, se incluye una monografía un aporte realizado por el general derealizada por el general de división Waldo brigada Raúl Contreras Fischer sobre 4
  • 4. ________________________________________________________________________________Lázaro Carnot, el ingeniero, matemático y La discusión queda planteada.político que se destacó en la organizacióndel apoyo logístico y estructural de la WALDO ZAURITZ SEPÚLVEDA.nación francesa cuando ésta se vio Mag. H. M. y P. E.amenazada por las monarquías europeas Presidente de la Academia de Historiaque trataron de revertir el proceso Militar.revolucionario que se consolidaríadefinitivamente en el actuar de NapoleónBonaparte. Las múltiples facetas de lapersonalidad de Carnot, ilustradas por elautor, dan cuenta de los esfuerzos de unhombre excepcional que activó lospotenciales del país en beneficio delesfuerzo bélico, anticipándose a losconceptos posteriores de la “nación enarmas” y “movilización nacional.”Finalmente en la sección de fotografías, seha considerado un testimonio para ladiscusión de los estudiosos. En efecto, enla fotografía elegida, donada a estaAcademia por Enrique Robles Diez, y quetambién se expone en el Museo Militar,aparecen los oficiales del regimiento“Esmeralda”, 7º de línea, después de labatalla de Tacna. Sin embargo,curiosamente hay oficiales que noaparecen en la foto, pero que sí constan enla lista de Revista de Comisario. Del mismomodo, en dicha fotografía aparecenoficiales que no constan en las yamencionadas listas. 5
  • 5. ________________________________________________________________________________ ESTILO DE VIDA EN EL EJÉRCITO DE CHILE DURANTE EL SIGLO XVII. INTRODUCCIÓN.Dr. Juan Eduardo Vargas Cariola. Los estudios más recientes sobre el mundo militar durante el siglo XVII —como los de Geoffrey Parker1 y André Corvisier2 por ejemplo— se han orientado a dilucidar, entre El señor Juan Eduardo Vargas otros, temas tales como la movilización, el Cariola posee el título de Profesor de Historia, Geografía y problema del mantenimiento, los recursos Educación Cívica; los Grados financieros y el estilo de vida en los ejércitos Académicos de Licenciado en de dicha época. En cuanto a este último las Historia de la pontificia investigaciones citadas ofrecen interesantes Universidad Católica de Chile, y aproximaciones y sugerentes planteamientos de Doctor en Historia, otorgado sobre aspectos tales como la vivienda de los por la Universidad de Sevilla, soldados, su vestido, alimentación, España. enfermedades, delitos, camaradería y religiosidad. Ha ejercido la docencia en las Universidades de Chile y Católica En el caso de Chile, es poco lo que se sabe de Chile, desde 1971 hasta la fecha e integra la Comisión de sobre el estilo de vida en el ejército de la Admisión al programa de Frontera. Más aún, diríamos que es un tema Doctorado en Historia y es no abordado por la investigación, lo que miembro del Consejo de la posiblemente se deba a que no se cuenta Facultad de Historia, Geografía y con las fuentes más fundamentales que Ciencia Política de la Pontificia podrían haber proporcionado datos sobre el Universidad Católica de Chile. Es particular. En este sentido, hay que autor de numerosos artículos y mencionar que las hojas de vida, en las que libros, entre los que destacan: se anotaban la edad de los soldados, sus “Los Austrias y el Ejército de señas físicas, origen, faltas a la disciplina, Chile” y “O’higgins y las ideas de delitos y carrera militar, no se encuentran en libertad, patria y Dios.” nuestros archivos ni en los archivos Actualmente se desempeña como españoles. Que tampoco hay rastros de la Jefe del Departamento de Historia documentación del hospital de Concepción de Chile y América en la que, entre otras cosas, podría haber ofrecido Pontificia Universidad Católica de noticias sobre las causas más frecuentes de Chile, es miembro de número de enfermedades y muertes de los militares. Y la Academia Chilena de la Historia y miembro SIGLA UTILIZADA: correspondiente de la Real AGI: Archivo General de Indias, Sevilla. Academia de la Historia de 1 GEOFFREY Parker, El ejército de Flandes y el camino España. español 1657-1659. Madrid. Biblioteca de la Revista de Occidente, 1976. 2 André CORVISSIER, Les control de troupes de lAncien Régime. 2 vols. París. Ministere des Armees. Service Historique, 1968. También Armées et societes en Europe de Í494 a 1789. Presses Universitares de France. Vendóme, 1976; y Sources et methodes de lhistoire social et psicologique de larmée françois au XVII siècle. S/p.de i. 6
  • 6. ________________________________________________________________________________que lo mismo ocurre con los testamentos de ejército que se amotinaron a comienzos delestos últimos que, con todas las limitaciones siglo XVIII.3que se quieran, deberían haberproporcionado luces sobre sus edades, Teniendo en cuenta las limitacionesorígenes, matrimonios y bienes. indicadas, resulta necesario advertir que las afirmaciones y sugerencias que se formulanSin esas fuentes, el investigador que intenta en este artículo deben considerarse tan sóloreconstruir el estilo de vida de los militares no como una aproximación al estilo de vida detiene más remedio que aprovechar los datos los militares en la Frontera, a la espera queque se encuentran en los cronistas, en los nuevas investigaciones proporcionen otrosinformes sobre el ejército que los antecedentes que posibiliten reconstruir unagobernadores y la real audiencia dirigían visión más definitiva sobre este tema.regularmente al monarca, en los informesque prepararon los visitadores —después de 1. LA VIVIENDA.concluir sus comisiones en Concepción— y, A lo largo del siglo XVII, el número depor último, en las causas que los tribunales soldados del ejército de Chile experimentómilitares seguían a los miembros del ejército. significativas variaciones. Así en 1605, seEn todo caso, conviene precisar que las contabilizaban 2.199 plazas, descendiendo afuentes indicadas no proporcionan gran 1.200 en 1616. Desde entonces y hasta elcantidad de material. Los cronistas, por alzamiento de 1655, su número fluctuó entreejemplo —en particular González de Nájera, los 1.500 y los 1.700 hombres, para subir aPineda y Bascuñán, el padre Rosales y poco más de los dos mil a comienzos de laJerónimo de Quiroga— centran sus década de 1660. A partir de la siguiente, lasnarraciones en cuestiones muy distintas al plazas del ejército descenderán a lo queestilo de vida en el ejército, no siendo parecen sus niveles históricos, esto es, deabundantes —aunque sí valiosas— sus 1.500 a 1.700 soldados, para bajar a tan sólodescripciones sobre este último. Los 960 hombres en los últimos años del siglo.4gobernadores y la real audiencia, por suparte, cuando se refieren a esa fuerza, se Las cantidades de soldados indicadas seocupan de otra clase de problemas, y sólo al distribuían entre los dos presidios, instaladospasar mencionan asuntos relacionados con en las ciudades de Concepción y Chillan, losdicho tema. Los informes de los visitadores, a dos tercios y los fuertes que en un númerosu turno, que debieran ser una fuente de que varió a lo largo del siglo, había en lagran utilidad son poco aprovechables. Hay Frontera.5 En 1633, servían 172 hombres enque apuntar al respecto que sólo se conocenantecedentes —bastante incompletos, por lodemás— de una de las cinco visitas que, a lo 3 El juicio, que se inició en el mes de enero de 1703, puedemenos, se realizaron al ejército durante el utilizarse como fuente para los últimos años de la centuriasiglo XVII. Por último agreguemos que anterior. En primer lugar, porque no hay mayoresprácticamente no se conserva la diferencias entre el ejército de fines del siglo XVII y de comienzos del XVIII, v, en segundo término porque la causadocumentación de las causas militares del motín —esto es el malestar de los soldados por noincoadas durante dicha centuria, y que la recibir sus pagos regularmente— se generó en la últimaúnica aprovechable corresponde al juicio que década del siglo XVII. 4se inició en contra de los miembros del Juan Eduardo VARGAS CARIOLA, El ejército de Chile en el siglo XVII. Sevilla. Tesis doctoral (inédita). Universidad de Sevilla, 1981, págs. 189 y ss. 5 Sobre las ubicaciones y traza de esos emplazamientos defensivos puede verse la obra de Gabriel GUARDA, Flandes 7
  • 7. ________________________________________________________________________________los presidios, esto es, el 11,51 % del total de cerrando la circunferencia o espacio delsoldados que tenía el ejército entonces, 181 trazado sitio. Los cuales palos vienen a ser(el 12,11 %) se encontraban instalados en las murallas de los fuertes, con otros máscinco fuertes6 y los demás, que en total delgados atravesados, que van abrazandollegaba a 1.141 soldados {76,37 %) servían por la parte de dentro los plantados, a queen los dos tercios.7 Las cantidades llaman cintas, porque ciñen a los otrosapuntadas, corno se dijo, variaron a lo largo divididos en cuanto su altura en convenientesdel siglo. Así y todo, da la impresión que los distancias, bien atados con ellos con látigos oporcentajes se mantuvieron en cifras correas de cuero crudío de vaca, que son lasparecidas, por lo que podría afirmarse que comunes sogas de aquella tierra. Tienenalrededor del 25 % de los soldados se algunos destos fuertes por la parte de dentrodistribuyeron entre los presidios y fuertes, y otra palizada la mitad más baja que la deque el resto lo hizo en los dos tercios que fuera, distante della cinco o seis pies, el cualexistían en la Frontera. hueco o vacío de entre la una y la otra se terraplena todo a la redonda de fagina yDe la información reunida se infiere, en tierra, de manera que el tal terraplén viene aprimer lugar, que dichos emplazamientos servir de muralla al fuerte, donde se paseandefensivos experimentaron ciertos cambios a las rondas y se ponen los convenienteslo largo del siglo XVII. El cronista Alonso centinelas, y de donde, finalmente, se pelea yGonzález de Nájera, que conoció el mundo está a la defensa detrás de los débiles ymilitar a comienzos de esa centuria narra flacos parapetos, que es lo que sobrepuja laque: primera y principal palizada de defuera, a“… son... los fuertes... en cuanto a su cuya causa en los combates hieren y matanmateria, algunos dos o tres tapias, como lo los enemigos muchos soldados con suses el más principal, que es el de Arauco, pero largas picas por entre los palos ... La formatodos los demás son de palizada, quiero figura o traza que tienen estos fuertes, esdecir, de unos palos los más derechos que comúnmente cuadrada con algunos travesesse hallan a mano del sitio donde se fundan y en su grandeza diferentes, respecto de lacon la rustiquez que se cortan, y de grosor guarnición que los ha de sustentar yindiferente, que los más lo son, serán poco defender, y comarca do se fundan.”8más que el timón o pértigo de un carro, y dealtura de catorce o quince pies, cual más y Alonso González de Nájera llegó a Chile encual menos, los cuales plantados hasta una 1601 y regresó a España a mediados derodilla o tres palmos, bien firmes, ajumados 1607. Poco tiempo después, según elunos con otros, van de tal manera haciendo cronista Luis Tribaldos de Toledo, se habríahilera por lo diseñado componiendo y comenzado a generalizar la «tapiería» en los fuertes y tercios; esto porque resultaba unIndiano. Santiago. Ediciones Universidad Católica de Chile. elemento defensivo más eficaz frente a los1990, p, 189 y ss. ataques de los indios y porque la madera,6 Los fuertes que hemos considerado para nuestro cálculo que hasta entonces se utilizaba para protegerson Buena Esperanza, Nacimiento, San Juan deTalcamávida, San Pedro y San Miguel de Colcura. No los fuertes, no resistía el peso de la artilleríaincluimos los fuertes de Quinchamali y Larequete, porque que era menester instalar.9eran servidos por soldados que se enviaban, al primero 8desde el presidio de Chillán, y al último desde el tercio de Alonso GONZÁLEZ DE NÁJERA, Desengaño y reparo de laArauco. El fuerte de Lebu quedó fuera de los cálculos por Guerra del Reino de Chile. Santiago, Ed., Andrés Bellocarecerse de información sobre la cantidad de soldados que Santiago, 1971, págs, 181 y 182. 9servían en él. Luis TRIBALDOS DE TOLEDO, "Historia General de las7 VARGAS, [4] págs. continuadas guerras y difícil conquista del Gran Reino y 8
  • 8. ________________________________________________________________________________ sujetos a incendios».12 Tribaldos de Toledo,En su interior, los tercios y los fuertes por su parte, sobre la base de un informe depresentaban una suerte de núcleo en el que la Real Audiencia de Santiago del año 1611,se concentraban los edificios principales de indica que los fuertes tenían «unas ruineslos mismos. En el caso del tercio de Arauco, empalizadas, con otras más ruines varracasdicho lugar está compuesto por la plaza de o chozuelas para la gente de guerra...»,13 Dearmas, alrededor de la cual se distinguía la acuerdo con descripciones posteriores puedeiglesia, la casa del cura, con sus oficinas, la decirse que en los tercios y en algunoscasa de la «guardia», la del maestre de fuertes, hubo una cierta evolución de lacampo, «en clausura con corredores por de vivienda. Así, sabemos por un informe deldentro y fuera», la del capitán de caballería, año 1709 que, en el tercio de Arauco, habíamás sencilla que la anterior, y los almacenes «galeras» de adobe y teja para los soldadosdonde se guardaban los alimentos, armas y y los oficiales14 y que en los fuertes Purén yropa que se entregaba a los soldados. En San Diego de Tucapel dichas viviendas setorno a dicho centro, y parece que sin un construyeron de murallas de adobe y techosorden determinado, se construían las de paja. En los fuertes Santa Juana y«galeras» que servían de alojamiento a los Nacimiento, en cambio, las «galeras»militares.10 El núcleo del tercio de Yumbel, seguían siendo «casas de paja»,15 tal vez nopor su parte, no parece muy diferente al de muy diferentes a las que se levantaron comoArauco.11 En los fuertes, aunque en forma habitaciones en los fuertes y tercios amás modesta, se repetía la misma estructura comienzos del siglo XVII.interna de los tercios; esto es, un centro en elque se levantaban los edificios principales y En dichos alojamientos, que parecen haberlas «galeras» de los soldados a su alrededor. sido levantados con la ayuda de los «indios amigos»16 se advierte la presencia deLas primeras referencias sobre las «galeras» militares que vivían con sus familias. Por loen las que vivían los soldados proceden de general, era el caso de las autoridades de losGonzález de Nájera. «El alojamiento de la tercios17 y también el de algunos soldadosgente —anota al cronista— son barracas de que en calidad de casados o amancebados,carrizo, materia bien apta al fuego, por lo que habitaban con su mujer e hijos en los dosestán estos fuertes con sus murallas muy tercios o fuertes.18 Claro está que unos y otros eran los menos, porque la gran mayoríaprovincias de Chile desde su primer descubrimiento por la de los que servían en dichos lugares erannación española en el orbe antártico hasta la era presente." hombres solos, que ocupaban las galeras en(1630), en Colección Muñoz, de la Real Academia de la grupos integrados por cantidades variablesHistoria de Madrid, f. 48 vta y 49. También se refiere a estaevolución Pedro CUNILL GRAU, "Chile meridional criollo: su de soldados. Sin perder de vista que lasgeografía humana en 1700" en Cuadernos Geográficos del fuentes consultadas sólo posibilitan unaSur, nº 1 Concepción Instituto de Geografía. Universidad deConcepción, p. 47.10 12 Descripción del tercio de Arauco en 1690, en AGI, Chile, GONZÁLEZ DE NÁJ ERA [8], pág.182. 13129, del año 1709 en AGI, Chile, 130 y plano del mismo del TRIBALDOS [9], fols. 111 y 111 vta. 14año 1741, en AGI Mapas y planos de Perú y Chile, Nº 23. AGÍ, Chile 130. 15También describen dicho tercio CUNILL, [9] págs. 47-49, y Ibídem. 16Gabriel GUARDA, "Influencia militar en las ciudades del GONZÁLEZ DE NÁJERA [8], PÁG. 277. 17Reino de Chile en Boletín de la Academia Chilena de la Descripción del Tercio de Arauco en 1690 en AGI, ChileHistoria, Santiago, nº 75, págs. 16-18 y del mismo autor 129. 18Historia Urbana del Reino de Chile, Santiago, Ed. Andrés Referencias al amancebamiento en Diego ROSALES,Bello, 1978, pág. 250-252. Historia General de el Reyno de Chile, Valparaíso, Tomo II.11 El tercio de Yumbel en 1709 en AGI, Chile 130. Imprenta del Mercurio. 1878, págs. 402 y 403, 542 y 561, 9
  • 9. ________________________________________________________________________________aproximación a las cifras reales19 se ha tercios28 o inundaban el lugar donde éstos secalculado que en el tercio de Yumbel vivían encontraban emplazados. En todo caso, laentre nueve y diez hombres por galera20 humedad y el agua virtualmenteentre seis y ocho en el de Arauco,21 en el imposibilitaban «encender lumbre» en lasfuerte San Juan entre cinco y seis,22 en el «galeras», motivo por el cual los soldadosfuerte Tucapel alrededor de siete23 y que en quedaban muy expuestos —como lo decía elel fuerte Purén lo hacían entre veintidós y gobernador marqués de Baides— aveintinueve soldados por galera.24 «enfermar y morir».29 En esas camas, que se fabricaban con cañas y mimbres, sabemosA comienzos del siglo XVII, sabemos que en que los militares se acostabanel fuerte que servía González de Nájera ni «perpetuamente vestidos» y sólo cubiertossiquiera los soldados heridos tenían «cama con la «frazada» que se les entregaba paradonde poderse desnudar...»,25 Y que que usaran durante todo un año.30 Lo queseguramente otro tanto ocurría con los desconocemos es si dormían dos hombressanos. Con el tiempo, sin embargo parece por cama, como en el ejército de Flandes31 ohaberse generalizado el uso de camas. En si existía una para cada soldado en lasinvierno, de acuerdo con una descripción del galeras de la Frontera.gobernador marqués de Baides, era usualque los soldados optaran por construir En el interior de las galeras solía haber una«barbacoas colgadas de los techos».26 Así, al mesa de madera y algunas sillas en las queno quedar las camas a ras de suelo, se los soldados, después de concluir susaminoraba la humedad que producían los obligaciones diarias, se sentaban para«muchos caños de agua»27 que entraban a comer, disfrutar las emociones del juego olos ranchos cada vez que las lluvias simplemente, para «platicar» y «comunicarsedesbordaban los ríos cercanos a los fuertes y cosas»,32 En ocasiones, asimismo, se divertirían escuchando a un compañero que19 El problema fundamental de nuestras fuentes es que los como el sargento Martín de Ibarra, «sabíadatos que poseemos sobre el número de galeras corresponde cantar y tocar cítara y biguela, danzar,a un informe del año 1709, que no incluye cantidad de escrebir y contar, esgrimir y componersoldados. Como no se han encontrado datos sobre lossoldados que servían en el ejército dicho año se ha hecho elcálculo sobre la base de la población militar del año 1700. 28Somos conscientes que en nueve años la cantidad de Por varias razones los emplazamientos defensivos sesoldados puede haber aumentado o disminuido y, por lo construían cerca de los ríos. En primer lugar porque lasmismo, nuestro resultado de tantos hombres por galera debe aguas de éstos se utilizaban para beber, preparar comida yconsiderarse solo como una aproximación a la cantidad real. lavar la ropa de los soldados, y en segundo término, porque20 Sobre las galeras informe elaborado en 1709 sobre el varios fuertes se instalaron próximos a los ríos con el objetotercio de Yumbel y Arauco, y los fuertes San Juan, Tucapel de proteger los vados que utilizaban los indios en susy Purén, en AGI, Chile 130. Sobre los fuertes restantes incursiones. 29dicho informe no indica la cantidad de galeras que había en El gobernador marqués de Baides al Rey, Concepción, 19ellos sobre cantidades de soldados. Pagamento al ejército en de mayo de 1640 en AGI Chile 21. 301700 en CUNILL [9] pág. 44. Relación de la que monta el vestido y comida de un21 Ibídem. soldado", 1608, en AGI, Chile. 18. También indica que los22 Ibídem. soldados duermen vestidos Francisco NUÑEZ DE PINEDA23 Ibídem. Y BASCUÑÁN, Cautiverio Feliz., Santiago, en Colección24 Ibídem de Historiadores de Chile. Tomo III. Imprenta del25 GONZÁLES DE NÁJERA, [8], PÁG. 186. Ferrocarril 1863, pág. 366.26 31 El gobernador marqués de Baides al Rey, Concepción, 19 PARKER, [1], pág. 210. 32de mayo de 1640 en AGI Chile 21. Su descripción PINEDA, [30], pág 27, usa estas expresiones al describircorresponde al fuerte San Francisco de Angol. su conversación en el tercio de San Felipe, con el27 Ibídem. gobernador Luis Fernández de Córdoba. 10
  • 10. ________________________________________________________________________________versos».33 De cualquier forma, la mesa y las sombreros, jubones, camisas, medias ysillas constituían un ámbito de sociabilidad, zapatos, además de algunos géneros que seque resultaba útil para procurar, por medio de emplearían para elaborar en Concepción lasjuegos de azar y otros entretenimientos, o prendas que fuera menester reponer.38 Apuramente charlando, distraerse en medio de poco andar, sin embargo, la tendencia fuela monotonía del mundo militar de la que se elaborara en Chile la mayor parte deFrontera. los artículos que integraba el equipo del soldado. El mismo gobernador Ribera, por lo2. EL VESTIDO. demás, teniendo en cuenta que de Lima noEn Chile, según un informe del año 1608, la «le traían para los soldados zapatos,vestimenta del soldado de infantería —el más sombreros..., sacó algunos (soldados) quenumeroso del ejército— estaba compuesta sabían destos oficios y puso sombrerería (y)por un sombrero de color pardo o negro, un zapatería».39 No parece que este esfuerzo«calzón», «un capotillo», un jubón, dos artesanal hubiera tenido mayor éxito toda vezcamisas, dos pares de medias de «lana de que, en la década de 1630, el gobernadorcolores», nueve pares de zapatos y una Laso de la Vega dispuso nuevamente quedocena de cintas de gamuza que usaban esos artículos se fabricasen en el país.corno adornos.34 A primera vista, da la Respecto a otras prendas, sabemos que enimpresión que este uniforme no era muy 1612 se pagaban « a diferentes personas»diferente al que recibían los soldados en de Concepción 4.155 pesos por la fabricaciónFlandes. A éstos, en efecto, se les entregaba de 831 camisas40 y que en 1619 Martín Ávila,un gabán, calzones, chaqueta, camisa, ropa sastre de esta ciudad, recibía «novecientos yinterior y medias, además de un par de tantos patacones (…) para hacer vestidos azapatos y un sombrero que solían decorar los dichos soldados».41 Hecha la ropa, quecon plumas.35 Estos adornos, así como el debe haber significado una no despreciableuso de colores vistosos, servían para actividad artesanal para Concepción, se lessatisfacer la vanidad de los hombres que repartía «por el mes de septiembre, por sercombatían en Flandes.36 En Chile, por la los tiempos muy rigurosos de lluvias, y nomisma razón, los soldados gustaban ataviar poderse conducir la ropa a los tercios porsus uniformes con cintas de gamuzas y esta causa más temprano y así se guarda enatendían su imagen —lo que no siempre fue los Almacenes Reales para conducirla a estebien visto por las autoridades— dejándose el tiempo».42pelo largo, cuidando extremadamente su«coleta» y rapándose la «barba y el bigote En 1632, como se dijo, el gobernadorpor parecer más mozos y no descubrir las Francisco Laso de la Vega ordenaba que loscanas».37 zapatos que usaban los soldados fueran hechos en Chile. Con tal objeto, «sacó conEn un comienzo, parte importante de los gran rigor, prendiéndoles para ello, muchosartículos que componía el equipo del soldado indios oficiales zapateros, que envió cuarentaen Chile venía desde Perú. Así el gobernador leguas de esta ciudad (Concepción) alAlonso de Ribera trajo desde ese país 38 AGI, Patronato, 228, ramo 5.33 39 ROSALES [18], II, pág. 502. ROSALES, [18], III, pág. 394.34 40 “Relación de lo que monta el vestido y comida de un "Relación de lo que ganan y pagan…, 1612" en AGÍ,soldado infante en un año.” En AGI Chile 18. Chile 19.35 41 PARKER, [1], pág. 207 Y 208. Informe del visitador Juan Bautista de Ureta, en AGI,36 Ídem, pág. 208. Chile 19.37 42 PINEDA [30], págs. 299 y 300. AGI, Chile 7. 11
  • 11. ________________________________________________________________________________Corregidor del Maule, que hizo asiento de dar razones explican este hecho. En primer lugarlos dichos zapatos, donde los tienen como a hay que tener en cuenta que los artículosesclavos, ausentes de sus mujeres e hijos».43 indicados se deterioraban más o menosEn 1648, el asiento de los zapatos lo tenía el rápidamente, y que no siempre podían sermaestre de campo Fernando de Mieres, reemplazados en el momento quemanteniendo el control sobre el mismo hasta correspondía. Los zapatos, por ejemplo, en elpor lo menos 1673.44 Seguramente se ejército de Flandes duraban un año.49 En elfabricaban con cordobanes, como solía ejército de Chile, en cambio, sólo alrededoracontecer con buena parte del calzado de un mes.50 Después, debían sercorriente que se elaboraba en el país.45 reemplazados por otro par, que no siempreTambién el gobernador Laso de la Vega se se les entregaba oportunamente. De paso,preocupó de que la fabricación de sombreros digamos que dicho tiempo era la duraciónse hiciera en Chile, para lo cual —según el normal para el calzado corriente que seoidor Pedro Machado—, hizo llevar a fabricaba en Chile.51 Por otro lado, bastabaConcepción algunos «indios sederos... para un atraso en las mercaderías que formabanel asentista de los sombreros».46 El negocio parte importante del situado52 para que losindicado no debe haber tenido mayor éxito, artesanos de Concepción no pudiesenpuesto que la documentación indica que fabricar oportunamente las prendas que eraPedro Reyna, aproximadamente en 1636, menester reponer. En segundo término, hayhabía hecho asiento en Lima para abastecer que apuntar que no pocas veces losde sombreros al ejército de Chile durante tres soldados, después de recibir su equipo,años, y que en 1648, renovaba ese contrato vendían parte del mismo para conseguir algopor tres años más, obligándose a entregar de dinero. En este sentido, hay datos que2.000 sombreros anuales, mil negros posibilitan afirmar que, a fines del siglo XVII,forrados, en tafetán negro de Castilla, los militares vendían sus zapatos al mismoseiscientos «mezclas aforrados... y asentista que los fabricaba53 y que lascuatrocientos fraileros y aplomados, forrados autoridades, a fin de poner fin a dichoen badanilla».47 En 1680, las cuentas del negocio, dispusieron entregar un par desituado señalan como una de sus partidas los zapatos al mes al soldado soltero y dos parespagos que se hacían a los fabricantes de al casado.54 Y no todo el calzado —doce ysombreros de Lima.48 veinticuatro pares, respectivamente— que necesitaban a lo largo del año. En todo caso,La verdad es que los soldados no siempre la razón principal que explica sus dificultadescontaban con el equipo indicado, y más bien para equiparse adecuadamente estriba enhabría que decir que la imagen que que, a lo largo del siglo XVII, el militar debióproyectan las fuentes corresponde a la de adquirir, con su remuneración, sus armas,militares pobremente vestidos. Varias 49 PARKER [1], pág. 209.43 50 El oidor Pedro Machado al Rey 1634, AGI Chile 10. Informe del oidor Bernardo Laya Bolívar 1690, en AGI44 AGI, Chile 62 Chile, 12945 51 Armando de RAMÓN y José Manuel LARRAÍN, RAMÓN Y LARRAÍN, [45], pág. 180. 52Orígenes de la vida económica chilena, Santiago Centro de Juan Eduardo VARGAS CARIOLA, “Financiamiento delEstudios Públicos, 1982, pág. 179. ejército de Chile durante el siglo XVII” en Estudios (Nuevos46 AGI, Chile 10. y Viejos) sobre la Frontera. Coordinados por Francisco de47 AGI Contaduría 1722-B y 1755 SOLANO y Salvador BERNABEU, Anexos de Revista de48 "Los oficiales Rosales de esta Caja pondrán certificación Indias, Madrid 1991, págs. 381 – 384. 53en mis manos de la memoria de mercaderías de Castilla y de Informe del oidor Bernardo Laya Bolívar, 1690, en AGI,la tierra que se compraron en los dos situados últimos" en Chile 129. 54AGI Chile 129. Ibídem. 12
  • 12. ________________________________________________________________________________vestimenta, equipo y comida, y que las que las autoridades del ejército, ante laautoridades del ejército, regularmente, les escasez de ropa, no tuvieron más remediovendieron dichos artículos a precios que que obligar a los soldados a vestirse «conestaban por sobre los normales de la plaza. mantas de indios».59 La verdad es que laTodo nacía de un hecho muy simple. Como «desnudez» que padecía el soldado en Chilehemos explicado en una investigación no era muy diferente a la que soportaban losanterior55 el situado que llegaba a militares en otros lugares del Imperio. A finesConcepción no alcanzaba para cancelar los del siglo XVI, por ejemplo, se informaba quellamados «gastos particulares» y los en Galicia, Portugal, Cádiz, Melilla, Gibraltarpréstamos que se hacían al ejército y los y Orán, Navarra, Fuenterrabía, Sansueldos de los soldados. Ante esta situación, Sebastián, en Aragón, Ibiza, Menorca ylas autoridades, después de cancelar los Cataluña las tropas «sufrían privaciones tan«gastos particulares» y los préstamos, que extremas que vestían harapos».60 Ende hecho tenían preferencia sobre los Flandes por otro lado, los soldados, al pocosueldos, cubrían estos últimos «echando tiempo de recibir sus equipos se convertíancreces a los géneros de la ropa» que se traía «en viejos y harapientos picaros» o ende Lima. Hubo años en que este «lastimosas bandas de adefesios helados deprocedimiento no se empleó. Pero en otros el frío».61 Así, pues, el problema de la«crecimiento» llegó al 4 y 7 por ciento, vestimenta, al que debe agregarse el de losrespectivamente. Y en muchos subió al 16, sueldos y la alimentación, se vivía en todas20 y 25 por ciento. En la década de 1670, el partes, siendo su origen la incapacidad delgobernador Juan Henríquez informaba que gobierno repetida a lo largo del siglo XVI ysiempre había sido menester «echarle a la XVII— para financiar adecuadamente suropa de crecer un setenta u ochenta por enorme gasto militar.62ciento».56 Los altos precios de la vestimenta,en suma, reducían notablemente la 3. LA ALIMENTACIÓN.capacidad económica del soldado para De acuerdo con las costumbres militares deadquirir con su sueldo todo lo que le la época, a los soldados que servían en laresultaba necesario en el mundo de la frontera se les vendían sus raciones de trigoFrontera. o harina, carne y sal. Un soldado de infantería, según González de Nájera, recibíaPor lo que fuera, los soldados no siempre al año cuatro fanegas de trigo o cebada.63tenían la vestimenta que necesitaban para Una fuente posterior, en cambio, indica queservir en la Frontera. Explicaba González de se le entregaban sus fanegas de trigo,Nájera, que «la desnudez (...) que pasan los además de una vaca y media y una arrobasoldados no sé en qué largo y apretado sitio de sal.64 A un soldado de caballería, ende tierra se (puede) padecer mayores, cambio, se le proporcionaban ocho fanegasporque en cuanto al vestir es todo lo míseroque se puede decir, pues andan descalzosde pie y pierna».57 El mismo cronista anotaba 59 El Cabildo de Concepción al Rey. Concepción, 26 de abrilque los soldados «vense descalzos como los de 1623, en AGI Chile 28.indios»58 y el cabildo de Concepción afirmaba 60 I. A. A. Thompson. Guerra y Decadencia, Barcelona, Editorial Crítica 1981, pág. 95, 61 PARKER [1], pág. 20955 62 VARGAS [52], pág. THOMPSON [60], pág. 85 y ss.56 63 Idem, pág. 190. GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], pág. 189.57 64 GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], pág. 189. “Relación de lo que monta el vestido y comida de un58 Idem, pág. 192. soldado infante en un año” en AGI, Chile, 18. 13
  • 13. ________________________________________________________________________________de trigo o harina65 y una cantidad de carne y de moler a mano con gran trabajo».70sal que probablemente sería superior a la Jerónimo de Quiroga, por su parte, explicaque se le daba al infante. Por último, que «llamaban al pan que se hacía pan desabemos que los capitanes recibían tres sangre y yo comí alguno aunque nunca mevacas66 y una cantidad de trigo o harina y sal tocó la tarea de molerlo y es cierto que lo malque no hemos podido precisar. En total, molido de la piedra se acababa de moler consabemos que se requerían entre 14.000 y los dientes».7118.000 fanegas de cereal al año parasatisfacer las necesidades alimenticias de los En suma, durante los primeros años del siglomilitares que servían en el ejército.67 XVII, cuando no había molinos en Concepción ni en los lugares donde servíanCentrándonos en los soldados, indiquemos los soldados, lo habitual era que se lesque su ración de trigo o harina se les entregase una ración de trigo que comíanentregaba una vez al mes. El «factor» de cocida o tostada y molida si deseabancada fuerte y tercio era el encargado de preparar pan.72 En el ejército de Flandes elrecibir el trigo o la harina, guardarlo en los pan era el principal alimento del soldado73 yalmacenes y repartir las cantidades sus autoridades consideraban que éstecorrespondientes a los miembros del necesitaba un pan de un libra y media al díaejército.68 En el caso de los animales, para alimentarse adecuadamente ¿Cuántosabemos que éstos se dejaban en los pan comía el soldado de infantería en Chile?potreros del tercio o fuerte, y que se iban Con la harina que recibía —seis fanegas,matando de acuerdo a las raciones que como se recordará— disponía de alrededorsemanalmente era menester repartir. de 2 1/2 libras de dicho alimento al día, esto es, aproximadamente 1 kilo 150 gramos74 lo¿Qué hacía el soldado con el trigo o la que representa —al menos en teoría— casiharina? González de Nájera cuenta que los medio kilo más que la ración que debíamilitares molían el trigo o cebada «a fuerza recibir el militar en Flandes.75de brazo, no sin trabajo… sobre unas piedrasencavadas con otras menores al uso de los En 1607, con el objeto de producir harinaindios, lo cual molido cuecen en agua simple, para el ejército, se disponía la construcciónpues no solamente no tienen otromantenimiento, pero ni aún sal que de sabor 70 ROSALES [18], II, pág. 394.a tan pobre y tasada ración».69 El padre 71 Jerónimo QUIROGA, Memoria de los sucesos de laDiego de Rosales anota que, hasta guerra de Chile, Santiago. Editorial Andrés Bello 1979, pág.comienzos del siglo XVII, «se les daba a los 324. 72 “Razón de lo que monta el vestido y comida de unsoldados la ración en grano y sólo comían soldado infante en un año”, en AGI, Chile 18.trigo cocido, y si querían comer pan lo habían 73 PARKER, [1], pág. 205 y 206. 74 Para la conversión de fanegas en libras hemos utilizado el65 Informe de Pedro Urcueta Guevara, teniendo de veedor, al trabajo de Armando de RAMÓN y José Manuel LARRAÍN,virrey del Perú, 1625, en AGI, Chile, 9. “Una metrópolis colonial para Santiago de Chile, de la66 “Relación de los sueldos que paga su Mag…”, 1611, en medida castellana al sistema métrico decimal” en Historia nºAGI, Patronato, 229, remo 43. 14, Pontificia Universidad Católica, 1979, pág. 32 y ss. y de67 VARGAS [4], pág. 367. los mismos autores, Orígenes [45], pág. 118.68 75 “Cuadernos de las cuentas que ajustó en la ciudad de Decimos en teoría porque al soldado en Flandes se leConcepción el sargento mayor Jorge Lorenzo de Olivar, entregaba al día un pan que pesaba una libra y media, elveedor general del ejército…”, 1668 – 1673, en AGI, soldado de la Frontera, en cambio recibía harina con la cuálContaduría 1860. Debo el conocimiento de esa se preparaba el pan, sin que sepamos si con 2 ½ libras dedocumentación al profesor Juan Guillermo Muñoz Correa. harina – que era lo que se le proporcionaba – se podía69 GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], cit. pág. 189. fabricar la misma cantidad de pan, menos o más. 14
  • 14. ________________________________________________________________________________de un molino en terrenos del convento de la ejército de Chile. Antes bien, era unaMerced en Concepción.76 En él se molía el situación bastante común en el mundo militartrigo que comenzaban a producir los de entonces. Así, los soldados del ejércitoestancieros de la Frontera y sobre todo, el español en Flandes se quejaban, en 1631, deque se trata de las haciendas reales de la «pestilencia» que tenía el pan que se lesQuillota, Buena Esperanza e isla Santa había entregado; lo que no debe extrañar siMaría.77 Hacia mediados de siglo, cuando las se tiene en cuenta que un año antes, seestancias reales habían perdido su denunciaba que en el pan se habíaimportancia, las autoridades del ejército encontrado ingredientes tales comooptaron por entregar a un asentista parte «desperdicios, harina sin moler, galletasimportante del abastecimiento de la harina rotas y terrones de yeso».80 Lasque consumía dicha fuerza. A fines de siglo, consecuencias no se hicieron esperar.el asiento se obtenía por seis años, Muchos de los que consumieron dicho panestableciéndose en el contrato que el murieron; y «otros muchos que se negaron aproveedor se obligaba a «mantener este comerlo murieron de hambre».81ejército... con la harina y trigo quenecesiten... sean 1.400 a 18.000 fanegas... De acuerdo con los datos que hemoslas cuales me obligaré a poner y entregar en reunido, puede sugerirse que el consumo delas plazas por mi cuenta, costo y riesgo». carne de los hombres del ejército seAsimismo, se fijaba el precio al que se le satisfacía con una cantidad que fluctuabapagaría la fanega y se indicaba que el entre las 150 y 2500 vacas al año.82 Losasentista, como ha «sido costumbre hasta grandes centros abastecedores de animalesaquí», podrá contar con los indios de los para dicha fuerza fueron Santiago ypueblos y reducciones tanto para «el manejo Tucumán, y Paraguay de manera ocasional.de las escoltas que sirven de esta parte del Los animales que venían desde dichosBíobío, como para la asistencia de los lugares eran conducidos hasta la estancia demolinos».78 Catentoa, y desde aquí, después de un período de engorde llevados a los fuertes yLos militares, sin embargo, no siempre tercios para la alimentación de losrecibían las cantidades que les soldados.83 Allí se dejaban en los potreros,correspondían y —según Pineda y quedando un «cabo» a cargo del cuidado deBascuñán— las harinas que se (les) traían los mismos.84 Las matanzas se hacían de(eran de tan mala calidad que) ni aún las acuerdo con las necesidades, y los repartosbestias más hambrientas pudieran llegar a debían efectuarse todos los sábados.85 Porarrostrarla, y por las quejas que los pobres diversas circunstancias, no siempre sesoldados daban... para que como quien lo respetaba dicho día, lo que significaba que elestaba gobernando de maestro de campo soldado, después de consumir su racióngeneral, pusiese algún remedio en semejante semanal, quedara sin carne por algunosmaldad, fue forzoso dar cuenta al gobernador días.86 Los soldados comían la carne cocida,como a superior de todo».79 En realidad, lamala calidad de los alimentos no era un 80 PARKER [1], pág. 207 y nota 14.problema que afectara exclusivamente al 81 Ídem, pág. 207. 82 VARGAS [4], pág. 379. 83 Ídem, págs. 380 y ss.76 84 VARGAS [4], pág. 377. El potrero del Tercio de Arauco, en AGI Mapas y Planos,77 Ídem. Págs. 374 y 375. Perú y Chile, 23.78 85 Ídem. Pág. 406 y ss. PINEDA [30], pág. 376.79 86 PINEDA [30], pág. 235 Ibídem. 15
  • 15. ________________________________________________________________________________sazonándola con sal87 y partiéndola con los veces llegaban «vivanderos» a ofrecer suscuchillos que se les entregaban como parte productos en los fuertes y los tercios.94de su equipo.88 Es posible que tambiénaprovecharan algunas de las vísceras del Volviendo a nuestra pregunta. Parece claroanimal y que las mujeres que los que los soldados, además de sus raciones deacompañaban o vivían con ellos les harina y carne, tenían posibilidades decocinaran la carne, el trigo y los demás consumir los productos que se cultivaban enalimentos que conseguían.89 los fuertes y tercios, y los que solían venderles los «vivanderos» y algunasHarina y carne eran los componentes básicos autoridades del ejército. Con todo, diversosde la dieta de los soldados. Pero no parece testimonios sugieren que los soldados seque los únicos. En primer lugar, porque da la veían afectados por falta de alimentos paraimpresión que en los fuertes y tercios se solía satisfacer sus necesidades. Así González desembrar a sus alrededores. En 1611, por Nájera narra que cuando,ejemplo, el gobernador Juan Jaraquemada “… se acabaron las tasadas raciones de trigoordenó que se sembraran en Lebu 120 y cebada, ordené al principio que, de dosfanegas de trigo, 30 de cebada, 2 de habas, compañías que conmigo tenía, saliese cadauna de garbanzos y medía de lentejas. El día la una a los infructuosos y estérilestrabajo corrió por cuenta de seiscientos campos a traer cardos, de los que en España«indios amigos... los que en quince días a suelen dar verde a los caballos… ypala» acabaron sementera.90 Más adelante, acabados… (Los soldados) cargaban deen lugares como el Tercio de Arauco, se otras yerbas no conocidas, de que meaprecia que alrededor de cada galera había enfermaban algunos, y los sanos ya no seuna huerta, regada con el agua de las podían tener en pie. Salía yo cada día… ibavertientes cercanas al lugar91 y probable- río arriba, de cuya ribera traía gran cantidadmente trabajada por los «indios amigos» que de pencas de áspera comida, de unasvivían en dicho tercio. Por otro lado, grandes hojas mayores de una yerba llamadaagreguemos que algunos gobernadores ven- pangue… Llegó finalmente el extremo de ladieron vino92 y miel93 a los soldados, y que a hambre a tales términos, que no quedó en el fuerte adarga ni otra cosa de cuero, hasta venir a desatar de noche la palizada de que87 Según GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], pág. 189, no era hecho el fuerte, para comer las correassiempre los soldados contaban con sal “que de sabor a tan de cuero crudío de vaca y podridos de sol ypobre y tasada ración…”. agua, con que estaba atado el maderame...88 “Relación de lo que monta el vestido y comida de un Solí matar con una escopeta algunos perrossoldado infante en un año…” en AGI, Chile 18.89 ROSALES [18], pág. II, págs. 102 cuenta que en 1604, campestres... los cuales llegaban de noche al“Los que sirven en ella (la guerra) con ostentación… fuerte, y no faltaban soldados y aun más que(llevaban) dos indias o mestizas por criadas… las cuales, soldados, que los asaban y comían.”95aunque es verdad que para sustentar y hacer de comer ylavar a la gente que consigo llevan de camaradas y criadoslas reputan por necesarias, y con razones aparentes lojustifican diciendo que si no llevan criadas que hagan de 93comer, el servicio se pierde…” Información de Félix Bustamante de Zeballos sobre los90 TRIBALDOS DE TOLEDO, [9]. 113 (vta) negocios del gobernador Juan Henríquez, en AGI, Chile, 7.91 94 CUNILL [9], págs. 49. QUIROGA [71], págs. 387, indica que durante el92 Juan Eduardo VARGAS CARIOLA, “Notas sobre el gobierno de Antonio de Acuña y Cabrera, Juan de Salazar engobierno militar en Indias, el caso del ejército de Chile en el Tucapel, “tenía cercados a los soldados sin permitir quesiglo XVII” en Revista Chilena de Historia del Derecho, entrase ningún vivandero…” 95Santiago nº 15, pág. 229. GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], cit., págs. 189 y 190. 16
  • 16. ________________________________________________________________________________La descripción de este cronista respecto al requerían, no era raro que careciesen de laproblema alimentario de los soldados, que comida mínima, e incluso —como cuentancorresponde a los primeros años del siglo los cronistas— debieron soportar con algunaXVII, no es muy diferente a la que hace frecuencia el drama del hambre.Pineda y Bascuñán veinte años después.Este último afirma, en efecto, que «el soldado 4. EL JUEGO.(está) toda la vida muerto de hambre»96 y lo El juego, como decíamos, era una de lasmismo pareciera acontecer hasta fines del escasas distracciones que tenían lossiglo XVII. Varias causas pueden explicar soldados en la Frontera. Más exactamente,esta situación: En primer lugar, era un hecho habría que decir que se trataba de unaque el soldado recibía raciones con menos verdadera pasión, no muy diferente a la quecantidades que las fijadas, y que la entonces se aprecia en el resto de laproducción de las huertas de sus «barracas», sociedad española por dicha diversión.que podría haber suplido la falta de Según Bennassar, «se jugaba en todasalimentos» se veía afectada por el pillaje partes, y todo el mundo, o poco menos,fronterizo de los indios. Estos también solían arriesgaba dinero, en la medida de sus«desbaratar... las escoltas» que conducían posibilidades».100 Esa actitud —según dicholas provisiones a los fuertes y tercios, con lo hispanista— sería el reflejo de que «lacual estos últimos quedaban desabastecidos riqueza rápidamente conseguida por vías quede aquéllas hasta que las autoridades les no son las del trabajo: por las armas, por elremitiesen una nueva escolta.97 Pero, sin favor del poder, por el azar del juego, por loninguna duda, la razón principal obedecía a que sea, es una riqueza llamada a serque las autoridades, según se apuntó, dispendiada, más bien que a generar otra...vendían el trigo y la carne a precios cualquiera fuese su origen o su situaciónsuperiores a los normales de la plaza.98 En social, gran número de españoles coincidían1611, por ejemplo, se vendió a los soldados en preferir el disfrute inmediato de la riquezala fanega de dicho cereal a 2 pesos y 6 adquirida a la previsión que suponen elreales, en circunstancias de que su precio en ahorro y la inversión».101Concepción fluctuaba entonces entre 1 peso7 reales y 2 pesos. El mismo año se les En Chile, desde el siglo XVI, el juego secobraron 5 pesos por cada vaca, cuando su extendió extraordinariamente.102 Refiereprecio en dicha ciudad era de 2 pesos y 5 Pereira Salas que Pedro de Valdivia «jugabareales.99 muy largo», que el gobernador Alonso de Ribera fue acusado «porque autorizaba conEn suma, los altos precios, además de sus propios hechos los juegos que el Reydisminuir el poder de compra de los tenía severamente prohibidos» y que estasoldados, reducían sus posibilidades de pasión, de la que participaban desdeadquirir las raciones que necesitaban para gobernadores hasta indios, llegó al extremoalimentarse adecuadamente en la Frontera. de que Juan de Mendoza y Saavedra,Sin parte de aquéllas, y sin tener seguridad corregidor del Maule, fue acusado que «porde que las huertas de los fuertes y tercios les unos y otros motivos había retenido (a lasproporcionaran la alimentación que milicias reunidas en un alarde), ocho días, al 100 Bartolomé BENNASSAR, Los Españoles, Barcelona,96 PINEDA [30], págs. 377. Argos/Vergara, 1976, págs. 155.97 101 GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], cit., págs. 188. Ídem, pág. 191.98 102 VARGAS [52], págs. 387 – 390. Eugenio PEREIRA SALAS, Juegos y Alegrías coloniales99 Ídem, pág. 191. en Chile. Santiago, Zig – Zag. 1946, págs. 189 y ss. 17
  • 17. ________________________________________________________________________________otro lado del río Maule, impidiendo a los que dados108. Por lo general, las apuestas no lasvivían al sur del río pasarlo, pues el disponía hacían en dinero. Y la razón era muy simple:de la barca para cruzarlo. Durante todos los militares prácticamente carecían delestos días, con todo interés, permitió el juego mismo, puesto que buena parte de susa los milicianos, les sacó dados, naipes y les sueldos lo recibían en ropa y comida. Sinjugó taba».103 dinero, lo normal era que apostasen su vestimenta, alimentos y armas. El visitadorEl juego era un pasatiempo autorizado en el Juan Bautista de Ureta denunciaba, en 1620,mundo militar español. Así, Felipe III, en que el maestre de campo Ginés de Lillo teníavirtud de una real cédula fechada en Madrid «tablas de juego... consintiendo que seel 2 de marzo de 1613, permitía que «los jugase (por parte de los soldados) ropa,Gobernadores y Capitanes Generales, donde carneros, vino, caballos y zapatos».109 Elhubiere milicia, dejen a los Sargentos padre Rosales, por su parte, apunta que elmayores gozar de los aprovechamientos que gobernador Francisco Laso de la Vega sehubiere de las tablas de juego en los cuerpos «condolió de ver (a los soldados) comode guardia».104 Los soldados, por lo mismo, solían andar descalzos de pie y pierna, rotos,no consideraban que jugar fuese algo y mal vestidos; tan descaecidos en el trajecontrario a las ordenanzas. De ahí que el que no parecían españoles, cuyo defecto secapitán de infantería Iñigo de Ayala, después atribuía a las tablas de juego, donde perdíande ser acusado por el visitador Juan Bautista la ropa que se les daba para vestirse, y ade Ureta de haber «tenido y consentido otros desaguaderos y empeños que teníantablas de juego», alegara «que las leyes y con ellos sus propios oficiales».110 El mismoórdenes no prohíben los dichos juegos en los cronista añade que dicha autoridadpresidios, antes es permitido en los de procuraba:Flandes e Italia».105 “… obviar los daños del juego, que parece predomina más en este ejercito que en otraDa la impresión que Concepción —la capital parte del mundo, siendo allí más nocivo porde la Frontera— se convirtió en la capital del las circunstancias que le hacen dañoso yjuego en Chile. En 1653, de acuerdo con los perjudicial; y aunque fue rigor el hacerdatos que proporciona Pereira Salas, su estropear a un soldado que había jugado losconsumo de naipes llegó a 2.500 barajas, le afforros (sic) de los calzones con que lesseguía Santiago con 1.095, Cuyo con 400, La habían socorrido, fue de importancia paraSerena con 300, Valparaíso con 200 y el poner freno a la demasía de los demás enpartido de Aconcagua con 150.106 En malbaratar los socorros sin atención alConcepción así como en los fuertes y en los lucimiento de sus personas por dar gusto atercios, los soldados jugaban virtualmente las manos y cebo al apetito del juego.”111todo lo que tenían a los naipes107 y a los A fines del siglo XVII, el gobernador Tomás Marín de Poveda informa que los soldados103 vendían su ropa «para jugar, o la juegan en Ídem, págs. 191 – 194.104 RECOPILACIÓN DE LEYES DE LOS REINOS DE especie, y fallándoles todo no está segura laLAS INDIAS, Libro III, Título X, Ley XXVI.105 108 Informe del visitador Juan Bautista de Ureta, 1620 en Informe de Jacobe Adaro San Martín, fiscal de la realAGI Chile, 19. audiencia de Santiago al Rey, 1623, en AGI, Chile 8.106 109 PEREIRA [102], pág. 198 y 199. Informe del visitador Juan Bautista de Ureta 1620, en107 Residencia de Francisco de la Fuente Villalobos, por sus AGI, Chile 19. 110cargos de veedor y proveedor del ejército, en AGI, ROSALES [18], III, pág. 89. 111Escribanía de Cámara, 936. Ídem, pág. III, págs. 89 y 90. 18
  • 18. ________________________________________________________________________________espada ni las armas, achaque de que que la suerte le cupo al dicho... Miguelgeneralmente enferman todos los ejércitos García.”114del mundo».112 5. LA CAMARADERÍA.Las autoridades del ejército intentaron evitarque los soldados, antes de partir a la En el mundo militar de la época parece sercampaña anual, apostaran su equipo en bastante frecuente que surjan entre susalgún juego de azar. En la época, se miembros fuertes lazos afectivos.115 Segúnestimaba que el éxito de la misma dependía Geoffrey Parker, los que adquirían calidad deen parte de lo bien aperados que estuvieran amigos pasaban a denominarseaquéllos porque «así para la estimación del «camaradas» y normalmente «vivían juntossoldado como para el respeto del enemigo, (en la misma cámara), compartiendoes de grande importancia que ande bien beneficios y pertenencias, peligros evestido; que el soldado lucido honradamente infortunios».116 El historiador citado añadese engríe, y bien tratado obra con honra, y al que para los «muchos soldados (que) nodesnudo le desprecia el enemigo y se le tenían esposa ni servidores... las estrechasatreve como a dominguejo y como a amistades... que hacían entre los hombres deespantajo de huerta, que al principio le temen cada compañía eran importantes».117 No haylas aves y luego se sientan sobre él».113 Es duda que en el ejército de la Fronteraposible que las autoridades consiguieran sus también se dio la amistad o camaraderíapropósitos y que los soldados, aperados entre sus hombres. El cronista González decomo correspondía, salieran de sus fuertes y Nájera narra que un soldado, llamadotercios a enfrentar a los indios. Aún así, la Palacios, «me vino un día a pedir licencia enpasión por el juego era tan fuerte que durante el mismo fuerte, para ir a las espaldas del ala campaña —al anochecer, en las horas de cortar un haz de carrizo para aderezar sudescanso— los soldados siempre barraca, el cual venía con su arcabuz alencontrarían compañeros dispuestos a vivir hombro y cuerda encendida y diciéndole quela emoción que significaba apostar, tirar los no fuese solo, aunque era tan cerca, me dijodados o aguardar las mejores cartas, por que sus camaradas iban con él de la mismacierto que con la secreta esperanza de manera apercibidos»118. El gobernador Juanganar. La misma que tuvieron dos soldados Henríquez, por su parte, afirmaba que lacondenados a muerte por el delito de «hermandad de los soldados (era) tal, quedeserción, a los que el gobernador Pedro unos y otros se acomodan en la distribuciónOsorez de Ulloa les ordenó que: del socorro, como en el trabajo y subsistencia».119“… jugaran al dado su vida, (salvándose demorir quien) en tres veces echase... más En medida importante, la camaradería surgíapuntos: y habiendo empezado primero... del hecho de que la mayoría de los militaresAlejo de Vizcarra echó en tres veces 21puntos y Miguel García en otros tres 23, y 114 Informe de Jacobe Adaro San Martín al Rey, 1623, enhabiendo alegado segunda vez el dicho Alejo AGI, en Chile, 8. También en informe del visitador Juande Vizcarra… se le permitió echase oirás tres Bautista de Ureta, 1620, en AGI, Chile 19. 115veces y en ellas echó 22 puntos; de suerte CORVISIER, L’art [2], Tomo II, págs. 873 y 874. 116 PARKER [1], pág. 222. 117 Ibídem.112 118 Carta de Tomás Marín de Poveda al Rey, 1689, en AGI, GONZÁLEZ DE NÁJERA, [8], cit., pág. 191. 119Chile, 129. Juan Henríquez al virrey del Perú, 1670, en AGI, Chile113 ROSALES [18], III, pág. 90. 56. 19
  • 19. ________________________________________________________________________________que servía en la Frontera eran hombres que en 1622 tenía cuarenta y dos años,solos. Solamente las autoridades de los estaba en el ejército desde hacía veinte ytercios —en caso de ser casadas— solían que José María de la Rosa, que en 1703vivir con sus familias. Los soldados, incluso tenía treinta y tres, servía en esa fuerzalos casados, por lo general lo hacían sin sus desde los diecisiete años de edad.122 Dichaesposas. Así sabemos que en 1607 el realidad se refuerza al observar que en elgobernador Alonso García Ramón justificaba ejército —al que por lo general se ingresabahaber licenciado a un grupo de militares con una edad comprendida entre losporque «eran casados en el Perú, y haber dieciocho y veintidós años123 siempre hubopasado diez y doce años sin haber visto a hombres mayores. En 1654, el capitán Pedrosus mujeres (e) hijos».120 Es cierto que el de Sotomayor declaraba tener sesenta yamancebamiento de los soldados con indias cuatro años, y setenta años reconocía tenery mestizas fue un hecho frecuente, y contra el también capitán Antonio Gómezel cual poco o nada pudieron hacer las Bejarano124. Por la misma época, el cronistaautoridades. Pero dichas relaciones, en la Jerónimo de Quiroga cuenta que en el fuertemedida que por lo general no eran de San Pedro «había veinte viejos queduraderas, carecían de la fuerza suficiente ninguno tenía menos de 80 años...», y quepara romper la soledad familiar en la que se en el fuerte de Colcura también había unadebatía la vida del soldado. Sin esposa e compañía de «muchos viejos».125 En el terciohijos, los amigos resultaban de gran valor, de Yumbel, a comienzos del siglo XVIII, unpuesto que con ellos podía compartir los soldado llamado Ignacio Capón, decía tenerpeligros, las alegrías, las penas, las cincuenta y tres años, el capitán Andrésesperanzas, las emociones y, en fin, todas González de Meneses declaraba cincuenta ylas vicisitudes del mundo militar. uno, cincuenta y cuatro el capitán Laureano Ordóñez, cincuenta y ocho el capitánEn cierto modo, esta dimensión humana que Francisco Niño Ladrón de Guevara, ytenía la vida militar parece constituir un sesenta y ocho el capitán Diego de Mendo-estímulo para que algunos soldados optaran za.126por quedarse en los fuertes y tercios. Esindiscutible que la deserción era una realidad ¿Que proporción de soldados puedepermanente.121 Pero también lo es que un considerarse como viejos? El punto es difícilcierto número de soldados permanecía, y de responder, porque no hemos encontradoque esta decisión obedecía a que en dichos documentación en la cual se indique la edadlugares había hallado la choza, la comida y de los soldados que servían en la Frontera.los afectos que fuera de ellos —sobretodo si Así y todo, tenemos algunos informes queera mayor o estaba enfermo— difícilmente proporcionan datos generales sobre eliba a encontrar. La imagen de estos hombres particular. En 1621, por ejemplo, lasque se quedaban para siempre está dada, en autoridades señalaban que había 400primer lugar, por los documentos que indican soldados entre «viejos y estropeados»; másel largo tiempo que servían algunos de un 30 % del total que entonces servía ensoldados. Así, sabemos que Fernando Trejo, dicha fuerza.127 En 1679, se afirmaba que120 122 “Relación de las cosas que del Reino de Chile se debe dar AGI, Chile, 134. 123entero aviso a V. A. por vuestro gobernador Alonso García VARGAS [4], pág. 124. 124Ramón,” julio de 1607, en AGI, Chile, 18. AGI, Chile, 53.121 125 Juan Eduardo VARGAS CARIOLA, “Antecedentes QUIROGA [71], pág. 409 126sobre las levas en Indias para el ejército de Chile en el siglo AGI, Chile, 134. 127XVII (1600 – 1662)”, en Historia, nº 22, págs. 336 y ss. AGI, Chile, 43. 20
  • 20. ________________________________________________________________________________1.000 de los 1.300 hombres con que contaba guerra... los aborrecen, como en verdad sonel ejército eran «viejos y estropeados»128 y a aborrecidos en la milicia los desterrados porfines del siglo XVII el veedor Juan Pérez de la justicia, mayormente afrentados…».134 DosPinero sostenía que había «muchos soldados años después, el gobernador Juanviejos (que) no se pueden despedir (...) Jaraquemada, después de formular unporque no hay forma de reemplazarlos».129 planteamiento similar, solicitaba a Felipe IIITenemos la impresión de que las amistades que no se enviaran más «por la sala delentre los soldados se hacían dentro de crimen de Lima, ni otra justicia, mulatos niciertos límites y posibilidades. En efecto, personas que estén presos por delitos…,cuesta imaginar que pudieran ser camaradas que estraga esto grandemente el buenun soldado blanco, levado en España, nombre de la guerra y los soldadosPortugal o en Indias, y uno de los tantos particulares lo sienten por agravio».135mestizos llegados desde Lima.130 Dejando de Si bien es cierto que los antagonismoslado todas las excepciones que se quieran, sociales y raciales dificultaban o impedían lahay que partir de la base que el grupo de amistad entre los soldados, también lo esblancos que servía en el ejército —en el que reconocer que los miembros del ejército, antehabía soldados y oficiales— siempre un peligro que los afectara, solían dejar deconsideró una deshonra hacerlo junto a los lado dichas diferencias y actuar con unamestizos que, con el correr del siglo, se suerte de espíritu de cuerpo. Esta cohesiónconstituyeron, en un grupo cuantitativamente entre los miembros del ejército —un rasgoimportante dentro del ejército.131 Así, el muy difícil de detectar— se manifestó concapitán Pedro Moyana, del tercio de Yumbel, claridad durante el motín de 1702 y 1703. Adeclaraba que se había dirigido a la casa del los responsables se les debían aplicar lassargento mayor a fin de pedirle, junto a otros duras penas que imponían las ordenanzascompañeros, «les diese satisfacción de militares en estos casos. Las autoridades, sinhaberlos tratado de indios, mestizos y embargo, prefirieron no hacerlo, «porquemulatos... a pedirle satisfacción de la considerando que esta conjuración habíahonra».132 sido universal en todas las guarniciones de la Frontera, si se pensaba a ser demostraciónHay que contemplar, además, que para no con la de Yumbel era constante el quepocos miembros del ejército también era una moviesen los demás".136 De la misma opinióndeshonra servir junto a los «desterrados», fue el gobernador Francisco Ibáñez deesto es, el grupo de hombres a los cuales los Peralta, toda vez que —decía— «habíantribunales de Lima les conmutaban sus tenido noticia (...) de la general conspiraciónpenas corporales por servir un determinado que tenían todos los militares para que ennúmero de años en el ejército.133 En 1609, caso de que se castigase alguno por el motínBlas Gago de Figueroa, oficial mayor de la que habían hecho, se moverían otra vezveeduría, indicaba que «los que vienendesterrados a servir entre la gente de 134 “Relación de los oficiales y soldados que han entrado a128 Francisco Hernández de Cifuentes al rey, 1679, en AGI, servir en este Reino de Chile.” Concepción, 15 deChile, 7. noviembre de 1609, en AGI, Chile, 18.129 135 AGI, Chile, 129. El gobernador Juan Jaraquemada al Rey 1611, en130 VARGAS [121], págs. 351 y 352. Claudio Gay, Historia Física y Política de Chile, París,131 Ibídem. Imprenta de Mauide y Renou, 1846, tomo II, pág. 248.132 136 Antecedentes sobre el motín de 1702 – 1703, en AGI, Junta de Guerra celebrada en Concepción el 1º de eneroChile, 134. de 1703, para tratar sobre el motín del tercio de Yumbel. En133 VARGAS [121], págs. 353 – 355. AGI, Chile, 134. 21
  • 21. ________________________________________________________________________________todos y perderían sus vidas en la que no pocos «redondeaban sus sueldos...defensa».137 forzando a los soldados moribundos a dejarles en herencia su dinero…».142 El nivelQue los amotinados del tercio de Yumbel de los capellanes —concluye dichorecibieran la adhesión de otros militares, historiador— sólo mejoró a partir de 1587,permite sugerir la existencia de un cierto cuando los jesuitas establecieron la «missioespíritu de cuerpo entre los miembros del castrensis» en el ejército de Flandes.143ejército de la Frontera. De ser así, significaríaque sus diferencias raciales y sociales, que La presencia de capellanes en los ejércitosdificultaban la camaradería, no les impedían —incluso en el caso de sacerdotesunirse para hacer frente a situaciones graves. íntegros— no parece haber influido mayor-La verdad que estas reacciones de los mente en la conducta de los soldados. Esta,soldados se daban en todos los ejércitos, y en efecto, poco o nada tenía que ver con losen general se originaban por problemas principios de la religión, y más bien serelacionados con castigos de la autoridad acercaba a un comportamiento(como el caso del tercio de Yumbel) o por particularmente violento y brutal. Frayatrasos en las pagas que recibían los Antonio de Salazar, en 1655, refiriéndose almilitares. En otras palabras, y empleando el paso de los militares por los campos, decía:concepto de Corvisier, eran “… Cosa bien astrosa es, y digna de toda«comportamientos colectivos»138 que reprehensión, ver acabar de robar por losadoptaban los soldados a fin de enfrentar las caminos, blasfemar por los poblados, afrentaramenazas de sus superiores o, simplemente, a uno, herir a otro, violar donzallas, sustentarpara exigir lo que les correspondía. amigas, andar siempre cargado de mujeres; y luego, sin más disposición que la6. LA RELIGIOSIDAD. dicha...».144 La investigación contemporánea,El cuidado espiritual de los soldados en el por su parte, ha precisado que los militaresejército de Flandes quedaba bajo la españoles en Flandes «cometieronresponsabilidad de los capellanes incontables violaciones, asesinatos,castrenses. En 1572 el duque de Alba, sin latrocinios e incendios... (y que) lashacer demasiadas excepciones calificaba a guarniciones de los Países Bajosestos últimos como «ydiotas y viciosos».139 españoles... constituían inevitablementeParker narra el caso de un capellán que, focos de desorden, juego y vicio, crimen yentre otras cosas, se dedicaba al tráfico de crueldad, lujuria y desenfreno.145”reliquias, tenía un hijo e inclinaciones Y que, en general, puede afirmarse que laheréticas,140 y el de otro que se vestía con «moralidad de las tropas» (de los ejércitos depieles, llevaba una cadena de oro y la época) por lo general era más bien baja, y«entretenía al obispo de Amberes con que la «violencia, libertinaje de lasbaladas impúdicas acompañándose de costumbres y espíritu de lucro» eran rasgoslaúd…».141 Aún cuando reconoce que eran inherentes al carácter de los soldados.146casos excepcionales, sostiene que lamayoría de los capellanes castrenses noeran «mucho mejores» que los anteriores y 142 Ibídem.137 143 Ibídem. Ibídem.138 144 CORVISIER, [2], págs. 191 y ss. Julio CARO BAROJA, Las formas complejas de la vida139 Citado por PARKER [1], cit. pág. 216. religiosa, Madrid, Akal, 1978, pág. 443.140 145 PARKER [1], pág. 216 PARKER [1], cit., pág. 225.141 146 Ibídem. CORVISIER [2], cit., pág. 193 y 194. 22
  • 22. ________________________________________________________________________________Las tareas espirituales, en el ejército de cosas de Dios... floja y livianamente»151, EnChile, también corrían por cuenta de segundo término los capellanes, al estarcapellanes. En 1640, existía un capellán sujetos a los mismos problemas económicosmayor, seis capellanes que servían en los que soportaban los soldados —esto es,diferentes recintos militares y un capellán que atrasos frecuentes en sus pagas etenía la misión de «doctrinar y administrar los imposibilidad de cubrir con las mismas todassacramentos a los indios que tiene su Mag. sus necesidades—, solían abandonar losen la estancia de vacas... (Catentoa)».147 Al lugares donde debían ejercer su ministerio.capellán mayor, por su parte, le correspondía Bernardino Ruiz de la Canal, por ejemplo,«asistir a la persona del capitán general»,148 sacerdote en el fuerte de Lebu, se fue a laincluso cuando salía a las campañas contra estancia de Pedro Páez Castillejo, uno de loslos indios. El padre Juan Laso de la Vega, vecinos poderosos de Concepción, con elque vino a Chile como capellán mayor del objeto de «buscar que comer».152 Por último,gobernador Francisco Laso de la Vega, tenemos informaciones que indican que elinformaba al rey en 1634 que había estado a celo pastoral de algunos capellanes fue mássu lado «en cuantas salidas y campeadas ha bien escaso. Así, hemos encontradohecho a tierras del enemigo y batalla que ha denuncias de que fray Domingo de Andía,tenido, he puesto riesgo a mi vida... capellán mayor en 1620, no cumplía lasarrojándome a confesar a los heridos».149 En obligaciones de su ministerio;153 y que loslos meses que no había actividad militar — capellanes mayores de fines del siglo XVII nocasi todo el otoño y durante el invierno—, decían misa ni predicaban, «aunque teníandicho sacerdote se ocupaba en Concepción gran divino cuidado de los que morían sinde visitar los «hospitales y componer las testar, desbarrancados, ahogados o enconciencias de los enfermos» y todos los manos del enemigo, para cobrarles susdías debía decir misa en el campo de sueldos y decirles él las misas».154guardia. Entre sus deberes, asimismo, Curiosamente, la misma crítica que se hacíaestaba «predicar el Adviento y la a los capellanes que sirvieron en el ejércitoCuaresma».150 Los- capellanes, con de Flandes hasta por lo menos fines del sigloexcepción del que servía en la estancia XVI.Catentoa, atendían las necesidadesespirituales de los soldados en los tercios y Como en otros ejércitos, la conducta de losfuertes que estaban a su cargo. soldados en Chile estaba lejos de lo que los sacerdotes, con todos los defectos que seVarios problemas afectaban la labor de los quieran, les predicaban. Así, al observar lacapellanes. En primer lugar, da la impresión vida de los militares se aprecia que los actosque su cantidad no era suficiente para de violencia —en las diversas formas queatender a todos los militares del ejército. Por podían presentarse— eran un elemento casilo mismo, apunta el gobernador Juan habitual en los fuertes y tercios. ElJaraquemada, «se pasa en muchos de ellos gobernador Martín de Mújica, relata que las(sobretodo en los fuertes) el año que no se explosiones de ira, las reyertas y los dueloscelebran (los sacramentos), tomándose las formaban parte del clima casi cotidiano de los 151 El gobernador Juan Jaraquemada al Rey, Estero de doña147 Planes efectivos del ejército de Chile en 1640, en AGI, Juana, 28 de enero de 1617, en AGI Chile 19. 152Chile 35. AGI, Chile, 20.148 153 QUIROGA [71], pág. 433. Informe del visitador Juan Bautista de Ureta, 1620, en149 AGI, Chile 12. AGI, Chile, 19.150 154 QUIROGA, [71], pág. 433. QUIROGA [71], pág. 433 23
  • 23. ________________________________________________________________________________cuarteles.155 ¿Qué impulsaba a los militares a se había dirigido a la casa del sargentoactuar con violencia? Hay que tener en mayor a fin de «pedir les diese satisfaccióncuenta, por una parte, lo que significaba para de haberlos tratados de indios mestizos yaquéllos permanecer durante largos meses mulatos... a pedirle satisfacción de lavirtualmente encerrados en sus fuertes o honra».159 Por cierto que si el sargento mayortercios» sometidos a no pocas privaciones, no daba satisfacción, los ofendidos leviviendo en medio de una gran soledad, y sin exigirían alguna reparación o zanjarían eltener más distracciones que el juego, el ocio insulto por medio de un duelo. En este clima,y poco más. Rodeados de estas mínimas ofensas, cuestiones de poca monta,circunstancias, no era extraño que se daban lugar a enfrentamientos entre losconvirtieran en seres nerviosos y soldados. Catalina de Erauso, la monjaextremadamente irritables, que por asuntos alférez, que conoció la vida del ejército ade poca monta —y casi como un necesario comienzos del siglo XVII, cuenta quedesahogo— estaban siempre dispuestos a “… estábame quieto en Concepción, ysacar sus espadas para iniciar pendencias hallándome un día en el campo de guardia»con sus compañeros.156 éntreme con otro amigo alférez en una casa de juego allí junto. Pusímonos a jugar, fueDebe indicarse, por otra parte, que los corriendo el juego, y en una diferencia que sesoldados, movidos por su devoción a los ofreció… me dijo que mentía como cornudo.ideales de la moral caballeresca, practicaban Yo saqué la espada y éntresela en eluna conducta que muy poco tenía que ver pecho.”160con lo que predicaba la religión católica. El padre Rosales, al referirse a las reformasEsta, en efecto, enseñaba a «soportar las que introdujo en el ejército el gobernadorinjurias con mansedumbre», y «mandaba Martín de Mújica, indica que «puso muchoperdonar y amar a los enemigos e freno, y del todo quitó los desafíos y lainjuriadores».157 Dicha moral, en cambio, demasía en las pendencias entre losempujaba a que los hombres, «por un punto soldados, sin que osase ya ninguno a sacarde honra..., se mataran… El católico español la espada en los cuarteles, porque tuvo parao francés estaba entonces muy lejos de degollar a dos personas principales por elaceptar el precepto evangélico de que si caso, y por ser la primera usó de laalguien te hiere en la mejilla derecha, benignidad y bastó para que todos enofrécele también la izquierda... Hechos adelante se contuviesen».161muchos menos violentos puras cuestiones deetiqueta y tratamiento, daban lugar a peleas La verdad es que el clima descrito continuó.feroces».158 Porque era virtualmente imposible poner atajo a un comportamiento que, más que serDe acuerdo con la ética caballeresca, tal producto de buenas o malas normas,como se entendía en el mundo de la reflejaba la fuerza de una mentalidad que,Frontera, los soldados no trepidaban en por encima de cualquier cosa, colocaba losdesenvainar su espada y morir en defensa de valores de la ética caballeresca. El padresu honra. El capitán Pedro Moyano, como se Rosales, al describir esta última, dice que losrecordará, declaraba que con otros militares soldados «tenían por gala la picardía, por155 159 Martín de Mújica al Rey. Concepción, 2 de marzo de Motín de 1702 y 1703, en AGI, Chile, 134. 1601647, en AGI, Chile, 21. Catalina de Erauso, Historia de la monja alférez, Lima,156 ROSALES [18], pág. III, pág. 289. Serie Perúlibros, 1988, pág. 28. Debo esta información al157 CARO BAROJA [144], pág. 432. profesor René Millar Carvacho.158 161 Ibídem. ROSALES [18], III, pág. 289. 24
  • 24. ________________________________________________________________________________donaire la libertad y por bizarría el hurto», y Entre los soldados del ejército, asimismo, seque consideraban que «el soldado que más detectan algunos casos de sodomía. Encaballos, bueyes, mulas y indios hurtaba, era efecto, tenemos noticias de que, hacia 1611,el más vizarro; (y que en cambio), el com- una «enfermedad más pestilente (que lapuesto y contenido era el mayor mandria, el viruela y el sarampión) dio a algunosmás despreciado y el más para poco».162 Por españoles en Paicaví, que fue del alma,mentalidad o lo que fuera, los soldados porque se hallaron heridos del sodomíticopracticaban la violencia y no se mostraban contagio catorce soldados: quemaron losdispuestos —ni podían— perdonar ofensas, trece y perdonóse al uno por no ser tanni tampoco actuar con mansedumbre, culpado. Cosa lastimosa que puede servir dehonradez y delicadeza. Hacerlo les hubiera escarmiento a los que son tocados de tansignificado —ni más ni menos— que el infame vicio».166 Sabemos también que, endesprecio y rechazo del grupo. 1617, un grupo de soldados desertó delEn un terreno distinto, hay que indicar que fuerte de Angol para eludir el castigo quelos soldados con cierta frecuencia vivían merecían «por estar indiciados del pecado deamancebados. Los testimonios al respecto se sodomía».167 Según el gobernador Juanpresentan a lo largo de todo el siglo. El virrey Jaraquemada, dichos militares habían caídodel Perú marqués de Montes Claros, en la en ese vicio debido a «que se tomaban lasprovisión y placarte para el ejército del año cosas de Dios (...) floja y livianamente por1612, «encarga al Gobernador y Capitán carecer (estos fuertes) de los santosGeneral excuse todo el exceso de indias sacramentos y (de) sacerdotes que se lossolteras y de mal vivir que andan con el administran».168ejército y campos».163 Los jesuitas VicenteMolodeli y Antonio de Aparicio, enviados por ¿Qué sentido tenía la religión para losel padre Luis de Valdivia al fuerte Monterrey, soldados en la Frontera si era algo normal lase ocuparon, entre otras cosas, de «quitar violencia, la venganza, el amancebamiento,juramentos y amancebamientos entre los los robos y en fin, otras conductas muysoldados».164 Que poco o nada se avanzó ajenas a lo que les enseñaban losrespecto al problema indicado lo demuestra capellanes? En primer lugar, apuntemos queel hecho de que el gobernador José de la religión —no obstante el comportamientoGarro, a fines de siglo, dictara un bando en esbozado— está presente en la vida de losvirtud del cual mandaba que «los cabos y soldados. Así es muy probable que usarancapitanes del ejército (...) no (permitieran) en para protegerse «efigies religiosas, crucifijos,sus compañías amancebamientos Agnus Dei y otras reproduccionesescandalosos, ni que con pretexto de criadas parecidas», tal y como lo hacían los soldadostengan (los soldados) en los alojamientos en Flandes.169 En segundo lugar, sabemosningún género de mujeres de mal vivir dentro que con alguna frecuencia los hombres delde sus casas, y si hubiere algunas las echen ejército de Chile oían misa y comulgaban,170de las plazas dentro de ocho días (...), que se y que desde 1609 existía en:les da término por si quisieren casarse».165 “… el Convento de la Concepción del Seráfico padre San Francisco, una capellanía 166 ROSALES [18], II, pág. 510.162 167 Ibídem. TRIBALDOS DE TOLEDO, [9], Fol. 122 (vta)163 168 ROSALES [18], II, pág. 542. El gobernador Juan de Jaraquemada al Rey. Estero de164 Ídem, II, pág. 561. Santa Juana, 28 de enero de 1617, en AGI, Chile, 19.165 169 Bando fechado en Concepción, 5 de noviembre de 1682, PARKER [1], CIT., PÁG. 224. 170en AGI, Chile, 24. QUIROGA, [7], PÁG. 358. 25
  • 25. ________________________________________________________________________________exenta del Ordinario, para la cual había de La documentación sobre dicho motín,dar cada soldado doce reales cada uno de su asimismo, permite apreciar otros aspectos desocorro y se le han de decir a cada uno que la religiosidad de los soldados. Así, sabemosmuere en la paz o en la guerra nueve misas, que los amotinados del tercio de Yumbel, alla una cantada de cuerpo presente y las ocho iniciar su movimiento en contra de lasrezadas, y después doce solemnes en las autoridades, hicieron juramento «en forma,fiestas más principales del año, y que los hecha la señal de la cruz... delante de uncapitanes y soldados se habían de enterrar crucifijo»175. De esta manera, dabanen la capilla mayor del Convento...; y fue de seguridades al jefe que habían escogido degrande importancia esta capellanía porque que «en todos tiempos empeñaban sulos pobres soldados que no tenían donde palabra de salvarle de cualquier riesgo»176.enterrarse ni quien les dijiese una misa, Los soldados del tercio de Arauco, por sutienen ese grande bien de que aquellos parte, «encontrándose delante de la imagensantos religiosos les digan tantas.”171 de Nuestra Señora, hicieron todos...Crucifijos, confesiones, misas y capellanías. protestación y juramento de que el hombreAlgo sugieren. Pero hay más. En efecto, la que se apartase (de incorporarse al motín)...documentación sobre el motín de los años y no siguiese el dictamen del común... lo1702 y 1703 posibilita inferir que los soldados abaleasen y matasen».177 Los soldados, ensentían temor ante las ideas de demonio e suma, se obligaban a sublevarse ante Cristo,infierno. Así al tomar declaración el tribunal al y se comprometían delante de la Virgen ateniente Juan Contreras, uno de los matar a todo compañero que no participaseimplicados en dicho motín, se le decía que en el motín, Sugerente sincretismo entre la«si levantaba falso testimonio se lo llevaría el «moral caballeresca y soldadesca»178 —parademonio».172 Podría pensarse que la frase la que matar y vengarse eran actosindicada no era más que un formulismo, legítimos—, y la religión cristiana,propio de todo proceso judicial de la época. representada por el respeto que manifiestanPero, teniendo en cuenta el miedo que en la los soldados hacia Cristo y la Virgen, y por suépoca despertaba en el «público sencillo (...) convencimiento de que faltar a las(las) intervenciones diabólicas en la vida obligaciones contraídas ante Jesús y suhumana»,173 cabe pensar que los soldados Madre —aunque éstas fueran contrarias a lacreían efectivamente que el demonio les moral católica— podría merecer algunapodía provocar daños graves. En el caso que sanción divina.comentamos, irreparable, puesto que elteniente Contreras, en caso de mentir, Los datos son escasos y, desde luego,perdería la vida eterna. Teniendo en cuenta impiden cualquier generalización. Aún así,que los españoles del siglo XVII vivieron diríamos que la presencia en la vida de los«obsesionados por la salvación»174 ¿será soldados de la Virgen, Cristo y el diablo, o launa exageración sugerir que para dicho fuerza que tal vez tenía para ellos la idea demilitar la salvación era un bien fundamental? salvación, así como el hecho de que solieran confesarse y escuchar misa, pueden considerarse expresiones de su personal religiosidad. Es cierto que la misma iba171 ROSALES [18], II, pág. 485.172 La documentación sobre el motín del 1703 y 1704 se 175encuentra en AGI, Chile, 134. AGI, Chile 134173 176 CARO [144], pág. 68 y 69. Ibídem.174 177 Bartolomé BENNASSAR, La España del siglo de oro. Ibídem. 178Barcelona, Crítica 1983, pág. 159. El concepto lo emplea CARO BAROJA [144], pág. 32. 26
  • 26. ________________________________________________________________________________escasamente acompañada de una conductaacorde con las enseñanzas de la Iglesia.Pero, si se tiene en cuenta que la religiosidadde los españoles de entonces, no obstanteestar impregnada de una fe viva, no secaracterizaba precisamente por la práctica deuna moral rigurosa,179 podría aceptarse quelo que ocurría en la Frontera —disociaciónentre fe y moral— no era del todo diferente alo que acontecía en el mundo español deentonces. Los grados, desde luego seríandistintos. Pero aquí, al igual que en el restodel Imperio, los hombres parece que vivíansin mayores dramas la aparentecontradicción que significaba creer, tener unafe viva y, simultáneamente, practicar unaconducta que, por las razones que se quiera,era casi ajena a los principios de la religióncatólica.179 Antonio DOMINGUEZ ORTIZ, El Antiguo Régimen,Los Reyes Católicos y los Austrias, Historia de España.Alfaguara III. Madrid, Alianza Universitaria 1973, págs.231. 27
  • 27. ________________________________________________________________________________ DE LA PROTESTA SALARIAL A LA DELIBERACIÓN POLÍTICA: MOTINES MILITARES EN CHILE, 1823-1830. CRISTIÁN RAMÍREZ RODRÍGUEZ. I. Introducción. Estudiante de Licenciatura en En medio de los primeros conflictos militares Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile. de la revolución independentista, la Junta Provincial de Concepción enviaba un Ganador del 1er. Lugar en el interesante oficio a la Junta de Gobierno en Primer Concurso de Historia Santiago, en el que señalaba una de las 2008 de la Academia de Historia doctrinas que orientarían las relaciones cívico Militar, con el artículo – militares en Chile a lo largo de todo el presentado a continuación. proceso de consolidación republicana: “Las tropas son esencialmente obedientes, i no deliberan sino en unión de la masa general de ciudadanos.” Más adelante, prosiguiendoResumen. (*) con la argumentación en este sentido, se señalaba que:El presente artículo aborda un aspectoparticular de las relaciones cívico – militares “Sería un error de cálculo imperdonable elen Chile: los motines. El propósito es persuadirse que un puñado de soldadosestablecer causalidades generales de las puede, en ningún evento, ser árbitro de lainsurrecciones, comprendiendo la dimensión suerte del reino, alterar a su arbitrio elsocial de los alzamientos militares y analizar gobierno, i mucho menos trastornarlo. Lala recepción en la sociedad civil de los fuerza armada, cualquiera que sea, pudieramotines. A través del análisis historiográfico, triunfar por momentos del pacífico isobre todo basado en las múltiples fuentes desarmado ciudadano; pero la opresión noprimarias disponibles para investigar sobre el podría durar por largo tiempo.”180tema –prensa, sesiones del Congreso, Pocos años después, en junio de 1814,correspondencia, despachos consulares Francisco de la Lastra volvía sobre el mismoextranjeros, memorialistas, relatos de viaje, problema, preguntándose: “¿Hasta cuándoproclamas, folletos – se reconstruyen los nos podremos persuadir que el militar es elprincipales motines militares del período ciudadano que menos derecho tiene a1823-1830, considerándolos tanto como mezclarse en materias políticas de Gobierno,factores desestabilizadores de la política de y que en los países verdaderamente libres,la época, manifestaciones de la politización no se les permite, ni aún votar en lasde los militares del período estudiado, comoexpresiones del descontento económico delas tropas. 180 Oficio de la Junta Provincial de Concepción a la Junta de Gobierno. (10 de diciembre de 1811), en LETELIER, Valentín. (1887). Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile 1811 a 1845. Santiago: Cervantes, Tomo I, p. 207. (En adelante, para referirnos a esta obra se(*) A lo largo de este artículo, se respetará la ortografía utilizará la abreviatura S.C.L., seguido del número deloriginal en todas las citas textuales que se utilicen. Tomo). 28
  • 28. ________________________________________________________________________________elecciones?”181. Desde los inicios de la vida – Freire y Prieto, respectivamente183 –,política independiente, las jerarquías y los deliberación que luego se tornaría encriterios para limitar la intromisión política de constituyente en 1823 y 1833. Así, el marcolos militares fue un asunto cotidiano y muy cronológico inicial en este artículo lo da elpresente en la mente de los legisladores de levantamiento militar liderado por el general ela época. La obediencia de los militares a las Intendente de Concepción, Ramón Freire,autoridades civiles constituidas fue un contra el Director Supremo Bernardoprincipio que pronto recogieron las O’Higgins, iniciado a fines de 1822 ante laconstituciones que rigieron al país en su posibilidad de reelección de O’Higgins (quienincipiente vida republicana. gobernaba con poderes discrecionales, lo que para sus adversarios políticos constituíaPor ejemplo, en su artículo 226, la una “dictadura”), y culminado con laConstitución redactada por Juan Egaña abdicación del propio Bernardo O’Higgins elseñalaba nuevamente este principio: “La 28 de enero de 1823, quien ante lafuerza pública es esencialmente obediente: expectativa de una segura guerra civil –ningún cuerpo armado puede deliberar,” puesto que a Concepción se había sumadoprincipio que la Constitución de 1833, en su el alzamiento de la provincia Coquimbo –artículo 157, refrendaba. Cabe señalar, a prefirió abandonar el poder, y partir aleste respecto, que tal disposición legislativa autoexilio al Perú.estaba tomada de la tradición revolucionariafrancesa, que en el artículo 12 de la El cierre cronológico de este artículo estáConstitución de 1791 señalaba la obediencia asimismo dado por la deliberación ey no deliberación de las tropas. intervención política de los militares, esta vez liderada por el general Joaquín Prieto enSin embargo, a pesar de que tempranamente 1829, motivada por la discutible elección della institucionalidad republicana recogía la Vicepresidente de la República en losnorma de la no deliberación política de las comicios de ese año. El alzamiento militar deFuerzas Armadas, en la práctica, sobre todo Prieto, a diferencia del llevado a cabo pora lo largo de la década de 1820, tal principio Freire en 1822, sí culminó en un sangrientoestuvo lejos de cumplirse como hubieran enfrentamiento, precisamente entre ambosdeseado los legisladores. Según el generales. El triunfo de Prieto el 16 de abrilEncargado de Negocios estadounidense en de 1830 en los campos de Lircay, puso fin alChile, Herman Allen, los frecuentes motines período de experimentación política quemilitares se habían logrado convertir en “una caracterizó a la década de 1820, y dio paso asuerte de common law en Chile.”182 otra época – no menos convulsionada –, bajoEn efecto, y sin ir más lejos, los mismos la sombra de Diego Portales.marcos cronológicos de esta investigación(1823-1830) están dados en función de unaexplícita deliberación política de los militares 183 Los alzamientos militares de Freire en 1823 y Prieto en 1829 pueden ser caracterizados -con flexibilidad, por cierto-181 Francisco de la Lastra a Bernardo O’higgins. (Santiago, dentro de la útil tipología propuesta por Frank Safford como22 de junio de 1814). Reproducido en SILVA CASTRO, conflictos militares internos originados por motivacionesRaúl. (1954). Cartas Chilenas (siglos XVIII-XIX). Santiago: políticas en función de disputas eleccionarias. SAFORD,Academia Chilena de la Historia, p. 26. Frank. (2000). Reflections on the internal wars in182 Herman Allen a Henry Clay. (Valparaíso, 17 de febrero nineteenth-century Latin America. En EARLE, Rebeccade 1827). En United States of America, State Department, (ed.). Rumours of wars: civil conflict in nineteenth-centuryDispatches from United States Minister to Chile, 1823-1906, Latin America. London: Institute of Latin American Studies,N° 49, f. 4. (Destacado en el original) ps. 6-28. 29
  • 29. ________________________________________________________________________________Lo relevante de ambos episodios, para los análisis general en torno a las causalidadespropósitos de nuestro artículo, es que de los motines militares en la época, parasubsumen uno de los problemas más culminar con un análisis detallado de losgravitantes para la conformación republicana motines militares más representativos deen la primera mitad del siglo XIX este período, en un complejo y oscilantelatinoamericano: el sometimiento de las proceso que va desde la protesta por el pagofuerzas militares a la institucionalidad civil. de los sueldos hasta alzamientos en funciónSin embargo, por su misma relevancia, estos de planteamientos políticos.dos grandes movimientos militares de ciertaforma han obnubilado a la historiografía II. La década de 1820 en la historiografía:nacional, omitiendo una amplia serie de ¿Anarquía o ensayos de organizaciónalzamientos militares de menor envergadura política?e impacto, pero no por eso menos decidoresde este complejo fenómeno: los diversos En la historia de Chile, hay pocos períodosmotines militares ocurridos entre 1823 y que hayan suscitado hasta nuestros días tan1829. diversas posturas e interpretaciones historiográficas como la década de 1820. EnDebido a esta situación, a pesar de que tanto razón de este complejo panorama, eslos alzamientos militares de los generales necesario contextualizar los motines militaresRamón Freire y de Joaquín Prieto actúan dentro de este marco de múltiples visionescomo límites cronológicos de nuestra historiográficas, pues precisamente nuestrainvestigación, no serán analizados. Lo que investigación se propone analizar a losnos importa rescatar son precisamente esos militares no como un problema cerrado en síotros alzamientos militares omitidos, y que mismo, sino vincularlos explícitamente congeneralmente han sido sacados a colación problemas y fenómenos históricos mayores,por la historiografía como sucesos tales como la política y el proceso demeramente anecdóticos o como ejemplos construcción republicana en Chile. Así, escaricaturizados – y por lo mismo mal necesario esbozar el panoramacomprendidos – que evidenciarían el carácter historiográfico que contextualiza nuestraanárquico que vivió el país en la década de investigación.1820. Esos motines militares no investigadospor la historiografía nacional serán nuestro Si hay algo que ha caracterizado a lasprincipal objeto de análisis en este artículo. disputas historiográficas en torno a este período es su variedad de enfoques y laPara una mejor comprensión de nuestros multiplicidad de interpretaciones sobre laplanteamientos, y para presentar el problema política de la época. Tales han sido lasde los motines militares en la década de polémicas que muchas de las posturas1820 en su complejidad, al artículo se evidencian una fuerte carga antinómica yencuentra estructurado, en primer lugar, en mutuamente excluyentes, creemos que deuna contextualización metodológica e forma innecesaria. Así, se puede ver en estehistoriográfica tanto del problema en general complejo período de la incipiente vidaque aborda el texto – la participación política republicana chilena una etapa de gobiernosde los militares, – así como de presentar este “sin forma”, en una evidente “anarquía”,problema en el marco de las intensas y según la caracterización de Albertovariadas discusiones historiográficas en tornoa la década de 1820. Luego, procederemos aestablecer una crítica historiográfica y un 30
  • 30. ________________________________________________________________________________Edwards184. Pero evidenciando las diversas páginas deja de ser sólo un fenómenoproposiciones sobre el período, también se nacional, adquiriendo por lo mismo unapuede ver en esta etapa de la vida política mayor relevancia y complejidad su estudio187.chilena una época de una creciente Lo que importa destacar, sin embargo, es“democracia de los pueblos”, con una gran que el panorama historiográfico sigue siendoparticipación ciudadana y popular, sumamente amplio, y en lo medular, todavíadescentralizada y contraria al librecambismo, abierto a discusión. Por ejemplo – y sinuna suerte de “edad de oro” antes que el pretensión de exhaustividad – se hanrégimen portaliano estableciera sus principios establecido como factores causales de laantidemocráticos, centralizadores y inestabilidad política de la década de 1820librecambistas, todos fenómenos atentatorios una serie de elementos. Según Sergiohacia la libertad de “los pueblos” de acuerdo Villalobos, los problemas políticos de laa la lógica de Gabriel Salazar185. época se explicarían considerando tanto la inexperiencia política de los criollos como alHemos escogido las visiones más desastroso impacto económico de la guerracontrapuestas al respecto, por ser de independencia, que habría repercutido enrepresentativas de la intensa disputa la inseguridad y precariedad de loshistoriográfica sobre el período. Sin embargo, gobiernos.188 Para Alfredo Jocelyn-Holt, losambas pecan – desde las antípodas inconvenientes del período pasaron por laideológicas – del mismo problema, es decir, incapacidad de traducir la hasta esesometen la interpretación histórica a las entonces exitosa coexistencia oligárquico-preocupaciones políticas contingentes de los militar en una “proposición constitucionalautores. A este debate de larga data, hay que eficaz.”189 De acuerdo a Enrique Brahm,sumar un factor historiográfico que ayuda a entre otros factores, en la época se habríaexplicar el carácter antinómico de muchas de dado un excesivo alejamiento de la “teoríalas explicaciones sobre el período: la falta de política” de las “realidades prácticas ycontextualización del problema a un nivel concretas” del país. De ahí el desorden y lamayor, es decir, desde una perspectiva inestabilidad.190 Para Julio Heise, loslatinoamericana. En efecto, muchos de los desórdenes políticos eran la expresiónjuicios taxativos que se han emitido sobre la natural de la crisis de la descolonización,década de 1820 se relativizarían y adquirirían desavenencias propias de una “inquietuduna mayor complejidad si situamos el germinal.”191 Finalmente, y en unaproblema como transversal a las demás explicación más completa, de acuerdo anacientes repúblicas en América. Según elhistoriador Tulio Halperin, la década de 1820 187 Un buen balance historiográfico sobre este fenómeno enfue precisamente en Latinoamérica un América Latina se encuentra en SAFFORD, Frank. (1992).período de una “febril experimentación The problem of political order in early republican Spanishpolítica”186. Desde esta perspectiva, el American. Journal of Latin American Studies, 24, ps. 83-97 188problema que abordamos a lo largo de estas VILLALOBOS, Sergio. (1984). Sugerencias para un enfoque del siglo XIX. Santiago: Colección Estudios CIEPLAN, ps. 11-12.184 189 EDWARDS, Alberto. (1972, 7ª ed.). La fronda JOCELYN-HOLT, Alfredo. (2001). La independencia dearistocrática. Santiago: Del Pacífico, ps. 42-43. Chile. Tradición, modernización y mito. Santiago: Planeta /185 SALAZAR, Gabriel. (2007, 2ª ed.). Construcción de Ariel, p. 273. 190Estado en Chile (1800-1837). Democracia de los BRAHM, Enrique. (2007). Mariano Egaña: Derecho y“pueblos”. Militarismo ciudadano. Golpismo oligárquico. política en la fundación de la República Conservadora.Santiago: Sudamericana. Santiago: Centro de Estudios Bicentenario, ps. 51-52.186 191 HALPERIN, Tulio. (1985). Reforma y disolución de los HEISE, Julio. (1978). Años de formación y aprendizajeimperios ibéricos 1750-1850. Madrid: Alianza, ps. 220-227. políticos 1810-1833. Santiago: Andrés Bello, p. 19. 31
  • 31. ________________________________________________________________________________Simon Collier la década de 1820 fue un de la época fueran precisamente militares.período de rica discusión doctrinal, siendo las “En un gobierno naciente sólo las bayonetasrealizaciones políticas del período son su apoyo” parecía ser la consigna,expresiones del optimismo ideológico del esbozada por el activo defensor de laliberalismo moderado propio de la revolución participación política de los militares en Chile,de la independencia, de ahí la obsesión que según Santiago Blazer.194 Efectivamente, trasresultó en paradoja por lograr compensar las la revolución de independencia se produjolibertades de los ciudadanos con la una verdadera “militarización de la política”institucionalidad jurídica, la libertad con el en América Latina.195 Según las palabras deorden. En otras palabras, los desordenes un contemporáneo chileno (con seguridad elpolíticos del periodo serían el resultado mas boticario Francisco Fernández):lógico de la poca maniobrabilidad políticagenerada por la inercia misma de la “La profesión de las armas ha adquirido enrevolución.192 toda la América un influjo preponderante, y esta masonería militar, que ha formado laEste es, grosso modo, un pequeño balance Santa Alianza en toda la superficie de lahistoriográfico en torno a la política de la tierra donde existen, ha hecho en América lodécada de 1820. Sin embargo, los que en todas partes hacen. El supremo poderprotagonistas políticos más decisivos de esta es como el Dey de Argel que vive o muere aldécada no fueron los civiles, sino los capricho de sus jenízaros con quienesmilitares. En lo que sigue, analizaremos oprime al pueblo.”196brevemente los debates historiográficos entorno a la participación política de los 194militares en las décadas inmediatamente BLAYER, Santiago. Prospecto. (12 de abril de 1823). Elposteriores a la independencia. amigo de los militares, s.p. 195 HALPERIN, Op. Cit. ps. 191-194. 196 Carta Constitucional. (10 de abril de 1824). El AvisadorIII. “En un gobierno naciente sólo las Chileno, p. 2. Una interesante lectura retrospectiva sobrebayonetas son su apoyo”: militares y este mismo fenómeno realizó Vicente Pérez Rosales, enpolítica en Chile, 1823-1830. palabras que merecen citarse in extenso. Según él, las disputas políticas tras la independencia en América Latina se debían precisamente a la militarización de la política: “MuyLos primeros gobiernos republicanos en recién entradas en la carrera de las naciones independientes,Latinoamérica se caracterizaron por su y sin más antecedentes preparatorios para ocupar con debidaprecariedad y débil base de apoyo. Como un dignidad tan alto puesto que aquellos que le dieron el triunfofactor casi determinante de su llegada al obtenido contra las tropas peninsulares, era natural que lospoder y su estabilidad estaba el apoyo de las victoriosos guerreros proclamados Padres de la Patria pretendiesen los honores de organizadores y aún de jefesfuerzas militares (regulares o irregulares). supremos de los Estados que debían a sus esfuerzos suLas disputas entre poderes regionales al temprana existencia. Más, como los calificados militaresinterior de las repúblicas además, hacían que eran tantos, y no fuese posible crear un Estado aparte paralos militares fueran de hecho los árbitros de cada uno de ellos, ni mucho menos tardar más tiempo que ellos debates políticos193. Así, no es de corrido en entrar en pleno goce de las imprescriptibles garantías sociales que aseguran al individuo, junto con laextrañar que las principales figuras políticas vida, la libertad y la hacienda, los pueblos, sin desconocer los méritos de sus guerreros, solicitaron de la toga y de la192 COLLIER, Simon. (1977). Ideas y política de la pluma lo que no les era dado conseguir de la rústica espadaindependencia chilena 1808-1833. Santiago: Andrés Bello, del soldado, por templada y gloriosa que ella fuese. De aquíps. 272-280, 334. la lucha fraticida que hasta ahora se perpetúa en algunos193 LOVEMAN, Brian. (1999). For la Patria. Politics and Estados republicanos, y de aquí los trastornos que todavíathe armed forces in Latin America. Washington D.C.: SR hacen creer a muchos ilusos europeos que la voz RepúblicaBooks, p. 31. sea el genuino y único sinónimo de la voz Revolución”. 32
  • 32. ________________________________________________________________________________ inexistencia de anarquía en el período señalaDesde la perspectiva de la participación precisamente la ausencia de militarismo en lapolítica de los militares, ha sido un lugar sociedad, quitándole relevancia a loscomún en los textos clásicos sobre las diversos motines militares acaecidos enrelaciones cívico – militares en América aquellos años.202Latina señalar a Chile como una excepcióndentro de este contexto. Así lo han señalado, ¿Fueron los motines militares ocurridos en lapor ejemplo, autores como Edwin Lieuwen197 década de 1820 acontecimientos que nosy John Johnson.198 Sin embargo, ayuden a comprender la inestabilidad políticahistoriadores como Frederick Nunn han de la época? ¿Bajo qué lógicas debemosmatizado la excepcionalidad chilena, comprenderlos? ¿A qué motivacionesseñalando que fue precisamente el Ejército respondían? ¿Hasta qué punto la política deluno de los causantes de las turbulencias período se militarizó? Y, al mismo tiempopolíticas de la década de 1820, poniendo y ¿Hasta qué punto también los militares sedeponiendo gobiernos de acuerdo a su politizaron con las disputas de poder propiasarbitrio.199 En la misma línea, Sergio Vergara de la época? En lo que sigue, intentaremosha señalado que entre 1823 y 1837 Chile dar respuestas a estas y otras interrogantes.vivió un “militarismo latente”, que se expresó IV. Motines militares en Chile: contextoen variadas formas, siendo las más castrense y causalidades generales.frecuentes las conspiraciones y motines.200 A pesar de su relevancia como problemaDe lo expuesto hasta aquí, surge una histórico en las primeras décadas de vidainterrogante importante ¿hubo “anarquía” en republicana, los motines militares han sidoeste período? No es este el lugar para marginados de la investigaciónproponer una respuesta a este complejo historiográfica. Hay una evidente falta deproblema, pero lo interesante es que los estudios monográficos sobre este asunto – amotines militares del período han sido pesar de la copiosa información primariasumamente importantes a la hora de disponible – que contribuyen a caer enestablecer la existencia o no de “anarquía” en errores y simplificaciones analíticas a la horala década de 1820. Así, por ejemplo, de de afrontar las relaciones cívico–militares enacuerdo a la perspectiva de Alberto Edwards la década de 1820. En efecto, cuando sela activa intromisión de los militares en la analiza este fenómeno en la historiografía sepolítica a través de amotinamientos le dio suelen citar los mismos ejemplos, circulandocaracterísticas anárquicas al período, aunque repetitiva y acríticamente en las diversassin derramar “mucha sangre.”201 Desde otra obras de síntesis de historia militarperspectiva, Julio Heise para afirmar la nacional.203 202PÉREZ ROSALES, Vicente. (1962, 1ª ed. 1882). Recuerdos HEISE, Op. Cit. ps. 129-134. 203del Pasado. Barcelona: Iberia, p. 145. Solo por presentar un caso representativo de esta197 LIEUWEN, Edwin. (1960). Arms and politics in Latin situación, las palabras de Julio Heise sobre los motines deAmerica. New York: Frederik A. Praeger. p. 24. militares de la época son iluminadoras de lo que estamos198 JOHNSON, John. (1966). Militares y sociedad en señalando. Según él: “Entre 1817 y 1830 solo tres jefesAmérica Latina. Buenos Aires: Solar / Hachette. p. 69. militares se levantaron contra el poder establecido: el199 NUNN, Frederick. (1976). The military in Chilean coronel Sánchez en 1825, el coronel Campino en 1827 y elhistory. Essays on civil-military relations, 1810-1973. comandante Urriola en 1828. Los tres motines fueronAlbuquerque: University of New Mexico Press, ps. 20-37. rechazados por la sociedad civil. Ninguno prosperó”.200 VERGARA, Sergio. (1993). Historia Social del Ejército HEISE, Op. Cit. p. 132. Tal juicio ha aparecidode Chile. Santiago: Universidad de Chile, Vol. I. ps. 99-101. acríticamente –y con las mismas palabras-, evidenciando la201 EDWARDS, Op. Cit. p. 43. falta de investigación en las fuentes, en dos obras de síntesis 33
  • 33. ________________________________________________________________________________En virtud de este panorama resulta En segundo término, debemos comprender elfundamental volver sobre la intensa carácter de los militares de la época. Seríaparticipación política de los militares en este erróneo entender su función como netamenteperíodo, en específico, en torno a los “profesional” –término anacrónico, – pues sumúltiples alzamientos armados de la época. labor no estaba adscrita sólo a la vida en losAsí, se torna necesario – y urgente – volver a cuarteles. Si hay un elemento en el querepensar este complejo problema sobre la acierta Gabriel Salazar en su discutiblebase en las fuentes del período. Además, análisis del período, es en ofrecer unaresulta importante constatar otro problema caracterización de la variada función de losno menor, que creemos ha dificultado la militares de las primeras décadas de vidacomprensión de este fenómeno en la década republicana:de 1820: con frecuencia la historiografía seha dedicado más a juzgar, denigrar y “Sería un error considerar a los militares delcondenar los motines militares más que a período 1810 – 1829 como meros soldados,comprenderlos desde una perspectiva crítica. a los políticos como meros operadores civiles, a los ciudadanos como merosAntes de comenzar nuestro análisis, resulta individuos con o sin derecho a voto, y alimportante plantear desde ya dos proceso histórico que vivieron como unpropuestas. En primer lugar, y retomando la período normal y funcional, donde losinvitación que formulara Mario Góngora al soldados debían ser sólo soldados, loscomentar la historiografía de la guerra civil de políticos sólo políticos y los ciudadanos sólo1891, resulta cada vez más necesario una masa expectante.”206“escapar a la tentación delmonocausalismo”204 para comprender la Comprendiendo este escenario, podemoscomplejidad de este problema histórico. En complejizar el panorama de la causalidad deefecto, ya no pueden ser consideradas en la los motines militares. Desde una perspectivadiscusión académica razones general, ¿qué elementos pueden ayudarnosomnicomprensivas y simplistas como la a explicar los diversos motines militares de laesbozada por Alberto Edwards, para quien década de 1820? La misma diversidad ylos alzamientos militares eran sólo un flexibilidad del papel de los militares en la“fenómeno netamente sudamericano”205, época es un elemento que puede serevitando así entrar en un debate serio sobre considerado causal, en la medida quesus causas. Como veremos en las páginas considerara su rol fundamental en laque siguen, los motines militares deben ser sociedad implantando sus ideas políticas. Eninsertos en una compleja relación de efecto, era cotidiano ver ocupar a militarescausalidades complementarias. puestos políticos sin considerarlo incompatibles con su función castrense. Dehistórica. ALDUNATE, Eduardo. (1993). El Ejército de hecho, según Simon Collier, refiriéndose aChile, 1603-1970, actor y no espectador de la vida nacional. militares como O’Higgins, Freire, Prieto ySantiago: Comandancia en Jefe del Ejército. p. 125. y enESTADO MAYOR GENERAL DEL EJÉRCITO. (1981). Bulnes, señala que sus aportes debenHistoria del Ejército de Chile. Santiago: Impresos Vicuña. entenderse más que como contradicciones alVol. VIII, p. 84. sometimiento de los militares al poder civil,204 GÓNGORA, Mario. (2003, 8ª ed.). Ensayo histórico como un verdadero aporte a la construcciónsobre la noción de Estado en Chile en los siglos XIX y XX.Santiago: Universitaria. p. 96.205 EDWARDS, Alberto. (1919). Motines militares. Pacífico 206Magazine, 18, p. 571. SALAZAR, Op. Cit. p. 458. 34
  • 34. ________________________________________________________________________________republicana chilena.207 Ser militar y político del país, sumado a la cada vez más negativano constituía así – al menos en este período situación salarial de las tropas se– ninguna contradicción ni se consideraban transformaba así en un contexto propiciofacetas excluyentes entre sí. para el surgimiento de motines castrenses. La Independencia trajo consigo no solo laOtros factores que ayudan a comprender los libertad política del país, sino que tambiénmotines militares de la época son la ausencia repercutió – al menos en el períodode objetivos militares de envergadura, sobre directamente posterior – de forma negativatodo tras la incorporación de Chiloé a la en la economía, que sintió el impacto de lossoberanía nacional en 1826.208 Asimismo, largos años de guerra y campañas dentro delpodríamos señalar el enrolamiento forzoso territorio nacional. Después de 1822,de personas al Ejército – por medio de las además, se podía observar un estancamientolevas, – en su mayoría provenientes de los en la expansión comercial chilena.210 Lasectores populares. A la natural falta de Hacienda Pública quedó presa de ladisposición al acatamiento de la disciplina precariedad económica, que se transformócastrense de parte de los reclutas forzados – en uno de los problemas más inmediatos yque explicaría las múltiples deserciones del graves que debieron afrontar los gobiernosperíodo, – podemos sumar el hecho de que, de la década de 1820.211 Tal crisisprecisamente los elementos reclutados se económica pronto se tuvo que plasmar en elcaracterizaban por su procedencia carcelaria. campo político y militar, al afectar de formaSegún constataba un informe en torno a las especial al Ejército.leyes de supresión de las levas (eliminadasfinalmente en agosto de 1826), era común Durante el período, muchos cuerpos militaresque los encargados de la recluta enviasen que habían sido fundamentales parafacinerosos y delincuentes para “depurar” de sostener la guerra de Independencia fueroncriminales las zonas bajo su jurisdicción: eliminados. Tras la campaña de Chiloé, el“Acontece también frecuentemente que Ejército debió ser reducido a 3.500 hombres,remiten los gobernadores los hombres más tanto por lo innecesario que se tornabaviciosos de sus partidos; los unos, por contar con un gran contingente militar yaforzados; los otros, por tener familias; i los habiendo rechazado a los españoles delotros, por malvados”209. territorio nacional, pero sobre todo debido a las premuras económicas del erario nacional.Pero con seguridad, una de las causas que Representativo de esta situación es laoriginó directamente una serie de asonadas eliminación del regimiento de Granaderosmilitares en la época – como analizaremos Lanceros del Ejército el 4 de diciembre deen el capítulo V – fue la precaria situación 1826, debido a que, por una parte sueconómica del Ejército. Un período de dotación no guardaba “proporción con laturbulencias políticas, la autopercepción de fuerza de que constan los cuerpos de laslos militares como actores relevantes y diferentes armas que lo componen,” sumadodecisivos de las transformaciones políticas al hecho de que esta decisión serviría para “economizar los ingentes gastos que en la207 COLLIER, Simon. (2004). Cuatro hombres de armas en 210la formación y la consolidación de la República. En RECTOR, John. (1975). Transformaciones comercialesPatriotas y ciudadanos. Santiago: Centro de Estudios para el producidas por la independencia de Chile. Revista ChilenaDesarrollo. ps. 16-38. de Historia y Geografía, 143, p. 121.208 211 VERGARA. Op. Cit. Vol. I. p. 107. Al respecto, véase SAGREDO, Rafael. (1997). Chile:209 Informe sobre las levas. (24 de Julio de 1826). Anexo N° 1823-1831. El desafío de la administración y organización257, S. C. L. Tomo XII, p. 226. de la Hacienda Pública. Historia, 30, ps. 287-312. 35
  • 35. ________________________________________________________________________________actualidad gravitan sobre un exhausto consideración que en reiteradas ocasioneserario.”212 Otros cuerpos militares disueltos las tropas no recibían su sueldo. De acuerdoen este período fueron los Batallones n° 4, n° a la fuente anteriormente citada, los soldados5 y n° 6 de Infantería (21 de agosto de 1826, llevaban “cuatro meses sin pagarse.”2167 de julio de 1825 y 6 de marzo de 1829,respectivamente), el Batallón de Artillería El descontento de las tropas a veces losTiradores de la República (13 de marzo de hacía integrarse a las bandas de salteadores1826), el Regimiento de Caballería Dragones del sur, como el caso de la afamada(5 de septiembre de 1828) y el Escuadrón de montonera de los Pincheira, donde teníanCaballería Coraceros (8 de junio de 1829)213. mayores perspectivas de ingresos. Por ejemplo, en enero de 1825 unas tropasIlustrativa de esta situación – y también del acantonadas en Chillán si dirigieron hacia lamenosprecio de algunos políticos por la cordillera con orden de perseguir a losprofesión militar – es una disputa congresal Pincheira. Sin embargo, dada su precariade 1825 rememorada con gracia por José condición económica decidieron rebelarse,Zapiola. De acuerdo al músico memorialista: uniéndose a los bandidos y saqueando el pueblo de San Carlos.217“En algunas sesiones del Congreso se tratóde algo parecido a la supresión del ejército, y De esta forma, la insatisfacción y elalguien preguntó que harían esos hombres descontento en la tropa no se hizo esperar,con la disminución o supresión de sus tornándose cada vez más amenazante parasueldos. Don Carlos Rodríguez, que estaba a la estabilidad política de la República, segúnla cabeza de aquella cruzada, contestó: lo señalaba la representación de un grupo de-¡Que vayan a sembrar papas!”214 coroneles, capitanes, tenientes y subtenientes de la guarnición de la capital,El licenciamiento de tropas debido a estas realizada en agosto de 1826, enviada al enmedidas sin duda acrecentó el descontento ese entonces Presidente Manuel Blancode muchos militares, según se encargó de Encalada:señalarle José Antonio Rodríguez Aldea aBernardo O’higgins en 1824: “Pereira, que “Se nos deben cantidades considerables deestá ya de paisano con licencia absoluta, nuestras pagas, i así esta condición como lavino ayer a verme (primera visita desde la de hallarse la tropa en la mas lamentablerevolución), echando pestes y hablándome situación por su desnudez, desaliento, etc.,del descontento de la tropa.”215 Este nos pone en la necesidad de representar adescontento se explica mejor teniendo en los que a nombre de todos suscribimos, a fin de que se ponga cuanto antes término a212 VARAS, José Antonio. Recopilación de Leyes y nuestras grandes miserias (…) No tenemosDecretos Supremos concernientes al Ejército, desde abril de vestuario, no hay armamento ni correaje para1812 a abril de 1839. Santiago, Imprenta Nacional, enero de nuestras compañías, no hay tabladillos para1870. Tomo I, p. 259. el soldado, que duerme sobre el agua, que213 Datos obtenidos de ESTADO MAYOR GENERAL DELEJÉRCITO. Op. Cit. Vol. VIII, ps. 100-101. aparece en el público como un leproso i que214 ZAPIOLA, José. (1974, 1ª ed. 1872). Recuerdos de muere inhumanamente en los hospitales (…)treinta años. Buenos Aires: Francisco de Aguirre. p. 104.215 José Antonio Rodríguez Aldea a Bernardo O’Higgins. 216(Santiago, 30 de junio de 1824). Reproducida en Colección Ibíd. 217de historiadores y de documentos relativos a la Citado en CONTADOR, Ana María. (1998). LosIndependencia de Chile. (1953). Santiago: Cultura. Tomo Pincheira: un caso de bandidaje social en Chile 1817-1832.XXXVI, p. 323. Santiago: Bravo y Allende. ps.152-153. 36
  • 36. ________________________________________________________________________________Prohibida la deserción con pena capital, por ultimo resultado sea un motín que acabe deestar declarado el Ejército en campaña, consumar la corrupción. Ya el Intendente detememos con sentimiento una esplosión, de Concepción, en nota de 20 de junio último,cuya responsabilidad nos eximimos desde el que en copia tengo el honor de acompañar almomento.”218 Congreso, anuncia estos fatales pronósticos, i los jefes de esta guarnición no dejan deEl temor a la “explosión” de la tropa se hacía recelar lo mismo en las tropas de sucada vez más inminente para la alta mando.”219oficialidad, preocupación que fue traspasadaa la clase política. La misma inestabilidad La tensa situación en los cuartelespolítica del país se constituía en un aliciente comenzaba a socavar la disciplina al interiorpara la insubordinación de los militares, al de las tropas, cada vez más susceptibles decarecer de una gran base de apoyo los apoyar con sus armas a quienes prometierangobiernos de la época. Los políticos de normalizar su precaria situación salarial. Noaquellos años estaban bastante conscientes faltaron los oficiales que movilizaron tropas– y temerosos – del potencial de para exigir los sueldos. La tropa, “aburrida dedesestabilización política que representaba la indigencia” de acuerdo al perspicazpara el Gobierno una tropa descontenta con informe de la Comisión Militar, prontosus sueldos impagos. Según un informe expresó su descontento con variadassolicitado por el Congreso Nacional sobre la asonadas. En lo que sigue analizaremos ensituación del Ejército (un mes antes de la detalle las diversas sublevaciones militaresrepresentación enviada por los oficiales del del período estudiado gatilladasBatallón N° 1) tan sólo a la guarnición de explícitamente por protestas salariales, sinSantiago “se están debiendo 60.820 pesos 1 mayores repercusiones a nivel político.¾ reales, hasta el fin del pasado,” lo quehacía presumir que con toda seguridad la V. “Aburridos de la indigencia”. Motinessituación de las tropas del sur fuese mucho militares en función de salarios.peor, en la medida que se encontraban másalejadas de la capital y su capacidad de a) Motín de Bernardino Escribano, Chillán,presión fuese menor. Las conclusiones 15 de septiembre de 1826.políticas que se podían sacar de estepanorama eran evidentes para el Gobierno:“En situación tan miserable, es imposibleconservar la rijidez de la disciplina, ni aquelorden de subordinación que constituye lafuerza del ejército. El soldado, aburrido de laindigencia i no conociendo las causas porque se le falta con la paga de sus sueldos,empieza por aborrecer al Gobierno a quiensirve, se entrega a crímenes que los jefestienen pretensión de disimular, e introducidauna vez la relajación, es muy natural que el Bernardino Escribano218 Representación de los oficiales del batallón N° 1. (22 de 219agosto de 1826). Anexo N° 52, S. C. L., Tomo XIII, ps. 38- Informe sobre el estado del Ejército. (12 de julio de39. 1826). Anexo N° 134. Ibíd. Tomo XII, p. 147. 37
  • 37. ________________________________________________________________________________La crítica situación económica que afectó Pero sin duda alguna, fueron los diversos yprofundamente a la Hacienda Pública, hizo reiterados abusos que el coronel ejercióestallar en la noche del 15 de junio de 1826, sobre la acongojada tropa lo que finalmenteun motín en la tranquila ciudad de San detonó el alzamiento:Bartolomé de Chillán. Éste fue llevado a cabopor el sargento mayor Bernardino Escribano, “¿Y que haríamos señor en este caso,segundo jefe de un escuadrón de caballería cuando sabíamos positivamente, que a másde dicha ciudad, quien apoyado por tres de de ser un hombre tan arbitrario, y que sesus oficiales, se levantó contra el coronel jactaba de ser absoluto, menospreciando a laDomingo Torres, le apresó sorpresivamente y primera autoridad de la república, bien quele envió con una gran escolta a Concepción. ahora conocemos era con el objeto deSegún Barros Arana, la razón del movimiento intimidarnos, varias ocasiones manifestamosse redujo en la no cancelación de sueldos, á dicho señor nuestras miserias, noshecho que tuvo sumido al escuadrón en la contestaba que el gobierno nada le daba ygran miseria.220 nada tenía, que le había oficiado notificándole todo, y qué á todo seLos móviles de los amotinados se evidencian desatendía?”222en una carta fechada el 5 de abril de 1827, laque el propio escuadrón dirigió al juez que El descaro de Torres, según los amotinados,declaró absuelto al coronel Torres por los llegó hasta el extremo de dar en forma decrímenes de que se le acusaron mientras pago a los Dragones, con el propio vestuarioéste ejerció su rol castrense. Podemos que el gobierno entregaba por dotación alconcluir, que efectivamente, existieron cuerpo, además de cobrarles los víveres querazones de mayor envergadura adicionales a se le concedían sobre los cuales, “que á másla ausencia de sueldos. Este motivo fue la de darlas por un precio ecsesivo, losclara impotencia que experimentó la tropa al descontaba en todo y por todo un ciento porpresenciar que en otros lugares – dentro de ciento de perdidas.”223 La descontentala misma provincia – sí se cancelaban los milicia, además alegaba: “vastenos solosueldos, lo que dejaba entrever la corrupción decir que á su retirada cargó hasta con elejercida entre los superiores militares, burro y barriles en que se acarreaba el aguaparticularmente por Domingo Torres: para el regimiento.”224“En varios puntos de la provincia como ser en El trato de Torres tuvo sumida a la tropa en lalos Guindos, Gaona y otros varios más absoluta desesperación, pues eradepartamentos de Carampangue, Cazadores conocido por todos los duros tratos que ely Dragones, á los dos primeros aun sacando coronel aplicaba a quienes osaran reclamarmenos dinero, se les dieron tres meses de sobre sus salarios e incluso se tenía lasueldo consecutivos; y á nosotros certeza de que había mandado a asesinar ahabiéndonos sacado en aquel entonces diez quienes le amenazaron con delatar ante lasmil pesos, a unos oficiales se les dio un autoridades sus fechorías: “Haría señor, consueldo, y a otros nada.”221 nosotros si hubiese sabido nuestros esta copia. (5 de abril de 1826). Santiago: Imprenta de la220 BARROS ARANA, Diego (2005). Historia General. República. p. 2 222Santiago: Universitaria. Tomo XV. p. 77. Ibídem.221 223 Representación del cuerpo de oficiales del Regimiento de Ibídem. 224Dragones de la Libertad y poder conferido al que suscribe Ibídem. 38
  • 38. ________________________________________________________________________________reclamos, lo que quiso hacer con don Ramón corrupción y arbitrariedad de algunosLantaño y don Manuel Ximenes, para cuyo militares de alto rango. Diego Portalesefecto amanecieron dos bancos puestos en apuntaba sobre este fenómeno que lala plaza, esto es público y constante en todo corrupción gatillaba la falta de disciplina en lael pueblo.”225 tropa:El regimiento añadió que en una oportunidad “¿Que disciplina, qué orden, quéexpresó por escrito su profunda molestia ante subordinación podrá conseguirse con unael injusto trato que les impartió el coronel gente tan licenciosa y con vicios tan(que por lo demás, los tildaba deformes como arraigados? ¡Cuánto padecedespectivamente de “salteadores”) dirigida al con este paso la moral pública y sobre todoIntendente de Concepción por medio de el la del Ejército, que ve premiados los robos ysargento mayor Bernardino Escribano. Se les asesinatos de tantos años!respondió que prontamente se lesremediarían sus males. Sabiendo de ello, ¡Cuando debería disolverse el Ejército en susTorres se apresuró en conseguir el valioso dos terceras partes para aliviar las Arcasdocumento que era resguardado por el Públicas y atender a otros gastos de primeracomandante Jordan del Cuarto regimiento de necesidad, se está creando nueva fuerza!”227Dragones de dicha ciudad. Más falleciendoéste, Torres se “echó sobre su papelera, la b) Motín de los tres batallones dedeserrajó y sacó cuantos papeles habían en Infantería, Santiago, 20 de septiembre deella.”226 De ese modo que las peticiones del 1826.escuadrón no fueron atendidas. Mientras el Congreso se hallaba discutiendoLa punzante tensión que acumulaba por sobre distintas materias, se desconoció latanto tiempo la milicia, finalmente estalló en seria amenaza al orden que emergió dentrola noche del 15 de septiembre bajo el de la misma ciudad de Santiago. El 20 deliderazgo de Bernardino Escribano. No septiembre, a eso del mediodía, llegó a oídosobstante, aquel motín estaba condenado al de Agustín de Eyzaguirre, por medio delfracaso. Fue controlado prontamente por el Comandante General de Armas don Luis deIntendente de la provincia y Escribano se vio la Cruz, el conocimiento sobre la sorpresivaobligado a huir precipitadamente por la pronunciación de abierta rebelión de los trescordillera de Los Andes en busca del refugio batallones de infantería que guarnecían ade la Argentina. Tras la absolución de Torres, Santiago, los que reclamaron los sueldos quea los milicianos sólo les quedó la esperanza tenían vencidos. Esta noticia obligó alde que con su carta, se revocaría la Ejecutivo a ordenar a dicho general queinocencia del coronel y de esta manera, inspeccionase los cuarteles y tratara depodrían al fin tener justicia por los duros indagar el origen del tumulto que se suponía,vejámenes a que fueron objetos. debiendo dar inmediatamente conocimiento de su encargo. En efecto, habiéndose asíCon este caso, queda en evidencia, que verificado, volvió al corto rato con losadicionalmente al problema salarial debemos coroneles Rondizzoni, Beauchef y tenientesintegrar en la explicación aspectos como lapercepción de parte de las tropas de la 227 Diego Portales a Antonio Garfias. (Valparaíso, 30 abril de 1832). Reproducido en CASTRO SILVA, Raúl. (1954).225 Ibídem Ideas y confesiones de Diego Portales. Santiago: Del226 Ibídem. Pacífico. p.39. 39
  • 39. ________________________________________________________________________________coroneles Godoy y Tupper, asegurando el “Pienso ir a visitar los cuarteles, haciéndolesúltimo que una comisión de la oficialidad del ver la falta absoluta de entradas, el empeñoNº 8 que se la había presentado en su casa, de mi auditor para pagarles, los deseos quemanifestándole que el batallón estaba sobre sea pronto, exhortándolos a la unión ylas armas resuelto a no deponerlas si en el fidelidad, ofreciendo premios de grados a losplazo máximo de 24 horas no se les oficiales, dinero y tierras a los soldados, y locancelaba la totalidad de sus sueldos, y que demás que a V. le parezca, si denunciasenmientras no se cumpliere dicha prerrogativa, alguna conspiración, designando losde ningún modo admitirían a los jefes en el sujetos.”229cuartel. Por lo que respecta al Nº 7, el En estas criticas circunstancias y cuandocoronel Rondizzoni expuso hallarse “su apareció concreta la imposibilidad de podercuerpo en la misma conmoción, según el aplacar esta alarma por los mismos jefes, elparte que le habían transmitido, añadiendo Ejecutivo se vio en la precisión deque no le permitían aproximarse mientras presentarse ante al Congreso a fin detanto no se les cubriese lo que se les comunicarles estos hechos y con la firmeadeudaba”228. decisión de pedirle la pronta conformación de medidas para someter a los sublevados. El Legislativo determinó que el Comandante General de Armas y los jefes de los cuerpos fueran a los cuarteles a manifestar el desagrado con que había sido mirado su hecho, cuando ya estaban dadas las órdenes para el pago de una parte de su deuda, encargándoles al mismo tiempo a dichos jefes, la vigilancia y empeño para reponer la tranquilidad. Constituido el Congreso en sesión permanente, y habiendo vuelto Eyzaguirre a la sala de sesiones, a las pocas horas entró el Comandante General de Armas, comunicando que uno de los oficiales que pertenecía a uno de los cuerpos había Jorge Beauchef firmado un acta en la que exigían el pago de Isnel. sus sueldos atrasados, y que los demás batallones pedían lo mismo. Específicamente, Luis de la Cruz profiere: “noEyzaguirre presentía desde hacía bastante había tal motín militar, sino que se habíantiempo la amenaza de un desorden en las reunido los oficiales de los batallones paratropas. Según le comentaba a su amigo Juan traer legalmente una representación alEgaña, creía prudente visitar los cuarteles de Congreso por sus haberes; lo que comprobóla capital con el fin de explicar a los cuerpos con un acta que al efecto habían estendidouniformados sobre la grave crisis económica los oficiales del batallón número I.”230que asolaba a las arcas estatales, para deeste modo aliviar las posibles tensiones: 229 EYZAGUIRRE, Jaime (1960). Archivo Epistolar de la familia Eyzaguirre 1747-1854. Buenos Aires: Impresora Argentina. p. 397.228 230 Anexo N°142. S. C. L. Tomo XII p. 97. Anexo N°142. S. C. L. Tomo XII. p. 97. 40
  • 40. ________________________________________________________________________________Una distribución de aproximadamente dudas el controversial proyecto de ley quedieciséis mil pesos bastó para tranquilizar a sugirió Ignacio Molina, diputado por lala tropa y para que volviera a su rutina. localidad sureña de Rere, quién sostuvo que los foráneos no eran de fiar, pues no podía hallarse en éstos el suficiente patriotismo que profesaban en cambio los nacionales, quitándose a aquellos el mando de los cuerpos. Ese proyecto pareció estar fundamentado en la creencia de que los jefes extranjeros (por lo general los más celosos en el cumplimiento de las ordenanzas y en el mantenimiento de la disciplina) eran los verdaderos instigadores de esos desórdenes. Quizá se deduce de aquello un grado de desconfianza – o peor aún, envidia – sobre la fecunda labor ejercida por los coroneles Rondizzoni, Beauchef y el teniente coronel Tupper en el aplacamiento de la insurrección José Rondizzoni. de los tres batallones de Infantería. Por supuesto, dado al carácter inverosímil delCabe señalar que este suceso puso en proyecto del diputado Molina, este no fueevidencia la marginalidad de la opinión tomado en cuenta en lo absoluto.231pública sobre el apoyo a esta clase demotines, y que por el contrario, tanto los c) Motín del batallón Chacabuco, Talca 21líderes como la tropa que los iniciaban, de julio 1827.pronto eran presa de su desasosiego, lo quenos habla de una desmoralización constante “Ayer hemos sabido que en Talca se sublevóy que se acentuaba en los momentos un trozo veterano que fue comprimido porcruciales, es decir, cuando debían enfrentar otro de la misma clase con algunos muertos,la reacción oficial de la fuerza estatal que supuesto era falta de paga.”232restauraría del orden. Pero el Gobierno, porsu parte, no podía tomar medidas más La apacible ciudad de Talca se vio sacudidaenérgicas de represión, ya que si bien por un violento motín, el que tuvo comoconocía perfectamente la causa de esas detonante razones económicas – la noalteraciones, no tenía los medios para cancelación de sueldos, – pero que ademásevitarlas mediante el pago puntual de sus añadió un importante elemento político, queobligaciones. Así fue que, aunque se fue la implicancia del federalismo en el país.recogieron informes detallados sobre los Todo comenzó con la aplicación de unantecedentes de aquella sublevación, y se decreto según el cual, Talca quedabaanunció el castigo a los culpables incorporada a la provincia de Colchagua,suspendiendo en primera instancia a los jefes decisión ampliamente repudiada por losde esos cuerpos, a la larga, no se tomó lugareños, y que por ende, se negaban amedida alguna efectiva para evitar que 231proliferasen alarmas de esa clase. BARROS ARANA. Op. Cit. Tomo XV, p. 78. 232 Juan Egaña a Mariano Egaña. (20 de agosto 1825). Reproducida en EGAÑA, Juan. (1946).Cartas de JuanUn dato sumamente curioso que aconteció a Egaña a su hijo Mariano. 1824-1828. Santiago: Nacimiento.los dos días de éste episodio, fue sin lugar a p. 240. 41
  • 41. ________________________________________________________________________________enviar representantes a la Asamblea de ésta La inestabilidad política que afectaba al paísque operaba en Curicó. Cómo sus y en especial a Talca, se sumaba a la falta derepresentantes y protestas contra aquella ley paga de las tropas, que ya a estas alturas,no fueron escuchados por el Congreso, se correspondían además del presente mes deorganizó, entre los vecinos una junta que julio, a los dos meses anteriores. Estetomó el nombre de Comisión Representativa: controversial ambiente alimentaba una creciente e incontenible desmoralización en“No pudiendo resistir la fuerza de la opinión y la milicia. Tal crisis, luego se vio acentuadael fuego que electrizaba los ánimos de sus con la proclamación de un nuevo decretocomitentes, decía esa misma junta en una de sobre la liquidación y consolidación sobre lassus comunicaciones, tuvo a bien declarar divisiones del Ejército local, motivo por elsolemnemente que Talca era independiente cual, el tercer escuadrón de cazadores ade hecho de la cuarta provincia (Colchagua); caballo no demoró en manifestar su profundoy consiguiente a esto resolvió convocar una descontento, pues con este decreto seasamblea departamental que con mejor despejaban las posibles dudas sobre elcarácter trabajase en su consolidación.”233 temido – pero esperado – licenciamiento. De tal forma que la desesperación se apoderóLa asamblea de Talca, que se reunió el 19 de de la milicia:mayo, dio cuenta al Congreso y al Gobiernode su creación, y ordenó como primera “Vieron los soldados una banca-rota (sic) delmedida el retiro de los diputados que su gobierno, esperando se les pagase susdistrito tenía en Santiago. Empero, aclaró sueldos habían contraído empeños que ya noque si bien existía una gran molestia por la podían satisfacer, estando para retirarse pararesolución, la asamblea, no buscó sus hogares, ya que hablaban de reformas,emanciparse, sino que era partidaria de el gobierno les dejaba por legado losmantener el orden y la unidad de la andrajos con que cubren sus heridas y porRepública.234 único recurso, el deber a la caridad pública, el pan que hubieran podido conseguir,Las tropas de línea, que por esos mismos pagándoseles lo que habían ganado á costadías llegaron a Talca de regreso de la de su sangre, estos ó semejantes raciociniosreciente campaña contra los Pincheira, pusieron en efervescencia los ánimos y noestaban completamente ajenas a estas tomando los cazadores más consejo que elperturbaciones políticas, y nada hacía de su desesperación se echaron sobre laspresagiar acto alguno de insurrección. Eso armas la noche del 21 de este mes.”236aparentemente, pues, en palabras delperiódico de Chapuis, El Verdadero Liberal Así, cuando el reloj marcó eso de las tres dese concluyó que: “Ninguno habría la mañana, llegó el cabo Narciso Millán a laexperimentado la menor sorpresa, al saber lo casa de Manuel Urquizo, comandante delacaecido en Talca, pues el árbol ha dado su tercer escuadrón de cazadores a caballo defruto.”235 Talca, informándole que su tropa se había sublevado, más que desconocía el nombre de él o los cabecillas de tal movimiento y de igual manera, sobre sus razones:233 BARROS ARANA. Op. Cit. Tomo XV, p. 135.234 Ibíd.235 Acontecimientos de Talca. (31 de julio de 1827) El 236Verdadero Liberal. p. 1 Ibíd. p.1 42
  • 42. ________________________________________________________________________________“Quise indagar del individuo quienes eran los vehemencia: “que no intentaban de ningúnautores del movimiento, sobre qué bases lo modo levantarse contra sus gefes (sic); quehabían hecho, y cuales eran los autores y el gobierno faltaba a todos sus compromisoscuales eran sus aspiraciones; más como no para con ellos, que si los oficiales queríanfuese comprendido, no se hallaba al cabo del hacer causa común con ellos y elevar susacontecimiento.”237 quejas al poder supremo, obedecerían como hasta entonces y esperarían lo que seRápidamente Urquizo llegó al convento de decidiese, que de lo contrario tendrían queSan Agustín que en ese entonces era salir ellos del cuartel.”238ocupado como cuartel por los amotinados –convertido en una verdadera fortaleza – con Ante este panorama, Urquizo acudió a lala esperanza de poder convencerlos de Asamblea, en la que expuso que se llegó adesistir en su rebelión. Pero siendo un acuerdo con los amotinados: “viendo surechazado, se dirigió al cuartel del terquedad traté de entrar en pacto y despuésChacabuco, dónde analizó la situación y al de varios debates quedamos acordasen quecerciorarse de que el movimiento no se había se les daba cuatro pesos a cada uno.”239difundido por los otros cuarteles, se Sobre este punto, Diego Barros Arana señalaencaminó a la guardia de cárcel, pero para que “bastaron sólo para procurarse en lassu sorpresa, descubrió que también ésta diversas oficinas unos pocos fondos con quehabía caído en las manos de los sublevados. habría sido posible dar a los facciosos.”240Nuevamente fue rechazado. Empero, en la confesión que más tarde daría el propio Manuel Urquizo, señala que no fueEn una segunda ocasión, a eso de las nueve fácil recurrir a esa cantidad requerida; por elde la mañana, Manuel Urquizo acudió contrario, en vista de la falta de fondosnuevamente al cuartel de San Agustín donde públicos, se debió exigir a los vecinos másse enteró que los amotinados se encontraban pudientes que cubrieran el déficit.241 Mientrascapitaneados por el sargento Bernardo Pérez tanto, el pánico se apoderaba de los vecinos,y los soldados Pablo Arriagada, José María dado que se había hecho correr el rumor deReyes y Rosauro Muñoz, los cuales se que en caso de que no se les cancelasepronunciaron en abierta sublevación. Éstos plenamente lo que se les adeudaba, loshabían apresado a los cuatro oficiales que amotinados saquearían los fundos e inclusodormían en el cuartel, y al comandante de quemarían el pueblo.242Guardias Nacionales, José SantosMardones, quién fue sorprendido en su Al final, fue abortada esta decisión y sepropia casa a eso de las dos de la mañana. resolvió repelerlos acudiendo a una junta deCon ello, los amotinados tuvieron acceso a guerra, con el batallón Chacabuco, el cuerpolas llaves que le permitieron apoderarse de la de Guardias Nacionales y las demás miliciasguardia de la cárcel y del depósito de armas que pudiesen encontrar. Poniéndose a laque allí había y tomaron como prisioneros a cabeza del batallón Chacabuco, elotros oficiales que vivían en la ciudad. comandante Urquizo se dirigió a su primerAunque fue recibido respetuosamente por losrebeldes, Urquizo pudo constatar que no 238 Ibídem. 239depondrían las armas si no se les pagaban Noticias oficiales del Suceso de Talca. (1 de Agosto desus sueldos atrasados, que reclamaban con 1827) La Clave Extraordinaria. p.2 240 BARROS ARANA, p. 136 241 Noticias oficiales del Suceso de Talca. (1 de Agosto de237 Noticias oficiales del Suceso de Talca. (1 de Agosto de 1827) La Clave Extraordinaria. p. 1 2421827) La Clave Extraordinaria. p. 1 Ibíd. p.2 43
  • 43. ________________________________________________________________________________objetivo que fue la guardia de la cárcel, pues Sobre las razones de porqué el motín fuese “hallaba bajo su custodia por diez mil tiros sofocado con cierta facilidad, podemosy el armamento de nacionales.”243 Ayudado encontrar dos explicaciones: primero, comopor el teniente Barraza y Navarro, ocupó a mencionábamos anteriormente, la crecienteviva fuerza la cárcel que defendía un piquete desmoralización que experimentaba la tropa,de doce cazadores, los cuales fueron a la que entre otras cosas, se añadía el pesorápidamente reducidos. Se liberó a los de la crisis política que afectaba a laprisioneros y se dejó a cargo del recinto a provincia, que incrementaba la imagenMardones, dirigiéndose en seguida al cuartel general de un desgobierno y la convicciónde San Agustín. El teniente Barraza exigió a definitiva en los amotinados de que el Estadolos amotinados que depusieran las armas no podría pagarle los sueldos atrasados. Elbajo la promesa de perdón por la falta que periódico Verdadero Liberal dando cuenta dehabían cometido. Esa proposición fue estos hechos, llegó a justificar en cierto modocontestada con una descarga de carabinas la insurrección como la ineludibledesde la torre y desde las ventanas de la consecuencia de la apremiante miseria queiglesia, que hizo caer muerto a “este bravo afectaba al Ejército, lo que hacía aún másoficial digno de los más altos encomios por penosa y difícil la situación del gobierno desu comportición (sic) e intrepidez”244. Freire:Después de un corto tiroteo, los rebeldes,después de perder tres hombres, tuvieron “¿Ha dado el gobierno oído a su solicitud?que ceder al mayor número, y mientras unos No diremos que la haya recibido mal, perose rendían a discreción, otros tomaban la palabras no son plata, se contentó confuga hacia el norte y eran perseguidos esponer (sic) la escasez del erario y hasta notenazmente pudiendo algunos lograr escapar se les ha dado medio real! Y estos mismosal otro lado del río Claro. El día siguiente gefes (sic) da la orden el gobierno para quefueron fusilados en Talca, Bernardo Pérez, vayan á incorporar sus banderas? (…) y losPablo Arriagada, José María Reyes y soldados quedarán satisfechos con estasRosauro Muñoz, puesto que un consejo de palabras?”245guerra verbal los condenó como cabecillasdel motín. De las fuerzas leales, perecieron Un aspecto de relevancia que se desprendejunto al teniente Barraza otros tres soldados. de éste motín fue, la gran polémica queY con respecto al cuerpo sublevado de emergió a raíz de los estridentes comentariosChacabuco, se contaron veintiún hombres que el periodista francés Pedro Chapuisentre fugados y muertos según las realizó a través de éste periódico sobre eldeclaraciones de Manuel Urquizo. De los deficiente accionar del gobierno y su tratonoventa y dos hombres que constituían el hacia las fuerzas armadas: “¡…y le enseñerestaurado cuartel Chacabuco, ninguno (al gobierno) a no lanzar decretos tanconfesó su adhesión al movimiento, hecho importantes como el que acaba de emitir, sinrespaldado por los propios cabecillas, haber previamente consulta de opinión!”246momentos previos a su muerte. De estaforma se reestableció el orden en el cuartel y Estos comentarios, evidentemente,en la provincia. condujeron a tensionar aún más, las ya delicadas relaciones entre el Gobierno y el 245 Acontecimientos de Talca. (31 de julio de 1827) El243 Ibídem Verdadero Liberal. p.2.244 246 Ibídem Ibid, p.1 44
  • 44. ________________________________________________________________________________cuerpo castrense, pues el primero insistía enexigir al segundo una absoluta sumisiónaunque este se encontraba impago. Con suartículo Acontecimientos de Talca, en la quese anunciaba la repetición de nuevos motinescomo consecuencia de ésta política – lo quevaldría en justificarlos, – el gobiernoprofundamente irritado con este escrito, lopasó al día siguiente, 1º de agosto, aljuzgado del crimen, encargándole la capturay juicio del autor responsable, lo que fuecumplido puntualmente, y dio cuenta de todoa la comisión nacional, hecho de gran Enrique Campino.repercusión entre la elite intelectual chilena: a) Motín de Enrique Campino, Santiago 24“nada tenemos nuevo, sino que el periodista – 30 enero 1827.francés Chapuis está preso por unos escritosincendiarios con motivo de haberse Juan Egaña informaba a su hijo Mariano desublevado un escuadrón o compañía en la reciente insurrección militar de enero deTalca reclamando pagos.”247 1827, diciendo que:VI. ¿Obedientes y no deliberantes? El “Ha ocurrido una estrafalaria y peligrosavuelco de los motines hacia factores insurrección de la tropa acaudillada porpolíticos. Enrique Campino declarando por presidente a Pinto, que reside en Coquimbo, y el mismoEn enero de 1827 tuvo lugar un por vicepresidente y jefe de la república enacontecimiento que para el cónsul británico su ausencia. Después de cuatro días deen Valparaíso, Richard Nugent, venía tan consternación, la misma tropa que proclamósólo a evidenciar una vez más “la ebullición lo ha puesto preso con su principal comparsadel espíritu de partido” tan cotidiano en la y todo ha vuelto al orden.”249década de 1820.248 Este fue el motín delcoronel Enrique Campino. Sin duda, este fue el motín que más repercusión política tuvo en ese entonces. La explicación se dio, en las complejas características que presentó el suceso a lo largo de todo su desenvolvimiento, el que va dando cuentas de la tensión del momento. “¿No conocemos todos, que de éstos, unos habrían tomado parte en el movimiento por más virtuoso patriotismo, creyendo contribuir de este modo á salvar el país del estado de ignominia en que se hallaba, otros por puro247 Juan Egaña a Mariano Egaña. (Santiago 4 agosto 1827). atolondramiento ó condescendencia, y otrosEn EGAÑA. Op. Cit. p.231 fin desesperados de el hambre, esperando248 Richard Nugent a George Canning. (Valparaíso, 30 deenero de 1827). Foreign Office 16/6 N° 2, f. 33. 249Agradecemos al profesor Alejandro San Francisco la Juan Egaña a Mariano Egaña. (Santiago, 1 de febrerofacilitación de estos valiosos documentos. 1827). Reproducida en EGAÑA. Op. Cit. p.204. 45
  • 45. ________________________________________________________________________________que con este movimiento mejorase su militar del coronel Latapiatt, quién tuvo granfortuna?”250 importancia en el motín de Campino:Podemos identificar dos principales “Su lanza fue la primera que clavó en losdirectrices en los motivos que llevaron al pechos enemigos en la célebre jornada decoronel Enrique Campino a sublevarse contra Ayacucho, y a sus distinguidos servicios enel gobierno de Agustín de Eyzaguirre. ella se debió mucha parte de su triunfo: tiene dos heridas que le hacen llevar una vidaLa primera de ellas, se encontró en la miserable, su casa fue saqueada por losapremiante crisis que experimentaba el españoles y condenada toda su familia aEjército. La creciente tensión entre el poder presenciar la fusilación (sic) de los heroicoscivil con el cuerpo castrense se daba, por la patriotas Traslaviña, Salinas y Regaldo y queinsistencia del primero en exigir la plena después pasasen bajo sus horcas yobediencia del segundo, aunque éste se quedasen expuestos a la vergüenza pública,encontrara impago. Ya la prensa se Latapiatt con una valiente fuga evito supronunciaba afirmando que: “Para mandar y muerte (…) la desgracia de este ciudadano,ser obedecido es preciso llenar sus la orfandad de su casa y el abandono de suobligaciones; las del gobierno respecto de la tierna esposa, nos fuerzan a clamar por untropa y de sus gefes son pagarles; si no se rasgo de generosidad a favor de unles paga, ¿no es exponerse a ser desgraciado de quién nadie se acuerda, ydesobedecido?”251 que sus enemigos aprovechan…”253La miseria que enfrentó el Ejército llegó Además del caso anteriormente mencionado,incluso a la deficiencia de armamentos con sin duda, existieron muchísimos casosque las milicias entrenaban. Así lo señalaba similares. La retribución del honor mancilladoel sargento mayor José Antonio Pérez de fue una razón de suficiente peso para queCotapos: “teniendo más de mil hombres el estos militares hayan alimentado el deseo decuerpo de mi cargo, nunca se me ha querido venganza por tales males. Atentar contra ladar más de 200 fusiles y 100 fornituras, de administración imperante, se tornó un anhelomodo que la disciplina no ha podido pasar de insostenible que sólo se concretaría cuandolos primeros rudimentos militares.”252 emergiera un cabecilla poderoso y éste fue reconocido en el coronel Enrique Campino,La impotencia de los militares ante la realidad de modo que rápidamente se alistaron en susadversa se agudizó aún más con los duros filas.vejámenes sufridos por manos de sussuperiores. Así describió el Insurgente Más importante aún a las reivindicacionesAraucano el penoso contraste en la vida militares, se encuentran los argumentos políticos. En las memorias del connotado periodista Pedro Félix Vicuña, en relación al250 suceso, escribe lo siguiente: “esta revolución CAMPINO, Joaquín. (1827). Cuestiones que debenventilarse para poner en claro las causas que produjeron el traía su origen de la influencia que unamovimiento del 24 de enero de 1827 en Santiago, y su facción de negociantes, llamadasculpabilidad. Santiago: Imprenta de la Independencia. p.2.251 CHAPUIS, Pedro. Acontecimientos de Talca. (31 Juliode 1827). El Verdadero Liberal. p.1.252 PÉREZ DE COTAPOS, José Antonio. (1827). AlTribunal Público. Santiago: Imprenta de la Independencia. 253p.2. Ibíd. p.49. 46
  • 46. ________________________________________________________________________________Estanqueros, tenía sobre el Vicepresidente aplicación del régimen federal. La debilidadEyzaguirre.”254 del carácter de Agustín de Eyzaguirre, constituyó un elemento inadecuado en elEl Insurgente Araucano, por su parte, se candente debate entre los federalistas querefirió al estanco de la siguiente manera: “es pedían mayor energía para afianzar esey no puede ser otra cosa que un árbol que sistema, contra los adversarios de éste quecreciendo progresivamente ha de extender le reprocharon al mandatario, que sesu sombra (por el orden natural de las cosas desistiese de esta arriesgada reforma. Enhumanas) y robustez hasta el punto que definitiva, el contexto era un caos. Ante estearrebatándose el poder, cubra con ella toda irresuelto panorama, se preparó lala Nación,”255 y añadiendo mordazmente: “La sublevación.nación perece y el estanco con sus mismosfondos se burla de su necesidad y con ello Éste fue ideado por ciertos individuos que –les hace la guerra (…) pregunto ahora ¿qué en palabras de Barros Arana – eranárbitro les quedaba a esos hombres que “bastante exaltados y menos escrupulosossalvar la patria con una revolución reclamada entre los amigos y parciales del sistemay solicitada por todos?”256 federal”258 entre los que se destacan los diputados Santiago Muñoz Bezanilla, elFue muy extendida la creencia de que los presbítero Ignacio Molina, Franciscoproblemas financieros del Estado, tuvo entre Fernández y José María Novoa. Para llevar aotras cosas su raíz en los estragos cabo la insurrección, requirieron de un líderocasionados por la aplicación del estanco. Se militar que presentara una clarasospechó que ésta era una hábil treta de un disconformidad hacia el gobierno degrupo de negociantes – encabezados por Eyzaguirre, y que a su vez, supiera ganarseDiego Portales, – cuyo único propósito era la simpatía entre los militares. Éste individuolucrar a costa de la desgracia del Estado. fue el coronel Enrique Campino.Una visión muy aguda sobre esta particularsituación la profirió Pedro Félix Vicuña: Proveniente del seno de una prestigiosa familia, nació en La Serena en 1794, hijo de“Las almas débiles se cansan en la mitad de Andrés Campino y Magdalena Salamanca.la carrera, señal de que jamás las impulsó un En 1811, formó parte de las tropas quenoble y grandioso pensamiento, y concluyen sofocaron el motín liderado por el coronelqueriendo dominar o prostituyéndose realista Tomás de Figueroa. Su carácterservilmente si otro más fuerte les tiende la indisciplinado obligó a Ohiggins a separarlomano protectora. Tales eran Benavente, del ejército en 1814, con una nota por faltasGandarillas, Portales y otros que sirvieron de graves. Nombrado por San Martín poconúcleo a la prostitución que ha humillado a la después de la victoria de ChacabucoRepública.”257 sargento mayor del Batallón Nº 1 de nuevaSu imposición fue posible, gracias al creación, no tardó en ser separado porperturbado clima que asoló la República resolución de ese mismo general. Se enrolóocasionado por el desorden general tras la en la expedición Libertadora del Perú, donde se le encargó una pequeña operación en la254 VALENCIA AVARIA, Luis. (1944). Memoria íntima de localidad de Huaras. Pero su espíritudon Pedro Félix Vicuña .Boletín de la Academia Chilena de contumaz, le jugó en contra, siendo devueltola Historia. 24, p.100.255 ORJERA, Manuel. (Abril de 1827). p.30.256 Ibíd. p.12.257 258 VALENCIA AVARIA. Op. Cit. p.102. BARROS ARANA, Diego. Op. Cit. p. 99. 47
  • 47. ________________________________________________________________________________a Chile. Sobre estos oscuros antecedentes, Padilla.261 Del mismo modo, se hizo menciónMariano Egaña ironizó: de la adhesión del sargento mayor José Antonio Pérez de Cotapos, pero sabemos“Campino, en el país de la impunidad había que no formó parte del motín – en estasido arrojado tres veces del ejercito (hazaña primera instancia – ya que cuando estallóque creo contarán pocos).”259 Con relación a éste, se encontraba en la casa del coronella última separación, ésta constituyó uno de Rafael Eugenio Muñoz, y que recién a laslos más grandes escándalos que marcaría su once de la noche (o sea dos horas despuésvida: de que Campino se apoderó de el cuartel San Diego) se enteró por parte del soldado“… y la última cuando San Martín lo Anacleto García del hecho, ante el cuáldespachó del Perú por uno de los más Pérez de Cotapos le ordenó que se retirara yatroces delitos (según me dijo el cura “solo me avisase si el presidente de laCienfuegos) a que nuestras leyes y las de república me llamava.”262todos los países civilizados aplican pena demuerte. Si él (como me lo contó Fernando El motivo que los amotinados justificaronErrázuriz) fue el autor del asesinato de su como la causa directa de la sublevación fuehermano José Antonio.”260 la oposición momentánea del presidente del Congreso, José Antonio Elizando, a laEn Santiago, Campino era además miembro elección de un nuevo Ejecutivo en vista de ladel Congreso. Más, estaba despojado de sus seria crisis del gobierno de Eyzaguirre. Estaatribuciones militares. Tras la solicitud de elección sería efectuada con posterioridadconspirar contra el azaroso gobierno de por medios constitucionales, es decir, porAgustín de Eyzaguirre, buscó a sus elecciones. Pero las tropas de Campinocooperadores entre otros militares que, como vieron en este accionar la expresión viva deél, se encontraban sin mando activo. las confabulaciones de los estanqueros yConsiguió la adhesión de los ya demás grupos contrarios al ordenmencionados y arruinados coronel Diego republicano:Guzmán y de los sargentos mayoresFrancisco de Paula Latapiatt, Tadeo “¿Por qué confesada por todos la ineptitudQuezada y José María Manterola. Según un del gobernante, que escistia (sic) en Chile ymanuscrito cuyo autor se desconoce (aunque la absoluta falta de gobierno, el Congresopor el idioma y los frecuentes anglicanismos había eludido deliberar por mas de dosempleados da a entender que es británico o meses sobre la moción para nuevonorteamericano), se mencionó que también nombramiento, y propuesta últimamente porpasó a engrosar esta lista, el comerciante y su autor, había vuelto a oponerse á ella elfervoroso admirador de O’higgins, Ramón de miembro mas influyente de la sala?Aris, el conocido abogado argentino Martín ¿Declarada la oposición de este, habíaOrjera (quién fue además el fundador del esperanza de que se verificase elección?”263controversial periódico Insurgente Araucano)y el aventurero boliviano Manuel Aniceto Con relación a esto, el periódico El Verdadero Liberal refutó esta declaración, ya259 261 Mariano Egaña a Juan Egaña. (Londres, 21 junio de ANÓNIMO. (1916). Diario de los sucesos ocurridos en1827). Reproducida en EGAÑA, Mariano. (1948).Cartas de Santiago desde el 24 de Enero de 1827. Revista Chilena deMariano Egaña a su padre. 1824-1829. Santiago: Historia y Geografía, 21, p. 216. 262Nacimiento. p. 253. PÉREZ DE COTAPOS, Op. Cit. p. 2.260 263 Ibídem. CAMPINO, Joaquín. Op. Cit. p. 1. 48
  • 48. ________________________________________________________________________________que “la oposición de este miembro solo se manera consiguió apoderarse del principalverificó la víspera de la revolución y los cuartel de Santiago sin la necesidad deconjurados habían trasado (sic) su plan disparar un solo balazo.mucho antes.”264 Esta aseveración cobravalidez, pues encontramos en la carta del 2 Rápidamente, Campino ordenó elde enero de 1825 (más de 2 años antes de aprisionamiento de importantes autoridadesproducirse el motín) que Juan Egaña envió a que podrían fraguar la contrarrevolución: elsu hijo Mariano radicado en Londres teniente coronel Tomás Obejero, que por(cumpliendo gestiones diplomáticas ante el enfermedad del general Cruz desempeñógobierno británico) en que mencionó que accidentalmente el Ministerio de la Guerra, elefectivamente circularon rumores de una ministro del Interior Manuel Gandarillas y suposible insurrección contra el gobierno: hermano Juan de La Cruz Gandarillas, el Intendente de Santiago José Santiago Luco,“Creer que seguramente debe mudarse todo el fiscal Fernando de Elizalde y el influyenteeste orden de cosas, que es imposible Diego Portales.subsista en el que se halla, me persuado queeste Congreso si dura, y no lo disuelva el En la madrugada del 25, fue ocupada lagobierno, como ya lo anuncian allí mismo, Plaza de Armas por el batallón Nº 7, laserá el origen y probablemente el órgano de Escolta y la Artillería, y como a las 9 de launa revolución. Campino cree que cuenta mañana se incorporaron los nacionales. Antecon las tropas y casi no es dudable.”265 la magnitud de estos hechos, 37 diputados se reunieron en la sala de sesiones delEn una primera etapa, el movimiento se llevó Congreso a fin de buscar una solución, ya cabo a las nueve de la noche del 24 de aunque todos se pronunciaron abiertamenteenero de 1827, sin el menor peligro para sus en contra de Campino, algunos de éstosautores. Se contó con una corta fuerza veladamente simpatizaban con elarmada y tres piezas de artillería. El objetivo movimiento. Así lo ironizó Joaquín Campino,era apoderarse del cuartel de San Diego hermano del caudillo: “¿No podría decírselesubicado en la Alameda de las Delicias, hecho lo que Jesucristo á los acusadores de aquellaque se logró satisfactoriamente al conseguir muger, que el que no hubiese pecado, fueseel beneplácito del batallón Nº 7. El mayor el primero que le tirase la piedra?”266.Nicolás Maruri – que no comprendió queaquello era un motín – fue instado por En un principio, se pensó que el motín era unCampino para que le obedeciera. Pero éste, asunto menor y que pronto se disolvería, talal desconfiar de Campino, se resistió. Ante como sucedió con las sublevaciones pasadasesto, Campino va en busca del superior de de Bernardino Escribano y los tres batallonesMaruri, el general Francisco Calderón (que de la capital o quizá fuera un poco másen ese entonces hacía de Inspector) y complejo, como fue el caso del motínponiéndole una pistola en el pecho, lo obligó liderado por José María Valenzuela o losa firmar una orden para que Maruri le recientes disturbios acaecidos enobedeciese. Con esta orden Maruri – que Aconcagua. Existía en el Legislativo latodavía no interpretaba bien la situación – se convicción de que el asunto se resolveríapuso bajo las órdenes de Campino. De esta invocando el patriotismo de los jefes de las fuerzas rebeldes. Pronto descubrieron que tal264 medida era ineficaz ante un asunto de una Chapuis Pedro. (7 febrero de 1827). Op. Cit. p. 2.265 Juan Egaña a Mariano Egaña. (Santiago, 2 de enero 2661825). En EGAÑA. Op. Cit. p. 84. CAMPINO, Joaquín. Op. Cit. p.1. 49
  • 49. ________________________________________________________________________________envergadura mucho mayor de lo que sargento mayor entró a la sala con un grupoimaginaron. Esto, pues mientras deliberaban, de soldados y teniendo en conocimiento losllegó una comisión enviada por los congresistas sobre el carácter impulsivo ysublevados para pedir que se reconociese violento del militar, huyeron despavoridos aoficialmente a Pinto como presidente y a fin de salvarse de una muerte que a todasCampino vicepresidente. Con temor, el luces parecía inminente. Sólo DiegoCongreso rechazó esta moción. Benavente se mantuvo en su asiento268 y el diputado José Manuel Benavides trató deEncolerizado por el desafío, Campino – ante detener a algunos diputados. Se dio la voz delos ojos atónitos de todos los políticos – fuego a los soldados, obedecida solo por dosirrumpió en la sala de sesiones montado en de ellos y que:un caballo seguido por un escuadrón defusileros. Ahí, con un acento amenazador, “Felizmente no salieron los tiros a pesar dedio la orden de que se disolviera el Congreso haber prendido la ceba, un joven paisanoen ese mismo instante. Pero no creyendo cuyo nombre ignoro en la zafa coca queque Campino fuere capaz de agredirles, hubo, alcanzó a quitar la espada al coronelpermanecieron en sus asientos expectantes Cáceres que corrió a escape, y con ellaa las palabras de fuerte reprensión que contuvo a la tropa, y evitó un desastre.(…) unprovenían de los labios del presidente del tal Benavides que se aproximó a esteCongreso, el presbítero Diego Antonio diciéndole que porque se detenía en repetirElizondo y más aún, del diputado Diego José la voz de fuego o porque no le pasaba con suBenavente, por tan gran atrevimiento y espada.”269descaro. Pero Campino desatendiendo a susamonestaciones, manifestó una postura Al enterarse de esto, Campino ordenó elmucho más extremista, advirtiéndoles que los inmediato retiro de la guardia, y regresó a ladesalojaría a balazos retirándose de la sala, Plaza de Armas. A pesar de este violentono sin antes hacer despejar la barra, en episodio, los diputados volvieron a reunirsecircunstancias de estar ya formada su tan pronto se fue Campino, y existiendo unGuardia en el patio, y ordenó a Latapiatt la consenso sobre la gravedad de la situación,tarea de desocupar la habitación.267 El acordaron a llamar cuanto antes al capitán general Ramón Freire para encomendarle la267 No obstante, por la contestación que Diego Portales da a sofocación del motín. Éste se hallabalas acusaciones que Joaquín Campino le imputa sobre las aquejado por una reciente enfermedad,causa del motín en una publicación: Cuestiones que se debenventilarse para poner en claro las causas que produjeron elmovimiento del 24 de Enero de 1827 en Santiago y su pretende descargarlo de la responsabilidad de los disparos,culpabilidad, Portales reconoce que, a pesar del tono firme aludiendo que éstos fueron exclusiva responsabilidad dede Campino, éste ordenó en privado que “no cometiese el Latapiatt. 268menor desacato, ni atropellamiento, sino que fue obra solo Esto expresaría a las acusaciones que Joaquín Campinodel acaloramiento e irreflecsion (sic) de aquel (Latapiatt) y hizo a través de su controversial publicación: Cuestiones queque tampoco llegó a hacerse verdaderamente el punto, sino se deben ventilarse para poner en claro las causas queque solo fueron inclinados un poco los fusiles y mucho produjeron el movimiento del 24 de Enero de 1827 enmenos hubieron rastrillazo” reproducido en PORTALES, Santiago y su culpabilidad. En la que Benavente arguyó queDiego. (1827). Continuación de las cuestiones de J.C y de las acusaciones que hace “El la hizo cuando estabanlas notas (a). Santiago: Imprenta de la Biblioteca. p. 2. (insurrectos) con las armas en la mano: pero cuando ve losMas, sobre la veracidad de estas afirmaciones, existen serias caídos respeta su desgracia” haciendo alusión aldudas, dado a que más tarde, cuando el coronel fuera arrostramiento a Latapiatt. Reproducido en BENAVENTE,enjuiciado, la defensa -en vista de que no pudo justificar el José Diego. (1827). Breve nota de D. J. B sobre lashecho de que había entrado a caballo a la sala del Congreso cuestiones de J.C. Santiago: Imprenta de la Biblioteca. p. 2. 269y haber ordenado bajo coerción que se desalojara la sala- ANÓNIMO, Op. Cit. p. 217. 50
  • 50. ________________________________________________________________________________empero a duras penas acudió a eso del igualmente con que la conservación delmediodía a la sala del Congreso y contra su orden y tranquilidad pública serán el objetovoluntad aceptó la difícil misión. El Congreso primero de mis desvelos y de que sele ordenó que buscara por medios pacíficos constituye responsable vuestrosolucionar el conflicto, es decir, ofreciéndoles conciudadano.”270a los rebeldes un indulto; además de rescatara los connotados prisioneros. Alarmados por el desgobierno en que se hallaba la capital, despojada de susCampino, sumido en una gran soberbia, autoridades locales, los vecinos sedevolvió groseramente el comunicado, sin organizaron, designando entre ellos mismossiquiera haberlo abierto. Dado a que la una comisión encargada de representar antesituación se tornaba cada vez más crítica, el Campino los peligros de esta situación, y deCongreso ordenó a Freire a que tomara el pedirle que al anochecer depusiera lasmando político y militar con facultades armas. La comisión corrió la misma suerte enextraordinarias, lo que aceptó por sólo ocho cuanto a trato recibido anteriormente pordías. Luego de este estresante momento, se Freire y la comisión organizada por elretiró a su casa, a donde el Congreso le hizo Congreso. Con relación al clima de temor a lallegar el despacho de Presidente interino y anarquía al que la sociedad santiaguina fueotro a Campino para que le reconociera presa desde el estallido del motín de los trescomo Jefe. batallones de infantería el 20 de septiembre, podemos decir que una de las consecuenciasInsistiendo en la solución por la vía pacífica, del motín de Enrique Campino, fue que seel Congreso envió otra comisión para razonar reforzó la idea de materializar, una Guardiacon los sublevados. Estuvo compuesta por Nacional, hecho que fue expuesto en elMartín Prats y Carlos Rodríguez, miembro de periódico El Verdadero Liberal:la asamblea provisional de Santiago, quién “Hemos oído decir que muchos ciudadanospese a sus nobles intenciones, recibió el los más recomendables de Santiago habíanmismo trato descortés por parte de Campino. manifestado el deseo de que para la tranquilidad de la ciudad se formase unaEn Santiago, pronto el pánico se apoderó de guardia nacional de caballería e infantería.la ciudad, por los predecibles saqueos. Por Esta idea es enteramente patriótica y nadaello, Campino se vio en la necesidad de hay más fácil que realizarla. Esto no es unemitir una proclama que garantizara el sueño, ni un proyecto desatinado, sino unaresguardo del orden público, a fin de cosa á la vez sencilla y útil: es prevenir lasneutralizar los rumores que proliferaban por revoluciones cuanto está a nuestrola capital: alcance…”271“Conciudadanos: (…) pero estad seguros que A fin de atender las peticiones de lajamás me habría puesto a la cabeza de la población capitalina, Ramón Freire reuniófuerza armada, si aun remotamente hubiese cerca de cuatrocientos hombres, la mayoríacreído que al más mínimo de los ciudadanos correspondiente a familias de alcurnia, y lesse iba de inferir el mas pequeño mal. Por el ordenó que patrullaran las calles de la ciudadcontrario, la protección de los principiossagrados que hemos proclamado ha sido el 270único objeto de mis acciones, en esta virtud El coronel D. Enrique Campino a los pueblos de su mando (1827). (Hoja suelta disponible en Bibliotecavivid seguros de mi comportacion (sic) y la de Nacional de Chile, Sala Medina, SM 128.150)mis compañeros de armas, contando 271 (7 de febrero de 1827). El Verdadero Liberal. p.1. 51
  • 51. ________________________________________________________________________________a fin de evitar disturbios. La oficialidad de abril de 1830, en la que se consiguiórebelde, interpretó esta medida como el deponer (aunque haya sido por tan sóloprimer indicio de la contrarrevolución. Tan cuatro días) un gobierno a causa de unpronto amaneció el viernes 26, se prosiguió a motín. Agustín de Eyzaguirre, estresado pordisolver las cuadrillas de patrullaje y se las circunstancias, temeroso de perder elprohibió toda reunión popular. Sabiendo que respeto personal del que gozaba, se retiró alas escasas fuerzas Freire y de Blanco descansar de la política en su apacibleEncalada se encontraban concentradas en la hacienda de Calera de Tango, al sur de laplaza mayor, Latapiatt con algunos soldados capital. Ante este panorama, el resto de lasles atacaron ferozmente.272 Al reconocer la autoridades políticas Diego José Benavente,amplia superioridad de las fuerzas José Manuel Benavides, Santiago Montt ysublevadas, Freire, persuadido por el Juan Albano, concientes del poder decomandante francés Roulet, que se Campino, se refugiaron en las casas de losencontraba en Chile al servicio del Perú, fue extranjeros residentes en Santiago. En vistaconvencido de abandonar Santiago, hecho de estos hechos, Campino ofició al Congresoque se llevó a cabo después del segundo tres solicitudes: una para que se le autorizaráembate de Latapiatt, estando obligado a huir como Presidente interino para poder levantara la vecina provincia de Aconcagua, a fin de un necesitado empréstito de $ 100.000; otroque allí pudiera organizar mejor la que le permitiese incursionar a la provinciacontrarrevolución. Por su parte, el militar de Aconcagua a fin de someter a Freire yfrancés cayó prisionero. otro, para que nuevamente se nombrase a Pinto por Presidente273. Campino era ahora el hombre más poderoso de la ciudad y decidió someter al resto de las tropas que aún no se doblegaban a su autoridad. Es así, como consiguió la adhesión del importante batallón Concepción dirigido por José Rondizzoni, quién posteriormente aclararía que las razones de su sometimiento voluntario a las órdenes del rebelde estaban en función de las circunstancias: “…el Presidente de la República se halla en Aconcagua con el puedo comunicar; el Ramón Freire. teniente general Blanco debe haber marchado al ejército del sur. ¿No sería unCon el retiro de Freire, el pánico se apoderó dolor, una vergüenza para nosotros que unade la ciudad. Fue entonces cuando se división de este egercito fuese destacada enprodujo el hecho de mayor trascendencia auscilio de la capital, cuando de nosotrospolítica de este motín: la renuncia del poder mismos pende el remeditarlo todo?”274de Agustín de Eyzaguirre. Éste es el únicocaso entre la abdicación de O´higgins el 28de enero de 1823 y la batalla de Lircay el 17 273 Ibídem. 274 BATALLON CONCEPCIÓN y RONDIZZONI, José.272 Véase las notas del 26 de enero en ANÓNIMO, Op.Cit. p. (1827). Batallón de Concepción. Santiago: Imprenta de la218. Biblioteca. p.2. 52
  • 52. ________________________________________________________________________________ que “sin trepidar, dije a don Rafael Freire quePero del mismo modo, el mismo batallón tales proclamas no se imprimirían en unajustificó su sometimiento: “El cuerpo de imprenta mía. El me protestó y me amenazó;oficiales, señor, no ha tenido la culpa, todos pero yo fui inflexible.”279 Vicuña sentíanos opusimos en el cuartel para que el animosidad al gobierno de Freire, pues veíabatallón no saliera; pero fue en vano, V.S en el mandatario nada menos que “laconoce nuestra subordinación, tuvimos que elevación de aquella facción ominosa, origenobedecer.”275 Lo mismo del batallón Nº 2 a de todas las desgracias que han sobrevenidocargo del sargento mayor Isaac Thompson, a la República.”280quién luego de cavilar, decidió rendirse ysometerse a Campino. Él último en hacerlo, El descontento crecía entre la población.fue el ya mencionado y también sargento Campino, empezó a sentir miedo por unamayor, José Antonio Pérez de Cotapos. posible reacción que le despojará de su poder. Desconfió de su círculo más cercano,Campino era entonces dueño de la ciudad. alimentando las ideas de una confabulaciónLas estimaciones sobre el grueso del ejército en su contra. A esto se añadió alfiel a éste, son variadas. Mientras que en una conocimiento de la contrarrevolución dedeclaración de José Antonio Pérez de Freire desde Aconcagua. Por esto, en laCotapos señaló que “el coronel Campino se mañana del sábado 27, Campino – para granhallaba posesionado del cuartel de artillería y sorpresa del resto de la tropa sublevada –unido a el batallón Concepción y 500 daría el primer paso para intentar cambiar elhombres más”276, en el registro anónimo curso de la revolución:anteriormente mencionado, se dice que enel día 28 de enero: “Una junta de Guerra en “El aspecto de las cosas se ha mudado unla que se acordó salir a batir a Freire ya se poco; hoy ha recibido el presidente delhallaba en camino para Aconcagua con 600 congreso una nota del señor Campino en quehombres de milicia.”277. Con cifras claramente le suplica haga reunir el congreso paramuy inferiores, el Insurgente Araucano indicó hacerle proposiciones y esto parece que haen mayo de 1827 que: “Entraron también (al resultado del consejo de guerra que hizomotín) seis tenientes coroneles, cinco reunir ayer. En efecto se hizo cita a lossargentos mayores, y a excepción de unos diputados y aunque se les aguardo toda lapocos subalternos entraron todos los oficiales mañana fue imposible reunir los precisosque se hallaban en Santiago de suerte que para sala; sin embargo, con los presentes seentre todos formaban el total de 120.”278. empezó a tratar la reunión de todos.”281Mientras tanto, en Colina, Freire despachó a Aprovechando la oportuna decisión dediversos emisarios a Melipilla, Quillota y Campino que podría converger en unaValparaíso. En esta última ciudad, el conciliación pacífica, quedó enhermano del presidente, Rafael Freire, se convencimiento, la división en el Legislativodirigió a donde el periodista Pedro Félix con respecto a las responsabilidades con queVicuña para que imprimiera la última ciertos políticos actuaron en relación a ladeclaración emitida por el mandatario, en la revolución, quedando claro que “tuvieron 279 VALENCIA AVARIA. Op. Cit. p.102.275 280 Ibídem. Ibídem.276 281 PÉREZ DE COTAPOS. Op. Cit. José Antonio Argomedo a José Gregorio Argomedo.277 ANÓNIMO, Op. Cit. p. 219. (Santiago, 27 de enero de 1827). Reproducida en Colección278 ORGERA, Manuel. (5 marzo 1827)Op. Cit. p. 51. de Historiadores. Op. Cit. Tomo XXXVI. p. 473. 53
  • 53. ________________________________________________________________________________parte desde el principio los Bezanillas, Desde San Felipe, Freire alentó a laFariñas, Molinas, Novoa, Fernández y los población a emprender la contrarrevolucióndemás involucrados, éstos luego empezaron diciendo: “aunque no se hayan castigado aa solicitar al congreso un olvido de todo lo los rebeldes en el momento, ellos lo seránsucedido las más fuertes garantías a favor de antes de ocho días, y de un modo digno delos sublevados y aun la aprobación de sus sus atentados, de la augusta representaciónacciones.”282 a quién ofendieron, y del heroico pueblo a quien oprimen.”284En esta sesión también participaron CarlosRodríguez y el presbítero José Alejo En Santiago estas palabras tuvieron granEyzaguirre, ambos en calidad de reverberación tanto en el Congreso comorepresentantes de la asamblea provincial de entre los militares, quienes desde entoncesSantiago para instruir al Congreso de su tomaron riendas firmes sobre el asunto. Eldictamen acerca de las proposiciones hechas primero en reaccionar fue el teniente coronelpor Campino. Después de deliberarlas Ambrosio Acosta, jefe del escuadrón dearduamente, se llegó al acuerdo de las que – Guías de la capital, quién por medio de unaen palabras de Argomedo –: brillante argucia consiguió huir de Santiago:“Reducían a prometer al congreso dejarle en “Acosta que estaba al mando de los Guíasentera libertad para proceder a la elección de pidió licencia a Campino esta mañana para irun presidente, para la cual se retiraría la a refrescar a los caballos a la chácara defuerza a Aconcagua, cuya provincia mandaba Sánchez. Con estos pretextos y con laCampino proporcionándose a la tropa protesta de estar en la plaza a las cinco de labagajes y un mes adelantado de paga, que tarde, le fue concedido. Pasada la hora yluego fuese elegido el presidente se mucho más y Acosta no aparece. Se lesometería a él y finalmente que jamás se desazogado Campino a desengañarse élrecordase por el congreso, ni por el gobierno, mismo y cuál fue su desengaño al ver queni por Tribunal alguno éste acontecimiento Acosta había tomado las de Villadiego conmudando todos los oficiales en sus propios todos los Guías y ya iría llegando aempleos.”283 Aconcagua a reunirse con Freire.”285Pero Campino, considerando excesiva la Esta burla constituyó el primer paso pararesolución, la rechazó y con ello se abortó la desmoralizar a los rebeldes. Campino,esperanza de llegar a un buen acuerdo. albergando la idea de la insurrección de suCreyendo que la totalidad de la fuerza tropa, decidió neutralizar los ánimos,pública le obedecía, se reunió en la mañana recurriendo para ello, al saqueo de losdel domingo 28 con su círculo más cercano, exiguos fondos de las arcas estatales parapara que estos presenciaran como obligó a de esta forma poder cancelar los sueldoslos recién incorporados militares (Isaac vencidos, o por lo menos parte de ellos:Thompson, José Antonio Pérez de Cotapos,Nicolás Maruri, Ambrosio Acosta entre otros) “A todos los soldados y oficiales ha repartidoa firmar una acta en la cual se estipulaba su mucho dinero; a los primeros se ha dadoallego oficial a las filas de rebeldes. mucha comida en el café de Fernández que 284 Ibíd. p.105.282 285 Ibídem. José Antonio Argomedo a José Gregorio Argomedo. Op.283 Ibídem. Cit. p. 473 54
  • 54. ________________________________________________________________________________ha tenido de costo de 500 pesos. Me Editaran en procesiónaseguran que ya el Sr. Campino ha dispuesto Viva la administraciónde más de diez y nueve mil pesos. Ha De la cucha fanfarrona.288impuesto contribuciones y el sr. Manterola haandado por las casas haciendo sus Maruri, con el apoyo de el coronel Isaaccobranzas y repitiendo sus antiguas Thomson, junto a 40 hombres, en laextorsiones. ¡Cuándo se acabarán estas madrugada del lunes 29 de enero, irrumpióplagas!”286 sorpresivamente en el cuartel de San Diego apresando a Campino y al resto de losCon estas precisas palabras, describía líderes del motín. Al igual de lo ocurrido de laArgomedo el ambiente capitalino engendrado noche del 24, el hecho se llevó a cabo sinpor el exaltado estado anímico de los efusión de sangre.amotinados a raíz de la astuta decisión deCampino. Pero lo que no sospecharon fue Los lideres de la contrarrevolución, Maruri yque este paliativo era el comienzo de la Thomson dirigiéndose al Congresoinminente caída, pues su líder comprendió expresaron que “conmovidos por el conflictoque el levantamiento no daría los resultados en que yacía este pueblo desde la noche delesperados. 24, resolvieron a poner término a este mal y verificaron un movimiento en la madrugadaNicolás Maruri, finalmente dimensionó la de hoy, arrestando a los autores de él ymagnitud de los hechos. Reconoció que sometiéndose a las ordenes del señorhabía sido víctima de un gran engaño capitán general don Ramón Freire, a quienproducto de la nubilidad de su personalidad ya hemos dado el correspondiente parte.”289recta y obediente. Así, decidió ofrecerse parallevar a cabo el aplastamiento del motín, Por su parte, Diego Portales no escondió suaunque exigiendo al Congreso una temor ante el posible arraigo de otro motín,considerable suma pecuniaria –unos dos o de manera a que instaba a Freire, que setres mil pesos- a fin de distribuirla a la tropa: encontraba en San Felipe, para que llegara lo“lo que no pudo la fuerza, lo pudo el oro. El antes posible a la capital: “las circunstanciasbatallón Nº 7 fue seducido y con él fueron peligrosas en que nos hallamos no metomados los jefes de la revolución y permiten asistirme de dar este paso. Unaentregados a sus enemigos,” diría más tarde sola hora que ud. demore, puede importarPedro Félix Vicuña.287 El periódico El Fanal, una nueva revolución. En estos momentosrememoraba un poema que circuló con críticos no hay quién tome una sola medidaprofusión en aquellos días, titulado “Aviso a de seguridad, y se está dejando libre ellos militares”: campo a los enemigos del orden, que hacen nuevos esfuerzos para perturbarlo.”290El Gobierno ofrece dar Atendiendo a la carta de Portales, FreireDos mil pesos sin más tregua suspendió la estrategia contrarrevolucionaria,Al que se ausente una leguaY los quiera reclamar 288 MUÑOZ BEZANILLA, Santiago y FARIÑAS, Juan. (4Debe írselos a llevar julio de 1829). El Fanal. Santiago: Imprenta de laUn general en persona, Independencia. p. 32. 289Después con palma y corona BARROS ARANA, Op. Cit, p.106. 290 Diego Portales a Diego Benavente. (Santiago 30 de enero de 1827). Reproducida en DE LA CRUZ, Ernesto286 Ibídem. .(1936). Epistolario de Don Diego Portales 1821-1837.287 VALENCIA AVARIA. Op. Cit. p.101. Santiago: Dirección General de Prisiones. p. 246. 55
  • 55. ________________________________________________________________________________llegando a Santiago el 30 de enero, donde tienen los sentimientos de la sangre y oficiosfue fervorosamente aclamado por las de la naturaleza.”291multitudes. Mas en su reinstalación en elpoder, deja bien claro que no desea Incluso el sargento mayor del batallón deproseguir con el mando supremo, Guardias Nacionales, Vicente González,delegándoselo a quienes lo poseían antes señaló que:del arremetimiento de Enrique Campino, esdecir, a Manuel José Gandarillas como “El señor Campino dejó a todos en entera yministro del Interior, y al teniente coronel absoluta libertad, no solo para opinar sinoTomás Obejero, como ministro Accidental de también para obrar conforme a nuestrala Guerra. conciencia (…) este gefe a la mañana del 28, día en que se firmó un acta espuso en laRápidamente se dio lugar al juicio de los junta de guerra que su opinión era deponermilitares rebeldes. Aquí se presentó una las armas y resignarse a las deliberacionesdificultad con Campino, ya que éste, por su de la Representación nacional: estacalidad de congresista, poseía un fuero, de expresión fue rechazada por algunos gefesmodo que el fiscal se apresuró a pedir al con expresión de acaloramiento.”292Legislativo que emitiera el tan demandadodesafuero. Es entonces cuando surge la Bajo esta línea, el diputado Ignacio Molina,polémica. en un proyecto presentado el 7 de febrero, exculpó a Campino, pues consideró que losAlgunos justificaron el atolondrado accionar descalabros cometidos, fueron cometidos pordel militar, como por ejemplo, su propio su círculo de militares, quienes ejercieronhermano Joaquín Campino, quien dio lugar a una nefasta presión sobre el coronel, puesun ácido comunicado titulado: Cuestiones este había dado luz de conciliación el 27 deque deben ventilarse para poner en claro las enero. Más, solicitó que se dictará una leycausas que produjeron el movimiento del 24 que castigara los motines.de enero de 1827 en Santiago y suculpabilidad, publicación que tuvo gran Pero sin duda, el más fuerte defensor de laresonancia entre la élite santiaguina. Joaquín sublevación de Campino, fue el controversialCampino atribuyó la culpa del motín a José periódico Insurgente Araucano. Creado enAntonio Elizando, por oponerse a la elección febrero de 1827 por uno de los miembros delde un nuevo ejecutivo. motín, el abogado argentino Martín Orjera: “En estos hemos tenido el gusto de verAunque no avalando los duros dichos de recibir el más tierno sentimiento y pruebasJoaquín Campino, el fiscal acusador del del mayor interés a favor de esoscoronel, manifestó una comprensión por los revolucionarios.”293punzantes dichos de éste:“no se oculta á mi comprehensión, que V,traspasando de un dolor intolerable en su 291 VALDERRAMA, Juan José. (1827). Sr Joaquíncorazón al ver á su hermano confinado en Campino. Santiago: Imprenta de la Biblioteca. 292tan lúgubre recinto, disparó el impreso de la GONZALES, Vicente (22 febrero de 1827) Breveespecie, y nadie ignora cuanta influencia manifestación que hace al público de su comportacion el sargento mayor del batallón de guardias nacionales durante el movimiento del 24 de enero pasado y siguientes 293 ORJERA, Manuel. (19 febrero de 1827). Insurgente Araucano. p. 24. 56
  • 56. ________________________________________________________________________________Interesante es también el pensamiento de políticos de Freire y cualesquiera otros sedon Mariano Egaña sobre el motín, del cual hayan cometido en Chile.”295se declaró partidario. Desde la capital deimperio británico, expresaba en una carta a Finalmente, el 8 de febrero, Campino fuesu padre, don Juan Egaña lo siguiente: “Por formalizado por los diversos crímenes que selo demás el atentado de Campino, tan atroz le imputaban. Más, ese mismo día, elcomo ha sido pintado en Europa, no lo Congreso sancionó una ley de amnistíaencuentro superior ni aún igual a uno de los general para todos los que participaron envarios que en el mismo orden ha cometido ese tempestuoso motín, la que se oficializó elFreire.”294 No cabe duda del profundo 12 de febrero, durante la celebración de ladesprecio que Egaña sentía por Freire, y se primera de las de las tres fiestasda el tiempo en elaborar concienzudamente nacionales.296un paralelismo entre el accionar del capitángeneral que depuso a O’higgns y el coronel Los reiterados indultos, eran una nefastaEnrique Campino: resolución del gobierno, que irritaba a menudo a quienes esperaban, por el“Campino por una sola vez ha intentado no contrario la aplicación de penas más durasdestruir el Congreso sino violentar su sobre los perturbadores del orden. Así davoluntad. Freire a destruido tres distintos cuanta Diego Portales en una carta a Diegocuerpos legislativos y una Constitución y ha Benavente:entrado a Santiago a la cabeza de sus tropascomo a un pueblo enemigo no sólo a quitar “…el coronel Thompson quiere abandonar elun Congreso, sino a apresar y desterrar país; tiene para ello justísimas razones, quevarios de sus miembros y proscribir a los siento no exponer a Ud. por su extensión yciudadanos que le dio la gana sin más especialmente algunas que daría a conocerformalidad que poner sus nombres en una la muy bondadosa y generosa conducta dellista. Campino satisfizo con echar a su casa a señor Presidente para con los sublevados deldon Agustín Eyzaguirre. Freire apresó y 24 cuya pretenciosas avanzadas (según lodesterró al Director nombrado, Sánchez. he visto documentadamente) son atendidasCampino no castigó a nadie por su con preferencia a la de los leales.”297obediencia al Congreso. Freire con Para concluir, consideremos lo que Pedroescándalo de cuantos lo vieron, depuso, Félix Vicuña reflexiono sobre esteapresó y desterró a aquellos comandantes controversial personaje: “El Coronel Campinoque fieles al juramento solemne que fiado en la impopularidad de los queacababan de prestar, reconocieron la combatía, creyó seguro su triunfo. Él noautoridad del Congreso y semejante atentado representaba tampoco una idea ni tenía otrases para mí una de las más crueles heridas afecciones que la de la muchedumbreque este asqueroso tiranuelo ha inflingido a inconstante, de que se había hecho tribuno yla patria en su moral. Si consideramos la qué lo abandonó cuando le vio perdido.”298trascendencia y los resultados de los delitos,aquí cesa otra vez la comparación porque nola hay, en esta parte, entre los crímenes 295 Ibídem 296 Las otras dos fiestas eran el 5 de abril (conmemoración batalla de Maipú en 1818) y el 18 de septiembre (celebración primera junta de gobierno en 1810) 297 Diego Portales a Diego Benavente. (Santiago 4 de294 Mariano Egaña a Juan Egaña. (Londres, 21 Junio marzo de 1827). En DE LA CRUZ. Op. Cit. p. 248. 2981827).En EGAÑA. Op. Cit. p. 253. VALENCIA AVARIA. Op. Cit. p.101 57
  • 57. ________________________________________________________________________________b) Motín de Pedro Urriola (junio – julio de El 28 de junio de 1828, en vísperas de la1828). promulgación de la Constitución, el coronel Pedro Urriola, con la ayuda del sargentoEl motín del coronel Enrique Campino en mayor José Antonio Vidaurre, sublevaron a1827 había señalado la inflexión en que las las tropas del batallón Maipú – compuesto deasonadas militares pasaron de simples trescientas catorce plazas – de Sanprotestas salariales a adquirir connotación Fernando. Inmediatamente fueron apresadospolítica explícita, aunque sin obviar el primer el Intendente de la provincia, el coronel Joséelemento. Desde ese motín, las Patricio Castro, el comandante de las miliciassublevaciones crecieron no sólo en provinciales Francisco Ibáñez y todosfrecuencia, sino también en sus implicancias aquellos oficiales leales al Gobierno de turno.políticas. Los primeros meses de 1828 Pronto el Cabildo de San Fernando, aestuvieron marcados por diversas asonadas instancias de Feliciano Silva – y bajo lade los militares en Colchagua y Aconcagua, presión de los amotinados – proclamó comocada vez más teñidas de disputas de Intendente a Urriola. Según comentó Josépoder.299 Clemente Ramírez al Gobierno, el acto había sido un acto ilegítimo de deliberación políticaEl intelectual español José Joaquín de Mora de los militares sublevados:reflexionó con gran lucidez sobre el impacto “El mayor dolor que han esperimentado losde las turbulencias políticas de la época. De ciudadanos en este asunto es la tiranía conacuerdo a sus confidencias al transandino que les han tratado los oficiales del batallónFlorencio Varela: “En suma confianza diré a Maipú comprendidos en la revolución actual.V. que aquí empiezo a preveer trastornos; ¿Quién les ha dado derecho para deponer apor supuesto a la Chilena, es decir, un Intendente colocado por la supremacía yinsignificantes en cuanto a su influjo, pero un Cabildo elejido por el departamentoque no dejarán de hacer daño, atrasando los convocado al efecto? ¿Son ellos acaso losprogresos de la ilustración y del orden.”300 que reúnen la voluntad jeneral? ¿Sostiene laPara Mora, los motines no tenían mayor patria ejército para el sacrificio de sus hijos?relevancia por sí mismos, pues sólo eran ¡A que cansar con más reflexiones que eldesórdenes a “la chilena”. Su impacto más intonso debe hacer a primera vista!”301negativo en la sociedad había queencontrarlo en su carácter acumulativo, pues Urriola estaba convencido de que sulos trastornos en la política del período se alzamiento constituía parte de un procesodesencadenaban a través del constante mayor. En efecto, como veremos mástraspaso de los militares de los límites de sus adelante, desde la provincia de Aconcaguacuarteles para inmiscuirse, con la ayuda de se levantó en armas el coronel José Maríalas armas, en la política. El motín del coronel Portus. Una vez conseguido establecer suPedro Urriola vino a confirmar los temores del base de apoyo político y militar en Sanliterato español. Fernando, Urriola pensó en marchar hacia Santiago. Las noticias del motín fueron recibidas en Santiago el 3 de julio, y aunque no despertó mucha conmoción en un inicio,299 BARROS ARANA. Op. Cit. Tomo XV, ps. 169-174. su desarrollo llegó a cauces insospechados300 José Joaquín de Mora a Florencio Varela. (Santiago, 26de abril de 1828). Reproducido en MORA, José Joaquín. 301(1924). Epistolario: Cartas de don José Joaquín de Mora a José Clemente Ramírez a Carlos Rodríguez. (Sandon Florencio Varela. Revista Chilena de Historia y Fernando, 30 de junio de 1828). Anexo N° 186. S. C. L.Geografía, 54, p. 46. Tomo XVI, p. 180. 58
  • 58. ________________________________________________________________________________para el Gobierno de Francisco Antonio Pinto. Daniel Cason. Quintana se había pasado alPronto se envió a sofocar la revuelta al bando de los amotinados y ahora esperaba abatallón N° 7 de infantería, el Concepción – las confiadas y desinformadas tropas delcompuesto de doscientas plazas – quien Gobierno.marchó hacia Rancagua al mando delgeneral José Manuel Borgoño, acompañado El 15 de julio las tropas de Borgoñopor los coroneles José Rondizzoni, el marcharon hacia San Fernando, confiadas encomandante general de las milicias de la llegada de los refuerzos de Quintana. LosRancagua José Villarreal, el mayor Thomas sublevados, por su parte, el mismo díaSutcliffe y el comandante Guillermo Tupper, salieron del pueblo con la infantería dejandoquien nos legó sus inestimables memorias a la caballería en el lugar: así, mientras laspara reconstruir la campaña contra la tropas comandadas por Borgoño avanzabaninsurrección de San Fernando.302 hacia San Fernando, los amotinados lo hacían hacia Rancagua. Conocedor delTras varios días de marchas, la división de nuevo giro en los acontecimientos, Borgoñooperaciones (compuesta de las doscientas encargó al comandante Tupper dirigiera laplazas del batallón Concepción, trescientos vanguardia hacia San Fernando y tomaramilicianos de caballería de Rancagua y posesión del pueblo. Aunque el recibimientoochenta milicianos de infantería) acampó el fue inicialmente sin contratiempos, los12 de julio en la hacienda de Francisco amotinados abrieron fuego contra Tupper,Valdivieso, el suegro de Pedro Urriola. aunque con la pronta llegada del grueso de las tropas de Borgoño la situación se tornó a favor de las fuerzas gobiernistas. Sin embargo, en una frenética marcha hacia la capital –creyéndola indefensa,– Pedro Urriola cruzaba el Cachapoal el 16 de julio y dos días después se encontraba a las puertas de Santiago.303 La noticia generó revuelo en los habitantes de la ciudad, mientras que los rumores se entrecruzaban y deformaban los datos, creando una situación altamente expectante. Según Felipe Santiago Crnl. Pedro Urriola. del Solar, “cada uno contaba la historia a suEn la noche el general Borgoño recibió una 303 De acuerdo al general Borgoño, en un oficio dirigido alcomunicación del coronel Manuel Quintana Ministro del Interior Carlos Rodríguez, había que estardel regimiento de Dragones, quien desde optimistas sobre el desenlace de los sucesos, en especial siCuricó se suponía debía apoyarlos contra los se atenía a la precaria situación de los insurrectos: “Elamotinados. Sin embargo, las ramificaciones batallón Maipú va sumamente estropeado i sin municiones; su fuerza no pasa de doscientos veinte hombres i lleva solodel movimiento insurreccional habían tres oficiales. El escuadrón de Dragones consta de cientoalcanzado al mismo regimiento de Dragones, cuarenta hombres y entre sus oficiales hay mucha diversidaddebido a la mediación de sargento mayor de opiniones, sobre todo carece absolutamente de moral. Toda la provincia de Colchagua está levantada en masa contra los amotinados, i lo propio sucede en el departamento302 TUPPER, Ferdinand. (1972, 1 ed. 1835). Memorias del de Rancagua”. José Manuel Borgoño al Ministro delcoronel Tupper. Buenos Aires: Francisco de Aguirre. ps. Interior. (Hacienda de los Lingues, 15 de julio de 1828).154-161. Anexo N° 232. S. C. L. Tomo XVI. p. 220. 59
  • 59. ________________________________________________________________________________antojo”, provocando la alarma en el pueblo:“Unos aseguraban que aquellos traían 2.000 “Dijo que el motivo de la revolución presentehombres, otros que 1.000, otros que 200, y era porque no se concedía a los pueblos elotros que estaban muy cerca y entrarían en sistema de Federación que era lo quela noche, y otros que venían combinados con apetecían, que los pueblos estabantal y tal facción”304. oprimidos y no gozaban de libertad, que la constitución que se trabajaba no presentabaAnte la pronta expectativa del todas las garantías que se deseaban, que laenfrentamiento, el Vicepresidente Francisco sangre que había corrido el día antes no eraAntonio Pinto decidió comandar la defensa bastante.” 307de la capital frente a los amotinados. Dehecho, delegó el poder momentáneamente Tras Infante tomó la palabra Pradel, y anteen Carlos Rodríguez, para enfocarse en la las peticiones de los asistentes al debateresolución del conflicto.305 En la lluviosa tarde para lograr un acuerdo, éste habría señaladodel 18 de julio se produjo el esperado choque que no había transacciones que se pudieranentre las fuerzas de Urriola y las tropas establecer entre vencedores y vencidos.comandadas por Pinto en Ochagavía. El Tales palabras hallaron eco en Pedroresultado de la refriega, aunque confuso en Palazuelos, quien señaló que el Gobierno niun primer momento terminó favoreciendo a el pueblo estaban vencidos, repitiéndose ellos insurrectos, quienes además se grito por los asistentes.apoderaron del edificio de la Maestranza. Elescenario se tornó caótico en la ciudad: Las cosas se complicaban aún más para“Temíamos a los derrotados, a los Pinto. El 20 del mismo mes, en la provinciavencedores y a la plebe que cruzaba por las de Aconcagua el coronel José María Portuscalles. Todas las puertas fueron cerradas y se alzaba en armas apoyando el movimientocada familia esperaba adentro un saqueo iniciado por Urriola (véase el siguientegeneral. El comercio se reunió en la sala del apartado de este capítulo). Pero volvamos aConsulado y acordamos armarnos y rondar los acontecimientos de Santiago. En lanuestras casas.”306 mañana del 20 de julio, los amotinadosLa mañana del día 19 de julio fue frenética intentaron aumentar su base de apoyopara Pinto. Tras sostener una extensa junta político, convocando como interlocutor acon sus oficiales y partidarios, se leyó un Diego José Benavente, quien se negó. Laoficio de Urriola, convocando a una situación se polarizó. En cierta formaasamblea. Para exponer sus motivaciones. A desesperado por la falta de apoyo en lalas 2 de la tarde, Urriola cambió de parecer, ciudad, Urriola decidió movilizar a sus tropasenviando como sus representantes a los y situarlas en la Plaza de Armas, como unaadalides del federalismo en Chile, José forma de ejercer presión e intimidar alMiguel Infante, Manuel Magallanes y Nicolás Gobierno. Según refería el mismo FranciscoPradel. Infante tomó la palabra. Antonio Pinto:304 DEL SOLAR, Felipe. (1913). Diario de los sucesos “Exasperados los amotinados de nopolíticos ocurridos en Santiago de Chile desde el 16 hasta el encontrar apoyo en ningún hombre de honor,22 de julio de 1828. Revista Chilena de Historia y dijeron que vendrían a la plaza a echarseGeografía, 12, p. 168 sobre mi persona y nombrar a su arbitrio Jefe305 Francisco Antonio Pinto al Congreso Nacional. de la República. Con esta noticia subí a la(Santiago, 16 de julio de 1828). Anexo N° 221. S. C. L. p.213.306 307 DEL SOLAR. Op. Cit. p. 170. Ibíd. p. 172. 60
  • 60. ________________________________________________________________________________Sala de Gobierno, donde estaba el pueblo servicios que han prestado a la patria, lareunido y le juré no abandonarlo hasta que miseria de que se han visto rodeados, i lame ensartasen en las bayonetas y despedí a situación política del país, que es casilos ciudadanos dándoles las gracias por su imposible evitar que afecte a las tropas, noentusiasmo patriótico y previniéndoles que a trepidará en concederlo i acojer benigno ala señal de toque a fuego en la Catedral, se unos hijos extraviados que vuelven a sureuniesen inmediatamente.”308 deber. Estas tropas esperan con ansiedad las ordenes de V. E. i le suplican las destineCongregado en la plaza con sus tropas, a donde puedan manifestar la sinceridad deUrriola hizo publicar en las calles y esquinas su arrepentimiento i prestar importantesun bando, en el que señalaba que su servicios que borren hasta la memoria de lomovimiento era la consecuencia de los ocurrido.”310“notorios vejámenes que ha sufrido laprovincia de Colchagua,” y como una forma El motín de Urriola había concluido aplastadode otorgarle legitimidad civil a su asonada, no por la fuerza militar, sino por la respuestanombró a José Miguel Infante como consensual de los civiles. Según José“Supremo Interventor de la República con las Joaquín de Mora, “en un momento, tanto másfacultades que son inherentes al Jefe de peligroso cuanto que fue inesperado, seEstado.”309 olvidaron todos los resentimientos, todos los partidos, y sólo se pensó en el peligro de laNo obstante, Francisco Antonio Pinto había patria.”311 De acuerdo a Martín Orjera “Eldecidido confrontar a Urriola reuniendo en la pueblo de Santiago ha dado en la presenteplaza de armas a una gran multitud de crisis un ejemplo que no conoce igual enpersonas en su apoyo. Tras verse sin base Grecia, Roma, ni en otro de los celebres delde apoyo de parte de la sociedad civil, los día,” por lo cual proponía erigir unamotinados se retiraron a la maestranza. Dos monumento en su honor.312 Incluso sedías después, un par de los líderes del motín, compuso un himno en honor del pueblo deJuan Vidaurre y Daniel Cason rogaban el Santiago, que destacaba la preponderanciaperdón al Vicepresidente Pinto en los de los civiles por sobre los militares:siguientes términos: “No intimida a un pueblo“El batallón Maipú i el rejimiento de Cuando es esforzado,Dragones, conociendo la enorme falta que Ni el feroz soldado,han cometido, se arrepienten sinceramente Ni el bronco cañón;de ella y penetrados de dolor concurren a la Y esto demostrasteis,paternal piedad de V. E. implorando el Nobles santiaguinosperdón. Si V. E. recuerda los heroicos A los asesinos308 Francisco Antonio Pinto al Congreso Nacional.(Santiago, 20 de julio de 1828).Anexo N° 251309 URRIOLA, Pedro. Bando. (30 de julio de 1838). El Vijía,Valparaíso. Cabe señalar que José Miguel Infante se excusó 310tiempo después de su participación en este motín, señalando Juan Vidaurre y Daniel Cason a Francisco Antonio Pinto.que la idea de ser nombrado Interventor jamás fue propuesta (Santiago, 22 de julio de 1828). Anexo N° 269. S. C. L.por él, sino que más bien se trató de una estrategia de su Tomo XVI, p. 239. 311amigo, el chuquisaqueño Manuel Aniceto Padilla. véase José Joaquín de Mora a Florencio Varela. (Santiago, 24INFANTE, José Miguel .(30 de agosto de 1828). Continúa de julio de 1828). Reproducida en MORA. Op. Cit. p. 61. 312el art. insurrección en S. Fernando. El Valdiviano Federal. s. Minuta de decreto. (22 de julio de 1828). Anexo N° 252.p. S. C. L. Tomo XVI, ps. 231-232. 61
  • 61. ________________________________________________________________________________De nuestra nación.”313 provincia, Martín Prats, comenzó a centralizarPara muchos observadores, los mecanismos el poder, tras la reciente suspensión delde resolución del conflicto desplegados en régimen federal por mandato deleste caso sólo podrían darle mayor Vicepresidente Pinto. Con este objetivo,legitimidad al Gobierno de Francisco Antonio Prats ordenó la expulsión del territorio de unPinto. Para el Encargado de Negocios pequeño, pero influyente, grupo deestadounidense en Chile, Sam Larned, la hacendados que estaban ejerciendo granconclusión del motín de Urriola había influencia en la administración de aquellasignificado tanto el triunfo de los “principios provincia. Por supuesto, no conformes condel gobierno popular”, como un tan drástica medida, estos vecinos 314fortalecimiento del Gobierno pipiolo. abandonaron San Felipe con la esperanza deManuel de Salas expresó de forma lúcida que se les otorgara alguna compensaciónesta situación: “En medio de este torbellino pecuniaria. Pero en vista de la actitud firmeha manifestado nuestro Pinto mucho valor, de Prats, que en ningún momento cedió a laserenidad y decoro. Ha tenido la felicidad de presión que sobre él insistentementesalir bien de uno de aquellos embates que, si ejercían, y asumiendo que su aspiración nono trastornan, afirman la autoridad.”315 Sin se cumpliría, estos vecinos acudieron a Losembargo, aunque el análisis teórico era Andes, convenciendo al coronel Cortés quecorrecto, la realidad indicaba otra cosa, pues “sus operaciones no eran contra el gobiernolos alzamientos militares se sucederían. Por nacional, puesto que ya se encontrabalo pronto, en Los Andes de forma paralela a perdido, sino solamente contra el de lalos sucesos gatillados por Urriola se provincia.”316 Los confabuladores, arguyeronverificaba una nueva insurrección militar. además, que dado al escaso apoyó público que poseía Prats, su caída era cuestión dec) Motín de Manuel Cortés, Los Andes, 20 tiempo. Tras estudiar la situaciónde julio de 1828. detalladamente, Cortés decidió ayudarlos alzándose en armas. Paralelo a esto, en SanLos desordenes acaecidos en Colchagua y Felipe, los vecinos incitaron solapadamenteposteriormente en Valparaíso, finalmente al pueblo para que se rebelara contra Prats,llegarían a la provincia de Aconcagua. El 20 animando “el espíritu abatido de aquellosde julio cuando se tuvo noticia de la derrota habitantes para que unidos en masa alzasende las fuerzas del gobierno en las cercanías la voz, y reclamasen un nuevo jefe.”317 Estede Santiago, el coronel de las milicias don jefe requerido era Manuel Cortés.Manuel Cortés proclamó la insurrección enSanta Rosa de Los Andes, en nombre de las Extendida la adhesión a Cortés, su homólogoideas federalistas. El detonante de este de San Felipe, José María Portus semotín, surgió cuando el Intendente de la apresuró a obtener protagonismo, presentándose ante el Intendente a la cabeza313 Himno a los habitantes de Santiago por el heroísmo con de un grupo de soldados instándolo aque se comportaron el día 20 de julio. (30 de julio de 1828). rendirse. Según declaraba el Intendente deEl Vijía, p. 4.314 Sam Larned a Henry Clay. (Santiago, 10 de septiembre Aconcagua Martín Prats:de 1828). En United States of America, State Department,Dispatches from United States Minister to Chile, 1823-1906,N° 70, f. 4.315 Manuel de Salas a Joaquín Campino. (Santiago, 15 de 316agosto de 1828). Reproducida en SALAS, Manuel (1914). DEL CANTO, Pedro Ignacio. (1828). El Voto de LosEscritos de don Manuel de Salas y documentos relativos a él Andes. Santiago: R. Rengifo. 317y a su familia .Santiago: Barcelona. Tomo III, p. 83. Ibíd. 62
  • 62. ________________________________________________________________________________“Anoche se me ha intimado rendición, por el Rafael Bilbao, consiguiendo ambos huir asedicioso Portus, quien se titula protector de tiempo.los libres; su comitiva se componía de losdesterrados i algunos incautos campesinos, La frustración de los rebeldes se compensóhasta el numero de setenta, casi con la llegada de una compañía de treintadesarmados; en la misma fueron batidos, i inválidos, quienes habían sido persuadidosdispersos; en su fuga se han dirijido a con gran astucia por el teniente Pedro Rojas.Chacabuco a interceptar comunicaciones e El objetivo fue entonces ocupar el Palacio deinferir males de la clase de sus autores.”318 Gobierno y la cárcel de la capital. Pero, para sorpresa de los rebeldes, el Palacio resistió aMas Martín Prats no era un hombre que se la embestida gracias a la tenacidad delamedrentara fácilmente, enfrentando la capitán José Erasmo Jofré y de sussituación con la ayuda del diputado Manuel veinticinco coraceros guardianes. Ante estaSotomayor, quién se encontraba en calidad nueva humillación, La Rosa se dirigió alde delegado del Congreso Constituyente. recinto penitenciario, pero el teniente Antonio Arias que estaba a cargo del batallón númeroLa contrarrevolución ocurrió en la misma siete que en ese entonces custodiaba elnoche de ese ajetreado 20 de julio. Los edificio, fue avisado a tiempo de laamotinados, tanto Cortés como Portus, se insurrección, de modo que se habíarindieron ante la superioridad numérica de las acuartelado y preparado para recibirlos afuerzas del Gobierno, siendo apresados y fuego. Pero el enfrentamiento no tuvo lugarconducidos a Santiago para ser juzgados. ya que, para sorpresa de La Rosa, llegaron a la plaza mayor dos compañías del batallónd) Motín de Felipe La Rosa, Santiago 6 de número siete comandadas por el mayor Justojunio de 1829. La Rivera y por el capitán José Pozo, tropas a las que luego se añadieron las del coronelEn vísperas de la elección de diputados Rondizzoni, comandante de dicho cuerpo,(programada para los días 7 y 8 de junio), el dando la orden de disparar a los rebeldes.6 de junio de 1829 un escuadrón de 50 Éstos huyeron despavoridos a parapetarsecoraceros guiados por el capitán Felipe La en el antiguo convento de San Pablo, lugarRosa – quien se hizo conocido por su que era ocupado por los inválidos comoparticipación en el levantamiento general cuartel. Rondizzoni en vez de haber puestoliderado por Pedro Urriola un año antes – fin de una vez a aquella sublevación, dejóconsiguió amotinar el cuartel que se ubicaba huir a los amotinados, y en cambio, se dirigióa las espaldas del Palacio de Gobierno, a dar estas nuevas al cuartel San Diego, a finapresando a los oficiales Arteaga y Castillo de prevenirles contra un posible ataqueque dormían allí esa noche. Bajo la creencia súbito, y se estableció en la Plaza de Armasde estar colaborando con Freire en una gran en espera de las ordenes del Gobierno.insurrección contra Pinto, La Rosa convencióa la tropa para que le siguiera a la plaza, A las pocas horas se difundieron por toda ladesde donde envió dos patrullas a arrestar ciudad estos acontecimientos, temiéndoseen sus casas al ministro del Interior, Carlos una nueva oleada de desórdenes, pues aúnRodríguez y al gobernador local de Santiago, se percibía una atmósfera de inquietud producto de los últimos disturbios ocurridos318 en el país por los levantamientos de Urriola y Oficio del Intendente Martín Prats al Congreso Nacional.(San Felipe, 21 de julio de 1828). Anexo N° 258. S. C. L. Cortés.Tomo XVI, p. 235. 63
  • 63. ________________________________________________________________________________Este motín, tuvo una peculiaridad que lo Invadido por la duda, el Gobierno llamódiferenció de la mayoría de los otros: no tuvo urgentemente a los generales Zenteno ymóviles económicos. Días antes, la tropa Lastra y demás cúpula militar confiable parahabía recibido sus sueldos. La intervención preparar el aplastamiento de la sublevaciónde la tropa, era pues un hecho inaudito. concentrada en el Convento de San Pablo,Haciendo alusión a las misteriosas razones dónde además se hallaba Urriola.que llevó a La Rosa a rebelarse contra elgobierno, el periódico El Sufragante emitió Mientras tanto, los comerciantes, queuna pregunta capciosa para esclarecer sobre temieron saqueos y disturbios que eranla verdadera raíz de la rebelión: “¿Quién inherentes a esta clase de sucesos, seposee esa arte majica de descontentar á los organizaron bajo el mandato de Diegohombres á quienes nada se les debe, que Antonio Barros, recibiendo los refuerzos dehan sido indultados, pagados y premiados, y voluntarios que provinieron de los suburbioses capaz de arrastrarlos a la sedición contra de la ciudad. A estas fuerzas, se agregaronel gobierno legítimamente establecido?”319 prontamente otras tropas, llegando a contar con más de ochocientos hombres a cargo delNo cupo la menor duda de que el mentor del jefe de estado mayor de la guarnición de lamotín fue Pedro Urriola, que desde el capital, el coronel Francisco Elizalde y elaplacamiento de su sublevación se encontró teniente coronel Tupper a cargo de laajeno a la actividad pública, pero caballería. A pesar de contar con una fuerzaprobablemente estuvo fraguando la forma en suficiente para reducir a La Rosa, Elizaldecómo desestabilizar el gobierno. Esto hizo optó por medios pacíficos a fin de evitar elsuponer, además, que para llevar a cabo el derramamiento de sangre, enviando alplan, Urriola y La Rosa debieron tener convento de San Pablo una comisiónnecesariamente el apoyo económico – compuesta por José Vicente Sánchez yaunque velado – de algunos miembros del Francisco Javier Rosales. Urriola, tuvo lapartido opositor. Sobre esto, El Fanal convicción de que en vista del caos político ydictaminó: “el tumulto sucedido ha sido obra contando con el apoyo que le fue prometidode un partido, esta es la verdad por la oposición de Francisco Pinto, el rumboincuestionable ¿Cuántos hay? No de los hechos giraría pronto a su favor,conocemos mas que el denominado confiando además en que las masas estaríanConstitucional ó como quieren sus de su lado, pues ofreció pagar 4 pesos a 320opositores, Ministerial.” Por motivo de quién ingresara a sus filas321, siendo de éstosestos rumores que cada vez se hicieron más en su mayoría, peones o vagos.322 Urriolaconvincentes, el Gobierno adoptó una rechazó categóricamente la moción de paz ypostura muy recelosa hacia sus adversarios decidió encarar hasta último término alpolíticos, hecho que se materializó con la gobierno. Elizalde insistió en evadir unordenanza de cierre del Consulado, lugar en enfrentamiento violento y ofreció nuevamenteel cual había acordado la oposición reunirsea fin de buscar una salida a la crisis. A esto 321 Ramón Mariano De Aris a Bernardo O’Higgins.se añadió la prohibición de celebrar cualquier (Santiago, 5 de junio de 1829). Reproducida enotra junta no autorizada previamente. ACADEMIA CHILENA DE LA HISTORIA. (1985). Archivo de Don O’Higgins. Tomo XXXIII. p. 48. 322 Sobre la cantidad de adherentes populares, Barros Arana en su Historia General. Tomo XV p. 252 indica que “hubo319 (26 de junio de 1829). El Sufragante. p. 2. de cien a doscientos”, mientras que Ramón Mariano De Aris320 Asonada del 6 del corriente junio. (17 de junio de 1829). en su carta anteriormente citada señala que “llegó a juntarEl Fanal. p. 25. hasta 500 hombres”. 64
  • 64. ________________________________________________________________________________la paz, Urriola respondió con un tiroteo. haciéndose caudillos de ordas de vagosIrritado por la arrogancia del sedicioso, semisalvajes.”324ordenó cañonear al convento derrumbandorápidamente sus débiles murallas y La respuesta de éstos no se hizo esperar, losenseguida el batallón nº 7 asaltó el recinto, que por medio de El Sufragante desecharonobservando la huida despavorida de la tropas tales acusaciones, expresando que “lossublevadas, que huyerom a caballo – estanqueros y pelucones a quienes seexcepto los inválidos – por una puerta del ofende con esas imputaciones horribles, nifondo del improvisado cuartel, cruzando el río han tenido parte en esa descabelladaMapocho y yendo hacia el norte en dirección jornada, ni son capaces de valerse deal valle de Aconcagua. Urriola huyó hacia un medios ilegales para lograr sus deseos”325.paradero desconocido. Los inválidos,pesarosos por el fatídico desenlace, huyeron Finalmente, La Rosa confesó que había dadocomo pudieron. Sólo fueron capturados los cuenta al ministro de Hacienda Franciscotiradores que se hallaron en el campanario. Ruiz Tagle de los preparativos del motín, hecho que este confirmó, pero excusándoseEn Colina, La Rosa y los cien coraceros que no tuvo tiempo de transmitirlo a lossobre los que mandaba, siguieron creyendo demás miembros del gobierno. Por estasque Freire era el verdadero jefe valiosas confesiones, Felipe de La Rosa fueinsurreccional. El gobierno temía que esta indultado, siendo esta resoluciónconvicción pudiera ser veraz, y que en cuyo ampliamente criticada: “pero no se puedecaso, a las tropas de La Rosa se añadieran pasar en silencio ese arcano que ofrese aun contingente de Freire, pudiendo de esta todo el pueblo la impunidad de La Rosa”.forma originar un disturbio mucho más grave. Mientras tanto, Pedro Urriola seguía prófugo.Se ordenó pues que el comandante Tupper VII. La dinámica del círculo vicioso: loscapturase a los fugitivos, objetivo que indultos a los motines militares.cumplió parcialmente al amanecer del 7 dejunio, dónde se sorprendió a los amotinados, La abrumadora mayoría de los casos dequienes huyeron desordenadamente, militares implicados en sediciones militaresdejando dos muertos, dos prisioneros, 35 terminaba bajo una lógica del perdón y elcaballos y armas.323 Finalmente, horas más olvido. Si hay algo que caracterizó a lostarde, cayó La Rosa y el resto de los gobiernos liberales de la década de 1820 fuecoraceros, siendo conducidos a Santiago y su amplia utilización de este recurso, queahí juzgados. aunque aisladamente hubiera sido un recurso loable, por su profusión en esta época paraEl gran dilema consistió en esclarecer si muchos de los protagonistas de los sucesosexistió o no ayuda pecuniaria a los que hemos narrado en estas páginas, tantoamotinados por parte de la oposición. El militares como civiles, no hacía nada másFanal, insistió permanentemente en la que alimentar una dinámica de circulo viciosoparticipación de la clase pelucona en el dentro de los cuarteles, al incentivar losasunto, arguyendo que estos “han reunido á motines ante la expectativa de un indultosu facción hombres sangrientos, aspirantes seguro.desatinados, orgullosos (…) se hanpropuesto llegar a la suprema majistraturapor medio del puñal y el asesinato, 324 Asonada del 6 del corriente junio. (17 de junio de 1829). El Fanal. p. 26.323 325 TUPPER, Op. Cit. p.192. (26 de junio de 1829). El Sufragante. p.3. 65
  • 65. ________________________________________________________________________________Ya señalamos que el motín de Enrique Hilario Paredes y Francisco Trujillo.329 ParaCampino culminó con un indulto en febrero muchos observadores de la época, elde 1827, aunque el decreto se encargaba de Gobierno sólo ajusticiaba a la tropa, peroseñalar algunas precauciones adicionales nunca a los cabecillas de los motines. Joséante los oficiales sospechosos: “Pero si por el Zapiola comentaba que:estado de la causa puede fundadamentetemerse exceso de algunos, los separará de “el Gobierno sólo fusilaba a soldados, cabosla ciudad de Santiago por el tiempo que y sargentos. También fusilaba aconsidere indispensablemente necesario subtenientes, con tal que hubierandestinándolos al punto que los crea útiles.”326 principiado su carrera desde soldados. A los conspiradores de más graduación y nobleza,El motín de Urriola también culminó con un aunque fuesen reincidentes, se les hacía darindulto a los insurrectos implicados. El 27 de su paseo, por pocas semanas, en algúnseptiembre de 1828 se aprobó la siguiente pueblo subalterno, con su sueldo respectivo,ley: “Queda desde esta fecha sancionada por supuesto.”330una ley de olvido, la mas extensa y generalpara todos los comprendidos en El juicio de Zapiola no era aislado, puesmovimientos, causas de revolución y según señalaba el oficial de marina Richardpartidos; de hecho en virtud solo de esta Longeville Vowell, las redes de influenciasley”327. familiares y sociales se movilizaban con inusitada rapidez para impedir la ejecuciónFinalmente, el 17 de febrero de 1829 se de alguno de los miembros militares ligados adecretó un indulto general a todos aquellos las familias importantes:que se encontraran prófugos por haberparticipado en los diversos motines militares “Las influencias de sus deudos eran lodel período: bastante poderosas cerca del Gobierno para invalidar las consecuencias, que de ordinario“Todo hombre prófugo por causa de sedición recaen con severidad en los agentesy motín puede volver libremente a sus secundarios de estas conspiraciones, enhogares y al goce de todas las garantías tanto que los cabecillas se retraensociales, rindiendo la correspondiente fianza simplemente por pocos días en las estanciasde su buena comportación sucesiva ante el de sus amigos, hasta que la justicia seintendente de la provincia, e ínterin el muestra satisfecha con unos pocos castigosCongreso Nacional dispone lo conveniente ejemplares, y se presentan despuéscon respecto a sus causas y persona.”328 atrevidamente en público, listos para aprovecharse de otra oportunidad que se lesTan sólo en un par de ocasiones se procedió ofrezca para turbar de nuevo la tranquilidada condenar a muerte a los implicados, del país.”331cayendo esta condena por lo general en lastropas de menor gradación. Así, por ejemplo,fueron ajusticiados en la horca en octubre de 329 Citado en CORREA GÓMEZ, Antonio. (2007). El último1828 los subtenientes del batallón Maipú suplicio: ejecuciones públicas en la formación republicana de Chile, 1810-1843. Santiago: Ocho Libros. ps. 92-93.326 330 Amnistía. (14 de febrero de 1827). Boletín de las leyes. ZAPIOLA. Op. Cit. ps. 132-133. 331Op. Cit. Tomo I. p. 425. LONGEVILLE VOWELL, Richard. Memorias de un327 Ley de Olvido. Anexo N° 397. S. C. L. Tomo XVI, p. oficial de marina inglés al servicio de Chile durante los años333. de 1821-1829. En FELIÚ CRUZ, Guillermo(1962). Viajes328 Indulto. Boletín de las leyes. Op. Cit. Tomo I. p. 575. relativos a Chile. Santiago: Universitaria, Tomo II. p. 259. 66
  • 66. ________________________________________________________________________________Sin embargo, el Gobierno – en especial el de estos movimientos; de modo que hemos deFrancisco Antonio Pinto – pronto comenzó a llegar al estado de los habitantes del Cairo,recibir una serie de críticas por su proceder donde dice el barón de Tott que losindulgente con los amotinados. Lo zapateros ni levantan la cabeza para verinteresante es que las críticas no solo venían, pasar las tropas de calmucos, que, segúncomo era de esperarse, de la oposición, sino nuestro don Antonio, siempre el mismo,que desde las mismas tropas leales al vienen a pelechar. Admiré Ud. este modo deGobierno. Representante de estas últimas terminarse nuestras grandes tempestades.voces fue el coronel Guillermo Tupper, quien ¿Si durará siempre?”334se mostró bastante disconforme con elindulto otorgado a los implicados en el motín Los ejemplos podrían multiplicarse, pero parade Urriola. (No era el único, pues el general finalizar, el comentario de Diego Portales,Borgoño no aceptó firmar el acuerdo de que encabezará la reacción conservadoraindulto). Según las memorias del coronel: tras la guerra civil de 1829-30 es ilustrativo e importante, en la medida que muestra el“En todo tiempo los Gobiernos, deseosos de descontento de sectores cada vez máspaliar el mal y no cortarlo de raíz con crecientes del mundo político ante el círculoenérgico proceder y un debido castigo, han vicioso de los motines de la década de 1820,tratado de comprar la paz y la tranquilidad de a la vez que señala, por vía contraria, laestos malvados por medio de indultos y forma de proceder al respecto en lapremios de todas clases. Por consiguiente, el eventualidad de un gobierno distinto: “¿Quiénremedio empeora el mal. Las autoridades sino el señor Pinto y sus decentes amigosconstituidas se hallan sin prestigio entre los pudieron creer a cierta clase de hombresciudadanos y las leyes yacen en una nulidad sometidos a pasiones y resentimientosabsoluta.”332 cuando era necesario sacrificarlos a la salvación de la patria? Basta, que me voyPara otros, eran solo un reflejo de la encrespando”.335debilidad del Gobierno, contraponiéndose ala decisiva influencia política que estaban Efectivamente, tras la guerra civil de 1829 eladquiriendo los militares, ignorando así el trato frente a los sediciosos seráprincipio de obediencia y no deliberación. Las radicalmente distinto. “Sacrificar a lapalabras del periódico El Verdadero Liberal salvación de la patria” a los militareseran elocuentes en este sentido: “Cualquier amotinados se transformó en el principio queindulgencia, en nuestra actual porción sería regiría las relaciones cívico–militares duranteuna debilidad. Sólo produciría en los la década de 1830. Pero eso es parte de otrarevolucionarios el sentimiento de su poder, y historia.en los verdaderos patriotas, el de laimpotencia.”333 Bajo esta lógica estaba el VIII. Conclusiones.comentario de Manuel de Salas, criticando laley de olvido tras el motín de Urriola: Sin duda, las relaciones cívico–militares durante la década de 1820 se caracterizaron“Ya este es un juego ventajoso de lotería, en 334que se va a gran ganancia sin arriesgar Manuel de Salas a Joaquín Campino. (Santiago, 1 denada, y se radica el ejemplo y buen éxito de septiembre de 1828). En SALAS. Op. Cit. p. 87 335 Diego Portales a Diego José Benavente. (Valparaíso, 29 de julio de 1828). En FARIÑA, Carmen. (2007). Epistolario332 TUPPER. Op. Cit. p. 161. Diego Portales. Santiago: Universidad Diego Portales. p.333 (7 de febrero de 1827). El Verdadero Liberal. p.2. 76. 67
  • 67. ________________________________________________________________________________por su complejidad, evidenciadas por las militares.336 Según rememoraba Pedro Félixcaracterísticas multicausales de los distintos Vicuña, fue precisamente el motín de Urriolamotines militares. En efecto, aunque por el que dio pasó en septiembre de 1828 a lamotivos de claridad expositiva en este creación del Escuadrón del Orden,artículo, hemos hecho la distinción entre compuesto en su integridad por losaquellos alzamientos detonados por comerciantes temerosos de verse afectadosreclamos de índole salarial y aquellos por las conspiraciones.337realizados por finalidades políticas, en la Aunque la guerra civil de 1829 abrió unapráctica ambos elementos se potenciaban. nueva etapa al interior de las relacionesUn ejército disconforme con su precaria cívico–militares, caracterizadas por su mayorsituación económica se constituía en un rigidez, no es posible concordar con Brianfactor potencialmente desestabilizador en la Loveman cuando afirma que con la asunciónya frágil estabilidad política de la época, de Portales y Prieto, las conspiraciones esiempre dispuesto a seguir al oficial que intrigas al interior de los cuarteles cesaron.338prometiera satisfacer sus mínimos Todo lo contrario, persistieron, pero con unrequerimientos económicos. cariz más sangriento. Nunca está de másA la crisis económica que debilitó las arcas recordar que el Ministro Diego Portales fuefiscales, deben sumarse en la explicación de asesinado por un acto de la oficialidadconjunto factores sociológicos, como la difícil comandada por Juan Vidaurre – que habíaaceptación para la mentalidad militar de su participado en el motín de Urriola – denueva condición de “obedientes y no expresa desobediencia y deliberacióndeliberantes”. El paso de ser los política. La historia, como la vida, es muchoprotagonistas más relevantes en la más compleja y rica en matices. La invitaciónconsecución de la Independencia política del formulada es a partir de nuevaspaís a estar sometidos a las directrices del investigaciones en torno a las relacionesGobierno civil, fue sin duda un golpe para cívico–militares en las primeras décadas demuchos militares de la época. El nuevo vida republicana chilena, descubrir esosescenario basado en el principio de matices que hacen de la historia unaobediencia y no deliberación política al disciplina siempre en constante reformulacióninterior de los cuarteles se forjó con y enriquecimiento.detenciones y retrocesos, sóloconsolidándose en la segunda mitad del sigloXIXLa activa participación política de los militaresde la época a través de movimientosinsurreccionales, militarizó a la sociedad nosólo por su presencia, sino también por larespuesta emanada desde la institucionalidad 336civil para hacer frente a las asonadas: la Sobre estos aspectos, véase HERNÁNDEZ PONCE, Roberto. (1984). La Guardia Nacional de Chile. Apuntescreación de las guardias cívicas, que aunque sobre su origen y organización 1808-1848. Historia, 19, ps.tuvieran antecedentes coloniales, adquirieron 53-114 y FERNÁNDEZ, Joaquín. (2004). Los orígenes de laun nuevo protagonismo en virtud de este guardia nacional y la construcción del ciudadano-soldadonuevo escenario de las relaciones cívico– (Chile, 1823-1833). Mapocho, 56, ps. 329-352. 337 VALENCIA AVARIA. Op. Cit. p. 97. 338 LOVEMAN, Brian. (1993). The constitution of tyranny. Regimes of exception in Spanish America. Pittsburgh: Pittsburgh University Press. p. 329. 68
  • 68. ________________________________________________________________________________ • CAMPINO, Joaquín. (1827). Cuestiones IX. Bibliografía. que deben ventilarse para poner en claro las causas que produjeron el 1. Fuentes: movimiento del 24 de enero de 1827 en Santiago, y su culpabilidad. Santiago:a) Manuscritos: Imprenta de la Independencia. • Colección de Historiadores y de United States of America, State Department, documentos relativos a la Dispatches from United States Minister to Independencia de Chile. (1953). Chile, 1823-1906. (Washington D. C.) Santiago: Imprenta Cultura. Tomo Foreign Office 16. (Kew, Londres) XXXVI. • DE LA CRUZ, Ernesto. (1936).b) Publicaciones periódicas: Epistolario de Don Diego Portales 1821-1837. Santiago: Dirección general • El Amigo de los militares. de prisiones • El Avisador Chileno. • DEL CANTO, Pedro Ignacio. (1828). El • La Clave. Santiago. Voto de Los Andes. Santiago: Imprenta • El Fanal. Santiago. de Rengifo. • Insurgente Araucano, Santiago. • DEL SOLAR, Felipe. (1913). Diario de • El Mercurio de Valparaíso. los sucesos políticos ocurridos en Valparaíso. Santiago de Chile desde el 16 hasta el • El Sufragante. Santiago. 22 de julio de 1828. Revista Chilena de • El Valdiviano Federal. Santiago. Historia y Geografía, 12. • El Verdadero Liberal. Santiago. • EGAÑA, Juan (1946) Cartas de Juan • El Vijía, Valparaíso. Egaña a su hijo Mariano. 1824-1828. Santiago: Nacimiento. • EGAÑA, Mariano (1948). Cartas de c) Fuentes impresas y reimpresas. Mariano Egaña a su padre. 1824-1829. Santiago: Nacimiento. • (1914). Escritos de don Manuel de • El coronel D. Enrique Campino a los Salas y documentos relativos a él y a pueblos de su mando su familia .Santiago: Barcelona. Tomo • EYZAGUIRRE, Jaime (1960). Archivo III. Epistolar de la familia Eyzaguirre 1747- • ANÓNIMO. (1916). Diario de los 1854. Buenos Aires: Impresora sucesos ocurridos en Santiago desde el Argentina. 24 de Enero de 1827. Revista Chilena • FARIÑA, Carmen. (2007). Epistolario de Historia y Geografía, 21. Diego Portales. Santiago: Universidad • BATALLON CONCEPCIÓN y Diego Portales. RONDIZZONI, José. (1827). Batallón • GONZALES, Vicente (22 febrero de de Concepción. Santiago: Imprenta de 1827). Breve manifestación que hace al la Biblioteca. público de su comportacion el sargento • BENAVENTE, José Diego. (1827). mayor del batallón de guardias Breve nota de D. J. B sobre las nacionales durante el movimiento del cuestiones de J.C. Santiago: Imprenta 24 de enero pasado y siguientes. de la Biblioteca. • LETELIER, Valentín. (1886-1908). Sesiones de los Cuerpos Legislativos 69
  • 69. ________________________________________________________________________________ de la República de Chile 1811 a 1845. • BARROS ARANA, Diego (2005). Santiago: Cervantes. 37 Vols. Historia General. Santiago:• MARURI, Nicolás. (8 febrero de 1827). Universitaria. Tomo XV. Contestación del Comandante Maruri al • BRAHM, Enrique. (2007). Mariano AVISO del D. J. C. Santiago. Egaña: Derecho y política en la• MORA, José Joaquín. (1924). fundación de la República Epistolario: Cartas de don José Joaquín Conservadora. Santiago: Centro de de Mora a don Florencio Varela. Estudios Bicentenario. Revista Chilena de Historia y • COLLIER, Simon. (1977). Ideas y Geografía, 54 política de la independencia chilena• PÉREZ DE COTAPOS, José Antonio. 1808-1833. Santiago: Andrés Bello. (1827). Al Tribunal Público. Santiago: • COLLIER, Simon. (2004). Cuatro Imprenta de la Independencia. hombres de armas en la formación y la• PORTALES, Diego. (1827). consolidación de la República. En Continuación de las cuestiones de J. C Patriotas y ciudadanos. Santiago: y de las notas (a). Santiago: Imprenta Centro de Estudios para el Desarrollo. de la Biblioteca. • CONTADOR, Ana María. (1998). Los• Representación del cuerpo de oficiales Pincheira. Un caso de bandidaje social. del Regimiento de Dragones de la • Santiago: Universitaria. Libertad y poder conferido al que • CORREA GÓMEZ, Antonio. (2007). El suscribe esta copia. (1826). Santiago: último suplicio. Ejecuciones públicas en Imprenta de la República. la formación repúblicana de Chile.• SILVA CASTRO, Raúl. (1954). Cartas 1810-1843. Santiago: Ocho Libros Chilenas (siglos XVIII-XIX). Santiago: Editores. Academia Chilena de la Historia. • EDWARDS, Alberto. (1919). Motines• SILVA, CASTRO, Raúl. (1954) Ideas y militares. Pacífico Magazine, 18. confesiones de Diego Portales. • EDWARDS, Alberto. (1972, 7ª ed.). La Santiago: Editorial del Pacífico S.A. fronda aristocrática. Santiago: Del• TUPPER, Ferdinand. (1972, 1 ed. Pacífico. 1835). Memorias del coronel Tupper. • ESTADO MAYOR GENERAL DEL Buenos Aires: Francisco de Aguirre EJÉRCITO. (1981). Historia del Ejército• VALDERRAMA, Juan José. (1827). Sr de Chile. Santiago: Impresos Vicuña. Joaquín Campino. Santiago: Imprenta de Vol. VIII. la Biblioteca. • GÓNGORA, Mario. (2003, 8ª ed.).• VALENCIA AVARIA, Luis. (1944). Ensayo histórico sobre la noción de Memoria íntima de don Pedro Félix Estado en Chile en los siglos XIX y XX. Vicuña .Boletín de la Academia Chilena Santiago: Universitaria. de la Historia. 21. • FERNÁNDEZ, Joaquín. (2004). Los orígenes de la guardia nacional y la2. Bibliografía General. construcción del ciudadano-soldado (Chile, 1823-1833). Mapocho, 56.• ALDUNATE, Eduardo. (1993). El • HALPERIN, Tulio. (1985). Reforma y Ejército de Chile, 1603-1970, actor y no disolución de los imperios ibéricos espectador de la vida nacional. 1750-1850. Madrid: Alianza. Santiago: Comandancia en Jefe del Ejército. 70
  • 70. ________________________________________________________________________________• HEISE, Julio. (1978). Años de organización de la Hacienda Pública. formación y aprendizaje políticos 1810- Historia, 30. 1833. Santiago: Andrés Bello • SALAZAR, Gabriel (2007, 2ª ed.).• HERNÁNDEZ PONCE, Roberto. Construcción de Estado en Chile (1800- (1984). La guardia nacional de Chile. 1837). Democracia de los “pueblos”. Apuntes sobre su origen y organización Militarismo ciudadano.Golpismo 1808-1848. Historia, 19. oligárquico. Santiago: Sudamericana.• JOCELYN-HOLT, Alfredo. (2001). La • VARAS, José Antonio. Recopilación de independencia de Chile. Tradición, Leyes y Decretos Supremos modernización y mito. Santiago: concernientes al Ejército, desde abril de Planeta / Ariel 1812 a abril de 1839. Santiago,• LIEUWEN, Edwin. (1960). Arms and Imprenta Nacional, enero de 1870. politics in Latin America. New York: Tomo I. Frederik A. Praeger. • VERGARA, Sergio. (1993). Historia• LOVEMAN, Brian. (1993). The Social del Ejército de Chile. Santiago: constitution of tyranny. Regimes of Universidad de Chile, Vol. I. exception in Spanish America. • VILLALOBOS, Sergio. (1984). Pittsburgh: Pittsburgh University Press. Sugerencias para un enfoque del siglo• LOVEMAN, Brian. (1999). For la Patria. XIX. Santiago: Colección Estudios Politics and the armed forces in Latin CIEPLAN. America. Washington D.C.: SR Books.• NUNN, Frederick. (1976). The military in Chilean history. Essays on civil-military relations, 1810-1973. Albuquerque: University of New Mexico Press.• PÉREZ ROSALES, Vicente. (1962, 1ª ed. 1882). Recuerdos del Pasado. Barcelona: Iberia.• RECTOR, John. (1975). Transformaciones comerciales producidas por la independencia de Chile. Revista Chilena de Historia y Geografía, 143.• SAFORD, Frank (1992). The problem of political order in early republican Spanish American. Journal of Latin American Studies, 24.• SAFORD, Frank. (2000). Reflections on the internal wars in nineteenth-century Latin America. En EARLE, Rebecca (ed.). Rumours of wars: civil conflict in nineteenth-century Latin America. London: Institute of Latin American Studies.• SAGREDO, Rafael. (1997). Chile: 1823- 1831. El desafío de la administración y 71
  • 71. ________________________________________________________________________________ LAS REFORMAS MILITARES DEL REFORMADO GUSTAVO ADOLFO. GDD. Waldo Zauritz Sepúlveda. Es oficial de Estado Mayor del I. INTRODUCCIÓN. Arma de Artillería; comandó el Los europeos de los siglos XVI y XVII fueron Regimiento “Arica” de testigos y muchos de ellos actores, de un guarnición en La Serena. período caracterizado por un aumento Como general de brigada se desempeñó a cargo de la exponencial de la actividad bélica en el Dirección General de continente, que trajo aparejado junto con el Movilización Nacional. cambio de época, profundos progresos en el Con el grado de general de ámbito militar, los que abarcaron desde la división comandó la Región concepción y los fundamentos de la guerra Militar Austral y la V División, misma, hasta elementos técnicos y tácticos en Punta Arenas. Profesor de la que innovaron tan esencialmente la Academia de Guerra en la conducción de las operaciones, que algunos asignatura de Geopolítica. autores han llegado al punto de darle la Magíster en Ciencias Militares, denominación de "revolución militar". Michel Magíster en Historia Militar, Roberts, el primero en acuñar este concepto, Profesor de Historia Militar de los programas de Magíster de la identifica cuatro modificaciones Academia de Guerra y fundamentales en el arte de la guerra, en el Diplomados de la Escuela periodo de 1560-1660, que son: Militar, Miembro del Instituto O’Higginiano, Director de la 1) La revolución táctica; Corporación de Conservación 2) Aumento del tamaño de los ejércitos; del Patrimonio Histórico y 3) Estrategias más ambiciosas y Militar, actualmente es complicadas, y; Presidente de la Academia de 4) Aumento de la repercusión de la guerra Historia Militar. en la sociedad.339 Co–autor de las obras “La Artillería en Chile” y “Cien Entre los personajes que contribuyeron años de la Dirección General de especialmente a la innovación, se destaca el Movilización Nacional”, rey Gustavo Adolfo de Suecia, quien ejerció publicadas el año 2000. simultáneamente la conducción política y Autor del libro “Historia militar, transformando su relativamente Militar de Magallanes”, pequeño reino, en un estado que pasó a ser Editado el 2003. un referente importante en la política europea, a partir de su intervención en la guerra de los Treinta Años. 339 PARKER, Geoffrey; (1990). “La revolución militar"; Editorial Crítica, Barcelona; p. 17. 72
  • 72. ________________________________________________________________________________Las interrogantes que dan marco al presente bien comenzó como un conflicto religioso,trabajo son: ¿Cuáles fueron las innovaciones terminó en una lucha por la hegemoníapracticadas por Gustavo Adolfo?; ¿Se europea entre las naciones católicas ycorresponden con las enunciadas por protestantes. Durante el desarrollo de eseMichael Roberts? conflicto, le cupo una actuación relevante alIL- METODOLOGÍA. rey sueco, Gustavo Adolfo, quien si bien murió mucho antes que la guerra finalizaraPara responder a esas interrogantes, se (Lützen 1632), marcó el devenir del accionarpropone realizar un estudio de las militar introduciendo profundas reformas eninnovaciones aplicadas en el campo bélico, la forma de hacer la guerra.por parte del rey Gustavo Adolfo de Suecia,centrándose fundamentalmente en los Gustavo Adolfo, nació en Estocolmo el 9 deasuntos estratégicos, tácticos y técnicos, diciembre de 1594. Recibió una educaciónhaciendo abstracción de los aspectos acorde con sus futuras responsabilidades,políticos e históricos, que lo llevaron a su siendo sus preceptores el sabio sueco Skytteintervención en las guerras en que participó. y el alemán Von Mörner340, mientras que en el campo militar fue formado inicialmente porAl reconocerlo como un innovador, será el francés conde de la Gardie ynecesario establecer las diferencias con posteriormente, entre 1601 y 1602, por elrespecto a lo que existía, verificando si los flamenco Juan de Nassau. En 1611, a lacambios se encuadran en los cuatro temprana edad de 17 años, ascendió alaspectos mencionados por Michael Roberts. trono, en circunstancias que su país seIII. DESARROLLO. encontraba enfrentado a tres guerras no concluidas contra Dinamarca, Rusia y1. Antecedentes generales. Polonia. Sus actividades para conseguir la paz, sin renunciar a los objetivosLa reforma luterana iniciada hacia 1520, no geopolíticas, ya lo muestran como un sagazsólo tuvo profundas repercusiones religiosas, estadista. Arregló la disputa con Dinamarcasino también incidieron en la política europea mediante el tratado de paz de Knäred enal ser sostenidos sus principios por los 1613, comprando a los daneses lo que éstospríncipes, fundamentalmente los alemanes, habían conquistado, demostrando con ello unque vieron en ella una forma de sustraerse alto sentido de realismo político,de los poderes superiores que limitaban su permitiéndole asegurar su frente occidental,libertad política, representados por el papado para dedicarse al problema en el sector estey el imperio de Carlos V. Lo anterior dio paso del mar Báltico. De este modo, consiguióa múltiples conflictos durante los siglos XVI y fortalecer su posición frente a los rusos,XVII, en que conforme a los avatares de las firmando el tratado de paz de Stolbowa, enguerras, católicos y protestantes disputaron 1617, gracias al cual aseguró la posesión dela hegemonía sobre los incipientes Estados Finlandia y del istmo de Carelia.Modernos que irán remodelando el mapaeuropeo. El conflicto con Polonia, de mayorUna de esas guerras, llamada de los “Treinta envergadura, fue el de más larga duración,Años”, ocurrida entre los años 1618 y 1648, con varias interrupciones durante sutendría un carácter decisivo por cuantodefinió la situación político-religiosa que en 340 WOLF, Federico; (1934) en "El arte de la conducción”;términos generales ha mantenido el viejo Recopilación del Mayor General Cochenhausen, Bibliotecacontinente hasta nuestros días. En efecto, si del Oficial, Buenos Aires, p. 105. 73
  • 73. ________________________________________________________________________________desarrollo. Por fin, en 1626, después de posibilidades de éxito, el peligro que sepenetrar en Prusia, dominada por Polonia, acercaba, era atacar al enemigo. Sólo asídebió enfrentarse por primera vez con las sería posible la salvación del protestantismotropas imperiales de los Habsburgo, que en Alemania, que era el anhelo de suhabían sido enviadas para reforzar a la corazón y al mismo tiempo el problema vitalcatólica Polonia. Después de varios triunfos para Suecia. En el espíritu de Gustavo Adolfomenores, Gustavo Adolfo fue seriamente la religión y la política estaban 342derrotado en la batalla de Honigfelde, pero, inseparablemente ligadas".providencialmente, tras la mediación deFrancia, se acordó en 1629 el armisticio de 2. Características de la guerra antes deAltmark, que debía durar seis años, mediante Gustavo Adolfo.el cual, Gustavo Adolfo aseguró Livonia yvarias plazas prusianas que constituían Cada una de las modificaciones enumeradaspuertos sobre los principales ríos que por Roberts, transformaron las característicasdesembocaban en el Báltico, debiendo de la guerra, e inciden fuertemente unas endevolver en cambio el resto de los territorios otras. Así, la aparición del mosqueteconquistados en la cuenca del Vístula. disminuyó la importancia de la caballería y le“ Suecia sólo aceptó estas duras condiciones dio preeminencia a las formaciones a pie,a cambio de que se le garantizara, mientras conformadas por mosqueteros en los flancosdurara la tregua, todo el peaje de cuantos de un gran núcleo de piqueros, que en ciertabarcos utilizaran los puertos de Polonia y forma reeditaron a la falange, como masa dePrusia. Era ésta una fuente de ingresos choque que decidía el resultado del combate.extraordinariamente lucrativa… Los peajes Esto conllevó al aumento del tamaño de lossumaban, de hecho, una cantidad igual a un ejércitos, lo que resultó en un notoriotercio de los ingresos totales de Suecia."341 incremento de los costos para mantener aEl problema más serio que se le presentaba una fuerza armada, efecto al cual se sumóal rey sueco, era la interferencia del también el encarecimiento del armamento,emperador católico en la zona del Báltico, principalmente de fuego – mosquetes ydonde Gustavo Adolfo pretendía ejercer su cañones – que llevó a que los ejércitoshegemonía. Estos planes estaban en un necesitaran de un respaldo nacional, por noindiscutido riesgo, producto del avance hacia ser posible sustentarlos, tecnológica niel norte que habían efectuado en 1627 las económicamente, por parte de los pequeñostropas imperiales de Wallenstein y Tilly. La señores.península de Jutlandia había sido ocupadapor completo; Wallenstein se había instaladoen el lugar de los duques de Mecklenburg,que habían sido depuestos y existíanguarniciones imperiales en los territorios dePomerania; en síntesis, la expansiónimperial, ponía en serio riesgo la libertadreligiosa y política no sólo de los estadosalemanes, sino que los de la propia Suecia.El biógrafo alemán Federico Wolf, indica que:"la mejor forma de contrarrestar, con341 PARKER, Geoffrey; (2003) “La guerra de los Treinta 342Años”; A. Machado Libros S. A. Madrid; p.159. WOLF; Op. Cit. P. 109. 74
  • 74. ________________________________________________________________________________ cualquier precio343. El mismo autor, aprecia que tras el Renacimiento, la mayor parte de Europa occidental parecía anclada en un sistema militar en el que la defensiva y la ofensiva estaban casi exactamente equilibradas. Esta situación llevó a que las guerras fueran de larga duración, lentas en sus operaciones, costosas en su sustentación y desastrosas para las poblaciones afectadas en su radio de acción. Gustavo II Adolfo de Suecia. Progresivamente, durante el siglo XVI, elAl intervenir los reyes o los grandes señores, modelo español del ejército de tercios, fuela guerra dejó de ser un asunto local, y para imponiéndose como referente, aplicándoseser mantenida, necesariamente afectó a su estándar a casi todos los países europeosgrandes espacios y numerosas poblaciones a hacia fines del mismo siglo. Sobre sutravés de los cuales se desplazaban estas composición, el general e historiador inglésmasas guerreras. J.E.C. Fuller indica que: "Generalmente, estos batallones españoles consistían enSin embargo, la guerra siguió teniendo una 2,000 ó 3.000 soldados, con una terceraconnotación político – geográfica. Los parte de mosqueteros y dos de piqueros, yobjetivos fijados, lo fueron en función de como algunos de los tercios tenían porconquistar o defender ciudades o fortalezas, coroneles honorarios a príncipes de la casano de provocar una batalla decisiva para real – los infantes – recibieron el nombre dedestruir a las fuerzas del adversario. Lo infantería. En el siglo XVI estos pesadosanterior, porque un invasor podía controlar un batallones se disponían en rectángulos de 30territorio ocupado, pero ese control terminaba filas de profundidad con cuadros deal abandonar la zona, salvo que se hubiese mosqueteros en los ángulos, pero al principioapoderado de las plazas fuertes, para del siglo XVII, y debido a los progresos de ladejarlas guarnicionadas con sus propias artillería, su profundidad se redujo 344fuerzas, que serían las que harían sentir el frecuentemente a diez hileras."efecto de la ocupación. La respuesta militar, Con respecto a la caballería, su función erafue el desarrollo de los grandes cañones de la de proteger a los infantes, para lo cualsitio, y la respuesta a éstos, fue la cargaba al trote, en escuadrones de granmodificación de las fortificaciones y el profundidad, que iban fila tras fila disparandoartillamiento de las mismas, mediante sus pistolas, tras lo cual, cada fila retrocedíabastiones defensivos. Según Parker, la para recargar sus armas. Su ubicaciónrevolución militar había creado problemas normal era en las alas.estratégicos que no tenían fácil solución. Unafortaleza fuertemente defendida, apoyadapor fortificaciones próximas de menorentidad, era demasiado peligrosa como para 343 PARKER, Op. Cit. “La Revolución Militar” (1990) p. 35.dejarla atrás, en la estela de un ejército en 344 FULLER, J. E. C.; (1964) “Batallas decisivas del mundoavance: era necesario conquistarla a occidental,” Editorial Luis de Caralt, Barcelona, Tomo II, p. 62. 75
  • 75. ________________________________________________________________________________Por su parte, la artillería se colocaba al frente batalla, donde su aprovisionamiento dedel dispositivo, protegida por destacamentos municiones y pólvora, de múltiples tipos,de piqueros. normalmente se dificultaba aun mas en la confusión del combate, haciendo de laEl conjunto de esta formación de batalla, se artillería un arma ineficaz y de limitadoconocía como la cruz, procurándose tener el empleo.sol y el viento detrás. Finalmente, es preciso recordar que todosObtenido el triunfo, casi nunca se practicaba los ejércitos europeos no tenían unala persecución para aniquilar al adversario. composición nacional, pues era frecuente recurrir a fuerzas mercenarias, que en cuantoPor otra parte, los ejércitos iban a soldados profesionales podían ser buenosacompañados de enormes trenes de combatientes, pero su motivación y fidelidadbagajes, en los que se incluían numerosas duraban mientras se les pagara. Estamujeres, comerciantes, artesanos y muchos característica en la composición de loselementos no combatientes, que hacían que ejércitos, ya había sido observada y criticadael tamaño del ejército propiamente tal, por Maquiavelo, a comienzos del siglo XVI,pareciera muy reducido en comparación con pero era una realidad todavía un sigloestos elementos de apoyo. después."En conjunto, la táctica española era lenta, 3. Las primeras reformas.metódica y pesada, pero casi invenciblecontra un enemigo menos adiestrado."345 En 1588, Mauricio de Nassau fue nombrado jefe del ejército de los Países Bajos Unidos,El apoyo logístico acarreado por esos trenes para hacer frente a las tropas españolas dede bagajes, era apuntado fundamentalmente Alejandro de Farnesio, duque de Parma,a la artillería. La alimentación de hombres y cuyo objetivo era completar la reconquista deanimales, así como los socorros de los Países Bajos del norte, misión que sealojamiento y condiciones de vida, eran dificultaba por la especial geografía deprovistas normalmente a través de la Flandes. La difícil situación que vivían losdepredación de las ciudades y regiones holandeses un año antes, se había vistodonde operaba el ejército, pero la artillería aliviada debido a que se le había ordenado alnecesitaba ser autosuficiente en elementos duque de Parma, dirigirse con su ejército aque debían ser transportados desde las Dunquerque, para embarcarse con destino abases de apoyo. El problema principal lo la invasión de Inglaterra. Después delrepresentaba la heterogeneidad de ese fracaso de la Invencible Armada de Felipe II,armamento, que en el caso español, a las tropas españolas fueron destinadas acomienzos del siglo XVII, contaba con más apoyar a los católicos en las guerras dede cincuenta tipos de cañones de distintos religión francesas.346 Estos sucesos,calibres y alcances, a pesar de los esfuerzos constituyeron una verdadera tregua, queque había hecho el emperador Carlos V, en aprovechó Mauricio de Nassau parasu oportunidad, por estandarizar su artillería.Si el acarreo de ese material era un 346problema, éste adquiría dimensiones ROTHENBERG, Gunther. (1992) "Mauricio de Nassau,multiplicadas en su empleo en el frente de Gustavo Adolfo, Raimundo Monteccucolí y la Revolución Militar del siglo XVI; en PARET, Peter "Creadores de la Estrategia Moderna"; Ed, Ministerio de Defensa de España,345 Ibid, p. 63. Madrid, p, 51. 76
  • 76. ________________________________________________________________________________reconvertir su ejército y reforzar susdefensas. Desde el punto de vista militar, las reformas de Gustavo Adolfo, pueden clasificarse enLa reforma consistió primero que nada en tres grandes grupos: en cuanto a ladisminuir las fuerzas totales del ejército, organización del ejército; en los métodos decambiando cantidad por calidad. Las operaciones y; en lo táctico-técnico delprincipales plazas quedaron guarnicionadas empleo de las armas.por holandeses, que además se empleabanen los buques, dejando la defensa del resto 4.1. Organización del ejército.de los territorios en manos de mercenarios,muy bien escogidos y pagados, sometidos a 4.1.1. En cuanto a la organización de suuna férrea disciplina y entrenamiento ejército, el rey sueco le dio un decididopermanente. Esto último, que parece tan carácter nacional, basado en un sistema delógico, fue una real novedad en la época. conscripción, el "indelningsverk", oMauricio de Nassau, fue quien reincorporó cumplimiento de cupos. "En el decenio deel entrenamiento como un elemento para 1600 se ensayó un primer sistema demantener la disciplina en sus tropas, lo que conscripción universal, en el que seno se estilaba desde el tiempo de las confeccionaban listas de todos los hombreslegiones romanas. de más de 15 años de edad. Posteriormente, después de 1620, se estableció un cupo fijoEl otro gran cambio introducido por los por el que cada parroquia tenía que proveerholandeses, fue disminuir la profundidad de un soldado, equipado y alimentado, de entrelos cuadros de la infantería, dejándolos de cada diez parroquianos varones y 347diez en fondo, con lo que los mosqueteros elegibles” . Esta modalidad de un ejércitopodían mantener una cadencia constante de popular, señala la evolución hacia el ejércitofuego, al ir sucesivamente relevándose cada nacional de la época moderna. El ejército defila a medida que disparaban sus armas, Gustavo Adolfo, inicialmente compuesto sóloretrocediendo luego al último lugar del de suecos, posteriormente también incluyócuadro, para proceder a la recarga. Esta mercenarios, pero el núcleo que le dabamodalidad, llamada contramarcha, era cohesión, siguió siendo de tropas suecas,evidentemente defensiva, pero desgastaba al formado por reclutas del pueblo,atacante, hasta el punto de hacerlo desistir principalmente campesinos. Hasta entonces,en su empeño, quebrantando sus filas. La sólo la nobleza estaba obligada a acudir alsolución a su problema militar, encontrada llamado de las armas. Con ella, Gustavopor Mauricio de Nassau, sin duda sirvió para Adolfo formó sus cuadros de oficiales,sus propósitos, fundamentalmente por la otorgándoles privilegios especiales, pero laconfiguración del terreno de Flandes, donde inclusión del pueblo, le dio carácter nacionalno era posible dar grandes batallas, sino a la fuerza. Asimismo, se le dio unamás bien debían superponerse una sucesión composición regional a las unidades,de acciones tácticas menores. Sus cuadros agrupando a los soldados, según sueran demasiado pequeños para asaltos proveniencia, en los distintos regimientos,decisivos, pero perfectamente adecuados a logrando con ello incrementar el espíritu desu guerra particular, que se vio coronada por cuerpo y de pertenencia. Tal como elel éxito el 2 de julio de 1600, al derrotar a los llamado por listas fue de carácter universal,españoles cerca de Nieupoort. también reguló exenciones para los nobles,4. Las reformas de Gustavo Adolfo. 347 PARKER; Op. Cit. “La Revolución Militar" (1990) p. 81. 77
  • 77. ________________________________________________________________________________los clérigos, los hijos de madre viuda, los permitió cambiar dos veces su dispositivo demineros y los fabricantes de armas. La combate, durante la batalla de Breitenfeld.minería sueca, fuerte en hierro y cobre, eraesencial para la guerra, tanto para lafabricación de armas como para sostenerlos gastos mediante su venta en losmercados de Amberes, por lo que losmineros quedaban exentos del serviciomilitar.4.1.2. Los soldados reclutados, fueronagrupados en regimientos, que tambiénsufrieron una fuerte innovación. En efecto,éstos quedaron constituidos por ochocompañías de 144 hombres cada una, y Gustavo II Adolfo deéstas a su vez, fueron integradas por 72 Suecia en Breitenfeld.mosqueteros, 54 piqueros y 18 "false –musters", o fuerzas fuera de dotación348, 4.1.3. El otro elemento innovador en cuanto acuya misión era constituir el estado mayor de la organización y carácter del ejército, fue lalas compañías; entre éstos últimos, algunos imposición de un régimen disciplinarioportaban mosquetes especiales con estrías estricto, pero humanizado, y el entrenamientoen sus cañones, logrando alcances de casi permanente de sus soldados.400 metros de tiro efectivo, los que podrían El régimen disciplinario lo apoyó en loscalificarse como "francotiradores," y otros capellanes luteranos que acompañaban aestaban a cargo de los cañones sus tropas, dándole en consecuencia unaregimentarios, que se verán más adelante. connotación ética y moral por sobre laA su vez, las compañías podían subdividirse represiva que se acostumbraba en la época.en seis grupos de veinte hombres cada uno. Sus ordenanzas militares de 1621, son unaDe dos a cuatro regimientos, conformaban demostración de su espíritu altamenteuna brigada. Del mismo modo, los humanitario, basado en el culto a su fe, queregimientos podían dividirse en medios usó para enaltecer el espíritu de su ejército,regimientos. Esta organización fragmentada, con una disciplina basada en la moralle otorgó una extraordinaria flexibilidad en el protestante.campo de batalla, lo que marcó un hitoimportantísimo en la conducción de las 4.1.4. El entrenamiento permanente, queoperaciones por cuanto, a partir de ese copió de Mauricio de Nassau, lo proyectó amomento, el comandante podía reestructurar escalas mayores, aplicándolo a todo susu despliegue en el terreno, haciendo ejército, incluyendo a los cuadros deefectiva su acción de mando durante el mercenarios que incorporó posteriormente,combate, influyendo decisivamente en el ocasión en que hacía demostraciones conresultado de la batalla. Esta capacidad, le sus veteranos suecos, a los que ponía como ejemplo a ser imitados por todo el resto. La idea del entrenamiento permanente, también incluía un aspecto disciplinario, en el sentido348 JOBÉ, Joseph; (1976) “From the Treaty of Westphalia to que a los soldados debía tenérselos siemprethe Siege of Gibraltar 1648 – 1783”; en “Guns and ocupados. "Se procuraba mantener a laIllustrated History of Artillery,” Crescent Books, New York,p. 60. tropa ocupada todo el tiempo cavando 78
  • 78. ________________________________________________________________________________zanjas, en misiones de reconocimiento o vez de esperar esos meses para establecerhaciendo instrucción."349 una plaza fuerte y aumentar el número de sus tropas."3514.2. La conducción de las operaciones. Desde Stettin, avanzó por el Oder hastaEn este ámbito, se distinguen claramente tres Barwalde, lugar en que firmó el tratado coninnovaciones realizadas por Gustavo Adolfo: Francia que le aseguraría recursos económicos; luego destruyó Frankfurt del1) Se preocupó por dotar y asegurar bases Oder y giró hacia el oeste, logrando que ellogísticas que le permitieran apoyar sus príncipe de Brandeburgo le cediera las dosoperaciones; grandes fortificaciones de Küstrin y Spandau,2) Efectuó una guerra de movimiento, y, asegurando de esta forma sus3) Disminuyó el "lastre" de los bagajes que abastecimientos y su línea deacompañaban a sus tropas. comunicaciones con la costa del Báltico, a través de Brandenburgo y Pomerania, la que4.2.1. Desde su desembarco en Usedom el 6 eventualmente podría transformarse en sude julio de 1630, avanzó hacia Stettin, ciudad línea de retirada. Durante todo este tiempo yubicada en la desembocadura del río Oder, la mediante sus desplazamientos, eludióque le sirvió para asegurar su línea de cualquier batalla mayor con las tropas delcomunicaciones con su base principal en católico Tilly.Suecia. No fue casual que se eligiera esazona, tanto para el desembarco como para el 4.2.2. Logrados sus propósitos de asegurarestablecimiento de una base de apoyo. En sus bases, se dirigió hacia el sur, librando laefecto, todo el sector es aledaño a la ciudad victoriosa batalla de Breitenfeld en Sajonia,de Stralsund, que a la fecha era la única para, luego de rescatar para elciudad alemana aliada del rey sueco. Parker protestantismo al Palatinado, invernar enexplica que al comienzo su causa avanzó Maguncia. A continuación continúa máspoco, porque todavía no contaba con la hacia el sur, a Baviera y desde ahí, retornaseguridad del apoyo económico por parte de a Sajonia, donde muere en la batalla deFrancia, ni con los acuerdos de los Lützen. Sus marchas a través de Alemaniaprincipales estados del norte de Alemania, “y cubrieron más de 1.600 kilómetros, cifrasin tales apoyos vitales sus tropas fueron extraordinaria en una época en que la guerraincapaces de salir de su cabeza de puente de asedio a ciudades y fortificaciones,en el Báltico.”350 Su estadía en la zona de prevalecía por sobre los movimientos de losStettin se prolongó casi por diez meses, ejércitos en campaña. Los historiadores hanlapso en que hizo acopio de bastimentos "y el debatido sobre las causas que movieron aresto del año lo dedicó a establecer su Gustavo Adolfo, para no marcharCuartel General. Durante los primeros meses directamente sobre Viena, después de suse dedicó a conquistar algunas pequeñas triunfo en Breintenfeld, llegándose a lapoblaciones próximas, mientras continuaba conclusión que se debió a que su verdaderorecibiendo nuevas tropas. Quizás Gustavo objetivo era la destrucción del ejército deperdió entonces una buena oportunidad al no Tilly, y en esto, nuevamente observamos quehaber atacado desde el primer momento en innovó, adelantándose en mucho a los conductores militares, que posteriormente349 clarificaron este concepto de privilegiar el PARKER; Op. Cit. (2003) “La guerra de los TreintaAños”; p. 251.350 351 Ibid; p. 161. ROTHEMBERG; Op. Cit. (1992) p. 61. 79
  • 79. ________________________________________________________________________________objetivo estratégico, cual es la destrucción de piqueros, dándole preeminencia a loslas fuerzas del adversario, por sobre otras primeros. Los piqueros, en cantidad de 54consideraciones. hombres por compañía, con una lanza más corta (de 4,80 mts. se redujo a 3,60 mts.)4.2.3. Para realizar con éxito estos grandes formaban al centro de la unidad, flanqueadadesplazamientos, se apoyó en sus bases por dos agrupaciones de 36 mosqueterosseguras de retaguardia, las que dejaba cada una, dando un total de 126 soldadosguarnicionadas con soldados suecos y a mas 16 hombres fuera de dotación, por cadacargo de inspectores de aprovisionamiento, y compañía. Al respecto, hay que destacaren el aligeramiento que dio a sus bagajes, los que disminuyó la formación de éstas a sóloque acotó a sólo ocho carruajes por seis filas, invirtiendo el sistema de lacompañía y a diez por cada escuadrón, contramarcha, al hacer que los tiradores,prohibiendo el acompañamiento de mujeres, después de efectuado el tiro, permanecierantan común en los otros ejércitos. Del mismo en su lugar, debiendo ser sobrepasados pormodo, diseñó mejoras en las cureñas de la los de los filas posteriores, para que éstos aartillería, que permitieron reducciones su vez efectuaran sus propios disparos. Losimportantes en la cantidad de caballos de tiro efectos de la barrera de fuego producida porque arrastraban sus cañones, más livianos sus mosqueteros fue quebrantadora contra ely cortos, pero mucho más eficientes. adversario, a pesar de contar con sólo seis filas que en la práctica materializaban dos4.3. Las innovaciones en lo táctico– descargas, pues en cada descargatécnico de las armas. participaban tres filas simultáneamente; la primera arrodillada, la segunda encorvada yEste es el campo en el que más se destacan la tercera de pié. La cadencia de fuego, lalos cambios realizados, que influyeron pudo mantener constante, al reducirdirectamente en los momentos decisivos de espectacularmente el tiempo de recarga,sus batallas, arrojando resultados tangibles. mediante el uso del cartucho, consistente en"La brillantez táctica de Gustavo se un envoltorio de papel encerado, queevidencia en el entendimiento de dos contenía la cantidad exacta de pólvoraaspectos esenciales de la guerra: la necesaria, al cual iba adosado el proyectil.movilidad de un ejército y su potencia de Este dispositivo, en realidad había sidofuego."352 Para lograr esas cualidades inventado en 1560353, pero es mérito dedeseadas, aparte de las modificaciones Gustavo Adolfo el aplicarlo masivamente,orgánicas y estructurales que se han como un elemento de norma en su ejército.expuesto, el rey sueco aprovechó suexperiencia en la guerra contra Polonia, El efecto tiene que haber sido devastadorintroduciendo importantes cambios en el para los adversarios, al enfrentarse a esaempleo de las armas, obteniendo la masa de fuego en movimiento, quemovilidad y potencia de fuego que destacó a marchaba inexorablemente contra ellos,su ejército, haciéndolo superior a los de la acortando las distancias y por ende,época. haciendo cada vez más eficaz la acción de sus disparos.4.3.1. En lo que respecta a la infantería, Para lograr lo anterior, además de lavarió la proporción entre mosqueteros y introducción del cartucho, procedió también a reducir el tamaño de los mosquetes, que a la352 LIVESEY, Anthony; (2000) “Grandes Jefes Militares y 353sus Batallas”; Ediciones Folio, Barcelona, p. 55. FULLER; Op. Cit (1964), p. 61. 80
  • 80. ________________________________________________________________________________fecha tenían un largo de 1,80 mts, dejándolos En esta arma, las innovaciones fueron tande aproximadamente 1,20 mts. Con ello, profundas, que cambió el concepto de sujunto con alivianarlos, se eliminó la horquilla empleo, dándole el carácter de armade apoyo, que era indispensable hasta independiente de combate, tal como laentonces, pudiendo así dispararse arrodillado infantería o la caballería, con misioneso encorvado. La otra reforma tecnológica del propias y como un elemento fundamental enmosquete, fue cambiar el dispositivo de la concepción e integración de la maniobra.rueda por el de llave, mucho más seguro este Hasta ese momento, la artillería había sidoúltimo, para producir la chispa que encendía empleada en forma estática, tanto en lasla pólvora del cartucho efectuando el disparo. batallas de sitio como en campaña. Era imposible de mover en el campo de batalla yA esta mayor velocidad en la secuencia del muy difícil de aprovisionar, debido a sufuego, debe sumarse la rapidez de sus heterogénea composición.formaciones para cambiar de dispositivo o dedirección de empleo, que logró con la Gustavo Adolfo reguló los tipos de cañones aflexibilidad que le daban la posibilidad de sólo cinco calibres. Conforme al peso de sufragmentar sus unidades. En Breitenfeld, proyectil, se clasificaron en cañones de: 30,cuando su ala izquierda, constituida por sus 16, 12, 6 y 4 libras. Los primeros eran tiradosaliados sajones se dio a la fuga, dejando por 20 caballos, los de 16 y 12 por seis, lostotalmente expuesto su flanco, solucionó la de 6 libras por cuatro, mientras que los de 4,crítica situación por el simple expediente de contaban con 2 caballos, perohacer girar a unos cuantos de sus eventualmente, también podían serregimientos en esa dirección, lo que pudieron arrastrados a mano por los propios soldados,cumplir sin problemas, gracias al reducido ya que en su conjunto de cañón y cureñatamaño de sus cuadros. pesaban sólo 290 kilos. A igualdad de calibres, todos los cañones poseían piezas4.3.2. En cuanto a la caballería, la organizó de recambio homogeneizadas,a base de coraceros y dragones; “los especialmente en sus sistemas de cureñasprimeros iban parcialmente cubiertos de de arrastre.armadura y los segundos eran simplementeinfantería montada."354 La caballería cargaba Las misiones que cumplían, también seal galope y no al trote como había sido usual, regularon. Así, la artillería pesada,utilizando sable y pistola. Del mismo modo conformada por los cañones de 30 y 16 librasque la infantería, su profundidad se redujo a se destinaba a las acciones de sitio y a darsólo seis filas por escuadrón, cargando en protección a las tropas en el momento dehileras una tras otras, o escaqueadas, vadear los ríos. Se determinó una proporciónaumentando así su frente. Su empleo normal de 2 de estos cañones por cada 1000era contra los flancos del adversario, tratando hombres.de empujarlo hacia el centro, aumentando suconfusión y permitiendo su aniquilamiento La artillería de campaña, dotada de lospor parte de la infantería y del fuego cañones de 12 y 6 libras, se agrupaba enconcentrado de la artillería. baterías, con la misión de participar en la batalla haciendo barreras de fuego contra los4.3.3. Las reformas más trascendentales, las ataques de caballería, de contrabaterías yrealizó en la artillería. ataque a las masas de infantería del adversario. En esta categoría, la proporción354 FULLER, Op. Cit. (1964), p. 67. era de tres cañones por cada 1.000 hombres. 81
  • 81. ________________________________________________________________________________Cada batería del calibre de 12 libras contaba reformador.357 Las innovaciones por élcon cinco cañones, mientras que los de 6 desarrolladas, prontamente fueron imitadaslibras se agrupaban en baterías de 10 por otros comandantes, usándose el modelocañones. sueco como un referente para el resto de los ejércitos, principalmente en lo que diceFinalmente, la artillería liviana, estaba relación con la modificación táctico – técnicaconstituida por cañones de 4 libras, del empleo de las armas, abarcando en esteasignando dos o cuatro de estas armas por concepto a la infantería, caballería ycada regimiento de infantería o de caballería. artillería. Así, los propios tercios españolesOriginalmente, estas piezas fueron redujeron sus pesadas formaciones yconocidas como los cañones de cuero, por equipararon la proporción de piqueros yser fundidos en cobre con refuerzos de mosqueteros, formando a partir de 1636,anillos de hierro y revestidos en cuero, pero compañías de doscientos hombres, de lossu ineficiencia y poca fiabilidad debido a los cuales, 11 eran oficiales, 90 arcabuceros ocontinuos estallidos hizo que los suecos los mosqueteros y 99 piqueros. Por su parte, loscambiaran rápidamente por otros, fundidos ingleses, al conformar su primer ejércitototalmente de hierro, más seguros y permanente en 1645, adoptaron el modeloconfiables. sueco de compañías con dos tercios de mosqueteros por uno de piqueros. LaToda la artillería de campaña, muy móvil y caballería europea dejó de caracolear",liviana, poseía una extraordinaria velocidad para, siguiendo el estilo sueco, cargar alde tiro, ya que había sido equipada con galope, convirtiéndose en un elementoproyectiles pre-armados, que consistían en decisivo en el resultado de los combates. Laun cartucho de madera liviana en conjunto artillería, hasta la actualidad, se organiza encon una bala de hierro, en una réplica baterías que agrupan un determinadoaumentada de lo que se hacía con los número de cañones, integrándosemosquetes. "Gracias a este procedimiento, completamente a la maniobra concebidalos cañones de campaña suecos podían por los comandantes.disparar ocho tiros, en el mismo tiempo enque un mosquetero disparaba seis."355 La organización flexible que dio a sus unidades, al agrupar o desagruparEn la batalla de Breintenfeld, la artillería de regimientos para conformar brigadas,Gustavo Adolfo, agrupada en baterías de capaces estas últimas de realizar unacampaña homogéneas o distribuida en los actividad táctica independiente en formaregimientos, presentaba una proporción de autónoma, es otro concepto organizacionalun cañón por cada 300 soldados, mientras que aun se mantiene en todos los ejércitos.que las tropas imperiales tenían un cañón porcada 2.000 hombres, en lo que Monteccucoli Todas esas transformaciones, significaroncalificó de “un caos de material.”356 cambios esenciales en el campo de batalla, por lo que podemos concluir que seIV.- CONCLUSIONES. enmarcan en lo observado por Michael Roberts, cuando describe la "revolución1. Queda establecido que el reformado 357Gustavo Adolfo de Suecia fue un Se ha usado un juego de palabras, para resaltar el carácter religioso luterano del rey reformado, por cuanto éste, constituyó una importante motivación para su injerencia en355 JOBÉ; Op. Cit. (1976) p. 60. la Guerra de los Treinta Años, oponiéndose a la hegemonía356 Ibid, pág. 61. católica que pretendieron imponer los Habsburgo. 82
  • 82. ________________________________________________________________________________militar", por cuanto Gustavo Adolfo, produjo jefe de sus fuerzas, le permitió administrarefectivamente una revolución en la táctica, de los momentos, para dirimir una u otralo que dan prueba sus dispositivos de actitud, sin interferencias.combate en Breitenfeld y Lützen. En el campo táctico, cambió la idea de utilizar2. Del mismo modo, se coincide con Roberts el efecto de la masa, por un patrón de fuegoen cuanto al aumento del tamaño de los y movimiento, que requiere coordinacionesejércitos. En 1630, cuando desembarcaron en el terreno, inusuales hasta entonces. Usóen Usedom, las fuerzas suecas totalizaban su artillería de campaña y a la infantería parala suma de 13.000 soldados, constituyendo contener y desgastar a sus adversarios en elel núcleo del ejército, cantidad que fue frente, mientras él carga con la caballería porincrementándose con la contratación de un flanco, presionándolos hacia el centro, enmercenarios y la incorporación de aliados. una acción de "yunque y martillo", la mismaCuando avanzó hasta Stettin ya tenía 30.000 que había usado Alejandro Magno – conhombres, y en 1631, llegó a contar con un otros medios – contra los persas. Sóloejército de 50.000 hombres en Alemania mas cuando el enemigo está desgastado,20.000 en Suecia y Finlandia. En estas cifras, comprimido y confuso, continúa atacándoloextraídas del texto de Parker358, debe tenerse con la artillería y hace avanzar a la infanteríaen consideración que los 13.000 suecos para producir el aniquilamiento.veteranos, habían sido incrementados a esafecha, con otros 10.000 soldados de la 4. En cuanto al aumento de la repercusión demisma nacionalidad. la guerra en la sociedad, podemos observar que las acciones de Gustavo Adolfo, tambiénEn lo específico de la reforma de Gustavo cumplen con esa característica de laAdolfo, el haber impuesto el sistema de revolución militar. Su intervención en laconscripción, además de darle carácter guerra de los Treinta Años, se debió anacional a su ejército, le permitió el motivos de disputas hegemónicas, peroreclutamiento de esos refuerzos. marcadas por un aspecto religioso que enfrentaba dos concepciones de vida3. En relación a la incorporación de distintas, frente a las cuales, la sociedadestrategias más ambiciosas y complicadas, a europea debió tomar partido. Del mismolas que hace mención Roberts, también el modo, sus desplazamientos por territorioreformador sueco constituye un paradigma. alemán, llevaron la guerra a regiones dondeEn efecto, en lo estratégico, él aplicó una ese flagelo no había llegado. Incluso, en losguerra de movimiento, durante la cual va territorios donde no hubo operacionesasegurando bases en su retaguardia, militares, como el propio espacio nacionalmientras busca el momento y lugar propicio sueco, la guerra se hizo sentir en lapara dar batallas decisivas, cuando las sociedad, al tener que contribuir concondiciones le sean favorables. Si esas soldados, mediante el sistema decondiciones no están dadas, por el contrario, conscripción, o con impuestos especialescontinúa con sus desplazamientos, para apoyar el esfuerzo bélico.intentando eludir la decisión. El hecho dereunir en su persona la conducción política, 5. Como conclusión final, que refleja lacomo rey, y la militar como comandante en trascendencia de las transformaciones del rey sueco, es dable referirse a una cita de su358 PARKER, Op. Cit. “La guerra de los Treinta Años,” biógrafo Federico Wolf, quien indica: "La(2003) p. 164. importancia histórica de Gustavo Adolfo no 83
  • 83. ________________________________________________________________________________ reside sólo en los efectos que su intervención 10. WOLF, Federico. “Gustavo Adolfo de ha tenido para el protestantismo y en el que Suecia.” Biblioteca del Oficial, Buenos Aires. haya iniciado la ascensión de Suecia a gran potencia. Él significa también la continuidad de una nueva época del arte guerrero, que se había iniciado con Mauricio de Orange. El ejército popular creado por Gustavo, completamente diferente en organización militar y espíritu, armamento y táctica de los ejércitos mercenarios, usuales hasta entonces, señala la evolución hacia el ejército nacional de la época moderna y, con ello, una modificación en el aspecto de la guerra misma.”359 Bibliografía.1. COCHENHAUSEN, Federico (Recopilador). “El arte de la conducción.” 1934.2. FULLER, J. E. C. “Batallas decisivas del mundo occidental.” 1964. Ed. Luis de Caralt, Barcelona.3. JOBE, Joseph. “Guns, an Illustrated History or Artillery.” 1976. Crescent Books, New York.4. LIVESEY, Anthony. “Grandes Jefes Militares y sus Batallas.” 2000. Ediciones FOLIO, Barcelona.5. Mc. NEIL, William. “la búsqueda del poder. Tecnología, fuerzas armadas y sociedad desde el 1000 D.C.” 1988. Siglo XXI Editores, Madrid.6. PARET, Meter (Recopilador). “Creadores de la estrategia Moderna.” 1992.7. PARKER, Geoffrey. “La Guerra de los Treinta Años.” 2003. A. Machado Libros, Madrid.8. PARKER, Geoffrey. “La Revolución Militar.” 1990. Ed. Crítica, Barcelona.9. ROTHENBERG, Gunther. “Mauricio de Nassau, Gustavo Adolfo, Raimundo de Monteccucoli y la revolución militar del siglo XVII. Ed. Ministerio de Defensa de España, Madrid. 359 WOLF, Op. Cit. (1934), p. 113. 84
  • 84. ________________________________________________________________________________Recorrido y acciones de Gustavo Adolfo en el territorio alemán.USEDOM: 6 de julio de 1630.STETTIN: 20 de julio de 1630.BARWALDE: Enero de 1631.FRANKFURT DEL ODER: 13 de abril de 1631.BREITENFELD: 17 de septiembre de 1631.MAINZ: 22 de diciembre de 1631.LECH: 15/16 de abril de 1632.LUTZEN: 19 de noviembre. batallas. 85
  • 85. ________________________________________________________________________________ CHILENOS: CIVILES Y MILITARES EN LA INDEPENDENCIA DE CUBA. GDD. Roberto Arancibia Clavel. Cuba recién alcanzaba su independencia del dominio español a fines del siglo XIX. El apoyo norteamericano en la lucha por lograrla fue muy importante. Asimismo los Oficial de Ejército del arma de chilenos, en una dimensión diferente por Caballería Blindada. Egresa como oficial de Estado Mayor en el año cierto, también cooperaron en distintos 1980, titulándose más tarde como momentos de esa larga lucha. Profesor de Academia en las asignaturas de historia militar, A partir de de la década de 1830 se fue geopolítica, estrategia y geografía extendiendo en Cuba el sentimiento militar. Fue Observador Militar en independentista y en 1844 fue reprimido Palestina, con base en Israel y brutalmente un levantamiento de esclavos Siria, profesor de la Academia de negros. Más adelante a mediados del siglo, Guerra del Ejército, Comandante Estados Unidos intentó comprar la isla a la del regimiento de Caballería corona española sin éxito. En 1865 a raíz de Blindada nº 8 “Cazadores,” la guerra de Chile con España, don Benjamín Agregado Militar a la Embajada de Chile en el Reino Unido, Vicuña Mackenna fue enviado en misión director de la Escuela de confidencial a Estados Unidos, para adquirir Caballería Blindada, Director buques con lo cuales enfrentar la amenaza Ejecutivo del Centro de Estudios e que se cernía sobre el país. Fuera de las Investigaciones Militares, director interesantes labores que realizó en esos de la ANEPE, Director de años tan difíciles para Estados Unidos por la Inteligencia del Ejército, Jefe del guerra civil, una de sus preocupaciones Estado Mayor General del principales fue la de formar opinión sobre la Ejército. necesaria independencia de Cuba y otras Doctor en Historia por la colonias españolas. Podemos decir entonces PUC, ha publicado numerosos que este fue el primer gran esfuerzo trabajos entre los que se destacan “Tras la huella de efectuado por un chileno en pro de la Bernardo Riquelme en independencia de Cuba. Si bien es cierto fue Inglaterra 1795-1799” (año más bien intelectual, llevaba en el fondo la 1995) e “La influencia del idea de expulsar a los españoles de la isla.360 Ejército chileno en América Así don Benjamín se puso en contacto con la Latina 1900-1950” (año Sociedad Republicana de Cuba y Puerto 2002). Es miembro del Rico, constituida en Nueva York. Vicuña Instituto O’higginiano y de la pensaba que La Voz de América, un diario Academia de Historia Militar. fundado por él, podía contribuir en forma Actualmente se desempeña notable a despertar el espíritu revolucionario como Presidente de la Corporación… de las colonias españolas. Desde el primer número, en que se publicaba el artículo titulado “La señal está dada,” en Diciembre 360 Mario Barros, Historia Diplomática de Chile, EditorialEl contexto histórico. Ariel, Santiago, 1970. p.232 86
  • 86. ________________________________________________________________________________de 1865, hasta el último en que se llamaba a libertad de Cuba que se demoraría bastantelos cubanos a las armas en Junio de 1866, el todavía.361diario contiene la historia y los documentosde aquella agitación nacida en gran medida En 1868 Carlos Manuel de Céspedes362de la propaganda que por sus columnas proclamó la independencia en Cuba,incesantemente se hizo. La Voz de América comenzando así la llamada Guerra de loscomenzó a ejercer influencia en Cuba, a Diez Años, que finalizó en 1878 con unadonde se enviaba valiéndose de diversas tregua en la que la corona española hizoestratagemas, como los libros de los filósofos importantes concesiones. Fue en esta guerrafranceses, que a fines del siglo XVIII eran en la que participaron los primeros chilenosintroducidos en las colonias españolas con como lo veremos mas adelante.tapas de vidas de santos. Las autoridadesprohibieron su difusión, penando con presidio Recién en 1886 se abolió la esclavitud y ena quien se le sorprendiese algún ejemplar del 1893 se declaró la igualdad jurídica entrediario de Vicuña. Don Benjamín pretendía blancos y negros.también la participación oficial de Chile en elesfuerzo, pero no tuvo éxito. La idea era La Guerra de Independencia definitivaorganizar expediciones militares que comenzó el 24 Febrero de 1895, bajo lapartiesen desde Nueva Granada, Venezuela dirección intelectual del escritor y filósofoo Santo Domingo. “El país entero se pondría José Martí, la que se inició simultáneamentede pie” –escribía Vicuña al político en cuatro lugares - en Bayate, bajovenezolano Blas Bruzual – “y bastaría darle Bartolomé Masó; en Ibarra, bajo Juanarmas a los negros como lo hicieron Bolívar y Gualberto Gómez y Antonio López Coloma;San Martín en el Perú, para tener un ejército en Baire, con los hermanos Saturnino ynumerosísimo, una semana después de Mariano Lora; y en Guantánamo, conhaber desembarcado con dos o tres mil Periquito Pérez, Emilio Giró y otros.hombres.” El pensamiento de Vicuña erallevar la guerra al mar de las Antillas y allíbatir a las naves españolas con lasescuadras aliadas, alcanzando de este modo 361 . Antecedentes extraídos de los Anales de la Universidadun objetivo tan importante como el de de Chile. Año II, primero y segundo trimestre de 1932, 3ªcompletar la independencia de todos los serie.pueblos de América. Era ése el único medio 362de evitar que el triunfo que se obtendría en el . Nació en Bayamo, Oriente Abril 18 de 1819, CéspedesPacífico no resultase estéril. Pero en Chile no estudió en La Habana, luego viajó a estudiar leyes en Barcelona y luego un doctorado en Madrid, regresando ase comprendió la importancia americana de Cuba en 1844. Céspedes abrió su práctica de leyes ental proyecto o se dudó del éxito. También las Bayazo y se sumó al movimiento contra España que empezógestiones que hizo el incansable don a crecer. Las expediciones fracasadas de Narciso LópezBenjamín ante el gobierno peruano y contra el poder español en Cuba y su subsiguiente ejecuciónvenezolano fracasaron. Vicuña Mackenna, en 1851 tuvieron gran impacto en Céspedes. Fue arrestado y exiliado de Bayamo, luego comenzó a organizar lacuyo nombre andaba en boca de todos los resistencia en la provincia de Oriente. . El 10 octubre decubanos, tuvo que resignarse a interrumpir 1868 Céspedes publicó el histórico "Grito de Yara", en lasus trabajos, llamado a Chile por el Damajagua, proclamando la independencia de Cuba. Liberógobierno. Podemos afirmar entonces que las a sus esclavos y los incorporó a su desorganizada fuerza. Alactividades de este controvertido político e manifiesto siguió la organización de un gobierno provisional con Céspedes como comandante en jefe del ejército y deintelectual chileno y de sus amigos gobierno. Murió en batalla en 1871.prepararon el terreno para la hora de la 87
  • 87. ________________________________________________________________________________Así la fecha del 24 de febrero es El 13 Septiembre de 1895 una Asambleaconmemorada en Cuba como fiesta nacional formada por delegados de los cinco cuerposbajo el nombre de "Grito de Baire". Martí no que formaban el Ejército Libertador se reuniópudo participar activamente en el conflicto, ya en Jimaguayú y eligió a Salvador Cisnerosque fue muerto en combate el 19 de mayo Betancourt como Presidente de la República,de 1895 cerca del pueblo de Dos Ríos en Bartolomé Masó como Vicepresidente,Oriente, cuando su grupo fue sorprendido por Máximo Gómez como Generalísimo, Antoniouna columna de soldados españoles al Maceo como lugarteniente y Tomás Estradamando del coronel Jiménez de Sandoval. Palma como representante diplomático en los Estados Unidos. Máximo Gómez,364 líder militar, organizó varias campañas exitosas, incluyendo la Campaña Circular alrededor de Camagüey, y la Invasión de Oriente a Occidente de la isla completa, todo en el corto periodo del 8 noviembre de 1895 al 22 enero de 1896. La acción mas sobresaliente fue su victoria sobre el general español Martínez Campos en el pueblo de Coliseo. José Martí, ElJosé Martí Libertador. es considerado como un padrede la patria en Cuba y su lucha por la libertad Muere en combate en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895. 364así lo justifica.363 Dirigente militar de los independentistas cubanos (Baní, República Dominicana, 1836 - La Habana, 1905). Destinado a la carrera eclesiástica, cambió ésta por la de las armas. En363 José Julián Martí Pérez nació en La Habana, el 28 de 1865 pasó a Cuba y se unió al movimiento nacionalistaenero de 1853, de padres españoles. Poco después del Grito contra la dominación española. En la «guerra de los diezde Yara, Martí comienza a publicar escritos alusivos a la años» (1868-78), Gómez luchó junto a Céspedes,lucha de los cubanos por su independencia. El 4 de marzo de ascendiendo por su experiencia militar hasta obtener el1870 es condenado por un Consejo de Guerra a seis años de mando sobre las fuerzas de la provincia de Oriente.prisión. Se le conmuta la pena por el destierro. En Madrid Implementó una eficaz táctica de guerrillas que le dio elpublica su denuncia El presidio político en Cuba. control de la región, pero fracasó en su campaña para invadirAprovechando la amnistía otorgada tras el pacto del Zanjón, la mitad occidental de la isla (1875). Acuciado porviaja a La Habana el 27 de julio de 1878. Trabaja de disensiones internas, abandonó Cuba. En 1892 llegó a unabogado y obtiene permiso para impartir clases. Es detenido acuerdo con José Martí y Antonio Maceo para organizar unael 17 de septiembre de 1879 y sale deportado hacia España nueva insurrección, de la que Gómez sería jefe militar.acusado de conspiración. El 3 de enero de 1880 llega a Muerto Martí al comienzo de la Guerra de la IndependenciaNueva York donde es nombrado vocal del Comité (1895-98), Gómez y Maceo dirigieron la ofensiva rebeldeRevolucionario Cubano. desde el este hacia el oeste de la isla (1895-96), pero fueronDurante 1892 prepara los estatutos del Partido derrotados por la enérgica política con la que respondieronRevolucionario Cubano y publica en Patria. El 29 de enero los españoles bajo el mando del general Weyler. La muertede 1895 firma, con Enrique Collado y José María de Maceo (1896) dejó solo a Gómez al frente delRodríguez, la orden de alzamiento dirigida a Juan Gualberto movimiento, de nuevo confinado a la lucha guerrillera en lasGómez. El 7 de febrero llega a Montecristi. El 25 de marzo montañas orientales. A pesar de su débil posición militar, sefirma con Gómez el Manifiesto de Montecristi, donde sienta negó a todo compromiso con los españoles, rechazando ellas bases programáticas de la revolución. El 11 de abril de plan de autonomía que ofreció el gobierno Sagasta (1898).1895 desembarca con Máximo Gómez y otros cuatro La intervención de Estados Unidos expulsó a los españolespatriotas en Playitas, provincia de Oriente. El 15 de abril de Cuba en 1898; y la nueva República independiente tuvorecibe los grados de mayor general del Ejército Libertador. en Gómez a su héroe. Gómez entró en conflicto con losEl 18 de mayo de 1895 escribe a Manuel Mercado una carta nuevos dirigentes políticos y con el gobierno de intervenciónque es considerada su testamento político. norteamericano, y dimitió del mando del ejército. 88
  • 88. ________________________________________________________________________________La reacción del gobierno español fue el En Septiembre de 1897, tuvo lugar unareemplazo de Martínez Campos por el convención constitucional en La Yaya, dondegeneral Valeriano Weyler365 y el aumento de se eligió un nuevo gobierno revolucionario. Eltropas en la isla, que llegaron a sumar general Bartolomé Masó fue elegido como180,000 hombres. Weyler ordenó que todos Presidente y Domingo Méndez Capotelos habitantes de zonas rurales se recluyeran Vicepresidente. Durante este año, lasen las ciudades y declaró que todos los que tensiones entre los Estados Unidos y Españase encontraran en el campo se considerarían aumentaron marcadamente. Españainsurrectos. Esta medida tuvo efectos finalmente removió al general Weyler ydevastadores para la economía de la isla. Al concedió a Cuba autonomía en asuntosmismo tiempo, la fiebre amarilla afectaba a domésticos en 1897. Estas reformas llegaronmiles de soldados españoles. Por esta demasiado tarde y no fueron aceptadas porépoca, el Senado y el Congreso de los el Gobierno de Cuba en armas. Debido a laEstados Unidos reconocen la Revolución situación inestable, el Cónsul de EstadosCubana.366 Unidos en La Habana, Fitzhugh Lee, aconsejó al Presidente McKinley que365 Para la leyenda española, Weyler (1838-1930) compone mandara unidades de la marina de guerra ael personaje de un excéntrico, de baja estatura. Por otro lado, los puertos de Cuba. Así, el acorazadoestá el militar de nombre y costumbres prusianas, duro, estadounidense “Maine” fue mandado alinsobornable, enemigo de cualquier corruptela, capaz de puerto de la Habana. En la noche del 15 depedir los más tremendos sacrificios, pero siempre dispuesto febrero de1898, una tremenda explosióna compartirlos con sus hombres. El hombre que, habiendosustituido a Martínez Campos en la capitanía general de destruyó completamente el buque, matandoCuba, dejó atrás los métodos blandos y decimonónicos de a 2 oficiales y 264 marineros.éste y luchó contra los independentistas tan eficazmente, ycon métodos tan actuales, que a punto estuvo de ganar la El 25 de abril de 1898, como resultado deguerra. Los métodos que entonces puso en juego son la otra presiones de la opinión pública en loscara de Weyler. Como es sabido, aplicó contra sus enemigostécnicas de guerra total, con embargo de la población civil y Estados Unidos siguiendo la explosión delsin la menor compasión por los sufrimientos que causaba Maine, los Estados Unidos declararon lacon ello. guerra a España. Los Estados Unidos invadieron con tropas a Cuba el 20 de junio Aunque sus adversarios volvieron a titular su memorial de 1898. Después de hundir la flota española enguerra (Mi mando en Cuba) como "Mamando en Cuba", sesabe que Weyler fue un hombre honrado, nada indulgente las afueras de Santiago de Cuba y de variascon las corruptelas y, además, muy poco proclive a mezclar batallas en los alrededores de Santiago depoder militar con poder político. En José Mª Marco Cuba (ayudados por tropas cubanas bajo elhistoriador comentando su biografía escrita por Gabriel general Calixto García), y también en PuertoCardona y Juan Carlos Losada Barcelona, Planeta, 1997, Rico y las Filipinas, España entró en317 págs. negociaciones de paz. El 16 de julio de 1898366 Pérdidas sufridas por el Ejército Español 1895-1898 © España firmó un tratado de paz en Santiago Causas. Gral Ofle Tropa. de Cuba. Esto fue seguido de un tratado es. s. formal firmado en París el 10 de diciembre En guerra. 1 60 1.314 1898, que terminó la dominación española de Por heridas. 1 81 704 Cuba. Así, la duración total de la guerra Fiebre - 313 13.000 Hispano-Americana fue de solo de tres Amarilla. Otras - 127 40.000 enfermedades. En travesía. - - 60 Copyright © 2002 Ed Elizondo, Webmaster of CubaGenWeb.org. All rights reserved. Todos los derechos Total. 2 581 55.0778 reservados. 89
  • 89. ________________________________________________________________________________meses. El 1 de enero de 1899 España por lo que es muy posible que Pradel hayaformalmente pasó el gobierno de Cuba a los combatido en la guerra corta después deEstados Unidos. Una Convención siete años de estadía en el ejército chileno.369Constitucional se reunió el 5 de noviembre1900 y esto fue seguido de elecciones el 31 El caso de Juan Tagle es diferente ya que losde diciembre de 1901. Los Estados Unidos antecedentes de su hoja de servicio revelanpasaron el gobierno de Cuba al gobierno que ingresó a la Escuela Militar en 1832 eelecto de Cuba el 20 de mayo 1902. Esa hizo su carrera completa hasta tenientefecha se celebra en Cuba como el Día de la coronel siendo su última destinación la deRepública.367 Edecán del Congreso Nacional hasta su muerte en 1884. En ninguna parte figura unLa participación de soldados chilenos en permiso o una comisión fuera del país quela guerra de la Independencia cubana. permita afirmar su estadía en Cuba.370Los primeros antecedentes que se han En febrero de 1895 se había sabido en Chileencontrado de participación de militares del alzamiento cubano. Pero fue el 25 dechilenos corresponde al periodo conocido mayo del mismo año que el tema alcanzócomo la Guerra de los Diez Años (1868 – relevancia en la opinión pública. Se dio a1878). Un periódico revolucionario en Nueva conocer la causa cubana principalmente conYork publicaba la noticia de que desde ocasión del traslado de los restos de ManuelValparaíso se embarcaban dos oficiales Rodríguez desde TilTil a Santiago, cuandochilenos, Guillermo Pradel y Juan Tagle, por medio del discurso fúnebre delpertenecientes a distinguidas familias puertorriqueño Eugenio María de Hostos,chilenas. Recordemos que en esa época director del liceo Luis Amunátegui deChile recién salía del conflicto con España y Santiago, se informó de lo que sucedía conaun existía un fuerte sentimiento anti español mucha pasión y se recibieron así lasproducto fundamentalmente del bombardeo primeras adhesiones públicas. Una ola dede Valparaíso el 20 de mayo de 1866.368 solidaridad recorrió el país, hasta el punto que el gobierno debió prohibir la participaciónLos dos oficiales mencionados figuran de militares en servicio activo en lasefectivamente en los archivos del Ejército de manifestaciones públicas, previendo algunaChile. El subteniente Guillermo Pradel, situación complicada con España, país con elingresó como cadete supernumerario el 14 cual se tenían relaciones diplomáticas. Ende octubre de 1862 a la Escuela Militar octubre del mismo año llegó a Santiago elobteniendo su grado de subteniente el 29 de representante del Partido Revolucionarioseptiembre de 1865 fecha en que fue cubano, Arístides Agüero. Más de ocho mildestinado al en ese entonces batallón Buín 1º personas recibieron a Agüero en la Estaciónde línea. Su hoja de servicios señala que Central, que recogió además las muestras deobtuvo la separación absoluta del servicio el adhesión de las unidades militares. El 12 de11 de enero de 1869. Las fechas coinciden de noviembre fue recibido en Coquimbo a bordo del buque de la armada Capitán Prat.367 Carlos Márquez Sterling y Manuel Márquez Sterling - Varios oficiales del ejército chileno le hicieronHistoria de la Isla de Cuba, La Moderna Poesía, Inc.,Miami, FL. ISBN: 0-88345-251-0.368 369 René González Barrios, Presencia Chilena en las guerras Hoja de servicios de Guillermo Pradel, Archivo Generalpor la Independencia de Cuba, en su libro Almas sin del Ejército de Chile. 370fronteras: generales extranjeros en el Ejército Libertador. Hoja de servicios de Juan Tagle G. , Archivo General delLa Habana: Ediciones Verde Olivo, 1996. Ejército de Chile. 90
  • 90. ________________________________________________________________________________llegar una nota en que se ofrecían como lugarteniente general Antonio Maceo372voluntarios. Visitó entre grandes muestras comandante de las fuerzas libertadoras, lede apoyo el Regimiento Antofagasta y poco tenía mucha confianza y le daba las misionesdespués se comenzó a publicar un diario de más peligrosas como enfrentar a las fuerzasapoyo conocido como “El Americano”, españolas e impedirles el paso hacia Mantua.especialmente para promover la causa Según el biógrafo de Maceo, José Lucianocubana. La Confederación Obrera de Chile Franco, “era Sotomayor como le decían, unoencabezó la recolección de fondos para los de los más brillantes oficiales de Maceo,alzados. Una manifestación de estudiantes a valiente y de extraordinaria capacidad, porfavor de Cuba contó con la participación de cuya razón se le confiaba una misión queun gran número de cadetes de la Escuela requería excepcionales condiciones paraNaval y de ex combatientes de la Guerra del cumplirla cabalmente.”373Pacífico.371 Maceo lo empleaba tanto como instructorDurante la guerra definitiva, la presencia militar como jefe de infantería, artillería,chilena aumentó a partir de esos años. En caballería o ingeniería. Fue nombrado JefeChile las muestras de solidaridad con la de la Primera Brigada en febrero de 1896causa cubana habían adquirido relieve como parte del 5º Cuerpo del Ejércitonacional. Así del primer chileno del cual se Libertador, en abril asciende a brigadier. Atiene noticia es de Pedro Vargas fines de noviembre de ese mismo año murióSotomayor, militar de carrera. Según René “el brigadier chileno,” como amistosamente leGonzález Barrios, Vargas llegó por sus llamaban los cubanos, producto de unamedios a Cuba, instalándose en Santiago de fulminante enfermedad.Cuba en la calle Enramada, esquina aHospital, desde donde empezó a buscar losprimeros contactos con los revolucionarios.Así se incorpora al ejército en formación al 372 Antonio Maceo Grajales nace en Santiago de Cuba, el 14mando de Juan Pablo Cebreco en el de junio de 1845. Desde temprana edad se incorpora a lacampamento El Ermitaño. El 22 de Guerra de los Diez Años como soldado y por sus méritos enseptiembre de 1895 fue ascendido a coronel combates, alcanzó el grado de mayor general a las órdenes de Máximo Gómez. Cuenta en su hoja de servicios con másy un mes mas tarde, partió de Baraguá como de 800 acciones militares y 26 cicatrices. Fue un granjefe instructor de la columna invasora. estratega militar en la gesta independentista, por su valor,Durante los combates de la invasión inteligencia, capacidad política, personalidad y tácticademostró sus grandes dotes militares, empleadas demostradas en combates como los de Ti Arriba,disciplina y valor. Su arrojo en la batalla de Juan Mulato, San Ulpiano y Peralejo. Se le llamaba el Titán de Bronce. Protagoniza el 15 de marzo de 1878, la ProtestaMal Tiempo le valieron la especial mención de Baragua. Organiza en el extranjero, junto a Martí ydel general José Miró Argenter que lo señala Gómez la Guerra de Independencia y retorna a Cuba encomo uno de los más destacados de ella. 1895, dirigiendo personalmente la invasión de Oriente aParticipó en casi todos los combates de la Occidente. Dejó escrito su pensamiento político cuandomarcha invasora y en la campaña de Pinar afirmó: “La libertad no se mendiga, se conquista con el filo del machete”. Muere en combate el 7 de diciembre de 1896del Río siendo un factor determinante en las en Punta Brava, provincia Habana.victorias de Las Taironas y Ceja del Negro. El http://www.cultstago.cult.co/cemaceo/amaceo. 373 Franco, José Luciano. Antonio Maceo. Apuntes para una historia de su vida, Tomo III, Ed. Ciencias Sociales, La371 Roberto Avila Toledo, Soldados chilenos con Martí, Habana, 1973 p. 51 citado por González Barrios op. cit. p.Diario La Nación Santiago de Chile, 1898. 24. 91
  • 91. ________________________________________________________________________________El general Miró escribió sobre su muerte: solidaridad. Resulta muchas veces difícil“Sotomayor, jefe intrépido, empezó a dar creer que sea posible por la forma tanseñales de trastorno mental y murió, a los individualista en que nos han enseñado apocos días, completamente loco, en las conducirnos, pero florece y crece eselomas del Rubí. Era natural de Chile, teniente sentimiento aun en medio de tantade la armada de aquella república, hombre adversidad, dando cuenta de las raíces masde mucho ánimo, y de probada lealtad. Le hondas en los valores de nuestra historia.”376empezó la locura por cuestión de unosamoríos dos o tres días antes de la sorpresa También han aparecido algunos documentosque le dieron los españoles en Tapia. Nadie de la guerra entre los que se destacan los delen su tierra ha preguntado por él jamás: ni doctor Máximo Zertucha que escribió undeudos ni amigos, ¿estaría solo en el diario de campaña y que también murió enmundo? ¡Pobre Sotomayor! Ahora sería muy combate. En su Diario recuerda a Pedrodifícil encontrar sus míseros despojos, Vargas Sotomayor, señalando: “… Elenterrados en la soledad de la manigua no se coronel, artillero chileno, Vargas Sotomayorsabe por quién, sin cruz ni montón de piedras mucho se distinguió en la acción de Pasoque señale el reducido promontorio a los Real, y murió siendo general, en La Oliaga,amigos que fueran a exhumarlos.”374 Jamás Bahía Honda, en noviembre de dicho año.”377nadie reclamó sus haberes ni pensión porméritos de guerra. La historia también lo Asimismo en la pequeña localidad de Bahíahabía dejado en el olvido. Tenía al morir 38 Honda se recuerda a este chileno queaños.375 combatió por la independencia de Cuba: “Tampoco es muy conocido que en 1895, elLa historia no ha dejado a Vargas Sotomayor chileno Pedro Vargas Sotomayor, miembroen el olvido; al menos en Cuba hay variadas del ejército de su país, llegó a Santiago defuentes que dan cuenta de ello. Las Cuba para unirse a la lucha contra la coronaJuventudes Comunistas chilenas le dan un española. Pronto se convirtió en el hombreespacio diciendo: “Pedro Vargas Sotomayor, de confianza de Antonio Maceo, una de lasnació en Chile, en 1868. Estudió para ser figuras más notables de la gestamilitar, eligiendo la Armada donde llegó a ser independentista cubana del siglo XIX. MurióTeniente. A través de un camino que aun no en 1896, de una enfermedad desconocida,se conoce, llegó a Cuba en 1895. Formó pero no en el campo de batalla. Un sencilloparte del Estado Mayor del Comandante en obelisco rinde hoy homenaje a su memoriaJefe de las fuerzas mambisas, el Mayor en el municipio de Bahía Honda, en laGeneral Antonio Maceo, quienes combatían provincia de Pinar del Río, situada en la partela presencia colonial española. Para reunir occidental de la isla caribeña.”378esos antecedentes, hay que llegar a Cuba, Por último los registros del ejército libertadorporque en Chile, nada se sabe. El recuerdan su muerte: “Vargas y Sotomayor,internacionalismo de los chilenos es engeneral, muy desconocido a pesar de ser 376 http://www.jjcc.cl/www/PHP-Nuke/modules. 377relativamente abundante. Nuestro pueblo ha Biografías que aparecen en el libro Ejército Libertadordado muestras reiteradas de generosidad y de Cuba 1895 – 1898 de Mario Riera Hernández Publicado en 1985 en Miami, FL [sin numero ISBN] Cuaderno de Historia No. 82, 1997374 Miró Argentier, José: Crónicas de Guerra, Editorial 378Ciencias Sociales, La Habana, 1970, p.657 citado porGonzález Barrios op.cit p.25 http://www.emol.com/especiales/fiestas_patrias_2004/la_ha375 Ibidem p.25 bana. 92
  • 92. ________________________________________________________________________________Pedro. Chileno de nacimiento y militar del 97”.381 Esta es la versión del libro del generalEjército chileno, vino á Cuba él 1° de abril del Carlos Roloff, sin embargo según Gonzáles95, acompañando al mayor general Antonio Barrios, Lara alcanzó el grado de tenienteMaceo, fue coronel el 22 de Septiembre del coronel del Ejército Libertador y habría95 y general de brigada el 8 de Febrero del fallecido en combate el 15 de julio de 189796, prestaba sus servicios en el 6° Cuerpo, y en Jicarita, siendo enterrado su cadáver enmurió durante la campaña.”379 algún lugar de la ciénaga de Zapata. EraEn cuanto a si Vargas Sotomayor fue marino conocido entre los cubanos como el “leóno militar, al menos tenemos la certeza que chileno” debido a su bravura en losno aparece en los registros del ejército, por lo combates.382 Su nombre no ha sidoque la versión que perteneció a la armada encontrado en el Archivo General del Ejércitosería la más correcta pese que hasta ahora de Chile, sin embargo hay referencias de suno se ha encontrado su hoja de servicios en actuación en los relatos que de la guerra hizolos archivos de la armada. Carlos Dublé, otro chileno que tambiénOtros chilenos en el ejército Mambí.380 estuvo allí. Él nos relata que en un diario español de la Habana, bajo epígrafes muyArturo Lara y Dinamarca.-“Chileno de gordos y letras muy grandes, se daba cuentanacimiento y oficial de Academia del ejército de la muerte del “infame cabecilla chileno”.chileno, vino de su patria a Nueva York “Arturo Lara mandaba medio regimiento deexpresamente para servir en nuestro Ejército infantería”, nos cuenta Dublé y “por su buenLibertador, se alistó allí á las órdenes del comportamiento en combate habíamayor general Calixto García, y con él conquistado el nombre de el león chileno.naufragó en el “Hawkins,” fracasó en el Tenía muchas heridas, una de ellas en el“Bermuda,” y desembarcó en Cuba el 24 de pecho. A poco más podría descontar un añomarzo del 96; se le reconoció el grado de por cada herida, sin contar las cicatrices.teniente, con antigüedad de 26 de mayo del Contaba veintiocho años y era hijo de un96 y herido en combate, en la provincia de capitán de los tiempos de Manuel Bulnes.Matanzas, murió de sus resultas á fines del Conforme Lara oía nombrar a Chile, decía que no había cosa como esa tierra, y en379 prueba de ello andaba a cada rato poniendo Índice Alfabético y Defunciones del Ejército Libertadorde Cuba. Op. Cit su vida en un pelo. Hermanos nos decía a los380 Según el historiador Cubano, Carlos Márques Sterling, la otros chilenos, si volvemos a Chile, van apalabra "Mambí" es de origen Afro-Antillano y se aplicaba a ponerse muy contentos por allá al saber quelos revolucionarios de Cuba y Santo Domingo (ahora la nos hemos portado bien.” Dublé también nosRepública Dominicana) en el Siglo XIX.. Según el escritor cuenta vividamente las circunstancias de suElmore Leonard, en su novela de aventuras Cuba Libre, lapalabra Mambí viene de Eutimio Mambí, un líder que peleó trágica muerte: “Muy enfermo ya de fiebre, ycontra los españoles en Santo Domingo 50 años antes. Los recién llegado de una larga marcha, acampó,soldados españoles, notando las tácticas similares en el uso hizo amarrar su hamaca y ordenó el serviciodel machete de los revolucionarios cubanos, comenzaron a de seguridad. Por desgracia, merodeaba porreferirse a ellos como los "hombres de Mambí", lo que luego allí una columna española, que descubrió else acortó con el uso a "Mambís" o "Mambíses". En Cuba lapalabra "Mambí" se reserva exclusivamente para señalar a rastro y se puso el dedo verticalmente sobrelos patrióticos soldados que pelearon en contra de España en los labios para quedarse callada por ella Guerra de Independencia 1895 – 1898. Índice Alfabético yDefunciones del Ejército Libertador de Cuba - Guerra de 381Independencia, iniciada el 24 de febrero de 1895 y Índice Alfabético y Defunciones del Ejército Libertadorterminada oficialmente el 24 de agosto de 1898, Carlos de Cuba Op. Cit 382Roloff. Habana, Impr. de Rambla y Bouza, 1901. Rene González Barrios, op. cit. p.25. 93
  • 93. ________________________________________________________________________________momento, a fin de hacerles ánima a los militar de la revolución de 1891 en Chile.cubanos, es decir pillarlos sin perros. Pero Estando destacado en la guarnición delas ganas eran tantas que los españoles no Iquique, abandonó el servicio y con suspudieron contenerse, cayendo antes de que propios fondos se dirigió al Perú. Allí gestionólas avanzadas estuvieran colocadas. Fue tan con amigos y simpatizantes de la revoluciónsúbita la sorpresa, que Lara no tuvo tiempo cubana el dinero necesario para dirigirse apara enderezarse en la hamaca y gritar, – Estados Unidos y enrolarse en una de lasnos pillaron m… – y junto con decir esto, el expediciones revolucionarias. Llegó a Cubapobrecito caía de boca, acribillado el 24 de mayo de 1897 como expedicionariobalazos.”383 Así se vivía y moría en la del Dauntles, a las órdenes del comandantemanigua o sea en la espesura, en la fronda, Ricardo Delgado, desembarcando en la playaselva y matorrales de la Isla de Cuba. de Bacuranao, La Habana. Perteneció al regimiento La Habana. 385 EfectivamenteEl abogado Ricardo Elizari López, chileno y Marcoleta se incorporó como subteniente delavecindado en Cuba desde noviembre de batallón Huasco al ejército congresista con1894 proveniente de Caracas, acreditó lo fecha 8 de mayo de 1891 y posteriormentenecesario para desempeñarse como pasa con el grado de teniente al Batallón nº6sacerdote católico. Llegó a convertirse en de Infantería en agosto del mismo año,uno de los clérigos más populares de continuando en las filas después de laSantiago de Cuba, siendo nombrado cura revolución, asumiendo como capitán supárroco y vicario foráneo de la villa del destinación al Batallón Nº4 de Infantería enCobre, y capellán de la virgen de la Caridad. marzo de 1895. Es dado de baja del ejércitoDesde su privilegiada situación avisaba a los chileno con fecha 08 de febrero de 1897.revolucionarios por medio del repique de las Entre sus antecedentes figura su condicióncampanas de la iglesia del Cobre, la entrada de alumno del segundo curso de Tiroy salida de las fuerzas españolas y su efectuado por la Escuela Militar desde el 01cantidad. Ante el peligro de ser descubierto, de diciembre de 1892 hasta el 30 de marzoingresó al ejército libertador el 07 de abril de de 1895, obteniendo una nota termino medio1897, combatiendo en el regimiento de general de 6.95.386Baconao, en el sector oriental de la isla,desempeñándose además como Auditor de Durante las operaciones en la provincia deGuerra. Ascendió pronto a capitán y en La Habana, el teniente Dublé, al que ya se hadiciembre de 1897 a comandante.384 Elizari mencionado, se encontró con Marcoleta yno perteneció al Ejército de Chile y sobrevivió relata que, estando en un campamentoa la guerra. Figura en el registro nº 18551 del después de un banquete de carne de caballo,ejército libertador de Cuba. llegó preguntando por él un individuo de unos treinta y dos años, alto, bien hecho y de unManuel H. Marcoleta, fue otro de los aspecto poco tranquilizador, quien sechilenos combatientes, natural de Valparaíso, presentó como Manuel Marcoleta. Estabaes sindicado como capitán de infantería del consumido por la fiebre, ya no era ni unaejército chileno, procedente de la Escuela sombra de lo que debió ser. EstabaMilitar. Había tomado parte en la campaña gravemente enfermo de paludismo, y a poco383 385 Emilio Rodríguez Mendoza, Carlos Dublé en la Ibidem. p.26 386Manigua, Imprenta del Universo de G. Helfmann, Hoja de servicios de Manuel Marcoleta, ArchivoValparaíso, 1900, pp.198 – 201. General del Ejército de Chile.384 Rene González Barrios, op. cit. p.25 94
  • 94. ________________________________________________________________________________de estar allí cayó al suelo tiritando de una en completo estado de descomposición. Lomanera incontenible. Dublé sigue relatando subió a un caballo prometiéndole que noque junto a un compañero, lo llevaron donde sería abandonado. Anduvo cuatro días con élse pudiera hablar con él sin que fueran oídos pero el pobre ya no podía más y rogó que lopor otros. Marcoleta les informó que había dejaran con su asistente. A los dos díasido a Cuba a pelear por una causa justa. murió. Andrés su asistente lo envolvió en dosDublé reflexiona “Marcoleta era uno de los grandes hojas de yagua (palma cubana).tantos oficiales en cuyo pecho prendió de Dublé cuenta: “Procedimos a hacer un hoyo.una manera incontenible el amor a la causa Trabajamos en silencio y, cuando concluimoscubana. Dejó a un lado todo porvenir, nuestro trabajo, miramos el cadáver delgalones, estudio y familia; se echó a la compatriota, del cual nos íbamos a separarespalda un modesto equipaje, y se subió a la para siempre.cubierta de un vapor a Panamá y de ahí aNueva York. Que extenuado y sin fuerzas Tomamos a Marcoleta de los pies y laestaba. Nos dijo que en Chile había dejado cabeza y lo echamos a la tumba que le habíauna novia con quien se casaría si volviera. El abierto nuestro cariño. Luego levantamospobre soltó el llanto diciendo que ya en ese sobre la tumba una especie de pirámide deestado no volvería. Anunció que en el mismo piedras para poder volver a buscar el cuerpo;monte había otro chileno el teniente Federico en efecto, volvimos, pero jamás dimos con laGabler.” Marcoleta mostró sus heridas de sepultura del pobre Marcoleta.”389combate que por falta de medicinas no habíapodido curarse y que empezaban a Como vemos la manigua cubana seguíaagusanarse por efectos del clima. “Se había cobrando vidas chilenas.espolvoreado tierrecita en su herida yenseguida pidió tabaco.”387 Otro de los oficiales chilenos que viajaron a Cuba agregándose al esfuerzo de laSegún los archivos cubanos, Marcoleta se revolución fue Carlos Buonocore, que habíaincorpora a la revolución con fecha 2 de servido como oficial en el Ejército de Chile,febrero de 1897, seis días antes que embarcándose en el vapor Santiago haciaapareciera su baja en las filas del ejército Cuba en marzo de 1897, arribando comochileno. Su muerte está registrada de la expedicionario del Sommer N. Smith ensiguiente manera: “Marcoleta, Manuel. septiembre de 1897 desembarcando en BocaNatural de Valparaíso, Chile, de 27 años y Ciega, La Habana. Poco tiempo despuéssoltero, era Comandante del Regimiento resultó prisionero de una columna española“Habana,” con antigüedad de 2 de febrero del al mando del teniente coronel Alfao en el97, y murió de disentería en octubre del cañaveral La Manigua, y encerrado en lamismo año, en el campamento “Montes de fortaleza del Morro. Por gestiones del cónsulOro.” 388 chileno en La Habana obtuvo la libertad y regresó a Chile vía Nueva York. El diario ElDublé también relata la muerte de Marcoleta Porvenir de Nueva York lo apellidaen la Sierra de Calabriganga. Cuenta que erróneamente como Buonocose.390 Elvino a verlo, encontrándolo en pésimo Porvenir era uno de los muchos periódicosestado, devorado por la fiebre y con el brazo revolucionarios, era un diario semanal, de carácter político, literario, de noticias y387 Carlos Dublé en la Manigua. Op.cit. pp.79-81388 389 Índice Alfabético y Defunciones del Ejército Libertador Carlos Dublé en la Manigua. Op.cit. pp. 195 – 196 390de Cuba Op. Cit. René González Barrios, Op. Cit. P 26. 95
  • 95. ________________________________________________________________________________anuncios cuyo director era Enrique Trujillo y Marcoleta. Dublé partió en busca de Gabler yfuncionó entre 1890-1898 en Nueva York.391 lo encontró en un bohío (rancho). Así relata su hallazgo.” De aquel apuesto teniente deA Buonocore se agrega Federico Gabler, grandes ojos azules y bien plantado comotambién proveniente del Ejército de Chile. nadie, y del cual conserva sus dos o tresVeterano de la campaña militar de la recuerdos el apasionado corazón de algunarevolución del 91. Abandonó la guarnición de angolina, no quedaba mas que un esqueleto,Iquique junto con Manuel Marcoleta hasta sobre el cual pegábase la piel amarillenta ydesembarcar en la Isla el 24 de mayo de exhausta. A través de la barba crecida y1897 como expedicionario del Dauntles en la abrupta, multiplicábanse los insectos masplaya de Bacuranao, La Habana. Fue capitán asquerosos, y a través de sus labios,instructor del regimiento Habana.392 anhelosamente entreabiertos por la fiebre,Efectivamente fue Cadete de la Escuela descubríanse las encías taladas por la caña.Militar de Chile a partir del 5 de abril de 1889 Ni nos reconoció, ni nosotros a él.”. Al díahasta la disolución de esta el 15 de junio de siguiente murió y Dublé le dio cristiana1891. Posteriormente se graduó como sepultura envuelto en hoja de yagua,subteniente del Batallón de Infantería Nº4 el devolviéndolo a esa tierra empapada de4 de noviembre del mismo año, luego es sangre como la describe.395trasladado al Batallón de Infantería Nº4 el 15 Se agregan a estos sacrificados chilenosde octubre de 1895 siendo finalmente dado mas nombres. José Lino Varas que habíade baja y cancelado los despachos el 08 de pertenecido al regimiento Atacama delfebrero de 1897.393 Murió de fiebre en la ejército chileno. De sus propios recursosSierra Ponce, en octubre de 1897. Tenía pagó su pasaje a Nueva York, paraentonces 28 años de edad.394 incorporarse a la revolución. Expedicionario del Dauntles, junto con Marcoleta y GablerEl teniente Dublé nos relata también en desembarcó también en Bacuranao, Laforma vívida su encuentro con Gabler y su Habana, el 25 de mayo de 1897 y luchó enmuerte posterior. Dublé supo de éste por las fuerzas de caballería al mando de NestorMarcoleta que le contó que se encontraba en Aranguren. Buonocore considera que Linoel mismo monte y que recordaba que había murió en combate. Otras fuentes lo citandejado muy buenos recuerdos en la como Constantino Varas. Buscado en la baseguarnición de Angol como teniente del 2º de de datos de los que fallecieron en la guerralínea, ya que era alegre y festivo fuera del no aparece, como tampoco en lacuartel y cumplidor como diablo dentro de él. correspondiente a los que prestaron servicios“Pobre rucio Gabler… es así: alto, de bigotito en el ejército mambí.396rubio, ojos azules, pera, echadito para atrás ymuy bravazo. Está muriéndose y no pasará A Lino Varas se agrega el teniente Juande hoy o mañana,” contó textualmente Pablo Brunet, mecánico, que figura en la base de datos como ingresado al ejército391 revolucionario el 22 de abril de 1897, Pedro Pascual, Doctor en Ciencias de la Información yLicenciado en Geografía e Historia.Prensa cubana y la correspondiéndole combatir con el regimientoguerra de independencia (1868 – 1898) de infantería Jacinto, de la Primera Brigadahttp://www.cubanet.org/ref/dis/05200203. de la Primera División del Tercer Cuerpo.392 Rene González Barrios, op. cit. p.26. Según las informaciones que se tienen fue393 Hoja de servicios de Federico Gabler. Archivo Generaldel Ejército de Chile.394 395 Indice Alfabético y Defunciones del Ejército Libertador Carlos Dublé en la Manigua .op.cit. pp. 85-86 396de Cuba Op. Cit René González Barrios, op cit. p.27. 96
  • 96. ________________________________________________________________________________autorizado durante la guerra a viajar al Tunas Nº19, de la segunda Brigada de laextranjero por la muerte de su padre.397 tercera División del segundo Cuerpo. Paneque por su parte, era herrero, y habíaLos datos de Brunet aparecen bajo el registro sido soldado del ejército español. Ingresó alnº 7773 de la base de datos del ejército ejercito revolucionario en agosto de 1895 yrevolucionario. como voluntario pasó a la provincia de Matanzas con el general colombiano AvelinoLa lista sigue y encontramos al Alférez José Rosas. Pasó luego a Las Tunas comoLuis Ahumada, quien ingresó al ejército asistente del general José M. Capote, ychileno en las fuerzas revolucionarias del concluyó la guerra en el segundo batallón delejército del norte, como miembro de la regimiento de infantería Tunas Nº 19.400columna de aspirantes el 29 de abril de 1891. Se ha dejado para el último a Carlos DubléMas adelante, el 1º de agosto del mismo año Alquizar, al que ya se ha mencionado enfue destinado a la columna de rifleros. Con varias ocasiones, por cuanto fue el único quefecha 23 de agosto asciende a subteniente entregó un vívido testimonio, que Emilioen el batallón Antofagasta Nº 8. Estuvo Rodríguez Mendoza401 transformó en unretirado luego desde febrero de 1892 hasta el relato titulado “En la Manigua”, que coloca al12 de diciembre de 1894 fecha en que se que lo lee en medio de la luchareincorpora al ejército. Finalmente es revolucionaria y que fue publicado en 1900separado absolutamente del ejército chileno por la Imprenta del Universo de G. Helfmanny cancelado sus despachos el 16 de en Santiago. Dublé nació en Santiago deseptiembre de 1896.398 Ahumada se embarcó Chile. Era hijo de de Diego Dublé Almeida,en el vapor Santiago de Chile con rumbo a conocido coronel de artillería.402 En 1897Cuba en marzo de 1897, a los pocos meses residía en Antofagasta y trabajaba en elde su retiro del ejército chileno. Fue banco Argentino Tarapacá de Iquique. Allíexpedicionario del Sommers Smith con el decidió viajar a Cuba para integrarse a lageneral Rafael de Cárdenas, desembarcando lucha. Ingresó al ejército libertador enen Boca Ciega, La Habana el 9 de septiembre de 1897 al desembarcar en Bocaseptiembre del mismo año. Poco tiempo Ciega, La Habana como expedicionario deldespués resultó prisionero de una columna Sommer Smith. Fue ascendido a subtenienteespañola y encerrado en la fortaleza del y luego a teniente el mismo mes. LuegoMorro junto a Buonocore, hasta que gracias a 400las gestiones del cónsul de Chile en Cuba Ibidem p.27.obtuvo la libertad y regresó a Chile.399 401 “Emilio Rodríguez Mendoza era un torbellino que con gran inteligencia escribió sobre cuanto tema se le ocurrió.A los oficiales ya mencionados se agregan No ha tenido la relevancia en la Historia de Chile de unJosé Betancourt Sánchez y Francisco Edwards, un Encina o un Recabarren. Pero fue de losPaneque Sánchez. Betancourt era primeros en denunciar la decadencia nacional durante lacampesino, al parecer radicado en Cuba ya República Parlamentaria y lo hizo con gran agudeza.”al comienzo de la revolución. Ingresó al http://www.uc.cl/historia/cinfo/Articulos/gazmuri25 402 Nació en Valparaíso en 1841. Gobernador y comandanteejército mambí en septiembre de 1895 de armas de Magallanes, su acción fue decisiva en lacombatiendo en el regimiento de infantería colonización de la región y en el desarrollo del ganado ovino merino. Como Comandante del regimiento Atacama, actuó en la guerra del Pacífico. Después hizo la campaña de la397 Ibidem.p.27. Sierra, en Arequipa y Puno (1882). Fue nombrado398 Libro de Biografías Nº4 f.300 en Archivo Histórico del comandante de artillería de costa de Valparaíso en 1889.Ejército. Falleció el 6 de mayo de 1922 en399 René González Barrios, op. Cit. p.27 http://www.mmp.chile.c5.cl/ 97
  • 97. ________________________________________________________________________________alcanzó el grado de capitán en agosto de melancólicas palmas, de muchas de las1898. Operó fundamentalmente en las cuales penden los esqueletos de losprovincias de La Habana y Matanzas, ahorcados en ellas.”concluyendo la guerra en el cuartel generalde la Primera División del Quinto Cuerpo del Así describía parte de la situación debido aEjército. A principios de 1900 regresó a los duros procedimientos utilizados por elChile.403 general Weyler cuyo accionar se ha descrito al inicio de este trabajo. El relato en estaCarlos Dublé tuvo la buena idea de contar carta sigue e impresiona por su crudeza…sus historias de la guerra a Emilio Rodríguez “Solo se ven ruinas e ingenios incendiados yMendoza quien las escribió en su nombre y cuyos escombros humean días y días;dedicadas a quien fue su jefe en Cuba el ranchos, bohíos y plantaciones, todo ha sidogeneral Pedro Betancourt. Algunas de sus arrasado, y la gente, obligada avivencias se han recordado en cuanto a sus reconcentrarse en las ciudades, donde elcontactos con otros chilenos. Así también hambre hace los estragos masCarlos Dublé tuvo tiempo para escribir a sus horrorosos.”404amigos, contar lo que pasaba y meditar.Desde Cuba escribe “Querido amigo: Si Dublé ya sea en sus cartas como en sussupieras, o te imaginaras siquiera, las conversaciones con Rodríguez Mendoza,circunstancias realmente excepcionales en cuenta más detalles de sus aventuras. Elque te escribo esta carta, cuyas líneas mal miedo quedaba reflejado en los relatos al notrazadas y poco rectas no han hallado otro saberse si se iba a salir de ese infierno o sesitio en que extenderse que en los bordes de correría la suerte de tantos miles ya sea porun periódico caído por ventura a mis manos; la enfermedad o por una bala enemiga.si todo eso supieras o sospecharas, no Como a la seis de la tarde se tocaban lospodrías menos que creer que mucho me he pitos en las unidades para poder alimentarse.acordado de los míos y de ti al tomar la Los españoles también detenían lasresolución de escribirte esta carta, que acaso operaciones a la misma hora, cuenta Dublé.no llegue nunca a tu poder, que tal vez no Los asistentes a cargo de la comida llegabantenga con quien enviarla a Nueva York y que con agua y caña, yucas (papa dulce),es muy probable que no salga de mi bolsillo, malangas (planta de hojas en forma depor no tener a quién ser confiada… ¡qué vida corazón cuyos tubérculos tienen propiedadeschico! En razones de peso podría fundarme alimenticias), guaguies y nanies, lo que no espara creer que de esta aventura no escapo, y tan fácil encontrar, porque los españolesde la cual tanto tendría que contarte. ¡Que quemaban hasta las raíces que podíanvan a imaginarse por allá lo que es esta servirle de alimento a los revolucionarios. Laguerra…! Las cosas han llegado a una manigua estaba llena de animales, no erasituación tan crítica que yo ni siquiera me difícil encontrarse con caimanes y las ratas oimagino como vamos a salir de ella. jutias como se les llamaba, pasaban a ser unAnuncian que luego llegarán de España banquete.405 Este es un buen ejemplo paranuevos refuerzos y la reconcentración, ejercicios de supervivencia y tan comunes enideada y llevada a efecto por Weyler, esa lucha.empieza a dar sus frutos; todo el país está Así pasó el tiempo y la llegada de losasolado y de este afeite general no queda norteamericanos marcó el fin de losotra cosa en pié, en toda la isla, que las 404 Emilio Rodríguez Mendoza. op.cit. p, 105 -106403 405 René González Barrios, op cit. p.26 Ibidem. p.171 98
  • 98. ________________________________________________________________________________combates para los voluntarios chilenos que Del clarín escuchad el sonido,entendieron que ya era hora de partir. El ¡a las armas valientes corred!cese de las hostilidades les permitióencontrarse con la gente y así empezaron a Este himno también es conocido como lallegar a los campamentos “heraldos de la Bayamesa en un juego de palabrashermosura, de la elegancia y del amor, recordando la famosa Marsellesa. Ese fue elinterminable procesión de familias y día de los arcos de triunfo, de los himnos ymuchachas que llegaban vivándonos, de las flores para los heroicos revolucionariosarrojándonos flores y besos, que también es de Matanzas.408otra clase de flores, según dicen.”406 Así empezó el adiós a Cuba, “los españoles habían abandonado totalmente la isla.La fama de enamorados y guerreros de los Quedarse mas tiempo, era para que ciertachilenos sin lugar a dudas llegó a Cuba. cubanita nos dejara encadenados paraDublé cuenta del gusto que les daba cuando siempre en esa misma tierra que habíamosoían que las cubanitas llegaban al contribuido a libertar… Había llegado, pues,campamento preguntando por los chilenos. el momento tristísimo del ¡Adiós!”409Al verlos tan jóvenes, tan sin pelo en la Como se ha visto muchos chilenos dejaronbarba, no querían creer que eran ellos, sus vidas en esa tierra lejana. Su motivaciónporque les atribuían una serie de hazañas era que los últimos enclaves españoles en elfabulosas y de machetazos homéricos. “Que continente se terminaran y que los cubanoslindas eran. Nos quedábamos con tantos ojos especialmente pudieran ser libres como ya loabiertos mirando sus luceros más negros que eran el resto de los americanos. Catorceel café y mucho mas revolucionarios que chilenos se han registrado en esta lucha quenosotros.” Evacuaron por fin los españoles supo del valor, arrojo y decisión de ellos.los pueblos que cercaban las tropas Quizás muchos otros desembarcaron enrevolucionarias y se produjo la entrada esas hermosas playas cuyas historias algúntriunfal de las tropas a estos. Más de cinco día podrán llegar hasta nosotros.mil hombres entraban triunfalmente al son delhimno de Bayamo:407 Cuba después de su independencia. En Abril de 1898 como se ha recordado,Al combate corred bayameses, España no queriendo verse envuelta en unque la Patria os contempla orgullosa. conflicto con los Estados Unidos, ordenabaNo temáis una muerte gloriosa, la suspensión unilateral a las hostilidades.que morir por la Patria ¡es vivir! Sin embargo la guerra se declara entreEn cadenas, vivir es vivir, España y Estados Unidos la que termina conen afrenta y oprobio sumido. un armisticio en agosto del mismo año. Sucesivos gobernadores militares norteamericanos gobiernan la isla hasta406 mayo de 1902 fecha en que asume el Ibidem.p.208407 Es un himno de combate, surgido en el fragor de la lucha,escuchado en el combate y llama a defender la Patria en elcombate. El Himno de Bayamo es el Símbolo de la Nación,cuya letra y melodía fueron compuestos por Perucho (Pedro)Figueredo y cantado en su forma original el 20 de octubre de1868 al ser tomada la ciudad de Bayamo por las fuerzas 408independentistas. En http://www.cubaweb.cu/esp/cuba- E. Rodríguez Mendoza. op.cit. p.210 409himno.asp. Ibidem p.238 99
  • 99. ________________________________________________________________________________ En 1940 Batista fue elegido como presidente. En 1944 el candidato elegido por Batista para reemplazarlo es derrotado y Batista sale de Cuba hacia el exilio. Durante los cuatro años siguientes hay una creciente anarquía en la isla. En 1948 asume un nuevo presidente. Batista quien había conducido una campaña Fulgencio Batista. electoral desde la Florida, era elegido al Senado de Cuba. En marzo de 1952 Batistaprimer presidente cubano Tomás Estrada intentaba de nuevo ascender a laPalma, manteniéndose la Enmienda Platt con presidencia, sin embargo, sabiendo que lala cual se limitaban los derechos de Cuba a oportunidad de ser electo era mínima, dabaconducir su política exterior y autorizaba a otro golpe de estado.los Estados Unidos a intervenir militarmentesi fuere necesario, para garantizar un Inmediatamente suspendió las garantíasgobierno adecuado para la protección de la constitucionales y las elecciones también.vida humana, propiedades y libertades Varios días después la administración delindividuales. En julio de 1903 se firmaba un Presidente Truman reconocía a Batista comotratado que permitía a Estados Unidos gobernante y comenzaba a enviar ayudainstalar una base militar en Guantánamo, económica y militar. La oposición al gobiernovigente hasta hoy. Entre 1906 y 1917, Cuba crecía cada vez mas; los gruposelegía tres presidentes y durante este mismo revolucionarios eran múltiples y todosperiodo en tres ocasiones, el gobierno querían la deposición de Batista. El 26 denorteamericano, bajo las provisiones de la julio de 1953 Fidel Castro, su hermano Raúl yEnmienda Platt, enviaba fuerzas militares un grupo de revolucionarios atacaban elpara tranquilizar la situación. Más adelante cuartel Moncada. Setenta perecían en eseentre 1921 y 1932 Cuba nuevamente elegía atentado; Fidel y Raúl fueron arrestados. Endos nuevos presidentes. Durante esos trece 1955 Batista liberaba a Fidel Castro y a losaños las insurrecciones continuaban bajo el revolucionarios quienes salían exiliados aliderazgo de grupos que deseaban eliminar México donde comenzaban a planear lala corrupción en el gobierno y limitar la derrota de Batista. El 2 de diciembre de 1956influencia norteamericana. En 1933 al borde Fidel Castro, su hermano Raúl, Ernesto Chede una revolución, el Presidente Gerardo Guevara y 79 revolucionariosMachado encarando la posibilidad de una desembarcaban en Oriente a bordo delhuelga general y la perdida del apoyo militar, crucero Granma. De los invasores, solo docerenunciaba a la presidencia. En septiembre sobrevivieron al desembarco y la batallade ese año sobrevenía la revolución de los ocasionada por este. Castro y su gruposargentos al mando de Fulgencio Batista la establecieron su base de operaciones en lacual tras un golpe de estado deponía al Sierra Maestra. La administración dePresidente y una junta militar compuesta de Eisenhower bajo incesante presión interna encinco oficiales asumía el control. Luego en los Estados Unidos, declaraba un embargoMayo de 1934 con el ahora coronel Batista unilateral contra el gobierno de Batista.hombre fuerte en Cuba, se firmaba el Tratado El 1º enero de 1959 el general Batista yde Relaciones con los Estados Unidos, que varios de sus más íntimos colaboradoreseliminaba finalmente la Enmienda Platt, huían de La Habana con rumbo a laaunque seguía otorgando a los Estados República Dominicana. Al día siguiente lasUnidos el uso de la Base de Guantánamo. fuerzas rebeldes instalaban a Manuel Urrutia 100
  • 100. ________________________________________________________________________________como Presidente y a José Miro Cardona Coquimbo ingresando en 1941 a la Escuelacomo Primer Ministro. El 8 de enero de 1959 de Grumetes de la Armada en la islaFidel Castro marchaba desde las provincias Quiriquina. Obtuvo una beca para continuarorientales hacia La Habana. El nuevo sus estudios como oficial la que nunca segobierno cubano reponía entonces la hizo efectiva. Abandonó la armada muyConstitución de 1940, suspendida por frustrado e ingresó a la Línea Aérea NacionalBatista. Castro al poco andar nacionalizaba como radiotelegrafista de tierra. Durante sula Cuban Telephone Company, afiliada con estadía en Lan efectuó un curso de vuelo enITT. Esta era la primera de muchas que el Club Aéreo de Chile recibiéndose comoseguirían después. Mas adelante se piloto el 12 de agosto de 1950 y comoadoptaba la Ley de Reforma Agraria, la cual radionavegante en los vuelos regulares deimponía límites en la cantidad de terreno que LAN. Postuló a piloto en su compañía sinun ciudadano privado podía poseer. En julio éxito por lo que se dedicó a efectuar vuelosde 1959 el presidente Urrutia renunciaba a para compañías privadas. Su afán desu cargo y Osvaldo Dorticos Torrado se aventuras y la necesidad que tenía la Fuerzaconvertía en el Presidente de Cuba. En enero Aérea Revolucionaria de Cuba (FAR) dede 1961 John F. Kennedy asumía la instructores de vuelo lo hicieron decidirse apresidencia de los Estados Unidos y el 17 de enrolarse en ella en 1959.411abril se producía la invasión de Bahía deCochinos con más de 1200 cubanos Al llegar a Cuba tomó contacto con otrosdesembarcando en esa pantanosa área al chilenos que también consiguieron enrolarsesur de la isla. Después de 72 horas de una como instructores de aire y tierra en la FAR,desigual batalla, las fuerzas de exiliados se los que por su número eran conocidos comorendían al ver que la ayuda prometida por los una suerte de Misión Chilena no oficial en lanorteamericanos no llegaba. Esta batalla isla. Lagas se mantuvo independiente de eseterminó con 80 exilados muertos y más de grupo y así se lo hizo saber a Fidel Castro.1,122 capturados.410 Se incorporó así a la FAR en abril de 1959 volando distintos aviones como el C–47,Otro chileno en la defensa de Cuba. hasta abordar por primera vez el bombarderoEs justamente en la invasión de Bahía B–26. Una de las misiones que cumplió fueCochinos el 17 de abril de 1961 que otro un viaje a Chile en un DC–4 en agosto dechileno inscribía su nombre en la historia 1959, acompañado entre otros por el excubana. Se trata de Jacques Lagas Navarro capitán de la Fuerza Aérea chilena Andrésconocido como el héroe de playa Girón. Andrade y el piloto Gerardo Pegneguy y unaLagas nació en Iquique el 14 de enero de veintena de periodistas. La idea era tomar1925, siendo hijo de inmigrantes holandeses. contacto con la democracia mas avanzadaVivió su juventud en el pequeño pueblo de América y establecer relaciones a nivelminero de Andacollo donde hizo de periodístico. La avanzada no fue autorizada adespachador de una tienda de abarrotes permanecer en Chile pero recibieron la visitallamada “El pobre diablo”; luego trabajó en del Cónsul cubano, del canciller chileno Raúllas minas de Rosario en la misma localidad. Roa y el político socialista Salvador Allende.Estudió en el Instituto comercial de Así Lagas inició su entrega total a la causa410 Tulio Halperin Donghi, Historia Contemporánea de 411América Latina, Editorial Alianza Madrid.1995 pp.433-437 Iván Siminic Ossio, Semblanza de Jacques Lagas, pilotoy pp.527-533 y cronología histórica en chileno héroe de Plata Girón, Boletín 4 del museo Nacionalwww.qbanrum.tripod.com/cuba Aereonautico y del Espacio. Santiago Julio 2005 p.4 101
  • 101. ________________________________________________________________________________de la revolución incluso entregando parte de revoluciones por minuto en lossu sueldo para servirla.412 motores…Velocidad 260 millas por hora…” al probar las ametralladoras agrega “la cabinaEl abril de 1961 se producía la invasión de se llena de un humo acre y picante queBahía Cochinos donde a Lagas le penetra en los pulmones y hace lagrimearcorresponde una gran actuación. La mis ojos: es la pólvora.”operación que contaba con el apoyo La misión del chileno era atacar y hundir losencubierto de los norteamericanos, incluía barcos que se encontraban en la Bahíamedios desplegados en Miami, Guatemala, Cochinos y Playa Girón, sin bombas niNicaragua, Puerto Rico y el Caribe. Además rockets. Desde el aire se divisaban trecehabía disponible un grupo de batalla de la buques. Su B–26 era el único operativo en lamarina estadounidense. En los hechos, de un base de San Antonio de los Baños; “lastotal disponible de a lo menos 17 trazadoras de las ametralladoras del barco ybombarderos B–26 mercenarios. El 15 de las mías se encuentran en el espacio. Sigoabril, una escuadrilla de ocho de ellos con el dedo apretado como garra sobre eldivididos en las secciones Puma, Gorilla y gatillo, entusiasmado al ver mi puntería deLinda operando desde Guatemala y novato, transformado de improviso enNicaragua desencadenaron ataques sobre veterano de guerra, cuyas balas caían delos principales aeródromos militares de Cuba. lleno en ese barco inmóvil cual ballenaDos días después unos 1500 hombres moribunda. Violentamente tiro el bastón ydesembarcaron en Playa Girón y sectores paso rozando los mástiles del barco.” Así seadyacentes en el sur oeste de la isla, con la suceden los objetivos para Lagas.intención de consolidar una posición yesperar una supuesta invasión Lanchas de desembarco, aviones enemigosnorteamericana. La flota de superficie y las presas más preciadas: los buques decontaba con dos destructores, el apoyo de un guerra. Los combates se suceden día a díaportaaviones y un buque de asalto anfibio. Se buscando detener al enemigo que avanzabaagregaban a la expedición algunos antiguos hacia San Blas, algo al interior de Playatanques Sherman, camiones armados con Girón. Los aviones que volaba ahora ibanametralladoras, morteros y dieciocho cargados de bombas de 500 librascañones de distintos calibres, los que no destinadas a detener el avance de losfueron suficientes para romper la resistencia invasores. El día 20 cesó la resistencia yde las milicias Nacionales Revolucionarias ni Lagas voló en su última misión dede los elementos de la FAR.413 combate.414Lagas participó en el combate oponiéndose a A término de estas acciones el chileno juntola invasión en un B–26 matrícula 937. El a seis pilotos cubanos y un nicaragüenseavión no tenía torretas traseras ni artillero fueron proclamados “héroes de la revolución”que protegiera la espalda. “Montado en mi recibiendo la condecoración “Orden deviejo cachalote, solo, rumbo a la muerte. Mi Girón”. Lagas se desilusionó de la revoluciónmente saltaba ágilmente de un pensamiento que según él fue muriendo en sus ideales,a otro,” recuerda el piloto. “A lo lejos diviso para alinearse con Moscú. La depresión hizoBahía Cochinos, pongo los estanques presa del chileno que quiso suicidarse dosprincipales de gasolina; mezclas ricas, 2400 414 Lagas escribió sus memorias tituladas “Memorias de un412 Ibidem p.8 Capitán Rebelde” en las que relata sus aventuras que recoge413 Siminic, op. cit. p.10 Siminic en su semblanza de Lagas. Op.cit. p.6 102
  • 102. ________________________________________________________________________________veces. Se casó con una cubana, volvió aChile pero al poco tiempo regresó a la isla aluchar por sus ideales. Se incorporó a laCubana de Aviación como piloto y se alejócada vez más del proceso liderado por FidelCastro, muy desilusionado. Estuvo preso yfinalmente pudo regresar a Chile con sufamilia en 1962. Siguió volando encompañías de segundo orden hasta falleceren un trágico accidente aéreo en la pista delos Cerrillos al iniciar un vuelo hacia La Pazel 24 de mayo de 1971.415Reflexiones.Después de verificar la presencia de chilenosen diferentes momentos de la historia deCuba, luchando ya sea por ideales deindependencia o revolucionarios, nace lapregunta sobre que fuerza arrastró a estoshombres a arriesgar sus vidas. Lasrespuestas pueden ser muchas: el afán deaventuras, un espíritu mercenario, la luchapor ideales de libertad o la suscripción aideales revolucionarios. El grupo de chilenosque se ha analizado pudo haber tenidoalgunas de estas motivaciones. Lointeresante es que dejaron un recuerdo y queen sus mentes algo había de un sentimientode hermandad latinoamericana. Su acciónhizo mas conocido a Chile en esa hermosaIsla con esa gente amistosa, alegre y amantede la vida. La imagen del chileno guerrero,aventurero y enamorado quedó allí, comotambién lo había hecho en otros rincones delmundo.415 Siminic.op.cit. p.16 103
  • 103. ________________________________________________________________________________ LÁZARO NICOLÁS CARNOT. GDB. Raúl Contreras Fischer. LÁZARO CARNOT. Raúl Contreras Fischer egresó (Noray 13 mayo 1753 - Magdebourg 2 agosto de la Escuela Militar con el 1823). grado de Alférez del arma de Infantería en 1939. Fue un ciudadano ejemplar, un destacado científico y notable estratega militar. El Posteriormente realizó sus destino de Francia le debe más de lo que se estudios de ingeniería, egresando como Ingeniero le reconoce. Politécnico Militar en 1952. Mandó el regimiento Napoleón tuvo una gran admiración por ese “Caupolicán” en Valdivia entre gran soldado e ingeniero militar. los años 1965 y 1966, ascendiendo a General de Carnot, nacido para el oficio de las armas, Brigada en 1969, era un excelente matemático, y además muy desempeñándose durante 4 años bien dotado para las letras y las ciencias como Director de la Academia naturales. Cursó estudios militares y se Politécnica Militar. graduó de oficial en el Arma de Ingenieros. Fue presidente de la Comisión de Energía Nuclear y presidente El Mariscal Vauban (1633-1707), el más de CONICYT; gerente general destacado ingeniero militar en el reinado de de la División “El Teniente” de Luís XIV, fue el paradigma de su vocación y Codelco; representante en con devoción emuló las ejemplares virtudes Londres de Codelco – Chile, y militares y ciudadanas que habían distinguido Representante del Gobierno de a Vauban, y que le merecieron en su tiempo Chile ante el Comité el reconocimiento de sus conciudadanos y en Intergubernamental de Países especial del Rey. Exportadores de cobre, con sede Carnot, en 1784 siendo capitán fue en París. incorporado a la Academia Literaria de Arras, no por sus estudios en el arte de la guerra sino… por sus obras poéticas. 104
  • 104. ________________________________________________________________________________ Éste, en esos días tumultuosos, ya era un militar de prestigio, que había pasado una corta permanencia en la Bastilla debido a un juicio político, y que electo diputado a la Asamblea Constituyente se preocupó primariamente de los temas de educación de la población. Alumno destacado del eminente matemático Gaspard Monge (1746-1818) en la Academia Militar de Méziéres, se incorporó tempranamente al movimiento intelectual de avanzada social y científica que venía germinando en Francia desde el reinado delLa Francia Revolucionaria. Rey Sol.Cuando la Revolución Francesa enfrentaba En esa ilustrada vanguardia militaban losel doble embate de una guerra civil y la seguidores de Colbert (1619-1683) que fueraamenaza de una potente coalición de el gran ministro de finanzas de Luis XIV; losejércitos extranjeros, el Comité de Salvación miembros de la Real Academia de CienciasPública que gobernaba la Nación y al cual agrupados alrededor de Huygens y Leibniz;pertenecía Carnot en calidad de Miembro el Partido Americano liderado por BenjamínElecto a la Convención Nacional, le Franklin y Tomas Paine, y la Ordenencomendó el mando y la dirección técnica y Educadora de los Oratorianos que contribuyólogística de los asuntos militares de la a la formación de los grandes científicos delFrancia amenazada. Siglo XVIII, como lo era Gaspard Monge que en ese entonces lideraba el pensamientoEn esos días caóticos, la Francia científico de Francia.revolucionaria vivía circunstancias de hondasconvulsiones políticas y militares. Cercada Gaspard Monge, eminente matemático ypor los ejércitos de la Primera Coalición creador de la "Geometría Descriptiva", fue(Austria y Prusia) que avanzan victoriosos en profesor de Matemáticas y Física de latodos los frentes y presa del Régimen del Escuela Militar de Méziéres, y cofundador deTerror que imperaba en todo el territorio la Escuela Politécnica junto con Carnot,nacional, el desaliento invadía toda la donde germinó la más avanzada ciencia ypoblación que abatida y temerosa, pensaba tecnología militar de la época.que la derrota y el consecuente Pero la preclara iniciativa de Monge y sudesmembramiento de la Nación era alumno Carnot, que potenciaban el desarrollomilitarmente inevitable. científico–técnico militar y del país, tuvo importantes detractores enEn esa extrema situación, los jefes de la Inglaterra e incluso en Francia entre algunosRevolución encontraron al justo líder militar, políticos e intelectuales, que perseguíanpara que asumiera la suprema desalentar el desarrollo científico yresponsabilidad de la defensa de la Patria en tecnológico de Francia y de esa maneratan aciagas horas. Ese soldado aguerrido y debilitar su potencialidad como nación-patriota fue el general Lázaro Carnot. 105
  • 105. ________________________________________________________________________________estado. Muchos políticos sostenían que "La Lindet como sus ayudantes en las tareas deRepública no necesitaba científicos." administración militar de los transportes, vestuario y alimentos.Para Carnot, arte, ciencia, política yestrategia militar eran una sola, porque el Para acometer esta magna y urgente tarea,conocimiento no solo debía usarse en la Carnot creó la Oficina Militar que representapreparación y conducción de la guerra, sino el primer Estado Mayor que se conoció encomo el medio más eficaz de elevar los Europa y desde el cual llegó a dirigir losniveles de cultura y civilización de los catorce ejércitos en campaña que sepueblos. opusieron a las fuerzas invasoras, y desde donde organizó y movilizó toda la logística de¡La Patria en peligro! Decreta y proclama guerra e impuso el reclutamiento forzoso dedramáticamente la Asamblea ante la crítica todos los ciudadanos, lo que va a dar origensituación que vive la Nación en 1792. al concepto de "NACIÓN EN ARMAS".Francia declara la guerra a la coalición de El general Franz Halder Jefe del EstadoAustria y Prusia, y el 10 de agosto el pueblo Mayor del Ejército Alemán en la II Guerraazuzado políticamente asalta Las Tullerias en Mundial, y uno de los estrategas de mayorun intento subversivo de derrocar la prestigio escribió en sus Memorias:monarquía aún vigente aunque moribunda.La situación político-militar es caótica, con "Es sabido que no siempre hubo un Estadoperdidas militares en todos los frentes y Mayor; constituye más bien una novedadmasacres en París que se suceden a diario. originada con la Revolución Francesa. La oficina del general Carnot en París fue suEn septiembre Carnot viaja a los Pirineos cuna."para organizar la defensa frente a un posibleataque de España. A su regreso redacta un Desde su improvisada oficina, Lázaro Carnot,informe sosteniendo que sin instrucción de reorganizó a fondo toda la política militar delos soldados y una economía de guerra, no Francia y puso a la cabeza de las unidadeses posible la victoria. militares a jóvenes jefes que se destacaban por su liderazgo y espíritu innovador paraEsta patética apreciación de la situación adaptarse a los nuevos métodos de maniobradecide la movilización económica y militar de y al nuevo espíritu de combate, algunos detodos los recursos de la Nación bajo una sola ellos expertos veteranos de la expedición conresponsabilidad. que Francia colaboró militarmente en la guerra de la Independencia de NorteEn tan graves circunstancias y evidencias el América.Comité de Salvación Pública le pidió aldiputado A. Prieur de la Cöte-DOr que se Su prestigio militar y de ciudadano, suhiciera cargo de la conducción militar. El capacidad analítica y sus dotes de mando, lediputado Prieur respondió: "Aquí en la permitieron en un corto período revertir laConvención hay un solo hombre capaz para muy adversa situación militar de su Patria,esta magna tarea; el es Carnot. No soy el pasando del desaliento, la ineficiencia y lamás calificado, pero deseo ser su ayudante." renuencia a la innovación, a un nuevo espíritu militar de eficiencia y mística basadoNombrado Carnot por aclamación, se en:designó en el acto al mismo A. Prieur y R. 106
  • 106. ________________________________________________________________________________1. La devoción al objetivo nacional de soberanía su obediencia a la Revolución, y expresó y seguridad y el consiguiente espíritu de enérgicamente su pensamiento en la combate, para lograrlo. Convención sosteniendo que:2. La movilización y organización logística de todos los medios. "Un soldado sólo tiene que obedecer, cuando3. El aprovechamiento científico-técnico de las se le ordena en nombre de la ley, y con la potencialidades nacionales, al máximo. fuerza de la ley."4. La eficiente dirección de la guerra. Su concepción político–estratégica se Desde ese día, tanto políticos como militares, resume en: entendieron claramente quien mandaba en los Ejércitos de la República.1. Una defensa férrea en todas las fronteras, excepto en el Norte donde debe actuarse La Nación en Armas de Carnot. ofensivamente para lesionar los intereses de Inglaterra que después de la ejecución del Con el propósito decidido de levantar todas Rey Luis XVI había organizado una nueva las potencialidades de la Nación para coalición con el apoyo de varios países mantener la integridad de las fronteras y aun europeos. pasar a la ofensiva, Carnot con el peso de su2. Obtener la neutralidad de Prusia, y romper autoridad y prestigio, le propuso al Comité de las comunicaciones entre Austria e Inglaterra, Salvación Publica una medida extrema y para concentrar todo el esfuerzo de ataque totalmente innovadora en las políticas de sobre las posesiones inglesas en Europa, guerra de las naciones europeas; el con la intención ulterior de una invasión a Reclutamiento Obligatorio Masivo (la levée Inglaterra. en masse) para todo ciudadano francés de3. Todos los mandos y soldados, debían estar acuerdo con las siguientes normas compenetrados anímicamente que se trataba generales: de una guerra nacional total; de aniquilamiento. La consigna era: "No basta la 1. Todos los hombres solteros, entre 18 y 25 retirada del enemigo; debe ser destruido." años de edad quedaban en situación de ser Carnot, entiende que para el logro de sus llamados "a las armas" de inmediato. objetivos, precisa afianzar su autoridad de 2. Todos los hombres casados y los de mando; era necesario corregir mediana edad, quedaban disponibles para la procedimientos y conductas que dañaban la fabricación de armas y municiones. conducción militar. La nefasta intromisión de 3. Todas las mujeres quedaban disponibles la política en el ejército, a través de los para contribuir en la fabricación de uniformes, "comisarios políticos" que acompañaban a tiendas de campaña y la atención de los las tropas en campaña, había producido heridos. favoritismos, negligencia en el servicio, 4. A los ancianos y los desvalidos, quedaba tibieza en el cumplimiento de los deberes confiada la seguridad y el orden publico militares y actitudes atrabiliarias que interior. perjudicaban las más de las veces a 5. Los niños debían colaborar, al cuidado de oficiales competentes no comprometidos sus padres y mayores, y en la confección de políticamente. vendajes de campaña. 6. Todos los edificios públicos quedan Carnot, abordó decididamente en la disponibles como centros de reclutamiento y Convención este problema que lo entrenamiento. Todas las residencias, preocupaba; cual era la relación del militar y castillos, caballos y carruajes, quedan a 107
  • 107. ________________________________________________________________________________disposición de las autoridades nacionales La Movilización Nacional.para este esfuerzo de guerra.Esta movilización debía de hacerse efectiva Para esta magna tarea, Carnot organizó todade inmediato, y debía ser acompañada de la logística nacional de defensa, necesaria yuna inmediata contraofensiva en especial en vital para: armar, alimentar, vestir, y pagar ael frente Norte, para recuperar la iniciativa en los famosos "Catorce Ejércitos de lalas operaciones y levantar la moral de las República."propias tropas. El prestigio político–militar e intelectualLamartine, el gran escritor francés, anotó en de Carnot, entusiasmó y facilitó lasu famosa Historia de los Girondinos: colaboración de importantes personajes de los estratos políticos, científicos y técnicos."Hasta ahora, era la guerra un arte, y las Enroló en el ejército a las mejorescampañas habían sido evoluciones mentes científicas y matemáticas de laingeniosas, en las que la habilidad de los época, sus colegas del Instituto de Francia:generales se desarrollaba en movimientos Fourcroy, Monge, Berthollet, Guy deestratégicos y en la conquista de algunas Morveau, entre otros. Además, con patrióticoplazas. Carnot hizo de la guerra un oficio. Él fervor se sumaron a esta empresadesdeñó las tácticas infantiles y las personas ilustres como:transformó en una táctica superior; guiar alas fronteras a un pueblo armado, avanzar – Prieur de la Côte Dor, el creador delfranca y rápidamente, no hacer caso de famoso "Sistema de Pesas y Medidas", ypequeños descalabros y de la pérdida de cofundador de la Escuela Politécnica juntoalgunas ciudades ante la consecución de un con Monge y Carnot.gran resultado, y comunicar a los ejércitos ygenerales el entusiasmo por la disciplina, – Gaspard Monge, el eminente matemáticodándoles la victoria como consigna. Este fue muy importante en el desarrollo industrialsistema fortalecía a los batallones y de maquinarias para la fabricación deconfundía al enemigo. Así creó la guerra material de artillería; así todos los cañonesmoderna, la guerra popular." tuvieron intercambio de piezas, como ya lo había planificado el ingeniero militar generalDe este modo, con un liderazgo militar y Gribeauval. También de gran valor industrial,político basado en el ejemplo, la decisión y la fue el manual que escribió Monge sobre elmotivación patriótica, Carnot consiguió "Arte de la fabricación de cañones" que sirviódevolver nuevamente al ejército, lo que como guía para los 258 talleres de forja quedesde Luis XVI había dejado de poseer, la sólo en París producían 1.000 cañones alconfianza en el mando. día. Títulos Y Honores. – Juan Antonio Chaptal y Claudio Bertholet, prestigiosos químicos y expertos en salitre, Caballero de la Orden de San asumieron la responsabilidad de fabricar la Luis. pólvora para las municiones. La fábrica de Gran Oficial de la Legión de pólvora funcionaba en Grenelle cerca de Honor. París, y llegó a producir 30.000 libras diarias. Condecorado con la Orden de Lis. Conde del Imperio y Par de – Otros importantes técnicos y científicos Francia. fueron: el fundidor de cañones Antonio 108
  • 108. ________________________________________________________________________________Fourcroy; el metalurgista Claudio Pariré; elmatemático y fabricante de armas cortas De esta manera Lázaro Carnot,Alejandro Vandermonde y muchos otros aprovechando la superioridad técnica de suingenieros y técnicos largo de enumerar, que artillería, la mayor movilidad de sus tropas ycontribuyeron a la creación de fabricas y un nuevo espíritu militar, obtuvo victorias conusinas para la elaboración de pólvora, fusiles, inferioridad numérica y tropas con pocomosquetes, y cañones en París y entrenamiento.alrededores. En los primeros meses de conscripción, bajo– Notable fue la innovación tecnológica que el decreto de Movilización Nacional, lasllevaron adelante Carnot y los hermanos tropas carecían de uniformes, su armamentoMontgolfier, creando la aerostación militar era escaso y disímil y su instrucción militarcon globos de reconocimiento al servicio de muy precaria. Sólo tenían entusiasmo,las operaciones militares, que hicieron su mística y fe en el triunfo.debut en la batalla de Fleurus, causando lasorpresa técnica y el asombro de los ejércitos “LA GUERRA SERVIDA POR LA CIENCIA, HIZOenemigos. ADELANTAR LAS CIENCIAS.”– No menos importante fue la organizacióndel primer servicio de telegrafía militar acargo del físico Claudio Chasse enrolado con Para suplir el pobre equipamiento hubogrado militar en el Ejército del Norte. Ese mucha iniciativa, mucho coraje paraservicio de telecomunicaciones debutó transformar toda debilidad en fortaleza. Latambién en la batalla de Fleurus, anunciando liviandad del equipo le dio a las fuerzasla victoria. francesas velocidad y movilidad en los desplazamientos, a la par que susPara el financiamiento de todo este esfuerzo adversarios muy bien equipadosy gasto de guerra, Carnot organizó todo el militarmente, cargaban con un pesadosistema de requisiciones en la Nación y servicio de bagajes y largas líneas deobtuvo fondos adicionales convirtiendo en abastecimiento, que les restaban flexibilidad"Tesoro de Guerra" los bienes confiscados a en sus movimientos tácticos.los emigrados y al clero cuyas numerosaspropiedades habían sido requisadas. Un regimiento de infantería prusiana de 2.200 hombres requería de servicios deDirección de las Operaciones. alrededor de 2.400 personas, y una unidad de caballería de 900 jinetes debía serAlgunas de sus notables innovaciones en la atendida en sus servicios por 1.100 noconducción de las operaciones militares, fue combatientes. Se trataba de un inmensola organización de una masa de artillería de "peso muerto" para llevarlo a los campos degran movilidad, que le permitía atacar al batalla y con mucho mas dificultad a territorioadversario en su frente y simultáneamente extranjero.golpearlo en los flancos. Ya el general Carnot aprovechó estas ventajasGribeauval (1715-1789) preclaro ingeniero ocasionales; apreció que la única forma demilitar había reformado toda la artillería de enfrentar a un enemigo mejor entrenado ycampaña dándole al ejército francés una más experimentado era innovando en lasclara superioridad de fuego frente a sus tácticas de combate, valiéndose de unatradicionales enemigos europeos. logística más liviana y de circunstancias. Las 109
  • 109. ________________________________________________________________________________tropas francesas debían estar siempre en de Europa; primero bajo la conducción delánimo ofensivo, y transformar todas las aguerrido general Lázaro Carnot, y luegodebilidades y carencias, en fortalezas. siguiendo el sable victorioso de Arcóla.A los bisoños soldados, que se quejaban de La victoria cantando la Marsellesa.estar mal alimentados y equipados lesrespondía: Después de dos años de guerra los Ejércitos de la República, de victoria en victoria,"Aprended que por una larga serie de recuperaron y consolidaron las fronterasprivaciones y sufrimientos se gana el honor naturales de Francia.de combatir y de morir por la Patria." Nada fue fácil, para estas tropas bisoñas queLo que en 1793 parecía una inminente estaban escribiendo la portada de lo quederrota para Francia, Carnot fue capaz de sería más tarde la Epopeya Napoleónica. Losrevertirla en pocos meses de ese año duros reveses iniciales, de Nerwinden adecisivo. Su gran mérito cívico, fue haber Francfort, templaron las armas y la fe detransformado el desaliento nacional y el estos soldados que estoicamente cargaban atemor, en una cruzada nacional la bayoneta cantando La Marsellesa.amalgamando todas las energías vitales dela nación en patriótico espíritu revolucionario. Historial Político – Militar.Sus dotes poéticas lo llevaron a expresar esa Organizador de los Ejércitos de la"mística nacional" en un poema patriótico Primera República.llamado "Oda al Entusiasmo," donde se Creador del Primer Estado Mayorexalta en bellos versos, el amor a la "virtud del Ejército francés.pública", pilar indispensable para la salvación Cofundador del Instituto dede Francia. Francia y la Escuela Politécnica. Diputado a la Asamblea Constituyente. Autor de Obras como: Miembro Electo a la Convención Nacional. “Geometrie de Position.” Formó parte del Directorio el año “De la defense de places fortes.” de 1797. “Estudio Económico de un Sistema Ministro de Guerra durante el Impositivo de Mayor Equidad Social Consulado (1800 – 1801) y Eficiencia.” Ministro del Interior en el año 1815, durante los 100 días.Para Carnot lo esencial era la salvación desu Patria. La victoria del general Jourdan en WattigniesOtro Ingeniero Militar, el capitán Claude el 16 de Octubre de 1793, permitió rechazarRouget de LIsle, en esos mismos días a los austríacos hacia los Países Bajos. Enplasma en los vibrantes acordes y versos de esa batalla, Carnot participó fusil en mano,"La Marsellesa," esa misma mística nacional dinamizando la carga con su ejemplo yque inflama todo el ardor cívico y combativo coraje.del pueblo francés y sus ejércitos, que a sussones se bate victorioso en todos los frentes 110
  • 110. ________________________________________________________________________________El general Hoche, tras una serie de triunfos "CARNOT FORJA LA ESPADA, QUE UNen Alsacia, expulsó a las tropas imperiales el DÍA SERÁ LA DE NAPOLEÓN".26 de diciembre de 1793 con el triunfo deWissembourg.Jourdan retomando la ofensiva en la fronteradel Norte obtuvo el 26 de junio de 1794 lavictoria de Fleurus, la más hermosa batallaque conocieron los Ejércitos de la República.Quince días después entraron en Bruselas,iniciando una ofensiva de conquistasterritoriales que permitió a Francia pactar lapaz en favorables condiciones.La Europa atónita y medrosa, veía a losejércitos de Francia amenazar las fronterasde España y de Italia, penetrar en Holanda,reconquistar la orilla izquierda del Rhin e izarla bandera tricolor sobre la catedral deColonia; forzar a España y Prusia aabandonar la coalición, pasar el Rhin conJourdan, luego con Moche amenazar dosveces el Danubio y franquear los Alpes conNapoleón, y tras dieciocho meses decombates memorables forzar a Austria acapitular y restablecer así una breve paz.Los Voluntarios de la Libertad salvaron laRevolución del oprobio y restablecieron ladignidad nacional de la República, que sepuso a la vanguardia de la historiacontemporánea de Europa, bajo la genial ypatriótica conducción del "Organizador de laVictoria", general Ingeniero Militar LázaroCarnot.Le correspondería al joven generalNapoleón Bonaparte con su genio político–militar, llevar el espíritu libertario de laRevolución a todos los confines de Europa,abriendo una nueva era en la historia de lasnaciones.Con ilustrado y preclaro juicio histórico,André Maurois, historiador y Premio Nobel deLiteratura, plasmó en una frase el genioorganizador de Carnot con la epopeyaNapoleónica. 111
  • 111. ________________________________________________________________________________Bibliografía.1. Malet,Albert. “LÉpoque Contemporaine.”2. Bor, Peter. “El Estado Mayor Alemán visto por Halder.”3. Madelin, Luis. “Hombres de la Revolución Francesa.”4. Michelet, Jules. “Historia de Francia.”5. De Lamartine, Alfonso. “Historia de los Girondinos.”6. Maurois, André. “Historia de Francia.” 112
  • 112. ________________________________________________________________________________Fotografías del Recuerdo.Para la siguiente sección se ha consideradoun testimonio para la discusión de losestudiosos. En efecto, en la fotografíaelegida, donada a esta Academia por EnriqueRobles Diez, y que también se expone en elMuseo Militar, aparecen los oficiales delregimiento “Esmeralda”, 7º de línea, despuésde la batalla de Tacna.Sin embargo en ella hay algunas cosas quellaman la atención. Curiosamente no están elsubteniente Juan J. Rodríguez de la 4ªcompañía del 2º batallón y el subtenienteGonzalo Fabres de la 1ª compañía del 2ºbatallón, quienes según las listas de revistade comisario eran integrantes de dichoregimiento y estaban presentes durante labatalla; y por el contrario, figuran el tenientecoronel Adolfo Silva Vergara, el capitánPatricio Larraín Alcalde, el capitán FidelUrrutia, el teniente ayudante SeveroAmengual, el teniente Manuel Aguirre Peña yLillo y el subteniente Santiago Peña y Lillo,todos pertenecientes a la Plana Mayor de laIª División, según los documentos oficialesque dan cuenta de los participantes en esabatalla, pero no consta en las revistas decomisario que hayan, participado en esabatalla como integrantes del “Esmeralda.”Finalmente, el subteniente Julio Mourguesfigura en la fotografía, pero según las listasde revista de comisario dicho oficialcombatió en la batalla de Chorrillos y no enTacna.El debate queda abierto a la discusión. 113
  • 113. ________________________________________________________________________________ Relación de quienes aparecen en la fotografía. 1. Coronel jefe de la 1ª División, 34. Subteniente Joaquín Contreras. Santiago Amengual. Subteniente José Ramón Carmona 2. Mayor ayudante Saturnino Estivill. Retamales. 35. Subteniente Germán Balbontín. 3. Teniente Coronel Adolfo Holley. 36. Cirujano 2º Emeterio Letelier. 4. Capitán Fortunato Rivera. 37. Teniente Vicente Calvo. 5. Capitán Patricio Larraín Alcalde. 38. Cirjunao 1º Clodomiro González. 6. Capitán Fidel Urrutia. 39. Subteniente Desiderio Ilabaca. 7. Mayor ayudante Federico Maturana. 40. Subteniente Mateo Bravo Rivero. 8. Teniente Coronel Adolfo Silva 41. Subteniente Tulio Padilla. Vergara. 42. Subteniente Miguel Bravo. 9. Sargento Mayor Enrique Coke. 43. Subteniente Julio Mourgues. 10. Capitán Juan Rafael Ovalle. 44. Subteniente Alberto del Solar. 11. Capitán Joaquín Pinto Concha. 45. Subteniente Pedro Carreño. 12. Capitán Juan Aguirre. 46. Subteniente Lorenzo Camino. 13. Capitán Elías Casas Cordero. 47. Subteniente Juan de Dios Santiago. 14. Teniente Manuel Aguirre Peña y 48. Subteniente Arturo Echeverría. Lillo. 49. Subteniente Luis Ureta. 15. Teniente José Antonio Echeverría. 50. Corresponsal Eduardo Hetapel. 16. Teniente Adolfo Arredondo. 17. Teniente Jacinto Holley. 18. Teniente Martiniano Santa María. 19. Teniente Arístides Pinto Concha. 20. Teniente Eduardo Lecaros. 21. Teniente ayudante (plana mayor) Severo Amengual. 22. Capitán José María Pinto Cruz. 23. Capitán Elias Naranjo. 24. Capitán Florencio Baeza. 25. Capitán Félix Sanfuentes. 26. Subteniente Ignacio Carrera Pinto. 27. Subteniente Alberto Retamales. 28. Subteniente Juan Manuel Orrego. 29. Subteniente Juan Amador Balbontín. 30. Subteniente Juan Valaze. 31. Subteniente (ayudante de la Plana Mayor) Santiago Peña y Lillo. 32. Subteniente abanderado Ruperto Montero. 33. Subteniente Miguel Ureta. 114
  • 114. ________________________________________________________________________________ Fotografía de los oficiales del Regimiento “Esmeralda” 7º de Línea, después de la batalla de Tacna. 115