EDITORIAL   Al cumplir 20 Años de Vida      Sin que el torbellino de acontecimientos recientes perturbe nuestras mentes,vo...
Terminó esta ceremonia inaugural, con la Clase Magistral que el Decano de la Facultad de Historia de la U. de Chile, Profe...
Discurso del Sr. Comandante en Jefe del Ejército y PresidenteHonorario de la Academia de Historia Militar con motivo de   ...
Chile y su Ejército. De este modo, buscamos pro-       pia vocación, y considerando las circunstancias   yectar la fuerza ...
Lugar del nacimientode BernardoOHggigins: Chillán.radigmático que nos recuerda permanentemen-                 basado el po...
ción. Quizás, en esta oportunidad convenga que         encuentra el servicio más sublime a la patria.todos juntos reflexio...
Julio CésarGenial Conductor Militar de la República Romana                                  TCL. SERGIO LÓPEZ RUBIO i     ...
el 87 a. de C. Al año siguiente, contraía matrimo-    alcanzaría su máxima gloria, como se verá más nio con Cornelia, hija...
Disponía de 1.024 hileras yuxtapuestas y         ca de la legión, de modo que cualquiera que fue-  16.384 combatientes. En...
Los hastarios, príncipes y triarlos fueron des-        A los legionarios no les sorprendía que César apareciendo. Se obtuv...
artillería de las milicias antiguas; torres de palo,    mando», que antiguamente «era corto como undotadas de anchas rueda...
escrito con un estilo literario transparente, senci-       Numerosos eran los pueblos que habitabanllo y sobrio, que coloc...
un intento de tregua, se produjo finalmente la          tados contra el ímpetu de la corrriente. De par-  batalla en Bibra...
nen/ianos. Las legiones romanas, que debían                       giones escogidas, para reconocer personalmen- mantener f...
retiraba lentamente, dejando tras sí un terreno              GUERRA CIVIL calcinado. Esta lucha de los galos de acciones h...
LA BATALLA DE FARSALIA 1.000 jinetes, César persigue a Pompeyo que                      El plan de Pompeyo consistía en la...
tierra egipcia, sería asesinado a bordo por orden del rey Ptolomeo XIII, quien pretendió así, con- graciarse con Julio Cés...
raciones, sabía dosificar sus fuerzas, y determi-nar en cada caso, donde debía ir el centro de                      JULIO ...
La Movilización de 1898               MGL. MANUEL BARROS RECABARREN              Conferencia que el Presidente de la Acade...
GABINETE Y PRESIDENTE                                D. Federico Errázuriz Echaurren con sus Ministros.                   ...
en la opinión pública de esa época, no lo que          dido entre el despoblado de Atacama y el Río después escribieron lo...
cia de nuestro país, encandilado primero por un             Chile, respaldado por el Ejército y por la Ar- falso sentimien...
dad de la situación, logrando un acuerdo defini-     Pietro Mascagni estrena «Iris», en el Teatro tivo con los EE.UU., can...
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Anuario N° 13 [ Año 1998]
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Anuario N° 13 [ Año 1998]

1,842

Published on

Julio Cesar, genial conductor militar de la República Romana
TCL. Sergio López Rubio [Página 9]

La Movilización de 1898
MGL. Manuel Barros Recabarren [Página 22]

El conflicto de Alto Cénepa entre Ecuador y Perú
TCL. Pedro P. Bustos Valderrama [Página 40]

Crónica de la Guerra que viene
Dn. Julio Velasco Urbina [Página 55]

La Museología Militar
BGL. Sergio Urrutia Francke [Página 63]

Los Ingenieros Militares, durante el período Español
RP. Gabriel Guarda Geywitz [Página 79]

La Influencia del Ejército en América Latina 1900-1960
BGL. Roberto Arancibia Clavel [Página 92]

Relaciones militares entre Chile y EE.UU.
EMB. Mario Barros Van Buren [Página 109]

Origen, desarrollo y logros de las Fuerzas Especiales de Chile
CRL. José A. Quinteros Masdeu [Página 117]

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,842
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Anuario N° 13 [ Año 1998]"

  1. 1. EDITORIAL Al cumplir 20 Años de Vida Sin que el torbellino de acontecimientos recientes perturbe nuestras mentes,volvemos nuestros recuerdos a la euforia patriótica y vocacional que sentíamos, aquél 19de abril de 1979 en que, en solemne Asamblea, celebrada en el edificio "Diego Portales",el Presidente de la República GDE. Dn. Augusto Pinochet Ugarte, su GabineteMinisterial, Oficiales Generales del Ejército y Fuerza Aérea, Almirantes de la Armada,Directores Generales de Carabineros e Investigaciones, Rectores de las Universidadesde Chile, Católica y Técnica del Estado, Cdtes. de Unidades, Escuelas y Reparticionesdel Ejército en la Guarnición de Santiago; Altas Autoridades educacionales e importantesinvitados, asistieron al Acto inaugural. Estuvieron presentes también en el inicio denuestra vida como institución los directivos de los organismos históricos: AcademiaChilena de la Historia, Instituto OHigginiano, Sociedad Chilena de Historia Y Geografía,Instituto de Estudios Históricos "José Miguel Carrera", Cuerpo de Generales (R) yCírculos de Oficiales y Suboficiales en (R). Asistieron además los directores de Medios de Comunicación Social de Santiago,directores de Radio y canales de TV. La Academia de Historia Militar concurrió a su Acto Inaugural con la totalidad de susmiembros fundadores, presididos por el General de División, Jefe del E.M.G.E. yPresidente de la Academia de ese entonces, Dn. Washington Carrasco Fernández. A las 18.15 hrs. con la llegada de S.E. el Presidente de la República, la bandainstrumental del Regimiento "Buin" irrumpió con la Canción Nacional, la que coreada portodos los asistentes, entonando todos sus estrofas, significó el inicio de esta vibranteceremonia. El Presidente de la Academia, General Carrasco, pronunció el discurso inaugural,refiriéndose a los hechos más significativos de la Historia de Chile, desde 1810 hasta esafecha, destacando la participación del Ejército en el proceso de institucionalidad de laRepública, terminó señalando que, de acuerdo a una resolución del Directorio, tomadapor unanimidad, procedía a investir en la ocasión, como Presidente Honorario de laCorporación al Cdte. en Jefe del Ejército y Presidente de la República, GDE. Dn.AUGUSTO PINOCHET UGARTE, fundamentando esta decisión, según lo expresó, en elhecho de haber sido el inspirador de la idea de fundar esta Academia, al ordenar escribirla «Historia del Ejército de Chile». Finalizó su intervención haciendo entrega a S.E. de elDiploma que lo acreditó como tal ante el aplauso cerrado de toda la concurrencia. AHM 3
  2. 2. Terminó esta ceremonia inaugural, con la Clase Magistral que el Decano de la Facultad de Historia de la U. de Chile, Profesor Emérito Don Eugenio Pereira Salas, dictó sobre «Origen e historia de los Ejércitos en América hispana». Han pasado los años y lo que ayer era una cara expectativa y deseo de la gran mayoría de la juventud militar, es hoy una hermosa realidad. En su corto lapso de vida, nuestra Corporación luce orgullosa valiosas realizaciones,producto del esfuerzo y patriótico entusiasmo de sus miembros. Con sede propia en plenocentro de la capital, con 90 miembros, entre Fundadores, Eméritos, Honorarios y Activos,nuestra Corporación reúne en su seno el más selecto grupo de cultores de la Historia ensu especialidad. Lucen entre ellos brillantes historiadores, escritores y difusores. Laprimera tarea que se le impuso: «La Historia del Ejército de Chile», es una realidadconsumada desde hace años. Con diez tomos, un texto índice y un Tomo Anexo, «Historiade los uniformes», es hoy día una edición agotada y se estudia su reimpresión,igualmente está por publicarse una obra ilustrada acerca de «Las principales batallas dela Historia de Chile» de la cual es autor un distinguido académico y pintor, y cuyoproyecto ha sido elogiado por quienes lo han conocido. Nuestro «Anuario», órgano oficial de difusión de la Corporación, que se hace llegargratuitamente a todas las Unidades y Reparticiones del Ejército, nos permite dar aconocer nuestras investigaciones históricas y los trabajos que en el área de esta cienciaelaboran nuestros miembros. Nuestro empeño no ha sido en vano; así el 1- de Junio pasado tuvimos oportunidadde exponer ante el nuevo Comandante en Jefe del Ejército TGL. Dn. RICARDOIZURIETA CAFFARENA, nuestra organización, trabajo y proyectos, recibiendo de estaAlta Autoridad la promesa de todo su apoyo. Con justicia el H. Directorio resolvió ofrecerlela Presidencia Honoraria de la Institución, la que fue ratificada con el Diplomacorrespondiente. Así, al cumplir 20 años de vida, nos sentimos muy satisfechos de lo que hemos podidohacer y llenos de patrióticos impulsos por continuar en el cumplimiento de nuestrosprincipios, que el articulado del Título I de nuestros Estatutos nos señala con primacía aldefinir que el objeto de la Academia será: «Asesorar al Ejército a través del Estado Mayor General y, eventualmente, aotras instituciones de la Defensa Nacional en todas las materias que competen a laHistoria Militar». MANUEL BARROS RECABARREN Mayor General Presidente de la Academia de Historia Militar. AHM 4
  3. 3. Discurso del Sr. Comandante en Jefe del Ejército y PresidenteHonorario de la Academia de Historia Militar con motivo de natalicio del Libertadorcelebrarse elCGL. Bernardo OHiggins Riquelme El 20 de Agosto de 1998, cumpliendo una tradición de muchos años en el país, se rindió homenaje en su ciudad natal al libertador, con ocasión de celebrarse su natalicio. En la oportunidad, junto al Presidente de la República, habló en nom- bre del Ejército, su Comandante en Jefe TCL. Don Ricardo Izurieta Caffarena, cuyo texto reproducimos: El Ejército de Chile, por mi intermedio, rinde Del mismo modo, con esta celebración, la Ins-homenaje y recuerda hoy, en esta histórica ciu- titución que comando, da inicio a las actividadesdad de Chillán - cuna de héroes - el natalicio de del «Mes del Ejército»; destinado a recordar ydon Bernardo OHiggins Riquelme, quien no sólo honrar a nuestros antepasados, pero, por sobrefue uno de los creadores de nuestra Institución, todo, a recoger, después de las raíces de nues-sino que el Padre de la Patria. tra historia, el espíritu indivisible del pueblo de AHM 5
  4. 4. Chile y su Ejército. De este modo, buscamos pro- pia vocación, y considerando las circunstancias yectar la fuerza de la unidad que, como antaño, de su época, optó por renunciar a las posibilida- nos permita enfrentar los desafíos del futuro. des de una vida acomodada, por una que impli- En esta oportunidad en que nos encontramos cara un gran compromiso con Chile, cuyas con- en el lugar y el día en que nació nuestro padre de secuencias sólo pueden ser apreciadas por aque- la patria, es oportuno reflexionar sobre su vida y llos espíritus con ideales nobles. obra y en forma especial sobre las numerosas El Ejército de Chile como institución, está for- enseñanzas y ejemplos que legara a Chile, los mado esencialmente por jóvenes y por lo tanto cuales permanecen siempre vigentes y nos per- tenemos el privilegio de poder comprender como miten obtener importantes guías para nuestro propias las inquietudes de la juventud. actuar. En esa misma época y a propósito de lo aquí En Chillán viejo nació, el 20 de agosto de 1778, expresado, el joven OHiggins escribió: «...por- el que habría de combinar, en una feliz amalga- que mirar la suerte de mi patria con vergonzosa ma, el talento militar y administrativo de su pa- apatía sería violar uno de los principios que más dre, el Irlandés Don Ambrosio OHiggins, con los constantemente he sido enseñado a respetar, atributos naturales de su noble madre. Doña Isa- desde que tengo uso de la razón; a saber, que el bel Riquelme, encarnación de la emergente cla- sentimiento que debe ser más grato a nuestro se criolla de la época. corazón, después del amor que debemos al crea- Quiso la voluntad de su padre que el joven dor, es el amor a la patria». Bernardo estudiara en los mejores establecimien- En su temprano compromiso con los ideales tos educacionales del Perú y, posteriormente, en de la libertad de Chile, OHiggins encarna, mejor Inglaterra. En este último país accedió a una ex- que nadie, en aquellos primeros actos de su fe- celente educación y tuvo, además, el privilegio cunda vida pública, la estrecha relación civil - de ser discípulo del gran patriota venezolano Don militar, que tiene en Chile una antigua data y tra- Francisco de Miranda, quien lo introdujo al esce- dición. nario de la causa americanista y le inculcó los Fue por esa razón que, cuando la situación ideales de la libertad de los pueblos del conti- así lo exigió, OHiggins dejó sus labores de ha- nente. cendado y tomó la responsabilidad del soldado. Al regresar a Chile, OHiggins se incorpora Luego, el heroico General de los campos de ba- activamente a la vida cívica nacional. Demuestra talla pasó a ser el diligente y creativo gobernante su decisión y su generosidad poniendo a dispo- que encauzó la marcha de la República en sus sición de la causa patriota su vida y sus bienes. primeros años. Es así como organiza en su hacienda «Las Esta relación tuvo una importancia decisiva Canteras», en Los Ángeles un grupo montado en la lucha por la emancipación y en los inicios que combatiría bajo sus órdenes en las batallas de Chile como nación independiente. de la Patria Vieja. Don Bernardo OHiggins fue el gran liberta- Más tarde, ejerce como diputado y como Te- dor de Chile, y para serlo, expuso su vida en nu- niente Coronel de milicias. Es el comienzo de la merosas batallas. Pero fue también el ciudadano gloriosa carrera que unirá su destino personal con laborioso e inspirado, que después de la inde- los destinos del país. pendencia, abordó como gobernante, la creación La consagración de su propia vida a la causa de las instituciones fundamentales de la Repú-de Chile decidida en su juventud, no fue un acto blica.temerario ni impulsivo, sino que debidamente re- La figura militar de OHiggins no se apreciaflexivo. En efecto, sobre esta vocación le escribe sólo como un táctico o estratega, sino por su va-así a su tutor y guía militar, Don Juan Mackenna: lor a toda prueba en combate y por su arrastre y «Me he alistado baja las banderas de mi país liderazgo hacia sus hombres.después de madura deliberación y, créalo usted, Es en su grito de «O vivir con honor o morirjamás me arrepentiré de haberlo hecho, sean con gloria; el que sea valiente sígame», exhala-cuales fueren las consecuencias. No me ciegan, do por OHiggins en El Roble, donde se refleja susin embargo, mi temperamento sanguíneo y mis determinación de primer ciudadano y militar deesperanzas juveniles, hasta no darme cuenta que la naciente República.esas consecuencias tienen que ser graves». Su ejemplo caló hondo en los sentimientos ¡Queridos jóvenes chilenos, estudiantes y ca- del pueblo y en la forma de vida elegida por quie-detes! nes buscan servir a Chile a través de la carrera OHiggins, al igual que ustedes, tuvo que en- de la armas. OHiggins es el Padre de la Patriafrentarse durante su juventud a discernir su indiscutido en el alma nacional; es el prócer pa-pro-6 AHM
  5. 5. Lugar del nacimientode BernardoOHggigins: Chillán.radigmático que nos recuerda permanentemen- basado el porvenir del Ejército y sobre este Ejér-te que los sacrificios por Chile no tienen límites; cito la grandeza de Chile».es el soldado vencedor de combates y batallas, OHiggins comprendió que para asegurar lagrande en sus victorias y digno en sus fracasos. independencia de aquel naciente estado, y la de En el lapso de seis años que duró su gobier- las demás naciones de Hispanoamérica, resulta-no como Director Supremo, constituyó la Repú- ba imprescindible el dominio del mar y la libera-blica de Chile; organizó la administración y las ción del Perú, donde aún se mantenía el poderíofinanzas del estado, sostuvo y afirmó el sistema español.republicano, revelándose claramente como un Para ello entonces organizó la Expedicióngenuino demócrata; favoreció además la cultura, Libertadora que zarpó de Valparaíso un 20 dela educación y la salud. agosto de 1820, curiosamente coincidiendo con Para consolidar estos logros, se preocupó pre- el día de su natalicio.ferentemente de organizar un ejército que pudie- Su propósito se cumplió. Triunfando así su granra asegurar al joven estado. concepción americanista. En este ideal se le igua- Esta preocupación lo llevó a crear la Escuela ló, con justicia, a los grandes libertadores: Bolí-Militar. Para definir quienes podrían ingresar a sus var, San Martín y Sucre.aulas, trazó el perfil del oficial del Ejército de Chile, Sin contraponerse a la característica señala-el cual perdura hasta nuestros días en una placa da precedentemente, OHiggins no era un soña-en la Escuela Militar que dice: «Para ser oficial, dor, sino un estadista visionario.no se exigen más pruebas de nobleza que las Chile debía mirar, según su clara concepciónverdaderas, que constituyen el mérito, la virtud y del futuro, hacia el océano pacífico y hacia losel patriotismo». accesos australes. Con esta declaración alejaba del Alcázar de ¡Cuan vigentes resultan hoy las premonitoriaslas Cien Águilas cualquier intento de convertir al ideas de OHiggins!naciente Ejército Nacional en un reducto Cada instante de su vida, ofrece un rico ma-oligárquico, que tan funestas consecuencias tu- terial para un bello recuerdo; sus actos estuvie-vieron en otras regiones de América al momento ron siempre investidos de elevada dignidad. Sude la emancipación. vida pública, fue una densa sucesión de accio- De igual forma, estampó el lema que hace nes, todas nobles.tomar conciencia a todo oficial de ejército de su Pocas veces la grandeza de alma de Dontrascendente responsabilidad cívica, al pronun- Bernardo OHiggins se reflejó con mayor nitidezciar aquella frase: « En esta Academia Militar está que cuando resignó el mando supremo de la na- AHM 7
  6. 6. ción. Quizás, en esta oportunidad convenga que encuentra el servicio más sublime a la patria.todos juntos reflexionemos en la grandeza del li- Nuestro Ejército, el mismo que combatió jun-bertador para renovar nuestras virtudes de mag- to a OHiggins y que hoy tengo el alto honor denanimidad especialmente de aquellos que tene- comandar, como Institución de la República, damos responsabilidades en la conducción de nues- muestras de superar cualquier visión que no seatras instituciones. La vida de la patria ahora y aquella que hoy día nos congrega y que siendosiempre ha estado sujeta a la confrontación di- parte activa de la sociedad a la cual pertenece,recta y que como es natural, dada las limitacio- no espera otra cosa que servirla de la maneranes del hombre, las secuelas de estas diferen- noble y elevada que OHiggins y nuestros héroes,cias tienden a permanecer y perpetuarse si no con su ejemplo, nos han señalado, así entoncesse hacen esfuerzos concretos e individuales para no caben en nuestras filas sentimientos de odiosuperarlos. ni rencores, que nada construyen, siendo su úni- Para ello OHiggins nos muestra el camino, co estímulo, la gratificante confianza que los mi-dejando atrás aquellos sentimientos mezquinos, litares esperan de su pueblo.que impiden elevarnos a la actualización de los De ahí que, en el proceso de modernizaciónvalores patrios, que nos llevan al bien común y institucional, el cual he definido de equilibrio en-que todos los chilenos pueden colaborar, cum- tre continuidad y cambio, son valores como lospliendo con sus actividades y trabajo en forma legados por OHiggins los que deben permane-abnegada, con responsabilidad y conformando cer, puesto que son la base de nuestra sólidauna sociedad justa, en paz y con cariño y respe- cultura de sacrificio en áreas de la nación.to por la tierra que nos vio nacer. En los casi doscientos años de vida indepen- OHiggins fue quien nos enseño, que la cohe- diente, chile ha conocido los flagelos de las gue-sión del país es mucho más importante que el rras, las crisis propias de la vida republicana enejercicio del poder. desarrollo y, también, afortunadamente, más de Al comprender que su permanencia a la ca- un siglo de paz con sus vecinos. Por ello, los chi-beza del gobierno exaltaba ciertas pasiones y lenos valoramos la consolidación de las etapasamenazaba con dividir peligrosamente a la ciu- que suceden los períodos de conmoción y recu-dadanía y dañar la estabilidad institucional, en rrimos a la historia, para reencontrar en ella losuno de los gestos de mayor nobleza, pone su ejemplos que promueven la unidad y el progresoespada y su pecho a disposición de sus detrac- nacional. En todas las adversidades que hemostores y se retira voluntariamente a su hacienda enfrentado, Chile ha salido fortalecido como es-de Montalván, en Perú. tado y como nación. Por ello, no existe mejor for- Nunca más regresó a Chile. Sin embargo, el ma de honrar a nuestros próceres, que siendosolitario de Montalván, desde la distancia, estu- consecuentes con su legado.vo siempre preocupado, hasta el último día de su Cuando los historiadores y filósofos nos ad-vida, del curso que tomaba el destino de su que- vierten que los pueblos que olvidan su pasadorida patria. están destinados a repetir sus desgracias, no nos A su muerte, dejó un valioso legado, válido están representando que debemos escarbar enpara todos los chilenos. No actuó jamás movido nuestras heridas para encontrar el correcto ca-por ambiciones personales sino según las nece- mino de la unidad nacional; nos están diciendosidades de la patria. que ellas cicatrizarán sólo si tenemos conciencia Tomó la espada cuando Chile se jugó su in- de los errores que las produjeron y si comparti-dependencia en los campos de batalla. Se hizo mos una misma visión del futuro que queremoscargo de la conducción política del país cuando construir para nuestra patria.este daba sus primeros pasos como nación libre Hoy, al conmemorar el natalicio del libertadory soberana; y se retiró cuando observó que su Capitán General Don Bernardo OHigginspresencia podía dañar esa institucionalidad que Riquelme, miramos el pasado y allí lo vemos,el mismo había forjado. estatuario, mostrándonos, con su espada exten- El Ejército de Chile, particularmente, tiene en dida, el camino que debemos seguir: el del pro-el Capitán General Don Bernardo OHiggins greso y el de la unidad nacional, que ha de con-Riquelme un ejemplo señero. Su existencia nos ducirnos a un futuro tan esplendoroso como lademostró, ya en los albores de la patria, que un historia que nos precede.militar chileno es, ante todo, un ciudadano queviste el uniforme y que en la entrega al Ejército He dicho, muchas gracias.8 AHM
  7. 7. Julio CésarGenial Conductor Militar de la República Romana TCL. SERGIO LÓPEZ RUBIO i En Memoria de Alejandro Pizarra Soto NOTAS BIOGRÁFICAS tenía 16 años. Cayo Julio César fue el hom- Su tío. Cayo Mario, brillantebre más notable de la antigüe- general, e identificado también UN LICTORdad. Nació en Roma entre los con los plebeyos, gozaba deaños 100 a 102 a. de C, el día gran ascendiente, habiendo4 de quintiles (el quinto mes sido elegido como tribuno,contado desde «martius», que pretor y cónsul durante sietepara los romanos era el prime- períodos consecutivos. Al cum-ro del año). A la postre, se le de- plir su sobrino Julio 17 años, lonominaría «julius» en su memo- hizo sacerdote de Júpiter (1), enria. Sus padres Julio César yAurelia, pertenecían a dos fami- (1) Flamen Díalis, una de las altas dignidades de lalias de antigua estirpe, sin ser República, cuyos distintivos eran un lictor, que prece- día en la marcha tanto a los cónsules como a los sacer-ricas. La madre modeló su ca- dotes, portando un Haz de varillas junto con una hacharácter, base de sus logros. El o segur, amarrada al medio de las fasces, símbolo depadre, contrario al Senado con- poder, que reviviera Mussolini en tiempos del movimien- to fascista italiano. Otras insignias eran la silla curul deservador, moriría cuando Julio marfil y la toga pretexta, manto franjeado de púrpura. aéreas en el Teatro de la guerra global), Ira. Parte. N° 12, 1996: Id. 2da. Parte y final. N° 13, 1997: «Los dos cincuentenarios de la Base Antártica OHiggins». REVISTA CHILENA DE HISTORIA Y GEOGRAFÍA N° 161, 1994-95: «El Correo en el Reino de Chile». ANUARIO INSTITUTO DE CONMEMORACIÓN HISTÓRICA DE CHILE N° 2,1997: «Don Enrique Vergara Robles, patrono del I.C.H.CH. REVISTA CHILE FILATELICO N° 250, abril de 1994: «El correo de prisioneros de guerra en el Imperio alemán de 1915». REVISTA NUESTRO AÑO, Empresa Calvo, Dic. 1996; «Antártica, Terra incógnita de Ptolomeo». CONFERENCIAS: Dio 8 en Soc. Chilena de Historia y Geografía, 5 relativas al Ciclo II G.M., que terminó con «El Proceso de Nümberg», dada el 16.X.1996; 1 para el 450° aniversario de Santiago de Chile, y 2 por conmemoraciones de Wolfgang Amadeus Mozart y Gioacchino Rossini, por 200 años de nacimiento y muerte, respectivamente. En A.H.M., 1992: «La conquista de Creta (Operación Mercurio)». En el Instituto Nacional del «General José Miguel Carrera», 1995: «Historia y Geografía de la Antártica», con diapositivas. TCL. SERGIO E. LÓPEZ RUBIO GALARDONES ESPECIALES: Diploma A.H.M., «en reconocimiento de su entusiasta y eficiente Actividades y galardones del autor, sólo en labor como Investigador Histórico», 1991. Diploma de Honor Soc. Ch. H. y G. «por su meritoria el decenio de los años 90 (1991 a la fecha) labor cultural como Presidente de la Sección Historia por cinco períodos consecutivos», Dic. 1991. Medalla «Enrique Matta Vial» de la misma sociedad, «en mérito a la labor Historiográfica», 16.XI. 1993. Nombrado «Socio Honorario» de la UNION POLACA DE CHILE «IGNACIO PUBLICACIONES. ANUARIO A.H.M N° 6, DOMEYKO», 1994. Piploma de «miembro Honorario» del CIRCULO ANTARTICO CHILENO. 1991: «La Batalla de Gran Bretaña (Julio A la vez, fue elegido Presidente del mismo, por el periodo de 2 años, 30.VIII.1995. 1940-Mayo 1941)». N° 8, 1993: «La Cam- EXPOSICIONES MUNDIALES DE FILATELIA, categoría «Literatura Filatélica». Obtuvo 5 paña de Creta». N° 9, 1994: «Las Batallas por Medallas de Plata: Argentina, España, EE.UU., Canadá y Turquía. Montecassino». N° 10, 1995. «La Batalla de MUESTRAS FILATELICAS: Presentó en Círculo Antártico Chileno, Academia Diplomática Berlín». (Materias del ciclo «Cincuentenario «Andrés Bello», Universidad de Concepción, Club Naval y Museo Naval y Marítimo de de la Segunda Guerra Mundial, empezado en Valparaíso y, Universidad de Santiago de Chile, Facultad de Ciencia, en el Planetario, con temas 1989, escritos y confe rancias). ANUARIO de Astronomía y Astronáutica. «INFANTES DE LA PATRIA» N° 7,1991: Se ha desempeñado como Jurado de concursos literarios del Ejército y del Círculo Antártico «La Escuela Militar de comienzos de siglo en Chileno, donde organizó un certamen Literario Antártico en 1997. A la vez, obtuvo el 1er. Premio campaña (16.I./5.II.1907)» N° 8, 1992: «La del II Concurso Nacional de Historia Naval de Chile, sobre una biografía del «Almirante Galvarino fortificación de! siglo XVI en Chile». N° 9, Riveros», 1997, enterando con él, «ocho primeros premios» en intervenciones de competencia de 1993: «Granada la morisca, Santa Fe la la índole especificada. cristiana». N° 10, 1994: «El Dr. Federico Ha continuado enviando «cartas a la prensa», en su calidad de miembro del Comité de Rectifi- Puga Borne». N° 11,1995: «Recapitulación cación Histórica y Geográfica de la A.H.M., para enmendar errores, no sólo históricos, sino de de la Segunda Guerra Mundial 1939-45» ilustración general, ampliando los temas con nuevos antecedentes para una mayor visión. (operaciones terrestres, navales y AHM 9
  8. 8. el 87 a. de C. Al año siguiente, contraía matrimo- alcanzaría su máxima gloria, como se verá más nio con Cornelia, hija de Lucio Cornelio Cinna, adelante. A la postre, los éxitos y ambición de sucesor de Mario en la jefatura del partido popu- poder de César le acarrearían una confabulación lar. Esta sería su segunda esposa, por cuanto a del Senado, que terminó con su alevoso homici- Julio -según Suetonio- se le había unido siendo dio el 15 de marzo (idus) del 44 a. de C, cuando niño con Cossutia, hija de un acaudalado ciuda- tenía 56 años de edad. dano, enlace que no prevalecería. Su muerte violenta fue repudiada unánime- De joven abandonó Roma ante la persecu- mente por el pueblo, que divinizó su nombre. ción política ejercida por Sila. Durante su exilio Suetonio, en sus Doce Césares, dice que «casi en Rodas se dedicó a los estudios y a recibir lec- ninguno de los asesinos murió de muerte natural ciones de retórica, convirtiéndose en un sobre- ni le sobrevivió más de tres años». Por otra par- saliente orador, de elegante elocuencia. te, Shakespeare, al final de su tragedia de Julio Vuelto definitivamente a Roma en el 74 o 73 César, pone en boca del triunviro Marco Antonio,a. de C, ocupó en el Colegio de pontífices la ma- uno de los conjurados, lo siguiente:gistratura de cuestor, sirviendo a las órdenes del «¡Este es el más noble de todos los roma-Gobernador de España. Sería en la Hispania, nos!donde ávido por conquistar honores en los cam- ¡Todos los conspiradores, menos él, obra-pos de batalla, como lo hiciera Alejandro Magno ron por envidia al gran César!»(356-323 a. de C), siendo mucho más joven, cru-zó los Pirineos y organizó un ejército para redu- ARTE MILITAR ROMANOcir a los lusitanos, que no reconocían el dominiode Roma en la península Ibérica. Allí obtiene su Está representado por la LEGIÓN, instrumentoprimera victoria, y persigue al adversario por el de guerra vital de Roma, que le permitiría exten-litoral gallego. Al embarcarse éste para refugiar- der su dominio sobre todo el mundo conocido.se en pequeñas islas a la altura de Vigo, ordena Polibio de Megalópolis, el historiador heleno clá-zarpar una flotilla desde Cádiz para someterlo. sico, al referirse a la legión, escribió: «Un diosDicha «escuadra romana» se convertiría en la enseñó a los romanos la manera de combatir».primera que surcara un mar más allá del Medite- Sin embargo, en los primeros tiempos, los roma-rráneo. Julio César había empezado a perfilarse nos luchaban como la Falange de los griegos,como un tenaz y admirable conductor. Sus sol- organización militar que, a su vez, derivaba deldados llamáronle imperator... modo de hacer armas de los persas, fundamen- Al morir su esposa Cornelia, casó con talmente del rey iráneo Ciro el Grande (600?-529Pompeya, nieta de Sila en el 67. Cuatro años más a. de C), que transformó a su pueblo en el mástarde era elegido Pontífice Máximo, cargo vitali- poderoso de la época, fundando el Imperio Per-cio en calidad de sacerdote principal de Roma. sa.En el 62 fue pretor, administrador principal de jus- Los griegos perfeccionaron aquella manera deticia, año en que se divorció de Pompeya, que se guerrear, adaptándola a su idiosincracia. Nacióvio envuelta en un escándalo. En el 60, César así la falange de Filipo II de Macedonia, con lahizo un pacto político secreto con el financiero cual su hijo Alejandro conquistara el Asia occi-Craso y el general Pompeyo, que se conocería dental, empleando con una voluntad inflexible, lamás tarde como el primer triunvirato. falange doble o difalangarquía, una al lado de otra, La popularidad de César con la plebe le per- con 8.192 soldados regulares, reforzada con tro-mitió ser elegido cónsul en el 59, con Calpurnio pas ligeras, lo que daba un total de 13.000 hom-Bítulo en calidad de «co-cónsul», asignándosele bres. Esta organización fue la «tetrafalangarquía».la Galia Cisalpina y la Trans-alpina. En tal época celebrónupcias con Calpurnia, cuyoprogenitor, L. Pisón, le precederíaen el consulado. A la vez, entregóa su hija Julia en matrimonio aGneo Pompeyo. En el 58 a. de C.se le nombró gobernador de laGalia, donde AHM 10
  9. 9. Disponía de 1.024 hileras yuxtapuestas y ca de la legión, de modo que cualquiera que fue- 16.384 combatientes. En la primera línea esta- se la cantidad de sus soldados, se componía in- ban los Psilitas, con armas arrojadizas; en la se- variablemente de 60 centurias. Cada dos centu- gunda, los Hoplitas (por su escudo cóncavo lla- rias formaban un manípulo, como se le bautizó a mado hoplón), que era una infantería pesada y esta unidad táctica. escogida, con espada y pica sarisa de gran longitud. Estas dos líneas aseguraban sus flancos por unidades de caballería. Y una tercera línea, constituida por los peltastas, cuya arma ofensiva era la espada. Se protegían con un casco liviano y un pequeño escudo redondo: el pelta. Al final se jugó con núme- Los manípulos de la primera línea, compues- ros matemáticos, donde e ta por jóvenes de la infantería pesada, con arma- conjunto de hombres era múltiplos de 16. Dicha dura, lanza y espada corta de dos filos, tenía 120 formación tuvo 28.762 plazas, o sea, siete veces hombres cada una, dispuestos en rectángulos de el número 16x16x16. Los griegos estaban con- 12 soldados. La segunda línea era similar a la vencidos que el orden perfecto daba seguridad anterior, y la tercera línea de batalla estaba inte- para el enfrentamiento. Sin embargo, la rigidez grada igualmente por 10 manípulos, con 60 com- de las unidades impedía adaptarse al terreno, lo batientes veteranos, dispuestos en rectángulos que mejoró con el aumento de tropas ligeras, que de 10 hombres de frente por 6 de fondo, equipa- proporcionó una mayor flexibilidad. El mayor error dos con coraza y alongadas lanzas. Estas dos fue su mínima profundidad: 16 hombres, donde últimas líneas, que en un comienzo se cubrían los mejores iban adelante; si caían, eran reem- por la primera, fueron colocadas después plazados por los que le seguían, menos diestros, escaqueadamente, como se observa en lámina lo que podía afectar la moral, toda vez que si se de arriba. Ello facilitó los relevos y el apoyo de rompía el orden matemático, cundía la turbación líneas posteriores. y el pánico. La Falange asimétrica y rígida sería Además existía la línea de infantería ligera, reemplazada por la LEGIÓN romana, que ataca- los vélites, con armas arrojadizas. La legión nor- ba con un sentido de profundidad. Las batallas mal solía llevar 1.200 vélites. Según los méritos de Pidna (168 a. de C.) y de Leucopetra, cerca iban ascendiendo hasta llegar a triarios, base fun- de Corintio (146 a. de C), victorias romanas del damental de la legión. Solía decirse: «... la cosa cónsul Paulo-Emilio sobre Perseo y, del cónsul llegó hasta los triarios». Mummio sobre la liga aquea, pusieron fin a la En cuanto a los comandantes, debajo de los Falange, y Grecia pasó a ser la provincia romana tribunos estaban los centuriones, uno por centu- de Achala. ria, dos por manípulo, veinte por línea, sesenta La legión romana fue evolucionando al com- por legión. Según Polibio, el centurión «no habíapás de los reveses que sufría: así se fue apren- de ser sólo audaz y emprendedor, sino hábil endiendo de las derrotas que tuvieron con los ga- el mando; perseverante y de buen consejo. Nolos, en donde era de vital importancia que las tro- se les pide tampoco que sean prontos en venir apas pudieran operar en cualquier clase de terre- las manos y empezar el combate, sino que resis-no. Los galos de Breno llegaron a derrotar a los tan con firmeza y mueran antes que abandonarromanos en el año 390 a. de C. y ocupar Roma. su puesto».En el 387, Marco Furio Camilo reformó la legión Cayo Mario, el tío de Julio César, substituyóy venció a los galos. Mas, volverían estos en el los manípulos por cohortes, que tuvieron una fuer-225 a invadir territorio romano, siendo destruidos za variable entre 400 y 600 hombres. Cada le-en las costas de Etruria. Al año siguiente, el cón- gión se componía de 10 cohortes, formando dossul Flaminio invadió la Galia Cisalpina, pasando líneas de 5 cohortes cada una.toda la llanura del Po a depender de Roma. A estas alturas, se iba modificando la orgáni- AHM 11
  10. 10. Los hastarios, príncipes y triarlos fueron des- A los legionarios no les sorprendía que César apareciendo. Se obtuvo así una mayor masa de combatiera tan luego con tres líneas, como con cohortes que presentaban menos flancos y faci- dos; o que en una batalla venciera rompiendo el litaban el mando al estar la tropa menos dividida. frente enemigo, y en otra envolviéndolo por las No obstante, al suprimirse la tercera línea y re- alas. Hubo operaciones en que atacaba con tres bajar el valor individual del combatiente al intro- líneas, insinuando que mediante un choque fron- ducir indigentes en las filas y suprimir las catego- tal rompería el centro; sin embargo, empezando rías, se puso a la legión en peligro. el combate, mandaba su tercera línea por la re- Al asumir Julio César el mando de las fuerzas taguardia, colocándola en prolongación de la pri-romanas en la guerra de las Gallas, probaría allí mera, envolviendo al adversario con esta manio-su genio militar. De este modo, más que innovar bra y no por ruptura.la legión, supo servirse de aquel formidable ins- En tiempos de Julio César, la primera cohortetrumento bélico, aplicando los principios de gue- aumentó a 1.105 sus efectivos, y las nueve res-rra inmutables, que permiten seguir una forma tantes a 555, totalizando 6.100 combatientes.correcta y disciplinada de actuar en el espacio y El adiestramiento que disponía Julio César aen el tiempo para cumplir la misión que conduce sus legionarios era intenso, en particular, en elal objetivo propuesto, lo que generalmente no uso de las armas, donde se practicaba con mo-practicaban sus adversarios. En consecuencia, delos más pesados que el normal, con lo que sesus batallas no se limitaron a repetir un tipo úni- adquiría una fortaleza física y técnica superior aco de combate, sino que, cuando era preciso, la del enemigo, lo que era notorio, por ejemplo,hacía variar su dispositivo según la situación, que en la impulsión de una maciza lanza de casi dossabía apreciar singularmente. metros de largo a una distancia de quince me- tros, pudiendo traspasar el escudo y armadura del contrincante de un solo envión. Está arma tenía por cometido provocar trastornos en las filas enemigas, permitiendo la penetración, donde el soldado hacía estragos con su espada de asalto de hierro labrado y filo de navaja. En cuanto a los artificios de guerra en uso por esos años, se destacaba el «escorpión», especie de ballesta que disparaba saetas del tamaño de una lanza, la catapulta y la balista, construidas de maderos gruesos que tiraban proyectiles, la SOLDADOS ROMANOS12 AHM
  11. 11. artillería de las milicias antiguas; torres de palo, mando», que antiguamente «era corto como undotadas de anchas ruedas para desplazarse en cetro», y que sería usado por «los mariscales deel terreno llano, y si la ciudad ocupaba un lugar Francia». Hoy, lo llevan igualmente nuestros ge-accidentado, la emplazaban sobre un terraplén. nerales con sus respectivos colores, conforme alEste castillo o máquina de sitio, denominado grado; la «corona mural», al primero que escala-«bastida» por César, espantó a los galos, pues ba los murallones de una ciudad fortificada; lano las habían visto ni tenían noticias del artilugio, «corona áurea», a quienes demostraran un arro-y agrega el general en sus conocidos Comenta- jo excepcional en el combate, y la «coronarios, «que estaban admirados de la presteza de castrum», al primero que se introducía a un cam-los romanos en armarlas». pamento fuertemente atrincherado, donde se Cada legión tenía como insignia-símbolo (el mantenían recursos logísticos.estandarte de hoy), la figura de un águila tallada Al asumir Julio César el mando de las legio-en plata u oro, atornillada al tope de un asta pe- nes, inculcó a sus soldados la obediencia abso-culiar. Se la reconocía como AQUILA. luta, ejecutándose las órdenes al instante y sin Quien tenía la distinción de portarla era un titubeos. Sus oficiales acostumbraban a decla-centurión o un soldado selecto, protegido ade- rar: «Cuando César ordena, ya está hecho...»más, por un centinela de la primera cohorte. Ge- César no tuvo escrúpulos en burlar al enemi-neralmente iba entre la primera y segunda go con un posible tratado, ni pedía a sus subal-cohorte, o tras el comandante de la legión, si éste ternos otra virtud que el valor, ni castigaba otroslo creía conveniente. Con ello obligaba a pelear vicios que el motín y la desobediencia. Tras lascon mayor denuedo a sus soldados, por cuanto victorias les daba plena licencia para disfrutar delperder el Aquila, era la peor deshonra que pudie- botín de guerra. No le disgustaba que sus hom-se ocurrir. bres vistiesen elegantes atavíos, como arneses Por otra parte, en la Legión se premiaba a grabados, dorados, plateados y aún se perfuma-quienes descollaran en acciones de guerra y ser- ran y muy almizclados entraran, no obstante, im-vicios meritorios, otorgándoseles distintivos ho- petuosamente al combate. Lo aceptaba porquenoríficos equivalentes a las condecoraciones ac- el afán de conservar sus atuendos y armas sintuales. El más preciado era la «corona cívica», mella, les tornaba más vigorosos en la defensaque se imponía a quien salvaba la vida de un y en el ataque. Mas, si observaba una proverbialcompañero en combate, con riesgo eminente de cortesía, era severísimo en la represión.muerte. J. César la ganó en su primera campaña La ya clásica obra de Julio César: Comenta-militar. Luego se encuentra el «asta pura», un tipo rios de la guerra de las Gallas, fuera de tener unde lanza rebajada y ornamentada que, se pien- valor histórico de proporciones al darnos lucessa, sirvió de idea para la creación del «bastón de de lo que fue la Legión en tiempos del autor, está AHM 13
  12. 12. escrito con un estilo literario transparente, senci- Numerosos eran los pueblos que habitabanllo y sobrio, que coloca al caudillo romano entre las Gallas, estimándose en unos cuatro a cincolos prosistas notables por excelencia. No de otro millones sus habitantes. Los hombres eran vigo-modo Michel E. Montaigne en sus célebres rosos, de grandes bigotes y aguerridos, aunque«Essais», asevera que los escritos cesarianos desorganizados. Vivían en continuas luchas in-fueron, sin duda, «el breviario de todo hombre ternas.de guerra, ya que él fue soberano y verdadero Ante la invasión desatada por los helvecios,patrón del arte militar», y agrega seguidamente, una raza no céltica, sobre los eduos y secuanos,«que prefería la victoria ganada por inteligencia éstos pidieron el auxilio de las legiones romanas.a la ganada por fuerza». En el combate, César Julio César fue autorizado para rechazar a lasse ataviaba vistosa y ricamente, para testimoniar fuerzas enemigas. Sería el comienzo de la gloriaque estaba junto a sus soldados en la primera que alcanzaría el genial conductor militar en lalínea... guerra de las Galias (58-51 a. de. C). Finalmente, anota Montaigne, «César, con la De la campaña helvética, ha de destacarse laedad, se volvió más cauto. Opinaba que no de- rapidez, sorpresa y determinación con que ac-bía arriesgar a un solo golpe el honor de tantas tuaron los romanos. Así, habiendo la masa devictorias». las tropas enemigas cruzado el río Arar, que des- agua en el Ródano, utilizando balsas y barcones, y faltando parte considerable por hacerlo, fue ata- GUERRAS GÁLICAS cada imprevistamente, siendo casi exterminada, provocando un desconcierto general. Los Como se ha adelantado, César fue designa- helvecios quedaron abismados al constatar que do gobernador de la Galla romana en el 58 a. de en 24 horas los romanos pasaron el mismo to- C. Estaba compuesta por la Galla Cisalpina y la rrente por un puente construido ex profeso, mien- Galla Transalpina. La primera, situada al norte de tras que ellos demoraron veinte días. Luego de la República Romana, entre los Apeninos y los Alpes, había sido conquistada después de la la. Guerra Púnica (264-241 a. de C), dominio que quedó asegurado en el 191, luego de ser derrotados los boios, o boyos. La segunda, ubicada en la re-gión del Mediterráneo, llamadatambién Narbonense, por la ciu-dad de Narbo (hoy Narbona, cap.del dep. de Aude, Francia), pasó apoder de los romanos desde el121 a. de C, cuando aún nonacía Julio César. La administración de tales co-marcas, vino a ser el incentivobuscado, por quien se decía re-montar su origen al legendarioEneas, para colmar sus ansiasde transformar la República enmonarquía imperial, lo que veníaintentando desde la época de Sila.Para ello planificó dominar elresto de las Gallas, integrado alS.W. por Aquitania, la Célticadesde el Carona al Sena, y losbelgas, del Sena al Rihn.14 AHM LA GALIA EN LA ÉPOCA DE CESAR
  13. 13. un intento de tregua, se produjo finalmente la tados contra el ímpetu de la corrriente. De par- batalla en Bibracte (Autun, capital de los eduos), te a parte atravesaban vigas gruesas de dos con una brillante victoria de César. pies a medida del hueco entre las junturas de Considerando César que los germanos, «muy los maderos, en cuyo intermedio eran encaja- robustos y agigantados», invadían continuamente das, asegurándolas de ambas partes en la ex- a los galos, resolvió atacarlos. Constatando que tremidad con dos clavijas, las cuales, separa- los caudillos célticos con sus tropas, aliadas de das y abrochadas al revés una con otra, con- los legionarios estaban miedosas ante guerreros solidaban tanto la obra y eran de tal arte dis- tan fieros, los hizo retirarse para que no se expu- puestas, que cuanto más batiese la corriente sieran contra su voluntad, recalcándoles que él se apretaban tanto más unas partes con otras. sólo con la legión décima, su preferida, marcha- Extendíase por encima la tablazón a lo largo, ría contra los bárbaros del rey Ahovisto, del gru- y cubierto todo con travesaños y zarzos, que- po de los suevos, los más belicosos de las tribus daba formado el piso; con igual industria por germanas, que mantenían en sus manos suelo la parte inferior del río se plantaban puntales inclinados, y unidos al puente, que a manera galo. Tal determinación era una de las tantas arti- de arietes resistían a la fuerza de la corriente; mañas que aplicaba Julio César para despertar y así mismo palizadas de otros semejantes a el amor propio de sus subalternos, quienes se la parte de arriba del puente a alguna distan- lanzaban impetuosos tras las águilas imbatibles, cia, para que si los bárbaros, con intento de venciendo invariablemente a los rivales. arruinarle, arrojasen troncos de árboles o Fue lo que se repitió en la batalla de Besanzon barcones, se disminuyese la violencia del gol- (58 a. de .C.), donde los legionarios infantes, apo- pe y no dañasen el puente». yados en un momento crítico por la caballería que César había reunido rápidamente en una ala amagada, restableció el frente y obligó a una precipitada retirada de Ahovisto hacia el Rihn, donde los suevos se reembarcaron hacia su país en sus naves utilizadas para invadir la Galia. Las legiones cesarianasen inflexible persecución, al-canzan el Rihn. Mas, César,no se amilana ante loancho, vertiginoso yprofundo del curso delagua. Lo ha de vencer y asílo hará. Ordena juntar material y construir un La obra demoró diez días depuente que el mismo diseña, luego de estudiar permanente trabajo, y por él pasó el ejército, lossus características. Su traza la dejaría primeros romanos que hollaban tierra germana.estipulada en su obra «Comentarios...», donde Dieciocho días permaneció César recorriendodescribe, en el Libro Cuarto, XVII al XIX, lo que varios lugares, demostrando su poder y liberandosigue: de la opresión a los Ulbios. Cumplidos sus «Trabada entre sí, con separación de dos pies, objetivos, principalmente el disuasivo, regresó a dos maderos de pie y medio de espesor, la Galia, previa destrucción del puente. El puntiagudos en la parte inferior y largos dibujo se ciñe a cita de César. Hecho para libro cuanto era el hondo del río; metidos éstos y de O. Secco. Véase Bibliografía. encajonados por medio de máquinas den- Enseguida de la campaña contra los tro del río, hincábalos con mazas batientes, germanos, Julio César debió arrostrar al más no perpendicularmente a manera de postes, poderoso de los pueblos celtas: los belgas, que sino inclinados y tendidos hacia la corriente ocupaban la tercera parte de las Gallas. Estos del río; luego más abajo, a distancia de cua- estaban alarmados ante la proximidad de los ro- renta pies, fijaba en frente de los primeros manos, y salieron a interceptarlos con unos otros dos trabados del mismo modo y asen- 300.000 hombres, entre ellos los indómitos AHM 15
  14. 14. nen/ianos. Las legiones romanas, que debían giones escogidas, para reconocer personalmen- mantener fuerzas en el resto de la Galia, en te algo de aquella región insular. Previamente, Hispania y en el mismo territorio romano, inclu- escribe César, «mandó juntar todas las naves de yendo Grecia, no contaban con más de 50.000 la comarca...» Dispuso, así, de unos 80 trans- soldados, considerando legiones sacadas de portes, lo justo para dar cabida a dos legiones. Galia Cisalpina y tropas reclutadas en África, Otros 18 barcos los destinó a la caballería. Todas Creta y Baleares. las embarcaciones y las que fueran llegando se Anticipándose a los belgas, César con su típi- reunirían en Merinos y en Iccio, zona actual deca velocidad relámpago, toma sorpresivamente Calais. Tomadas las medidas para resguardar lasa Reims (Durocortarum), para atraer en esa di- defensas de los puertos durante su ausencia,rección al enemigo. Informado César por sus ór- quedaron bajo el mando del legado Quintoganos de exploración adelantados, la aproxima- Sulpicio Rufo, así como de otros puntos impor-ción de los poderosos belgas, eligió un terreno tantes de las Gallas, a cargo de los generalespara el combate junto al río Aisne, fortificando su Quintio Titurio Sabino y Lucio Arunculeyo Cota.campamento y asegurando sus comunicaciones Según César, la expedición, «con el primer vien-y vituallas. En el Aisne (57 a. de C), derrota total- to favorable alzó velas a la medianoche» (no semente a los belgas cuando cruzaban el río, e ini- especifica día ni mes), pero fue a fines del vera-cia una persecución implacable hasta vencer la no del 55 a. de C.última resistencia en Namur, a unos 150 kilóme- La operación Bretaña constituyó para los ro-tros de Aisne. De los rehenes que se le entrega, manos una dura jornada de no pocas experien-vende 53.000 de ellos a los mercaderes que si- cias, fundamentalmente en lo que atañe a la hi-guen a las legiones. drografía y geografía, como mareas, sondaje de Estando César en su cuartel de invierno de vados, profundidad de las aguas en playas deLuca (Galia Cisalpina), se alzaron los Veneti, en- desembarco, condiciones meteorológicas, fuer-tre Armórica y Nemnetum (Nantes), pueblo ma- za y periodicidad de los vientos, lluvias, neblinas,rítimo atlántico. Empero, con su habitual celeri- visibilidad, características del terreno de las cos-dad y dotes de gran capitán, se hace presente tas e interior de Bretaña frente a Calais, etc.en el lugar y ordena rellenar con piedras los ca- El primer problema se presentó en el desem-nales de la desembocadura del Loira, para evitar barco. César en sus «Comentarios», escribe alque las numerosas naves enemigas se sirvieran respecto:de ellos. Estas se recogen a una serie de isletas «... el embarazo era sumo, porque los navíos,de la costa, desde donde hostilizan reiteradamen- por su grandeza, no podían dar fondo sino marte. César, que ya había mandado construir sus adentro. Por otra parte, los soldados, en parajespropias embarcaciones, pensando en una inmi- desconocidos, embargadas las manos ynente incursión a Bretaña (Inglaterra), dispone - abrumados con el grave peso de las armas, aaudazmente-, atacar con ellas a las celtas de alta un tiempo tenían que saltar de las naves, hacerproa y enormes velas de piel, que en una canti- pie entre las olas y pelear con los enemigos, aldad de 200 constituían muy buenos fuertes flo- paso que éstos, a pie enjuto o a la lengua deltamos. Producido el combate, pudiendo los ro- agua, desembarazados totalmente y conmanos cortar con hoces de largos mangos el ve- conocimientos del terreno, asestabanlamen de los barcos contrarios, paralizándolos. intrépidamente sus tiros y espoleaban losDe inmediato se pasó al abordaje, donde los es- caballos amaestrados». Fue este el momentotoques o pequeñas espadas, más el scutum, pe- en que antes de la determinación de arrojarse alsado protector revestido de hierro con el cual se mar, el aquilifer de la 10a. legión, alzando elgolpeaba fuertemente la cara y el pecho rival, estandarte se precipitó a las aguas gritando:contribuyeron a facilitar una contundente victo- «saltad soldados al agua, si no queréis ver elria. águila en poder de los enemigos...» (2). Este Considerando Julio César que desde la isla acto enardeció de patriotismo a los romanos,de Bretaña, los galos recibían toda clase de ayu- que fueron tirándose por donde encontrabandas, determinó desembarcar con un par de le- espacio, para seguidamente entrar de lleno al combate sin organizarse, previamente.(2) De «Comentarios de la Guerra de las Gallas», Libro Cuarto, XXV; al Igual el texto anterior sobre el desembarco, XXIV, pág. 98, Edición Espasa-Calpe, Buenos Aires, 1940.16 AHM
  15. 15. retiraba lentamente, dejando tras sí un terreno GUERRA CIVIL calcinado. Esta lucha de los galos de acciones hacia retaguardia, se extendió por casi un año. Sometidos los galos, el Senado, asustado por Al fin, se le obligó a fortificarse en Alesia (4), ciu- la popularidad que Julio César había adquirido y dad alcázar de los Mandubíes, bañada por dos la fidelidad que el ejército y los plebeyos le de- ríos al pie del monte. «Delante -escribe textual- mostraban, nombró al general Pompeyo cónsul mente César-, la ciudad se tendía una llanura único el año 52 a. de C, en desmedro de César cuasi de tres millas a lo largo. Por todas las de- a quien se le ordenó abandonar su provincia an- más partes la ceñían de trecho en trecho varias tes de cumplir el período legal. El conquistador colinas de igual altura. Debajo del muro toda la de las Galias, al enterarse que el Senado le de- parte oriental del monte estaba cubierto de tro- clarara «enemigo de la patria», y a Cneo Pompeyo pas de los galos, defendidos de un foso y de un el Grande (106-48 a. de C.) su defensor, se su- muro de piedra de seis pies de alto». blevó y pasó con su ejército al Rubicón, hoy A la par, los romanos levantaron una fortifica- Fiumicino, río que desemboca en el Adriático, al ción, con la destreza y celeridad acostumbrada, norte de Rimini, frontera de la Galla Cisalpina, la de cara a la de los galos. Esta, dice César, «ocu- que no podía cruzarse con tropa armada. Al ha- pa once millas de ámbito. Los alojamientos esta- cerlo pronunció su conocida locución: Alea jacta ban dispuestos en lugares convenientes, fortifi- est (la suerte está echada). Y marchó con sus cados con veintitrés baluartes...» La llanura en- legionarios a Roma (49 a. de C). tre ambas partes sería el campo de batalla don- En el desplazamiento, sus fuerzas iban cre- de se peleaba reciamente en continuas salidas, ciendo con soldados y campesinos adictos a su especialmente nocturnas, donde no faltaban in- bandera. Pompeyo sorprendido ante la rapidez geniosos ardides para escalar murallones, aper- de César, huye a Grecia, donde organiza y tura de túneles, etc. refuerza su ejército con contingentes del Orien- Faltos de alimentos y de refuerzos, los sitia- te. Fue su grave error, pues en Híspanla mante-dos galos ejecutan simultáneamente un violento nía un excelente ejército y el dominio de Marse-ataque contra todas las posiciones romanas, a lla en la región Marbonense.fin de aniquilarlas. Al cabo de algunas horas sale César entró victorioso a Roma, y antes de ata-de Alesia el propio Vercingetohx con toda clase car a Pompeyo en Grecia, se trasladó a Híspanlade pertrechos y de tropas para liquidar a los ago- para no dejar enemigos a su espalda. Al partir,tados romanos. En tan decisivo momento, César expresó: «Vamos a batir un ejército sin generalque seguía atento las operaciones, refuerza con (Pompeyo); después derrotaremos a un generalnuevos batallones los lugares amagados y se sin ejército».hace presente en la primera línea del combate Así, en Marsella quebrantó en un combatemontando su caballo y luciendo su vistosa naval a las fuerzas del general Décimo Junio Al-capa escarlata, que atrae la mirada de sus bino Bruto (no confundir con el asesino, aunquebravos soldados, que orgullosos, saltan espada también estuvo coludido con otros), lo que bajóen mano sobre el enemigo, haciendo lo propio la moral a las legiones pompeyanas en la penín-la caballería, provocando una matanza de sula ibérica; luego a los generales Lucio Afranioproporciones. y Petreyo en llerda (Lérida) y, a Varrón en Cádiz Al día siguiente, Vercingetohx se presenta (49 a. de C). Retorna a Roma y enseguida demontado ante Julio César, y sacándose el casco promulgar numerosas leyes, salió con sus unida-que tira a sus pies junto con la espada y vena- des operativas a Brundisium (Brindisi), forzandoblo, se entregó al vencedor varonilmente. El jefe el paso del Adriático. En Dyrrhachium (Durazzo,galo desfilaría como cautivo en la ceremonia triun- Albania) chocan los dos ejércitos, donde no le vafal de Roma, el 45 a. de C. Tiempo después, se- bien a César, que tuvo grandes bajas. Peroría ejecutado (46 a. de C). Las Gallas habían sido Pompeyo se retira. Reorganizado con nuevasconquistadas por el talento militar del caudillo fuerzas que suman 22.000 legionarios infantes yromano.18 AHM
  16. 16. LA BATALLA DE FARSALIA 1.000 jinetes, César persigue a Pompeyo que El plan de Pompeyo consistía en lanzar su manda a 47.000 infantes, arqueros y honderos y fuerte caballería, arqueros y honderos contra la 7.000 jinetes. derecha de César, para obligar a retroceder su En Farsalia (5) se da la batalla decisiva el 48 caballería, rodear su ala derecha y atacar su re-a. de C, siendo aplastadas las fuerzas taguardia. Pero César tenía como reserva unapompeyanas a pesar de la desventaja numérica cuarta línea, situada oblicuamente a su frente yde César. Pompeyo tomó posesión en las faldas tras su caballería e infantería ligera. De este modo,del monte Dogandzis, Tesalia. El 9 de agosto del en el momento preciso, gracias a la habilidad tác-48 a. de C, Pompeyo tenía a su ejército formado tica, César reforzó sorpresivamente su ala dere-en batalla a considerable distancia por delante cha con seis cohortes que atacaron con tal furiade su campamento. César, que era lo que de- a la caballería, que esta se retiró desordenada-seaba, formó sus cohortes en tres líneas, con su mente. A la vez, fue rodeada el ala izquierda yala izquierda apoyada en el Enipeo, en alrededo- las reservas rompían el frente pompeyano. Porres de Farsalia. En el ala derecha que enfrenta- entonces, Pompeyo huía hacia Egipto con 2.000ba a 6.400 jinetes de Pompeyo, colocó a sus 1.000 hombres, dejando atrás 15.000 muertos y 24.000jinetes reforzados con infantería ligera. prisioneros. Antes de desembarcar Pompeyo en (5) C. de la antigua Grecia, situada al Oeste del río Enipeo, en la región de Tesalia, Grecia septentrional. Bajo ladominación romana estuvo unida a Macedonia. Hoy, Fársala. AHM 19
  17. 17. tierra egipcia, sería asesinado a bordo por orden del rey Ptolomeo XIII, quien pretendió así, con- graciarse con Julio César. Este, por el contrario, repudió el acto y sentó en el trono a Cleopatra, hermana de Ptolomeo. Las últimas operaciones militares de Julio Cé-sar se llevaron a efecto en Asia, cuando derrotaa Farnaces, hijo de Mitrídates VI, rey del Ponto,quien se sublevara contra Roma. Sería derrota-do en Zella (Bitinia), en la orilla sur del PontoEuxino, después de cinco días, considerado el bios que experimenten los medios destinados aviaje (74 a. de C.) Conocida es su lacónica frase la guerra.en carta enviada a Roma: Veni, vidi, vici. Luego en tierras de Cartago, donde al llegar Sorpresaexclama: África, ya te tengo. Allí aplasta la rebe- Creaba situaciones inesperadas y peligrosaslión de los generales Catón el joven y Mételo para el enemigo, no permitiendo la reacción opor-Escipion, yerno de Pompeyo, quienes organiza- tuna, manteniendo así la iniciativa. Conservabaron un ejército de 60.000 hombres después de el secreto y se distinguía por la audacia y astuciaFarsalia. La batalla se produjo en Tapso (hoy, con que empleaba las reservas en el ataque aTebourba, Túnez), donde murieron 50.000 sol- flancos y espalda. Ejemplo de estratagema: Hizodados pompeyanos. creer al general Pompeyo que se trasladaría por Terminaría en Híspanla, donde destruye otro tierra a Grecia, a través de Iliria. En realidad cru-foco revolucionario comandado por los hijos de zó el Adriático desde Brindisi y desembarcó enPompeyo: Cneo y Sexto, secundados por el ge- Epiro.neral Labenio, que perdiera su caballería enFarsalia. No estuvo César en los primeros com- Ofensivabates que resultaron adversos, pero que, dejan- La aplicó, por su espíritu de conquista y man-do César Roma, obtendría con su experiencia y do férreo en todas sus campañas, siendo una deosadía, salir airoso en la batalla de Munda (45 a. sus principales características, realizándola has-de C), situada en la antigua Bética, aunque no ta en inferioridad numérica, por cuanto el exce-se ha precisado su exacta ubicación. Podría es- lente adiestramiento de sus soldados así se lotar en Ronda, al oeste de Málaga, o Mutilla, al permitía. De este modo destruía al adversario ysur de Córdoba. ocupaba o neutralizaba el terreno. De inmediato Los días después del homicidio de Julio Cé- seguía la maniobra de la persecución implaca-sar en el Senado, el 17 de marzo del 44 a. de C. ble, sin perder el contacto, para impedir que seiba a emprender una campaña militar contra reagrupara. Consolidaba de este modo la victo-Persia, cuya planificación había elaborado minu- ria. Fersanalia fue el modelo de una ofensiva conciosamente. Tenía incluso establecido un depó- persecución que lo llevó hasta Egipto.sito adelantado de armas y equipo en la ciudadsiria de Demetríades. Asimismo, estaban en ca- Libertad de acciónmino 16 legiones al mando de Cuyo Octavio, en Al mantener en todo momento la iniciativa,dirección hacia Apolonia. Estas unidades iban supo someter al enemigo a su voluntad, impidién-reclutando durante la marcha nuevos contingen- dole la maniobra y asegurando la propia hacia eltes de diferentes comarcas. El mismo día 17, objetivo previsto. En Bélgica y Germania induceCésar iba a tomar el mando supremo de la ope- al adversario a presentar batalla en el campo ele-ración estratégica. Con su deceso, sería anulada. gido por César. A Vercingetorix se le obligó a de- jar la lucha de guerrillas, peligrosa para los ro- PRINCIPIOS DE LA CONDUCCIÓN BÉLICA manos, imponiéndole a presentar batalla en EMPLEADOS POR JULIO CESAR Alesia, donde las Gallas pasaron a depender de Roma. Por otra parte, César modificaba a su en- El caudillo romano siguió rigurosamente las tera voluntad el dispositivo de la legión, cuandonormas y leyes inmanentes, que subsisten en el las condiciones eran propicias. Por lo mismo, altiempo, cualesquiera que puedan ser los cam- mantener su libertad en la conducción de las ope-20 AHM
  18. 18. raciones, sabía dosificar sus fuerzas, y determi-nar en cada caso, donde debía ir el centro de JULIO CESARgravedad en una ofensiva. Economía de las fuerzas Considerando la extensión territorial de lasGallas y la cantidad abismante de tribus hostilesa los romanos, además de helvecios y germanosno celtas, se dio maña en no malgastar esfuer-zos en direcciones diversas, sino repartirlos ensus justas proporciones. Supo administrar, enconsecuencia, sus medios y recursos en formanotable, batiendo fraccionadamente a losinsurrectos, o buscando talentosamente aliadosentre los mismos pueblos galos, aprovechandolas rivalidades entre ellos. Reunión de los medios Valorando los procedimientos sui generis y ar-tificios de los que hacía gala el conductor roma- mantenía tácticamente en su mano, en particularno, aplicó este principio con notoria habilidad. No durante la batalla, donde podía dirigir el máximose le sorprendió con sus fuerzas desarticuladas impulso sobre el punto crítico, en el instante con-en tiempo y espacio, porque habitualmente las veniente. GUIA BIBLIOGRÁFICA 1. Briceño Jauregui S.J., R.P. Manuel, El capitán más grande de la Antigüedad, Revista de las Fuerzas Arma- das de Colombia, Bogotá, D.E., 1968. 2. César, Cayo Julio, Comentarios de la Guerra de las Gallas, Editora Espasa-Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires, 1940. 3. César, C. Julio, Comentarios sobre la guerra civil (Comentarli de bello cluili), libro I: Campaña en las cerca- nías de Lérida. Reportaje de la Historia I, Editorial Planeta, S.A., Barcelona, 1968. 4. De Gaulle, Charles, El soldado de la antigüedad, en Revue Dlnfanterie, 1933. 5. Fuentes A., Joaquín, Cayo Julio César, Revista de Infantería, pp. 65-84, San Bernardo, 1951. 6. Gambetta, Néstor, Los grandes capitanes, pp. 39-44, Imprenta del Servicio de Prensa, Propagandas y Publi- caciones Militares del Ministerio de Guerra del Perú, Lima, 1949. 7. Hircio, Aulo, Comentarios de los hechos de nuestro César en las Gallas; prólogo y ocho capítulos, a modo de Apéndice, en Comentarios de Julio César, Editora Espasa Calpe Argentina, S.A., Buenos Aires, 1940. 8. Martínez, Jesús P, Historia Universal Vol. I., Edad Antigua, 2a. parte: Historia de Grecia y Roma en cuadros esquemáticos. Ediciones y Publicaciones Españolas, S.A., E.P.E.S.A., Madrid, 1960. 9. Montaña Jou, Daniel, Historia de la Infantería, Cap. III, La Legión, I.G. Seix Y Barral Hnos., S.A., Editores Barcelona, 1943.10. Montebruno López, Julio, Historia de la Antigüedad, Santiago, 1913.11. Pagliaro, Giorgio, Cesare e Pompeo faccia a faccia, Farsalo, una battaglia decisiva nella storia romana, Storia lllustrata. Amoldo Mondadori Editore, S.p.A., Milano, 1972.12. Secco Ellauri, Oscar, La Antigüedad y la Edad Media, Editorial Kapelusz, Buenos Aires, 1960.13. Shakespeare, William, Julius Cesar, drama en cinco Actos, con escenas en Roma, Sardis y cerca de Filipos. Obras Completas, pp. 1291-1333, Aguilar, S.A. de Ediciones, Madrid, 1951.14. Suetonio, Tranquilo, Cayo, Los doce Césares, Editorial Iberia, S.A., Barcelona, 1962.15. WeIch, George Patrick, Las Legiones Romanas, Military Review, pp. 83-93, Fort Leavenworth, Kansas, USA, 1963. AHM 21
  19. 19. La Movilización de 1898 MGL. MANUEL BARROS RECABARREN Conferencia que el Presidente de la Academia de Historia Militar, Mgl. Manuel Barros Recabarren ofreció como homenaje al EMGE, en su aniversario, el 2 de Septiembre de 1998, en el Salón de Honor de este Alto Instituto. SEÑORES: de este, el más alto organismo de asesoría al Comandante en Jefe del Ejército. Cumpliendo con la tradición que nos hemos Esta vez, rompiendo la gloriosa nómina de lasimpuesto, la Academia de Historia Militar tiene el grandes personalidades que dirigieron o hicieronhonor de ofrecer esta conferencia en homenaje parte del más importante organismo asesor delal Estado Mayor General del Ejército, en ocasión mando de nuestro Ejército, hemos querido evo-de su 178- aniversario. car el recuerdo de este Instituto en su entidad Hasta ahora, siempre habíamos asociado este total, su trabajo especializado en uno de los máshomenaje alrededor de sus más destacados ser- difíciles momentos de nuestra Historia.vidores. Sin querer rememorar circunstancias supera- Es así, como en su oportunidad, hemos evo- das, o al menos que parecen serlo, como posi-cado ante Uds. el pensamiento y la acción de emi- blemente lo creyeron nuestros antepasados ennentes soldados como Kórner, Boonen Rivera y 1902, años en que se firmó un tratado que pare-Díaz Valderrama, figuras señeras del concepto cía poner fin al viejo litigio de límites con Argenti-de Oficial de Estado Mayor, que dejaron profun- na, evocaremos en esta oportunidad al históricoda huella en nuestra historia militar, como Jefe año 1898, cuando ese conflicto, que duraba ya Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San Agustín y después en la Escuela Militar. Egresó de la Escuela Militar en 1950 como Oficial del Arma de Artillería. Oficial de Estado Mayor y profesor de Academia en Logística y Personal. Sirvió a lo largo de su carrera en las siguientes Unidades: Regimiento «Guardia Vieja», «Chorrillos», «Tacna» y «Rancagua», Escuela Militar y Escuela de Artillería. Mandó el Regto. «Arica». Versó su memoria en: «El ensayo logístico sobre el abastecimiento en la Unidad de Teatro». Cursó estudios en Panamá (Fort Gulick) y en EE.UU. (Fort MGL. MANUEL BARROS Leavenworth). RECABARREN Fue Agregado Militar en la República Oriental del Uruguay Director de Instrucción; Planificación y Desarrollo y Personal. Inspector general del Ejército y Jefe del Estado Mayor General del Ejército (1987). En asamblea general de socios es elegido Presidente de la Academia de Historia Militar. Le ha correspondido en tal condición proponer y poner en práctica la Reforma de los Estatutos, quedando a la fecha como Corporación de Derechos Privado y en consecuencia independiente del Ejército.22 AHM
  20. 20. GABINETE Y PRESIDENTE D. Federico Errázuriz Echaurren con sus Ministros. Izq. a Der.: Amunátegui, Valdés, Bañados, Errázuriz, Larraín, Silva y Orrego. más de cuatro decenios, entró a su etapa culmi- cos, quedaron en ese año crucial, superadas por nante. la confianza, la seguridad y la absoluta fe que Fue en ese año, cuando se puso más en evi- tenía nuestro pueblo en sus fuerzas armadas ydencia que nunca la enorme importancia que tie- en la capacidad superior de sus mandos.ne un Estado Mayor General en un caso de una En estos días, se cumplen exactamente cienemergencia internacional. años en que nuestro país y sus fuerzas armadas Jamás el país ha sido testigo de una tarea estuvieron frente a un momento decisivo de sumás apasionante inspirada en un espíritu de sa- historia.crificio tan hondo, como la cumplida en esa oca- Al evocar esos días, veremos hombres, suce-sión por ese organismo superior. sos y circunstancias en horas de intensa Fue ésta la primera vez en nuestra historia dramaticidad. Muchos de ellos, vastamente co-que la opinión pública nacional tuvo clara con- nocidos por quienes han estudiado este intere-ciencia del valor y de la trascendencia de la ac- sante período de nuestra historia. Otros, olvida-ción de una Repartición siempre rodeada de mis- dos por la tradicional mala memoria nacional.terio. Su lema «SER MAS QUE PARECER», re- Es ésta una relación verídica de lo que real-basó los límites de su existencia y nuestro pue- mente sucedió, obtenida de las publicaciones pe-blo, en esas horas tan dramáticas que corrieron riodísticas de la época.a lo largo del invierno de 1898, se sintió plena- Apasionadas o nó; exageradas por el patrio-mente respaldado y protegido por la gigantesca tismo, o bien con la intensión de impresionar allabor organizativa desarrollada por el Estado pueblo para movilizarlo moralmente, ellas refle-Mayor General del Ejército. jan lo que el chileno medio vió y sintió en esa Las vacilaciones de nuestros hombres de go- histórica hora.bierno y la desorientación de nuestros diplomáti- Es la realidad del momento, es la que impactó AHM 23
  21. 21. en la opinión pública de esa época, no lo que dido entre el despoblado de Atacama y el Río después escribieron los historiadores de ambas Bío Bío, frontera natural que en ese entonces naciones, lejos del ambiente candente en que se separaba el Estado de Arauco del resto de nues- desarrollaban los acontecimientos, en un afán de tro país. Más allá, el enclave de Valdivia y el Ar- suavizar las asperezas del conflicto limítrofe, en- chipiélago de Chiloé, prolongaban nominalmente tregándonos así, un relato desabrido, a veces nuestra soberanía hasta el territorio Antártico. híbrido, totalmente alejado y extraño a lo efecti- Usando conceptos actuales, la no ocupación vamente sucedido. oportuna y efectiva de nuestras fronteras interio- Como es de conocimiento de todos Uds., de res y el desconocimiento de la legitimidad deacuerdo con el principio jurídico llamado UTIS nuestra soberanía sobre los territorios asignadosPOSIDETIS, que consagraba el derecho inter- por la corona española a la Capitanía Generalnacional latinoamericano. Nuestro país, al cons- de Chile, desde las primeras cédulas reales deltituirse en 1810, en nación independiente y so- tiempo de la Conquista, crearon artificialmenteberana, conservó como propios los territorios que nuestro futuros conflictos de límites, tanto conle había fijado la corona española durante el pe- Bolivia como con Argentina.ríodo colonial. Como atenuante de esta falta de visión global Durante el primer período del proceso que lle- de nuestra posición geopolítica dominante en elvó a nuestra Independencia Nacional, la común Cono Sur del Continente, hay que considerar que,lucha por la libertad política que unió a los pue- además de las dificultades materiales que teníanblos chilenos-argentinos y peruanos, hizo olvidar nuestros Gobiernos en aquellos años para ejer-la fijación de los límites reales que esas nuevas cer una soberanía real y efectiva sobre tan aleja-naciones tenían, y predominaron en ese concepto dos territorios, hay que considerar también la vi-los accidentes geográficos. Es así, como en el tal lucha por su existencia como nación en unacaso de nuestro país, todavía envuelto en el pro- época de dominante espíritu unitario yceso independentista, seguido por los esfuerzos americanista en torno a la común causa libertaria.por obtener una organización interna y estable a Debemos también recordar, que el mayor es-través de las diversas cartas fundamentales de fuerzo militar de nuestro país en ese tiempo, es-1818, 1822, 1823, 1826, 1828 y 1833, intentos taba orientado hacia la liberación del Virreinatoangustiosos de dar forma jurídica a la nueva na- del Perú del dominio de España y en sostener lación, no recogió en ellas la especificación de sus interminable lucha contra la guerrilla realista quelegítimas fronteras. duró algo más de diez años. Superados en el tiempo estos dos factores in- Esas fronteras, se extendían por el Norte, cidentes, cabe recordar también la intervencióndesde el curso del Río Loa y por el Este, el militar que tuvo que efectuar nuestro país paraOcéano Atlántico comprendiendo el territorio disolver la Confederación Perú-Boliviana del Ma-argentino acWaI desde el Río Diamante al At- riscal Santa Cruz y la prolongada Guerra delántico hasta en Continente Antártico. Arauco, heredada de España. La primera desvió los esfuerzos nacionales hacia el exterior y la otra, Estas habían sido las fronteras del Reyno de además de constituirse en un verdadero tapónChile y sobre ellas el Gobierno Colonial Hispano geográfico entre nuestro territorio central y los dehabía ejercido plena e indiscutida soberanía. allende Los Andes, significó, para nuestros an-Por tanto ellas constituían, de acuerdo al «Litis gustiosos recursos, una sangría permanente dePosidetis» de 1810, el territorio del nuevo estado hombres y de dineros.chileno. En tales condiciones, la falta de una real y efec- Ese fue el Chile que heredaron de España tiva soberanía sobre nuestras fronteras interio-nuestros Padres de la Patria y ese fue el Chile res, el incomprensible desconocimiento jurídicoque sus hijos debieron haber conservado. de nuestros inalienables derechos sobre su so- En los primeros años de nuestra vida inde- beranía, delito del cual se hicieron reos nuestrospendiente, la lejanía de los territorios del Norte y primeros gobernantes, son antecedentes quedel Este y su bajísima demografía, hacían difícil contribuyeron, especialmente, a que Argentina,y hasta innecesaria su ocupación, tanto militar, país que estaba físicamente más próximo a terri-como administrativa limitando prácticamente esa torio chileno transandino, penetrara solapada-actividad al sector del territorio chileno compren- mente sobre nuestras fronteras, ante la indiferen-24 AHM
  22. 22. cia de nuestro país, encandilado primero por un Chile, respaldado por el Ejército y por la Ar- falso sentimiento americanista que lo llevó a la mada más poderosa de la América Latina, en un lamentable y absurda guerra con España y des- instante de pleno espíritu triunfalista, nacido de pués, por una histórica encrucijada por el domi- la reciente victoria, debió en ese momento histó- nio del Pacífico Sur. rico exigir el cumplimiento del Tratado de 1856 En el intertanto, recordemos también que la que había pactado entregar al arbitraje las dife-visionaria política internacional portaliana que ins- rencia limítrofes y no renunciar a sus legítimospiró a nuestros gobernantes, tuvo, sin embargo, derechos a la Patagonia, para conformarse conun eclipse lamentable cuando rechazo de plano tan sólo la boca oriental del Estrecho delas peticiones de los pueblos que formaban las Magallanes, además neutralizada, y una peque-provincias argentinas de San Juan y de Cuyo, ña franja costera en su margen norte, y la mitadlas que hastiadas por la anarquía existente en de Tierra del Fuego.Argentina en esos años, solicitaron volver a Chi- Las esperanzas que tuvo nuestro país quele. Pero en 1843, comprendiendo la necesidad este Tratado neutralizase una posible interven-de ejercer soberanía sobre el Estrecho de ción diplomática de Argentina en nuestros asun-Magallanes, el Presidente General Manuel Bulnes tos del Pacífico y en la liquidación de la guerraordenó que se tomara posesión oficial de esas misma, resultaron ilusorias.tierras y que se fundara un fuerte en ellas, para Antes de mucho tiempo, Argentina hizo ingen-sen/ir de base a una futura población. tes esfuerzos diplomáticos ante Inglaterra, En 1847, sólo 4 años más tarde, el gobierno EE.UU., Brasil y otros países, para obligar a nues-argentino protestó contra este acto soberano de tro país a hacer la paz y a conformarse con unanuestro país, iniciándose así un largo conflicto indemnización en dinero e impedir de que retu-de límites que se extendió después desde viese en su poder las provincias de AntofagastaAtacama al Cabo de Hornos, el cual sufrió las y de Tarapacá: la primera conquistada por el es-diversas alternativas que Uds. conocen muy bien fuerzo de su pueblo trabajador y la segunda pory el que en 1878 estuvo al punto de provocar una la sangre de sus soldados.guerra entre los dos países. La política exterior argentina fue siempre con- ducida con inteligencia, frialdad y pragmatismo. Así la historia llega al año 1881 : Lejos estaban de su espíritu las debilidades sen- Triunfante nuestro país en la Guerra del Pací- timentales y el lamentable americanismo que im- fico, el 23 de Julio de ese año, se firmó en Bue- peró en nuestro gobierno y que nos llevó a la nos Aires un Tratado de límites por medio del cual guerra con España. Recordemos que esa oca- se estimó haber solucionado el conflicto de lími- sión y pese a las solicitudes de solidaridad, la tes . cancillería argentina no tomó participación algu- Este Tratado, fue aprobado por el Congreso na en ese embrollo. Nacional de nuestro país en Octubre de ese mis- Como un ejemplo del pragmatismo con que mo año, y fue promulgado como Ley de la Repú- siempre actúo la cancillería argentina, recorde- blica el 26 de ese mes. mos el incidente policial que se produjo después El significó para nuestro país la renuncia defi- de la Revolución de 1891, entre nuestro país ynitiva a la Patagonia, es decir a más o menos los EE.UU., cuyas derivaciones estuvieron muy700 mil kilómetros cuadrados de territorio nacio- cerca de envolvernos en una guerra con esa po-nal. tencia. Aprovechando la coyuntura que se le pre- Como las estipulaciones del Tratado estable- sentaba, Argentina, por intermedio de su canci-cían el dominio de nuestro país sobre toda la ex- ller Estanislao Zeballos, ofreció al Gobierno detensión del Estrecho de Magallanes, de vital im- los EE.UU. la cooperación de su gobierno en con-portancia para nuestras comunicaciones con Eu- tra de Chile, ofreciéndole libre paso de su ejérci-ropa, la opinión pública estimó que el Tratado era to por territorio argentino para operar sobre nues-el precio pagado por nuestro país a la Argentina tro país y abastecer de carbón a su escuadrapor su neutralidad en el conflicto del Pacífico, por expedicionaria a cambio del apoyo de esa poten-tanto lo aceptó como una solución impuesta, pero cia para apoderarse de la parte austral de Chile.útil y oportuna. Por suerte, nuestra cancillería habiéndose im- Profundo y lamentable error. puesto por medio de informaciones confidencia- les proporcionadas por Brasil, instuyó la grave- AHM 25
  23. 23. dad de la situación, logrando un acuerdo defini- Pietro Mascagni estrena «Iris», en el Teatro tivo con los EE.UU., canceló las indemnizaciones Constanzi de Roma. exigidas por esa nación y bloqueó así la manio- También fue el año internacional que sirvió de bra argentina. fondo al agudo conflicto de límites que casi llevó Después de la revolución de 1890 en Argenti- a Chile y Argentina a una guerra.na y de la Guerra Civil en 1891 en Chile, surgie- En 1898, la situación internacional de nuestroron serias controversias sobre la interpretación país era muy delicada. Sin aliados en el Conti-del Tratado de 1881, las cuales llevaron a pactar nente, Chile se encontraba frente a Argentinael Protocolo de 1893 y el acuerdo de 1896 que recién recuperándose de la crisis económica,designó como arbitro a S.M. Británica. política y social que le causó la reciente guerra De acuerdo con este Protocolo, ambos gobier- civil.nos nombraron a sus respectivos peritos, actuan- Además, las relaciones con nuestros vecinosdo por nuestro país el historiador don Diego Ba- del norte todavía no alcanzaban, ni han alcanza-rros Arana, quien sostenía la tesis chilena de la do después de cien años, a una integración sin-división de las aguas y por Argentina, el geógra- cera. Entonces, como ahora, son una preocupa-fo Francisco P. Moreno, quien a su vez, defendía ción seria para nuestros estrategas.a las altas cumbres andinas como frontera. Así,la discusión diplomática pasó al plano geográfi- De acuerdo con lo que nos dice nuestro aca-co científico. démico Mario Barros en su «Historia Diplomáti- De esta manera llegamos al año 1898. ca de Chile», al iniciarse el año 1898, tres gran- Año violento en el mundo y amenazante en des posiciones dividían al país y a nuestra claseAmérica. gobernante en relación al conflicto de límites con Argentina. El 24 de Abril estalló la guerra hispano ameri-cana, después de una corta campaña, los EE.UU. 1 ra. La corriente encabezada por el Presidentederrotan a España y le arrebatan las islas de Errázuriz los intelectuales y los pacifistas aCuba, Puerto Rico y las Filipinas. ultranza, los que estimaban que la solución esta- El Tratado de Paz, subscrito en París el 10 de ba en avenir a los peritos, demarcar los territo-Diciembre de ese mismo año Consagró las con- rios en discusión y que el articulado del Tratadoquistas americanas. de 1881 bastaba y sobraba para garantizar la paz, El 10 de Julio un serio incidente, ocurrido en y por último que si los peritos no se ponían deFashoda, grave choque de los intereses colonia- acuerdo, el arbitraje pondría fin a todo conflictoles británicos y franceses en el alto Egipto, casi con Argentina.hizo estallar una guerra franco-inglesa. El 30 de ese mismo mes falleció el Príncipe 2da. La segunda corriente, que liderabanOtto von Bismarck, ex canciller del Imperio Ale- Walker Martínez y Phillips, apoyada en el parla-mán y, según Balmaceda, «el mejor amigo de mento por Kónig y Martínez, sostenía que Argen-Chile». tina no aceptaría el arbitraje hasta que Chile no El 10 de Septiembre, es asesinada en Suiza, tuviese una escuadra poderosa y 200.000 bayo-Elisabeth Emperatriz de Austria, esposa del em- netas listas para cruzar Los Andes y exigía queperador Francisco José. no se tolerase ni una provocación más. Lord Kitchener de Khartun avanza a lo largodel Nilo conquistando Sudán. 3ra. La tercera de estas corrientes, la forma- El Kaiser de Alemania visita Tierra Santa. ba el grueso del Ejército, la Armada y la opinión En el mundo científico, Alberto Santos pública nacional, quienes sostenía: Basta de con- Dumont, el aeronauta brasileño, inventa las versaciones y arbitrajes. Zafarrancho de Com- aeronaves no rígidas en París. bate y al otro lado. Revivir las históricas jorna- El Conde alemán Fernando von Zeppelin, por das de 1879 y no detenerse hasta Buenos Aires. su parte, inventa las naves rígidas más livianas Sobre estas tres premisas se desarrollarían que el aire. los acontecimientos que conducirían a la disyun- Pedro y María Curie, aislaron el radio. tiva histórica de Septiembre de 1898. En el mundo artístico, Giordano estrena su ópera «Fedora» en el Teatro Lírico de Milán y El 14 de Abril de 1898, asumió el cargo de26 AHM

×