Resumen
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Resumen

on

  • 567 views

 

Statistics

Views

Total Views
567
Views on SlideShare
567
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Resumen Resumen Document Transcript

  • Resumen La linfohistiocitosishemofagocítica (síndrome hemofagocítico) es una enfermedad rara que predomina en los niños, aunque puede encontrarse a cualquier edad. Consiste en la proliferación benigna de macrófagos, activados en la médula ósea, el bazo, el hígado y los ganglios linfáticos. Se asocia con fiebre, citopenias, esplenomegalia, hipertrigliceridemia o hipofibrinogenemia. Se clasifica como primario (condicionado por alteraciones genéticas y mutaciones en el gen PRF 1 ) o secundario (desencadenado por infecciones virales, bacterianas, fúngicas o parasitarias o inducido por neoplasias hematológicas). El diagnóstico es complicado y establecer la diferencia entre primario y secundario lo es aún más, por lo que en 1991 la Sociedad de Histiocitosis publicó las guías diagnósticas para este síndrome. Las posibilidades terapéuticas son tres, las cuales pueden combinarse, y son quimioterapia, inmunoglobulina humana o trasplante de médula ósea. Por lo general, el pronóstico para el tipo primario es malo y menos sombrío para el secundario. Esto depende de la presencia o ausencia de una causa subyacente. El síndrome hemofagocítico fue originariamente descrito por Scott y Rob-Smith e 1939;se caracteriza por una función alterada de los linfocitos T citotóxicos y células NK, queconduce a la activación no controlada y proliferación de los macrófagos con hemofagocitosisen el seno del sistema retículoendotelial, originando pancitopenia, hepatoesplenomegalia ylinfadenopatías. En 1952, Farquhar y Claireaux, describen la forma familiar con el nombre dereticulosishemofagocítica familiar en hermanos con 9 semanas de vida que presentan fiebre yhepatoesplenomegalia, la autopsia de estos pacientes reveló la presencia de histiocitos en lostejidos conteniendo hematíes fagocitados. La linfohistiocitosishemofagocítica es un raro trastorno que resulta de la activación delinfocitos e histiocitos con liberación de mediadores proinflamatorios. Aunque se conocen dosformas, la forma familiar y adquirida, en ambas la infiltración de los órganos viscerales porlinfocitos e histiocitos es la regla. La hemofagocitosis se refiere tanto a la fagocitosis dehematíes, leucocitos o plaquetas, como de sus precursores. La linfohistiocitosis hacereferencia a la proliferación descontrolada de linfocitos T citotóxicos y células NK. Lahemofagocitosis se ha observado tanto en médula ósea, como en hígado, bazo o ganglioslinfáticos. En la mayoría de los casos la hemofagocitosis no se pone de manifiesto en elaspirado inicial de médula ósea, por ello la negatividad de esta prueba no descartainicialmente el diagnóstico. La linfohistiocitosishemofagocítica adquirida o secundaria puede afectar a cualquer grupode edad y puede ser desencadenada por infecciones bacterianas o virales, enfermedadesreumáticas, tumores o productos endógenos. La linfohistiocitosishemofagocítica o primaria sehereda con un patrón autosómico recesivo. Sin tratamiento es generalmente mortal, con sóloun 12% de supervivencia a los 6 meses. Tiene una incidencia estimada de 1 caso por cada50000 nacimientos. El sistema inmune agrupa los mecanismos de inmunidad innatos y adquiridos, lainmunidad innata es responsable de que se produzca una respuesta sin contacto previo conlos agentes infecciosos, los fagocitos son la primera línea de defensa en la infección mediantela fagocitosis de microorganismos que portan secuencias de antígenos reconocibles, laactivación de linfocitos T y B comprenden la inmunidad adquirida, ambos sistemas estáníntimamente interrelacionados, de forma que tras la fagocitosis de agentes externos alorganismo por los macrófagos, estos presentan antígenos para su reconocimiento por loslinfocitos T. De forma que cuando el sistema inmune es activado por un agente infeccioso seactivan linfocitos T, B y células NK con liberación de interleukinas. Los linfocitos T citotóxicosdestruyen los microorganismos que portan el antígeno frente al que han sido activados através de la liberación de gránulos citotóxicos. La patofisiología de la linfohistiocitosishemofagocítica familiar implica un sistema inmuneinefectivo secundario a la deficiencia de actividad citolítica. La incapacidad para destruir lascélulas blanco, resulta en una expansión incontrolada de linfocitos T citotóxicos y células NKcon hipersecreción de linfokinas inflamatorias. En 1999 se identificó una mutación del gen dela perforina en pacientes con linfohistiocitosishemofagocítica. Como la perforina se requierepara formar los poros en la células blanco, la ausencia de perforina previene la apoptosiscelular. Se estima que entre el 13-50% de las formas familiares se deben a esta causa. En2003 se identifican mutaciones en el gen MUNC13-4 como causa de disfunciones en la fusión
  • de los gránulos citolíticos. Se estima que el 17-30% de las formas familiares se deben a esta causa. En N. G. Rouphael, N. J. Talati, C. Vaughan, K. Cunningham, R. Moreira, y C. Gould. Infectionsassociatedwithhaemophagocyticsyndrome.LancetInfect.Dis 7 (12):814-822, 2007; se revisan los conocimientos del síndrome en relación a un caso de síndrome hemofagocítico. Síndrome hemofagocítico genético. El síndrome hemofagocítico primario puede subdividirse en dos grupos, dependiendo de si seasocia o no con alteraciones inmunológicas. Las formas familiares de síndrome hemofagocítico fuerondescritas por vez primera en 1952 y son poco frecuentes, estimándose en un caso porcada 50.000 nacidosvivos. La forma familiar se manifiesta durante el primer año de vida en el 70-80% de los casos. Dentro delas formas genéticas se incluyen las siguientes entidades: Linfohistiocitosishemofagocítica familiar. Síndromes de deficiencia inmune: o Síndrome de Chediak-Higashi. o Síndrome de Griscelli. o Síndrome linfoproliferativo ligado a X. o Síndrome de Wiskott-Aldrich. o Inmunodeficiencia combinada severa. o Síndrome de HermanskyPudlak. Síndrome hemofagocítico reactivo o secundario. La infección es un importante desencadenante del síndrome hemofagocítico. El síndromehemofagocítico puede clinicamente asemejarse a una infección, a la vez que puede ocultar sucoexistencia. La primera descripción de una infección vírica asociada a un síndrome hemofagocítico datade 1979. Entre las causas de síndrome hemofagocítico secundario se cuentan: Asociada a virus: Herpesvirus, HIV, adenovirus, parvovirus, influenza y virus de hepatitis. Asociada a parásitos, bacterias y hongos. Síndrome hemofagocítico asociado a tumores. Linfohistiocitosis asociada a linfoma. Asociada a enfermedades autoinmunes. Los mecanismos fisiopatológicos implicados en las formas adquiridas son menos conocidos. El desencadenante de la respuesta inmunitaria se ha relacionado con infecciones por el virus de Epstein-Barr, citomegalovirus, leishmania y parvovirus B19. Las manifestaciones clínicas mas frecuentemente encontradas incluyen fiebre, citopenias, hepatoesplenomegalia, linfadenopatías, rash, ictericia, edema y ausencia de respuesta al tratamiento con antibióticos. Los hallazgos de laboratorio pueden incluir hipertrigliceridemia, hipofibrinogenemia, niveles elevados de ferritina. Todos los hallazgos clínicos y de laboratorio se producen como respuesta a la infiltración tisular por linfocitos T y células NK con hipersececión de linfokinas inflamatorias. La fiebre resulta de los altos niveles de interleukinas, la pancitopenia de los altos niveles de interferón-Ƴ, la hipertrigliceridemia de la disminución de la actividad de la lipoproteinlipasa, secundaria a los altos niveles de factor de necrosis tumoral alfa, la hipofibrinogenemia del consumo de fibrinógeno secundario a la activación de la plasmina por el factor activador de plasminógeno segregado por los macrófagos. El aumento de los niveles de ferritina ocurre com consecuencia del aumento de secreción de ferritina por los macrófagos activados. La hepatoesplenomegalia es secundaria a la infiltración por linfocitos T y células NK. La presentación clínica en el prematuro puede ser inespecífica y difícil de diagnosticar. De los casos publicados los síntomas se han presentado entre los 24 días de vida y los 2 meses. Los síntomas mas frecuentemente observados han sido la fiebre, las citopenias y la hepatoesplenomegalia. Pueden consultarse mas detalles en el trabajo de C. W. Woods, W. T. Bradshaw, and A. G. Woods. Hemophagocyticlymphohistiocytosis in theprematureneonate.Adv.NeonatalCare 9 (6):265-273, 2009. El diagnóstico de linfohistiocitosishemofagocítica requiere de un hallazgo moecular compatible en las formas familiares con linfohistiocitosishemofagocítica en la biopsia o 5 de los siguientes criterios. 1. Fiebre. 2. Esplenomegalia. 3. Citopenia (en al menos 2 de las 3 líneas celulares) Hemoglobina < 9 g/dl. Plaquetas < 100.000/mcl.
  • Neutrófilos < 1000(mcl. 4. Hipertrigliceridemia y/o hipofibrinogenemia. 5. Baja o ausente actividad de células NK. 6. Ferritina > 500 ng/ml. 7. CD25 soluble > 2500 U/ml. 8. Hemofagocitosis en médula ósea, bazo o ganglios linfáticos. Las ascitis o el hydrops fetal no inmune se identifica en 6 de los 8 casos descritos, paraexplicar su presentación se han propuesto la hipoproteinemia y la anemia. Lasmanifestaciones neurológicas incluyen convulsiones, secundarias a la infiltraciónlinfohistiocitaria, con aumento de las proteínas en LCR. Para su tratamiento se ha desarrollado el protocolo HLH-2004, que contempla lautiliación de quimioterapia en una fase inicial de inducción de 8 semanas, seguida por unafase de mantenimiento hasta que pueda realizarse trasplante de medula ósea. Losquimioterápicos utilizados incluye etoposido con dexametasona y ciclosporina A. Puedenconsultarse mas detalles sobre su diagnóstico y tratamiento en S. Buyse, L. Teixeira, L.Galicier, E. Mariotte, V. Lemiale, A. Seguin, P. Bertheau, E. Canet, Labarthe A. de, M.Darmon, M. Rybojad, B. Schlemmer, and E. Azoulay. Criticalcaremanagement ofpatientswithhemophagocyticlymphohistiocytosis.IntensiveCareMed. 36 (10):1695-1702, 2010. Granada, 6 de Marzo de 2011FffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffSíndrome de activación del macrófago: unreto diagnósticoSoult Rubio, JA; García Bernabeu, V; Sánchez Álvarez, MJ; Muñoz Sáez, M; López Castilla, JD; TovaruelaSantos, APublicado en AnPediatr (Barc). 2002;56:165-7. - vol.56 núm 02Español: [ Resumen | Texto completo | PDF ]English: [ Abstract | TheEnglishversionisnotavailable ]
  • ResumenEl síndrome de activación del macrófago (SAM) o síndrome hemofagocítico es una enfermedad rara y conuna alta morbimortalidad. Se encuentra incluido dentro de las histiocitosis de la clase II y se distinguendos formas: una familiar y otra secundaria a enfermedades subyacentes. El diagnóstico de SAM supone unverdadero reto y muchos casos no llegan a diagnosticarse ante mortem. Se presentan 2 casos de SAMasociados a infecciones por parvovirus B19 y virus de Epstein-Barr.Palabras clave Síndrome de activación del macrófago. Parvovirus B19. Virus de Epstein-Barr.Texto completoIntroducciónEl síndrome de activación del macrófago (SAM) o síndrome hemofagocítico es una grave entidad,secundaria a una activación del sistema mononuclear fagocítico, que se caracteriza por una proliferaciónincontrolada de los histiocitos con fenómenos de hemofagocitosis. Está incluido dentro de la histiocitosisclase II y se distinguen dos tipos: uno familiar con herencia autosómica recesiva, denominadolinfohistiocitosishematofagocítica familiar, y otra secundaria a enfermedades subyacentes o síndromehematofagocítico reactivo1. Su diagnóstico se basa en criterios clínicos, analíticos e histopatológicos,establecidos en 1991 por el HemophagocyticLymphohistiocytosisStudyGroup of theHistiocyte Society2. Esmuy importante establecer el diagnóstico precoz, dada su rápida evolución hacia el fallo multiorgánico conuna elevada mortalidad, a pesar de los tratamientos que se han ensayado a lo largo de los años3. Sepresentan 2 casos de SAM asociados a infecciones virales: parvovirus B19 y virus de Epstein-Barr.Observaciones clínicasCaso 1Niña de 11 años, previamente sana, que ingresó por fiebre de 10 días de evolución y poliartralgias. En laexploración presentaba lesiones orales sangrantes, exantema evanescente pruriginoso en cara y cuello,adenopatías laterocervicales y hepatosplenomegalia. Durante el ingreso presentó insuficiencia respiratoriaprogresiva, por lo que ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría (UCIP). Entre losexámenes complementarios destacan: hemoglobina, 7,79 g/dl; hematócrito, 21 %; leucocitos,16.900/mm3; plaquetas, 53.200/mm3; tiempo de tromboplastina, 50 s; tiempo de tromboplastina parcialactivado (TTPA), 76 s; fibrinógeno, 0,50 g/l; dímeros D, 8.000 m g/ml; urea, 216 mg/ dl; creatinina, 2,6mg/dl; bilirrubina total (BT), 3,9 mg/dl; bilirrubina directa (BD), 3,6 mg/dl; transaminasaglutamicooxalacética (GOT), 150 U/l; transaminasa glutamicopirúvica (GPT) 108 U/l; velocidad desedimentación globular (VSG), 66 m l/1.ª h; proteína C reactiva (PCR) 101 mg/dl; serología reumática,ANA, ENA, anti-ADN, anti-centrómero, LK, ANCA, y fenómeno LE: negativos. Todos los cultivos y serologíafueron negativos, excepto PCR positiva a parvovirus B19. Se realizaron dos estudios de medula ósea queno fueron diagnósticos, observándose sólo hipocelularidad y alteraciones madurativas. Se iniciótratamiento con corticoides en dosis altas, con evolución desfavorable hacia el fallo multiorgánico, yfalleció a los 20 días de su ingreso. El estudio necrópsico demostró histiocitosis con eritrofagocitosis enmedula ósea y ganglios linfáticos, compatible con síndrome hemofagocítico.Caso 2Niña de 4 años, diagnosticada de artritis crónica juvenil (ACJ) de comienzo sistémico, que ingresó unosmeses después del caso n.º 1, por fiebre vespertina de 15 días de evolución y artralgias. En la exploracióndestaca: palidez cutánea, poliadenopatías, enantema oral con exudado en amígdalas yhepatosplenomegalia. Durante su ingreso presenta clínica de insuficiencia hepática aguda, motivo por elque se traslada a UCIP. Exploraciones complementarias: hemoglobina, 6,9 g/dl; hematócrito, 19,8 %;TTPA, 128,2 s; fibrinógeno, 0,4 g/l; dímeros D, 1.000 m g/ml; GOT, 931 U/l; GPT, 520 U/l;gammaglutamiltranspeptidasa (GGT), 506 U/l; BD, 3,36 mg/dl; BT, 3,64 mg/l; triglicéridos, 694 mg/dl;VSG, 55 mm/1.ª h; PCR, 88 mg/l; ferritina: 20.000 m g/ml. El estudio microbiológico fue negativo exceptoIgM positiva a virus Epstein-Barr. En el examen de medula ósea se observó macrofagia aumentada, conabundante material fagosómico. Confirmado el diagnóstico de SAM se inició tratamiento conmetilprednisolona en dosis altas (30 mg/kg/día) objetivándose mejoría clínica. Durante la reducción dedosis de corticoides reapareció la fiebre, la cual remitió tras iniciarse terapia con ciclosporina A (6
  • mg/kg/día). Realizó tratamiento de larga duración con ambos fármacos y actualmente permaneceasintomática después de 15 meses de seguimiento.DiscusiónEl SAM o síndrome hemofagocítico es una entidad poco conocida, infrecuente y que puede ser letal,incluido dentro de las histiocitosis de la clase II. Se distinguen dos formas, una familiar y otra secundaria aenfermedades subyacentes o síndrome hemofagocítico reactivo1. Los 2 casos presentados son secundariosy fueron desencadenados por infecciones virales demostradas. La infección por virus de Epstein-Barr hasido descrita con relativa frecuencia como causa de SAM, pero la infección por parvovirus B19 es unacausa menos conocida de la que sólo se han comunicado algunos casos en adultos 4. Sin embargo,probablemente su incidencia sea mayor, ya que es posible encontrar en la bibliografía algún caso de fallomultiorgánico en niño con infección por parvovirus B195, cuya clínica bien pudiera corresponder a un SAM,aunque no se llegara a ese diagnóstico. La ACJ se considera actualmente una de las posibles causas deSAM6,7. En nuestra experiencia, el caso 2 fue desencadenado por una infección por virus de Epstein-Barren una niña con ACJ. Algunos casos muy similares, en los que se asocia ACJ con SAM e infección porvirus, se han comunicado en la bibliografía8,9, por lo que es lógico pensar que la ACJ puede no ser unacausa de la enfermedad, sino una situación clínica que predisponga a su desarrollo ante cualquier estímuloantigénico.El diagnóstico de SAM se basa en criterios clínicos, analíticos e histopatológicos, establecidos en 1991 porel HemophagocyticLymphohistiocytosisStudyGroup of theHistiocyte Society2 (tabla 1). Es una enfermedadgrave que suele evolucionar hacia el fracaso multiorgánico en un período corto de tiempo y con unaelevada mortalidad a pesar de los tratamientos que se han ensayado a lo largo de los años. Por estemotivo, consideramos fundamental descartar este síndrome ante un niño con fiebre y esplenomegalia,realizando los exámenes complementarios dirigidos a su diagnóstico precoz, según los criteriosestablecidos. El SAM supone un verdadero reto diagnóstico para el pediatra, e incluso se ha sugerido quesólo el 30 % llega a diagnosticarse ante mortem 3. En ocasiones, los exámenes complementarios puedenno ser concluyentes, como ocurrió en el caso 1, en el cual no se observaron los fenómenos dehemofagocitosis en medula ósea (criterio necesario para el diagnóstico), a pesar de realizarse dospunciones-biopsia. Por este motivo, además de conocer todas las entidades que potencialmente puedenllevar al niño a una situación crítica, debemos saber aplicar nuestra experiencia como en el caso 2, en elcual el diagnóstico estuvo dirigido desde el principio por la experiencia adquirida con el caso previo.Aunque el valor muy elevado de ferritina no se considera dentro de los criterios diagnósticos, algunosautores sugieren que una ferritina mayor de 10.000 ng/ml es diagnóstico de SAM10. Estamos de acuerdocon esta aseveración y consideramos que es muy importante tenerla en cuenta ya que en nuestraexperiencia, ante la sospecha de SAM se solicitó ferritina al caso 2 y el valor muy elevado de ésta (20.000ng/ml) contribuyó de forma significativa a su diagnóstico.Además de los procedimientos y técnicas de soporte necesarios según el grado de afectación orgánica, sehan realizado ensayos clínicos con diferentes tratamientos y resultados muy dispares. Destaca el uso decorticoides en altas dosis, como terapia más establecida y aceptada por la mayoría de los autores. Otrostratamientos alternativos, que generalmente se asocian a la terapia con corticoides, son 11-14: ciclosporina-A, etopósido, VP-16, globulina antitimocito y metotrexatointratecal si existen síntomas neurológicos. Ennuestro caso 2 la asociación de corticoides y ciclosporina A resultó ser un tratamiento eficaz para el controlde la enfermedad. Finalmente, en los casos que presentan recidivas frecuentes y/o resistencia a laquimioterapia estaría indicado el trasplante alogénico de medula ósea14,15.
  • En resumen, el SAM es una enfermedad poco frecuente, de difícil diagnóstico y elevada mortalidad.Debido a la importancia de establecer un diagnóstico y tratamiento precoces, consideramos que esnecesario incluirla dentro del diagnóstico diferencial en todo niño con fiebre y esplenomegalia.Correspondencia: Dr. J.A. SoultRubio.Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría.Hospital Infantil Virgendel Rocío.Avda. Manuel Siurot, s/n. 41013 Sevilla.Correo electrónico: jasoult@terra.es.Recibido en julio de2001.Aceptado para su publicación en julio de 2001.Bibliografía1.Herrero A, Ramírez S, García F, Martínez A. Síndromes hemofagocíticos. AnEspPediatr 1998; 49: 230-236.Pubmed2.Henter JI, Elinder G, Ost A and the FHL StudyGroup oftheHistiocyteSociety.Diagnosticguidelinesforhemophagocyticlymphohistiocytosis. SeminOncol 1991; 18: 29-33.Pubmed3.Arico M, Janka G, Fischer A, Henter JI, Blanche S, Elinder G et al.Haemophagocyticlymphohistiocytosis.Report of 122 childrenfromthe International Registry. FHL StudyGroup of theHistiocyteSociety. Leukemia1996; 10: 197-203.Pubmed4.Shirono K, Tsuda H. Parvovirus B19-associated haemophagocyticsyndrome in healthyadults. Br JHaematolog 1995; 89: 923-926.5.Chundu KR, Lal S, Bartley DL.Multipleorgandysfunctioncausedby parvovirus B19. West J Med 1995; 163:574-576.Pubmed6.Stephan JL, Zeller J, Hubert P, Herbelin C, Dayer JM, Prieur AM.Macrophageactivationsyndrome andrheumaticdisease in childhood: A report of four new cases. ClinExpRheumatol 1993; 11: 451-456.Pubmed7.Tapia L, Picazo B, Romero J, Díaz R, Romero F, Romero J. Síndrome de activación del macrófagosecundario a enfermedad de Still. AnEspPediatr 1999; 51: 194-196.Pubmed8.Heaton DC, Moller PW.Stillsdiseaseassociatedwithcoxsackieinfection and haemophagocyticsyndrome.Ann RheumDis 1985; 44: 341-344.Pubmed9.Morris JA, Adamson AR, Holt PJ, Davson J.Stillsdisease and the virus-associatedhaemophagocyticsyndrome. Ann RheumDis 1985; 44: 349-353.Pubmed10.PallaviMetha MS.Correspondenceaboutelevatedserumferritinlevels: Associateddiseases andclinicalsignificance. Am J Med 1996; 101: 120-122.Pubmed11.Mouy R, Stephan JL, Pillet P, Haddad E, Hubert P, Prieru AM.Efficacy of cyclosporine A in thetreatmentof machophageactivationsyndrome in juvenilearthritis: Report of five cases. J Pediatr 1996; 129: 750-754.Pubmed12.Chen RL, Lin KH, Lin DT, Su IJ, Huang LM, Lee PI et al.Immunomodulationtreatmentforchildhood virus-associatedhaemophagocyticlymphohistiocytosis. Br J Haematol 1995; 89: 282-290.Pubmed13.Kimura N, Ishii E, Sako M, Yoshida T, Nagano M, Takada H et al.Effect of chemotherapy andstemcelltransplantationon T lymphocyte clones in familialhaemophagocyticlymphohistiocytosis. Br JHaematol 2001; 113: 822-831.Pubmed14.Blanche S, Caniglia M, Girault D, Landman J, Griscelli C, Fischer A.Treatment ofhemophagocyticlymphohistiocytosiswithchemotherapy and bonemarrowtransplantation: A single centerstudy of 22 cases. Blood 1991; 78: 51-54.Pubmed15.Durken M, Horstmann M, Bieling P, Erttmann R, Kabisch H, Loliger C et al.Improvedoutcome inhemophagocyticlymphohistiocytosisafterbonemarrowtransplantationfromrelated and unrelateddonors: Asingle-centre experience of 12 patients. Br J Haematol 1999; 106: 1052-1058.Pubmed
  • Soult Rubio, JAa; García Bernabeu, Va; Sánchez Álvarez, MJa; Muñoz Sáez, Ma; López Castilla, JDa;Tovaruela Santos, AaaUnidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Hospital Infantil Universitario Virgen del Rocío. Sevilla.VvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvHistiocitosis malignaDe Wikipedia, la enciclopedia libreSaltar a: navegación, búsqueda Histiocitosis maligna Clasificación y recursos externos CIE-10 C96.1 CIE-9 202.3 CIE-O M9750/3 MeSH D015620 Aviso médicoLa Histiocitosis maligna (también conocida como "reticulosis medularhistiocitica"1:744) es una rara enfermedad genética encontrada en los boyeros de Berna ylos humanos, caracterizada por la infiltración histiocítica a nivel de los pulmones ylinfonodos. El hígado, bazo y sistema nervioso central también se pueden encontrarafectados. Los histiocitos son un componente del sistema inmune que en esta patología,proliferan de manera anormal. La condición resulta muy importante en medicinaveterinaria como también en la medicina humana.2Contenido[ocultar] 1 Desórdenes histiocíticos 2 Epidemiología 3 Signos y síntomas 4 Tratamiento
  • 5 Véase también 6 Referencias 7 Enlaces externos[editar] Desórdenes histiocíticosUn histiocito es una célula diferenciada que tiene su origen en la médula ósea.La fuentede los histiocitos son el linaje monocito/macrófago. Los monocitos (que se encuentranen la sangre) y los macrofagos (que se encuentran en los tejidos) son los responsables dela fagocitosis de material extraño para el cuerpo. Las células de Langerhans son célulasdendríticas que se hallan en la piel funcionan al internalizar los antígenos y presentarlosa los linfocitos T. Ellas surgen a partir de los monocitos.3 Los desórdenes histiocíticosrefieren a las enfermedadaes causadas por el comportamiento anormal por parte de estascélulas. Ellas incluyen: Reactive diseases of Langerhans cells (mostimportantfeature in immunehistochemistryisexpression of E-cadherin) o Histiocytomas Reactive histiocytosis (immunohistochemicalfeatures show thatinterstitial/dermal DCs are involved) o Cutaneoushistiocytosis (CH) o Systemichistiocytosis (SH) Reactive diseases of macrophages o Hemophagocyticsyndrome - a conditionwheremacrophagesphagocytosemyeloid and erythroidprecursors (similar tohemophagocyticlymphohistiocytosis in humans) Histiocytic sarcoma complex (immunohistochemicalfeatures of dendriticcells, possiblyinterdigitatingorperivascularDCs) o Malignanthistiocytosis o Diffusehistiocytic sarcoma o Localizedhistiocytic sarcoma Malignantdiseases of macrophages o Histiocyticlymphoma[editar] EpidemiologíaHasta un 25% delos Boyero de Berna pueden llegar a desarrollar histiocitosis maligna.4Otras razas con tendencia genética para desarrolarhistiocitosis malignas son losrottweilers, los Flat-coatedretriever y los Golden Retrievers.5[editar] Signos y síntomasLa enfermedad pulmonar se caracteriza por una expansión de loslinfonodostraqueobronquiales e infiltración de los pulmones, a veces conduciendo afocos de condensación y derrame pleural.6 Signos y síntomas incluyen tos, pérdidad deapetito, pérdidad de peso, anemia y disnea7 Las convulsiones y debilidad de las
  • extremidades inferiores también pueden ser observadas. La invasión a la médula rojapuede producir pancitopenia.8 Diagnosis requires a biopsy.[editar] TratamientoTreatmentwithchemotherapy has beenusedwithsomesuccess,particularlyusinglomustine, prednisone, doxorubicin, and cyclophosphamide.9Becauseof therapidprogression of thisaggressivedisease, theprognosisisvery poor.10[editar] Véase también Histiocitosis[editar] Referencias 1. ↑ James, William D.; Berger, Timothy G.; et al. (2006). Andrews Diseases of theSkin: clinicalDermatology. Saunders Elsevier. ISBN0-7216-2921-0. 2. ↑Malignanthistiocytoses. DermNet NZ 3. ↑Ginhoux F, Tacke F, Angeli V, Bogunovic M, Loubeau M, Dai XM, Stanley ER, Randolph GJ, Merad M (2006). «Langerhans cellsarisefrommonocytes in vivo». Nat. Immunol.7 (3): pp. 265–73. doi:10.1038/ni1307. PMID16444257. 4. ↑ Parker, A.G., Rutteman, G.R., Cadieu, E., et al. (2006). «MalignantHistiocytosis in theBernese Mountain Dog: Design and Execution of a Case-Control Study». Genes, Dogs and Cancer: FourthAnnualCanineCancerConference. Consultado el 28-01-2007. 5. ↑Ettinger, Stephen J.;Feldman, Edward C. (1995). Textbook of VeterinaryInternal Medicine (4th edición). W.B. Saunders Company. ISBN0-7216-6795-3. 6. ↑Kessler, Martin (2006). «Radiographic diagnosis of primary and metastaticlungtumors». Proceedings of the North American VeterinaryConference. Consultado el 28-01-2007. 7. ↑Affolter, Verena K. (2004). «HistiocyticProliferativeDiseases in Dogs and Cats». Proceedings of the 29th WorldCongress of theWorld Small Animal VeterinaryAssociation. Consultado el 28-01-2007. 8. ↑Kearns, Shawn Ann; Ewing, Patty (Feb. 2006). «Causes of canine and felinepancytopenia». CompendiumonContinuingEducationforthePracticingVeterinarian (VeterinaryLearningSystems) 28 (2): pp. 122–133. 9. ↑Cronin, Kim (Dec. 2006). «Decipheringthehistiocyticcode». DVM (AdvanstarCommunications): pp. 1S–8S. 10. ↑Affolter V, Moore P (2002). «Localized and disseminatedhistiocytic sarcoma of dendriticcellorigin in dogs». VetPathol39 (1): pp. 74–83. doi:10.1354/vp.39-1-74. PMID12102221.VvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvDirección de esta página:http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000068.htmHistiocitosis
  • Enviar esta página a unamigoShareonfacebookShareontwitterFavorito/CompartirVersión para imprimirEs el nombre general que se le da a un grupo de síndromes que involucran un aumentoanormal en el número de células inmunitarias, denominadas histiocitos:Hay tres clases importantes de histiocitosis: Histiocitosis de las células de Langerhans, también llamada histiocitosis X Síndrome de histiocitosis maligna (ahora conocido como linfoma de células-T) Histiocitosis de células no-Langerhans (también conocido como síndrome hemofagocítico)Este artículo sólo se enfoca en la histiocitosis de las células de Langerhans (histiocitosisX).Causas, incidencia y factores de riesgoTípicamente, se ha pensado que la histiocitosis X es una afección similar al cáncer. Lasinvestigaciones más recientes han empezado a sospechar que se trata realmente de unfenómeno autoinmunitario, en el cual células inmunitarias anómalas atacan al cuerpo,en lugar de combatir las infecciones. Las células inmunitarias extra pueden formartumores, que pueden afectar diversas partes del cuerpo, incluyendo los huesos, el cráneoy otras áreas.Algunas formas de la enfermedad son genéticas.Se cree que este trastorno afecta a aproximadamente 1 de cada 200.000 personas al año.Se observa con mayor frecuencia en niños de 1 a 15 años, con una tasa que alcanza supunto máximo entre los niños de 5 a 10 años.La histiocitosis pulmonar X es un tipo específico de este trastorno que consiste en lainflamación de las vías respiratorias menores (bronquiolos) y de los pequeños vasossanguíneos de los pulmones. Esta inflamación conduce a rigidez y daño pulmonar. Lacausa se desconoce. Es más común en adultos y afecta con mayor frecuencia a aquellosde 30 a 40 años, generalmente fumadores de cigarrillo.SíntomasLa histiocitosis X con frecuencia afecta todo el cuerpo. Una enfermedad que afecte todoel cuerpo se denomina trastorno sistémico.Los síntomas pueden variar entre niños y adultos, aunque puede haber algunacoincidencia parcial. Los tumores en los huesos que soportan peso, como las piernas ola columna, pueden causar fracturas sin una razón aparente.Los síntomas en niños pueden abarcar: Dolor abdominal
  • Dolor en los huesos (posiblemente) Retraso en la pubertad Vértigo Drenaje crónico de los oídos Ojos que parecen sobresalir (protruir) más y más Irritabilidad Retraso en el desarrollo Fiebre Micción frecuente Dolor de cabeza Ictericia Cojera Deterioro mental Erupción generalizada (petequias o púrpura) Dermatitis seborreica del cuero cabelludo Convulsiones Estatura corta Inflamación de los ganglios linfáticos Sed Vómitos Pérdida de pesoNota: los niños mayores de 5 años a menudo sólo presentan compromiso óseo.Los síntomas en adultos pueden abarcar: Dolor en los huesos Dolor de pecho Tos Fiebre Molestia general, indisposición o sensación de estar enfermo (malestar) Aumento en la cantidad de orina Erupción Dificultad para respirar Sed y aumento en la ingesta de líquidos Pérdida de pesoSignos y exámenesLos tumores producen una apariencia de "perforaciones" en una radiografía. Losexámenes específicos varían dependiendo de la edad del paciente.Los exámenes en niños también pueden abarcar: Biopsia de la piel para verificar la presencia de células de Langerhans Biopsia de la médula ósea para verificar la presencia de células de Langerhans Conteo sanguíneo completo (CSC) Radiografías de todos los huesos del cuerpo (análisis esquelético) para averiguar cuántos huesos están afectados
  • Los exámenes en adultos pueden abarcar: Broncoscopia con biopsia Radiografía de tórax Pruebas de la función pulmonarLa histiocitosis X algunas veces se asocia con cáncer, por lo que se debe realizar unatomografía computarizada y biopsia para descartar la posible presencia de este último.TratamientoEsta enfermedad se trata con corticosteroides, los cuales inhiben la función inmunitaria,incluyendo a las células peligrosas. El tabaquismo puede empeorar la respuesta altratamiento, por lo que se debe dejar de fumar.Dependiendo del pronóstico estimado, a los niños se les pueden suministrar otrosmedicamentos tales como: Ciclofosfamida Etopósido Metotrexato VinblastinaAdemás, se puede usar la radioterapia o cirugía para tratar las lesiones óseas.Otros tratamientos pueden abarcar: Antibióticos para combatir infecciones Soporte respiratorio con la ayuda de un respirador Terapia de reemplazo hormonal Fisioterapia Champúes especiales para problemas del cuero cabelludo Tratamiento complementario para aliviar los síntomasGrupos de apoyoHistiocytosisAssociation: www.histio.orgExpectativas (pronóstico)La histiocitosis X afecta muchos órganos y puede llevar a la muerte.Aproximadamente la mitad de las personas afectadas con histiocitosis pulmonar ven unamejoría, mientras que otros finalmente experimentan pérdida permanente de la funciónpulmonar.En los niños muy pequeños, el pronóstico depende de la histiocitosis específica y de lagravedad de la enfermedad. Algunos niños pueden llevar una vida normal concompromiso mínimo de la enfermedad, mientras que otros pueden tener un pronóstico
  • desalentador. Los niños pequeños, especialmente los bebés, tienen mayor probabilidadde presentar síntomas generalizados que conducen a la muerte.ComplicacionesLas complicaciones pueden abarcar: Fibrosis pulmonar intersticial difusa Neumotórax espontáneoLos niños también pueden presentar: Anemia causada por la diseminación de tumores a la médula ósea Diabetes insípida Problemas del pulmón que llevan a insuficiencia pulmonar Problemas con la hipófisis que conducen a retraso en el crecimientoSituaciones que requieren asistencia médicaLa persona debe consultar con el médico si ella o su hijo tienen síntomas de estetrastorno. Asimismo, acudir la sala de emergencias si se presenta dificultad respiratoriao dolor de pecho.PrevenciónEvitar el cigarrillo. El hecho de dejar de fumar puede mejorar el pronóstico en personascon histiocitosis que afecte los pulmones.No existe ninguna prevención conocida para las formas infantiles de la enfermedad.Nombres alternativosHistiocitosis X; Histiocitosis de las células de Langerhans; Granuloma eosinofílico;Histiocitosis X pulmonar; Reticuloendoteliosis no lipídica; Granulomatosis pulmonar delas células de Langerhans; Enfermedad de Hand-Schuller-Christian; Enfermedad deLetterer-SiweReferenciasLadisch S. Histiocytosissyndromes of childhood. In: Kliegman RM, Behrman RE,Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa:Saunders Elsevier; 2007:chap 507.Raghu G. Interstitiallungdisease. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rded. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 92.
  • Lipton JM, Arceci RJ. HistiocyticDisorders. In: Hoffman R, Benz EJ, Shattil SS, et al,eds. Hematology: Basic Principles and Practice. 5th ed. Philadelphia, Pa: ElsevierChurchill Livingstone; 2008:chap 52.Actualizado: 4/30/2012Versión en inglés revisada por: ToddGersten, M.D., Hematology/Oncology, PalmBeach CancerInstitute, West Palm Beach, FL.ReviewprovidedbyVeriMedHealthcareNetwork.Alsoreviewedby David Zieve, MD,MHA, Medical Director, A.D.A.M. HealthSolutions, Ebix, Inc.Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.vvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvvv