EL TEMA DE LA AMISTAD EN LA ÉTICA A NICOMACO                                                    Camilo J. Cela Conde     E...
mas relativos a las diferencias entre un ser del                     Tampoco es una postura original en lamundo sublunar -...
al espiritu de la Ilustración y supera el intelec-        te hablando, y aquéllos sólo por accidente ytualismo socrático a...
cuantitativa importante, y resulta dificil con-                Al repasar las desviaciones de los regime-ciliar amistades ...
Bibliagrafia citada:     Arirt6teiei. Etba a Nicomaco. Edici6n a cargo de Maria Arauio y Julián Marias (M.. Instituto de E...
El tema-de-la-amistaen-la-etica-a-nicomaco-camilo-j-cela-conde
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El tema-de-la-amistaen-la-etica-a-nicomaco-camilo-j-cela-conde

232 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
232
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El tema-de-la-amistaen-la-etica-a-nicomaco-camilo-j-cela-conde

  1. 1. EL TEMA DE LA AMISTAD EN LA ÉTICA A NICOMACO Camilo J. Cela Conde El paso de la aproximación individual al griego clásico. Amistad es una relación queproblema de la moral en la Etica a Nicomaco muestra la existencia de un lazo recíproco, pe-parece quedar fuera de toda duda. Tanto la ro no queda limitada a las connotaciones quemetodología de búsqueda dialéctica que se nosotros le asignamos. Muy a contrario, puede lnos indica expresamente, como el sentido so- hacer referencia a relaciones económicas, delipsista de la axiologia allí contenida, hacen parentesco, o de conciudadanía. Bueno seráde la obra un tratado característico en este señalar que en el sistema social que la polissentido que no ha pasado desapercibido a los ha consagrado, economía, parentesco y con-más atentos comentaristas de la moral aristo- ciudadanía son tres variables que se han idotélica (Cf., P.e., Ross, 1923, p. 270; Capelle, conjugando estrechamente hasta enmarcar1954, p. 382). Sin embargo, la vía ascenden- una situación social cuya estructura viene defi-te del conocimiento ético que se nos propug- nida por la superación del sistema gentilicio (yna cuenta con ciertas excepciones, basadas la ética agonal a él ligada) 1.cn el uso de un sentido general del Estado La evolución del sistema social y la propiacomo ente total del que -por medio de la evolución del pensamiento griego, con la apa-"semejanza"- puede descenderse a la par- rición del problema antropológico, serían mo-ticularización del individuo (mecanismo usa- tivos suficientes para explicar el por qué dedo en el análisis de las desviaciones de los regi- una susteniac.ión colectiva de la axiologia mo-menes eststales, libro VIII,1160 a - 1161 b). ral que nos presenta Aristóteles. No existe ori-Esta desviación de la metodología dialéctica ginalidad alguna en una postura de ese tipo,viene relacionada con uno de los escasos con- cuando ya la ética griega ha ido incorporandoceptos que nos alejan de forma explícita del los valores ligados a la polis (y desarmando pa-enfoque solipsista: la amistad. De tal forma, ralelamente la trama agonal) desde por lo me-el libro VI11 de la Etica a Nicomno represen- nos la primera 1lustración2. Pero n o se trata deta un notable contrapeso de carácter social, afirmar lo obvio, sino de señalar cómo lleva acolectivo, en el que el interés especulativo cabo Aristóteles su propósito. Debemos aatiende al estudio del ambiente que rodea (y, Pierre Aubenque la determinación de la para-como pretendemos señalar, define) al hombre doja (iltima que subyace el contacto entre elconsiderado como un ente privado e indivi- individuo y su ambiente social en la Etica adual. Nicomaco. Ross (1923, p. 327) ha indicado muy Porque en la función práctica del hombre,oportunamente el sentido general de atracción en la realización mediata de lo que existe demutua que toma la palabra "amistad" en e l forma inmediata en Dios, se presentan proble-111 Parece contradecir esto el pretendido wlipsismo de la Etics a Nkomaco, pero no hace sino ~ i t ~ a r l o su en auténtico sentido. Más adelante os alude a la presencia egaista del bien en el tema de la amistad.(2) Cf. Rodriguez Adrador, 1975. 273
  2. 2. mas relativos a las diferencias entre un ser del Tampoco es una postura original en lamundo sublunar -insuficiente en si mismo, historia de la evolución de la moral griega.contingente, móvil e imperfecto- y el Dios La polis es ya desde mucho antes una fuenteinmóvil. Pues bien, será el movimiento, la pra- de pautas morales con un criterio en ciertoxis que se desarrollaen el espacio y el tiempo, modo utilitario. Pero Aristótehs no estála que pueda acercar al hombre a lo inmóvil. haciendo una exégesis como ejercicio de esco-Y será la amistad, como única via de escape a lástica aplicada. Muy al contrario, se esta en-la autocontemplación que nos acercaria a la frentando con el problema de la disolución, deaqtitud animal, la que consiga situar al hom- la crisis de la polis como estructura social ybre en una imitación de un ser, Dios, que en política y, en consecuencia, con la crisis de lasu carácter autárquico carece de amigos naturaleza humana en cuanto dirigida de una(Aubenque, 1972, p. 501). forma "fisica3a la convivencia en la ciudad Es tan importante esta consideración co- 4. En el corpus aristotélico se va a intentarmo para dar un sentido propio al hecho social. traspasar un problema social y colectivo a unSi solamente a través de la amistad -de la rela- entorno individual, psicológico si se desea, ención social- puede establecerse la praxis en- la seguridad de que el resultado social mejora-caminada a escapar a la condición animal, a la rá. La vía dialhctica se hace apropiada y útilausencia de logos, todo el sentido práctico de en orden al fin propuesto. Es ése el sentidola ética aristotélica pasa inexcusablemente por que puede llevamos más facilmente a la com-el capitulo de la amistad. Sus prescripciones prensión del problema tal como Aristóteles locarecen de sentido fuera de la comunidad so- plantea, y alejar de su obra unas paradojas quecial, por la imposibilidad de ejercersecorrec- no están sino en la interpretación exterior.tamente la enérgeia. Y la propia Etica, como En este contexto, las normas éticas enca-disciplina, debe estar subordinada a la ciencia minadas a dirigir la conducta moral indivi-capaz de llegar al estudio del ser humano en el dual cobran una importancia extraordinariaentorno definido por la amistad. No se nos por dos motivos:oculta en nhgún momento que esa ciencia es - Porque pueden ser la via para la su-la Politica (Libro 1, 1094 a - b). Aristóteles peración de la crisis "politica" en la ciudad-nos la presenta como la más principal y mani- Estado.fiestamente directiva entre las ciencias prácti- - Porque, de no conseguirse ese ohjeti-cas, y considera la Etica como una parte de vo, hay otro sustitutorio: el hombre moralella. Pero la relación es biunivoca; no pode- podrá alcanzar un bien, una eudaimonia.mos ignorar que si la ética de Aristóteles es de Será individual y phrticulai; e n consecuencia,carácter social, la política tiene, de hecho, un menos perfecto, pero se tratará de un bien,carácter ético (Ross, 1923, p. 269). al fin y al cabo. En esta interrelación entre individuo y Veamos ahora cómo se desarrolla en lacomunidad hay que situar el solipsismo de l a Etica a Nicomaco el tema de la amistad y suEtica a Nicomaco. Si la axiologia está orienta- relación con la virtud. Ya hemos señalado queda a ofrecer una guía de conducta individual, la trascendencia de la virtud individual para lala normativa que aquella contiene no hace sino colecti?idad ciudadana no es un hallazgo aris-recoger unas ciertas pautas cuyo origen es evi- totélico. Sócrates hablaba de la coincidenciadentemente social y adquieren el status de entre la areté pública y privada, y sabemosvirtud. Ahora bien, esas pautas no son sino el cómo Platón, tras la muerte de su maestro,reflejo (y la suma) de unas prácticas indivi- desecha la vía de la reforma social en base adudes, por cuanto la poiis no es sino el re- la práctica individual de la virtud. Aristótelesflejo (y la suma) de sus ciudadanos. Sin em- volverá a la solución socrática, pero no de unabargo, debemos tener en cuenta que no se forma automática. La estrategia socrática hatrata dc una suma aritmética, que el bien del situado la Política al seMcio del perfecciona-Estado n o solamente es mas grande que el miento ético, y ha vacilado entre la mayorbien del individuo (por simple aplicación de grandeza de una administración pública desti-un criterio utilitario), sino que su excelen. nada a beneficiar al individuo y la tradicionalcia es mayor incluso que la mera suma de bie- que concede una importancia primordial a lanes individuales 3 . poiis 5 . En este sentido Aristóteles es más fiel131 Es mar "perfecto", dirá Ros, y no siempre se podrá alcanzar. Como veremos, hay alternativas.14) Cf. Julián Marias. 1970.151 Un completa an4lirir de la evolución del pensamiento Btico y politico griego se encuentra en Rodriguez Adrador. 1975. La idea expreseda intenta sintetizar la tendencia general allí expuesta. en lo que re re- fiere a los tres grandes fil6sofar de la d e d e n c i a , pero la excesiva concisi6n que ofrecernos puede introdu- cir distoniones e:) absoluto atribuibles a este texto.
  3. 3. al espiritu de la Ilustración y supera el intelec- te hablando, y aquéllos sólo por accidente ytualismo socrático a travks de la conocida su- por parecerse a éstos" (L.VII1, 1157 a).bordinación de la función moral al bien social, En ningún modo supone esto despreciaraun cuando continúa incluyendo una altema- la utilidad como resultado de la virtud amisto-tiva solipsista nada desoreciable. sa. Hemos podido señalar la conveniencia casi Las consecuencias del nuevo enfoque se egoista que concede a cada amigo el amar s u hacen explícitas en la Etica a Nicomaco al propio bien (pasaje que se sitúa a continua-enfocar el tema de la amistad como Wtud. No ción del últimamente reseñado), y cabe espe- podía ser de otra forma, por cuanto se trata, rar que tal circunstancia sea el premio otorga- esencialmente de una Wtud imposible de ejer- do al virtuoso sobre la simple utilidad que ex- citar en la absoluta soledad. Si todaslas virtu- trae el amigo "accidental". Pero lo interesante des consiguen con su ejercicio una mejora que a nuestros efectos e s la manera como va a ana-redunda en el bien social, la de la amistad lizarse y clasificarse ese contacto, más otiene como expreso objeto ese bien, aun cuan- menos perfecto, entre un ente individual y su do s u trascendencia sea, por tratarse de una entorno comunitario.Wtud, egoista en cierto modo: Al ser la polis el ámbito en el que debe "... los amigos desean cada uno el bien del desarrollarse la virtud de laamistad, Aristótelesotro por el otro mismo, no en virtud de una establece comparaciones y paralelos entre ele-afección, sino de una disposición de carácter. mentos propios del carácter amistoso (indin-Y al amar al amigo aman su propio bien, pues dual) y de la convivencia social (colectiva). Esel bueno, al hacerse amigo de alguien, se con- ejemplar, a tal efecto, el tema de la relaciónvierte en un bien para aquel de quien es ami- existente entre amistad y justicia en el quego. Cada uno ama, por tanto, su propio bien, sale a relucir su conocida teoría de la justiciay a la vez paga con la misma moneda en que- distributiva y dónde, por una vez, la amistadrer y placer" (L.VIII, 11 57 b). encuentra un substrato basado no en la estric- Pese a tal incidencia particular, las alusio- ta semejanza sino en el enfrentamiento denes al tema social son múltiples al estudiarse la contrarios. La amistad y la justicia "se refierenvirtud de la amistad. La convivencia social, a las mismas cosas y se dan en las mismas per-esto es, la amistad como ámbito de relaciones sonas", por lo que raramente podrian dejar d e . . ..múltioles (Y recuérdese la extensión del con- interferirse. Pero si ouedaba aleuna duda sobrecepto) resulta ser "lu rii5.s necesario para la e1 car3cier neccsanarnrntc social de la virtudvida" (1 157 a). t s t a axprcriun debe tomar% de la amistad uueda explicitamentc resuelti aldesde u n punto de vista absolutamente funcio- tratarse conjuntamente ambas (cf. L VIII,nal, por cuanto la amistad aparece como un 1159 b).elemento integrado1 del gmpo social. La polis Extendida sobre todo el ámbito social, lase muestra como una estructura en la que la amistad presenta ciertas dificultades de aná-utilidad común para sus ciudadanos parece ser lisis. La más señalada, la de la xmejanza. Tanel motivo esencial de su existencia, la causa miembro de una comunidad es el rey como el"natural" que induce al hombre a la vida so- más humilde de los ciudadanos que posea talcid. Esa utilidad aparece también en el con- coiidición, y Aristóteles, que ha descendidotacto entre comunidades, y a s i senos recuerda desde los principios generales y naturales delque" se considera, en efecto, que las alian- z6on potitikón al individuo particular que zas entre ciudades se hacen por conveniencia" debe sujetar sus acciones a la pauta moral;(1157 a). Arist6teles que ha llegado a la conclusión d e Pero la conveniencia n o puede ser el úni- que "la amistad perfecta es la de los hombres co motivo para establecer relaciones amisto- buenos e iguales cn virtud" (1156 b), tienesas, puesto que se degmdark el carácter que reconocer que tales amistades son raras.virtuoso de la amistad y quedaría reducida a Hace falta un proceso dialéctico que vuelva auna simple relación funcional. ¿Cómo expre- remontar el camino, conciliando seres muysar y conciliar la paradoja de una polis en la dislintos en un cuearce social del que cabeque sienipre hay una relación (amistad) por deducir una amistad, por imperfecta que sea.couveniencid y n o tanto por una disposición Nuevamente e s el modelo social el que d ade canicter?. Señalando grados: la pauta. Al igual que la justicia consigue, con "Dividida la amistad en estas especies, los un método distributivo, conciliar los derechosmalos serán amigos por causa del placer o por d e unos y otros, la amistad procederá s i n oconveniencia, y los buenos serán amigos por d c la misma Soma- d e modo parecido. Laellos mismos, puesto que lo serán en cuanto justicia atiende primero al &rito, después abuenos. Estos son, pues, amigos absolutamen- la cantidad; la amistad tiene una dimensión(6) b tesis del pacto social figura también expuesta de forma clara en otro píkaie: "toda las comunidsdes parecen partes de la comunidad política. pues Inr hombres re awician siempre con visas a algo que 165
  4. 4. cuantitativa importante, y resulta dificil con- Al repasar las desviaciones de los regime-ciliar amistades con grandes diferencias, pero nes politicos y sus paralelos en el terreno de la"aún los desiguales pueden ser amigos, pues virtud, aparece uno de los elementos capacespueden inualarse" (1 159 b). Tal superación de de provocar una fisura en el esquema que seios contrarios, imprescindible para entender ha trazado Aristóteles de la amistad como re-cómo funciona una estructura social teórica- flejo de la vida social. Se trata de la esclavitud.mente isonómica. pero cruzada de hecho por No puede haber justicia en un régimen de tira-desiguales intereses.de clase, se consigue por la nía, luego tampoco habrá amistad en su para-vía del contrato social. A estas alturas, dificil- lelo en las relaciones individuales entre un ar-mente podía dejar de intuuse tal solución, tífice y su instrumento, entre el amo y el es-tantas veces contemplada en la vida pública: clavo. El esclavo proporciona un bien de mo- do unívoco, unilateral, y su condición es simi- lar a una bestia. "En cuanto esclavo, pues, no "Es entre contrarios, sobre todo, donde es posible la amistad hacia él" (1 161 b).suele darse la amistad por motivos de interés, ¿Qué relación (o sea, amistad) puede en-por ejemplo, entre pobre y rico, ignorante y tablarse entre un amo y su esclavo? ¿La acci-sabio, porque uno aspira a aquello de que está dental? Pero ni la amistad basada en la conve-falto y ofrece en compensación otra cosa" niencia mutua podría establecerse con rigor,(1 I 59 b). 6. por cuanto ninguna es la conveniencia del es- Aunque tal vinculo amistoso seaacciden- clavo en su relación de servidumbre. Y esta-tal e imperfecto, aunque la virtud no consiga blecer, simplemente, que el esclavo no es unesa satisfacción del bien en uno mismo y se ser humano, que n o tiene sentido la relacióndeba llegar al Yusto medio" paralelo al de la virtuosa, por muy compatible que sea con lajusticia, se ha salvado el escollo que supondría situación social de la volis de la IV centuria.una imposibilidad de establecer la virtud de la introduce un elementi discordante en el pro:amistad entre ciudadanos de distinta condi- pósito absolutamente universal de la Eticación. La crisis de la polis, de otra forma, se aristotélicapresentaría como irremediable por vía del La ;ontraJicción se ~ s u c l v o considerandoejercicio moral. 11 esclavo como de naturaleza humana. En El paralelo entre amistad y modelo social vdnro que es un hombre, podrá lograr U N cum-alcanza un máximo cuando Aristóteles afirma binacidn de logos y enérgeia suficiente paraque "todas las comunidades parecen ser, pues, dar base a la vitud de la amistad, una base pre-partes de la comunidad política, y las distintas caria y un tanto embrionaria, pero suficienteclases de amistad se corresponderán con las para alejarse de la condición de bestia o ins-distintas clases de comunidad" (1 160 a). Para trumento. Su par.-lelo estatal, la tirania, tam-tal comparación, se pasará revista a los regí- poco excluye, en cierto modo, que se esta-menes políticos r e a l e z a , aristocracia y timo- blezca de forma relativa y en pequeñas can-cracia/repÚblica- y sus respectivas corrupcio- tidades algo de justicia (1161 b).nes y desviaciones -tiranía, oligarquía y El escollo n o hace sino serialar más pro-democracia-. No tiene un interés excesivo fundamente aún el lazo existente entre Eticapara nuestros propósitos la comparación e i y Política, y el punto de engarce de ambas portricta entre tales regímenes y las relaciones medio de la W t u d de la amistad. Tan fuerte esamistodas correspondientes. sino el hecho de su presencia y su carácter social que lleva a ol-que tal paralelo se establezca. Y, e n especial, vidar -a rodear, más bien- las pautas colecti-conviene atender a la forma como se corres- vas de una polis basada en una economía e ivonde la iusticia en cada uno de ellos con la clavista. a fin de poderse establecer los nece-aniisrad snrrr. panentes - poilri e hijo, niujer sarios pwalelos e n k individuo y Estado. Rossy ~naridu,Iicrt~iliiios,en plena reivindicación 7 opina que es e1 tema de la amistad dondeladel sentido de parentesco del t6rmino "amis- Etica a Nicomaco alcanza un intelectualismotad", que por otra parte, es extensible a un más visible; la necesidad de conciiiar esa virtudámbito más general a trav6s de la equivalencia con la condición social imperante puede serentre "hermano" y "compañero". uno de Los motivos más poderosos para ello. mnviene y para procurarse alga de lo que re requiere p a a la vida, y la comunidad política parece haberse connituldo en un principio, y perdurar, par causa de la conveniencia" ( 1 160a.l.17) 1923, P. 330.
  5. 5. Bibliagrafia citada: Arirt6teiei. Etba a Nicomaco. Edici6n a cargo de Maria Arauio y Julián Marias (M.. Instituto de Estudios Politicos, 19701 Pierre Aubenque, Le probleme de ¡&re chez Aiistote IParir, P.U.F., 19721 Wilhelm Capelle, Dis Griechixhe Philorophie (Berlin. 19541. Versi6n espafiola. Historia de te filoroffa griega de Emilio Lled6 IM. Gredos. 1972, reimpresiónl. Julián Mariar. Introducción la la Etica a Nicarnaco,op. citl. Francisco Rodriguez Adrados, La Democraciaateniense (M.. Alianza Editorial. 19751. WD. Ross, Aristotle (19231. Versión castellana, Aristbteles. de Diego F. Pr6 16s. As.. Sudamericana. 19571.

×