Disfunción cognitiva en la dislexia

3,306 views
3,184 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,306
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
17
Actions
Shares
0
Downloads
75
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Disfunción cognitiva en la dislexia

  1. 1. NEUROPEDIATRÍA Y NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL TRASTORNOS DEL LENGUAJE DISFUNCIÓN COGNITIVA EN LA DISLEXIA J.Artigas COGNITIVE DYSFUNCTION IN DYSLEXIASummary. Dyslexia expresses itself as a disturbance in the development of the capacity to read. In thepresent article the intent is to analyze what is the basic cognitive mechanism that needs to be perturbed inorder to explain all of the manifestations exhibited by the dyslexic child. For the better part of the 20thcentury there has been an ongoing debate about the diverse conceptual aspects, etiologies, cognition andtherapeutics concerning dyslexia. Actually, there are solid arguments in favor of the phonologic disturbanc-es as the basic aspect that allows for an explanation of the complexity of the manifestations of dyslexia. Thepresence among dyslexic children of associated neuropsychologic, motor and perceptual disturbances hasgenerated a good part of the confusion that has marked the extensive scientific and pseudoscientificproductions concerning dyslexia. The distinction between the aspects that correlated with the readingdisorder and the accompanying aspects that are not implicated in reading has permitted advances inresearch. The phonologic theory is demonstrated to be congruent with the genetic, neuroanatomical,neuropsychological and therapeutic points of view. Although there still remains much ground to cover, theadvances will be more productive if it is possible to join a coherent cognitive theory with the symptoms ofdyslexia. [REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-24] [http://www.revneurol.com/RNC/0101/a010115.pdf]Key words. Dyslexia. Phonological disorder. DEFINICIÓN. LÍMITES A lo largo del siglo XX se han ido utilizando diversas denominaciones que figuran en la tabla I.La dislexia es el trastorno del aprendizaje más La primera descripción corresponde a Kuss-frecuente entre la población infantil [1]. Su pre- maul, quien, en 1877, publicó el caso aislado devalencia se estima entre el 5-10% [2], aunque un paciente que perdió la facultad de leer, a pesarsegún algunos estudios llega a alcanzar el 17,5% de conservar la inteligencia, la visión y el lengua-[3]. En España no existen estudios epidemiológi- je. La denominación del trastorno fue cegueracos en muestras grandes. Sin embargo, no cabe verbal y correspondía a lo que actualmente diag-duda de que la dislexia representa un problema nosticamos como alexia, es decir, la forma adqui-muy importante, tanto por sus repercusiones aca- rida de trastorno de la lectura. Unos años másdémicas, como emocionales. tarde, en 1896, Morgan describió la forma congé- A pesar de ser un tema extensamente estudia- nita del trastorno, que recibió el nombre de ce-do y sobre el cual se dispone de una impresionan- guera verbal congénita [6]. Se trataba del caso dete aportación bibliográfica, no se ha alcanzado el un muchacho de 14 años que, a pesar de ser inte-consenso entre los ‘expertos’ ni siquiera sobre ligente, presentaba una incapacidad casi absolutaalgunos aspectos básicos. Persisten opiniones para manejarse con el lenguaje escrito. Poco másencontradas con respecto a la denominación, de- tarde, en 1900, Hinshelwood, un cirujano de Glas-finición, causas y tratamiento, e incluso se cues- gow, se interesó por los niños que no podían apren-tiona la propia existencia del trastorno [4,5]. der a leer; ello le permitió publicar la primera serie de tales pacientes en The Lancet [7]. EsteRecibido: 09.02.00. Aceptado: 18.02.00. autor propuso distinguir dos grupos de pacientesUnidad de Neuropediatría. Hospital de Sabadell. Saba- con dificultad para la lectura. En un grupo, eldell, Barcelona, España.Correspondencia: Dr. Josep Artigas. Apartat 379. E-08200 defecto era puro y muy grave; para ellos utilizó elSabadell, Barcelona. E-mail: med003743@nacom.es nombre de ceguera congénita para las palabras.© 2000, REVISTA DE NEUROLOGÍA CLÍNICA Cuando la dificultad para la lectura estaba rela-REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124 115
  2. 2. J. ARTIGASTabla I. Denominaciones que ha recibido la dislexia. Tabla II. Trastorno de la lectura (DSM-IV).Ceguera verbal A. El nivel de lectura, medido individualmente por tests estanda- rizados de capacidad lectora o comprensión, está sustancialmen-Ceguera verbal congénita te por debajo de lo esperado con relación a la edad cronológica, a la inteligencia medida y a la educación apropiada para la edadDislexia congénita B. El problema del criterio A interfiere significativamente con elEstrefosimbolia rendimiento académico o las actividades diarias que requieran habilidades lectorasDislexia específica C. Si existe un déficit sensorial, las dificultades para la lectura sonAlexia congénita superiores a las que habitualmente van asociadas con dicho déficitAlexia del desarrolloDislexia constitucional se establecen como pautas para el diagnósticoDislexia del desarrollo que el rendimiento en la lectura debe ser signi-Trastorno de la lectura ficativamente inferior al nivel esperado de acuer- do con la edad, la inteligencia general y el nivel escolar. Según este sistema de clasificación, elcionada con retardo mental propuso el nombre de mejor modo para evaluar la capacidad lectora esalexia congénita. Por último, utilizó el término de la aplicación, de forma individual, de tests es-dislexia congénita para los pacientes con una in- tandarizados de lectura. Además, se señala queteligencia normal y baja capacidad lectora, pero en las fases tempranas del aprendizaje de la es-de carácter más leve que la ceguera congénita critura alfabética pueden presentarse dificulta-para las palabras. des para recitar el alfabeto, para realizar rimas Durante los últimos 100 años la dislexia ha simples, para denominar correctamente las le-estado bajo un permanente debate, cuyo final no tras y para analizar o categorizar los sonidos, aparece todavía haberse alcanzado. Orton propuso pesar de una agudeza auditiva normal. Más tar-el nombre de estrefosimbolia en 1928 [8]. El mis- de, pueden presentarse errores en la lectura oral,mo autor, en 1937, substituyó esta denominación como por ejemplo:por la de alexia del desarrollo. Hallgren [9], en – Omisiones, sustituciones, distorsiones o adi-1950, la denominó dislexia constitucional. Yno ciones de palabras o partes de palabras.fue hasta 1975 cuando la World Federation of – Lentitud.Neurology utilizó por vez primera el término dis- – Falsos arranques, largas vacilaciones o pér-lexia del desarrollo. La definición aportada en didas del sitio del texto en el que se estabaaquel momento fue: ‘Un trastorno que se mani- leyendo.fiesta por la dificultad para el aprendizaje de la – Inversiones de palabras en frases o de letraslectura a pesar de una educación convencional, dentro de palabras.una adecuada inteligencia y oportunidades socio-culturales. Depende fundamentalmente de alte- También pueden presentarse déficit de la com-raciones cognitivas cuyo origen frecuentemente prensión de la lectura, como las siguientes:es constitucional’ [10]. – Incapacidad de recordar lo leído. En el DSM-IV la dislexia viene enmarcada – Incapacidad de extraer conclusiones o infe-dentro de los trastornos del aprendizaje con el rencias del material leído.nombre de trastorno de la lectura; los criterios – Recurrir a los conocimientos generales, másque la definen se refieren en la tabla II. que a la información obtenida de una lectura En el CIE-10, de forma similar al DSM-IV, concreta, para contestar a preguntas sobre ella.116 REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124
  3. 3. NEUROPEDIATRÍA Y NEUROPSICOLOGÍA INFANTILEl CIE-10 prácticamente ofrece una descripción dad, existe una fuerte evidencia experimental paraclínica del trastorno. conformar un modelo conceptual sólido sobre la Otra definición más concreta y menos restric- dislexia que permita abordar formas de tratamientotiva es la del Comité de Dislexia del Consejo de y bases de investigación.Salud de los Países Bajos. Según este comité: ‘Ladislexia está presente cuando la automatizaciónde la identificación de palabras (lectura) y/o la BASES GENÉTICAS DE LA DISLEXIAescritura de palabras no se desarrolla, o se desa-rrolla de forma muy incompleta, o con gran difi- La dislexia es un trastorno reconocido como he-cultad’ [11]. reditario desde hace media década [9]. El 40% de En general, todas las definiciones, excepto los hermanos de niños disléxicos presentan enesta última, establecen condiciones adicionales mayor o menor grado el mismo trastorno. Entreal trastorno específico de la lectura. Este hecho los padres de niños disléxicos la prevalencia paraha creado dificultades para reunir grupos no este problema alcanza entre el 27-49% [12]. Unsesgados. niño cuyo padre sea disléxico presenta un riesgo Cuando se ha utilizado como base diagnósti- de padecer este trastorno ocho veces superior alca la dificultad para la descodificación o la lectu- de la población media. Los genes implicados enra de palabras simples –lo cual emerge como la dislexia se han detectado en los cromosomasdefecto central de la dislexia–, la investigación 15 [13] y 6 [14]. Grigorenkoet al [15] atribuyeronha proporcionado fuertes argumentos en favor de dos fenotipos disléxicos a cada uno de dichosla hipótesis fonológica de la dislexia. defectos. El fenotipo de dislexia, ligada a una Con respecto a las causas, todavía se debate discapacidad para la lectura global, pictográfica,sobre la implicación etiológica de aspectos emo- de la palabra, se relacionaría con la alteración encionales, pedagógicos, didácticos, motores, de el cromosoma 15, mientras que la disfunción fo-lateralidad, auditivos, visuales, lingüísticos, etc. nológica iría ligada al cromosoma 6.Según la ubicación conceptual, se proponen for- Como alternativa a esta interpretación dualis-mas de tratamiento muy diversas para un mismo ta de la dislexia, se ha propuesto un paradigmaproblema. basado en las habilidades fonológicas que se rige Debe entenderse que no es raro que un niño por un modelo de transmisión genética heterogé-con dislexia presente otros problemas asociados: nea, autosómica dominante y con implicación detrastorno de atención, problemas en otras áreas varios genes. La base genética de la dislexia con-del aprendizaje, problemas visuoespaciales, sig- sistiría en la transmisión de un conjunto de rasgosnos neurológicos blandos, mala motricidad y tras- cuantitativos que interactúan con el ambiente ytornos emocionales. Ello ocasiona que al tomar generan diferencias en las habilidades lectoras.una muestra de niños disléxicos puedan obser- Este modelo responde al tipo de distribuciónvarse gran cantidad de déficit neurológicos, per- continuo observado para la dislexia dentro de laceptivos, de lateralidad y psicológicos, que no población general [16]. La distribución continuanecesariamente han de relacionarse con el pro- implica una transición gradual entre la normali-blema disléxico, es decir, con la capacidad para dad y la dislexia (Figura).descodificar palabras sueltas. De acuerdo con esta distribución, la dislexia La intención de esta revisión es destacar los no sería ‘una enfermedad’ en el sentido conven-hallazgos aportados por la genética, la neurología cional, según el cual para estar enfermo se requie-y la neuropsicología, especialmente en el área del re poseer un rasgo cualitativamente distinto de lalenguaje, durante la última década. En la actuali- población sana. Lo que se hereda no es, por loREV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124 117
  4. 4. J. ARTIGAS se observa que el planum temporale es de mayor tamaño en el lado izquierdo que en el derecho. Otros trabajos han encontrado diferencias en el cuerpo calloso [20], el tálamo [21] y la ínsula [22]; sin embargo, cuando se utilizaron técnicas morfométricas y se valoró la influencia del sexo y la edad no pudieron confirmarse las diferencias anatómicas iniciales [23,24]. Los estudios con la neuroimagen funcional están resultando muy productivos, pues permiten correlacionar funciones cognitivas con la activa-Figura. ción de áreas específicas del cerebro. De acuerdo con las lesiones observadas en la alexia, forma adquirida de dislexia, se plantea latanto, un rasgo patológico, sino un rasgo cuanti- hipótesis de la existencia de conexiones funcio-tativo que interactúa con el ambiente y condicio- nales entre el gyrus angularis del hemisferio iz-na que un individuo sea más o menos susceptible quierdo y áreas visuales asociativas de los lóbu-de figurar entre la población desfavorecida en los occipital y temporal. La tomografía por emi-habilidades lectoras. sión de positrones ha aportado pruebas en este El supuesto predominio entre el sexo mascu- sentido en individuos normales. Durante la activi-lino y la mencionada asociación a lateralidad no dad lectora se pone de manifiesto un incrementodiestra podrían contradecir la distribución conti- del flujo sanguíneo entre el gyrus angularis delnua. Sin embargo, se ha comprobado que la can- hemisferio izquierdo y las áreas de asociación vi-tidad de niños y niñas disléxicos es casi la misma, sual en los lóbulos occipitales y temporales. Con-con una relación de 1,5:1 [17]. También se ha trariamente, en individuos disléxicos, el gyrusobservado que no existe relación entre dislexia y angularis izquierdo se muestra funcionalmentelateralidad [18]. desconectado de estas regiones durante la lectura de palabras aisladas. Estos estudios son muy inte- resantes puesto que sugieren un paralelismo entre BASES NEUROLÓGICAS la fisiopatología de la alexia y la dislexia, y plan- tea una atractiva hipótesis neuroanatómica [25].Los estudios anatómicos mediante autopsia y En un intento de síntesis de los hallazgosneuroimagen han aportado muchos datos, quizás obtenidos por RM funcional, Shaywitz et al con-demasiados. La principal y común objeción a la cluyen que los resultados sugieren mayor activa-mayoría de estudios se basa en que las muestras ción frontal para las tareas fonológicas, mientrasson demasiado pequeñas, lo cual genera gran que en las tareas semánticas estarían más impli-variedad hallazgos, no siempre fáciles de conju- cadas las áreas temporales [26].gar y, en ocasiones, contradictorios. Además, loshallazgos obtenidos por un investigador general-mente no son replicados por otros autores. BASES COGNITIVAS Los estudios autópsicos de Galaburda, inicia-dos a finales de la década de los 70, refirieron que Para considerar un defecto cognitivo como nu-en los disléxicos no existía asimetría en el pla- clear para un trastorno deben cumplirse las si-num temporale [19]. En los individuos normales guientes condiciones:118 REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124
  5. 5. NEUROPEDIATRÍA Y NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL – Debe aparecer precozmente durante el desa- popularidad. Entre estos métodos cabe incluir el rrollo. entrenamiento perceptivo visual basado en el test – Debe ser específico. de Frostig, el entrenamiento psicolingüístico ba- – Debe ser familiar. sado en el test de Illinois de aptitudes psicolin- – Debe ser detectable en la estructura cerebral. güísticas (ITPA), el entrenamiento perceptivo- – El tratamiento del déficit debe mejorar los motor de Kehart y métodos más marginales deri- síntomas. vados de las teorías de Doman-Delacato. Por supuesto, ninguno de estos métodos se sustentaDebemos recordar el esquema de Morton y Frith en estudios controlados que demuestren supara abordar el estudio de los trastornos del desa- eficacia.rrollo, según el cual es preciso distinguir los si- Las teorías basadas en déficit visuales hanguientes niveles de análisis: biológico, cognitivo generado numerosas formas de intervención tera-y conductual. ESl tercer nivel es el que corres- péutica. Entre ellos cabe incluir la utilización deponde a los síntomas. Estos a su vez deben dife- lentes coloreadas con el fin de corregir la ‘sensibi-renciarse entre: primarios, secundarios, correla- lidad escotópica’ [27] y los métodos optométricoscionados y artefactuales. Para citar un ejemplo basados en ‘entrenamiento ocular’ [28]. A parte depodemos considerar que el síntoma primario es la que no se ha demostrado científicamente que estosdificultad para la lectura, el secundario es el mal métodos posean algún efecto positivo para la dis-rendimiento escolar en todas las áreas que requie- lexia, han recibido fuertes críticas [29]. Golberg etren la lectura como base de aprendizaje, el corre- al [30], Helveston et al [31] y Levine [32] hanlacionado corresponde al déficit de atención y el señalado que los niños con dislexia u otras incapa-artefactual son los problemas de agudeza visual. cidades para el aprendizaje presentan los mismos Los mecanismos cognitivos que pueden va- problemas oculares que los niños sin dificultadeslorarse críticamente como candidatos a ocupar de aprendizaje. Vellutino [33] ha señalado que losel lugar central en la dislexia son: procesos per- niños con problemas visuoespaciales o visuoper-ceptivos (especialmente visuales) y procesos ceptivos no tienen más riesgo de presentar dificul-lingüísticos. tades lectoras que los niños sin dichos problemas. Algunos estudios [34] han identificado gru- pos de pacientes disléxicos con alteraciones en PROCESOS PERCEPTIVOS las habilidades espaciales. Sin embargo, cuando se definen grupos que toman en consideraciónEl desarrollo de técnicas psicofísicas de explora- medidas de diversas habilidades lingüísticas, noción alcanzó gran difusión en las décadas de los emerge un grupo con alteración exclusiva o pre-50 y 60. Se pensó que los trastornos de aprendi- ferente en habilidades espaciales [35].zaje podían obedecer a trastornos perceptivos Recientemente, la revista Pediatrics (1992 yvehiculados por dificultades visuales o auditivas. 1998), a través de editoriales de consenso, insistePartiendo de estos postulados, en la década de los reiteradamente en la falta de eficacia de los mé-70, se desarrollaron enfoques que atribuían los todos de entrenamiento visual [36,37]. Respectoproblemas de aprendizaje a un déficit en los pro- a estas formas de tratamiento plantea lo siguien-cesos ‘psicológicos básicos’, los cuales se consi- te: ‘Las afirmaciones de la mejora de la lectura yderaban prerrequisitos del aprendizaje. el aprendizaje después de un entrenamiento vi- Ello dio lugar a diversas formas de tratamien- sual, entrenamiento de la organización neuroló-to, tanto para la dislexia como para otros trastor- gica o la utilización de lentes teñidas, se basannos del aprendizaje, que todavía gozan de cierta casi siempre en estudios mal controlados, que,REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124 119
  6. 6. J. ARTIGAScaracterísticamente, están apoyados por informa- cialmente. Bishop [40] distingue los siguientesción anecdótica. Estos métodos carecen de vali- estadios:dación científica’. – Procesamiento auditivo A partir de un nivel más riguroso, se han es- – Extracción fonéticatudiado los déficit en los sistemas visuales tran- – Análisis fonológicositorios y en el procesamiento visual, como posi- – Reconocimiento de la palabrables mecanismos básicos de la dislexia. – Búsqueda léxico-semántica El déficit en los sistemas visuales transitorios – Análisis gramaticalparte del estudio de la interrelación entre el canal – Asignación temáticavisual sostenido y el canal visual transitorio. El – Utilización de la inferenciaprimero genera una respuesta de larga duración – Interpretación del contexto social.ante un estímulo estático o que se mueve lenta-mente. El canal transitorio permite percibir un Según este esquema, el nivel más elemental delestímulo en movimiento rápido. Para el correcto lenguaje se ubica en el fonema. Este presupuestofuncionamiento de dichos canales, que actúan asume que el fonema es el primer elemento sono-paralelamente, es preciso que, cuando funciona ro con significado reconocido por el niño. Unael canal transitorio, se inhiba el sostenido, de lo vez adquirido un repertorio de fonemas, puedencontrario se produciría una superposición de imá- entenderse y utilizarse las palabras, puesto quegenes. El canal sostenido se relaciona anatómica- cada término es un conjunto de fonemas al cual semente con la vía visual parvocelular, en tanto que le atribuye un significado.el transitorio se asocia a la vía magnocelular. La lectura no es otra cosa que la interpreta- Ciertos estudios han ofrecido algún soporte a ción de palabras representadas en forma de escri-esta hipótesis [38,39]. Sin embargo, estos plantea- tura. Cada fonema se corresponde con una unidadmientos presentan puntos débiles que los hacen gráfica denominada grafema y formada por undifícilmente sostenibles como déficit básico de la conjunto de letras.dislexia. Por una parte, no tienen en cuenta que la Las inferencias con respecto a la dislexia quecontribución visual a la dislexia es muy débil cuan- pueden extraerse de este paradigma teórico son:do se efectúan estudios multivariados en los que – La dislexia es un trastorno del lenguaje en sufiguran las habilidades fonológicas. Por otro lado, nivel más elemental.sería muy difícil explicar teóricamente, sobre la – Frecuentemente, un niño disléxico presenta-base de un defecto de inhibición por parte de la vía rá otros problemas de lenguaje más o menostransitoria, la dificultad que presenta el disléxico sutiles.para leer palabras aisladas, hecho que constituye el – Un niño con un trastorno específico del len-aspecto funcional nuclear de la dislexia. Por el guaje, llamado también disfasia, suele presen-contrario, la dificultad para descodificar palabras tar problemas para el aprendizaje de la lectura.aisladas permite predecir la dificultad para la lec-tura de un texto encadenado. En los últimos 20 años ha adquirido mucha fuerza la opinión de que la base de la dislexia se halla en el déficit fonológico. La hipótesis fonológica sobre PROCESOS LINGÜÍSTICOS la dislexia asume los siguientes postulados [41]: – El déficit central responsable de la mayoríaLa comprensión del lenguaje hablado sigue todo de casos de dificultad para la lectura se hallaun proceso que puede fragmentarse en distintos en el nivel más básico del proceso lingüístico:mecanismos elementales que funcionan secuen- el nivel fonológico.120 REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124
  7. 7. NEUROPEDIATRÍA Y NEUROPSICOLOGÍA INFANTIL – Las palabras han de ser descompuestas en fo- – Metafonología. Es la capacidad de efectuar nemas para poder ser procesadas por los sis- representaciones mentales con la información temas neurales en el cerebro. fonológica. Comporta la posibilidad de seg- – La habilidad para leer correctamente depen- mentar una palabra en sílabas y fonemas. Esta de de la automatización en el reconocimiento habilidad es indispensable para la descodifi- de palabras y de la descodificación. La difi- cación de la lectura; por este motivo, se ob- cultad para la descodificación, además de una serva que los programas de entrenamiento en mala calidad en la lectura, genera dificultades el manejo de los códigos fonéticos, a nivel de comprensión lectora. silábico e intrasilábico, mejoran las habilida- – El hallazgo de la base fonológica para expli- des lectoras [43]. car la dificultad lectora permite comprender – Descodificación fonológica para acceder al porqué incluso individuos inteligentes no lle- léxico. Se refiere a la capacidad de evocar gan a aprender a leer. secuencias fonológicas asociadas a un con- – La capacidad fonológica es la clave para iden- cepto u objeto almacenado en la memoria a tificar y planificar el tratamiento de los pro- largo plazo. Existen al respecto numerosos blemas lectores. estudios que muestran la mala capacidad de – La dislexia es un problema del aprendizaje los niños disléxicos para evocar el nombre de del lenguaje de base lingüística. No es un pro- un objeto presentado visualmente [44]. blema visuoperceptivo como se ha divulgado – Codificación fonológica en la memoria de a través de los medios de comunicación al trabajo. Es la capacidad para retener la in- público en general. formación fonológica hasta haber completa- do la descodificación de una palabra o repe-En el proceso fonológico, Swank [41] destaca los tir una serie de dígitos. Los malos lectoressiguientes cinco elementos: muestras una menor capacidad para la repe- – Codificación fonológica. Es la habilidad para tición de dígitos, letras, conjuntos silábicos procesar el lenguaje hablado. Requiere la sin significado, palabras o frases. Asimis- capacidad de atribuir identidades fonéticas a mo, muestran dificultades para discriminar los sonidos lingüísticos. Mediante la identifi- entre fonemas similares en la repetición de cación de los fonemas se reconoce la palabra. palabras [45]. Las representaciones fonológicas quedan al- – Codificación fonológica expresiva. Es la ca- macenadas y constituyen el mapa fonético que pacidad de producir secuencias fonémicas que es propio para cada idioma. Brady et al [42] corresponden a palabras. Los disléxicos pue- observaron que los niños de 8 años con poca den ser más lentos y más imprecisos en con- capacidad lectora producían más errores en la vertir la información escrita en un código identificación de estímulos lingüísticos de- basado en fonemas [46]. gradados por ruido, que los niños de la misma edad sin problemas lectores. Sin embargo, los Es cierto que el defecto fonológico influye direc- malos lectores no mostraban mayor dificul- tamente sobre la mecánica de la lectura y no está tad que los niños control para la identifica- vinculado de forma directa a la comprensión lec- ción de sonidos no lingüísticos enmascarados tora. Sin embargo, es predecible que, si una parte por ruidos. Estos datos orientan hacia la exis- importante del esfuerzo mental invertido en la tencia de una alteración en la habilidad para lectura se consume en el proceso descodificador codificar la información fonológica en los de los signos, la comprensión lectora será más niños disléxicos. pobre, puesto que no puede focalizarse la aten-REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124 121
  8. 8. J. ARTIGASción sobre aspectos de orden superior, como es la manipulación de sílabas y fonemas. En Estadoscomprensión del texto. Unidos estos programas también han mostrado Si bien la capacidad fonológica explica una resultados favorables tan sólo a los dos años de suparte importante de la variabilidad de la dislexia, inicio. Los niños sometidos a programas de capa-se han identificado otros déficit que amplían el citación fonológica muestran mejores capacida-conocimiento de la fisiopatología de la dislexia. des con respecto al grupo control en la identifica-Posiblemente, el reconocimiento morfológico de ción de letras, análisis fonológico y lectura delas palabras y las habilidades ortográficas sean palabras sueltas [49].factores que influyen en la capacidad lectora, Otro nivel de prevención es la intervenciónaunque en un grado mucho menor que los aspec- precoz ante los primeros signos de dislexia. Lostos fonológicos. Entendemos por habilidades or- enfoques terapéuticos en las primeras fases lecto-tográficas la automatización en la identificación ras se orientan en dos polos basados en los meca-de morfemas (combinaciones de letras que se dan nismos básicos del aprendizaje de la lectura. Poren diversas palabras, pero que tienen un signifi- un lado, está la aproximación que enfatiza el adies-cado constante). Por otra parte, no está claro que tramiento en el proceso de transformación grafe-estos defectos sean, a su vez, independientes de ma-fonema; y, por otro, existe el enfoque basadolas habilidades fonológicas [47]. en el reconocimiento global de la palabra. Los defensores del primer método consideran que las habilidades fonológicas son necesarias para el TRATAMIENTO DE LA DISLEXIA reconocimiento de las palabras. En un estudio comparativo entre ambos métodos se mostró cla-Las conclusiones prácticas del modelo fonológi- ramente superior el fonológico.co como base de la dislexia, y a su vez la consta- Por lo tanto, a pesar de estas consideraciones,tación experimental de su validez, radican en la todo niño disléxico requiere una ayuda terapéuticaaplicación de métodos fonológicos para preve- que le permita desarrollar y rentabilizar sus recur-nir, remediar o mejorar el problema. Asumiendo, sos. El tratamiento debe ser intensivo y de largapor lo tanto, que en la dislexia existe un déficit en duración. Es primordial que se instaure precoz-las capacidades fonológicas, teóricamente, si se mente, a ser posible antes de finalizar el primerfacilitan precozmente –antes del inicio de la lec- curso de enseñanza primaria. Existen numerosostura– los aprendizajes fonológicos, es posible la programas de tratamiento para la dislexia, pero noprevención en algún niño. todos tienen la misma credibilidad científica. Para Con esta finalidad, en algunos países anglo- recomendar un programa, Shaywitz destaca comosajones y escandinavos, se han propuesto progra- aspectos clave que lo acreditan como válido [50]:mas preventivos de intervención precoz, orienta- – El programa ha de estar orientado hacia eldos a que el niño adquiera una buena capacidad entrenamiento fonológico, aspecto disfuncio-para la identificación de las palabras; para ello, es nal en el que se sustenta la dificultad lectora.preciso que tenga un dominio fonológico que le – Ha de estar orientado al problema, es decir, lapermita detectar fonemas, pensar sobre ellos y dislexia mejora mediante tareas relacionadasutilizarlos para construir palabras. con la lectura. Estos programas, que están dando buenos re-sultados en Suecia y Dinamarca [48], consisten En los estudiantes de escuela secundaria posible-en dedicar 15 minutos diarios a juegos en los que mente sea más sensato ofrecer medidas adaptati-se utilizan rimas, la capacidad de escuchar, la vas, que intentar insistir en medidas terapéuticas,identificación de frases y palabras, así como la cuya oportunidad y operatividad, quizás, hayan122 REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124
  9. 9. NEUROPEDIATRÍA Y NEUROPSICOLOGÍA INFANTILquedado ya fuera de lugar. A pesar de que el dé- to, cualquier intervención destinada a mejorar laficit cognitivo producido por la dislexia persisti- capacidad lectora y la búsqueda de estrategiasrá a lo largo de la vida, sus consecuencias y su alternativas repercutirá decisivamente en la cali-expresividad variaran sensiblemente, por lo tan- dad de vida y en la integración social del disléxico. BIBLIOGRAFÍA 1. Norman C, Zigmind N. Characteristics of children la- structure on magnetic resonance imaging in language- and beled and served as learning disabled in school systems learning-impaired children. Arch Neurol 1991; 48: 539-45. affiliated with child service demonstration centers. J Learn 22. Hynd GW, Semrud-Clikeman M, Lorys AR, et al. Brain Disabil 1980; 13: 16-21. morphology in developmental dyslexia and attention deficit 2. Flynn JM, Rahbar MH. Prevalence of reading failure in disorder/hyperactivity. Arch Neurol 1990; 47: 919-26. boys compared with girls. Psychol Sch 1994; 31: 66-7. 23. Leonard C, Voeller KKS, Lombardino LJ, et al. Anoma- 3. Shaywitz SE, Shaywitz BA, Fletcher JM, Escobar MD. lous cerebral structure in dyslexia revealed with magnetic Prevalence of reading disability in boys and girls. Re- resonance imaging. Arch Neurol 1993; 50: 461-9. sults of the Connecticut Longitudinal Study. J Am Med 24. Schultz RT, Cho NK, Staib LH, et al. Brain morphology Assoc 1990; 264: 998-1002. in normal and dyslexic children: The influence of sex 4. Chiland C. La maladie nommée dyslexie existe-t-elle? and age. Ann Neurol 1994; 35: 732-42. L’enfant de 6 ans et son avenir. Vol. 1. Paris: PUF; 1973. 25. Horwitz B, Rumsey JM, Donohe BC. Functional con- 5. Rosenberger PB. Dyslexia: Is it a disease? N Engl J Med nectivity of the angular gyrus in normal reading and 1992; 326: 192-3. dyslexia. Proc Natl Acad Sci USA 1998; 95: 8939-44. 6. Morgan WP. A case of congenital world-blindness. Br 26. Shaywitz SE, Shaywitz BA, Pugh KR, et al. The neurobio- Med J 1896; 2: 1378. logy of developmental dyslexia viewed though the lens of 7. Hinshelwood J. Congenital word-blindness. Lancet 1900; functional magnetic resonance imaging technology. In 1: 1506-8. Lyon GR, Rumsey JM, eds. Neuroimaging: A window to 8. Orton ST. Specific reading disability strephosymbolia. J the neurological foundations of learning and behavior in Am Med Assoc 1928; 90: 1095-9. children. Baltimore: Paul H. Brookes; 1996. p. 79-94. 9. Hallgren B. Specific dyslexia (‘congenital word blind- 27. Blaskey P, Scheiman M, Parisi M, et al. The effectiveness ness’): A clinical and genetic study. Acta Psychiatr Neu- of Irlen filters for improving reading performance: A rol Scand Suppl 1950; 65: 1-287. pilot study. J Learn Disabil 1990; 23: 604-12.10. Critchley M. The dyslexic child. Springfield: Thomas; 1970. 28. Stein JF, Fowler S. Diagnosis of dyslexia by means of a11. Gersons-Wolfensberger DCM, Ruijssenaars AJJM. new indicator of eye dominance. Br J Ophthalmol 1982; Definition and treatment of dyslexia: A report by the 66: 332-6. Committee on Dyslexia of the Health Council of the 29. Bishop DVM. Unstable vergence control and dyslexia-a Netherlands. J Learn Disabil 1997; 30: 209-13. critique. Br J Ophthalmol 1989; 73: 223-45.12. Pennington BF, Gilger JW. How is dyslexia transmitted? 30. Golberg HK, Drash PW. The disabled reader. J Pediatr In Chase CH, Rosen GD, Sherman GF, eds. Develop- Ophtalmol 1968; 5: 11-24. mental dyslexia: Neural, cognitive, and genetic mecha- 31. Helveston EM, Weber JC, Miller K, et al. Visual function nisms. Baltimore: New York Press; 1996; 41-61. and academic performance. Am J Ophthalmol 1985; 15:13. Smith SD, Kimberling WJ, Pennington BF, Lubs HA. Spe- 346-55. cific reading disability: Identification of an inherited form 32. Levine MD. Reading disability: Do the eyes have it? through linkage and analysis. Science 1983; 219: 1345-7. Pediatrics 1984; 73: 869-70.14. Cardon LR, Smith SD, Fulker DW, et al. Quantitative 33. Vellutino FR. Toward an understanding of dyslexia: Psy- trait locus for reading disability on chromosome 6. Sci- chological factors in specific reading disability. In Benton ence 1994; 266: 276-9. AL, Pearl D, eds. Dyslexia: An appraisal of current know-15. Grigorenko EL, Wood FB, Meyer MS, et al. Susceptibility ledge. New York: Oxford University Press; 1978. p. 61-111. loci for distinct components of developmental dyslexia on 34. Rourke BP. Neuropsychology of learning disabilities: chromosomes 6 and 15. Am J Hum Genet 1997; 60: 27-39. Advances in subtype analysis. New York: Guilford; 1985.16. Shaywitz SE, Escobar MD, Shaywitz BA, et al. Evidence 35. Fletcher JM, Francis DJ, Shaywitz SE, et al. Intelligence that dyslexia may represent the lower tail of a normal testing and the discrepancy model for children with learn- distribution of reading ability. N Eng J Med 1992; 326: ing disabilities. Learning Disabilities Researc and Prac- 145-50. tice 1998; 13: 186-203.17. Shaywitz BA, Shaywitz SE, Pugh KR, et al. Sex differ- 36. American Academy of Pediatrics Committee on Chil- ences in the functional organization of the brain for lan- dren with Disabilities, American Association for Pedia- guage. Nature 1995; 373: 607-9. tric Ophthalmology and Strabismus, and American Aca-18. Pennington BF, Smith SD, Kimberling WJ, et al. demy of Ophthalmology. Learning disabilities, dyslexia, Left-handedness and immune disorders in familial dys- and vision. Pediatrics 1992; 90: 124-6. lexics. Arch Neurol 1987; 44: 634-9. 37. Committee on Children with Disabilities, American19. Galaburda AM. The planum temporale. Arch Neurol 1993; Academy of Pediatrics (AAP), American Academy of 50: 457. Ophthalmology (AAO), American Association for Pedia-20. Hynd GW, Hall J, Novey ES, et al. Dyslexia and corpus tric Ophthalmology and Strabismus (AAPOS). Learning callosum morphology. Arch Neurol 1995; 52: 32-8. disabilities, dyslexia, and vision: A subject review. Pedia-21. Jernigan TL, Hesselink JR, Sowell E, Tallal PA. Cerebral trics 1998; 102: 1217-9.REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124 123
  10. 10. J. ARTIGAS 38. Lovegrove W. Weakness in the transient visual system: A 45. Cohen R, Netley C. Short-term memory deficits in read- causal factor in dyslexia? Ann NY Acad Sci 1993; 682: ing disordered children, in the absence of opportunity for 57-69. rehearsal strategies. Intelligence 1981; 5: 69-76. 39. Eden GF, Stein JF, Wood MH, Wood FB. Verbal and 46. Catts HW. Speech production/phonological deficits in read- visual problems in reading disability. J Learn Disabil ing disordered children. J Learn Disabil 1986; 19: 504-8. 1995; 28: 272-90. 47. Fletcher JM, Foorman BR, Shaywitz SE, Shaywitz BA. 40. Bishop DVM. Uncommon understanding. Hove: Psy- Conceptual and methodological issues in dyslexia chology Press; 1997. research: A lesson for developmental disorders. In 41. Swank LK. Specific developmental disorders. The lan- Tager-Flusberg H, ed. Neurodevelopmental disorders. guage-learning continuum. Child and Adolescent Psy- Cambridge: MIT Press; 1999. p. 271-305. chiatric Clinics of North America 1999; 8: 89-112. 48. Lundberg I, Frost J, Peterson O. Effects of an extensive 42. Brady SA, Shankweiler D, Mann VA. Speech perception program for stimulating phonological awareness in and memory coding in relation to reading ability. J Exp preschool children. Reading Research Quarterly 1988; Child Psychol 1983; 35: 345-67. 23: 263-84. 43. Ball E, Blachman B. Phoneme segmentation training. Effect 49. Torgesen JK, Wagner RK, Rashotte CA, Conway T. Pre- on reading readiness. Ann Dyslexia 1988; 38: 208-25. ventive and remedial interventions for children with 44. Katz R. Phonological deficiencies in children with reading severe reading disabilities. Learn Disabil 1997; 8: disability: Evidence from an object-naming task. Cogni- 51-62. tion 1986; 22: 225-57. 50. Shaywitz SE. Dyslexia. N Eng J Med 1998; 338: 307-11. DISFUNCIÓN COGNITIVA EN LA DISLEXIA DISFUNÇÃO COGNITIVA NA DISLEXIAResumen. La dislexia se expresa como una altera- Resumo. A dislexia se expressa como uma alteraçãoción del desarrollo en la capacidad lectora. En el do desenvolvimento da capacidade da leitura. Nopresente artículo se intenta analizar cuál es el meca- presente artigo tenta-se analisar qual é o mecanis-nismo cognitivo básico que debe estar perturbado mo cognitivo básico que deve estar alterado parapara explicar todas las manifestaciones que exhibe el explicar todas as manifestações que a criança dis-niño disléxico. Si bien se ha mantenido a lo largo de léxica apresenta. Embora se manteve ao longo detodo el siglo XX un constante debate sobre diversos todo o século XX um debate constante sobre diver-aspectos conceptuales, etiológicos, cognitivos y tera- sos aspectos conceituais, etiológicos, cognitivos, epéuticos sobre la dislexia, existen en la actualidad terapêuticos sobre dislexia, existem na atualidadesólidos argumentos en favor de la alteración fonoló- argumentos consistentes em favor da alteração fo-gica como aspecto básico que permite explicar la nológica como aspecto básico que permitem expli-complejidad de las manifestaciones de la dislexia. La car a complexidade das manifestações da dislexia.presencia, en los niños disléxicos, de alteraciones A presença, nas crianças disléxicas, de alteraçõesneuropsicológicas, motoras y perceptivas asociadas, neuropsicológicas, motoras, e perceptivas associa-ha generado gran parte del confusionismo que ha das, tem gerado grande parte da confusão que temmarcado la extensa producción científica y pseudo- marcado a extensa produção científica e pseudoci-científica sobre la dislexia. La distinción entre los entífica sobre dislexia. A distinção entre os aspectosaspectos que correlacionan con el defecto lector, de correlacionados com o defeito de leitura, dos aspec-los aspectos acompañantes que no están directamen- tos associados que não estão diretamente implica-te implicados en la lectura, ha permitido avanzar en dos na leitura, tem permitido avançar na investiga-la investigación. La teoría fonológica se muestra ção. A teoria fonológica mostra-se congruente docongruente desde un punto de vista genético, neuro- ponto de vista genético, neuroanatômico, neuropsi-anatómico, neuropsicológico y terapéutico. Aunque cológico e terapêutico. Embora haja um longo ca-queda todavía bastante camino por recorrer, los avan- minho a percorrer, os avanços serão mais produti-ces serán más productivos si se puede partir de una vos se se pode partir de uma teoria cognitiva coerenteteoría cognitiva coherente con los síntomas de la dis- com os sintomas da dislexia. [REV NEUROL CLINlexia. [REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-24] [http:// 2000; 1: 115-24] [http://www.revneurol.com/RNC/www.revneurol.com/RNC/0101/a010115.pdf] 0101/a010115.pdf]Palabras clave. Dislexia. Trastorno fonológico. Palavras chave. Dislexia. Transtorno fonológico.124 REV NEUROL CLIN 2000; 1: 115-124

×