Tema 5 - Jesús ¿Por qué tuvo que morir en la cruz?

  • 5,887 views
Uploaded on

por Esteban Díaz...

por Esteban Díaz...

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
5,887
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
44
Comments
1
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Primera iglesia Bautista “Visión del reino” Ministerio VI.A, 10 Septiembre del 2008 Jesús, ¿Por qué tuvo que morir en la cruz? Por: Esteban Díaz  Introducción El tema a desarrollar a continuación tiene netamente una visión apologética, por lo tanto, lo primero que se hará es hacer una definición acerca de ella para tener una visión global del tema. Según algunos diccionarios, apologética se puede definir como:  Defensa sistemática de una posición o punto de vista.  Proviene del griego apología, que designa la posición de defensa militar contra un ataque. Por lo tanto haciendo una extrapolarización de estas definiciones y llevándola netamente a lo cristiano, podemos definir apologética como:  Parte de la teología cristiana que tiene por objeto exponer los fundamentos de la fe y refutar los ataques a ella. O simplemente la podemos definir como la ciencia que expone pruebas y fundamentos de la verdad de la religión. Antes de comenzar a desarrollar el tema debemos tener un aspecto muy claro, que hace referencia a la doble naturaleza de Jesús: por un lado humana y por la otra parte divina.  Desarrollo Entonces a partir de la breve introducción, la primera pregunta que se nos viene a la cabeza es ¿Por qué Jesús teniendo esa naturaleza divina se hizo hombre, se entregó y finalmente murió? Pero antes de responder a esta pregunta, para reafirmar y dar validez a lo expuesto anteriormente (acerca de la naturaleza divina de Jesús) es recomendable leer Filipenses 2:5-8:  “Haya pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombre; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” Claramente este pasaje bíblico nos muestra a Jesús siendo en forma de Dios, el cual se despojó de esta condición divina y entregó su vida, muriendo en una cruz, es decir sufrió la muerte más humillante que podía existir en esos tiempos, entonces ¿Por qué Jesús teniéndolo todo se tuvo que humillar así mismo y descender a la tierra y morir? Muchas veces ha pasado esa pregunta por nuestra cabeza y comenzamos a buscar una respuesta a ella, entre ellas, puede ser: para limpiarnos de nuestros pecados, buscar la reconciliación con nuestro Padre, para que se cumplieran las palabras dichas por los profetas, etc., buscamos y buscamos y se nos olvida un versículo bíblico que muchas veces hemos repetido el cual siempre lo damos al momento de presentar el plan de salvación, pero a la hora de preguntarnos ¿por qué Jesús murió por mi? se nos olvida.
  • 2. Primera iglesia Bautista “Visión del reino” Ministerio VI.A, 10 Septiembre del 2008 La gran respuesta a esta interrogante, es: “Por que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda más tenga vida eterna” Juan 3:16 El amor que Dios mostró a nosotros como humanidad fue lo que lo movió a enviar a Jesús por nuestros pecados, por lo tanto una pregunta que nace en nosotros es qué consiste el amor que decimos tener hacia Dios. Y para responder a esta interrogante es necesario leer 1º Juan 4:10  “En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” Por tanto, gracias a esa demostración de amor de Dios hacia nosotros, que ha sido la mayor demostración de amor que ha existido en la historia de la humanidad (y que existirá), hoy nosotros amamos a Dios y podemos tener la propiciación por nuestros pecados, pero ¿qué es propiciar? Según la definición de la Real Academia Española (RAE), propiciar significa: “ablandar, aplacar la ira de alguien, haciéndole favorable, benigno y propicio” Benigno: agradable, dulce, suave en la conversación y el trato Propicio: favorable, inclinado a hacer un bien, favorable para que algo se logre. Es decir gracias a esa demostración de amor hacia nosotros, que fue el enviar a Jesús a morir en la cruz, hoy podemos tener redención y propiciación por nuestros pecados, tenemos la entrada directa a Dios (Jesús hace el puente entre nosotros y Dios). Entonces, resumiendo ¿por qué nosotros ahora amamos a Dios? Juan 4:19 “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”. Pero para eso era necesario que primero Jesús muriera en la cruz. Otra de las razones por la cuales Jesús tuvo que morir en la cruz, fue para que el Cumplimiento Profecías del Antiguo Testamento dentro de las cuales podemos encontrar las siguientes: Profesías Mesiánicas Cumplimiento Isaías 50:6 Mateo 27: 28-30 “Di mi cuerpo a los heridos, y mis mejillas a los que “Y desnudándole, le echaron encima un manto de mesasban la barba, no escondí mi rostro de injurias escarlata, y pusieron sobre su cabeza una corona y de esputos” tejida de espinas, y una caña en su mano derecha: e hincando la rodilla delante de éol, le escarnecían, diciendo: ¡Salve, Rey de los judíos!. Y escupiéndole, tomaban la caña y le golpeaban en la cabeza.” Salmos 22:18 Juan 19:23-24 “Repartieron entre sí mis vestidos y sobre mi ropa “Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, echaron suertes” tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será.” Salmos 34:20 Juan 19:33 “Él guarda todos sus huesos, ni uno de ellos será “Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya quebrantado” muerto, no le querbraron las piernas” Salmos 69:21 Mateo 27:34 “Me pusieron además hiel por comida y en mi sed me “Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel; pero dieron a beber vinagre” después de haberlo probado, no quiso beberlo.”
  • 3. Primera iglesia Bautista “Visión del reino” Ministerio VI.A, 10 Septiembre del 2008 isaías 53:12b Lucas 23:34 “Por cuanto derramó su vida hata la muerte, y fue “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben contado con los pecadores, habiendo Él llevado el lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, pecado de muchos, y orado por los transgresores” echando suertes.” Esas son algunas de las tantas profecías que podemos encontrar, sin embargo una que merece mención especial es la que encontramos en Salmos 16:10:  “Porque no dejarás mi alma en el Seol, ni permitirás que tu santo vea corrupción” La cual podemos encontrar en Hechos 2:31 que se cumple al pie de la letra:  “Viéndole antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción” Con esto podemos decir que Jesús sobrepasó cualquier cosa que un hombre pudiera hacer, que es vencer la muerte. Ya que hay que recordar que durante su estadía aquí en la tierra, muchos de los fariseos y escribas habían demandado señal a Jesús, a lo cual Jesús respondió: Mateo 12: 38 – 40  “Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” Gracias a la muerte de Jesús en la cruz, que había sido anunciada por Él mismo estando aún con vida, Él pudo hacer que todas sus palabras y profecías se fueran cumpliendo al pie de la letra, ya que el jamás mencionó su muerte, sin haber anunciado que resucitaría al tercer día. Mateo 20: 17-19  “Subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; más al tercer día resucitará” Junto con su muerte en la cruz, Jesús permitió que ocurriera el milagro más impresionante del nuevo testamento y el más atestiguado de todos los milagros que es la RESURRECIÓN. Por lo tanto para resumir un poco lo dicho anteriormente, Jesús tuvo que morir en la cruz para que todas sus palabras fueran verdad, entre ellas la resurrección, sin muerte en la cruz nada de esto hubiese ocurrido, y todas sus palabras se las hubiese llevado el viento.  Evidencias acerca de la muerte de Jesús Quizás algunos puedan decir, Jesús realmente no murió en la cruz, solamente quedó moribundo y después salió de la tumba, sin embrago esto puede ser descartado y refutado por las siguientes explicaciones:  Ningún hombre hubiese sido capaz de haber movido la gran roca que estaba en su tumba y después salir como si nada hubiese ocurrido, la cantidad de sangre que Jesús perdió al estar más de seis horas en la cruz, lo hubiese dejado sin fuerzas.
  • 4. Primera iglesia Bautista “Visión del reino” Ministerio VI.A, 10 Septiembre del 2008  Los romanos estaban habituados a realizar muertes por crucifixión, por lo tanto sabían perfectamente cuando un hombre que estaba crucificado estaba con vida o estaba muerto. Esto lo podemos encontrar en el relato de Juan 19:31–36  El apóstol Juan fue testigo ocular de que la lanza al entrar en el costado de Jesús hizo que brotara “sangre y agua”. Al salir sangre y agua es evidencia de una coagulación masiva de la sangre y es una prueba médica concluyente de la muerte de Jesús  Evidencias de una tumba vacía Existen testigos fidedignos, tanto amigos como enemigos, que testificaron que el sepulcro estaba vacío; las mujeres, los discípulos, los ángeles y los soldados romanos. Ejemplo de ello lo encontramos en: Mateo 28 Lucas 24 Juan 20 Por otra parte, no encontramos ninguna prueba (ni la habrá) que señale de una tumba que se haya convertido en centro de peregrinación por contener los restos de Jesús Un hecho que mezcla ambos sucesos, tanto la muerte de Jesús como su posterior resurrección, se encuentra en las posteriores apariciones que Jesús hizo a sus discípulos y resto de personas que se encontraban por donde Él estaba. Esto lo encontramos en Juan 20:1-10 y del 24-29. Otras evidencias Que avalan y dar plena certeza de que Jesús murió y resucitó y con ello se impuso ante todo, lo encontramos en las concordancias que existen con libros históricos y personajes (Pilato, Herodes, etc.)  Conclusión Dios dio lo mejor de Él para que viniera a morir por nosotros… pero ¿por qué? o Por que nos ama o Para que se cumpliesen las profecías del Antiguo Testamento o Para que todas las palabras de Jesús fuesen confirmadas o Para que Dios pudiera estar sobre todo (incluso sobre la misma muerte)