• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
3,080
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. LA MUÑECA QUE SE HIZOHUMANAMIRIAM GONZÁLEZ BRAVO 5ºB
  • 2. Érase una vez una niña llamadaCristina, siempre le gustaba jugar con unamuñeca que le regalaron sus abuelos hacemuchos años .Por eso era muy especial paraella.Un día, Cristina bajo a comer, cuandoterminó , subió a su cuarto para jugar con sumuñeca como todos los días .Al abrir lapuerta de , su cuarto se llevó una gransorpresa ya que encontró a una mujermayor vestida de azul con una varita en lasmanos , que le preguntó :¿Cristina ,desearías que tu muñeca se convirtiera enuna niña de verdad ? La niña estabaimpresionada, porque no se podía creernada de lo que estaba pasando y sinpensarlo dijo que sí. Entonces la ancianalevantó la barita y pronuncio las palabrasmágicas “abracadabra pata de cabra “, y lamuñeca creció y creció convirtiéndose enuna niña como ella. Cristina no se lo
  • 3. podía creer y cuando fue a decirle gracias a laanciana ya había desparecido.Pasó un tiempo, Cristina y su muñeca sehicieron inseparables, siempre estabanjuntas, hasta que un día ocurrió unadesgracia la muñeca volvió a ser un juguete.Cristina, se olvidó de que la anciana le dijoque duraría un tiempo. La niña estuvo muymuy triste durante unos días pero entendióque eso no podía ser y continuó jugando conella recordando que alguna vez fue deverdad, aunque nunca nadie lo vio, solo ella.
  • 4. La escoba mágicaÉrase una vez una niña llamada Alicia que se fue a vivir a una mansión consus padres. La mansión era grande y polvorienta. Ella se fue la habitaciónindividual más grande. En la esquina, había una escoba roja. Alicia dijo:-¡Voy a jugar a los caballos con ella!Cuando dijo las palabras “¡Allá vamos!” la escoba empezó a volar. Alprincipio, Alicia se caía, pero al final supo ponerse en equilibrio. “¡Quédivertido!” decía.Ella se iba volando a todos los lugares del mundo:Italia, Marruecos, España, (su país) Paris, Alemania… pero nunca le daba lasgracias a laescoba. Un día Alicia se iba a poner a viajar, pero la escoba no le dejó.
  • 5. -¿Qué te pasa escoba? ¿Por qué no vuelas?Esta le respondió:-Tú nunca me has dicho gracias así que yo no voy a volar nuncamás.La niña, sollozando, dijo:-Perdóname por favor.-Vale te perdono pero por favor dime gracias.-¡¡¡¡¡¡GRACIAS, GRACIAS!!!!!!-Recuerda siempre hay que decir gracias.-Vale lo recordaré siempreY Alicia se fue volando con su escoba.FIN
  • 6. AVENTURA EN LA CALLE REAL (José Mª Perejón)Pedro estaba estrenando sus nuevos patines que le habían regalado sus padres porhaber sacado buenas notas y estaba dando vueltas en la Plaza del Rey mientras suspadres estaban hablando con unos amigos.De repente vio que un perro iba lanzado hacia él muy rápido y no sabíacuál era el motivo de que fuera hacia él. El perro al llegar a su altura se paró, le miró yde repente se echo encima de él y le quito un bocadillo que Pedro llevaba en la mano.-¡Mama, mama!- grito Pedro- ¡El perro me ha quitado el bocadillo de nocilla que tú mehabías preparado!Contestándole la madre: No te preocupes Pedro déjale que tiene mucha hambre y losdueños no le han debido de dar de comer.En ese momento paso su amigo Juan que venía también muy rápido con un patín detres ruedas y cuando llegó a donde estaba Pedro le preguntó qué le había pasado quele veía muy preocupado. Pedro le explico todo lo que había pasado con el perro: que lehabía quitado el bocadillo y que estaba en vez de triste un poco enfadado aunque lamadre le había explicado que no pasaba nada, pues tendría el perro mucha hambre,pero Pedro seguía enfadado más bien porque si los dueños le hubieran dado de comeral perro no le habría quitado el bocadillo.Juan, que era muy espabilado le dijo a Pedro: ¡vamos a ver si encontramos al perro yasí también vemos quien es el dueño-Estuvieron buscando por toda la calle real esquivando con sus patines a la gente quepor allí andaba buscando con ansias al perro ,mientras iban buscando ibanobservando a la gente las diferentes formas de vestir que llevaban y de repente vieronque había unas personas vestidas muy raras.-Mira Juan, esos que están ahí llevan unos vestidos muy raros como la gente de lasfotos que tenemos en un libro del cole pero muy antiguos –-Pedro, van vestidos de soldados salineros jajaja, como vimos en la clase anterior.Se acercaron a verlos y vieron que había dos hombres muy preocupados y comobuscando algo muy nerviosos.Pedro se acerco y les pregunto: ¿Qué os pasa? ¿Habéis perdido algo?Uno de los soldados salineros les dijo: - hemos perdido a mi perro y estamosbuscándolo porque tenemos que hacernos una foto por el bicentenario para unperiódico y no sabemos por donde estará.
  • 7. Pedro y Juan al escucharlo se quedaron boquiabierto pues temían que sería el perroque le había quitado el bocadillo a Pedro. Rápidamente le preguntaron cómo era elperro y los soldados salineros le dijeron que era un pastor alemán de color oscuro.-¡Anda! –Dijo Pedro – ese es el perro que me ha quitado el bocadillo.De repente tuvieron una idea, fueron a buscar a la madre de Pedro y le pidieron quepor favor que era urgente que le hiciera otro bocadillo de nocilla para una misión. Lamadre extrañada les dijo vale.Cogieron el bocadillo y lo colgaron en el patín de tres ruedas para que el perrointentara olerlo de lejos y fueran hacia ellos. Estuvieron yendo por todas las calles quehabía alrededor de la plaza del rey pero nada el perro no aparecía, mientras tanto lossoldados salineros seguían buscando como locos al perro pues el fotógrafo se teníaque ir ya que la foto de la noticia tenía que salir al día siguiente.Ya cansados de buscar y no encontrar al perro encontraron a su amiga rosa que veníade natación .la contaron lo que había pasado y cuál fue la sorpresa que rosa habíavisto a un perro por la calle donde venia ella buscando comida en la basura .corrieronmuy rápido a la calle que les había dicho su amiga y cuál fue su sorpresa que allíestaba el perro subido a un contenedor de basura rascando la tapa. InmediatamentePedro y Juan gritaron al perro para que les hiciese caso, le enseñaron el bocadillo y derepente el perro levanto las orejas y empezó a correr detrás de ellos.-¡Corre, corre Juan que viene el perro!Iban como dos cohetes por toda la calle abajo llegando a la calle real a la altura delteatro del as cortes y el perro corriendo detrás de ellos .llegaron a la altura dondeestaban todos los soldados salineros, frenaron y el perro se choco con el patín de Juanintentando comerse el bocadillo de nocilla . En ese momento el dueño del perro pudocogerlo e intento tranquilizar a su perro entre sollozos de alegría pues llevabamuchos años con él y temía haberlo perdido por sacarlo ese día para hacerse una fotopara el periódico.Los soldados y el fotógrafo les dieron las gracias a Pedro y Juan por haberloencontarado, estaban contentos y Pedro y Juan estaban felices aunque les hubiesecostado dos bocadillos de nocilla.-Misión cumplida-dijo Pedro a Juan.Como premio a los dos muchachos les regalaron dos entradas para que fuesen a unafunción de teatro sobre el bicentenario.-Juan,¡ Esto de hoy sí que es una aventura!
  • 8. La historia de un bichito muypequeñitoLucía Recio Mateo5ºB
  • 9. Capítulo 1Una mosquita llamada ArturoHabía una vez una mosquita llamada Arturo. Era el pequeñode su familia. Y era muy curioso. Nació junto a sus hermanos:Fernando, Óscar y Clara. Fernando era fuerte. Óscar era listoy muy tímido. Clara era muy guapa y le encantaba el rosa. AArturo le caía muy mal Fernando, porque siempre se estababurlando de él. Le caía muy bien Óscar porque le enseñabamuchas cosas. Y a Clara, la ignoraba. Vivían en un valle muybonito. Sus padres les traían mucha comida y ellos sehartaban.Arturo y sus hermanos eran pequeñitos y no sabían volar.
  • 10. Capítulo 2El viaje inesperadoAArturo le gustaba mirar el cielo. Para eso se subía a unahoja. Un día se montó en una hoja que estaba doblada y secayó. Aterrizó sobre algo blando y descubrió que era suamigo Leo, una oruga muy aventurera.-¡Ay!- dijo Leo.-Perdón- contestó Arturo.-¿Adonde vas?- preguntó la mosca.Leo llevaba una mochila.-A cruzar el lago- contestó la oruga.-¡Pero eso es imposible!- exclamó Arturo.-Nada es imposible menos la imposibilidad- dijo una voza sus espaldas.Los dos se sobresaltaron.Se trataba de Óscar.-Según mis cálculos la fuerza del viento os llevará hasta laorilla del otro extremo- empezó la mosca más lista.-Pero,-prosiguió Óscar- debéis zarpar mañana por la tarde.-¿No es más fácil rodear el lago?- sugirió la moscacuriosa. -Tardaríamos semanas- intervino la orugaaventurera.-Leo tiene razón- apoyó Óscar.Una mosquita y una oruguita (porque Óscar no quiso ir)se pusieron en camino.
  • 11. Capítulo 3Leo es muy olvidadizoLeo impulsó la barca (que era una hoja) hacia el agua.Arturo ya estaba montado. Cuando estaban a unosmetros de la orilla (que para nosotros eran centímetros)vieron a Óscar gritar señalando algo entre la hierba queellos no veían.-¿Qué dice?- preguntó Arturo.-Tranquilo, he hecho un curso de supervivencia- dijoLeo orgulloso.La oruga aguzó el oído.-Dice que se nos ha olvidado algo-tenía la cara pálida.Arturo miró a todos lados-¡Los remos!- gritó la mosca.-¡Uy!- murmuró la oruga.La pobre mosquita intentó remar con la pata, pero Leodijo:-No intentes remar, la fuerza del viento ya nos estállevando al otro extremo.Arturo suspiró, les quedaba un largo camino
  • 12. Capítulo 4Con mucha hambreDespués de una hora navegando, Leo escuchó un rumor.Se levantó de un salto y preguntó:-¿Ya hemos llegado?-No hemos hecho ni la mitad del camino.La oruga suspiró. Miró hacia el horizonte. No se veía nadamás que agua.-Si te has sobresaltado por ese rumor,-siguió la mosca-hasidomi barriga.--¿Tienes algo de comer?-preguntó Arturo.-Sí-dijo contento Leo-tengo chocolatinas y patatas fritas.-¡Ummm!-se relamió la mosquita curiosa.Entonces vieron una mosca volando.-No se debe tomar golosinas-dijo la mosca misteriosa.-Pero tu eres...-empezó Leo.-...¡Óscar!-terminó Arturo-¡sabes volar!Óscar les explicó que no tenía miedo a volar, sino de caerseen público.
  • 13. Capítulo 5Viaje de vueltaDos horas después llegaron al final. Se pararon paradescansar y cuando hubieron recobrado las fuerzasvolvieron a zarpar.-Yo no quiero volver a ir con la fuerza del viento-dijoArturo.-Ni yo-apoyó Leo.-Es que ya no hay viento-contestó Óscar.Después de razonar un poco, Óscar dijo:-Os llevaré yo con el tronco de la hoja.-Pero tardaríamos mucho-dijo Arturo.-Encima que voy a ser yo quien os lleve-dijo Óscarenfadado.Y se alejó volando.-¡Espera!-gritó la mosca curiosa.-¿Qué?-refunfuñó la mosca lista.-Lo siento-dijo Arturo.-No pasa nada-le perdonó Óscar-es que estaba muynervioso.-Yo también-confesó la mosquita.Y los dos hermanos se dieron un fuerte abrazo
  • 14. Capítulo 6Fin del trayectoLeo gritó:-¡Tierra a la vista!Ese fue el mejor momento de su vida.Su hermano mayor, Fernando, incluso admitió que lehabía superado.Fue como un sueño hecho realidad.Todo el mundo estaba contento.Al final, Arturo y Leo se convirtieron en héroes y susnombres se conocieron en todo el valle.
  • 15. EpílogoAún ahora, cinco años después, Arturo se acuerda de esaaventura. Ya ha aprendido a volar y puede sobrevolar ellagosolo. Ese día no sólo se sintió como un héroe, sino quedescubrió su verdadero ser: el ser de la aventura.FIN
  • 16. La doncella y la bella MarHabía una vez una pobre doncella llamada Margaret. Margaret estaba casada conun desgraciado hombre llamado Necio. Era un borracho y en su trabajo en la marde pescador no se esforzaba. Le traía una miserable gamba para comer. Un díaMargaret se largó de casa se fue al bosque y oyó un ruido qué venía de un arbusto.De repente salió un tigre furioso y a la vez saltó un hombre musculoso con unabella melena con un cuchillo. Era el hombre perfecto para Margaret. El tigre seasustó y se fue corriendo.-¿Quién sois vos?- Preguntó Margaret.-Mi nombre es Francesco.-respondió el extranjero.-¿Y qué hace un hombre tan apuesto como vos en este bosque?- PreguntóMargaret.-Estoy aquí para cazar y tener comida y cena, me esfuerzo mucho en mi trabajo. ¿Ycómo una dama tan hermosa como vos esta en este bosque?-dijo Francesco.-Yo me he escabullido de casa. Mi marido no me quiere y me trata mal (suspiro).-Dijo Margaret con una voz de pena.-Pues en ese caso puedes quedarte conmigo.-dijo Francesco.-¡En serio, lo agradezco señor!-dijo muy contenta Margaret.-Oh, por favor, no es nada, y llámeme Francesco.-Desde ese momento Margaret supo que ese era su hombre ideal.Pero al día siguiente Necio vino a buscar a su esposa.-¡Margaret!-chillaba Necio por todo el bosque enfadado.Al final Necio veía como dormía tan a gusto como si nada así que la despertó y leobligó a volver a casa apretándole tan fuertes los brazos que le cortaba lacirculación de la sangre. En ese mismo momento pareció Francesco y le dijo:-¡Dejad esa pobre dama!-dijo furioso Francesco.-¡Nunca!-Gritó Necio.Entonces Francesco le pegó un puñetazo en la boca, como Necio estaba borrachocayó.-Margaret me has engañado ¡Traidora!-dijo Necio con el último aire que le quedaba.Pero final mente murió. Margaret se casó con Francesco y tuvieron una niñaAmanda y un niño Carlo, tuvieron una casa enorme y un perro Sultán.FINAutora: Violeta Sánchez Muñoz
  • 17. La Ardilla KaratecaHabía una vez una ardilla nueva en el bosque. Cuando ibaal colegio de roedores, en un roble, estaba asustada porquetres ratas matonas le pegaban, le insultaban , le quitaban lamaleta y le rompían las páginas de los cuadernos.En el colegio del roble, cada rama era un pupitrepara los alumnos. El profesor estaba en la rama más altadel roble. Su material eran hojas del árbol para las hojas delcuaderno; y ramitas para los lápices.Ella se sentía sola y marginada. Estaba cansada de lo quele estaba pasando, pero lo malo es que no podía hacernada. Un día ella iba por una rama cuando se encontró a unpajarito dando patadas y puñetazos al aire, pero no sabíaqué estaba haciendo. Al día siguiente fue a la bibliotecapara investigar lo que estaba haciendo aquel astuto pajarito.Tras horas y horas de investigación por fin lo averiguó. Elpajarito estaba practicando kárate, un arte marcial japonéscon defensas y contraataques. Un día después volvió a lamisma rama donde estaba el pajarito haciendo kárate y…¡allí estaba dando patatas al aire!La ardilla le dijo con voz asustada:- Hola.- Hola. ¿Quién eres? ¿Qué haces aquí? - le dijo el pajarito.- Quería que me enseñaras kárate.- le dijo al ardilla.- Vale, pero con una condición, que vengas todos los días alas cinco de la mañana a practicar ¿OK? - le preguntó-.Y ella le respondió:•Sí, eso está hecho.
  • 18. Al día siguiente la ardilla fue puntual y el pajarito leempezó a enseñar kárate.Tras meses y meses de entrenamiento, se convirtióen una karateca estupenda y se enfrentó a las malvadasratas, y por supuesto nunca más le volvieron a molestar.Y desde entonces tuvo muchos amigos y todo sevolvió fantástico para la ardilla convirtiéndose en la máspopular del bosque.Patricia Aparicio Rivero
  • 19. la casa encantadaÉrase una vez un niño llamado Alejandro que vivía con suhermano, su perro y sus padres. Un día, la familia se fue a la playay el perro se quedó solo. Por la tarde un ladrón entró en la casa y elperro lo escuchó y se escondió. El ladrón se fue a las habitaciones;pero, el perro cogió un tipo de pegamento, que sin querer se lederramó porque lo había apretado con los dientes al cogerlo porboca. El ladrón se quedó pegado y cuando logró salir, el perro sefue a la habitación de Alejandro, cogió una sábana blanca y se pusodelante del ladrón, el cual empezó a gritar, después se fuecorriendo pero el animal lo alcanzó y empezó a morderle toda lapierna. El perrito seguía bajo la sábana, el hombre se fue pitandose allí. Él decía que esa casa estaba encantada . Cuando la familiavolvió, el perro estaba tumbado en el sofá con la manta encima ,cuando subieron a los cuartos el pegamento se secó y no quedabani rastro pero el ladrón se dejo allí su carné de identidad y se dieroncuenta de que a ese hombre lo buscaba la policía. La familia se loencontró en la calle y lo llevaron a comisaría, por suerte el ladrónno llegó a robar nada.Carlota (5ºA)
  • 20. NAVI DADESLOCASÉrase una vez, una f ami l i a que i ba a pasar l as vacaci ones de i nvernoen casa de sus abuelos. La familia estaba compuesta por un padre, unamadre, una niña y un niño. El padre, se llamaba Juan; la madre, Ángela; laniña, Luisa ;y el niño, Felipe. El padre era bueno y buen trabajador, lamadre era amable y simpática, la niña es buena pero un poco impaciente yel niño siempre obedecía a sus padres. Hoy iban preparados a casa de susabuelos, por la noche empezó a l l over y por el cami no vi eron uncast i l l o.Aparcaron a un lado de la carretera y entraron en el casillo sin llamar,entonces apareció, en l as escal eras de l a ent rada, un mayordomo delpropi et ari o del cast i l l o.El padre l e di j o al mayordomo:-Íbamos a casa de los abuelos, ha empezado a llover y hemos pensado pasarla noche aquí.El mayordomo di j o:- Sí, podéis pasar la noche aquí, t enemos habi t aci ones de sobra, un comedory una sal a de j uegos.El mayordomo era flaco, simpático, amabl e y servi ci al .
  • 21. Primero la familia fue al comedor, a comer algo y le sirvieron una ensalada, doshamburguesas y dos filetes de ternera, por último de postres dos copas de heladode chocolate, dos cafés y unos past el es para l os adul t os.
  • 22. Después, el mayordomo les enseñó sus habitaciones. La primera, para la parejay la segunda, para los niños.Por la noche, Luisa, fue al cuarto de baño, y cuando salió vio al mayordomo ir auna habitación que no se la enseñó. La niña, siguió al mayordomo y se sentó en untrono y dijo: -Quién venga a este castillo se quedará para siempre en el calabozo, ycuando muera de hambre vendrán ot ros para ser esquel et os.Luisa se fue de la habitación y fue a avisar a su hermano, a su padre y a su madre,el padre le preguntó:-¿No habrá si do una pesadi l l a Lui sa?,
  • 23. La niña l e di j o con voz t embl orosa:-No, papá, no ha sido una pesadilla, es más ,fui al baño y al salir vi al mayordomoir a una habitación y moriremos todos como no salgamos de aquí.Todos estuvieron de acuerdo con Luisa, y se cambiaron de ropa y se fueron a laentrada. Y allí estaba el mayordomo y preguntó:-¿A dónde vai s?El padre respondió:-¿Nos vamos de aquí?El mayordomo contestó :-¿Pero por qué, no estáis contentos aquí?Al f i nal , consi gui eron l i brarse del mayordomo, se mont aron en el coche y sef ueron a casa de sus abuel os.Yen casa de l os abuel os di j o l a madre:- Nunca vamos a parar en medio camino, en ninguna parte, ¿de acuerdo?, losdemás est uvi eron de acuerdo.Ypasaron l as vacaci ones de Navi dad en casa de abuel os y se l o pasaron engrande.
  • 24. FinAinhoa López Montiel
  • 25. Cristian, el jugador de damasÉrase una vez un niño llamado Cristian que le gustaba jugar a las cartas.Sus amigos le retaban y como Cristian siempre perdía, se burlaban de él.Cristian estaba harto de que se burlaran de él, tenía que pensar en algoporque quería demostrarle a sus amigos, que él también podía ser elmejor. Una noche, en la cama, pensó en una idea.¿Y si se apuntara en unclub de cartas? Allí, el profesor le enseñaría a jugar a las cartas.Cuando era vacaciones de verano, Cristian se apuntó en el club de cartaspara mejorar. Todos los días practicaba y poco a poco iba mejorando. Elprofesor le ayudaba mucho a Cristian para que mejorara. En el club,Cristian practicaba jugando a las cartas contra sus compañeros, inclusouna vez contra el profesor. Cristian se esforzaba mucho, hasta una vez semareó de tanto practicar. Cuando terminó las vacaciones de verano,Cristian se había convertido en un experto.Al final, los amigos perdían contra él, ninguno le ganaba. Ya no seburlaban de él, al revés, le respetaban porque se había convertido en elmejor jugador de cartas.Raúl, 5ºA
  • 26. La excursión de Candela.Un día, Candela se despertó muy temprano, pues tenía unaexcursión. Se comió una tostada y medio colacao, no podíatomarse el otro medio de los nervios. ¡Hoy, en la excursión iban air al bosque!Cogió la mochila con las provisiones, le dio un beso a su madre yse marchó. Como compañero de autobús y excursión le tocóponerse con Lucas , su mejor amigo, ¡se lo pasaron genial en elautobús!Al llegar se pasearon por el bosque y a Candela le llamó laatención una flor muy colorida, así que , se paró a admirarla.Lucas, que era un despistado, no se dio cuenta de que Candela sehabía parado y siguió andando. Candela tocó la flor y… ¡PLAFF!desapareció del bosque.Ella se encontró en un prado verde y al girar la cabeza a laderecha, había un monstruito lila. Candela se asustó mucho. Enese momento, el monstruito le dijo:--Soy un gumichumi, te pido de verdad que nos ayudes a todos losgumichumis a liberarnos del rey Torlo. Desde hace muchos años,él nos ha utilizado como esclavos, ¡queremos que nos liberes!
  • 27. Candela, que no podía estar más segura, dijo:-¡Dime donde está!Aquel gumichumi le guió y justo antes de encontrarse con el reyTorlo, se marchó. Torlo la miró y Candela también (él no teníauna cara muy simpática).Candela no sabía qué hacer, pero…¡seacordó que tenía la flor que la hizo desaparecer! pues antes dedesaparecer la había arrancado. Ella se acercó y le rozó con laflor, entonces…¡PLAFF! El rey Torlo había desaparecido.¡Lohabía conseguido! ¡Había liberado a los gumichumis!Empezaba a anochecer y Candela se preguntaba cómo volvería acasa cuando, de repente, escuchó una voz que decía:-Candela! despierta, que llegas tarde a la excursión.Era su madre, entonces…¿Todo era un sueño?FINAndrea Martínez Bernal 5ºA
  • 28. EL RICO Y EL POBREHabía una vez un hombre llamado Pedro, que era pobre; y otro llamado,Gabriel, que era rico. Pedro se llevaba todo el día buscando trabajo paradarle algo de comer a sus hijos igual que su mujer, Gabriel; sin embargo,se llevaba todo el día tirado en el sofá viendo la tele y como tenía muchodinero no se ponía a buscar un trabajo.Gabriel había heredado el dinero de su familia. Un día decidió llevar esedinero al banco pero se encontró a un amigo, empezaron a hablar ycuando terminaron, Gabriel, se olvido la bolsa con el dinero en el suelo.En ese momento, Pedro venía de buscar trabajo y se encontró la bolsa ydentro, la dirección de su dueño.Pedro decidió llevarle a Gabriel la bolsa perdida. Este, todavía enfadadopor su gran error no le dio ni las gracias pero aún así, Pedro se marchósatisfecho de su buena acción.Enseñanza: No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita.Autora: Ana Jiménez Palomino 5ºA.
  • 29. UNA TARDE LLENA DE SORPRESASAyer, Ana se vino a casa para echar la tarde jugando al ordenador.Sus padres tenían mucho trabajo y no podían quedarse al cargo deella, así que, como era fin de semana, decidí invitarla a merendar yaprovechar también para jugar a un juego nuevo para el ordenador.El juego era muy divertido y, sobre todo, tenía partes de aventura yclaves para descifrar. Había que crear un personaje y empezar ajugar.Si digo la verdad yo ya había empezado a jugar pero en una de lasclaves me atasqué así que confié en Ana para que diese con lasolución y, efectivamente, así, sucedió. Continuamos jugando y devez en cuando aparecía alguna que otra clave más. Una lassolucionábamos y otras no.Cuando estábamos a medio terminar el juego, mi madre nosinterrumpió para ver si queríamos merendar; acababa de hacer unasgalletas de chocolates riquísimas y muy crujientes. Ana y yo nosquedamos encantadas. Estaban muy buenas, sobre todo el relleno dechocolate. Sin embargo me atraganté
  • 30. Con una de las galletas y escupí una especie de papel. Cuando Ana locogió se dio cuenta de que era una clave. Enseguida la pusimos en laordenador. El ordenador se bloqueó y el suelo se rompió en pedazos.Solo estábamos sujetadas a una cuerda que estaba atada a la lámpara.Ana tenía su móvil y enseguida lo cogió. Cuando lo encendió parailuminarlo, la cuerda se desató y nos caímos.No sé cómo pero acabamos en un río. La caída no fue muy brusca,pero Ana se cayó se plancha y creo que le dolió bastante.Nadamos hasta la orilla, que no estaba muy lejos. Nos encontramosun mapa para descifrar y pensé que era parte del juego, un juego muyraro. La respuesta había que escribirla en la arena. Cuando laescribimos nos encontramos dos toallas, así que nos secamos un pococon ellas. No sé cómo pero al acabar de secarnos nos encontramos enla habitación con el juego acabado.FinRaquel de Hoyos 5ºA
  • 31. Érase una vez un pollito al que le gustaba muchoCantar, él cantaba y cantaba .Pero un día el pollitoIba a cantar su dulce melodía, cuando se dio cuenta de queNo podía cantar .El pobre se echo a llorar.Pasado un rato ,decidió pedir ayuda a su amigo mono . Su amigo,le dijo que fuera al Monte Iren a buscar la fruta de la suerte.Más tarde , el pollito encontró la fruta y de un bocadoSe la comió. El pollito intentó cantar ,pero no pudo .Poco después se encontró con su amigo el burro,El burro le dijo que tomara pastillas .El pollito las tomópero no funcionó .Horas después el pollito se encontró con su amigo el perro. Elperro le dijo que fuera al médico.EL pollito fue pero no cambiónada.Dias después fue a casa de su amiguito el zorro ,que le dio unamoneda y le dijo que fuera a la fuente de los deseos y quepidiera un deseo .El lo intentó pero fracasó.Al día siguiente se encontró con su amigo el tortugo , que le dijoque fuera al Monte Esquipi y que al llegar a la cima se comierala rosa buena y así se curaría, pero si se comía la mala caería enuna grave enfermedad. El pollito desesperado escaló la montañay antes de llegar a la cima se encontró con un cartel , en el queponía:(La avaricia no te lleva a ninguna parte )
  • 32. Poco después llegó a la cima y vio una rosa de oro y otrafeucha.El pollito recordó el mensaje y se comió la rosa feucha ypor fin recuperó la voz . Al bajar de la montaña les agradeció asus amigos los consejos y les cantó una dulce melodía.FINCarmen JiménezCarrasco 5ºC
  • 33. El piano del baileHace mucho tiempo, por el año 1954 enInglaterra un joven llamado Michel buscabahogar después de sus largos años en launiversidad de derecho. Recibió bastantesopciones, pero decidió quedarse con unaantigua casa descuidada en una callesolitaria.Al llegar a la casa vio que había un cajónlleno de partituras de piano , Michel las tiróa la basura como si nada, pero un fuer teestruendo venido de la planta de arriba leasustó.Subió apresuradamente y, al llegar arriba,vio una habitación cerrada con una llave deoro, abrió la puerta y se encontró con unprecioso piano.
  • 34. Pasaron tres meses y Michel tenia cada vez máscuriosidad por el misterioso piano.Un día Michel decidió subir y sentarse a tocarel piano. Cuando subió y se sentó, el sonido delpiano no coincidía con las notas que tocabaMichel, de repente el piano produjo una luzplateada y transportó a Michel a un salón debaile. Empezó a bailar y cada día esa
  • 35. hora va a bailar agradeciendo al piano esa granexperiencia.Pasaron meses y decidió abrir una escuela debaile. Michel pensó que iba a hacer felizamucha personas y eso le haría feliz a el.THE ENDMaría Pérez 5ºB
  • 36. LA GRADUACIÓNLAURA PENDÁS REINOSOEra el último día del colegio, ¡NOS ÍBAMOS AGRADUAR!Todos estábamos muy nerviosos, Cristina y yoinventamos una coreografía, Paula cantaba, Alba yÁlvaro contaban una historia…¡Iba a ser una graduación genial! ¡Y sería en Paris!Hicimos las maletas y por la mañana cogimos elavión para París. Por la tarde llegamos y dimos unavuelta, visitamos la Torre Eiffel, la Catedral de NotreDame, el museo del Louvre…
  • 37. Después nos pusimos la toga, la beca y … ¡NOSGRADUAMOS! Nos lo pasamos genial, nuestro bailenos salió genial, Paula cantó una canción muybonita, Alba y Álvaro contaron una historia preciosa yhabía refrescos, chuches, palomitas y patatas.¡Qué día tan bonito!Y al día siguiente nos prepararon una sorpresa,¡IBAMOS A DISNEYLAND! Nos lo pasamos genial,vimos a muchos personajes, una cabalgata, nosmontamos en atracciones y hicimos muchas fotospara tener un recuerdo de este día tan especial.
  • 38. EL DON DE LA FLORAutora: Elena Gómez Ramírez5º A
  • 39. Había una vez una flor llamada Mari, a nadie le caíabien porque era muy charlatana. Era blanca muybonita y las otras flores nunca querían verse con ellapara que no se pusiera a charlar. Todas las otras floreshabían nacido de plantas como naranjos, manzanos,…ella nació de otra flor. Tenía una amiga mariposallamada Rosa. A Rosa le daba pena de Mari porquesiempre estaba sola.
  • 40. Un día surgió algo inesperado: Mari cantaba muy bien.Nunca se había atrevido a cantar en público. Ahora teníaque cantar todas las noches en público; su amiga lamariposa la apoyaba siempre, lo que ocurrió fue que lasotras flores vieron que Mari era famosa. Mari se pusocontenta pero Rosa dejó a Mari. Ya no la necesitaba.
  • 41. Mari se dio cuenta de que Rosa se fue con otrasmariposas, y que ya no estaba con ella y se puso triste.Dejó de cantar y las otras flores se fueron y dejaron aMari sola. Mari se dio cuenta de que las otras solo eransus amigas porque cantaba muy bien. Entonces fue abuscar a Rosa. Su don se lo guardó solo para su amiga.Comprendió que la amistad es desinteresada.FIN
  • 42. A la ribera de un río se alzaba un pueblopesquero donde vivía una mujer dedicada a lapesca. Ella solía viajar cada fin de semana hacia laciudad más cercana para vender pescados. Sinembargo, consigo siempre llevaba un atrapasueñosporque, por las noches, no lograba conciliar el sueño sin elmentado instrumento.Resulta que un fin de semana, como de costumbre, fue a laciudad a vender pescados. La venta fue un éxito y, a suregreso, una amiga le salió a su encuentro.La amiga dijo:-Quédate esta noche en mi casa.Ella como era una gran amiga de hace años, decidióquedarse para complacerla.La amiga le ofreció un cuarto muy cómodo con adornosflorales, de ricos aromas, para que pueda descansar. Lahuésped, como estaba previsto, entró en el cuarto, colgó suatrapasueños y se acostó para dormir.Pero más tarde, la dueña de casa se dio cuenta de que lahuésped no podía dormir, se revolcaba de un lado a otro.
  • 43. Entonces preguntó:-¿No puedes dormir? ¿Te pasa algo? ¿Tienes algún problema?Ella contestó:-Si tengo un problema. ¿Puedes retirar esas flores?Sus olores no dejan que mi atrapasueños funcione.Son un perjuicio para descansar.Entonces la amiga retiró las flores que con tanto cariño habíapuesto para adornar aquel cuarto.Después de un rato las cosas seguían igual. De nuevo vino ladueña de casa y preguntó:¿Aún no puedes dormir?Ella contestó:Si, aún subsiste un problema. Ahora necesito la cesta depescados y el atrapasueños en mi cabecera.Luego me sentiré completa y dormiré.El ama de casa hizo lo que pidió la huésped y, al fin, pudoconciliar el sueño. No hubo más molestias.
  • 44. Sentirse completo es sinónimo de conciencia tranquila. Tenerla conciencia tranquila es como tener un “Atrapa sueños”siempre contigo, es decir, un estado donde no haypensamientos.Así la conclusión es sencilla: Quien tiene pensamientos, quevienen y van, no podrá conciliar el sueño.El ama de casa hizo lo que pidió la huésped y, al fin, pudoconciliar el sueño. Siempre necesitará métodos y otroselementos para dormir. Abandonar los pensamientos es elrequisito primordial para conciliar el sueño.Mario Bernal 5ºB
  • 45. La casa de la risa.Había una vez unos niños que fueron a la feria, se montaron encasi todo, sólo les faltaban montar en uno más y se montaron enla casa del La risa .El dueño dijo que había un fantasma pero ellos se creían que eramentira, cuando entraron se encontraron una caja de la suerte queponía: seguir o morir.Todos los niños por suerte le tocó seguir y continuaron con suaventura.Pero de repente uno gritó: ¡aaaaaaaaaaaa!Uno preguntó qué era eso, era un payaso fantasma con un cuchillo en lamano, las paredes se ponía la frase: Go to sleepY uno dijo: ¿E-Eres Jeff the killer?Y dijo: sí, y deberías tener miedo.Por suerte los niños huyeron y no murieron.FinDE: Ainhoa Faulimé Valle.
  • 46. LA NIÑA DEL PELO VERDEÉrase una vez, una niña llamada María que se metía contodos los de su colegio.Una tarde, estaba en casa de su abuela jugando con suprimo, ellos estaban tan tranquilos en la plazoletasentados hablando y llega un niño de la escuela de suprimo Pedro y lo insultó. A Pedro le molestó mucho que ledijeran eso, pero María, le dio todos sus ánimos y sefueron sin hacerle caso al niño de la escuela.
  • 47. Al día siguiente, en el colegio, María contó a todas susamigas qué le pasó a su primo, todas se quedaron muymal, pero pensaron y una de ellas dijo:-María, quizás tú no te des cuenta, pero, eso se lohaces tú a todo el cole-.María reflexionó y contestó:-¡ESO ES MENTIRA! Os montáis historietas más rarasy siempre me echáis la culpa a mí-.Todas las amigas de María se fueron muy enfadadas yMaría también.Cuando llegó a su casa, se tumbó en la cama y pensó:-Qué sabrán ellas de si me meto con alguien o no,además ellas no pueden decirme qué tengo que hacerasí que me da igual lo que me digan-.Siguió pensandodurante un buen rato-Lo he estropeado todo, me heenfadado con mis mejores amigas, tal vez…- en esemomento la madre de María gritó-¡María, a la ducha!-.María le respondió:-¡No eres nadie para mandarme!-.En ese momento, María se dio cuenta de que eraverdad lo que le decían sus amigas.LLamó a una de sus amigas y le dijo:
  • 48. -Hola, soy María, es verdad lo que me dijisteis sobre lo deinsultar y quería pediros perdón-.A eso, Sonia le respondió:-Yo te perdono pero no sé si Ana te perdonará, nos dijo queno te iba a perdonar jamás porque le gritaste y estaba muyenfadada cuando me lo dijo-.A esto, María se quedó muy triste, recordó lo que le dijo asu primo:-No te preocupes, eso nunca te afectará, sabes que esmentira todo lo que te insulten, siempre estaré contigo entodo-.María se llenó de fuerzas y le pidió perdón a Ana yvolvieron a ser amigas.Entre sí se hicieron cada una, una cosa diferente en el pelo,a María le tocó teñirse de verde el pelo, y así lo hizo.Mostrando ser muy buena amiga y prometiendo que nuncajamás insultará a nadie.FINMaría Estrada Rojas 5ºB.
  • 49. Mr. Caracol y Mr. FerricolMr. Caracol y Mr.Ferricol eran muy buenosamigos pero, un día los dos se enfadaronpor pensar quienes eran mejores , los gatoso los perros. Mr. Caracol pensaba que losperros eran mejores, en cambio, Mr. Ferricolpensaba que era al revés, que los gatos eranmejores, y ahí empezó todo. Discutían nochey día, era increíble pero cierto, no
  • 50. dormían ni 5 minutos. Claro que en clase sequedaban dormidos. Por eso siemprellevaban deberes a casa y como se pasabannoche y día discutiendo no llevaban losdeberes hechos al colegio. Sus notas ¡sonsiempre insuficientes! ¡Ya tienen 34 años yaún están en preescolar de 3 años, con losniños de 3 añitos! Sabéis que no hanhecho la comunión, ni si quiera se hanbautizado y dicen que no quieren nibautizarse ni hacer la comunión. En fin nosabemos hasta cuando estarán así, quizásalgún día pasen de curso.FinPAULA ARAGÓN SÁNCHEZ 5ºC
  • 51. El Caracol que sabia demasiadHabía una vez un caracol que vivía en uncampo, lejos de la ciudad. El Caracol se llamabaFriki, y vivía siempre con su casita a cuesta.Friki era un caracol muy listo y caminaba muyligero. Un día que paseaba por el campo sintióque una mano lo cogía y lo metía en una cajitade madera. Aquella mano era de Jaime, un niñoque vivía en un pueblo cerca del bosque .Cuando llegaron a su casa Jaime le pusocomidita en su cajita y Friki se la comió toda . Ala mañana siguiente Jaime se dio cuenta de queFriki estaba mas gordito y vio que no lequedaba comidita. Jaime fue a la cocina acoger mas comidita, pero cual fue su sorpresa
  • 52. cuando vio que no quedaba nada. Jaime seenfado mucho con su hermano , creyendoque el se había comido toda la lechuga quehabía en el frigorífico, y así un dia trasotro, hasta que un día Jaime se levantó por lanoche para hacer pis, y escucho en la cocinaun poco de ruido. Jaime se acercó despacitopara ver lo que pasaba y fue entonces cuandovio a Friki zampándose toda la lechuga ytomates que había en el frigorificoDesde entonces al frigorífico de la casa deJaime le han puesto un candado, para queFriki no coma tanto.Pero Jaime esta un poco preocupado porquenota que cada día Friki esta mas gordito, yJaime se pregunta:¿A dónde irá Frikipor las noches?Y colorín colorado estecuento se ha acabado.
  • 53. EL LEÓN Y LA MANADA DE ELEFANTES
  • 54. En la sabana africana había un león de gran melenaque vivía solo, pues se había perdido de su familia yno la encontraba. Al amanecer como tenía muchahambre decidió cazar un elefante.Entonces el león se escondió entre los matorrales ydivisó una gran manada de elefantes. Antes de saltarsobre su presa, uno de ellos escuchó un ruido y avisó asus amigos. Todos corrieron provocando unaestampida. Pero una pequeña cría, totalmenteasustada, se quedó sola en el lugar y empezó a llorar.El león, aunque tenía mucha hambre, decidió nocomérsela, y la acompañó hasta su familia.Los mamíferos gigantes grises vieron llegar a lapequeña elefantita acompañada del león y se dieroncuenta de que el melenas no era tan malo.Los paquidermos le preguntaron por qué estaba tansolo y la fiera le respondió que se había perdido de sufamilia, pues un día se distrajo viendo unas preciosasmariposas rojas y se fue a jugar con ellas.Los elefantes le dijeron que habían encontrado unamanada de leonas llorando porque habían perdido asu león y que éstas estaban al sur de la sabana.
  • 55. Al enterarse el león les dio las gracias y se fue corriendoal sur, encontrándose a toda su familia.Colorín colorado este cuento te ha enseñado que si quieresalgo conseguir tú también has de ayudar.FINCARLOS RUIZ INSUA 5ºC
  • 56. Capitulo 1º JaimeJaime es un niño de nueve años, este año empezarácuarto curso, pero en un colegio diferente. La familiade Jaime ha tenido que mudarse a otra ciudad, yaque su padre ha cambiado de trabajo.Sus padres le han prometido que la casa nueva serámuy bonita y que su habitación será muy grande yestará llena de juguetes.Jaime está un poco triste porque en el nuevo colegiono estarán sus amigos. Su madre dice que no debepreocuparse, que en la nueva clase hará nuevosamigos enseguida. Además Jaime no estará solo, su perrito Yaky irá con él.Después de verano, Jaime dejará su antigua casa para irse a su nueva ciudad.Capitulo 2º La nueva casaJaime y su familia acaban de llegar a la nueva casa.Tenía razón mamá, piensa Jaime, la casa es muybonita y grande. Tiene un gran jardín en la parte dedetrás, aquí podremos poner un columpio, le diceJaime a sus padres.Corriendo Jaime sube a ver su nueva habitación.¡Qué sorpresa! Es más grande de lo que meesperaba, grita Jaime. Ya están colocados todos susjuguetes en su nueva habitación. Hay una ventanamuy grande desde la que se ve el jardín.Aunque Jaime sigue triste, suspadres piensan que muy prontose acostumbrará a su nuevaciudad.
  • 57. Todavía quedan algunos días para que empiece el colegio, así que los padres deJaime aprovechan para enseñarle los sitios más bonitos de la nueva ciudad. Hanvisitado el parque que hay en el centro donde podrá ir los fines de semana, fuerona ver el nuevo colegio, desde fuera parece enorme, también han visitado elzoológico y han ido al cine.Jaime cada vez está más contento, incluso tiene ganas de que empiece el colegio.Capitulo 3: Bienvenido al coleHoy es el primer día en el nuevo colegio para Jaime. Antes de salir está un poconervioso, pero su madre le dice que no tiene que preocuparse. La noche anteriorprepararon todos sus libros y su material.Cuando llega al colegio, Jaime enseguidave su nueva clase, hay un gran cartel en lapuerta que pone 4ºA.Al entrar en la clase, todos los niños sepreguntan quién es el nuevo niño.Enseguida llegó la profesora y presentó aJaime a toda la clase.Cuando Jaime llega a casa, va corriendoa contarles a sus padres como ha ido elprimer día. Está muy contento, los nuevosniños son muy simpáticos y ha estado jugando con ellos todo el recreo.Jaime estaba cansado y subió a su habitación a descansar y luego a jugar.Cuando entró en su habitación se dio cuenta que estaba algo desordenada,todos los juguetes estaban fuera de su sitio.Capitulo 4º Los juguetes de la habitación¡No sé qué ha pasado! Piensa Jaime, estamañana estaba todo recogido. Jaime pusolos juguetes en su sitio y se puso a hacer latarea.Al día siguiente, se levantó muy temprano,estaba nervioso por ir de nuevo al cole. Sevistió enseguida y cogió su maleta, el autobúsle esperaba.
  • 58. Cuando volvió de las clases, su madre estaba enfadada, porque decía que Jaime sehabía ido dejando los juguetes desordenados por la habitación. ¡Ayer los ordenécuando llegué del cole mamá! Le dijo Jaime a su madre, pero ella no le creía ycontinuaba enfadaba.Subió corriendo y comprobó que era cierto lo que decía su madre, los juguetesestaban de nuevo fuera de su sitio.Esto mismo, ocurría cada vez que llegaba a casa, y Jaime ya no sabía cómosolucionarlo.Capitulo 5º A través de la cerraduraTengo que buscar una solución- pensó Jaime. Estuvo toda la noche dándolevueltas a ver qué podría hacer. Lo único que le ocurrió es que podía fingir que seiba al colegio, y al cerrar la puerta de la habitación, observar a través de lacerradura que era lo que ocurría.Así lo hizo, a la mañana siguiente se levantó temprano, se vistió rápidamentepara salir de la habitación y quedarse espiando a través de lacerradura. Cual fue la sorpresa de Jaime, que nada mas irse,los juguetes empezaron a bajar de las estanterías, noparaban de correr y saltar, ¡estaban como locos! Su cocheteledirigido, no paraba de dar vueltas, sus dinosauriossaltaban, y sus figuritas del castillo paseaban por lahabitación.¿Pero qué pasa aquí? Gritó Jaime al entrar en la habitación.Los juguetes se quedaron asombrados, no esperaban quenadie entrara a esa hora en la habitación.Vosotros sois los culpables de que mi madre me riña todos losdías, ¿por qué hacéis esto? Los juguetes le contaron que conel cambio de casa, estaban nerviosos, y se aburrían ya que élestaba todo el día en el jardín y no les hacía ningún caso.Jaime y los juguetes hicieron un trato, él se los llevaría todas lastardes a jugar con él en el jardín, pero ellos debían prometerle quese portarían bien.
  • 59. LAS ILUSIONES DE DANIEL
  • 60. Érase una vez un niño que se llamaba Daniel, quevivía en un circo. Su padre era trapecista, y Danielquería ser como él. Pero Daniel se ponía a ensayary no tenía muchas cualidades, porque siempre quelo intentaba terminaba en el suelo.Su padre le decía:-¿No sería mejor que intentaras ser payaso, quesiempre tienes los pies en el suelo?Pero a él no le convencía, Daniel se subía en uncajón, se montaba en una escalera, intentabalanzarse a coger una cuerda. Imposible no loconseguía.Hasta que un día se vistió de payaso, empezó ajugar con su perro Roco, hizo al perro bailar, setiró por un tobogán…Cuando se dio cuenta de quetodos los del circo estaban riéndose sin parar, vioque eso era lo suyo.Daniel cada vez lo hacia mejor. El circo, en cadapueblo que iba, tenía mucho éxito pues todo elmundo iba expresamente a ver a Daniel.
  • 61. Daniel no había conseguido ser un buentrapecista, pero era feliz porque hacía reír a losdemás, eso era lo más importante para él:Conseguir la sonrisa del público, sobre todo la delos niños.Y COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO.Nombre: Natalia Vallejo Ayala.CURSO: 5ºA