• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
140241485 82318429-monografia-psicologia-forense
 

140241485 82318429-monografia-psicologia-forense

on

  • 2,148 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,148
Views on SlideShare
2,148
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
91
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    140241485 82318429-monografia-psicologia-forense 140241485 82318429-monografia-psicologia-forense Document Transcript

    • UNIVERSIDAD SEÑOR DE SIPÁN CENTROS EMPRESARIALES CENTRO DE INFORMÁTICA Y SISTEMAS PSICOLOG ÍA FORENSE
    • PSICOLOGÍA FORENSE 2 Docente. Ana Guerrero Millones. Autor: Cornejo Seclén, Luis Armando & Sánchez Chicana, Katherine Chiclayo, Febrero de 2012 TABLA DE CONTENIDO RESUMEN.........................................................................................................................3 INTRODUCCIÓN...............................................................................................................4 PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 3 CAPÍTULO I.......................................................................................................................6 HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA FORENSE....................................................................6 Antecedentes Históricos.................................................................................................6 Medicina y el Derecho: Una Relación Larga y Duradera...............................................8 El Criminales 'Insane'...................................................................................................10 Hugo Münsterberg........................................................................................................11 (Hugo Münsterberg )....................................................................................................11 CAPÍTULO II....................................................................................................................13 LA PSICOLOGÍA FORENSE...........................................................................................13 Aplicaciones de la Psicología Forense........................................................................17 Psicología Forense Clínica.......................................................................................17 Psicología Forense Experimental.............................................................................19 El Psicólogo Forense...................................................................................................20 Especialización y Formación del Psicólogo Forense...............................................20 Actividad del Psicólogo en el Ámbito Forense.........................................................21 CAPÍTULO III...................................................................................................................23 TÉCNICAS DE LA PSICOLOGÍA FORENSE.................................................................23 Técnicas de la Psicología Forense Clínica.....................................................................23 La Entrevista Psicológica Forense...........................................................................24 Las Pruebas Psicológicas.........................................................................................25 Pruebas y Técnicas Específicas...............................................................................27 Técnicas en la Psicología Forense Experimental........................................................28 Las Pruebas de Identificación de Personas.............................................................28 Las Declaraciones de los Testigos...........................................................................32 CAPÍTULO IV..................................................................................................................41 PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 4 SISTEMA ACUSATORIO Y PSICOLOGÍA FORENSE...................................................41 CONCLUSIÓN.................................................................................................................58 ANEXOS..........................................................................................................................59 Anexo A........................................................................................................................59 Cuadro I: Variables de Identificación........................................................................59 Anexo B........................................................................................................................59 Artículo I: Psicología forense: sobre las causas de la conducta criminal.................59 BIBLIOGRAFÍA................................................................................................................62 BIBLIOGRAFÍA RESUMEN La presente investigación tuvo como objetivo fundamental, el desarrollo de un tema interesante la “Psicología Forense”. Durante los últimos cien años, la Psicología Forense ha adquirido progresivamente cada vez mayor protagonismo en los tribunales de justicia de muchos estados. Su actividad se ha centrado en valorar daños, capacidades, competencias e imputabilidades, desde un punto de vista psicológico, en lo que PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 5 se ha denominado como la Psicología Forense Clínica. Pero además, tradicionalmente ha asesorado en la obtención y valoración de las pruebas testificales, en la especialidad de Psicología Forense Experimental. A lo largo de este trabajo monográfico se analizan los antecedentes históricos de la Psicología Forense y su situación actual, se desarrollan sus aplicaciones más relevantes, los aspectos clave de la especialización en Psicología Forense, las limitaciones y admisibilidad de los informes periciales, y las principales técnicas utilizadas en el área. INTRODUCCIÓN Desde tiempos remotos hasta la actualidad se han evidenciado conductas delincuenciales en los seres humanos para con sus congéneres. En nuestra sociedad y debido al incremento de estas conductas delincuenciales se ha hecho necesario el uso de ciencias tanto jurídicas como psicológicas para evaluar de manera adecuada la conducta de los sujetos participantes en delitos. El presente trabajo monográfico describe un análisis sobre la principal rama de la Psicología Jurídica “La Psicología Forense”, encargada de la aplicación de la Psicología (métodos y conocimientos) a la realización de pruebas periciales en el ámbito del Derecho, la Psicología aplicada a los tribunales o a aquéllas actividades que el psicólogo puede realizar en el Foro. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 6 La monografía está distribuida en tres capítulos: el 1er capítulo trata sobre la Historia de La Psicología Forense, el 2do capítulo trata sobre la Psicología Forense y El perfil del Psicólogo Forense y el tercer capítulo distingue entre las Técnicas de los dos tipos de Psicología Forense: Clínica y Experimental. Nuestra Investigación es descriptiva, en base al nuestro destacado interés por el tema y la importancia de su conocimiento para nuestra carrera profesional, además incluiremos casos reales para completar y dar fe de nuestra investigación y así cumplir nuestro principal objetivo “Dar un paso Adelante en el Aprendizaje del Contenido Curricular de nuestras carreras, La Psicología en conjunto con el Derecho” CAPÍTULO I HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA FORENSE Antecedentes Históricos La Psicología Forense no es una ciencia nueva. Podemos encontrar sus antecedentes en los siglos XVII y XVIII, en tratados de psiquiatría legal y criminología, pero como ciencia moderna, en Europa tiene sus orígenes entre mediados del siglo XIX y principios del XX, de la mano del italiano C. Lombroso, fundador de la primera escuela de antropología criminal y autor de L’uomo delinquente (1876); del francés A. Binet que publicó el libro La suggestibilité (1900), donde se recogen los primeros trabajos aplicados a la Psicología del PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 7 Testimonio; y de los alemanes H. Gross, autor del libro Kriminalpsychologie (1897), H. Münsterberg, que publicó el primer manual específico sobre Psicología Forense titulado On the Witness Stand (1908) y L. W. Stern, que editó la primera revista especializada en el área titulada Beitrage zur Psychologie der Aussage (1903-1906). En España, podría considerarse a Pedro Mata (1811-1877) el primer gran impulsor de las especialidades forenses (medicina y psiquiatría) y de la primera cátedra de Medicina Legal, y el primero en interesarse en la Psicología Forense, aunque desde una perspectiva fundamentalmente organicista. Relevante también fue su discípulo José María Esquerdo (1842-1912), que estudió casos tan famosos como el de Francisco Otero (que atentó contra en rey Alfonso XII) o el de El Sacamantecas (que le llevó a defender ante la Comisión de Reforma del Código Penal del Senado la falta de responsabilidad criminal del enajenado mental). Impartió docencia en la Facultad de Medicina del Hospital San Carlos de Madrid sobre Patología General y Enfermedades Mentales, y entre otras cosas fue presidente de la sección de Neuropathies, Maladies Mentales et Anthropologie Criminelle del XIV Congres International de Medecine, celebrado en Madrid en 1903. Asimismo, cabe destacar a autores e investigadores como Rafael Salillas (1854-1923), fundador de la Escuela de Criminología; Luis Simarro (1851-1921), primer catedrático de Psicología Experimental en la universidad española; Francisco Santamaría (1866-1925), autor del primer estudio experimental sobre psicología del testimonio (1909); Quintiliano Saldaña (1878-1938), con interesantes trabajos sobre atribución de responsabilidad (1936); Gregorio Marañón (1887-1960) con excelentes trabajos sobre las bases psicobiológicas del comportamiento, la personalidad y las emociones (1936); PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 8 Gonzalo Rodríguez Lafora (1886-1971), pionero en la evaluación psicológica forense; y Emilio Mira (1896-1964), autor del Manual de Psicología Jurídica (1932), fueron algunos de los que más contribuyeron al desarrollo de la Psicología Forense española (Carpintero y Rechea, 1995). Desde un punto de vista formal, los Psicólogos Forenses comienzan su andadura con la Ley de Sanidad Española de 1885 que crea el cuerpo de Facultativos Forenses, organizado en tres secciones: 1) Sección de Medicina y Cirugía, 2) Sección de Toxicología y Psicología, y 3) Sección de Medicina Mental y Antropología. Ya avanzado el s. XX, algunos hitos marcarán la situación actual de la psicología jurídica española, fundamentalmente la creación en 1965 del primer Gabinete Psicológico de la Prisión de Madrid y en 1968 de la Central de Observación Penitenciaria. Durante la década de los setenta, se funda la Sección de Sociología y Psicología Jurídica del Colegio de Abogados de Barcelona en 1971, y se publica la reglamentación penitenciaria que recoge la figura del Psicólogo como técnico en rehabilitación social en 1979. Y en los ochenta el recién fundado Colegio Oficial de Psicólogos crea las distintas comisiones de Psicología Jurídica. Medicina y el Derecho: Una Relación Larga y Duradera. La historia de la Medicina Forense es decir, la aplicación de la ciencia médica a las cuestiones jurídicas, tiene una historia larga y fascinante. Algunos ejemplos notables incluyen los siguientes casos: PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 9 ✔ En el año 44 antes de Cristo, tras el asesinato de Julio César el médico tratante proclamó que de las 23 heridas que se encuentran en 'solo' el cuerpo fueron fatales. ✔ En el siglo quinto, en sociedades germánicas y eslavas, se cree que son las primeras sociedades en poner en el estatuto que los expertos médicos se deben emplear para determinar la causa de la muerte. ✔ En 1247 el primer libro de texto de medicina forense se publica en China, que entre otras cosas, contiene documentos de los procedimientos que deben seguirse cuando se investiga una muerte sospechosa. ✔ En la época medieval la presión de la Iglesia de Inglaterra detuvo la práctica de colgar las mujeres que se creía que estaban embarazadas. Una mujer condenada podía escapar a la pena de muerte si ella por medio de un médico probaba que ella estaba en realidad embarazada. ✔ Inspirado por el estudio de la anatomía libros de texto médico-legales comienzan a aparecer a finales del siglo 16. ✔ Los médicos forenses que actuaron en 1887 aseguraron que una parte integral de la función de los jueces de instrucción consistía en determinar las circunstancias y las causas médicas de muerte súbita, violenta y antinatural. ✔ En 1932 se estableció la cátedra de medicina legal en la Universidad de Harvard. Lo que estos ejemplos nos dicen con gran claridad es que El Sistema Legal abarca Los Conocimientos Médicos. Al considerar la historia de la Psicología Forense, se podría argumentar que la relación entre la Psicología y la Ley siempre ha existido, porque, en esencia, ambos PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 10 son fundamentalmente en la evaluación de la Conducta Humana. El Criminales 'Insane' Algunas de las primeras referencias con respecto a los Criminales Dementes se pueden encontrar en el Derecho Romano, que por clemencia y según el juicio del abogado, se sostenía que la locura era un castigo en sí mismo. El tema de la locura y la responsabilidad penal se debatió ya en el siglo 13, con destacados escritores de la época que decían que "cuando una persona demente va a hacer daño 'debe ser evidente que si dentro de un delito existe la falta de una voluntad ellos son excusado de responsabilidad. Tan pronto como la sociedad comenzó a relacionarse con la idea de que la locura quitaba la responsabilidad penal en una persona, el estudio de las enfermedades mentales dentro de un contexto forense, era inevitable. En 1603 Sir Edward Coke sostuvo que el loco 'no sabía lo que hacía ", y como tal, en realidad no muestra ninguna intención criminal. Esto era importante porque de esta forma la 'locura' este punto se consideró exclusivamente en términos cognitivos, es decir, la falta de conocimiento de que lo que estaban haciendo estaba mal. Un primer ejemplo de cómo la Psicología Forense se encapsula dentro del Sistema Jurídico es la prueba de bestia salvaje (1724) que establecía que los individuos PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 1
    • PSICOLOGÍA FORENSE 11 que presentan las acciones más como reflejos de los animales en lugar de la elección moral no eran responsables por el delito que cometieron. Como resultado del análisis de una serie de casos de alto perfil, los criterios adicionales para juzgar la responsabilidad penal entraron en juego, por ejemplo ser capaz de distinguir entre el bien y el mal. Con el tiempo este criterio se convirtió en una medida independiente de la locura y los jurados tenían la opción de no encontrar al acusado culpable por razón de demencia. En términos de una señal tangible en la historia de la Psicología Forense, el desarrollo más importante fue la fundación del Laboratorio de Psicología por primera vez en 1879 por Wilhelm Wundt en Leipzig, Alemania. Wilhelm Wundt defendió y perfecciono el método experimental dentro de la Psicología. Esta metodología rigurosa sirvió de marco para toda una serie de investigaciones psicológicas aplicadas, entre ellos algunos asuntos legales. Por ejemplo, en 1895 Cattell llevó a cabo experimentos sobre la naturaleza del testimonio y, al hacerlo, puso de relieve los efectos de las diferencias de la situación y el individuo, que por cierto se están analizando en la actualidad. Hugo Münsterberg Hugo Munsterberg era un apasionado defensor de la psicología forense. Una figura interesante y controvertida, Münsterberg fue una figura clave en la historia de la psicología forense. PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 2 (Hugo Münsterberg )
    • PSICOLOGÍA FORENSE 12 Estudió con Wundt en Leipzig antes de mudarse a los EE.UU. en 1892 para establecer un laboratorio experimental en la Universidad de Harvard, el objetivo principal fue la introducción de la psicología aplicada. Las ideas de Münsterberg no fueron tomadas en serio y fueron muy ignoradas por la profesión de abogado, en medida a su evidente fastidio. "El Abogado y el Juez y el Jurado están seguros de que no es necesario el Psicólogo Experimental. Ellos no quieren ver que en este campo de la psicología experimental aplicada por excelencia ha dado pasos firmes, liderados por Binet, Stern, Lipmann, Jung, Wertheimer, Gross, Sommer, Aschaffenburg, y otros estudiosos. Siguen pensando que su instinto legal y su sentido común les proporcionan todo lo necesario” Completamente sin inmutarse por la aparente falta de interés el en tema por parte del Derecho, Münsterberg se dedicó a promover y avanzar en el campo de la psicología forense. Entre otras cosas, llevó a cabo la investigación en La Memoria de los Testigos, Confesiones Falsas, y el papel de La Hipnosis en la Corte. Uno de sus primeros experimentos probó la capacidad de los sujetos para discriminar entre los sonidos que se escuchan en rápida sucesión. Casi sesenta años después, sus conclusiones se incluyeron como parte de la preparación para el juicio de Lee Harvey Oswald para ayudar a abordar la cuestión de cuántos disparos había sido despedido durante el asesinato del presidente Kennedy. Hugo Münsterberg fue un apasionado defensor de la psicología forense y una figura importante en su historia y desarrollo. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 13 En 1908, Hugo Münsterberg publicó 'en el estrado: Ensayos sobre la psicología y la delincuencia ". Uno de estos ensayos fue titulado 'Confesiones de Untrue. CAPÍTULO II LA PSICOLOGÍA FORENSE Forense proviene de la palabra foro1 : Lugar donde se reunían los ciudadanos para discutir sus problemas comunes, sus derechos. Muchas veces se contrataban oradores, para defender sus derechos. En la actualidad, el término forense designa, por reducción, a las disciplinas de las que se nutre la Justicia para su funcionamiento, incluidas autopsias, morgue, etc. La psicología forense es entonces la intersección entre dos ciencias: la psicología y el derecho. Que si bien tratan el mismo objeto de estudio (la persona); sus enfoques y sus métodos son diferentes; ergo sus conclusiones también. Al describir a continuación estas diferencias, no sólo se alude al concepto de opuesto, sino también al concepto de complementario. La dialéctica entre lo opuesto y lo complementario dará conclusión necesaria para una praxis. 1 Jorge Horacio Ballester Lic. en psicología - Perito Forense. CENTRO DE PSICOLOGÍA CLÍNICA, LABORAL Y FORENSE. Artículo: La Psicología Forense. PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 3 Psicología Y Derecho
    • PSICOLOGÍA FORENSE 14 Tabla 1 Diferencias entre la Psicología y el Derecho Psicología Derecho Puede dar explicaciones a las motivaciones de la conducta Juzga, Demanda O Defiende Estudia la conducta iluminada por sus vivencias Tipifica una conducta estimada socialmente como delito Cuanto más inconsciente es la conducta, “más patológica será” Cuanto más inconsciente es la conducta, “más inimputable será” Explica la patología como “series complementarias”, la combinación de factores previos con un factor desencadenante Lo necesario es saber cuánto de esa patología (Ej.: stress postraumático), fue “previo al hecho ventilado en autos y/o cuanto posterior” Daño moral y daño psicológico son conceptos similares Para el derecho no son lo mismo el daño moral y el daño psicológico. En psicología éste es un tema menor una multa y su castigo. Es importante debatir si la función de una multa es compensar en alguna manera a la víctima o castigar el delito Nota: importante diferenciación entre la psicología y el derecho La Psicología Forense es una rama de la Psicología Jurídica que se ocupa de auxiliar al proceso de administración de Justicia en el ámbito tribunalicio. Es una división de la psicología aplicada relativa a la recolección, análisis y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales.2 Por tanto, incluye una comprensión de la lógica sustantiva y procesal del Derecho en la jurisdicción pertinente para poder realizar evaluaciones y análisis psicológico-legales e interactuar apropiadamente con jueces, fiscales, defensores y otros profesionales del proceso judicial Un aspecto importante de la Psicología Forense es la capacidad de testificar ante un juzgado en condición de perito experto, reformulando hallazgos psicológicos en el lenguaje legal de los juzgados para proveer información al personal legal de una 2 Blackburn, R. (1996). "What is forensic psychology?", Legal and Criminological Psychology, febrero, vol 1 (parte 1), págs. 3-16. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 15 forma que pueda ser entendida y aprovechada. En cada país, los psicólogos forenses deben entender la psicología, reglas y estándares del sistema jurídico nacional para que sean considerados como testigos creíbles. Es fundamental el entendimiento del Modelo Acusatorio bajo el cual funciona el sistema. También existen reglas sobre la presentación oral de la pericia, e incluso, la falta de una comprensión firme de los procedimientos judiciales resultará en la pérdida de credibilidad del psicólogo forense en el juzgado y su eventual recusación para excluirlo del proceso.3 Un psicólogo forense puede ser entrenado en psicología clínica, social, organizacional o cualquier otra rama de la psicología, sin embargo la adecuada comprensión teórica y experiencia práctica en evaluación psicológica a través de instrumentos psicométricos y proyectivos así como de la psicopatología son fundamentales para la práctica pericial. Generalmente, las preguntas que se proponen a los psicólogos forenses en el tribunal no son relativas a cuestiones psicológicas, sino más bien legales; y la respuesta debe ser en un lenguaje que el tribunal comprenda. Algunos aspectos que comúnmente son objeto de interrogación del sistema judicial a los psicólogos forenses son la competencia del acusado para someterse a juicio y ejercer su legítimo derecho a la defensa, o que se dictamine el estado mental del procesado al momento de cometer el crimen por el que es acusado, de forma de conocer la comprensión de la criminalidad del acto punible y la capacidad del imputado para dirigir sus acciones al momento de la comisión del delito, lo que tiene una incidencia directa sobre la responsabilidad penal que se le pueda imputar. 3 Blau, Theodore H. (en inglés). The Psychologist as Expert Witness. Nueva York: John Wiley & Sons. pp. 19-25. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 16 También es función de los psicólogos forenses proveer recomendaciones con respecto a las condiciones de ejecución de la sentencia y al tratamiento que debe seguir el acusado, así como cualquier otra información que el juez requiera, como la referida a factores atenuantes, agravantes o eximentes, la valoración de la probabilidad de reincidencia y la evaluación de la credibilidad de los testigos. La Psicología Forense implica también capacitar y asesorar a policías, criminalistas u otro personal oficial de las fuerzas públicas de seguridad para proveer información psicológica relevante para el perfilamiento criminal de presuntos actores de hechos punibles. Aplicaciones de la Psicología Forense Las especializaciones de la Psicología Forense dependen del área conceptual de la psicología aplicada, del tipo de problema a que se quiere dar respuesta y de la población objetivo. Psicología Forense Clínica Las principales tareas de la Psicología Clínica aplicada a la psicología forense consisten en la evaluación de daños a las víctimas de delitos, la evaluación del estado mental de los acusados para establecer la posible imputación de los hechos delictivos y en su caso asesorar al tribunal sobre el tipo de pena o tratamiento impuesto en caso de ser declarados culpables, y la evaluación de la competencia de los testigos y víctimas para declarar. PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 4 Asesinato
    • PSICOLOGÍA FORENSE 17 En cualquier caso, la actuación de los psicólogos forenses dependerá de los diferentes tribunales4 : Clínicas Médico Forenses. La primera participación de los psicólogos en las Clínicas MédicoForenses data de 1986. Estas intervenciones dependen del Tribunal Superior de Justicia de cada Comunidad Autónoma y están en proceso de incorporarse a los recientemente creados Institutos de Medicina Legal, junto con los Institutos Anatómico Forenses, y de Toxicología. Así pues, los psicólogos aquí colaboran en las evaluaciones de agresores y víctimas en casos de agresiones físicas, sexuales y psicológicas, de accidentes de tráfico y laborales, incapacidades, trastorno mental, maltrato a menores, ancianos y de género, mobbing, bullying, toxicomanías... Juzgados De Familia. Fue en estos juzgados donde se crearon los primeros equipos técnicos con participación de los psicólogos, en colaboración con Trabajadores Sociales. Aquí el psicólogo actúa a requerimiento del juez, en general para informar sobre la situación personal y familiar de los cónyuges en procesos contenciosos de divorcio, para la guarda y custodia de los hijos y el establecimiento del régimen de visitas correspondiente, y en los procesos de protección de menores. Juzgados de Menores. Los equipos técnicos adscritos a los juzgados de menores se encargan de la valoración de los menores delincuentes. Su labor consistirá en la elaboración de informes, generalmente en colaboración con trabajadores sociales y educadores, evaluando la personalidad y condicionantes 4 VÁZQUEZ, B. (2005): Manual de psicología forense. Madrid: Ed. Síntesis. Pág. 67. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 18 (educativos, familiares...) de los menores infractores, y recomendando las medidas a aplicar a lo largo de todo el proceso. Otros. Además podemos encontrar psicólogos forenses en los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria y en la Asistencia a Víctimas. En los primeros su labor consiste en la elaboración de informes psicológicos sobre los condenados para los permisos de salida, la libertad condicional, la progresión o regresión de grado, el seguimiento de liberados condicionales y para casos específicos relativos a la gravedad del delito, reincidencia, duración de la condena, alarma social o riesgo de fuga. En los Servicios de Asistencia a Víctimas el psicólogo asesora a las víctimas de delitos en colaboración con juristas y trabajadores sociales. Psicología Forense Experimental Desde la Psicología Experimental las principales aplicaciones tienen que ver con los procedimientos en los que intervienen procesos psicológicos básicos, fundamentalmente memoria, percepción y atención. Así pues, la actuación de los psicólogos se centra en la Psicología del Testimonio, colaborando en los procedimientos de toma de declaración para casos especiales, en el asesoramiento a los tribunales acerca de los factores que influyen en la exactitud de las declaraciones de los testigos, asesorando en la composición de las ruedas de identificación y los factores que influyen en estos procedimientos y elaborando informes periciales donde se evalúa la credibilidad de las declaraciones de los testigos (exclusivamente en casos de agresiones sexuales a menores). PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 19 Así pues, podemos distinguir dos diferentes roles del psicólogo forense experimental: como peritos evaluando pruebas testificales, lo que ocurre sólo en casos especiales en agresiones sexuales a menores y pruebas de identificación, y como testigos expertos asesorando al tribunal sobre el conocimiento científico en psicología del testimonio para una mejor valoración de las pruebas. Estos roles se aplican a dos ejes: el de la mentira y el de la exactitud de los testigos. Cuando hablamos de mentira hacemos referencia a la actuación deliberadamente errónea del testigo; sin embargo, estos son la minoría de casos en comparación con la gran cantidad de errores no deliberados que cometen: entonces hablaríamos de la exactitud de sus declaraciones e identificaciones. A este respecto la ciencia psicológica ha establecido a lo largo de innumerables investigaciones cuáles son los principales factores que influyen en la exactitud de identificaciones5 y declaraciones y en qué sentido lo hacen. () Un conocimiento en profundidad de estos factores y de los procedimientos que podrían minimizarlos facilitaría la labor de investigación criminal y la toma de decisiones judiciales. Otra actuación, menos conocida, de los psicólogos forenses experimentales consiste en la elaboración de informes periciales para casos de plagio de patentes, marcas y propiedad intelectual en general. El Psicólogo Forense 5 MANZANERO, A.L. (2006): Identificación de personas: Las ruedas de reconocimiento. (Eds.): Psicología jurídica. Madrid. Pearson. Pág. 125. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 20 Especialización y Formación del Psicólogo Forense Como puede apreciarse, los conocimientos y especialidad de los psicólogos forenses determinan sus funciones. () Distingue entre conocimientos genéricos y específicos en Psicología Penal Forense clínica: Por Conocimientos Generales entiende los comunes a la ciencia psicológica, entre los que incluyen como áreas de conocimiento relevantes para la psicología forense la evaluación, intervención, asesoramiento, supervisión, investigación, fundamentos científicos y desarrollo profesional. Así, el psicólogo forense debe conocer la metodología específica a emplear en la evaluación del objeto pericial; los diferentes tratamientos para abordar la enfermedad mental (señalando especialmente los de abuso de sustancias, agresión sexual y desórdenes de personalidad); los derivados de la ley penal y de salud mental, del sistema penitenciario y del sistema forense; los métodos de enseñanza de los conocimientos propios del área; los relativos a metodología de investigación, diseño y análisis estadístico; y los de la psicología en general (investigaciones relevantes, sociodemografía, estadística forense, etcétera). Entre los Conocimientos Específicos de la psicología forense incluye: las bases biológicas, cognitivo-afectivas, sociales e individuales de la conducta. Algunos de estos conocimientos son necesarios también para la psicología forense experimental, fundamentalmente los relativos a las cuestiones de investigación, hasta el punto de ser conveniente (si no imprescindible) la práctica en la investigación en procesos cognitivos básicos. Y específicamente deberá conocer en PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 5 Psicólogo Forense
    • PSICOLOGÍA FORENSE 21 profundidad los procesos, funciones y factores de influencia en la memoria, la percepción, la atención y los procesos asociados como pensamiento, lenguaje, toma de decisiones, representación, etc. Actividad del Psicólogo en el Ámbito Forense () La Psicología forense es una especialidad del campo de la Psicología. Se trata de una “praxis que involucra dos vertientes: una práctica, en lo que hace a la respuesta puntual que se espera de la psicología cuando es interrogada desde el Todo Legal, es decir la pericia propiamente dicha, y una crítica en tanto reflexión, que involucra tanto al demandante cuanto al demandado”.... “de no existir tal dimensión crítica, quien ejerce lo hace en calidad de esclavo, por más eficacia y perfeccionamiento que exhiba en su tarea profesional”. Esta especialidad aporta su teoría y su técnica para colaborar dando su punto de vista sobre aquello que entra en conflicto en el campo de los intercambios entre las personas. El profesional psicólogo tendrá como tarea, aportar en determinada litis, una opinión fundada, colaborando con el Juez en el dictado de sentencia y, a su vez, abordar problemáticas humanas desde una perspectiva diferente a la de la clínica tradicional. Ambas perspectivas, la jurídica y la psicológica, se verán plasmadas en el informe que se emite con motivo de una pericia psicológica. El psicólogo podrá actuar en los distintos fueros de la Justicia, a saber: Civil (en sus variantes Familia, Patrimonial y Responsabilidad Civil de las personas), Laboral, de la Seguridad Social y Penal. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 22 Esta actividad requiere de una formación específica que permita un mutuo aprovechamiento del Derecho y la Psicología. Sin embargo, en muchas ocasiones se produce yuxtaposición o subordinación del ámbito psicológico al jurídico. Las diferencias de método, objeto de estudio y objetivos han sido utilizados para promover la idea de una convivencia imposible. Una postura superadora indica que, los puntos en común y las diferencias entre el Derecho y la Psicología son útiles para la investigación y construcción de interdisciplinariedad. Psicología Jurídica: Valora el estado emocional y psíquico de una persona para emitir informes solicitados por un juez en procesos jurídicos. CAPÍTULO III TÉCNICAS DE LA PSICOLOGÍA FORENSE Técnicas de la Psicología Forense Clínica () En la Psicología Forense Clínica las principales técnicas utilizadas consisten en las propias de la psicología clínica, esto es, de la metodología de entrevistas y de PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 6 Técnicas de la Psicología Forense
    • PSICOLOGÍA FORENSE 23 los instrumentos de evaluación utilizados habitualmente en esta área para la valoración de estado mental o de la personalidad. No obstante, para algunas actuaciones no existen instrumentos que midan las variables específicas consideradas en psicología forense, como ocurre en los casos de custodias disputadas, donde no existe por el momento un instrumento que permita concluir quién es el progenitor más adecuado para ostentar la custodia de los hijos. En estos casos, la combinación de varias técnicas y procedimientos facilitarán la labor del psicólogo forense. En cualquier caso, no debe olvidarse que los informes periciales no tienen un objetivo terapéutico sino jurídico, y que el origen de la petición pericial no es el sujeto evaluado sino la necesidad del sistema6 . () Una evaluación adecuada implica ineludiblemente considerar para qué se va a evaluar, qué se va a evaluar y cómo se va a evaluar. La respuesta a la primera pregunta procede de la petición realizada en el ámbito jurídico, que puede proceder del juez o de cualquiera de las partes (acusación y defensa). Por ello, será fundamental una primera entrevista con los actores origen de la demanda (jueces o abogados) para especificar la petición, recoger la información necesaria para la planificación de la actuación y poder contestar a qué y cómo, y solicitar los medios necesarios para llevarla a la práctica. Así, por ejemplo, será el propio juez quien facilite el acceso a los sujetos objeto de la pericia, fundamentalmente si la petición se realiza de una parte e implica la valoración de un sujeto de la otra. 6 BAREA, J. y VILLEGAS, Ch. (2002): La entrevista psicológica penal forense. En M.A. SORIA (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier. Pág. 267. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 24 La Entrevista Psicológica Forense Es sin duda el procedimiento más utilizado en psicología forense. En general, la entrevista psicológica forense debe permitir obtener datos para el informe pericial y la formulación de hipótesis, así como para la planificación de pruebas posteriores para la falsación o verificación de las mismas. Podemos distinguir dos tipos de entrevistas: semi estructuradas y estructuradas. Las primeras son aquellas que permiten al peritado expresarse libremente, aunque sin perder el control ni el objetivo de la entrevista. Las entrevistas estructuradas son aquellas específicamente diseñadas con un propósito y por lo tanto con un guión más o menos definido. Se utilizan principalmente en casos de violencia de género, agresiones sexuales, actitudes parentales, trastorno de estrés post traumático, déficit neuropsicológicos o toxicomanías, entre otras. Las Pruebas Psicológicas Estas pruebas son habitualmente utilizadas después de las entrevistas para la evaluación específica de determinados parámetros. Se aplican sobre todo para la evaluación de la inteligencia, de la personalidad normal y patológica, y del estado neuropsicológico. Y, en general, puede distinguirse entre pruebas psicométricas y pruebas proyectivas. Las pruebas psicométricas constituyen fundamentalmente una medida objetiva y tipificada de una muestra de conducta, lo que supone uniformidad en el procedimiento de aplicación y puntuación, y una interpretación de los resultados conforme a unas normas establecidas7 . 7 ANASTASI, A. (1973): Test psicológicos. Madrid: Aguilar. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 25 Los más utilizados son los test de inteligencia, las pruebas de personalidad y las pruebas neuropsicológicas. Las pruebas proyectivas se basan en la evaluación del comportamiento dinámico de los sujetos ante diferentes estímulos, por ejemplo dibujos o juegos. En el diseño y posterior aplicación de todo test se consideran dos criterios de obligado cumplimiento: validez y fiabilidad. La validez de un test indica si cumple realmente con la función para la que está diseñado, esto es, si mide lo que pretende medir. La fiabilidad indica la estabilidad o consistencia de las medidas proporcionadas por el test en repeticiones sucesivas. Tanto las pruebas psicométricas como las proyectivas son utilizadas por la psicología forense clínica; no obstante, los proyectivos han recibido un gran número de críticas, ya que son de interpretación muy compleja y requieren un gran conocimiento y experiencia por parte de la persona que los administra. La posibilidad de llegar a conclusiones erróneas por interpretaciones poco rigurosas es, pues, su principal crítica. Además, en ocasiones se los ha tachado de subjetivos, y por ello algunos autores () definen principios y requisitos para su aplicación: 1. Principio de Adecuación, según el cual algunas técnicas proyectivas carecen de la adecuada fiabilidad. 2. Principio de Complementariedad, que establece el uso de más de una técnica para poder establecer comparaciones y contrastar resultados. En general se recomienda su uso únicamente como un método auxiliar que sirva como complemento a las pruebas psicométricas. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 26 3. Principio de Interpretación Restrictiva, que limita la realización de extrapolaciones o conclusiones radicales de los mecanismos dinámicos implícitos en las pruebas proyectivas. 4. Principio de Selectividad, que recomienda la selección de aquellos datos que puedan aportar más información para el objetivo de la pericial. Pruebas y Técnicas Específicas Para algunas de las evaluaciones periciales se utilizan pruebas específicas según el tipo de delito de que se trata. Las más utilizadas se circunscriben a la evaluación de las agresiones sexuales, a la conducta violenta, a las víctimas de agresiones, a las toxicomanías, y a la evaluación en guarda y custodia. Evaluación de la conducta violenta. () Propone para la evaluación de posibles maltratadores el uso de una Entrevista General Estructurada de Maltratadores, el Cuestionario de Variables Dependientes del Maltrato y el Inventario de Pensamientos Distorsionados sobre la Mujer y sobre el Uso de la Violencia. Además existen diferentes cuestionarios como el PCLR, Psychopathology Checklist, y autoinformes como el Cuestionario de conductas antisociales/delictivas, para menores a partir de ocho años, entre otros. Evaluación de víctimas de agresiones. En general las pruebas utilizadas para la evaluación de víctimas de agresiones miden la ansiedad y la depresión. Además se cuenta con otras técnicas como el Inventario de miedos, el Cuestionario de evaluación del autoconcepto, el Inventario de cogniciones postraumáticas, la Escala de gravedad de síntomas, o la Entrevista de valoración de peligrosidad. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 27 Evaluación de toxicomanías. Existen diferentes técnicas que pueden utilizarse para su evaluación; entre las más utilizadas se encuentran el Cuestionario de alcoholismo (AUDIT), el Índice de severidad de la adicción (ASI) o el Protocolo para la evaluación psicológica de las drogodependencias. Evaluación en guarda y custodia disputada. Además de las entrevistas estructuradas, se utilizan diferentes cuestionarios y escalas como el TAMAI (Test Autoevaluativo Multifactorial de Adaptación Infantil), el Cuestionario de conductas infantiles para padres, o la Escala de comunicación padres adolescentes. Técnicas en la Psicología Forense Experimental () Las principales técnicas utilizadas en la Psicología Forense Experimental tienen como objetivo la obtención de pruebas testificales y su evaluación desde el punto de vista de la exactitud y credibilidad, y dependen del tipo de prueba: identificación o declaración. Las Pruebas de Identificación de Personas Desde el punto de vista de la identificación de personas, el Proceso Penal establece diferentes procedimientos para permitir la identificación del delincuente, definida como la acción de designar a presencia judicial a una persona determinada como responsable de un hecho delictivo. Una de las diligencias más relevantes y la más practicada en el sistema judicial para alcanzar este fin es el reconocimiento en rueda de presos. Sin embargo, es una de las pruebas con menor fiabilidad de todas las que pueden practicarse, ya que la tecnología aplicada a la obtención de otras piezas de PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 28 convicción permite identificar a una persona con un porcentaje de error mínimo, como ocurre con las pruebas de ADN; sin embargo, no siempre es posible practicarlas, dado que en pocas ocasiones se cuenta con las muestras materiales necesarias. Por ello, debe recurrirse a la identificación ocular como prueba única y por tanto fundamental para poder inculpar a alguien de la comisión de un delito. El problema es que los testigos no siempre aciertan en sus identificaciones. () La creencia popular afirma que la mayoría de los falsos reconocimientos se debe a la mala voluntad de los testigos, esto es, no admite los errores no deliberados, adjudicando cualquier fallo en una identificación a la intención deliberada de mentir. Sin embargo, reconocer a una persona en una rueda de identificación es una tarea de memoria, y quizá una de las más complicadas, debido a que la memoria está lejos de ser perfecta y se encuentra limitada no sólo en capacidad sino también por el efecto de innumerables factores (cognitivos, sociales, evolutivos, e incluso clínicos y de personalidad) que la distorsionan, provocando errores no intencionados tanto de omisión como de comisión8 . En ocasiones, los errores son provocados por el propio Sistema. Identificación en Fotografías En algunos casos puede producirse la identificación previa del sospechoso de un delito en una fotografía. Esta identificación puede realizarse de forma natural, por la aparición del supuesto culpable en medios de comunicación, o como consecuencia de una “rueda fotográfica” en comisaría o los juzgados. Una identificación previa servirá como base para detener a la persona a quien se 8 MANZANERO, A.L. (2008): Psicología del Testimonio. Una aplicación de los estudios sobre la memoria. Madrid: Ed. Pirámide. PÁG. 190. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 29 imputarán los delitos. Sin embargo, la sola identificación en fotografía no es válida como prueba para el sistema legal. Por tanto, una vez que la policía localiza a la persona de la fotografía a quien señaló el testigo, se procederá a realizar una rueda de identificación en vivo, siguiendo el procedimiento señalado en la Ley. La dificultad a que nos enfrentamos aquí es que el simple hecho de mostrar las fotografías al testigo podría estar viciando todo el procedimiento posterior de identificación: en la rueda en vivo el testigo podría estar señalando a la persona de la fotografía y no al autor del delito. Las Ruedas de Identificación El mejor medio para evitar errores de identificación es extremar el control en las condiciones de la rueda. Por ello, las ruedas no deben estar sesgadas, esto es, deben ser imparciales. Y una rueda es imparcial si el sospechoso tiene la misma probabilidad de ser elegido que cualquiera del resto de los componentes de la rueda. Para conocer el grado de imparcialidad de una rueda se recomienda utilizar testigos simulados. Si las personas que no han estado presentes durante la comisión del delito señalan al sospechoso con mayor frecuencia de la esperable por azar, simplemente a partir de la descripción inicial, significará que la rueda no es imparcial y hay un sesgo contra el acusado, que es señalado como el autor por quienes no estuvieron presentes. A este respecto, se han propuesto dos principios de imparcialidad9 : 1) un número suficiente de componentes que asegure una probabilidad pequeña de señalar a un inocente por azar; y 2) que el sospechoso no sea diferente del resto 9 MALPASS, R.S. y DEVINE, P.G. (1983): Measuring the fairness of eyewitness identification lineups. En S.M.A. LLOYD BOSTOCK y B.R. CLIFFORD: Evaluating witness evidence. John Wiley & Sons Ltd. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 30 de los componentes de la rueda, que no se dé un sesgo a favor o en contra del acusado, que disminuya la probabilidad de ser señalado por azar por una persona ajena al caso investigado. Así, la labor del psicólogo forense experimental será evaluar el tamaño funcional de la rueda y los posibles sesgos en su composición, y asesorar sobre los diferentes factores de influencia que sesgarían las respuestas de los testigos. (cuadro I). La Detección de las Identificaciones Erróneas () Durante las últimas décadas se han desarrollado diferentes procedimientos para valorar la credibilidad de las declaraciones de los testigos, técnicas que no permiten saber si los testigos mienten o dicen la verdad, aunque podrían facilitar los juicios sobre la credibilidad de los relatos que proporcionan. Sin embargo, ninguno de estos procedimientos es aplicable a las pruebas de identificación. Además, el problema aquí no es tanto detectar la mentira y por tanto la falsa identificación deliberada, como los errores no deliberados. En cualquier caso, para valorar la exactitud de una identificación podríamos basarnos en diferentes medidas basadas en los procesos de memoria y toma de decisión que intervienen en las pruebas de reconocimiento, como por ejemplo el tipo de respuesta que el testigo emite ante la identificación o el tiempo que tarda en reconocer; y en toda la información que tengamos sobre el caso: circunstancias en que se produjo el suceso, características del testigo, y, en general, todos los factores que puedan afectar al recuerdo y reconocimiento del autor de los hechos. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 31 Las Declaraciones de los Testigos La Psicología Forense Experimental ha definido diferentes procedimientos para la obtención de las declaraciones de los testigos y la valoración de su exactitud y credibilidad10 . Podemos señalar dos formas diferentes de toma de declaración: formato de recuperación narrativo y formato de recuperación interrogativo. Tradicionalmente estas dos formas se han empleado de forma complementaria. En el formato narrativo se pide al testigo simplemente que cuente qué sucedió. En términos de tareas de memoria se le está pidiendo que realice una tarea de recuerdo libre: que sin limitación alguna y sin interrupciones cuente todo lo que recuerde, de la forma que prefiera. El formato interrogativo consiste en realizar una serie de preguntas a los testigos que previamente han sido elaboradas formando el guión del interrogatorio, que puede ser implícito o explícito. En términos de tareas de memoria se le está pidiendo al testigo que realice una tarea de recuerdo dirigido. Ambos tipos de recuperación tienen ventajas y limitaciones. El formato narrativo presenta una ventaja importante, las declaraciones dadas de esta forma no suelen contener tantas distorsiones como con el interrogativo. Sin embargo, suelen ser bastante pobres en cuanto a la cantidad de detalles proporcionados, consisten generalmente en descripciones muy generales de lo sucedido; esto es, presentan errores de omisión. El formato interrogativo, por su parte, tiene la ventaja de proporcionar una gran cantidad de información, pero 10 MANZANERO, A.L. (2010). Memoria de Testigos: Obtención y valoración de la prueba testifical. Madrid: Pirámide. Pág. 127. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 32 con más distorsiones de las aparecidas en el formato anterior, más errores de comisión. Esta característica del formato interrogativo, más detalles pero menos exactos, se debe al efecto que las preguntas tienen sobre la memoria11 . Técnicas de Ayuda al Recuerdo () Además de estos dos procedimientos utilizados en las entrevistas estándar para tomar declaración a los testigos, existen otros procedimientos más complejos que facilitan el recuerdo y pueden evitar las desventajas que presentan el formato de recuperación narrativo e interrogativo. Cuando a los testigos se les hace difícil recordar, puede recurrirse a diferentes técnicas de ayuda al recuerdo. Una de las técnicas sobre las que más énfasis se está poniendo en la actualidad, como uno de los procedimientos más completos de toma de declaración, es la Entrevista Cognitiva (EC). Esta forma de entrevista ha sido desarrollada como un completo procedimiento de toma de declaración dirigido a la obtención de información cuantitativa y cualitativamente superior a la que es posible obtener mediante las entrevistas estándar, disminuyendo la posibilidad de que aparezcan errores de omisión y comisión en las declaraciones de los testigos12 . En la EC se distinguen 3 pasos en la entrevista cognitiva: 1) crear un ambiente propicio, 2) recuerdo libre y 3) aplicación de técnicas de recuperación de memoria: reinstauración del contexto, focalización del recuerdo y técnicas de recuperación extensiva. 11 DIGES, M. (1997). Los falsos recuerdos. Sugestión y memoria. Barcelona: Paidós. Pág. 178. 12 MEMON, A. y KÖEHNKEN, G. (1992): Helping witnesses to remember more: The cognitive interview. Expert Evidence: The International Digest of Human Behaviour, Science and Law, 1 edition, 39-48. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 33 a) Reinstauración cognitiva del contexto: consistirá en tratar de poner al testigo mentalmente en la misma situación física y mental de cuando ocurrió el suceso. La reinstauración del contexto en que se produjo el suceso proporciona indicios que incrementan la coincidencia entre el suceso original y el contexto de recuperación, lo que facilitará el acceso a la información sobre el suceso original. La técnica consiste en pedir al testigo que imagine de nuevo el suceso sobre el que está declarando, intentando recordar todos los aspectos posibles relacionados con el momento del suceso. b) Focalización del recuerdo: Consiste en ayudar al testigo a concentrarse en lo que está describiendo. Esto puede lograrse mediante la realización de preguntas abiertas, permitiendo pausas largas y no interrumpiendo al testigo cuando está hablando. c) Recuperación extensiva: Puede ayudarse a los testigos a buscar en su memoria más extensivamente mediante el uso de diversas técnicas: ○ Cambio de perspectiva: consistente en el recuerdo desde diferentes perspectivas, por ejemplo pidiéndole que adopte la perspectiva de otra persona o que trate de contarlo como si hubiera estado en un lugar diferente a donde se encontraba en el momento del suceso. ○ Recuerdo de los hechos desde diferentes puntos de partida, pidiendo al testigo que repita su testimonio en un orden diferente. El empleo de ésta técnica se justifica, como en el caso del cambio de perspectiva, en que cuantas más vías de acceso se tenga a la información PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 34 almacenada en la memoria más posibilidades habrá de que ésta se haga accesible por uno u otro camino. Sin embargo, no todo son ventajas en la entrevista cognitiva. Diversas investigaciones13 han mostrado que esta técnica podría presentar ciertos inconvenientes. Entre ellos podemos señalar como más importante el hecho de que pedir a los testigos que recuperen información en múltiples ocasiones y de muy diversas formas puede implicar una mayor elaboración de esta información, lo que podría llevar a rellenar huecos de la memoria con material procedente de otros episodios y a realizar más inferencias, que afectaría a su vez a la calidad y cantidad de información recordada. Además de la Entrevista Cognitiva, existen otros procedimientos auxiliares, no siempre recomendables aun cuando se utilizan. El recurso principal y más sencillo en el caso de menores es la realización de dibujos, con el objetivo fundamental de facilitar la desinhibición del niño y su representación de situaciones complejas. Sin embargo, su uso debe limitarse al de técnica auxiliar que facilite la recuperación de información y en los objetivos descritos. No debe caerse en la trampa de tratar de interpretar los dibujos, y menos en los términos en que lo hacen algunas técnicas proyectivas comentadas más arriba, ya que aquí el objetivo es otro. También se propone desde algunos foros la utilización de la hipnosis como técnica para la obtención de declaraciones, pero ésta es absolutamente descartada por la ciencia14 ya que los sujetos hipnotizados tienden a reelaborar sus memorias introduciendo información falsa procedente de otras experiencias, de 13 HERNÁNDEZ FERNAUD, E. y ALONSO QUECUTY, M. L. (1997): The cognitive interview and lie detection: a new magnifying glass for Sherlock Holmes? Applied Cognitive Psychology, page. 55-68. 14 CLARK, S.E. y LOFTUS, E.F. (1996): The construction of space alien abduction memories. Psychological Inquiry. First edition. Pág.140-143. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 35 sus conocimientos o de las preguntas del hipnotizador, dado que se incrementa su sugestibilidad. Con el problema añadido de que una vez reelaboradas las memorias el daño es irreversible. Por si fuera poco, en esta situación el hipnotizado mantiene intacta la capacidad de mentir. Análisis de la Credibilidad de las Declaraciones Desde la Psicología Forense Experimental podemos clasificar las investigaciones acerca de la credibilidad de las declaraciones en: estudios de los cambios fisiológicos, investigaciones conductuales de los cambios corporales (factores no verbales de credibilidad) y análisis de los contenidos verbales. Los dos primeros se han centrado en intentar detectar la mentira. a) Estudios de los cambios fisiológicos: Para estudiar los diferentes cambios fisiológicos asociados a la mentira se han utilizado diversas pruebas. La técnica más conocida es el detector de mentiras o polígrafo, que se basa en la medición de diversas respuestas psicofisiológicas entre las que destacan la tasa cardiaca y respiratoria, la respuesta psicogalvánica de la piel y la dilatación pupilar. Sin embargo, la técnica presenta problemas relacionados con posibles fallos en la detección: al medir variables fundamentalmente relacionadas con la ansiedad podemos encontrarnos con que personas con un alto nivel de ansiedad pueden ser identificadas como mentirosas, al producir respuestas similares a las que acompaña la producción de una mentira. En contrapartida, una persona con un gran control emocional pasará desapercibida para este detector PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 36 de mentiras, aunque efectivamente esté mintiendo. Estos posibles errores invalidan el uso de esta técnica. b) Factores No Verbales de Credibilidad: () realizo una buena revisión de los factores conductuales que afectan a la credibilidad. Según estos autores, ciertas manifestaciones de indicios no verbales están sistemáticamente asociadas con la comunicación engañosa. Estos indicios incluyen aquellas conductas sintomáticas de la ansiedad y la reticencia, es decir, conductas excesivas que exageran una respuesta normal de comunicación, conductas marcadas por afecto negativo, conductas indicadoras de vaguedad o incertidumbre, y respuestas incongruentes que sugieren que la conducta externa está en contradicción con los sentimientos actuales del testigo deshonesto. El problema fundamental que nos encontramos aquí es la gran variabilidad existente en la producción de este tipo de conductas y el error de interpretación a que podría dar lugar la consideración de un indicio aislado en lugar del análisis de la conducta del testigo como un todo. Así pues, podríamos decir que hasta el momento no existen los detectores de mentiras válidos. Pero además, aun cuando existieran, el problema de estos procedimientos es que todos ellos se basan en que los sujetos están aportando datos falsos intencional y por tanto conscientemente, por lo que no son aplicables a la mayoría de los relatos falsos, que son producto de errores que van más allá de la intencionalidad, y que pasarían desapercibidos pues los propios sujetos creen en su realidad. Sólo la intencionalidad afectaría (y no siempre) a dimensiones psicofisiológicas y conductuales que pueden ser medidas de diferentes formas. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 37 Por esto más recientemente han surgido algunos procedimientos basados en el análisis del contenido de las descripciones de memoria. En todos ellos se parte del supuesto de que las declaraciones procedentes de un hecho real se diferencian de las declaraciones de un hecho falso (erróneo) en varias dimensiones, tales como el tipo de expresión, el tipo de detalles descritos, la dudas manifestadas, la estructura de las narraciones. c) Análisis de los Contenidos Verbales: Los estudios sobre las variables de contenido a través de las que podemos inferir credibilidad se centran no en el testigo y en las variables relacionadas con la mentira, sino en las variables del testimonio, que correlacionan con la exactitud de la información proporcionada por las declaraciones. Así, se produce un importante cambio cualitativo en los estudios sobre credibilidad. Las dudas, alusiones a procesos mentales, exageraciones, cantidad de detalles, pausas, juicios o valoraciones, comentarios personales, longitud de las declaraciones y otras tantas variables de contenido sustituyen a los cambios fisiológicos, gestos, posturas y demás variables conductuales en el punto de mira de las investigaciones sobre la credibilidad. La base que sustenta estos estudios se encuentra en la distinción entre huellas de memoria de origen externo (perceptivas) y de origen interno (imaginadas), establecida por (), quienes afirman que las memorias basadas en hechos reales son cualitativamente diferentes de las basadas en fantasías o imaginaciones. Por otra parte, algunas diferencias entre memorias de origen externo e interno pueden detectarse también mediante otras técnicas de análisis, como el PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 38 Análisis de la realidad de las evidencias15 , el Análisis de la Realidad de las Declaraciones16 o el Análisis del contenido de las declaraciones17 que permiten diferenciar entre testimonios creíbles y no creíbles. El campo de aplicación de estas técnicas es los testigos infantiles víctimas de abuso sexual o físico18 . 15 TRANKELL, A. (1982): Reconstructing the past. Stockholm: Norstedt & Soners. Barcelona. Pág. 45. 16 UNDEUTSCH, U. (1984): Courtroom evaluation of eyewitness testimony. International Review of Applied Psychology, 51-67. 17 STELLER, M. y KÖEHNKEN, G. (1989): Criteria based statement analysis. En D.C. RASKIN (Ed.): Psychological methods in criminal investigation and evidence. New York: Spinger. 18 MANZANERO, A.L. (2010). Memoria de Testigos: Obtención y valoración de la prueba testifical. Madrid: Pirámide. Pág. 169. PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 7 Técnicas de la Psicología Forense
    • PSICOLOGÍA FORENSE 39 CAPÍTULO IV SISTEMA ACUSATORIO Y PSICOLOGÍA FORENSE () Una de las principales herencias que ha dejado el sistema inquisitivo ha sido, sin duda alguna, la poca disposición de los abogados para interactuar con profesionales de otras disciplinas científicas. Con el advenimiento del sistema acusatorio, la utilización de este tipo de conocimientos será algo imprescindible en el diario acontecer de los juicios en materia penal, y uno de ellos será precisamente el de la Psicología Forense. Con la ayuda de esta ciencia, a través de sus diversas ramas, se considera que se podrán conocer con mejores fundamentos no sólo las intenciones del hombre que delinque, sino también los criterios y alcances psicológicos contenidos en las normas de Derecho y, en especial, el examen del comportamiento y los objetivos de los principales actores del juicio penal. Apenas ahora, con el advenimiento del sistema penal acusatorio, nos estamos percatando, seriamente, que el ejercicio del Derecho requiere de otros conocimientos que están más allá de la mera comprensión de la norma jurídica. Hasta hace poco, nos habíamos preocupado más por el examen especulativo y exegético de los códigos, discriminando otros saberes sin los cuales no podríamos entender, en su totalidad, la conducta del hombre. En realidad, estábamos perdidos porque si el Derecho es PSICOLOGÍA Y DERECHO Ilustración 8 SISTEMA ACUSATORIO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 40 conducta en relación intersubjetiva, como dice Legaz y Lacambra, entonces, tenemos que admitir que esa conducta que sólo tiene sentido en la existencia humana, logra su máximo nivel de entendimiento con el auxilio de otras ciencias, tales como la Física, la Química, la Biología, la Medicina, la Psiquiatría y la Psicología. En efecto, estas ciencias que también son existenciales, colaboran en la explicación total de la conducta del hombre. En consecuencia, el ejercicio judicial de la justicia logra plenitud cuando conocemos la conducta que se juzga, en todos los elementos que la estructuran, ya que de este modo se evita el error judicial. En países como Colombia, ha existido desidia frente al estudio de la Psicología Forense. En gran parte, porque los profesores que habían lidiado con esa área del conocimiento no habían despertado el vivaz interés que dicha ciencia comporta. En otras ocasiones, porque los textos que se han escrito son tan pesados en su estilo, tan imprecisos por lo abstractos y anfibológicos, tan alejados del método expositivo de la neurociencia, como el caso de un opúsculo publicado por Álvaro Orlando Pérez Pinzón, que más valiera a la ciencia que no se hubieran producido. La Psicología Forense tiene una vasta trayectoria en su función de servicio al Derecho. Los desarrollos de la Psicología profunda, fundados primero en la investigación clínica de Sigmund Freud, y continuada por sus discípulos según inspiraciones múltiples no siempre admitidas por el maestro, dejaron sentir su influencia en el mundo jurídico. En verdad, dicha Psicología presentó un cuadro completo de la motivación humana, y ha ofrecido explicaciones de la conducta que no podían dejar de atraer la atención de los criminalistas y, en general, de los estudiosos del Derecho. ¿Son motivos conscientes los que impulsan al delito? ¿Son causas inconscientes las PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 41 que habrían más bien de explicarlo? ¿Qué es el sentimiento de justicia? ¿Qué o quién es un criminal? ¿Qué ha de hacer la sociedad con él? En un estudio realizado hace algún tiempo se pudo establecer la activa presencia de las ideas psicoanalíticas en la obra de algunos juristas europeos, en unos casos con fin divulgativo y didáctico, en otros con la pretensión de elaborar una síntesis entre aquellas tesis y los principios jurídicos vigentes. Así Luis Jiménez de Asúa, en sus obras Psicoanálisis criminal y Tratado de Derecho Penal, explica que el delincuente se mueve y actúa sobre la base de una actitud de desaliento ante el mundo social circundante. El delito tiene, pues, que ser esclarecido desde el horizonte de la existencia en el mundo, desde las variables de personalidad, y sobre todo desde la interacción entre éstas y aquel efecto de la minusvalía, que es una desventaja, un “complejo de inferioridad” que desalienta al individuo y le mueve a buscar la solución de sus problemas por la vía de la agresividad y la transgresión de la ley. Otros investigadores, que utilizaron la Psicología para beneficio del Derecho, como Gonzalo Rodríguez Labora, analizaron los aspectos de la inimputabilidad, las circunstancias atenuantes, la peligrosidad y el peritaje psicológico. Por su parte, Quintiliano Saldaña centró sus estudios en la “Biotipología criminal”, para montar la tipificación del delincuente sobre datos morfológicos, endocrinos y psicológicos. Su propuesta, al tiempo que incluye la dimensión constitucional-endocrina, añade otros niveles que sería preciso construir: el mecanismo afectivo del delito, el mecanismo mental del delito y el valor moral del delito, punto este último donde se inscribirían las cuestiones de la libertad, el determinismo y la responsabilidad. Más cerca de nosotros se plantea la existencia de un determinado grado de libertad, limitado por el determinismo relativo que condiciona la actividad humana. Aquí PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 42 la grave enfermedad mental es una contingencia de la naturaleza, que puede llegar a infiltrar la personalidad hasta el extremo de sustraerle sus cualidades más esenciales, en los casos más extremos, y tan sólo mermarle de las mismas en otras patologías de menor incidencia en lo que sería el núcleo cognitivo e intencional de la personalidad. Actualmente, el estudio de los neurotransmisores cerebrales y la correspondiente acción que sobre tales sustancias bioquímicas ejercen los psicofármacos, vienen a completar las principales fuentes de conocimiento que hoy nos ofrecen las corrientes organicistas o biologistas, entre las que también debemos un tributo a las revolucionarias técnicas de exploración cerebral, que nos permiten acceder a un conocimiento muy aproximado del complejo funcionamiento del “sistema nervioso central”. De la doble perspectiva de comprender lo psicógeno y de explicar los sustratos orgánicos de la conducta, la Psicopatología y la Criminología han venido a enriquecerse con un amplio acervo de aportaciones que las ciencias biologistas y las orientaciones psicosociales han llegado a imprimirles. El hombre nace con una dotación genética que va a determinar una amplia dimensión de su realidad antropológica, y a lo largo de su biografía interacciona con un medio social de contenidos ético-culturales en el que constituirá su naturaleza propiamente humana con un significado existencial. Sin la impronta del aprendizaje social, no existiría una vida simbólica e inteligente tal como hoy la entendemos. Los estudios que he venido enunciando, y otros relativos a la Psicopatología, están dirigidos específicamente, en el campo de la Psicología Criminal, a conocer, señalar e identificar los diversos comportamientos del hombre que delinque. Ahora bien, la escena del delito muestra vestigios de esos comportamientos y a través de PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 43 ellos se logra el descubrimiento de autores y partícipes. Por otra parte, la caracterización de los comportamientos del autor del delito, o de sus partícipes, también puede derivar de la información que obtenga la policía judicial. Es en estos casos, precisamente, en los que se requiere la actuación del psicólogo especialista en esta área, para que oriente sobre las pesquisas y métodos investigativos que conduzcan al establecimiento de la identidad de esos actores del crimen. Las realidades vivenciadas permiten incluir, dentro de la normatividad que regula nuestro sistema penal acusatorio, la actuación de estos científicos, pues de ese modo se entiende que en la respectiva normatividad, relativo al programa metodológico de la investigación, se dispone que el fiscal ordenará la realización de todas las actividades que sean conducentes al esclarecimiento de los hechos, entre otros, a la individualización de los autores y partícipes del delito, además de indicar que en el lugar del hecho se recogerá la evidencia física que tienda a señalar al autor y partícipes del delito. Si esas evidencias tienden a señalar y, por consiguiente, a descubrir a los actores de la conducta criminosa, resulta imprescindible que dentro de sus análisis se incluya a un psicólogo criminal, el cual precisará, con fundamento en patrones de comportamiento, los hilos conductores que faciliten el hallazgo requerido. En nuestra ley procesal penal, que recoge el sistema acusatorio, nos permitimos consagrar los métodos de identificación, para lo cual señalamos que en la consecución de este fin se podrán utilizar los diferentes métodos que el estado de la ciencia aporte. Es decir, los que entre otros aconseje el psicólogo criminal, ya que de acuerdo con la disposición normativa, se logrará esa finalidad teniendo en cuenta el patrón de conducta delincuencial registrado en archivos de policía judicial. Y, en relación a estos tópicos, valga la siguiente referencia: un agente del F.B.I., experto identificador y PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 44 capturador de delincuentes, observó que algunos criminales en serie son fácilmente detenidos porque ejecutan sus crímenes de una forma mal planificada, dejando pistas en la escena del delito, tales como lazos y artefactos utilizables para situar en indefensión a la víctima, armas apetecidas por un determinado tipo de personalidad, huellas dactilares, residuo de diversas sustancias, ya sea saliva o semen. Se trata de individuos que generalmente no toman precauciones y sucumben a los interrogatorios de la policía. Con alguna frecuencia, estos delincuentes en serie son esquizofrénicos paranoicos, que actúan movidos por ideas delirantes y alucinaciones, es decir, que oyen voces que les inducen a matar, que creen ver en la cara de sus víctimas gestos o miradas provocativas, que experimentan celos que van más allá de la lógica, que se sienten perseguidos, que creen que son víctimas de un maleficio o bien que tienen una función divina que ejecutar en la tierra. Otro grupo de criminales asesinos en serie lo constituyen aquellos que actúan movidos por sus fantasías sexuales e impulsos eróticos. Entre éstos se encuentran personas sádicas, pedofílicas, gerontofílicas, necrofílicas, fetichistas, etcétera. Estos delincuentes escogen casi siempre víctimas similares, por ejemplo mujeres rubias, de una edad determinada, de una similar estatura y, por tanto, sus crímenes son casi siempre una repetición del anterior. Este tipo de asesino evita dejar pistas que los delaten, aunque en ocasiones desafían a la policía judicial dejando mensajes o un sello particular en sus acciones, como por ejemplo un descuartizador español que dejaba a sus víctimas con las manos atadas a la espalda con un “nudo marinero”. Algunos delincuentes son psicópatas y su especial modo de comportarse, en el medio social, los delata ante la observación de un psicólogo criminal. El psicópata es PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 45 un individuo que no pierde el sentido de la realidad. Casi siempre se muestra tranquilo, da la impresión de ser persona fría a nivel emocional, es asesino impasible, como si fuera de hielo. Tiene un encanto superficial, gran don de gentes. Es incapaz de amar con autenticidad porque debido a su egocentrismo sólo se ama a sí mismo. Los psicópatas no experimentan ningún tipo de remordimiento por sus actos criminosos y buscan excusas para justificar el delito que han cometido. Si no encuentran excusas, culpan a los demás, e incluso se muestran como víctimas de la situación. Son mentirosos para dar la impresión de ser personas grandiosas o para seducir o manipular a los demás, como en muchos casos de la estafa. Cuando sus mentiras son descubiertas, no sienten apuro y cambian de historia o retuercen su versión para otorgarle verosimilitud. Recuerdo un caso narrado por Borrás Roca, en su libro sobre asesinos en serie, en el cual un psicópata asesino lloraba falsamente delante del tribunal haciendo ver que estaba arrepentido del delito cometido, pero al salir del juicio se reía de la sentencia condenatoria que le habían impuesto y, aún, de los propios miembros del jurado. De la Psicología Criminal, como primera clasificación de la Psicología Forense, pasamos a la Psicología Jurídica, que nos permitirá entender los criterios psicológicos expresados en las normas del Derecho. En los procesos judiciales se requiere, con frecuencia, establecer los trastornos de alguna de las esferas de la personalidad, que puedan afectar a inculpados, testigos, peritos, víctimas, etcétera. Es en este momento en el cual se requiere la pericia psicológica. En la Ley Penal, el sistema acusatorio recoge el informe del investigador de laboratorio. Obviamente, el psicólogo que asesora en esta área al mejor ejercicio de PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 46 la justicia es un investigador de laboratorio. Se sabe, entonces, que la labor en los laboratorios experimentales de Psicología consiste en medir y evaluar aspectos atomizados de la sensación, la percepción, la memoria, el lenguaje y las reacciones de la conducta. Tomando el punto de vista de ciencia empírica, la Psicología utiliza la observación, la medición a través de tests, el experimento y el análisis estadístico. Los laboratorios actuales, en los países más avanzados, no sólo cuentan con psicólogos sino también con neuropsicólogos, que trabajan conjuntamente determinando el manejo que realiza el cerebro frente a ciertas funciones específicas, localizando las imágenes propias en cada área cerebral. Conviene en este punto adelantar algunos conceptos sobre lo normal, lo anormal, lo enfermo. De la misma manera en que estadísticamente hay gente con estatura considerada normal o con peso aceptado como normal, también hay gente que es estimada mentalmente normal, a pesar de que, a principios del siglo pasado, el profesor Ferri hubiese pregonado que no existía el hombre normal. Sin embargo, hoy se considera que los normales son personas bastante equilibradas, que suelen tomar con calma la mayor parte de los sucesos que les ocurren, que no tienen grandes problemas para decidir cuestiones importantes, que se mantienen con cierta firmeza en sus convicciones, que tienen una buena capacidad para entender los problemas que se les presentan, que sufren cuando les toca sufrir y toleran ese sufrimiento. Los comportamientos de la generalidad de los humanos son, comúnmente, bastante “lógicos”. Estas cualidades, aunque a veces son difíciles de definir, son vistas y valoradas con natural claridad por el observador. La estimación de estos fenómenos humanos se hace refiriéndola a un ideal teórico en el que hay general coincidencia. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 47 Si alguien nos cuenta que escucha voces que lo insultan (como suele ocurrir en la esquizofrenia), o no recuerda cuál es su edad o si viven sus padres (como sucede en la demencia aterosclerótica), no dudaremos en decir que ese sujeto es un enfermo mental. Aparecen aquí elementos radicalmente diferentes a los que pueden encontrarse en la generalidad de las personas. Un individuo con esos síntomas vive desconectado del mundo cultural. El hombre normal vive en sintonía con el entorno. Hay una relación comprensible entre el hombre normal y su mundo. En cambio, un enfermo mental tiene rota la relación con el “mundo de todos”. Vive en un mundo propio, que al resto se le hace incomprensible, por más que se intenten interpretaciones antropológicas o se construyan modelos teóricos según lo sugiera la escuela psicopatológica en la que el investigador se haya matriculado. Mencionemos, como ejemplo de vivir en un mundo propio, la enfermedad de Alzheimer. El mundo del enfermo alienado es inasequible para el observador. En este caso aparece una complicación. A diferencia de la Medicina, que se maneja entre dos valores: salud y enfermedad; o la justicia penal, que lo hace entre culpabilidad e inocencia, la Psicopatología reconoce tres posibilidades. Una de ellas es la salud (o normalidad); otra es la enfermedad (o psicosis), y la tercera es la anormalidad psíquica. En el grupo de anormalidades psíquicas están las neurosis y las personalidades anormales. No hay en las anormalidades una ruptura con el entorno. En estos cuadros se conserva la capacidad para entender las cosas. Se mantiene la conexión con el mundo, pero con poca armonía. Es el caso, por ejemplo, de una persona que por haber sufrido una desgracia, ha respondido con una intensa depresión que menoscaba sus rendimientos sociales (esto se llama neurosis); o de otra persona habitualmente tímida, PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 48 con falta de firmeza, con miedos, que por tener una personalidad con esas características lleva una vida sufriente (esto es una personalidad anormal). En estos casos, los fenómenos psíquicos son entendibles, comprensibles, pero desmesurados. Tan desmesurados que inciden negativamente en las relaciones sociales, sin que se llegue a la fractura. Anomalía es desmesura, no ruptura. Tener claro estos conceptos es de capital importancia en la justicia, porque, digámoslo ya, los normales y los anormales son, en principio, responsables jurídicamente, y los enfermos alienados, no lo son. La Psicología Forense no sólo brinda sus valiosas e innegables aportaciones en los terrenos especializados de la Psicología Criminal y de la Psicología Jurídica, sino también en una rama de primerísima importancia: se trata de la Psicología Judicial. La valoración del testimonio, por ejemplo, se fundamenta en los conocimientos propios de la Psicología Judicial. Según la disposición de nuestro ordenamiento jurídico se establece que: “Para apreciar el testimonio, el juez tendrá en cuenta los principios técnico científicos sobre la percepción y la memoria y, especialmente, lo relativo a la naturaleza del objeto percibido, al estado de sanidad del sentido o sentidos por los cuales se tuvo la percepción, las circunstancias de lugar, tiempo y modo en que se percibió, los procesos de rememoración, el comportamiento del testigo durante el interrogatorio y el contrainterrogatorio, la forma de sus respuestas y su personalidad”. Como se infiere del texto citado, el juez debe trabajar, en este plano, con un acervo de conocimientos psicológicos que debió asumir científicamente. Se la norma se establece, que en la valoración del testimonio se deben tener en cuenta los principios técnico científicos sobre la percepción y la memoria. Aludiré PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 49 someramente, más por vía de información que por rigor académico, a algunos aspectos relativos a esos principios. La percepción, como el sentimiento o la memoria, es siempre el resultado de complicados procesos nerviosos y cerebrales. Así, por ejemplo, en una percepción no solamente toma parte el órgano sensorial por medio del cual ella tiene lugar, sino también nuestro pensamiento, nuestro juicio, nuestro sentimiento y la suma total de las experiencias logradas en el curso de nuestra vida. Ahora bien, digamos que todas las percepciones que asumimos en el curso de nuestra vida nos son proporcionadas por los órganos sensoriales. Sin ver, oír, oler, gustar, y sin la excitación que se nos transmite por los sensorios de la piel y de los músculos, la vida cognoscitiva sería imposible. Pero nuestros órganos sensoriales están lejos de ser perfectos. Incluso los más importantes para nuestra vida intelectual, el ojo y el oído, no siempre reproducen los estímulos que reciben de manera correcta; así, para citar solamente algún ejemplo, hay músicos que no son capaces de distinguir un cuarto de tono, y también el daltonismo es más frecuente de lo que suele pensarse. Prescindiendo de esto, la exactitud de nuestras percepciones se ve menoscabada por variadísimos influjos que la vician. En primer lugar, no es indiferente el estado de ánimo en que se halla el observador: si está con ánimo fresco o si se encuentra cansado. En este último caso nuestra concepción de lo sucedido suele ser imprecisa y el recuerdo de lo percibido se desvanece en seguida. Naturalmente, también importa si seguimos con verdadera atención un fenómeno cualquiera, o bien si lo recibimos simplemente sin un verdadero interés, en el campo de nuestra conciencia. También el afecto actúa falseando nuestras percepciones. Especialmente la esperanza produce, incluso en las personas normales, alucinaciones que pueden llegar a ser verdaderamente abultadas en sus efectos. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 50 W. Stern informó en su colegio de la siguiente observación: En una conferencia ante estudiantes dijo el profesor que quería en aquella ocasión observar cuál era la rapidez con que se propagaban los olores. Abrió con esta finalidad, entre muestras de repugnancia, un frasco con la advertencia de que en el momento en que cualquiera de los presentes percibiese el desagradable olor lo comunicase. Después de un breve momento lo manifestó un alumno que se sentaba delante; el número de los que percibían el olor creció rápidamente; al fin, casi todo el auditorio fue víctima del mal olor, se sujetaban la nariz e incluso uno de ellos se mareó. En el frasco no había sino agua pura. En este caso juega un papel importante no sólo la esperanza, sino también la sugestión de masas; la esperanza colectiva —aunque no sucede siempre— puede falsear más enérgicamente que la esperanza individual: si uno “cree” ver algo, el otro lo ve ya perfectamente. Insisto, además, que una percepción no es algo subsistente por sí; siempre contiene algo de pensamiento; implica un juicio; presupone un concepto, y, por regla general, se trata de un volver a conocer. Al tener una percepción, no estamos libres de prejuicio, sino que sin darnos cuenta ordenamos las impresiones sensibles en categorías determinadas, conocidas para nosotros, o, si tal no sucede, se ponen en relación con otras impresiones parecidas. Entonces se manifiesta la tendencia a acomodarlas a nuestras experiencias. En el maravilloso libro Sala de jurados, en el que se relata la historia de uno de los más experimentados penalistas de Nueva York, Samuel Leibowitz, primero litigante y después juez, se lee este ejercicio : dice el juez Leibowitz Ahora bien, ustedes, siendo abogados, es probable que sean buenos observadores. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 51 Permítanme que les pregunte: ¿Cuántos de ustedes fuman cigarrillos Camel? La cuarta parte de las personas levantaron la mano. El orador que había presentado al juez era uno de ellos. Leibowitz le pidió a él y a otros cuatro fumadores de Camel que se levantaran. Preguntó al maestro de ceremonias qué tanto fumaba. —Fumo dos cajetillas por día, y las he estado fumando durante 20 años— contestó sonriendo. — Entonces usted fuma cerca de 700 cajetillas por año, dijo el juez Leibowitz. En 20 años usted ha fumado cerca de 14 mil cajetillas de Camel. Cada vez que saca usted un cigarrillo ve usted la cajetilla; es algo familiar para usted. Usted ha tenido una cajetilla de Camel en sus manos por lo menos medio millón de veces en los últimos 20 años. Voy a hacerles a ustedes cinco una pregunta acerca del camello. Tomen un papel y escriban la contestación a mi pregunta. ¿Listos? En la ilustración de la cajetilla: ¿va el hombre delante del camello o va sentado sobre su lomo? Después de leer las respuestas expresó Leibowitz: dos dicen que el hombre va delante del camello; dos dicen que va sobre la espalda del camello y uno dice que no hay tal hombre. Caballeros, saquen por favor sus cajetillas de Camel y vean quién está en lo cierto. Hubo una mirada de asombro un poco avergonzada en cuatro de los presentes. —Han comprobado que cuatro han constado erróneamente, y sólo uno contestó con acierto. No hay tal hombre en la ilustración, —rió el juez Leibowitz—. Cuatro hombres, nótenlo bien, entrenados en la jurisprudencia, sentados aquí libres de cualquier tensión, estaban equivocados acerca de lo que hay dibujado sobre una cajetilla de cigarros que manejan todos los días. Sin embargo, en las salas de jurado aceptamos identificaciones hechas por testigos mal entrenados, tal vez prejuiciados, tal vez confusos. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 52 De tales vicios de la percepción, unas veces, y otras de los vicios del recuerdo, resultan las imprecisiones y faltas en las declaraciones de los testigos, de las partes y también, incluso, de los acusados. En éstos se deben observar muchos factores, especialmente, cuando confiesan, pues en ellos inciden motivos pasionales, obsesiones, paranoias con delirios de grandeza, anestesia afectiva, su calidad de íncubo o de súcubo, etcétera. Ahora bien, el filtro de la veracidad, en todos estos casos, es el interrogatorio. El empeño de quien interroga o contrainterroga debe ser el de formarse una técnica, de modo que excluya, al menos en cuanto sea posible, muchas de las fuentes de error. Nuestro proceso penal alude, en varias disposiciones, a los interrogatorios que deben formularse tanto a informantes como testigos. Dichos interrogatorios han de estar fundamentados en los principios de la Psicología, sin lo cual se trataría de una tarea empírica, carente de beneficio. Establecer la veracidad del testimonio, repito, es la función del interrogatorio. Los vicios enunciados, y otros que se presentan, como considerar las declaraciones de los menores como menos exactas que las de los adultos, se sitúan en el campo de lo normal. Nuestras percepciones pueden estar perturbadas de muy distintas maneras. En primer lugar, hay alteraciones de intensidad: desde el punto de vista forense tiene una gran importancia la infrasensibilización hacia el dolor (analgesia e hipalgesia) de los histéricos; también se dan alteraciones cualitativas (por ejemplo, visión del amarillo en la intoxicación por santonina). Asimismo son dignos de mención los trastornos del sentido de localización, que en ocasiones se observan especialmente en los epilépticos. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 53 Los objetos aparecen anormalmente pequeños (micropsia) o desmesuradamente grandes (macropsia), muy cerca o muy lejos; en la intoxicación por mescalina aparece una sensación de infinitud espacial. También puede estar perturbado el sentido del tiempo: los fenómenos se suceden con una anormal rapidez o, por el contrario, con una anormal lentitud. Aparte de estos trastornos, denominados “anomalías de la percepción”, aparecen otros síntomas que se designan con el nombre común de “seudopercepciones”, tales como las ilusiones, las alucinaciones y las seudoalucinaciones. El conocimiento de estos fenómenos psicológicos, y de muchísimos otros como los relativos a la memoria, al lenguaje y a sus trastornos psicopatológicos o morbosos, deben ser estudiados y conocidos por los abogados que aspiran al éxito en su ejercicio profesional, bien como litigantes, como fiscales o como jueces. Es necesario profundizar en éstos y en muchos temas más, tales como los relativos a la actitud y comportamiento del testigo cuando declara; a las enfermedades mentales y a la simulación de esas enfermedades; a los métodos para conocer la verdad, como el hipnotismo y la sugestión en estado de vigilia, amén del influjo de quien interroga o de los efectos producidos por el éter sulfúrico, la escopolamina, el pentotal, la mescalina. La Psicología Judicial, en fin, incursiona, además, en el examen comportamental del abogado, movido por las finalidades de su ministerio, que lo impelen a ser a un mismo tiempo psicólogo y jurista, artista y dialéctico, diestro y cauteloso, dotado con las virtudes de la elocuencia, improvisada o meditada, pero que en ocasiones se ve afectado, lastimosamente, con el fervor de la pasión que lo inspira y que quizá, debido a un proceso inconsciente, lo arrastra a errores. En esta área de conocimiento, también se escruta la psicología del fiscal y del juez. Del juez en las actitudes para juzgar frente PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 54 al peligro del análisis demasiado minucioso o de la síntesis que esquematiza en exceso, y con los defectos del subjetivismo, alimentado por la introspección. Estudiando todos estos aspectos psicológicos comprobamos cuán difícil es la función del juez, y cuán necesaria la honesta contribución de los representantes de las partes. El trabajo cotidiano del drama judicial no es un árido y monótono mecanismo de investigaciones comunes, de fórmulas jurídicas, de aplicaciones de penas. Todo proceso es como un caso clínico, que requiere su diagnosis y su terapia. En esta noble tarea, a menudo angustiosa, la Psicología Forense es un consejo y una guía, una norma y una enseñanza, una contribución a la ciencia y un servicio a la justicia. CONCLUSIÓN A lo largo de los tres capítulos se ha mostrado una visión global de la Psicología Forense, describiendo sus aplicaciones y al profesional a cargo de esta rama, y las principales técnicas utilizadas en el área. Como se ha podido apreciar es un área muy compleja, tanto desde el punto de vista de sus aplicaciones jurídicas, como del alcance de los objetivos de las investigaciones implicadas. Y sus métodos y procedimientos están en constante evolución de la mano de la tecnología y la investigación. Su demanda social en los diversos ámbitos cada vez es mayor. Aun cuando todavía sigue siendo desconocida en algunos aspectos, incluso para algunos profesionales de la justicia y la investigación. No obstante, pronto PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 55 será imprescindible contar con sus aportaciones como ocurre en la mayoría de los países de nuestro entorno, donde no se entiende la administración de la justicia sin la colaboración de la Psicología Forense tanto Clínica como Experimental. ANEXOS Anexo A Cuadro I: Variables de Identificación Variables a Estimar Variables del Sistema Del suceso De los testigos Del proceso De la rueda Condiciones Físicas Duración Violencia Detalles Impactantes Foco En El Arma Numero De Agresores Genero Edad Raza Entrenamiento Expectativas Y Creencias Ansiedad Papel Del Testigo Efectos De Demora Información Post Suceso Fotografías Descripciones Previas Retratos-Robot Composición Número De Componentes Selección De Cebos Modo De Presentación Instrucciones PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 56 Nota: Principales variables que pueden afectar a la exactitud en la identificación por parte de los testigos. Anexo B Artículo I: Psicología forense: sobre las causas de la conducta criminal Dr. Walker La pobreza, la participación desigual en los recursos económicos existentes, contribuye a alienar y perjudicar a las personas que pertenecen a las clases sociales bajas. Plantea Walker que la persona pobre está sobre-expuesta a limitaciones y frustraciones que les hacen reaccionar de tres formas: (a) tratar de lograr las metas y aspiraciones aprendidas socialmente usando medios desviados e ilegítimos, por ejemplo, con la venta de drogas; (b) puede reaccionar agresivamente ante la frustración de sus metas no logradas, ejemplo, desahogando su coraje en vandalismo; (c) se adaptan a su pobreza con resignación, fatalismo, pasividad, falta de fe hacia su futuro, falta de confianza, entre otras cosas; por ejemplo, viendo el delito pero no haciendo nada por detenerlo. Dra. Madeline Román Plantea que el crimen es un problema de la estructura social. El estado criminaliza los actos de la población con una lamentable tendencia a hacerlo en mayor proporción con los sectores en pobreza. Las definiciones del delito son instrumentos normativos que favorecen a los controles e intereses de las clases dominantes. Cree que los gobiernos han usado estrategias de corte mecanicistas en el manejo de la criminalidad, que en vez de prevenir lo que muchas veces hacen es estereotipar aún más las comunidades pobres (ejemplos: los proyectos comunales) Denuncia Román que la única respuesta ha sido aumentar el sistema de control represivo (más cárceles, más delitos, etc.) en vez de bajar y prevenir la conducta y sus causas. De otra parte, señala que el sistema de justicia criminal ha sido demasiando complejo, grande, lento, inoperante y hasta injusto en sus sistemas de manejo y aplicación de castigos. La Dra. Román cree que la presencia de un estado asistencial, la PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 57 desmoralización de la gente, la falta de una distribución apropiada de los recursos contribuyen a perpetuar la hostilidad, los conflictos y la desigualdad que en algunos individuos puede provocar conducta antisocial como la única vía de salida. Dr. Ryan Cree que existe una tradición de "culpabilizar a la víctima", que consiste en atribuir responsabilidades a la pobreza y/o las minorías raciales y nacionales, sin plantearse un análisis ni alternativas de cambios sobre las condiciones que crearon las mismas. Cree que la política gubernamental de ofrecer justicia como un favor humanitario (estado benefactor) y no como un derecho humano ha contribuido a cargar negativamente la justicia social. Critica que la función de los profesionales se ha limitado a la de identificar la víctima como ofensor y no la de prevenir las situaciones/ condiciones que estimulan el conflicto. La culpa de la víctima tiende a afectar doblemente a los individuos en condiciones de pobreza, ignorando la violencia institucional y confinándola falsamente a solo ciertos sectores. Prof. Ruth Silva de Bonilla Considera que parte del problema de la criminalidad es que muestra una tendencia de dejar fuera de su definición los crímenes de los poderosos. La población clase media y pobre ve cómo pasan impunes delitos cometidos por gente en clases económicas altas, como las medidas punitivas son más severas con el pobre y demasiado laxas con el rico, y esta desigualdad en la administración y aplicación de las leyes crea descontento y hostilidad. En estas posturas reseñadas hasta aquí existe un elemento común: los/ as autores /as piensan que el delito ocurre porque la sociedad permite, mantiene o fomenta ciertas condiciones de desigualdad al acceso o garantía de satisfacciones mínimas básicas entre los individuos que componen la sociedad, y permite y legitima, de esta forma, la carencia de recursos, dejándoles a estos individuos la posibilidad de optar por estrategias ilegales para conseguir la satisfacción de sus necesidades. Otras posturas culpabilizan a patrones y actitudes modernos como el consumismo. El antropólogo social puertorriqueño, Dr. Seda Bonilla, plantea que los valores han sido sustituidos -de aquellos del bien común y del crecimiento del ser por aquellos que tienen que ver con lo que se tiene materialmente-. Es su planteamiento que hemos cambiado la cultura del ser por la cultura del tener. Este cambio ha hecho que la obtención de valores materiales se convierta en una meta PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 58 superior a otras como la honradez, la sencillez, la humildad, entre otras. Nota: Opiniones sobre La Conducta Criminal (Artículo publicado el 04 de marzo de 2004, por Angie Vázquez Rosado) BIBLIOGRAFÍA ANASTASI, A. (1973): Test psicológicos. Madrid: Aguilar. BAREA, J. y VILLEGAS, Ch. (2002): La entrevista psicológica penal forense. En M.A. SORIA (Coord.): Manual de psicología penal forense. Barcelona: Atelier. Pág. 267. CLARK, S.E. y LOFTUS, E.F. (1996): The construction of space alien abduction memories. Psychological Inquiry. First edition. Pág.140-143. DIGES, M. Y. (1995). EL RECUERDO DE LOS ACCIDENTES DE TRANSITO. In E. C. L. MONTORO, SEFURIDAD VIAL (p. 250). MADRIR: SINTESIS. DIGES, M. (1997). Los falsos recuerdos. Sugestión y memoria. Barcelona: Paidós. Pág. 178. ECHEBURÚA, E. y. ((1998)). Manual de violencia familiar. Madrid: Siglo XX. GARRIDO, E. y. ((2006), 06 16). Psicología Jurídica. (J. M. E. GARRIDO, Interviewer) JOHNSON, M. K. ((1981)). Reality monitoring. New York: Psychological Review. MALPASS, R.S. y DEVINE, P.G. (1983): Measuring the fairness of eyewitness identification lineups. En S.M.A. LLOYD BOSTOCK y B.R. CLIFFORD: Evaluating witness evidence. John Wiley & Sons Ltd. PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 59 MANZANERO, A.L. (2010). Memoria de Testigos: Obtención y valoración de la prueba testifical. Madrid: Pirámide. Pág. 127 MANZANERO, A. (. (2008). Psicología del Testimonio. Una aplicación de los estudios sobre la memoria. . Madrid: Ed. Pirámide. MANZANERO, A.L. (2006): Identificación de personas: Las ruedas de reconocimiento. (Eds.): Psicología jurídica. Madrid. Pearson. Pág. 125. Manzanero, A. (2001). Procedimientos de Evaluación de la Credibilidad de las Declaraciones de Menores Víctimas de Agresiones Sexuales. Revista de Psicología Clinica, 51-70. Mariano, D. C. (2005, 12 25). WIKIPEDIA. Retrieved 02 16, 2012, from "PSICOLOGÍA FORENSE". MEMON, A. y KÖEHNKEN, G. (1992): Helping witnesses to remember more: The cognitive interview. Expert Evidence: The International Digest of Human Behaviour, Science and Law, 1 edition, 39-48. MILLER, R. y. ((1982)). Factors affecting assessments of witness credibility. In N. K. R. Bray, The psicology of the courtroom (p. 190). MIRA, J. Y. (1991). TEORÍAS INTUITIVAS SOBRE MEMORIAS DE TESTIGOS. REVISTA DE PSICOLOGÍA SOCIAL, 60. Ramón, L. y. (2002, 11 26). Psicología Forense. SORIA, M. ((2002)). MANUAL DE PSICOLOGÍA PENAL FORENSE. Barcelona: Atelier. VÁZQUEZ, B. (. (2009). Manual de psicología forense. Clinica Psicologíca, 38. VÁZQUEZ, B. (2005): Manual de psicología forense. Madrid: Ed. Síntesis. Pág. 67. ZALDIVAR, F. (2000). Evaluación Psicologíca. Granada: Némesis. . PÁGINAS DE VIDEOS CONSULTADOS: PSICOLOGÍA Y DERECHO
    • PSICOLOGÍA FORENSE 60 (http://www.youtube.com/watch?v=HRVekdSqC2w&feature=player_detailpage) (http://www.youtube.com/watch?v=OsgRGXNrHwk&feature=player_detailpage) (http://www.youtube.com/watch?v=qewk29aOdTU&feature=player_detailpage) http://www.youtube.com/watch?v=NDPyVuxDzxY&feature=player_detailpage PSICOLOGÍA Y DERECHO