Your SlideShare is downloading. ×

Fraude Corporativo: quién se preocupa de las pymes

181

Published on

Las Pymes son por mucho el sector económico más vulnerable al fraude corporativo y sus consecuencias; y las más desprotegidas. Inaceptable, considerando que generan cerca del 80% de la fuerza laboral …

Las Pymes son por mucho el sector económico más vulnerable al fraude corporativo y sus consecuencias; y las más desprotegidas. Inaceptable, considerando que generan cerca del 80% de la fuerza laboral del país.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
181
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Fraude corporativo y responsabilidad penal de la empresa: ¿quién se preocupa por las Pymes? Las  Pymes  sufren  significativamente  más  fraude  corporativo  que  las  grandes  empresas.  Su perjuicio  es  también  desproporcionadamente  mayor:  un  promedio  de  US$150  mil  las  empresas con menos de 200 empleados, contra US$100.000 en empresas de hasta 10.000 empleados. En el último  “ACFE‐Reporte  a  la  Nación  2012”  (Association  of  Certified  Fraud  Examiners),  las  cifras sostienen éste y otros hechos vinculados a las Pymes, que urgen atención seria e inmediata. Esta columna  afirma  que  hoy  hay  conocimiento  y  herramientas  para  evitar  la  mayor  victimización  de las Pymes, y hacerlo venciendo la principal barrera que han enfrentado para ello: el costo.  Si bien casi 90% de los esquemas de fraude en las Pymes son “distracción de activos” –una de las tres grandes categorías, y “la menos costosa” en promedio (por oposición al fraude financiero y la corrupción)‐ lo cierto es que: a) “menos costosa” significa pérdidas promedio de US$ 120 mil; b) 28%  de  Pymes  sí  reporta,  además,  esquemas  de  corrupción  (promedio  de  costo  directo  US$250 mil);  y,  c)  en  el  total  de  los  casos,  1/5  reportó  pérdidas  superiores  a  US$  1  millón.  A  ello, agreguemos:  muchas  Pymes  son  proveedoras  del  Estado,  o  contratistas  o  proveedoras  de empresas mayores que deben cumplir con los requisitos de la nueva Ley de Responsabilidad Penal de  la  Empresa.  Sin  embargo,  las  Pymes  operan  bajo  la  convicción  de  que:  a)  Las  medidas antifraude  implican  asesorías  impagables,  de  las  grandes  consultoras;  b)  que  las  medidas  anti‐fraude implican gastos irracionales para su tamaño; c) que “a ellas no les pasa” (porque son chicas, dominadas  por  gestión  familiar  o  discrecionalmente  personal);  y  d)  que,  en  todo  caso,  “ninguna consultora importante las trataría realmente como hacen con sus grandes clientes”. Consecuencia: se asesoran mal, actúan por intuición o ingenuidad, y son victimizadas. Aun cuando estas premisas ya no son necesariamente ciertas. Hoy  sabemos  más  que  nunca  sobre  el  fraude  interno  y  cómo  reducirlo;  tenemos  información  y soluciones diferenciadas por industria (cada cual, con distinta preponderancia a distintos tipos de fraude);  y,  ese  conocimiento,  permite  adaptar  y  priorizar  medidas  anti‐fraude  y  programas  de compliance, a las necesidades específicas y concretas del nicho, y de cada empresa en particular. El dueño de una Pyme me preguntó ‐en otros servicios‐ ¿“no es la vaina más cara que el sable”?. “Bueno, depende de si va a tener sable del todo, a no ser que lo meta en la vaina”. La estimación es que 8 de cada 10 Pymes que sufre estos fraudes, simplemente va a morir (86% de las Pymes son “pequeñas”,  pero  Incluso  las  medianas).  Él  estaba  pensando  en  cortar  un  fraude  particular  en curso; un experto piensa en prevenirlo. Estudios muestran que la prevención del fraude es hasta 4 veces más barata que sufrirlo.  Hablamos  de  un  sector  al  que  hoy  se  atribuye  80%  de  la  fuerza  laboral  del  país;  protagónico  en emprendimiento e innovación; foco de inversión, subsidios y co‐financiamiento público, y que en 2006  sumaba  83.347  empresas  (aun  excluyendo  agricultura,  pesca  y  servicios),  empleaba  a 1.208.767  personas  y  generaba  ventas  por  $20.660  millones,  contribuyendo  –despejadas  las ventas del cobre‐ casi un 21% del valor agregado nacional en el PIB (INE). Las Pymes necesitan ser protegidas,  hoy  se  sabe  cómo  hacerlo,  con  soluciones  diseñadas  especialmente  a  la  medida, tamaño, capacidad y requerimientos concretos y específicos de cada una de ellas.    Andrés Baytelman A.  Director  – Advisory ‐ PwC ‐ Chile  

×