Movilidad espacial de la

3,546 views
3,344 views

Published on

Published in: Education, Travel, News & Politics
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,546
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Movilidad espacial de la

  1. 1. 1 TEMA 7. MOVILIDAD ESPACIAL DE LA POBLACIÓN. Los movimientos espaciales ( emigración e inmigración ) han sido un hecho geográfico fundamental en la historia contemporánea de la población española. Durante la segunda mitad del siglo XIX y hasta finales del siglo XX, estos movimientos migratorios fueron tanto de carácter interior ( éxodo rural), como de salida hacia otros países: transcontinentales e internacionales. Desde finales del siglo XX la tendencia se ha invertido y España ha dejado de ser un país emisor de emigrantes y se ha convertido en un país receptor de inmigrantes. En este tema analizaremos los movimientos espaciales en dos grandes bloques: a) Desde mediados del XIX hasta finales del XX. b) Desde finales del siglo XX hasta hoy. 1.EVOLUCIÓN Y CARACTERÍSTICAS HASTA FINALES DEL SIGLO XX: MIGRACIONES TRANSCONTINENTALES , INTERNACIONALES E INTERIORES. Desde mediados del siglo XIX hasta la crisis económica de 1975 España fue un país de emigrantes. Los destinos exteriores más importantes fueron los transcontinentales (América fundamentalmente) y los internacionales (el Norte de África y Europa occidental fundamentalmente). Además, en este mismo período, se produjeron las migraciones interiores más importantes (éxodo rural). Este éxodo rural estuvo protagonizado por campesinos que se dirigieron, por motivos laborales y con carácter temporal o permanente, a otras áreas agrarias y, sobre todo, a las grandes ciudades industriales. Desde 1975 se paralizaron las migraciones exteriores y el éxodo rural y España se convirtió en un país de inmigración. 1.1 La emigración transcontinental. La emigración transcontinental, transoceánica o a ultramar se dirigió principalmente a América Latina y en segundo lugar a Estados Unidos, Canadá y Australia. En esta emigración a ultramar distinguimos dos etapas de auge y dos etapas de crisis. -La primera etapa de auge comprende desde mediados del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial ( 1914). La emigración española hacia América se inició con la propia conquista y colonización del Nuevo Continente desde finales del siglo XV. Durante el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX la emigración a América se redujo bastante debido a la política populacionista de los Borbones , que puso trabas a la emigración exterior, y debido también a la independencia de las colonias españolas a principios del siglo XIX . Sin embargo, desde 1853 la situación cambió: España eliminó los obstáculos a la emigración y los países iberoamericanos iniciaron una política de atracción de emigrantes para poblarse y explotar sus recursos económicos. En esta etapa, la mayor parte de los emigrantes eran de procedencia atlántica ( gallegos, asturianos y canarios) y su destino principal era Argentina ( actividades agrarias en la Pampa, ganadería sobre todo), Cuba ( agricultura), Brasil ( plantaciones de café), México y Uruguay. Fue una emigración causada por el escaso desarrollo industrial y la estructura agraria de los lugares de origen ( áreas atrasadas, densamente pobladas y minifundistas), que impedía trabajar y obtener ingresos suficientes a los hijos y no les
  2. 2. 2 daba más salida que la emigración. El perfil característico del emigrante era: varón, dedicado a la agricultura o la ganadería y con bajo nivel de cualificación. -La emigración transoceánica decayó entre las dos guerras mundiales (1914-1949). Las causas de esta descenso fueron: la inseguridad creada por la I Guerra Mundial y el aumento del empleo industrial en nuestro país durante los años de la contienda; la crisis económica de 1929, que afectó a los países iberoamericanos, llevándolos a establecer cuotas anuales de inmigrantes; y finalmente la Guerra Civil española ( 1936-1939) y la posguerra (1939-1950), que trajeron consigo escasez en el transporte y dificultades para salir al exterior. Hay que indicar no obstante, que tras la Guerra Civil española ( 1936-1939), algunos países americanos acogieron a miles de españoles ( republicanos, izquierdistas, demócratas y nacionalistas catalanes y vascos) que tuvieron que exiliarse del país huyendo de la represión franquista. México fue la nación que acogió mayor número de personas y su capital se convirtió en la sede política de la República en el exilio. - Entre 1950 y 1960, la emigración ultramarina se recuperó ( segunda etapa de auge), aunque sin alcanzar las cifras de principios de siglo. Las causas de esta recuperación fueron: el escaso desarrollo industrial del país, la autorización para salir libremente de España a partir de 1946 y el levantamiento del aislamiento internacional de la ONU a la dictadura de Franco (1949). La procedencia de los emigrantes: Galicia continuaba siendo la región principal, seguida de Canarias. La emigración asturiana en cambio decayó porque la industria siderúrgica ofrecía puestos de trabajo en la región. El destino prioritario fue ahora Venezuela ( cuyo petróleo creaba muchos puestos de trabajo), seguida de Argentina y Brasil, que se estaban desarrollando industrialmente. El perfil del emigrante cambió. Ahora tenía una mayor cualificación ( agricultores preparados, obreros y técnicos industriales), ya que los países americanos deseaban nuevos emigrantes, no ya para poblarse, sino para desarrollar su economía. Esto hizo que la corriente migratoria fuese menor que en la primera etapa de auge. La competencia de los destinos europeos también contribuyó a la reducción de las salidas con destino americano. -Desde 1969, la emigración ultramarina entró en competencia con la emigración a Europa y descendió ( segunda etapa de crisis). Actualmente la emigración a ultramar se mantiene en cifras muy bajas y predominan los retornos, sobre todo de jubilados o de hijos y nietos de emigrantes de antaño. 1.2 La emigración internacional. La emigración internacional más importante ha sido la que se ha dirigido a Europa occidental. Esta emigración europea ha tenido tres etapas bien diferentes: -Hasta mediados del siglo XX se dirigió principalmente a Francia. Era una emigración de agricultores estacionales, obreros de la construcción y mujeres jóvenes de servicio doméstico. Los emigrantes procedían principalmente del campo valenciano y murciano y, en menor medida de Aragón, Navarra y Castilla-La Mancha. Al finalizar la Guerra Civil hubo también una importante emigración compuesta por refugiados políticos perseguidos por la dictadura franquista.
  3. 3. 3 -Entre 1950 y 1973 se produjo el boom de la emigración española a Europa. Las causas de este auge hay que buscarlas tanto en España como en Europa occidental. Por parte europea, la rápida reconstrucción económica tras la II Guerra Mundial favoreció una amplia oferta de empleo que no podía cubrirse con los trabajadores propios. Por parte española, la emigración se vio favorecida por: - El fuerte crecimiento de la población. - El excedente de población agraria a causa de la mecanización del campo. - La insuficiencia de nuestra industrialización para absorber a la población que expulsaba el campo. - El aumento del paro a causa del Plan de Estabilización1 (1959). Los emigrantes eran sobre todo varones adultos, poco cualificados ( agricultores y peones de la construcción o la industria), que desempeñaron los trabajos más duros, peligrosos y peor pagados, que la población autóctona rechazaba. Los emigrantes procedían de todas las regiones españolas, aunque las más afectadas fueron Galicia y Andalucía. Los destinos principales fueron Francia, Alemania y Suiza. Salidas y retornos de los emigrantes españoles a Europa (1960-1977) Se calcula que entre 1959 y 1973 más de dos millones de españoles emigraron a estos países, un millón de forma legal y más de un millón de forma ilegal. 1 Plan de Estabilización : paquete de medidas económicas aprobado por el gobierno de Franco en el año 1959. El objetivo de este Plan era sanear la economía española para proceder a un posterior plan de desarrollo industrial. El Plan de Estabilización produjo de inmediato una fuerte recesión que supuso un gran sacrificio para la población y en especial para las clases populares: fuerte incremento del paro, retroceso de las rentas familiares. Esta situación fue aliviada por la emigración laboral hacia Europa.
  4. 4. 4 -A partir de 1973, la emigración europea decayó. La crisis del petróleo del 73 provocó un aumento del paro en los países de Europa occidental e hizo disminuir la contratación de mano de obra, de modo que muchos emigrantes españoles regresaron. En el apartado de las migraciones internacionales, es interesante apuntar la emigración de españoles hacia el Magreb y sobre todo a Argelia, que se produjo desde los últimos decenios del siglo XIX y hasta entrado el XX. El origen de estos emigrantes era fundamentalmente Alicante, Murcia y Almería. El momento de mayor presencia de emigrantes españoles en el Magreb fue el de los años treinta del siglo XX, cuando se calcula que hubo allí establecidos unos 300.000 Consecuencias de las migraciones exteriores (transcontinentales e internacionales). Las migraciones exteriores han tenido importantes consecuencias demográficas, económicas y sociales: - Las consecuencias demográficas se concretan en la pérdida importante de población y el envejecimiento de la pirámide de población en aquellas regiones en las que la emigración fue más fuerte. - Las consecuencias económicas fueron en general positivas, pues la emigración alivió el paro (los que se quedaron tuvieron más facilidades para encontrar empleo); además , las divisas que enviaban los que emigraron contribuyeron a financiar el desarrollo económico español y a reducir el déficit comercial español. - Las consecuencias sociales fueron el desarraigo ( los emigrantes se incorporaron a sociedades cuya lengua y costumbres desconocían) , las penosas condiciones de vida ( alejados de la familia, en viviendas de poca calidad), las penosas condiciones de trabajo ( los emigrantes solían coger los trabajos que los nacionales no querían y además solían percibir salarios más bajos). Además, cuando llegó la crisis de principios de los 70 y empezó a haber despidos, los emigrantes españoles fueron los primeros en ser despedidos y, muchos regresaron sin haber mejorado su nivel profesional. El retorno a España creó nuevos problemas, como encontrar trabajo, conseguir vivienda y readaptarse a las condiciones de vida del país. 1.3 Las migraciones interiores hasta finales del siglo XX. Las migraciones interiores son los movimientos de población dentro de las fronteras del propio país. Las migraciones interiores en España se desarrollaron básicamente entre finales del XIX y la crisis económica de 1975. Estas migraciones interiores estuvieron protagonizadas por campesinos que se dirigieron, por motivos laborales y con carácter temporal o permanente, a otras áreas agrarias y, sobre todo, a las grandes ciudades industriales. Dentro de las migraciones interiores tradicionales distinguimos: -Migraciones estacionales o temporales. -Éxodo rural. - Las migraciones estacionales y temporales tuvieron su auge entre finales del siglo XIX y la década de 1960, y afectaron a la población campesina. Hubo de dos tipos: desplazamientos estacionales a otras zonas rurales para realizar labores agrarias
  5. 5. 5 ( siega, vendimia, recolección de la aceituna o de la naranja...) y desplazamientos temporales a la ciudad, en las épocas del año en las que en el campo no daba mucho trabajo, para realizar tareas no agrícolas ( por ejemplo, en la construcción). - El éxodo rural tuvo lugar entre 1900 y 1975. Es un desplazamiento de población (migración ) desde las áreas rurales a las urbanas ( del campo a la ciudad), es una migración de larga duración y a menudo con carácter definitivo. Los emigrantes eran campesinos procedentes de las zonas atrasadas de Galicia, de ambas Castillas, de Extremadura, de Aragón y de Andalucía. Zonas en las que predominaba el sector primario y en las que el crecimiento vegetativo era alto. Estos emigrantes se dirigieron primero a las zonas industriales de Cataluña, País Vasco y Madrid, y más tarde a las zonas turísticas de las costas del País Valenciano, Baleares y Canarias. Estos emigrantes buscaban trabajo, ingresos más altos y mejores condiciones de vida en general. Dentro el éxodo rural distinguimos cuatro etapas: - El primer tercio del siglo XX . El éxodo rural estuvo motivado por la crisis de la filoxera en las zonas vitivinícolas, con la mecanización del trabajo agrícola en general y con el desarrollo urbano e industrial español. Los emigrantes se dirigían las ciudades industriales. - Durante la Guerra Civil ( 1936-1939) y la posguerra (1939-1950), el éxodo rural se estancó. Durante la guerra la industria sufrió importantes destrucciones y las ciudades sufrieron importantes problemas de abastecimiento, por lo que dejaron de ser atractivas para la emigración. Durante la posguerra, el franquismo fomentó la permanencia de la población rural en el campo, y además el estancamiento económico provocado por el aislamiento internacional redujo el número de puestos de trabajo en la industria. - Entre 1950 y 1975 el éxodo rural alcanzó su mayor volumen a causa del crecimiento demográfico y a la mecanización de la agricultura. Además, el auge industrial impulsado por los Planes de Desarrollo2 generó miles de puestos de trabajo en las ciudades industriales, y el boom del turismo en litoral mediterráneo e insular creó una gran oferta de empleos en los servicios y en la construcción. Las zonas hacia las que se dirigieron los emigrantes fueron: el eje del Mediterráneo ( desde Gerona hasta Alicante), el eje del Ebro ( desde Tarragona hasta el País Vasco, incluyendo Zaragoza y Navarra) y Madrid. - Desde 1975 el éxodo rural decayó. A partir de la crisis industrial de principios de los 70, las áreas tradicionalmente emigratorias o de expulsión redujeron sus salidas hacia las zonas industriales afectadas por la crisis ( cierre de fábricas, ajustes de plantillas...) e incluso se convirtieron en zonas de recepción gracias a los procesos de retorno. Estos retornos afectaron al principio más a los y jubilados y luego a todos los sectores de la población, porque el campo es un medio más barato para subsistir con el seguro de desempleo.. Por su parte, las áreas tradicionalmente inmigratorias (Madrid, País Vasco, Cataluña, Asturias...) 2 Planes de Desarrollo: planes o conjunto de medidas y directrices para fomentar el desarrollo industrial en algunas zonas de España que el gobierno franquista aplicó entre 1964 y 1975.
  6. 6. 6 , afectadas por la crisis industrial y sometidas a duros procesos de reconversión industrial, dejaron de recibir inmigración e incluso se convirtieron en áreas emigratorias. Además, a partir de los años ochenta, el desarrollo de las Comunidades Autónomas y la incorporación a la UE ( 1986) han favorecido enormemente el desarrollo de las diversas regiones, creándose nuevos centros de actividad económica y de aprovechamiento de los recursos endógenos ( propios) y eliminando así buena parte de los factores que antes expulsaban a la población. Las consecuencias de las migraciones interiores. Las migraciones interiores han tenido importantes consecuencias:  Consecuencias demográficas. Las migraciones interiores han provocado importantes desequilibrios en la distribución de la población: vaciamiento del interior de la Península ( salvo excepciones como Madrid, Valladolid y Zaragoza) y grandes densidades en la periferia. También han influido en la estructura de la población por sexo y edad: han elevado la tasa de masculinidad en las áreas de emigración, sobre todo en las zonas de montaña ( pues han emigrado más las mujeres que los hombres), lo cual ha dificultado la formación de nuevas familias; y han causado el envejecimiento de la población rural ( emigraban los jóvenes) y el rejuvenecimiento de las zonas urbanas.  Consecuencias económicas. En las zonas rurales las migraciones permitieron en un primer momento aumentar los recursos de la población, pero con el tiempo se produjo una deseconomía de subpoblación ( falta de población suficiente para explotar los recursos económicos propios). En las ciudades, la llegada masiva de inmigrantes provocó deseconomías de congestión: falta de suelo par construir viviendas, encarecimiento de la vivienda, congestión del tráfico, falta de puestos escolares, colapso de los servicios sanitarios etc... .  Consecuencias sociales. Al pasar los emigrantes de una sociedad rural de valores tradicionales a una sociedad urbana y competitiva, se produjeron problemas de asimilación y sobre todo de integración. Normalmente la integración no se produce hasta la siguiente generación ( el hijo del emigrante). Además, en los años sesenta especialmente, la llegada rápida y masiva de población emigrante a las ciudades y la falta de una planificación por parte de las autoridades, provocó que los recién llegados del campo tuvieran que sufrir condiciones de vida muy duras: infraviviendas, hacinamiento, abusos laborales y falta de servicios básicos como escuelas, centro sanitarios, agua potable etc.  Consecuencias medioambientales. En las zonas de expulsión de emigrantes ( zonas rurales) quedaron abandonados ecosistemas tradicionales, lo que ha supuesto un deterioro medioambiental de ciertas zonas. En las grandes ciudades ( áreas de recepción), el crecimiento acelerado y normalmente poco ordenado provocado por la llegada masiva de emigrantes del campo, creó problemas de residuos, contaminación atmosférica, ruido y deterioro medioambiental en general . 2. LOS MOVIMIENTOS ESPACIALES EN LA ACTUALIDAD.
  7. 7. 7 2.1 Las migraciones exteriores en la actualidad. Desde la crisis de 1973 la emigración española a Europa se mantiene en cifras bajas. Actualmente es sobre todo una emigración de temporada ( de hasta tres meses) y temporal ( de tres meses a tres años), integrada por varones, que se dirigen a Francia ( la vendimia) y Suiza. Hay que indicar que la crisis de 2007 ha provocado un incremento continuo aunque aún no excesivamente significativo de las salidas hacia destinos mayoritariamente europeos. El perfil del nuevo emigrante español es de jóvenes cualificados que buscan en la vecina Europa oportunidades laborales que España no les ofrece. Se están produciendo también movimientos de retorno de familias extranjeras que antaño inmigraron a España, años 90 del siglo XX e inicios del siglo XXI, y que ante el incremento del paro en nuestro país optan por volver a sus territorios de origen: América del sur o Marruecos por ejemplo. 2.2 Las migraciones interiores en la actualidad. Desde la crisis de 1975 finalizó la migración clásica entre el campo y las grandes ciudades industrializadas y se inició un nuevo sistema migratorio con características diferentes. El origen de los emigrantes ya no es exclusivamente rural, sino que también proceden de núcleos urbanos, sobre todo de los más grandes. El destino principal de los emigrantes ya no son las grandes ciudades industrializadas, sino las ciudades medianas o pequeñas. Además producen también migraciones hacia municipios rurales ( los de menos de 10.000 habitantes) Los principales tipos de migración interior actual son los siguientes: a) Migraciones residenciales. Son migraciones provocadas por motivos exclusivamente residenciales. Son las llamadas migraciones intraurbanas: desde las ciudades centrales hacia sus diversas coronas residenciales ( ciudades dormitorio de la periferia, ciudades medias cercanas o municipios medianos y pequeños más o menos cercanos ).Estas migraciones está protagonizadas sobre todo por parejas recién formadas y por jóvenes que buscan viviendas más baratas y mejores condiciones medioambientales. b) Migraciones laborales. Responden a motivaciones de trabajo. Son principalmente interurbanas, sobre todo entre ciudades de la misma provincia o de la misma comunidad autónoma. Se trata sobre todo de adultos jóvenes (20-34 años) que se dirigen a las ciudades con mayor dinamismo económico. c) Migraciones de retorno rural. Suponen el regreso de población a municipios rurales. Se trata de antiguos emigrantes de la época del éxodo rural que una vez jubilados regresan a sus pueblos, o de trabajadores afectados por las jubilaciones anticipadas motivadas que hacen lo propio. El retorno de jubilados provoca un envejecimiento de la población rural y un incremento de las necesidades de servicios para la tercera edad, los prejubilados por su parte impulsan la creación de nuevas actividades económicas ( turismo rural, agricultura a tiempo parcial). Existe también una corriente neorrural, minoritaria, formada por personas adultas que abandonan la ciudad huyendo del estrés, la precariedad laboral, el alto precio de la vivienda y otros inconvenientes del mundo urbano y emigran a núcleos rurales buscando una nueva forma de vida.
  8. 8. 8 d) Movimientos habituales de población. Son los desplazamientos que se realizan de forma periódica por motivos de trabajo o de ocio. Por ejemplo, los movimientos pendulares entre el lugar de residencia y el de trabajo ( normalmente desde lugares cercanos a la ciudad hacia la ciudad). Otro ejemplo son los movimientos de fin de semana y turismo ( de la ciudad al campo...). En la actualidad las zonas que más inmigración interna reciben son las áreas turísticas ( Baleares, Canarias, litoral mediterráneo) gracias a los puestos de trabajo que genera el turismo, a la agricultura de exportación ( cítricos y productos hortofrutícolas en general) y a la pequeña industria. 2.3 La inmigración actual. Desde los años noventa , España está recibiendo un volumen importante de inmigrantes. Estos inmigrantes proceden mayoritariamente de Latinoamérica ( Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina...), de Marruecos, del África subsahariana, de Europa del este ( Rumania, Polonia), de Europa occidental (Gran Bretaña, Francia, Alemania, Portugal) y de Asia ( China, Filipinas). El destino principal de estos inmigrantes es Cataluña, Madrid, Andalucía, el País Valenciano, Murcia y las Canarias. Estos inmigrantes pueden clasificarse en tres grupos: - Los que alcanzan la nacionalización tras varios años de permanencia y pasan a ser españoles de pleno derecho. - Los inmigrantes legales, que obtienen un permiso de residencia y mantienen su nacionalidad de origen. - Los inmigrantes ilegales, difíciles de contabilizar. Las causas principales de la inmigración son económicas ( alto crecimiento de la población y falta de recursos y de trabajo en sus países de origen) o políticas ( persecución, falta de derechos y libertades, guerras... en sus países de origen). Los inmigrantes, sobre todo los ilegales, desempeñan trabajos de baja cualificación en la construcción, la agricultura, la pesca, la minería, los servicios... . Además, en muchos casos, estos inmigrantes viven en una situación de inestabilidad laboral y, en ocasiones, de marginalidad. A esta inmigración económica hay que añadir la llegada de inmigrantes, muchos ya jubilados, procedentes de países ricos de Europa occidental ( Gran Bretaña sobre todo) que se instalan en España atraídos por el clima, las costas y un nivel de vida. Desde 2009 y como consecuencia de la crisis económica que aplasta el país, la llegada de inmigrantes económicos se ha detenido considerablemente, predominando los movimientos de retorno.
  9. 9. 9 Empadronamiento anual de inmigrantes extranjeros en España entre 1996 y 2007. Procedencia de los inmigrantes extranjeros por países en 2008.
  10. 10. 10
  11. 11. 11

×