Your SlideShare is downloading. ×
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Albert Camus
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Albert Camus

5,644

Published on

0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
5,644
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Albert  Camus 7  noviembre  1913  –  4  enero  1960 “Toda  la  historia  del  mundo  es  la  historia  de   la  libertad”
  • 2. En  esta  hora  en  que  un  realismo  miope,  una  concepción   degradada  del  poder,  la  pasión  del  deshonor  y  los  estragos   del  miedo  desfiguran  al  mundo;  en  esta  hora  en  que   pudiera  pensarse  que  todo  está  perdido,  hay  algo  que   comienza  para  nosotros.  Y  lo  que  comienza  es  la  época  de   los  irreduc>bles,  consagrados  desde  ahora  a  la  defensa   incondicional  de  la  libertad. Albert  Camus
  • 3. But  what  is  happiness  except  the  simple   harmony  between  a  man  and  the  life  he  leads? Albert  Camus Más  qué  es  la  felicidad  sino  la  simple  armonía  entre  un  hombre  y  la  vida  que  lleva?
  • 4. "Vivimos en una época en que los hombres impelidos por ideologías mediocres y feroces, se acostumbran a tener vergüenza de todo. Vergüenza de sí mismos, vergüenza de ser felices, de amar o de crear... Los escritores y los artistas de hoy tiene también la conciencia sufrida y está de moda entre nosotros hacernos perdonar nuestro oficio. En verdad, se pone cierto esmero en ayudarnos a ello.” (p. 175) Con este antecedente, en la página siguiente sostiene: “Y la primera elección que hace un artista es, precisamente, la de ser artista. Y si ha elegido ser artista, es tomando en cuenta lo que él mismo es y a causa de una cierta idea que se forma del arte. Y si esas razones le han parecido bastante buenas para justificar su elección existe la posibilidad de que sigan siendo bastante buenas para ayudarlo a definir su posición frente a la historia… un oficio que, en medio de un mundo endurecido por el odio, nos permite a cada uno de nosotros decir tranquilamente que no es el enemigo mortal de nadie…” (p. 176). Albert Camus Las frases corresponden a Moral y política. Trad. Rafael Aragó. Editorial Losada. Buenos Aires, 1978. Un libro en el que se recopilan varios artículos publicados en Combat y otros textos. Las dos citas están en un discurso pronunciando en noviembre de 1948, en el marco de un encuentro internacional de escritores. Dicha intervención se publicó en La Cauche, el 20 de noviembre de ese mismo año. 4
  • 5. “No hay vida sin diálogo. Y en la mayor parte del mundo, el diálogo es remplazado hoy por la polémica. El siglo XX es el siglo de la polémica y del insulto… Pero, ¿cuál es el mecanismo de la polémica? Consiste en considerar al adversario como enemigo, en simplificar, en consecuencia, y en negarse a verlo. Al que insulto, no le conozco más el color de los ojos, ni si sonríe y de qué manera. Convertidos en casi ciegos gracias a la polémica, no vivimos más entre hombres, sino en mundo de siluetas.” (p. 178). Albert Camus 5
  • 6. Novelas  y  relatos Bodas  (Noces)  (1939) El  extranjero  (L'étranger)  (1942) La  peste  (La  peste)  (1947) La  caída  (La  chute)  (1956) El  exilio  y  el  reino  (L'exil  et  le  royaume)  (1957) Obras  teatrales Calígula  (Caligula)  (1944) El  malentendido  (Le  malentendu)  (1944) Estado  de  siEo  (L'état  de  siège)  (1948) Los  justos  (Les  justes)  (1950) Ensayos   El  mito  de  Sísifo  (Le  mythe  de  Sisyphe)  (1942) Cartas  a  un  amigo  alemán  (LeNres  à  un  ami  allemand)  (1948) El  hombre  rebelde  (L'homme  révolté)  (1951) Otras  obras   El  revés  y  el  derecho  (L'envers  et  l'endroit)  (1937) El  Verano  (L'été)  (1954) Una  muerte  feliz  (La  Mort  heureuse  )  (1971) El  primer  hombre  (Le  premier  homme)  (inconcluso,  publicado  por  su  hija  en  1994)
  • 7. hPp://es.wikipedia.org/wiki/Albert_Camus
  • 8. wikiquote Algunas  de  sus  Frases Albert  Camus
  • 9. "A  pesar  de  las  ilusiones  racionalistas,  e  incluso  marxistas,  toda  la  historia  del  mundo  es   la  historia  de  la  libertad." "Adquirimos  la  costumbre  de  vivir  antes  que  la  de  pensar." "Al  principio  de  las  catástrofes,  y  cuando  han  terminado,  se  hace  siempre  algo  de   retórica.  En  el  primer  caso,  aún  no  se  ha  perdido  la  costumbre;  en  el  segundo,  se  ha   recuperado.  Es  en  el  mismo  momento  de  la  desgracia  cuando  uno  se  acostumbra  a  la   verdad." "Algún  día  habrá  de  caer  la  estúpida  frontera  que  separa  nuestros  dos  territorios  (Francia   e  Italia)  que,  junto  con  España,  forman  una  nación." "Amo  demasiado  a  mi  país  para  ser  nacionalista." "Are  you  in?" "Cada  vez  que  un  hombre  en  el  mundo  es  encadenado,  nosotros  estamos  encadenados   a  él.  La  libertad  debe  ser  para  todos  o  para  nadie." "califico  de  estúpido  a  quien  teme  gozar."
  • 10. "...comprendió  (verdaderamente)  que  los  hombres  fingen  respetar  el  derecho  y  solo  se   inclinan  ante  la  fuerza."  (El  primer  hombre) "Cualquier  hombre,  a  la  vuelta  de  cualquier  esquina,  puede  experimentar  la  sensación   del  absurdo,  porque  todo  es  absurdo." "Cuán  duro,  cuán  amargo  es  llegar  a  ser  hombre." "De  los  resistentes  es  la  úlcma  palabra." "El  buen  gusto  consiste  en  no  insiscr,  todo  el  mundo  lo  sabe."  (La  Peste) "El  deber  es  lo  que  esperas  de  los  demás." "El  éxito  es  fácil  de  obtener.  Lo  didcil  es  merecerlo." "El  hombre  cene  dos  caras:  no  puede  amar  sin  amarse." "El  otoño  es  una  segunda  primavera,  donde  cada  hoja  es  una  flor.”
  • 11. “Ellos  mandan  hoy...  porque  tú  obedeces!” “En  cierto  punto  de  su  camino  el  hombre  absurdo  es  solicitado.  La  historia  no  carece  de   religiones  ni  de  profetas,  ni  dioses.  Se  le  pide  que  salte.  Todo  lo  que  puede  responder  es   que  no  comprende  bien,  que  es  no  es  evidente.  No  quiere  hacer,  precisamente,  sino  lo   que  comprende  bien.  Le  aseguran  que  eso  es  pecado  de  orgullo,  pero  no  encende  la   noción  de  pecado;  que  quizá  el  infierno  está  al  final,  pero  no  cene  bastante  imaginación   para  representarse  ese  extraño  porvenir;  que  pierde  la  vida  inmortal,  pero  eso  le  parece   fúcl”. "En  el  apego  de  un  hombre  a  su  vida  hay  algo  más  fuerte  que  todas  las  miserias  del   mundo." "En  el  hombre  hay  más  cosas  dignas  de  admiración  que  de  desprecio" "En  polícca  son  los  medios  los  que  deben  juscficar  el  fin" "Es  muy  fácil  obtener  fama  pero  es  muy  didcil  merecerla". "Está  la  belleza  y  están  los  humillados.  Por  didcil  que  sea  la  empresa  quisiera  no  ser   nunca  infiel  ni  a  los  segundos  ni  a  la  primera."
  • 12. "En  las  profundidades  del  invierno  finalmente  aprendí  que  en  mi  interior  habitaba  un   verano  invencible." "Fue  en  España  donde  mi  generación  aprendió  que  uno  puede  tener  razón  y  ser   derrotado,  que  la  fuerza  puede  destruir  el  alma,  y  que  a  veces  el  coraje  no  ob@ene   recompensa"  (rela@vo  a  la  Guerra  Civil  Española) “Hay  una  ambición  que  deberían  tener  todos  los  escritores:  ser  tes@gos  y  gritar  cada   vez  que  se  pueda  y  en  la  medida  de  nuestro  talento,  por  quienes  se  hallan  en   servidumbre” "He  comprendido  que  hay  dos  verdades,  una  de  las  cuales  jamás  debe  ser  dicha". "He  visto  a  personas  obrar  mal  con  mucha  moral  y  compruebo  todos  los  días  que  la   honradez  no  necesita  reglas". "Hoy  ha  muerto  mamá.  O  quizá  fue  ayer.  No  lo  se´."  (  El  extranjero  ) "Inocente  es  quien  no  necesita  explicarse". "Intelectual:  alguien  cuya  mente  se  vigila  a  sí  misma."  (Carnets)
  • 13. "Jamás  he  podido  renunciar  a  la  luz,  a  la  felicidad,  a  la  vida  libre  en  que  he  crecido.  Pero   aunque  esta  nostalgia  explique  mucho  de  mis  errores  y  de  mis  faltas,  me  ha  ayudado   sin  duda  a  comprender  mejor  mi  oficio,  me  ayuda  a  mantenerme  ciegamente  junto  a   esos  hombres  silenciosos  que  no  soportan  esa  vida  que  les  hace  el  mundo,  más  que   por  el  recuerdo  o  el  refugio  en  el  remanso  de  breves  y  libres  felicidades". "La  capacidad  de  atención  del  hombre  es  limitada  y  debe  ser  constantemente  espoleada   por  la  provocación." "La  estupidez  insiste  siempre." "La  libertad  no  es  nada  más  que  una  oportunidad  para  ser  mejor." "La  polícca  y  la  suerte  de  la  raza  humana  son  formadas  por  hombres  sin  ideas  y  sin   grandeza.  Aquellos  que  cenen  grandeza  dentro  de  sí  mismos  no  hacen  la   polícca."  (Carnets) "La  cranía  totalitaria  no  se  edifica  sobre  las  virtudes  de  los  totalitarios  sino  sobre  las   faltas  de  los  demócratas."
  • 14. "Los  arcstas  piensan  según  las  palabras.  Los  filósofos,  según  las  ideas" "Los  hombres  mueren  y  no  son  felices"  (Calígula) "Los  que  escriben  con  claridad  cenen  lectores;  los  que  escriben  oscuramente  cenen   comentaristas". “Llega  siempre  un  cempo  en  que  hay  que  elegir  entre  la  contemplación  y  la  acción”.  (El   Mito  de  Sísifo) "Me  rebelo,  luego  somos"  (El  hombre  rebelde) "No  camines  delante  de  mí,  puede  que  no  te  siga.  No  camines  detrás  de  mí,  puede  que   no  te  guíe.  Camina  junto  a  mí  y  sé  mi  amigo" "No  es  vergonzoso  preferir  la  felicidad." "No  hay  más  que  un  problema  filosófico  verdaderamente  serio:  el  suicidio"
  • 15. "No  se  trata  de  saber  si  persiguiendo  la  jusccia  lograremos  preservar  la  libertad.  Se  trata   de  saber  que,  sin  la  libertad,  no  realizaremos  nada  y  perderemos  a  la  vez  la  jusccia   futura  y  la  belleza  ancgua." "No  ser  amados  es  una  simple  desventura;  la  verdadera  desgracia  es  no  amar." "No  creo  en  Dios,  me  aburre."  (El  extranjero) “No  ignoramos  que  todas  las  iglesias  están  contra  nosotros,  un  corazón  tan  tenso  se   sustrae  a  lo  eterno  y  todas  las  iglesias,  divinas  y  políccas,  aspiran  a  lo  eterno.  La  dicha  y   el  valor,  el  salario  y  la  jusccia  son  para  ellas  fines  secundarios.  Proporcionan  una  doctrina   y  hay  que  consencr  en  ella.  Pero  yo  nada  tengo  que  ver  con  las  ideas  de  lo  eterno.  Puedo   tocar  con  la  mano  las  verdades  a  mi  medida.  No  puedo  separarme  de  ellas.  Por  eso  no  se   puede  fundar  nada  en  mi:  nada  del  conquistador  perdura,  ni  siquiera  sus  doctrinas”. “No  puedo  comprender  lo  que  sería  una  libertad  que  me  fuera  dada  por  un  ser  superior.   He  perdido  el  sencdo  de  la  jerarquía.  No  puedo  tener  la  libertad  sino  el  concepto  de   prisionero  o  del  individuo  moderno  en  el  seno  del  Estado.  La  única  que  conozco  es  la   libertad  de  espíritu  y  de  acción.  Esta  privación  de  esperanza  y  de  porvenir  significa  un   acrecentamiento  en  la  disponibilidad  del  hombre”.
  • 16. “No  se  puede  dar  al  Estado  el  poder  de  hacer  bien  sin  darle  también  el  poder  de  hacer   mal...  de  hecho,  de  hacer  lo  que  quiera.” "Para  la  mayoría  de  los  hombres  la  guerra  es  el  fin  de  la  soledad.  Para  mí  es  la  soledad   infinita". “Para  quien  se  siente  solidario  con  el  descno  de  este  mundo,  el  choque  de  las   civilizaciones  le  resulta  angus@oso”. "¿Qué  es  un  rebelde?  Un  hombre  que  dice  no." "¿Quién  necesita  piedad,  sino  aquellos  que  no  cenen  compasión  de  nadie?" "¿Quién  podría  afirmar  que  una  eternidad  de  dicha  puede  compensar  un  instante  de   dolor  humano?"  (De  La  Peste) "Raramente  confiaremos  en  alguien  que  es  mejor  que  nosotros." "Si  el  hombre  fracasa  en  conciliar  la  jusccia  y  la  libertad,  fracasa  en  todo."
  • 17. "Si  el  mundo  fuese  claro,  el  arte  no  exiscría." "Sigo  creyendo  que  este  mundo  no  @ene  un  sen@do  superior.  Pero  sé  que  en  él  algo   @ene  sen@do." "Todas  las  desgracias  de  los  hombres  provienen  de  no  hablar  claro."  (La  Peste) "Todas  las  revoluciones  modernas  han  concluido  en  un  reforzamiento  del  poder  del   estado". "Todo  cuanto  sé  con  mayor  certeza  sobre  la  moral  y  las  obligaciones  de  los  hombres,  al   fútbol  se  lo  debo." "Todos  insisten  en  su  inocencia,  a  toda  costa,  aún  si  ello  significa  acusar  el  resto  de  la   raza  humana  y  aún  el  cielo."  (La  caída) "Un  verdadero  amigo  es  aquel  que  llega  cuando  todos  se  han  ido." "Uno  no  puede  ponerse  del  lado  de  quienes  hacen  la  historia,  sino  al  servicio  de  quienes   la  padecen".  (Citado  en  Antes  del  fin,  de  Ernesto  Sábato. hPp://es.wikiquote.org/wiki/Albert_Camus
  • 18. El pensamiento de Albert Camus continúa siendo vigente. Sorprende la manera en que devela el horizonte decadente que permea en Occidente. Genaro Rodríguez Navarrete 20
  • 19. Su  vida Albert  Camus
  • 20. Albert  Camus Albert  Camus  (Mondovi,  7  de  noviembre  de  1913  —  Le  Pe@t  Villeblevin,  Francia,  4  de  enero   de  1960)  fue  un  novelista,  ensayista,  dramaturgo  y  filósofo  francés  nacido  en  Argelia. Desarrolló  en  su  muy  diversa  obra  un  humanismo  fundado  en  la  concienciación  de  lo   absurdo  de  la  condición  humana.  En  1957  se  le  concedió  el  Premio  Nobel  de  Literatura.  La   novela  La  caída  había  sido  publicada  el  año  anterior,  pero  el  comité  Nobel  citó  sus  escritos  en   contra  de  la  guilloEna. Nacido  de  una  modesta  familia  de  colonos  franceses  (pieds-­‐noirs)  dedicados  al  culcvo  del   anacardo  en  el  departamento  de  Constancna.  Su  madre,  Catalina  Sintes  era  menorquina;   analfabeta  y  con  problemas  de  audición.  Su  padre,  Lucien  Camus  trabajaba  en  una  finca   vinícola,  cerca  de  Mondovi,  para  un  comerciante  de  vinos  de  Argel,  y  era  de  origen  alsaciano   como  otros  muchos  pieds-­‐noirs  que  había  huido  tras  la  anexión  de  Alsacia  por  Alemania  tras   la  Guerra  Franco-­‐prusiana.  Movilizado  durante  la  Primera  guerra  mundial,  es  herido  en   combate  durante  la  Batalla  del  Marne  y  fallece  en  el  hospital  de  Saint-­‐Brieuc  el  17  de  octubre   de  1914.  Hecho  que  propicia  el  traslado  de  la  familia  a  Argel  a  casa  de  su  abuela  materna.  De   su  progenitor,  Albert  no  conocerá  más  que  una  fotograba  y  una  significaEva  anécdota:  su   señalada  repugnancia  ante  el  espectáculo  de  una  ejecución  capital.
  • 21. Ubicados  en  Argel,  Camus  realiza  allí  sus  estudios,  alentado  por  sus  profesores,   especialmente  Louis  Germain  en  el  colegio,  de  quien  guardará  un  señalado  reconocimiento   hasta  el  punto  de  dedicarle  su  discurso  del  Premio  Nobel;  y  también  Jean  Grenier  en  el   insEtuto,  quien  lo  introduce  en  el  conocimiento  de  Nietzsche. Comenzó  a  escribir  a  muy  temprana  edad:  sus  primeros  textos  fueron  publicados  en  la   revista  Sud  en  1932.  Tras  la  obtención  del  bachillerato  obEene  un  diploma  de  estudios   superiores  en  letras,  en  la  sección  de  filosoba.  La  tuberculosis  le  impide  parEcipar  en  la   convocatoria  de  agregación. En  1935  comienza  a  escribir  El  revés  y  el  derecho  que  fue  publicado  dos  años  más  tarde.  En   Argel  funda  el  Teatro  del  Trabajo  que  en  1937  reemplaza  por  El  Teatro  del  Equipo.En  esos   años  Albert  abandona  por  discrepancias,  como  el  Pacto  germanosovieEco  y  su  apoyo  a  la   autonomía  del  PC  de  Argelia  del  PC  francés,  el  ParEdo  Comunista. Entra  a  trabajar  en  el  Diario  del  Frente  Popular,  creado  por  Pascal  Pia:  su  invesEgación  La   miseria  de  la  Kabylia  Eene  un  resonante  impacto.  En  1940  el  Gobierno  General  de  Argelia   prohíbe  la  publicación  del  diario  y  se  las  arregla  para  que  Camus  ya  no  encuentre  trabajo.   Camus  se  muda  entonces  a  París  y  trabaja  como  secretario  de  redacción  en  el  diario  Paris-­‐ Soir.  En  1943  es  lector  para  Gallimard,  importante  casa  editorial  parisina,  y  toma  la  dirección   de  Combate  cuando  Pascal  Pia  es  llamado  a  ocupar  otras  funciones  en  la  Resistencia  contra   los  alemanes.
  • 22. El  anarquista  Andre  Prudhommeaux  lo  introdujo  por  primera  vez  al  movimiento  libertario  en   una  reunión  en  1948  del  Círculo  de  los  Estudiantes  Anarquistas,  como  un  simpaczante  que  ya   estaba  familiarizado  con  el  pensamiento  anarquista.1  Camus  pasó  a  escribir  para   publicaciones  anarquistas,  siendo  arcculista  de  Le  Libertaire  (precursor  inmediato  de  Le   Monde  libertaire),  Le  révolucon  proletarienne  y  Solidaridad  Obrera  (de  la  CNT).  Camus   también  junto  a  los  anarquistas,  cuando  expresó  su  apoyo  a  la  revuelta  de  1953  en  Alemania   Oriental.  Estuvo  apoyando  a  los  anarquistas  en  1956,  primero  con  el  levantamiento  de  los   trabajadores  en  Poznan,  Polonia,  y  luego  más  adelante  en  la  Revolución  húngara.  Fue   miembro  de  la  FédéraEon  Anarchiste. Su  ruptura  con  Jean-­‐Paul  Sartre  cene  lugar  en  1952  tras  la  publicación  en  Les  Temps   Modernes  del  arlculo  que  éste  encargó  a  Francis  Jeanson,  donde  reprochaba  a  Camus  que  su   rebeldía  era  "deliberadamente  estéEca".  En  1956,  en  Argel,  lanza  su  "Llamada  a  la  tregua   civil",  mientras  que  afuera  se  lanzaban  a  gritos  amenazas  de  muerte. Existen  corrientes  de  opinión  que  afirman  que  esta  ruptura  nunca  tuvo  lugar  realmente.  La   confusión  entre  las  cartas  a  Sartre  enviadas  en  la  década  del  1932  al  1954  fue  el  indicador  de   que  Camus  denegaba  su  influencia  achacándola  de  'malinterpretaciones  intencionadas'.   Futuras  indagaciones  ponen  en  duda  la  autoría  real  de  dichas  cartas.
  • 23. Al  margen  de  las  corrientes  filosóficas,  Camus  elaboró  una  reflexión  sobre  la  condición   humana.  Rechazando  la  formulación  de  un  acto  de  fe  en  Dios,  en  la  historia  o  en  la  razón,  se   opuso  simultáneamente  al  criscanismo,  al  marxismo  y  al  existencialismo.  No  dejó  de  luchar   contra  todas  las  ideologías  y  las  abstracciones  que  alejan  al  hombre  de  lo  humano.  Lo  define   la  Filosoda  del  absurdo,  además  de  haber  sido  un  convencido  anarquista,  dedicando  parte   importante  de  su  libro  "El  hombre  rebelde"  a  exponer,  cuesconar  y  filosofar  sobre  su  propia   tendencia  polícca  y  demostrar  lo  destruccvo  de  toda  ideología  que  proponga  un  fin  de  la   historia. Camus  murió  el  4  de  enero  de  1960,  en  un  accidente  de  coche  cerca  de  Le  Pect-­‐Villeblevin,  lo   cual  para  muchos  resulta  una  muerte  irónica,  pues  él,  días  antes  de  su  accidente  había  dicho   "No  conozco  nada  más  idiota  que  morir  en  un  accidente  de  automóvil".  Entre  los  papeles  que   se  le  encontraron  había  un  manuscrito  inconcluso,  El  primer  hombre,  de  fuerte  contenido   autobiográfico  y  gran  belleza.  Fue  enterrado  en  Lourmarin,  pueblo  del  sur  de  Francia  donde   había  comprado  una  casa.
  • 24. Albert  Camus. Entre  sus  principales  obras  se  encuentra  "El  extranjero",  novela  en  la  que  describe  las   vicisitudes  de  un  individuo  el  cual,  imposibilitado  para  expresar  "senEmientos"  o  en  forjarse   una  "moral",  solo  se  desplaza  por  la  vida  sin  una  razón  ni  moEvo  aparente,  lo  cual  es   suficiente  para  que  cause  una  profunda  anEpala  y  aversión  en  aquellos  que  lo  rodean. El  siguiente  párrafo  concene  información  sobre  el  final  del  libro: La  parte  final  de  la  obra  es  de  gran  profundidad  psicológica,  cuando,  al  ser  sentenciado  por  el   tribunal  a  causa  de  un  homicidio  comecdo  en  agravio  de  un  árabe,  las  acusaciones  recaen  no   sobre  el  hecho  de  que  el  protagonista  haya  asesinado  a  un  hombre  sino  en  que  lo  haya   hecho  "a  sangre  fría";  también  el  hecho  de  que  no  haya  expresado  ningún  sencmiento   dentro  de  la  muerte  de  su  madre  lo  deja  como  una  persona  frívola,  lo  que  extraña  al   protagonista  intuyendo  con  certeza  sobre  el  hecho  de  que,  lo  que  en  realidad  les  molesta  y   ofende  a  aquellos  que  lo  juzgan,  no  es  su  carácter  de  homicida:  la  acusación  principal  se   soscene  en  el  hecho  de  que  el  protagonista  no  posee  sencmiento  de  culpa  alguno.
  • 25. Otra  de  sus  obras  que  mayor  interés  causaron  al  público  fue  "El  Mito  de  Sísifo",  ensayo   filosófico  por  medio  del  cual  describe  una  estructura  mental  que  Camus  llama  "El  senEmiento   de  lo  Absurdo",  que  bien  puede  compararse  con  la  esquizofrenia  o  el  complejo  de   inferioridad.  Este  "senEmiento"  posee  como  caracterísEca  esencial  un  reconocimiento   profundo  de  nuestra  propia  finitud,  es  decir,  de  nuestra  muerte,  lo  que  trae  consigo  una   desvalorización  de  la  vida  misma  y  de  todas  sus  representaciones,  con  lo  que  las  opciones  se   anulan  recíprocamente;  es  este  "senEmiento"  el  que  en  su  obra  "El  Extranjero"  intenta   describir  por  medio  del  protagonista.
  • 26. La  pareja  sencmental  más  conocida  de  Albert  Camus  fue  María  Casares,  "la  gran  dama  del   teatro  francés",  que  era  hija  de  Casares  Quiroga,  Ministro  y  Jefe  de  Gobierno  de  la  Segunda   República  Española  durante  el  gobierno  de  Manuel  Azaña. Un  pasaje  de  El  Extranjero,  en  la  que  el  protagonista  asesina  a  Eros  a  un  hombre,  sirve  de   inspiración  para  la  letra  de  "Killing  an  Arab",  canción  del  grupo  inglés  "The  Cure".  La  canción   refleja  con  fidelidad  la  apala,  tal  vez  amoralidad  del  protagonista,  a  quien  ni  siquiera   conmueve  el  hecho  de  matar  a  un  ser  humano.  "Hacía  mucho  calor"  es  su  única  explicación   del  hecho  al  tribunal  que  luego  lo  juzga. Se  dice  que  de  joven,  Camus  jugaba  de  portero  de  fútbol  en  un  club  de  su  región,  y  se  dedicó   bastante  cempo  al  deporte. Masami  Kurumada  El  creador  del  Anime  Japonés  Saint  Seiya  se  basó  en  Albert  Camus  para  su   personaje  Camus  de  Acuario,  teniendo  ambos  el  mismo  nombre  y  la  misma  nacionalidad. El  Grupo  Ingles  de  Post  Punk  "The  Fall"  se  basó  en  la  novela  homónima  para  su  nombre. hPp://es.wikipedia.org/wiki/Albert_Camus
  • 27. La  Misión  del  Escritor Discurso  al  recibir  el  Premio  Nobel  de   Literatura  en  1958
  • 28. Albert  Camus  -­‐  La  misión  del  escritor 12  de  abril  de  2007  por  Isaías  Garde  ·∙ Archivado  en  Camus  Albert,  Ensayo,  Literatura,  Narracva,  Premios  Nobel Discurso  pronunciado  por  Camus  cuando  se  le  entregó  el  Premio  Nóbel  de  Literatura  en   Estocolmo  en  1958   Al  recibir  la  discnción  con  que  vuestra  libre  academia  ha  querido  honrarme,  mi  gractud  es   tanto  más  profunda  cuanto  que  mido  hasta  qué  punto  esa  recompensa  excede  mis  méritos   personales. Todo  hombre,  y  con  mayor  razón  todo  arcsta,  desea  que  se  reconozca  lo  que  él  es  o  quiere   ser.  Yo  también  lo  deseo.  Pero  al  conocer  vuestra  decisión  me  fue  imposible  no  comparar   su  resonancia  con  lo  que  realmente  soy.  ¿Cómo  un  hombre  casi  joven  todavía  rico  sólo  de   dudas,  con  una  obra  apenas  en  desarrollo,  habituado  a  vivir  en  la  soledad  del  trabajo  o  en   el  recro  de  la  amistad,  podría  recibir,  sin  cierta  especie  de  pánico,  un  galardón  que  le  coloca   de  pronto,  y  solo,  en  plena  luz?  ¿Con  qué  estado  de  ánimo  podría  recibir  ese  honor  al   cempo  que,  en  tantas  partes,  otros  escritores,  algunos  entre  los  más  grandes,  están   reducidos  al  silencio  y  cuando,  al  mismo  cempo,  su  cerra  natal  conoce  incesantes   desdichas?
  • 29. Sinceramente  he  sencdo  esa  inquietud  y  ese  malestar.  Para  recobrar  mi  inquietud  y  este   malestar.  Para  recobrar  mi  paz  interior  me  ha  sido  necesario  ponerme  a  tono  con  un   descno  harto  generoso.  Y  como  me  era  imposible  igualarme  a  él  con  el  sólo  apoyo  de  mis   méritos,  no  ha  llegado  nada  mejor,  para  ayudarme,  que  lo  que  me  ha  sostenido  a  lo  largo   de  mi  vida  y  en  las  circunstancias  más  opuestas:  la  idea  que  me  he  forjado  de  mi  arte  y  de   la  misión  del  escritor.  Permicdme  que,  aunque  sólo  sea  en  prueba  de  reconocimiento  y   amistad,  os  diga,  con  la  sencillez  que  me  sea  posible,  cuál  es  esa  idea. Personalmente,  no  puedo  vivir  sin  mi  arte.  Pero  jamás  he  puesto  ese  arte  por  encima  de   toda  otra  cosa.  Por  el  contrario,  si  él  me  es  necesario,  es  porque  no  me  separa  de  nadie  y   que  me  permite  vivir,  tal  como  soy,  al  nivel  de  todos.  A  mi  ver,  el  arte  no  es  una  diversión   solitaria.  Es  un  medio  de  emocionar  al  mayor  número  de  hombres  ofreciéndoles  una   imagen  privilegiada  de  dolores  y  alegrías  comunes.  Obliga,  pues  al  arcsta  a  no  aislarse;   muchas  veces  he  elegido  su  descno  más  universal.  Y  aquellos  que  muchas  veces  han   elegido  su  descno  de  arcstas  porque  se  sen{an  discntos,  aprenden  pronto  que  no  podrán   nutrir  su  arte  ni  su  diferencia  sino  confesando  su  semejanza  con  todos.
  • 30. El  arcsta  se  forja  en  ese  perpetuo  ir  y  venir  de  sí  mismo  a  los  demás;  equidistantes  entre  la   belleza,  sin  la  cual  no  puede  vivir,  y  la  comunidad,  de  la  cual  no  puede  desprenderse.  Por   eso  los  verdaderos  arcstas  no  desdeñan  nada;  se  obligan  a  comprender  en  vez  de  juzgar,  y   sin  han  de  tomar  un  parcdo  en  este  mundo,  este  sólo  puede  ser  el  de  una  sociedad  en  la   que  según  la  gran  frase  de  Nietzsche,  no  ha  de  reinar  el  juez  sino  el  creador,  sea  trabajador   o  intelectual. Por  lo  mismo,  el  papel  del  escritor  es  inseparable  de  didciles  deberes.  Por  definición,  no   puede  ponerse  al  servicio  de  quienes  hacen  la  historia,  sino  al  servicio  de  quienes  la  sufren.   Si  no  lo  hiciera,  quedaría  solo,  privado  hasta  de  su  arte.  Todos  los  ejércitos  de  la  cranía,  con   sus  millones  de  hombres,  no  le  arrancarán  de  la  soledad,  aunque  consienta  en  acomodarse   a  su  paso  y,  sobre  todo,  si  lo  consincera.  Pero  el  silencio  de  un  prisionero  desconocido,   basta  para  sacar  al  escritor  de  su  soledad,  cada  vez,  al  menos,  que  logra,  en  medio  de  los   privilegios  de  su  libertad,  no  olvidar  ese  silencio,  y  trata  de  recogerlo  y  reemplazarlo  para   hacerlo  valer  mediante  todos  los  recursos  del  arte.
  • 31. Ninguno  de  nosotros  es  lo  bastante  grande  para  semejante  vocación.  Pero  en  todas  las   circunstancias  de  su  vida,  obscuro  o  provisionalmente  célebre,  aherrojado  por  la  cranía  o   libre  de  poder  expresarse,  el  escritor  puede  encontrar  el  sencmiento  de  una  comunidad   viva,  que  le  juscficara  a  condición  de  que  acepte,  en  la  medida  de  lo  posible,  las  dos  tareas   que  consctuyen  la  grandeza  de  su  oficio:  el  servicio  de  la  verdad  y  el  servicio  de  la  libertad.   Y  pues  su  vocación  es  agrupar  el  mayor  número  posible  de  hombres,  no  puede  acomodarse   a  la  mencra  y  a  la  servidumbre  que,  donde  reinan,  hacen  proliferar  las  soledades.   Cualesquiera  que  sean  nuestras  flaquezas  personales,  la  nobleza  de  nuestro  oficio  arraigará   siempre  en  dos  imperacvos  didciles  de  mantener:  la  negacva  a  mencr  respecto  de  lo  que   se  sabe  y  la  resistencia  a  la  opresión. Durante  más  de  veinte  años  de  una  historia  demencial,  perdido  sin  recurso,  como  todos  los   hombres  de  mi  edad,  en  las  convulsiones  del  cempo,  sólo  me  ha  sostenido  el  sencmiento   hondo  de  que  escribir  es  hoy  un  honor,  porque  ese  acto  obliga,  y  obliga  a  algo  más  que  a   escribir.  Me  obligaba,  esencialmente,  tal  como  yo  era  y  con  arreglo  a  mis  fuerzas,  a   comparcr,  con  todos  los  que  vivían  mi  misma  historia,  la  desventura  y  la  esperanza.  Esos   hombres  -­‐nacidos  al  comienzo  de  la  primera  guerra  mundial,  que  tenían  veinte  años  a   cempo  de  instaurarse,  a  la  vez,  el  poder  hitleriano  y  los  primeros  procesos  revolucionarios,   y  que  para  poder  completar  su  educación  se  vieron  enfrentados  luego  a  la  guerra  de   España,  la  segunda  guerra
  • 32. mundial,  el  universo  de  los  campos  de  concentración,  la  Europa  de  la  tortura  y  las  prisiones   -­‐se  ven  obligados  a  orientar  sus  hijos  y  sus  obras  en  un  mundo  amenazado  de  destrucción   nuclear.  Supongo  que  nadie  pretenderá  pedirles  que  sean  opcmistas.  Hasta  que  llego  a   pensar  que  debemos  ser  comprensivos,  sin  dejar  de  luchar  contra  ellos,  con  el  error  de  los   que,  por  un  exceso  de  desesperación,  han  reivindicado  el  derecho  y  el  deshonor  y  se  han   lanzado  a  los  nihilismos  de  la  época.  Pero  sucede  que  la  mayoría  de  nosotros,  en  mi  país  y   en  el  mundo  entero,  han  rechazado  el  nihilismo  y  se  consagran  a  la  conquista  de  una   legicmidad.  Les  ha  sido  preciso  forjarse  un  arte  de  vivir  para  cempos  catastróficos,  a  fin  de   nacer  una  segunda  vez  y  luchar  luego,  a  cara  descubierta,  contra  el  inscnto  de  muerte  que   se  agita  en  nuestra  historia. Indudablemente,  cada  generación  se  cree  descnada  a  rehacer  el  mundo.  La  mía  sabe,  sin   embargo,  que  no  podrías  hacerlo,  pero  su  tarea  es  quizá  mayor.  Consiste  en  impedir  que  el   mundo  se  deshaga.  Heredera  de  una  historia  corrompida  en  la  que  se  mezclan  revoluciones   fracasadas,  las  técnicas  enloquecidas,  los  dioses  muertos  y  las  ideologías  extenuadas;  en  la   que  poderes  mediocres,  que  pueden  destruirlo  todo,  no  saben  convencer;  en  que  la   inteligencia  se  humilla  hasta  ponerse  al  servicio  del  odio  y  de  la  opresión,  esa  generación   ha  debido,  en  sí  misma  y  a  su  alrededor,  restaurar,  parcendo  de  sus  amargas  inquietudes,   un  poco  de  lo  que  consctuye  la  dignidad  de  vivir  y  de  morir.  Ante  un  mundo  amenazado  de
  • 33. desintegración,  en  el  que  nuestros  grandes  inquisidores  arriesgan  establecer  para  siempre   el  imperio  de  la  muerte,  sabe  que  debería,  en  una  especie  de  carrera  loca  contra  el  cempo,   restaurar  entre  las  naciones  una  paz  que  no  sea  la  de  la  servidumbre,  reconciliar  de  nuevo   el  trabajo  y  la  cultura  y  reconstruir  con  todos  los  hombres  una  nueva  Arca  de  la  alianza.  No   es  seguro  que  esta  generación  pueda  al  fin  cumplir  esa  labor  inmensa,  pero  lo  cierto  es   que,  por  doquier  en  el  mundo,  cene  ya  hecha,  y  la  mancene,  su  doble  apuesta  en  favor  de   la  verdad  y  de  la  libertad  y  que,  llegado  al  momento,  sabe  morir  sin  odio  por  ella. Es  esta  generación  la  que  debe  ser  saludada  y  alentada  donde  quiera  que  se  halla  y,  sobre   todo,  donde  se  sacrifica.  En  ella,  seguro  de  vuestra  segura  aprobación,  quisiera  yo  declinar   hoy  el  honor  que  acabáis  de  hacerme. Al  mismo  cempo,  después  de  expresar  la  nobleza  del  oficio  de  escribir,  querría  yo  situar  al   escritor  en  su  verdadero  lugar,  sin  otros  {tulos  que  los  que  comparte  con  sus  compañeros   de  lucha,  vulnerable  pero  tenaz,  injusto  pero  apasionado  de  jusccia,  realizando  su  obra  sin   vergüenza  ni  orgullo,  a  la  vista  de  todos;  atento  siempre  al  dolor  y  la  belleza;  consagrado,   en  fin,  a  sacar  de  su  ser  complejo  las  creaciones  que  intenta  levantar,  obscnadamente,   entre  el  movimiento  destructor  de  la  historia.
  • 34. ¿Quién,  después  de  esos,  podrá  esperar  que  el  presente  soluciones  ya  hechas  y  bellas   lecciones  de  moral?  La  verdad  es  misteriosa,  huidiza,  y  siempre  hay  que  tratar  de   conquistarla.  La  libertad  es  peligrosa,  tan  dura  de  vivir  como  exaltante.  Debemos  avanzar   hacia  esos  dos  fines,  penosa  pero  resueltamente,  descontando  por  anccipado  nuestros   desfallecimientos  a  lo  largo  de  tan  dilatado  camino.  ¿Qué  escritor  osaría,  en  conciencia,   proclamarse  predicador  de  virtud?  En  cuanto  a  mí,  necesito  decir  una  vez  más  que  no  soy   nada  de  eso.  Jamás  he  podido  renunciar  a  la  luz,  a  la  dicha  de  ser,  a  la  vida  libre  en  que  he   crecido.  Pero  aunque  esa  nostalgia  explique  muchos  de  mis  errores  y  de  mis  faltas,   indudablemente  me  ha  ayudado  a  comprender  mejor  mi  oficio  y  también  a  mantenerme,   decididamente,  al  lado  de  todos  esos  hombres  silenciosos,  que  no  soportan  en  el  mundo  la   vida  que  les  toca  vivir  más  que  por  el  recuerdo  de  breves  y  libres  momentos  de  felicidad  y   esperanza  de  volverlos  a  vivir. Reducido  así  a  lo  que  realmente  soy,  a  mis  verdaderos  límites,  a  mis  deudas  y  también  a  mi   fe  didcil,  me  siento  más  libre  para  destacar,  al  concluir,  la  magnitud  y  generosidad  de  la   discnción  que  acabáis  de  hacerme.  Más  libre  también  para  deciros  que  quisiera  recibirla   como  homenaje  rendido  a  todos  los  que,  parccipando  en  el  mismo  combate,  no  han   recibido  privilegio  alguno  y,  en  cambio,  han  conocido  desgracias  y  persecuciones.  Sólo  me   resta  daros  las  gracias,  desde  el  fondo  de  mi
  • 35. corazón,  y  haceros  públicamente,  en  prenda  de  personal  gractud,  la  misma  y  vieja  promesa   de  felicidad  que  cada  verdadero  arcsta  se  hace  a  sí  mismo,  silenciosamente,  todos  los  días. Albert  Camus,  "La  misión  del  escritor",  en  Antología  de  visionarios  implacables,  Buenos   Aires,  Mutanca,  pp.20-­‐23  8hPp://bibliotecaignoria.blogspot.com/2007/04/albert-­‐camus-­‐ la-­‐misin-­‐del-­‐escritor.html)
  • 36. El  escritor  Albert  Camus,  con  su  hija   Catherine  en  brazos,  en  1947.
  • 37. Realizada  por  Yuri  Serbolov  con  la  colaboración   inescmable  de  Genaro  Rodríguez  Navarrete  (GRN) 27  junio  2009 Modificado  30  sepcembre  2010 39

×