Ciclos Economicos

4,130 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,130
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
50
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ciclos Economicos

  1. 1. CienciasEmpresariales Rhombus Qué hacer en años de bajo crecimiento económico? Gabriel Leandro, Profesor ULACIT A través de los años se ha observado que la actividad económica presenta diversas fluctuaciones. En ciertos periodos se incrementa el ingreso, el consumo, la inversión, el empleo y en general todo marcha bien en la economía, pero también se dan periodos en los que ocurre todo lo contrario. Estos son los llamados “ciclos económicos”, los cuales son definidos como fluctuaciones recurrentes, no periódicas, en el nivel de actividad económica a lo largo de los años, y se caracterizan por la expansión o la contracción simultánea de la producción en la mayoría de los sectores productivos de un país. Así las variables agregadas, como el ingreso, producción, empleo, precios, entre otras, se mueven, aproximadamente, en la misma dirección, aunque a tasas diferentes, y tienen lugar en torno a la tendencia secular del PIB. Los ciclos económicos presentan distintas fases: • Auge: En esta fase la economía trabaja casi a pleno empleo, y generalmente existe un alto grado de optimismo entre empresarios y consumidores, lo que a su vez da como resultado altas tasas de inversión en bienes de capital y de consumo. • Recesión: Esta es la fase decreciente del ciclo, en la cual el ingreso, la producción y empleo disminuyen y persiste el desánimo entre consumidores y empresarios. • Crisis o depresión: Es la fase más baja del ciclo. La economía presenta bajas tasas de inversión y de consumo, y un elevado desempleo. • Recuperación: Es la fase creciente del ciclo, el ingreso, la producción y el empleo están aumentando, y nuevamente existe el optimismo entre empresarios y consumidores. Las fases de los ciclos económicos en ningún momento son iguales, ni en su intensidad ni en su duración, y es sumamente difícil predecir o determinar el inicio de una fase y el fin de otra. ¿Qué pueden hacer los empresarios? La existencia de fases recesivas en la actividad económica es una realidad inevitable para cualquier empresa, y la contracción económica sólo parece traer una serie de amenazas. Entonces la pregunta es ¿qué puede hacer una empresa ante un panorama nublado? ¿De alguna manera será posible que haya oportunidades en medio de esta fase del ciclo económico? Revista Rhombus N° 1 * Diciembre 2004
  2. 2. CienciasEmpresariales Rhombus Al presentarse una etapa recesiva o de estancamiento de la economía, surge en la mente de muchos empresarios una serie de alternativas que suenan como las más “lógicas” ante un panorama nublado e incierto: reducir en general los costos, reducir distintos presupuestos de gastos y el personal, disminuir los gastos en investigación, presionar a los proveedores a bajar precios, posponer gastos de capital, entre otras medidas. Sin embargo, es posible que muchas de estas decisiones no conlleven a obtener los mejores resultados en el futuro. Si bien no existe una receta para el éxito, algunas recomendaciones pueden ayudar en los periodos de bajo crecimiento económico. Para poder realizar este análisis podría dividirse la contracción económica en tres “subfases”, las cuales se observan en la gráfica trazada anteriormente, ya que es necesario actuar de modos distintos en cada uno de estos momentos: 1. Desaceleración del ritmo de crecimiento de la actividad económica: Apenas se empieza a observar un menor crecimiento en la economía y comienza a manejarse la expectativa de que la recesión está a las puertas. 2. El fondo: La contracción de la actividad económica es un hecho, y la pregunta de todos es cuánto tiempo durará esta situación. 3. La contracción empieza a finalizar: Ya se empieza a respirar un aire más positivo. Los indicadores muestran que la recuperación empieza y pronto volverá el crecimiento. Desaceleración del ritmo de crecimiento de la actividad económica: En los tiempos de auge se acostumbra ser muy optimista, y todo el mundo espera que la economía siga así por siempre, pero en determinado momento se presentan las malas noticias sobre el desempeño futuro de la economía, y éstas pueden llevar a tomar decisiones apresuradas e inadecuadas, o también hay quienes subestiman las malas expectativas y creen que la recesión no les afectará. Ni una ni otra son las actuaciones apropiadas. Dos puntos son muy importantes de destacar ante este panorama, en el cual la contracción de la economía apenas empieza a gestarse: • Prepararse para lo peor: Este punto se puede resumir en una palabra: planear. Tanto el mejor como el peor escenario deben haber sido planeados y se debe poseer planes de contingencia para la eventualidad de que las cosas salgan mal. Esto permitirá actuar rápidamente pero con tranquilidad, sin alarmar al personal, pues la situación ya había sido prevista. • Focalizarse en las actividades del core bussiness de la empresa: La diversificación puede ser una buena estrategia para inversores individuales, pero para las organizaciones la experiencia muestra que es mejor concentrarse en las actividades principales del negocio de la empresa. Es necesario focalizar los clientes mejorando la relación con estos (CRM) y así buscando su lealtad aun en tiempos difíciles. El fondo: La crisis puede llevar a tentadores recortes drásticos de costos, pues en este momento lo importante es sobrevivir. Aquí también es importante tener presentes algunos aspectos: • Pensar a largo plazo: Esto está relacionado con el primer punto de la subfase anterior. Una adecuada planeación estratégica debe saber que una recesión no durará para siempre, y que por tanto las reducciones de personal, el obligar a los proveedores a bajar sus precios, entre otras decisiones, pueden desgastar la lealtad de los empleados, proveedores y clientes a largo plazo, además que los costos podrían ser mayores después, pues luego de la recesión nuevamente habrá que contratar más personal y capacitarlo, recuperar o buscar nuevos proveedores, etc. Los costos se pueden disminuir, pero de manera estratégica. • Aprovechar las oportunidades: Durante las épocas de bajo crecimiento la competencia tiende a actuar defensivamente y los precios de los activos disminuyen, lo cual podría representar algunas oportunidades para realizar inversiones, investigar, innovar, conservar o mejorar la calidad de los productos, realizar adquisiciones, entre otras alternativas, las cuales podrían fortalecer las ventajas competitivas de la empresa a largo plazo. La contracción empieza a finalizar: La creencia convencional es que es el momento de acelerar. Pero nuevamente podría ser mejor pensar bien esta decisión. Es importante tener presente lo siguiente: Revista Rhombus N° 1 * Diciembre 2004
  3. 3. CienciasEmpresariales Rhombus • Moderación y reorganización: Las empresas que se habían preparado adecuadamente para la fase recesiva de la economía no necesitan ahora realizar un gran esfuerzo. Durante la época difícil más bien se han fortalecido, han mantenido a sus clientes, proveedores, personal e inversionistas, y podrán ahora sacar mejor provecho de la recuperación. Quienes no se habían preparado, en vez de volver a incrementar sus gastos en mercadeo, promoción y servicios, tratando de recuperar sus clientes, deben considerar primero una reorganización, la cual podría considerar los puntos mencionados para las dos subfases anteriores. Esto les dará más posibilidades de éxito en el futuro y el poder hacer frente a nuevas crisis económicas. En general, es importante rescatar algunos puntos para las empresas nacionales. En primer lugar, el “horizonte económico” no es del todo claro ni favorable, si bien la economía no está en una crisis, su situación está lejos de ser la mejor. Esto debe llevar a las empresas a prepararse para tiempos difíciles, lo cual implica un amplio proceso de planeación, pensando a largo plazo, previendo alternativas para los peores escenarios, concentrándose en el negocio central y administrando en forma estratégica sus recortes de costos. Es necesario fortalecer las ventajas competitivas de la organización y fomentar la lealtad de clientes, proveedores y empleados, y cuándo mejor, sino en tiempos difíciles. Fuentes consultadas: • Rugby. Darrell. Moving Upward in a Downturn. Harvard Business Review, junio 2001. • Cedeño, Alvaro. Estrategia para un año de bajo crecimiento. La Nación, 13 de enero de 2003, p. 34A. • Kotler, Phillip. Dirección de Mercadotecnia. 8ª. Edición. México: Prentice Hall Hispanoamericana, 1996. • O´Kean, José María. Análisis del entorno económico de los negocios. 2ª. Edición. Madrid, España: McGraw Hill, 2000. • Navarro, Eduardo. La recesión y crisis: ¿Amenaza u oportunidad? En www.improven- consultores.com, 22 de agosto de 2003. Revista Rhombus N° 1 * Diciembre 2004

×