Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Historia del Pensamiento Económico. De Grecia al Marginalismo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Historia del Pensamiento Económico. De Grecia al Marginalismo

  • 7,374 views
Published

Podrá ver un comentario sobre Historia del Pensamiento Económico desde el siguiente enlace de nuestra página web: …

Podrá ver un comentario sobre Historia del Pensamiento Económico desde el siguiente enlace de nuestra página web:
http://www.escueladefinanzas.com/es/biblioteca-ef/libros/1518-hpe

Published in Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
7,374
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
117
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICONo está permitida la reproducción total o parcial de esta obra ni su tratamientoinformático, ni la transmisión por cualquier medio o método, sin autorización escritade la Editorial.DERECHOS RESERVADOS © 2011, Venancio Salcines y Esther BarrosISBN: 978-84-614-9263-3D.L.: C 807-2011Editor: Escuela de Finanzas, S.L.Salvador de Madariaga nº 5015176, Oleiros (La Coruña)902.922.127editorial@escueladefinanzas.com
  • 2. HISTORIA DELPENSAMIENTOECONÓMICO: DE GRECIA AL MARGINALISMO XC V. S a l c i n e s & E . B a r r o s
  • 3. ÍNDICE 7 PRÓLOGO 9D E S D E E L I N I C I O D E L O S T I E M P O S H A S TA EL PENSAMIENTO ESCOLÁSTICO 31 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ESCOLÁSTICO 51 L A E C L O S I Ó N D E E U R O PA : E L MERCANTILISMO COMO CORRIENTE TRANSVERSAL 63 LOS MERCANTILISMOS 85E L P E N S A M I E N T O E C O N Ó M I C O I TA L I A N O : LA ABSTRACCIÓN COMO CAMINO 99LA BÚSQUEDA FRANCESA DE UN SISTEMA E C O N Ó M I C O : L O S F I S I Ó C R ATA S 113 NACE UNA CIENCIA
  • 4. 125LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA: ADAM SMITH 153 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO 183 M A R X Y L A E C O N O M Í A S O C I A L I S TA 197 D E L D E B AT E F I L O S Ó F I C O A L ECONÓMICO 219 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN 247 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA 257E Q U I L I B R I O G E N E R A L WA L R A S I A N O : UN SISTEMA ECONÓMICO EN INTERCONEXIÓN 285 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA 299 BIBLIOGRAFÍA
  • 5. PRÓLOGOA l abrir las páginas de este libro y ojear los primeros capítulos podrá observar que esta Historia nace muy atrás, en los primeros siglos. Al igual que Joseph Alois Schumpeter, el gran maestro austríaco, miramos al pa-sado para poder entender el presente. Nos sumergimos en la fi-losofía griega y esencialmente en Jenofonte y Aristóteles porqueen ellos yacen los cimientos de la Teoría de la Elección del sigloXIX. Podíamos haberlos admirado por su influencia en la escuelaescolástica, especialmente a Aristóteles, pero creemos que suslecciones han llegado hasta la antesala del conocimiento que semuestra hoy en las clases de microeconomía y por ello entende-mos fundamental su saber.El mercantilismo, tantas veces tan despreciado por los pensado-res del siglo XIX y algunos del XX, lo consideramos crucial paraentender mejor el comportamiento actual de muchas naciones.Vemos, por ejemplo, fascinante los paralelismos entre el mercan-tilismo español y el comportamiento reciente de algunos líderesregionales. O sin ir tan lejos, mirando la política exterior nor-teamericana sentimos ver la conducta de alguna de las grandesnaciones de los siglos XVI y XVII.
  • 6. 8 PROLOGOEl libro avanza acorde el paso del tiempo, de este modo el lector,usted, puede ir siguiendo las diferentes escuelas según estas seasentaban en la sociedad de su época. Abordamos con detalle,porque no podía ser de otro modo, el pensamiento clásico. Yaunque Schumpeter es nuestra gran inspiración, su opinión nosmarca siempre que nos ubicamos en la duda, hemos de decir quehemos ponderado a Smith en un mayor grado en que él lo hu-biera hecho. Cada vez que lo releemos encontramos en el maes-tro escocés nuevas e inéditas grandezas y ese sentimiento hemosquerido trasladarlo a este trabajo.A Marx le hemos dedicado menos espacio y esfuerzo que el quele hubieran dedicado muchos de nuestros colegas, pero es pocaya la luz que vemos en sus trabajos y opinamos, sin ánimo deacertar, que el tiempo no lo tratará mejor.Caímos rendidos, como no, por el marginalismo. La fuerza de larevolución utilitarista de 1871 sigue presente todavía hoy. Quiendesee avanzar en la microeconomía avanzada ha de saber y co-nocer a los primeros utilitaristas económicos. La potencia de susescritos y la fuerza de sus razonamientos la consideramos crucialy por ello hemos realzado a Carl Menger, Stanley Jevons y LeonWalras.Por lo demás, indicar que este es un libro cocinado de modolento, empezamos a elaborarlo a finales del siglo XX, son más dediez años de trabajo. Son años de lectura, reflexión y posteriorredacción. Muchos temas los hemos debatido en clase con nues-tros estudiantes, el modo de entender y comprender nuestras ex-plicaciones nos llevaban de nuevo a volver a redactar un capítuloo mejorar una explicación. Estamos, en fin, ante una obra viva.Hoy leen la primera edición, mañana esperamos que lean una se-gunda, que sin lugar a dudas sera más completa y robusta que laanterior, ya que en ella habremos introducido los pensamientosde nuestros estudiantes más inquietos y la de aquellos colegasque se acerquen a debatir con nosotros.Venancio Salcines & Esther Barros, La Coruña (España), Marzo2011.
  • 7. DESDE EL INICIOD E L O S T I E M P O S H A S TA E L PENSAMIENTO ESCOLÁSTICO[I.1 PRIMERAS CONTRIBUCIONES AL ANÁLISIS ECONÓMICO][I.2 JENOFONTE, LA ECONOMÍA COMO ADMINISTRACIÓN DE BIENES][I.3 P R O TÁ G O R A S : L A A P O R TA C I Ó N S O F I S TA ][I.4 P L AT Ó N O L A V I S I Ó N R A C I O N A L I S TA ][I.5 ARISTÓTELES, EL GRAN MAESTRO][I.6 ROMA Y EL CRISTIANISMO PRIMITIVO][I.7 LA IGLESIA CRISTIANA, SUS PRINCIPIOS] [ N O TA S ]
  • 8. DESDE EL INICIO D E L O S T I E M P O S H A S TA EL PENSAMIENTO ESCOLÁSTICO[I.1 PRIMERAS CONTRIBUCIONES AL ANÁLISIS ECONÓMICO]C uando los estudiantes de la Es- Los economistas del paña de postguerra comenza- siglo XX iniciaron su ban el estudio de la Economía formación despreciando todas las doctrinas en Política, lo primero que leían en desuso.sus manuales es que no puede hablarse de El análisis económicodoctrinas económicas en su consideración previo a la Escuelade exposición científica y sistemática de Clásica, fue el quelos problemas fundamentales de nuestra recibió el mayor de los desprecios.ciencia hasta el siglo XVIII, con la EscuelaFisiocrática. Así se lo indicaban Perianes y Forns (1946) a losestudiantes de Derecho de la Universidad de Madrid. Si el es-
  • 9. 12 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…tudiante pertenecía a la Universidad de Barcelona posiblementeprofundizaría en la Historia de la Economía de J. Algarra (1941)1.Indicaba este profesor barcelonés que nuestra ciencia es absolu-tamente moderna, pues ni en la antigüedad ni en la Edad Mediaconocemos teoría alguna de Economía política. A pesar de haberalcanzado en los tiempos clásicos, tanto la actividad producto-ra como todo el rodaje económico, muy alta perfección, ello nodio lugar a ningún análisis teórico: sólo algunos hombres muyeminentes, y aún en contados casos, se fijaron en los problemasprácticos de la vida económica y dedujeron conclusiones bastan-tes generales. Las obras económicas de aquellas remotas edadesson por lo común dignas de escasa estima2.Muchos manuales de Muchos manuales de economía, principal-principios del siglo XXmente los británicos, iban mucho más lejosignoraban las escuelas e ignoraban todas las escuelas. Se aupaban,anteriores. muy en línea con el estilo actual, sobre losavances de la revolución hicksiana y los economistas de la Lon-don School of Economics. Los alumnos de América Latina, y enespecial los argentinos y los mexicanos, se formaban a través delos libros que componían la serie de Economía que dirigía DanielCosío Villegas para el Fondo de Cultura Económica (FCE). Unode los principales manuales del FCE estaba escrito por Frede-ric Benham (1938)3 y su denominación original era Economics:A General Textbook for Students, aunque los estudiantes de hablahispana lo conocieron como Curso Superior de Economía.El siglo XX nació menospreciando a todas aquellas doctrinaseconómicas que se consideraban superadas. El mundo se dividíaentre los defensores del capitalismo y el comunismo. En medio deesta lucha ideológica sangrienta no parecía rentable hacer “per-der el tiempo” al estudiante explicándole doctrinas en “desuso”.Sin embargo, si retrocedemos en el tiempo hasta el periodo deentreguerras y leemos a los economistas de la década los vein-te4, como René Gonnard (1930) o anteriores, como A. Souchon(1905) o Guiraud (1905)5, observamos una mayor atención ha-cia el pensamiento griego.Aunque, como indica Schumpeter (1954), verdaderamente, sihablamos de pensamiento económico en general, y no de escue-
  • 10. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 13 V. S a l c i n e s & E . B a r r o slas, entonces podremos encontrar antecedentes en las civilizacio-nes antiguas. [DEL ESTE PROVIENEN LOS PRIMEROS R AY O S D E L U Z ]Las teocracias asiria y babilónica habían desarrollado las institu-ciones monetarias, conociendo el crédito y la banca (2.000 a.C.).Las enseñanzas de Kung Fu-tse (551-478 a. La clave económicaC.), más conocido como Confucio, cinco si- se incorpora a lasglos antes de Cristo, preconizarón una mo- corrientes amplias de pensamientoral destinada a permitir el perfecto gobierno para satisfacer lasdel pueblo. Intentaban convertir al hombre necesidades de saber deen un ser superior para beneficio de la colec- los gobernantes.tividad. Este pensador chino y los discípulosde su obra mostraron un perfecto razonamiento sobre el sistemaeconómico en China. Su trabajo, sumado al de sus seguidores,como Mencio, de nombre Mong-Tsu (372-288 a.C.), señalaronmétodos de política económica y control de cambios que indu-dablemente hacen pensar en la existencia de algún razonamientocientífico6. De hecho, con ellos, las bases mitológicas chinas pali-decen ante las especulaciones filosóficas, y la tradición, tan suma-mente religiosa, empieza a perder gran parte de sus prerrogativas.En cuanto al análisis económico griego, parece sorprendente sudebilidad cuando se piensa en el brillantedesarrollo económico que alcanzaron en el A los filósofos griegos no les preocupaba lacampo de los hechos, y también en la ampli- Economía. Era paratud que adquirieron entre ellos otras cien- ellos un tema menor.cias sociales y morales como la política y la La preocupaciónética. Siendo el pensamiento griego mucho aristotélica de teorizarmás psicológico que el occidental, ¿por qué sobre la felicidad, permitió, mucho tiempono utilizó la economía política en Grecia in- después, profundizar envestigaciones comparables a las que pusie- la Teoría Subjetiva delron a tanta altura las ciencias inmediatas?, Valor.Souchon (1905) . 7 [ L A A B U N D A N C I A E S TA R E Ñ I D A C O N E L PENSAMIENTO ECONÓMICO]Como afirma Gonnared (1930), la economía política de los grie-gos es incompleta y, desde muchos puntos de vista, rudimentaria;
  • 11. 14 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…pero además y principalmente, no se destaca como ciencia inde-pendiente. No se la considera más que como una dependencia dela política o de la moral. Debe notarse que las obras en las cualestenemos que buscar las ideas helénicas en materia de economía,no las exponen más que de un modo incidental. Generalmenteesta exposición es con motivo de teorías políticas o éticas. Deesta eclipse y de esta subordinación del pensamiento económicogriego se han dado diferentes explicaciones. A juicio de Gonnard(1930)8, sólo dos de ellas parecen dignas de atención: en primerlugar, la extremada preocupación que los griegos tenían por elEstado, distraía su mirada de los fenómenos económicos, los másalejados, por su naturaleza, del Estado, los menos sometidos a suacción. Por otra parte, hay que tener en cuenta que estos mismosfenómenos económicos eran infinitamente menos visibles e im-presionantes que hoy.Tal y como indica Schumpeter (1954) en su Historia del AnálisisEconómico, por lo que se nos alcanza, un análisis económico rudi-mentario es un elemento menor – muy modesto – de la herenciaque hemos recibido de nuestros antepasados culturales, los anti-guos griegos. Al igual que su matemática y su geometría, que suastronomía, su mecánica y su óptica, también su economía es laraíz de toda la que ha venido después. A diferencia de los logrosen esos otros campos mencionados, su economía no alcanzó unestatuto de independencia, ni siquiera entidad clasificatoria pro-pia. Los griegos fundían sus razonamientos económicos con sufilosofía general del estado y de la sociedad, y pocas veces trata-ron sustantivamente un tema de economía.Frecuentemente, se indica que los escasos fragmentos científicosdisponibles del pensamiento económico griego se encuentran enPlatón (427-347 a. C.) y Aristóteles (384-322 a. C.), olvidandoen muchas ocasiones las aportaciones de Protágoras (490-415 a.C.) y Jenofonte (430-355 a. C.).[I.2 JENOFONTE, LA ECONOMÍA COMO ADMINISTRACIÓN DE BIENES]El primero de estos maestros griegos, Jenofonte (444-354 a. C.),ha sido más conocido por su carácter de general griego, que por
  • 12. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 15 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ssu labor como filósofo, discípulo de Sócra- Aunque se pueden extraertes (469-399 a. C.) o historiador. La Ciro- de Jenofonte lecciones interesantes sobre elpedia, la más antigua de las novelas histó- marginalismo, sus ideasricas, se vincula a su nombre, algo que no no influyeron en losocurre cuando se menciona Economía o economistas subjetivistasDe las Rentas. del siglo XIX.En la última de sus obras mencionadas, De las Rentas, aborda lagestión económica de los esclavos utilizados en algunas de lasexplotaciones mineras de Atenas. El macizo del Laurion, al surde Atenas, era una zona de explotación de plomo argentífero.Este hecho provocaba una concentración humana cuya impor-tancia varió según la actividad o negligencia de la administra-ción pública y la riqueza o la escasez de los yacimientos cono-cidos. Como propietario de los yacimientos, el estado atenienselos arrendaba a los explotadores, reservándose el monopolio dela plata obtenida después del tratamiento del mineral. En estasexplotaciones había invertidas grandes cantidades de dinero ocapital. Los explotadores destinaban estas ingentes cantidadesde dinero a abrir las galerías y a adquirir los materiales y lamano de obra, que era esclava. Esta mano de obra, aunque es-clava, suponía un elevado coste para el explotador de las minas,ya que, generalmente se la alquilaba a empresarios, cuyo únicofin comercial era arrendar mano de obra esclava. Los empresa-rios esclavistas conformaban de facto un monopolio que estran-gulaba la actividad minera ateniense al controlar la oferta demano de obra, con objeto de elevar su precio.La propuesta de Jenofonte, descrita en De las Rentas, fue re-servar esta especulación para el Estado. Este, capaz de invertircantidades más considerables en la adquisición de esclavos, sehabría asegurado no sólo el producto de su alquiler, sino tam-bién las correspondientes entradas de dinero acrecentadas por eldesarrollo de las explotaciones mineras, que ahora ya no veríanestrangulada su actividad económica por el alto precio de estamano de obra. Esta idea de Jenofonte entronca en la enormepreocupación que tenían los pensadores griegos de los proble-mas de estado, pero con la particularidad, de que por primeravez, la economía está reflejada de un modo sustantivo.
  • 13. 16 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…Jenofonte aporta la Pero, la obra que debe ser considerada suprimera noción conocidabuque insignia como economista es su Eco-de marginalidad.Hace hincapié en nomía. Este escrito, como indican Ekelundque cuanto mayor es y Hébert (1992), debe ser considerado unel número de platos himno a la ciencia de la administración.superfluos o añadidos De Economía se extrae la lección de queque se ponen delante deun buen administrador se esfuerza por in-una persona, más prontole invade una sensación crementar el tamaño del excedente econó-de hartazgo. mico de su unidad de producción. Esto se logra a través de la habilidad, el orden yuno de los principios económicos fundamentales - que veremosesbozado también en Platón - la especialización. En el caso deJenofonte, se referirá a la especialización del trabajo. [ C U A N TA M Á S C O M I D A M E N O S P L A C E R ]Algunos autores han creído ver en Jenofonte una preocupaciónpor los problemas del valor, de modo similar al detectado pos-teriormente en Aristóteles9. Con la salvedad, que la influenciaposterior de Aristóteles en los marginalistas (siglo XIX) está con-trastada y la de Jenofonte, no.El subjetivismo a la hora de analizar el problema del valor se ob-serva en Jenofonte cuando argumenta que el hombre inteligenteutiliza la percepción y la razón para extraer de la naturaleza loque es necesario para satisfacer las necesidades humanas y evitarlas incomodidades. Este pensamiento era coherente con la doc-trina hedonista. Los primeros esbozos de la doctrina utilitaristaa mediados del s. XIX fueron tildados en su momento de hedo-nistas. Destacamos también de este discurso su utilización delconcepto de necesidad como eje articulador. Este concepto seráun bloque transversal que recorrerá el análisis económico del va-lor, tanto en su vertiente objetiva como subjetiva.Sobre el concepto de marginalidad, se ha querido ver en un ejem-plo de Jenofonte, relacionado con el consumo de alimentos, unesbozo de esta idea. Plantea que cuanto mayor es el número deplatos superfluos o añadidos que se ponen delante de una per-sona, más pronto le invade una sensación de hartazgo; y así, enlo que respeta a la duración de su placer, también el hombreal que se le ofrecen muchas posibilidades está peor que el que
  • 14. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 17 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sdisfruta moderadamente de la vida. Pero donde entronca Jeno-fonte directamente con la preocupación de los subjetivistas delsiglo XIX, es en su concepción de los bienes. Este tema, que fuetratado de un modo muy detallado por alguno de los principalesmarginalistas, como Menger en 1871, fue genialmente esbozadopor este filosofo griego al explicar la utilidad de una flauta: Esteinstrumento musical, para quien sabe tocarlo es un bien, y paraquien no sabe, no lo es más que piedras inútiles. Jenofonte, conesta explicación está relacionando los bienes con las satisfaccio-nes de necesidades. De un modo más elaborado, pero estructu-ralmente igual, planteó el austríaco Carl Menger su concepto debien en el último tercio del siglo XIX.[I.3 P R O TÁ G O R A S : L A A P O R TA C I Ó N S O F I S TA ]Antes de relatar las aportaciones de Platón y Aristóteles es nece-sario mencionar a Protágoras. Este filósofo griego pertenecía alcuerpo intelectual y moral de los “sofistas”. Protágoras genera la ideaEn sí, este nombre, que significa “hombre base de que el hombre esde saber” no debe tener una connotación la medida de todas laspeyorativa, aunque la polémica tendencio- cosas.sa y agria llevada contra ellos, en particular El individualismo, sosténpor Platón, les valió una mala reputación, de las teorías utilitaristas del siglo XIX, dice loque se refleja en la actual connotación de la mismo.palabra sofista.Rebasaban, los sofistas, ampliamente el marco de la filosofía,abordando todos los aspectos del saber, desde un método tildadoen su esencia de revolucionario. Sin ningún cuidado por preocu-paciones abstractas, proclamaban, según la frase de su más fa-moso representante, Protágoras, que “El hombre es la medida detodas las cosas”10. No es difícil sospechar que, desde este puntode vista filosófico se pudiera esconder, como así es, la idea matrizde la teoría del valor trabajo11 y la del individualismo subjetivo.Protágoras adelantó dos concepto básicos de la teoría económi-ca moderna: a) El método de evaluación de los individuos comoagentes maximizadores de utilidad y b) El uso de la evaluaciónhedonista en la medición de la utilidad12. Estos dos conceptos
  • 15. 18 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…que se extraen de Protágoras están en plena consonancia con lasdoctrinas sofistas, que con un desprecio total de las tradiciones ypor el ejercicio del espíritu crítico, intentaban plantear el subje-tivismo negando la posibilidad de ningún conocimiento objetivo.Planteaban los sofistas y por tanto Protágoras, que era su prime-ra espada, la imposibilidad de afirmar o negar la existencia delos dioses, igualmente la imposibilidad de considerar la ley comoalgo más que una realidad humana y sometida al capricho de loshombres. Y al mismo tiempo animaban a sus discípulos a buscarlos éxitos por encima de todo, a no reconocer una verdad y unajusticia absolutas superiores y distintas a lo útil.[I.4 P L AT Ó N O L A V I S I Ó N R A C I O N A L I S TALa existencia de una La visión subjetiva de Protágoras en nadaclase gobernante es fue compartida por Platón, quien hacíabastante complicado sin descansar sus pensamientos sobre el pe-la producción de bienes.Potenciales problemas destal del racionalismo. Ciertamente Pla-de escasez obligan tón estaba mucho más cerca de la visióna abordar las tareas de Jenofonte que de la del sofista Protágo-productivas y mercantiles. ras. Combinaba la idea de especialización y división del trabajo con los razonamien-tos más abstractos de la idea de ciudad-estado, que era para losgriegos la única forma posible de existencia civilizada.En la República se observa con claridad la aplicación de estasideas. Muestra como la polis griega y por extensión cualquiertipo de ciudad, se conforma de personas que tienen la capacidadde satisfacer las necesidades de otras personas - los artesanos,los militares, los religiosos.. – de modo que se va generando unente agregador de personas, una ciudad. Por tanto, es la búsque-da y el estudio de la polis griega por excelencia la que le conducea la idea de especialización. [ L A P O L I S I D E A L G E N E R A C L AV E S ECONÓMICAS]Los problemas de producción los aborda, Platón, también inmer-sos en su búsqueda de ciudad ideal. En este caso, será a la horade plantear el sistema de clases sociales reinante. La existencia
  • 16. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 19 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sde una clase gobernante es bastante complicada sin la produc-ción de bienes. Es por ello necesario abordar las tareas producti-vas y mercantiles.Su visión de la sociedad ideal como algo absoluto y estático lehacía considerar como un mal – aunque necesario – al dinero y alcomercio. Estos dos elementos tenían la virtud, y aun la tienen,de alterar el status quo social.El último de los elementos que se pueden extraer de la obra dePlatón es su concepción del dinero como instrumento de inter-cambio (Politeia II, 371). Aunque no se puede afirmar que hayavertido ninguna opinión precisa acerca de la naturaleza del dine-ro, sí podemos aseverar que su hostilidad con el uso del oro y laplata, o su idea de una moneda local que no tiene validez comomedio de pago fuera del estado emisor, concuerdan con las con-secuencias lógicas de una teoría para la cual el valor del dinero esindependiente del material con el que se elaboren las monedas.Este hecho, a juicio de numerosos historiadores del análisis eco-nómico, como Schumpeter (1954), permiten ver a Platón comoel primer defensor conocido de una de las dos teorías fundamen-tales del dinero, igual que Aristóteles se puede presentar comoel primer defensor conocido de la otra. No obstante, es muy im-probable que esas dos teorías a las que se refiere Schumpeter(1954) hayan nacido con la obra de estos dos grandes maestrosde Grecia.La gran debilidad de la economía política de Platón es que nola abordó de un modo sustantivo, sólo la utilizó como un instru-mento más dentro de un modelo racionalista, donde el objetivoera alcanzar una polis ideal. No obstante, no debemos nuncaolvidar su idea de especialización, extraída de su teoría de lascastas, y la idea del dinero como un símbolo arbitrado para faci-litar el intercambio.[I.5 ARISTÓTELES, EL GRAN MAESTRO]Es indudable que en los trabajos de Aristóteles se puede encon-trar una intención analítica ausente en la obra de Platón. Este
  • 17. 20 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…Es el verdadero maestro. hecho, y la rapidez con la que se propaga-De Aristóteles bebieron ron sus obras en Occidente, justifican sutodos los grandespensadores, en especial preponderancia.los padres, o quizás El itinerario recorrido por los libros dedeberíamos decir abuelos,de la microeconomía Aristóteles para llegar desde la lejana Gre-moderna. cia hasta la indómita Europa Central pasó por la actual España. Después de la con-quista de Alejandría por los árabes en el año 642, la cultura y lalengua de Grecia pervivió, bajo el dominio musulmán hasta elsiglo IX. Durante estos doscientos años transcurridos desde laentrada en Alejandría, se tradujeron una gran cantidad de obrasgriegas al árabe, y entre ellas las de Aristóteles, estando la prin-cipal correa de transmisión del conocimiento científico helénicoen la escuela de Hunain ibn Ishaq (809-873). Serán las traduc-ciones al latín de las obras de Muhammad ibn Rusd, más co-nocido por Averroes (1126-1198), las que muestren de nuevo aOccidente la grandeza del pensamiento griego. [ L A S É T I C A S O L A C A J A D E PA N D O R A DEL ANÁLISIS ECONÓMICO GRIEGO]Aristóteles deslumbró a La gran obra, la primera que hizo desper-los religiosos de la edad tar el pensamiento europeo de la Edad Me-media (escolásticos), dia fue la Ética. Los iniciados en el campoa los filósofos del sigloXVIII (los clásicos) de la filosofía saben que se trata de variosy a los teóricos de la tratados aristotélicos, que en su conjunto reciben el nombre de Las Éticas. El prime-abstracción del siglo XIX(los marginalistas). Es ro de ellos es la denominada Ética Nicomá-decir, a todos aquellos quea, sobre esta y la segunda de las éticas,preocupados por el valor. la Ética Eudemia surgieron dudas sobre suautenticidad, se pensó si fueran Nicómaco o Eudemo de Rodaso, tal vez, Eudemo de Chipre, el contemporáneo de Teofrasto, aquienes había que atribuir su autoría. Lo que parece evidente es,sin embargo, que ninguna de las dos obras fueron escritos dedi-cados a Nicómaco o a Eudamo, respectivamente; no sólo porqueel concepto de dedicatoria, tal como hace suponer la equívocatraducción del título, era absolutamente ajeno a la época de Aris-tóteles13, sino, sobre todo, por el carácter de las publicacionesaristotélicas que, al menos las que han llegado hasta nosotros,
  • 18. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 21 V. S a l c i n e s & E . B a r r o snos permiten descubrir la extraña relación, vista desde nuestroscriterios, que los escritores griegos de la época platónica o aristo-télica tenían con sus propios escritos. Los nombres propios que,adjetivamente aparecen en los títulos de las dos Éticas podríandeberse, en el caso de Nicómaco, a que éste fue el corrector y eleditor del escrito de su padre. Más difícil de explicar es el sen-tido del nombre de Eudemo en la Ética Eudemia. Por razonesbastantes complejas, y que no abordaremos en este libro, estetrabajo ha sido considerado como una obra no original de Aristó-teles. No obstante, la suposición más aceptada actualmente enel campo de la filosofía es que por el estilo de la obra no se puedeatribuir a Eudemo de Rodas, sino que constituye una colecciónde escritos fragmentarios de Aristóteles, dados a conocer por Eu-demo de Rodas. [LOS FOGONAZOS DE ARISTÓTELES]Pero, ¿Qué fue aquello que deslumbró a los pensadores escolásti-cos, a los economistas clásicos o a los marginalistas del siglo XIXcomo Menger? No todos los economistas han mirado, buscado oencontrado lo mismo en la obra de este pensador griego.Hablar de dinero en Aristóteles es introducirnos en una larga tra-dición que recorre, al igual que una columna vertebral, el cuer-po histórico de la Edad Media, el Renacimiento y llega con ex-traordinaria fuerza hasta el cuerpo teórico de Adam Smith. Estavisión aristotélica comienza en el libro V 5, 1133a de la ÉticaNicomáquea. En ese apartado indica que todas las cosas que seintercambian deben ser, de alguna manera, comparables y esepapel lo juega la moneda. Para esto se ha introducido, la moneda, que es de algún modo, algo intermedio, porque todo lo mide, de suerte que mide también el exceso y el defecto: cuántos pares de sandalias equivalen a una casa o a un determinado alimento. Es preciso, pues, que entre el arquitecto y el zapatero haya la misma relación que hay entre una cantidad de zapatos y una casa o tal alimento. Pues, de otro modo, no habrá cambio ni asociación. Pero esta proporción no será posible, si los bienes no son, de alguna manera, iguales. Es menester, por tanto, que todo se mida por una sola cosa, como se dijo antes. En realidad, esta cosa es la necesidad que todo lo
  • 19. 22 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS… mantiene unido; porque si los hombres no necesitaran nada o no lo necesitaran por igual, no habría cambio o no tal cambio. Pero la moneda ha venido a ser como una especie de sustituto de la necesidad en virtud de una convención, y por eso se llama así, porque no es por naturaleza sino por ley, y está en nuestras manos cambiarla o inutilizarla. Ética Nicomáquea, V 5 1133a14 [ L A S N E C E S I D A D E S S O N S U B J E T I VA S ]La escuela neoclásica Al abordar el tema del dinero se introdu-siempre ha considerado ce, como no podía ser de otro modo, en elque las necesidades carácter subjetivo de las necesidades, afir-humanas son subjetivas.La escuela austriaca, mando:desde Menger hastaMises y Rothbard, Que la necesidad, como una especie de uni-opina lo mismo. Por el dad lo mantiene todo unido, está claro por elcontrario, el marxismo hecho de que, cuando las dos partes, ya am-defendía la existencia debas o una sola, no tienen necesidad una denecesidades objetivas. otra, no hacen el cambio como cuando una necesita lo que tiene la otra, por ejemplo, vino o trigo. Ética Ni- comáquea, V 5 1133bEn este párrafo queda claro que el valor de las cosas está relacio-nado con las necesidad que se tiene de las mismas. Y dado queesta cita está englobada en el marco del dinero y del precio de lascosas, se podría deducir que es el precio que estamos dispuestosa pagar el que mantiene relación directa con nuestra necesidadde las cosas.El dinero juega también en la obra aristotélica un papel de ga-rante de la satisfacción de necesidades futuras. Con el dineropodemos adquirir productos que no necesitemos en el momentopresente pero podamos necesitar en el futuro:El dinero para poder En cuanto al cambio futuro, si ahora no ne-jugar su papel de medio cesitamos nada, pero podemos necesitar lue-de cambio, tiene que go, la moneda sirve como garante, porque elser útil y con valor decambio. Por ello, se que tiene dinero debe poder adquirir. Éticaestima por su peso y Nicomáquea, V 5 1133bcalidad. Los economistas clásicos beben de lasaportaciones de Aristóteles a las teorías del contrato social, de la
  • 20. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 23 V. S a l c i n e s & E . B a r r o spropiedad o del dinero entre otras. En particular, Adam Smithextrae de Política la visión del dinero de Aristóteles. El eco-nomista escocés defiende la existencia de casas de moneda quecertifiquen la pureza del metal utilizado en la elaboración de lasmonedas, y para ello recurre a Aristóteles. Para evitar estos abusos [se refiere Smith a los abusos cometidos por aquellos que adulteran con metales pobres las monedas de oro o plata] facilitar los cambios y fomentar por este procedi- miento el comercio y la industria, en todas sus manifestaciones, se consideró necesario, en cuantos países se adelantaron algo en el camino del progreso, colocar un sello público sobre cantidades determinadas de aquellos metales que acostumbran a usar esas naciones para comprar todo género de mercancías. Tal es el ori- gen de la moneda acuñada y de aquellos establecimientos públi- cos llamados “Casas de Moneda”, instituciones que guardan un gran parecido con las oficinas (Lonjas) que inspeccionan y sellan los tejidos de lana y lino. Págs 26 y 27 de Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, [1776]1958.De hecho, Aristóteles, está planteando la No entiende que unaproposición de que el dinero para servir mercancía pueda crecercomo medio de cambio tiene que ser una de valor al pasar de unas manos a otras.de las mercancías que ayuda a intercam-biar. Es decir, tiene que ser una cosa útil y con valor de cambio,independientemente de su función monetaria. De este modo, lamercancía moneda se estima por su peso y por su calidad, aligual que las personas hacen con el resto de las mercancías paracalcular su valor. Esta teoría del dinero se denominó metalismo oteoría metalista del dinero. En lo referente al interés, nunca com-prendió por que una mercancía, como el dinero, pueda crecer alpasar de unas manos a otras. Ese hecho, que sí fue estudiado porlos doctores escolásticos, fue definido y repudiado por Aristóte-les, quien lo definió como usura [ ¡ Q U E C A R O E S T E N E R E S C L AV O S ! ]La visión aristotélica de los orígenes del Estado, de la propiedadprivada y de la esclavitud influyó también de un modo importan-te en los pensadores de los siglos XVII y XVIII. En lo referentea la esclavitud, hizo un profundo análisis económico que le llevó
  • 21. 24 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…a la conclusión de que el trabajo esclavizado era el más caro detodos. Adam Smith (1958) retoma el discurso aristotélico al re-ferirse a la baja productividad de los esclavos: La experiencia de todos los siglos y naciones demuestra que una obra hecha por esclavos es más cara que otra alguna. Un hombre que no tiene la posibilidad de adquirir propiedad o dominio, no puede tener otro interés sino el de comer lo más que pueda y trabajar lo menos que sea posible [....] para mantener cinco mil hombres ociosos (gente de guerra que se suponía necesaria para la defensa), juntamente con sus mujeres y criados, se necesitaría [se está refiriendo Smith a la baja productividad de los campos agrícolas cuando están en manos de esclavos], dice aquél, un territorio de ilimitada extensión y fertilidad, como los llanos de Babilonia. Pág. 348 de Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, [1776]1958.Como se pudo comprobar en esta cita de Smith, los economistasclásicos retoman la idea aristotélica de que los esclavos intenta-ran maximizar su ingesta alimenticia y minimizar su esfuerzo.Los escritos de Aristóteles Este discurso sobre la esclavitud está re-marcan numerosos cogido dentro de uno mayor que, al igualdebates posteriores, comoel de la rentabilidad que en Europa en los siglos XVII y XVIII,económica de la recorrió Grecia en el siglo V a. C.: el con-esclavitud o la necesidad trato social.de un contrato social. Ha sido tal la influencia de Aristóteles eneste campo que todos los grandes pensadores europeos de laépoca lo tiene presente, por ejemplo, Jean Jacques Rousseau enel Contrato Social recurre a él prácticamente en la totalidad delcapítulo X del libro III, que trata del abuso del gobierno y de suinclinación a degenerar.Será en Política I, 8-11 y en Ética V, 5 donde podemos encon-trar la economía pura de Aristóteles, o como diría Schumpeter(1954), la embrional economía pura. No observó, sin embargo,Schumpeter que no es necesario acudir hasta el libro V de la Éti-ca Nicomáquea (E.N.) para encontrar aspectos teóricos de ver-dadero interés. En el libro I de la E.N. muestra que la actividad
  • 22. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 25 V. S a l c i n e s & E . B a r r o shumana tiende siempre a alcanzar algún fin. Al menos esto sedebe de interpretar de la siguiente afirmación aristotélica15: todaactividad humana tiene un fin y el de la economía es la riqueza. Si aesta afirmación añadimos el concepto de necesidad, interpretán-dolo como un objetivo a alcanzar, estaríamos poniendo los raílespara un tren que nos conduce a una parada denominada teoríasubjetiva del valor. [OTRO LEGADO MÁS: LA NOCIÓN DE VA L O R ]Sin ánimo de restar importancia a sus apor- Sus textos, fueron releídostaciones sobre el interés y el dinero o el con- por algunos de lostrato social entre otras, hemos de destacar principales marginalistassu aportación en el tema del valor. Su teoría del siglo XIX. La teoría subjetiva delde la existencia de una escala ordinal de ne- valor parece tener suscesidades caló con fuerza en Carl Menger, orígenes en Aristótelesquien desarrolló una teoría subjetiva delvalor sustentada, entre otros, en el concepto de necesidad y enuna tabla de necesidades, donde ordena las mismas bajo el criteriode prioridad para el ser humano. Realmente, Aristóteles no sólodistinguió entre valor de uso y valor de cambio tan claramentecomo cualquier autor posterior, sino que, además ha notado queel segundo fenómeno se deriva de un modo u otro del primero.Observó, también, la importancia de los incrementos marginalesen la teoría del valor, en Tópicos, 118b 15, Aristóteles expone que, ...una cosa es más deseable si, cuando se añade a un bien inferior, hace que el conjunto se convierta en un bien mayor. Asimismo, se debe juzgar por medio de la sustracción: porque la cosa cuya sus- tracción hace que el resto se convierta en un bien inferior debe con- siderarse como un bien mayor, independientemente de la razón por la que dicha sustracción convierta al resto en un bien inferior16.Una mente con tal capacidad analítica no podía dejar de com-prender los conceptos de escasez y valor de uso. Si hacemos usode la famosa paradoja de Adam Smith sobre el valor del agua yde los diamantes, podemos decir que la misma podría haber sidosolucionada por Aristóteles. Al menos eso se intuye a la luz de lasiguiente cita
  • 23. 26 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS… ....el oro es una cosa mejor que el hierro, aunque menos útil: es difícil de obtener, y por tanto su posesión tiene más valor [....] lo que a menudo es útil supera a lo que raramente es útil. Tópicos, 1364a 20-25.[I.6 ROMA Y EL CRISTIANISMO PRIMITIVO]Los seis primeros siglos de la era cristiana Roma, lecciones para lason un eslabón más de la fuerte cadena de historia económica peropensamiento griego. Roma, como Imperio, no para la historia de la Economíahacía frente a un gran número de problemasde carácter económico. Sin embargo, la clase intelectual romanano abordó de modo sustantivo el análisis económico. Los pensa-dores clásicos han analizado con profundidad los documentos ro-manos, como los dejados por Séneca (4 a.C. – 65 d.C) o DionCasio17 (170 d.C. – 235. d.C.) entre otros, pero ha sido la mayoríade las ocasiones para buscar respuestas a problemas importantesde su época, como la esclavitud o la acuñación de monedas, másque con objeto de encontrar un análisis económico estructurado.Sirva de ejemplo la utilización que Smith realiza de la obra DeIra del pensador cordobés, Séneca. El escritor escocés recurre aesta para justificar que, en la época romana, existía un magistra-do que tenía por único objeto defender o proteger a los esclavosde Roma. Esta figura defensora de los escasos derechos de lapoblación esclava fue creada en tiempos del Emperador Augusto(68 a.C.-14 d.C.). Según cuenta los historiadores romanos, estemagistrado lo mandó crear Augusto después de observar a VedioPollion ordenar que, como castigo a una falta leve, uno de susesclavos fuera descuartizado y tirado al estanque de los peces18.No debe pensar el lector, que Smith recurre a los pensadoresromanos como una mera muestra de erudición. Lo hace siem-pre con una gran capacidad analítica y para extraer leccionesaplicables a la política económica del momento. En el ejemplodel magistrado de esclavos, Smith, intenta, primeramente, jus-tificar su existencia e implantación en las colonias europeas dels. XVII, y, en segundo lugar, mostrar que cuando Roma era go-bernada por un Emperador, como Augusto, el magistrado podíahacer su labor sin injerencias, mientras que, en los tiempos de la
  • 24. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 27 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sRepública, cuando los esclavistas tenían capacidad para poner ysacar mandatario, el magistrado tenía muy poca independencia.Observamos por tanto, un análisis que va más allá del puramenteeconómico, y se encardina en la dirección de la separación de lospoderes del estado. [El DErEcho romano: El corpus DE Justiniano]El derecho romano ha sido la gran reali- La fijación de precios,zación de la sociedad romana, su gran las situacionesherencia. Ha sido su derecho común, jus monopolísticas, la propiedad, la monedagentium19, un depósito de principios eco- y su valor intrínseconómicos, que más tarde relucieron en el entre otros temas, fueronanálisis económico de la Edad Media. Las abordados por losprincipales lecciones, de carácter econó- jurisconsultosmico, las encontramos en el Corpus de Jus-tiniano (528-533).En el año 528 de nuestra Era el emperador Justiniano creó una co-misión de juristas presidida por su ministro de Hacienda, Tribonia-no, para que redujera a dimensiones manejables la amplia colecciónde leyes y literatura jurídica. Este Corpus, nombre de la recopilacióndirigida por Triboniano, se dividía en las Institutiones, las Digestae yel Codex20. De estas tres partes, únicamente la segunda, el Digesto oDigestae, es de verdadero interés para el análisis económico. En ella serecogen numerosos escritos realizados por los jurisconsultos. Estos nosólo tenían carácter normativo, sino también explicativo. Y es esta últi-ma faceta, la explicativa, la que muestra el análisis económico romano.La fijación de precios, las situaciones monopolísticas, la propiedad, lamoneda y su valor intrínseco entre otros temas, fueron abordados porlos jurisconsultos y expuestos en la Digesta. Lo lamentable para la eco-nomía es que estos escritos fueron redactados y analizados en funciónde su principio básico, crear principios jurídicos y no económicos. Noobstante, les debemos definiciones, por ejemplo, del precio, del dinero,la compraventa, etc. Estas definiciones han servido, sin lugar a dudas,de campo abonado para posteriores siembras del análisis económico.[I.7 LA IGLESIA CRISTIANA, SUS PRINCIPIOS]La Iglesia cristiana, como institución, en ningún momento desu historia ha aspirado a realizar una reforma social, salvo en el
  • 25. 28 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…sentido de reforma del comportamiento moral. Por esto, en laépoca primitiva de esta religión sus más elegantes maestros nosintieron la necesidad de desarrollar trabajos analíticos de ca-rácter científico en economía política. En este sentido, ni en Cle-mente de Alejandría (150-215), ni en Tertuliano (155-222), sanCipriano (200-258), Lactancio (260-340), san Ambrosio (340-397), san Juan Crisóstomo (347-407) o san Agustín (354-430)podemos encontrar aportaciones teóricas.La Iglesia nunca ha Plantea Schumpeter (1954) que san Agustínprometido un paraíso en De civitate dei y en Confesiones muestraeconómico aquí en la rasgos de pensamiento analítico. AlgunosTierra. autores como Ekelund y Hérbert (1992)El cómo y el porqué de losmecanismos económicoso Dempsey (1935) van más allá e indican que San Agustín mostró un camino haciacarecía de interés para sussuperiores. una teoría subjetiva del valor. Aunque SanAl Cesar lo que es del Agustín ha sido la correa de transmisiónCesar y a Dios lo que esde Dios del pensamiento platónico, en su concepto de las necesidades se acerca de un modoimportante al pensamiento aristotélico, donde las necesidades sedeterminan individualmente.En De civitate dei, San Agustín plantea que cada cosa recibe unvalor diferente proporcionado a su uso. Plantea que un caballoresulta con mucha frecuencia más caro que un esclavo y una joyamás preciosa que una sirvienta. Menciona, San Agustín, que,cada hombre tiene la capacidad de formar su mente como desee,resaltando que hay poco acuerdo entre la elección de un hombreque tiene verdadera necesidad de un objeto y del que ansía suposesión solamente por placer.No podemos olvidar, sin embargo, que la Iglesia nunca ha pro-metido un paraíso económico aquí en la Tierra. Es por ello que,al menos en aquel momento, el cómo y el porqué de los mecanis-mos económicos carecía de interés para sus superiores.Aunque el Imperio de Oriente sobrevivió al de Occidente du-rante mil años más, dirigido por una de las mejores burocraciasque haya existido en el mundo, no ha quedado rastro de un pen-samiento analítico en economía. Se sabe que trataron una grancantidad de problemas, de carácter jurídico, monetario, comer-
  • 26. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 29 V. S a l c i n e s & E . B a r r o scial, agrícola o fiscal. Es por ello que se supone que alguno de susmás ilustres intelectuales ha tenido que converger en el mundodel análisis en la economía, pero, como nos recuerda Schumpe-ter (1954), no ha quedado ningún rastro. Tampoco la corte delemperador Carlomagno, ni toda la época que él marcó, aportóaspectos de mención al análisis económico. Debates Abiertos1. ¿Por qué motivo las teocracias asirías y babilónicas se acerca-ron al análisis económico?2. Una Grecia pobre y sin recursos, ¿hubiera dedicado el mismoesfuerzo a desarrollar el mundo de las ideas?3. Si una necesidad es subjetiva, ¿la puede intentar satisfacer elestado?4. ¿Cree que el desarrollo del Estado y el del saber económicovan unidos?5. ¿Se puede extraer el concepto de marginalidad de la obra deAristóteles?N O TA S1 La Historia de la Economía de Algarra (1941) era una versión al español de la 12ª edición de los Grundiss zum Studium der Politidchen Oekonomie de J. Conrad. El Doctor Algarra había realizado esta traducción resúmen por encargo de las libre- rias Victoriano Suárez (Madrid) y José Bosch (Barcelona), que deseaban ofrecer a los estudiantes de derecho un versión española de un manual que había tenido éxito en un país de referencia. En este caso el manual elegido era el vigente en la Alemania Nazi, el J. Conrad, muy influenciado por la Nueva Escuela Historicista de Schmoller.2 Algarra, J. (1941), pp. 13-14.3 La primera edición al español fue en 1941.4 René Gonnard terminó su libro en Lyon en el año 1928, aunque no fue editado hasta 1930. La versión al español data de 1931.5 La sección I del capítulo primero de Gonnard, dedicado al pensamiento griego, utiliza como referencias principales Las teorías económicas de la Grecia antigua de A. Souchon (1905), Estudios económicos acerca de la antigüedad de Guiraud (1905), y La economía antigua de Totain (¿?) entre otros.
  • 27. 30 DESDE EL INICIO DE LOS TIEMPOS…6 El pensamiento económico chino ha sido poco referenciado, de hecho, salvo Schumpeter (1954), pocos manuales han recogido la existencia de un pensamiento económico en Oriente. Para una mayor profundización recomendamos los trabajos utilizados por Joseph A. Schumpeter (1954) para realizar su análisis: Huan Chang Chen (1911) The Economic Principles of Confucius and His School; E.D. Thomas (1927) Chinese Political Thought y S.Y. Ly (1936) Les grandes courants de la pensée économique chinoise dans l´antiquité.7 Citado en Gonnard, R. (1930), p. 15.8 Gonnard, R. (1930), p. 16.9 Se recomienda para una visión inicial la lectura de Ekelund R.B. y Hébert R.F. (1992), y para una mayor profundización Lowry, S. Todd (1987) The Archaeology of Economic Ideas. N.C.: Duke University Press10 Esta frase figura en el diálogo de Platón que lleva su mismo nombre, donde se le atribuye a Protágoras esa frase.11 Véase Lowry, S.T. (1987).12 Esta visión de Protágoras ha sido expuesta en Lowry, S.T. (1987).13 Esta postura la plantea Emilio Lledó en la introducción a la Ética Nicomaquea y a la Ética Eudemia en la edición de 1985 de la Editorial Gredos, Madrid. Este autor a su vez se basa en la obra de Werner Jaeger Studien zur Enstehungsgeschichte der Metaphysik des Aristóteles, Berlín, 1912 y en su traducción al castellano de esta obra de Jaeger realizada por José Gaos y que se puede encontrar en Aristóteles. Bases para la historia de su desarrollo intelectual, México, 1946.14 El carácter artificial o ficticio de la moneda, cuyo valor radica en un acuerdo tácito de los contratantes también fue tratado en Política I 9, 1257b.15 I-1,5 y I-1-10 de E.N.16 Cita tomada de Ekelund y Hébert (1992). No obstante, el lector que desee una selección de fuentes originales sobre los pensadores griegos expuestos en este ca- pítulo puede consultar Monroe, A.E. (1924) Early Economic Thougt. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.17 Dión Casio escribió una monumental Historia de Roma, que comprendía desde la llegada de Eneas a Italia hasta el año 229 de nuestra Era, compuesta de 80 libros.18 Relatado en Adam Smith(1958), pág. 52319 El cuerpo jurídico que regulaba las relaciones comerciales, entre otras, entre los no ciudadanos o entre ciudadanos y no ciudadanos20 Las Institutiones era un manual para principiantes que se basa en el de Gayo, las Digestae, constaba de una gran cantidad de extractos de trabajos realizados por los juriconsultos, y el Codex estaba formado por todos los estatutos imperiales en vigor.
  • 28. EL PENSAMIENTOECONÓMICO ESCOLÁSTICO[ I I . 1 L A I M P O R TA N C I A D E T O L E D O ][II.2 LA CONSTRUCCIÓN DEL PENSAMIENTO ESCOLÁSTICO][II.3 EL PRIMERO DE LOS MAESTROS ESCOLÁSTICOS: ALBERTO MAGNO][II.4 EL ANÁLISIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO][II.5 DESARROLLOS ESCOLÁSTICOS SOBRE L A T E O R Í A D E L VA L O R ][II.6 LOS OTROS TEMAS ESCOLÁSTICOS: DINERO, RIQUEZA, INTERÉS Y USURA][II.7 LA ESCUELA DE SALAMANCA O LA VIEJA ESCOLÁSTICA]
  • 29. EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ESCOLÁSTICO[ I I . 1 L A I M P O R TA N C I A D E T O L E D O ]La humanidad tiene que dar un salto de más de cinco siglos paraencontrar una estrella que brille con luz propia, Santo Tomásde Aquino (1225-1274). Será en esa época, siglo XIII, donde laeconomía a la par que la sociología, formen parte de la teologíamoral, o ética, que a su vez era parte de la teología sobrenaturaly de la teología natural. [la ayuDa musulmana]Pero, este ligero haz de luz que entra por Estos pensadores árabeslas rendijas del siglo XIII proviene del re- permitieron que unadescubrimiento de la cultura griega, y en cadena de producción del conocimiento empezase alo relativo al análisis económico, por el funcionarreencuentro de los hombres con la figura
  • 30. 34 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…de Aristóteles. Se debió esto al trabajo realizado por aquellos quetradujeron, del árabe al latín, las obras griegas.Entre los pensadores árabes influidos por Aristóteles, y trans-misores del mismo, destaca como pionero y generador de unaescuela - en la que se inscribiría Averroes (1126-1198) - el maes-tro zaragozano Avempace (1090-1139). Este erudito aragonésdestacó en las facetas de médico, astrónomo y poeta. Destacó,de cara a la historia, su proclama de la importancia de la razón,incluso para el conocimiento religioso.El cordobés Averroes, uno de los grandes pensadores españoles,realizó diversos tratados filosóficos influidos por Aristóteles, aquien ensalzó en todo momento. Sus dos principios fundamen-tales, sin trascendencia directa para el pensamiento económico,fueron la eternidad del mundo y el intelecto activo, la inteligenciacomún del genero humano, distinta de la individual. Estos pensa-dores árabes, con sus traducciones al árabe de las obras griegas ysus comentarios sobre las mismas, enriquecieron el pensamientode Occidente, y permitieron que una cadena de producción delconocimiento empezase a funcionar. Estamos hablando de lastraducciones del árabe al romance y de éste al latín. Como eralógico, esto tenía que producirse en las zonas de contacto entrelas culturas árabe y cristiana. Estos lugares fueron Sicilia, y conmayor esplendor, Toledo.Desde estos dos lugares se enviaron al resto de Europa versioneslatinas y de otros autores griegos, así como de sus divulgadoresy comentaristas árabes. A finales del siglo XII, una parte impor-tante de las obras de Aristóteles habían sido traducidas al latín.La Ética Nicomáquea, en su versión comentada por Averroes, fuela primera traducción al latín. La realizó en 1240 Hermann,apodado el Alemán, desde Toledo. Esta traducción sería el hilode pólvora que provocaría la expansión por toda Europa del pen-samiento aristotélico. Poco después, en 1246, Roberto Grosse-teste (1168?-1235?), Obispo de Lincoln, tradujo directamentedel griego, Ética. Con la publicación al latín de estas dos obras yaestaban creadas las bases de la escolástica aristotélica.
  • 31. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 35 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s [ L A R A Z Ó N N O E S TA R E Ñ I D A C O N L A F E ]Los escolásticos se proponían, por enci- Los escolásticos sema de todo, armonizar la razón con la fe, proponían, por encima desupeditando la primera a la segunda; ex- todo, armonizar la razón con la fe.hibían una fuerte vinculación a las ideas y Su metodología consistíaa los principios. Utilizaban para ello una en, formular unacombinación de los siguientes elementos: exposición muy detalladaLa filosofía de Aristóteles, la Sagrada Es- de las opiniones a refutar, se sometían a examencritura, textos de los Padres de la Iglesia y, las opiniones divergentesel derecho romano y el canónico. Su me- y se generaba unatodología consistía en formular una expo- documentación sobre elsición muy detallada de las opiniones a re- tema tratado.futar. Posteriormente, se daba respuesta, Se utilizaban con frecuencia citas dese sometían a examen las opiniones diver- autoridades paragentes y se generaba una documentación fortalecer la opiniónsobre el tema tratado. Todo este proceso expuesta en el texto. Esteno era ajeno al peso de la autoridad. Se proceso era de naturalezautilizaban con frecuencia, en las argumen- deductiva,taciones, citas de autoridades para fortalecer la opinión expues-ta en el texto. Este proceso era de naturaleza deductiva, aspectopor el cual la escolástica llegó a ser muy criticada. Su deductivis-mo dependía más de la fe y del peso de la autoridad, que de lalógica aristotélica.La fuerte relación que tuvo Aristóteles con el pensamiento es-colástico llevó a muchos pensadores a identificar plenamen-te al maestro griego con este sistema filosófico-teológico. Porello, aquellos que atacaron, en épocas posteriores al siglo XIII,la metodología escolástica lo hacían lanzando sus dardos haciaAristóteles. Las críticas llegaron desde diversos frentes. Uno deellos, el representado por Gassendi (1592-1655)1, quien utili-zaba una defensa de los métodos experimentales como mediopara cuestionar la filosofía escolástica. El insigne médico, vonHohenheim, más conocido por Paracelso (1490?-1541), quemósolemnemente los libros de Aristóteles antes de empezar su en-señanza médica, y Francis Bacon (1561-1626) adoptó la causade la ciencia inductiva contraponiéndola, a lo que el consideraba,especulación escolástica y aristotélica. Pero todas estas críticas,se levantan injustas a juicio de Schumpeter (1954), “pues si la
  • 32. 36 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…obra de Aristóteles emite algún mensaje, ese mensaje es precisa-mente el de la investigación empírica”.[II.2 LA CONSTRUCCIÓN DEL PENSAMIENTO ESCOLÁSTICO]Este pensamiento escolástico se construyó con las aportacio-nes de Alberto Magno y principalmente de Tomás de Aquino,como ya comentamos, pero también con la ayuda de Duns Sco-to (1274-1308), Guillermo Occam2 (1299-1349), Enrique deFrimaria (1245-1340), Buridan (1295-1358) y Gerardo Odonis(1290-1349). Tradición Escolástica Escuela Franciscana Escuela Dominica Grosseteste Alberto Magno Duns Scoto Tomas de Aquino Occam Enrique de Frimaria Jean BuridanEl siglo XIII, denominado el período clásico de la escolástica, encuanto a su vertiente teológica y filosófica, implicó una revoluciónen el campo de las ideas. Y aunque la consolidación y culminaciónde este sistema es producto de Tomás de Aquino, el mismo se de-
  • 33. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 37 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ssarrolló bajo dos escuelas, la franciscana y la dominica. La últimade ellas, la dominica, se caracterizaba por preocuparse más quela franciscana por los aspectos que unían a la religión con la épo-ca en la que se situaban, así como por la fundamentación de sudoctrina en el razonamiento lógico. La franciscana se preocupabamás por la defensa de algunas de las virtudes más tradicionalesdel cristianismo, que a juicio de esta escuela, la Iglesia parecíaolvidar en su intento de ser más realista o dominica.El principal exponente de la escolástica, Tomás de Aquino, seencuentra adscrito a la escuela dominica. La franciscana contarácon el Obispo de Lincoln, Duns Scoto u Occam entre sus másclaros exponentes. El segundo de ellos, el profesor escocés DunsScoto, bebió del mismo maestro que Tomás de Aquino, AlbertoMagno, aunque llegó a diferentes conclusiones. Quiere esto de-cir, que las posturas marcadas por estas escuelas tenían un mayorimpacto en la propia vida de la Iglesia Católica que en el desarro-llo metodológico del análisis económico realizado.[II.3 EL PRIMERO DE LOS MAESTROS ESCOLÁSTICOS: ALBERTO MAGNO]La primera escolástica con influencia en el San Alberto Magno legóanálisis económico solemos encontrarla en su visión del trabajoel maestro de santo Tomás de Aquino, san como un elemento que influye en el precio de losAlberto Magno (1206-1280)3. Este filóso- bienes.fo ejerció el cargo de obispo de Regens- Observó el nexo de uniónburgo, enseñó en París, al igual que antes entre precio de mercado ylo había hecho Grosseteste, y posterior- costes de producciónmente lo hicieron santo Tomás de Aquino,Duns Scoto o Jean Buridan entre otros.Por sus conocimientos enciclopédicos mereció de sus contempo-ráneos el título de Doctor Universalis. El campo de sus estudiosabarcó principalmente las Ciencias Naturales, la Filosofía y laTeología, y en todas estas áreas acusó la huella de Aristóteles.Este doctor de la Iglesia ha pasado a la historia del Análisis Eco-nómico por dos causas, la primera, su papel de maestro o mentor
  • 34. 38 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…de santo Tomás de Aquino, y en segundo lugar, por sus comenta-rios a la Ética a Nicómaco.Su lectura de la conocida obra de Aristóteles permitió, que le-gase al pensamiento escolástico su visión del trabajo como unelemento que influye en el precio de los bienes4. Argumentó quelas cosas se pueden valorar bajo el prisma de un orden natural yde un orden económico. Bajo este último tipo de orden, el eco-nómico, los bienes se miden en relación con el trabajo, que es eldeterminante fundamental del coste de producción. Observó elnexo de unión entre precio de mercado y costes de producción,sugiriendo que si el primero de ellos, el precio, no cubre al se-gundo, los costes, entonces la producción cesará. Está visión,considerada analítica a ojos de Langholm (1979), podría llegar ainterpretarse como un salto cualitativo importante en el análisiseconómico de la época. Está mostrando la existencia del preciocomo un valor de equilibrio, y estableciendo una variable endó-gena, es decir, sobre la que se puede actuar, los costes, comoreguladora del valor. [ L A T E O R Í A D E L VA L O R T R A B A J O Q U E NUNCA EXISTIÓ]Los problemas que Ciertamente, san Alberto Magno estabapreocupan a San Albertolejos de presentar una visión sistemáticaMagno son diferentes dede la determinación del precio de merca-los que preocuparon a los do, y sus comentarios podrían haber servi-economistas clásicos o alos neoclásicos do para fertilizar la tierra de la Teoría Ob- jetiva del Valor. Posiblemente, así hubieraocurrido si los escolásticos tuvieran las mismas inquietudes queAdam Smith o Karl Marx. Pero nunca debemos de olvidarnos quelos problemas que preocupan a los escolásticos son diferentes delos que preocuparon a los economistas clásicos o a los neoclá-sicos, por citar a alguna de las doctrinas económicas más rele-vantes de la historia. Es cierto que la manera en que los autoresescolásticos acentúan el elemento de remuneración de algunasactividades socialmente útiles ha provocado la opinión, posible-mente correcta, de que la fuente del derecho moral al productodel propio trabajo se puede encontrar en la literatura escolásti-ca, empezando por la obra de san Alberto Magno. Pero también
  • 35. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 39 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sha provocado la creencia de que los escolásticos formularan unateoría analítica del valor fundada en el trabajo, o sea, que expli-caran el fenómeno del valor por el hecho de que las mercancíascuestan trabajo. Siguiendo las palabras de Schumpeter (1954),no hay ninguna relación lógica entre la mera acentuación de lanecesidad moral o económica de remunerar el trabajo, y lo que seconoce técnicamente como teoría del valor-trabajo.[II.4 EL ANÁLISIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO]Como ya hemos dicho, el verdadero protagonista del pensamien-to escolástico fue santo Tomás de Aquino, y aunque no tuvo nin-gún enfrentamiento con su maestro, san Alberto Magno, sí se diocuenta inmediatamente que la teoría del trabajo de san Albertodebía ser mejorada. Para ello, recurrió a los antecedentes de laescolástica, san Agustín.Podía santo Tomás haber recurrido a la clasificación tradicionalde las necesidades humanas, observable en Política de Aristó-teles, o haber observado la relación entre placer y necesidad enDe civitate dei de San Agustín. Cualquiera de los dos caminoshubiesen permitido un fuerte desarrollo de la teoría subjetiva delvalor. Pero no eligió ninguno de los dos, extrajo, eso sí, la idea denecesidades de San Agustín, pero no la relacionó con el placer ysí con un ordenamiento moral. [ E L P R E C I O J U S T O , P R I N C I PA L P R E O C U PA C I Ó N E C O N Ó M I C A ]Es indudable que el derecho romano y el Para Santo Tomás, elconcepto de precio justo se impone sobre derecho romano y ella necesidad de hallar la verdadera medida concepto de precio justo sedel valor. Deja, no obstante, para la poste- impone sobre la necesidad de hallar la verdaderaridad, la relación entre precio y necesidad. medida del valorDe hecho, la indigentia o necesidad, seráun concepto sobre el que trabajarán otros pensadores, y cuyaimportancia, de modo paulatino, se irá acrecentando.El discurso sobre economía pura que se encuentra en santo To-más era rudimentario y versaba en gran medida sobre el justoprecio. La parte interesante del discurso acerca del precio justo,
  • 36. 40 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…es decir, el precio que asegura la equivalencia de la justicia con-mutativa, es estrictamente aristotélico y se tiene que interpretarexactamente igual que se ha interpretado el texto de Aristóteles.El quantitas valoris de Santo Tomás no es nada diferente del pre-cio, sino un simple y normal precio competitivo. La distinciónque parece trazar entre precio y valor no es una distinción entreprecio y algo que no fuera precio, sino una distinción entre elprecio pagado en una determinada transacción y el precio queconsiste en la estimación pública de la mercancía. Esta no esotra que el precio normal competitivo, o valor, en el sentido deprecio normal competitivo cuando este precio existe. Analizar lajusticia implicaba estudiar las fuerzas de mercado. En la medidaque el discurso de santo Tomás de Aquino sirvió para analizar laidea de justicia, sirvió igualmente para denunciar a las fuerzas demercado como antagonistas de esta. [LA INDIGENTIA O NECESIDAD INDIVIDUAL]El concepto de indigentia, extraído de Ética, utilizado por SantoTomás de Aquino recorrió un largo camino antes de llegar a él. Elprimero en utilizarlo fue Averroes. El filósofo cordobés no lo tra-duciría, sí haría esta labor el traductor toledano el Alemán, tam-bién conocido por Hermann. El Obispo de Lincoln, Grosseteste,no sabemos hasta qué punto influido por este traductor, utilizóde nuevo indigentia en su Translatio Lincolniensis de la obra deAristóteles. Este hecho marcó las posteriores traducciones, in-terpretándose la indigentia como necesidad. Lo que no estabaclaro era el papel de la necesidad en la búsqueda del justo precio.Santo Tomás de Aquino desarrolla la indigentia aplicándola alindividuo y no a la colectividad. No hubiera sido complicadoextrapolar ese concepto a la sociedad. Es lógico pensar que siun individuo necesita comer, también lo necesiten el resto de losindividuos, y si un individuo demanda alimentos, para satisfa-cer esa necesidad, el resto de los individuos también demandanalimentos. Estaríamos hablando, por tanto, de demanda de mer-cado, en lugar de demanda individual. Obsérvese, que al hablarde demanda, estamos diciendo cantidad deseada, aquella quequerrían tener las personas. La demanda individual como una
  • 37. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 41 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sfunción determinada por el precio, la renta, otros precios, entreotros determinantes, no surgirá con el pensamiento escolástico.Sí surgirá el proceso de agregación, el paso de lo individual a locolectivo. Lo realizará Enrique de Frimaria.[II.5 DESARROLLOS ESCOLÁSTICOS S O B R E L A T E O R Í A D E L VA L O R ]San Alberto Magno había inclinado el aná- Enrique de Frimarialisis económico escolástico hacia el lado de adelantó la noción de quelos costes, analizando el trabajo. Santo To- el valor esta determinado por la necesidad comúnmás de Aquino, inclinó el análisis hacia el de algo que es escaso.lado de la demanda. Pero quien realmenteinclinó la formula tomista a favor de una Nos muestra, en primer lugar, que la necesidaddemanda colectiva, por no usar el concep- es algo colectivo, y ento de demanda agregada, fue Enrique de segundo lugar, que laFrimaria. Santo Tomás le había dejado el escasez se relaciona con elcampo muy abonado, lo que aprovechó precio de los bienes.para realizar alguna incursión valiosa en lateoría del valor.Enrique de Frimaria adelantó en la Sententia totius libri Ethico-rum la noción de que el valor está determinado por la necesidadcomún de algo que es escaso. Esta sentencia nos muestra, en pri-mer lugar, que la necesidad es algo colectivo, y en segundo lugar,que la escasez se relaciona con el precio de los bienes. Un nuevodocente de la Universidad de París, en este caso su Rector, JeanBuridan, desarrolla, siguiendo la estela marcada por Aquino yFrimaria y por los averroístas de París, el concepto de demanda.Sus obras de interés para el análisis económico son Quaestionesin decem libros Ethicorum Aristotelis y Quaestiones super octo librosPoliticorum Aristotelis. Establece su versión de la distinción entreindigentia individual y communis indigentia. Amplía este conceptoa los bienes de lujo, y se acerca enormemente al concepto deno-minado actualmente como demanda efecti- Scoto, ha sido el granva, al relacionar la indigentia con el deseo autor de la tradiciónrespaldado por la capacidad de pago. escolástica que liga el valor de las cosas alSi necesitamos x, demandamos x; si x es trabajo necesario paraabundante, más abundante que la canti- obtenerlas.
  • 38. 42 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…dad en que lo necesitamos, entonces x no tiene precio; es un bienno económico. Si, por el contrario, x no alcanza para satisfacernuestra necesidad, entonces x tiene un precio; es un bien econó-mico. Este razonamiento no lo harían los escolásticos, será frutode uno de los grandes economistas de la historia de la humani-dad, Carl Menger. Es indudable que el legado de Jean Buridan yde los anteriores escolásticos no consistió en un pozo seco, sinocon una cantidad de agua lo suficientemente amplia como parapoder alimentar las inquietudes y los razonamientos de los quevendrían después. [ L A A P O R TA C I Ó N F R A N C I S C A N A ]Odonis, se centró en la La línea de pensamiento abierta por sanescasez y en la calidad Alberto Magno, tendrá continuidad ende las habilidades los franciscanos Gerardo Odonis y Johnproductivas humanas, loque le llevó a una teoría Duns Scoto.de las diferencias de El último de ellos, Scoto, ha sido a juiciosalarios de numerosos economistas, como Argemí(1987)5, “el gran autor de la tradición escolástica que liga el valorde las cosas al trabajo necesario para obtenerlas”. Pero es necesariorecordar que, cuando Scoto relaciona el precio justo con el coste, esdecir, con el gasto de dinero y esfuerzo del productor, posiblementeestá pensando que su aportación no es más que un criterio más pre-ciso de la justicia conmutativa escolástica. No obstante, es necesarioreconocer que Scoto descubrió la condición de equilibrio competiti-vo más tarde conocida como ley del coste (siglo XIX). Este mérito,sin lugar a dudas, no es baladí, pues si identificamos el precio justode un bien con su valor común competitivo, como hizo Duns Scoto,y si igualamos además ese precio justo con el coste del bien, tendre-mos implícitamente la ley del coste.El otro franciscano mencionado anteriormente, Odonis6, se cen-tró en la escasez y en la calidad de las habilidades productivasOdonis, se centró en la humanas, lo que le llevó a una teoría deescasez y en la calidad las diferencias de salarios que distinguíande las habilidades entre las eficiencias relativas de las distin-productivas humanas, loque le llevó a una teoría tas habilidades y el coste relativo de adqui-de las diferencias de rir estas habilidades. La teoría de Odonissalarios le permitía explicar por qué gana más un
  • 39. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 43 V. S a l c i n e s & E . B a r r o smaestro de obras de una catedral, que un cantero que abastecea la misma de piedra. Su teoría le llevó a inferir que las personasque tienen habilidades escasas confieren a los productos que ela-boran un precio más alto. [LA SÍNTESIS DE ODONIS]Como ya hemos visto, a los escolásticos, siempre se les ha divi-dido en grupos, bien fuera para resaltar su orden religiosa, fran-ciscana o dominica, o bien fuera para resaltar su ligadura con laley del coste (san Alberto Magno) o la Ley de la Demanda (santoTomás de Aquino). Al franciscano Gerardo Odonis, se le sueleencuadrar, en el plano del análisis económico, en un apartado desíntesis entre las dos trayectorias expuestas.El pensamiento económico escolástico se centraba fundamen-talmente en la idea de la justicia, de hecho bastantes de los tra-tados escolásticos incluían los vocablos iustitia et iure. Y comohemos visto, gran parte de los avances mostrados, se hacíancon objeto de profundizar en la justicia conmutativa. Esto mo-tivó que no prestara atención a los problemas específicamenteeconómicos, por ejemplo la hacienda pública, de la cual se ig-noraban en el estudio los efectos de los gastos públicos o lasconsecuencias de la imposición, por ejemplo. Lo que más lesinteresaba a los escolásticos, en este caso expuesto, era la justi-cia de la imposición. Un tema abordado con profundidad fue lateoría cuantitativa del dinero.[II.6 LOS OTROS TEMAS ESCOLÁSTICOS: DINERO, RIQUEZA, INTERÉS Y USURA]Todos los temas escolásticos comienzan en Todos los temasAristóteles. En este caso, la diferencia es escolásticos comienzanque no se inicia únicamente en su Ética, en la Ética, la Política esino también en la Política e incluso en la incluso en la Metafísica de AristótelesMetafísica.Estudiar la teoría del valor escolástica significaba caminar pordos vías, una que nacía en san Alberto Magno y otra que salía desanto Tomás de Aquino. En el tema del dinero y la riqueza, las es-trellas que brillarán con luz propia son Nicolás Oresme (1320?-
  • 40. 44 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…1382)7 y Jean Buridan. En especial, el primero de ellos, aunqueno es de desdeñar la influencia de Jean Buridan en Oresme, comotampoco se debe obviar la del monje español Guiu Terrena. Pero,para poder conocer la verdadera importancia de las aportacionesescolásticas, debemos conocer el tratamiento que Aristóteles ledio al tema del dinero. [LA ÉTICA, LA JUSTICIA Y EL DINERO]La adulteración del En el libro V de la Ética, Aristóteles habladinero viola el principio de la justicia, y discute sobre la misma ende bien común. las transacciones comerciales. Esta consis-Provoca una reducciónde intercambio y reducete en la igualdad entre los bienes entrega-el volumen de comercio.dos y los recibidos, y para ello, a juicio de este filósofo griego, fue inventado el dine-ro. En Política discute la crematística, inspirada por la invencióndel dinero, e intenta explicar la naturaleza de la verdadera rique-za y el papel propio del dinero en la comunidad.Terrena8, discípulo de Buridan, realizó una colección de cuestio-nes sobre la Ética de Aristóteles. Su obra la podemos diseccionaren dos apartados, el primero dedicado al análisis del intercambio,el cual se favorece con el uso del dinero; el segundo se dedica alestudio del beneficio de los mercaderes. Resaltamos de la aporta-ción de Terrena su preocupación por mantener la estabilidad enel valor del dinero, para poder favorecer el intercambio.Las aportaciones del maestro de Terrena, Buridan, se separanligeramente del camino que los aristotélicos habían marcado enrelación con la naturaleza del dinero. Trata el problema de laadulteración, describiendo los numerosos métodos que existenpara adulterar el dinero y condenando a quien las realiza, porejemplo, a los reyes franceses. Estos tenían la práctica extendidade adulterar la moneda.En cuanto al concepto de riqueza, distingue Buridan entre rique-za natural per se y riqueza natural per accidens. La primera estáformada por las cosas necesarias, mientras que la segunda estáconstituida por el dinero.La estrella que brilló con más luz, no fue el monje catalán, Terrena, niBuridan, sino uno de sus más aventajados discípulos, Nicolás Ores-
  • 41. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 45 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sme. De su extensa obra recogemos únicamente su Tractatus, quetrata sobre el origen y funciones del dinero, para qué sirve, y cómodebe ser constituido y mantenido para que sea fiel a sus objetivos.Como ya hemos indicado en una nota a pie anterior, la preocu-pación principal de Oresme no es distinta a la de Buridan, y estaviene a ser la adulteración del dinero. Enumera los numerososperjuicios que este acto, la adulteración, ocasiona, pero lo hacesiempre bajo la base de que el dinero pertenece a la comunidady fue instituido para el bien común. Relaciona su discurso moralcon la visión escolástica del fraude. Entre los daños que la adul-teración realiza al intercambio, menciona la incertidumbre y lareducción del volumen de comercio.Aunque la función más importante del dinero es facilitar el in-tercambio, asume que el dinero es también un depósito de ri-queza. No será, sin embargo, lo natural contemplar al dinerocomo riqueza, ya que todas las cosas tienen un uso apropiado, yel del dinero no es guardarlo, ni prestarlo, ni venderlo. Estamosfrente a una teoría del dinero-mercancía, no del dinero-signo.El esfuerzo analítico de Oresme intentaba mostrar que las mo-nedas eran un excelente instrumento para facilitar el intercam-bio, y que estas no debían ser adulteradas, ya que este hechoprovocaría una desconfianza entre los mercaderes y un retroce-so de las relaciones mercantiles. El concepto de riesgo noAhora bien, en el momento que el dine- entraba en el análisis escolástico.ro se generaliza como medio de pago, ad- Lo habitual, es quequiere la propiedad de capital, puede ser el préstamo estuvieraprestado, tomado en préstamo o acumu- avalado por unaslado. Entramos por tanto en dos aspectos posesiones de un valorrelevantes: el interés y la usura. Dos temas muy superior al dinero solicitado en préstamo.de importancia crucial en la Edad Media. [¡QUÉ DURO ERA SER BANQUERO!]La idea central que recorría el pensamiento escolástico era que elcobro de interés no es correcto. El concilio de Nicea (787)9, pro-hibió la práctica del préstamo remunerado entre los clérigos y enla época del Emperador Carlomagno se extendió esta prohibicióna todos los cristianos.
  • 42. 46 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…El interés era considerado por los escolásticos como una compen-sación por la pérdida de beneficios experimentada por el presta-mista, que no podía dar un uso alternativo a su dinero mientrasestuviera en manos de otro. El concepto de riesgo no entraba en elanálisis escolástico, ya que lo habitual era que el préstamo estuvie-ra avalado por unas posesiones de un valor muy superior al dinerosolicitado en préstamo.No obstante, la prohibición de recibir intereses no era general,había excepciones. Existía, por ejemplo, el census, que era un ins-trumento financiero muy primitivo, mezcla de hipoteca y rentavitalicia, donde el prestatario incurría en la obligación de pagar unrendimiento anual de la propiedad otorgada y rentable. Al mar-gen de las excepciones otorgadas por la Iglesia Católica, el desa-rrollo económico de la Edad Media generalizaba, en la medidaque se expandía la figura del prestamista o pequeño banquero, eluso del interés. Esto provocó un comportamiento de la economíareal muy distante del moral recomendado. Las crisis o cismas quese dieron en el seno de la Iglesia Católica y la posterior Reformaprotestante hizo cambiar a la Iglesia sus posiciones morales.[II.7 LA ESCUELA DE SALAMANCA O LA VIEJA ESCOLÁSTICA]Su preocupación era A partir del siglo XVI existen en los distin-resolver los conflictos tos países europeos diversidad de ideas ymorales de los creyentesy consecuentemente de autores. En el caso de España, en esede los comerciantes y momento primera potencia mundial, semercaderes católicos. produce un renacimiento de la escolástica.Destacaron por sus Las cuestiones jurídicas, políticas y econó-trabajos sobre el dinero, micas serán a las que se preste una mayorpero también estudiaron atención en el Reino de España. El entor-el valor. no histórico que marca este renacimientoLa escuela austriaca cultural es la llegada de los españoles alconsidera que algunos continente americano.de sus predecesorespertenecen a la de [LA EQUIDAD Y LA JUSTICIASalamana. POR ENCIMA DE TODO]En el mismo año en que Cristóbal Colón divisa las costas deAmérica nace10 Francisco de Vitoria (1492-1546), fundador de la
  • 43. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 47 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEscuela de Salamanca11. A pesar de que no existen trabajos suyospublicados, únicamente referencias realizadas sobre él por susdiscípulos, este insigne pensador se convirtió en una referenciaobligada, no sólo dentro del campo de la economía, sino tambiéndel Derecho. Entre sus discípulos más sobresalientes destacanDomingo de Soto (1498-1560), Juan de Medina (1490-1546),Martín de Azpilcueta (1492-1586). Otros autores, algo posterio-res en el tiempo, son Tomás de Mercado (1525?-1575), Domingode Bañez (1527-1604) y Luis de Molina (1535-1601). Con clarainfluencia en el siglo XVII podemos destacar a Francisco Suarez(1548-1617) y a Juan de Lugo (1583-1660).La preocupación moral de estos teólogos-juristas es la salvaciónespiritual del hombre y el cumplimiento de las reglas de equidady justicia en todo momento, incluidos las de carácter económi-co. Al igual que a los escolásticos, su preocupación no eran lascuestiones económicas en sí mismas, sino poder resolver los con-flictos morales que los creyentes les planteaban. En particular,las planteadas por los mercaderes o comerciantes católicos. Ana-lizaron, por tanto, la ayuda a los pobres, la actividad mercantil,el dinero, la banca, el interés, el comercio internacional, y comono podía ser menos, el justo precio y la usura. Su sana obsesiónpor dar respuesta a todos los interrogantes les llevó también aprofundizar en los aspectos impositivos, pero bajo la óptica dela equidad, no de la influencia del gasto público como motor dedesarrollo. Un área donde alcanzaron un elevado grado de desa-rrollo fue en la teoría monetaria.El siglo XIV se acuesta con el Tractatus escolástico de NicolásOresme, que, como ya hemos dicho, profundiza sobre el origen yfunciones del dinero, para qué sirve, y cómo debe ser constituidoy mantenido para que sea fiel a sus objetivos. El análisis econó-mico español de los siglos XVI y XVII no se aleja excesivamentede las preocupaciones de Oresme, y se centra en la teoría mone-taria. Esta época de la historia verá las primeras exposiciones dela teoría cuantitativa y la teoría de la paridad del poder adquisi-tivo de la moneda.A mediados del siglo XVI, en 1556, Martín de Azpilicueta12 pú-blica un Comentario resolutorio de cambios, donde se observa con
  • 44. 48 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO…nitidez la relación entre aumento de la masa monetaria y la su-bida de los precios. Sólo trece años después de la publicación deComentario... de Azpilicueta, Tomás de Mercado saca a la luzsu Suma de tratos y contratos (1569), lo que le acredita como unprofundo conocedor de los mecanismos comerciales de su época,y elaborador, como indica Schumpeter (1954), de su teoría cuan-titativa del dinero.Tres son las estrellas que, a juicio de Dempsey (1935), brillaroncon más fuerza en este firmamento: Luis de Molina, el belgaLeonardo Lessius (1554-1623), discípulo de Francisco Suarez, yJuan de Lugo. Lo cierto es que esta escuela, de corte escolástico,desarrolló perfectamente las tres funciones del dinero: medio decambio, deposito de valor y garantía de necesidades futuras.Pero no fue la teoría monetaria la única área donde sentó cátedrala escuela escolástica. Sus análisis sobre la teoría del valor-traba-jo, sobre la que hicimos referencia en el capítulo anterior al ha-blar de san Alberto Magno, o la teoría del valor-utilidad traspa-saron las fronteras de España y el umbral del tiempo. La primerade ellas, la teoría del valor-trabajo, fue estudiada con detalle porAdam Smith, y la teoría subjetiva se canalizó hacía Europa cen-tral, pasando por Francia, y llegando a los primeros marginalis-tas, en especial a los que provienen de la Universidad de Viena. Debates Abiertos1. ¿Cuál fue la principal aportación de los pensadores musul-manes?2. ¿Es tan evidente, como así le parecía a san Alberto Magno, elnexo de unión entre costes y precios de mercado?3. ¿Por qué la principal función del dinero era el intercambio yno ser un generador de riqueza?4. ¿Cuál es la principal preocupación de la escolástica?5. ¿La Economía es en sí una preocupación para estos pensado-res de profundas raíces religiosas?
  • 45. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 49 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sN O TA S1 A quien Schumpeter (1954) tilda de ser un escolástico antiescolástico. Es decir, de criticar a Aristóteles, utilizando para ello una metodología aceptada por el pensa- miento aristotélico.2 Este filósofo inglés pertenecía a la Orden Franciscana, y desde ella combatió al Papa como soberano temporal, y en colaboración con el general de la Orden Fran- ciscana publicó un manifiesto en el que declaraba hereje al pontífice Juan XXII.3 Al margen de la influencia de los maestros árabes, se ha de recordar que la escolás- tica como sistema filosófico-teológico tiene antecedentes en San Agustín, Boecio (470-524) y San Juan Damasceno (m. 754).4 Este apartado y los siguientes de este capítulo utilizan como principal referencia el trabajo realizado por Odd Langholm, Price and Value in the Aristotelian Tradition.5 Esta cita en particular es tomada de Jordi Pascual, redactor de los capítulos 1 y 2 de Argemí (1987)6 Odonis fue obispo y alcanzó el grado de Ministro General de la Orden Franciscana.7 La obra de interés de Oresme para el análisis económico es Tractatus de origine et iure nec non et de mutationibus monetrum, que traducido al castellano, Tratado sobre el origen, naturaleza, función y cambios de la moneda. La pregunta que intentaba responder Oresme en su libro era: ¿es lícito que el príncipe fije a su antojo el valor de la moneda?. Se considera el tratado de Oresme como el primer libro dedicado enteramente a un tema de Economía. Las obras de interés de Buridan han sido mencionadas anteriormente.8 La aportación al análisis económico de Guiu Terrena se ha extraído del excelente trabajo de Jordi Pascual, el cual se puede observar en Argemí (1987)9 Ciudad de la región de Anatolia y actualmente denominada Isnik. En esta ciudad se han celebrado dos Concilios ecuménicos: el de 325, contra el arrianismo, y el de 787, contra los iconoclastas.10 No existe datos que permitan atestiguar con certeza la fecha de nacimiento de Francisco de Vitoria, uno de los años que se consideran probables es 1492, otras fechas posibles son 1493 y 1480.11 El lector que desee profundizar en la Escuela de Salamanca debería consultar Gri- ce-Hutchinson, M. (1952) The School of Salamanca. Readings in Spanish monetary theory, 1544-1605, Oxford. Previamente a la lectura de Grice-Hutchinson (1952) recomendamos las aportaciones de Luis Perdices Blas a Iglesia de la , J. (1994) y de Jordi Pascual a Argemí (1987). Otras lecturas recomendadas son Beltran, L. (1989) Historia de las Doctrinas Económicas, Teide. Barcelona y Estapé, F. (1990) Introducción al pensamiento económico. Una perspectiva española. Espasa-Calpe, Madrid. El lector que desee realizar un alto nivel de profundización sobre los arbi-
  • 46. 50 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO… tristas y los proyectistas debería consultar los trabajos de investigación de Perdices (1992) y Perdices (1993) y Baeck, L. (1988).12 Conocido por el apelativo de Doctor Navarro, fue profesor de la Universidad de Cahors y rector de la de Coimbra. Fue afamado canonista, defendió al padre Las Casas de las acusaciones de las que era objeto, siendo relevante, aunque no para el análisis económico, su Manual de Confesores y Penitentes.
  • 47. LA ECLOSIÓN DE E U R O PA :EL MERCANTILISMO COMOCORRIENTE TRANSVERSAL[III.1 EL MERCANTILISMO COMO CORRIENTE][III.2 LA RIQUEZA][III.3 EL COMERCIO EXTERIOR COMO INSTRUMENTO]
  • 48. LA ECLOSIÓN D E E U R O PA : EL MERCANTILISMO COMO CORRIENTE TRANSVERSAL[III.1 EL MERCANTILISMO COMO CORRIENTE]Las ideas mercantilistas han dado origen a Las reglas de vonuna controversia entre los historiadores de Hornick (1864)las ideas. Las opiniones de estos autores ayudan a visualizar los pilares del pensamientohan acabado sumidas no sólo en la conde- mercantilista.na, sino incluso en el desprecio de la granmayoría de economistas del siglo XIX. Estos no vieron en susopiniones más que errores; y, en la discusión de sus predeceso-res, los economistas del s. XIX desarrollaron una práctica segúnla cual para barrer de en medio la obra de un autor bastaba con
  • 49. 5 4 LA ECLOSIÓN DE EUROPA: EL MERCANTILISMO…atribuirle la mera sombra de mercantilismo. Lo cierto, sin embar-go, es que el análisis económico de las principales potencias eu-ropeas ha estado más de dos siglos girando alrededor del trabajode un grupo de hombres, que Mirabeu en 1763 denominó comomercantilistas.El vocablo mercantilismo fue utilizado por primera vez para defi-nir el sistema de ideas económicas que predominaba desde hacíamás de cien años en la Europa desarrollada, es decir, España,Francia, Inglaterra, Holanda, Italia, Flandes, y Escandinavia.La razón de que este sistema de ideas no tuviera un eje vertebra-dor claro puede responder a varias razones: la falta de cohesiónde los escritores mercantilistas, el desconocimiento del trabajode otros, la ausencia de un aparato analítico estándar, etc. Es porestas razones que resulta imposible encontrar un escritor querepresente con cierta holgura al resto de los mercantilistas.No obstante, el lector que desee hacerse una composición de lugarsobre las reglas principales de una economía mercantilista, debeconocer las reglas de von Hornick. Este abogado austriaco publicóen 1684 un manifiesto mercantilista sustentado en nueve puntos: 1. Cada centímetro cuadrado del suelo de un país debe ser utilizado para la agricultura, la minería o las manufacturas. 2. Las materias primas que se encuentren en una nación de- ben ser utilizadas en manufacturas nacionales, porque los bienes acabados aportan un mayor valor añadido que las materias primas. 3. Que se fomente una población grande y laboriosa o traba- jadora. 4. Se ha de prohibir toda exportación de oro y plata, y todo el dinero nacional ha de mantenerse en circulación. 5. Ha de obstaculizarse, en la medida de lo posible, todas las importaciones de bienes extranjeros. 6. Cuando sean indispensables determinadas importaciones, estas deben obtenerse de primera mano y no como una
  • 50. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 55 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s reexportación, y su pago se debe hacer a cuenta de bienes nacionales, y no de oro y plata. 7. En la medida en que sean posibles importaciones, estas de- ben realizarse de materias primas que puedan servir para generar la producción nacional de bienes terminados. 8. Que se busquen constantemente oportunidades para ven- der el excedente de manufacturas de un país a los extranje- ros, en la medida en que se pueda, a cambio de oro y plata. 9. Que no se permita ninguna importación si los bienes im- portados existen de modo suficiente y adecuado en el país.Sin lugar a dudas, los puntos expuestos por Philipp Wilhelm vonHornick no serían aceptados por todos los mercantilistas. Peroes, indudablemente, una visión simplificada y clarificadora delpensamiento mercantilista. En todo caso, es útil para el lector, decara a comprender este tema.[III.2 LA RIQUEZA]Tampoco debe obviar el lector que un espec- Los estados modernostro fantasmal recorría Europa en el perio- empiezan a serdo mercantilista: el miedo a terminar como conscientes de que deben generar una estructuraEspaña. La envidiable situación española gubernamental, unade principios del siglo XVI se muestra a ojo administración pública.de estos hombres de modo terrorífica: Es Los nuevos estadosrica en metales preciosos, pero pobre, muy necesitan dinero parapobre, en producción y con una balanza de generar y mantenerpagos enormemente desfavorable. su estructura, nace la necesidad de ser ricoEl miedo al espectro español combinado como país.con las respuestas a las siguientes pregun-tas y los puntos doctrinales de von Hornick sirven para aclararbastante el pensamiento mercantilista:La cuestión primordial era ¿Cómo se enriquece una nación?La respuesta a esta pregunta requería responder a una primeracuestión previa: ¿Qué es una nación? ¿Quiénes la integran?.
  • 51. 5 6 LA ECLOSIÓN DE EUROPA: EL MERCANTILISMO…Responder a estas dos preguntas resultaba sencillo y por otraparte clarificante: Una nación se compone de la suma de los in-dividuos que la integran.La lógica más aplastante les indicaba por tanto que será rica unanación si lo es cada uno de los individuos.Pudiera parecer que el proceso de pregunta-respuesta se habíaterminado, pero realmente faltaba por llegar una de las pregun-tas más difíciles: ¿Quién es rico?.Si esa misma pregunta nos la hacemos a nosotros mismos, ¿Quéresponderíamos?, posiblemente nuestra mente volase rápida-mente hacia alguna de las personas o personajes a los que ta-chamos de ricos. Podríamos pensar en algún empresario/a quecon la venta de su producción obtiene grandes beneficios, o enuna persona a la que le ha tocado un gran premio de la lotería.Indudablemente los dos son ricos, de hecho podríamos afirmarque ambos tienen mucho dinero. Quizás el agraciado/a por lalotería tenga en el momento presente más liquidez, pero ambos,si materializan su patrimonio tendrán algo que les caracteriza:mucho dinero. LAS PREGUNTAS MERCANTILISTAS En un principio se preguntaron: ¿cómo sE EnriquEcE una nación? Antes de poder responder, volvieron a preguntarse: ¿qué Es una nación? ¿quiénEs la intEgran? La respuesta más lógica era: la integran los individuos que la com- ponen; por tanto, sería rica una nación si lo eran sus componentes. Llegaba aquí la otra pregunta, ¿qué Es sEr rico? La respuesta fue unánime: Ser rico es tener oro y plata
  • 52. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 57 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s [¡¡QUIÉN COLONIZASE AMÉRICA!!]No obstante, si la respuesta la meditáramos un poco más, y nospreguntaran ¿en lugar de quién se querría poner: del empresarioo del agraciado por la lotería?, muchos, la mayoría, pensarían queen el lugar del agraciado por la lotería. Pero, también con totalseguridad, saben que quien tiene más posibilidades de dejar unagran legado a sus herederos es el empresario y no el agraciadopor la lotería.Ahora, por un momento, ubíquese en el pasado, coloque su men-te en el siglo XVII. ¿Cuál cree que podría ser el sustitutivo de unbeneficioso golpe del azar, como bien podría ser en la actualidadun gran premio de la lotería? ¿descubrir una mina de oro en supropiedad?, quizás.Lo cierto es que la respuesta de los mercantilistas a la pregunta¿Quién es rico? Fue: es rico el que tiene mucho dinero.Resulta sencillo concluir que será rica una nación si tiene muchodinero, si tiene mucho oro y plata.El camino hacia la riqueza parecía ya prácticamente despejado,únicamente tenemos que descubrir como una nación puede lle-gar a poseer metales preciosos.Y una nación puede alcanzar, mediante dos vías, importantes te-nencias de oro y plata; la primera, explotando las minas de estosmetales.Por tal motivo recomendaban los defensores de las ideas mer-cantilistas que se explotarán las minas Si no se puede ser rico a travésde metales preciosos. Tal era la defensa de un premio de la lotería (colonización de América),de la explotación de estas minas, que entonces habrá que trabajar,la rentabilidad del empresario llegaba a porque lo que no se cuestionaquedar en un segundo plano. Si la mina es el deseo de ser rico.no era rentable al menos se transvasaba Es necesario trabajar de unel fruto de ella, sus metales, a los traba- modo inteligente, esto quierejadores que la explotaban, y estos, con decir que debemos producirel fruto de su esfuerzo consumirían lo que otros no fabrican ybienes y, por tanto, podrían a circular venderle a quien tenga oro yese oro y esa plata por la nación. plata.
  • 53. 5 8 LA ECLOSIÓN DE EUROPA: EL MERCANTILISMO…Estas explotaciones directas estarían, con su generación de oroy plata, provocando un aumento de la oferta monetaria. Este in-cremento determinaría, por un lado un incremento de los preciosy de los beneficios empresariales, y por otro lado, una reduccióndel tipo de interés. Ambos efectos son causa de una reduccióndel desempleo.En segundo lugar, encontramos otra vía para alcanzar el oro y laplata deseados: El comercio exterior.[ I V. 3 E L C O M E R C I O E X T E R I O R COMO INSTRUMENTO]Los productos Una nación también puede llegar por elmanufacturados comercio a poseer oro y plata, si exportarepresentan un valor mercancías. Si la nación le vende mercan-mucho mayor que las cías a los extranjeros, estos pagarán conmaterias primas que lo metales preciosos y fluirá, por tanto, dine-incorporan, por ello, lasmaterias primas nunca ro hacia las arcas de la nación exportado-deben venderse. ra. Obviamente, eran conscientes que los productos manufacturados representan unvalor mucho mayor que las materias primas que lo incorporan,por ello, las materias primas nunca deben venderse e incluso, sies necesario, deben adquirirlas en el extranjero.Los economistas clásicos despreciaron las ideas mercantilistas,pero es justo indicar que, gracias a las máximas de estos pensa-dores, muchas coronas europeas no cometieron grandes errores.Actualmente, cuando uno observa la situación de la mayoría delos países petrolíferos, no puede por menos que, acordarse dela España Imperial de Carlos V, tan rica y a la vez tan pobre.Posiblemente, hoy, en el siglo XXI, todavía muchas naciones nohan concluido que la base de su riqueza futura no reside en losingresos gubernamentales, sino en la riqueza de sus ciudadanos. [LAS PUNTUALIZACIONES KEYNESIANAS A LA BALANZA COMERCIAL]Indicaba Keynes(1936)1 que si consideramos una sociedad quetenga una unidad de salarios estable y características nacionalesque determinen la propensión a consumir y la preferencia por la
  • 54. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 59 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sliquidez y un sistema monetario que ligue de una manera rígi-da la cantidad de dinero con la existencia de metales preciosos,será esencial para el mantenimiento de la prosperidad que lasautoridades presten atención al estado de la balanza comercial.Una balanza comercial favorable, opinaba Keynes (1936) seráextremadamente alentadora a condición de que no sea demasia-do grande; mientras una desfavorable puede producir pronto unestado de depresión persistente. Una balanza comercial favora-ble en el fondo tiene el mismo efecto que un conjunto de minasde oro y plata: incrementa la oferta monetaria.El razonamiento mercantilista presentaba algunos defectos, almenos Keynes(1936) así lo consideraba al afirmar que existendos limitaciones al éxito de esta política que no deben olvidarse.Si la tasa de interés nacional desciende tanto que el volumen deinversión recibe un estímulo de tal grado que eleva la ocupacióna un nivel que pasa por alguno de los puntos críticos, en los cua-les sube la unidad de salarios, se producirá una subida de loscostes productivos. Esta dinámica actuará negativamente sobrela balanza comercial.Por otra parte, si la tasa de interés interna cae tan bajo en re-lación con las tasas de interés en cualquier otra parte y esto es-timula un volumen de préstamos al extranjero que sea despro-porcionado a la balanza favorable, esto puede ocasionar un flujode metales preciosos suficiente para hacer que se contraríen lasventajas previamente obtenidas2.El economista catalán Argemí(1987) reprodujo la visión Keynesia-na3 de los programas mercantilistas a partir del siguiente esquema:
  • 55. 6 0 LA ECLOSIÓN DE EUROPA: EL MERCANTILISMO…Balanza Comercial Entrada de dinero Teoría general de KeynesFavorableManipulación monetaria Disminución tipo de Aumento oferta monetariao explotación directa interés Tratado de la Moneda Aumento de precios y Aumento inversión de Keynes BFOS Aumento del empleoLa balanza comercial Estas dos vías expuestas, balanza comercialdebe ser favorable, es favorable o explotación monetaria, susten-decir las exportaciones tan la coherencia teórica de los programasde bienes debenser superiores a las mercantilistas. La búsqueda del desarrolloimportaciones. y el pleno empleo son los dos principalesLo contrario implicaría objetivos de este tipo de políticas.que pagaríamos más orodel que recibiríamos. Conseguir estos objetivos obligaba a re-Consecuentemente, para glamentar el comercio del país con el ex-la lógica mercantilista, terior; hay que prohibir la importación deseríamos más pobres. productos fabricados extranjeros (pues para pagarlos tiene que salir oro) y, por elcontrario, fomentar, por cuantos medios sea posible, la expor-tación de productos industriales nacionales. La exportación dematerias primas ha de prohibirse y permitir la importación. Paraimpedir que saliese el oro se llegaba a prohibir a los que cobra-ban una pensión del Estado disfrutarla en el extranjero, e inclusonegaban la posibilidad de que los nacionales jugasen a loteríasextranjeras, procurando, en la medida de lo posible, que los ex-tranjeros jugasen en las nacionales.Para comprobar la eficacia de las normas dictadas por el Estado,los empleados de aduanas debían llevar una estadística perfectade la exportación e importación de mercancías, y se debía influirpara que la Balanza Comercial, denominada en aquellos tiem-pos Balanza de Comercio, fuese lo más satisfactoria posible. Es
  • 56. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 61 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sdecir, que la exportación, en su globalidad, fuese mayor que laimportación, porque la diferencia tendría que saldarse con oro.Si todas las naciones desarrolladas de la época, es decir, las po-tencias europeas, aplicasen las ideas mercantilistas, entoncesno existiría comercio entre los países. Todos ellos desearían ex-portar mercancías manufacturadas e importar materias primas.Para ello, se planteaban tratados bilaterales, donde cada naciónpermitía la importación de algunos productos manufacturadosde poca importancia para la industria local. Por ejemplo, la im-portación de vino de Porto no era perjudicial para la industriaagropecuaria británica. [ D O S E S T R AT E G I A S : M O N O P O L I O C O N L A SCOLONIAS, COMPETENCIA EN LA METRÓPOLI]La situación ideal de un mercantilista Las colonias representabansería encontrar una nación que vende el cliente ideal, aportabantodas sus materias primas, que se nie- materias primas (se empobrecían) y comprabanga a generar industria local y que ad- productos elaboradosquiere a su nación todos sus productos (enriquecían a la metrópoli).manufacturados. Esta panacea existió. El monopolio solo debía regirSe llamaban colonias. Muchas poten- las relaciones coloniales, encias europeas prohibieron tajantemen- el interior, debía primar la competencia.te a sus colonos el implantar industrialocal, y les animaron a dedicarse a tareas ligadas al sector prima-rio, es decir, generar alimentos para la metrópoli, producir lanapara sus telares, y extraer metales preciosos para la Corona.Los mercantilistas, entre otros aspectos, apoyaban robustamentela idea de que el monopolio y la cooperación cuasimonopolística,cualesquiera que sean sus efectos en la industria y el comercio na-cionales, cumple una misión esencial en el comercio internacional.No olvidemos, por otra parte, la etapa histórica en la que estamosinmersos. Hasta mediado el siglo XVIII – y hasta más tarde en cier-tas partes del mundo – el comercio no fue posible más que bajo laprotección de medidas ad hoc que los comerciantes mismos teníanque tomar y realizar en gran parte. Esta situación no implicabainevitablemente una acción monopolística, pero sí que significabaorganización y cooperación, y estas se podían ampliar fácilmentetambién a los precios y a la política comercial en general.
  • 57. 6 2 LA ECLOSIÓN DE EUROPA: EL MERCANTILISMO…Frente a actitudes cuasimonopolísticas de cara al comercio in-ternacional, plantearon medidas liberales en el comercio domés-tico. Intentaron fomentar y desarrollar la industria de sus paísesrespectivos. Las concesiones para establecer una manufacturase otorgaban al primero que la solicitase, ignorando en numero-sas ocasiones las disposiciones manifestadas por los gremios encuanto al tiempo de aprendizaje. Igualmente hacían caso omisode la religión del solicitante (católico, protestante, judío). Losconcesionarios fueron protegidos por el Estado, bien facilitán-doles el Estado bienes inmuebles, o concediéndoles préstamossin intereses.La ignorancia a los gremios y las acusaciones de estos se saldaroncon la implantación de reglamentos industriales que tenían comoobjetivo asegurar, no sólo la calidad del producto, sino tambiénel proceso de producción. Debates Abiertos1. ¿Qué elementos provocan la eclosión del pensamiento mer-cantilista?2. ¿Existen naciones que todavía se comporten como las anti-guas colonias?3. ¿Cuándo es un pueblo realmente rico?4. Dejando al margen España ¿La ausencia de colonias perjudi-có o favoreció a las grandes monarquías europeas?5. ¿Las relaciones Norte Sur reproducen el esquema mercanti-lista?N O TA S1 Keynes (1936), páginas 298 y 299 de la edición al español de 1943.2 Recomendamos la lectura del capítulo 23 “Notas sobre el mercantilismo, las leyes sobre la usura, el dinero sellado y las teorías del subconsumo” de la edición al espa- ñol de Keynes (1943).3 Este esquema se basa en el expuesto en la página 50 de Argemí (1987). Recomen- damos la lectura de su capítulo “La visión mercantil del mundo”.
  • 58. LOS MERCANTILISMOS[ I V. 1 E L M E R C A N T I L I S M O E S P A Ñ O L : A R B I T R I S TA S Y P R O Y E C T I S TA S ][ I V. 2 A R B I T R I S TA S Y P R O Y E C T I S TA S : L O S IMPUESTOS][ I V. 3 A R B I T R I S TA S Y P R O Y E C T I S TA S : E L COMERCIO EXTERIOR][ I V. 4 P R I N C I PA L E S E S PA D A S E S PA Ñ O L A S DE LOS SIGLOS XVI, XVII Y XVIII][ I V. 5 L O S C A M E R A L I S TA S ][ I V. 6 E L E S T A D O D E B I E N E S T A R O V O N JUSTI][ I V. 7 C O L B E R T O U N M O D E L O D E GESTIÓN][ I V. 8 E L M E R C A N T I L I S M O B R I T Á N I C O ][ I V. 9 E L M E R C A N T I L I S M O B R I T Á N I C O : L A EDUCACIÓN Y EL TRABAJO]
  • 59. LOS MERCANTILISMOS[ I V. 1 E L M E R C A N T I L I S M O E S P A Ñ O L : A R B I T R I S TA S Y P R O Y E C T I S TA S ]En España, el siglo XVI no gira sólo alre- No intentan crear teoríadedor de los teólogos-juristas escolásticos. económica.Existen, aunque poco divulgados, autores Se engloban en lo que hoy definiríamos comono estigmatizados con el problema de la una Economía aplicada.moralidad y la justicia1. Un grupo, no re-ducido, de pensadores se ocupan exclusivamente de lo que hoydenominaríamos economía aplicada. Analizan los problemas deEspaña con objeto de solucionar sus males y alcanzar mayoresniveles de desarrollo nacional. Sus escritos llegaban al soberano,la corte y otras instituciones del gobierno de España. En ellas,con frecuencia, proponían curas universales para los males so-ciales, o planteaban proyectos sobre algún problema en particu-lar, que a veces era insignificante2. En numerosas ocasiones noescribían tratados completos. Lo frecuente era que se limitasena proponer proyectos o arbitrios. A estos autores del siglo XVI
  • 60. 66 LOS MERCANTILISMOSEl grado de decadencia y XVII se les denomina arbitristas. A losde España en el siglo adscritos al XVIII se les confiere el apela-XVII es cuestionable.No intentan crear teoría tivo de proyectistas.económica. No es esta una estela del conocimiento queEn todo caso, losmercantilitas españolessurja de la nada. En el siglo XV, una obra yles preocupaba saber un autor, De regis et boni principis officio delas causas de nuestro Diomede Carafa, muestra que, más allá desubdesarrollo relativo.los escolásticos, existen autores que cono-cen los problemas prácticos de la política económica. Este condey duque napolitano deseaba un presupuesto equilibrado con unelevado margen para los gastos benéficos y no gustaba de los em-préstitos forzosos, a los cuales llegó a comparar con el robo. Enmateria impositiva propugnaba por impuestos claros, equitativosy moderados, que no alejasen al capital del país ni oprimieranel trabajo, al cual consideraba como la fuente de riqueza. Estasy otras recomendaciones eran el eje vertebrador de su libro, yaunque todas ellas estaban basadas o realizadas con muy buensentido, no puede nunca afirmarse que fueran realizadas comoun intento de analizar, de realizar teoría económica. Esta marcade agua que lleva impresa la obra de Carafa se observará poste-riormente en las obras de los pensadores españoles del XVI, XVIIy XVIII, excepto los miembros de la Escuela de Salamanca3.Entre los arbitristas destacan Luis de Ortiz, Martín González deCellorigo, Pedro Fernández de Navarrete, Sancho de Moncada,Damián de Olivares y Francisco Martínez de Mata. En el sigloXVIII, entre los proyectistas, destacaron Jerónimo de Uztáriz,Bernardo de Ulloa, Bernardo Ward y Pedro Rodríguez de Cam-pomanes. Todos ellos buscan la causa del menor desarrollo deEspaña, y la solución a ese mal. [ ¿ E s pa ñ a D E c a D E n t E ? ]Es frecuente leer que España entra en el siglo XVII en un pro-ceso de decadencia. Esto se interpreta en numerosas ocasionescomo una marcha atrás, de modo similar a como tipificamos unacrisis económica: decrecimiento.No obstante, hemos de recordar a Smith, quien en el siglo XVIIIindica:
  • 61. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 67 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s Se supone que España y Portugal han experimentado un efecti- vo atraso. Portugal, sin embargo, no es sino una pequeña parte de Europa, y la decadencia de España no es tan grande como vulgarmente se cree. En los comienzos del siglo XVI, España era un país muy pobre, aun comparado con Francia, que se enriqueció enormemente a partir de entonces. Es de todos co- nocida la observación de Carlos V, que tanto viajó por ambos países, cuando decía que todo abundaba en Francia y faltaba en España. Pág. 195 de Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, [1776]1958. Se opina que losAl margen de la discusión sobre el grado españoles, a causa de sude decadencia de España, en la que po- riqueza en oro y plata,dríamos entrar a la luz de la cita de Adam han abandonado y enSmith, lo cierto es que el modo en que fue otros casos demorado, numerosas actividadesadministrada la entrada masiva de oro y productivas.plata en el territorio nacional desalentó ala agricultura y a la manufactura. Esto fue observado con cla-ridad por los economistas clásicos ingleses. Será en los siglosXVIII y XIX. [¿qué potEnciamos?]Los arbitristas observan, ya en la España del siglo XVII, que laverdadera riqueza no consiste en tener ingentes cantidades deoro y plata: … que la verdadera riqueza no consiste en tener labrado, acu- ñado, o en pasta, mucho oro, y mucha plata, que con la pri- mera consunción se acaba, sino en aquellas cosas, que aunque con el uso se consumen, en su género se conservan, por medio de la subrogación..... González de Cellorigo, M. [1600](1991) Memorial de la política necesaria y útil restauración a la repú- blica de España y estados de ella y del desempeño universal de estos reinos. Edición y estudio preliminar de José L. Pérez de Ayala, Instituto de Estudios Fiscales. Madrid4.El análisis económico de estos pensadores No existía uniformidadespañoles les lleva a sugerir que una rique- a la hora de seleccionarza natural, un desarrollo sostenible, pro- los sectores económicos a potenciar.viene de la industria5. Ponen, igualmente
  • 62. 68 LOS MERCANTILISMOSde relieve, que la paradoja de la decadencia de su país - que tie-ne abundancia de oro, plata y materias primas – se sustenta enel abandono de tareas productivas; las cuales han sido asumi-das por otras naciones. La salida de esta decadencia, debe estaracompañada por el fomento de los sectores productivos.Si el lector abandona por un momento esta mirada histórica y cen-tra su atención en algunos de los países petrolíferos, podrá encon-trar numerosas similitudes entre su comportamiento como nacióny el que tuvo en su momento el Reino de España. Es por ello queen numerosas ocasiones el debate histórico no hace más que enri-quecer el presente y ayudar a dar soluciones a problemas actuales.La elección de los sectores productivos que fomentar no generóuniformidad entre los arbitristas y los proyectistas. Unos, comoFernández de Navarrete o Lope de Deza, defendían la agricul-tura como motor de desarrollo. La industria, por su importantevalor añadido, era defendida por Ortiz, Moncada, Damián deOlivares o Jerónimo de Uztariz, entre otros. Y como era lógico,algunos defendieron el desarrollo de todos los sectores econó-micos, estamos hablando de Bernardo Ward y Pedro Rodríguezde Campomanes. Está última defensa parece más lógica, ya quepermite trabajar sobre las potencialidades especificas de cada te-rritorio de España y no abandonar ningún actividad económica.No obstante, no sólo es la elección de un sector productivo lasolución al problema crucial del desarrollo. También la haciendapública recaudó parte de sus atenciones.[ I V. 2 A R B I T R I S TA S Y P R O Y E C T I S TA S : LOS IMPUESTOS]En aquellos momentos las colonias españolas, a diferencia delas inglesas, tenían que contribuir con la defensa de la madrepatria y el sostenimiento de su gobierno civil, lo que implicabaimpuestos menos moderados por parte española. Los colonosingleses tenían un mayor incentivo a la acumulación, porqueal ser menor su carga fiscal, se podían apropiar de una partemayor de su producto. Esta acumulación fue utilizada poste-riormente para movilizar una mayor cantidad de trabajo. Deeste modo, por ejemplo, podría conseguirse que una nación
  • 63. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 69 V. S a l c i n e s & E . B a r r o stuviera su principal factor productivo, el Campomanes resaltatrabajo, más eficazmente utilizado. Esta que las guerras son una amenaza parapreocupación fue fundamental en la obra las fabricas, se comende Campomanes6. Aunque hace referen- recursos gubernamentales.cia Pedro Rodríguez de Campomanes a Adam Smith no eslos impuestos de la guerra como una ame- tan generoso comonaza a las fábricas españolas. Campomanes y destaca el derroche de laLo cierto, es que el derroche de la hacienda aristocracia española.española fue también muy elevado. Adam El pueblo llano debíaSmith hace referencia a Juan Ulloa y su Vo- sufrir las esquilmacionesyage historique para relatar el pampo y el de los religiosos.fasto utilizado para el recibimiento de unnuevo virrey en el Perú. Comentaba Smith (1766) que estas ce-remonias no sólo equivalían a una pesada contribución sobre laspersonas acaudaladas del país, las cuales tenían que satisfacerlasen tales ocasiones, sino que servían para difundir, entre ellos,hábitos de vanidad y dispendio. Por eso hay que considerarlas,no sólo como contribuciones ocasionales muy duras, sino comoimpuestos perpetuos de la misma naturaleza, aún más pesados,por representar la contribución ruinosa que conlleva el lujo y laextravagancia.No únicamente el fasto y la guerra asolaban las arcas del paísy alejaban la atención del auténtico desarrollo económico. Elgobierno eclesiástico de las colonias, y por extensión de la me-trópoli, se caracterizaba por su opresión. No sólo los diezmoseran muy frecuentes, sino que existía una gran muchedumbre defrailes mendicantes, cuyas colectas eran consagradas por la reli-gión, viniendo a representar así la más gravosa contribución quese puede establecer sobre la gente pobre, a la cual se enseñabacon la máxima insistencia que es un deber dar limosna, y un gra-ve pecado negársela a aquellos que son los mayores acaparadoresde tierra, tanto en España como en las tierras americanas.Problemas similares a los españoles se dieron en Portugal y Fran-cia, y de hecho también en esos países se desarrolló un análisiseconómico, que no doctrina, de cierta importancia. Los proble-mas de economía aplicada en Francia fueron estudiados por losseguidores de Jean-Baptiste Colbert.
  • 64. 70 LOS MERCANTILISMOS[ I V. 3 A R B I T R I S T A S Y P R O Y E C T I S T A S : EL COMERCIO EXTERIOR]La visión proteccionista El modo de abordar las relaciones comer-tenía más defensores que ciales de la metrópoli con sus colonias, ola librecambista. con el resto de las naciones fue un tema deSe consideraba que el importancia radical, que en el caso de losmercado mundial no mercantilistas ingleses, llegó prácticamen-podía crecer, por tanto, te a monopolizar su análisis económico.la mejora comercialde una de las grandes En el caso de España existieron diversasmonarquías europeas opiniones Luis de Ortiz, Sancho de Mon-supondría una perdida cada, Damián de Olivares y Franciscoabsoluta y relativa paralas demás. Martínez de la Mata aceptan la idea, de carácter transversal en la Europa de esemomento, de que es casi imposible el crecimiento de todas lasnaciones al mismo tiempo. Si una nación crece es a costa de otra.En términos actuales diríamos que la demanda de mercado euro-pea no podía crecer más, había llegado a su máximo, por ello, siun productor incrementaba sus ventas, entiéndase una nación, esque la otra había reducido su cuota de mercado.No resulta, por tanto, descabellado que bajo esa opinión estoseconomistas españoles defendieran la nacionalización de la eco-nomía española, para que los productores españoles pudieranobtener un mayor rendimiento a su mercado, que era España ylas colonias.No existió, sin embargo, un criterio único en el análisis comer-cial del momento. Incluso, se escucharon voces defensoras dellibrecambismo, como la de Alberto Struzzi y Joseph Dormer.No obstante, la visión proteccionista fue más generalizada yllegó a imperar.[ I V. 4 P R I N C I PA L E S E S PA D A S E S PA Ñ O L A S DE LOS SIGLOS XVI, XVII Y XVIII]Una búsqueda de las voces consideradas de mayor autoridad en-tre los autores mencionados anteriormente, desde los siglos XVIal XVIII, nos conduce a Luis de Ortiz como uno de los más des-tacados de su época, el siglo XVI. En 1558 realiza en Memorial
  • 65. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 71 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sal Rey para que no salgan dineros de estos En el siglo XVI destacóreinos de España uno de los mejores pro- Luis de Ortiz, en el siglo XVII, Jerónimo degramas conocidos sobre desarrollo indus- Uztáriz.trial, trabajo que ha sido considerado detemprano “cuasi-sistema”7. A pesar de su preocupación por elNo es fácil dirimir sobre quién, entre los devenir económicoantes mencionados, es el autor más signifi- de España y de su Imperio, no crean teoríacativo del XVII, pero posiblemente Pedro económica.Fernández Navarrete con sus Discursos de1621 se lleve esa mención. Este autor, funcionario de la inquisi-ción, mostró una notable independencia respecto a la tendenciade su época. Mostró un juicio muy acertado al mantener que unproceso normal de industrialización habría ayudado de un modomuy importante a solucionar los problemas de España. No de-jaba de destacar en su obra que el valor añadido a las materiasprimas por el trabajo humano es mucho más importante que eloro y la plata.Entre los proyectistas destaca Jerónimo de Uztáriz (1670-1732).Este es el autor español por excelencia del siglo XVIII. Su obraTheórica y práctica de comercio y marina fue traducida a los prin-cipales idiomas de la época, el inglés y el francés. Aunque el títu-lo haga referencia a los problemas de comercio y marítimos, enrealidad trata ampliamente casi todos los problemas típicos desu época: problemática fiscal, relaciones mercantiles monopolís-ticas, población, etc. En lo referente al análisis económico, nose despega de la marca de agua de Carafa, es decir, no contieneanálisis teórico. Entiende por teoría, crítica y recomendación,distinguidas de la presentación de hechos.Aunque estos autores españoles tuvieron un gran predicamentoen las cuestiones de política económica, no fue España la únicagran nación preocupada por la economía práctica. Los estadosalemanes, al igual que las otras grandes potencias europeas, tu-vieron un grupo pensadores preocupados por la economía prác-tica. Fueron los denominados cameralistas.
  • 66. 72 LOS MERCANTILISMOS[ I V. 5 C A M E R A L I S TA S Y C O L B E R T I S TA S : L A S A P O R TA C I O N E S A L E M A N A S Y FRANCESA]En 1615 por primera vezSerá en el nacimiento del siglo XVII cuan-un libro utiliza el nombre do por primera vez un libro utilice el nom-de Economía Política, bre de Economía Política. Fue Antoinelo escribió Antoine deMontchrétien. de Montchrétien en 1615 con su tratadoCon este nombre quiere Traicté de l´Oeconomie Politique8. El indi-dejar claro que habla cativo elegido por Montchrétien indicade la Economía de la que no se está hablando de la economíanación, no del hogar. del hogar, sino de la nación. Estamos porotra parte en una fase histórica, determinada por el nacimientode los estados modernos. Estamos situados en el nacimiento delsistema capitalista, no es por ello de extrañar que las relacioneseconómicas internacionales fuesen una de las preocupacionesprincipales de los autores de esta época.La denominada Edad Moderna es, como todo el mundo sabe, elperiodo de la lucha del poder central de los nuevos Estados conlos diferentes organismos de carácter autónomo y corporativo.Los señores territoriales, herederos de la época feudal, intenta-ban en todas partes fundir en una unidad política los diversosterritorios, con frecuencia heterogéneos, que estaban bajo su si-lla de mando, administrarlos con fortaleza y en la medida en quefuera posible, aumentarlos.Esta necesidad del poder aristocrático generó un aparato buro-crático y un ejército permanente. Ambas cosas provocaron unligero incremento de los gastos. La aristocracia, empezaba a ne-cesitar no sólo ser poderosa, sino también ser rica. Los monar-cas empezaron a preguntarse cómo hacer para que sus súbditostuvieran mayores ingresos, y de este modo poder incrementarlos ingresos de la corona. De este modo aparece la EconomíaPolítica en la vida de los Estados. Ahora bien, no nace como unadoctrina, se genera como un arte práctico de gobierno.[ I V. 6 L O S C A M E R A L I S TA S ]Una mirada a los estados alemanes nos conduce a los cameralis-tas. El nombre de cameralistas o kameralist, en alemán, está de-
  • 67. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 73 V. S a l c i n e s & E . B a r r o srivado del nombre de las tesorerías de los Los cameralistas eranpríncipes territoriales, las camerae. Exis- personas formadas para ejercer una carrera en latía en los estados alemanes una demanda administración pública.constante de formación para aquellos jó-venes que se preparaban para la carrera Eran pragmáticos y acostumbrados al ritmopública. Durante el siglo XVIII, esta for- gubernamental.mación alcanza tal grado de solidez que sellegan a instituir cátedras de los que se Sus libros encajabandaría a llamar ciencia cameralista o ciencia más en la categoría dedel estado (Staatswissenschaft). informe o memorando.A partir del siglo XV, se hizo corriente Diferían enormemente de las obras de losque los cameralistas empezaran a fijar por escolásticos y de losescrito sus ideas acerca del gobierno y la filósofos del derechoeconomía de sus países, y particularmen-te sobre el modo de gobernar la hacienda pública9. Estos ad-ministradores eran gente de carácter práctico, acostumbrados ala actividad de gobierno. Por ello, sus libros tendían a ser mástrabajos tipo informe o memorándum, y por supuesto diferíanenormemente de las obras de los escolásticos y de los filósofosdel derecho natural.El carácter prolífico de los cameralistas coincide con el deseo–presente en todos los estados modernos europeos– de saber so-bre los aspectos económicos de las naciones. Durante todo elsiglo XVIII, únicamente en los estados alemanes llegan a existir170 publicaciones periódicas con material económico.Entre la abundancia del cameralismo cabe destacar tres autores,Joham Becker (1635-1682), Joham Heinrich Gottlob von Justi(1717-1771) y Joseph von Sonnenfels (1732-1817). El primerode los mencionados, Becker, publicó en 1668 el Discurso sobre lascausas de los progresos o de la decadencia de los imperios, ciudadeso repúblicas.
  • 68. 74 LOS MERCANTILISMOS[ I V. 7 E L E S T A D O D E B I E N E S T A R O V O N JUSTI]A Justi le preocupaba Joham Heinrich Gottlob von Justi, más co-la responsabilidad del nocido por Justi, repartió su vida entre laestado en materia de enseñanza y la administración de empre-empleo y generación dealimentos. sas públicas, lo que le permitía afrontar la cosa pública con una amplia formaciónDefendía que la industria intelectual. Estudia los problemas econó-y el comercio necesitaban, micos del Estado asumiendo que este tie-para su desarrollo, unmarco de seguridad y ne una responsabilidad clara por las con-libertad. diciones de vida morales y económicas. El tema de investigación de Justi es lo quelos historiadores alemanes han llamado Wohlfahrtsstaat y que ennuestra lengua significa estado del bienestar. Le preocupaba, enparticular, la responsabilidad del estado en materia de empleo,generación de alimentos, es decir, la subsistencia de los miem-bros de su nación.Esta preocupación de Justi es totalmente actual, y en este senti-do, se puede decir que su discurso económico estaba adelantadopara su tiempo. El premio Nobel de Economía de 1998, el hindúAmartya Sen, reconocida autoridad en Economía del Bienestar,entre otras materias, ha expresado en más de una ocasión que enlos países democráticos no existen hambrunas. La justificaciónde su aseveración, es decir, por qué no se mueren de hambreoleadas de personas en los estados democráticos, nos acerca a laidea de responsabilidad del Estado de Justi. Las naciones demo-cráticas se siente obligadas con su pueblo, mientras que los esta-dos dictatoriales no se sienten responsables ante sus ciudadanos,ni en el campo de la ética, ni en el de la practicidad; ya que estosno los han elegido como gobernantes, ni tienen capacidad de ex-pulsarlos del poder.El campo de la responsabilidad es mucho más amplio que el dela pura subsistencia, por ello, Justi, enumera el embellecimientode las ciudades, el seguro contra incendios, la educación o la hi-giene como conceptos que también deben estar bajo el paraguasprotector del estado.
  • 69. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 75 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sDe un planificador público como Justi cabría esperar un saltoadelante y escuchar una propuesta de industria pública, o defuerte intervención industrial. No fue ese, sin embargo, el caso.No era ciego a la lógica intrínseca de los fenómenos económicos,era consciente del funcionamiento del mercado, y la intervenciónpública sólo la sostenía para fines determinados y en circunstan-cias particulares. De hecho, Justi formuló como idea central queel comercio y la industria necesitan una situación de libertad yde seguridad.Este autor no se situaba en posiciones extremas prácticamenteen ningún aspecto económico. En cuanto al comercio interna-cional, consideraba que sólo algunas veces puede ser beneficiosopara una nación elevados aranceles o prohibiciones de importa-ción, pero en general no se debía gravar las importaciones másallá del 10% ad valorem.Posterior a Justi se encuentra Sonnenfels. Este berlinés, hijo deun rabino, emigró a Viena, donde se convirtió en una de las estre-llas brillantes de la Viena Imperial de finales del siglo XVIII. Fueel primer profesor de política y ciencia cameralista en la Univer-sidad de Viena, y como alto funcionario intervino en diversas re-formas legislativas, teniendo contacto con el emperador José II.En su Grundsätze der Polizey, Handlung und Finanzwissenschaftha mostrado cotas, en algunas aspectos, superiores a las de Justi.Su influencia en el imperio Austro-Húngaro fue tan importanteque su libro fue texto oficial en el imperio hasta 1848.[ i V. 8 c o l b E r t o un moDElo DE gEstión]Mientras el imperio Austro-Húngaro se Colbert es el precursorformaba siguiendo las indicaciones de de la industria estatal,Sonnenfels, algo más al sur, en Francia, denominada en la Francia de la época,triunfaban las ideas de Jean-Baptiste Col- manufactures royales.bert (1619-1683), ministro de haciendadel rey Luis XIV. Aplica con eficiencia las ideas mercantilistas.Se comenta que este alto funcionario de la Aplica en Francia lascorte francesa era un administrador honra- máximas mercantilistas.do, eficiente, capaz de incrementar la recau-
  • 70. 76 LOS MERCANTILISMOSdación o mejorar los métodos administrativos. Es decir, el ministrode hacienda que cualquier gobernante desearía tener a su lado.Aunque ha recibido numerosas críticas10, prácticamente nadiecuestionó nunca su eficaz gestión al cargo de las finanzas deFrancia. Sí existe más consenso al decir que sus ideas más defen-didas no son originales: La defensa de la industria, el comerciocomo un juego de suma cero (sólo se crece a costa del rival), gra-vámenes a la importación, estimul´a la exportación, creación deun marco favorable a la adquisición de materias primas.Sí se le confiere un alto grado de originalidad a su idea de fundarmanufactures royales, o lo que es lo mismo, empresas públicas ma-nufactureras. No olvidemos que la palabra pública tiene en esemomento el significado de empresas reales o propiedad del rey.La idea que está implantando Colbert en Francia, no es másque la adaptación de otra que recorre toda Europa, la planifi-cación estatal y la utilización del erario público como elementoenriquecedor.Sólo un monarca es rico, si lo es su pueblo, si no ¿A quién se levan a recaudar impuestos? Para qué puede desear su riqueza elmonarca. Hubiera sido precioso saber que era para asumir laresponsabilidad que le confiere Justi, pero no fue así. Se necesitapara soportar la nueva estructura de Estado, donde está implíci-ta una necesidad, aunque no nueva, si acrecentada, la militar, laguerra. El imperialismo es costoso.[ i V. 9 E l m E r c a n t i l i s m o b r i t á n i c o ]England´s treasure by foreign trade o La Riqueza de Inglaterra me-diante el Comercio Exterior, publicada en 1664 por Thomas Mun,mercader que triunfó en el comercio exterior y dirigente de lapoderosa East India Company, es la obra tenida como ejemplodel mercantilismo británico.De modo previo a realizar una lectura de la obra de Mun(1664)se debe estudiar un pequeño trabajo editado por él, donde ana-liza el comercio exterior con las Indias Orientales. ArgumentabaMun(1664) que la pérdida de metales preciosos provocada porla compra de especies orientales estaba claramente justificada.
  • 71. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 77 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEstos productos llegados del lejano orien- Defiende Mun, que este eran fundamentales para Inglaterra, ya positivo para Inglaterra desprenderse de oro yfuera, por su utilización como un input plata para poder obtenermás, o bien, porque simplemente al reex- las especies orientales.portarlos a otras naciones se obtiene con Esta idea iba en contra delcreces el oro pagado en las Indias. pensamiento bullonista.En La Riqueza de Inglaterra generaliza la El comercio y la manipulación de lascapacidad analítica demostrada en su obra especies, defiende Mun,previa. Plantea, lo que ya ha sido explicado proporcionará nuevasanteriormente, que el comercio exterior es oportunidades de negociola forma ideal de aumentar la riqueza de a Inglaterra.una nación. Respecto a otros elementos En el comercio exteriorcomo la suntuosidad y el lujo, es coheren- esta el eje del desarrollote con la tradición inglesa de deplorar el inglés, a juicio delujo excesivo, por considerarlo un derro- uno de los principales representantes delche. No obstante, si somos correctos en mercantilismo inglés,nuestro análisis, deberíamos decir que es Thomas Mun.coherente con la línea mercantilista en ge-neral. El derroche y el fasto como modo de actuar, por ejemplo elmostrado por los españoles en sus colonias americanas cada vezque llegaba un nuevo virrey, no fue aplaudido tampoco por losprimeros mercantilistas españoles.Lo que sí es más representativo de Mun que de otros mercanti-listas europeos, es que acentúa su crítica al lujo si este conllevagastos en el exterior. Pocas obras se consolidan de modo instan-táneo como un Tótem simbólico de su época, y por supuesto laobra cumbre de Mun no será una excepción.No podía ser considerada representativa de su época por variasrazones, una de ellas, es que significaba conferirle una respe-tabilidad intelectual excesiva a la East India Company. En todocaso, más frentes que el puramente mercantil tenía abiertos estemercader inglés. Uno de ellos fue su divergencia con los prime-ros mercantilistas, aquellos denominados actualmente como bu-llonistas, y que se caracterizaron por no desear que la monedasaliese de las fronteras nacionales.
  • 72. 78 LOS MERCANTILISMOSEsta fuga de moneda no preocupó a Mun, quien opinaba que es-tas volverían como demanda exterior de productos nacionales.Es decir, con ellas se pagarían a los ingleses la venta de sus pro-ductos nacionales.No sólo a Mun le preocupaba La Riqueza de Inglaterra, EdwardMisselden (1608-1654), destacado miembro de los MerchantAdventurers, en su obra Free Trade, or the means to make tradeflourish11 (1622) achacaba a la East India el ser la causante, porhaber exportado plata, de la crisis comercial de 1620. Posterior-mente, con su pase a las filas de las East India Company suavizósus criticas, y expuso que exportar plata no es tan perjudicial. Siesta se utiliza para pagar especies no implica daños a la economíanacional, ya que la reexportación de estos productos de la Indiapermite recuperar la plata exportada. Como se puede observar,el razonamiento de Misselden es muy similar al trabajo de Munprevio a La Riqueza de Inglaterra.La intención de Misselden era responder a los ataques lanza-dos por un flamenco afincado en Inglaterra, Gerard de Malynes(1586-1641). Ya hemos mostrado anteriormente que Misseldenfue en sus primeros tiempos bullonista, es decir, contrario a laexportación de metales preciosos; esto no impidió que replicasecon fuerza a Gerard de Malynes, bullonista convencido.De este autor flamenco debemos de recordar que fue el primeroen emplear el concepto de balanza comercial.[ i V. 1 0 E l m E r c a n t i l i s m o b r i t á n i c o : l a EDucación y El trabaJo]¡Cuantas analogías existen todavía en el mundo entre la historiade las naciones europeas y el estado actual de muchas nacionessubdesarrolladas! Ese es siempre el pensamiento que le surge alautor de este trabajo cada vez que aborda el tema de la educa-ción. Autores, históricamente enmarcados en la era mercantilis-ta pero catalogados por Marx como pre-clásicos, valga el ejem-plo de Sir W. Petty, no representan perfectamente el análisis desu época. Por primera vez se razonó, es el caso de Petty, que untrabajador formado es un trabajador más productivo. Esta afir-
  • 73. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 79 V. S a l c i n e s & E . B a r r o smación, que al lector le debe parecer tan Nacen las primerasobvia, es toda una revelación en su época. voces que defienden la relación entre formación yEl mantenimiento de remuneraciones bajas productividad y por tanto, el interés social de que lay una población creciente fue un elemento clase obrera se forme.nítido en la literatura mercantilista, sirvade ejemplo esta cita de Edgar Furniss per- La mayoría de losteneciente a su trabajo The Position of the mercantilistas siguen pensando al igual queLaborer in a System of Nationalism (1957): Young (1771), es decir que “Cualquiera, excepto ..... los estratos más bajos de las clases un idiota, sabe que las trabajadoras se mantuvieran tan abun- clases inferiores deben dantes como fuera posible, porque In- mantenerse pobres o glaterra confiaba en los miembros de nunca serán laboriosas” este grupo para conseguir el poder eco- nómico que había de llevarla a la victoria en la lucha de las naciones por la supremacía mundial. Así, el destino de la na- ción estaba condicionado a la existencia de una numerosa po- blación de trabajadores no cualificados, llevada por la estricta competencia entre ellos a una vida de laboriosidad constante, con unos salarios mínimos: sumisión y contento eran caracterís- ticas útiles para una población semejante y estas características podían fomentarse mediante la destrucción de la ambición so- cial entre sus miembros12.La propuesta de que el trabajo debía de mantenerse a niveles desubsistencia no sólo perduran durante la época mercantilista, sinoque corresponden con el escenario que Smith observa en la Es-cocia donde él vive. Existía la creencia en aquella época - hoy endía más personas de las que pensamos opinan lo mismo - que elsufrimiento es terapéutico (obviamente el ajeno) y que un obrerosiempre tendrá tendencia a ser gandul y perezoso. No serán estaslas únicas virtudes que los mercantilistas observen en la clase tra-bajadora. Este mismo estrato social, dada su baja catadura moral,ante un sueldo superior, sólo se comportaría de modo grosero,libertino y derrochón. Parecía lógico, por tanto, que el temor aver embriagados a sus trabajadores fortaleciese su intención deno subirles sus remuneraciones. Como decía, Arthur Young en suEastern Tour (1771), cualquiera, excepto un idiota, sabe que las cla-ses inferiores deben mantenerse pobres o nunca serán laboriosas.
  • 74. 80 LOS MERCANTILISMOSVoces más extremas que las de Young se escucharon en la eramercantilista. Gerard de Mandeville, argumentó que a los niñospobres y a los huérfanos no se les debía dar educación a cargodel erario público. Lo que es tanto como decir que no deben reci-bir educación. De hecho, Mandeville planteaba que la educaciónarruina al que merece ser pobre. Comprendía que el saber leer,o escribir, es muy necesario para aquellos cuyos negocios así lorequieren, pero muy perjudicial para el pobre. Llegando a afir-mar que la asistencia a la escuela es holgazanería. Cuanto mástiempo continúen los pequeños en este tipo de vida tan cómodo– afirmaba Mandeville todo lleno de razón - más ineptos seráncuando lleguen a hombres.¿Siguen vigentes las ideas de Mandeville? No diga en alto la res-puesta. En todo caso, tenga la seguridad de que durante algúntiempo más siguieron perdurando estas en la Europa de las po-tencias coloniales.[ i V. 1 1 E l m E r c a n t i l i s m o b r i t á n i c o : l a ofErta DE trabaJo ]La curva de oferta No se puede afirmar que su concepción dede trabajo individual la clase trabajadora fuese fruto de un pro-mercantilista tendría un fundo análisis, más bien fue resultado delprimer tramo positivo yun segundo negativo. componente cultural de su época. En todo caso, esto no evitó que sus concepcionesEl punto de inflexión influyeran en sus razonamientos sobre elestaría cercano al salariode supervivencia. mercado de trabajo, y en particular sobre la oferta de trabajo.Por todos es sabido, actualmente, que a mayor remuneraciónmayor número de personas se declaran activas o dispuestas atrabajar. Es por ello que los incrementos del salario mínimo in-crementan la población activa de una nación. Igualmente estáconstatado que aquellas regiones con un salario real superior nopresentan una menor oferta de trabajo.Aunque los mercantilistas no utilizaban ni el aparato gráfico niel matemático, si plasmamos sus creencias a los mismos, podría-mos decir que la curva de oferta de trabajo de un trabajador ten-dría para ellos forma de boomerang, es decir, un primer tramo
  • 75. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 81 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sde pendiente positiva, NI>0, y un segundo tramo, NII<0, de pen-diente negativa. Intentaban con ello reflejar un efecto ocio: Dadoun nivel de renta personal, determinado por el salario real, unaparte considerable de la población activa no desearía incremen-tar su carga diaria de trabajo. Es más, se correría el riesgo de quela redujesen. Indudablemente, esta idea, presenta visos de reali-dad cuando se analiza individualmente. Dada una utilidad mar-ginal de la riqueza negativa, U(w)<0, se puede alcanzar un puntodonde futuros incrementos de renta no compensen pérdidas deutilidad provocadas por disponer de un menor tiempo libre.Esta situación es visible en determinados directivos o profesiona-les liberales, los cuales, con un nivel de renta muy elevado, recha-zan asumir nuevas cargas laborales con objeto de no reducir mássu escaso tiempo de ocio. Hoy en día, al igual que los mercanti-listas, todavía muchas personas opinan que si la clase trabajadorarecibe una remuneración salarial real mayor dedicarían un menortiempo al trabajo13. Esta afirmación, que a nivel microeconómicopuede ocurrir, no pasaría, ceteris paribus, a nivel macroeconó-mico. En el momento en que los trabajadores redujeran su cargahoraria se reduciría igualmente su productividad, esto implicaríauna bajada de la producción nacional, lo que indudablementeprovoca una reducción de la renta nacional y consecuentementede los salarios de los trabajadores. A no ser que la renta nacio-nal se redujese por la vía de los beneficios de los dueños de lasempresas. Si así fuera, apenas nada habría cambiado, estos em-presarios o accionistas verían reducido su estímulo a la inversiónprovocando una reducción en este componente de la demanda,lo que generaría otra nueva reducción de la renta nacional, y estasí provocaría una bajada general de los salarios reales.
  • 76. 82 LOS MERCANTILISMOS SALARIOS REALES (W) CURVA DE OFERTA DE TRABAJO INDIVIDUAL W3 El salario de W2 supervivencia sería cercano a W2 W1 0 NI N II OFERTA DE TRABAJO (NÚMERO DE HORAS)Sólo existe una posibilidad de que esto no ocurriera, es decir, quela curva de oferta de trabajo tipo boomerang se mantuviera: losincrementos salariales deberían ir precedidos de incrementos deproductividad. Esto, como el lector ya debe imaginar, deben iracompañados por fuertes inversiones en nuevas tecnologías, esdecir, en factor capital.A partir de un salario real W1 y con una oferta de trabajo N1,sucesivas mejoras salariales reales provocarán reducciones de laoferta de trabajo, de modo que, con un salario real mayor, W1,existirá una menor oferta de trabajo, N1. Esto, a nivel macroeco-nómico, no puede ocurrir, porque una oferta de trabajo N1 im-plica un nivel de producción nacional inferior, y por lo tanto, unarenta personal disponible también inferior.Pero, seamos realistas, esto puede ocurrir en nuestros tiempos,para niveles de renta muy altos y gracias a importantes mejoras deproductividad, pero nunca en la época mercantilista. En ese mo-mento de la historia los incrementos de productividad eran difíci-les de conseguir, y generalmente venían acompañados de mejorasorganizativas más que por la implementación de capital o tecnolo-gía nueva. La clase social predominante en la época mercantilista,
  • 77. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 83 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sla aristocracia y la alta burguesía, mostraba comportamientos yrazonamientos clasistas y ello se trasladaba a sus escritos econó-micos. Uno de ellos, era suponer que la clase obrera trabajaba ex-clusivamente para sobrevivir, consecuentemente, todo incrementosalarial que superase al salario de supervivencia sería destinadoal derroche. Consecuentemente, para nadie sería apropiado unamejora salarial de la clase obrera. La sociedad civil saldría perjudi-cada, bajo este razonamiento, porque se potenciaría la vagancia, elalcoholismo y la promiscuidad, poniendo en peligro la producciónnacional y el estado espiritual de la clase obrera.Recuérdese que salvo Sir W. Petty y algún otro mercantilista in-fluido por sus ideas, el análisis general era que el trabajador nodebía ser formado. Debates Abiertos1. ¿Percibe alguna diferencia entre el mercantilismo de España,Alemania, Francia e Inglaterra?2. En un entorno caracterizado por la existencia de una claseobrera ubicada bajo el umbral de la pobreza, si se producenmejoras saláriales bruscas ¿Qué efectos tendrían en la oferta detrabajo? Sería indiferente a estos efectos que la subida salarialfuera estructural o coyuntural.3. La percepción del estado en la Europa continental siempre hasido diferente a la percibida en el Reino Unido, cree que ha in-fluido en esto las corrientes mercantilistas de Francia y Alemania.N O TA S1 El tratado de Domingo de Soto se denomina De iustitia et iure, al igual que los de Lessius o Lesio (Leonardo de Leys), Molina y Lugo. El título de sus tratados indica claramente la preocupación fundamental de los salmantinos.2 Un gran cantidad de estos documentos y memorándums están documentados en la colección de títulos realizada por Correa Calderón.3 José Larraz López en La época del mercantilismo en Castilla, 1500-1700, habla de una escuela española – la Escuela de Salamanca – de economistas en el siglo XVI, formada por escolásticos tardíos. A juicio de Schumpeter (1954), es justificada la afirmación de Larraz, no obstante, el resto de economistas españoles del siglo XVI no conforman escuela, aunque la mayoría fueran clérigos.
  • 78. 84 LOS MERCANTILISMOS4 Esta cita ha sido extraída de la aportación de Perdices a Iglesia de la, J. (1994)5 En esos momentos el vocablo industria tiene una acepción más amplia que la actual de sector económico concreto.6 Su escrito más importante desde una visión actual es Discurso sobre el fomento de la industria popular (1774). Este trabajo fue elogiado por McCulloch, uno de los más insignes economistas británicos del siglo XIX. Se afirma, por parte de Schum- peter (1954) p. 215, que este pensador español tenía muy poco que aprender de Smith, si es que realmente tenía algo que aprender. A finales del siglo XX el Insti- tuto de Estudios Fiscales de Madrid ha editado varios trabajos de Campomanes. Existe una edición, realizada por esta institución, de 1975 sobre sus Discursos…7 Se considera “cuasi-sistema”, a un programa de desarrollo industrial y comercial, donde los autores, en este caso, el autor recomendaba o combatía políticas con- cordes con esos programas u hostiles a ellos, y razonaban desde el punto de vista de problemas concretos. Sabían como relacionar un problema con otro y como reducirlos a principios unificadores.8 Este es el único aspecto digno de comentar de la obra de Montchrétien.9 La Bibliographie der Kameralwissennschaften de Magdalene Humpert (1935-1937), recoge unos 14.000 títulos, aunque la mayoría de los cuales no entran en el campo temático de la historia del análisis económico.10 El británico John Clapham, en una reseña publicada en Economic History y rea- lizada al libro de C.W. Cole (1943) Colbert and a Century of French Mercantilism, menciona que Colbert no tuvo ni una sola idea original y era un gran estúpido.11 Libre comercio, o medios para hacer florecer el comercio.12 Esta cita de Edgar Furniss ha sido extraída de Ekelund, R. & Hébert, R. (1992)13 Esa idea todavía sigue extendida entre los empresarios de numerosos países pobres o en vías de desarrollo. En una ocasión, un empresario de la hostelería de la pana- meña ciudad de David, me indicaba – todo cargado de razón a su entender – que si un obrero panameño ha ganado en dos horas su jornal deja de trabajar porque ya ha cubierto el día. Le confería a esa clase trabajadora la carencia del deseo de acumulación de capital. Deseo, que a todas luces él sí se enorgullecía de poseer.
  • 79. EL PENSAMIENTO ECONÓMICO I TA L I A N O : LA ABSTRACCIÓN COMO CAMINO[ V. 1 E L P E N S A M I E N T O E C O N Ó M I C O I TA L I A N O ][ V. 2 E L M O D E L O D E C E VA O L A P R I M E R A A P L I C A C I Ó N D E L A S M AT E M ÁT I C A S A L ANÁLISIS ECONÓMICO][ V. 3 L A F I L O S O F Í A N A T U R A L C O M O H E R R A M I E N TA ][ V. 4 N Á P O L E S Y M I L Á N , L O S D O S E J E S ][ V. 5 E L VA L O R Y E L P R E C I O ]
  • 80. EL PENSAMIENTO ECONÓMICO I TA L I A N O :LA ABSTRACCIÓN COMO CAMINO [ V. I E L P E N S A M I E N T O E C O N Ó M I C O I TA L I A N O ]El pensamiento económico italiano se en- Galileo indica que lariqueció con las continuas contribuciones escasez y la abundanciade alemanes, franceses, españoles e in- es lo que provoca que las cosas sean estimadasgleses. Esto, no obstante, no evitó que se o despreciadas.formara una tradición sólida y ligeramentedistinta a la de su entorno más cercano. Esta comienza con labúsqueda desarrollada por los mercaderes italianos renacentistasde instrumentos de solución a sus problemas económicos.
  • 81. 88 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…Durante el siglo XVI destaca Bernardo Davanzati (1529-1600)al que casi se le podría definir como un proto-utilitarista. Esteautor relacionaba al dinero con la felicidad, o mejor dicho, consi-deraba al dinero como la segunda causa de una vida feliz. Desta-có también por apoyar la teoría metalista del dinero. [LAS PRIMERAS ADQUISICIONES T E Ó R I C A S : G A L I L E O , M O N TA N A R I Y C E VA ]Las primeras adquisiciones teóricas provienen o tienen sus raícesentre los artesanos, artistas o físicos del siglo XVII. Era un grupotan heterogéneo, que incluso podemos incluir dentro del mismoa Galileo Galilei (1563-1642)1, quien en su Dialogo sopra i duemassimi sistemi del mondo2 reflexiona sobre la paradoja del valorentre el agua y los diamantes, indicando que es la escasez y laabundancia lo que hace que las cosas sean estimadas o despre-ciadas por el vulgo.Las relaciones de Dado el entorno científico y técnico en elequivalencia entre los que la economía empieza a desarrollarse,bienes cambia acorde a no es extraño que sea un discípulo de Ga-las necesidades reales,Montanari (1633-1687). lileo, el jurista y físico Geminiano Monta- nari (1633-1687), el mascaron de proa delsiglo XVII italiano. Él ha dejado para el análisis económico lassiguientes huellas: a. El precio de un objeto está, acorde con la paradoja del agua y los diamantes, relacionado con su escasez y su utilidad. b. De modo análogo a la medición del espacio y del tiempo, en que el uno se expresa en términos del otro, el concepto de valor de una mercancía sólo tiene significado como re- ferencia de la cantidad dada de otro bien, si entre ambos existe una relación de substitución entre bienes. c. Las relaciones de equivalencia entre los bienes cambian acor- de a las necesidades reales, las cuales son traducidas en can- tidades monetarias o en una demanda efectiva. Estas tienen como objetivo fundamental “obtener un bien” o “evitar un mal”. d. El sistema de flujo de mercancías de Montanari.
  • 82. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 89 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s El sist. de flujo de Montanari MERCADO NECESIDADES REALES (FAMILIAS)El italiano Montanari planteaba que las Montanari, indica quenecesidades y los bienes son medibles en el equilibrio económico esta compuesto porcantidades; las necesidades se manifiestan la competencia de unen cantidades de dinero necesarias para número muy elevado depoder saciarlas, al igual que los bienes, que pequeños competidorestambién se representan por las cantidades y no por la influenciade dinero necesarias para que el mercader de un decreto gubernamental.se las entregue al comprador. Ambos ele-mentos, necesidades y mercancías forman un sistema que alcan-za el equilibrio por sí mismo, al igual que el agua en un sistemahidráulico. El dinero sale por el mismo valor en que las mercan-cías entran.Es indudable que Geminiano Montanari apostaba por el merca-do como agente regulador, al menos eso se interpreta de su afir-mación de que el equilibrio económico está determinado por lacompetencia de una miríada3 de pequeños operadores y no por la
  • 83. 90 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…influencia de un decreto gubernamental4. A nivel metodológicoconsideraba que la economía es una parte de la filosofía naturaly debe ser estudiada con los mismos métodos: cálculo y aperturade mente a los hechos.Un desarrollo parcial del trabajo5 de Montanari se encuentra enGiovanni Ceva (1647-1734). Tiene a gala este seguidor del discí-pulo de Galileo, que fue por otra parte un miembro destacado dela escuela italiana de ingeniería hidráulica, el haber hecho la pri-mera aplicación de las matemáticas a la economía. Decía Cevaque para comprender los principios de las cosas debemos cons-truir modelos racionales que estén sustentados por supuestos, yaque, de no ser así, nos moveríamos siempre en la oscuridad de lanoche. Un modo de abordar estos modelos son las matemáticas.[ V. 2 E L M O D E L O D E C E VA O L A PRIMERA APLICACIÓN DE LAS M AT E M ÁT I C A S A L A N Á L I S I S ECONÓMICO]Este modelo representa un intento por demostrar, con la ayudade la abstracción, los efectos sobre un estado de equilibrio decambios determinados exógenamente.Se representa una economía abierta con dos sectores, el manu-facturero y el agrícola, y con dos tipos de dinero: metales precio-sos, los cuales sirven como medio internacional de pago, y vellones(monedas de cobre) que sólo se utilizan en el mercado doméstico.Las variables del modelo son: a. La población o la relación entre vellones gastado para la subsistencia y la oferta de productos de alimentación. De- notaremos esta variable por POBLACIÓN. b. El flujo de oro y plata gastado en productos manufactura- dos por artesanos locales. Lo denotaremos por FLUJO DE ORO Y PLATA. c. La tasa de intercambio de los metales preciosos en térmi- nos de vellones o moneda de sólo circulación interna. De- notaremos esta variable por TASA DE INTERCAMBIO.
  • 84. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 91 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s FLUJO DE ORO TASA DE POBLACIÓN TIEMPO Y PLATA INTERCAMBIO p Π Ω I a b α L a e β K d e λCeva plantea su modelo para diferentes momentos del tiempo,realizando el siguiente razonamiento: a e a b Si b = b , y = d, m entonces: a a e , ya que: =d: b m a a e b a =d :b= : m m bSuponiendo, que en equilibrio los valores Ceva, con esteadoptan la unidad, tendremos que: modelo, indica cómo se comporta la tasa de a intercambio de metales =1 m preciosos con respecto a los vellones, anteSi se produce un desequilibrio que provo- cambios en la poblaciónque daños a alguna categoría social, a los o en el flujo de metalesagricultores o a los artesanos productores preciososde manufacturas, entonces. a !1 mEl productor de productos agrícolas es el dañado cuando: a 11 mVeamos el razonamiento de Ceva, si a 11 m
  • 85. 92 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…es porque m 2 a, es decir, que en el momento K del tiempo esnecesario dar más vellones por adquirir las mismas cantidades demetales preciosos.¿Quién tiene vellones, porque es la moneda en la que cobra suproducción, y desea metales preciosos para adquirir productosmanufacturados?La clase productiva que no se dedica a las manufacturas, los agri-cultores. Tenemos claro quién es el perjudicado, veamos ahorapor qué m 2 a .Sólo puede serlo por dos causas, o bien que el numerador de laecuación se haya reducido, y esto ocurre si el flujo de oro y platase reduce (e), o bien, que el denominador haya crecido, y estopasa si crece la población (d).Si en el momento K la población ha crecido, existen mayoresrequerimientos de metales preciosos y su oferta al no variar, lológico es que se incremente su precio en vellones, es decir, sutasa de intercambio.Planteaba Ceva como solución a este caso, que el gobierno debíarealizar una nueva emisión de vellones. Como es sabido, desdela perspectiva actual, un incremento de la población posibilita unincremento de la masa monetaria sin incurrir en graves riesgosinflacionistas.Lo que no deja de ser sorprendente es que Ceva, con este mode-lo, indique cómo se comporta la tasa de intercambio de metalespreciosos con respecto a los vellones ante cambios en la pobla-ción o en el flujo de metales preciosos. Como colofón, indicarque recomienda la intervención del príncipe ante desequilibriosen la balanza de pagos y asegurar el flujo de la renta.[ V. 3 L A F I L O S O F Í A N AT U R A L C O M O H E R R A M I E N TA ]Es realmente incuestionable que esta capacidad de análisis señalaun cambio importante en el campo de la intelectualidad italiana.La revolución intelectual que supone la física newtoniana trans-forma muchas maneras de pensar y de abordar la ciencia. Algu-
  • 86. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 93 V. S a l c i n e s & E . B a r r o snos clérigos y aristócratas comienzan a utilizar la filosofía naturalcomo una herramienta intelectual, permitiendo que el pensamien-to económico italiano sea considerado uno de los más brillantes,dentro del campo del análisis económico previo a Smith.Un objetivo claro de parte de sus pensadores fue profundizar ensu concepto de felicitá pubblica, que hoy denominaríamos comosistema público de bienestar. De todos modos, el pensamientoitaliano era algo más que un conjunto de sesudos estudios sobrela administración pública. Llegó a ser pionero6 en determinadostemas, lo que implicó un profundo análisis económico: a. Proporcionaron el primer tratamien- Compartían con to algebraico de un problema econó- los mercantilistas, mico, como hemos visto en el trabajo especialmente con los cameralistas de de Giovanni Ceva (1711). Justi, la preocupación b. Realizaron la teoría más completa del por alcanzar el mayor bienestar público. valor del siglo XVIII (1751, 1769). Se diferenciaban de ellos en su capacidad c. Desarrollaron el más exhaustivo es- analítica, muy superior. tudio monetario (1751). d. Mostraron las curvas de demanda, diseñadas por Pietro Ve- rri, para gasto constante; e. Instauraron las primeras cátedras de Economía Política. Las sillas doctas fueron ocupadas por Genovesi (Nápoles, 1754), Beccaria7 (Milán, 1769), Paradisi (Modena, 1772) y Sergio (Palermo, 1779).[ V. 4 N Á P O L E S Y M I L Á N , L O S D O S E J E S ]El pensamiento italiano se agrupa en dos escuelas, la primera deellas reúne a los denominados economisti napolitani y como esfácil suponer, se concentra alrededor de la Universidad de Nápo-les. Se encuentran entre sus miembros: Carlo Antonio Broggia,Fernando Galiani (1728-87), Antonio Genovesi (1712-1769),Gaetano Filangeri y Giuseppe Palmieri(1721-1794?).
  • 87. 94 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…La historia del análisis económico ha puesto en un lugar de ma-yor privilegio las aportaciones de Genovesi y Giuseppe Palmieri,Marqués de Martignano.El primero de ellos, Genovesi, dejó constancia, a través de susLezioni di economía civile de la más amplia exposición sobreeconomía utilitarista del bienestar de su época. Y el segundo,Palmieri realizó un brillante estudio sobre la economía del bien-estar en sus Riflessioni sulla pubblica felicità relativamente al reg-no di Napoli8.La denominada escuela milanesa agrupó a Gianrinaldo Carli, Ce-sare Bonesana (1738-94), más conocido como Cesare Beccaria9,Pietro Verri (1728-97) y Giovambattista Vasco (1733-96). Unode sus miembros, Cesare Beccaria, fue denominado por Schum-peter (1954) el Smith italiano.[ V. 5 E L V A L O R Y E L P R E C I O ]Los más prominentes economistas italianos abordaron el núcleoduro de la teoría económica, el problema del valor: FerdinandoGaliani, Cesare Beccaria, Pietro Verri y Giammaria Ortes. Par-tieron del trabajo de Montanari para realizar un producto cientí-fico mucho más elaborado.El valor tiene un significado sólo en términos relativos, y está ex-plicado por la escasez y la utilidad, o siguiendo a Galiani (1751)en Della monetta, por la relación entre la cantidad existente deuna cosa y los usos que las personas pueden hacer de ella.Se considera que la única gran aportación de Giammaria Or-tes10 al análisis económico es su aportación a la teoría maltu-siana de la población, pero lo cierto es que su interpretación dela paradoja del valor no deja de ser muy atractiva por su grancapacidad analítica.Considera Ortes que la paradoja del agua y los diamantes se re-suelve analizándola con relación al valor de los bienes. Mantieneque este está en función de la demanda y la oferta, representán-dose del siguiente modo:
  • 88. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 95 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s richiesta r v = massa o bien, v = mLa medida del valor de Ortes traducido a nuestros términos sería: dem anda valorx = cantidad x ; vx = dx x qxAl indicar cantidad, se sobrentiende que nos referimos a la can-tidad existente del elemento o mercancía x.Con respecto al agua, indicaba que si esta es extremadamenteabundante, tan abundante, que no es comparable su abundanciacon la de cualquier otro tipo de bien, entonces: qa = 3 , lo que implica que, d da va = qa = 3 = 0 aEs decir, el valor del agua es cero cuando Siguiendo la formula deesta existe en cantidades infinitas. Se in- Ortes, el valor del aguaterpreta, por tanto, que a mayor cantidad, es cero cuando esta existe en cantidades infinitas.ceteris paribus, el valor de un bien tiende a Se interpreta, por tanto,reducirse. La relación opuesta es, por tan- que a mayor cantidad,to, obvia. ceteris paribus, el valor de un bien tiende aEl caso de los diamantes se resuelve supo- reducirse.niendo que su cantidad es cero, Si, qd = 0 , entonces, d vd = 0d = 3En la medida del valor de Ortes, cuando introducimos otros va-lores, como por ejemplo: 10 dx = 10 y qx = 5 , entonces, vx = 5 = 2Significa que la demanda es dos veces la cantidad existente.La cantidad demandada y la cantidad ofertada fueron estudiadaspor Beccaria, uno de los pensadores italianos más respetados.Estas vienen determinadas por la capacidad de compra y las ne-cesidades del comprador, en el caso de la oferta, Beccaria consi-
  • 89. 96 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…deraba como determinante principal el gasto en alimentación delos trabajadores y la eficiencia organizativa.Verri10 desarrolló estos dos argumentos, oferta y demanda, yplanteó que el precio dependía de dos factores, la aparente abun-dancia de los bienes y la necesidad que se siente de ellos. PRECIO (SEGÚN VERRI) Abundancia DEPENDE DE Necesidad DEPENDE DE DEPENDE DE NÚMERO DE NÚMERO DE VENDEDORES COMPRADORESSiguiendo a Verri: Si el número de compradores se incremen-Si el número de ta, la demanda se incrementa, y el precio,compradores se ceteris paribus, se incrementa. La relaciónincrementa, entonces el entre oferta y precio es la siguiente, al cre-precio se incrementa. Siel número de ofertantes cer el número de ofertantes, el precio, ce-crece, entonces el precio teris paribus, decrece.decrece. No fue este el único análisis sobre laUn incremento de los demanda realizada en la Italia del sigloprecios de los productos XVIII. La curva de demanda para gastode la cesta de la compra(trigo), implica una menor constante, aportación de este funcionariorenta real de los obreros. austríaco que fue Verri parte de los si-Esto provocaría un guientes supuestos:incremento del precio dela mano de obra, lo que a. La demanda de gasto constante del tri-supondría una subida del go tiene la forma:precio de los productos. d=p.q,Vierri nos está diciendoque la inflación genera donde p es el precio, q la cantidad y d unainflación. constante.
  • 90. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 97 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s b. El precio de las manufacturas varía en proporción al precio del trigo. Se supone que el trigo es un componente muy impor- tante de la dieta de los trabajadores, y por tanto de sus escasos presupuestos familiares. Un incremento en su precio indica un incremento en el precio de la mano de obra, el cual se traslada al precio final de las manufacturas. Se reside en una economía cerrada11. c. Dado este escenario, que fue, por otra parte, bastante real, se deduce que si la cosecha de trigo es el doble, su precio será la mitad, consecuentemente bajará el precio de las ma- nufacturas en una cantidad, que también podría acercarse a la mitad; lo que permitiría todo ello, un importante creci- miento en el volumen de ahorro nacional. Debates Abiertos1. La generación del saber económico en la Italia del XVI alXVIII considera que ha seguido el mismo camino que en Fran-cia, Alemania o España. Considera que la situación política deItalia podría haber influido en su desarrollo científico.2. El pensamiento económico italiano ¿puede ser tildado demercantilista?3. ¿Por qué se centran en la búsqueda del valor?N O TA S1 Como es bien sabido se le debe a este matemático, físico y astrónomo italiano el descubrimiento de las leyes del peso, la invención del termómetro, del telescopio,... Fue acusado de sostener las doctrinas de Copérnico sobre la inmovilidad del sol y del movimiento de la tierra. Fue procesado por la inquisición a obligado a retrac- tarse. Estuvo preso en el palacio de la villa Médicis, en la Piazza di Spagna, centro del barrio español de la Roma pontificia.
  • 91. 98 EL PENSAMIENTO ECONÓMICO ITALIANO…2 Se editó en 1629, existe una reedición del año 1982. Traducción literal al castellano del vocablo inglés: myriad, debe traducirse por diez mil, o por un número muy grande. En este caso particular, se refiere a un elevado número de operadores.3 Las citas de Montanari utilizadas han sido traducidas del trabajo en inglés de Bian- chini, que se puede consultar en Walker (1989), al castellano por el autor de este libro. No obstante, debo informar que estas se corresponden con los siguientes trabajos: G. Montanari (1680) Della moneta. Tratato mercantile in SCIEP, Parte Antica, T.III, pp. 65, 85-93, 152-3, 231, 246; Idem, (1687) Breve trattato del valore delle monete in tutti gli Stati in SCIEP, Parte Antica, T. III; F. Cusin (1940) Gemi- niano Montanari e la teoría del valore in Studi Urbinati, Serie B, pp. III-38.4 Se extrae, de la siguiente cita, que Bianchini considera la aportación de Montanari como un paradigma y que Giovanni Ceva ha realizado un primer desarrollo parcial de este: A first partial development of the scientific paradigm of Montanari is found in Giovanni Ceva... A mi juicio se le confiere, a este discípulo de Galileo, una respon- sabilidad excesiva en el desarrollo del análisis económico.5 Para esta parte se utiliza como referencia principal el trabajo de Marco Bianchini: Some fundamental aspects of Italian eighteenth-century economic thought, el cual es un capítulo de Donald A. Walker (editor) (1989) Perspectives on the history of economic thouht.6 A los dos años de ocuparla, la cambió por un puesto en la administración de Milán, en la cual se mantuvo hasta su muerte.7 Salió a la luz en el año 1787, otras obras de interés son sus Pensieri economici… (1789) o su Della richezza nazionale (1792).8 El apelatico de Beccaria lo tenía por ostentar el marquesado de Beccaria.9 J.A. Schumpeter encabeza la opinión de que la única gran aportación de Ortes fue su aportación a la teoría maltusiana de la población. Opinando igualmente que no consigue ver mucha matemática en la obra de Ortes, incluso cuando C de Franchis publicó G. Ortes, un sistema d´economia matemática. En este caso, y como excepción, no compartimos la opinión de Schumpeter, y le atribuimos un papel importante también en la teoría del valor.10 Este desatacado italiano fue un importante funcionario de la administración aus- tríaca en Milán.11 Este es un supuesto implícito que Verri no menciona.
  • 92. LA BÚSQUEDA FRANCESA DE UN SISTEMA ECONÓMICO: LOS F I S I Ó C R ATA S[VI.1 PRIMERAS CONTRIBUCIONES A LA D O C T R I N A F I S I Ó C R ATA ][VI.2 EL CUESTIONAMIENTO DEL MERCANTILISMO Y EL NACIMIENTO DE LA FISIOCRACIA : PIERRE LE PESANT DE BOISGUILLEBERT][ V I . 3 L A M A D R E N AT U R A L E Z A : L O S F I S I Ó C R ATA S Y Q U E S N AY ][ V I . 4 L A T E O R Í A F I S I O C R ÁT I C A ]
  • 93. LA BÚSQUEDA FRANCESA DE UN SISTEMA ECONÓMICO: LOS F I S I Ó C R ATA S[VI.1 PRIMERAS CONTRIBUCIONES A L A D O C T R I N A F I S I Ó C R ATA ]El reinado de Luis XIV, más conocido como La situación de Francia,rey sol, comenzó un año después de la muerte a finales del siglode Galileo, en 1643, cuando este contaba con XVII, es la de un paíssólo cinco años de edad y justo al término del que oprime a su clasereinado de su padre, el rey Luis XIII El Justo. campesina, verdaderoNo obstante, el primer gobierno de este rey1, sostén del Estado.siendo mayor de edad, no se produce hasta 1661, donde Colbert ten-drá el puesto de primer ministro.
  • 94. 102 LA BÚSQUEDA FRANCESA…Durante la etapa en que era menor de edad, sus ejércitos tuvieronque enfrentarse a numerosas batallas, Rocroi, Castellmare, etc., y aimportantes turbulencias en el interior del país. Siendo mayor de edadguerreó con Inglaterra, Holanda y Suecia, se apoderó de Flandes y deAlsacia e intervino en la guerra de sucesión de España, para apoyar asu nieto Felipe V. Esta guerra de sucesión española, que había seguidoa la guerra de la gran alianza, estaba acrecentando el nivel de pobrezade Francia. Este país iba camino de mostrar entre sus capas más desfa-vorecidas una situación de miseria nacional. La situación de Francia,a finales del siglo XVII, es la de un país que oprime hasta lo imposiblea su clase campesina, porque, a causa de los privilegios tributarios dela nobleza y del clero, recaen sobre ella todas las cargas del Estado2. [LA POBREZA DEL PUEBLO, SÍNTOMA DE DECADENCIA]En ese marco de opresión se empiezan a El Mariscal Vaubanescuchar a comienzos del siglo XVIII las propone implantar unvoces de Boisguillebert y del famoso ma- dixme royale o diezmoriscal Vauban, a los que la pobreza de los real.campesinos les conmueven enormemente. El objetivo de Vauban era eliminar el amasijoEn esa situación es normal que la aporta- irracional de impuestosción del noble francés Sébastien Le Pres- que habían idotre (1633-1707), Señor de Vauban, y más generándose y creciendoconocido como Mariscal Vauban destaque de modo asistemáticoa los ojos de la corte francesa como un y sustituirlos por un impuesto general de larayo en una noche cerrada. renta.Este prolífico escritor había escrito sobre Lo relevante de lanumerosos temas: fortificaciones, guerra, propuesta de Vaubanmarina, agricultura, colonización, etc. La es el rupturismo de surealización de todos estos trabajos le gran- propuesta.jeaban una mayor respetabilidad entre elpoder aristocrático, y su cercanía al rey hubiera ido en aumento3si no publicara el Project d´une dixme royale (1707) o Proyectode un diezmo real. Esta obra mostrará a los ojos de la noblezafrancesa cómo la hacienda pública es algo más que un arte derecaudar impuestos. Es también un mecanismo claro de políticaeconómica. Su correcta utilización puede reordenar la actividadeconómica y ser soporte del desarrollo de una nación.
  • 95. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 103 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sLa intención del dixme royale era eliminar el amasijo irracionalde impuestos que habían ido generándose y creciendo de modoasistemático y sustituirlos por un impuesto general de la rentaque se aplicase a toda clase de ingresos. El tipo impositivo seríavariable, estando el tipo máximo fijado en el 10%.La preocupación por la decadencia de Francia no es monopo-lio del Mariscal Vauban. Sí es cierto, sin embargo, que en esemomento de la historia pocos compartían su análisis económi-co. Unos de sus más allegados, analíticamente hablando, fueronBoisguillibert y el abad de Saint-Pierre (1658-1743).Se dice que la sociedad de naciones tiene su primer defensor enel abad de Saint-Pierre, y la estadística su creador en el Mariscalde Vauban, pero de cara a la economía será el primero de ellos,Boisguillebert, el que deje una mayor impronta en la Historia delAnálisis Económico.[VI.2 EL CUESTIONAMIENTO DEL MERCANTILISMO Y EL NACIMIENTO DE LA FISIOCRACIA: PIERRE LE PESANT DE BOISGUILLEBERT]Boisguillebert ejerció su carrera de funcionario público, magis-trado provincial, en la francesa ciudad de Ruan. Entre 1665 y1707 publica sus cinco obras más importantes. Sus trabajos nointentaron buscar un tratamiento sistemático de los principios dela decadencia francesa del siglo XVII.La opinión de que la tenencia de oro y plata no hace feliz a unanación, pues los metales preciosos tienen únicamente la funciónde servir como dinero, y este servicio también puede prestarlo aveces el papel moneda, morceu de papier que diría Boisguillebert,empieza a recorrer las mentes de algunos intelectuales francesescercanos al monarca.Un pueblo es rico si está provisto de todos aquellos bienes nece-sarios para la vida. De este modo creían responder a la preguntamercantilista:
  • 96. 104 LA BÚSQUEDA FRANCESA… LA RESPUESTA DE BOISGUILLEBERT A LAS PRE- GUNTAS MERCANTILISTAS ¿cómo sE EnriquEcE una nación? Para poder responder, los mercantilistas se preguntaron: ¿qué Es una nación? ¿quiénEs la intEgran? La respuesta más lógica era: la integran los individuos que la componen; por tanto, sería rica una nación si lo eran sus compo- nentes. Llegaba aquí la otra pregunta, la esencial, y donde los fisiócratas dan una respuesta diferente ¿qué Es sEr rico? La respuesta mercantilista fue unánime: Ser rico es tener oro y plata Boisguillebert indica que un Pueblo es rico si está provisto de todos aquellos bienes necesarios para la vida ¿Cuándo un pueblo es rico?La importancia de la velocidad de circulación del dinero y de lossustitutos de este se reconocen en el pensamiento de Boisguillebert.Su carácter de precursor de los fisiócratas4 estaría, a juicio deSchumpeter, en su carácter de enérgico defensor de los interesesagrarios. En todo caso, le recriminó a los mercantilistas el haberdestinado o discriminado positivamente los recursos de la naciónhacia la producción manufacturera, en detrimento de la agrícola.La economía como un organismo de elementos interdependien-tes se observa en su obra con claridad al leer su crítica a la prohi-bición a la exportación de granos de Colbert.Su razonamiento es sencillo: la mayoría de la población ocupadafrancesa se encuentra en la agricultura, y uno de los principalescomponente de la renta agraria son los granos. Si estos granosse producen, de modo que se genera un exceso de oferta, se ob-serva una reducción del precio de los granos y de la renta agra-ria. Consecuentemente, ¿qué habría que hacer?, suavizar el ciclo,
  • 97. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 105 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s¿Cómo?, permitiendo exportar el grano Boisguillebert propone laexcedentario en épocas de sobrepro- exportación de materias primas (esencialmente grano)ducción5. Medida a la que se oponía cuando existen situaciones deColbert. sobreproducción.Indudablemente, razonamientos como La exportación coyunturaleste muestran la importancia de la agri- permitiría generar una subidacultura. Pero, si la mayoría de la po- de precios e incrementar la renta agraria.blación ocupada estuviese en el sectormanufacturero, ¿Le daría Boisguillebert la misma importancia ala agricultura? De la respuesta que le demos a esa pregunta saca-remos, valga la redundancia, la respuesta a la pregunta ¿Es Bois-guillebert el antecesor de los fisiócratas? [ E L C A O S T R I B U TA R I O A Z U Z A L A S MENTES]El caos tributario que se vivía en Fran- Al preguntarse como se hacecia provocó la existencia de varias pro- rico un pueblo, numerosos intelectuales empiezan apuestas de reforma fiscal, unas impul- entonar la frase:sadas por los fisiócratas y otras por elMariscal Vauban. Boisguillebert tam- pauvres paysans, pauvrebién lanzó fuertes críticas al sistema royaume;pauvre royaume, pauvre roi.fiscal vigente. Consideraba que las ta-sas a la exportación, las barreras inter-nas al tráfico, la interferencia estatal reguladora en los sectoresproductivos y la viciosa gestión del impuesto más importante,la taille, desolaban el campo y actuaban como una fuerte res-tricción al consumo. De hecho, llegó a afirmar que entre 1665 y1695 la renta nacional de Francia había disminuido en un 50%6.Bajo nuestra óptica actual, cada vez que utilizamos la palabraconsumo y consumidor estamos pensando en la población engeneral. En el caso de Boisguillibert no es así, el consumidorfrancés del siglo XVII lo sitúa en la figura del terrateniente. Estadiferencia de óptica no reduce calidad a su analítica, únicamentenos muestra la estructura social de Francia, y más concretamen-te reflejaba la visión que Boisguillibert tiene sobre la realidadsocial francesa.
  • 98. 106 LA BÚSQUEDA FRANCESA…[ V I . 3 L A M A D R E N AT U R A L E Z A : L O S F I S I Ó C R ATA S Y Q U E S N AY ]La naturaleza proporciona la materia necesaria para producir to-dos los bienes, entonces parecerá normal que giremos nuestra vis-ta hacia la tierra. Al preguntarse cómo se hace rico un pueblo,un número cada vez mayor de intelectuales extienden la siguientefrase: pauvres paysans, pauvre royaume; pauvre royaume, pauvre roi.A comienzos del siglo XVIII, en 1715, fallece el Rey Sol. En esemomento muchos franceses ponen su mirada en el reinado deEnrique IV y en la de su ministro agrarista Sully. Lo hacen por-que el panorama presente es desolador para las capas más desfa-vorecidas, el campesinado. El escenario que les deja como legadoLuis XIV y su primer ministro Colbert está plagado de indus-trialismo e intolerancia. Elementos ambos que combinados endosis altas revulsiona el tejido social francés, que es, no debemosolvidarlo, eminentemente agrario. Si a este marco le añadimosun sentir entre algunos intelectuales de vuelta a la naturaleza(Rousseau), o de no despreciar el buen sentido campesino (Vol-taire), estamos, desde luego, creando un cuadro muy distinto almercantilismo. [ E L C A R I S M ÁT I C O Q U E S N AY ]Ya a mediados del siglo XVIII, casi cincuenta años después deque Boisguillebert intentara concienciar a sus coetáneos de losproblemas de Francia, un médico del rey Luis XV, el Dr. Ques-nay, publica en 1758 el Tableau Economique.Fueron conocidos en su Este trabajo se convirtió en el principalépoca por el sobrenombrede Les Economistes, exponente de un grupo de hombres queaunque a la historia del fueron conocidos en su época por el so-pensamiento económico brenombre de Les Economistes, aunque ahan llegado con el la historia del pensamiento económico hannombre de Physiocrates. llegado con el nombre de Physiocrates, o enLa fidelidad que castellano, Fisiócratas.sintieron los fisiócratashacia Quesnay, es sólo El Dr. Quesnay, hijo de un abogado de pococomparable a la que éxito, fue sobre todo un médico cirujano.sienten los marxistas Su carrera médica fue brillante, y no se lehacia Marx.
  • 99. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 107 V. S a l c i n e s & E . B a r r o spresupone mucho tiempo para otras aficiones, salvo que estas fue-ran para él una autentica pasión. Este fue el caso de la economía.Madame Pompadour actuó de protectora de este ilustre médicofrancés, que llegó a ser secretario general de la Academia de Ci-rugía. Esta situación le permitió gozar de una posición privilegia-da en la vida intelectual de Versalles. Los restantes miembros delgrupo de Les Economistes fueron Mirabeu, Le Trosne, Baudeau,Dupont y Mercier de la Riviére. Todos ellos fueron discípulos deQuesnay, y ejercieron esa función - la de discípulo – en su sentidomás estricto. Absorbieron y aceptaron la enseñanza del maestrocon una fidelidad que no tiene más que dos réplicas en toda lahistoria de la economía: la fidelidad de los marxistas ortodoxos almensaje del carismático Marx, y la fidelidad de los Keynesianosortodoxos al discurso de Keynes.Quizá el primero de sus discípulos, Victor Riquetti, marqués deMirabeu, fue también el principal. Este aristócrata provenzal es-cribió Lámi des hommes ou Traité sur la population, una obra quele daría una gran popularidad entre toda la sociedad parisina, laclase aristócrata y el pueblo llano. En esencia su obra defendíaque la riqueza de un reino dependía del tamaño de su población.Gracias a esa popularidad obtenida por su libro fue llamado ala corte por la amante del rey, madame Pompadour. Fue en esemomento donde conoció al Dr. Quesnay, convirtiéndose a partirde entonces en su discípulo.La Escuela de los Fisiócratas introdujo en la ciencia dos ideasnuevas que estaban en los antípodas del sistema mercantil. 1. La existencia de un orden natural y esencial de las sociedades humanas. Esta idea central se ajusta literalmente al título de un libro de un conocido fisiócra- Las dos grandes ta, Mercier de la Rivière. ideas de ruptura con el pensamiento 2. La agricultura tiene prioridad sobre mercantilista fueron: el comercio y la industria. Para este grupo de economistas, solo la tierra, La existencia de un orden natural. es decir, la naturaleza, es la fuente de la riqueza. Únicamente la tierra La agricultura es la genera producto neto, pudiendo fuente de la riqueza.
  • 100. 108 LA BÚSQUEDA FRANCESA… afirmar que las restantes clases de la sociedad, al margen de la agricultura, son clases estériles.Estas dos ideas, pilares de la escuela fisiócrata, eran suficientesargumentos para generar una escuela científica. No obstante, losfuertes lazos personales y doctrinales les confirió un comporta-miento de grupo. De hecho, en su momento llegaron a ser tilda-dos de secta. Lo cierto es que sus miembros debían de prometerfidelidad a un maestro y a una doctrina. Esta cohesión interna,que en principio puede entenderse como una virtud, fue, de he-cho, un grave inconveniente para la propagación de los idealesfisiócratas. Muchos pensadores de su época se negaron a incor-porarse a este grupo cerrado.A pesar de estas críticas a su comportamiento cerrado, algunosprestigiosos científicos extranjeros mantuvieron contactos coneste grupo, destacando los realizados con científicos italianos yalemanes. En el caso de los primeros, italianos, las relacionesfueron principalmente formales, en este caso se encontraríanGenovesi, Beccaria y Verri. Las adhesiones a su doctrina fueronmás importantes en Alemania, donde llegaron a generar un granentusiasmo en algunos científicos. En esta línea se encontraríanSchlettwein y Mauvillon.[ V I . 4 L A T E O R Í A F I S I O C R ÁT I C A ]Por el cuerpo de un ser humano circula sangre, la cual puedetransportar elementos positivos para el ser humano, o elementosnegativos. Si la persona propietaria de ese cuerpo decide intro-ducir en su sangre sustancias nocivas, es posible que muy pronto,en algún lugar de su cuerpo salga un sarpullido, una irritación oalgún otro síntoma que muestre al exterior los daños provocadospor esa sustancia nociva. Esta escena de carácter médico bienpudo estar en el subconsciente del Dr. Quesnay al afirmar queel proceso de interacción económica se concibe como un flujocircular de renta y gasto.Hay que elegir un elemento clave en el proceso circular –opinabael Dr. Quesnay– y estudiar los efectos que sobre la economía ensu conjunto provocan las actuaciones de política económica ejer-cidas sobre él. Algo muy similar a buscar los sarpullidos de una
  • 101. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 109 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ssustancia nociva introducida en el cuerpo Su concepción del flujohumano, o, para no ser acusados de negati- circular de la renta y el gasto se soporta en tresvos, la acción positiva de alguna medicina. pilares: la agricultura, clase productiva;Su concepción del flujo circular de la ren- artesanos, que es unata y el gasto se soporta en tres pilares: la clase estéril, y losagricultura, clase productiva; artesanos, propietariosque es una clase estéril, y los propietarios. El flujo circular tiene un corazón que bombeaLa columna central, la productiva, es la sangre a todo el cuerpoagricultura. En ella se engloba no sólo a los y también a si mismo.agricultores, sino también a los ganaderos Este es el sector agrícola,y a los mineros; es decir, a aquellos que quien destina unaactúan de un modo primario sobre la ma- parte de su renta a autoconsumo y otra partedre naturaleza. El segundo sostén de este al resto de los sectoresflujo circular es la clase llamada de los ar- económicos..tesanos. Esta abarca también a los profe-sionales, comerciantes y criados, entre otros. El tercer pilar estácompuesto por los propietarios, y dentro de estos se encuentranlos nobles y los clérigos propietarios de tierras.El flujo circular tiene un corazón que bombea sangre a todo elcuerpo y también a sí mismo. Este es el sector agrícola, quiendestina una parte de su renta a autoconsumo y otra parte al restode los sectores económicos.El sector de artesanos recibe rentas enviadas desde el sector agrí-cola como pago de los servicios y manufacturas que le prestan, yel sector de los propietarios recibe sus rentas como cobro de ren-tas de alquiler de tierras y cobro de impuestos. Estos dos últimossectores no generan excedente en sus actividades (grave errorfisiócrata!!) y lo misma cantidad que reciben la gastan, ¿Cómo?.Lo ingresado por los artesanos es gastado en la adquisición dealimentos y materias primas; y las rentas de los propietarios songastadas en servicios y/o manufacturas de los artesanos y en ad-quisición de alimentos. Este flujo circular se puede observar connitidez gráfica a continuación. Denotamos con un I y un rectán-gulo al sector de los agricultores o sector primario, con un círculoy un II el sector artesanal y de servicios, y por último, el número
  • 102. 110 LA BÚSQUEDA FRANCESA…III representa a los dueños del principal factor productivo, almenos a juicio de los fisiócratas, la tierra. I AGRICULTORES II ARTESANOS III PROPIETARIOSRetomar el ejemplo del Dr. Quesnay sin lugar a dudas aclarará unpoco más su concepto de flujo circular: La riqueza proveniente delanterior año agrícola es de 5.000 millones de francos de los cua-les, 2.000 millones de destinan a mantenimiento del propio sec-tor agrícola, otros 2.000 millones se destinan a pagos de rentas eimpuestos, por lo tanto, irán destinados a la clase de propietarios,mientras que el sector artesanal recibe del agrícola la cuantía de1.000 millones, como pago de servicios y manufacturas.Dado que nos encontramos ante un flujo es natural observar elcamino de vuelta de estas salidas monetarias: 2.000 millones defrancos de entre los 5.000 millones de francos no retornan por-
  • 103. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 111 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s Autoconsumo 2.000 MM. Recibe de los Recibe de los Artesanos Propietarios 1.000 MM. 2.000 MM. como pago como pago por Alimentos por Alimentos I AGRICULTORES Recibe 1.000 MM. como pago por manufacturas II ARTESANOS Recibe pagos por rentas e impuestos por valor de 2.000 MM. III PROPIETARIOSque nunca han salido del propio sector agrícola. De los 3.000millones que sí han salido, 1.000 millones retornan como pagode los propietarios al sector agrícola por concepto de alimentos,y los otros 2.000 se los paga el sector artesanal por concepto dematerias primas y alimentos.
  • 104. 112 LA BÚSQUEDA FRANCESA… Debates Abiertos1. ¿Cuándo un pueblo es rico?2. Hasta qué punto el nacimiento de la escuela fisiocrática estávinculado con el entorno de pobreza en que vivía el pueblofrancés.3. ¿Es posible trasformar la estructura económica de Francia,como así deseaba Colbert potenciando el desarrollo de la industria,teniendo al grueso de la sociedad carente de alimentos?N O TA S1 Su madre Ana de Austria ostentó la regencia, asesorada por el cardenal Mazarino, hasta su mayoría de edad.2 La Taille era el impuesto sobre la propiedad. Del mismo estaban exentos los prin- cipales propietarios: nobleza y clero. La aplicación de los tipos era caprichosa y en una misma zona podían existir de modo arbitrario diferentes tipos impositivos.3 La obra Project d´une dixme royale de Sébastien Le Prestre fue quemada pública- mente para escarnio público. El enojo del rey ante esta obra, no sólo estaba moti- vado por su proyecto de reforma fiscal, sino también por su estilo crítico.4 Aspecto este, el de precursor de la doctrina fisiocrática, que por otra no genera un consenso generalizado. Se considera, por algunos economistas, que su obra muestra el organismo económico como un sistema de equilibrio de magnitudes interdependientes. Una visión como esta alejaría indudablemente a este autor del posterior trabajo de Quesnay.5 Véase la obra de Boisguillibert (1707) Traité des grains France.6 Véase el trabajo de Boisguillibert (1695) Le Detail de la France.
  • 105. NACE UNA CIENCIA[ V I I . 1 L O S P R I M E R O S PA D R E S ][VII.2 SIR WILLIAM PETTY ][VII.3 RICHARD CANTILLON: LA ECONOMÍA COMO UN CONJUNTO INTERRELACIONADO.]
  • 106. NACE UNA CIENCIA [VII.1 LOS PRIMEROS PADRES]Debe existir entre los seres humanos una La Ciencia, toda laespecie de obsesión por individualizar par- Ciencia, a diferenciate de la historia. Faceta esta que no sólo de los seres humanos,supone un esfuerzo impresionante de sín- siempre tiene varios padres y madres.tesis, sino que también conduce en nume-rosas ocasiones al error conceptual. Valga el siguiente ejemplo:Siglo XVI, el esplendor español, época histórica donde la pobla-ción en general pasaba hambre y España empezaba a hundir susraíces en el subdesarrollo, o esta otra, la grandeza de Franciacoincide con el Rey Sol. Cuando es sabido que la grandeza de lacorte francesa era únicamente eso, de la corte; el resto de la ciu-dadanía quedaba muy alejada de lo que hoy en día entendemoscomo grandeza de un pueblo, que es un bienestar compartido.Y la nación francesa, que sepamos, al igual que la española, lacomponían en aquel momento todo su pueblo.
  • 107. 116 NACE UNA CIENCIAEse intento de resumir los acontecimientos históricos es, sin lu-gar a dudas, no sólo engaños o sino también generador de mitos.Esa obsesión también se repite al querer buscar padres de lascosas. Y en este caso, lo que se busca, no podía ser menos, es elpadre de la Ciencia Económica.En esta ardua tarea no existe un consenso claro, ni creo que sealcance nunca, pero los nombres propuestos son Petty, Quesnay,Smith y en especial Cantillon (1680?-1734). En este capítulointentaremos mostrar las aportaciones de tres de estos cuatroeconomistas: Petty, Cantillon y Quesnay. Al último de ellos loveremos en el siguiente capítulo.[VII.2 SIR WILLIAM PETTY ] A Petty, Karl Marx, loEs indudable que Petty (1623-1687) fue consideró fundador deun hombre polifacético. Al menos eso se la Economía Políticaconcluye al saber que ejerció de médico, moderna.académico, agrimensor, hombre de nego- Defendió, en contracios, y como no, economista. Se le acusa de la opinión de sude buscar la fama y la popularidad. De he- tiempo, que la formacióncho, y en este sentido, se narra con fre- incrementaba la productividad de lascuencia una anécdota suya de cuando él personas.era profesor de anatomía en Oxford: En1650 revivió a una muchacha ahorcadapor infanticidio. Posteriormente se publicó un trabajo anónimotitulado Noticias desde la muerte, que se cree redactado, al menosen parte, por él. En ese artículo se vitorean las técnicas médicasutilizadas por el Dr. Petty.Lo cierto es que la misma humanidad que utilizó para salvar aesta muchacha la planteó en alguno de sus escritos. Fue uno delos primeros economistas de su época que opinó que la formaciónincrementaba la productividad de las personas, y por ello, una ad-ministración eficaz debía rodearse de personas educadas. Es poresto que se le menciona como uno de los economistas pioneros dela Economía de la Educación. Algo más allá fue Karl Marx al con-siderarlo fundador de la economía política moderna. Lo que contoda seguridad no podía imaginarse este aristócrata inglés es quesu fama póstuma se la debe a Karl Marx y al historicismo alemán,más particularmente a Roscher.
  • 108. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 117 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s [EL MÉTODO]Utilizar un método científico diferente Petty, fue un economistaes siempre una gran osadía, lo es en la positivista mucho antesactualidad y lo fue en el pasado. Sólo a de que el positivismo se impusiera en el análisislos grandes economistas se les perdona científico.e incluso a veces se les aplaude por ha-ber ido contracorriente. En general, suele Defendía la introducciónser muy arriesgado, de cara al apoyo de de métodos cuantitativos.la profesión, plantear cambios radicales.Ahora bien, los grandes saltos no se hacen sin red, generalmen-te un cambio de método está acompañado de una vanguardiade pensadores, en numerosas ocasiones del área de la filosofía,que allanan el camino al economista.Lo cierto es que Petty fue un economista positivista mucho antesde que el positivismo se impusiera en el análisis científico. Estabaconvencido que la introducción de métodos cuantitativos produ-cía un análisis más riguroso de los acontecimientos sociales.Como no podía ser menos, detrás de sus ideas se encontrabaFrancis Bacon (1561-1626). Este filósofo inglés es uno de losfundadores del método inductivo, también denominado antigua-mente método experimental. Fue gran canciller de Jacobo I; com-batió la filosofía escolástica y el saber puramente libresco. Exigióde la ciencia que ayudara al hombre a dominar la naturaleza. Susideas científicas están condensadas en su obra Novum Organum1,trabajo que se proponía mejorar el Organon de Aristóteles. Secree que detrás de sus obras está la influencia, no declarada, delespañol Luis Vives.De su obra cumbre, Novum Organum, extraemos su visión delpapel de los empiristas y de los racionalistas, y expone el de losinductivistas. Estos últimos, donde se incluye Petty, son una fu-sión entre el empirismo y el racionalismo.Francis Bacon compara a los empiristas con las hormigas. Estas sededican a recolectar y usar el material recolectado. A los raciona-listas los equipara con las arañas. Estas realizan su producción, lastelarañas, con una sustancia producida por ellas mismas. El lectorha de reconocer que esta frase de Bacon es demoledora para losteóricos que se alejan completamente de la realidad.
  • 109. 118 NACE UNA CIENCIA Bacon compara a los La abeja, símbolo, por otra parte, de unaempiristas con hormigas, de las familias más importantes de RomaRecolectan y usan elmaterial recolectado. en el siglo XVII, la familia Barberini2, fue el utilizado para referirse a los inductivis-Los racionalistas, tas. La abeja opta por un método interme-serían como las arañas. dio: recoge su sustancia de las flores delTrabajan con unasustancia producida por jardín y del campo – es decir, no se aleja delellas mismas. mundo en el que vive - pero la transforma y la absorbe con una fuerza que procedeLos inductivistas seríancomo abejas, recogen su de ella misma. Considera que el verdaderosustancia de su entorno, la trabajo de la filosofía no se aleja mucho detrasforman y la absorben. la realizada por la abeja:Petty sería una mezcla No es muy diferente la verdadera tarea de laentre empirista y filosofía, esta ni se apoya sólo en las fuerzasracionalista de la mente, ni adopta la materia con la que trabaja de la historia natural o de los experimentos mecánicos y la deposita en la memoria del mismo modo en el que la encuentra, sino que la introduce en el entendimiento modificada y digerida.Su enfoque positivista lo plasma con claridad en sus intencionesinvestigadoras. Manifiesta que ha decidido expresarse a base denúmeros, pesos y medidas, y utilizar sólo argumentos con senti-do. Pero, lo que es realmente revelador, porque muestra un inicioclaro hacía la economía positiva (concepto este, por cierto, queno se acuñó hasta mediados del siglo XIX) es su intención de de-jar fuera de consideración aquellos argumentos que dependen delas mentes, opiniones, apetitos y pasiones mundanas.Sin lugar a dudas, este economista fue un teórico para los cualesla ciencia es medición. Uno de esos teóricos que forjan instru-mentos analíticos adecuados para manejar hechos numéricos ydesprecian cordialmente todos los demás; uno de esos teóricoscuyas generalizaciones son la combinación de cifras y razona-miento, nunca tolerados separadamente3.[EL DINERO]Uno de los temas que desarrolló con mayor precisión fueron losrelativos a la teoría monetaria. Reconoció las tres funciones deldinero: patrón de valor, medio de cambio y depósito de valor.
  • 110. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 119 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sPero su principal contribución fue su uso Petty reconoció las tresdel concepto de velocidad de circulación funciones de dinero, patrón de valor, mediopara determinar la cantidad óptima de di- de cambio y depósito denero. Este hecho le convierte en un prede- valor.cesor importante de Locke y Cantillon. Su principal contribuciónSu faceta de médico le hacía buscar ana- fue el uso del concepto delogías con el ser humano para comprender velocidad de circulación del dinero.o explicar determinados comportamien-tos económicos - algo similar le ocurre ala mayoría de los médicos que realizan análisis económico – ypor ello observaba al dinero como la grasa del cuerpo político. Siabunda en demasía a menudo impide su agilidad y si es poca sig-nifica que esté enfermo. Esta comparación la llevó un poco máslejos. Afirmaba que, al igual que la grasa lubrica el movimientode los músculos, satisface la necesidad de víveres, llena las cavi-dades desiguales y embellece el cuerpo, así hace el dinero en elEstado, acelerando su acción, obteniéndolo en el extranjero enmomentos de escasez en el interior, y facilitando las cuentas enrazón de su divisibilidad. [ L A I N F L U E N C I A D E P E T T Y: L O C K E . ]El pensamiento de Petty influyó de modo considerable en laobra de Locke (1632-1704), justamente en la única obra que leda derecho a figurar en la historia del análisis económico: SomeConsiderations of the Consequences of the Lowering of Interest, andRaising the Value of Money, 1692. Aunque muchos manuales lededican una parte importante de su desarrollo a la obra de Loc-ke, este libro es coincidente con el pensamiento de Schumpeter,quien afirma que no es posible ver en esa obra una gran aporta-ción al análisis monetario, y menos una aportación perfecta. Sonfrecuentes los deslices y, cualquiera que sea el grado de origina-lidad subjetiva de esas páginas, hay en ellas muy poco que noestuviera dicho ya, con igual bondad o todavía mejor, por otrosautores de la misma época aproximadamente4.Al margen de la opinión de Schumpeter, que siempre es conside-rada como extremadamente relevante por el autor de este libro,debemos indicar que Locke planteó una teoría cuantitativa sim-ple. Opinaba que respecto al comercio doméstico (comercio in-
  • 111. 120 NACE UNA CIENCIAterior o nacional), puede servir como dinero cualquier mercancíaaceptada por sus habitantes. Siempre y cuando, este dinero cum-pla las siguientes dos funciones: a) sirva como unidad de cuenta yb) pueda ser utilizado como fianza o tenga poder/capacidad paraobtener bienes concretos.Si cambiamos de mercado, es decir, si pasamos de un mercado na-cional a uno internacional entonces cambian algunas cosas (estoya se ha visto en el apartado de pensamiento italiano). Se conside-ra que el único dinero valido en las relaciones internacionales es elsoportado por el oro y la plata. Ya que estos metales son universal-mente aceptados. La cantidad de dinero de uso internacional, esdecir, de oro y plata, está directamente relacionado con el volumendel comercio internacional de la nación en cuestión.[VII.3 RICHARD CANTILLON: LA ECONOMÍA COMO UN CONJUNTO INTERRELACIONADO.]No se conoce con certeza su fecha de naci- Stanley Jevons, almiento, pero se estima que fue en 1680. Se acuñar los Ensayos deda por cierto que murió asesinado en Lon- Cantillon como cuna de la economía lanzódres por uno de sus criados, lo mató despe- al estrellato del siglochado por haber sido despedido, queman- XIX a este comerciantedo la casa de su ex-empleador con ánimo de y banquero irlandés deeliminar pruebas de su delito. apellido español.Su origen era irlandés, pero ejercía de banquero en París, porello siempre ha sido considerado francés. De él decía Stanley Je-vons que el primer tratado sistemático sobre economía fue escri-to probablemente por un banquero de apellido español, nacidode una familia irlandesa en el condado de Kerry, educado quiénsabe donde, que tenía su negocio en París, pero que fue asesina-do evidentemente en Albermale Street, Londres5. Fue este padredel marginalismo, Stanley Jevons6, quien al acuñar los Ensayos deCantillon como cuna de la economía lanzó al estrellato del sigloXIX a este comerciante y banquero de apellido español. Estaafirmación se vuelve más cierta en el caso británico, ya que enFrancia se puede decir que prácticamente nunca lo olvidaron.
  • 112. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 121 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEn cuanto al apelativo de cuna de la econo- Metodológicamente eramía, reproducimos una vez más la opinión similar a Petty.de Schumpeter: Utilizó el análisis estadístico y la La estimación de Jevons es excesiva. observación para Nada tan desafortunado como llamar desarrollar sus teorías. al Essai “cuna de la economía”: si algo Se encuentra próximo a no puede ser es precisamente cuna7. la visión escolástica de los costes.La estructura sistemática y pedagógica desus Ensayos ayudó a que esta obra fuera Su visión del flujodivulgada. Tuvo también la suerte de que circular de la renta es previa a la de Quesnay.bastante tiempo antes de su publicación –no olvidemos que la obra tardó dos déca- Su papel frente adas en salir publicada- fuera exaltada por Quesnay es el mismoGournay y el hombre de moda en Francia, que jugó Ricardo frente a Marx, aportarMirabeu. herramientas analíticas.Se menciona con frecuencia que Cantillones discípulo de Petty. Esta mención es claramente errónea. Sí se-ría correcto decir que alcanzó metas más elevadas que Petty, uti-lizando los mismos métodos que este. No tenía el estilo, que sele presupone a un discípulo, de caminar girando la cabeza hacíaatrás cada momento, como queriendo observar las indicacionescorrectoras de su maestro. Este banquero de París tenía su pro-pia linterna que le indicaba el camino. Únicamente puso en susalforjas el aspecto metodológico de Petty, y sin mirar nunca hacíaatrás se puso a andar, llegando mucho más lejos que Sir. W. Petty.Este camino andado le llevó, como a todos los pioneros, a ser unode los primeros en observar fenómenos que otros no alcanzan aver. Fue uno de los primeros economistas en hacer una distinciónentre precio de mercado y precio normal (valeur intrinsique lo de-nominaría Cantillon). El precio de mercado estaría determinadopor la oferta y la demanda, mientras que el precio normal estabadeterminado por el coste. La referencia al precio normal le obligóa teorizar sobre los costes, y en este sentido, no se alejó excesiva-mente de la visión escolástica. Define el coste a partir del trabajoy de la tierra que entran en la producción de cada mercancía.
  • 113. 122 NACE UNA CIENCIAIntrodujo el crecimiento de la población como un elemento inte-grante del proceso económico (con toda seguridad este tuvo queser uno de los aspectos que encandiló a Mirabeu con la obra deCantillon). No sólo los especialistas en demografía económicadeben buscar sus raíces en Cantillon, también los expertos eneconomía urbana deben girar su cabeza hacia este intelectual.Sus explicaciones económicas de la localización de las ciudadesy de los centros de producción son una de las primeras aportacio-nes en esta área de la Economía.Los aspectos monetarios fueron abordados por la casi totalidad delos economistas desde la creación de las monedas como medio depago8, por ello, es lógico esperar que un banquero del siglo XVIIIabarcase también esta faceta, máxime si realiza una obra dondemuestra la interrelación de los actores económicos. Su aportaciónprincipal fue mostrar que las variaciones de la velocidad de circu-lación son equivalentes a las de la masa monetaria, y a la vez estasdeterminan una parte de las variaciones de los precios.Los sectores sociales ya fueran estudiados por Boisguillibert,quien planteaba dos clases sociales: los ricos y los pobres. Sucoexistencia la planteaba del siguiente modo: las personas másfuertes se apoderan utilizando crime et violence de los medios deproducción, gracias a ello no necesitan trabajar. En su camino deatesoramiento de riqueza, los poderosos discriminan a favor de lamoneda. Es decir, prefieren atesorar dinero antes que bienes, yasí desprecian a la economía real y perturban el ciclo económico.Cantillon no realizará un análisis sociológico al uso de Boisgui-llebert, pero sí entenderá que la actividad económica no está almargen de la estructura social y del equilibrio económico. Den-tro de este marco conceptual estudia los flujos de renta entre losprincipales sectores de la economía. En el esquema económicode Cantillon, el empresario es un agente que paga rentas con-tractuales a precios ciertos, mientras que espera recibir rentaspor sus ventas, las cuales se realizarán a precios inciertos. Lalibre concurrencia y la incertidumbre de su mercado conducea que sus remuneraciones se aproximen al valor normal de susservicios. El papel de la tierra como fuente de la riqueza, tan pal-pable en el trabajo de Boisguillebert, parece asomar varias veces
  • 114. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 123 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sen el Essai de Cantillon, y lo hace de un modo especial al afirmarque todas las clases de la sociedad y todos los hombres del estadodependen de los propietarios de la tierra. Bajo esa máxima cons-truirá su sistema circular.Otros aspectos de interés que abarcó fue la descripción del me-canismo de ajuste de los precios de los productos enmarcados enlas relaciones internacionales. Debates Abiertos1. ¿Existe teoría económica sin observación empírica?2. Para la ciencia económica, ¿qué es más relevante, las aportacio-nes de Petty y Cantillon, o el método utilizado para obtenerlas?3. La reflexión sobre el precio de mercado y el precio normal deCantillon, supone un avance o un retroceso, si la comparamoscon las aportaciones de los pensadores italianos.N O TA S1 Una de sus obras más conocidas, aunque no de interés para nosotros, es Nova At- lantis, donde muestra un estado utópico, científicamente organizado.2 Entre los destacados miembros de la familia Barberini se encuentra el Papa Urbano III. Su biblioteca llegó a rivalizar en importancia con la del Vaticano.3 Schumpeter (1954)4 Schumpeter (1954) página 339, nota a pie.5 Cantillon (1950) [1755] Ensayo.... pág. 2306 El marginalismo tiene varios padres, Jevons fue uno de ellos.7 Schumpeter (1954) página 260, nota a pie.8 Véanse las aportaciones de Platón y Aristóteles.
  • 115. LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA: ADAM SMITH[VIII.1 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA][VIII.2 ADAM SMITH: EL LADO PERSONAL][VIII.3 LAS FUENTES DE SU SABER][VIII.4 ASPECTOS MICROECONÓMICOS][VIII.5 ASPECTOS MACROECONÓMICOS]
  • 116. LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA: ADAM SMITH[VIII.1 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA]Unicamente dieciocho años después de El pensamiento deductivola publicación del Tableau de Quesnay, se va imponiendo poco a poco.un profesor escocés, Adam Smith, publi-ca Una Investigación sobre la Naturaleza y Las alforjas de losCausas de la Riqueza de las Naciones. Este pensadores cadatrabajo es utilizado como una marca, como vez llevan menos herramientas escolásticasuna muesca muy profunda en la empuña-dura del análisis económico. Se considera Partiendo de lael nacimiento de una nueva etapa, la clási- experiencia se puedenca, y dará una preeminencia incontestable deducir características de la naturaleza humana,durante más de cien años a la escuela bri- y a partir de ellas, setánica de economía. pueden derivar leyes económicas.
  • 117. 128 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…Al margen del nuevo camino metodológico abierto por Petty yarropado por Francis Bacon, podemos indicar que desde sus pri-meras formulaciones, el pensamiento económico ha estado orien-tado a la búsqueda de crecientes niveles de generalidad, otorgandoun mayor peso al análisis deductivo. Partiendo de la experiencia, ala que se consideraba fuente del conocimiento, se podían deducirlas características de la naturaleza humana o premisas básicas y,tomando éstas como referencia, mediante un proceso deductivo,se derivaban las leyes o principios que regulan la vida económica.La correspondencia existente entre las premisas básicas y la rea-lidad junto con la corrección del proceso deductivo, marcaban elgrado de veracidad de las conclusiones. Una vez finalizado esteproceso, la contrastación de la teoría con la realidad no servíapara validarla y únicamente era útil para determinar las posibi-lidades de actuación de los elementos estudiados y la presenciade causas perturbadoras. En este sentido, las premisas básicas,que son proposiciones extraídas del sentido común, tienen unaimportancia capital en el análisis económico ya que, en ausenciade causas perturbadoras, permiten deducir como conclusionesprincipios y leyes veraces.[VIII.2 ADAM SMITH: EL LADO PERSONAL]Mencionan Ekelund y Hébert(1992) que Smith era humano,cualquier libro que se imprime doscien- trabajador, metódico,tos años después de su aparición merece sereno y alejado de la pasiones de la vida. Fueatención. Y La Riqueza de las Naciones de profesor en EdimburgoSmith, como decimos de modo abreviado, (1748-1751), en latodavía se lee y edita. Va un poco más le- cercana Glasgow (1751-jos J. A. Schumpeter cuando indica que, es 1763) y posteriormentesin lugar a dudas, el economista más famo- en Oxford.so –no llegó a conocer la popularidad que Tuvo el grado de tutor dellos políticos del último cuarto del siglo XX joven duque de Bucleuch,le han dado a J. M. Keynes- de todos los con el que recorrió toda Francia.tiempos, y que su libro, no es sólo es el demás éxito entre los libros de economía, sino que con la posibleexcepción del Origin of Species de Darwin, es el libro de cienciade más éxito de la historia de la humanidad.
  • 118. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 129 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEste ilustre economista nació en la población escocesa de Kircal-dy en 1723. Fue hijo único de una madre muy longeva –alcanzóla edad de noventa años– y un padre al que no llegó a conocer,pues murió antes de que naciese. Salvo su relación maternal no sele conoce ninguna otra mujer en su vida, fuera en el aspecto quefuera. Indudablemente este elemento no es relevante para cono-cer su economía, pero sí es indicador de su naturaleza humana,siempre trabajadora, metódica, serena y alejada de la pasiones dela vida1. Fue profesor en Edimburgo (1748-1751), en la cercanaGlasgow (1751-1763) y posteriormente en la de Oxford. Tuvo elgrado de tutor del joven duque de Bucleuch, con el que conociótoda Francia. Empleo que no le impidió afirmar que: .... se ha ido introduciendo cada vez más la costumbre de hacer viajar a los jóvenes por naciones extranjeras, inmediatamente que salen de la Escuela, [....]. Generalmente se oye decir que la juven- tud vuelve de este modo a su patria con una instrucción más com- pleta. Un joven que sale de su patria a los diecisiete o dieciocho años [....] es difícil que en esa época de su vida no haga progresos. Generalmente suele adquirir en el transcurso de sus viajes el co- nocimiento de uno o dos idiomas extranjeros [....]. En cuanto a lo demás, vuelve a su casa más presuntuoso, más indisciplinado, menos apegado a los buenos principios, y más incapaz de una se- ria dedicación al estudio o a los negocios que si durante ese corto espacio de tiempo hubiera permanecido entre los suyos. Pág. 681.Al margen de que no viera muy formativas las estancias de losjóvenes aristócratas en el extranjero, lo cierto es que su estanciapor Europa le proporcionó nuevos conocimientos y su trabajo detutor le confirió una importante y sana independencia económica.El camino del saber y de la investigación están guiados hoy endía por la especialización. En aquellos momentos de la historia elconocimiento global todavía se consideraba alcanzable por unamente humana. Esto no quiere decir que, ni Smith ni los demásintelectuales de su época, intentaran aglutinar toda la ciencia co-nocida. Indica que el campo exclusivo de la economía lo veíanestrecho, por ello, era frecuente que realizasen trabajos en otrasáreas colaterales. Este sentimiento en Smith se materializó prin-cipalmente en su Theory of Moral Sentiments de 1759.
  • 119. 130 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…[VIII.3 LAS FUENTES DE SU SABER]El esqueleto del análisis smithiano bebe de Fue un maestro relojerola fuente escolástica y de los filósofos del que articuló en un reloj todas las piezas quederecho natural, bebida que le fue mostra- le proporcionaron porda por su maestro Hutchenson. En algu- separado los escolásticosnas ocasiones se ha otorgado un enfoquemetodológico común a los pensadores clá- Francis Hutchenson, profesor de filosofiasicos, sin embargo, existen importantes di- moral, fue el maestro deferencias entre ellos. En el caso de Smith Adam Smithy su influencia escolástica podemos decir Sería el estudio de laque él fue un maestro relojero que articu- filosofía moral, elló en un reloj todas las piezas que le pro- camino de entrada delporcionaron por separado los escolásticos. pensamiento escolásticoEs cierto que los filósofos iusnaturalistas en Smith.nunca dieron un esquema completo arti-culado, pero es igualmente cierto que ya habían explicitado porseparado todas las piezas de este esquema2.Francis Hutchenson, el maestro de Adam Smith fue profesor defilosofía moral en la universidad de Glasgow, cargo que tambiénocupó A. Smith. Sería el estudio de esta área, la filosofía moral,el camino por el cual entrase la tradición escolástica en el pensa-miento de Adam Smith.La economía, al igual que otras áreas del Un elemento fundamental diferenciará a Smith desaber, eran elementos auxiliares dentro Hutchenson: su visión dede la escolástica. En el siglo XVIII el cre- la filosofía moral comocimiento de todos estos componentes no un sistema integrado.centrales del marco jurídico y las nuevas El nacimiento de laáreas de investigación hicieron que el mar- filosofía moral llevabaco en el que se sostenía estallase. La ju- implícito la búsqueda derisprudencia natural pasó a convertirse en unos principios generales,una nueva especialidad, dejó de ser el cuer- y por ello, el maestro de Smith había construidopo central. Había nacido un nuevo cuerpo un sistema completo dedonde el carácter primario del mismo no filosofía moral.era de base jurídica. Esta nueva estructu-ra adquirió el nombre de filosofía moral. Esa tarea, considerada factible por HutchensonLa utilización del vocablo filosofía tenía la fue considerada yaacepción de suma de ciencias, adquiría la imposible por Smith
  • 120. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 131 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sfilosofía moral el significado de las philosophicae disciplinae desanto Tomás. Esta se levantaba en contraposición de la filosofíanatural, que englobaba a las ciencias naturales y las matemáticas.La ética natural, la jurisprudencia natural y la política, dondese incluía la economía y la hacienda pública, conformaban lascomponentes de la filosofía moral. Podemos decir que la filosofíamoral englobaba lo que hoy entendemos como ciencias sociales.Si recordamos que Hutchenson fue profesor de filosofía moral,que Smith también, y que esta proviene de la tardía escolástica,tendremos un elemento más de juicio y de comprensión sobre laobra de Smith.Un elemento fundamental diferenciará a Smith de Hutchenson:su visión de la filosofía moral como un sistema integrado. El na-cimiento de la filosofía moral llevaba implícito la búsqueda deunos principios generales, y por ello, el maestro de Smith habíaconstruido un sistema completo de filosofía moral. Esa tarea,considerada factible por Hutchenson, fue considerada ya impo-sible por Smith3.El continuo crecimiento de los componentes de la filosofía moralprovocó una nueva especialización. Empiezan a surgir filósofosespecializados en el estudio de la política, y en particular de laeconomía. Estamos ya ante intelectuales que se centran en laeconomía política.El filosofo escocés, Adam Smith (1776) en su obra Una Inves-tigación sobre la Naturaleza y Causas de la Riqueza de las Na-ciones, combina la teoría con abundante evidencia empírica. Eneste sentido, su análisis deja de ser puramente deductivo, y espor ello que diversos autores de distintos enfoques consideran aSmith como uno de sus predecesores. Para algunos historiado-res, como Blaug, Adam Smith resulta ser un caso especialmentesorprendente ya que, de hecho, empleó formas de razonamientodiferentes en las distintas partes de su obra4.La aportación de Smith es relevante en el comienzo de la singla-dura de la Economía, pero sería excesivo, como en muchas oca-siones se hace, asignarle el papel de fundador exclusivo, puesto
  • 121. 132 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…que cuando Smith escribió su obra no sólo El problema del valorexistía una considerable bibliografía sobre presenta una larga corriente de pensamientotodos los aspectos de la Economía, sino que nace en la épocaque ya se habían realizado intentos serios griega, continúa en sande construir sistemas económicos: Boisgui- Agustín, pasa por elllibert, Petty, Cantillon, Quesnay; y se ha- pensamiento tomista,bían elaborado un número importante de alcanza a la Escuela de Salamanca, hacecuasi-sistemas: el mercantilismo español, parada y fonda en elel británico, el pensamiento italiano, el ca- pensamiento italiano demeralismo alemán o el colbertismo francés. los siglos XVII y XVIII.En cualquier caso, la obra de Smith tiene No existen indiciosderecho a ser considerada como un pun- de que Adamto de referencia de los aspectos más sig- Smith conociese lasnificativos del análisis económico clásico, aportaciones italianas.como son la teoría objetiva del valor y el Todo hace pensar que sucrecimiento económico. Dos aspectos es- mirada se dirigió hacia eltos que habían preocupado enormemente pensamiento griego y ela los intelectuales previos a él. El problema escolástico.del valor presenta una larga corriente de Las lecturas confesadaspensamiento que nace en la época griega, que ha hecho decontinúa en san Agustín, pasa por el pen- pensadores italianossamiento tomista, alcanza a la Escuela de se ciñen a trabajosSalamanca, hace parada y fonda en el pen- generalmente de carácter histórico.samiento italiano de los siglos XVII y XVIIIy, aunque es posible que hubieran llegado hasta Adam Smith lasaportaciones italianas para alimentar una búsqueda objetiva delvalor, no tenemos constancia de ello. Parece más correcto pensarque su mirada se dirigió hacia el pensamiento griego y el escolás-tico. Las lecturas confesadas que ha hecho de pensadores italia-nos se ciñen a trabajo generalmente de carácter histórico como:Principi di storia civile della Republica di Venezia de Vettor Sandi oDella Historia d´Italia de Guicciardini, entre otras.El camino que tuvo que recorrer el problema del valor para lle-gar hasta los marginalistas, principalmente los más sensibles a laescolástica, como por ejemplo el austríaco Menger, fue similar,con la diferencia de que en este caso alimentaron a una teoríasubjetiva.
  • 122. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 133 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sUna búsqueda de los economistas que influyeron de un mododirecto en su obra no es sencilla. Si recurrimos a nuestro tótemsagrado, la Historia del Análisis Económico de J. A. Schumpeter,se nos indicarán a Pufendorf y Cantillon, Harris, Locke, Bar-bon y Petty como fuentes del conocimiento de Smith, indicandoque estas son las mencionadas por Marshall en sus Principles.Aunque no sugiere explícitamente Schumpeter a Hume como unpensador que haya influido en Smith, lo cierto es que las referen-cias a él en La riqueza de las Naciones son varias, destacando lautilización por Smith de su idea: Todo el mundo se compra con eltrabajo. Expuesta en la página 12 del apartado Of Commerce delos Political Discourses de Hume.Una búsqueda en la fuente original5 de la obra cumbre de Mar-shall6, Principles of Economics, comienza con la idea que hemosanunciado ya anteriormente, Smith no fue el único gran econo-mista de su tiempo. Un poco antes de que él escribiera La Riquezade las Naciones, Steuart y Hume habían hecho importantes apor-taciones a la teoría económica, y excelentes estudios de hechos ocircunstancias económicas habían sido publicadas por Andersony Young. Pero Smith tuvo el alcance suficiente como para incluirlo mejor de todos sus contemporáneos, franceses e ingleses7. Resi-dió, indica Marshall8, durante una larga temporada en Francia enconversación personal con los fisiócratas; hizo un cuidadoso estu-dio de la filosofía inglesa y francesa de su época, y conoció prácti-camente lo que existía en todo el mundo por su amplios viajes y suintima relación con los hombres de negocios escoceses.[ V I I I . 3 L A T E O R Í A D E L VA L O R ]Como ya señalamos anteriormente la obra Es la actividadde Smith es un punto de referencia de los productiva del hombre la que genera riqueza.aspectos más significativos del análisiseconómico clásico: La teoría objetiva del Todo hombre es rico ovalor y el crecimiento económico. En lo pobre según el grado en que pueda gozar de lasreferente a la noción de valor indicar que cosas necesarias para supara Smith está íntimamente conectado vidacon la riqueza, o más propiamente con lanaturaleza de la riqueza9. Y en esta línea El trabajo es la medida real del valor de cambiocree encontrar los principios básicos de de toda clase de bienes
  • 123. 134 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…este concepto en la propia organización de los procesos produc-tivos, ya que, en la práctica, todos los elementos que constituyenla riqueza de una sociedad, con excepción de los recursos natu-rales, son el resultado del proceso de producción. Luego, es laactividad productiva del hombre lo que genera la riqueza.En muchas ocasiones, por no decir la mayoría, lo más útil paraentender a un autor es recurrir a la lectura de su trabajo original.Esta recomendación se agudiza en el caso de Smith, la claridadcon la que se expresa permite que se recomiende la lectura de sutrabajo a cualquier interesado en la Economía. Para el aspectodel valor, recordemos de modo literal su visión: Todo hombre es rico o pobre según el grado en que pueda gozar de las cosas necesarias, convenientes y gratas de la vida10. Pero una vez establecida la división del trabajo, es sólo una parte muy pequeña de las mismas la que se puede procurar con el esfuerzo personal. La mayor parte de ellas se conseguirán mediante el trabajo de otras personas, y será rico o pobre, de acuerdo con la cantidad de trabajo ajeno de que pueda disponer o se halle en condiciones de adquirir. En consecuencia, el valor de cualquier bien, para la persona que lo posee y que no piense usarlo o con- sumirlo, sino cambiarlo por otros, es igual a la cantidad de tra- bajo que pueda adquirir o de que pueda disponer por mediación suya. El trabajo, por consiguiente, es la medida real del valor de cambio de toda clase de bienes, pág. 31.En Smith se esconde la idea de que el pre- La pregunta mercantilistacio real de cualquier cosa son las penas de qué es un pueblo rico,y los sudores que su adquisición supone. es respondida por Smith de modo similar a comoNos estamos refiriendo a las gotas de su- en su momento lo hizodor que derramó el trabajador o el agricul- Boisguillebert.tor que produjo el artículo en cuestión: Marshall ya recordó que Lo que realmente vale para el que ya Smith se había imbuido la ha adquirido (la cosa en cuestión) y de filosofía inglesa y francesa. desea disponer de ella, o cambiarla por otros bienes, son las penas y fatigas de que lo librarán, pág. 31.
  • 124. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 135 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEl dinero dispensa al que lo posee de la fatiga que conlleva traba-jar para poder adquirir los bienes necesarios, estamos adquirien-do, por tanto, trabajo.La riqueza, el otro gran concepto ligado al valor, la interpretacomo poder. No poder político o militar. Es el poder de adquirirlos medios para alcanzar ese poder civil o militar, o simplementeel poder adquirir bienes de mercado. Es, en el fondo, la facultadde poder adquirir trabajo ajeno.Aunque el trabajo determina de forma sustancial el valor de losbienes para los clásicos, Smith es el principal representante. Locierto es que no podemos pensar que al adquirir un bien estemoscomprando x horas de penas e y horas de sudor, parece obvio,y también se lo pareció a Smith, quien afirmaba que aunque eltrabajo es la medida real del valor en cambio de todos los bienes,generalmente no es la medida por la cual se estima ese valor. Ad-mitía Smith una dificultad en averiguar la relación proporcionalque existe entre cantidades diferentes de trabajo. Parecía lógicopensar –aunque los avances tecnológicos no tuvieran el impactode hoy en día- que el tiempo que se gasta en dos tareas distintasno siempre determina de una manera exclusiva esa proporción.Comprendía que a la teoría del valor-trabajo había que introdu-cirle el componente tecnológico y la experiencia11: Una hora de trabajo penoso contiene a Las cosas que tienen un veces más esfuerzo que dos horas de una gran valor en uso tienen labor fácil, y más trabajo, también, la comúnmente escaso o ningún valor en cambio, aplicación de una hora de trabajo en una y por el contrario, las que profesión cuyo aprendizaje requiere el tra- tienen un gran valor en bajo de diez años, que un mes de activi- cambio no tienen, muchas dad en una labor ordinaria y de fácil eje- veces, sino un pequeño cución. Más no es fácil hallar una medida valor en uso, o ninguno. idónea del ingenio y del esfuerzo, pág 32.El ajuste final entre dos bienes responde a las características pro-pias del mercado. Pero es indudable que el patrón de referenciaes el trabajo. Entonces ¿Qué es el dinero? El precio nominal delos bienes. Entiende que en algunas ocasiones será necesario en-tregar más monedas de oro por un producto y otras menos, pero
  • 125. 136 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…esto está exclusivamente ligado a la productividad de las minasde metales preciosos. Estamos hablando de valor de cambio.Pero, ya indica el propio Smith en la última página del capítuloIV lo que Marshall (1990)12 nos recuerda en la página 51 de susPrinciples, o Schumpeter(1954) nos recuerda en la página 358de su Historia: que la palabra valor tiene en Smith dos significa-dos, en ocasiones expresa la utilidad de algún objeto y en otrasocasiones la capacidad de compra de los bienes13.Se indican todas estas referencias porque uno de los aspectosmás destacados de la teoría objetiva del valor de Smith, por nodecir de la Escuela Clásica, o como diría algún economista fran-cés, de la Escuela Inglesa, es la distinción entre valor de uso yvalor de cambio y la imposibilidad de resolver la paradoja delagua y los diamantes.¿Recuerda el lector el apartado referente al pensamiento italia-no? Dentro de un par de párrafos lo retomaremos, pero ahoraveamos lo que dice Smith sobre el valor. Estamos en la últimapágina del capítulo IV de La Riqueza de las Naciones: ...la palabra VALOR tiene dos significados diferentes, pues a ve- ces expresa la utilidad de un objeto particular, y, otras, la ca- pacidad de comprar otros bienes, capacidad que se deriva de la posesión del dinero. Al primero lo podemos llamar valor en uso, y al segundo valor en cambio. Las cosas que tienen un gran valor en uso tienen comúnmente escaso o ningún valor en cambio, y por el contrario, las que tienen un gran valor en cambio no tienen, muchas veces, sino un pequeño valor en uso, o ninguno. No hay nada más útil que el agua, pero con ella apenas se puede com- prar cosa alguna ni recibir nada en cambio. Por el contrario, el diamante apenas tiene valor en uso, pero generalmente se puede adquirir, a cambio de él, una gran cantidad de otros bienes. Para investigar los principios que regulan el valor en cambio, de las mercancías, procuraremos poner en claro,.....A partir de ese último párrafo que termina: procuraremos poneren claro....... Adam Smith se centra exclusivamente en el valor decambio, olvidándose por completo del valor de uso. Elimina el
  • 126. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 137 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sprimero – afirma Schumpeter (1954)– aludiendo a lo que antesse ha llamado la “paradoja del valor” –Smith pensaba, evidente-mente , que esa paradoja obstaculizaba el camino de avance -,con lo cual ha cerrado para las dos o tres generaciones siguientesla puerta que tan prometedoramente habían abierto sus predece-sores franceses e italianos. Por mucho que se diga de lo bien queha “reconocido la función de la demanda”, no es posible pasarpor alto este hecho.[VIII.4 ASPECTOS MICROECONÓMICOS]Visto el apartado anterior sobre valor es La producción sefácil concluir que la organización de la organiza en torno aproducción determina los principios bá- tres grupos sociales, terratenientes,sicos del valor y, esta descansa sobre las capitalistas ycaracterísticas técnicas de los procesos de trabajadores.producción así como en la propia estructu- Participa cada uno dera institucional. La producción se organiza ellos de forma diferente–indica Smith- en torno a tres grupos so- en el proceso productivo,ciales, terratenientes, capitalistas y traba- percibiendo tambiénjadores; participando cada uno de ellos de una parte diferente de laforma diferente en el proceso productivo riqueza.y percibiendo también una parte diferente La riqueza se percibede la riqueza creada durante el mismo. en forma de rentas de la tierra, beneficiosEsta riqueza se percibe en forma de ren- empresariales y salarios.tas de la tierra, beneficios empresariales ysalarios. Los valores concretos que tendrán estas tres variablesde carácter distributivo oscilan en cada sociedad en torno a susvalores medios, lo que Smith denomina tasas naturales, de renta,beneficio y salarios. [ L A R E N TA ]Es considerada como el precio que se paga por el uso de la tierra. Esnaturalmente, el precio más elevado que el colono se halla en condi-ciones de pagar en las circunstancias en que la tierra se encuentra.Al estipularse las cláusulas de arrendamiento –menciona Smith14-el propietario se las compone para no dejar al colono sino aquellaporción del producto que es necesaria para mantener el capital
  • 127. 138 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…que proporciona la simiente, paga el trabajo, compra y mantieneel ganado, conjuntamente con los otros instrumentos de labor,y además los beneficios ordinarios del capital destinado a la la-branza de la región.En consecuencia, decía en La Riqueza de las Naciones este pro-fesor escocés: La renta de la tierra, considerada como un precio que se paga por su uso, es naturalmente un precio de monopolio. No guarda proporción con las mejoras que el propietario pudiera haber he- cho en ella, ni con lo que la tierra puede rendir, sino más bien con lo que el colono esté dispuesto a dar, pág. 141.Parece entenderse de las palabras de Smith que la renta es comoun pago residual: la parte del producto anual que queda despuésde pagar todos los costes de producción, sin olvidar que el bene-ficio ordinario también se incluye entre estos costes. De esto seconcluye que la renta está determinada por el precio en lugar deser determinante. Él mismo indica de modo claro que la renta en-tra en la composición del precio de las mercancías de una maneradiferente a como lo hacen los salarios y los beneficios: Que los salarios o beneficios sean altos o bajos determinan que los precios sean, a su vez, elevados o módicos, mientras que una renta alta o baja es consecuencia del precio. El precio de una mercancía particular es elevado o bajo porque es necesario pagar salarios o beneficios altos o cortos para hacerla llegar hasta el mercado. Pero el que ese precio sea bajo o alto, o más o menos el suficiente para pagar aquellos salarios y beneficios, da origen aEn el estado originario de que la renta de la tierra sea mayor o menor, ola sociedad, que precede que no haya absolutamente renta., pág. 141a la apropiación de la y 142.tierra y a la acumulacióndel capital, el producto [LOS SALARIOS]íntegro del trabajopertenecía al trabajador. El producto del trabajo constituye la re- compensa natural o salario del trabajo. AsíNo había entoncespropietarios ni patronos de rotundo comienza Smith su capítulocon quienes compartir el VIII, De los salarios del trabajo. Continúaproducto del trabajador. diciendo que en el estado originario de la
  • 128. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 139 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ssociedad, que precede a la apropiación de El egoísmo comola tierra y a la acumulación del capital, el motor del desarrollo y determinante delproducto íntegro del trabajo pertenece al comportamientotrabajador. No había entonces propieta- económico surge en elrios ni patronos con quienes compartirlo. obra de Smith repetidas veces.Si ese proceso acumulativo de capitalnunca se hubiera producido parece lógico Tan pronto como la tierra se convierte en propiedadpensar, sugiere Smith, que los salarios del privada, el propietariotrabajo habrían aumentado en consonan- exige una parte de todocia clara con los incrementos de producti- cuanto producto obtienevidad del trabajador. Todas las mercancías o recolecta en ella elestarían acompañadas de una menor car- trabajador.ga de trabajo, con lo cual estas se habrían La renta del terratenienteintercambiado por productos que también, es la primera deducciónlógicamente llevan incorporado un menor que se hace del producto del trabajo aplicado a lanúmero de horas de trabajo. tierra.No es difícil deducir, bajo este razonamiento, que en una socie-dad donde el empresario no se apropia de los incrementos deproductividad del trabajador, este pasará a tener cada vez un ma-yor salario real, y por tanto una mayor nivel de bienestar.Adam Smith nos despierta rápidamente de ese sueño de paraísoterrenal y nos recuerda que tan pronto como la tierra se convier-te en propiedad privada, el propietario exige una parte de todocuanto producto obtiene o recolecta en ella el trabajador. Su ren-ta es la primera deducción que se hace del producto del trabajoaplicado a la tierra.El egoísmo como motor del desarrollo y determinante del com-portamiento económico surge en el obra de Smith repetidas ve-ces, en el caso del salario también aparece: Rara vez ocurre que la persona que cultiva la tierra disponga de lo necesario para mantenerse hasta la recolección. La sub- sistencia que se le adelanta procede generalmente del capital de un amo, el granjero que lo emplea, y que no tendría interés en ocuparlo sino participando en el producto del trabajador, salvo el caso de que su capital le fuera devuelto con un beneficio. Este
  • 129. 140 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA… beneficio viene a ser la segunda deducción que se hace del pro- ducto del trabajo empleado en la tierra, pág. 64.Esta misma exposición de Smith, encuadrada dentro de unateoría de los salarios, nos lleva también a una teoría clásica delcapital: Sólo con capital acumulado es posible generar trabajo.Con este stock de capital se atiende el mantenimiento de la clasetrabajadora, por lo tanto, el prestamista de ese capital (el capita-lista) está facultado o legitimado para apropiarse del excedentedel trabajador. Hablar de excedente y de apropiación conducede modo inevitable al concepto de salario de equilibrio y, comono, a teorías demográficas.La oferta y la demanda eran conceptos que no se le escapaban aSmith, apliquémoslos al mercado laboral de la época: El mercadoestá formado por mano de obra no especializada, con lo cual, esfactible encontrar un trabajador que suplante a otro. Bajo eseentorno podemos intentar responder a las siguientes preguntas:(véase el siguiente cuadro)
  • 130. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 141 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s PREGUNTAS AL MERCADO LABORAL Si existe una gran oferta de mano de obra. ¿qué ocurrirá con su prEcio?...., bajaría. ¿hasta quE punto baJará? Hasta aquel en el que ese exceso de oferta desaparezca. (aun no se habían producido los grandes flujos migratorios, como el que se producirá poco tiempo después en Irlanda). ¿cuánDo DEsaparEcE? Cuando haya menos trabajadores. Y esto se produce porque se incrementa, al bajar el salario real, el índice de mortalidad infantil. Y si hay menos niños/as en la actualidad existirán en el futuro menos trabajadores/as. Lógicamente si hay pocos niños entonces la oferta de mano de obra tenderá a bajar y a incrementarse el salario real. Pero, si este crece... ¿quE ocurrE con la mortaliDaD infantil? baja. Ya se pueden imaginar lo que pasará a medio plazo: Se incrementará la oferta de mano de obra y se reducirá elsalario real, se vuelve de nuevo a repetir el proceso. Y todo eles como un ovillo de lana que gira alrededor de una aguja. La aguja es el salario de supervivencia. [EL BENEFICIO Y EL TIPO DE INTERÉS]Es imposible conocer el beneficio anual promedio –al menos esopensaba Smith- debido a las constantes fluctuaciones que sufrenlos negocios. Influyen en él no sólo las variaciones en el preciode las mercancías, objeto de su negocio, sino la buena o malafortuna de sus rivales y clientes, y mil otros accidentes a que sehallan expuestos los artículos transportados por tierra o por mar,o que se encuentran en almacén. Por tales causas los beneficios
  • 131. 142 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…del capital no sólo varían de año en año, sino de día en día y aunde hora en hora. Afirmaba Smith que era imposible averiguar elbeneficio medio de todos los negocios que se efectúan en un granreino, y absolutamente imposible indagar, con un aceptable gra-do de precisión, cuál haya podido ser antiguamente o en tiemposremotos. La relación entre beneficios actuales y tipo de interés laobserva con nitidez: BENEFICIOS PRESENTES b1 i b0 i0 i1 Tipo de InterésRepresenta Smith una función del tipo de interés de la forma: i = a.b fossiendo: a$0En cualquier parte por tanto, cuando los beneficios se incre-donde se hagan grandes mentan también se incrementa el tipo deutilidades recurriendo al interés15. Si el empresario obtiene o esperauso del dinero, se pagarátambién una buena suma obtener grandes beneficios entonces paga-por utilizarlo. rá grandes cantidades de dinero (tipo de interés) por obtenerlo:Implícitamente vinculatipo de interés al beneficio Puede aceptarse como máxima general que,esperado a la vez que nos en cualquier parte donde se hagan grandesintroduce en el conceptode la sensibilidad de utilidades recurriendo al uso del dinero, sela inversión al tipo de pagará también una buena suma por utili-interés. zarlo; y que, cuanto menos se gane, menos se
  • 132. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 143 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s dará corrientemente por su uso. Por consiguiente, en estas con- diciones, cuando el interés corriente en el mercado varía en un país, podemos asegurar que también varían en el los beneficios ordinarios del capital, bajando si aquel baja y subiendo si aquel sube, pág 86.Esta claro que Smith sólo examinó el tipo de interés desde el ladode la demanda privada de créditos/prestamos, no abordó la de-manda de la Corona. Como es bien sabido, el poder público pue-de convertirse, al acaparar ella una parte importante del ahorronacional, en un elemento distorsionador.En los capítulos anteriores, cuando abor- Al reconocer el papeldamos el pensamiento tomista y los pensa- motivador del egoísmodores escolásticos mostramos también su humano está eliminando el componente ético delpreocupación por el concepto de la usu- comportamiento humanora. En Smith, de ascendencia escolástica, y preparando las basestampoco podía faltar este concepto. La di- para que alguien 94ferencia radical es que Smith ya contempla años después diga que elen toda su obra el egoísmo humano. Esta objetivo del ser humano es maximizar su placer.característica de los seres humanos puedeser vista como un defecto de las personas, pero es sin lugar adudas, un elemento positivo en el desarrollo humano y consus-tancial con el sistema capitalista. Es motor de la actividad eco-nómica.Este razonamiento es un paso de gigante a la hora de separara la economía del brazo de la filosofía. Elimina el componenteético del comportamiento humano y prepara las bases para quealguien 94 años después, Stanley Jevons, diga que el objetivo delser humano es maximizar su placer.Aunque Smith no llegó, posiblemente tampoco lo buscaba ni tam-poco existían las bases suficientes para conseguirlo (Bentham yMill fueron posteriores a Smith) al concepto subjetivo del valor,sí fue coherente con ese abandono de las fuertes cargas éticasque mediatizaron a otros pensadores.Al hablar de interés y de usura considera que sólo se debe con-siderar como tal a aquellos operaciones donde el tipo de interésexcede del precio de equilibrio de mercado. Si el gobierno fija un
  • 133. 144 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…tipo máximo este debe superar al de mercado. Y en todo caso,nunca se debe prohibir el solicitar un tipo de interés por prestarun dinero: En el reinado de Eduardo VI, el celo religioso proscribió todo interés. Pero esta prohibición, como otras muchas de su especie, se dice que no tuvo efecto alguno y que acaso agravó, en lugar de disminuir, la plaga de usura, pág 86.Refiriéndose a las decisiones sobre tipos máximos de diferentesmonarcas asevera sobre aquellas que considera correctas: Todas ellas siguieron y no precedieron el movimiento de la tasa de interés en el mercado, o sea, la tasa de interés que pagan ordinariamente las personas que gozan de buen crédito, por las sumas que toman prestadas. Desde los tiempos de la reina Ana el interés del cinco (el tipo de interés a partir del cual se considera- ba usura16) por ciento parece que fue siempre más bien un poco superior que inferior al tipo de mercado.[VIII.5 ASPECTOS MACROECONÓMICOS]El elemento clave de la La opinión de que la teoría del crecimien-teoría del crecimiento deto de Smith comienza con el conceptoSmith es su concepto de de división del trabajo está muy com-división del trabajo. partida, Schumpeter (1954) o EkelundUna vez más el y Hèber (1992). Incluso llega a afirmarpensamiento francés Schumpeter (1954) que nadie ni antesinfluye en la obra deSmith. ni después de Smith le ha dado tanta im- portancia a este concepto. SchumpeterSmith se aproximó a este acertó al considerar un elemento clave oconcepto gracias a la mejor dicho, que el elemento clave era laobra de Mandeville división del trabajo. Este concepto, divi-sión del trabajo, proviene directamente y de modo reconocidopor Smith de la obra del francés Mandeville. Lo que sí pode-mos considerar es que el vocablo división del trabajo fue acu-ñado, que no desarrollado, por primera vez por Adam Smith.El concepto de división del trabajo como factor del desarrollo fueutilizado, no se sabe con seguridad si por primera vez, por Man-deville, en su obra Fable of the Bees, pt. II (1729), dial. VI, p. 355.Lo realmente cierto, porque así lo reconoce el propio Smith, es
  • 134. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 145 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sque él tuvo su primera oportunidad de escucharlo en esta obra,especialmente en los diálogos entre Cleo y Horacio17: Cleo:.... tan pronto como los hombres se gobiernan por leyes es- critas, todo lo demás sobreviene rápidamente... Ningún grupo de seres humanos, si disfruta de paz y no teme a sus vecinos, permanecerá mucho tiempo sin aprender a dividir y subdividir su trabajo- HoraCio: No te entiendo. Cleo: El hombre, como ya indiqué anteriormente, se complace por naturaleza en imitar lo que ve hacer a otros, y ello es la ra- zón de que así procedan los pueblos salvajes: tal circunstancia les impide mejorar su condición, aunque siempre desean tal cosa: pero si uno se dedica por completo a confeccionar arcos y flechas, mientras que otro provee alimentos, un tercero construye una cho- za, un cuarto hace vestidos, y un quinto utensilios, no sólo serán útiles uno a uno, sino que sus ocupaciones mismas registrarán, en el mismo número de años, progresos más importantes que si cada uno de los cinco practica todo género de trabajos. HoraCio: Creo que tienes toda la razón, y la verdad de cuanto afirmas en ningún otro ejemplo se advierte en forma tan ostensi- ble como en la producción de relojes, que ha alcanzado un nivel más alto de perfección del que hasta ahora se hubiera logrado si el conjunto de la tarea hubiera estado confiado a una sola per- sona; más aún, estoy persuadido de que la abundancia de relojes de torre y de bolsillo, de que gozamos, como la precisión y belle- za de esos mecanismos, se deben principalmente a la división de ese arte en numerosas ramas.Después de leer el dialogo entre Cleo y Horacio, y la reconocidainfluencia que en Smith generó, es difícil dudar que la divisióndel trabajo no es causa del desarrollo de las naciones. En todocaso, y con animo de consolidar este razonamiento, véase el pri-mer párrafo de La Riqueza de las Naciones. El PROGRESO18 más importante en las facultades productivas del trabajo, y gran parte de la aptitud, destreza y sensatez con
  • 135. 146 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA… que éste se aplica o dirige, por doquier, parecen ser consecuencia de la división del trabajo, pág 7.Recordemos su conocido ejemplo de la fábrica de alfileres, esfrancamente pedagógico. Tiene la virtud de enseñar con claridadlos beneficios de la división del trabajo: Tomemos como ejemplo una manufactura de poca importancia, pero a cuya división del trabajo se ha hecho muchas veces refe- rencia: la de fabricar alfileres. Un obrero que no haya sido adies- trado en esta clase de tarea (convertida por virtud de la división del trabajo en un oficio nuevo) y que no esté acostumbrado a manejar la maquinaria que en él se utiliza (cuya invención ha derivado, probablemente, de la división del trabajo), por más que trabaje, apenas podría hacer un alfiler al día, y desde luego no podría confeccionar más de veinte. Pero dada la manera como se practica hoy día la fabricación de alfileres, no sólo la fabrica- ción misma constituye un oficio aparte, sino que está dividida en varios ramos, la mayor parte de los cuales también constituyen otros tanto oficios distintos. Un obrero estira el alambre, otro lo endereza, un tercero lo va cortando en trozos iguales, un cuarto hace la punta, un quinto obrero está ocupado en limar el extremo donde se va a colocar la cabeza: a su vez la confección de la cabeza requiere dos o tres operaciones distintas: fijarla es un trabajo especial, esmaltar los alfileres, otro, y todavía es un oficio distinto colocarlos en el papel. En fin, el importante trabajo de hacer un alfiler queda dividido de esta manera en unas dieciocho operaciones distintas,... pág 8
  • 136. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 147 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sA modo de resumen decir que Smith ob- La división del trabajoserva en la división del trabajo tres ven- genera las siguientes ventajas:tajas, todas ellas conducentes a un mayordesarrollo económico: Ahorro de tiempo. a. Un ahorro de tiempo. Se produce Invención de maquinaria. más en menos tiempo; Nuevos oficios. b. Invención de maquinaria, fruto de la Mayor efecto experiencia generación de nuevos oficios y en los trabajadores. c. Un mayor efecto experiencia en los trabajadores, es decir, más habilidad a la hora de realizar sus tareas.Era una idea popular en el siglo XVIII y todavía lo es en el sigloXXI considerar que la riqueza consiste en tener dinero. De he-cho, se solía y se suele decir de un hombre rico que vale muchodinero, y de un hombre pobre que vale poco. De uno ahorrador,o que desea enriquecerse, siempre se ha dicho, y el siglo XVIIIno es una excepción, que es muy amante del dinero; y de otroque sea generoso, que lo mira con indiferencia. Por tanto, enri-quecerse consiste, en lenguaje del pueblo, en adquirir dinero. Lariqueza y el dinero funcionan o ejercen de sinónimos.Un país se supone que es generalmente rico, de la misma maneraque una persona, cuando abunda en dinero, y el atesorar oro yplata se considera el camino más corto y seguro de enriquecerse.El dinero tiene varias funciones, una de las El dinero constituyedescritas por Smith fue la de instrumento una parte del capitalde comercio, la otra como medida de valor. nacional, pero ya hemos dicho que es una parteRespecto a la primera, el oro y la plata fue- muy pequeña, y la queron durante muchos cientos de años (aún deja una utilidad menor,hoy lo es, aunque en un grado infinita- Smith.mente menor) el instrumento de comercio ¡Que lejos quedan ya lasutilizado. Con esos metales preciosos se ideas mercantilistas depodía comprar cualquier bien de mercado. acumulación obsesiva deParecía lógico que la gente y en la misma oro y plata!medida las naciones deseasen ese oro y esaplata; con ella podían emplear ejércitos mercenarios con los queconquistar nuevas naciones, construir nuevos palacios o sencilla-mente comprar la voluntad de algún Papa.
  • 137. 148 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA…No todas las naciones han considerado a estos metales como uninstrumento del comercio, pero sí todas han tenido un elementoque ha sido utilizado para comerciar y como medida de valor.Los españoles asignaban sus recursos para la conquista de Amé-rica en función de las probabilidades de que hubiera oro y plataen las tierras aun no conquistadas. Los indígenas que no dispo-nían de metales preciosos no sabían en esos momentos que elcielo les había sonreído. La misma motivación para la conquistatuvieron otros imperios. Los secretarios del gran Khan19 en cier-ta ocasión mostraron curiosidad por Francia, no preguntaron sihabía oro y plata en sus tierras, como hacía el imperio español, seinformaron de la importancia de la cabaña vacuna, ovina y equi-na. Para ellos, estos animales eran su instrumento de comercio ysu medida del valor de las cosas.Pero, y a vista de nuestros ojos, parece bastante claro que la ri-queza de un país no depende de su cantidad de oro y plata.En todo caso, Smith ya tenía bastante claro que la misma medi-da que utilizamos para describir la riqueza personal no es válidapara definir la riqueza nacional, y que este no es más que unapequeña parte del capital de una nación: El dinero, no cabe dudarlo, constituye una parte del capital na- cional, pero ya hemos dicho que es una parte muy pequeña, y la que deja una utilidad menor, pág. 386.Recurre Smith –para explicar su teoría- al ejemplo de un merca-der. Indica que si un mercader encuentra que es más fácil com-prar mercancías con dinero, que dinero con mercancías, no esporque aquél sea el que represente esencialmente la riqueza conpreferencia a los demás bienes, sino porque el dinero es el instru-mento común y reconocido del comercio. El comerciante –conti-núa Smith- obtiene más utilidades vendiendo que comprando, demanera que siempre, por lo general, desea más bien cambiar susmercancías por dinero que a la inversa. De todos modos –aquícomienza la distinción entre la riqueza nacional y la personal-aunque un mercader particular, cuyos almacenes estén abarro-tados de género y mercancías, caiga en la ruina por verse en la
  • 138. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 149 V. S a l c i n e s & E . B a r r o simposibilidad de vender, en el momento oportuno, una nación oun país no corren el mismo riesgo. Todo el capital de un mercader suele consistir en géneros pere- cederos, destinados a la adquisición de dinero; pero lo que en una nación se puede destinar a adquirir oro y plata en los países vecinos no es todo el producto nacional de la tierra y del tra- bajo, sino en parte muy pequeña, porque la mayor proporción circula y se consume entre sus mismos individuos, y aun de aquel sobrante que se remite al exterior, la mayor proporción se desti- na a la adquisición de mercancías extranjeras. Por consiguiente, aunque una nación no pueda encontrar oro y plata a cambio de aquellos géneros, destinados a la adquisición de dichos metales, no quedará arruinada. Sufrirá, sin duda, ciertos trastornos y se verá obligada a recurrir a alguno de los expedientes que suplen la falta de moneda. Pero el producto anual de su tierra y de su trabajo será el mismo, o casi el mismo, que solía ser antes20.Como se ha podido comprobar ahora, aunque en el capítulo so-bre el mercantilismo ya lo mencionamos, Smith diverge profun-damente respecto al mercantilismo. La verdadera dimensión dela riqueza nacional no está en el valor del oro y de la plata quecircula por sus ciudades, sino en el valor de cambio del productonacional. Es decir, el producto de la tierra y el trabajo.El problema de Smith eran realmente dos, por un lado un meroproblema de contabilidad nacional. Tenía muy claro que la ri-queza nacional es la suma de los valores de cambio de todoslos productos de una nación. ¿Qué le ocurrió a Smith? Que nosupo contabilizar a esos productos que no son tangibles, de caraa incorporarlos a la larga suma de productos que comprende lariqueza de una nación. Y por otra parte, consideró que sus acti-vidades, al no ser generadoras de productos tangibles, o válidospara ser contabilizados, no fomentaban el objetivo del crecimien-to económico.
  • 139. 150 LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA… Debates Abiertos1. ¿Considera correcta la visión de Smith como un pensadorque se dedicó a juntar las piezas de un puzzle ya existente.?2. ¿Qué debería potenciar una nación para poder competir enel orden mundial?3. ¿Hasta qué punto la división del trabajo determina la produc-tividad de una empresa y por extensión el nivel de crecimientode una nación?N O TA S1 La vida de Smith contrasta con la de Schumpeter, uno de los economistas que me- jor lo entendió. Este economista mencionó que aspiraba en su vida a ser el número uno en tres cosas: como economista, jinete y amante. Falleció mencionando que sólo había alcanzado la primera posición en dos. ¿Cuáles son?, en sólo una tenemos verdadera capacidad de análisis, huelga decir que es en su faceta de economista, y en ella alcanzó un posición muy alta.2 Schumpeter (1954), pág. 225.3 Schumpeter (1954), pág. 182.4 Véase Blaug (1985)5 Schumpeter trabajó con la cuarta edición, la del año 1898. En este libro se utiliza la octava edición, de 1920, reedición de 1990.6 Marshall (1990) pág. 626.7 En este último aspecto hemos de indicar que el pensamiento francés no fue crucial para el desarrollo de La Riqueza de las Naciones. Está demostrado que antes de partir hacia Francia con el duque de Bucleuch ya tenía realizado un borrador de esta obra, véase Schumpeter (1954). Aunque es innegable que antes de publicar su versión definitiva había leído los trabajos de Mirabeu, Quesnay o Mercier de La Rivière.8 Marshall (1990) pág. 626.9 Marshall (1990), en la página 51 indica al referirse al concepto de valor para Smith que The notion of value is intimately connected with that of Wealth.10 Frase inspirada en la idea de Cantillon de que: En si misma la riqueza no es otra cosa que los alimentos, las comodidades y las cosas superfluas que hacen agradable la vida, página 13 de la edición de 1950 del Fondo de Cultura Económica, lógicamente de su Obra Ensayo....
  • 140. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 151 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s11 El concepto de efecto experiencia fue desarrollado en el siglo XX, y explica porque en numerosas ocasiones es más rentable absorber una empresa que crearla, para be- neficiarse del efecto experiencia de los empleados de la empresa en funcionamiento.12 Marshall (1990), pág. 51.13 Para este concepto se inspiró en el Leviatán de Hobbes, según manifiesta el propio Smith en la segunda página del capítulo V de La Riqueza de las Naciones.14 Smith, (1958) pág. 140.15 No tiene por qué ser necesariamente la función lineal. A nota a pie de la página 86, Smith asume explícitamente que estas pueden tener diferentes formas. Lo sugiere al indicar que no siempre tienen que ser proporcionales las subidas entre tipo de interés e incrementos de beneficios.16 Aclaración del autor.17 Cita recogida de Smith (1958), páginas 7 y 8.18 Las letras mayúsculas con las que se ha escrito Progreso aparecen en la obra origi- nal, no es una licencia del autor de este libro.19 Adam Smith, (1958), nota a pie de la página 378.20 Adam Smith (1958), página 386.
  • 141. LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO[IX.1 LA PRIMERA OLA: EL MARQUÉS DE CONDORCET Y CARLOS MARTINEZ DE IRUJO][ I X . 2 T H O M A S R O B E R T M A LT H U S : ASPECTOS DE SU VIDA][ I X . 3 E N S AY O S S O B R E E L P R I N C I P I O D E L A POBLACIÓN][ I X . 4 D AV I D R I C A R D O D E L VA L L E : ASPECTOS DE SU VIDA][IX.5 ASPECTOS METODOLÓGICOS ][ I X . 6 L A D O C T R I N A C L Á S I C A D E L A R E N TA : EL MODELO DEL GRANO][ I X . 6 L A S A P O R TA C I O N E S G E R M A N A S : THÜNEN Y GOSSEN][ I X . 7 E L Ú LT I M O D E L O S C L Á S I C O S : J . S . MILL]
  • 142. LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO[IX.1 LA PRIMERA OLA: EL MARQUÉS DE CONDORCET Y CARLOS MARTINEZ DE IRUJO]El impacto de la Riqueza de las Naciones entre los gobiernos yla clase intelectual europea es prácticamente inmediato. A pocoaños de su publicación, en 1792 la Imprenta Real de España in-troduce la obra de la principal obra de Smith en España. Esta pri-mera ola del pensamiento clásico en el mundo de lenga española,aterriza a través de una traducción que Cárlos Martínez de Irujohace del compendio realizado por el Marqués de Condorcet enlengua francesa. Se accede a traducir e imprimir el compendioque el Marqués de Condorcet hizó de La Riqueza de las Nacionespor ser una obra conocida y de gran prestigio, o como indicabaMartinez de Irujo (1792)
  • 143. 156 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOEsta obra (refiriéndose “La Riqueza de las Naciones es ya obra muyCarlos Martínez de Irujo conocida, y acreditada para detenerme ena La Riqueza de lasNaciones) que, aunque hacer su elogio: el nombre del Marqués de Condorcet que ha hecho el análisis que pre-magistral en su clase, serácasi inútil para los que sentamos, es un testimonio del aprecio quelean sin principios. debe merecer esta obra que aunque magistral en su clase, será casi inútil para los que leanEsta es una obrafacultativa, abstracta sin principios. Esta es una obra facultativa,y profunda [...] se abstracta y profunda; en ella se manifiestadesmenuzan los primeros la composición, y organización económica yelementos de una ciencia política de los estados, y los medios de man-hasta aquí poco conocida tenerlos y fortificarlos; se desmenuzan los pri-en España. meros elementos de una ciencia hasta aquí poco conocida en España”.En ese momento de la historia el mundo se interpreta divididoentre un puñado de naciones avanzadas y un amplio espectro dezonas poco exploradas y pobladas por sociedades con un nivelde desarrollo económico inferior. El egocentrista europeo del si-glo XVIII o del XIX tendía a definir como salvajes carentes denecesidades a todos aquellos que no estaban inmersos en el de-venir cristiano de Occidente. El incremento de la población y dela riqueza provocaba, a juicio de la intelectualidad de la época,un crecimiento de sus necesidades materiales. El desarrollo de lasociedad mercantil es interpretado como una consecuencia delcrecimiento de las necesidades humanas. Esta nueva situaciónmerecía también una nueva ciencia que ayudara a entender y ges- tionar los nuevos acontecimientos sociales“Desengañémonos,no basta querer hacer y económicos. En este marco histórico laun Palacio, y tener aportación de Smith es interpretada comoamontonados los algo más que el nacimiento del primer sis-materiales, es necesario tema. Es asumido como el banderín de en-que la arquitectura ganche de los defensores de la economíatrace el plan, aplique losmedios y forme el edificio. política. En este sentido indicaba MartínezLa economía política es de Irujo(1792)1 quela mano arquitectónicaque ha de dirigir la obra “la economía política es la brújula que puedegrande de la pública dirigir a quien tenga en su mano las riendasprosperidad”, Martínez del gobierno para el desempeño de tan gran-de Irujo(1792). de empresa. Esto hace ver la importancia de
  • 144. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 157 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s una ciencia que influye tanto en la pública felicidad: su buena aplicación es la que, para decirlo así, arrastra el arado, y fertili- za las campiñas; la que mueve las industriosas máquinas de las fábricas, y la que despliega las velas, que para nuestra comodi- dad traen de los países más remotos las diversas producciones que la naturaleza ha sembrado por toda la superficie del globo”.A finales del siglo XVIII Europa se caracterizaba por su impulsofebril. Se intentaba fomentar la agricultura, promover la indus-tria y proteger el comercio. Se vive una época de abundancia enel plano de las ideas empresariales y del desarrollo social, comoindica Martínez de Irujo(1792) “Desengañémonos, no basta querer hacer un Palacio, y tener amontonados los materiales, es necesario que la arquitectura trace el plan, aplique los medios y forme el edificio. La econo- mía política es la mano arquitectónica que ha de dirigir la obra grande de la pública prosperidad. Háganse familiares sus cono- cimientos; cundan, y esparzanse las buenas ideas, y destierre al fin la verdad al error de un Imperio que por nuestra desgracia ha tenido muchos años”.Bajo la visión de Martinez de Irujo (1792), aquel que quiera co-nocer las causas de la riqueza de las naciones debería tener claroun primer concepto que esboza Smith: el trabajo anual de unanación medido por el número de trabajadores ocupados. Es de-cir, la productividad media del trabajo. Tener claro este conceptopermite poder caminar en la búsqueda del siguiente, es decir,“Aquel que quiera averiguar ¿qué determina esta productivi-conocer las causas de la dad?. La agilidad y la destreza del traba-riqueza de las naciones jador, así como la razón en la que estándebería tener claro un los empleados ocupados son las respuestasprimer concepto queesboza Smith: que Martinez de Irujo encuentra en Smith. El Marqués de Condorcet va un poco más el trabajo anual de una alla en su consideración. Comienza sunación medido por elnúmero de trabajadores “Examen de la obra intitulada, Naturalezaocupados. Es decir, la y Causas de la Riqueza de las Naciones” in-productividad media del dicando quetrabajo”. Martínez deIrujo (1792).
  • 145. 158 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO “El Autor de la obra que analizamos considera al trabajo, como origen de todas las riquezas de las naciones, y bajo este concepto examina en el libro primero las causas productivas del trabajo, y el orden con que sus productos se han ido distribuyendo natural- mente entre las diferentes clases de la Sociedad”.Aunque se considera que los efectos de la división del trabajo sonlos mismos en todas las artes, no en todas ellas se puede alcanzarel mismo nivel de subdivisión. Este aspecto le merece especialatención al Marqués de Condorcet, que llega a indicar “¿No habrá sido el conocimiento de esta ventaja la causa de que los diferentes oficios formen hoy otros tantos empleos separados? ¿y no vemos esta división mucho mayor en los países que han lle- gado al grado más alto de la industria, y de la cultura?”.Del desarrollo lógico de Smith se pueden concluir las preguntasdel Marqués de Condorcet y también sus respuestas. No obstan-te, es justo reconocer que para ligar división del trabajo a desa-rrollo industrial es necesario hablar como paso previo del desa-rrollo de las necesidades humanas. Smith podría haberlo hechoperfectamente, pero deseaba llegar a otra meta, que el juzgabamás importante: el tamaño del mercado. Una nación más pro-ductiva tiene una mayor cuota mundial de mercado y por tantoun mayor nivel de bienestar, y por otra parte, dado que él con-sidera que el trabajo está vinculado al valor de cambio, es fácilconcluir que una mayor productividad implica una mayor capaci-dad de compra y consecuentemente un mayor nivel de bienestar.[ i X . 2 t h o m a s r o b E rt m a lt h u s : a s p E c t o s DE su ViDa]Malthus, aunque tuvo Thomas Malthus (1766-1834) nació po-como tutor a un declarado cos años antes que Smith sacará a la luzrevolucionario, Gilbert su obra más brillante, La Riqueza de lasWakefield, que conocióla cárcel por apoyar a las Naciones, en una familia de clase media,ideas exportadas por la formada por clérigos y boticarios. RecibióFrancia revolucionaria, una de las mejores educaciones posiblesno le quedó un sesgo de su padre, Daniel Malthus, quien eramuy fuerte hacía el lema amigo de Hume y Rousseau.de igualdad, libertad yfraternidad
  • 146. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 159 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sAunque tuvo como tutor a un declarado revolucionario, GilbertWakefield, que conoció la cárcel por apoyar a las ideas exporta-das por la Francia revolucionaria, no le quedó un sesgo muy fuer-te hacía el lema de igualdad, libertad y fraternidad. Tampoco fuepartícipe de esa fiebre revolucionaria y optimista que anunciabael fin de los males sociales. Por lo general, se decantaba Malthushacia el lado de los terratenientes, es decir, hacia el lado de losreaccionarios. Tenía, no obstante, una esmerada educación quele permitía mostrar un pensamiento difícilmente manipulable.Con dieciocho años entró en el Jesús College de Cambridge. Eneste centro se preparó para la carrera, grado que adquirió consólo veintidós años. Continuó como fellow en Cambridge a la vezque estudiaba para alcanzar el grado de Master of Arts, distinciónque alcanzó a los 25 años.Poco más tarde, a los 32 años, en 1798, publica, de modo anón-imo An Essay on the Principle of Population as It Affects the fu-ture Improvement of Society, with Remarks on the Speculations ofMr. Godwin, M. Condorcet, and Other Writers. En esta obra, nosólo construye su teoría de la población, sino que arrebate con-tra el optimismo revolucionario de dos conocidos filósofos de suépoca, Godwin y Condorcet. Ellos, posiblemente cargados degran ingenuidad, describieron una sociedad libre de la guerra,los crímenes, el gobierno, la enfermedad y la angustia entre otrosmales. El libro de Smith se publicó sólo nueve años después decomenzar la revolución francesa. Era lógico que bastantes pen-sadores opinasen que en una sociedad sin un gobierno tiránicoy con una mayor distribución de la renta hubiera una reducciónclara de los delitos o de las guerras caprichosas. En todo caso,el reverendo Malthus nunca se dejó contagiar por esas “fiebres”venidas de Francia.A los 39 años, en 1805, ocupa una cátedra de economía políticaen un College patrocinado por la poderosa Compañía de lasIndias Orientales, y, ya desde la altura que da ocupar un puestosignificado en la Universidad pública, Una indagación sobre lanaturaleza y las causas de la renta y de los principios que la regu-lan (1815).
  • 147. 160 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO[iX.3 Ensayos sobrE El principio DE la población]Aquella época, según Esta obra sufrió diferentes modificaciones,Barbé, se caracterizó por y por ello se puede hablar de las edicionesdos conflictos de clase: de 1803, 1806, 1807, 1817 y 1826, y laEl de los terratenientes última que culminó en A Summary View ofcon los empresarios the Principle of Population, publicado encapitalistas. 1830. En todo caso, se debe aclarar queEl de los empresarios con la estructura inicial de la obra se mantienelos trabajadores. en todo momento. Buscó un mayor refina- miento del trabajo con las sucesivas edi-ciones, no un cambio estructural.Los entornos históricos determinan en gran manera a los escrito-res, aunque estos sean economistas y deseen hacer una obra decarácter positivo. Por ello, debemos recordar, siguiendo a Barbé(1996), que aquella época se caracteriza por dos conflictos declase2:• El de los terratenientes con los empresarios capitalistas. Malthus fue un exponente de la clase terrateniente, mientras que Ricardo lo fue de la capitalista.• El de los empresarios con los trabajadores que, ante las misé- rrimas condiciones de trabajo, se lanzaban a frecuentes revo- luciones sociales.Este último conflicto fue el que determinó en mayor grado Unensayo sobre el Principio de la Población. En esta obra se observacon nitidez la influencia de la obra de Smith. Esta, que es conside-rada el punto de referencia del pensamiento económico clásico,suscitó que diversos autores profundizaran en distintos aspectosde la misma. No es necesario decir que Malthus se centró en elestudio del crecimiento demográfico y en la influencia que éstetenía en la determinación de los salarios. El lector que ha leídocon detenimiento el capítulo anterior entenderá perfectamenteel razonamiento de Malthus y la importancia que le confiere alsalario de supervivencia.
  • 148. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 161 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sLos dos pilares del pensamiento maltusiano se pueden represen-tar por dos funciones, una representativa del crecimiento de lapoblación: Pt = Pt - 1 + aPt - 1en donde el sufijo t es representativo del tiempo, por ello, el mo-mento t quiere decir al final de una época o un periodo y el mo-mento t-1 representa una situación anterior. La ecuación mues-tra que la población en el momento t es la que había hasta elperíodo anterior más la que creció en ese periodo. El crecimientoen el período t-1 se representa por a .Esta función de crecimiento de la población también se puederepresentar como: Pt = ^ 1 + ah Pt - 1Dado que nos referimos a una serie temporal esta expresión que-daría como: Pt = ^ 1 + aht P1mostrando un crecimiento de carácter exponencial. ¿Cuál es elmovimiento exponencial que tiene Malthus en la cabeza? Fami-lias de cuatro hijos que se reproducen exponencialmente, es de-cir, que todos sus miembros tienen a su vez cuatro hijos, y asísucesivamente.Por cierto, Malthus sólo tuvo tres hijos. Debemos comprenderque él pensaba en una media significativa...... Y su objetivo, claroestá, no era tanto calcular la población nacional o mundial, sinoadvertir de los riesgos inherentes al crecimiento de la población. DESARROLLO DE LA POBLACIÓN. Población (ACORDE A UN CRECIMIENTO EXPONENCIAL) 2 t-2 Padres 4 t-1 Hijo 1 Hijo 2 Hijo 3 Hijo 4 16 t 4 hijos 4 hijos 4 hijos 4 hijos
  • 149. 162 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO¿Donde estaban los riesgos? En el carácter inelástico de la oferta.¿Qué quiere esto decir?. Significa que la producción alimenticiano puede crecer a ritmos muy elevados:Desde que el agricultor decide plantar hasta que esta producciónllega al mercado, pasa un tiempo muy superior al de otras activi-dades productivas. Como por ejemplo la construcción de barrilesde vino, o ya mirando en nuestro propio tiempo, con el replicadode CD de música o datos.La tierra es escasa. Esta es la principal causa. Si existen máspersonas para alimentarse es necesario que aumenten el númerode hectáreas de cultivo. Pero la oferta de tierras fértiles no uti-lizadas es reducida, y, lo que es más importante, finita. Existenrendimientos decrecientes. Quiere esto decir, que a medida queampliamos nuestras tierras de cultivo las nuevas hectáreas gene-ran menos producción que las viejas. Está claro que Malthus noconsideró mejoras tecnológicas aplicables al sector agrario.La mano de obra emigra hacia las nuevas áreas industriales.¿Cómo incrementar la producción agraria sin jornaleros?Algunos de esos problemas no tendrían una solución difícil. Elretardo en la producción del punto uno, era un problema no ex- cesivamente importante, al fin y al cabo esLo que no tiene soluciónes que la tierra es un retraso de una cosecha. El tercer puntolimitada. tendría solución a medio plazo gracias a la ley de la oferta y la demanda. Llegaría un Aunque nuevastecnologías pueden momento que la mano de obra del campogenerar rendimientos fuera tan escasa que subiría de un modono decrecientes en el considerable su remuneración, y conse-campo, hay algo peor –o cuentemente alteraría el flujo migratorio.eso pensaba Malthus-. Lo que no tiene solución es que la tierra esMientras exista tierracultivable crecerá la limitada. Aunque nuevas tecnologías pue-producción agraria, pero den generar rendimientos no decrecientes¿a qué ritmos? ¿al mismo en el campo. Pero hay algo peor –o esoque la población?. Si pensaba Malthus-, mientras exista tierrano fuera así existiría un cultivable crecerá la producción agraria,desfase en los crecimientosque abocaría al hambre y pero ¿a qué ritmos? ¿al mismo que la po-a la desolación.
  • 150. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 163 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sblación? si no fuera así existiría un desfase en los crecimientosque abocaría al hambre y a la desolación.Veamos como entendía Malthus el crecimiento de la producción: At = At - 1 + bAt - 1Lo observaba como una función donde los alimentos al final delperiodo será igual a los alimentos del momento t-1 más el incre-mento que hubiera sobre el periodo inicial A0.La componente b de la ecuación es la tasa de crecimiento de laagricultura. Si en el año t-1 existe una producción de 1.000 Tn.de cereales y la tasa de crecimiento es del 20% entonces en elmomento t la producción de alimentos será de: At = 800 + 0, 20 # 800 = 960En el cuadro siguiente podremos observar la brecha que se abrecuando se considera un crecimiento exponencial en población yuno lineal en alimentación.En t0 la población tenía 100 kg. de alimentos año por persona, enel momento t-1 pasa cada persona a disponer de 60 kg. de alimen-tos por año y en el último momento, el t, cada habitante tendráexclusivamente 18 kg./año. Un panorama realmente desolador.DESARROLLO DE LA POBLACIÓN Y LA ALIMENTACIÓN.(acorde a un crecimiento exponencial de cuatro hijos y un creci-miento lineal en alimentación de un 20%) Población Comida año Comida/persona 2 200 kg. 100 kg. Padres 4 200+0,20*200=240 60 kg. 4 hijos 16 240+0,20*240=288 18 kg. 16 nietosPero, ¿Pensaba el reverendo Malthus que la gente reproduciría yengendraría hijos para enviarlos a un mundo tan desolador? Sí.Opinaba que a la clase trabajadora le era imposible contenerse.Los pobres –juzgaba él- no tienen la educación moral de la clase
  • 151. 164 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOde los propietarios, sino que son unos alocados. Para Malthus,los pobres se lo pulen todo en la taberna y además, asocia el<<beber, jugar y las perversiones>> con la falta de continencia se-xual: ya se sabe ¡vuelven a casa bebidos, y la mujer y la poblaciónpagan las consecuencias3!. Estas opiniones no nos deben de ex-trañar, las escuchamos ya en muchos mercantilistas. La diferen-cia de Malthus respecto a ellos, es que no es ni un aristócrata niun importante comerciante, es un reverendo de clase media.En todo caso, nunca llegará la sociedad a un punto donde la bre-cha entre alimentación y población sea muy grande. Por qué??.Por el mecanismo de regulación que supone tener salarios desupervivencia.Retomamos la teoría de salarios de Smith, ahora en boca deMalthus.¿Qué ocurrirá si crece mucha la población, más que la producciónnacional? Que existe un exceso de mano de obra. ¿Qué ocurrecon los sueldos de la clase trabajadora? Disminuyen. ¿Qué ocurrecon la natalidad? Se reduce porque se incrementa considerable-mente la mortalidad infantil. A medio plazo ese decrecimientode la población provoca una reducción del exceso de mano deobra, creándose una ligera subida salarial, que nos lleva a… Noscolocaríamos en una situación cuasi-estacionaria que giraría al-rededor de las variaciones de los salarios reales.Piense ahora el lector que sube de modo ininterrumpido el sala-rio real, alguien diría y ¿por qué tiene que subir el poder adqui-sitivo de los obreros si los empresarios no parecen dispuestos adarles mejoras salariales? Sencillamente porque se unen llegadasde alimentos desde las colonias que abaratan la cesta de la com-pra, lo que se llama subida del poder adquisitivo o salario real,y por las protestas laborales de los trabajadores que empujan alalza sus salarios.Si la población siguiera creciendo Malthus considera que existeotros factores que actúan como una restricción al crecimiento.Era lo que él denomina frenos positivos y negativos. Los frenospositivos son los que aumentan las muertes y los preventivos losfactores que reducen los nacimientos. Un conocido autor mar-
  • 152. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 165 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sxista, citado por Barbé (1996), como es Hunt, resalta en su His-tory of Economic Thought la siguiente cita de Malthus: Tendríamos que reprobar los remedios específicos contra las en- fermedades. Los niños han de morir si no es que se les hace espa- cio con la muerte de adultos.Realmente es una frase chocante, no generar nuevas medicinaspara que de este modo se mueran los adultos y dejen su trozo depan a los niños. ¿Esto es lo que realmente quiso decir este econo-mista británico? En todo caso, la muerte por enfermedad era unomás de los factores positivos que regulaban la población. Distinción DE malthus EntrE frEnos positiVos y prEVEntiVosFRENOS POSITIVOS. FRENOS PREVENTIVOS.INCREMENTAN LA MORTALIDAD ACTÚAN SOBRE LA NATALIDADGuerra AnticoncepciónHambre AbortoEnfermedades infecciosas: Peste, cólera.. Restricción moralEntre los factores preventivos se encontraría el aborto, el cual,en coherencia con su pensamiento religioso, despreciaba, llegan-do a decir sobre este que es un arte indecoroso para ocultar lasconsecuencias de una unión irregular. ¿Pensaría que sólo abor-taban las mujeres solteras? No entendía tampoco las medidasanticonceptivas, salvo las restricciones morales. El pensamientode Malthus es claramente el de un economista que también esprofundamente religioso, y por tanto sólo entiende las relacionessexuales como instrumento para la procreación. Teniendo esteconcepto claro se comprende perfectamente todo lo demás, supostura sobre el aborto, o la contracepción, o muchas más.La teoría de la población de Malthus constituyó la base de otroelemento principal de la Escuela Clásica, como fue la teoría dela renta diferencial. En coherencia con su teoría, Malthus aban-dona, en cierta medida, el enfoque del crecimiento basado encoste y la oferta, para dar un cierto papel a la demanda, lo que
  • 153. 166 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOllevó a que pueda considerarse, en cierto modo, un antecesor delo que será el pensamiento keynesiano, al que nos referiremosmás adelante.[ I X . 4 D AV I D R I C A R D O D E L VA L L E : ASPECTOS DE SU VIDA]David Ricardo (1772-1823) nació en el seno de una familia nu-merosa, compuesta por quince miembros. Su padre era un judíosefardí, perteneciente a la comunidad portuguesa de Amsterdam,que tenía la profesión de corredor de bolsa, operando en la plazade Londres. Aunque este joyero sefardí se instaló en Londres en1760, no trasladó a su hijo David a la capital del Reino Unidohasta 1786. Llega a Londres el joven Ricardo con 14 años, pro-veniente de la escuela judía de Amsterdam, la Talmud-Tora. Sueducación holandesa y la cercanía a su padre no le confirió otrosconocimientos que aquellos de carácter comercial, los cuales leayudaron a obtener una respetable fortuna y una merecida famade sagaz financiero. Aunque el grueso de su acaudalado patrimo-nio lo obtuvo al final de la guerra napoleónica, en 1814, fruto desu papel de intermediario financiero gubernamental.Una fecha clave en la vida de Ricardo es 1799. Sus vacacionesde este año son ya un clásico en cualquier apartado biográfico dela obra de David Ricardo. Podrán los diferentes autores citar ono el nombre de su madre, Abigail Delvalle; podrán recordarnosla edad de su casamiento con Priscilla Ann Wilkinson o no, 21años; podrán incluso obviar algunos autores la localidad veranie-ga donde transcurrió su estancia de 1799, Bath. Pero lo que nun-ca hará ningún autor, es olvidar de citar que en 1799, mientras sumujer se recuperaba de problemas de salud en la ciudad turísticade Bath, el joven y acaudalado David Ricardo, contaba con 27años, cogió entre sus manos la obra de Adam Smith, La Riquezade las Naciones, y quedó absorto con su lectura. En ese momentonace para la Ciencia Económica un nuevo maestro y un nuevosistema, el sistema ricardiano.David Ricardo pudo retirarse sólo trece años después, a los cua-renta años, tras comprar una finca, Gatcomb´s Park, para poderser miembro del Parlamento e intervenir en la vida política britá-
  • 154. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 167 V. S a l c i n e s & E . B a r r o snica. Su amistad con el antiguo Rector de Saint Andrews y padrede John Stuart Mill, James Mill, le llevó a intervenir directamen-te en los temas económicos y posteriormente a redactar en 1817su obra magna: Principles of Political Economy and Taxation4. Sumodelo del grano, que explicaremos más adelante, se publicó dosaños antes, en 1815, su nombre original es Essay on the Influenceof a Low Price of Corn on the Profits of Stock, aunque es conocidogeneralmente como Ensayo acerca de los beneficios5.[IX.5 ASPECTOS METODOLÓGICOS ]David Ricardo (1817) fue, entre otros as- Sus defensores afirmanpectos, el principal responsable de introdu- que tomando un grancir, en el campo metodológico, las teorías conjunto de problemas importantes con unabstractas y puramente deductivas. Ricar- modelo analítico simpledo6 desarrolló el sistema teórico de Smith de unas cuantas variablesa través del razonamiento deductivo, es estratégicas, fue capazdecir, utilizando el análisis lógico para in- de obtener conclusionesvestigar con la mayor precisión posible las notables.implicaciones de los diversos supuestos. Sus críticos sostienen que el razonamientoSi la Ciencia Económica es esencialmente de Ricardo implicabauna máquina de análisis, método de pen- la parcelación delsamiento más bien que un cuerpo de resul- sistema teórico en cosastados sustantivos, Ricardo inventó literal- dadas y suposiciones simplificadoras, de talmente la técnica de la economía. Hemos manera que el resultadoreemplazado sus confusas pruebas numé- final no era sino unricas por demostraciones geométricas más conjunto de relacioneselegantes, pero la mayor parte del tiempo simplistas.empleamos todavía un modo de razona-miento que Ricardo hizo familiar. Su genio para las abstraccio-nes heroicas produjo uno de los modelos más impresionantes,juzgando por su alcance y su importancia práctica, en toda lahistoria de la teoría económica: tomando un gran conjunto deproblemas importantes con un modelo analítico simple de unascuantas variables estratégicas, obtuvo Ricardo conclusiones no-tables, orientadas hacia la acción práctica7.Sin embargo, a pesar de las palabras elogiosas que muchos eco-nomistas dedican a Ricardo, no existe una completa unanimidad
  • 155. 168 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOrespecto al carácter de la influencia metodológica de Ricardo. Aeste respecto se ha aplicado el calificativo de vicio ricardiano almétodo empleado por Ricardo en sus teorías económicas8. Losdefensores de esta crítica sostienen que el razonamiento de Ri-cardo implicaba la parcelación del sistema teórico en cosas dadasy suposiciones simplificadoras, de tal manera que el resultadofinal no era sino un conjunto de relaciones simplistas.Las dos visiones anteriores9 pueden conciliarse si se consideraque el problema del método ricardiano no está en los métodosabstractos y ni siquiera en los supuestos simplificadores, puesdada la situación en que se encontraba la Economía de la época,es difícil ver cómo se podrían haber hecho razonamientos deduc-tivos de otra forma. El problema estaría más bien en la excesivaconfianza puesta en las predicciones derivadas de esos modelostan simplificadores. Las críticas se centraron en que la pretensiónFormuló la teoría del análisis de Ricardo era no sólo extraerdel valor-trabajo de implicaciones de determinados supuestos,acuerdo con la cual el sino determinar las leyes, en mismo planovalor de los bienes está que las de la geometría euclídea y la mecá-determinado por lacantidad de trabajo que nica newtoniana, que regían el funciona-lleva incorporada, de miento de las economías10.una manera directa oindirecta, su producción. En el ámbito del enfoque metodológicoEntonces, en el contexto antes señalado, trató David Ricardo dede esta teoría, la tasa a aclarar los factores que intervienen en lala que se intercambian determinación del valor o precio de los bie-dos mercancías es igual a nes. Para este propósito, Ricardo formulóla relación de trabajo quecontienen. la teoría del valor-trabajo de acuerdo con la cual el valor de los bienes está determinadoLa ley de la ventaja por la cantidad de trabajo que lleva incor-comparativa de Ricardo,justifica que el comercio porada, de una manera directa o indirecta,de bienes entre los su producción. Entonces, en el contexto depaíses es beneficioso, esta teoría, la tasa a la que se intercambiansi cada uno de ellos dos mercancías es igual a la relación de tra-se especializa en la bajo que contienen. De hecho, esta ley queproducción de aquellosbienes que puede rige el intercambio de bienes, es el funda-producir de forma mento de la ley de la ventaja comparativarelativamente más de Ricardo que justifica que el comerciobarata. de bienes entre los países es beneficioso, si
  • 156. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 169 V. S a l c i n e s & E . B a r r o scada uno de ellos se especializa en la producción de aquellos bie-nes que puede producir de forma relativamente más barata. Estaformulación supuso una notable profundización y generalizaciónde la ley de la ventaja absoluta que anteriormente había formula-do Smith.Ricardo profundizó también en lo que suele denominarse teoríaricardiana de la renta, utilizando para ello su conocido modelodel grano en el que se establece que la renta es un fenómenodiferencial relacionado con la escasez natural de tierras compa-rativamente más fértiles.[IX.6 LA DOCTRINA CLÁSICA DE LA R E N TA : E L M O D E L O D E L G R A N O ]El tipo de razonamiento ricardiano, el denominado vicio ricardia-no11, puede verse con claridad en Ensayo acerca de los beneficios.A pesar de la crítica que recibe este razonamiento por su elevadogrado de abstracción, es necesario reconocer que tiene una grancapacidad explicatoria.La abstracción comienza por el escenario en el que se produceesta actividad económica de producción de granos. Nos muestra,David Ricardo, un país aislado12 que tiene una superficie agrícolaconcentrada en una sola explotación. Este terrateniente arriendala tierra a un empresario, el cual se hace cargo de la explotación,de la adquisición de los otros dos factores de producción: capitaly trabajo.Nos muestra David Ricardo que la utilización intensiva de manode obra y capital, factor trabajo, sobre una extensión de tierraconduce a rendimientos decrecientes y estos terminarán gene-rando, si no lo evitamos, un producto marginal negativo (en lugarde sumar, resta).Los rendimientos decrecientes en capital y trabajo aplicables auna extensión fija de tierra fueron tratados por David Ricardo.Contó para ello con los trabajos realizados por Sir Edward West yThomas Malthus. Bastante antes de que West o Malthus comen-zaran sus estudios sobre la renta, un agricultor escocés, JamesAnderson (1739-1808)13 publicó un folleto, en 1777, que esta-
  • 157. 170 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOblecía de forma aún embrionaria el principio de los rendimientosdecrecientes. Es este el trabajo que debe considerarse como elgenerador de una saga sobre el estudio de la renta que alcanzaríasu mayor esplendor en la figura de David Ricardo. [LOS ANTECESORES DE RICARDO]Malthus indica que el Pero, ¿Qué fue aquello que aventuraronprecio del producto en los antecesores de David Ricardo?.todo país progresivo debe Malthus en su An Inquiry into the Natu-ser exactamente igual alcoste de producción en re and Progress of Rent indica que la causala tierra de peor calidadque de hecho se esté del precio monetario comparativamentecultivando; o al coste alto del grano es su precio real compara-de obtener un producto tivamente costoso, o la mayor cantidad deadicional en la antiguacapital y trabajo que debe emplearse paratierra, que produce producirlo; y la razón por la que el preciosólo los rendimientoshabituales del capital real del grano es más alto y aumenta con-agrícola, con poca o tinuamente en los países que ya son ricos,ninguna renta. y siguen progresando en prosperidad y po- blación, tiene que encontrarse en la nece-sidad de recurrir a tierras cada vez más pobres [....] que exigenun gasto mayor para trabajarlas.A la hora de abordar el precio del producto, el mismo Malthusindica que el precio del producto en todo país progresivo debeser exactamente igual al coste de producción en la tierra depeor calidad que de hecho se esté cultivando; o al coste de ob-tener un producto adicional en la antigua tierra, que producesólo los rendimientos habituales del capital agrícola, con pocao ninguna renta. Opinaba Malthus que siempre le conven-En numerosas ocasiones,incluso se puede afirmar drá, a cualquier agricultor que pueda dis-que con carácter general, poner de capital, invertirlo en su tierra si elantes de que se cultiven producto adicional resultante le compensatierras de inferior por completo los beneficios de capital aun-calidad, el capital puede que no produzca nada para el propietarioemplearse de manera másproductiva en las tierras de la tierra.que se encuentran bajocultivo.
  • 158. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 171 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sEsta aseveración de Malthus nos permite entender los antece-dentes del concepto de renta en Ricardo, quien la definió comolo que se paga por el uso de las energías originarias e indestruc-tibles del suelo. Renta que, por otra parte, no aparece en lo queél denominaba el margen (aquellas tierras a las que recurrimoscuando ya no existen más tierras fértiles) y aparece en las tierrasfértiles en el momento en que se ponen en cultivo las tierrasmenos deseadas. Indicaba David Ricardo en los Principios de eco-nomía política y tributación que con el progreso de la sociedad,cuando se inicia el cultivo de la tierra de segundo grado de ferti-lidad, principia inmediatamente la renta en la tierra de primeracalidad, y la magnitud de dicha renta dependerá de la diferenciaen la calidad de estas dos porciones de tierra.Observaba Ricardo que en numerosas ocasiones, incluso se pue-de afirmar que con carácter general, antes de que se cultivenlas números 2, 3, 4 o 514, o tierras de inferior calidad, el capitalpuede emplearse de manera más productiva en las tierras que seencuentran bajo cultivo. Acaso resulte que duplicando el capitalordinario empleado en la número 1, a pesar de que el productono se duplique, pueda incrementarse en una cantidad tal queexceda la que podría obtenerse en la tierra número 3 empleandoel mismo capital.Ricardo demostró, como ya indicamos anteriormente, que exis-tían rendimientos decrecientes tanto en el margen intensivocomo en el extensivo, entendiendo como margen intensivo unamayor utilización de factores aplicados a la misma tierra, y comomargen extensivo, la misma cantidad de factores aplicada a dife-rentes clases de renta.En el cuadro siguiente podremos observar con claridad la exposiciónteórica de Ricardo. Las primeras columnas de este cuadro muestranlas unidades de factores de producción que se van a utilizar en laexplotación de la tierra. Estos son capital (k) y trabajo (L).Se supone que ambos factores se incorporan por igual al procesode producción de cereales, es decir, que se incorporan en canti-dades fijas. Podemos suponer un hombre y un apero de labranza.Las tierras están ordenadas por nivel de fertilidad, siendo la nú-
  • 159. 172 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOmero 1 la más fértil, y la número 5 la tierra menos deseada porlos agricultores.El producto total lo simbolizamos como PT, y el producto mar-ginal, o aquel que obtenemos gracias a la incorporación de unaunidad más de factor trabajo y capital, lo denominamos PM. Elproducto total referente a la tierra 1 se denota como PT1, en elcaso del producto marginal se denota como PM1, y así respecti-vamente para cada tipo de tierra. PRODUCCIÓN DE GRANOS Producto total (PT) y Marginal (PM) según tipo de tierra K,L Tierra 1 Tierra 2 Tierra 3 Tierra 4 PT1 PM1 PT2 PM2 PT3 PM3 PT4 PM4 0 0 0 0 0 1 100 100 80 80 60 60 50 50 2 180 80 140 60 110 50 90 40 3 240 60 190 50 150 40 120 30 4 290 50 230 40 180 30 140 20 Margen Margen Margen Margen Intensivo Intensivo Intensivo Intensivo Uno Dos Tres CuatroExisten rendimientos decrecientes dentro de cada tipo de tierrao, dicho en términos ricardianos, existen rendimientos decre-cientes en cada margen intensivo. La producción total se incre-menta, pero a un ritmo decreciente. Si observamos el margenintensivo uno veremos que la primera unidad de capital y trabajoprovoca un incremento en la producción total de 100 celemines.Un segundo trabajador incrementa la producción en 80 celemi-nes, PM1=80, generando un producto total de 180 celemines.Sucesivos incrementos de capital y trabajo se manifiestan en in-crementos cada vez menores de producción total. Si observamosde nuevo el cuadro anterior y nos fijamos en el margen intensivodos, podremos ver que la producción total para una unidad decapital y trabajo es de 90 celemines, cantidad inferior a la produ-cida por las mismas unidades de capital y trabajo en el margenintensivo uno. Esta relación se mantiene en las sucesivas unida-des de capital y trabajo.
  • 160. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 173 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sSiempre que comparemos la producción de las mismas unidadesde factores productivos en dos tierras diferentes podremos ob-servar que estas generan una mayor producción total y marginalen la tierra más fértil. Esta observación nos conduce a la defini-ción de renta de Ricardo como la diferencia entre el producto ob-tenido por el empleo de dos cantidades iguales de capital y trabajo.Supongamos, a partir del cuadro anterior, que disponemos dedos tierras, la tierra uno y la dos, y en cada una de ellas introdu-cimos una unidad de capital y trabajo. ¿Cuál será la renta de latierra uno? La diferencia entre el producto de la mejor tierra y elde peor tierra, en este caso: 100 celemines – 80 celemines = 20celemines. Pero, ¿Cuál sería la renta de la tierra uno si estamostambién explotando la tierra tres con una unidad de tierra y tra-bajo? Será la producción de la tierra uno menos lo producido porla tierra tres: 100 celemines - 60 celemines = 30 celemines.Una última pregunta que podríamos hacernos es ¿Cuál es la ren-ta de la tierra uno respecto a la tierra tres si utilizamos dosunidades de capital y trabajo? Respecto a la primera unidad se-ría 100 celemines – 80 celemines = 20 cel. , frente a la segundatendríamos 80 celemines – 60 celemines = 20 cel. Por lo tanto,la renta de dos unidades de capital y trabajo es la suma de ambasdiferencias, 40 celemines. INGRESOS Ingreso Total (IT) y Marginal (IM) K,L según tipo de tierra. Precio del celemín: 4 euros IT1 IM1 IT2 IM2 IT3 IM3 IT4 IM4 0 0 0 0 0 1 400 400 320 320 240 240 200 200 2 720 320 560 240 440 200 360 160 3 960 240 760 200 600 160 480 120 4 1160 200 920 160 720 120 560 80
  • 161. 174 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO COSTES Coste total (PT) y Marginal (PM) K,L según tipo de tierra. Coste unidad de capital y trabajo: 400 euros CT1 CM1 CT2 CM2 CT3 CM3 CT4 CM4 0 0 0 0 0 1 400 400 400 400 400 400 400 400 2 800 400 800 400 800 400 800 400 3 1200 400 1200 400 1200 400 1200 400 4 1600 400 1600 400 1600 400 1600 400El primero de los cuadros observados, producto total y marginal,nos permite obtener una tabla de ingresos y otra costes. Si su-ponemos que cada celemín lo podemos vender en el mercado decereales a cuatro euros, y que cada unidad de capital y trabajo lesuponen al empresario cuatrocientos euros, obtendremos los doscuadros anteriores, de ingresos y costes.El empresario produce hasta el punto donde su ingreso marginales igual a su coste marginal, es decir, donde IM=CM. Para losprecios del celemín y de los factores descrito anteriormente, elempresario únicamente explotará la tierra uno con una unidadde capital y trabajo. Pero, ¿Qué ocurriría si nuestro país sufrieraun bloqueo como el ejercido por Napoleón y no pudiese adquirircereales en el extranjero? Lógicamente, a igual demanda si sereduce la oferta, sube el precio. Supongamos que este asciende a8 euros, tendríamos el siguiente cuadro: INGRESOS Ingreso Total (IT) y Marginal (IM) K,L según tipo de tierra. Precio del celemín: 8 euros IT1 IM1 IT2 IM2 IT3 IM3 IT4 IM4 0 0 0 0 0 1 800 800 640 640 480 480 400 400 2 1440 640 1120 480 880 400 720 320 3 1920 480 1520 400 1200 320 960 240 4 2320 400 1840 320 1440 240 1120 160Ahora la situación ha variado ostensiblemente, de producir úni-camente 100 celemines15 pasamos a producir 640 celemines. Unasubida en el precio incrementa considerablemente la producción
  • 162. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 175 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sde cereales. Con esta nueva situación pasaremos a realizar lassiguientes asignaciones y producciones: PRODUCCIÓN DE GRANOS Producto total (PT) y Marginal (PM) según tipo de tierra K,L Para precio 8 euros/celemín Tierra 1 Tierra 2 Tierra 3 Tierra 4 PT1 PM1 PT2 PM2 PT3 PM3 PT4 PM4 0 0 0 0 0 1 100 100 80 80 60 60 50 50 2 180 80 140 60 110 50 3 240 60 190 50 4 290 50 Total producción: 290+190+110+50: 640 cel.Asignaremos cuatro unidades de K y L a la tierra uno, tres uni-dades de K y L a la tierra dos, dos unidades a la tierra tres y unaunidad a la tierra cuatro.[ I X . 7 L A T E O R Í A D E L VA L O R T R A B A J O ]Existen importantes diferencias en la in- Supone que un productoterpretación de la teoría del valor trabajo que lleva incorporadode Ricardo. El problema central planteado una gran cantidad deen los Principios de economía política y mano de obra tendrá un valor mayor. Es decir, setributación es observar los cambios rela- plantea la existencia detivos de la renta respecto a los factores de una relación directa entreproducción y observar el efecto de estos número de horas quesobre la acumulación de capital y el creci- lleva incorporado un bienmiento económico. y su valor. Distinguió entre capitalSe supone que un producto que lleva incor- fijo y capital circulante yporado una gran cantidad de mano de obra comprendió que el valortendrá un valor mayor. Es decir, se plantea aumentará a medida quela existencia de una relación directa entre aumente la proporciónnúmero de horas que lleva incorporado un entre el capital fijo y el circulante y a medidabien y su valor. Hasta aquí, ninguna ob- que aumente la duraciónjeción. Ricardo opinaba que como norma del capital.era válido, pero que existían algunas ex-cepciones dignas de mencionar y tener en cuenta. Obviamenteestas observaciones de David Ricardo mejoraban considerable-mente la teoría del valor trabajo de Smith.
  • 163. 176 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOLa primera excepción se planteó para el caso de los bienes noreproducibles. Existen ciertos bienes –planteaba Ricardo- cuyovalor está determinado tan sólo por su escasez. Ningún trabajopuede aumentar la cantidad de dichos bienes y, por tanto, su valorno puede ser reproducido por una mayor oferta de los mismos. Elvalor de una botella de vino Vega-Sicilia o una pintura de Goya noestán ligados al número de horas incorporado en su elaboración.No fue esta una objeción considerada de gran interés para Ri-cardo, tenían más bien para él un carácter anecdótico. No exis-ten, bajo su consideración, muchos productos que cumplan estascondiciones. Por tanto, tiene poca influencia para la actividadeconómica. El lector observará que plantear la escasez como undeterminante de poca importancia implicaba un desconocimien-to de la denominada actualmente ley de la demanda. [ E L P E S O D E L C A P I TA L ]El capital utilizado enSus aportaciones más importantes de lala producción repercuteteoría del valor trabajo se realizaron sobrepositivamente en el valor la importancia del capital. Distinguió en-del producto. tre capital fijo y capital circulante y com-El capital/tiempo prendió que el valor aumentará a medidaempleado tiene que ser que aumente la proporción entre el capitalrecompensado. fijo y el circulante y a medida que aumentela duración del capital.En sus principios de economía política y tributación plantea unejemplo realmente brillante para comprender el papel del capitalen la generación del valor. Parte del supuesto de dos personaso empresarios que contratan cada una de ellas a cien personasdurante un año. El objetivo de cada uno de ellos es construiruna máquina. Una tercera persona contrata igualmente a cientrabajadores, pero con objeto de cultivar maíz. Si el trabajo in-corporado en los bienes determina su valor, entonces –siguiendoa Ricardo- las dos máquinas y la cosecha de maíz tendrán el mis-mo valor.Supongamos que al año siguiente uno de los empresarios utiliza sumáquina y cien personas en producir paño; que el otro empresarioutiliza igualmente su máquina e igual número de trabajadores en
  • 164. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 177 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sproducir tejidos de algodón y que el tercer empresario, el agricul-tor, de nuevo cultiva maíz con una plantilla de cien jornaleros.En este segundo año todos los empresarios han utilizado igualcantidad de factor trabajo, pero el fabricante de paños, a diferen-cia del empresario agrario, ha obtenido una producción resulta-do de emplear doscientos trabajadores, lo mismo se puede decirdel productor de tejidos de algodón.En consecuencia –indicaba Ricardo- si el maíz tuviera un valorde 500 libras, el paño y los tejidos de algodón deberían tener unvalor de 1.000 libras. Pero la diferencia no será únicamente deldoble, sino más del doble, ya que las utilidades del capital de losdos manufactureros en el primer año han sido agregadas a suscapitales, mientras que las del agricultor han sido gastadas y dis-frutadas. Por consiguiente –aseveraba David Ricardo- debido alos diferentes grados de durabilidad del capital tendrán un valorno precisamente proporcional a la cantidad de trabajo utiliza-da en ellos, sino algo mayor para compensar el mayor lapsus detiempo que debe transcurrir hasta que los bienes más valiosospuedan situarse en el mercado.Podemos concretar las aportaciones de este ejemplo de los ma-nufactureros y el empresario agrícola en dos puntos: a. El capital utilizado en la producción repercute positiva- mente en el valor del producto. b. El capital/tiempo empleado tiene que ser recompensado.Estamos, por tanto, observando, por primera vez, a un econo-mista clásico plantear que el capital debe ser remunerado.En este modelo, donde todos los valores se expresan en términosdel bien grano, fijada la tasa de salario a su nivel de subsistencia,las condiciones técnicas de producción en las tierras marginalesdeterminan el excedente de producción o producto neto y, portanto, la tasa de beneficio. Como resultado de la competencia,esta tasa de beneficio, determinada de esta manera, regula la tasade beneficio en las restantes actividades del sistema económico.
  • 165. 178 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOCon este modelo sencillo, se puede analizar en qué medida laevolución de los precios y los salarios monetarios afecta a la tasade beneficio de la industria, ajustándola a la de las tierras margi-nales. Esto es así porque la tasa de beneficio de la agricultura noresultará afectada por las variables monetarias ya que sus inputssalariales y no salariales se expresan en función del grano. [LA POBLACIÓN]El crecimiento de la En el modelo de Ricardo, el crecimientopoblación, resultado del de la población, resultado del crecimien-crecimiento económico, to económico, induce una caída en la tasainduce una caída enla tasa de beneficio, de beneficio, aún cuando la tasa de salarioaun cuando la tasa de real no varíe, ya que, debido a la ley de lossalario real no varíe, rendimientos marginales decrecientes, se-ya que, debido a la ría necesario emplear más cantidad de tra-ley de los rendimientos bajo por unidad de producto. Esto suponemarginales decrecientes,sería necesario emplear un freno a la acumulación de capital y, demás cantidad de trabajo este modo, la economía alcanza el estadopor unidad de producto. estacionario. En definitiva, a diferencia deEsto supone un freno a lo que ocurría en el análisis de Smith, lasacumulación de capital tasas de renta, salarios y beneficios sony, de este modo, laeconomía alcanza el tres variables interdependientes en el mo-estado estacionario. delo de Ricardo.Finalmente, en relación con el análisis de Ricardo, cabe señalarque sus aportaciones no se han limitado a la teoría de la renta odel comercio internacional. También son susceptibles de consi-deración sus aportaciones al estudio de los aspectos monetarios.Así, basándose en la teoría cuantitativa del dinero, determinóque los saldos desfavorables de la balanza comercial de un paíseran consecuencia de la emisión excesiva de moneda.Desde la perspectiva actual, en la explicación de Ricardo, pare-ce extraño la omisión de la demanda. ¿Quiere esto decir que Ri-cardo no reconoció la influencia de la demanda en el precio?. Larespuesta a esto tiene componentes negativos y afirmativos. Poruna parte, Ricardo atribuyó a los cambios en la demanda el he-cho de que, en determinados períodos, los precios de los bienesaumentaban y descendían rápidamente. Por otra parte, sin em-bargo, consideraba estas variaciones como producto de una situa-
  • 166. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 179 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sción anormal que sólo hacía que el precio Los críticos ingleses ade mercado divergiera temporalmente del Ricardo, entre ellos, Bailey y Longfieldvalor-trabajo. Como no se había resuel- criticaron la visión clásicato realmente la paradoja del valor de uso, del valor en general alRicardo no atribuía a la demanda más que sostener que no se puedeun valor transitorio en la determinación del encontrar una medidavalor de cambio. Por ello, en el análisis de invariable del valor, puesto que éste es una relaciónRicardo los valores de cambio a largo plazo entre mercancías y no algodependían exclusivamente de los costes de intrínseco a ellas.trabajo asociados a la producción. Así, entienden que la escasez es, en últimaAdemás, del desarrollo realizado por Ri- instancia, la causa delcardo y Malthus de la obra de Smith, ha valor.habido otros desarrollos alternativos que,siguiendo a Backhouse (1988), podemos resumir agrupándolosen la Escuela Francesa, la Escuela Crítica Inglesa, la EscuelaAlemana y, en un plano más individual, J.S. Mill.En la Escuela Francesa, entre cuyos representantes más destaca-dos podemos citar a Say, Cournot y Depuit, se criticó el análisisde Ricardo, fundamentalmente en lo que se refiere a su teoría delvalor. En este sentido, J.B. Say, además de su conocida teoría delos mercados (la ley de Say), desarrolló una teoría del valor basa-da en la utilidad. Por su parte, Cournot consideró que los térmi-nos de utilidad y escasez en los que Say fundamentó su análisis,estaban definidos de forma imprecisa y planteó que el valor delos bienes sólo tiene sentido en términos de valor relativo. Final-mente, Dupuit introdujo conceptos fundamentales relacionadoscon la utilidad.Dentro de los críticos ingleses pueden destacarse Bailey y Long-field. El primero criticó la visión clásica del valor en general al sos-tener que no se puede encontrar una medida invariable del valor,puesto que éste es una relación entre mercancías y no algo intrín-seco a ellas. Así, entiende que la escasez es, en última instancia, lacausa del valor. El segundo autor, Longfield, relacionó la utilidad yel coste de producción por medio de la oferta y la demanda.En esta controversia de ideas respecto a la formación del valor, tam-bién merece destacarse la aportación conciliadora de Senior. En la
  • 167. 180 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICOconcepción de Senior el valor de los bienes está explicado por trestipos de factores: la utilidad que reportase su consumo, el grado enque pueden ser intercambiables y la limitación de su oferta. Asimis-mo, profundizó en la idea de utilidad avanzada por Say y Dupuit.[ I X . 6 L A S A P O R TA C I O N E S G E R M A N A S : THÜNEN Y GOSSEN]Thünen utilizó En lo referente a la Escuela Alemana,elementos del cálculo pueden destacarse los trabajos de Johanndiferencial con el objetode obtener una teoría Heinrich von Thünen y Gossen. El prime-de los beneficios y los ro utilizó elementos del cálculo diferen-salarios basada en la cial con el objeto de obtener una teoría deproductividad marginal. los beneficios y los salarios basada en laA su vez, Gossen productividad marginal. A su vez, Gossenpuede considerarse unantecesor de las teorías puede considerarse un antecesor de lasmaximizadoras de teorías maximizadoras de la utilidad quela utilidad, que más más tarde impulsaron y desarrollaron Carltarde impulsaron y Menger, Stanley Jevons y León Walras.desarrollaron Carl Aunque algunos autores hacen referenciaMenger, Stanley Jevons yLeón Walras a Gossen como antecedente de Jevons. Esto se considera incorrecto por otrosanalistas del pensamiento económico. Las voces más arriesga-das intentan mostrar a Gossen como propulsor del concepto denecesidad de Menger, aunque otros autores como Hayek (1934)descartan esta posibilidad. En todo caso, como nos recuerda elProf. Ekelund de la Universidad de Auburn, Gossen no consi-guió vender un ejemplar en vida de su obra. A los pocos años deeditar personalmente su trabajo, este funcionario prusiano volvióuna vez más junto a su editor para preguntarle si se había ven-dido alguna copia de su opera prima, ante su respuesta negativay ofendido por el escaso eco de su trabajo, retiró todos sus librosde la editorial, y agregándolos a los que tenía en su casa, hizo unapira funeraria de su obra. A los pocos años falleció de una graveenfermedad. Que se conozcan, no quedan copias de su libro,y que la trascendencia de su trabajo sea fruto de los que otrosautores han trasmitido de ella, es el motivo por el que el trabajode Gossen, o la denominada ley de Gossen de las necesidadeshumanas, se divulgó con gran lentitud por la Europa del s. XIX.
  • 168. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 181 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s[ I X . 7 E L Ú LT I M O D E L O S C L Á S I C O S : J.S. MILL]Por último, y no menos importante, sino todo lo contrario, debedestacarse la aportación de J.S. Mill (1848). En el ámbito delvalor, Mill distinguió, al igual que Smith, entre valor natural yvalor de mercado. Reconoció la influencia de la escasez en el va-lor a través de la demanda, y, en síntesis, consideraba que el va-lor era un concepto relativo cuyos determinantes se analizabanmediante la oferta y la demanda. En lo referente al problema dela producción y la distribución, consideró esencial la distinciónentre trabajo productivo e improductivo para explicar el procesode acumulación de capital. En este sentido, su posición puede en-cuadrarse dentro del análisis del crecimiento de Smith. En cuantoal análisis del problema de la distribución, Mill formuló una im-portante limitación a la teoría ricardiana de los salarios al intro-ducir lo que llamó “grupos no competidores”. La idea era que eltrabajo se podía agrupar en grupos de trabajo homogéneo, peroentre ellos no existía competencia, dada la imposibilidad de mo-vilidad de trabajadores entre distintos grupos. Por otra parte, Millconsideraba que las leyes que rigen la distribución del productosocial eran susceptibles de modificación, ya que, como resultadodel incremento del nivel educativo de la población, se controlaríala tasa de natalidad y, de este modo, se produciría un incrementode los salarios reales. Por tanto, en la visión de Mill, el excedenteneto, motor del crecimiento económico, debe incluir, además delas rentas y beneficios, la subida de los salarios reales.Finalmente, quizá una de las aportaciones más relevantes de Millse sitúa en el campo de la economía internacional. Mill introdujo,en el análisis del comercio internacional, la teoría de la demandarecíproca, la cual, basándose en las leyes de la oferta y la deman-da, permite determinar las cantidades óptimas intercambiadasentre los países así como la relación real de intercambio.En definitiva, tal como se establece en Screpanti y Zamagni(1997), en la obra de Mill se entremezclan una serie de pensa-mientos y problemáticas teóricas que hacen que pueda ser con-siderada de transición entre el pensamiento económico clásicoy neoclásico.
  • 169. 182 LA ECLOSIÓN DEL PENSAMIENTO CLÁSICO Debates Abiertos1. Carlos Martínez de Irujo destaca de la obra de Smith su con-cepto de división del trabajo. ¿Creé que la España de Martínez deIrujo sería muy diferente de la Francia que anhelaba Colbert?2. ¿Existen naciones, como la India, que puedan estar viviendoun problema maltusiano?3. El valor es algo intrínseco a las mercancías, ¿o no? ¿Tendríanrazón los críticos ingleses a Ricardo?N O TA S1 Las citas relativas a Carlos Martinez de Irujo están tomadas del Discurso Prelimi- nar del Traductor a la versión en español del Compendio de la obra inglesa intitu- lada Riqueza de las Naciones, realizado por el Marqués de Condorcet.2 Así nos lo recuerdan Barbé, Ll. (1996) en su capítulo 5 y Hunt, E.K. (1979) en las páginas dedicadas a Malthus.3 Cita sobre Malthus extraída de Barbé, Ll (1986)4 Principios de economía política y tributación.5 Essay on profits.6 Esto ha sido señalado con detalle por Spiegel (1987)7 Blaug (1985), p. 182-183.8 Calificativo utilizado por Schumpeter (1994)9 Lideradas por Blaug (1985) y Schumpeter (1994)10 Backhouse (1988)11 Se denomina vicio ricardiano a aquellos trabajos académicos que presentan un elevado grado de abstracción.12 Situación muy similar, por otra parte, a la que estaba sufriendo Gran Bretaña en ese momento. Los navíos franceses bloqueaban las relaciones comerciales de Gran Bretaña con el resto del mundo. Esto provocó que el precio del cereal británico aumentará entre 1790 y 1810 a un promedio del 18% anual.13 Fue el inventor del arado escocés.14 Mayor número menor fertilidad, es decir, peor tierra de cultivo.15 La producción resultante de igualar el coste marginal al ingreso marginal cuando el coste de los factores es 400 euros por unidad y 4 euros el precio del celemín.
  • 170. MARX Y LA E C O N O M Í A S O C I A L I S TA[ X . 1 L A S E S C U E L A S S O C I A L I S TA S Y L O S M A R X I S TA S ][X.2 KARL MARX][ X . 3 E L C A P I TA L ]
  • 171. MARX Y LA E C O N O M Í A S O C I A L I S TA[ I X . 1 L A S E S C U E L A S S O C I A L I S TA S Y L O S M A R X I S TA S ]Es necesario distinguir varias direcciones. Aunque la concepciónsocialista de la vida es antiquísima, una visión científica de lamisma no se da hasta el siglo XVIII.A los primeros pensadores socialistas podemos clasificarlos bajola forma general de socialistas utópicos, y sus precedentes seencuentran ya en Platón. Con el resurgimiento de los escritosplatónicos, en el renacimiento, las ideas transformadoras de lassociedad vuelven a ocupar su asiento en el salón de las ideas. To-más Moro, en el siglo XVI, con su obra Utopía y Campanella, enla misma época, con su Ciudad del Sol, son los más interesantes yrepresentativos. Otras dos obras de menor interés pero tambiénrelevantes son Viaje a Icaria de Cabet y Océano de Harrington.
  • 172. 186 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAEl término socialismo es En todas ellas se abordan problemas de or-un concepto general que den social, con escaso contenido económi-abarca aquellas teoríasy tendencias que quieren co y sin ninguna consideración científica.sustituir o remplazar Claro es que estos autores, como algunosel orden económico y otros, por ser anteriores a la escuela clási-social fundado sobre el ca, no pueden ser citados como reacciona-individualismo por un rios de ella. La reacción no se inicia, comoestado social de carácterigualitario. se ha indicado, hasta el siglo XVIII, y estos no constituyen más que un precedente deJohann Karl Rodbertus las doctrinas colectivistas.(1805-1875) esconsiderado como el El término socialismo es un concepto ge-fundador del socialismocientífico. neral que abarca aquellas teorías y tenden- cias que quieren sustituir o remplazar elCondenaba la lucha de orden económico y social fundado sobreclases y la revolucióny era básicamente un el individualismo por un estado social demonárquico conservador. carácter igualitario. Sentía atracción por Entre los predecesores de los socialis-cierto modo de socialismode estado tas científicos tenemos una serie de au- tores que desarrollan sus teorías en elEl marxismo es una siglo XVII y otros más importantes quereligión. viven durante el siglo XVIII y principiosPara el creyente muestra del siguiente, los cuales son: Saint Simonun sistema de fines últimos (1780-1825); Sismondi (1773-1842); Ro-que dan un sentido a lavida. bert Owen (1771-1858), y Carlos Fourier (1772-1827). Todos ellos se encuentran Sus fieles ven la influidos por una serie de escritores ante-existencia de normasabsolutas que riores, coetáneos de la Revolución Fran-permiten juzgar los cesa, como fueron Morelly, Mably, Bris-acontecimientos. sot, Dodwin, Hall y Thomson.En segundo lugar, aporta Se considera a Johann Karl Rodbertusuna guía para alcanzar (1805-1875) como el fundador del socia-los fines buscados, lo lismo científico. Este escritor alemán con-que implica un plan de denaba la lucha de clases y la revolución ysalvación y la denunciade aquellos planes que era básicamente un monárquico conserva-deben ser evitados a lahumanidad. dor. Presentaba un claro entusiasmo por un cierto tipo de socialismo. Sentía atrac-ción por cierto modo de socialismo de Estado, que por otra par-
  • 173. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 187 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ste, resultaba aceptable para una gran parte del público. Plantea-ba la tesis de que lo único que sustrae al trabajador parte de suproducto es la estructura institucional, de ahí que plantee queesta sea de carácter estatal. Aunque desde los tiempos actualespodríamos pensar en un proceso nacionalizador para transfor-mar la estructura institucional, la propuesta de Rodbertus fue lavía fiscal. Se convierte este autor, al realizar esta propuesta, enuno de los pioneros a la hora de reivindicar el uso de los impuestos paraotros usos diferentes al del erario público.[X.2 KARL MARX]No obstante, el socialismo científico tiene un personaje tan des-tacado como Karl Marx. Solamente Quesnay y otro gran econo-mista, J. M. Keynes, han obtenido un nivel de fidelidad por partede sus discípulos comparable al recibido por Marx.Joseph Alois Schumpeter comienza su conocida obra Diez gran-des economistas de Marx a Keynes por el Marx profeta. Con estehecho, este gran economista que es Schumpeter, intenta ponerde relieve un carácter propio del marxismo. El marxismo es unareligión. Para el creyente muestra un sistema de fines últimosque dan un sentido a la vida. Sus fieles ven la existencia de nor-mas absolutas que permiten juzgar los acontecimientos. En se-gundo lugar, aporta una guía para alcanzar los fines buscados, loque implica un plan de salvación y la denuncia de aquellos planesque deben ser evitados a la humanidad. Podríamos incluso decirque el marxismo sería de aquellas religiones que prometen el cie-lo aquí en la Tierra, y no más allá de la muerte.Aunque este carácter religioso del marxismo no es el más impor-tante, si sirve para mostrar porqué una obra como la de Marxalcanza la inmortalidad. Otros científicos ha tenido la historiade categoría igual o superior a la suya, y, sin embargo, no han al-canzado un sitio en el Olimpo de los dioses, como sí lo ha hechoKarl Marx.En el marco de mediados del siglo XIX, el mensaje de Marx llegóa representar para millones de obreros, de corazones humanos,un nuevo sentido de la vida. La mayoría de estos hombres ibanguiados por un arsenal de consignas de partido, por una gran
  • 174. 188 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAcantidad de expresiones encendidas, de acusaciones y de gestoscoléricos que estimulaban la movilización de las clases más des-favorecidas. Ciertamente, un número importante de los segui-dores de Marx no llegaba a comprender enteramente el mensajeque se quería transmitir. [ENMARCADO EN SU ÉPOCA]El marxismo conquistó El materialismo mecanicista se imponíauna adhesión entusiasta entre las mentes mejor amuebladas de laporque predicó desde época, y la sociedad en general presentabauna actitud analíticay con la vista puesta una tendencia racionalista y materialista,en las necesidades más no toleraban ningún credo que no pre-profundamente sentidas sentase connotaciones científicas o pseu-de los hombres. docientíficas. Si el marxismo únicamenteSe consideró mensajero mostrase un deseo de alcanzar unas metasde su Dios. La deidad en de paraíso terrenal y no celestial, no hubie-nombre de quien hablaba ra generado el fervor popular que provocó.era la lógica del procesodialéctico de la historia. El marxismo conquistó una adhesión en- tusiasta porque predicó desde una actitudanalítica y con la vista puesta en las necesidades más profunda-mente sentidas de los hombres. Los seguidores de Marx tenían elconvencimiento de que terminarían alcanzando la victoria.El discurso político suele venir acompañado generalmente del sen-timentalismo, no fue este el caso de Karl Marx, que eludió todomensaje en torno a la belleza del ideal socialista, separándose deeste modo de los denominados socialistas utópicos. Estuvo, igual-mente, alejado de esa tendencia, tan característicamente burgue-sa, de glorificar al trabajador. Su postura fue más bien distantehacía los problemas coyunturales y centrada en objetivos socialesque estaban mucho más lejos que el simple día a día. Al igual quetodo profeta, no se considera mensajero de su propia obra, sino deSu concepción se asienta su Dios. En el caso de Marx, la deidad enen dos pilares básicos: nombre de quien hablaba era la lógica deluno, es el sentido proceso dialéctico de la historia.evolucionista de lahistoria, tomado de la La principal obra de este maestro alemán,filosofía de Hegel; que es Marx, fue el Capital, trabajo queotro, su concepto de valor,que Marx toma de la contiene la esencia de todo el marxismo.Escuela Clásica inglesa. Su concepción se asienta en dos pilares bá-
  • 175. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 189 V. S a l c i n e s & E . B a r r o ssicos: uno, es el sentido evolucionista de la historia, tomado de lafilosofía de Hegel; otro, su concepto de valor, que Marx toma dela Escuela Clásica inglesa y concretamente de David Ricardo ensu enunciado “las cosas valen por lo que cuesta producirlas”, esto es,por el trabajo a ellas incorporadas. [EL CARÁCTER HEGELIANO DE MARX]Respecto al primero de los pilares básicos Lo que propugna la visiónde Marx, el carácter hegeliano de su obra materialista de Marx, es que las condicionesy su pensamiento, no existe un consenso económicas contribuyenamplio. Sobre ello, Schumpeter(1997) co- a configurar lasmenta que Marx sería propiamente neohe- instituciones de caráctergeliano; es decir, aceptaba las opiniones y metafísico, y a explicar sumétodos fundamentales de Hegel, pero re- nacimiento y su caídachazaba, sustituyéndolas en buena medida Su interpretaciónpor sus opuestas, las tesis conservadoras económica de la historia se resume en dosque otros muchos discípulos extraían de la proposiciones.filosofía del maestro. El mismo Marx, enel prefacio a la segunda edición del primer 1.- El determinante fundamental de lasvolumen de El Capital, afirma que, nun- estructuras socialesca subordinó la ciencia positiva a la meta- está constituido por lasfísica. Realmente el lector de las obras de condiciones o formas de laMarx podrá observar que los razonamien- producción.tos expuestas en estas se apoyan general- 2.- Las formas demente sobre hechos sociales y que ninguna producción tienen sude las fuentes empleadas para elaborar sus lógica propia.tesis pertenecía al dominio de la filosofía.La visión materialista del desarrollo histórico es de corte hege-liano, de hecho, no se puede afirmar que la interpretación de lahistoria de Marx sea más profundamente materialista que la delpropio Hegel.En honor a ese concepto de materialismo, se ha pregonado mu-chas veces, por voces poco informadas pero seguidoras del mar-xismo, que las religiones, los sistemas metafísicos, las escuelas ar-tísticas, las ideas éticas y las decisiones políticas pueden reducirsea motivaciones económicas. Cuando realmente, lo que propugnala visión materialista de Marx, es que las condiciones económicascontribuyen a configurar las instituciones de carácter metafísico,
  • 176. 190 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAy a explicar su nacimiento y su caída. De hecho, su interpretacióneconómica de la historia se resume en dos proposiciones: a. El determinante fundamental de las estructuras sociales está constituido por las condiciones o formas de la produc- ción. Estas estructuras sociales crean las acciones y las ci- vilizaciones. El ejemplo de los molinos utilizado por Marx, clarifica esta idea: El molino movido por brazos humanos crea las sociedades feudales y el molino de vapor las socie- dades capitalistas. b. Las formas de producción tienen su lógica propia. Estas for- mas mudan de acuerdo a sus propias necesidades, teniendo la capacidad de engendrar a las que han de sucederla. Si retomamos el ejemplo de los molinos, podemos decir que la molienda a brazo crea una situación social y económica tal que la adopción de nuevos sistemas de tracción para el molino se presenta como una necesidad; esta de tal impor- tancia, que los propios agentes sociales - piénsese en los braceros como un grupo social de futuros desempleados - serían incapaces de frenar. Por otra parte, el nuevo molino de vapor crea unas nuevas funciones y posiciones sociales, nuevas maneras de entender las cosas, que se desarrollan hasta sobrepasar los límites de su propia estructura.[X.3 E L C A P I TA L ]La forma de mercancía que El Capital constituye la continuaciónadopta el producto del trabajo de su libro Contribución a la crítica deo la forma de valor que reviste la economía política publicado en 1859.la mercancía, es la célulaeconómica de la sociedad En el capítulo primero de El Capital de-burguesa. sarrolla muchos puntos que no hacían más que esbozarse en Contribución. Eneste capítulo trata de un modo sencillo el análisis de la mercancía ytrata con gran claridad el concepto de valor. Plantea Marx que laforma del valor, que cobra cuerpo en la forma dinero, no puede sermás sencilla y llana. Y, sin embargo, el espíritu del hombre se hapasado más de dos mil años forcejeando en vano por explicársela, apesar de haber conseguido, por lo menos de un modo aproximado,analizar formas mucho más complicadas y preñadas de contenido.
  • 177. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 191 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s¿Por qué? Porque es más fácil estudiar el organismo desarrolladoque la misma célula. En el análisis de las formas económicas denada sirven el microscopio ni los reactivos químicos. El único me-dio de que disponemos, aseveraba Marx, es la capacidad de abs-tracción. La forma de mercancía que adopta el producto del trabajoo la forma de valor que reviste la mercancía es la célula económicade la sociedad burguesa.A Marx no le interesaba criticar el mayor o menor grado de desa-rrollo de las contradicciones sociales que brotan de las leyes natu-rales de la producción capitalista. Como decía Marx, los países in-dustrialmente más desarrollados no hacen más que poner delantede los países menos desarrollados el espejo de su propio porvenir.Le interesaba estas leyes de por sí, estas tendencias que actúan yse imponen con férrea necesidad.Algunos han tildado, ya desde los comienzos del siglo XX, a losmarxistas de no ser una escuela. Argumentaban para ello la adhe-sión a una doctrina política, pero como muy bien advierte Schum-peter(1954), la adhesión a un credo puede afectar al caráctercientífico del trabajo de un grupo, pero no puede destruirlo.Los marxistas realizaron un trabajo analí- Todos los bienestico, aceptaron un maestro y una doctrina económicos, al estar en una relación de cambio,y trabajaron en contacto íntimo, aunque es porque existe entre ellosno siempre armonioso. “algo” que les es común. Ese “algo” en comúnEn la primera de sus tesis, el marxismo a todas las mercancíassupone que el hombre sólo se mueve por sólo puede ser el trabajoconsideraciones de tipo material y econó- humano.mico. Es su llamada y corrección al con- La diferencia decepto ricardiano del valor. precio entre la primera mercancía sin elaborarEn la segunda de sus tesis, supone que to- (cuero, por ejemplo) ydas las cosas que se compran y venden, es el producto definitivodecir, todos los bienes económicos, al es- (zapatos) origina latar en una relación de cambio, es porque ganancia del capitalista, de donde se deduce que elexisten entre ellos “algo” que les es común. valor del producto últimoEse “algo” es capaz de establecer la propor- ha aumentado gracias alción del valor de los bienes que se cambian. trabajo incorporado a laMarx nos indica que ese “algo” en común a materia prima.
  • 178. 192 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAtodas las mercancías sólo puede ser el trabajo humano que ha cos-tado producirlas u obtenerlas. Pero agrega más, y ello supone suenmienda y corrección al concepto ricardiano del valor, el trabajono hay que considerarle como el específicamente empleado en laobtención de una mercancía concreta, sino el trabajo medio social-mente necesario.Con las dos tesis enunciadas – la del materialismo histórico y lade la teoría del valor – va Marx a proporcionarse los elementosnecesarios para la construcción total de su sistema.Por la teoría del valor sienta el principio de que, en una sociedadcapitalista (como la de su tiempo), el propietario de los mediosde producción y dueño del dinero adquiere las materias primasy la mano de obra para la producción u obtención del productodefinitivo. La diferencia de precio entre la primera mercancía sinelaborar (cuero, por ejemplo) y el producto definitivo (zapatos)origina la ganancia del capitalista, de donde se deduce que elvalor del producto último ha aumentado gracias al trabajo incor-porado a la materia prima. Pero el capitalista - dice Marx - noremunera al obrero con el producto íntegro de su trabajo. El sa-lario pagado al trabajador es siempre menor; Marx supone que,por ejemplo, de las ocho horas de jornal en una fabrica, el em-presario capitalista paga al obrero un salario que corresponde asu remuneración integra por el trabajo desarrollado, por ejemplo,cinco horas; las tres horas restantes, proporcionan, según él, unvalor que ya no va a manos del trabajador, sino del propietario,dueño de los bienes de los productos definitivos. A este segundovalor lo llama Marx plusvalía, o sea, aquella cantidad de trabajono pagada al obrero por el capitalista.A esto llegó Marx después de un análisis de la economía capi-talista, en la que distingue dos ciclos: el primero, en el que loscambios se verifican bajo el orden mercancía-dinero-mercancía.En el segundo ciclo los cambios adoptan esta otra formula: dine-ro-mercancía-dinero. En este segundo movimiento de cambio elinterés de la operación radica en que la cantidad de dinero últimaes mayor que la que se anticipó en el comienzo.
  • 179. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 193 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s El capitalista pone enEn el primer ciclo -dice Marx- no se da la circulación, inicialmente,plusvalía, el movimiento empieza y acaba su dinero y compra lasen la mercancía. En el segundo ciclo, en materias primas y el trabajo necesario para lacambio, la plusvalía es la norma. Siendo el obtención de la mercancíadinero el principio y el fin de la cadena, re- o producto definitivo, que,sulta vano cambiar un euro para obtener revendida, proporcionaotro euro nada más: se hará el cambio para nuevamente dinero.obtener un beneficio mayor. Entonces re- Como lo que se paga alsulta que la única mercancía que puede ori- trabajador es menos queginar ese aumento de valor es el trabajo. El lo que realmente valecapitalista pone en circulación, inicialmen- y produce, he aquí el beneficio capitalista de late, su dinero y compra las materias primas plusvalía.y el trabajo necesario para la obtención dela mercancía o producto definitivo, que, revendida, proporcionanuevamente dinero. Como lo que se paga al trabajador es menosque lo que realmente vale y produce, he aquí el beneficio capita-lista de la plusvalía.El capital engendra la plusvalía que, a su vez, aumenta el ca-pital; todo el interés de los capitalistas reside en el ahorro, queaboca en uno de los vaticinios marxistas de mayor interés: laacumulación y concentración creciente de capitales. Disminuyeel número de sus tenedores o poseedores, pero se aumenta y con-centran las explotaciones. Este proceso acumulativo de capitaleslleva consigo el aumento del proletariado y, que bajo un estadode opresión burguesa iría generando continuas pérdidas en elnivel de vida de la clase proletaria. Marx, como hemos mostrado,asigna a la acumulación del capital la causa del pauperismo delas clases medias; se inicia así, según él, el primer estadio que hade acarrear la implantación del comunismo: la proletarización delas clases sociales. [LA LUCHA DE CLASES]Del segundo de los principios fundamentales, y que se refiere a laconceptualización filosófica de las tesis marxistas como filosofíainspirada en el materialismo histórico. Marx viene a conceptuarque la sociedad liberal y capitalista ha producido una digresiónen las clases sociales que aboca a la lucha de las mismas por laconstante diferenciación entre capitalistas, burgueses y proleta-
  • 180. 194 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAMientras una riado. La lucha de clases está enunciadadeterminada clase en Marx como una de las realizaciones degoce de autoridad yprivilegios, surgirá un su programa político. La lucha de clases esconflicto para cambiar la consecuencia necesaria para un sistemael orden establecido. que, como el marxismo, preconizaba la re-Entiende que esta volución social después de haberse llegadosituación de conflicto al máximo en la disgregación de los valores(desigual distribuciónde la renta, el “ejército” éticos informadores de cualquier otro sis-de desempleados, los tema político. La acumulación de capitalesfenómenos de monopolio, vendría a favorecerla porque el acapara-etcétera) es ignorada por miento de unos pocos de todos los medioslos economistas clásicos. de producción y, en consecuencia, de la ri-Explica la determinación queza, haría más patente la discordanciadel salario por variables de lo social en sólo dos términos: capita-tales como el grado de listas y proletarios. Cuando tal concentra-organización y poderrelativo de la clase ción llegase al máximo habría de hacerse latrabajadora. revolución de las masas. Instaurándose así, en su primera fase, la dictadura del proleta-riado, que socializaría los medios de producción hasta que llegaseel momento en que hubiera de abolirse esta.Las tesis críticas de Marx cuestionaron la propia esencia de lasociedad capitalista. La idea clásica de equilibrio entre las clasessociales y la distribución del producto, es rechazada por Marx.Desde la perspectiva marxista, hay una clase social dominada,perjudicada en distribución de la renta (la clase del trabajo) y,por ello, la evolución de las sociedades se caracteriza por el con-flicto permanente.Así, mientras una determinada clase goce de autoridad y privi-legios, surgirá un conflicto para cambiar el orden establecido.Marx entiende que esta situación de conflicto (desigual distribu-ción de la renta, el “ejército” de desempleados, los fenómenos demonopolio, etcétera) es ignorada por los economistas clásicos.Entonces, dado este funcionamiento de las sociedades, las “rela-ciones de producción” están sometidas a un cambio permanentey, por esa razón, la interpretación de la Escuela Clásica del equi-librio económico, para Marx, carecía de interés.
  • 181. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 195 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sDesde la concepción de una sociedad en La conquista delconflicto, Marx explica la determinación sector socialista de la intelectualidad rusa pordel salario por variables tales como el gra- el marxismo se debió endo de organización y poder relativo de la gran medida a que laclase trabajadora y las variaciones en el especulación marxista“ejército de reserva”. Finalmente, en lo resultó afín al espíritureferente al análisis del crecimiento o, en ruso.su terminología, proceso de acumulación Marx fue el autor quedel sistema capitalista, el análisis de Marx los economistas rusos intentaban dominar aconduce a la predicción de un empobreci- fondo, incluso aquellosmiento progresivo de la clase trabajadora que eran críticos con losque desencadenará, como ya hemos men- enunciados marxistas.cionado anteriormente, un conflicto defi-nitivo y la ruptura del sistema, con el acceso del proletariado aclase dominante.El trabajo científico de carácter marxista ha tenido, prácticamen-te desde siempre, a sus mejores artesanos en Rusia y en Alema-nia. Desde luego, hasta el periodo de posguerra de la segundaguerra mundial no existieron marxistas destacados fuera de estosdos países.La conquista del sector socialista de la intelectualidad rusa porel marxismo se debió en gran medida a que la especulación mar-xista resultó afín al espíritu ruso. Marx fue el autor que los eco-nomistas rusos intentaban dominar a fondo, incluso aquellos queeran críticos con los enunciados marxistas. El más insigne de loscríticos fue Tugan-Baranovski.En el caso de Alemania, la propagación del marxismo vino de lamano del partido socialdemócrata y de la adopción por parte deeste del marxismo como ideología troncal del partido (1891).La organización del partido socialdemócrata apoyó con enormepasión a los intelectuales marxistas ortodoxos, abandonando aaquellos otros, que aun siendo socialistas, no promulgaban conel marxismo. La fuerza de este empuje partidario promovió queuna parte importante de los socialistas se unieran a las filas delmarxismo.
  • 182. 196 MARX Y LA ECONOMÍA SOCIALISTAEl Partido Socialdemócrata en Alemania estuvo liderado hasta1895 por Friedrich Engels, patriarca del partido, quien dispu-so hasta su muerte de una autoridad rara vez discutida - con lasalvedad de Rosa Luxemburg - pero nunca derrotada en ningúnterreno salvo el de la táctica. A su muerte, el papel de patriarcarecayó en Karl Kautsky. Aunque conoció a Marx y le fue abso-lutamente fiel y leal, nunca pudo ejercer de sumo sacerdote delmarxismo alemán, entre otras cosas, porque no era absolutamen-te rígido, sino que era capaz de hacer concesiones a los discre-pantes sobre cuestiones particulares dentro del círculo internode autores del partido. Debates Abiertos1. ¿Es el marxismo una religión para sus seguidores?2. ¿Considera correcta la visión hegeliana de la historia?3. ¿Los elementos que determinaba la lucha de clases, siguenvigentes en Europa? y ¿en América Latina?
  • 183. D E L D E B AT E FILOSÓFICO AL ECONÓMICO[XI.1 LA APLICACIÓN ECONÓMICA DE UN CONCEPTO FILOSÓFICO: LA UTILIDAD][XI.2 UNA TEORÍA DE LA ELECCIÓN M A R G I N A L I S TA ][XI.3 LA CONSTRUCCIÓN DE UN NUEVO SISTEMA ECONÓMICO: ¿POR DONDE EMPEZAMOS?][XI.4 LOS BIENES ECONÓMICOS][XI.5 EL CONCEPTO DE PREVISIÓN]
  • 184. D E L D E B AT E FILOSÓFICO AL ECONÓMICO[XI.1 LA APLICACIÓN ECONÓMICA DE UN CONCEPTO FILOSÓFICO: LA UTILIDAD]El Utilitarismo, doctrina económica que nace en el siglo XIXy que permanece como dominante en el siglo XX, tiene a Jere-my Bentham y John Stuart Mill1 como principales artífices. Noobstante sus concepciones sobre esta doctrina son distintas. Laprimera, vinculada a Jeremy Bentham, descansa su concepcióndel utilitarismo en tres supuestos psicológicos. Los cuales son: 1. El único objeto posible de voluntad o deseo es el placer o la ausencia de dolor. 2. El placer es susceptible de medida o, lo que es lo mismo, todos los placeres son cualitativamente iguales.
  • 185. 200 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOEl Utilitarismo, 3. Los placeres de distintas personasdoctrina económica que pueden compararse entre sí.nace en el siglo XIX yque permanece como John Stuart Mill sustenta la doctrina uti-dominante en el siglo litarista en el carácter social del hombre.XXI, tiene a JeremyBentham y John Stuart Cree2 Mill que el ser humano es sensible aMill como principales la situación social que le rodea y por tantoartífices de modo implícito asume la existencia deJohn Stuart Mill sustenta un sistema de valores comunes para la so-la doctrina utilitarista ciedad, los cuales son determinantes a laen el carácter social del hora de alcanzar su propia felicidad.hombreFue el benthanmismo, a El debate abierto por estas discrepancias influyó no solo en el campo de la filosofía,través del marginalismo, también se hizo patente en el desarrollo deel que tendría una mayorinfluencia en el desarrollo la teoría económica. La Economía Políti-de la teoría económica ca3 y el razonamiento lógico de Mill, al-neoclásica canzaron sobre la segunda mitad del sigloXIX una época de gran esplendor, pero sería el benthanmismo através del marginalismo, el que tendría una mayor influencia enel desarrollo de la teoría económica neoclásica. Es decir, en lateoría económica predominante actualmente.Mientras Mill publicaba con éxito Utilitarianism, Stanley Jevons- uno de los padres del marginalismo y benthamista - formula lasnociones marginalistas básicas para la explicación de la econo-mía desde la perspectiva del intercambio y el comportamientohumano en Brief Account of a General Mathematical Theory ofPolitical Economy.4[XI.2 UNA TEORÍA DE LA ELECCIÓN MARGINALISTA ]Jevons desarrolla, Una década más tarde de que saliera a lasustentándose en luz Utilitarianism, se da a conocer la TheoryBentham, la teoría del of Political Economy5 de Jevons, donde de-comportamiento humano sarrolla, sustentándose en Bentham, lateoría del comportamiento humano a partir de lo que el denomi-nó Theory of Plasure and Pain (Teoría de los placeres y las penas):
  • 186. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 201 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s Pleasure and Pain as Quantities PROCEEDING to consider how pleasure and pain can be es- timated as magnitudes, we must undoubtedly accept what Ben- tham has laid down upon this subject. To a person, [he says] considered by himself, the value of a plea- sure or a pain, considered by itself, will be greater or less accor- ding to the four following circumstances: (1) Its intensity. (2) Its duration. (3) Its certainty or uncertainty. (4) Its propinquity or remoteness. These are the circumstances wich are to be considered in estima- ting a pleasure or a pain considerd each of them by itself.* Bentham goes on to consider three other circumstances wich rela- te to the ultimate and complete result of any act or feeling; these are […] These three last circumstances are of high importances as regards the theory of morals; but they will not enter into the more simple and restricted problem wich we attempt to solve in economics6.De modo simultáneo a Jevons, Walras y Menger desarrollan mo-delos de elección del consumidor7 dando lugar al comienzo de laeconomía neoclásica8. La coincidencia temporal en la apariciónde los trabajos de estos tres grandes eco- De modo simultáneo anomistas propició una homogeneización Jevons, Walras y Mengerde la teoría de la utilidad marginal que desarrollan modelos de elección del consumidorserá cuestionada posteriormente por des- dando lugar al comienzotacados miembros de la escuela austríaca9. de la economíaA juicio de los economistas liberales ads- neoclásicacritos a esta escuela económica, en Jevons La riqueza teóricay Walras la utilidad marginal es un simple expuesta en los trabajos“añadido” en un modelo matemático de de estos tres genios delequilibrio en el que el proceso humano siglo XIX nos permite observar una inmensade acción brilla por su ausencia, y que se gama de matices
  • 187. 202 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOmantiene inalterado al margen de que en el mismo se introduzcao no la ley de la utilidad marginal. Por el contrario, para Mengerla teoría de la utilidad marginal es una necesidad ontológica oconsecuencia esencial de su propia concepción del proceso diná-mico de la acción humana. [IGUALES PERO DISTINTOS]Realmente, y sin entrar en polémicas con los economistasaustríacos, la riqueza teórica expuesta en los trabajos de es-tos tres genios del siglo XIX nos permite observar una in-mensa gama de matices. Homogeneizar el trabajo de estos treseconomistas tiene un virtud que es en sí misma un defecto. Esuna virtud en la medida en que al estudiante que se acaba deintroducir en la Teoría Económica le proporciona una visión sen-cilla, yo incluso diría que a veces hasta infantil, del posiblementemayor esfuerzo teórico que se haya hecho en el campo de laCiencia Económica.Presenta el defecto de convertir un arco iris en un arco de unsolo color. La variedad de aspectos abordados por Jevons, Walrasy Menger no solo es una muestra de un trabajo prolífico, es tam-bién el indicador de futuras líneas de investigación que marcaronnuestros conocimientos actuales o que incluso están delimitandolas fronteras del conocimiento en la Teoría de la Elección.Los modelos de equilibrio general, tema que se suele abordar enúltimos cursos de carrera o en cursos de postgrado, no puedendejar nunca de mirar al modelo de equilibrio general walrasiano.Tres premios nobeles de los últimos años, como Amartya Sen,Harsanyi o Gary Becker, por no hablar del prestigioso KevinLancaster, han abordado en alguna de sus obras conceptos yaplanteados por Carl Menger. Nos estamos refiriendo a los atribu-tos de los bienes (Becker y Lancaster) o al orden de preferencias(Sen y Harsanyi).El intercambio ha protagonizado parte del trabajo de estos auto-res, pero quizás debamos buscar en los trabajos de Jevons y Pare-to (discípulo de Walras) las aportaciones de mayor trascendencia.
  • 188. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 203 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sPero, antes de conocer los fundamentos Utilizaremos a Mengerde la Teoría del Intercambio, sería positivo para acercarnos a los conceptos de bien y ordencomprender dos conceptos que son crucia- de prioridades.les para entender las bases de la Teoría de El eje de la actividadla Utilidad Ordinal: el bien y el orden de económica está en elprioridades. intercambio y en el concepto de utilidad.El lector podrá acercarse a ellos a través del Estos conceptos losconocimiento de la obra de Carl Menger. abordaremos con la visión de Stanley Jevons.El eje de la actividad económica está en elintercambio y en el concepto de utilidad. El concepto de equilibrio general lo estudiaremosEstos conceptos los abordaremos con la a través de la mirada devisión de Stanley Jevons. Walras.Por último, no debemos olvidar que el sistema económico fun-ciona como un todo integrado o interrelacionado. Los modeloseconómicos que intentan explicar este funcionamiento son losllamados de equilibrio general. Entenderemos las bases de sufuncionamiento a través del expuesto por Leon Walras.[XI.3 LA CONSTRUCCIÓN DE UN NUEVO SISTEMA ECONÓMICO: ¿POR DONDE EMPEZAMOS?]Carl Menger fue, hasta su entrada en la Universidad, un altofuncionario de la corte Austro-Húngara. Aunque había tenidouna exquisita formación no provenía de los círculos académicos.Al contrario que otros grandes padres de la Teoría Económica,no hereda de un gran maestro lo que hoy denominaríamos unalínea de investigación. Otea Menger el horizonte del saber y de-cide construir la piedra angular de su obra, su Teoría del Valor, apartir de .......Pero, aquí se le presenta un interrogante. ¿Por dónde se debe co-menzar a construir ?. Esta es una pregunta que actualmente no sehace. ¿Por qué?, quizás porque se respondió ya en el siglo XIX.La aclaración sobre lo que es un bien fue considerada en esa mis-ma época, y Menger fue un claro ejemplo de ello. Era el primer
  • 189. 204 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOpeldaño que había que ascender para poder construir una Teoríadel Valor.Ese esfuerzo intelectual realizado en el último tercio del sigloXIX relajó y relaja los esfuerzos de numerosos economistas delcampo de la Teoría de la Elección. De hecho, numerosos ma-nuales de Economía Política destinan una parte de sus capítulosintroductorios a mostrar diferentes clasificaciones de bienes. [ E L B I E N , E L P R I M E R PA S O ]La cualidad de bien no Una comprensión de la teoría del valores algo intrínseco de los de Menger, como no podía ser menos, co-bienes mismos, es decir, mienza con la Teoría General del Bien. Elno es una propiedad delos bienes, sino que se cuidado que Menger mostró a la hora denos presenta únicamente desarrollar esta teoría, nos puede servircomo una relación que para comprender la importancia que tie-algunas cosas tienen conne en el desarrollo posterior de su trabajo.los hombres. Por otra parte, si hiciéramos nuestro el ra-zonamiento lógico que Stuart Mill utilizó para elaborar el índi- 10ce de sus Principios de Economía Política, podríamos afirmar quela importancia de la teoría general del bien en el desarrollo de suteoría del valor era tal que no se podía aplazar para ninguna otraparte de sus Grundsätze o Principios11.Comienza destacando las perspectivas y relaciones necesariaspara pasar del concepto de cosa al de bien12: 1. Una necesidad humana 2. Que la cosa tenga tales cualidades que la capaciten para mantener una relación o conexión causal con la satisfac- ción de dicha necesidad. 3. Conocimiento, por parte del hombre, de esta relación causal. 4. Poder de disposición sobre la cosa, de tal modo que pueda ser utilizada de hecho para la satisfacción de la menciona- da necesidad.Uno de los conceptos fundamentales y que destacó Menger conclaridad es que la cualidad de bien no es algo intrínseco de losbienes mismos, es decir, no es una propiedad de los bienes, sino
  • 190. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 205 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sque se nos presenta únicamente como una relación que algunascosas tienen con los hombres. Al realizar este análisis sobre laesencia de los bienes, Menger retoma y mejora los avances de laTeoría del Bien13. Para Menger los hombres emplean las cantida-des de bienes disponibles para satisfacer sus necesidades de lamanera más completa posible14. Como resultado de esta relaciónentre necesidad y la cantidad de bienes disponibles, puede darseuna triple posibilidad15:La primera posibilidad, respecto a la mayoría de los bienes, seregistra siempre. De modo que, forzosamente debe quedar in-satisfecha una parte de las necesidades cubiertas por los bienesligados a dichas necesidades. La principal consecuencia que sederiva de este hecho es que los hombres bajo el objetivo de satis-facer todo lo posible sus necesidades, se esforzarán en16: 1. Mantener aquella cantidad parcial de los bienes de que disponen en la relación cuantitativa anteriormente existente.La idea que subyace es que, dado que no El individuo realizatenemos saciada nuestra necesidad, estan- una priorización dedo bajo el primer supuesto, intentaremos, necesidades, de modo que satisfaga antes laspor lo menos, que no disminuya la canti- necesarias, resignándosedad disponible. a dejar insatisfechas 2. Conservar las propiedades útiles de dichos aquellas menos necesarias bienes. [.....] toda utilización inadecuada de cantidades parciales de estos bienes tiene como consecuencia inevitable que también quedará insatisfecha una parte de aquellas necesidades que podrían haber sido cubiertas con una utilización racional de la masa total de bienes disponibles.Menger introduce, en este desarrollo, un elemento que será cru-cial en su desarrollo teórico, la capacidad previsora de los hom-bres, esta pretende satisfacer los siguientes fines: 3. Hacer una elección entre las necesidades más importantes, que satisfacen con las cantidades de bienes de que disponen, y aquellas otras que tienen que resignarse a dejar insatisfechas.En esta referencia de Carl Menger podemos observar un elemen-to que es crucial dentro de su teoría del valor: el individuo reali-za una priorización de necesidades de modo que satisfaga anteslas necesarias, resignándose a dejar insatisfechas aquellas menos
  • 191. 206 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOnecesarias. Este comportamiento del individuo supondría poste-riormente una de las bases sobre las se articularían importantesdebates sobre la existencia o no de ordenación lexicográfica den-tro de la teoría mengeriana del valor. 4. Alcanzar con una cantidad parcial dada dentro de la relación cuantitativa de bienes, y mediante un empleo racional, el mayor éxito posible, o bien, un éxito determinado con la menor cantidad posible. Dicho con otras palabras, utilizar las cantidades de bienes de consumo directo y sobre todo las cantidades de medios de producción de que disponen de una manera objetiva y racional, para satisfacer sus necesidades del mejor modo posible.Es posible que muchos lectores no familiarizados con la axio-mática de la Teoría de la Elección no alcancen a ver la impor-tancia de este debate. La ausencia de ordenación lexicográficaes un axioma fundamental de la teoría de la utilidad neoclásica.La existencia de ordenación lexicográfica impide la existencia desustituibilidad entre bienes e imposibilita la existencia de curvasde indiferencia. Se observaría ordenación lexicográfica si afirmá-ramos que las necesidades están jerarquizadas, y no se satisfacela necesidad n hasta que no se haya alcanzado la saciedad en lanecesidad n-1.[XI.4 LOS BIENES ECONÓMICOS]La reducción del Después de haber leído la pregunta ante-número de bienes no rior estamos ya en situación de definir loseconómicos va ligado bienes económicos. Estos serían aquelloscon el crecimiento de lasnecesidades humanas, y que cumplen la característica de que laeste a su vez, va ligado necesidad de los mismos es mayor que sucon el desarrollo cultural cantidad disponible, siendo por tanto losde las poblaciones no económicos aquellos donde la necesi- dad de estos es menor que la cantidad dis- ponible de los mismos.Esta definición expuesta es, lógicamente, coherente con las cau-sas de por qué los bienes pasan de no económicos a económicos: ….las causas por las que unos bienes no económicos pasan a ser económicos son de dos clases. O se deben a un aumento de la ne- cesidad o a una disminución de las cantidades disponibles.
  • 192. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 207 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s Las causas más importantes de las que se deriva un aumento de la demanda son: 1. el aumento de la población, sobre todo cuando se produce una acumulación local de la misma. 2. el desarrollo de las necesidades humanas, en virtud del cual aumentan las necesidades de una misma población, y 3. los progresos humanos en el conocimiento de la conexión cau- sal entre las cosas y su bienestar, a través del cual surgen nuevas aplicaciones utilitarias de estos bienes17.Como sugiere Menger, la reducción del número de bienes noeconómicos va ligado con el crecimiento de las necesidades hu-manas, y este a su vez, va ligado con el desarrollo cultural delas poblaciones. Nos muestra este autor la existencia de otrosbienes, que no son naturales, es decir están desarrollados por lasociedad y es tan fácil adquirirlos que la gente no les da un valoreconómico.Un mismo bien, como él explica, puede ser a la vez económicoy no económico, y esto a causa de que este disponga de diferen-tes niveles de calidadesA la hora de abordar la visión mengeriana A juicio de Menger,de los bienes económicos, no podemos ol- todos los seres humanosvidar citar a los bienes de orden superior planifican su futuro.(los bienes intermedios, por ejemplo, las Pero, aquellos con nivel cultural más elevado seruedas en un coche, los huevos en una tor- diferencian por prevertilla española) en los siguientes sentidos: la satisfacción de sus necesidades no sólo …..ningún bien de orden superior puede para cortos períodos alcanzar o reclamar para sí carácter eco- de tiempo, sino para nómico si no es apto para la producción espacios temporales de bienes económicos de orden inferior18. mucho más prolongados.[XI.5][EL CONCEPTO DE PREVISIÓN]La actividad económica como una planificación en orden al futu-ro es otro de los conceptos que arraiga en la literatura económicaa partir del marginalismo. El elemento de planificación temporal
  • 193. 208 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOes latente en toda la obra de Carl Menger y llega a este escenarioarrastrado de la mano por el principal concepto que ya hemosvisto, el de bien.Aunque anteriormente pudimos observar indicios del carácter pre-visor del hombre, no obstante el carácter no atemporal de los Grund-sätze de Menger, exigen que le dediquemos una especial atención.El prever la satisfacción de necesidades es un atributo inherentea la condición humana, y como Menger aclara en el siguientepárrafo, un mayor desarrollo económico no altera este atributo: ….ni siquiera el salvaje australiano se dedica a la caza sólo cuando tiene hambre, o construye su choza sólo cuando ya ha comenzado el crudo invierno y se halla inmediatamente expuesto a los calamitosos rigores del clima. Pero lo que distingue a los hombres de elevadas culturas de los restantes agentes económicos es que prevén la satisfacción de sus necesidades no sólo para cortos períodos de tiempo, sino para espacios temporales mucho más prolongados, procuran poner a seguro esta satisfacción por muchos años, incluso para toda su vida y, de ordinario, su pre- ocupación va incluso más lejos, de modo que tampoco a sus des- cendientes les falten medios necesarios para que a su vez puedan alcanzar este objetivo19.Las cantidades de bienes de primer orden necesarias para la sa-tisfacción de una necesidad concreta durante un período de tiem-po vienen determinadas de manera inmediata por la necesidad.Existiendo una mayor o menor incertidumbre sobre si dentro delos períodos de tiempo que restan por venir se dejaran sentir o nounas determinadas necesidades.Los bienes de primer orden necesarios para satisfacer las nece-sidades de una secuencia temporal dependen de las necesidadesque sepamos previstas y previsibles, es decir de las necesidadesciertas, pero también el hombre es consciente de que desco-noce si tendrá necesidad o no de determinados bienes, y enun afán de ser previsor tendrá en cuenta esas inciertas nece-sidades. Las necesidades ciertas no nos permiten asegurar lascantidades necesarias de los bienes de primer orden, las cualesson desconocidas.
  • 194. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 209 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s [ L A S N E C E S I D A D E S I N C I E R TA S ]Obviamente, las necesidades inciertas im- Menger considera que losplican igualmente un desconocimiento de hombres sólo consideranlas cantidades necesarias de bienes de pri- cubierta la necesidad cuando disponen demer orden, pero el afán de previsión impli- cantidades de bienescará la adopción de las medidas necesarias suficientes para todos lospara poder acoger cualquiera de esas nece- casos previsibles.sidades imprevistas. Utilizando los ejem- La incertidumbreplos de Carl Menger, la gente que vive en existente sobre si la necesidad de un bien seel campo tendrá en la medida de sus posi- presentará o no dentrobilidades una farmacia doméstica o en todo del plazo de tiempo decaso un cierto número de medicinas para los nuestra previsión, nocasos imprevistos. Los fondistas y hoteleros excluye la preocupacióntienen sus propios extintores de incendios por la eventual satisfacción de la misma.para conservar su propiedad si se producefuego, armas para defenderlas en caso necesario, o cajas fuertes aprueba de fuego y hurtos. En este caso de las necesidades incier-tas, Menger considera que los hombres sólo consideran cubiertala necesidad cuando disponen de cantidades de bienes suficientespara todos los casos previsibles. “Así pues, la incertidumbre exis-tente sobre si la necesidad de un bien se presentará o no dentro delplazo de tiempo de nuestra previsión no excluye la preocupaciónpor la eventual satisfacción de la misma. Por consiguiente, de estacircunstancia no se sigue que se ponga en duda nuestra necesidadde los bienes precisos para su satisfacción. Si los actores, como nosAl contrario, los hombres procuran, en la indica Menger, valoranmedida en que disponen de los medios ne- cuidadosamente sus actoscesarios, atender a la satisfacción eventual con objeto de buscar la más completa satisfacciónde esta necesidad y, siempre que se trata de sus necesidades, esde determinar el volumen de su necesidad lógico esperar que entotal, incluyen también en sus previsiones estos juegue un papellos bienes requeridos para alcanzar los ob- importante el efectojetivos antes mencionados”. experiencia o aprendizaje que se traslada de modoOtro elemento que nosotros resaltamos de generacional. Si esto fuera así,la teoría del valor de Menger es la valora- estaríamos observando unción cuidadosa que los hombres realizan de mecanismo procedimentalsus actos concretos de satisfacción de sus de satisfacción denecesidades, y como estos guían hasta don- necesidades.
  • 195. 210 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOde le es posible la actividad encaminada a la satisfacción de susdiferentes necesidades: …. podemos observar en todas partes cómo los agentes económi- cos contrapesan cuidadosamente la importancia relativa de to- dos y cada uno de los actos concretos que llevan a la satisfacción de sus diferentes necesidades en general y a la satisfacción más o menos completa de las necesidades de cada individuo y cómo guían hasta donde le es posible la actividad encaminada a la plena satisfacción de sus necesidades (economía) por los resulta- dos de esta comprobación20.Aunque Menger realiza estas aseveraciones con objeto de desta-car valoraciones distintas de los bienes, nosotros realizamos otrainterpretación complementaria a esta. Si los actores, como nosindica Menger, valoran cuidadosamente sus actos con objeto debuscar la más completa satisfacción de sus necesidades, es lógicoesperar que en estos juegue un papel importante el efecto expe-riencia o aprendizaje que se traslada de modo generacional, den-tro de los distintos grupos sociales. Si esto así fuera, estaríamosobservando un mecanismo procedimental de satisfacción de nece-sidades, el cual por otra parte no niega la existencia de diferentesvaloraciones de los medios, sino que se superpone a las escalas depreferencias subjetivas características de la teoría tradicional.La capacidad de desarrollo de las necesidades humanas actúa,como sugiere Menger, incrementando las necesidades, las cualesa su vez llevan asociadas un número de bienes de primer ordenconcreto.Estudia Menger la posibilidad de que las necesidades creciesenhasta el infinito, para aseverar que esta circunstancia no debe sertemida, porque en el caso de que así fuera, será lógicamente tam-bién dentro de un marco temporal que tendría que superar am-pliamente al que el hombre tiene para prever su comportamientoeconómico. Asume, por lo tanto, la posibilidad del crecimientoinfinito de las necesidades, pero no dentro del espacio planifica-dor que tiene el hombre, y que este posible conjunto infinito denecesidades va siempre asociado a un conjunto finito de bienes.La cuestión que podría subyacer dentro de este nuevo determi-
  • 196. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 211 V. S a l c i n e s & E . B a r r o snante de los bienes de primer orden sería la posible incapacidadde previsión del ser humano que podría surgir si trabajase con unconjunto infinito de necesidades, pero al marcar la base de queel horizonte planificador recoge un número finito de necesidadeselimina este problema: … se deduce que la necesidad humana de bienes de consumo directo es una magnitud para cuya determinación cuantitativa respecto del futuro no existen dificultades de principio. Se trata de una magnitud a propósito de la cual los hombres se esfuerzan por tener ideas claras a través de una actividad enderezada a la satisfacción de sus necesidades y que se halla en realidad dentro de los límites de lo posible cuando lo que se analiza es su nece- sidad práctica. Así se deduce, en primer lugar, del hecho de que los espacios temporales a que se extiende la previsión del hombre son limitados y, en segundo lugar, de que también es limitado el grado de exactitud requerido para que esta actividad previsora consiga sus objetivos prácticos21.La cita seguidamente expuesta fortalece la visión no atemporal,pero introduce como novedad la sugerencia de incluir un factorde descuento que nos muestre un peso descendente a medidaque aumente la secuencia temporal. No obstante, este factor dedescuento podría quedar recogido en el propio proceso de prio-rización de necesidades: El hombre dirige siempre su temerosa preocupación a asegurarse los medios de consumo necesarios para la conservación de su vida y de su bienestar en el presente y en el próximo futuro [...] En efecto, en la medida en que la conservación de nuestra vida de- pende de la satisfacción de nuestras necesidades, es evidente que la seguridad de la satisfacción de las necesidades de los espacios temporales más próximos tiene prioridad sobre la de los espacios más distantes22.Es el conocimiento de la distinta significación que tiene para loshombres la satisfacción de las distintas necesidades y cada unode los actos concretos de la misma la primera causa de la diferen-cia del valor de los bienes.
  • 197. 212 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICOCuando la necesidad es Si una cantidad de bienes se contrapo-mayor que la cantidad ne a unas necesidades cuya satisfaccióndisponible, los hombres es de muy diversa significación para losse esfuerzan en satisfacersus necesidades de la hombres, estos comenzaran por intentarforma más completa cubrir aquellas necesidades cuya satisfac-que es posible. Ese ción tiene para estos la máxima importan-esfuerzo genera la cia, intentarán satisfacer sus necesidadesactividad económica, yel conocimiento de este prioritarias antes que sus necesidades me-fenómeno promueve la nos prioritarias. Toda persona económica procurara satisfacer sus necesidades másaparición del valor de losbienes perentorias, renunciando a las menos im-portantes y, por consiguiente, sólo dejará de satisfacerse aquellasque tuvieran para esta persona una menor significación.Los bienes necesarios o requeridos por el consumidor menge-riano, serán aquellas cantidades que un hombre necesita parasatisfacer sus necesidades23: ….And we shall therefore call a person´s requirements those quan- tities of goods that are necessary to satisfy his needs whithin the time period covered by his plans.La secuencia temporal que engloba está definición es aquella a laque el hombre extiende su capacidad de previsión. Es decir el ac-tor intenta satisfacer todas las necesidades que le puedan surgirdentro del tiempo que él pueda prever.La adquisición de sus bienes no está pensada bajo la óptica de lanecesidad actual. Esta palabra en Menger tiene dos significados,por un lado designa las cantidades de bienes requeridas para lasatisfacción de las necesidades de una persona, y por otra partelas cantidades que probablemente consumirá esta persona. Eneste último sentido cabe decir que las necesidades serán mayoressegún sean los niveles de renta del consumidor24.En cuanto a la necesidad de los hombres, esta es únicamente ha-cia los bienes del primer orden o bienes de consumo inmediato:Los hombres sólo sienten necesidad de los bienes de primer or-den, es decir de aquellos que pueden ser inmediatamente em-pleados para la satisfacción de las necesidades humanas25.
  • 198. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 213 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sCuando la necesidad es mayor que la cantidad disponible, loshombres se esfuerzan en satisfacer sus necesidades de la formamás completa que es posible. Ese esfuerzo genera la actividadeconómica, y el conocimiento de este fenómeno promueve laaparición del valor de los bienes:Valor es la significación que unos concretos bienes o cantidadesparciales de bienes adquieren para nosotros, cuando somos cons-cientes de que dependemos de ellos para la satisfacción de nuestrasnecesidades26. ….. el valor de cada uno de los bienes Los bienes de que es una magnitud muy diferente, que no disponemos no tiene pocas veces cambia incluso respecto de valor para nosotros en razón de sí mismos[....] lo un mismo bien. [….] Los bienes de que único que importa es su disponemos no tiene valor para nosotros capacidad para satisfacer en razón de sí mismos[....] lo único que nuestras necesidades importa es su capacidad para satisfacer nuestras necesidades. [….] Los hombres trasladan esta significa- ción a aquellos bienes sin cuya disposición no podrían cubrir sus necesidades, es decir, la trasladan a los bienes económicos. [….] Se deduce claramente que la diferencia de la magnitud del valor de cada bien concreto se fundamenta -tal como podemos obser- varlo en nuestras propias vidas- en la diferencia de la magnitud de la significación que tienen para nosotros aquellas necesidades cuya satisfacción depende de aquel bien.En cuanto al concepto de posesión de bienes, los define comola totalidad de bienes de que dispone un individuo para la sa-tisfacción de sus necesidades. Nos sugiere, por otra parte, queno podemos entender la posesión de estos como una cantidadcaprichosamente acumulada, sino como el reflejo de sus necesi-dades, como un todo articulado, que no puede ser aumentado odisminuido de forma sustancial sin que se vea comprometida larealización del objetivo total.
  • 199. 214 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICO Debates Abiertos1. Stuart Mill, en Utilirianism sugiere que optar por la vía su-puestamente “egoísta” de Bentham sería similar a desear ser un“cerdo satisfecho” en lugar de un “sabio insatisfecho”. Bajo suopinión, qué opción creé que elegirían la mayoría de las personasque usted conoce.2. Considera que la teoría microeconómica ha optado por la ver-sión del “cerdo satisfecho”, es decir, por un agente maximizadoral que solo le pregunta su vector de mercancías o x.3. Un bien per se ¿tiene algún significado para los economistas?Algunos economistas opinan que lo único relevante de los bienesson sus características, ¿Creé que Menger opina lo mismo?N O TA S1 Jeremy Bentham frecuentaba la casa en Londres de James Mill, padre de John Stuart Mill. Fruto de esa relación de amistad llegó a ejercer de maestro de J. S. Mill.2 John Stuart Mill (1863) en “Utilitarianism” “Aunque en grados desiguales, el afecto por los individuos y un interés sincero en el bien público son posibles para todo ser hu- mano rectamente educado.” pp. 39-40. “Para aquellos que no sienten afecto ni por los individuos ni por la comunidad, los estímulos que ofrece la vida son muy restringidos; en todo caso, disminuyen cuando se acerca el tiempo en que todos los intereses egoístas han de cesar por la muerte. En cambio, los que dejan seres queridos, y, especialmente, los que han cultivado un sentimiento de simpatía por los intereses colectivos de la humanidad retienen frente a la muerte un interés por la vida tan intenso como cuando poseían el vigor de la juventud y de la salud.” pp. 38-39.3 Las principales obras de Mill en el campo de la economía fueron: “The traveller”. 1823; “Essays on Some Unsettled Questions of Political Economy”. 1844; “Principles of Political Economy”. 1848.4 Trabajo enviado por Stanley Jevons a la Asociación Británica para el Avance de las Ciencias y que se recoge en el apéndice III de W.S. Jevons (1871) “Theory of Poli- tical Economy”. Londres.5 La Theory of Political Economy ha sido descrita como “one of the four or five great books of nineteenth-century English political economy” por Allyn A. Young (1912) “Jevon´s Theory of Political Economy” American Economic Review vol. V.* An introduction to the Principles of Morals and Legislation, 2nd ed., 1823, vol. I, p. 49. The earliest writer who, so far as I know, has treated pleasure and pain in a
  • 200. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 215 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s definitely manner, is Francis Hutcheson, in his Essay on the Nature and Conduct of The Passions and Affections, 1728, pp. 34-43, 126, etc.6 Theory of Political Economy. Edited by R.D. Collison Black. England. 1970, pp. 94 y 95.7 La importancia de la valoración marginal en la decisión del consumidor ya había sido explorada con anterioridad, hasta el punto que Schumpeter (1954) acusa a A. Smith de rechazar por puro desconocimiento la perspectiva subjetiva del valor y de formular muy desacertadamente la “Paradoja del Valor” que ocasionaría una fractu- ra en la Teoría Económica “History Of Economic Analysis” Oxford University Press. Existe traducción al castellano de Sacristan, M. García Duran, J.A. y Serra, N. con el título “Historia del Análisis Económico” Editorial Ariel. 1994. Las aportaciones españolas en este tema no deben despreciarse y así Huerta de Soto, J. recuerda en (1994) “Estudios de Economía Política” Unión Editorial, S.A. Madrid. Que “no hay que olvidar que el primer teórico en enunciar completamente la ley de la utilidad marginal, siguiendo la tradición subjetivista de los escolásticos españoles de los siglos XVI y XVII, fue el español Jaime Balmes, que 27 años antes que el propio Menger, no sólo resolvió la paradoja del valor de los economistas clásicos ingleses, sino que además expuso con todo detalle la teoría subjetiva del valor basada en la utilidad marginal en su notabilísimo artículo publicado el 7 de septiembre de 1844, titulado “Verdadera idea del valor o reflexiones sobre el origen, naturaleza y variedad de los precios” Obras completas, Vol. V, B.A.C., Madrid 1949, pp. 615-624.8 Véase a Von Hayek, F.A. en (1934) “Carl Menger” Economica, New Series, 1 (4), pp 393-420. Cuando menciona que “The year 1871, in wich both Jevon´s Theory of Political Economy and menger´s Grundsätze appeared, is now generally and with justi- ce regarded as the beginning of the modern period in the development of economics”.9 A juicio de Huerta de Soto, Jesús (1994) “es imprescindible <<deshomogeneizar>> la teoría de la utilidad marginal, tal y como fue naturalmente desarrollada por Men- ger, de las leyes de utilidad marginal que simultáneamente fueron enunciadas por Jevons y Walras. Véase también en la misma línea el artículo de William J. Jaffé (1976) “Menger, Jevons and Walras de-homogenized” Economic Inquiry, nº 14 (4) pp. 511-524.10 John Stuart Mill a la hora de abordar su capítulo I denominado El valor, justifica su posición en el libro tercero de sus principios diciendo “El asunto que vamos a tratar ahora ocupa un lugar tan conspicuo e importante en la economía política que a juicio de algunos pensadores sus límites se confunden con los de la ciencia misma. […] Si esas denominaciones (nota: a la posibilidad de que a la ciencia económica se la denomine ciencia de los valores) me hubieran parecido lógicamente correctas, habría tenido que situar la discusión de las leyes elementales del valor al comienzo de nuestro estudio, en lugar de aplazarlo hasta la Tercera Parte.” Traducción de Teodoro Ortiz para Fondo de Cultura Económica. p. 385. Madrid 1978.11 Usamos el vocablo alemán Grundsätze para referirnos a los Principios de Economía Política realizados por Carl Menger.12 Véase p. 48 de Menger(1871) en la traducción al castellano de Unión Editorial.13 Soden en (1805) Nationalökonomie definía a los bienes como los medios de sub- sistencia. Un año más tarde von Jacob mejoraba este término en Grundsätze der Nationalökonomie, diciendo que Todo cuanto sirve para la satisfacción de las necesi-
  • 201. 216 DEL DEBATE FILOSÓFICO AL ECONÓMICO dades humanas. Fulda se mostrará más cercano a la idea de causalidad mengeriana al afirmar en (1820) Kammeralwissenschaften Todo aquello que es reconocido como utilizable para la satisfacción de una verdadera necesidad humana. Sin embargo su visión de los bienes encajó más con la visión malthusiana, que había comenzado con Smith, de analizar los bienes como intento de fijar el concepto de riqueza, acercándose a Malthus al sustentar este concepto exclusivamente en la corporeidad de los bienes.14 La investigación de la naturaleza de los bienes económicos tenía como objeto fijar el concepto de riqueza en el ámbito de la economía individual. Dentro de esta línea fue crucial el enfoque de Adam Smith en su Wealth of Nations, según la visión que Menger da de Smith, la circunstancia de que un bien nos permita disponer de trabajo o valor de intercambio es, en virtud de una prolongación consecuente de la teoría de este autor, el criterio de su carácter como objeto de riqueza. Menger re- cuerda que Say tenía idéntico punto de vista. En Traité d´êconomie politique, 1803, este autor distingue los bienes que tienen valor de intercambio y aquellos otros que no lo tienen y excluye a estos últimos del círculo de los objetos de riqueza. Malthus, apoyándose en A. Smith situó al principio el criterio del carácter de riqueza de los bienes exclusivamente basándose en la corporeidad de los mismos. Limitar el con- cepto de riqueza únicamente a los bienes materiales fue una opinión extensamente compartida en la época no sólo por los economistas británicos, sino también por los economistas alemanes, Storch (1815), Fulda (1820), Oberdonfer (1822), Rau (1826), Lotz (1837), Bernhardi (1849). No obstante, autores que siguieron la línea de Smith, como Say (1828), Mac Culloch (1864) o Hermann (1832) mantuvieron que limitar el concepto de riqueza de los bienes materiales conllevaba reducir de modo injustificado el campo de aplicación de este concepto, algo, que por otra parte reconoce Malthus (1836) en los Principles: “Some modern writers who do not choose to adopt the language of Adam Smith, and yet see the confusion wich would arise from including under the head of wealth, every kind of benefit or gratificaction of wich man is susceptible, have confined the definition to those objects alone, whether material or inmaterial, wich have value is exchange. This definition is certainly preferable to the more comprehensive one just noticed, but by no means to the extent wich might at first be supposed.” No obstante, entre los contemporáneos a Menger empieza a imponerse la vincu- lación de la riqueza a los bienes con valor de intercambio, tanto entre la economía política inglesa como en la francesa. Estas dos escuelas planteaban el marco de los bienes que son objeto de riqueza y los que no, mientras que la alemana a partir de Hermann(1832) profundiza mucho más al contraponer los bienes económicos (objetos de la economía) a los bienes libres. Menger, con su tratamiento de los bienes, intentó dejar cerrado un debate, que a juicio de él, se demostró que seguía abierto cuando Roscher en su Manual (1843) definía a los bienes económicos como aquellos que entran en la circulación comer- cial, y posteriormente en su System (1857) amplía su definición para denominarlos como aquello que pueden comercializarse o fomentan al menos el comercio.15 Relación reseñada en C. Menger (1983) p 8316 Menger (1871) pp. 83 y 8417 Menger (1983) p 91
  • 202. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 217 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s18 Menger (1983) p 9519 Menger (1983) p 7020 Menger (1983) p 11421 Menger (1983) p 7022 Menger (1983) p 7023 Menger (1871): cita de la edición realizada por New York University Press en 1981, p 78. No se ha optado, como ha sido habitual, por seleccionar los textos de la traducción al castellano de Unión editorial por estar, para este caso en particular, en desacuerdo con dicha traducción.24 Este sentido de la palabra era utilizado por los comerciantes de la Austria de Men- ger y se podía entender como demanda previsible.25 Menger (1983) p 71.26 Menger (1983) p 102.
  • 203. UN MODELOECONÓMICO DE ELECCIÓN[XII.1 EL DOLOR Y EL PLACER. EL CAMINO HACIA LA UTILIDAD][ X I I . 2 L A L E Y D E L A VA R I A C I Ó N D E L A UTILIDAD][XII.3 TEORÍA DE LA DISTRIBUCIÓN][XII.4 TEORÍA DE LA DISTRIBUCIÓN: MERCANCÍAS PERECEDERAS][XII.5 HACÍA UNA TEORÍA DEL INTERCAMBIO][XII.6 CONSIDERACIONES FINALES SOBRE L A A P O R TA C I Ó N M A R G I N A L I S TA D E JEVONS]
  • 204. UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN [XII.1 EL DOLOR Y EL PLACER. EL CAMINO HACIA LA UTILIDAD]El placer y el dolor son los ejes sobre los que se mueve el cálculode la economía, al menos así pensaba Stanley Jevons. Los individuos tratan Objetivo Humano de maximizar su placer con el mínimo esfuerzo posible Dolor Placer
  • 205. 222 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNLos seres humanos buscan, al más fiel espíritu de Bentham, labúsqueda del placer. Y esta determina la base del comportamien-to humano. De hecho, podríamos decir que los individuos tratande maximizar su placer con el mínimo esfuerzo posible.Las mercancías serían, en consonancia con lo anterior, cualquierobjeto, sustancia, acción o servicios que pueda suministrar pla-cer o evitar dolor.El vocablo utilidad se utilizará en Jevons para indicar una cuali-dad abstracta en virtud de la cual un objeto sirve a nuestros pro-pósitos y se hace merecedor de catalogarse como mercancía.De cara a seguir comprendiendo a Jevons, hagamos ahora el si-guiente razonamiento.Jevons considera que la Si el intercambio es la base de la actividadeconomía debe fundarse económica, entonces,en un estudio de lautilidad, jugando un ¿Cuál es la base material o tangible del in-papel crucial en este tercambio?.desarrollo las necesidadesy los deseos de las Las mercancías (en el sentido que Jevonspersonas le confiere a esa palabra).¿De qué depende la catalogación de un objeto como mercancía?de la utilidad. Por tanto,¿qué es lo primero que deberíamos estudiar para poder comprenderla base de la actividad económica?La Utilidad.Un razonamiento similar debió de utilizar Jevons. Por ello, consi-dera que la economía debe fundarse en un estudio de la utilidad,jugando un papel crucial en este desarrollo las necesidades y losdeseos de las personas.Hace especial hincapié Jevons en este aspecto, quizás porqueesta visión le alejaba de la opinión de J. S. Mill, el verdaderofaro de su época1. Recurre para ello con frecuencia a la literatu-ra económica francesa. Bastiat2 argumentaba que Necesidades,Esfuerzos, Satisfacción. Este es el círculo de la Economía Política.
  • 206. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 223 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sAlgunos economistas franceses incluso llegaban a comenzar sustrabajos teóricos por la necesidad, lo que da imagen de la impor-tancia que jugaba en su marco teórico este concepto3. Para argu-mentar que la Economía encuentra su base científica en la Teoríadel Consumo recurre a T. E. Banfield quien impartió un cursoen la Universidad de Cambridge en 18444. Jevons hace suyo surazonamiento, el mismo que se expone a continuación: El hombre experimenta, en común con las bestias, las necesida- des inferiores. Las ansias del hambre y la sed, los efectos del calor y el frío, de la sequía y de la humedad son, sin duda, acentuados por la conciencia de que él no tiene por qué estar sometido a tales penalidades. La experiencia muestra, empero, que las privacio- nes de diversas clases afectan a los hombres en grado diferente según las circunstancias en que tienen lugar. Para algunos hom- bres es intolerable la privación de ciertos gozos, cuya pérdida no es ni siquiera percibida por otros. De la misma forma, algunos sacrificarán todo lo que a otros les es más querido por la gratifi- cación de anhelos y aspiraciones que son incompresibles para sus prójimos. Sobre esta compleja base de necesidades inferiores y aspiraciones superiores, tiene el economista político que construir la teoría de la producción y el consumo. Un examen de la naturaleza e inten- Se puede medir la sidad de las necesidades del hombre velocidad del sonido, el muestra que esta relación entre ella da impacto de los terremotos, la distancia, el tiempo, al economista político su base científica. etc. No era, pensaba La primera proposición de la teoría del Jevons, difícil pensar consumo es que “la satisfacción de cada que la utilidad también necesidad inferior en la escala crea un podría ser medible. Si no deseo de carácter superior”. Si el deseo en ese momento, quizás en el futuro. superior existía antes de la satisfacción de la necesidad primaria, se hace más intenso cuando se elimina esta última. La eliminación de una necesidad primaria, normal- mente despierta la sensibilidad de más de una privación secun- daria: así, una completa disponibilidad de comida corriente no sólo excita la delicadeza en el comer, sino que despierta la aten- ción al vestido. El grado superior en la escala de necesidades, el del placer derivado de las bellezas de la naturaleza y el arte, está habitualmente confinado a los hombres que se han liberado
  • 207. 224 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN de todas las privaciones inferiores. Así, la demanda y el consumo de objetos de gozo refinado tienen su palanca en la felicidad con que son satisfechas las necesidades primarias. Ésta es, en conse- cuencia, la clave de la verdadera teoría del valor. Sin valor re- lativo en los objetos a cuya adquisición dirigimos nuestro poder, no habría fundamento para la Economía Política como ciencia5.[XII.2 LA LEY DE LA VARIACIÓN DE LA UTILIDAD]En aquella época, los avance científicos y técnicos eran conti-nuos. Ya había comenzado la revolución industrial y una nebu-losa de cartesianismo impregnaba el ambiente. Todo o casi todoera medible. Se puede medir la velocidad del sonido, el impactode lo terremotos, la distancia, el tiempo, etc. No era difícil que sepensará que la utilidad también podría ser medible. Si no en esemomento, quizás en el futuro.Por otra parte, Jevons necesitaba ese concepto: la utilidad comomedida para construir su ley de la variación de la utilidad. Real-mente, ese supuesto es restrictivo. Pero lo que aporta esa teoríafue y es de tanta trascendencia, que no parece un peaje tan eleva-do, dado lo mucho que nos permitió avanzar. Jevons distingue en-tre dos tipos de utilidad: La utilidad total proveniente de cualquiermercancía y la utilidad ligada a cada porción particular de ella6.Utiliza un ejemplo relacionado con una comida para explicar supropuesta: Supongamos una persona que distribuye toda la comi-da del día en 10 partes y se la obliga a prescindir de determinadaspartes. Las utilidades de las primeras porciones son indetermina-das, ya que dependemos de su consumo para poder sobrevivir. Lasúltimas porciones tienen un valor muy inferior. Su consumo no esnecesario para la vida humana y, por otra parte, el consumidor yaha satisfecho la mayoría de sus requerimientos alimenticios, seancuales sean estos, por ejemplo, proteínas, grasas, gula, etc.Cabría hacernos ahora una pregunta: ¿Cuál es la Utilidad Total?.Esta vendrá representada por el área total, es decir es la suma detodos los rectángulos expuestos en el gráfico. Si distribuimos lacomida diaria en infinitos trozos en lugar de 10, nos daría unagráfica del siguiente tipo:
  • 208. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 225 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sUtilidad ligada al consumo de una porción y0 y1 x0 x1 PORCIONES DE ALIMENTOS DE UN DÍAComo es observable tendría una forma ligeramente distinta. Aho-ra se ha utilizado una curva en lugar de varios rectángulos. Sinembargo, el significado es exactamente el mismo: Las primerosporciones de alimentos aportan una utilidad muy superior al delas demás. Y esta máxima es indiferente al número de porcionesen que dividamos el eje de abscisas o eje de porciones de comi-das al día. Cuando esto ocurre, es que nos situamos ante una ley:La ley de la variación de la Utilidad.No obstante, esta ley debe ser definida con más exactitud, pasoque daremos al tratar la Utilidad Total y el Grado de Utilidad. Consideremos a x como una mercancía y u la utilidad total pro-cedente de x. La utilidad total, u, es una función de x; es decir,variará de un modo continuo y regular.Por otra parte, recordemos que los matemáticos usan el signo ∆precediendo a un signo de cantidad, tal como x, para indicar quese toma en consideración una cantidad de la misma naturalezaque x, pero pequeña en relación a x.De esta forma ∆x significa una pequeña parte de x, y x+∆x es enconsecuencia una cantidad un poco mayor que x.Si suponemos, en aras del argumento, que el grado de utilidades uniforme en todo ∆x (lo que es prácticamente cierto debidoa su pequeñez), hallaremos el grado de utilidad correspondientedividiendo ∆u por ∆x7.
  • 209. 226 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN y b b´ o a a´ xLas consideraciones expuestas por Jevons se ilustran perfecta-mente en la gráfica anterior, donde oa representa x, y ab es elgrado de utilidad en el punto a. Si incrementamos ahora x en lapequeña cantidad aa´ o ∆x, la utilidad aumenta en el pequeñorectángulo abb´a´, o ∆u; y como un rectángulo es el producto desus lados, hallamos que la longitud de la línea ab, se representapor la fracción ∆u/∆x.Sin embargo puede considerarse que la utilidad de una mercan-cía varía con perfecta continuidad, de forma que cometemos unpequeño error al suponerla uniforme sobre todo al intervalo ∆x.Para evitar esto, se puede imaginar que el intervalo ∆x se reducea un tamaño infinitamente pequeño, disminuyendo ∆u con él.Cuanto menores sean las cantidades, más aproximadamente ten-dremos una expresión correcta para ab, el grado de utilidad en elpunto a. De esta forma, el límite de esta fracción ∆u/∆x o, comose expresa normalmente, du/dx, es el grado de utilidad corres-pondiente a la cantidad de mercancía x. El grado de utilidad es,citando textualmente a Stanley Jevons, en lenguaje matemático, elcociente diferencial de u considerado como una función de x, y seráel mismo otra función de x8.Como norma, siempre que hablamos de utilidad marginal (vo-cablo todavía no utilizado en esta época) o del grado de utilidad(vocablo utilizado por Jevons) nos estamos refiriendo al últimoacto de consumo. Por ello, consideró Jevons que la expresiónmás correcta para este concepto era grado final de utilidad.
  • 210. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 227 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sAunque pudiéramos conocer la utilidad total, el área de la curvacompleta, no parece que su conocimiento revierta gran impor-tancia. Utiliza Jevons el siguiente razonamiento para fortalecersu aseveración: Estimar el disfrute total Ser capaces de estimar el disfrute total de de una persona sería una persona sería algo interesante, pero algo interesante, pero no sería realmente tan importante como no sería realmente tan importante como poder poder estimar las adicciones y sustraccio- estimar las adicciones nes a su disfrute que ocasionan las cir- y sustracciones a su cunstancias. disfrute que ocasionan las circunstancias. De la misma forma, una persona muy rica puede ser realmente incapaz de formarse una idea precisa de su riqueza total; pero puede, a pesar de ello, tener noticia exacta de su renta y su gasto, es decir, de las adicciones y sustracciones a la misma9.[XII.3 TEORÍA DE LA DISTRIBUCIÓN: USOS DIFERENTES DE LAS MERCANCÍAS]Muchos artículos pueden ser usados para propósitos diferentes.Así bienes tan simples como la cebada podía ser utilizada para laelaboración de la cerveza, la alimentación del ganado o para ela-borar el pan. Bajo esta premisa no es descabellado suponer que unindividuo posee un determinado inventario o stock, (s), de un bieny que éste será susceptible de ser utilizado en usos diferentes.La cantidad dedicada a cada uso será x e y, teniendo que cumplirforzosamente que: s = x+ y¿Que elegirá el individuo?. Aquello que le ofrezca una mayor ven-taja en el momento. Y, ¿cuándo dejará de hacer modificaciones?.Cuando queda satisfecho con la distribución realizada, lo que seproducirá cuando ambos usos le proporcionen el mismo gradofinal de utilidad. Es decir, du1 dx = du2 dy ,
  • 211. 228 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNEl individuo dejará de siendo,hacer modificacionescuando quede satisfecho du1 la variación de la utilidad provocadacon la distribución por la variación asignada al uso x en dx,realizada, lo que seproducirá cuando ambos du2 la variación de la utilidad provocadausos le proporcionen el por la variación asignada al uso y en dy.mismo grado final deutilidad. El grado de utilidad final de los distintosusos se iguala. Alguna mente despierta podría estar pensandoahora mismo:Muy bien, esto parece lógico, pero... ¿Esa relación de intercambiotambién se producirá en los casos extremos?. Una teoría del intercam-bio no se debe diseñar para un escenario idílico de la campiña inglesay el consumo de cebada. ¿Qué ocurrirá, por ejemplo, con el consumode la carne de caballo, en una ciudad del siglo XIX sitiada?.Es indudable, que una ciudad en esa época de la historia, necesi-taba o utilizaba principalmente a los caballos como un elementode transporte y, en menor medida como un uso alimentario. Enuna situación de guerra, y ante la ausencia de víveres es previ-sible, como ocurrió realmente en París, que la población use elcaballo como alimento. En este caso tendríamos que: du caballo caballo alimentación dx 2 du transporte dyEste ejemplo, que está basado en uno citado por Jevons, conti-núa con la siguiente deducción. ¿Se imagina alguien una ciudadsitiada que no reserve al menos una pequeña cantidad de caba-llos como ayuda necesaria e imprescindible a la locomoción delas tropas? Y, ¿qué marcará esa pequeña cantidad?El grado de utilidad final de ambos usos. En el momento en queel grado final de utilidad del uso del caballo como alimentaciónsea inferior al del uso como elemento de transporte se dejará deconsumir carne de caballo.
  • 212. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 229 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s[XII.4 TEORÍA DE LA DISTRIBUCIÓN: MERCANCÍAS PERECEDERAS]Las mercancías se pueden dividir entre no Si analizamos laperecederas y perecederas. Si analizamos distribución de lasla distribución de las primeras en el tiempo primeras en el tiempo podemos aventurar unapodemos aventurar una regla o norma con regla o norma con muchamucha facilidad: el grado final de utilidad facilidad: el gradode las mercancías en el tiempo será igual. final de utilidad de las mercancías en el tiempoVeamos ahora una aclaración de esta afir- será igual.mación. Denotemos como v el grado finalde utilidad, y como v1 el grado final de utilidad en el momentouno, t1. Al no ser las mercancías perecederas podemos suponerque se percibirán todos los placeres y dolores futuros como sifueran iguales.Por tanto, si una mercancía tiene que distribuirse en el tiempodiez días, entonces los grados finales de utilidad serían: v1 = v2 = v3 = … = v10 .Si planteamos la situación para n días entonces tendría que cum-plirse que: v1 = v2 = v3 = … = vn .La situación, no obstante, no está tan clara cuando nos plan-teamos el caso de mercancías perecederas. En esa situación nosabemos con certeza cuánto tiempo van a durar esas mercancías.Si la guardamos diez días podría ser inservible, en ese caso ha-bríamos sacrificado una parte de su utilidad. Pero, ¿no tenemos,por regla general, una idea de la probabilidad qué existe de quedure una mercancía?.Cuando acudimos, por ejemplo, a la tienda de alimentación yadquirimos dos kilos de manzanas, sabemos que se mantendránen buen estado 5 días, a lo mejor 6, incluso puede que lleguen adurar 7 u 8 días. Podemos saber, incluso, la probabilidad de queeso ocurra.
  • 213. 230 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNDenotemos como p1, p2, …, p8 las probabilidades de que perma-nezca la utilidad de estas mercancías. Lógicamente estas proba-bilidades son decrecientes: p1 2 p2 2 … 2 p8 .Quiere esto decir que, la probabilidad de que permanezca la uti-lidad de las manzanas el primer día es mayor que la probabilidadde que permanezca el segundo día y así sucesivamente.Ante una disyuntiva de distribución temporal, ¿cómo reaccio-namos?.Lo más lógico es que comamos más manzanas el primer día queel segundo. De hecho, dejaremos para el octavo día el menornúmero de manzanas. ¿Por qué?. Porque la probabilidad de queestén defectuosas es muy elevada.Este razonamiento nos permite aseverar algo más. Si las cantida-des asignadas temporalmente se reducen, entonces ¿qué ocurrecon el grado final de utilidad?Contempla Jevons la Crecerá. Como ya se sabe, menores can-existencia en los seres tidades proporcionan un mayor gradohumanos de un efectolejanía. final de utilidad. Por tanto, ante una dis- tribución de las mercancías desigual en elIntenta mostrar, este tiempo, de modo que se asignen mayoresefecto, la influencia deltiempo en los sentimientos cantidades al inicio del periodo que al finalde placer y dolor. tendremos:Se considera que un v1 1 v2 1 … 1 v8 ,sentimiento futurosiempre es menos y dado que:influyente que unopresente. p1 2 p2 2 … 2 p8 ,estaremos en una situación de equilibrio cuando: v1 p1 = v2 p2 = … = v8 p8 .Esta condición trasladada a una situación de n períodos tempo-rales sería:
  • 214. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 231 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s v1 p1 = v2 p2 = … = vn pn .Contempla Jevons la existencia en los seres humanos de un efec-to, al que denominamos efecto lejanía. Intenta mostrar, este efec-to, la influencia del tiempo en los sentimientos de placer y dolor.Se considera que un sentimiento futuro siempre es menos influ-yente que uno presente.Esta influencia del tiempo en las sensaciones estaría representa-da por: q1, q2, q3, …qn ,que son fracciones indeterminadas que expresan las relacionesentre los placeres y los dolores presentes y aquellos de cuya an-ticipación surgen.Con un stock de mercancías en mano, nuestra tendencia serádistribuirlo de forma que se cumpla la siguiente ecuación10: v 1 p 1 q 1 = v 2 p 2 q 2 = …v n p n q n .Nos muestra Jevons, con esta ecuación, una distribución de mer-cancías perecederas que tiene en cuenta el efecto lejanía.La introducción de este elemento, el tiempo, en su modelizaciónde la Teoría de la Distribución, es otro exponente de la brillantezdel trabajo de Jevons. Tendrían que pasar bastantes décadas paraque la Teoría Económica plantease de un modo solvente el de-sarrollo natural del trabajo de Jevons: funciones de utilidad quetienen en cuenta la variable tiempo.[XII.5 HACÍA UNA TEORÍA DEL INTERCAMBIO]La utilidad, reflexiona Jevons, surge del hecho de que las mer-cancías sean puestas, en cantidades y tiempo adecuadas, en po-sesión de personas que las necesiten. Y, ¿cómo se efectúa esto?.Principalmente a través del intercambio. Por tanto, para poderentender la Ciencia de la Economía es imprescindible la perfectacomprensión de la Teoría del Intercambio.
  • 215. 232 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNLa utilidad, reflexiona El concepto de valor encontraba en losJevons, surge del hecho de economistas italianos definiciones muyque las mercancías seanpuestas, en cantidades sesudas, y que en todo caso eliminaban oy tiempo adecuadas, en escapaban de la profunda ambigüedad a laposesión de personas que que estaba sujeta este término en la litera-las necesiten. tura económica británica. DesconocemosY, ¿cómo se efectúa esto?. si Jevons era conocedor de los anteceden-A través del intercambio.Por tanto, para entender tes italianos, pero sí se puede afirmar quela Ciencia Económica es consideraba que el valor estaba sujeto aimprescindible la perfecta una completa ambigüedad y a un caráctercomprensión de la Teoría no científico11:del Intercambio Adam Smith llamó la atención sobre la extre- ma diferencia de significado entre valor de uso y valor de cam- bio, y es habitual entre los escritores económicos precaver a sus lectores contra la confusión de las ideas a que están expuestos. Pero yo no creo que ni los escritores ni los lectores puedan evitar la confusión en tanto sigan utilizando la palabra. A pesar de la más aguda sensación de peligro, a menudo me descubro a mí mismo usando la palabra inapropiadamente, y no creo que los mejores autores escapen del peligro.Si hay algo seguro acerca del valor de cambio, afirmaba Jevons,es que no significa en absoluto un objeto, sino una circunstanciade un objeto. El valor implica una relación, expresa simplementela circunstancia de su intercambio en una cierta relación por al-guna otra sustancia.Por regla general, Jevons utiliza numerosos ejemplos para hacermás comprensible su Teoría. En este caso no existe ninguna excep-ción. Aclara el concepto de valor poniendo el siguiente ejemplo: Si una tonelada de hierro en barras se intercambia en un merca- do por una onza de oro en lingotes, ni el hierro ni el oro son valor, ni tampoco hay valor en el hierro ni en el oro. El concepto de valor se refiere únicamente al hecho o circunstancia de que uno se intercambia por el otro. Por tanto es científicamente incorrec- to decir que el valor de la tonelada de hierro es la onza de oro. Convertimos así el valor en una cosa concreta. Y, por supuesto, es igualmente incorrecto decir que el valor de la onza de oro es la
  • 216. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 233 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s tonelada de hierro. La expresión más correcta y segura es que el valor de la tonelada de hierro es igual al valor de la onza de oro, o que sus valores están en relación uno a uno. [LA TEORÍA DEL INTERCAMBIO]Un concepto que resulta esencial, de cara La idea central dela plantear una Teoría del Intercambio, es mercado es su papel deel mercado. centro de intercambio. Ésta prevalece sobrePor mercado se entiende, en la obra de Je- cualquier otra, inclusovons12, dos o más personas que negocian sobre la localización de los agentes quesobre dos o más mercancías, cuyas exis- intervienen en el mismo.tencias e intenciones de intercambio sonconocidas.Se concluye de lo anterior que, las personas que desconocían larelación de intercambio prevalente o cuyas existencias no esténdisponibles por falta de comunicación no deben ser consideradoscomo parte del mercado.A la hora de hacer estas definiciones Jevons tiene en su mente losmercados que él conoce, como eran en Londres el Stock Market(La Bolsa), el Corn Market (Mercado del Cereal), el Coal Mar-ket (Mercado del Carbón), el Sugar Market (Mercado del Azú-car) o el Cotton Market de Manchester entre otros.De su observación él concluye que son lugares públicos dondese exponen a la venta provisiones y otros objetos; y que una granciudad puede contener tantos mercados como ramas importan-tes del comercio existan.Pero la idea central del mercado es su papel de centro de inter-cambio. Ésta prevalece sobre cualquier otra, incluso sobre la lo-calización de los agentes que intervienen en el mismo. Esta con-cepción se puede ver con claridad en la siguiente cita de Jevons: La localización [...] no es necesaria. Los comerciantes pueden es- tar diseminados en una población entera, o una región de un país, y sin embargo constituir un mercado si están, por medio de las fe- rias, reuniones, listas de precios publicadas, oficina de correos o de otra forma, en estrecha comunicación mutua. Así, la expresión co-
  • 217. 234 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNLa perfecta información rriente mercado de dinero no indica ningunaes una de las condiciones situación geográfica. Se aplica al conjunto denecesarias, en Jevons,para que funcione los banqueros, capitalistas y otros comercian-correctamente el mercado. tes que prestan o toman en préstamos dinero, y que constantemente intercambian informaciónUn mercado esteóricamente perfecto relativa a la marcha del negocio.sólo cuando todoslos agentes tienen un Toda Teoría tiene siempre supuestos, esconocimiento perfecto decir, condiciones necesarias para que lade las condiciones de Teoría dé los resultados esperados. Aunqueoferta y demanda y de la oteemos la realidad e intentemos plasmarlaconsiguiente relación de de un modo fiel, siempre suele ser nece-intercambio. sario asumir algunos supuestos. La TeoríaLa carencia de del Intercambio de Jevons no es una excep-información o el secreto ción y requiere que las existencias secretasen las relaciones deintercambio sólo conduce, o desconocidas de una mercancía deben sersegún Jevons, al beneficio consideradas fuera de mercado, en tanto yde los especuladores. cuanto estás sean secretas y desconocidas.Debe haber competencia libre para que el mercado funcione co-rrectamente. Los agentes deben realizar su intercambio desde laóptica de sus necesidades e intereses privados. No debe haberconfabulación para absorber o retener los suministros con objetode producir relaciones artificiales de intercambio.La perfecta información es una de las condiciones necesarias, enJevons, para que funcione correctamente el mercado. Un merca-do, en esta lógica, es teóricamente perfecto sólo cuando todos losagentes tienen un conocimiento perfecto de las condiciones deoferta y demanda y de la consiguiente relación de intercambio.La carencia de información o el secreto en las relaciones de inter-cambio sólo conduce, según Jevons, al beneficio de los especula-dores, que ganan con grandes fluctuaciones de precios: El bienestar de millones tanto de consumidores como de produc- tores depende del conocimiento preciso de los precios de las exis- tencias de algodón y cereal. Y no sería, por consiguiente, ningu- na intromisión injustificable en la libertad del individuo requerir cualquier información sobre las existencias disponibles13.
  • 218. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 235 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sAntes de abordar el comportamiento teó- Cuando una mercancíarico de los agentes ante el intercambio, es es perfectamente homogénea no puedennecesario abordar la definición de cuerpo existir dos precioscomerciante y la Ley de la Indiferencia. diferentes para ella.Cuerpo comerciante es cualquier grupo de La lógica subyacente esvendedores o compradores. Puede ser un aplastante, el consumidor elegiría siempre la desolo individuo, el total de la población de menor precio.un país, un continente.... ¿Cómo se determinaráQuiere esto indicar que los principios del en que momento elintercambio son los mismos independien- intercambio deja de ser beneficioso?temente del tamaño del mercado consi-derado. La agregación presenta una sola Para responder a esto se debe recurrir tanto a laobjeción, que las leyes económicas que relación de intercambiorepresentan la conducta de grandes agre- como a los grados degados de individuos, nunca representarán utilidad, es decir, laexactamente la conducta de un individuo utilidad marginalconcreto.La Ley de la Indiferencia está lejos del concepto de indiferenciaque se utilizará a partir de la Revolución Hicksiana14; y en esen-cia es muy sencillo: En el mismo mercado abierto, en cualquier momento, no puede haber dos precios para el mismo tipo de artículo15.Cuando una mercancía es perfectamente homogénea no puedenexistir dos precios diferentes para ella. La lógica subyacente esaplastante, el consumidor elegiría siempre la de menor precio.Si buscamos la piedra angular de la Teoría del Intercambio y delos principales problemas de la economía tenemos que fijarnosen la siguiente proposición: La relación de intercambio entre dos mercancías cualesquiera será el recíproco de la relación entre los grados finales de utili- dad de las cantidades de mercancía disponibles para el consumo después de completado el intercambio16.Introduce Jevons un ejemplo que aclara perfectamente su ideadel intercambio. Piense el lector en la existencia de un cuerpo
  • 219. 236 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNcomerciante que posee únicamente grano, y otro que sólo poseecarne de vaca. En estas circunstancias está asegurado el inter-cambio. Todos incrementarán bastante su utilidad si intercam-bian sus bienes. Pero... ¿Cómo se determinará en qué momentoel intercambio deja de ser beneficioso? Para responder a esto sedebe recurrir tanto a la relación de intercambio como a los gra-dos de utilidad, es decir, la utilidad marginal.Si uno de los cuerpos comerciantes, por ejemplo el poseedor decarne, encontrara más provechoso un kilogramo de cereales queuno de carne, intentara proseguir el intercambio. De hecho, elintercambio proseguirá hasta que cada parte haya obtenido todoel provecho posible, y si se intercambiara más sobrevendría unapérdida de utilidad. Ambos cuerpos comerciantes quedan satis-fechos y en equilibrio, y los grados de utilidad han alcanzado porasí decirlo su nivel. Utilidades marginales de dos cuerpos p r´ comerciantes d f q c e r p´ a´ a m b´ bEn esta gráfica están representadas, de modo similar al ejemploanterior, las utilidades marginales de dos cuerpos comerciantes.El primer cuerpo comerciante, que representa al bien uno, verepresentada su utilidad marginal en la curva pqr. El segundocuerpo, representativo del bien dos, se corresponde con la curva
  • 220. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 237 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sp´qr´. Ésta representa una curva de utilidad marginal invertida ysuperpuesta a la del bien uno.Una lectura del eje de abscisas de izquierda a derecha representauna sustitución del bien dos por el bien uno. Es decir, a medidaque nos movemos hacia la derecha el cuerpo comerciante delbien dos cede unidades a cambio de tener unidades extras delbien uno.El paso de a´ hacía a debe interpretarse como un mayor incre-mento de bienes del tipo uno y una reducción del tipo dos.Observe que cuando la cantidad del bien dos se reduce, la utili-dad marginal de ese bien, obviamente, tiene que crecer. Crece, según nos movemos p hacia la derecha, la utilidad r´ marginal del bien dos porque d f cada vez tenemos menores q unidades del mismo c e r p´ a´ a m b´ bEn el caso del bien uno, si nos movemos hacia la derecha cadavez tenemos mayores cantidades de este. Consecuentemente seobserva una reducción de la utilidad marginal. Hay que recordarque cuanto más abundante es un bien, menos satisface una uni-dad adicional del mismo.
  • 221. 238 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN Decrece, según nos p movemos hacía r´ la derecha, la utilidad marginal d f del bien uno porque cada vez tenemos tenemos mayores q unidades del mismo r p´ a´ a m b´ bObserve en el gráfico como a medida que nos dirigimos hacía r lautilidad marginal decrece.Después del punto m , si nos movemos hacia la derecha, nos re-porta más utilidad marginal el bien dos (curva p´qr´) que el bienuno. No tiene sentido, por tanto, que sigamos intercambiandobienes del tipo dos por bienes del tipo uno. El punto de equilibriolo situamos en m.La misma lectura, para una situación donde el cuerpo comer-ciante del bien tipo uno cede bienes para conseguir los del tipodos, se haría si leyéramos la anterior gráfica desde la derechahacia la izquierda. En este caso un paso de b hacia b´ debe inter-pretarse como un incremento del bien tipo dos y un decrementodel bien tipo uno. [LA TEORÍA DEL INTERCAMBIO: F O R M U L A C I Ó N M AT E M ÁT I C A ]El razonamiento expuesto anteriormente se va a representar através de símbolos. Se denotará por dx un pequeño incrementode la mercancía x. Con objeto de respetar el ejemplo anteriordiremos que x representa el grano, y que por tanto un dx es unpequeño incremento de grano. El bien y representará a la carney un dy representa un ligero incremento de carne.El punto de partida es considerar que tanto la carne como elgrano son mercancías homogéneas. Es decir, no se pueden inter-
  • 222. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 239 V. S a l c i n e s & E . B a r r o scambiar en el mismo mercado ninguna de sus partes a una rela-ción diferente de la de las partes restantes.Por tanto, si x es la cantidad total de grano dada a cambio de y,siendo y la cantidad total de carne recibida, y debe estar en lamisma relación con x que y con x.Tenemos, entonces, que dy y y dx = x , ó dy = x dxEn un estado de equilibrio, las utilidades de estos incrementosdeben ser iguales en el caso de cada participante, para que no seadeseable ni más ni menos intercambio.Ahora bien, el incremento de carne, dy, es y/x veces tan grandecomo el incremento de grano, dx, de forma que, para que sus uti-lidades sean iguales, el grado de utilidad de la carne debe ser x/yveces tan grande como el grado de utilidad del grano.Esto permite a Jevons llegar al principio de que los grados de uti-lidad de las mercancías intercambiadas deben estar en proporcióninversa a los incrementos intercambiados17.Supónganse ahora que el primer cuerpo comerciante, que se de-nota como A, poseía originalmente la cantidad a de grano, y queel segundo cuerpo, B, poseía la cantidad b de carne. Dado que elintercambio se basa en dar x de grano por y de carne, la situa-ción después del intercambio es la siguiente:El cuerpo comerciante A (poseedor de la cantidad original a degrano) tiene a-x de grano e y de carne.El cuerpo comerciante B (poseedor de la cantidad original b decarne) tiene b-y de carne y x de grano.Veamos ahora los diferentes grados finales de utilidad o utilida-des marginales asociados a las cantidades anteriores.
  • 223. 240 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNEl grado final de utilidad o utilidad marginal del grano para A sedenota como z1 ^ a - xh.El grado final de utilidad o utilidad marginal que le proporcionala cantidad recibida x para el cuerpo comerciante B es z2 ^ xh.Es decir, z1 ^ a - xh es la utilidad marginal que le confiere a A lacantidad de grano que no ha intercambiado, y z2 ^ xh es la utilidadmarginal que le confiere a B la cantidad de grano que ha obteni-do del intercambio con A.El cuerpo comerciante A cedió grano a cambio de carne, esa carneque ha recibido, y, le proporciona la siguiente utilidad marginal: W1 ^ y h.La utilidad marginal que el cuerpo comerciante B obtiene desus niveles de existencias (b-y), después del intercambio es lasiguiente: W2 ^ b - yh.Por tanto, respecto al cuerpo comerciante A tenemos que dela cantidad que le queda después de intercambiar obtiene el si-guiente grado final de utilidad o utilidad marginal: z1 ^ a - xh,y recibe, a través de la carne que ha obtenido en el intercambio,la siguiente utilidad marginal: W1 ^ y h.Para el caso de B, sería W2 ^ b - yh,respecto a sus existencias de carne, y
  • 224. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 241 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s z2 ^ xh,respecto al grano obtenido en el intercambio.Antes de continuar es necesario recordar un aspecto de la ley dela indiferencia de Jevons, en particular la indicación de que enun acto de intercambio los últimos incrementos deben intercam-biarse a la misma relación que las cantidades totales intercam-biadas. Lo que se puede expresar como: dy y x dy = dx y dx = x ó bien,El cuerpo comerciante A no estará satisfecho, por tanto, hastaque se cumpla la siguiente ecuación: z1 ^ a - xh dx = W1 ^ y h dy , ó z1 ^ a - xh dy = dx W1 ^ y h . dy ySustituyendo en la ecuación dx = x , obtenemos que z1 ^ a - xh y =x W1 ^ y h .Exactamente lo mismo tiene que ocurrir para el cuerpo comer-ciante B. Como indica Jevons, debe derivar una utilidad exacta-mente igual de los incrementos finales, de otro modo le interesaráintercambiar más o menos, y estorbará las condiciones del intercam-bio. En consecuencia, debe cumplirse la siguiente ecuación18: z2 ^ b - yh dy = z2 ^ xh dx ,o, sustituyendo al igual que se ha hecho anteriormente, z2 ^ xh dx y =x z2 ^ b - yh dy .Esto permite concluir que, siempre que dos mercancías se inter-cambien una por otra, y se puede dar o recibir más o menos en
  • 225. 242 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓNcantidades infinitamente pequeñas, las cantidades intercambia-das deben satisfacer la siguiente igualdad: z1 ^ a - x h y z2 ^ xh dx =x= W1 ^ y h z2 ^ b - yh dy . [ L A I M P O R TA N C I A D E L C O S T E D E TRANSACCIÓN EN LA TEORÍA DEL INTERCAMBIO] El propio Jevons cree percibir con clari-La Teoría del Intercambiode Jevons es teóricamente dad que su Teoría del Intercambio es teó-perfecta. Reconoce sin ricamente perfecta. Reconoce sin embar-embargo, que utiliza un go, que utiliza un supuesto algo irreal: lasupuesto algo irreal: laacción del intercambioacción del intercambio puede hacerse sin costes económicos. Esto le obliga a plan-puede hacerse sin costeseconómicos tearse una adecuación de su modelo a esta situación característica del mundo real delcomercio. No obstante, es tal la solidez del modelo de Jevons quedemostrará que no es necesario un cambio en el tronco teóricode su Teoría del Intercambio. Realmente solucionará este pro-blema con una lógica pasmosa, solo propia de las mentes clarasy estructuradas.Una de las principales trabas al intercambio, y por tanto, a estedesarrollo, proviene de los llamados costes de transacción. Éstosestán constituidos por una gran variedad de conceptos, desde lascargas de los representantes, los agentes comerciales, embala-dores, estibadores, puertos, impuestos.... Todas estas son cargasque necesaria o innecesariamente encarecen el producto y des-virtúan en algunos casos el intercambio del mismo.Lo cierto es que sea cual sea el modo en que deban satisfacerseestas cargas, se pueden concebir como pagadas por la entregade una cierta fracción de la mercancía recibida. El montante delas cargas o bien es habitualmente proporcional a la cantidad debienes o lo podemos trasladar a una cuantía proporcional, y sise expresa en dinero, puede considerarse como convertido endinero.
  • 226. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 243 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sDe este modo, si A da x en intercambio, ocurrirá que ésta noserá la cantidad recibida por B. En buena lógica una parte de xes deducida previamente, de modo que el cuerpo comerciante Brecibirá la cantidad mx, tal que, mx<x.En este caso, y suponiendo que sólo el cuerpo comerciante Aasume costes de transacción, tendríamos que el cuerpo comer-ciante B realizaría el intercambio bajo la siguiente condición: z2 ^ mxh y W2 ^ b - yh mx , =o bien, mz2 ^ mxh y = x. W2 ^ b - yhDado que lo lógico es que ambas partes sufran costes de transac-ción, lo normal es que A no reciba el total de y, sino una cantidadinferior, como por ejemplo ny. En este caso la ecuación que re-presentaría su comportamiento ante el intercambio sería z1 ^ a - xh ny = x W1 ^ nyh ,o bien, z1 ^ a - xh y =x nW1 ^ nyh .Si ambos cuerpos comerciantes se ajustan a las ecuaciones des-critas tendremos que la ecuación del comercio entorpecido sería19: z1 ^ a - xh y mz2 ^ mxh =x= nW1 ^ nyh W2 ^ b - yh .Como indica Jevons, esta ecuación no representa una relaciónde intercambio, sino dos relaciones. Y cuanto más difieran éstas,menos ventaja habrá en el intercambio. Es obvio que A tieneo que quedar satisfecho con menos de la segunda mercancía oentregar más de la suya propia al adquirirla. Lo mismo diríamospara el cuerpo comerciante B.
  • 227. 244 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN[XII.6 CONSIDERACIONES FINALES S O B R E L A A P O R TA C I Ó N M A R G I N A L I S TA D E J E V O N S ] La condición de igualdad plasmada por Je- La escuela clásica, de la cual Mill era un claro vons en su Teoría del Intercambio supuso representante, parecía un gran avance respecto a la Teoría Eco- no percatarse de la nómica vigente en su tiempo. Hasta esteexistencia de dos intereses momento sólo existía una vaga noción de diferentes, los cuales que las condiciones de intercambio se po- tienen que coincidir para que se produzca el dían expresar en forma de ecuación. Qui- intercambio. zás el autor más claro a este respeto fue el Esto implica asumir prolífico J.S. Mill quien en sus Principles of que hay dos partes Political Economy20 indicó que la idea de y dos cantidades en cada intercambio una relación entre la demanda y la oferta consecuentemente dos está fuera de lugar, y no tiene nada que ver ecuaciones. con el asunto. La analogía apropiada para Mill era la de una ecuación. En ésta, la de-manda y la oferta se harán iguales.Como ya hemos podido ver, la propuesta de Jevons no sólo esmás sólida, sino que se basa en dos ecuaciones, cada una relativaa un agente, o a un cuerpo comerciante, si deseamos utilizar supropio vocablo.Las diferencias entre Jevons y Mill no sólo abarcaban este aspec-to. Quizás por ello, se puede explicar la acritud de él hacia Mill yque se desprende de la siguiente cita: Mill habla de una ecuación como analogía matemática apro- piada. Pero si es que la economía ha de ser una ciencia, no debe tratar simplemente de analogías. Debe razonar con verdaderas ecuaciones, como todas las demás ciencias que han alcanzado plenamente su carácter sistemático [...] Su ecuación [refiriéndo- se a la expuesta por Mill] establece que la cantidad de mercan- cía dada por A es igual a la cantidad de mercancía recibida por B. Esto parece a primera vista una mera tautología, porque esta igualdad debe existir necesariamente si es que tiene lugar algún intercambio21.
  • 228. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 245 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sLa Teoría del Valor22 de Mill no alcanza a llegar a la raíz del asun-to. La ausencia del concepto de marginalidad en su obra es lacausa básica. Una consecuencia de este desconocimiento es nopercatarse de la existencia de dos intereses diferentes, los cualestienen que coincidir para que se produzca el intercambio. Estoimplica asumir que hay dos partes y dos cantidades en cada in-tercambio y, por lo tanto, tiene que haber dos ecuaciones.En la relación de igualdad de Jevons se puede contemplar la mer-cancía x como la cantidad demandada por una parte y ofrecidapor otra; de forma similar, la mercancía y es la cantidad ofrecidapor una parte y demandada por otra. Cuando las dos ecuacionesse cumplen de modo simultáneo, se supone que x e y de una ecua-ción son iguales a los de la otra. Lo que le lleva a decir a Jevons“que las leyes de la oferta y la demanda son así un resultado delo que me parece la verdadera teoría del valor o el intercambio”. Debates Abiertos1. Hasta qué punto la búsqueda del placer o la huida del dolor respon-de a nuestro comportamiento básico.2. El altruismo se podría englobar como un camino para la obtenciónde placer.3. La ausencia de acuerdo implica falta de intereses comunes. Segúnla teoría de Jevons, y variando, por ejemplo, el nivel de stock ¿podríadarse un acuerdo sin variar las partes a intercambiar?N O TA S1 La obra de Jevons supuso una revolución en su época. Esto implica una ruptura con el pasado, y este estaba simbolizado por J. S. Mill. De hecho, Jevons llegó a explicar Economía Política siguiendo el manual de Mill. En aquellos tiempos no tenía Jevons el suficiente prestigio profesional como para que se le permitiese no impartir la Biblia de la época, el Mill.2 Harmonies of Political Economy, en traducción al inglés de P. J. Stirling, 1860, p. 65.3 Un ejemplo de ello es Courcelle-Seneuil, quien comenzó su tratado con una defini- ción de necesidad: Le besoin économique est un desir qui a pour but la possession et la jouissance d´un object materiel. Esta cita es observable en su trabajo Traité Théorique et Practique d´Économie Politique, 2da edición, París, 1867, Tomo I, p. 25.
  • 229. 246 UN MODELO ECONÓMICO DE ELECCIÓN4 El curso que Banfield impartió en La Universidad de Cambridge fue publicado posteriormente con el título The Organization of Labour.5 Jevons (1998), pág. 96 y 97.6 Jevons (1998) p. 98.7 Jevons (1998) p. 102.8 Jevons (1998) p. 102.9 Jevons (1998) p. 103.10 Jevons (1998) p. 116.11 Consúltense las afirmaciones que Stanley Jevons hace al respecto en Jevons (1998) p. 120.12 Jevons, en su definición de mercado se sostiene en dos referentes: el economista francés Cournot y su visión del mundo real. Respecto a Cournot destaca que en Re- cherches sur les principes mathématiques de la théorie des richesse, París, 1838; define el mercado con brevedad y precisión admirables.13 Jevons (1998) p. 127. Una vez más Jevons intenta trasladar su visión de la realidad al campo de la Teoría Económica. Esta misma cita está muy ligada a la costumbre, que él considera modélica, imperante en la lonja de Billingsgate de fijar cada ma- ñana en un lugar ostensible una relación de clase y cantidad de mercancías.14 El Profesor Hicks desde su atalaya en la London School of Economics fue el aban- derado de una revolución en el saber microeconómico. La etapa que él lideró, y que se gestó en el periodo de entreguerras, se ha dado a conocer, en honor a su apellido, como Revolución Hicksiana. Gran parte de la microeconomía actual es fruto del conocimiento generado a partir de ese estallido del saber.15 Jevons (1998) p. 130.16 Jevons (1998) pp. 132 y 131.17 Jevons (1998) p. 135.18 Jevons (1998) p. 136.19 Jevons (1998) p. 14220 Libro III, cap. II, sec. IV.21 Jevons (1998) p. 13722 El objetivo de la Teoría del Intercambio de Jevons es el mismo que el de la Teoría del Valor de J.S. Mill.
  • 230. UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA[XIII.1 MAXIMIZACIÓN DE LA UTILIDAD: ANÁLISIS DE UN ÚNICO PRODUCTO][XIII.2 MAXIMIZACIÓN DE LA UTILIDAD: A N Á L I S I S PA R A N B I E N E S ][XIII.3 LA UTILIDAD MARGINAL DEL DINERO]
  • 231. UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA[XIII.1 MAXIMIZACIÓN DE LA UTILIDAD: ANÁLISIS DE UN ÚNICO PRODUCTO]La lectura de este capítulo se puede anto- El agente maximizadorjar innecesaria para muchos economistas o (el consumidor)estudiantes de último curso. No obstante, realizará sus compraspara aquellos que todavía tienen conoci- hasta el nivel en que la utilidad marginalmientos incipientes de economía, o para de la última unidadotros que deciden, desde otras disciplinas, adquirida sea igual alasomarse a algunos de los conocimientos precio de esta.de este libro, es necesario para alcanzar aver la fuerza del pensamiento marginalista.Un concepto fundamental que heredamos de los marginalis-tas del siglo XIX es la idea básica de que el consumidor intenta
  • 232. 250 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAmaximizar su utilidad total. Es decir, el consumidor o agente encuestión intenta obtener la mayor satisfacción de sus actos. Siesa satisfacción se obtiene realizando actos de consumo y en supapel de consumidor, entonces diremos que intenta maximizarsu utilidad. Si se mantiene constante el consumo de todos losproductos, excepto el de uno (el que se desea estudiar), se podráanalizar el comportamiento maximizador del consumidor y obte-ner su curva de demanda.La idea básica es enfrentar al agente consumidor con el precio demercado del producto en cuestión. Esta idea se sostiene en otrasdos, que esconden conceptos cruciales de la Teoría del Consu-midor. Por un lado, el precio actúa como un indicador de la can-tidad de la que hay que prescindir para obtener cada unidad deeste producto. Por otro, el consumidor aumentará su utilidadrealizando más compras, siempre y cuando, el valor que otorguea esta compra sea superior a su precioBajo estas dos ideas se hizo un posterior razonamiento: El agen-te maximizador (el consumidor) realizará sus compras hasta elnivel en que la utilidad marginal de la última unidad adquiridasea igual al precio de esta.En la tabla siguiente se puede observar un ejemplo de lo expuestoen el párrafo anterior. Se muestra tanto el precio por libro (20euros) como la utilidad marginal de cada uno de ellos. Acorde conlo expuesto anteriormente, parece claro que el agente adquirirá 8libros de ciencia-ficción. Los anteriores libros le proporcionanuna utilidad marginal superior a la de su precio, mientras que, loslibros noveno y décimo le generan una utilidad marginal menor.
  • 233. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 251 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sUTILIDAD TOTAL Y MARGINAL RELACIONADA CON LA LECTURA DE LIBROS DE CIENCIA FICCIÓN DE UN CONSUMIDOR DETERMINADO NÚMERO DE LIBROSDE CIENCIA FICCIÓN LEÍ- PRECIO DE CADA LIBRO UTILIDAD MARGINAL DOS AL AÑO 0 20 ----- 1 20 300 2 20 200 3 20 120 4 20 80 5 20 50 6 20 30 7 20 25 8 20 20 9 20 10 10 20 5Lo expuesto anteriormente permite afirmar: Para aquellos ca-sos, en que todos los productos no varían excepto uno: Lacurva de utilidad marginal del producto que varía representasu curva de demanda.[XIII.2 MAXIMIZACIÓN DE LA U T I L I D A D : A N Á L I S I S PA R A N BIENES]Pobre sería una teoría si no tuviese capa- Los precios de todos loscidad para ser generalizada. En este caso, productos no puedenpara ser aplicada al consumo de todos los ser nunca iguales, ni siquiera en unabienes al alcance del consumidor. Las ideas sociedad muy primitiva,básicas expuestas en el apartado anterior donde el número deno deben variar para abordar esta nuevo bienes económicosanálisis. No obstante, algo debe cambiar. pudiera ser muy reducido.No se puede seguir afirmando que, el Qué sería, por tanto, loconsumidor tenderá a situarse en el lógico:punto en que el precio del producto sea Exigirle a los bienesigual a la utilidad marginal del mismo: que nos proporcionen la p x= UM x ¿Por qué? Esta condición exi- misma utilidad.ge que los precios de todos los bienessean iguales. Esto es, un supuesto imposible de cumplir. Losprecios de todos los productos no pueden ser nunca iguales,ni siquiera en una sociedad muy primitiva, donde el número
  • 234. 252 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAde bienes económicos pudiera ser muy reducido. Qué sería,por tanto, lo lógico. Exigirle a los bienes que nos proporcio-nen la misma utilidad.Por ejemplo, y manteniendo la practicidad de los útiles comorecurso pedagógico: Tenemos dos bienes, naranjas valencianasy kiwis gallegos. Las naranjas cuestan un euro el kilogramo, loskiwis valen el doble, dos euros. La utilidad marginal del siguienteconsumo de kiwis es de 400, la de naranjas de 150 ¿Qué se com-praría? La utilidad marginal de un euro gastado en un kilogramode naranjas es de 150, mientras que gastado en un kilogramo dekiwis proporciona un valor de 200: UMnaranjas 150 pnaranjas = 1 = 150 UMkiwis 400 pkiwis = 2 = 200En este caso, parece claro que un consumidor que intente maxi-mizar su utilidad adquirirá kiwis en lugar de naranjas, ya que: UMnaranjas UMkiwis Pnaranjas 1 PkiwisParecerá lógico, por tanto, que la condición que se requiere para queun consumidor maximice su utilidad para dos productos es que: UMx UMy px 1 pyLo que significa que el consumidor asigna su gasto de maneraque la utilidad ganada por la última unidad monetaria gastada enlos mismos sea la misma.Esta ecuación se ha convertido, por su potencia explicativa, enla ecuación fundamental de la teoría de la demanda basada enla utilidad. Está indicando que un agente demandará cada pro-ducto hasta el punto en que sea igual la utilidad marginal de esebien con la gastada en cualquier otro producto. El cumplimientode esta ecuación implica que el consumidor no puede aumentarsu utilidad total desplazando una unidad monetaria de gasto deun bien a otro.
  • 235. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 253 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sLa ecuación anterior puede reordenarse de modo que aporte unanueva perspectiva del comportamiento del consumidor: UMx py px 1 pyEl cociente de los precios, px/py, representa el mercado de bienes.El consumidor se enfrenta al mismo, pero sin capacidad de mo-dificación de los mismos. Se comporta como un agente precio-aceptante. Es decir, se ve obligado a aceptar los precios del mer-cado. Su capacidad de compra e intervención en el mismo es tanbaja que se muestra como insignificante. Entonces si se produceuna modificación de los precios, ¿Cuál es la capacidad de inter-vención del consumidor?El consumidor sólo domina una parte de la ecuación anterior, elcociente de las utilidades marginales: UMx UMySupongamos que, los precios de x y de y eran respectivamente2 y 4. Los valores de las utilidades marginales eran 200 y 400respectivamente. Bajo esa situación de precios, la ecuación fun-damental de la Teoría de la Demanda para un mundo de solo dosproductos era: UMx ^ 200h UMy ^ 400h = = 100 px ^ 2h py ^ 4ho bien, UMx ^ 200h px ^ 2h = =1 2 UMy ^ 400h py ^ 4hUna situación de cambio de precios altera de modo inmediato laanterior ecuación. Supongamos que el precio de y baja en el mer-cado y pasa a tener el valor 2. El cociente de precios se modificay de ser: px ^ 2h =1 2 py ^ 4h
  • 236. 254 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDApasa a ser, px ^ 2h =1 py ^ 2hcon lo que, UMx ^ 200h px ^ 2h 1 UMy ^ 400h py ^ 2hel consumidor si desea maximizar su utilidad adquirirá en sus nue-vos actos de consumos exclusivamente bienes y. Esto lo realizaráhasta el momento en que la utilidad marginal del bien y tenga elvalor de 200. En ese momento se situará de nuevo en equilibrio. UMx ^ 200h px ^ 2h = =1 UMy ^ 200h py ^ 2hEl consumidor, por tanto, en situación de ceteris paribus, anteuna bajada del precio de un bien incrementará su cantidad de-mandada del mismo, hasta el punto en que la utilidad marginal deesta iguale a la del resto de los bienes. Esto nos permite afirmarque la curva de demanda de un bien tiene pendiente negativa.La condición que se requiere para que un consumidor maximicesu utilidad para el caso de n bienes es que: UM1 UM2 UM3 UMn p1 = p2 = p3 = … = pn[XIII.3 LA UTILIDAD MARGINAL DEL DINERO]Dado que el dinero representa el poder general de compra, seva sustituir en la siguiente ecuación todos los n bienes menos elprimero por la mercancía dinero. UM1 UM2 UM3 UMn p1 = p2 = p3 = … = pnEsto proporciona la siguiente ecuación: UM1 UMd p1 = pd
  • 237. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 255 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sLa utilidad marginal del dinero, representada por UMd, es la uti-lidad marginal derivada de gastar 1 euro de poder de compraadicional y distribuirla óptimamente entre todos los bienes. Portanto, al ser: UMd UMd pd = 1podemos reescribir la anterior ecuación, UM1 UMd p1 = pdcomo, UM1 = p1 UMdEsto nos permite afirmar que, cuando el precio de uno de losbienes, p1, disminuye, entonces la utilidad marginal del dinerotambién disminuye.Una bajada del precio de uno de los bienes La utilidad marginal delprovoca un incremento real de la renta, que dinero se reduce conformese supone que se gasta óptimamente entre se incrementa la rentatodos los bienes. Estas nuevas adquisiciones de bienes generanuna menor utilidad marginal en cada uno de los n productos.Por un lado, debemos recordar que las variaciones del preciode un producto implican variaciones en la utilidad marginal delmismo. Como ya se ha demostrado anteriormente, una variación(bajada) en el precio de un bien implica una variación (incre-mento) en el consumo del mismo, y por lo tanto una variación(reducción) en su utilidad marginal: ^ x1h^ Dp1 & Dx / Dx & DUM1hPor otra parte, y dado que es necesario que se mantenga la con-dición de igualdad de cara a no violar la conducta maximizadoradel consumidor, tenemos que se destinará una parte del incre-mento real de la renta que supone esta bajada del precio al restode los bienes, lo que equivale a una reducción de la UMd:Por lo tanto, cuando el precio de un bien se reduce:
  • 238. 256 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA . UM1 =. p1 . UMdLo que permite afirmar que la utilidad marginal del dinero sereduce conforme se incrementa la renta.
  • 239. EQUILIBRIO GENERAL WA L R A S I A N O : UN SISTEMA ECONÓMICO EN INTERCONEXIÓN[ X I V. 1 L O S MERCADOS][ X I V. 2 E L A N Á L I S I S M A R S H A L L I A N O ][ X I V. 3 L A A C T I V I D A D E C O N Ó M I C A C O M O UN SISTEMA][ X I V. 4 L O S D O S G R A N D E S M E R C A D O S WA L R A S I A N O S ][ X I V. 5 E Q U I L I B R I O G E N E R A L : C O N D I C I O N E S PA R A E L I N D I V I D U O I ][ X I V. 6 C O N D I C I O N E S D E E Q U I L I B R I O GENERAL: PROBLEMA ECONÓMICO][ X I V. 7 E Q U I L I B R I O G E N E R A L : C O N D I C I O N E S PA R A E L C O N J U N T O DEL MERCADO]
  • 240. EQUILIBRIO GENERAL WA L R A S I A N O :UN SISTEMA ECONÓMICO EN INTERCONEXIÓN[ X I V. 1 L O S M E R C A D O S ]Como ya se mencionó en los capítulos dedicados a los econó-micastas de la escuela clásica, Cournot y Dupuit pueden consi-derarse los antecesores de la Escuela Neoclásica Francesa. Laaportación de Cournot al estudio del comportamiento de losmercados fue muy relevante. Así tenemos su análisis del compor-tamiento duopolístico, el cual fue ampliado y modificado por lascontribuciones de Bertrand y Edgeworth. El análisis de los mer-cados de Cournot, introduciendo los efectos de las variacionesconjeturales respecto al comportamiento de las empresas rivales,
  • 241. 260 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…constituye la base de muchos de los análisis microeconómicosmodernos. En la misma línea, las contribuciones de Dupuit alanálisis de la utilidad marginal y la demanda, pueden considerar-se uno de orígenes de la teoría del consumidor y de la Economíadel Bienestar.Para continuar con las contribuciones marginalistas que apare-cieron en escena a partir de 1870, resumiremos, a continuación,las aportaciones de dos de los autores más representativos delanálisis neoclásico: Alfred Marshall que publicó sus Principles ofEconomics en 1890, y León Walras con su obra Elements of PureEconomics publicada en 1874. A pesar de que Marshall y Walrasson contemporáneos, las aportaciones de Walras fueron difun-didas con anterioridad a las de Marshall debido sobre todo alretraso en Marshall en la publicación de sus ideas.[ X I V. 2 E L A N Á L I S I S M A R S H A L L I A N O ]A pesar del fascinante trabajo de Jevons y posteriormente Ed-geworth, debemos recalcar que la persona que más ha influido enel pensamiento económico inglés posterior a la revolución margi-nalista ha sido Alfred Marshall(1842-1924). Como nos recuerdaNegishi(1989)1, a diferencia de Jevons, Marshall no atacó lospostulados clásicos ni rechazó los mismos. Por esta razón a él ya sus seguidores, la escuela de Cambridge, les llamaron original-mente economistas neo-clásicos.Por otra parte, parece indiscutible que el análisis de equilibrioparcial de Marshall es un complemento indispensable al análisisdel equilibrio general de Walras, y que ambos, conjuntamente,constituyeron las bases del pensamiento económico actual.Según Marshall, el problema fundamental era la determinaciónde los precios en el mercado. Para la resolución de este proble-ma, era necesario introducir la demanda como una relación entreel precio y la cantidad. La derivación de esta relación se basabaen el concepto de utilidad marginal decreciente que implica unarelación inversa entre el precio del bien y la cantidad demandada,suponiendo que la renta, los gustos y los precios de los demásbienes no variaran. En cambio, la curva de oferta refleja, conrestricciones similares a las de la demanda, los costes marginales
  • 242. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 261 V. S a l c i n e s & E . B a r r o screcientes. En este contexto, Marshall demostró que la demanday la oferta determinaban simultáneamente el precio. Como se-ñaló Marshall, de la misma manera que no podemos saber cuálde las dos hojas de una tijera corta, tampoco podemos saber sies la demanda o la oferta únicamente la que determina el precio.Tradicionalmente, este análisis se muestra gráficamente por lafamosa aspa.Así pues, sólo desde la aportación de Marshall se resolvió la co-nocida paradoja del agua y los diamantes. Los precios reflejantanto el valor marginal que conceden los demandantes a los bie-nes como los costes marginales de producirlos. Desde este puntode vista, el agua tiene un precio bajo porque posee tanto un bajovalor marginal como un bajo coste marginal de producción. Encambio, los diamantes tienen un precio elevado porque tienentanto un valor marginal elevado, al ser relativamente escasos,como un elevado coste marginal de producción.De forma semejante fue tratado el problema de la distribuciónen el análisis de Marshall, ya que eran las fuerzas del mercado defactores, la oferta y la demanda, lo que determinaba el valor delas variables distributivas. Entonces, si las rentas percibidas porlos factores estaban determinadas por su contribución al procesoproductivo, el enfoque de la distribución neoclásico, de acuerdocon Barber (1990), supone una ruptura del planteamiento clá-sico en el que la distribución estaba relacionada con las clasessociales.Aunque el análisis marshalliano ha constituido un instrumentoútil y versátil, al estudiar cada mercado por separado, es un aná-lisis de equilibrio parcial. Para algunas cuestiones, este análisislimitado a un solo mercado puede ser un instrumento operati-vo adecuado. Sin embargo, para otras cuestiones más generales,esta perspectiva limitada puede impedir el estudio de importan-tes interrelaciones entre los mercados. Para analizar las cues-tiones generales, es necesario un modelo en el que se reflejendebidamente las relaciones entre los diversos mercados y agen-tes económicos. A este propósito sirvió la aportación de Walrasya que en su modelo de equilibrio general el comportamientode las fuerzas de oferta y demanda en un mercado dependen,
  • 243. 262 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…adicionalmente, de los precios que se establecen en los demásmercados. Por consiguiente, en el modelo de Walras los merca-dos están interrelacionados de tal forma que hacen compatibleslas acciones de los distintos agentes que en ellos intervienen y,de este modo, se alcanza un estado de equilibrio general, dondelas perturbaciones en un mercado se difunden a todos los demás.En este contexto, se desarrolla la denominada ley de Walras queestablece que, dados los gustos de los agentes y su restricciónpresupuestaria, la suma de los excesos de demanda u oferta delos bienes en todos los mercados debe igualarse a cero.[ X I V. 1 L A A C T I V I D A D E C O N Ó M I C A COMO UN SISTEMA]El modelo de Walras, formalizado a través de la representaciónde la economía por medio de un sistema de ecuaciones simul-táneas, solamente tenía solución determinada si se utilizaba unnumerario del sistema (es decir, un bien en términos del cual seexpresaba el valor de los demás bienes) puesto que en el sistemahabía una incógnita más que el número de ecuaciones. De estamanera, aunque expresando los precios en términos relativos, laaportación de Walras sentó las bases necesarias para que las in-vestigaciones posteriores estudiaran de una manera formalizadala economía en su conjunto. Este modelo, combinado con losconceptos marshallianos de demanda y competencia perfecta y laidea clásica de Say de que la oferta crea su propia demanda, hizoposible que, más tarde, Fisher (1907) y Pigou (1929) configura-ran un modelo, con rasgos de equilibrio general competitivo, re-presentativo del funcionamiento de la economía como un todo ycon el que se podían estudiar las problemáticas económicas quepreocupaban a los economistas de la Escuela Clásica. Para ello,se agregaron los bienes y los agentes en cinco tipos de mercados:mercado de bienes de nueva producción, mercado de bienes yaproducidos, mercado de trabajo, mercado de dinero y mercadode bonos. De esta manera, surgió lo que años más tarde se hadenominado Modelo Clásico de macroeconomía2.Pero el análisis walrasiano también fue desarrollado en otras di-recciones. En esta línea, en los primeros años del siglo XX, Paretoy Edgeworth utilizaron dicho análisis para estudiar las condiciones
  • 244. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 263 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sde producción e intercambio que constitu- La idea de equilibrioyen los fundamentos de la moderna Econo- general se sostiene sobre una interconexión generalmía del Bienestar, es decir, el estudio de las de todo el sistema, porcuestiones normativas sobre la convenien- ello, una variación encia social de distintos mecanismos econó- el precio de un bien quemicos. Estos economistas contribuyeron a esta en una situación dedefinir de una manera más precisa el con- desequilibrio (la oferta no es igual a la demanda)cepto de “eficiencia económica” y a mos- afectará al resto de lostrar las condiciones en las que los mercados mercados que componenpueden alcanzar ese objetivo. el sistema, los cuales reaccionarán generandoTodos aquellos que dedican su vida a algo nuevos cambios.tan intangible como es el conocimiento nopueden esperar una recompensa mayor que el reconocimiento dela profesión. Aunque Leon Walras generó escuela (su discípulomás destacado fue Wilfredo Pareto) no tuvo en vida toda la in-fluencia doctrinal que se podría esperar.Cada intercambio, sugiere Walras, que se produce en el siste-ma económico, por ejemplo, cada adquisición que se realiceen cualquiera de las tiendas a las que se acude diariamente,influyen sobre el valor de todos los bienes del sistema. Si existeinterdependencia en el sistema, entonces cualquier aumento enla demanda de un bien debe significar un exceso de oferta deotros bienes. La idea de equilibrio general se sostiene sobre unainterconexión general de todo el sistema, por ello, una variaciónen el precio de un bien que está en una situación de desequi-librio (la oferta no es igual a la deman- Diferencia entreda) afectará al resto de los mercados que factores de produccióncomponen el sistema, los cuales reaccio- y los servicios que proporcionan estos.narán generando nuevos cambios. Los factores de [LAS NOCIONES BÁSICAS producción son tres: La WA L R A S I A N A S ] tierra, el trabajo y el capital.La noción de capital preocupaba seria-mente a todos aquellos economistas que Cada uno de ellos genera sus servicios productivos.estudiaban o analizaban la producción.Walras no era una excepción y aborda este problema diferencian-do entre factores de producción y los servicios que proporcionan
  • 245. 264 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…estos. Los factores de producción son tres: La tierra, el trabajo yel capital. Cada uno de ellos genera sus servicios.Un diseñador de software es un factor productivo y el softwareque el genera es el servicio productivo correspondiente a ese fac-tor. Un ordenador que funcione y cumpla su misión es factorproductivo capital y el servicio que proporciona es el servicioproductivo ligado al factor capital. Pero ese mismo ordenadorpasados 8 años puede no ser más que chatarra, en ese caso, elmismo ordenador, al ser entregado a un establecimiento de des-guaces, pasa a ser un servicio productivo.Como ha podido observar, un mismo elemento puede tener lacualidad de ser factor productivo o servicio productivo. Si pen-samos en el tercer factor productivo, la tierra, ocurre lo mismo.Una vid proporciona uva. Su fruto es el servicio productivo. Sidecidimos arrancar algunas cepas enfermas y utilizarlas comoleña, entonces estas pasan a ser servicio productivo.De lo expuesto en los párrafos anteriores se puede concluir quea los recursos productivos o factores productivos les une unacaracterística: admiten más de un solo uso. Se pueden utilizarrepetidamente y no se desgastan aparentemente. De hecho, pue-den ser inagotables (por ejemplo, algunos recursos naturales?)o depreciarse muy lentamente. Los servicios productivos se ca-racterizan por lo contrario. Su servicio no va más allá de un solouso. Los productores o empresarios lo que hacen es adquirir losservicios productivos, aunque en muchas ocasiones el propieta-rio del factor de producción es el mismo empresario. A la hora dehacer una inversión en lo que denominamos actualmente capitalfijo (por ejemplo, adquirir una nave industrial); una empresa (porejemplo, familiar) puede asumir ella, con sus recursos familiares,toda la inversión. En ese caso, la empresa deberá remunerar elcapital a su propietario (la propia familia), y el coste de la remu-neración debe figurar como un mayor coste del producto ofre-cido por la empresa. Si, por el contrario, la familia propietariano tiene o no desea utilizar sus propios recursos, debe recurrira capital ajeno (prestamistas o entidades financieras). El capitalajeno deberá ser remunerado, y el coste de esta remuneración es
  • 246. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 265 V. S a l c i n e s & E . B a r r o slo que hoy denominamos costes financieros. Obviamente, enca-recen el coste del producto o servicio ofrecido.Como hemos podido observar, siempre adquirimos (pagando porello una contraprestación) el servicio productivo correspondien-te a cada recurso o factor. Y lo hacemos al margen de quien seael propietario del mismo. [CÓMO ES EL MERCADO DONDE NOS MOVEMOS]El empresario y su comportamiento es, de he- El productor walrasianocho, un factor clave en sistema de equilibrio se mueve en unageneral walrasiano. Los alumnos de microeco- estructura de mercado denomía habrán visto, al abordar el tema de competencia perfecta.competencia perfecta, cómo se comportan los En el siglo XIX, dondeempresarios cuando se sitúan en una estructu- los principales mercadosra de mercado caracterizada por: eran agrarios, no parecían descabellados a. Todas las empresas de la industria ven- los supuestos de den un producto idéntico. Es decir, el competencia perfecta. producto ofrecido es homogéneo. b. Existe información perfecta. Los compradores conocen la naturaleza del producto que se vende y los precios que co- bra cada empresa. c. Cuota de mercado muy reducida. El nivel de producción de la empresa es mínimo comparado con el de la industria. Es decir, la empresa tiene una cuota de mercado insignifi- cante. d. La empresa es precio aceptante. No le va a interesar vender a un precio más alto que el de mercado: nadie le compraría. Tampoco ofrecerá su producto a un precio inferior: ¿Por qué dejar de ingresar dinero?. Su producción al ser tan in- significante sobre su mercado, no tiene problemas de venta al precio estipulado. e. Libertad de entrada y salida en el mercado. Es decir, si el empresario desea entrar en el sector no encontrará barreras que se lo impidan (permisos gubernamentales, carencias de suelo, gran escasez de alguno de los factores...). Tampoco
  • 247. 266 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO… tendrá grandes problemas para salir del mercado, es decir, podrá liquidar con comodidad su empresa.Un mercado donde se cumplan estos supuestos se denomina de“competencia perfecta”. El productor walrasiano realiza sus ac-ciones sujeto a este marco. Y su propio comportamiento racionalo maximizador de beneficio lo conduce siempre a posiciones deequilibrio.Veamos varios ejemplos: ¿Qué ocurrirá si el precio de venta delas mercancías excede su coste de producción (no olvide queen el coste de producción ya va incluida la remuneración delcapital)? ¿Qué haría usted?. ¿Incrementar la producción? Pero,si todos incrementamos la producción, ¿qué ocurrirá? Bajaránlos precios, ¿hasta...?.Hasta..... el punto donde el precio sea igual El modelo de equilibrio general plantea dosque los costes de producción. Nos situaría- mercados: el de serviciosmos entonces en una situación de equilibrio. y el de productos.¿Y si los precios siguen bajando y se encuen- El primero de ellos, eltran por debajo de los costes productivos?. de servicios, el papel deEntonces se incurrirá en perdidas. Algunas oferente corre a cargo deempresas pueden sobrellevar esa situación los propietarios de losmás tiempo que otras. Las más débiles se factores productivos.irán antes del mercado. Su ausencia permi- Los empresarios sontirá que se reduzca la oferta de la industria y los demandantes de lossuba el precio del producto. servicios.[ X I V. 2 L O S D O S G R A N D E S M E R C A D O S WA L R A S I A N O S ]De cara al desarrollo de su modelo de equilibrio general planteados mercados: el de servicios y el de productos. En el primerode ellos, el de servicios, el papel de oferente corre a cargo de lospropietarios de los factores productivos o recursos productivos.Los empresarios son los demandantes de los servicios.Los propietarios de la tierra ofrecen sus predios, edificios, ins-talaciones industriales y la remuneración que obtienen a cambiode estos servicios productivos que ofrecen a los empresarios sedenomina rentas.
  • 248. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 267 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sMERCADO WALRASIANO DE SERVICIOS PRODUCTIVOS OFERTA Empresarios Productivos Servicios DEMANDAOcurre de modo similar con el resto de los servicios productivos.El propietario del capital recibe como remuneración intereses.El interés del capital es por tanto en la economía walrasiana elcobro por el servicio del capital. El último de los factores produc-tivos es el trabajo. El empresario remunera el servicio del trabajocon el salario. Como hemos visto, todos los servicios productivostienen un precio que se denomina renta (factor trabajo), interés(factor capital) y salario (factor tierra).
  • 249. 268 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…MERCADO WALRASIANO DE SERVICIOS PRODUCTIVOS OFERTA Servicios de la tierra Empresarios Rentas Productivos Servicios Servicio del Capital Interés Servicio del Trabajo Salarios DEMANDALos empresarios y los propietarios de los servicios productivosinteractúan en otro mercado: en el de productos acabados.Con la remuneración obtenida por ofrecer sus servicios producti-vos a los empresarios, estos adquieren los bienes y servicios queoferta la clase empresarial.En el mercado de productos acabados el papel del oferente loocupa el empresario y los demandantes son los propietarios delos recursos.
  • 250. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 269 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sMERCADO WALRASIANO DE PRODUCTOS ACABADOS OFERTA Empresarios: Generadores de Productos Acabados Servicios Productivos Propietarios de los DEMANDAEl equilibrio en ambos mercados se obtiene cuando la demandaes igual a la oferta. Un desequilibrio en un mercado afecta al otrode modo irremediable.Pensemos por un solo momento que ocurriría si no existieraequilibrio en el mercado de servicios productivos. Por ejemplo,a causa de un desequilibrio provocado por un desajuste entrela demanda y la oferta de trabajo. Esta situación provocaría unexceso de oferta en el mercado de productos. Muchos de los pro-ductos terminados no se podrían vender porque no existiría undemandante para ellos.La actividad económica es un sistema interrelacionado. Un des-ajuste en un mercado afecta a todo el sistema.
  • 251. 270 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…[ X I V. 3 E Q U I L I B R I O G E N E R A L : C O N D I C I O N E S PA R A E L I N D I V I D U O 3 ]Consideramos que: [1.- LA FUNCIÓN DE UTILIDAD:] r = {^ qhrepresenta la función de utilidad marginal. El concepto de utili-dad marginal era denominado por el vocablo de origen francésrareté, de ahí la letra r.Los precios de los Aunque sólo consideraremos una únicaservicios productivos función: r = {^ qh, Walras planteó dos fun-están dados. ciones de utilidad marginal una para losTodos son precio bienes de consumo:aceptantes, es decir,no pueden negociar los rx = {^ qhprecios. Y otra para los servicios productivos: rsp = {^ qh [2.- LOS PRECIOS DE LOS SERVICIOS P R O D U C T I V O S E S TÁ N D A D O S ]Debemos de recordar que nos situamos en una estructura demercado de competencia perfecta. Donde ni el empresario ni eldemandante tiene capacidad por si solos para mover los precios.Ambos son precio aceptantes. Los precios de los servicios o re-cursos productivos los describimos como:pkl, pkm, pkn … pkpwl, pwm, pwn … pw 4 n npll, plm, pln … pl precios de los servicios productivos ndonde: kl , k m , k n , …, k nrepresentan los diferentes servicios que proporciona el factorcapital, k. Hay n servicios en todos los factores productivos: k(capital), w (salario) y l (tierra). Los servicios del trabajo, w, serepresentan como:
  • 252. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 271 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s wl , w m , w n , …, w n Hay n servicios en todos los factores productivos:Pudiendo ser w ´ el trabajo de un operador k (capital),informático, w ´´ el trabajo de un maestro w (salario) yy w ´´´ el servicio que proporciona un Pre- l (tierra).sidente del Gobierno. En el caso de la tie-rra, l, sería: ll , l m , l n , …, l nSiendo l ´ la tierra que se utiliza, por ejemplo, en parques nacio-nales. La tierra utilizada en la agricultura podría ser l ´´ y, la uti-lizada como basurero municipal podría ser perfectamente l ´´´. Existen, como ya se ha mencionado anteriormente, n serviciosproductivos. Aunque se ha comentado que Walras denominabaal precio del servicio del capital, interés, salario, al servicio deltrabajo y, renta, al servicio de la tierra; se denota el precio de losdiferentes servicios del capital como: pkl, pkm, pkn, …, pk nEl salario o precio del servicio del trabajo como: pwl, pwm, pwn, …, pw nLas rentas de la tierra o servicio del factor tierra se denotan: pll, plm, pln, …, pl n [3.- LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS T E R M I N A D O S E S TÁ N D A D O S ]El consumidor no tiene la capacidad de negociar los precios delos productos de consumo que adquiere.Los precios de los bienes de consumo se denotan como: pa, pb, pc, …, pmsiendo los bienes terminados:a, b, c,..., m
  • 253. 272 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…Por lo tanto:pa es el precio del bien a y así respectivamente para el resto delos bienesExisten m bienes terminados, el consumidor se situaría por tantoen un espacio definido en ℜm.En consonancia con la literatura económica clásica elige un biencomo numerario (numéraire). Es decir, todos los bienes se expre-san en función de ese bien. El bien elegido es el a, y por tanto, p a= 1 . [4.- TODOS LOS INDIVIDUOS TIENEN A S I G N A D A S U N A S D O TA C I O N E S I N I C I A L E S D E F A C T O R E S ( Q K , Q W, Q L ) , S I E N D O Q I≥ 0 / I = { K , W, L } ]Las dotaciones se describen como:qkl, qkm, qkn … qkqwl, qwm, qwn … qw 4 n nqll, qlm, qln … ql dotaciones iniciales de factores nTodos los individuos En muchos casos la dotaciones inicialestienen asignadas unas son cero. Es decir, existen muchas perso-dotaciones iniciales de nas que no tienen dotaciones iniciales enfactores, qi. alguno de los factores, por ejemplo, capitalEstas dotaciones son para poder prestar o invertir en sus pro-qi≥0 pios negocios, por tanto, para estos indivi- duos tendríamos que qk=0.En muchos casos tampoco se es propietario del factor tierra. Noera nada extraño encontrar, y menos en la Suiza del siglo XIX,donde trabajaba Leon Walras, personas que no tenían dotacionesiniciales del factor tierra (ql=0).Con nuestra cultura actual es, sin embargo, muy difícil suponerque alguien tenga qw=0, con la excepción de aquellos que nodesean salir al mercado a ofrecer sus dotaciones. En estos casosindicaríamos que la cantidad ofrecida es cero. No debemos olvi-dar, que bajo la perspectiva del siglo XIX, podían existir muchaspersonas con dotaciones iniciales cero en el factor trabajo.
  • 254. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 273 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s [ 5 . - L A S C A N T I D A D E S O F E R TA D A S D E S E R V I C I O S P R O D U C T I V O S , oi, 6i = " k, w, l , T I E N E N V A L O R E S P O S I T I V O S , oi > 0 . LAS CANTIDADES DEMANDADAS, POR EL CONTRARIO, ADQUIEREN V A L O R E S N E G A T I V O S , oi 1 0 ]Las cantidades demandadas y ofrecidas se representan como:okl, okm, okn, …, okowl, owm, own, …, ow 4 n noll, olm, oln, …, ol Cantidades demandadas y ofrecidas n [6.- LAS CANTIDADES DEMANDADAS A LOS PRECIOS DE EQUILIBRIO SE DEFINEN COMO:]da, db, dc, …, dm siendo:dj ≥0 / j={a ,b,...,m} [7.- LOS COEFICIENTES TÉCNICOS D E P R O D U C C I Ó N R E P R E S E N TA N L A S CANTIDADES DE CADA SERVICIO PRODUCTIVO UTILIZADAS EN LA PRODUCCIÓN DE UNA UNIDAD DE PRODUCTO.] akl, akm, akn, …, ak _n b awl, awm, awn, …, aw b n all, alm, aln, …, al bn … b bkl, bkm, bkn, …, bk bn b bwl, bwm, bwn, …, bw b n bll, blm, bln, …, bl b bn … `Coeficientes técnicos ckl, ckm, ckn, …, ck bn cwl, cwm, cwn, …, cw b b n cll, clm, cln, …, cl bn … bmkl, mkm, mkn, …, mk b n bmwl, mwm, mwn, …, mw b n bmll, mlm, mln, …, ml a n
  • 255. 274 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO… Los subíndices de cada bien muestran losLos coeficientes técnicosde producción implican servicios productivos utilizados. Obvia-la inexistencia de escasezen el ahorro. mente, existe la posibilidad de que muchos coeficientes técnicos adquieran el valor 0.Esto ocurre cuando no se requieren determinados servicios pro-ductivos para su elaboración. Veamos un coeficiente al azar, porejemplo, ck´ . Este indicará los servicios del capital k´ utilizados enla elaboración del bien c. [8.- LOS COEFICIENTES TÉCNICOS DE PRODUCCIÓN SON FIJOS. ESTO IMPLICA QUE:]No existen problemas de amortización de los bienes de capital.No existe escasez de ahorro.No existe escasez de mano de obra.[ X I V. 4 C O N D I C I O N E S D E E Q U I L I B R I O GENERAL: PROBLEMA ECONÓMICO]Las condiciones de equilibrio general para el individuo se plan-tean en el siguiente sistema de ecuaciones. Estas forman de he-cho el problema económico a resolver. [ I . - L A R E S T R I C C I Ó N P R E S U P U E S TA R I A ]Esta restricción indica que:El dinero asignado a la adquisición de bienes de consumo o pro-ductos terminados adquiridos por el individuo, no puede ser di-ferente al recibido por la “venta” o “alquiler” de los servicios pro-ductivos inherentes a los factores productivos de su propiedad.d a + d b + d c + … + d m = o k l p k l + o k m p k m + … + o k p k + o wl p wl + n no w m p w m + … + o w p w + o ll p ll + o l m p l m + … + o l p l n n n n [I] [II.- CONDICIONES GENERALES DE M Á X I M A S AT I S FA C C I Ó N . ]El lado izquierdo de la siguiente ecuación indica o representala utilidad marginal derivada del uso del servicio productivo k´.El lado derecho indica el precio del recurso productivo k´ por lautilidad marginal del bien a.
  • 256. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 275 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s {k ^ qkl - oklh = pkl {al ^ dahObserve el lector que se ha dicho uso del servicio productivo.Esto es debido a que nos referimos a ^ qkl - oklh, que es la diferen-cia entre la dotación inicial y el servicio ofertado. Si ofertáramostodas nuestra dotaciones iniciales tendríamos que ^ qkl - oklh= 0.El sistema correspondiente al sistema general de máximasatisfacción sería: zkl ^ qkl - oklh = pkl za ^ dah zkm ^ qkm - okmh = pkm za ^ dah ……………………… zk ^ qk - ok h = pk za ^ dah n n n n ……………………… zwl ^ qwl - owlh = pwl za ^ dah zwm ^ qwm - owmh = pwm za ^ dah ……………………… [II] zw ^ qw - ow h = pw za ^ dah n n n n ……………………… zll ^ qll - ollh = pll za ^ dah zlm ^ qlm - olmh = plm za ^ dah ……………………… zl ^ ql - ol h = pl za ^ dah n n n n ……………………… zb ^ dbh = pb za ^ dahDe cara a interpretar [II] es útil recordar la solución al problemade maximización de la utilidad de un individuo condicionada a surestricción presupuestaria4: u 1 = mp 1 u 2 = mp 2 u 3 = mp 3 [III] ……… u n = mp ndonde, U1, U2 y Un representan: 2U 2U 2U u1 = 2x , u2 = 2x , …, un = 2x 1 2 n
  • 257. 276 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…Siendo m el multiplicador de Lagrange que representa la utilidad u 1= λmarginal de la renta.Debemos recordar, también, que Walras adoptó el supuesto deque el bien a o bien 1 ejercía de numerario del resto de los bie-nes, de modo p1=1. Por lo que tendríamos que: u 1 = mp 1 & u 1 = m1 & u 1 = mSi la igualdad u 1= λ la introducimos en [III] tendremos: u 1 = m1 u2 = u2 p2 u3 = u3 p3 [IV] ……… un = un pnSi lo trasladamos a la notación walrasiana tendríamos: zb ^ dbh = pb za ^ dah zc ^ dch = pc za ^ dah zb ^ dd h = pd za ^ dah ……… zm ^ dmh = pm za ^ dahDado que el equilibrio general walrasiano consta de dos tiposde incógnitas (demandas y ofertas), tendremos m+n ecuacionespara resolver m+n incógnitas.Estas incógnitas se expresan en términos de los precios que es-tán dados (recuerde las consideraciones 2 y 3). Las funciones deoferta y demanda de los individuos adoptarán la forma:Funciones de oferta o demanda de los recursos productivos. okl = fkl ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h owl = fwl ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h oll = fll ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …hRecuérdese que pa es el precio del numerario y adquiere el valor 1.
  • 258. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 277 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sFunciones de demanda de los bienes finales o productos termi-nados db = fb ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …, pmh dc = fc ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …, pmh dd = fd ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …, pmh …………………………………………………… dm = fm ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …, pmhLeon Walras establece que la demanda del bien A queda estable-cida según [I].[ X I V. 5 E Q U I L I B R I O G E N E R A L : C O N D I C I O N E S PA R A E L CONJUNTO DEL MERCADO]El proceso de agregación, es decir, el camino que se recorre altratar al conjunto de la sociedad en lugar de a un solo individuoimplica una serie de redefiniciones: a. Ofertas y demandas de servicios productivos del mercado: Okl = / okl; Okm = / okm; Okn = / okn; … Owl = / owl; Owm = / owm; Own = / own; … Oll = / oll; Ol m = / olm; Oln = / oln; … b. Demandas de mercado de bienes finales o productos ter- minados: D a = / d a; D b = / d b ; D c = / d c ; … c. Funciones de oferta de mercado o demanda de mercado de servicios productivos. Fkl = / fkl; Fkm = / fkm; Fkn = / fkn; … Fwl = / fwl; Fwm = / fwm; Fwn = / fwn; … Fll = / fll; Flm = / flm; Fln = / fln; …El equilibrio general de mercado está definido por los siguientessistemas de ecuaciones, los cuales muestran las condiciones deequilibrio en el mercado en conjunto.
  • 259. 278 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…C.E. 1.- Las cantidades ofrecidas de servicios productivos están enfunción de los precios. Estás están en función de los precios de los ser-vicios productivos, p k ´ , p l´ , pw ´ . .. , y en función de los precios de losproductos terminados, p b , p c , p d .. .:Sistema 1 Okl = Fkl ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h Owl = Fwl ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h Oll = Fll ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …hC.E. 2.- Las cantidades demandadas de productos acabados es-tán en función de los precios.Al igual que las cantidades ofrecidas de los servicios productivos,las cantidades demandadas de los productos acabados, dependenigualmente de los precios de los servicios productivos y de losproductos terminados:Sistema 2 Db = Fb ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h Dc = Fc ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h Dd = Fd ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …h …………………………………………………… Dm = Fm ^ pkl, pkm, …, pwl, pwm, …, pll, plm, …, pb, pc, pd, …hsiendo, ^ D a = O k l p k l + O ll p ll + O wl p wl + … - D b p b + D c p c + D d p d + … hdonde: D a representa la restricción presupuestaria agregada.C.E. 3.- No existen recursos ociosos.La oferta de mercado de un servicio productivo es utilizada en su tota-lidad en la elaboración de bienes finales, los cuales son absorbidos porla demanda de mercado.
  • 260. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 279 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sSistema 3 Okl = akl D a + bkl D b + c kl Dc + … + mkl Dm Ok m = ak m D a + b k m D b + c k m D c + … + mk m D m …………………………………… O ll = a ll D a + b ll D b + c ll D c + … + m ll D Ol m = al m D a + bl m D b + c l m D c + … + m l m D …………………………………… O wl = a wl D a + b wl D b + c wl D c + … + m wl D Ow m = aw m D a + bw m D b + c w m Dc + … + mw m DSignificando: Okl = akl Da + bkl Db + ckl Dc + … + mkl DmQue la cantidad ofrecida del servicio productivo k´ es igual alsumatorio de cantidad empleadas del mismo en la elaboraciónde productos finales multiplicada por la demanda de esos pro-ductos: m Okl = / ikl Di i=apudiendo quedar el sistema 3 como:Sistema 4 m Okl = / ikl Di i=a m Ok m = / ik m Di i=a ………… m O ll = / i ll D i i=a m Ol m = / il m Di i=a ………… m O wl = / i wl D i i=a m Ow m = / iw m Di i=aC.E. 4.- El mercado se encuentra en situación de beneficio cero.
  • 261. 280 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…Los empresarios están obteniendo la rentabilidad sobre el capi-tal esperada. Esa situación, denominada también como beneficiocero, es la que determina la actividad empresarial. Esta presentacomo principal implicación que el mercado se encuentra en equi-librio, esto quiere decir, entre otras cosas, que no existen en esemomento ni entradas ni salidas de empresas de las industrias quecomponen el mercado en conjunto.Sistema 5 p a = a k l p k l + a k m p k m + a k n p k n + … + a ll p ll + a l m p l m + a l n p l n + … + a wl p wl + a w m p w m + a w n p w n + p b = b k l p k l + b k m p k m + b k n p k n + … + b ll p ll + b l m p l m + b l n p l n + … + b wl p wl + b w m p w m + b w n p w n + p c = c k l p k l + c k m p k m + c k n p k n + … + c ll p ll + c l m p l m + c l n p l n + … + c wl p wl + c w m p w m + c w n p w n + ……………………………………………………………… p m = m k l p k l + m k m p k m + m k n p k n + … + m ll p ll + m l m p l m + m l n p l n + … + m wl p wl + m w m p w m + m w n p w n +recordamos que Pa ejerce de numerario, por tanto, y dado quePa =1, podría representarse como: 1 = a k l p k l + a k m p k m + a k n p k n + … + a ll p ll + a l m p l m + a l n p l n + … + a wl p wl + a w m p w m + a w n p w n +La condición de equlibrio cuatro exige, como se puede ver en elsistema 5, que los precios de los productos finales sean iguales alos costes de producir los mismos.Los cuatro sistemas de ecuaciones del modelo de equilibrio ge-neral están determinados por:Las n-ésimas cantidades ofrecidas de servicios productivos: Okl, Oll, Owl, …, Ok , Ol , Ow . n n nLas m-ésimas cantidades demandadas de servicios productivos: Da, Db, Dc, …, DmLos n-ésimos precios de los servicios productivos:
  • 262. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 281 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s pkl, pll, pwl, …, pk , pl , pw n n nLos m-1 precios de bienes finales o productos terminados: pb, pc, pd, …, pmLos precios de los bienes finales van desde Pb hasta Pm, ya querecordamos al lector que Pa=1.Existen, como puede observarse del sistema de ecuaciones ante-riores, un total de 2m+2n ecuaciones.No obstante, si multiplicamos las ecuaciones del sistema 3 por losprecios de los servicios productivos y las ecuaciones del sistema 5por las cantidades demandadas de productos acabados (sistema2) y sumamos cada sistema por separado, observaremos que losmiembros de la derecha de los dos sistemas serán iguales.Se podrá obtener gracias a este calculo la ecuación de la restric-ción presupuestaria (véase sistema 2): D a = O k l p k l + O ll p ll + O wl p wl + … - D b p b + D c p c + D d p d + …Esto nos permite decir que hay tan sólo 2n+2m-1 ecuaciones in-dependientes para resolver el mismo número de incógnitas.Tendríamos por tanto un sistema de 2n+2m-1 lo que nos permiteafirmar que el sistema puede ser determinado.Aunque el modelo de equilibrio general walrasiano ha sufridonumerosas críticas, quizás una de las más importantes bajo unavisión neoclásica es que el modelo no asegura una solución únicay positiva. Esto crítica equivalía a decir que el modelo en situa-ción de equilibrio no asegura una situación de equilibrio.De todos modos, donde existen críticos existen también defen-sores. Un profesor austríaco, Wald demostró que previa utiliza-ción de los siguientes supuestos si existe equilibrio: [ L A S C O N D I C I O N E S PA R A E L E Q U I L I B R I O WA L R A S I A N O D E WA L D ]E.W.W.1. Que las ofertas de los recursos productivos sean posi-tivas.
  • 263. 282 EQUILIBRIO GENERAL WALRASIANO…E.W.W.2. Que todos los coeficientes técnicos de producción sean ceroo positivos.E.W.W.3. Que al menos un servicio productivo tome parte en la pro-ducción de cada mercancía.E.W.W.4. Que la función de demanda esté definida para toda cantidadpositiva del bien i-ésimo y sea siempre positiva, continua y monótonadecreciente5Todos los supuestos que Wald considera necesarios para asegurar unaúnica solución en el modelo walrasiano están, a juicio de este matemá-tico vienés, implícitos en la obra de Leon Walras.La dificultad para introducir el dinero en el modelo de equilibrio gene-ral walrasiano es quizás, después de la demostración de Wald, la críticaque en la actualidad tiene una mayor importancia. Debates Abiertos1. Hasta qué punto los acontecimientos económicos de una zonapueden afectar al comercio mundial y por extensión a nuestroshogares. ¿Vivimos ya en una economía globalizada? ¿La globali-zación es un fenómenos propio de los países desarrollados y envías de desarrollo o afecta a todo el planeta?2. Pueden existir dotaciones iniciales negativas. Sería el caso depersonas que supongan una carga para los demás.3. ¿La Economía puede, fuera del plano teórico, estar en situa-ción de equilibrio?N O TA S1 Negishi(1989), p. 345.2 El término macroeconomía fue acuñado por Ragnar Frish en 1933, como una forma de analizar los problemas económicos considerando la economía como un todo, frente al análisis del comportamiento individual de los agentes y sus interre- laciones en los mercados de los que se ocupa la microeconomía. Por tanto, tiene fundamento la afirmación de que el modelo clásico de macroeconomía tenía su fuente en la microeconomía neoclásica.3 Este apartado y el siguiente han sido tratados con enorme claridad por Méndez Ibisate en Iglesia de la, Jesús (Coordinador) (1993) Ensayos sobre el Pensamiento
  • 264. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 283 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s Económico. La aportación de F. Méndez Ibisate corresponde al capítulo denomina- do El enfoque microeconómico: marginalismo y neoclásicos. Para la realización de este apartado del libro nos hemos inspirado en la estructura expositiva de F. Méndez Ibisate (1993). Un mayor desarrollo de este apartado sin tener que recurrir al propio Walras se puede observar en el capítulo 7 de Negishi (1989), denominado Walras and the General Equilibrium Theory.4 Explicación propuesta por Méndez Ibisate, F (1993).5 Referenciado en Méndez Ibisate, F. (1993). Una mayor profundización en el trabajo de Wald requiere consultar: Stigler, Gerge, J. (1941). Production and Distribuction Theories. The Macmillan Co. Nueva York.
  • 265. UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA[ X V. 1 E D G E W O R T H : L A E V O L U C I Ó N D E L P E N S A M I E N T O U T I L I TA R I S TA ][ X V. 2 C A L C U L O E C O N Ó M I C O E N EDGEWORTH][ X V. 3 L A I N D E T E R M I N A C I Ó N D E L C O N T R AT O ][ X V. 4 L A L Í N E A D E I N D I F E R E N C I A Y L A C U R VA D E C O N T R AT O ][ X V. 5 E L S I G N I F I C A D O D E L A A P O R T A C I Ó N DE EDGEWORTH]
  • 266. UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA[ X V. 1 E D G E W O R T H : L A E V O L U C I Ó N D E L P E N S A M I E N T O U T I L I TA R I S TA ]Este brillante economista irlandés, de origen acomodado, nacióel 8 de febrero de 1845 en el pueblo de Edgeworthstown. El he-cho de pertenecer a una familia aristócrata anglo-irlandesa y muynumerosa, le permitió gozar de parientes muy vinculados a algu-nos de los principales intelectuales de la época. Por su amistadcon Jeremy Bentham o con David Ricardo deberíamos destacara la novelista Mary Edgeworth, tía de su padre.Aunque su formación inicial estuvo estrechamente vinculada ala literatura y los estudios clásicos, no fue en estas áreas en lasque deseó trabajar. Después de terminar la carrera de Derechose inició, de modo autodidacta o al menos al margen de los estu-dios oficiales, en el mundo de las matemáticas. Y aunque trabajó
  • 267. 288 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAenseñando griego en el Belford College, sus inquietudes inves-tigadoras estaban, ya en ese momento, en la moral y en la ética.Descontento con el paradigma investigador de su época, buscabanuevas respuestas, o mejor dicho, nuevas estrategias de análisisde problemas clásicos como la distribución o el intercambio. En1877, aún siendo profesor de griego en Belford, publica New andOld Methods of Ethics, su primer libro, donde ya hace gala deprofesar pleitesía al saber utilitarista. Al margen de esta obra, pa-rece ser su trabajo como profesor adjunto de Lógica en el King´sCollege, el que pone de manifiesto públicamente su vía metodo-lógica, desarrollada nítidamente un año más tarde, en 1881, enPsicología Matemática.Al igual que Jevons, de la lógica pasa a la Economía Política.En el caso de este autor su carrera es más brillante y ausentede sombras que la de su admirado Jevons. No obstante, tuvie-ron que transcurrir ocho años desde su entrada en el prestigiosoKing´s College, en 1888 y siete años desde la publicación de sugran obra, para obtener la cátedra Tooke, desde la cual pudo en-señar Ciencia Económica. En 1891, como colofón a su carrera,obtiene la cátedra de Economía Política, también conocida comocátedra Drummond, en Oxford, convirtiéndose de este modo enuno de los sucesores de Señor y titular de la misma hasta 1922,prácticamente hasta su muerte, que acaeció en 1926.Aunque el carisma personal solo parece hacerse necesario en elmundo del espectáculo, la política o las relaciones empresariales,lo cierto es que, en el fanganoso camino de la Ciencia tambiénes una virtud deseable. Edgeworth, fue calificado de excéntricoy tímido1 en su carácter. Adjetivos similares recibiría, por partede Keynes2, quien indica en un artículo publicado en el año delfallecimiento de Edgeworth y en la revista que él había codirigidodesde 1891 hasta su fallecimiento, Economic Journal, que3 en: Mathematical Psychis exhibe sin reservas la plenitud del saber, la originalidad y habilidad de su mente. Se trata de un libro muy excéntrico y expuesto a la burla; en sus trabajos posteriores, creo, Edgeworth ya no dio rienda suelta a su naturaleza íntima.
  • 268. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 289 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sCiertamente, la opinión de Keynes(1931) o de González(2000)sobre su carácter, es también compartida por Schumpeter(1971),quien afirma que4: Era por un lado, sumamente sensible y, por otro, más que modes- to; se contentaba con sentarse en segunda fila, detrás de Mars- hall, al que exaltaba como un héroe, era vacilante en la conver- sación, ausente y distraído hasta lo patológico, pésimo orador y profesor de lección magistral, y personalmente ineficaz; creo que la descripción más exacta consiste en decir que no tenía nada de jefe o dirigente.[ X V. 2 C A L C U L O E C O N Ó M I C O E N EDGEWORTH]Inicia Edgeworth(1881) la definición de El agente maximizadorsu cálculo económico recordando que el (el consumidor)primer principio de la economía es que realizará sus compras hasta el nivel en quetodo agente actúa por su propio interés. la utilidad marginalLejos queda ya la afirmación de Smith en de la última unidadese mismo sentido y lejos quedan también adquirida sea igual allos tiempos en que la filosofía moral pare- precio de esta.cía dominar el reducido espacio del pensa-miento económico.Diferencia Edgeworth entre dos tipos de acciones, la primerapuede, a su juicio, denominarse guerra, mientras que la segundasería contrato. Toda situación en la que un agente actúa sin elconsentimiento de los otros afectados estaría enmarcado en laprimera de las situaciones, mientras que actuaciones con consen-timiento pertenecerían al ámbito del contrato.Dicho esto, vale preguntarse si la competencia económica espaz o guerra. Ambas cosas, responde Edgeworth. Es paz o pac-to entre contratantes durante la vigencia del contrato y guerracuando alguno de los agentes recontrata sin el consentimientode los demás. [EL CAMPO DE LA COMPETENCIA]El campo de competencia, como así lo denomina Edgeworth, estáintegrado por todos los individuos que quieren y pueden recon-
  • 269. 290 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAtratar sobre los artículos sometidos a consideración. Si se compa-rase el campo de competencia con una subasta, se diría que estáintegrado por el subastador y todos los que desean ofrecer unprecio superior a la última postura. A medida que el proceso desubasta se desarrollase, el número de pujadores o negociantes sereduciría. Se diría, siguiendo con el símil, que el campo se reducede tal modo que en el último momento, en el de la adjudicación,llega a desaparecer.Para una situación particular, es lógica la desaparición del campode competencia. Pero, en la vida real o de modo general, cuandouna se extingue otra nace. No obstante, Edgeworth, al genera-lizar el campo de competencia no piensa tanto en una subasta,como en un mercado al que acuden multitud de compradores, ocomo diría él, de contratantes. El lector que recuerde las apor-taciones de Jevons a la teoría del intercambio podrá ver en eltrabajo de Edgeworth una cierta similitud revestida de un mayorgrado de sofisticación matemática.Supone Edgeworth la existencia de un mercado compuesto por:• Número indefinido de negociantes: X.• Una mercancía: x.• Número indefinido de contratantes: Y• Una mercancía: y.Este mercado, compuesto por dos tipos de agentes, X e Y, seagota al alcanzar la situación de equilibrio. Si el campo de com-petencia es, además, de carácter perfecto, entonces exhibe cier-tas propiedades favorables al cálculo matemático. Al hacer estaafirmación, está pensando Edgeworth en la física matemática, enla teoría de los átomos y en el cálculo diferencial.La ingeniería social está ya más cerca de los escritos económicosque los viejos tratados escolásticos, cargados de principios y tandeudores de aportaciones anteriores. No necesita Edgeworth bi-bliografía básica de apoyo, ni llenar sus libros de notas a pie queconfirmen que bebe de fuentes inmaculadas del saber. La lógicamatemática, aquella que fue el carro triunfal de Jevons, y el cal-
  • 270. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 291 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sculo diferencial le bastan para hacer teoría. Indudablemente, elpensamiento económico camina ya alejado de las aulas de filoso-fía y se mueve en busca del equilibrio, el verdadero grial de losaspirantes a convertir a la economía en una Ciencia.Las propiedades matemáticas o condiciones de un campo perfec-to son cuatro, un par referible a la multiplicidad o continuidad yotro referido a la divisibilidad o fluidez. [LA COMPETENCIA]El mercado está sujetos a los siguientes axiomas de partida5. I. Cualquier individuo es libre para recontratar con cualquier otro número indefinido. Es decir, cualquier X puede con- tratar con cualquier Y. II. Cualquier individuo es libre para contratar con cualquier número indefinido. Cualquier X puede tratar con cualquier número de Y.Los dos primeras axiomas implican la divisibilidad de x o de cadaartículo de contrato. Si se pensara que x es arroz o azúcar, en-tonces sería fácil pensar y asumir la divisibilidad indefinida de x. III. Cualquier individuo es libre para recontratar con otro inde- pendientemente de cualquier tercera parte. Es decir, cual- quier Y puede aceptar la oferta de cualquier X, indepen- dientemente de otros Y. IV. Cualquier individuo es libre para contratar con otro inde- pendientemente de una tercera parte.Edgeworth advirtió, como ya se habrá observado, que existe unacierta semejanza entre la relación de la primera con la segundacondición, y de la tercera con la cuarta. La quiebra de la primeraimplica la de la segunda, pero no a la inversa, y la tercera y cuartase relacionan del mismo modo6.Estos cuatro axiomas están acompañados de tres definiciones:D.I. Un ajuste es un contrato que se puede variar con el consen-timiento de todas las personas implicadas.
  • 271. 292 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAD.II. Un ajuste final es un ajuste que no se puede variar por re-contrato dentro del campo de competencia.D.III. El contrato es indeterminado cuando existe un número in-definido de ajustes finales.[ X V. 3 L A I N D E T E R M I N A C I Ó N D E L C O N T R AT O ]Sobre la indeterminación del contrato caben tres posibilidades;que estemos sin competencia perfecta y por tanto sea indetermi-nado (α), que nos encontremos en competencia perfecta y portanto sea determinado (β) o que nos encontremos con más omenos competencia perfecta, entonces será más o menos inde-terminado (γ). [DEMOSTRACIÓN]Supongamos dos individuos, X e Y, cuyo interés depende de doscantidades variables que ellos están dispuestos a no variar sinconsentimiento mutuo. Las porciones intercambiadas, de modosimilar al modelo propuesto por Jevons, serán x e y.La utilidad de X previa al intercambio es: U1 ^ a hLa utilidad que le queda al individuo X después de desprendersede la porción x, será: U1 ^ a - x hEl sujeto X se desprende de su porción x a cambio de una de y.Por tanto, de cara a definir su utilidad, se debe incorporar la quele proporciona su nueva porción de y: W1 ^ y hPor tanto, la utilidad de X después del intercambio sería: Utilidad de X = U1 ^ a - xh + W1 ^ y hLa utilidad de la otra parte, bajo el mismo razonamiento, será: Utilidad de Y = U2 ^ xh + W2 ^ b - yh
  • 272. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 293 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sSi se generaliza el caso particular y se denomina P a la utilidadde X, y F(x,y) al lado derecho de la ecuación, se podría describirla definición anterior como: P = F^ x, yhde tal modo que: P =1 F^ x, yhDe modo similar, se puede denotar como Π a la utilidad de Y,siendo la ecuación: P = U^ x, yho bien: P =1 U^ x, yhdiferenciando tendríamos la siguiente condición de igualdad: dP dP dP dP dx dy = dy dxEsta ecuación es muy similar a la planteada por Jevons en su re-lación de intercambio. De hecho, Jevons indica que:debe derivar una utilidad exactamente igual de los incrementos fina-les, de otro modo le interesará intercambiar más o menos, y estorbarálas condiciones del intercambio. En consecuencia, debe cumplirse lasiguiente ecuación7: W2 ^ b - yh dy = z2 ^ xh dx ,Esta misma ecuación se reproduce para el caso del cuerpo co-merciante uno o siguiendo las palabras de Jevons, esto permiteconcluir que, siempre que dos mercancías se intercambien unapor otra, y se puede dar o recibir más o menos en cantidadesinfinitamente pequeñas, las cantidades intercambiadas deben sa-tisfacer la siguiente igualdad, la cual aporta un significado similaral propuesto por Edgeworth:
  • 273. 294 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA z1 ^ a - xh dx y z2 ^ x h =x= W1 ^ y h W2 ^ b - y hPero, a Edgeworth, a diferencia de Jevons le interesa hablarde ajustes. Desea saber en cuál se pondrán de acuerdo, y paraello propone profundizar en la ecuación de igualdad mostradaanteriormente.Plantea una superficie definida por: P - F^ x, yh = 0Siendo P la longitud de la ordenada trazada desde cualquier pun-to del plano de xy. Gráficamente la expresión de Edgeworth seajustaría al siguiente gráfico: y P xRealiza el mismo razonamiento para el otro agente, de tal modoque la superficie sería: P - U^ x, yh = 0 , y Π la longitud de la orde-nada. Un gráfico que englobase a los dos agentes o contratantessería de la forma:
  • 274. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 295 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sCuando el agente Y pasa del punto A al B, incrementa su utilidadtotal, ya que pasa de un punto de utilidad Π0 a otro de utilidadΠ1. En el punto B el sujeto Y obtiene, al tener más porciones dex e y, una mayor utilidad. El paso de A a B es beneficioso paraY, pero perjudicial para el sujeto X. Cualquier dirección en laque se mueva X o Y supondrá una mejora para uno de ellos y unempeoramiento para el otro.Como indica Edgeworth, se puede demostrar que el lugargeométrico del punto, que él denomina deseado, es decir, delpunto (x,y), es tal que, en cualquier dirección en la que demosun paso infinitamente pequeño, P y Π no aumentan a la vez. Ellugar geométrico de este punto deseado lo denominará curva decontrato. Los puntos expuestos anteriormente coinciden con ladefinición expuesta por Edgeworth. No obstante, este autor norecurre fácilmente al aparato gráfico para realizar sus exposicio-nes. Prefiere metodológicamente utilizar el lenguaje matemáticoy dejar para el lector la capacidad de abstracción gráfica.[ X V. 4 L A L Í N E A D E I N D I F E R E N C I A Y L A C U R VA D E C O N T R AT O ]La axiomática moderna reclamó la noción de conjuntos de indife-rencia para poder cumplir el axioma de ordenación simple o com-pleta de las preferencias. Pero, la primera vez que vemos reclamarpor un autor una curva, llamada aquí línea, de indiferencia es enPsicología Matemática de Edgeworth, y lo hace para denotar aque-llos movimientos que puede realizar P dentro del la superficie P-F(x,y)=0 de (x,y) y en los cuales ni gana ni pierde utilidad.En primer lugar Edgeworth considera en qué direcciones puedeX moverse, en longitud ρ, desde cualquier punto (x,y). Dado quela adición a P es dP dP t a dx k cos i + a dx k sen isiendo ρ cos θ = dx y ρ sen θ = dy, se muestra evidente que X sólose moverá a un lado de una determinada línea, la línea de indife-rencia, siendo su ecuación:
  • 275. 296 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDA dP dP ^ g - xha dx k + ^ h - yhc dy m = 0La línea de indiferencia de Edgeworth se corresponde con el si-guiente gráfico. Si se trazara una línea que uniese los puntosABC se obtendría una línea de fuerza o línea de preferencia. Elmismo razonamiento es extensivo para el sujeto Y.Por tanto, ambos sujetos no desearán moverse cuando sus líneasde indiferencia sean coincidentes, por ello se extrae que la con-dición necesaria es: dP dP dP dP a dx kc dy m - c dy mc dx m = 0El movimiento para las partes es posible, en tanto que, una parteno pierda y la otra gane. El punto de equilibrio, en esta lógica,puede describirse como un máximo relativo. Es decir, una situa-ción en la que siendo la utilidad del sujeto X sea un máximo y lade Y sea constante.Sea: P=P-c(Π-Π*)Donde c es una constante y Π* es el valor de Π que se suponedado. Entonces, como indica Edgeworth, P es un máximo sólocuando:
  • 276. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 297 V. S a l c i n e s & E . B a r r o s dP dP dP dP dx c dx - c dy m + dy c dy - c dx m = 0de donde tenemos la curva de contrato.[ X V. 5 E L S I G N I F I C A D O D E L A A P O R TA C I Ó N D E E D G E W O R T H ]¿Qué mueve a los agentes cuándo participan en un mercado?Aunque Smith ya había respondido perfectamente a esa pregun-ta, Edgeworth esperaba una respuesta más sofisticada, encon-trando en Jevons la materia prima con la que poder construir elarmazón de su respuesta y en los matemáticos Lagrange y Ha-milton8 las herramientas necesarias.La acción humana estaría, bajo la óptica de Edgeworth, gober-nada por una fuerza-placer. De tal modo que el equilibrio sealcanza cuando la energía-placer total de los contratantes es unmáximo relativo9.El descubrimiento y la modelización matemática de la fuerza pla-cer como llave que abre la puerta al enigma del arbitraje, hacenque Edgeworth se sienta sabedor de un nuevo paradigma investi-gador. Sus respuestas dejan atrás, al menos así lo siente él, no sólolos sesudos pensamientos de los moralistas, sino también a todauna larga lista de filósofos, desde Platón hasta Herbert Spencer10:La equidad y la <<justicia distributiva>> son encantadoras en laspáginas de Herbert Spencer y deleitaron a Dugald Stewart con laapariencia de la certeza matemática, pero ¿cómo serían aplicables ala distribución de un producto conjunto entre cooperadores?[...] Lajusticia requiere estar informada por algún principio más definido,como Mill y Sidgwick razonan bien. La estrella de la justicia noproporciona una guía cierta [...] a menos que refleje los rayos de unalumbrera superior: el utilitarismo.El utilitarismo es, en la mente de Edgeworth, el gran descubri-miento, la piedra filosofal del saber, un oráculo al que preguntary que siempre responde. Únicamente en el campo de la religiónsiente este autor que la doctrina utilitarista pueda no dar las res-puestas adecuadas. No obstante y como afirma Edgeworth, la
  • 277. 298 UNA TEORÍA INTERMEDIA DE LA DEMANDAbase requerida de arbitraje entre contratantes económicos es evi-dentemente algún ajuste, y el ajuste utilitario puede seleccionarse,en ausencia de cualquier otro principio de selección, en virtud desus peculiaridades morales: satisfaciendo la simpatía de cada unohacia los demás, el sentido de la justicia y la equidad utilitarista.N O TA S1 Manuel Jesús González (2000), p.11 en el “Estudio Preliminar” a “Psicología Ma- temática” (1881)[2000].2 La cita posterior de Keynes sobre la obra de Edgeworth ha sido tomadas de Manuel Jesús González(2000).3 La primera publicación del trabajo de Keynes es en 1926 en Economic Journal. Posteriormente se volvió a publicar varias veces. La cita mostrada en este caso co- rresponde, como indica M.J. González a Keynes, J.M. (1931), Essays in Persuasion en E. Johnson, D. Moggridge y Sir A. Robinson (eds) (1971-1989), The Collected Writings of John Maynard Keynes. p.254.4 Schumpeter (1971), p. 9105 Edgeworth (1881)[2000], p. 616 Edgeworth (1881)[2000], p. 627 Jevons (1998) p. 136.8 Edgeworth (1881)[2000], p. 529 Edgeworth (1881)[2000], p. 66. Sujeto a las siguientes condicones: 1ª Condición: Que la energía placer de X e Y, considerados cada uno como función de las variables x e y, tienen que ser funciones de los mismos valores. En el lenguaje metafórico utilizado por Edgeworth :Que los placeres del coche- ro han de guiar a sus caballos juntos sobre el plano de xy 2ª Condición: Que la línea de fuerza resultante ha de estar continuamente entre las líneas de las respectivas fuerzas placer. El tronco de caballos no debe ser empujado en una dirección contraria a la prefe- rencia de uno u otro individuo10 Edgeworth(1881)[2000], p. 89
  • 278. BIBLIOGRAFÍAALLEN, R.G. & HICKS, J.R. (1934) “Reconsideration of theTheory of Value” Economica, febrero y Mayo.ALLEN, R.G. (1936) “Professor Slutsky´s Theory ofConsumers´Choice” Review of Economic Studies, Febrero.ALTER, M (1990a) Carl Menger and the origins of Austrians Eco-nomics Westview Press, Oxford.ALTER, M (1990b) in Bruce J. Caldwell (edit) “Carl Mengerand his legacy in economics” Annual supplement to volume 22,history of political economy, pp. 313-348.ALTER, M. (1990) Carl Menger and the Origins of Austrian Eco-nomics. Oxford: Westview Press.ARGEMÍ, Ll. (1987) Las raíces de la Ciencia Económica. Unaintroducción histórica. Editorial Barcanova. S.A. Barcelona.ARISTOTELES, (1985) Ética Nicomáquea, Ética Eudemia. Edi-torial Gredos. Madrid.
  • 279. 300 BIBLIOGRAFÍAARROW, K.J. (1974), Elección social y valores individuales, Insti-tuto de Estudios Fiscales, Madrid, 1974.ARROW, KJ. y HAHN, F.H. (1977) Análisis competitivo general,Fondo de Cultura Económica, México.BACKHOUSE, R. (1988), Historia del análisis económico, Alian-za Universidad, Madrid.BACON, F. (1960) The New Organon and Related Writings, F.H.Anderson (ed.). The Liberal Art Press. Nueva York.BAECK, L. (1988). Spanish economic thouhgt: the school ofSalamanca and the arbitristas. History of Political Economy, 20/3BALL, L. y D. ROMER (1989), The equilibrium and optimaltiming of prices changes, Review of Economic Studies, 56.BALMES, J. (1844) Verdadera idea del valor o reflexiones sobreel origen, naturaleza y variedad de los precios recogido en Obrascompletas, Vol. V, B.A.C., Madrid 1949, pp. 615-624.BARBÉ, Ll. (1996), El Curso de la Economía, Grandes escuelas,autores y temas del discurso económico. Ariel Economía y Servei depublicacions de la Universitat Autònoma de BarcelonaBARBER, W.J. (1990), Historia del pensamiento económico, Alian-za Universidad, Madrid.BECKER, G. (1965) “A theory of allocation of time” The Econo-nomic Journal. nº 229 - Vol. LXXVBECKER,G. (1971) Economic Theory Alfred A. Knopf, Inc. Nue-va YorkBECKER,G. (1977) Teoría Económica. Fondo de Cultura Eco-nómica. Mexico.BELTRAN, L. (1989) Historia de las Doctrinas Económicas, Tei-de. BarcelonaBELTRÁN, L. (1989) Sobre los orígenes hispanos de la econo-mía de mercado Cuadernos del pensamiento liberal, nº 10 (1), pp5-38.
  • 280. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 301 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sBIANCHINI, M, (1989) Some fundamental aspects of Italianeighteenth-century economic thought en WALKER D. A. (editor)Perspectives on the history of economic thought. History of Econo-mics Society by Edward Elgar. Inglaterra.BLAUG, M. (1985) La metodología de la economía. AlianzaEditorial. Madrid.BLAUG, M. (1985), Teoría económica en retrospección, Fondo deCultura Económica, Madrid.BOISGUILLIBERT, P. (1695) Le Detail de la France. Reimpresoen DAIRE, E. (1851) Economistes financiers du 18e siècle. Gui-llaumin. París.BOISGUILLIBERT, P. (1707) Traité de la nature, culture, coom-merce et intérêt des grains. Reimpreso en DAIRE, E. (1851) Eco-nomistes financiers du 18e siècle. Guillaumin. París.BOULDING, K.E. (1966), Economic Analysis, Harper y Row,Nueva York.BUNGE, M. (1982) Economía y Filosofía. Editorial Tecnos.Madrid.CANTILLON (1950) [1755] Ensayo sobre la naturaleza del co-mercio en general. Fondo de Cultura Económica, México.CHAFUEN, A. (1986) Christians for Freedom: Late ScholasticsEconomics. Ignatius Press, San Francisco. Este libro ha sido tra-ducido al español y publicado con el título Economía y Etica:Raíces cristianas de la economía de libre mercado. Editorial Rialp,Madrid 1991.CLOWER, R.W. (1965), “The keynesian counter-revolution: atheoretical appraisal”, en F.H. Hann and F. Brechling (eds.), Thetheory of interest rates, Macmillan, London.COASE, R.H. (1937), “The nature of the firm”, Economica, No-viembre, p.386-405.COASE, R.H. (1960), “The problem of social cost”, Journal ofLaw and Economics, Octubre, p. 1-44.
  • 281. 302 BIBLIOGRAFÍACOASE, R.H. (1998), “The new institutional economics”, Ameri-can Economic Review, 88, p. 72-74.CORREA CALDERON. E. (1981) Registro de arbitristas, eco-nomistas y reformadores españoles (1500-1936). FundaciónUniversitaria Española. Madrid.CUSIN, F. (1940) Geminiano Montanari e la teoría del valore inStudi Urbinati, Serie B, pp. III-38. Referenciado en BIANCH-INI, M, (1989) Some fundamental aspects of Italian eighteenth-century economic thought en WALKER D. A. (editor) Perspectiveson the history of economic thought. History of Economics Societyby Edward Elgar. Inglaterra.DEBREU, G. (1959) Theory of Value: An Axiomatic Analysis ofEconomic Equilibrium, Cowles Foundation, Monografía 17, JhonWiley & Sons Inc.DEBREU, G. (1959), Teoría del valor, Antoni Bosch, Barcelona,1973.DEMPSEY, B.W. (1935) Just Price in a Functional Economy,American Economic Review, vol. 25. Pp. 471-486. Traducción alcastellano: El justo precio en una economía funcional en Spen-gler, J.J. y Allen, W.R. (1971) El pensamiento económico de Aristó-teles a Marshall. Madrid: Tecnops, pp. 60-74.DOMAR, E. (1946), “Capital expansión, rate of growth and em-ployment”, Econometrica, 4, p. 137-47.DORNBUSCH, R. (1976), “Expectations and exchange rate dy-namics”, Journal of Political Economy, 84, p. 1161-76.EDGEWORTH, F.Y. (1881) “Mathematical Psychics: An Essay onthe Application of Mathematics to the Moral Sciences”. Londres.ENGEL, C.L. (1895) “Die Lebenskosten Belgischer Arbeiter-Familien Frueher und jetzt” Reimprimido en International Statis-tical Institute Bulletin 9,1-124.ESTAPÉ, F. (1990) Introducción al pensamiento económico. Unaperspectiva española. Espasa-Calpe, Madrid.
  • 282. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 303 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sFAIÑA, A; SALCINES, J.V. (1998) “La meta-ordenación depreferencias como un sistema procedimental economizador: Laaportación de Carl Menger.” Τέλος. Revista Iberoamericana de Es-tudios Utilitaristas. Vol. 7(2), pp: 119-154.FAIÑA, A; SALCINES, J.V. (2001) “Un acercamiento menge-riano al concepto de meta-orden de necesidades: Prioridad y Je-rarquía en Carl Menger” Investigación Económica. Vol 61(238),pp: 37-67.FISHER, I. (1907), The rate of interest, MacMillan, New York.FRENKEL, J.A. (1976), “A monetary approach to the exchangerate: doctrinal aspects and empirical evidence”, ScandinavianJournal of Economics, 78, 200-24.FRENKEL, J.A. y H.G. JOHNSON, The monetary approach tothe balance of payments, University of Toronto Press, Toronto,1976.FRIEDMAN, M. (1968), “The role of monetary policy”, Ameri-can Economic Review, 58, marzo.FRIEDMAN, M. Teoría de los precios. (1982). Editorial AlianzaUniversidad. Madrid.GALBRAITH, J.K. (1967) The New Industrial State. Hamis Ha-milton.GALBRAITH, J.K. (1987), La historia de la economía, Ariel, Bar-celona.GALILEI, G. [1629] (1982) Dialogo sopra i due massimi sistemidel mondo. Einaudi, Torino.GIDE, C. (1926), Cours d´Économie Politique. Société Anonymedu Recueil Sirey. Paris.GONNARD, R. (1931) Historia de las doctrinas económicas,Aguilar. Madrid.GREEN, J. (1986) “La Teoría del Consumidor” Alianza Editorial.Madrid.
  • 283. 304 BIBLIOGRAFÍAHARROD, R.F. (1939), An essay in dinamyc theory, EconomicJournal, 49, p. 14-33.HARSANYI, J. (1955) “Cardinal welfare, Individualistic Ethics,and Interpersonal Comparisons of Utility” Journal of PoliticalEconomy 63, p. 315.HICKS, J.R. (1937), “Mr. Keynes and the ´Classics’: a SuggestedInterpretation”, Econometrica, p. 147-159.HICKS, J.R. (1939) en “Value and capital. An Inquiry into somefundamental principles of economic theory.” Oxford UniversityPress. LondresHOUTHAKKER, H.S. (1957) “An international coparison ofhousehold expendidure patterns commemorating the centinial ofEngel´s Law” Econometrica 25 (4), Octubre, 532-51.HUERTA DE SOTO, J. “Método y crisis en la ciencia económica”,Hacienda Pública, nº 74, 1982.HUERTA DE SOTO, J. (1994) “Estudios de Economía Política”Unión Editorial. Madrid.HUNT, E. K. (1979) History of Economic Thought. A CriticalPerpective. Wadsworth.HUTCHESON, F. (1728) Essay on the Nature and Conduct ofThe Passions and Affections.HUTCHISON, T.W., Historia del pensamiento económico 1870-1929, Gredos, Madrid, 1967.JAFFE, W.J. (1976) “Menger, Jevons and Walras de-homogeni-zed” Economic Inquiry, nº 14 (4), pp. 511-524.JAEGER, W. (1912) Studien zur Enstehungsgeschichte der Me-taphysik des Aristoteles, Berlín, 1912 consultable en GAOS, J.(1946) Aristóteles. Bases para la historia de su desarrollo intelec-tual, México, 1946.JEVONS, W.S. (1871), The theory of political economy, Kelley &Millman Inc., Londres, 1957.
  • 284. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 305 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sJOHNSON, W.E. (1913) “The Pure Theory of Utility Curves”.Economic Journal. December.KAHN, R.F. (1931), “On the relation of home investment tounemployment”, Economic Journal, 41.KALDOR, N. (1957), “A model of economic growth”, EconomicJournal, 67, p. 591-624.KAUDER, E. (1953) “Intellectual and Political Roots of the Ol-der Austrian School” Zeitschirft für Nationalökonomie, nº 57, 4.KAUDER, E. (1986) “Genesis of the Marginal Utilty Theory”Economic Journal, pp. 638-650.KEYNES, J.M., Teoría general de la ocupación, el interés y el dine-ro, Siglo XXI, México, 1981.LANCASTER, K.L. (1966) “A new approach to consumer theory”Journal of Political Economy. 74, Abril.LANGE, O. (1945), “The scope and method of Economics”, Re-view of Economic Studies, 13, p. 19-32.LANGHOLM, O. (1979) Price and Value in the Aristotelian Tra-dition. Bergen, Noruega: Universitets-forlaget.LARRAZ, J. (1943) La época del mercantilismo en Castilla, 1500-1700, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Madrid.LEIBENSTEIN (1950) “Bandwagon, snob and Veblen Effects inthe theory of consumers´demand” Quaterly Journal of Economics,Vol. 64, nº 2, pp. 183-201. y reimpreso por W. Breith y H.M. Ho-chmann (eds) en “Reading in Microeconomics”, pp. 123-129.LIPSEY, R. G. Introducción a la Economía Positiva. Editorial Vi-cens Vives. Barcelona, 1967.LIPSEY, R.G., “The relationship between unemployment andthe rate of change of money wage rates in the United Kingdom,1862-1957: a further analysis”, Económica, 27, p. 1-31.LUCAS Jr. R. (1972), “Expectations and the neutrality of mo-ney”, Journal of Economic Theory, 4, p. 103-24.
  • 285. 306 BIBLIOGRAFÍALOWRY, S. TODD (1987) The Archaeology of Economic Ideas.N.C.: Duke University PressMALTHUS, T.R., Primer ensayo sobre la población, Orbis, Barce-lona, 1985.MANKIW, G. y D. ROMER (eds.), New Keynesian Economics,The MIT Press., Cambrige, Mass., 1991.MARSHALL, A. (1890), Principios de economía, Aguilar, Ma-drid, 1954.MARX, C., El capital, Orbis, Barcelona, 1984.MCCULLOCH, J.H. (1977) “The Austrian Theory of the Mar-ginal Use and of Ordinal Marginal Utility”. Zeitschrift für Natio-nalökonomie. Vol 37. nº 3-4.MCCULLOCH, J.H. AND SMITH, J.D. (1975) “An AustrianProof of Quasi-Concave Preferences”, Boston College DiscussionPaper 70.MEADE, J.E., “A geometry of international trade”, Allen and Un-win, Londres, 1952.MILL, J.S. (1848), Principios de economía política, Fondo de Cul-tura Económica, México, 1978.MILL, J.S. (1848)“Principles of Political Economy”. Londres.MILL, J.S. (1863) “Utilitarianism”. Londres.MISES von, L. (1978) Notes and Recollections, South Holland,Illinois, 1978, p. 38 y ss.MISES von, L. (1960) La acción humana. Tratado de Economía.Madrid, Unión Editorial.MONTANARI, G. (1680) Della moneta. Tratato mercantile inSCIEP, Parte Antica, T.III. Referenciado en BIANCHINI, M,(1989) Some fundamental aspects of Italian eighteenth-century eco-nomic thought en WALKER D. A. (editor) Perspectives on the his-tory of economic thought. History of Economics Society by Ed-ward Elgar. Inglaterra.
  • 286. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 307 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sMONTANARI, G. (1687) Breve trattato del valore delle monete intutti gli Stati in SCIEP, Parte Antica, T. III. Referenciado en BI-ANCHINI, M, (1989) Some fundamental aspects of Italian eight-eenth-century economic thought en WALKER D. A. (editor) Per-spectives on the history of economic thought. History of EconomicsSociety by Edward Elgar. Inglaterra.MOSS, L.S. & RYAN, C.K. (eds.) (1993) Economic Thought inSpain: Selected Essays of Marjorie Grice-Hutchison, Edward Elgar,Aldershot, Inglaterra.MUNDELL, R.A. (1962), “The appropriate use of monetary andfiscal policy for internal and external trade”, International Mone-tary Fund Staff Pappers, 9, 70-9.MUNDELL, R.A. (1963), “Capital mobility and stabilizationpolicy under fixed and flexible exchange rates”, Canadian Jour-nal of Economics and Political Science, p. 475-85.NAGEL, E. (1989) La estructura de la ciencia. Problemas de lalógica de la investigación científica. Ediciones Paidós. Barcelona.NASH, J. (1950), “Equilibrium points in n-person games”, Pro-ceedings of the national Academy of Sciences, 36, p. 48-49.NEUMANN von, J. y MORGENSTERN, O. (1944). The theoryof games and economic behavior, Princeton Univesity Press, Prin-ceton.NIGHT, F.H. en DINGWALL, J & HOSELITZ B.F. (eds) (1950)Principles of Economics, Free Pres of Glencoe.NORTH, D.C. (1978), “Structure and performance: The task ofEconomic History”, Journal of Economic Literature, 16, p. 963-97.NORTH, D.C. (1994), “Economic performance through time”,American Economic Review, 84, p. 359-68.NORTH, D.C. Institutions, institutional change and economic per-formance, Cambridge University Press, Cambridge, 1990.OBSTFELD, M. y K. ROGOFF (1995), “Exchange rate dyna-mics redux”, Journal of Political Economy, 103, p. 624-60.
  • 287. 308 BIBLIOGRAFÍAPAISH, F.W. (1936), “Banking policy and the international ba-lance of payments”, Economica, 3, p. 404-22.PARETO, W. (1900) “Sunto di alcuni capitoli di nuovo trattatodi economia pura” Giornale degli Economisti. Números de Marzoy Junio.PATINKIN, D., Money, Interest & Prices, cap. XIII, Harper &Row, Londres, 1956.PERDICES BLAS, L. (1992) El Florecimiento de la economíaaplicada en España: arbitristas y proyectistas (siglos XVI, XVII yXVIII) Documentos de trabajo, núm. 4. Facultad de CC. Econó-micas y Empresariales, Universidad Complutense.PERDICES BLAS, L. (1993) La restauración de la riqueza enEspaña por la industria. Reflexiones sobre el industrialismo delos arbitristas del siglo XVII. Documentos de trabajo, núm. 8. Fa-cultad de CC. Económicas y Empresariales, Universidad Com-plutense.PERIANES CARRO, F. Y FORNS, J.J. (1946) Economía Políti-ca. Sindicato Español Universitario. Madrid.PETTY, W. (1963) [1899]The Economic Writings of Sir WilliamPetty, 2. Vols. C. H. Hull (ed.). A. M. Kelley. Nueva York.PHELPS, E.S. (1967), “Phillips curves, expectations of inflationand optimal unemployment over time”, Economica, 34, p. 254-81.PHILLIPS, A.W. (1958), “The relation between unemploymentand the rate of change of money wage rates in the United King-dom, 1861-1857”, Económica, 25, p. 283-99.PIGOU, A.C. (1929), Industrial fluctuations, McMillan, London.POLLACK, R.A. Y WACHTER, M.L. (1975) The Relevance ofhousehold Production Function and its Implications for the Al-location of Time Journal Of Political Economy. Vol. 83, nº 2.QUINTÁS, J. R. (1972) “La economía como disciplina en etapade transición hacia su constitución como ciencia empírica”. Re-vista Española de Economía. Número 1.
  • 288. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 309 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sQUINTÁS, J. R. (1972) Concepto y método de la Teoría Económi-ca. Santiago de Compostela, 1972.RICARDO, D., Principios de economía política y tributación, Or-bis, Barcelona, 1985.ROBBINS, L. (1980), Ensayo sobre la naturaleza y significaciónde la Ciencia Económica, Fondo de Cultura Económica, México.ROBINSON, J. (1952), “A graphical analysis of the foreign tra-de multiplier”, Economic Journal, LXII, p. 546-564.ROBINSON, J.(1947), Essays in the theory of employment, Blac-kwell, Oxford, 1947.ROBINSON, J., (1962), Ensayos sobre análisis económico, Fondode Cultura Económica, México.RODRIGUEZ DE CAMPOMANES, P. (1975) Discurso sobre elfomento de la industria popular y Discurso sobre la educación popu-lar de los artesanos y su fomento, edición de J. Reeder, Instituto deEstudios Fiscales, Madrid.ROJO, L.A. (1984), Keynes: su tiempo y el nuestro, Alianza Uni-versidad, Madrid,ROMER, D. (1986), “Increasing returns and long-run growth”,Journal of Political Economy, octubre.ROTHBARD, M. N. (1976) New Light on the Prehistory of theAustrian School en The Foundations of Modern Austrian Econo-mics, Shhed & Ward, Kansas City.RYBCZYNSKI, T.N. (1955), “Factor endowments and relativecommodity prices”, Economica, noviembre, p. 336-41.SALCINES, J.V. (1999) “La Tierra es plana” Τέλος, Revista Ibe-roamericana de Estudios Utilitaristas Vol. 8(1), pp: 147-159.SAMUELSON, P.A. (1938), “A note on the pure theory of con-sumers’ behaviour”, Econometrica, 5, p. 61 y ss.
  • 289. 310 BIBLIOGRAFÍASAMUELSON, P.A. (1939), “Interaction between the multiplieranalysis and the principle of acceleration”, Review of Economicsand Statistics, 21, p. 75 y ss.SAMUELSON, P.A. y R.M. SOLOW (1960), “Analytical as-pects of anti-inflation policy”, American Economic Review, 50, p.177-94.SAMUELSON, P.A.(1947), Fundamentos del análisis económico,El Ateneo, Buenos Aires, 1977.SCHUMPETER, J.A., (1954) “History Of Economic Analysis”Oxford University Press. Existe traducción al castellano de Sa-cristan, M. García Duran, J.A. y Serra, N. con el título “Historiadel Análisis Económico” Editorial Ariel. 1994.SCHWARTZ, P. (1972) “La definición de ciencia económica porRobbins: una crítica”. Revista Española de Economía. Septiembre-diciembre. Pág., 211.SCREPANTI, E. y S. ZAMAGNI, Panorama e historia del pensa-miento económico, Ariel, Barcelona, 1997.SEN, A (1995) “Behavioural Ethics and Economics Achieve-ments” Discurso por su Doctorado Honoris Causa por la Uni-versidad de Valencia (España), recogido en: Nueva Economía delBienestar: Textos Seleccionados de Amartya Sen. Ed. Universi-dad de Valencia (Spain).SEN, A. (1974) “Choice, Orderongs and Morality”, in S. Körner,ed. “Practical Reason”. Oxford.SEN, A. (1987) “On Etihcs and Economics”. Oxford: Blackwell.SHONE, R. Análisis Microeconómico Moderno. Hispano Euro-pea. 1980.SLUTSKY, E. (1915) “Sulla teoria del bilancio del consumatore”Giornale degli Economisti. Julio.SMITH, A. (1776) An Inquiry into the Nature and Causes of theWealth of Nations, republicada en London: Dent. 1910.
  • 290. HISTORIA DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO 311 V. S a l c i n e s & E . B a r r o sSMITH, A., Una investigación sobre la naturaleza y las causas dela riqueza de las naciones, Fondo de Cultura Económica, México,1979.SOLOW, R. (1956), “A contribution to the theory of economicgrowth”, Quarterly Journal Economic, 70, p. 65-94.SOLOW, R. (1957), “Technical progress and the aggregate pro-duction function”, Review of Economics and Statistics, 39, p. 312-20.SPIEGEL, H.W., El desarrollo del pensamiento económico, Ome-ga, Barcelona, 1987.SRAFFA, P., Producción de mercancías por medio de mercancías,Oikos-tau, Barcelona, 1966.STOLPER, W.F. y P.A. SAMUELSON (1941), “Protection andreal wages”, Review of Economic Studies, 9, p. 58-73.TOBIN, J. (1958), “Liquidity preference as behaviour towardrisk”, Review of Economic Studies, 25, p. 65-86.VARIAN, H.R. (1987) Intermediate Mricoeconomics. A modernApproach. 2nd. edition.VINER, J. Studies in the theory of International Trade. George Al-len and Unwin. Londres, 1955. Pág., 594.WALRAS, L. (1874), Elementos de economía política pura, Alian-za Universidad, Madrid, 1987.YOUNG, A. (1912) “Jevon´s Theory of Political Economy” Amer-ican Economic Review, vol. V.