• Like
Cuentos parte  2
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
397
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El conejito burlón Vivía en el bosque verde un conejito dulce, tierno y esponjoso. Siempre que veíaalgún animal del bosque, se burlaba de él. Un día estaba sentado a la sombra de unárbol, cuando se le acercó una ardilla.- Hola señor conejo. Y el conejo mirando hacia él le sacó la lengua y salió corriendo.Que maleducado, pensó la ardilla. De camino a su madriguera, se encontró con unacervatillo, que también quiso saludarle:- Buenos días señor conejo; y de nuevo el conejo sacó su lengua al cervatillo y se fuecorriendo. Así una y otra vez a todos los animales del bosque que se iba encontrandoen su camino. Un dia todos los animales decidieron darle un buena lección, y sepusieron de acuerdo para que cuando alguno de ellos viera al conejo, no le saludara.Harían como sino le vieran. Y así ocurrió. En los días siguientes todo el mundo ignoró alconejo. Nadie hablaba con él ni le saludaba. Un dia organizando una fiesta todos losanimales del bosque, el conejo pudo escuchar el lugar donde se iba a celebrar y pensóen ir, aunque no le hubiesen invitado. Aquella tarde cuando todos los animales sedivertían, apareció el conejo en medio de la fiesta. Todo hicieron como sino le veían. Elconejo abrumado ante la falta de atención de sus compañeros decidió marcharse conlas orejas bajas. Los animales, dándoles pena del pobre conejo, decidieron irle abuscar a su madriguera e invitarle a la fiesta. No sin antes hacerle prometer quenunca más haría burla a ninguno de los animales del bosque. El conejo muy contento,prometió no burlarse nunca más de sus amigos del bosque, y todos se divirtieronmucho en la fiesta y vivieron muy felices para siempre.
  • 2. La bruja cocinera Había una gran cabaña de madera en el bosque donde todo el mundo decía que vivíauna bruja muy mala, muy mala. Nunca nadie se había atrevido a entrar. Un día mientrasrecogía hojas para un trabajo de su escuela, un chico se acercó a la cabaña. Lacuriosidad le llevó a entrar al jardín, y luego se acercó a una de las ventanas de lacabaña, pero no pudo ver nada. Como quería saber lo que había, pensó que no le pasaríanada, y entró en la casa. Parecía que estaba vacía que no había nadie. Pero al fondodivisó una viejecita que removía la cuchara junto al fuego. Se acercó con muchocuidado, y la tocó en el hombro.-Buenas tardes, señora. - Hola muchacho - respondió ella. ¿ No tienes miedo de mi. ?La pobre anciana estaba muy arrugada y no tenía dientes. El muchacho dijo que no. Laanciana se puso muy contenta e invitó al muchacho a merendar. Le contó que de jovenhabía sido un hada buena, pero cuando se había hecho mayor todo el mundo creyó queera una bruja, y no podía ir a la ciudad. Ya se había acostumbrado a vivir sola enaquella cabaña, pero siempre le gustaba pensar que algún día alguien entraría a verla. Yasí fue. Como el muchacho fue tan amable con ella, le dijo que le pidiera un deseo, puesse lo concedería. Y el muchacho de buen corazon viendo a la anciana tan contenta porsu visita le pidió que su jardín se convirtiera en un parque infantil para niños. Y asi fue,todos los niños jugaban allí y la anciana les hacia la merienda, siendo muy feliz, muyfeliz al saber que la gente ya no le tenía miedo. Y todo el mundo la llamabacariñosamente la bruja cocinera.
  • 3. El globo dormilón En una tarde de otoño, el viento soplaba suavemente y arrastraba las hojas que caíande los árboles, los niños corrían y jugaban en el parque de los castaños. Era un parqueadorable, un pequeño estanque de patitos y una gran fuente lo adornaban. Dentro deél, las horas no existían, todo era como si el tiempo se parase a descansar y de unbolsillo de mago salieran las mejores fantasías de nuestros cuentos preferidos. Allíiban los ancianos a pasear, a recordar las historias de su vida y a aprender a soñar denuevo. Un payaso vendía sus globos de colores. Siempre estaba rodeado de pequeñosque le veían inflar sus globos e imaginaban como estos partían hacia el cielo formandofiguras. ¡Mirad, el globo rojo se ha escapado!. Gritaba: un niño. ¡Seguro que ha subido alas estrellas, gritó otro!. ¡Me ha dicho mi mamá, que los globos son como nuestrossueños que a veces se escapan y dejamos de creer en ellos, pero luego viene otrosueño y volvemos a estar contentos. Lo mismo ocurre cuando un globo se nos escapa,cogemos otro y volvemos a divertirnos. El payasete del parque siempre estaba rodeadode sus globos. Un niño rubio, de ojos oscuros, le preguntó: ¿Por qué los globos sehinchan cuando los pones en tu bombona?. Los globos, respondió: el payaso, tienendentro un gas, que es algo que flota en el aire, y ese gas, se llama Helio. Cuando pasanlas horas el gas se va terminando y el globito se deshincha. ¡Puedes hincharlo otra vez,sólo necesitas soplar muy fuerte y el globo volverá a esta gordo!. Los niños al ver alpayaso, corrían a comprarle globos. El globo de nuestra historia nació así.Globi, era fuerte, pues lo habían llenado mucho de helio y tenía un maravilloso colorazul. Abrió su boquita para despertar de su sueño. El globo, se vió rodeado depequeñuelos y de un payaso. Tanto quiso curiosear, que cuando el payaso fue avendérselo a un niño el globo salió volando hacia el cielo. El payaso no pudo hacer nadapor evitarlo. Y el globo marchó libre en busca de aventuras. Globi, comenzó a darvueltas, hasta que su hilo quedó atrapado en el alero de un tejado. Intentó salir de allí,pero no pudo. Cerca del alero, había una gran ventana, llegó hasta ella, inclinándose unpoquito. A través de ella, observó como unos niños jugaban. Estuvo horas y horasviéndoles jugar, hasta que se quedó dormido. Todos los días se repetía lo mismo, él, losveía jugar y se sentía feliz, pero le daba un poco de envidia no poder jugar con ellos.Se movía de un lado para otro para llamar su atención, pero no conseguía que los niñosle vieran. Dormía y Dormía, quería tener fuerzas para moverse más y más. Por eso,siempre estaba dormido, se cansaba tanto, que cuando descansaba seguía soñandodespierto pensando que tal vez un día, los niños le verían. Un día, hizo tanto esfuerzoporque le vieran que se pinchó en un clavito que había en la ventana. Al pincharse, elglobo salió despedido, el hilo se soltó con fuerza, y se elevó muy deprisa, muy deprisa,hacia arriba. Él, sabía que le quedaba muy poquito para quedarse sin aire, entonces seelevó más y más como queriendo tocar las nubes. Se elevó por encima de las casas y dela torre de la iglesia. Se iba perdiendo en la lejanía y al cabo de un rato ya no volvió avérsele. Se perdió para siempre en el atardecer, allí dónde el sol, ya se oculta.Seguroque está junto a las estrellas, haciendo mimitos a la luna.
  • 4. La almendrita Era un día de lluvia y de mucho viento cuando, de un almendro muy alto, cayó unaminúscula almendrita que, por suerte, fue a parar dentro de una cáscara de nuez que lefrenó el golpe y le sirvió de casita. Como estaba lloviendo mucho, el agua formó en elcamino un riachuelo por el que se deslizaba la cáscara de nuez como si fuera una barcacon la almendrita de marinera. Bajaban cada vez más rápido hasta que llegaron al río deverdad. Pero entonces ya se había hecho de noche y la almendrita se había quedadodormida. Al día siguiente dejó de llover y salió el sol, pero la nuez seguía bajando por elrío sin saber a dónde iba. Almendrita tenía un poco de frío, así que alargó sus manitas yllegó justo para coger unas hojas que flotaban en el agua y que le sirvieron parataparse. Almendrita iba viajando por el río, atravesando lentamente el hermoso bosque.Era muy interesante mirarlo todo. De repente, allá a lo lejos, vio una granja con muchosanimales: pollos, gallinas y… ¡patos que chapoteaban cerca de ella!Se asustó mucho porque pensó que iban a volcar su minúscula barca. Entonces pensó queno estaría nada mal si conseguía unos remos con los que poder esquivar los obstáculos.Pero, ¿cómo podría conseguirlos?. También empezó a pensar en quedarse en algún lugar.No quería llegar a una gran ciudad donde el río estuviera sucio y donde no pudiera ver elsol ni tampoco los animales, los árboles y las flores que había en el campo. Decidió quedebía quedarse en aquella granja que había visto hacía un ratito. Pero necesitaba losremos, porque sino… ¿cómo podría llegar a la granja? Sin ellos estaba perdida. Mientraspensaba en todo esto vio a un niño sentado en el margen del río, pescando unos pececillosplateados que iba metiendo dentro de una cesta. Cuando llegó cerca de donde estaba elniño le pidió ayuda, y el chico le tiró dos palillos que llegaron hasta Almendrita y que lefueron perfectos para acercarse a la orilla. Cuando llegó pudo descansar y pasar lanoche tranquila.Al siguiente día se despertó muy hambrienta. Pero, ¿cómo encontraríacomida si era tan pequeña? ¿Quién podría ayudarla? Una tortuga, que estaba cerca deella y tenía un enorme caparazón… ¡Se veía tan segura! - ¿Puede llevarme a la granjamontada en su enorme caparazón?, le pidió Almendrita a la tortuga. La tortuga sellamaba Inés y no sólo llevó a Almendrita hasta la granja, también le presentó a la vacaMargarita. - Yo te daré leche fresca cada mañana, dijo Margarita. También descubrióque el granjero hacía un pan delicioso y su mujer una mermelada de moras fantástica. Latortuga Inés le dijo: - Yo te acompañaré otra vez a tu barca, pero creo que deberíasbuscarte una casita donde vivir. Allí en el bosque, Almendrita encontró una setagigantesca, con un sombrero enorme que le servía de toldo para no mojarse ni tenercalor. Entró dentro y… ¡las setas son tan blanditas y esponjosas y se descansa tan bien!¡Qué feliz sería en aquel lugar! Quedó con la tortuga Inés que cada día la acompañaría ala granja en su enorme caparazón. Al día siguiente, conoció a los amigos de Inés, losgrillos, que estaban todo el día tocando música, como si fuesen una orquesta, haciendocri-cri-cri con sus patas muy alegres y contentos. La libélula se ofreció paraacompañarla en los viajes más largos y servirle de avioneta. El niño pescador se llamabaPedro, y siempre la saludaba. Un día le dio una cuerda para que Almendrita atara sucáscara de nuez a un junco, al lado de su casa. Así tendría su barquita a salvo de losvientos y las corrientes del río.Y poco a poco, con la ayuda de todos, Almendrita encontró el mejor lugar en el que viviry todos contribuyeron a hacerle la vida muy agradable y divertida. ....y colorín coloradoeste cuento se ha acabado.
  • 5. La rosa y el sapo Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Se sentía de maravilla al saber queera la rosa mas bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veíade lejos.Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y queera por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto leordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Esta bien, si asílo quieres. Poco tiempo después el sapopaso por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sinhojas y sin pétalos. Le dijo entonces: * Vaya que te ves muy mal. ¿Que te paso? Larosa contesto* Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, ynunca pude volver a ser igual. El sapo solo contesto * Pues claro, cuando yo estaba aquíme comía a esas hormigas y por eso siempre eras la masbella del jardín.Moraleja:Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos mas que ellos, mas belloso simplemente que no nos "sirven" para nada.. Dios no hace a nadie para que estesobrando en este mundo, todos tenemos algo especial que hacer, algo que aprender delos demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esapersona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.
  • 6. La Escalera Un carpintero se puso un día a construir una escalera. Pasó un vecino, vio lo queestaba haciendo y le dijo: si me regalas un pequeño pedazo, a mí me servirá mucho y atu obra casi no le perjudicará, ¿pudieras regalarme un tramo de tu escalera?El carpintero se rascó la cabeza y se lo dio. El vecino se lo agradeció y se fuecontento. Después vino otra persona y le explicó que, permitiéndole usar unospeldaños, trabajaría y alimentaría a sus hijos. El carpintero accedió y le regaló unospeldaños. El hombre se retiró contento y agradecido. El carpintero continuótrabajando en su obra. Pasó por allí una pobre mujer y le pidió que le regalara unpedazo de madera, ya que era urgente arreglar una pared de su casa por la que secolaba el viento. El carpintero accedió. La mujer se alejó contenta y agradecida.Vinieron muchos más y el carpintero seguía accediendo. El invierno era duro, la miseriamuy grande y el carpintero daba a todos pedazos de su escalera, aun para quemarloscomo leña.Y decía: - "No comprendo, mujer. Mi escalera es cada vez más chica y, sin embargo,¡subo por ella al cielo!"
  • 7. Los tres arboles Erase una vez, en la cumbre de una montaña, tres pequeños árboles vivían juntos ysoñaban sobre lo que querían ser cuando fueran grandes. El primer arbolito miró hacialas estrellas y dijo: "¡Yo quiero guardar tesoros, quiero estar repleto de oro y serllenado de piedras preciosas. Yo seré el baúl de tesoros más hermoso del mundo!"El segundo arbolito miró un pequeño arroyo y sabiendo que su camino lo llevaría alocéano dijo: "¡Yo quiero viajar a través de aguas temibles y llevarreyes poderosos sobre mi. Yo seré el barco mas importante del mundo!".El tercer arbolito miró hacia el valle que estaba abajo de la montaña y vió hombres ymujeres trabajando en un pueblo, "Yo no quiero irme de la montaña nunca. Yo quierocrecer tan alto que cuando la gente del pueblo se pare a mirarme , ellos levantarán lamirada al cielo y pensaran en Dios. Yo seré el árbol mas alto del mundo!"Los años pasaron. Llovió, brilló el sol y los pequeños árboles crecieron alto. Un día, tresleñadores subieron a la cumbre de la montaña. El primer leñador miró al primer árbol ydijo: "¡Que árbol tan hermoso es éste!", y con la arremetida de su hacha brillante elprimer árbol cayó. "Ahora me deberán convertir en un baúl hermoso, deberé contenertesoros maravillosos!", dijo el primer árbol.El segundo leñador miró al segundo árbol y dijo: "Este árbol es muyfuerte, es perfecto para mí", y con la arremetida de su hacha brillante, el segundoárbol cayó. "Ahora deberé navegar aguas temibles!", pensó el segundo árbol , "Deberéser un barco imponente para reyes temidos y poderosos".El tercer árbol sintió su corazón sufrir cuando el último leñador lo miró. El árbol separó derecho y alto y apuntando ferozmente al cielo. Pero el leñador ni siquiera miróhacia arriba y dijo, "cualquier árbol es bueno para mí". Y con la arremetida de su hachabrillante , el tercer árbol cayó . El primer árbol se emocionó cuando el leñador lo llevóa una carpintería. Pero el carpintero lo convirtió en una caja de alimento para animalesde granja. Aquel árbol hermoso no fué cubierto con oro,ni llenado de tesoros, sino quefué cubierto con polvo de cortadora y llenado con alimento para animales de granjahambrientos.El segundo árbol sonrió cuando el leñador lo llevó cerca de un embarcadero, peroningún barco imponente fué construido ese día. En lugar de eso, aquel árbol fuerte fuécortado y convertido en un simple bote de pesca, era demasiado chico y débil paranavegar en el océano, ni siquiera en un río, entonces fue llevado a un pequeño lago.El tercer árbol estaba confundido cuando el leñador lo cortó para hacer tablasfuertes y lo abandonó en un almacén de madera. "Que estará pasando", fue lo que sepreguntó el árbol, "Yo todo lo que quería era quedarme en la cumbre de la montaña yapuntar a Dios". Muchísimos días y noches pasaron. A los tres árboles ya casi se leshabían olvidado sus sueños. Pero una noche, una luz de estrella dorada alumbró alprimer árbol cuando una joven mujer puso a su hijo recién nacido en la caja dealimento. "Yo quisiera haberle podido hacer una cuna al bebé", le dijo su esposo a lamujer, la madre le apretó la mano a su esposo y sonrió mientras la luz de la estrellaalumbraba a la madera suave de la cuna. Y la mujer dijo, "Este pesebre es hermoso". Yde repente, el primer árbol supo que contenía el tesoro mas grande del mundo.
  • 8. El viajero se quedó dormido mientras el segundo árbol navegaba tranquilamente haciadentro del lago. De repente, una impresionante y aterradora tormenta llegó al lago, elpequeño árbol se llenó de temor, él sabía que no tenía la fuerza para llevar a todos lospasajeros a la orilla y salvarlos del viento y la lluvia. El hombre cansado se levantó yalzando su mano dijo "calma". La tormenta se detuvo tan rápido como comenzó y derepente el segundo árbol supo que llevaba navegando al rey del Cielo y de la Tierra.Un viernes en la mañana el tercer árbol se extrañó cuando sus tablas fueron tomadasde aquel almacén de madera olvidado. Se asustó al ser llevado a través de unaimpresionante multitud de personas enojadas. Se llenó de temor cuando unos soldadosclavaron las manos de un hombre en su madera. Se sintió feo, áspero y cruel. Pero undomingo por la mañana, cuando el sol brilló y la tierra temblócon júbilo debajo de su madera, el tercer árbol supo que EL AMOR DE DIOS HABIACAMBIADO TODO.Esto hizo que el árbol se sintiera fuerte, y supo que cada vez que la gente pensara enel tercer árbol, también pensarían en Dios. Eso era mucho mejor que ser el árbol masalto del mundo.
  • 9. Mis cinco deditos ¡Mami ... ¿Cuántos deditos tiene mi mano? Preguntó el niño, con curiosidad a su mamá.5 deditos tiene tu mamo...¡Mi amor! Respondió la mamá a su hijo.¿y mis deditos tienen nombres... mami? Insistió el niño.¡Sí, cariño! Cada uno de tus deditos tiene un nombre. Explicó la mamá.¿y cómo se llaman mis deditos? Volvió a preguntar el niño.¡ Bueno cariño, eso es muy fácil! Le dijo la mamá al niño. el gordito se llama Pulgar, elque le sigue es Indice, el largo es Cordial o dedo del Corazon, el que viene es Anular yel pequeñito se llama Meñique. Le explicó.¡Que nombres tan raros, mami! ¿Cómo voy a poder aprendérmelos? Le dijo el niño,preocupado a su madre.¡Con una historia!. Yo te voy a contar quien es cada uno de tus deditos y seguro que así,podrás recordar los nombres de tus cinco deditos. Tranquilizó la madre al niño.La madre sentó al niño en sus piernas y acariciándole sus deditos, le dijo:Pulgar que es gordito le diremos pulgarcito le encanta el dulcecito y jugar con supapito.Indice es el dedito pensante Te dice que sí o no, sin mucho esforzarce Con el teléfonole gusta jugar Y de lejos, si quiere, te puede llamar.Cordial es el más alto Y es quien cuida a los deditos. Es el dedo enamorado Y lo llamanCorazoncito.Anular es vanidoso Y le encanta la belleza Por eso esta contento Si le obsequias unaprenda.Meñique es el chiquito ¡y no come el muy pillito! Por eso es tan flaquito Y lo cuidan losdeditos.¡Oh mami! Me encanto la historia de mis deditos. Ahora si me voy a acordar delnombre de cada uno. Pulgar,Indice,Cordial,Anular y Meñique. Le dijo el niño muycontento a su mami.¡Que bueno mi amor que te gusto el cuento!. Ves que es muy fácil aprenderjugando...ahora ya te sabes los nombres de tus deditos. Expresó la madre con ternuraal niño. Si mami! Ahora puedo jugar con ellos y llamarlos por sus nombres, porque ellosson mis amiguitos y lo mejor de todo es que son mios, ¡son mis 5 deditos!.colorin .
  • 10. Don Erizo Don Erizo se levantó muy pronto aquella mañana, miró a través de la ventana y vio unmaravilloso cielo azul, pensó que aquel sería un buen día para pasear y para conocer elnuevo parque, que se había construido no muy lejos de su casa.Así que después de desayunar, preparó su mochila y emprendió su viaje.Por el camino se encontró con muchos vecinos y amigos suyos, que viendo el gran díaque hacía, habían tenido la misma idea que don Erizo.Don Erizo estaba muy contento, pues aquel día estaba siendo realmente maravilloso.Cada vez se alejaba más de su casa, sin embargo, don Erizo estaba tan feliz que no sedaba cuenta.De pronto, comprendió que se había hecho de noche y que se había alejado tanto quese había perdido.Don Erizo estaba muy asustado, no sabía que hacer y el mucho miedo que tenía no ledejaba ni gritar para pedir ayuda.Menos mal que sus amigos viendo que se había hecho de noche y que su amigo donErizo no volvía a casa, fueron a buscarle.Por fin, y tras mucho andar le encontraron. Todos saltaron dé alegría al verse.Juntos volvieron a casa y para celebrar que estaban todos bien, hicieron una granfiesta.
  • 11. Fresilinda y el Jardín MágicoHabía una vez , un hermoso jardín de flores de brillantes colores y plantas de hojasmuy raras, todas parecían pintadas.Pero en el fondo allá muy lejos dónde nadie jamás llegaba, se encontraban las plantasde frutillas todas desparramadas por el suelo y por el aire su dulce aroma .Este no era un simple matorral de frutas silvestres , era el último refugio de frutillasespeciales . Sí muy especiales y una de ellas mas que todas, se llamaba Fresilinda y erala mas traviesa, siempre estaba buscando nuevas aventuras y se metía de lío en lío.Estas eran las únicas frutas que podían hablar, pensar y hasta salirse de sus plantitasy volver para dormir. Habían logrado estas virtudes hace muchos años cuando una bellahada perdida de algún cuento se emocionó al ver esas hermosas plantas tan verdes ycon sus frutillitas tan rojas y se le ocurrió cambiarles la vida. Así dijo sus palabrasmágicas :-¡Peras, uvas y manzanas serán las frutillas las encantadas!¡Que ningún hombre descubra su reino y seguirán por siempre libres viviendo!-Y desapareció entre las nubes.Desde entonces han vivido como lo hacen las personas, unas trabajan, otras cuidan alas mas pequeñas, otras vigilan que todo marche bien y las mas chiquitas hacentravesuras como todos los chicos.Pero hoy te voy a contar lo que le ocurrió a Fresilinda por ser muy distraída. Unamañana de primavera el sol sonreía como siempre y saludaba con sus rayos a todos lasplantas que habitaban el Jardín Mágico, así se llamaba este lugar desde la visita de elhada misteriosa. La graciosa frutilla jugaba con sus amigas debajo de una gran hojacuando vio pasar una mariposa que volaba orgullosa de aquí para allá , tan linda era queFresilinda no podía dejar de seguirla y así lo hizo por largo rato solo mirando las alasmulticolores de la mariposa. De repente no la vio mas , se había escabullido entre lasmargaritas que estaban todas florecidas y muy grandes. En ese momento la frutillitase dio cuenta que no conocía ese lugar pues tenía prohibido alejarse del Jardín Mágicoy sin darse cuenta había caminado por largo rato. Ella lloró un ratito y trató deencontrar el camino de regreso pero todo fue inútil, sola no podría regresar.-¡Buenas tardes señorita ¡- le dijo un elegante gusano que vestía corbata, sombrero yguantes mientras la estaba observando- -Hola - contestó triste la pequeña.-Yo soy Dongusano y conozco muy bien este territorio así que si quieres te puedoayudar a encontrar tu casita. Fresilinda estaba muy apurada por ir con su mamá asíque confió en el apuesto Dongusano . Comenzaron a caminar, trotar y correr entre lospastos hasta que ¡Pruum, Pruum! Chocaron con una enorme montaña de tierra .-¡No, no es posible! Este es el hormiguero de Hormiganegra la mas malhumorada de losalrededores- .Dijo Dongusano muy asustado. Cuando de un salto salió del hormiguerouna fea hormigota con largas antenas y cara de enojada-¡ Quién se atreve a molestar en horario de trabajo! ¿Creen que tengo tiempo paraperder? ¡Psss , psss ¡ ¡Fuera! Y sin pensarlo corrieron escapando hasta que... ¡Puc, puc !esta ves tropezaron con algo muy duro y cayeron sentados. Fresilinda ya cansada detanto susto no podía creer lo que veía era un enorme caracol, todo adornado como unacasita con una pequeña ventana, flores y chimenea.
  • 12. -Debe estar abandonado- pensó; pero lentamente salieron de la casita unas antenitas,y después la cabeza de un viejo caracol que amablemente los saludó:-Buenos días amigos ,¿qué están buscando? Yo soy Grancaracol-Dongusano le contó todo lo sucedido y Grancaracol lo oía con cara de aburrido peroestaba muy atento.-Bueno, bueno y tú preciosa ¿extrañas a tu familia?- preguntó y Fresilinda con susojitos nublados por las lágrimas le dijo que extrañaba mucho a su mamá.-No perdamos tiempo y súbete , queda mucho por andar hasta llegar al Jardín Mágico.Dongusano la ayudó a subirse al techo del caracol y le deseo suerte -¡Hasta pronto yten cuidado Fresilinda!Después de un rato de andar Fresilinda le preguntó a Grancaracol:- ¿Cómo sabes que vivo en el Jardín Mágico? ¿Acaso lo conoces?"Por supuesto" dijo sonriente el viejo caracol -Hace mucho tiempo cuando yo era unjoven caracolito se me ocurrió comer algo nuevo y seguí un aroma dulce que me llevóhasta un hermoso jardín que parecía pintado con miles de rojos adornitos, eranfrutillas y no pude resistir las ganas de morder una y ...-¿Te comiste una frutilla especial? Preguntó Fresilinda muerta de miedo.-¡No! Al morderla la frutilla gritó como loca y todas las que estaban durmiendo en susplantitas se abalanzaron sobre mi y me dieron patadas y golpes defendiendo a suamiga y fue tal mi susto que no se como me deslicé tan rápido ,parecía un pez en elagua y jamás volví a probar una fruta. Tranquilízate solo quiero ayudarte, nunca pudeolvidar el camino a ese dulce jardín .Sin darse cuenta ya habían llegado y su mamá la estaba esperando muy triste, y alverla Fresilinda brincó sobre su madre y le prometió que no volvería a alejarse sola.Mamá frutilla la abrazó muy fuerte y la llenó de besos y besitos y agradeció aGrancaracol su buen gesto y lo invito a regresar las veces que quisiera al JardínMágico y olvidar viejos enojos tomado un té de flores de manzanilla.Y colorín colorado este rico cuento se ha terminado...
  • 13. LOS GATITOS ENAMORADOSErase una vez, un gatito que se llamaba Mizifus y una gatita que se llamaba Yrauha.Tenían los dos amos que se odiaban hasta casi matarse y no les dejaban amarse, yentonces pues se veían de noche.Un día escribieron en un árbol con las uñas:Yrahua y MizifusUn amo lo vio mientras paseaba por el jardín y muy enfadado dijo:- Yrahua x Mizifus?- No no no!No debe ser mi Mizifus y esa Yrahua. Se lo dijo al vecino y al instante se fijo que la gatita estaba embarazada y los dosvecinos cada noche lo cerraban todo y los gatitos lloraban.Al cabo de un tiempo dejaron de cerrarlo todo, la gatita tuvo:5 Preciosos gatitos.Los amos se reconciliaron y dejaron que los gatitos se amaran para siempre.
  • 14. GUSTAVITO EL PATITO ALEGRE Ahí viene la Sra. Tortuga - Buenos días Gustavito ¿qué tal estas hoy?- Buenos días Tortuguita. Hoy muy contento estoy. - ¿Y como estás tancontento si no tienes que comer? - Eso no es problema tortuguita porque ya comíayer. No necesito comida todos los días, me conformo con comer. - Ah muy bienGustavito, me alegra que estés bien.Ahí viene Doña Paloma - ¡Hola Gustavito! - Buenos días Paloma- ¿Qué tal estás hoy? - Pues la verdad es que muy contento estoy.- ¿Y como estás tan contento si no puedes volar? - Eso no es problema Sra.Paloma porque yo se nadar y me lo paso muy bien aquí en el mar.Ahí viene don camaleón- Que tal Gustavito ¿cómo estás hoy? - Hola Don Camaleón, pues muy contentoestoy. - ¿Y como estás tan contento si nunca cambias de color?- Eso no es problema Don Camaleón me gusta mucho mi color y me conformo tal ycomo soy.Ahí vienen las hormiguitas- ¡¡Hola Gustavito!! - Hola hormiguitas, que apresuradas vais ¿no?- Si Gustavito, y tu ¿qué tal estás hoy? - Hoy muy contento estoy- ¿Y como estás tan contento si no vas a trabajar? - Eso no es problemaHormiguitas porque así tengo todo el día libre para nadar y jugarAhí viene el Sr. Caracol- ¡Hola Sr. Caracol! - ¡Hola Gustavito! Dime..¿ qué tal estás hoy?- Muy contento estoy. - ¿Y como estás tan contento si no tienes dondevivir? - Eso no es problema Sr. porque en todo el lago puedo vivir yo. Ahí viene Doña Mariposa- ¡Hola Gustavito! ¿Qué tal? ¿Cómo estás hoy? - ¡Hola! Pues muy contento estoy -¿Y como estás tan contento si tienes un ala rota? - Eso no es problema Doña Mariposaporque todavía puedo usar la otra.Ahí viene el Gorrión- Buenos días Gustadito - Buenos días Gorrión - ¿Qué tal estas hoy?- Pues muy contento estoy Gorrión - ¿Y como estas tan contento si siempreestas solo? Y Gustavito se calló.- ¿Qué pasa Gustavito?, te has puesto tan triste y tu siempre estás muy alegre.- Pero es que.. no tengo con quien compartir mi alegría..- Pero Gustavito, eso no es problema, ¡puedes compartirla conmigo!Y desde entonces Gustavito siempre estuvo contento porque ya tenía con quiencompartir su alegría.
  • 15. Las HadasErase una vez una viuda que tenía dos hijas. La mayor asemejaba a la madre en todo,tanto fisicamente como en el caracter, quien veía a la madre veía a la hija. Las doseran sumamente antipáticas y llenas de soberbia, a tal punto que nadie quería estarcerca de ellas. Ni vivir junto a ellas. La más joven por el contrario, tenía una dulzuraincreible, y por la bondad del corazon, era el retrato de su padre, y era de una bellezaincomparable que era dificil encontrar otra joven tan bella como ella. Naturalmente,como todos aman a sus semejantes, la madre tenia predilección por la mayor y sentíapor la menor una aversión y repugnancia espantosa. La hacía comer en la cocina, ytodos los que haceres de la casa le tocaban a ella. Aparte de todo, esta pobre niñadebía dar dos viajes a una fuente distante, de más de una millla y media a buscar aguay traer un gran cántaro lleno. Un día mientras estaba en la fuente llenando su cántaro,se le acerca una pobre vieja, quién le rogó que le diera agua de beber. "Pero claro,abuelita, con mucho gusto." respondió la niña, "espere que le llene la jarra".Inmediatamente la limpió, la llenó con agua fresca y se la presentó, sosteniendola ensus propias manos para que bebiera cómodamente y hasta saciarse. Cuando hubobebido, la viejita le dijo: "Eres tan buena, y tan bella que por esto no puedo hacermenos que darte un regalo". Aquella era un hada que había tomado la forma de unavieja campesina para ver hasta donde llegaba la bondad de la jovencita. Y continuó."Tedoy por regalo que por cada palabra que sale de tu boca brotará o una flor o unapiedra preciosa". La muchacha regresó a la casa con el cántaro lleno, algunos minutosmás tarde; la madre estaba hecha una furia por el minusculo retardo. "Mamá, tenpaciencia, te pido perdon" dijo la hija toda humilde, y en tanto hablaba le salieron dela boca dos rosas, dos perlas y dos diamantes enormes. "Pero qué sucede aquí!!" dijo lamadre estupefacta, "me equivoco o estás escupiendo perlas y diamantes!... Oh perocómo, hija mía? ..." Era la primera vez en toda su vida que la llamaba así y en tonoafectuoso. La niña contó ingenuamente todo lo que le había sucedido en la fuente; ymientras hablaba , brotaban los rubíes, topazios de sus labios. "Oh, qué fortuna!", dicela madre, "necesito enviar también a esta otra niña. Mira, Cecchina, mira lo que sale dela boca de tu hermana cuando habla. Te gustaría tener también a ti este don?... Esnecesario que solamente vayas a la fuente de agua y si una viejita te pide agua, dáselacon mucha amabilidad." "¡No faltaba más, ir a la fuente ahora!" reclamó la otra. "¡Tedigo que vayas ahora mismo!" Gritó la mamá. Salió corriendo la muchacha, llevandoconsigo la más bella jarra de plata que había en la casa. ... Apenas había llegado a lafuente, apareció a una gran señora, vestida magníficamente, que le pide un poco deagua. Era la misma hada que había aparecido a su hermana; pero había tomado elaspecto y vestuario de una princesa, para ver hasta dónde llegaba la malcrianza de esajoven. "¡Pero claro" dice la soberbia, "que he venido aquí para darle de beber austed! ...¡Seguro!...Para darle de beber a usted y no a otra persona!...Un momento, sitiene sed, la fuente está ahí!" "Tienes muy poca educación, muchacha..." dijo el hadasin inmutarse "Ya que eres tan maleducada te doy por regalo , que por cada palabrapronunciada saldrán de tu boca una rana o una sarpiente". Apenas la vió la madre a lolejos, que le grita a plena voz: "¿Como te fué, Cecchina?" "¡No me molestes mamá!,replicó la muchacha; e inmediatamente escupió dos víboras y dos ranas Oh Dios, queveo!... la culpa debe ser toda de tu hermana!, me la pagará!" Y se movió para pegarle.
  • 16. Aquella pobre joven huyó del rencor y fue a refugiarse en el bosque cercano. El hijodel Rey que regresaba de la caza la encontró en un sendero , y viendola tan hermosa,le preguntó qué hacía en ese lugar tan sola, y porqué lloraba tanto. "Mi madre me hasacado de la casa y me quería golpear" Respondiò la joven. E hijo del Rey quien vió salirde aquella boca cinco o seis perlas y otros tantos brillantes, le rogó que le contaracómo era posible algo tan maravilloso. Y la muchacha le contó toda la historia de lo quele había sucedido. El principe real se enamoro de inmediato de ella, y considerando queel don del hada era mas valioso que cualquier dote que ninguna de las damas del reinopodrian tener, la llevo sin chistar a palacio y se casó con ella. La otra hermana,mientras tanto se hizo odiar por todos de tal manera,que su misma madre la sacó de lacasa; y la desgraciada joven despues de tratar de convencer a muchos de que larecibieran, todo en vano; se fue a morir al fin del bosque.MORALEJA: Las esmeraldas, perlas y diamantes, llenan los ojos con el vivo esplendor,pero las palabras dulces, las dulces lagrimas tienen muchas veces más fuerza y masvalor.OTRA MORALEJA: La cortesia que las almas buenas tienen, aveces cuestan penas ytristezas; pero tarde o temprano la virtud resplandece y cuando menos se espereobtiene su recompensa.
  • 17. Historia de LunaCuando la luna quiso descansar un poco, fue un problema encontrar quien tome sulugar, sin ella las noches serian oscuras y tristes, pensó en pedirle al sol, le pidió quetome su turno una vez al mes y ella tomaría el suyo también, pero el sol le dijo que suluz era muy brillante para la noche y la de ella muy débil para el día. La luna le dio larazón y siguió buscando.Pensó en pedírselo al halcón, pero le dijo que ella pasaba muy lento por el cielo y el nopodía seguirle el paso, además que el no es blanco.Se lo pidió entonces a la gaviota, ella parece flotar en la brisa marina y es blanca, perola gaviota le dijo que no era un ave nocturna.Le pregunto a las nubes, pero ellas le dijeron que en la noche no son blancas.Siguió buscando por todos lados pero todos le ponían una excusa. Para no hacerloLa luna estaba muy triste, ¡Ella quería un descanso!Cuando la Luna se iba a pone a llorar, las estrellas se acercaron y hablaron con ella...“Querida Luna, si pusieses atención y escucharas nuestro consejo, tu podríasdescansar un día al mes como quieres, y es tan fácil que lo logres.Cada noche desaparece un poquito, pero solo un poquito, hasta que una noche seas soloun rayo de pálida luz y desaparezcas la siguiente noche, así podrás descansar esanoche y nosotras brillaremos mas intensamente para que nadie te extrañe en la tierra.La luna se puso muy contenta y siguió en consejo de las estrellas.Desde entonces, cada noche la luna desaparece un poco y cuando no la vemos lasestrellas brillan mas intensamente y no la extrañamos por esa noche.
  • 18. LA LLUVIAA Margarita le entraron unas ganas desesperadas de saber contar.Le enseñaban con garbanzos y ella se aplicaba:– Uno, dos, tres... veinte... treinta...– ¿Y ahora qué sigue?– ¿Y así un día y otro?Cuarenta, cincuenta... y ya contaba de corrido hasta ciento. Estaba feliz.Un día aparecieron nubes en el cielo. Ella se sentó junto a la ventana de su cuarto sinhablar. A todos les extrañó verla con la vista fija sobre los cristales.Empezó a llover y ella soltó por el aire sus números, los que había aprendido, como sifuesen globos de colores.– Uno, dos, tres... Contaba apresuradamente con ansiedad. Apretaba la lluvia y ella casise ahogaba porque el agua podía más que su ligereza.– Sesenta... setenta... noventa... cien...Y soltó a llorar.– ¿Qué te pasa?– Se me acabaron los números. Ya no puedo contar más.– ¿Qué contabas? - Eso... eso... Yo quiero saber cuántas gotitas tiene la lluvia.
  • 19. EL SOLUn nuevo día, había llegado, y nuestro amigo el Sol ya estaba listo para salir.Desde bien temprano, ya estaba preparándose para que el día fuera " Un Gran Día ".Sin darse cuenta llegó su hora y el cielo se vistió de luz y color.Nuestro amigo el sol estaba muy contento, pues ninguna de esas nubes traviesashabían venido a tapar su resplandor hoy.Desde el cielo, veía a los niños jugar y reír en el parque, la playa... y se sentía felizporque sabía que en parte era gracias a él.Observando a un grupo de niños, escuchó como contaban lo que iban a hacer cuando sehiciera de noche, el Sol escuchó muy atento como uno de esos niños decía: " Que ganastengo de que se haga hoy de noche, porque son las fiestas de mi pueblo y esta nochevan a celebrarlo, llenando el cielo de brillante cohetes, cohetes que son comoestrellas..."El Sol se puso muy triste y no quiso seguir escuchando. El también tenía ganas de veresos cohetes, pero sabia que no podía ser.Llegó la noche y el Sol se escondió. Esa noche estuvo muy triste pensando en lo bienque se lo estaría pasando todos viendo esos bonitos cohetes.Tan triste estaba que estuvo varios días sin salir, se pasaba todo el día escondido.Un día cansado de esa soledad decidió salir y se dio cuenta de que todos al verleestaban muy contentos y se notaba que le habían echado mucho de menos.Entonces se sintió muy feliz y se dio cuenta de que, aunque no siempre podemos hacerlo que nos gusta debemos sentirnos felices de lo que somos e intentar que todos losdemás también lo sean.Fin