• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Private Content
Fraude corporativo: las buenas noticias
 

Fraude corporativo: las buenas noticias

on

  • 812 views

 

Statistics

Views

Total Views
812
Views on SlideShare
465
Embed Views
347

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

2 Embeds 347

http://blogbaytelman.weebly.com 334
http://www.weebly.com 13

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Fraude corporativo: las buenas noticias Fraude corporativo: las buenas noticias Document Transcript

    • Andrés Baytelman A.  Director de Forensics  PwC Chile  Fraude corporativo: las buenas noticias “Fraude corporativo”, aquí, se refiere a los delitos de que son víctimas las empresas y que afectan su  patrimonio  (tangible  o  intangible);  dado,  como  veremos,  que  éstos  son  sustantivamente perpetrados por sus propios empleados, la expresión aquí es equivalente a “fraude ocupacional”.  He dedicado columnas previas a despertar conciencia sobre la idea de que el fraude corporativo es estructural  en  todas  las  empresas,  y  transversal  a  todos  los  nichos  del  mercado;  y  que  su  costo anual para las empresas –con el consecuente costo social para el país‐ es gigantesco. Ahora,  las  buenas  noticias:  hoy  tenemos  herramientas  evaluadas  y  eficaces  para  reducir  muy significativamente el fraude corporativo, lo cual implica, a su turno, sustantivos espacios de ahorro ‐incluso  ganancia‐  para  las  empresas.  ¿Por  qué?  Porque  las  cifras  muestran  que  el  fraude corporativo es ‐como ningún otro‐ un “delito de oportunidad”. En una enorme proporción de los casos, la decisión de cometer el fraude no tiene nada que ver con la bondad o maldad de quien lo hace; al contrario, la mayoría de ellos son, en principio, personas honestas, y su decisión delictual está  más  bien  sustantivamente  determinada  por  la  concurrencia  de  un  conjunto  de  factores  de presión  y  oportunidad.  Si  éstos  no  se  presentan,  tampoco  el  fraude.  Oportunidad  +  Presión  + Racionalización, configuran lo que se conoce como “el triángulo del fraude”. Ésta  es  una  gran  noticia,  porque  tenemos  un  extraordinario  conocimiento  de  la  estructura  de  la oportunidad,  lo  mismo  que  de  los  métodos  para  intervenirla,  los  cuales  han  probado  ser  más eficaces  y  rentables  que  ningún  otro.  Esto,  en  el  ambiente  mucho  menos  controlado  de  la seguridad pública; una empresa, es simplemente un paraíso para estas metodologías. Tras éstas se encuentran 30 años de búsqueda (internacional), ensayo y evaluación, de un volumen altamente profesional  y  especializado  de  conocimiento  técnico,  tales  como  los  desarrollos  en  Prevención Situacional, Problem Oriented Approach, y Broken Windows –por nombrar algunos principales.  Estos  desarrollos  son  realmente  los  que  están  detrás  de  todas  las  recomendaciones,  mejores prácticas  y  estándares  legales  mínimos  para  las  exigencias  regulatorias  a  las  empresas  de implementar modelos de prevención de delitos. Según el “Reporte a la Nación” de la ACFE, los 15 controles  antifraude  más  eficaces  están  dirigidos  a  intervenir  uno  o  más  de  los  vértices  del “triángulo del fraude” y la “estructura de oportunidad”, reduciendo el promedio de pérdidas por fraude entre 31% y 46% (US$45.000 y US$85.000, respectivamente), y disminuyendo su media de duración entre 41,7% y 62,5 (de 24 a 14 meses, y de 24 a 9 meses, respectivamente), dependiendo del control en cuestión. Por ejemplo, un Código de Ética Corporativo –tan de moda en nuestros días‐ sólo es relevante a la luz de esto, y, para que cumpla su función, su contenido es sumamente particular y específico; de otro modo –“cortar y pegar”‐ sólo produce documentos de valor escaso, una mezcla de moralina y recordatorios legales que, en vez de integrarse a una estrategia corporativa “Tone at the Top”, con frecuencia sólo minan la legitimidad del Gobierno Corporativo, haciéndolo parecer ingenuo, ajeno y desvinculado a la preocupación del fraude corporativo interno.