Anuario N° 11 [ Año 1996]

1,926 views

Published on

El Ejército; la palabra y la espada
EMB. Enrique Campos Menéndez [Página 5]

El Cabildo de Santiago y los apercibimientos para la Guerra de Arauco
Dn. Javier González Echeñique [Página 12]

El General Francisco Javier Díaz Valderrama
MGL. Manuel Barros Recabarren [Página 22]

Ramón Cañas Montalva, un General visionario
Gral.(C) René Peri Fargerstrom. [Página 33]

El perfil del soldado
GDB. Jorge Court Moock [Página 37]

El Presidente Ríos y el Ejército
Sr. Alejandro Pizarro Soto [Página 44]

Notas sobre Concepción (Perú) a propósito del Combate
Msñor. Joaquín Matte Varas [Página 58]

Visión político-militar del Gral. Carrera y su tiempo
BGR. Juan de Dios Barriga Muñoz [Página 62]

Las fortificaciones de la Defensa de la Costa del Reino de Chile
Dn. Isidoro Vásquez de Acuña [Página 90]

El Servicio de Intendencia
CRL. Rafael Pizarro Barahona [Página 111]

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,926
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
85
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anuario N° 11 [ Año 1996]

  1. 1. «AcienañosdelamuertedeunGeneralinvicto» En la víspera de cumplirse un siglo de la muerte del invicto General Manuel Baquedano González, son oportunos algunos recuerdos de la vida de tan preclaro soldado de la República. El 30 de Septiembre de 1897, en medio de las tensiones producidas en nuestro país por el grave conflicto limítrofe con la República Argentina, el cual culminaría al año siguiente en una gravísima crisis, falleció a eso de las 11.30 hrs. de la mañana de ese día, el ilustre General don Manuel Baquedano González, quien condujo a nuestro Ejército a la victoria en la Guerra del Pacífico. «La noticia del fallecimiento del General Baquedano se extendió rápidamente por tüdü Santiago produciendo vivísima impresión en todos los ánimos, no obstante los detalles de extrema gravedad que acerca de su salud, había dado la prensa de la mañana y de la tarde de la víspera», escribía el diario La Ley del viernes 1" de Octubre. La reacción oficial fue inmediata y emotiva. El gobierno ordenó que se le hicieran honores fúnebres por cuenta del estado, encargó al General de Brigada, don Manuel Bulnes Pinto que hiciera uso de la palabra a nombre del Ejército; ordenó que la guarnición de Santiago llevase luto durante seis días y decretó que el buque escuela que se construía en ese tiempo en Inglaterra llevase el nombre de «General Baquedano». Pero el homenaje más emotivo de lodos fue ordenar que un piquete del Regimiento Nº 2 de Caballería, el favorito del General Baquedano, concurriese a sus funerales Llevando el antiguo estandarte que, a la fecha, se encontraba depositado en el Museo Militar. Sin embargo este homenaje no estaba completo. Una viril clarinada del General Körner, Jefe del Estado Mayor del Ejército, publicada a la prensa de la tarde del mismo día del fallecimiento del General, fue el origen de la decisión tomada esa misma noche por el gobierno para decretar que en lo sucesivo el Regimiento llevase el patronímico de General Baquedano. Decía el General Körner en su artículo: «Acaba de fallecer el General que se ha considerado como el tipo de militar chileno, y con razón, porque los rasgos sobresalientes del carácter nacional, esto es, el espíritu viril, la abnegación incondicional en servicio de la Patria, el AHM 3
  2. 2. valor heroico, la sencillez y rectitud en todos los actos de la vida, tuvieron en el egregio General en Jefe que acaba de morir su representación más genuina, su encarnación más que gloriosa». «Modesto» sin expansiones del amor propio, supo en toda circunstancia, aún en las más difíciles, cumplir con sinceridad verdaderamente militar las imposiciones de su deber». «Difícilmente en esta amada Patria podía encontrarse otro hombre que reúna en torno de su recuerdo, mayor número de sentimientos afectuosos, así como en torno de su nombre, mayores destellos gloriosos». «Todos los que sirvieron bajo sus órdenes, sin excepción, conservan del ilustre General en Jefe las gratas impresiones que siempre produce un corazón caballeresco, noble y generoso». «Mudo, pero fanático admirador de las glorias y del nombre le su Jefe, fue el Regimiento Cazadores a caballo. El también lo amó toda su vida con paternal cariño». «Y ya que para perpetuar el nombre del ilustre General, el Supremo Gobierno determinó bautizar uno de los buques de la escuadra, dándole ese nombre, justo es que el Ejército solicite también para sí tan alto honor». «La ocasión no puede ser más propicia. Al Regimiento N° 2 de Caballería ha correspondido la herencia del nombre de los Cazadores. Llamémosle entonces Regimiento de Caballería N°2»Cazadores de Baquedano» Emilio Körner. Horas más tarde, haciéndose eco de la autorizada opinión del General Körner, el Gobierno emitía el siguiente Decreto Supremo: Santiago, 30 de Septiembre de 1897 Considerando que es deber del Gobierno perpetuar en el Ejército la memoria de los hombres que han cubierto de gloria las armas de la República y que el General de División, don Manuel Baquedano, empezó su carrera militar y sirvió largos años en. el Regimiento de Cazadores, decreto: El Regimiento número 2 de Caballería se denominará en los sucesivo «Cazadores del General Baquedano» Federico Errázuriz - Carlos A. Palacios Z. Nuestra Academia, anticipándose a la fecha, quiere alertar las conciencias y corazones de sus miembros para la digna celebración y homenaje de tan preclara figura del conductor militar, que afirma su grandeza a través del tiempo.MANUELBARROSRECABARRENMayor General Presidente Academia Historia Militar AHM 4
  3. 3. ElEjército: la Palabra y la Espada (Con esta Conferencia, nuestra Academia puso término a su labor del año en Asamblea de ClausuraDON ENRIQUE CAMPOS MENENDEZ efectuada en el Salón de Honor del E.MG.E., el 06 deEnrique Campos Menéndez nace en Punta Arenas, hijo deuna familia pionera de Magallanes. Cursa la preparatoria diciembre de 1995)en su dudad natal, y la secundaria y universitaria en elextranjero. Es nombrado Adicto civil y luego Secretario de laEmbajada de Chile en Argentina. Radicado en esde siempre, los hombres de armas han resaltadoSantiago, es elegido Presidente de la juventud y luego Dla relación existente entre palabra y la espada. HaySecretario General del Partido Liberal. Es diputado momentos en que las ideas y los ideales se envainannacional por dos períodos, en la provincia de Cautín. en frases de acero; y las hay también en que lasPreside la Comisión de Relaciones Exteriores de la acciones y la fuerza, encuentran su expresión en el filoCámara. Es nominado Representante ante la Unesco.Vicepresidente de la Sociedad de Escritores de Chi-le. sonoro del vocablo. Palabra y espada, espada yPresidente del Partido Acción Nacional. Se vincula a la palabra, son términos complementarios que definen yindustria cinematográfica realizando cortos y largos representan la virilidad del soldado.metrajes, destacándose la coproducción con España e La historia literaria culmina con el género másItalia de «La Araucana». Interviene en programas de completo y trascendente: la novela. Y entre ellas,radio y televisión. Publica artículos literarios en los prin- como es sabido, la que bautiza y confirma estacipales diarios de Santiago. Es nombrado AsesorCultural de la Junta Militar de Gobierno de Chile. Director expresión literaria, es la obra genial de don Miguel dede Bibliotecas, Archivos y Museos y de la Biblioteca Cervantes y Saavedra, «Don Quijote de La Mancha».Nacional. Obtiene el Premio Internacional «Alberdi-Sar- Uno de los capítulos más celebrados de estamiento» de argentina y otros galardones de obra es, precisamente, la que en forma magistral,Instituciones culturales y literarias chilenas, americanas y establece la relación que existe entre las armas y lasespañolas. letras, entre la pluma y la espacia.Es elegido Miembro de Número de la Academia Chilena de Si este simbolismo cervantino es válidola Lengua, correspondiente a la Real Academia Española. universalmente, más lo es en la descubierta, conquistaForma pare del Consejo de la Universidad de Magallanes y emancipación de nuestro continente. A bordo dey es nombrado Hijo ilustre de Punta Arenas y Cronistaoficial de la ciudad. las endebles carabelas, vino a América la cultura de Premio Nacional de Literatura 1986. Dicta conferencias en Occidente: el pan, el aceite y el vino, que simbolizan la casi todos los países de América y en Europa. existencia espiritual y material del hombre; la carta y la Desde 1986 ai 90 es designado Embajador de Chile ante brújula, proa y ruta dé las naos descubridoras; el arado, la el Reino de España y Concurrente en Grecia. pala, la semilla, la oveja y el caballo; y culminando todos Ha publicado más de veinte libros, entre los cuales: estos elementos que representaban la vieja cultura «Sólo el viento», «Se llamaba Bolívar», «OHiggins», occidental: el libro, la espada y la cruz. «Águilas y cóndores», «Los pioneros», «El caballero de la triste aventura», «Los adelantados de la palabra», «Una Los conquistadores encontraron la natural resistencia vida por la vida» (Biografía del Dr. Vicente Izquierdo, y de los aborígenes que defendieron sus tierras. Al principio reseña de la historia de la medicina en Chile). Ha sido se trató, por todos los condecorado por varios gobiernos de nuestra América. Actualmente es miembro de diversas Instituciones Culturales, Históricas y literarias.AHM 5
  4. 4. medios, que la conquista fuese incruenta y, y siete capitanejos y dos mil trescientospor ello, la palabra quiso abrirse camino en ochenta mocetones. En este campamento sela conciencia de los indígenas. Más ellos no tomaron acuerdos de gran importancia. Perola entendieron porque no era la suya, y no es nuestro propósito adentramos en larespondieron con sus lanzas y flechas a la consideración de esos hechos históricos sinoinvasión de esa nueva lengua que les ratificar esa capacidad oratoria de losresultaba extraña y enemiga. Entonces, los araucanos. Dice textualmente el historiadorconquistadores, sacaron la espada que fue Encina: «El largo y amistoso discurso delel lenguaje de acero que se impuso en la presidente, fue contestado por los caciquesconquista de las Indias. con difusas y floridas arengas: «Con tu En nuestro Chile, Pedro de Valdivia presencia -dijo uno de ellos- parece que lasencarnó, como el mejor de los fuentes saltaran y vertieran el agua con másconquistadores de América, a estos dos abundancia que antes y que los arroyosgrandes símbolos que traía con sus ciento corrieran con más velocidad.. - Y continuabacincuenta adelantados. Así como son el inspirado orador de Arauco: -Las plantasfamosas sus victorias contra los picunches han reverdecido y entre sus ramas losy luego sus encarnizados combates con pajarillos cantan más ligeros y sonoros». Laslos araucanos, también son inmortales las arengas mapuches no eran sólo líricas ypalabras que escribiera a su Emperador, en poéticas. A veces los caciques seque demuestra el amor por la tierra que lo transformaban en toquis y salían de susha conquistado. Aquí, al pie del cerro gargantas inflamados discursos queSanta Lucía, sobre una piedra, están enardecían a los valientes mocetones que seesculpidas algunas palabras de esas precipitaban como un alud de incontenibleesquelas en las cuales don Pedro expre- fuerza y coraje frente al enemigo.saba sus admiración por la nueva patria de Bien es sabido que fue, a comienzos delsus sueños. siglo XVII, que el gobernador don Alonso de Pasados unos años, la gesta de la Rivera, formó el primer ejército profesionalconquista de Chile se hace palabra en las de América, en la frontera con los araucanos.rimas épicas del esclarecido poeta don Desde entonces, siempre existió unaAlonso de Ercilla y Zúñiga; mientras su acero poderosa fuerza armada en Chile que, con elabre caminos de valor duran-te el día, en la correr de los tiempos, cada vez fue másvigilia nocturna, a la luz de un vivac, sobre chilena porque estaba hecha de la conjunciónun cuero o una corteza de árbol o un de esas dos sangres que formaron una nuevamezquino trozo de papel, va grabando con raza en la fragua del combate.su pluma las famosas estrofas de su poema Si tuviéramos que simbolizar ambas«La Araucana», que atravesará los siglos vertientes que configuran nuestro sercon su bizarro mensaje, que es la partida nacional, tendríamos que convenir subautismal de una nueva raza surgida de la carácter profundamente castrense, ya quesangre de españoles y araucanos. Chile nace de una lid que dura siglos, cuyo Bien es sabido el rico acervo literario de espíritu se enardece y purifica en defensa deEspaña que fecundó los espíritus de los altos ideales. Las dos armas que seAmérica. En esas frases vibraba el genio de entrelazan en el temple de la raza, estánSan Juan de La Cruz, Santa Teresa de simbolizadas por la espada y la palabra.Ávila, de Quevedo, de Góngora, Lope y Quienes hemos tenido la suerte deCalderón. Pero aquí, en nuestra tierra, entre asomarnos a las escuelas y cuarteles en quelos aborígenes, habían también insignes se forja el espíritu militar de los chilenos,cultores de la elocuencia. El pueblo hemos recogido con asombro y admiración,mapuche se distinguía entre todos los como los oficiales y clases se empeñan ennaturales de América, como los más inculcar en sus subordinados, el manejoinspirados oradores. Para comprobar lo que escrupuloso y perfeccionado de las armas; yestoy manifestando. Francisco Encina en como al mismo tiempo, también se esmeranuno de los capítulos sobre la vida de don en perfeccionar en cada uno de susAmbrosio OHiggins, narra en detalle la subalternos, la fuerza y el espíritu delreunión tenida por el gobernador en la lenguaje. Los casinos de oficiles sonpoblación de Negreta, con los mapuches. verdaderos ateneos, y con el pretexto de laConcurrieron a este parlamento, realizado conmemoración de una fecha histórica o deel 4 de marzo de 1793, sesenta y seis un acontecimiento de orden social, comooficiales y mil quinientos soldados por parte pueden serlo un nombramiento, un ascenso ode los españoles y ciento ochenta y siete un onomástico, los jefes hacen ha-caciques, dieciséis capitanes ancianos,once mensajeros, setenta AHM 6
  5. 5. blar a cada uno de sus subordinados para que ellos tos medios para alcanzar la paz por la razón. glosen esos acontecimientos, poniendo el calor y la Cuando ello ya es imposible y no queda más que inteligencia para que la palabra sea un vínculo que la razón de la fuerza para defender los principios estreche más las filas de ese cuerpo armado. Esta por tos cuáles se nace y para los cuales se vive. Es tradición muy honrosa de las Fuerzas Armadas de entonces que con firmeza hay que avanzar hacia el Chile, está sintetizada, en muchas ocasiones, a combate con paso sereno, enarbolando la voz de la través de tos momentos más heroicos de nuestra decisión y, en la mano, el arma vencedora. historia. Aún resuenan en el aire de los tiempos las Espada y palabra, siempre se juntan bajo el frases pronunciadas por algunos de nuestros héroes mismo destello y ambas cortan con su filo ese en el fragor del combate. Recordamos a Manuel imposible que no otorgó ni la razón ni la justicia. Rodríguez exclamando: «Aún tenemos patria, El idioma, en el mundo civil, tiene diferentes ciudadanos», o a OHiggins en la batalle del Roble o significaciones a las que se usan en las esferas en Rancagua, Chacabuco o en los momentos so- castrenses. El lenguaje civil está liberado de un lemnes y triunfales en que se sella la indepen- compromiso obligado con la acción; es la expresión dencia. Sí señores, en esos momentos solemnes, libre, a veces especulativa del pensamiento. No brillan los sables y los vocablos en un mismo suele estar sometida a una acción determinada, fulgor patriótico. salvo que se la encadene con un compromiso de La palabra no sólo está en el combate, está en la honor, como puede ser, la que surge de un contrato ovíspera para despertar tos espíritus, señalando el una decisión formal. Se habla muchas veces porcamino del heroísmo y festejando el triunfo con buscar un camino, por arrinconar una idea. Nuestrashonor y gloría. La palabra también se recoge, se frases civiles, a veces, van en busca de su objetivohace íntima, se sutiliza despojándose de sonoridad sin más compromiso que el de deleitar, inquietar unpara hacerse murmullo temblando en tos labios. Es momento o buscar una respuesta.la palabra que invoca al Señor de las Alturas o a la El idioma castrense en cambio, es diferente,Madre de los Cielos, palabra transida de fe y salvo en los momentos de recreo. No hay queesperanza; palabra que es un escapulario y que se creer que el soldado viste todo el tiempo detransforma en la mejor coraza del soldado, en uniforme, hay instantes en que tamben es civil ydefensa de la Patria. especula, ameniza o sueña en vocablos» sin más Hay otras palabras trascendentes y profundas compromiso de lo que ellas puedan sugerir, pero enque son las que esclarecen nuestras ideas, las que cuanto la persona viste un uniforme y se transformaordenan nuestro pensamiento, las que elaboran con en soldado, su voz siempre es una enseñanza,razones nuestras conducta; son las palabras de la una orden o el llamado a la acción. Es una vozfilosofía, de ese saber profundo que alumbra en los comprometida con el deber, la seguridad, larincones de la conciencia. También hay otras soberanía. Con ese concepto sublime quepalabras, esas que como pájaros avivan el relato galvaniza el espíritu del soldado: la Patria.de horas felices, de claridades y ensueños que Con las armas pasa algo semejante. El arma civilponen notas alegres en nuestra existencia; es la o se entretiene en las fintas del deporte o en elpalabra que surge del teatro, de la comedia, de las ejercicio de la recreación, En cambio la lámina delíneas y entrelineas de la novela festiva, que nos invita acero que duerme en su vaina, en cuanto despiertaa navegar más allá del cotidiano horizonte de nuestra para animarse de fulgor, no es para unavida. Está la palabra grave del hombre que demostración meramente inane, sino para escribiraconseja a su hijo para enseñarle el camino de su un juramento conprometido con la historia.andar o la de la madre que pone dulzura en las Siguiendo las honrosas tradiciones del Ejércitoasperezas de ese camino. de Chile, quiero expresar mi reconocimiento por la El soldado, el hombre de armas, es un ser obra que realiza esta Academia de Historia Militar,integral; no es un arrebatado ni tampoco puede ser que ahondando en nuestro pasado, exalta tosla imagen de un enajenado delirante. No es ni valores espirituales que animan a los soldados. Supuede ser ese el valor de un verdadero soldado. obra enaltece nuestro idioma que es la expresiónEl hombre de armas, el que encarna nuestra raza, de la memoria, del pensamiento y de los idealeses aquél que va al combate en la última instancia, que animan elcuando se han agotado todos AHM 7
  6. 6. alma de la raza. Los soldados de hoy no Mistral estuviese muy alejada de lo que son solamente la expresión de la fuerza y estamos hablando, sin embargo, esta mujer de la técnica, los soldados que surgen de que era toda intuición, en un momento de nuestras Escuelas castrenses, están su vida, para ser preciso, en una animados, tanto de espíritu como de valor, conferencia que diera en la ciudad de inteligencia como de decisión, de mediterránea de Málaga, en España, cultura como de sacrificio. Y así la palabra acuñó una frase que resume lo que seguirá iluminando el destello de la hemos dicho e incluso lo que hemos espada, y en su diálogo armónico pensado. Le preguntaron como definía a alternarán las viejas tradiciones, los los países de América: al Brasil -contestó - hechos heroicos y las esperanzas y lo veo como el cuerno de la abundancia; a anhelos que han hecho de nuestras Argentina, como un crisol de razas, y a Fuerzas Armadas un trozo ejemplar de Chile, ¡como una voluntad de ser! historia; y por otra parte, representarán En esa frase genial está grabado, inde- esa fuerza disuasiva que permite a los leblemente, el temple de la raza, está el millones de chilenos vivir en paz, en lema de la vida, está el mandato de nuestro busca del progreso. destino: una voluntad de ser. He elegido corno tema de esta charla, También podemos glosar los conceptosla espada y la palabra, con una deliberada de los otros nombres que iluminan elintencionalidad. Algunos despistados que parnaso intelectual con su caudal deno se conocen ni a sí mismos, llegan a hondo y trascendente patriotismo.decir que los militares están alejados de la Historiadores como Barros Arana, Vicuñaintelectualidad. Estas personas poco saben Mackenna, Antonio Encina, Sotomayorde historia ni literatura. Son muchos los Valdés, Gonzalo Buhes, Jaimegrandes escritores que han sido militares. Eyzaguirre. Y entre los vivos: FernandoHoy en día la milicia dedica tanto tiempo, o Campos Harriet, Gonzalo Vial Correa,más, a las labores de investigación, de Ricardo Kreps, el Padre Guarda, a los queestudio y de debate, que las que ocupa en hay que agregar los nombres de los queejercicios cuarteleros o de campañas y ma- dan vida y honor a esta ilustre Academia.niobras. Los Estados Mayores son Lo épico de la Conquista, ha sido temacenáculos de altos estudios; la estrategia de varios distinguidos autores. Dees una ciencia compleja que requiere de Caupolicán y Lautaro, kis dos personajesun alto grado de conocimiento. Nadie más representativos del ingenio y ardorpodrá decir que Sócrates, Alejandro combativo de la raza araucana, han sidoMagno, Cervantes, Napoleón, Bismak o exaltados por escritores como FernandoVon Klausevich fueran incultos o tardos Alegría y Bernardino Abarzúa. Sonde pensamiento. Todos ellos eran muchos los autores que se inspiran enpensadores profundos y además de hazañas o anécdotas tomadas de ladistinguirse con ardor y bizarría en el leyenda o la historia de nuestro lejanoejercicio de las artes castrenses, fueron pasado. Raúl Morales se refiere a la monjadistinguidos intelectuales. Por supuesto Alférez y Hugo Silva y Manuel Rojas a «Lamuchos de los más grandes escritores han ciudad de los cesares», por su parte, Víctorsido hombres de armas, Domingo Silva recrea la figura del mestizo Chile, como lo he dicho y ahora lo Alejo, la maravillosa vida del primer toquireitero, es una país que ha sido creado y chileno.desarrollado con una honrosa mentalidad La Colonia también tiene sus aedas,militar, ya que gran parte de sus más juglares y cronistas como Gerónimo deilustres presidentes han sido soldados. Bibar, Góngora y Marmolejo, Mariño de También nuestros poetas, novelistas e Lobera y tantos otros. Entre los máshistoriadores, son parte de nosotros recientes: Magdalena Petit con sumismos, de nuestro espíritu. Si por «Ouintrala»; Sady Zañartu con «La sombraejemplo toncamos a Gabriela Mistral, yo del corregidor»; María Correa con suestoy seguro que al glosarla, ustedes novela sobre la vida de Inés de Suárez.sentirán lo mismo que yo, la emoción de su Espigando en las obras que han tenidorecuerdo. Se podrá pensar que la poesía como tema la Independencia Nacional,de Gabriela es predominantemente debemos empezar por Blest Gana con -sumaternal y femenina, ya que le dio a su destacado libro "Durante la Reconquista»;versos las formas de las rondas infantiles y a Acevedo Hernández con «La guerra asu estrofa se sutiliza en las emociones del muerte» y, por supuesto, Gregorio Briebaamor, se eleva como una plegaria o se con «Los talaveras». Hasta el liberal Joséenluta con el dolor en sus famosos Sonetos Victorino Lastarria, sede la Muerte. Pareciera que Gabriela AHM 8
  7. 7. Alonso de Ercilla y Zúñiga, autor de "La Araucana".entusiasma por la novela histórica y publica «El que no lo tenemos en el tugar de la memore quemendigo». También habría que agregar las obras corresponde a la obra que nos legara.de Luis Orrego Luco y de tantos otros que exaltaronlas glorias desde Septiembre del año 1810 hasta Voy a hablar de quién no se distinguió espe-Maipú del 1818. cialmente por la amplitud de su lenguaje, ni por la Otro tema que apasiona a los escritores belleza exquisita de sus metáforas, ni por lachilenos ha sido la Guerra del Pacífico. Debemos originalidad de sus frases. Lo voy a recordar enrecordar, entre otras tantas obras, a «La cantinera cambio, por la virtud de haber sabido poner antede las trenzas rubias» de Rafael Maluenda, o nuestra vista, uno de los trozos más gloriosos de«Recuerdos del Tiempo viejo» de Orrego Luco. nuestros hechos que guardan nuestros his- toriadores. Voy a hablar de un hombre que a Hoy, mis queridos amigos, quiero hacer un través de un micrófono galvanizó al público de Chile, de tal modo, que logró despertar en ellos, AHM 9
  8. 8. chos y las intrigas y suspensos de la trama, caribeña de Rubén Darío, que al compásun fervor para esas victorias conquistadas de un redoble de tambor hacía marchar laen los lejanos arenales del norte por palabra:nuestros ejércitos vencedores. Fue tanto eléxito que tuvo en estas emisiones «¡Ya viene el cortejo! |Ya viene el cortejo!radiofónicas realizadas en capítulos, que Ya se oyen los claros clarines. ¡La espadauna editorial se atrevió a publicarlas en se anuncia con vivos reflejos; ya viene, orovarios tomos. Y el milagro producido a y hierro, el cortejo de los paladines!través del éter, se multiplicó en la ediciónde esos libros que él bautizara con el Y así, el vate iluminado y luminoso delsugerente título de «Adiós al Séptimo de modernismo literario, sigue haciendoLínea-. Yo quiero evocar el nombre de mi desfilar a los bravos soldados chilenos, agrande y recordado amigo Jorge Inostrosa, través de su brillante verso. Sigámoslo enque nos entregó un legado vivo y sugerente su marcha:de nuestra historia, que nos puso delantede la mirada del alma, el valor, el sacrificio...A aquellas antiguas espadas,y el triunfo y hasta la muerte de aquellos y al sol que hoy alumbra las nuevassoldados que hicieron reverdecer de victorias ganadas,laureles, los desiertos nortinos. y al héroe que guía su grupo de jóvenes fieros, A Jorge Inostrosa le debemos los al que ama la insignia del suelo materno,chilenos, su indudable talento de narrador al que ha desafiado, ceñido el acero yy su patriótica dádiva. Tuvo la fortuna de el arma en la mano,percibir el éxito mucho más allá de sus los soles del rojo verano,esperanzas y expectativas, es el escritor las nieves y vientos del gélido invierno,que más libros ha vendido en su propio la noche, la escarcha,país. Yo quiero salvarlo de ese injusto y el odio y la muerte, por ser por laolvido que trae el tiempo, y aprovecho patria inmortal,esta ocasión para recordar a ese escritor ¡saludan con voces de bronce lasque supo dar nuevo brillo a la espada con trompas de guerrasu palabra. que tocan la marcha Tanto ha sido la exaltación producida por triunfal!...los fastos épicos de nuestra historia, queuno de los poetas más grandes de la En los poetas chilenos, sublimando alengua, al pisar nuestra tierra, sintió tal veces sus ideologías, también les late eladmiración por nuestro Ejército que patriotismo cuando evocan la gloria de lasescribió las más bellas estrofas que se han armas o de los héroes que empuñaron laescrito en castellano, exaltando a los solda- lanza o el acero.dos de Chile. Me refiero a aquél mestizo Nuestro Premio Nobel, Pablo Neruda,nacido en Metapa, el 1 de enero de 1667 en en su verso «La Educación del Cacique»,Nicaragua y sus padres bautizaron como nos traza una mítica imagen del héroeFélix Rubén García Sarmiento. Este poeta araucano:llegó a Valparaíso en 1886 y se enamoróde ese Chile, para él desconocido, pero al Lautaro era una flecha delgada, elástico ypoco tiempo tan admirado A los meses de azul fue nuestro padre. Su juventud fuellegar Rubén Darío, tiene la suerte de un viento dirigido. Se preparó como unahacerse amigo íntimo del hijo del larga lanza. Acostumbró los pies en lasPresidente de la República, el famoso cascadas. Educó la cabeza en lasjoven enfermizo e imaginativo Pedrilo espinas.Balmaceda Toro, él organizaba en lospropios salones de La Moneda veladasliterarias en las que se tocaba música, se Y el propio Neruda traza los perfiles derecitaban versos, se hablaba de cultura, nuestro Libertador Bernardo OHiggins,Concurrían a la cita los más distinguidos con estos otros elevados versos:jóvenes intelectuales de la época, talescomo Alberto Blest Gana y Carlos Luis Eres Chile, entre patriarca y huaso.Hubner, que arrancaban al piano trozos de Y t ú , entre la avalancha cegadoraGounod, Massenet y Schumann; Vicente de húsares del pasado, entre los ágilesGrez que deleitaba al grupo con sus -historietas humorísticas, y para qué decir,el vozarrón ilustrado de don ManuelRodríguez Mendoza. De pronto, surgía lavoz AHM 10
  9. 9. zas, tos alcaldes y regidores eran anuales, y Villa Rica, quedaron su* mergidas por las olas deelegidos por el cuerpo saliente a fines o principios de la sublevación. En unas por abandono y en otras porcada año. Con el tiempo, y a contar del siglo XVII, se cerco victorioso de los naturales, toda huellatransformaron los cargos de española desapareció de ellas, y lo mismo sucedióregidores en oficios vendibles y perpetuos, si- en tos campos intermedios. El Chile español quedoguiendo los alcaldes de elección anual: En el siglo reducido a la zona que iba desde su límite norte hastaXVIII ya todas las varas de regidores de Santiago el río Biobio. La Zona más poblada y de más ricaeran vendidas en remate público al agricultura se perdió, hasta el siglo XIX, para lamejor postor. cultura nueva que se estaba implantando. Sobrevivieron solamente Santiago, Chillán y laSe ha afirmado que los Cabildos eran representan- Serena. Concepción atravesó por riesgos ytes de la comunidad o pueblo de la ciudad vicisitudes graves, pero logró superar estas catástrofes y pudo sobrevivir.respectiva. Este punto es discutible, ya que la idea derepresentación en el campo de derecho público es La guerra en la zona sur, que en forma más omoderna y se aplica fundamentalmente a los menos latente había existido hasta entonces, se hizocuerpos políticos, principalmente a los legislativos. patente y viva. Hasta entonces no había existido enNo obstante, tos cabildos actuaran a menudo con Chile un ejército permanente, y las acciones bélicas,clara conciencia de lo que acordaban y resolvían lo salvo ayudas exteriores extraordinarias, se habían mantenido gracias a tos propios pobladores.hacían en utilidad de la ciudad y de sus vecinos ymoradores, sin El sistema de encomiendas se había prestadoperjuicio de que muchas veces las cosas no para ello. Una de las obligaciones de tossucediesen así. encomenderos consistía, precisamente, en defenderEstas páginas tienen por objeto, precisamente, las provincias donde habitaban toe indígenasmostrar como en un asunto de vital importancia, encomendados. Es decir, los encomenderos o suscomo la Guerra de Arauco, el cabildo de Santiago, servidores debían salir, armas en mano y ademáscreyendo bien servir a tos habitantes, no vaciló en montados, a sustentar contra tos enemigos,oponerse al propio cualesquiera que fuesen, las tierras referidas. En elGobernador, Capitán General y Presidente de la caso chileno la defensa se debió hacerReal Audiencia. Como el asunto es extenso, hemos generalmente contra tos naturales alzados, pero noquerido limitarnos a tos años que corren entre el faltaron casos en que tos enemigos fueron otros: tosprimer decenio del siglo XVII, hasta su década piratas y corsarios, que recorrían la extensa costaquinta. Probablemente fue entonces cuando esa de Chile con propósitos de robo y saqueo.pugna llegó a términos más duros,lo que ilustra mejor el tema. Como puede suponerse, las hostilidadesA comienzos de aquel siglo el reino de Chile estaba generalizadas de tos araucanos, que antes de 1598comenzando a salir de la crisis que significó las abarcaban zonas más o menos extensas, hicierongran sublevación araucana que comenzó en necesario recurrir a todos tos hombres armadosdiciembre de 1598, el segundo «alzamiento disponibles y pronto fue preciso pedir socorro ageneral» como se le denominó entonces. (El Santiago, que como ciudad más habitada, cabecera yprimero fue el de 1554, que se inició con la muerte de recursos, podía prestar mejor auxilio,de Pedro de Valdivia en tos alrededores de Tucapel, Pero el asunto no era fácil. La guerra seen diciembre del año anterior, y el tercero tuvo desarrollaba en regiones alejadas, y el riesgo queprincipio en 1665). corría Santiago no era presente ni siempre grave, según la visión de sus vecinos. Los encomenderosEntre fines de 1598, cuando fue sorprendido y muerto santiaguinos, de ceñirse al concepto explícito de la encomienda, no tenían salvo caso extraordinario,por los indígenas el gobernador Martín Oñez de por qué defender otras tierras que no eran lasLoyola, en Curalava, hasta la caída de Villarica, en suyas. Pero de hecho, como dice el padre Diego defebrero de 1602, la ocupación española retrocedió Rosales enhasta el Bío-Bío. Las ciudades de Osorno, Angol,Imperial, Valdivia, Santa Cruz de Coya, Arauco y la AHM 11
  10. 10. El Cabildo de Santiago y los apercibimientos poro lo guerra de Arauco (Tesis con que el 17 de abril de 1996 , el Sr. Javier González Echenique, fue investido c o m o Académico en el Salón de Honor delDON JAVIER GONZÁLEZ EMGE)ECHEÑIQUEEs licenciado en Ciencias Los Cabildos Ayunta- Por otra, casi siempre Jurídicas, Políticas y Socia- mientos o concejos fueron, formaron parte de ellos, y les de la Universidad como es sabido, una por el mismo motivo, Católica de Chile; importante institución de personajes importantes, o Abogado, Profesor titular las tierras americanas miembros de familias de Historia del Derecho en pobladas por España. Su relevantes de la sociedad. la Escuela de Derecho de la función principal era la Todo esto dio a los Pontificia Universidad Católica de Chile; Profesor tuición y ordenamiento de Cabildos americanos, por titular en el Instituto de las actividades urbanas, la fuerza de las cosas, un Historia de la misma como también el cuidado protagonismo excepcional. Universidad; Jefe del de los intereses generales El primer Cabildo chileno Departamento de Historia de los vecinos y morado- fue el de Santiago, creado en la Escuela de Pedagogía res. por Pedro de Valdivia el 7 de la Pontificia Universidad Existían en las ciudades y de marzo de 1541. Todos Católica de Chile en los su jurisdicción se extendía sus miembros fueron años 1968 -1970; durante los años 1970 -1973; 1976 algo más allá de las designados por el y 1977: Director del goteras de las mismas. conquistador. Alcaldes Instituto de Historia de la Como los Cabildos ordinarios fueron Francisco misma Universidad; entre tuvieron como modelo de Aguirre y Juan Dávalos 1976 -1990. fue Conserva- práctico los Ayuntamientos Jofre y regidores Juan dor del Archivo Nacional. existentes en el reino de Fernández de Alderete, Pertenece a las siguientes Castilla, sus atribuciones Juan Bohon, Francisco de instituciones académicas: fueron, en general, se- Villagra, Martín de Solier, Academia Chilena de la Historia, como Miembro de mejantes a las de aquellos Gaspar de Villarroel y número y actual Presidente; modelos. Los de las Jerónimo de Alderete. La Instituto Internacional de ciudades capitales, o Instalación y el solemne Historia del Derecho «cabeceras», como se les juramento se efectuaron Indiano; Real Academia de llamaba, llegaron a tener ante Valdivia en sesión de Historia de España; una importancia relativa 11 de marzo, que fue la Instituto de Investigaciones que no lograron sus primera, «estando todos de Historia del Derecho de congéneres españolas. juntos en una casa que se Buenos Aires. Ha publi- Las razones fueron varias. señaló por el cabildo hasta cado: desde 1954 a la fecha numerosos estudios Por una parte, la red de tanto que se hiciese casa jurídicos e históricos en organismos políticos y ad- señalada para él según es editoriales o revistas ministrativos existentes en uso y costumbre.(1) institucionales y uni- Castilla era más nutrido, y Según las leyes y las usan- versitarias. Desde el 12 de en ella los Ayuntamientos junio de 1995, es miembro estaban en un lugar activo de nuestra Academia secundario, al contrario de de Historia Militar. lo que sucedía en América. 1. En Colección de Historiadores de Chile. Actas del Cabildo Santiago pp. 68. Ministro de fé fué Luis de Cartagena, designado escribano de Cabildo en 7 de febrero de 1541. AHM 12
  11. 11. zas, tos alcaldes y regidores eran anuales, y unas por abandono y en otras por cerco victorioso deelegidos por el cuerpo saliente a fines o principios los naturales, toda huella española desapareció dede cada año. Con el tiempo, y a contar del siglo ellas, y lo mismo sucedió en tos camposXVII, se transformaron los cargos de intermedios. El Chile español quedo reducido a laregidores en oficios vendibles y perpetuos, si- zona que iba desde su límite norte hasta el ríoguiendo los alcaldes de elección anual: En el Biobio. La Zona más poblada y de más ricasiglo XVIII ya todas las varas de regidores de agricultura se perdió, hasta el siglo XIX, para laSantiago eran vendidas en remate público al cultura nueva que se estaba implantando.mejor postor. Sobrevivieron solamente Santiago, Chillán y la Serena. Concepción atravesó por riesgos ySe ha afirmado que los Cabildos eran vicisitudes graves, pero logró superar estasrepresentantes de la comunidad o pueblo de la catástrofes y pudo sobrevivir.ciudad respectiva. Este punto es discutible, ya que La guerra en la zona sur, que en forma más ola idea de representación en el campo de derecho menos latente había existido hasta entonces, sepúblico es moderna y se aplica fundamentalmente hizo patente y viva. Hasta entonces no había existidoa los cuerpos políticos, principalmente a los en Chile un ejército permanente, y las accioneslegislativos. No obstante, tos cabildos actuaran a bélicas, salvo ayudas exteriores extraordinarias, semenudo con clara conciencia de lo que acordaban habían mantenido gracias a tos propios pobladores.y resolvían lo hacían en utilidad de la ciudad y de El sistema de encomiendas se había prestadosus vecinos y moradores, sin para ello. Una de las obligaciones de tosperjuicio de que muchas veces las cosas no encomenderos consistía, precisamente, en defendersucediesen así. las provincias donde habitaban toe indígenasEstas páginas tienen por objeto, precisamente, encomendados. Es decir, los encomenderos o susmostrar como en un asunto de vital importancia, servidores debían salir, armas en mano y ademáscomo la Guerra de Arauco, el cabildo de Santiago, montados, a sustentar contra tos enemigos,creyendo bien servir a tos habitantes, no vaciló cualesquiera que fuesen, las tierras referidas. En elen oponerse al propio caso chileno la defensa se debió hacerGobernador, Capitán General y Presidente de la generalmente contra tos naturales alzados, peroReal Audiencia. Como el asunto es extenso, hemos no faltaron casos en que tos enemigos fueron otros:querido limitarnos a tos años que corren entre el tos piratas y corsarios, que recorrían la extensaprimer decenio del siglo XVII, hasta su década costa de Chile con propósitos de robo y saqueo.quinta. Probablemente fue entonces cuando esapugna llegó a términos más duros, Como puede suponerse, las hostilidadeslo que ilustra mejor el tema. generalizadas de tos araucanos, que antes de 1598A comienzos de aquel siglo el reino de Chile estaba abarcaban zonas más o menos extensas, hicieroncomenzando a salir de la crisis que significó las necesario recurrir a todos tos hombres armadosgran sublevación araucana que comenzó en disponibles y pronto fue preciso pedir socorro adiciembre de 1598, el segundo «alzamiento Santiago, que como ciudad más habitada, cabecerageneral» como se le denominó entonces. (El y de recursos, podía prestar mejor auxilio,primero fue el de 1554, que se inició con la muertede Pedro de Valdivia en tos alrededores de Pero el asunto no era fácil. La guerra seTucapel, en diciembre del año anterior, y el tercero desarrollaba en regiones alejadas, y el riesgo quetuvo principio en 1665). corría Santiago no era presente ni siempre grave, según la visión de sus vecinos. Los encomenderosEntre fines de 1598, cuando fue sorprendido y santiaguinos, de ceñirse al concepto explícito de lamuerto por los indígenas el gobernador Martín Oñez encomienda, no tenían salvo caso extraordinario,de Loyola, en Curalava, hasta la caída de Villarica, por qué defender otras tierras que no eran lasen febrero de 1602, la ocupación española suyas. Pero de hecho, como dice el padre Diego deretrocedió hasta el Bío-Bío. Las ciudades de Rosales enOsorno, Angol, Imperial, Valdivia, Santa Cruz deCoya, Arauco y la Villa Rica, quedaronsumergidas por las olas de la sublevación. En AHM 13
  12. 12. La Plaza Mayor de Santiago en el siglo XVI, con la catedral y la casa de Valdivia. Dibujo de Podro Subercaseaux. su Historia General del Reino de Chile, gobernadores «echaban derramas», o Santiago «había sido siempre la tributaría contribuciones extraordinarias y de esta guerra, y la que con donativos, requerían tropas, pero los pobladores servicios y pertrechos la ha sustentado» les hacían presente que estaban .(2) reducidos a la miseria y que no se hallaban en situación de acudir a ellas. Las oposiciones contra las peticiones de hombres y de recursos En repetidas ocasiones los cabildos, para la guerra fueron en Santiago más y particularmente el de Santiago, decididas a medida que pasaba el escribieron al monarca haciendo ver sus tiempo. La resistencia araucana, que necesidades. Y en no pocas muchas veces se creyó vencida, oportunidades enviaron representantes renacía siempre, una vez en un lugar y a la corte con tal objeto. No hicieron otra vez en otro distinto. Los oídos 2. Rosales, Diego de: Historia general de Chile, segunda edición (1989), tomo Il,pp. 1219. AHM 14
  13. 13. sordos el rey y sus consejeros. Así. el 15 de ejército de 2.000 soldados oportunamente pa-octubre de 1597, poco antes de que se abatiera gados fue un ideal que casi nunca se cumplió. Ysobre Chile la catástrofe del segundo alzamien- las necesidades bélicas urgían.to, y en cédula real dirigida al gobernador Oñezde Loyola, se dispuso que los vecinos y morado- Se habría podido creer que el establecimien-ras fuesen excusados y relevados de la guerra to de la llamada guerra defensiva causó una«cuanto fuere posible», compeliéndolos a ella disminución de tos requerimientos bélicos, perosolo «en casos forzosos* y que no se pudiesen no fue así. La guerra defensiva fue un conceptoexcusar (3). En verdad tos términos empleados que quedó en el campo de la teoría. Y luego sepor la cédula eran bastante precisos, pero es comprobó su fracaso. Si bien tuvo un período deevidente que cabía discutir, cada caso concreto vigencia de 14 años (entre 1612 y 1626) no porde aplicación, acerca de si se cumplían tos ello los indígenas depusieron las armas, ni serequisitos previstos. sintieron constreñidos a considerar el río Bío Bío como frontera que no debía ser pasada en La sublevación de 1596 y años siguientes son bélico. La guerra de Chile no se extinguió.cambió en buena parte la forma en que seplantearía la cuestión en el futuro. El ímpetu La guerra de Arauco fue, sin duda, uno de losbélico de tos araucanos hizo ver claramente a más importantes fenómenos de nuestra patria.tos gobernantes peninsulares que el ejército de No fue un proceso permanente y sin tregua. EsChile, pequeño en número y de subsistencia posible que haya sido así a partir de la subleva-precaria desde el punto de vista de las remune- ción iniciada a partir de la muerte de Valdivia, yraciones (se pagaba a tos reclutados en el hasta bien entrado el siglo XVII. Pero poco aexterior, pero no a los criollos chilenos) debía poco se establecieron diversas relaciones entreser transformado. Así. por varias reales cédulas ambos bandos. Lo bélico, incluso por razonesde 1603 y años inmediatamente siguientes se de clima, tenía intervalos. No siempre los indí-establecieron tos sueldos de que gozarían per- genas estaban alzados en forma simultánea.manentemente los miembros del ejército y la Los indios amigos, con tos cuales se habíansubvención anual de 212.000 ducados que las concertado pactos de paz, existieron casi siem-cajas reales peruanas entregarían para hacer pre, y no faltan escritores de la época quefrente a este pago. Se decretaba, además, que señalan que hubo ocasiones desperdiciadas deel ejército que serviría en Chile sería de 2.000 entendimientos parciales. Los grandes parla-hombres. Todo esto configuraba un cuadro nue- mentos, en cambio, quizás sólo fueron de efica-vo. El ejército sería permanente, tos criollos que cia relativa.sirviesen en él serían debidamente pagados, ytos habitantes del reino quedarían libres del A todo esto deben sumarse tos tratos comer-riesgo de servicios personales y pecunarios ciales, siempre presentes, y el fenómeno delpara la guerra. No obstante, la real cédula de mestizaje, frecuente sobre todo en la raza1597 no fue derogada. huilliche. Las cosas no variaron demasiado, sin em- Pero a pesar de tales circunstancias quebargo, en los tiempos futuros. El aporte de los cambiaron paulatinamente la fisonomía de la212.000 ducados (el «real situado» se llamaba guerra, ésta fue activa y dura durante la primeratécnicamente) no siempre se pagó con la pun- mitad del siglo XVll. La época fue de batallastualidad necesaria. Fue regla casi general que importantes, con victorias y derrotas, encuen-se enviase a Chile no en moneda, sino en tros y reencuentros, combates singulares, pa-especie, principalmente en ropa. Esto a causa ces hechas y paces rotas. El padre Rosalesde las diferencias de valores entre las compras conoció muy de cerca las acciones bélicas, yy el precio que se asignaba ai entregarse a los supo presentar un panorama de extraordinariasoldados, producía faltas de equidad notorias. vivacidad. A menudo demuestra admiración porLa administración del situado, en resumen, fue los indígenas adversarios, y no vacila en ocasio-ineficiente y con frecuencia poco honrada. El nes en criticar a las autoridades españolas.3. Esta cédula está inserta en otra de 2 de diciembre de 1638, que aparece en el Cabildo de 11 de diciembre da 1639, en Actas del Cabildo de Santiago, XI, pp. 410 - 411. AHM 15
  14. 14. Los medios para hacer la guerra, aún do. Si se refería a la 1597, hay quedespués que hubo ejército permanente y recordar que ésta autorizaba, en casossituado anual, fueron cortos, y los necesarios y forzosos, el llamadogobernadores debieron muy luego acudir general.(5)al Cabildo de Santiago para pedir El corto gobierno de Merlo, que fuesocorros, así lo hizo el gobernador reemplazado por Juan Jaraquemada ainterino Luis Merlo de la Fuente, quien, en partir del 15 de Enero de 1611, hizo quelos días siguientes a su llegada al mando no se planteasen en Santiago cuestiones(16 de agosto de 1610) juntó en las casas sobre los apercibimientos. El gobernadorreales la mayor partede vecinos y moradoresde la ciudad parahacerles ver la criticasituación del reino y laobligación que teníande servir en casossemejantes a Dios y SuMajestad. Les recordó"los buenos serviciosque sus padres yabuelos habían hechoen estas provincias aS.M. y a los demásreyes sus progenitoresde gloriosa memoria».Pero la exhortación,que no tenía fuerzaobligatoria, produjomuy poco efecto. No seofrecieron, dijo elgobernador en laasamblea "sino muypocos vecinos que aúnno llegan a unadocena». debió trasladarse a la zona béli- Ante este resultado Don Francisco de VillagraMerlo quiso animar a los santiaguinoscon «el pillaje de los indios y muchachos ca, y los problemas santiaguinosque se cogiesen en la guerra», es decir, quedaron atrás.les ofreció la oportunidad de hacerlosesclavos, conforme a la real cédula de 26de mayo de 1608, que el gobernador iba En 1621, otro Gobernador interinoa publicar.(4) recién recibido del mando, el oidor Cristóbal de la Cerda, hizo otro llamado. Primero enganchó toda la gente que pudo Ante el peligro de que el gobernador sacar de la ciudad «pagada y conhiciese un apercibimiento general de los ruegos», pero después extendió suvecinos y moradores, el Cabildo acordó apercibimiento a los vecinos y moradores,representarle que la ciudad, por real que hablan quedado libres. El ejército nocédula, gozaba de la gracia de que no tenía plazas disponibles, ni todos lospodían sus gentes ser llevadas a la soldados que debía, a causa, segúnguerra. En la respectiva sesión capitular decía el Cabildo en sesión de 10 deno se mencionó la cédula en que se marzo, de las licencias conce-apoyaba al Cabil-4 Todo lo que antecede en auto del Gobernador de 20 de agosto de 1610, agregado a la sesión del mismo día, en Actas del Cabildo, VIl, pp. 189. La cédula sobre la esclavitud se pregonó en Santiago el 30 de agosto de 1610. Está agregada al acta capitular de 27 de agosto de 1610, Ibídem. p p . 134-196.5. Sesión de 10 de septiembre de 1610, Ibídem, pp. 199. AHM 16
  15. 15. didas por los gobernadores. Los nuevamente res entrantes y salientes, que vivían en doscientasapercibidos, por ser personas de calidad y por cincuenta casas de población. (9)estar pobres y necesitadas no habían podido ir. Fue el Gobernador Francisco Laso de laEl Concejo acordó entonces pedir al rey que Vega, entrado al mando poco después de laenviase «socorros de gente y soldados» que gran derrota del ejército real en el lugar de Lascompletasen la planta del ejército y. al mismo Cangrejeras (15 de mayo de 1629). quien debiótiempo, que expidiese nueva cédula para que no lidiar con el Cabildo. Primero procuró usar me-se apercibiese a los vecinos y moradores que no dios de conciliación como cartas amigables,llegaban entonces a más de «doscientos y «ofreciendo dar por particular servicio para loscincuenta vecinos, poco más o menos»(6). El 22 casos que se les ofrecieren el que en estadel mes de abril se ordenó que al siguiente día ocasión hicieren a Su Majestad», lo que no tuvoel capital Hércules de la Belle, comisionado para resultado. Las personas que podían formar parteel efecto, saliese con las personas que estaban del ejército «huyendo del trabajo, decía elen la cárcel y tenía apercibidas, y que se gobernador, unas no aparecen y ausentan, otrascomprasen doce rocines a cuenta de la ciudad, se esconden y van al monte». Después decon cargo si no se aceptaba el gasto, de que los mucho meditar, no se encontró otro medio quefirmantes del acuerdo pagarían en la hacer ira la guerra por la fuerza a alguna gente,especie.(7) y salir a buscar a los huidos.(10) Queda claro que los vecinos no concurrieron, El Cabildo de Santiago consultado, hizo pre-que los enganchados debieron ser puestos en la sente que en las levas ordenadas desde Lima,cárcel para que no se fugasen (8). y que los desde antes del viaje a Chile de Laso de lacabildantes, en último caso, harían el esfuerzo Vega, habían salido casi cien hombres y que sede aportar doce caballos si no se aceptaba el pondría todo su celo en buscar los fugados, sicosto de los doce prometidos como gasto de la bien no era conveniente que se supiera que seciudad. conducía gente con violencia. Como en el caso anterior, el término del Pero, según se desprende de la elaboradagobierno del oidor Cerda acabó con los debates. respuesta, no pasaría más allá la ciudad. Se suponía que mucha de la gente suelta, sin De los antecedentes disponibles se des- obligación de casa y familia, que no sustentabanprende que durante largo tiempo los goberna- república, renunciaría a privilegios y seguiría eldores prefirieron no enfrentarse con el Cabildo, y guión del gobernador. Pero no se podría pensarrecurrieron al enganche voluntario, en el cual se que los que sustentaban república, (no más deinscribirían, puede suponerse, quienes no tenían ciento cincuenta) manteniendo soldados a sula calidad de vecinos ni de moradores: costa y cuyos caudales estaban disminuidos,servidores, oficiales de oficios mozos de pocas pudieran acudir en persona a la guerra.(11)obligaciones, etc. Así, en 1630 el Cabildosantiaguino podía decir que desde hacía doce El resultado final de todo esto fue que Lasoaños se había tenido que recurrir a! sistema de de la Vega debió entrar en negociaciones nolevas, dada la cortedad de gente apta para la cortas con el Cabildo acerca de las personas queguerra entre los habitantes de la ciudad capital. debían ir a la guerra, en que el AyuntamientoEstos alcanzaban a cuatrocientos cincuenta hizo intervenir en algún momento a los oidores. Elhombres, entre vecinos y moradores, mercade- Gobernador incluyó en su primera nómina de6. La Sesión en Actas del Cabildo de Santiago, VIII, pp. 468.7. Acuerdos de 22 de abril de 1621, ibídem, pp. 483.8. En la sesión se lee; «las personas que están en la cárcel y (el Gobernador) tiene apercibidas». Del contexto se desprende el sentido que hemos dado a la frase. No se trata de que se llevarán al sur presos de la cárcel.9. En respuesta del Cabildo a Laso de la Vega de 17 de septiembre de 1630, inserta a continuación del acta de 14, en Actas del Cabildo de Santiago, pp. 208 - 210.10. Auto de 11 de septiembre de 1630, Inserto en Actas, del 14. Ibídem. pp. 20S - 208.11. Respuesta de 16 de septiembre de 1630, agregado al acta de Ibídem. AHM 17
  16. 16. llamados a vecinos que el entendía ser de autoridad, decretó la prisión de algunos delos más poderosos y acaudalados. Objetados los comprendidos en la lista del año anterioralgunos, se llegó, después de discusiones que que no se habían presentado en el ejército.parecen haber sido corteses pero firmes, a Así sucedió con Antonio de Escobar, el cualuna lista de cincuenta y siete vecinos y recurrió a la Audiencia por medio de sumoradores, cuya ausencia de las casas madre, doña Isabel de Guzmán (13). El mediorespectivas no les causaba perjuicio discurrido por el Gobernador se dificultaba,considerable. Aprobada la lista, y después puesto que transformaba en debate jurídicode resistirse a suscribirla, el Cabildo acordó lo que hasta entonces no lo era.en definitiva firmarla por esta sola vez. Larazón era comprensible: le correspondió a La Audiencia declaró «no poder serlos capitulares defender lo que creían apercibidos» los vecinos y moradores, con loprivilegios de los habitantes, y el firmar la cual el camino que había creído abrir ellista de llamados les parecía una gobernador quedó cerrado. Laso, parainconsecuencia.(12) aclarar del todo la situación, hizo una última solicitud al Ayuntamiento, pidiéndole SI no todos, una parte de estos soldados procurase de todas veras allanar el auxiliodebieron participar, seguramente, en el que solicitaba, animando para ello ygran triunfo que Laso de la Vega obtuvo en obligando(14) a los que pudieren ir, ya que asíla Albarrada, el 13 de enero de 1631. cumplirían con el que debían en servicio de Su Majestad, poniendo todos los medios Este gobernante victorioso fue uno de los que para ello le fuesen posible.(15)que afrontó la guerra de Arauco con másacierto y empeño, una vez reanudada la La respuesta del Cabildo, muy cortesana,guerra defensiva. Y le había tocado también fue negativa. Alegó la decisión de lahacer frente a tiempos difíciles de aquella lid Audiencia, pero antes hizo presente que lainterminable, particularmente después de ciudad aunque cabeza del reino, no teníaLas Cangrejeras. cuerpo para poder dar el socorro que se le pedía. Además, dijo que los dos mil negros y Sin duda, a Laso le debe haber dejado mil quinientos indios que moraban en ellaun gusto agridulce su pleito con el cabildo eran un enemigo doméstico que habíade la ciudad cabecera del reino. Había maquinado inquietudes.logrado más bien poco, y esto a costa denegociaciones en que su autoridad, Quedaba así planteado un conflicto. Esformalmente respetada, había librado posible que el Cabildo, sin la resolución demalparada. El era el jefe supremo de la guerra la Audiencia, hubiese llegado a un acuerdoy sabía mejor que nadie de sus necesidades. con el Gobernador. No queda claro en losSu capacidad militar era reconocida. ¿Podía documentos cual fue la real actitud de losadmitir que se le limitara su capacidad de regidores frente a la posición del tribunalacción bajo el pretexto de derechos y privile- real. No podía dejar de manifestarse degios, alegados por gente que, lejos del acuerdo, pero quizás hubiesen preferido otracampo de combate, se sentían en forma de lograr la protección para losseguridad? ¿Y la segundad de Chileentero?. moradores y vecinos. Es de notar que en carta del obispo de Llegado el momento de completar el Santiago don Francisco de Salcedo, relativaejército para la campaña del verano de 1636, a esta materia, de 1º de junio de 1632, seel Gobernador instalado en Santiago, repitió lee: «Después de haber solicitado la paz ysus gestiones del año pasado: comenzó una conformidad que conviene haya entre losleva de gente «suelta», e hizo un ministros de V.M., ha sido de poco fruto miapercibimiento por el sistema de listas que se diligencia paraconvendrían con el Cabildo. Al mismo tiempo,para hacer respetable su 12. Ver sesiones de 25,26 y 28 de octubre de 1630, Ibídem, passim. 13. En sesión da 29 de agosto de 1631 el Cabildo informó de este asunto, por traslado conferido por la Audiencia Ibídem, pp. 271. 14. El sentido del término, en este caso, es ganarse la voluntad de alguien para que haga lo pedido. No Implica el empleo de la fuerza. 15. Petición de 18 de noviembre de 1631, en sesión del mismo día. La respuesta del Cabildo está a continuación. Actas del Cabildo, X, pp. 297 - 299 . AHM 18
  17. 17. que los oidores de esta real audiencia la tuvie- menos de atenerse al dictamen de la Audiencia.sen con el Presidente, por algunas competen-cias y diversos encuentros, originados de ha- De la documentación disponible se despren-berse dejado llevar los oidores de algunos veci- de que la opinión de don Francisco de Salcedonos y amigos que tienen en esta ciudad que. sobre la ojeriza que tenían los oidores al Gober-olvidados del buen ejemplo y costumbres de nador era hecho cierto. El propio Cabildo ensus mayores, de todo punto se apartan de carta al monarca de 26 de junio de 1632, decíaacudir a la guerra de este reino en las necesida- que. terminada la causa contra Antonio dedes urgentes que estos años pasados han ocu- Escobar, ofreció su madre una información so-rrido.(16) bre el nuevo estado del reino y otras cosas convenientes a su conservación y aumento, en De las palabras anteriores parece despren- que se salió de la materia a que se dirigía. Sederse que la enemistad de los oidores hacia su articularon allí preguntas «contra el honor ypresidente influyó en el curso que le dieron al presunción» (sic) del gobernador, que fueronasunto. admitidas por los oidores Cristóbal de la Cerda y Gaspar Narvaéz de Valdelomar, recibiendo La contienda alrededor de la cuestión del testigos que. jurando cosas en deshonor deapercibimiento fue muy agitada. La materia en dicho presidente, de que no se sigue el bienlitigio era. por cierto, la cédula de 1597. que común y aumento de esta república, han causa-autorizaba en casos forzosos y que no se podían do en ella gran escándalo, nacido de tan graveexcusar compeler a vecinos y moradores a ir a la exceso dando causa bastante se entienda seguerra ¿A quién tocaba determinar si se daba procedió con pasión»(19). Mientras Laso se com-esta circunstancia? La Audiencia, interviniendo portaba bien en la guerra, agregaba el Cabildo,por vez primera en tan delicado asunto, declaró se hacía tal información, «que si se viese en elque le correspondía a ella y. dándose por Real Consejo (de Indias) causaría confusión porcompetente, decidió que en este caso el ser hecha ante la Real Audiencia. (20)Gobernador no podía compeler a vecinos ymoradores a marchar a la guerra; los vecinos no En definitiva, el juicio de los capitulares so-podían menos de apoyar tal decisión. El Gober- bre el Gobernador Laso, a pesar de la disputanador y Capitán General creía que eso caía sobre los apercibimientos, era favorable, comodentro de su competencia ¿Quién, sino el jefe del lo era también el del obispo.(21)ejército, podía decidir si le era forzoso einexcusable contar con un determinado socorro de Como era previsible, el gobernador recurriótropas? Era esa una cuestión de hecho, de la cual ante el virrey del Perú de la resolución de lasólo él podía ser juez. Bien decía en otra carta el Audiencia de Santiago, que ponía en manos demismo obispo de Santiago; los vecinos se civiles la resolución de una cuestión fundamen-apoyaban en esa real cédula «para que no tos talmente bélica. Con una audiencia enemistadapuedan apercibir sino en caso de necesidad, que con su presidente, podían producirse, en mo-no sé como se (17) pueda entender cuando la mentos delicados de la guerra, situaciones dehay quien no tiene la guerra presente y la difícil arreglo. El virrey. previa consulta al realmaneja.(18) tribunal limeño, dispuso el 8 de marzo de 1632 Ante tal situación, Laso decidió acudir al que tocaba al Gobernador resolver si había virrey del Perú, como autoridad superior, para llegado el caso forzoso que no se pudiese que resolviese. Pero, mientras tanto, no pudo excusar(22). EI monarca, por real cédula de 30 de16. En Colección de Documentos Históricos del Archivo del Arzobispado de Santiago, tomo I pp. 1 5 3 -154.17. Parece error de copla. Quizás es la:... cómo la pueda entender (la necesidad) cuando la hay..»18. Carta d e l obispado al rey de 20 de noviembre de 1931. en Documento» Inéditos de Molina, volumen 131, ps. 107-109.19. Ibidem, documento Nº 2359.20. Ibidem, documento Nº 2372.21. Además de la carta citada en notas 16 y 18, hay otra del obispo de 15 de febrero de 1633, que suministra datos de interés (En Colección y tomo citados en nota 16, pp. 155 -156)22. Ver Barros Arana, Digo: Historia General de Chile, tomo IV, pp. 316. AHM 19
  18. 18. marzo de 1635, comprensiva de todos los en Concepción dictó el 3 de septiembre decasos posibles, dio la razón al virrey y 1640 un apercibimiento general para entrar aconfirmó la resolución que en este caso tierra de guerra. Su propósito fue juntar elhabla tomado.(23) mayor número de gente que se pudiese, ya que algunos indios parecían querer venir de Laso de la Vega había litigado contra la paz, y era conveniente tomar precauciones.audiencia en este asunto, más que todo, Este apercibimiento fué modificado,para evitar embarazos futuros, No parece después de haber oído al Cabildo, alhaber usado la facultad que el virrey y el rey Obispo y a las personas de experiencia dereconocieron serie debida. Así, en cabildo aquella ciudad, reduciéndose su alcance.abierto de 28 de agosto de 1636, en una Así, quedaron obligados a concurrir todoslarga exposición escrita que hizo leer, dijo los vecinos encomenderos y el quinto deque tenía proyectado levantar en Arauco los moradores. Los encomenderos denuevas poblaciones, para la cual pueblos de indios, que eran los llamadosnecesitaba gente de guerra, haría uso de vecinos y domiciliarios, tenían la obligaciónlevas y enganches contando para ellas con de estar prevenidos de armas y caballos,«el gran número de hombres mozos sin poderse excusar más que los miembrosvagabundos sin ejercicios, antes del Cabildo, los ministros de la Realfacinerosos y delincuentes». Pedía al Audiencia y demás justicias y abogados.Cabildo auxilio para sacarlos de los lugares Los moradores que tuvieran encomiendasdonde se retraían y para hacerles causa de de indios yanaconas, habitantes de sussus delitos. estancias y casas, debían participar en la entrada, siempre que no ejerciesen oficios de cabildo y sus indios fuesen cinco o más. Pero «diferente senda" pretendía con la Quedaban excusados los mercaderes ynobleza de la ciudad, cabecera del reino. oficiales con tienda pública y los capitanesBien podía, en virtud de lo resuelto por el que tuviesen a su cargo las compañías derey, obligar a vecinos y moradores por milicias de Santiago y sus partidos(25). Elapercibimiento. Pero (y en esto actuaba Cabildo apeló ante el Gobernador y lacomo en ocasiones anteriores) suponía que Audiencia, pero sin fruto.ellos irían a servir al rey de grado, comotales grandes vasallos que eran. Y como enanteriores oportunidades, al Cabildo hizo Las tropas que a causa de este apercibi-ver el corto número de moradores y veci- miento se reunieron debieron estarnos, que no llegaban a cuatrocientos, los presentes en las primeras paces generalesescasos medios, las obligaciones que con los aborígenes, el parlamento decargaban sobre ellos, el riesgo de los Quillín, celebrado el 6 de enero de 1641 yenemigos domésticos, etc.(24) días siguientes. Se puede suponer, con fundamento, quese llegó a un entendimiento entre el La aparición de navíos holandeses en lasGobernador, Capitán General y el Cabildo. costas del sur de Chile en 1643 produjo granNo consta, por lo menos, que aquel hiciese alarma. Se dispusieron levas a través deluso estricto del derecho de apercibir, con país para guardar los puertos de cadavalor obligatorio, a los habitantes que jurisdicción y, más tarde, aunque el peligropodían ser compelidos a servir al rey. habla pasado, el marqués de Baldes dispuso Esto y las actuaciones anteriores un apercibimiento semejante al anterior, conexplican que don Francisco Laso de la el propósito de unir las fuerzas de Chile a lasVega se retirase del gobierno bien con sus que el virrey del Perú enviaría para repoblargobernados, y que gozara de la fama de Valdivia. La resolución del marqués se dictóser uno de los mejores gobernadores del en Concepción el 29 de noviembre de 1644reino de aquellos años. (25) y se publicó solemnemente en Santiago el Más estricto fue su sucesor don 9 de diciembre. Frente a ella el Cabildo hizoFrancisco López de Zúñiga, marqués de las argumentaciones de costum-Baldes. Estando23. La cédula en Documentos Inéditos de Median, volumen 272, documento N° 7923. El Cabildo, por mantener su principio, acordó el 12 de marzo de 1638 suplicar de esta real disposición (Actas del Cabildo, XI.pp. 233.)24. En Actas del Cabildo de Santiago. XI, pp. 181 • 165.25. El requerimiento en sesión de 16 de octubre de 1640, en Actas del Cabildo de Santiago, XIl. p p . 64 -67.26. El texto en Acta de 9 de diciembre de 1644, ibídem, pp. 406-409. AHM 20
  19. 19. bre, aunque no parece haber obtenido mucho fruto vación de taque ha quedado que se puede tener ende ellas.. su gobierno".(28) Entre ese año y el de 1655, cuando se produjo Como se ve. el Cabildo mostró su repudio alla tercera y última sublevación general de los gobernante, el cual debió partir al Perú a justificar suindígenas, hubo requerimientos el 13 de noviembre de conducta, llamado por el virrey, conde de Alba de1646, hecho por el gobernador Martín de Muxica y en Liste. En su reemplazo llegó, como gobernadorenero de 1653, dispuesto por Antonio de Acuña y interino, el almirante Pedro Porter Casanate. EsteCabrera. Conforme al uso, el Cabildo reclamó de la logró estabilizar la situación y volver a la línea deextensión de los mismos. Particularmente gravoso frontera en el Bío Bío. El esfuerzo fue grande. Losestimó el segundo, por haberse hecho en tiempos de encomenderos de Santiago debieron trasladarse alcosechas, cuando los hombres «sueltos» estaban sur. y durante largo tiempo la línea del Maule fueocupados en ellas. defendida por «escuderos» de esos mismos en comenderos mantenidos a su costa. AI morir Portar En 1655 la situación fue muy distinta. La primera Casanate, en 27 de febrero de 1662, las cosas, ennoticia del alzamiento se dió en reunión del cabildo de general, habían vuelto al estado en que se hallaban20 de febrero. Del gobernador, depuesto por el en 1655.pueblo de su cargo en Concepción, a los pocos días, Los antiguos apercibimientos desaparecieron.nada se supo durante largo tiempo, y la ciudad debió Los indígenas habían perdido su antiguo ímpetu, ypreocuparse de su propia defensa, por temor de que no hubo ya otro alzamiento general. Laslos negros e indios pudiesen intentar un movimiento. sublevaciones posteriores, de limitado alcance,No se sabe hasta donde tenía fundamento tal riesgo, pudieron ser dominadas por el ejército de lapero es un hecho que él estuvo a menudo en la frontera.mente de los santiaguinos. ¿Cómo explicar la resistencia del Cabildo de Se mandaron hacer doscientas picas, se Santiago frente a los apercibimientos durante elnombraron jefes militares, se envió un repre- período analizado? Está claro que, frente a lassentante a Lima a dar cuenta y a pedir socorros. La grandes necesidades, los santiaguinos se mostraronciudad, en fin. actuó por si misma(27) y no faltaron solidarios con las regiones amagadas. Sucedió asísituaciones de repudio contra quienes habían después de 1596 y de 1655. No sólo acudieronproducido tan comprometida situación. Algún armados al socorro, sino que hubieron de recibir yregidor pidió que se procesara criminalmente a sustentar durante largo tiempo a los habitantes de lasJuan de Salazar, cuñado del Gobernador, por su ciudades que debieron ser abandonadas. Sucedióculpa en el desastre. Y cuando Acuña y Cabrera, así en la segunda sublevación con variasrepuesto en el mando por la Audiencia, hizo su poblaciones, y con Chillan en la tercera.entrada a Santiago el 3 de junio, el Cabildo, que Suministraron bastimentos y víveres, armas yasistía devotamente a la misa y celebración de la caballerías para las tropas. Su aporte, en fin, fuefestividad del Santísimo Sacramento, no se movió importante.para acudir a la recepción, lo que le valió una multaimpuesta por la Audiencia. Por lo demás la opinión En los períodos intermediarios, la contribuciónde la Corporación quedó claramente estampada en de Santiago fue tasada y racionada, casi siempre,el acta del siguiente día. Para ella, era «público y previo forcejeo con los gobernadores. Parecía surgirnotorio haber dado el dicho señor Gobernador y sus un regionalismo que valorizaba primero las cosascuñados la causa a la dicha pérdida del reino y la de la patria chica, dejando en la penumbra lospoca esperanza de mejora y conser- intereses de todo el reino. Y si se recordaba que Santiago era la cabecera, que tenía más recursos y que debía velar por todos, el Cabildo, a su vez. 27. Estos y otros datos aparecen en numerosas actas a hacía valer los antiguos servicios, y la situación de partir de la señalada. En los primeros días se llegó a pobreza en que se encontraban muchos de sus tener varias sesiones diarias. Actas del Cabildo de vecinos, precisamente a causa de tos sacrificios de Santiago, XV, passim. 28. Acta de 4 de junio de 1655, Ibídem, pp. 44. antaño. AHM 21
  20. 20. E l General Francisco Javier Díaz Valderrama (Conferencia que en el mes del Ejército, la Aca- demia de Historia Militar dedicó al EMGE. como homenaje en el día de su aniversario) DON MANUEL BARROS RECABARENRealizó sus estudios primarios Se ha constituido en una cumplir 13 años de edad, yy secundarios en el Colegio tradición en nuestra después de cursar, el segundoSan Agustín y después en la Academia que en cada año de humanidades, ingresó aEscuela Militar. aniversario del Estado Mayor la Escuela Militar el 25 deEgresó de la Escuela Militar en del Ejército, el presidente de febrero de 1890, dando así ini-1950como Oficial del Alma deArtillería. esta corporación desarrolle cio a su brillante carrera profe-Oficial de Estado Mayor y ante Uds. una conferencia sional que lo llevaría alprofesor de Academia en sobre la personalidad y vida generalato y al importante car-Logística y Personal, de los grandes soldados, que go de Inspector General delSirvió a lo largo de su carrera habiendo sido miembros de Ejército, el cual, según la re-en las siguientes Unidades: este organismo superior, han glamentación vigente de laRegimiento "Guardia Vieja", tenido una especial época, sería el jefe que asumi-"Chorrillos", Tacna" y "Ran- proyección en nuestra vida ría el mando del ejército encagua", Escuela Militar y Es- nacional y en nuestra caso de un conflicto bélico.cuela de Artillería. Historia Militar. Pero, antes de continuar re-Mandó el Regto. "Arica".Versó su memoria en: "El En 1994, fue el general cordando su vida profesional yensayo logístico sobre el abas- Körner, en 1995 el general su brillante trayectoria intelec-tecimiento en la Unidad de Boonen Rivera. Hoy tual, evoquemos al hombreTeatro". evocaremos la memoria del mismo.Cursó estudios en Panamá general Don Francisco Javier Moreno, bajo, recio, su físico era(Fort Gulick) y en EE.UU. Díaz Valderrama, de brillante típicamente chileno. Solo sus(Fort Leavenworth). ejecutoria militar e intelectual bigotes "kaiserianos" recordabanFue Agregado Militar en la y uno de los jefes que más lejanías de tiempo, de espacio yRepública Oriental del Uru- influencia tuvo en la de proximidades de fiel simpatía.guay. reorganización de losDirector de Instrucción; Pla-nificación y Desarrollo y Per- mandos superiores de Seguramente la más expresivasonal. nuestro Ejército en 1906, la de sus características per-Inspector general del Ejército y cual tiene aún plena sonales fue la sencillez de suJefe del Estado Mayor General vigencia. alma; amaba la sobriedad en ladel Ejército (1987). actuación y en el hablar,En Asamblea General de so- desdeñaba los artificios del len- Don Francisco Javier Díaz guaje rebuscado y el pensa-cios es elegido Presidente de la Valderrama nació en laAcademia de Historia Militar. miento retorcido. Su palabra era ciudad de Al Santa Cruz de limpia, clara y sin dobleces. ElLe ha correspondido en tal Colchagua, cuna de hombrescondición proponer y poner en general Díaz tuvo una norma de ¡lustres de nuestra patria, en sinceridad y honradez invariablepráctica la Reforma de los Es- el día aniversario de la y a ella perma-tatutos, quedando a la fecha histórica batalla de Maipo encomo Corporación de Dere- el año 1977, en el hogarchos Privado y en consecuen- forma-do por Don Froiláncia independiente del Ejército. Díaz Canto y Doña Ignacia Valderrama Pizarro. AHM 22
  21. 21. pudo captar las grandes corrientes espirituales de ese gran pueblo y por su contacto personal con los espléndidos soldados prusianos, con quienes participó sana y alegremente en sus cuarteles y en sus campañas, pudo escuchar sus lecciones y comprender su alma. Su permanencia en Alemania, en un tiempo en que esa gran nación tenía el mejor ejército de Europa, lo que vale decir, del mundo, le permitió tomar contacto con distinguidos oficiales superiores de su ejército, entre los cuales es preciso recordar al propio mariscal Von Hindenburg y al general Ludendorf. sus cabezas militares más importantes durante la primera guerra mundial, y a otros jóvenes oficiales de su edad, quienes años después habrían de ser los grandes capitanes en este conflicto. Díaz, amó a esa gran nación, porque logró comprender su alma y su culto espíritu había vibrado con el razonar de Kant, la profundidad espiritual de Beethoven y con el aula universal de Goethe; Así como insigne estratega, tuvo la oportunidad de ver con sus propios ojos como un magnífico pueblo sin fronteras naturales, abierto a todas las invasiones posibles, había tenido que cultivar la fuerza para sobrevivir y se había transformado, impulsado por esa necesidad vital, en la gran nación, la más científica. más trabajadora y más progresista del mundo, en la cual las masas ciudadanas disfrutaban de una mayor justicia socialEl Mayor Díaz, Jefe de la Misión Militar Chilena y en donde ellas eran gobernadas por los mejores.en Colombia entre 1909 y 1912. Pero, junto a su entusiasta amor por todo lo germano, el general Díaz fue profundamenteneció fiel durante toda su vida. chileno y, aún más, un nacionalista convencido de Fue un permanente admirador de la justicia, de la su querida patria.verdad y de la honradez y todo alrededor de él Fue el general Díaz uno de los privilegiados derespiraba serenidad y corrección. la fortuna, de aquellos que amaron a Chile sobre todas las cosas de la vida. "Siempre fue para nosotros los soldados, Pese a su fuerte tradición de cultura continentalespecialmente para los de su arma, los ingenieros, europea, que siempre lo hizo estar tan próximo,un nuestro" - recordó al pie de su tumba el hasta sentir como propia la suerte de España de laentonces Jefe de Estado Mayor General, Don Invencible Armada; de la Francia de Napoleón y laTeófilo Gómez Vera.- agregando: de Alemania en las dos guerra mundiales, su mundo empezaba en Chile y Chile en Santa Cruz de "Y parece que hubiese hecho suya la admirable Colchagua. donde, a su parecer, el conquistadormáxima de Guyán que dice: Hay una profesión debió haber fundado la capital del Reyno.universal que es la de ser hombre, y, en ese El río de la vida del general Díaz Valderrama sesentido, el general Díaz fue un hombre en el alimentó de dos caudalosas vertientes, la del militar yconcepto más amplio y profundo del vocablo" la del intelectual. En consecuencia, concurrieron En sus sentimientos más hondos siempre a su formación espiritual las armas y las letras.estuvo presente su gran amor por Chile y todo lo A lo largo de ella, esas dos vertientes fueronchileno y más allá, su profunda simpatía por elpueblo alemán, su ejército y su cultura. Desde joven, y gracias al dominio del idioma AHM 23
  22. 22. formando el curso de una de las más Arma de Ingenieros, pasando a servir enrelevantes personalidades de su tiempo. la Compañía Arauco de esa especialidad. En su fase profesional, su brillante hoja En junio de 1901, el entonces capitánde servicios nos da a conocer con Díaz es puesto a disposición del Ministerioamplitud los detalles sobre su excepcional de Relaciones Exteriores para viajar alcarrera militar. imperio alemán para ingresar a su ejército Alumno laureado de la Escueta Militar y después al de Suiza,en 1890. Un conpañero suyo, quien fuera Durante los tres años en quedespués el general Don Enrique Monreal, permaneció en Alemania, el capitán Díazlo recuerda así en su interesante obra que tuvo la oportunidad de servir en Batallón deescribió sobre ese establecimiento: Zapadores N° 5; con una comisión de un mes al Batallón Tren Nº 5, participando "...Francisco Javier Díaz, de uniforme también en un viaje de estado mayor queparecía más bien a esos niñitos que, por lujo realizó el V cuerpo del ejército, oportunidado juguete, suelen sus padre vestir de en que conoció al entonces capitán Wilhemmilitares, como también a veces de Heye, futuro Inspector General del ejércitomarineros o de bomberos", alemán entre 1926 y 1932, con quien lo uniría, como el mismo dijera en una En1891, le correspondió servir en el entrevista, "una grande y sencilla amistad". Estado Mayor General del Ejército En 1902, fue alumno de la Escueta de presidencial corvo uno de los jóvenes Ingenieros de Charlotemburg, el mismo ayudantes de su Comandante en jefe, prestigioso establecimiento donde había general Don Orozimbo Barbosa, en estudiado el general Körner y en el cual vísperas de la batalla de Con-Con. ejercía la cátedra de Historia militar, táctica y hoplología cuando a pedido de nuestro Al egresar de la escuela, en marzo de gobierno fue designado para venir a Chile. 1892, obtuvo como nota de salida un En 1903, fue destinado al Estado Mayor de promedio 8.85 de puntos y una medalla la VI División Brandenburgo, asistiendo a de oro como primer premio de un importante ejercicio de ingenieros en aprovechamiento al terminar el curso de Neu Breisach, organismo en el cual estuvo escuela de tiro. El mismo año rindió su hasta octubre de 1904. prueba de bachillerato en la Universidad de Chile, obteniendo notas Durante su permanencia en Alemania, sobresalientes. el entonces capitán Díaz no se conformó Por su gran rendimiento en los estudios con estudiar los detalles y el conjunto de la de matemáticas y de física, fue destinado organización y del servicio de su propia en 1893 al Batallón de Ingenieros, unidad arma sino que, por su capacidad intelectual, en la cual prestó servicios hasta fines de su espíritu militar y por el buen 1896, fecha en que es ascendido a aprovechamiento de las lecciones teniente en el Arma de Infantería. recibidas de sus maestros alemanes, tuvo Después de permanecer por un tiempo el alto privilegio de ingresar a unen el Batallón de Ingenieros, en marzo de Comando divisionario y a un Estado Mayor1898, rindió examen para el grado de de Ejército, organismo en los cuales pudocapitán, calificándose con nota 9.33. formarse un juicio exacto sobre materias, A lo largo del año 1898, nubes de que sin ser secretas, tenían para nuestroguerra amenazaban el limpio cielo de ejército suma importancia para sunuestra patria. El mundo militar está tenso y organización militar.pronto a acudir en su defensa. Tres El capitán Díaz, por su contracción alcontingentes de la guardia nacional son estudio, por su seriedad de juicio y suinstruidos en sus filas. Una profunda gran rendimiento intelectual, fue el primerconmoción patriótica sacude a los oficial chileno comandado en Alemaniaespíritus, Es necesario intensificar la que pudo acceder al conocimiento exactapreparación de nuestro ejército y para ello del espíritu y la organización del ejércitoestán nuestros mejores oficiales, entre los imperial, el cual no solo consistía en lacuales, el capitán Díaz, quien es nombrado instrucción de las tropas, en brillantesese año ayudante de la escuela de clases, revistas e impecables destiles, sino queen ese tiempo comandada por el Tte, fue al fondo, al interior del alma de esecoronel Erich Herrmann. uno de los más ejército y buscó su doctrina, la razón de serbrillantes oficiales que formaban la misión de cada materia, para dotar al Ejército dealemana del general Körner. Chile de un modelo superior que la serviría Pasada la emergencia, en febrero de de fundamento al espí-1900, Díaz fue nombrado capitán deejército en el AHM 24

×