Your SlideShare is downloading. ×
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Cartografia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Cartografia

13,742

Published on

Published in: Travel
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
13,742
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
401
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES FACULTAD DE AGRONOMÍA CÁTEDRA DE MANEJO Y CONSERVACIÓN DE SUELOS N O CIO N E S DE CA RT O G RA F ÍA , CA RA CT E RIZA CIÓ N E I N T E RP RE T A C I Ó N DE SUE LO S Ma Base cartográfica: aerofotografías IIBAP, 1984 LB2 LB2 REFERENCIAS Ma Lag LB1 Di LB2 Alambrados Lag Lag Di Di Limite de tierras Ma LB1 Ma LB2 Ma Montes y boulevares Di Caminos Di Lag LB1 Ma Canales LB2 Ma Lag Di LB2 Lag LB2 Ma LB2 SÍMBOLO SUELOS LB1 Complejo Suelos La Barrancosa (70 %) - La Loma (30%) Complejo Suelos La Barrancosa (50%) - La Barrancosa, ESTANCIA BARRANCAS LB2 fase imperfectamente drenada (30%) - 7 de diciembre (20%) PARTIDO DE SALADILLO PROVINCIA DE BUENOS AIRES Di Complejo Suelos 7 de diciembre (70%) - La María (30%) CARTA DE SUELOS Complejo Suelos La María (60%) - La María, fase Ma anegable (40 %) ESCALA APROXIMADA 1:20.000 Lag Complejo Indiferenciado Lagunas Por: Mauricio J. Niborski Agosto de 1997 Edición 2002
  • 2. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS CONTENIDO 1. EL LEVANTAMIENTO CARTOGRÁFICO DE LAS TIERRAS 1.1. Introducción 1.2. Tipos de levantamiento 1.3. Síntesis metodológica para el levantamiento de las tierras a escala detallada 2. EL MAPA DE SUELOS 2.1. Conceptos básicos 2.2. El mapa básico de suelos 2.2.1. Unidades taxonómicas 2.2.2. Unidades cartográficas 2.2.3. La leyenda del mapa básico de suelos 3. RECONOCIMIENTO Y CARACTERIZACIÓN DE PERFILES DE SUELO 3.1. Introducción 3.2. Características generales del paisaje y condiciones externas del suelo 3.3. Características internas del suelo 4. INTERPRETACIÓN DE LAS PROPIEDADES DE LOS SUELOS. DIAGNÓSTICO 4.1. Suelos con limitaciones por erosión 4.2. Limitación por exceso de humedad 4.3. Limitaciones del suelo en la zona de actividad radical 4.4. Limitaciones por efecto del clima sobre los cultivos 4.5. Valor diagnostico de los símbolos que se usan para indicar diferencias subordina- das 4.6. Vinculación de algunas características de los suelos con la capacidad de uso de las tierras. (Válido en ausencia de otras limitaciones). ANEXO Guía práctica de recomendaciones e informaciones útiles para la elaboración de mapas de suelos - 2 -
  • 3. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 1. EL LEVANTAMIENTO CARTOGRÁFICO DE LAS TIERRAS 1 1.1. INTRODUCCIÓN La correcta planificación de las actividades agropecuarias (agricultura, ganadería, forestación, etc.) requiere de la pormenorizada evaluación de las propiedades de los sue- los y de las respuestas de éstos ante diferentes alternativas de manejo. El principal propósito del levantamiento de suelos es posibilitar la realización de predicciones más precisas, numerosas y útiles sobre usos específicos de las tierras, que las que podrían realizarse de no contar con estudios de esta naturaleza (Dent, D y A. Young, 1981). Para lograr este objetivo es necesario d eterminar el patrón de distribución de suelos, dividiendo la superficie del terreno en unidades relativamente homogéneas, cartografiar dichas unidades y caracterizar sus propiedades de modo de poder inferir el potencial productivo de las tierras para diferentes usos, así también como evaluar las respuestas de las mismas ante diferentes alternativas de manejo. Un levantamiento de suelos describe las características de éstos en un área determinada, los agrupa de acuer- do a un sistema de clasificación standard, dibuja sus límites sobre un mapa y hace pre- dicciones acerca de su comportamiento. En este tipo de estudio se consideran los diferen- tes usos del suelo y como éstos responden a las prácticas de manejo. La información r e- unida en un mapa de suelos colabora en el desarrollo de un plan para el uso de las tie- rras y sirve para evaluar y predecir los efectos de los diferentes usos posibles sobre el ambiente. (Soil Survey Staff. 1993). El levantamiento de las tierras se desarrolla en dos etapas. En la primera se des- criben y cartografían los suelos poniendo la mayor atención en la caracterización de las propiedades más relevantes por su elevado valor diagnóstico. Surge de esta primera fase del estudio el llamado Mapa Básico de Suelos que consta de cartografía (carta de suelos) y memoria descriptiva completa (leyenda descriptiva). En la segunda etapa, que por lo general comienza a desarrollarse paralelamente con la primera, se realiza la evaluación de la aptitud de las tierras utilizando clasificaciones utilitarias que permitan traducir o interpretar la información referente a características externas, morfológicas, biológicas, químicas y físicas contenidas en la memoria del Mapa Básico de Suelos, considerando además aspectos climáticos, económicos y diferentes tipos de utilización de las tierras. 1.2. T IPOS DE LEVANTAMIENTOS La escala de un mapa de suelos está determinada por el propósito que persigue el mismo en concordancia con el grado de detalle requerido. Cuanto mayor sea la informa- ción que se pretenda extraer de un levantamiento de suelos y más pequeña el área mí- nima de terreno que se desee individualizar en la cartografía, más grande debe ser la e s- cala del relevamiento. Ésta también debe considerar la intensidad de uso de la tierra de la superficie bajo estudio y el grado de complejidad del patrón de distribución de suelos. 1 Por el Ing. Agr. Mauricio J. Niborski, Jefe de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Manejo y Conservación de Suelos - 3 -
  • 4. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Existe además una estrecha y directa relación entre la escala y el costo y tiempo que demanda el levantamiento, por lo que se recomienda que ésta sea lo más pequeña posible, siempre que satisfaga las necesidades del usuario del mapa. El nivel de detalle de un mapa de suelos no debería inferirse únicamente a partir de la escala de publicación del mismo. Un levantamiento realizado con observaciones muy espaciadas podría ser publicado a escala grande, por lo que es importante en la eva- luación del nivel de detalle de un mapa de suelos, el conocimiento de la escala de trabajo y fundamentalmente la densidad de observaciones realizadas y la cantidad de límites c o- rroborados a campo. Cinco rangos de escala o niveles de intensidad se han establecido para levanta- mientos de suelos: esquemáticos, de reconocimiento, semidetallado, detallados y superde- tallados. Levantamientos esquemáticos o exploratorios Se llevan a cabo para proveer información general de suelos de grandes regiones aún desconocidas. Se realizan a escalas que varían entre 1:500.000 y 1:5.000.000. La densidad de observaciones es muy baja y éstas solo se realizan sobre transectas preesta- blecidas sin intentar un recubrimiento uniforme del área en estudio. Este tipo de levan- tamiento se sustenta fundamentalmente en la utilización de imágenes satelitarias como material básico para la interpretación y cartografía de grandes ambientes geomórficos. Dentro del rango de escalas mencionados se incluyen las compilaciones, síntesis basadas en mapas de suelos preexistentes realizados por lo general con diferentes esca- las y clasificaciones que deben ser homogeneizadas. El principal propósito perseguido por este tipo de estudio es él de confeccionar atlas de suelos a nivel nacional, e incluso mundial, utilizados como orientación general en la enseñanza de la distribución geográfica de los distintos tipos de suelos. Ejemplos son el "Atlas de Suelos de la República Argentina", INTA - CIRN (1985), y el "Mapa de Suelos del Mundo", FAO - UNESCO (1970- 1980). Levantamientos a nivel de reconocimiento Proveen una visión global de los recursos de un área en estudios a nivel de prefac- tibilidad como marco para la realización de levantamientos más detallados. Para los profesionales responsables de la planificación de grandes áreas en desarro- llo, estos levantamientos muestran los tipos de recursos presentes y su distribución y e x- tensión. Esta información puede ser utilizada para la localización de proyectos, para identificar y delimitar áreas promisorias, para conseguir ayuda financiera a utilizar en estudios de factibilidad, etc. La escala de este tipo de mapas varía entre 1:100.000 y 1:500.000, siendo la más común 1:250.000. Se utilizan, como material base para el levantamiento, ampliaciones de imágenes satelitarias y fotografías aéreas. Es habitual el uso combinado de ambos tipos - 4 -
  • 5. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS de elementos, seleccionando sobre las imágenes porciones del terreno (áreas muestra) que por su representatividad, grado de difusión en el área total del estudio y fácil acceso, justifican su estudio más detallado con fotografías aéreas con el objeto de extrapolar esa información a los demás sectores de patrón similar en la imagen satelitaria. Complemen- tos importantes para este nivel de estudio lo constituyen las cartas topográficas y los mo- saicos aerofotográficos. La mayor parte de los límites entre las distintas unidades de sue- los del mapa son inferidos, mientras que solo algunos pocos son corroborados a campo. Levantamientos semidetallados Es la mejor escala para la realización de estudios de factibilidad de proyectos de desarrollo agropecuario de las tierras. Provee la información necesaria para la determi- nación de la aptitud productiva para los principales tipos de utilización de las tierras (cultivos de cosecha, fruticultura, forestación, pasturas, etc.) y el consiguiente análisis económico. No se adecua bien para la planificación de predios individuales. Comprende un rango de escalas entre 1:30.000 y 1:100.000, siendo la más común 1:50.000. El material utilizado para este tipo de levantamiento es la fotografía aérea (pa- res estereoscópicos y mosaicos aerofotográficos) . Los límites que surgen del mapa preli- minar de fotointerpretación son en su mayoría chequeados a campo. Son ejemplo de este tipo de levantamiento las "Cartas de Suelo de la Región Pampeana", a escala 1:50.000, publicadas por INTA. Levantamientos detallados Permiten extraer la información necesaria requerida para el asesoramiento y la planificación del uso de la tierra en predios rurales. Se realizan en escalas que van de 1:10.000 a 1:25.000, aunque la frecuente es 1:20.000. Tanto el productor como el asesor pueden, a este escala, ver el establecimiento r e- flejado en el mapa potrero por potrero, en un tamaño cómodo para su utilización y con unidades cartográficas que brindan suficiente información para poder realizar la planifi- cación del uso y manejo de las tierras. es también una escala adecuada para el planea- miento detallado de proyectos de desarrollo en áreas seleccionadas a priori por estudios de prefactibilidad y factibilidad realizados a escalas menores. El material básico utilizado en este tipo de estudios es la fotografía aérea, funda- mentalmente fotogramas 1:20.000 y ocasionalmente, mosaicos aerofotográficos. En el trabajo de campo deben ser corroborados todos los límites de suelo sin excep- ción, no siendo válida en este nivel de detalle, la extrapolación cartográfica. Levantamientos intensivos o superdetallados Se realizan a escalas mayores a 1:10.000. Debido al muy elevado costo por unidad de superficie que estos estudios implican, solo se llevan a cabo cuando se conoce a priori el uso al cual se destinarán las tierras, el cual debe ser específico e intensivo. Este tipo de levantamiento queda ampliamente justificado en estaciones experimentales, en estable- - 5 -
  • 6. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS cimientos donde la tierra se destina a usos con cultivos especiales que poseen requeri- miento muy específicos o en proyectos de riego donde el costo de desarrollo es muy eleva- do. Si bien se utiliza material aerofotográfico detallado sobre el que se delimitan uni- dades, el levantamiento de suelos se realiza en forma prácticamente sistemática para d e- tectar las fluctuaciones de algunas propiedades que no se reflejan en las fotografías aé- reas pero que son de suma importancia en la evaluación de la aptitud de las tierras para distintos usos. El cuadro que a continuación se acompaña constituye un resumen de lo expuesto. TIPOS DE LEVANTAMIENTO DE SUELOS NIVEL DE LEVAN- ESCALA UNIDADES TAXO- UNIDADES CAR- OBJETIVOS DESTINATARIOS TAMIENTO APROXIMADA NÓMICAS TOGRÁFICAS Educación. Conoci- miento de la distribu- Educandos en Subórdenes, Grandes asocia- ción de suelos a nivel ciencias del suelo Menor a Grandes Grupos, Esquemático ciones nacional e Inter- y/o en recursos 1:500.000 Subgrupos y sus nacional. Compara- naturales. fases. ción de suelos entre diferentes países. Responsables en Subgrupos, Fa- Asociaciones Planificación regio- 1:100.000 a la planificación de Reconocimiento milias y sus fa- simples nal. Planificación de 1:500.000 grandes áreas. ses polos de d esarrollo. Gobernantes. Asociaciones 1:30.000 a Familias, Series Complejos Planificación regio- Extensionistas. Semidetallado 1:100.000 y sus fases Consociaciones nal, de cuenca, etc... Asesores 1:10.000 a Series y sus fa- Consociaciones Planificación de pre- Técnicos, ases o- Detallado 1:25.000 ses Complejos dios rurales res, productores Levantamiento de suelos de campos Intensivo o Mayor a Series y sus fa- Consociaciones experimentales. Técnicos, ases o- Superdetallado 1:10.000 ses Complejos Usos i ntensivos bajo res, productores riego. FUENTE: “Soil Survey Investigations for Irrigations” FAO Soil Bulletin Nº 42. - 6 -
  • 7. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS INDICACIONES GENERALES SOBRE DENSIDAD DE MUESTREO Y TASA DE PRO- GRESO CON RELACIÓN A DIFERENTES INTENSIDADES DE LEVANTAMIENTO TASA DE AREA REPRE- DENSIDAD DE PROGRESO PRECISIÓN TIPOS DE ESCALA SENTADA POR OBSERVACIO- APROXIMADA DE LOS LÍMI- LEVANTAMIENTO 1 CM2 DE MAPA NES (por TES mes/hombre) 1:5.000 0,25 ha 1 cada 0,5 ha 500 ha Totalidad de los Superdetallado límites hequeados (muy alta intensidad) en toda su lon- 1:10.000 1,0 ha 1 cada 2,0 ha 800 ha gitud 1:20.000 4,0 ha 1 cada 8,0 ha 1.250 ha Casi la totalidad Detallado de los límites che- (alta intensidad) queados en toda 1:25.000 6,25 ha 1 cada 12,5 ha 1.500 ha su longitud Algunos límites Semidetallado 1:50.000 25,0 ha 1 cada 50,0 ha 7.500 ha chequeados, la (media intensidad) mayoría inferidos. Reconocimiento Casi todos los (baja intensidad) 1:100.000 100 ha 1 cada 200,0 ha 20.000 ha límites inferidos FUENTE: “Soil Survey Investigations for Irrigations” FAO Soil Bulletin Nº 42. 1.3. SÍNTESIS METODOLÓGICA PARA EL LEVANTAMIENTO DE SUELOS A ESCALA DETALLADA • Reunión de antecedentes Consiste en el estudio de la documentación básica existente vinculada fundamen- talmente con aspectos climáticos, topográficos, geomorfológicos, edafológicos y agronómi- cos del área o predio a relevar. • Fotointerpretación La misma se efectúa a nivel de detalle, preferentemente en base a fotogramas esca- la 1:20.000 (INTA 1964/1966 para establecimientos ubicados en la Región Pampeana húmeda y subhúmeda y II Brigada Aérea de Paraná 1981-1983, para predios localizados en la provincia de Buenos Aires). A partir del análisis de las geoformas, los diseños de drenaje, erosión, sedimenta- ción y otros elementos estrechamente vinculados a la fotointerpretación de procesos for- madores del paisaje y la constitución del terreno, se elabora una cartografía básica y preliminar de fotointerpretación del establecimiento a relevar. - 7 -
  • 8. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Esta, posteriormente reinterpretada y reajustada con la información surgida tras los trabajos de campaña y laboratorio, sustentará la cartografía definitiva de suelos. • Trabajo de campo Identificados los ambientes con las unidades cartográficas del mapa básico de fo- tointerpretación (escala 1:20.000), se procede a describir y caracterizar las unidades de mapeo a través de sus aspectos externos y su composición edáfica. Se efectúa a tal fin un relevamiento mediante apertura de calicatas y perforaciones de apoyo, caracterizándose las tierras de cada una de las unidades mapeadas, sus rangos de variación y límites físicos. Los perfiles de suelo son descriptos siguiendo las normas del “Soil Survey Manual”, AH Nº 18, Soil Survey Staff, USDA, 1993. Se deberán extraer muestras disturbadas de los diferentes horizontes o capas de los perfiles de suelo más representativos, para su posterior análisis de laboratorio. • Trabajo de laboratorio Las muestras son ordenadas, comparadas y analizadas en sus aspectos físicos efec- tuando luego los análisis físicos y químicos de laboratorio pertinentes, indispensables p a- ra la caracterización de las unidades de suelos y la detección y evaluación de posibles li- mitaciones. A continuación se detallan algunos de los métodos y/o procedimientos más frecuen- tes seguidos para realizar los análisis: • Análisis mecánico: por el método de la pipeta de Kühn, para las fracciones de arcilla y limo. Dispersión sódica del suelo previa destrucción de materia orgánica con agua oxigenada y eventual calcáreo con ácido clorhídrico y eliminación de calcio soluble por lavado. Tamizado de la fracción gruesa (clasificación granulométrica del Depar- tamento de Agricultura de los EE.UU.). Clase textural según diagrama del citado departamento. • Color del suelo: tabla Munsell de colores. • Carbono Orgánico Total: por combustión vía húmeda, según Walkley-Black. • Nitrógeno Total: por el método de Kjeldhal. • Calcáreo: determinación cualitativa con HCl. • pH: con potenciómetro, en pasta de suelo saturado y diferentes niveles de dilución. • Conductividad Eléctrica: mediante conductímetro digital, en pasta de suelo satura- do y en el extracto de saturación. • Humedad Equivalente: por el Método de Succión de Bouyoucos. • Humedad de Saturación: por desecación a 105 grados C de la pasta saturada. • Marchitez permanente: por cálculo a partir del porcentaje de saturación de hume- dad. - 8 -
  • 9. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS • Capacidad de Intercambio Catiónico. Por saturación del complejo de intercambio + con NH4 utilizando acetato de amonio 1N de pH 7.0 y determinación del amonio ad- sorbido por desplazamiento de sodio. • Bases de Intercambio: Calcio y Magnesio, por complejometría con EDTA; Potasio, por el método volumétrico del cobalto nitrito; Sodio, por el método de Peech con ace- tato-uranilo-magnésico. • Trabajo de Gabinete Mapa final de fotointerpretación (reinterpretación) Una vez concluido el relevamiento de suelos y los exámenes de laboratorio se r e- interpretan los fotogramas creándose una nueva cartografía, a partir de la cual se prepara el mapa definitivo de suelos. Mapa de Suelos Con la información obtenida en las etapas anteriores se realiza una correlación entre calicatas, recomponiéndose límites y agrupándose definitivamente las unidades. Se describen los perfiles modales o conceptos centrales de cada una de las unidades taxonómicas, con sus datos analíticos y fijando los rangos de variación que los diferen- cian de los suelos contiguos. Cada uno de los perfiles modales resultantes debe ser clasificado de acuerdo a las normas del “Soil Taxonomy” Agriculture Handbook Nº 436 S.C.S. - USDA, amplia- mente difundido en estudios de esta naturaleza. Sobre la cartografía resultante de la refotointerpretación y con toda la informa- ción generada en las etapas descriptas, se elabora finalmente el Mapa Básico de Sue- los que consta de: • la carta o mapa • la leyenda cartográfica o de identificación • la leyenda descriptiva o memoria - 9 -
  • 10. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 2. EL MAPA DE SUELOS 2 Un levantamiento de suelos describe las características de los suelos de un área d e- terminada, los agrupa de acuerdo a un sistema de clasificación standard, dibuja sus lími- tes sobre un mapa y hace predicciones acerca de su comportamiento. En él se consideran los diferentes usos del suelo y como responde a las prácticas de manejo. La información reunida en un mapa de suelos colabora en el desarrollo de un plan para el uso de las tie- rras y sirve para evaluar y predecir los efectos de los diferentes usos posibles sobre el ambiente (Soil Survey Staff – AH N° 18 – 1993) 2.1. CONCEPTOS BÁSICOS Se definen a continuación los conceptos de: paisaje, relieve, topografía, suelo, p edón y polypedón. Paisaje Es la configuración de la superficie terrestre, con sus atributos externos (relieve, clima , vegetación) e internos (materiales originarios y suelos). De ellos el relieve adquie- re especial relevancia pues determina la hidrología de los suelos. Relieve Esta constituido por las elevaciones o desigualdades de la superficie terrestre, consideradas colectivamente a escala amplia. (Soil Survey Staff, USDA, 1951-1993). Microrrelieve Se refiere a pequeñas diferencias en el relieve. En áreas de similar macrorrelieve, la superficie puede ser prácticamente uniforme o puede estar interrumpida por montícu- los o pequeñas hoyas separadas por unos pocos metros de distancia y con desniveles ge- neralmente inferiores a 50 cm. Un ejemplo característico de microrrelieve es el denomi- nado Gilgay, presente en los ambientes con suelos con elevado contenido de arcillas de alto coeficiente de expansión y contracción (Vertisoles). Consiste en una sucesión de mi- croelevaciones y microdepresiones cerradas en áreas de topografía prácticamente plana o de micro-valles y microdorsales en el sentido de la pendiente, cuando este tipo de suelos se presenta en relieves ondulados como por ejemplo el centro-este de la provincia de En- tre Ríos. Topografía Si bien tiene una connotación general similar a lo que se ha definido como relieve, actualmente se la utiliza para las características expuestas en los mapas planialtimétri- 2 Por los Ings. Agrs. Carlos R. O. Miaczynski (†) y Mauricio J. Niborski, Profesor Consulto y Jefe de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Manejo y Conservación de Suelos, respectivamente. - 10 -
  • 11. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS cos. Es la representación de las elevaciones o desigualdades del terreno en un mapa to- pográfico o planialtimétrico. Las fotografías aéreas indican con mucha claridad el relieve del terreno. Concepto moderno de Suelo El Suelo, desde el punto de vista que interesa a los agrónomos es “la colección de cuerpos naturales en la superficie de la tierra, en parte modificados o aún generados por el hombre a partir de materiales terrosos, conteniendo materia viva y soportando o sien- do capaces de soportar el desarrollo de plantas en condiciones naturales. En sus bordes limita con el agua profunda u áreas yermas de piedra o hielo. El límite inferior con el [no suelo] es quizás el más difícil de definir. Los suelos incluyen a los horizontes cercanos a la superficie que difieren del material rocoso subyacente como resultado de las interac- ciones, a través del tiempo, del clima, los organismos vivos, el material original y el r e- lieve. En los pocos lugares donde contiene horizontes cementados que son impenetrables por las r aíces, el suelo es tan profundo como el horizonte más profundo explorado por raí- ces. Más comúnmente el suelo se extiende en su límite inferior hasta la roca dura o hasta los materiales terrosos virtualmente desprovistos de raíces, o marcas de cualquier tipo de actividad biológica. El límite inferior de un suelo es por consiguiente el límite inferior de la actividad biológica, la cual coincide generalmente con la profundidad común de las raí- ces de las plantas perennes nativas” (Soil Survey Staff, 1975). Los “cuerpos naturales” de esta definición incluyen todos las partes del suelo ge- néticamente relacionadas. Una parte dada, tal como una capa cementada, puede no con- tener materia viva o ser capaz de mantener vegetación. Es todavía, sin embargo, una parte del suelo si está genéticamente relacionada con la otras partes y si el cuerpo, como unidad, contiene materia viva y es capaz de sostener plantas. La definición incluye dentro de los suelos a todos los cuerpos naturales que con- tienen materia viva y son capaces de mantener plantas, aunque no posean d iferenciación genética de capas u horizontes. Un depósito fresco de material aluvial o un relleno de tie- rra es considerado suelo si puede mantener vegetación. Para ser considerado suelo un cuerpo natural debe contener materia viva. Esto excluye a antiguos suelos, hoy en día sepultados, ubicados por debajo de los efectos de los organismos. Esto no quiere decir que los suelos enterrados no puedan ser caracterizados por referencia a clases taxonómicas. Esto meramente significa que los mismos no son ahora miembros de la colección de cuerpos naturales llamada suelo; son paleosuelos e n- terrados. No todo lo que es “capaz de mantener vegetación en condiciones naturales” (in- temperie) es suelo. Los cuerpos de agua con vegetación acauática flotante, tal como algas, no son considerados suelo, pero sí lo son los sedimentos ubicados por debajo de agua poco profunda, si poseen vegetación enraizada tal como espadañas o cañas. Los materiales acumuladas en las raíces de especies aéreas tampoco son considerados suelo, aunque so- bre ellos puedan apoyarse plantas parasitarias. También quedan excluidas las rocas c a- paces de mantener líquenes en su superficie o plantas en sus amplias grietas. - 11 -
  • 12. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS La definición de suelo de Marbut como la “capa exterior” de la corteza terrestre, formulada hace más de 50 años, implicó el concepto de suelo como un continuum (Mar- but, 1935). La actual definición se refiere al suelo como la colección de cuerpos naturales sobre la superficie de la tierra lo cual divide el continuum de Marbut en partes definidas y discretas que pueden ser tratadas como miembros de una población. La perspectiva del concepto de suelo ha cambiado desde aquel en que se enfatizaba el todo y sus partes eran definidas ligeramente a uno en el que las partes son definidas con precisión y el todo es una colección organizada de estas partes. (Soil Survey Staff, 1993) Pedon y Polipedon En los los levantamientos de suelos, se clasifican las partes individuales que hacen al continuum. Las clases se d efinen de modo de incluir cuerpos de suelo de tipos y tama- ños significativos. Las clases son conceptos, no suelos reales, pero están vinculadas a sus representantes en la naturaleza –el pedón y el polipedón (Soil Survey Staff, 1993). Pedón: Es presentado en Soil Taxonomy (Soil Survey Staff, 1975) como una unidad de muestreo dentro de un suelo. Los límites sobre el área de un pedón establecen reglas para decidir si considerar uno, dos, o más clases de suelo dentro de un diseño a escala pequeña de variabilidad lateral local. Un pedón es considerado como el cuerpo más p e- queño de una clase se suelos, suficientemente grande como para representar la naturale- za y disposición de horizontes y la variabilidad de otras propiedades que son preservada en muestras. Un pedón se extiende en profundidad hasta el límite inferior del suelo, a través de todos los horizontes genéticos, y si éstos son delgados, se interna en la porción superior del material subyacente. El pedón incluye la zona de actividad de las raíces d e la mayo- ría de las plantas perennes nativas. Para los propósitos de la mayor parte de los levan- tamientos de suelos, un lí- mite inferior práctico es el manto rocoso, o una profun- didad de alrededor de 2 m, el que se encuentre más cer- ca de la superficie. Una pro- fundidad de 2 m provee una buena muestra de los hori- zontes de suelo principales, aún en suelos de gran espe- sor. Incluye la mayor parte del volumen de suelo pene- trado por las raíces de las plantas y permite la obser- vación confiable de las pro- piedades de los suelos. Diagrama esquemático de un polipedón como unidad de cuerpo de suelos, ilus- trando (a) su paisaje característico y (b) su conjunto único de propiedades inter- El área de un pedón es nas. Sus márgenes representan los límites geográficos de un conjunto de propie- dades de suelo definido por una Serie de suelos aproximadamente poligonal Fuente : “Soil Survey Manual”. AH 18. SCS – USDA. 1993. y fluctúa de 1 a 10 m2 de- pendiendo de la naturaleza - 12 -
  • 13. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS de la variabilidad en el suelo. Donde el ciclo de variaciones es inferior a 2 m y todos los horizontes son continuos y prácticamente uniformes en espesor, el pedón tiene un área de aproximadamente 1 m 2. Donde los horizontes u otra propiedades son intermitentes o cíclicos a intervalos de 2 a 7 m2, el pedón incluye la mitad del ciclo (1 a 3,5 m). Si los horizontes tienen ciclos con intervalos mayores a 7 m, se considera que cada ciclo contie- ne más de un suelo. La oscilación en tamaño (1 a 10 m2) permite la clasificación concor- dante efectuada por diferentes observadores en situaciones donde importantes horizon- tes son cíclicos o interrumpidos repetidamente en cortas distancias. Polipedón: El pedón es considerado demasiado pequeño como para exhibir caracte- rísticas más vastas tales como pendientes y superficies pedregosas. El polipedón es pre- sentado en Soil Taxonomy como una unidad de clasificación, un cuerpo de suelo, homo- géneo a nivel de serie y suficientemente grande como para exhibir todas las característi- cas consideradas en la descripción y clasificación de suelos. En la práctica el concepto de polipedón ha sido ampliamente ignorado y muchos científicos de suelo consideran al pedón o a algún cuerpo no definido de suelo más o me- nos similar, representado por un pedón suficientemente grande como para clasificarlo. El motivo de la aparición de un suelo diferente reside en el cambio de la clase o magnitud de uno o varios factores de formación (clima, materiales originarios, relieve, actividad biótica, hidrología, tiempo y el hombre). Así por ejemplo, la gran homogeneidad de los suelos de la llanura pampeana a tra- vés de grandes distancias se debe a la uniformidad de los materiales originarios (loess por ejemplo), cambios climáticos muy graduales, edades de los sedimentos igualmente similares, de modo que las diferencias de suelo se deben fundamentalmente a diferencias de relieve (carácter diferencial) y sus consecuencias sobre la vegetación y la hidrología (caracteres accesorios). Si se considera a la Asociación de suelos como unidad de paisaje, esta homogeneidad es aún mucho mayor. Pero cuando se analiza la diferencia entre los suelos de la Pampa Ondulada y la Pampa Arenosa, se debe agregar un cambio de mate- riales originarios y de edad, comprendiendo entonces el porque de la gran diferencia e n- tre los perfiles de suelo de ambas regiones. La cartografía de suelos es la ciencia y el arte de separar áreas homogéneas de sue- lo volcando estos hechos en un mapa. Dentro de cada área homogénea, la que se denomi- nará unidad cartográfica se estima que la combinación de factores de formación ha sido la misma. La cartografía de suelos se apoya fundamentalmente en los conocimientos y crite- rios aportados por la Geomorfología y la Fisiografía. El análisis geomorfológico compren- de la descripción e interpretación del origen y evolución de las unidades del paisaje, so- brepasando las necesidades de información de un relevamiento de suelos con fines apli- cados. En este caso, el simple reconocimiento de las formas propias de cada unidad de paisaje, con sus tonos, texturas y posición, resulta suficiente. - 13 -
  • 14. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 2.2. EL M APA BÁSICO DE SUELOS Es la representación sobre un mapa primario (fotografías aéreas, imágenes sateli- tarias, planchetas del IGM, etc.) de la distribución espacial de las distintas clases natu- rales de suelos en el paisaje dentro del área en estudio (predio rural, cuenca hidrográfica, partido, provincia, etc.). En el mapa básico de suelos se aplica un sistema natural de cla- sificación denominado Taxonomía de Suelos El mismo tomas en cuenta horizontes gené- ticos y otros hechos diagnósticos, agrupando los suelos en distintos niveles de abstracción o categorías. Dado que las características de un suelo son permanentes, un mapa de sue- los tiene validez por muchos años. El mapa básico de suelos puede ser interpretado para muchos fines prácticos: agrí- colas, pastoriles, forestales, ingenieriles, recreación, etc.. Los mapas interpretativos tie- nen una vida útil más breve que los mapas básicos de suelos ya que las interpretaciones cambian con los avances de la tecnología. 2.2.1. Unidades Taxonómicas Stuart Mill señaló que el propósito práctico de una clasificación es organizar los c o- nocimientos acerca de los objetos que se clasifican a fin de que la información reunida sirva para: • Predecir su comportamiento • Establecer su mejor uso • Estimar su productividad • Facilitar la transferencia de conocimientos a objetos similares. Una clasificación taxonómica es una creación de la mente del hombre para facilitar sus pensamientos a cerca de objetos tan numerosos que no podría abarcarlos individual- mente. Desde hace mucho tiempo el hombre ha clasificado sus recursos naturales, como ser el clima, las plantas, los animales, las rocas y los suelos. Un sistema de clasificación es reemplazado por otro a medida que sus conocimientos acerca de los objetos que clasi- fican avanzan. Un sistema de clasificación es tanto más complejo cuanto mayor es el número de individuos que integran la población (plantas, suelos, rocas, etc.). Clasificar significa agrupar individuos similares entre sí en uno o varios caracteres. Es un sistema taxonó- mico cuando en el mismo se agrupan los suelos según el tipo e intensidad de los procesos de formación que actuaron sobre los materiales originales. Una unidad taxonómica es por lo tanto una unidad de clasificación de un sistema taxonómico, cualquiera sea la c ategoría a la que pertenezca (de Orden a Serie de suelos). - 14 -
  • 15. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Serie de Suelos La serie de suelos es la categoría más homogénea en la Taxonomía utilizada en los Estados Unidos (Soil Taxonomy). Como clase, una serie es un grupo de suelos o poli- pedones semejantes en orden y características diferenciales. Los suelos de una serie tie- nen un rango relativamente estrecho en el conjunto de sus propiedades. Una Serie de suelos reúne todos los criterios de diferenciación de las más altas categorías del sistema de clasificación, además de aquellas características adicionales y significativas en la sección de control de la Serie. Algunas de las características común- mente utilizadas para diferenciar Series son la clase, espesor y disposición de horizontes y su estructura, color, reacción, consistencia, contenido de carbonatos y otras sales, con- tenido de humus, contenido de fragmentos gruesos y composición mineralógica. Una d i- ferencia significativa en cualquiera de estas características puede ser la base para el r e- conocimiento de una serie diferente. Sin embargo, muy raramente dos series de suelos difieren en solo una de estas características, al estar muchas de ellas relacionadas y cambiar en general en forma conjunta (Soil Survey Staff, 1993). La Serie de Suelos, a diferencia de las demás categorías, es una creación del reco- nocedor, quién establece una nueva Serie cada vez que observa un cambio de significa- ción en los caracteres morfológicos de los suelos, principalmente en la zona de mayor ac- tividad biológica. Dos suelos pertenecen a una misma Serie cuando: • presentan una misma secuencia de horizontes; • los caracteres morfológicos y propiedades de los respectivos horizontes son similares; • provienen de un mismo material originario. Una Serie de suelos debe tener: • un nombre. • una posición definida en el paisaje. • un concepto central, cuya caracterización incluye la descripción de sus carac- terísticas generales, externas y morfológicas, apoyadas estas últimas por las determinaciones analíticas de laboratorio correspondientes. • un rango de variación. • caracteres diferenciales concretos con Series similares. La extensión geográfica de una Serie es limitada. La categoría de Serie se usa principalmente en mapas detallados y semidetallados (1:20.000 a 1:100.000). - 15 -
  • 16. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Cada Serie de Suelos se debe ubicar en una taxonomía de suelos hasta el menor ni- vel posible (Familia). El número de Series de suelo de un país es muy elevado. Por eso no se le puede asignar un nombre científico, connotativo, como ocurre con las categorías más elevadas. Se recurre, por lo tanto, a los nombres de localidades, ríos, arroyos, lagunas (para las Se- ries más importantes), de un establecimiento rural o de una persona conocida en la zona de difusión de la respectiva Serie. En relevamientos de predios, las Series se pueden identificar por números, letras o nombres de lotes. Si un suelo ya pertenece a una Serie descripta anteriormente, se debe respetar su nombre. Cada país debe poseer un registro nacional de Series de suelo. Fase de Suelos La Fase de Suelos no es una unidad taxonómica, sino una subdivisión de una uni- dad taxonómica de cualquier categoría y por lo tanto no tiene existencia propia. La base de esta subdivisión puede ser cualquier características o combinación de características potencialmente significativas para el uso y manejo de un suelo, que no estuvieran ya contempladas en la definición de la Serie de Suelos. La Fase de Suelos es, por lo tanto, un carácter externo o interno del suelo que no afecta a la definición de la respectiva uni- dad taxonómica. Ejemplos de Fases de Suelos son: pendiente, erosión, pedregosidad, profundidad efectiva, salinidad, drenaje, espesor del horizonte superficial, etc. La Serie de Suelos con su Fase es la unidad de suelos acerca de la cual se puede hacer la mayor cantidad de predicciones e n cuanto a sus posibilidades de uso, necesida- des de manejo y productividad. El concepto central de una Serie no tiene Fases. Esta se usa cuando aparece alguna desviación del concepto central que no tuviera mayores incidencias sobre la morfología del suelo, pero si sobre su capacidad de uso o aptitud. Así, por ejemplo, si el concepto cen- tral de una Serie indica la presencia de piedras en el perfil, no corresponde insistir sobre esta circunstancia a nivel de Fase, sino únicamente si la cantidad de piedras aumentara o disminuyera sensiblemente en determinadas áreas. A menudo es necesario subdividir una Fase en clases, como en el caso de la pen- diente o la erosión. Si el rango de variación de la pendiente oscila entre 0 y 5% en el área en estudio, se podría, por ejemplo separar tres clases: 1 - 2%; 2 - 3% y 3 - 5%. A cada una de estas clases se podría asignar el símbolo "a", "b", "c". Si la Serie fuera "Ramallo" con el símbolo "Ra", "Ra-b" indicaría Serie Ramallo, 2 - 3% de pendiente. Si la Fase fuera de erosión, se podrían distinguir las clases "1", "2" y "3" para suelos que hubieran perdido 10 - 25%, 25 - 50% y > 50% de su horizonte A1 respectivamente. Así "Ra-1" indicaría Serie Ramallo con 10 - 25% de su horizonte A1 perdido por erosión hídrica; y “Ra-c3”, serie Ramallo con 3 - 5% de pendiente y > 50% de horizonte A1 perdido por erosión. El significado de los símbolos se aclara en la “leyenda de identificación”. - 16 -
  • 17. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 2.2.2. Unidades cartográficas En un mapa los límites entre los suelos se muestran mediante líneas. Cada área completamente circunscripta por una línea se denomina delineación de suelos. El con- junto de todas las delineaciones de suelos que están identificadas por un símbolo único, color o nombre, u otra representación en el mapa se denomina unidad cartográfica Ésta es la representación sobre un mapa primario de las áreas ocupadas por una sola unidad taxonómica -o una determinada combinación de dos o más unidades taxonó- micas- con o sin sus Fases, mediante una línea que la separa de otras unidades cartográ- ficas. Los mejores mapas primarios para producir mapas de suelos son las fotografías aé- reas o imágenes satelitarias, porque presentan todos los accidentes naturales o arti- ficiales del terreno, permitiendo ubicar los límites de las unidades cartográficas en rela- ción a caminos, alambrados, cursos de agua, montes forestales, etc. Las unidades carto- gráficas de un buen mapa básico de suelos no debe contener más de un 15% de impure- zas, es decir, de otras unidades taxonómicas no contempladas en la caracterización de aquellas. 2 La superficie mínima que se puede representar en un mapa es de 0,5 a 1 cm (2 - 4 ha para un mapa a escala 1:20.000; 12,5 - 25 ha para un mapa a escala 1:50.000, etc.). Las unidades cartográficas pueden ser simples (o puras) o compuestas. Unidades cartográficas simples son aquellas que encierran una sola unidad taxonómica, con o sin su Fase. Unidades cartográficas compuestas encierran dos o más unidades taxonómicas con más de una Fase. Unidades cartográficas simples generalmente aparecen en mapas de escala grande, como son los mapas detallados de suelo. A medida que disminuye la es- cala del mapa, las unidades cartográficas son más complejas. Se reconocen las siguientes unidades cartográficas: • Asociaciones de suelos: compuestas por dos o más unidades taxonómicas que podrían ser segregadas (representadas separadamente) en un mapa detallado de suelos, en razón de la distribución espacial de cada uno de sus componentes. Se debe indicar porcentaje de la superficie ocupada por sus integrantes dentro de la unidad cartográfica. • Complejos de suelos: Los componentes no pueden ser cartografiados en forma separada, aún a escalas de mayor detalle, en razón del reducido tamaño de al- guno de ellos y/o de su intrincada distribución en el terreno que hace imposible adjudicar usos o tratamientos diferentes a cada uno de los componentes presen- tes. Debe determinarse el porcentaje de cada uno de los suelos integrantes. • Consociaciones: están dominadas por un solo taxón, y suelos similares a éste. Como norma, por lo menos la mitad de los pedones en cada delineación de una consociación deben ser de la misma unidad taxonómica, la cual generalmente proporciona el nombre a la unidad cartográfica. De lo que resta de la delinea- ción, la mayoría corresponde a unidades taxonómicas tan similares al suelo d o- - 17 -
  • 18. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS minante, que las hacen de idéntica aptitud productiva que éste. Se admite en e s- te tipo de unidad cartográfica, hasta un 15% de suelos disímiles, si es que son “limitativos” y hasta un 25%, si no lo son. 3 • Grupos de suelos indiferenciados: son Asociaciones o Complejos de Suelos para los cuales no se justifican el esfuerzo de la determinación de su integración por- centual porque sus componentes son de muy baja capacidad productiva. • Tierras misceláneas: ocupan áreas cuyos suelos no presentan un perfil genético determinado por haber sido mezclados sus materiales recientes por fuerzas na- turales o artificiales. Ejemplos: depósitos aluviales recientes, tierras de dunas y médanos, tierras con cárcavas, basurales, tierras sistematizadas, marismas, tie- rras rocosas y pedregosas, pantanos, tierras urbanizadas, etc. Generalmente se aplican en mapas detallados de suelos y constituyen un recurso cartográfico. Su capacidad productiva puede ser alta a baja. 2.2.3. La leyenda de suelos Se reconocen dos tipos de leyendas: leyenda de identificación y leyenda descriptiva. Leyenda de identificación Es una introducción a la leyenda descriptiva, o sea una guía de las unidades car- tográficas. Consiste fundamentalmente en un cuadro, donde la primera columna indica el símbolo de la unidad cartográfica y la segunda, el nombre completo de la unidad carto- gráfica y el porcentaje de las unidades taxonómicas que la integran. Suele incluirse en la misma, aptitud de uso de cada una de las unidades cartográficas presentes y superficie relativa y absoluta de las mismas. La leyenda de identificación puede figurar en un ángulo del mapa o en una hoja aparte. Leyenda descriptiva Consiste en la descripción completa de las unidades taxonómicas y cartográficas que conforman el mapa de suelos. Debe contener los siguientes ítems: • Descripción de las unidades taxonómicas Descripción de las características generales y externas del suelo 1. Ubicación de la Serie en Soil Taxonomy u otro sistema natural de clasificación 3 Inclusiones limitativas son aquellas que tienen reestricciones significativamente más severas para el uso que el suelo dominante, o afecta los requerimientos de manejo de éste. Inclusiones no limitativas son las que su presencia no afecta la mayoría de las predicciones que se pueden hacer a cerca del comportamien- to del suelo dominante. - 18 -
  • 19. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 2. Posición en el paisaje 3. Clase de drenaje, salinidad, alcalinidad, posición de la capa de agua (si corres- ponde) 4. Materiales originarios Descripción de las principales características internas del perfil 1. Descripción completa de sus rasgos morfológicos 2. Rango de variación 3. Cuadro de datos analíticos 4. Caracteres diferenciales con Series similares • Descripción de las unidades cartográficas 1. Composición edáfica 2. Fisiografía 3. Drenaje natural de la unidad cartográfica 4. Limitaciones y cualidades más destacadas Generalmente las leyendas descriptivas de los mapas de suelos poseen uno o más capítulos iniciales destinados a la caracterización de los aspectos climáticos y geomorfo- lógicos relacionados con la aptitud, productividad y/o con procesos de formación de sue- los. - 19 -
  • 20. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 3. RECONOCIMIENTO Y CARACTERIZACIÓN DE PERFILES DE SUELOS 4 3.1. INTRODUCCIÓN La descripción e interpretación de perfiles de suelos es una parte fundamental de las tareas que el técnico debe realizar durante el trabajo a campo, en los estudios dirigi- dos a la evaluación de las tierras con vistas al planeamiento de su manejo y con- servación. Los conocimientos necesarios para describir e interpretar la aptitud productiva de los suelos deben ser utilizados con frecuencia por los Ingenieros Agrónomos u otros profe- sionales afines para diversas finalidades. La calidad y cantidad de tareas a efectuar durante el trabajo a campo en estudios de reconocimiento y evaluación de suelos, varían en función de los objetivos de los mis- mos y el nivel de percepción procurado. La morfología del perfil es el principal indicador de la aptitud agrícola, pastoril y forestal de un suelo. Las características visibles y las propiedades del mismo surgen de la acción for- madora en el tiempo, del clima y la vegetación sobre los materiales originarios dispuestos en el relieve. En los estudios a escala pequeña, que abarcan extensas áreas, los propósitos son satisfechos con evaluaciones generalizadas. El trabajo a campo, está principalmente diri- gido a detectar las propiedades de los suelos más difundidos en las distintas áreas deli- mitadas mediante la fotointerpretación. A este nivel de percepción se presta mayor aten- ción a las características externas, efectuándose la descripción de perfiles sólo en sitios elegidos por su fácil acceso y representatividad. En la medida que la escala de trabajo y los objetivos perseguidos requieran mayor detalle, las características externas -siempre importantes- se tornan cada vez más insu- ficientes para evaluar las propiedades de las tierras. En estos casos, el análisis de perfi- les de suelos reviste cada vez más importancia siendo necesario un mayor número de exámenes y un detalle descriptivo mas intenso. La descripción y la correcta interpretación de la morfología de un perfil y las c a- racterísticas externas del mismo, que condicionan su aptitud, requieren, además de los indispensables conocimientos técnicos, cierta experiencia mínima a campo. Ambas condi- ciones son indispensables para el logro de resultados satisfactorios. Los términos, clases y grados empleados en e ste capítulo para caracterizar suelos siguen los lineamientos descriptos en el Soil Survey Manual – AH Nº 18 (Soil Survey Staff, 1993) 4 Por los Ing. Agr. Ricardo E. Reichart (=) y Horacio J. Bustillo, ex Profesores Adjuntos de la Cátedra de Ma- nejo y Conservación de Suelos. Adaptado y actualizado por el Ing. Agr. Mauricio J. Niborski. - 20 -
  • 21. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 3.2 CARACTERIZACIÓN DE LOS SUELOS El reconocimiento y descripción de los distintos aspectos observables internos y externos del perfil permiten la caracterización morfológica del suelo. Los registros obtenidos se vuelcan en una planilla o ficha edafológica con- feccionada a tal fin. La misma debe adaptarse a cada relevamiento en particular, en fun- ción de los objetivos y requerimientos del mismo. MODELO DE PLANILLA EDAFOLÓGICA Características generales y externas Obse rvación Nº Fecha GPS Foto Nº Ubicación Taxonomía Fase Limitaciones Aptitud de Uso principales Vegetación Cobertura Relieve y Pendiente posición Escurrimiento Erosión Profundidad Permeabilidad de la napa Drenaje natural Sales o álcalis Anegamiento OBSERVACIONES Características morfológicas Concreciones Consistencia Profundidad Estructura Moteados Horizonte Humedad Calcáreo Barnices Muestra Textura Raíces Limite Color OBSERVACIONES: - 21 -
  • 22. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 3.2.1 Características generales del paisaje y condiciones externas del suelo Ubicación Se deberá consignar la del lugar de observación con referencia a puntos conocidos. Ejemplo: número. de potrero, establecimiento, distancias a elementos planimétricos r e- conocibles. La forma más exacta de identificar la ubicación de una calicata es a través d e sus coordenadas geográficas, hoy en día fácilmente determinables con geoposicionador satelital (receptor GPS). Es conveniente además, señalar Nº de fotograma, mosaico aero- fotográfico, etc., especialmente en los relevamientos de grandes áreas. Vegetación natural Se indicará el tipo de asociación vegetal natural (bosques, estepa arbustiva, prade- ra, etc.) y en lo posible, los nombres científicos y/o vulgares de las distintas especies pre- sentes, siguiendo el orden de dominancia. Materiales originarios El material originario de un suelo se refiere a los elementos no consolidados, orgá- nicos o más frecuentemente inorgánicos, a partir de los cuales se ha generado ese suelo. Dado que es imposible observar el material original de un horizonte genético en su esta- do original, éste debe ser inferido a partir de las propiedades que el horizonte ha hereda- do y/u otras evidencias. En algunos suelos el material original ha cambiado muy poco por lo que se pueden hacer inferencias muy precisas acerca del mismo. En otros, como en al- gunos viejos suelos de los trópicos, solo se pueden hacer especulaciones acerca de la clase y modo de origen del material madre. (Soil Survey Staff, 1993). Gran parte de los materiales minerales a partir del cuales se han generado los sue- los derivan de un modo u otro de rocas consolidadas, aunque es frecuente que el material alterado se haya desplazado y depositado a grandes distancias de su lugar de origen. Es el caso del loess a partir del cual se han generado los suelos más fértiles de la Rigión Pampeana. De ser posible, se deberá anotar en la planilla edafológica, tipo de roca madre o ma- terial no consolidado, textura y edad, al igual que el nombre de la formación geológica c o- rrespondiente. Ej.: limo ensenadense. Geomorfología Se refiere a la descripción e interpretación de las formas del paisaje. Ej.: terrazas, médano, cono aluvial, plano aluvial, delta, etc.. Relieve Consiste en las elevaciones o desigualdades de altura de la superficie terrestre con- sideradas en su conjunto. En relevamientos detallados, el relieve puede clasificarse c o- mo: muy ondulado, moderadamente ondulado, suavemente ondulado, plano, plano cón- cavo, cóncavo, etc. - 22 -
  • 23. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Posición Indica la localización de la observación o sondeo en el relieve, a saber: loma, media loma alta, media loma, media loma baja, pie de loma, bajo, centro de depresión, etc. En ambientes planos pueden usarse los siguientes términos para caracterizar la posición: positiva, intermedia y negativa. Pendiente Reviste valor diagnóstico en áreas sujetas a erosión hídrica (ej. Pampa Ondulada), debiendo en estos casos consignarse inclinación, forma y longitud. Se presenta a continuación un ejemplo de clases por pendiente según sus gradien- tes (estas clases pueden variar de rango) • Clase 0 Pendiente menor a 0,5 % • Clase 1 Pendiente entre 0,5 y 1 % • Clase 2 Pendiente entre 1 y 3 % • Clase 3 Pendiente entre 3 y 10 % • Clase 4 Pendiente entre 10 y 25% • Clase 5 Pendiente entre 25 y 45 % • Clase 6 Pendiente mayor a 45 % La forma de la pendiente puede ser de plano inclinado, con- vexa, cóncava, convexa-cóncava, irregular, etc.. En cuanto a la lon- gitud, pueden clasificarse en cortas (menores a 50 m), medianas (entre 50 y 100 m), largas (entre 500 y 2.000 m) y muy largas (mayores a 2.000 m). La figura ilustra la influencia de la curvatura de la pendiente sobre las líneas de escorrentía (se- gún Hugget, 1975) - 23 -
  • 24. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Erosión Se considera la erosión acelerada, es decir la producida por la actividad humana. Las causas primarias son la labranza, el pastoreo y la deforestación, pero la tasa de ero- sión puede ser incrementada por otras causas naturales: incendios, tormentas, etc. Se distinguen 2 tipos principales: erosión hídrica y eólica. La primera es el resulta- do de la remoción del suelo por circulación del agua. Una parte de este proceso es la des- trucción de los agregados del suelo por impacto de las gotas de lluvia. La erosión eólica es producto del arrastre de partículas de suelo –individuales y/o microagregados por el viento. En el caso de la erosión hídrica deberá consignarse el peligro de ocurrencia, eva- luando la pendiente, largo, forma e inclinación de la misma, cobertura, así también como la presencia de síntomas de pérdida de suelo anterior y/o actual (adelgazamiento y/o de- capitación del horizonte superficial, presencia de surcos, cárcavas, sedimentación, etc.). Del mismo modo, en el caso de la erosión eólica, también se deberá hacer referencia tanto el peligro de erosión (evaluado a partir de la exposición al viento, textura y estructura del horizonte de labranza) como a la erosión eólica actual, considerando para esto la acumulación de material eólico en alambrados caminos y/o plantas, presencia de mon- tículos de material grueso, médanos, hoyas medanosas, etc. Permeabilidad Es la propiedad que posee el suelo para transmitir a través de su cuerpo el agua en condiciones de saturación y esta definida por el horizonte menos permeable del perfil. Puede medirse cuantitativamente, en laboratorio, o en forma cualitativa, inferida a par- tir de características físicas y químicas del suelo. A los fines de una evaluación a campo, sin el instrumental adecuado, los aspectos relacionados con esta propiedad se establecen observando características tales como tex- tura, estructura, porosidad, agrietamiento, etc. Las 5 clases principales son: • Lenta: menor a 0,5 cm/h • Moderadamente lenta: 0,5 a 2 cm/h • Moderada: 2 a 6,25 cm/h • Moderadamente rápida: 6,25 cm/h a 12,5 cm/h • Rápida: mayor a 12,5 cm/h En los casos en que el objetivo del relevamiento de suelos sea la agricultura bajo riego, deberá determinarse la permeabilidad en forma cuantitativa para cada uno de los horizontes que conforman el perfil. Drenaje Es la mayor o menor rapidez y facilidad con que el exceso de agua (contenido mayor a la capacidad de campo) se elimina del suelo , ya sea por escurrimiento sobre la superfi- cie o por el movimiento descendente a través del suelo, hacia las capas profundas. El drenaje puede deducirse a través de las observaciones de escurrimiento y per- meabilidad. - 24 -
  • 25. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Reconocimiento de las Clases de Drenaje 0: Muy pobremente drenado. El agua es eliminada tan lentamente que la superficie permanece anegada la mayor parte del tiempo. Corresponde a depresiones con suelos gleyzados. 1: Pobremente drenado. El suelo permanece saturado la mayor parte del tiempo, encontrándose con exceso de humedad subsuperficialmente. Corresponde a suelos hidromórficos ó hidro-halomórficos. 2: Imperfectamente drenado. El agua libre o gravitante sale lentamente del suelo, el que permanece mo- jado por períodos significativos. Los perfiles presentan normalmente moteados en la parte inferior del horizonte A ó inmediatamente por debajo del mismo. Corres- ponde a integrados entre suelos hidromórficos y automórficos. 3: Moderadamente bien drenado. El suelo p uede aparecer excesivamente húmedo por períodos no muy prolon- gados. Puede haber débiles moteados en el horizonte B a C. Corresponde típica- mente a los suelos automórficos, también llamados zonales o climatogénicos. 4: Bien drenado. El exceso de agua se retira con facilidad pero no con rapidez. Suelos sin sín- tomas de hidromorfismo en el solum. Corresponde típicamente a los suelos auto- mórficos. 5: Algo excesivamente drenado. El agua gravitante se retira con rapidez. Corresponde a zonas integradas por suelos automórficos y regosoles arenosos (azonales). 6: Excesivamente drenado. El agua gravitante se retira con mucha rapidez. Prácticamente no retienen la humedad. Corresponde a los Regosoles muy arenosos (arena media y gruesa). Peligro de inundación Para establecer las clases por peligro de inundación son tenidas en cuenta la fre- cuencia, estacionalidad y duración del fenómeno hídrico. Clase I: inundaciones frecuentes en cualquier época del año, a veces de larga d u- ración, de modo tal que el uso del suelo para cultivos se hace impracti- cable. - 25 -
  • 26. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Clase II: frecuentes inundaciones estacionales (ocurren en forma regular en cier- tos meses del año), por lo que el suelo puede cultivarse en determinadas épocas. Clase III: se producen ocasionales inundaciones (ya sea en ciertos meses o en cual- quier época), bajo condiciones meteorológicas excepcionales, que pueden destruir cultivos o impedir el uso del suelo en ciertos años. Clase IV: inundaciones raras en años muy excepcionales. Clase V: sin ningún peligro de sufrir inundación o anegamiento. Escurrimiento Vinculado con el movimiento superficial del agua a lo largo de una pendiente. Se establecen 6 grados de escurrimiento según la facilidad con que se elimina el agua sobre la superficie: • Grado 0 Nulo. Toda el agua permanece sobre la superficie o infiltra. No hay peligro de ero- sión hídrica. • Grado 1 Muy lento El agua permanece sobre el suelo por largos períodos o infiltra. No hay peligro de erosión hídrica • Grado 2 Lento. El suelo queda cubierto por agua durante ciertos períodos o infiltra. Puede existir ligero período de erosión hídrica. • Grado 3 Medio El agua escurre con cierta facilidad de manera que el suelo solamente puede quedar cubierto con agua por lapsos cortos. La pérdida de agua no afecta la provisión para las plantas y la erodabilidad puede ser poca o moderada en sue- los bajo cultivo. • Grado 4 Rápido Gran parte de las precipitaciones corre rápidamente sobre la superficie. Solo una pequeña proporción penetra en el suelo. La erodabilidad es por lo general moderada a alta. • Grado 5 Muy rápido La mayor parte del agua escurre rápidamente por la superficie y en muy p e- queña proporción penetra en el suelo. La posibilidad de erosión es grande a muy grande. Sales o Álcalis Las determinaciones de salinidad o alcalinidad deberán efectuarse en laboratorio para lograr resultados que permitan el adecuado diagnóstico del problema. (Conductivi- dad eléctrica, análisis de sales en el extracto saturado, sodio intercambiable, etc.). - 26 -
  • 27. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS En el trabajo a campo el reconocedor deberá no obstante, observar la presencia de algunos indicadores que le permitan establecer la salinidad de los suelos: comunidades vegetales halófilas (Salicornia, Distichlis), costras salinas superficiales, eflorescencias sa- linas en el perfil, presencia de estructura columnar en el horizonte B, álcali negro (CO3Na) en superficie, etc. Existen también determinaciones sencillas que permiten evaluar cualitativamente estos problemas. La reacción determinada a campo mediante indicadores tales como la fenolftaleína permiten detectar los horizontes o capas con problemas de alcalinidad. La presencia de sulfatos y cloruros, aniones de elevado valor diagnóstico entre los constitu- yentes de las sales solubles, pueden ser reconocidos utilizando soluciones de Cl2Ba y NO 3Ag respectivamente. Profundidad de la capa de agua freática Si se conoce el dato se anotará la profundidad y rango de fluctuación en metros, tanto de la freática como del acuífero subterráneo. Caso contrario se anotará por ejemplo: profunda. 3.2.2 Características internas o morfológicas del suelo Designación de horizontes y otras capas Los suelos varían ampliamente en el grado en que se expresan sus horizontes. Las formaciones geológicas relativamente frescas como sedimentos aluviales, dunas de arena o depósitos recientes de cenizas volcánicas, pueden no tener horizontes genéticos recono- cibles, aunque se presenten distintas capas o yacimientos que reflejan d iferentes modos de deposición. En la medida que los procesos de formación de suelo actúan, los horizontes pueden ser solo reconocidos en sus primeros estadíos de desarrollo, a través de un examen muy cuidadoso. Cuando alcanzan mayor evolución, su identificación a campo es generalmente mucho más sencilla. La denominación de horizontes y capas que a continuación se expone reemplaza a la publicada en 1962 en el “Supplement to the Soil Survey Manual” (Agriculture Hand- book Nº 18, USDA) y fue tomada del Capítulo III correspondiente a la 3ª edición, publi- cada en octubre de 1993 del mismo manual. Tres clases de símbolos son utilizados en combinación para designar horizontes y capas. Estos son: • Letras mayúsculas: utilizadas para designar horizontes principales • Letras minúsculas: utilizadas como subíndices de las anteriores para indicar c a- racterísticas específicas de los horizontes principales y capas. - 27 -
  • 28. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS • Números arábigos: utilizados tanto como prefijos para indicar discontinuidades sedimentológicas, o como sufijos, para manifestar subdivisiones verticales de- ntro de los horizontes principales. HORIZONTES Y CAPAS PRINCIPALES Las letras mayúsculas O, A, E, B, C y R representan las capas y horizontes prin- cipales de los suelos. Estas letras son el símbolo básico al cual son agregados otros c arac- teres para completar las designaciones. La mayoría de los horizontes y capas reciben un símbolo único y algunas requieren dos. Horizontes o capas O Son capas dominadas por materiales orgánicos. Algunas están saturados con agua por largos períodos o estuvieron saturados en alguna vez pero han sido artifi- cialmente drenados. Algunos horizontes O consisten de restos vegetales parcialmente descompues- tos tales como hojarasca, acículas, ramas, musgos y líquenes. Pueden estar en la superficie, tanto de suelos orgánicos como minerales o en cualquier otra parte del perfil cuando se encuentran enterrados. Horizontes A Son horizontes minerales formados en la superficie o debajo de un horizonte O, que han sufrido la destrucción de toda o mucha de la estructura original de la roca. Además presenta una o mas de las siguientes características: 1. una acumulación de materia orgánica humificada íntima- mente mezclada con la fracción mineral y no dominada por propiedades características de horizontes E o B. 2. propiedades resultantes del cultivo, el pastoreo o tipos si- milares de disturbación. Horizonte A de un Argiudol tí- pico. Partido de Azul, Provin- cia de Buenos Aires Cortesía: AgriTerra Perfil correspondiente a un Argialbol tipico desarrollado en bordes de cu- betas y vías de escurrimiento (corte- Horizontes E sía Instituto de Suelos – CIRN – INTA) Son horizontes minerales en los cuales el principal rasgo es la pérdida de silicatos, arcilla, hierro, aluminio o alguna combinación de ellos, dejando una concentración de partículas de arena y limo. Además estos horizontes han perdido toda o casi toda la estructura original de la roca. - 28 -
  • 29. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Un horizonte E es usualmente, pero no necesariamente, más claro que el hori- zonte B subyacente. La tonalidad más clara es la principal característica utilizada para diferenciarlo del horizonte A, por tener generalmente menos materia orgáni- ca. Se diferencia del B por poseer un color de más alto “value” o menor “chroma” o ambos, por su textura más gruesa o por una combinación de estas c aracterísticas. Horizontes B Son horizontes formados debajo de un horizonte A, E u O y están dominados por la destrucción parcial o total de la estructura original de la roca. Además muestra una o mas de las siguientes características: • Concentración de arcillas silicatadas iluviales, hierro, aluminio, humus, carbo- natos, yeso o sílice, solo o en combinación. • Evidencias de remoción de carbonatos. • Concentración residual de sesquióxidos. • Recubrimiento de sesquióxidos que brindan al horizonte colores mas oscuros y r ojizos que el horizonte superior o inferior, sin una aparente iluviación de hierro. • Alteraciones que forman silicatos de arcillas u óxidos libres o ambos y que forman estructura granular, en bloques, prismática o columnar, con cambios de volumen que acompañan los cambios en el contenido de humedad. • Fragilidad Horizonte B prismático en un Ari- disol de New México – EE.UU Fuente: Soil Taxonomy – NCRS - USDA Horizontes o capas C Son horizontes o capas, excluyendo la roca consolidada, que están ligeramente o no afectados por los procesos pedogenéticos y carecen de las propiedades de los horizon- tes O, A, E o B. El material del C puede ser igual o distinto de aquel que presumiblemente formó el solum. Capas R Roca dura consolidada. Algunos ejemplos son granito, basalto, cuarcita, calcáreo cementado. Los horizontes R son lo suficientemente coherentes en húmedo, c omo hacer impracticable su perforación manual con la pala. - 29 -
  • 30. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS HORIZONTES T RANSICIONALES Son los horizontes dominados por las propiedades de un horizonte principal p ero que tienen propiedades subordinadas de otro. Para simbolizarlos se utilizan dos letras mayúsculas como AB, EB, BE, AC o BC. El símbolo inicial corresponde al horizonte cuyas propiedades dominan. Un horizonte AB, por ejemplo, tiene características tanto del horizonte A suprayacente como del B subyacente, pero es más parecido al A que al B. COMBINACIÓN DE HORIZONTES Son horizontes en los cuales distintas porciones tienen propiedades reconocibles de dos tipos de horizontes. Para indicarlos se utilizan las letras correspondientes a los horizontes reconocidos separados por una barra. Por ejemplo B/C, E/B, A/B. DISTINCIONES SUBORDINADAS DENTRO DE LOS HORIZONTES Y CAPAS Para designar tipos específicos de horizontes se utilizan como sufijos letras mi- núsculas. El término “acumulación” es empleado en muchas de las definiciones en el sentido en que el horizonte debe tener más de los materiales en cuestión que lo que se supone debe estar presente en el material original. Los símbolos y sus significados se consignan a continuación: a: Material orgánico altamente descompuesto Este símbolo se utiliza con horizontes “O” para indicar la presencia de materia orgánica con elevado grado de descomposición. El contenido de fibra compacta- da es menor a 17%. b: Horizonte genético enterrado Se utiliza en suelos minerales para indicar horizonte enterrados identificables, cuyas principales características genéticas fueron originadas antes de haber sido sepultados. En el depósito suprayacente pueden o no haberse formado horizontes genéticos, cuyo material original puede ser similar o d iferente al que se supone dio origen al suelo enterrado. Este símbolo es utilizado en suelos orgánicos o para separar una capa orgánica de una mineral c: Concreciones o nódulos Es utilizado para indicar una acumulación significativa de concreciones o nódu- los. No se especifica el agente cementante, aunque no se admite que sea SiO2. Este símbolo no es utilizado si las concreciones o nódulos son de dolomita o cal- cita o sales más solubles sino que se utiliza cuando los nódulos o concreciones se encuentran enriquecidos de minerales que contienen hierro, manganeso o ti- tanio. d: Restricción física para las raíces Indica la presencia de capas que restringen la penetración de las raíces, ya sea de orígen genético o inducidas por el uso humano. e: Material orgánico con descomposición intermedia - 30 -
  • 31. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Se utiliza con horizontes “O” para indicar la presencia de materiales de des- composición intermedia. El contenido de fibra compactada es de 17 a 40% en volumen. f: Suelo congelado Se aplica al horizonte o capa que contiene hielo p ermanente. No se utiliza para capas congeladas estacionalmente ni para “permafrost seco” (material que se encuentra a menos de 0º C pero no contiene hielo). g: Fuerte gleyzación Se emplea para indicar, ya sea que el hierro ha sido reducido y removido du- rante la formación del suelo o que la saturación con agua por tiempo prolonga- do ha preservado un estado reducido. La mayoría de los horizontes afectados tienen una intensidad (chroma) de 2 o menos y muchos tienen concentraciones redox. El chroma bajo puede ser el color del hierro reducido o el color de las partículas de arena y limo desprovistas de recubrimientos de las cuales ha sido removido el hierro. El símbolo “g” no es utilizado para materiales de suelo de bajo chroma u horizontes E, a menos de que posean una historia de exceso de humedad. Su utilización con horizontes “B” implica la ocurrencia de cambios pedogenéticos además de la gleyzación; de lo contrario el horizonte deberá d e- signarse “Cg”. h: Acumulación iluvial de materia orgánica Se utiliza con “B” para indicar la acumulación iluvial de complejos amorfos y dispersables de materia orgánica-sesquióxidos. Los sesquióxidos revisten las partículas de arena y limo. En algunos horizontes estos revestimientos se fu- sionan con las partículas de suelo, rellenado los poros y cementado el horizonte. El símbolo h es también usado en combinación con s, como Bhs, si la cantidad de sesquióxidos es significativa pero la intensidad y luminosidad del horizonte son menores a 3. i: Material orgánico ligeramente descompuesto Este símbolo es utilizado en horizontes “O” con un mínimo de descomposición de materia orgánica. El contenido de fibra compactada en volumen es mayor a 40%. k: Acumulación de carbonatos Se emplea para indicar la acumullación de carbonatos alcalino-térreos, co- múnmente carbonato de calcio (Co3Ca). m: cementación o endurecimiento Señala cementación continua o casi continua. Se emplea en horizontes que e s- tán cementados en más de un 90%, pudiendo los mismos estar fracturados. La capa u horizonte con esta característica es físicamente restrictiva para las raí- ces. El o los agentes cementantes pueden ser indicados utilizando letras sufijos definidas: si el horizonte está cementado por carbonatos se lo denomina km; por sílice, qm; por hierro, sm; por yeso, ym; por carbonatos y sílice, kqm; por sales más solubles que yeso, zm. n: acumulación de sodio Este símbolo es utilizado para indicar acumulación de sodio intercambiable o: acumulación residual de sesquióxidos Se emplea para indicar acumulación residual de sesquióxidos. p: disturbación por labranzas u otras prácticas - 31 -
  • 32. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Se utiliza para indicar un disturbio de la capa superficial del suelo por medios mecánicos, pastoreo, o usos similares. Si el horizonte disturbado es o rgánico se denomina Op; si es mineral se considera Ap, aunque claramente c orresponda a un E, B o C. q: acumulación de sílice Indica acumulación de sílice secundaria r: roca blanda o alterada Se utiliza en el horizonte C para indicar capas restrictivas para las raíces de roca blanda o saprolita, tales como rocas igneas intemperizadas; areniscas blandas parcialamente consolidadas; limolitas y esquistos. La dificultad para la excavación es baja a moderada. s: acumulación iluvial de sesquióxidos y materia orgánica Se emplea en horizontes B para señalar la acumulación de complejos amorfos de sesquióxidos-materia orgánica iluviales si, tanto los sesquióxidos como la materia orgánica, son significativos y el value y chroma del horizonte es mayor a 3. Este símbolo es también utilizado en combinación con "h" como Bhs si tan- to materia orgánica como sesquióxidos son significativos y el value y chroma observan valores inferiores a 3. ss: presencia de slickensides Este símbolo es utilizado para indicar la presencia de slickensides. Correspon- den a superficies de deslizamiento comúnmente en ángulos de 20 a 60º por so- bre la horizontal. Su precencia indicada que otras características vérticas tales como agregados en forma de cuña y grietas superficiales, pueden también ma- nifestarse. t: acumulación de arcilla Señala la acumulación de arcilla silicatada que se ha formado y subsiguiente- mente translocado dentro del horizonte o se ha movido por iluviación desde el horizonte suprayacente, o por ambos mecanismos a la vez. Al menos una parte del horizonte debe mostrar evidencia de acumulación de arcilla en la forma de barnices en la superficies de agregados o en poros, o como lamelas o puentes entre partículas minerales. v: presencia de plintita Indica la presencia de material rojizo rico en hierro y pobre en humus que es firme o muy firme en húmedo y se endurece irreversiblemente en contacto con la atmósfera y el repetido humedecimiento y desecamiento. w: desarrollo de estructura o color Se utiliza con el horizonte B cámbico para indicar el desarrollo de color, estruc- tura o ambos con mínima o ninguna acumulación ilulvial de material. No debe ser utilizado para señalar la presencia de horizontes de transición. x: fragipan Este símbolo se emplea para señalar capas u horizontes genéticos que presen- tan una combinación de firmeza y caracter quebradizo, prismas muy gruesos con pocas a muchas caras verticales blanquecinas y comúnmente de más alta densidad aparente que en las capas adyacentes. En partes, es físicamente res- trictivo para las raíces. - 32 -
  • 33. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS y: acumulación de yeso. z: acumulación de sales más solubles que el yeso. CONVENCIONES PARA LA UTILIZACIÓN DE SUFIJOS (DISTINCIONES SUBORDINADAS) Los símbolos de muchos horizontes principales y capas pueden portar una o más le- tras minúsculas como sufijos. La utilización de las mismas debe seguir las siguientes r e- glas: • Deben colocarse inmediatamente a continuación de la letra mayúscula que de- signa al horizonte principal • Solo rara vez se utilizan más de 3 sufijos por horizonte • Cuando es necesario más de un sufijo, las siguientes letras, de ser usadas, deben escribirse primero: a, e, h, i, r, s, t y w. Excepto en el horizonte Bhs, ninguna de e s- tas letras se utiliza en combinación . • Si más de un sufijo es necesario y no se trata de un horiznte enterrado, los si- guientes símbolos, de ser empleados deberán escribirse en último lugar: c, d, f, g, m, v y x. Ejemplos son: Btg, Bkm y Bsm SUBDIVISIONES VERTICALES Con el propósito de subdividir un horizonte o capa se utilizan números arábigos, manteniendo la letra del horizonte. Por ejemplo si se reconocen diferencias dentro de un horizonte C se indicará: C1-C2-Cg1-Cg2. DISCONTINUIDADES Una discontinuidad consiste en un cambio significativo en los horizontes, de la dis- tribución por tamaño de partículas (textura) o de la mineralogía, lo cual indica una dife- rencia en el material a partir del cual el horizonte se formó y/o una diferencia en edad, salvo que esa diferencia esté indicada por el sufijo "b". En los suelos minerales se utilizan los números arábigos (antiguamente romanos) como prefijos para indicar las discontinuidades. En cualquier parte que se necesiten se utilizan precediendo a las letras A, E, B, C y R. En el caso de un suelo que se haya formado enteramente a partir de un único ma- terial el prefijo se omite, asumiendo que todo el perfil es 1. - 33 -
  • 34. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS T ABLA DE EQUIVALENCIAS ENTRE LA ANTIGUA Y LA NUEVA DENOMINACIÓN DE HORIZONTES Y CAPAS HORIZONTES PRINCIPALES DENOMINACIÓN Antigua Nueva Antigua Nueva O O AC AC O1 Oi Oe B B O2 Oa Oe B1 BA ó BE A A B&A B/E A1 A B2 B ó Bw A2 E B3 BC ó CB A3 AB ó EB C C A&B E/B R R DISTINCIONES SUBORDINADAS DENTRO DE HORIZONTES PRINCIPALES Antigua Nueva Descripción  a material orgánico altamente descompuesto b b horizonte genético enterrado cn c concreciones o nódulos  d restricción física a las raíces  e material orgánico con descomposición intermedia f f suelo congelado g g fuerte gleyzación h h acumulación iluvial de materia orgánica  i material orgánico ligeramente descompuesto ca k acumulación de carbonatos m m cementación o endurecimiento  n acumulación de sodio intercambiable  o acumulación residual de sesquióxidos p p disturbación por labranzas u otras prácticas si q acumulación de sílice r r roca blanda o alterada ir s acumulación iluvial de sesquióxidos  ss presencia de slickensides t t acumulación de arcilla  v presencia de plintita  w desarrollo de estructura o color x x fragipan cs y acumulación de yeso sa z acumulación de sales más solubles que el yeso - 34 -
  • 35. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Profundidad Se anotarán las profundidades desde el límite superior hasta el inferior del hori- zonte, medidas desde la superficie de suelo mineral, siempre en centímetros. Límite El pasaje de un horizonte a otro subyacente se denomina límite del horizonte, el que es clasificado según tipo y forma: Tipos de límites El Tipo es el grado de distinción que se puede establecer entre los horizontes que separa. Abrupto (brusco): ancho del límite inferior a 2,5 cm. Claro: ancho del límite entre 2,5 y 7,5 cm. Gradual: ancho del límite entre 7,5 y 12,5 cm. Difuso: ancho del límite mayor que 12,5 cm. Formas de límites La Forma se refiere a la característica del plano que los separa. Suave: si el límite es casi un plano horizontal. Ondulado: si presenta concavidades más anchas que profundas. Irregular: si las concavidades son más profundas que anchas. Quebrado: si ciertas partes del límite están interrumpidas. Color Esta característica se refiere al color de la matriz, no de la superficie de los agrega- dos. Matíz Munsell (Hue) Designación del matiz (Hue) - 35 -
  • 36. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Puede ser uniforme o manchado, rayado, abigarrado o moteado en distintas formas. El color está estrechamente ligado a las condiciones de humedad del suelo. La forma mas conveniente de medir un color es mediante su comparación con una carta patrón de colores, como es la Tabla Munsell. Esta tabla consta de muestras de color ordenados sistemáticamente por su “Hue”, “Value” y “Chroma” (matiz, luminosidad e in- tensidad). El matiz es el color dominante del espectro. La longitud de onda del espectro será pues su principal determinante. La luminosidad está dada por la relativa ilumina- ción del color y es función de la cantidad de luz reflejada. La intensidad es la pureza r e- lativa del color: aumenta en la medida que disminuye el gris. Cada hoja de la Tabla de Munsell agrupa todos los colores de un mismo matiz, el que se designa con un símbolo que está impreso en el margen superior de la página. Este símbolo representa una abreviatura del color del espectro (R: red; Y: yellow; YR: yellow- red). Estas letras van precedidas por un número cuyo valor varía entre 0 y 10. La luminosidad se expresa por un número entre 0 (para el negro puro) y 10 (blanco puro). Se indica como el numerador de un quebrado, ubicado tras el símbolo del matiz. La intensidad se anota como el denominador. Es un número que va desde 0 para los grises neutros, aumentan-do hasta 20 en intervalos regulares, aunque chromas tan altos no existen en los suelos. Intensidad (Chroma) Luminosidad (value) En resumen, la notación de un color se escribe correctamente comenzando con el símbolo del Hue, y luego el value y el chroma separados por una barra de quebrados, por ejemplo: 5YR 4/6, donde 5YR es el hue, 4 es el value y 6 el chroma. La comparación del color del suelo con el de la tabla se efectúa apoyando una frac- ción de la muestra a determinar sobre el muestrario de colores de la tabla. Se deberá consignar el color en seco y en húmedo, para cada uno de los horizontes. - 36 -
  • 37. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Textura La textura se refiere a las proporciones porcentuales de las agrupaciones por tama- ño de los granos individuales en una masa de suelo. Se refiere específicamente a los por- centajes de arcilla, limo y arenas de menos de dos mm de diámetro. Rara vez una muestra de suelo estará constituida por una única fracción. Por ello las clases de textura están basadas sobre distintas combinaciones de arenas, limo y arci- lla. Dichas clases son 12: arenoso, areno-franco, franco-arenoso, franco, franco-limoso, limoso, franco-arcillo-arenoso, franco-arcilloso, franco-arcillo-limoso, arcillo-arenoso, arci- llo-limoso y arcilloso. Arcillosa Arcillosa Arcillo limosa arenosa Franco arcillo Franco arcillosa limosa Franco arcillo arenosa Franco Franca arenosa Franco limosa Areno Limosa Arenosa franca Triangulo textural que permite observar los porcentajes de arcilla, limo y arena en las 12 clases texturales básicas. Adaptado de Soil Suervey Manual AH 18– SCS – USDA - 37 -
  • 38. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Las clases texturales se definen según la distribución por tamaños de partículas individuales, que se determina mediante el análisis mecánico en laboratorio. El triángulo textural muestra los porcentajes de arcilla, limo y arena de las clases texturales básicas. En el campo, la textura se aprecia al tacto, mediante el amasado del suelo húmedo. Adquiriendo cierta práctica se puede determinar con aceptable aproximación la clase textural correspondiente, la que se registrará en la ficha edafológica. La necesidad de distinciones minuciosas en la textura de los horizontes ha produci- do el número de clases texturales señalado. Sin embargo, a veces puede ser conveniente expresar las texturas en forma aproximada. En otros tiempos se usaban términos como suelos “pesados” o suelos “livianos”, pero son confusos, ya que más bien se refieren a la energía necesaria para el laboreo que no siempre coincide con la verdadera composición mecánica. Cuando se deba hacer referencias a características de tipo general respecto de la textura se pueden usar estos términos: • suelos arenosos (o de textura gruesa): los pertenecientes a las siguientes clases tex- turales: arenoso, areno-franco y franco-arenoso. • suelos francos (o de textura media): los de las siguientes clases texturales: fran- co-arcillo-arenoso, franco-limoso, limoso y franco-arcillo-limoso. • suelos arcillosos (o de textura fina): los de las clases texturales siguientes: fran- co-arcillosos, arcillo-arenosos, arcillo-limosos y arcillosos. Fragmentos gruesos Los fragmentos más grandes que los del tamaño de la arena muy gruesa (es decir, mayores a 2 mm), pero inferiores a 25 cm de diámetro son considerados parte de la masa del suelo. La presencia de los mismos se indican modificando el nombre de la clase textu- ral correspondiente (por ejemplo, franco arenoso gravilloso), siempre que estas fracciones se encuentren en proporciones de entre 20% y 90% en volumen. Las piedras mayores a 25 cm de diámetro, así como los afloramientos r ocosos, no son parte de la masa del suelo a los fines de la determinación de las clases texturales. Estructura Las partículas primarias del suelo se encuentran asociadas entre sí formando agre- gados, los que constituyen las unidades estructurales del suelo. La estructura de un suelo está dada por tres (3) características. Son éstas: tipo, clase y grado de estructura. Tipo de estructura La forma, disposición u ordenamiento de los agregados constituyen el tipo de la e s- tructura. Existen cuatro tipos de estructura de los horizontes: - 38 -
  • 39. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Horizonte argílico con prismas muy mani- fiestos, presente desde los 5 cm de B columnar en un Hapludol tapto-árgico del profundidad en un Haplustalf del estado noroeste de la provincia de Buenos Aires. de Texas. Fuente: Instituto de Suelos. CIRN - INTA Fuente: Soil Taxonomy. Second Ed i- tion, 1999 Horizonte nátrico con estructura columnar en un Natrudol de la Pampa Deprimida. Provincia de Buenos Aires Fuente: Soil Taxonomy. Second Ed ition, 1999 a) laminar: las partículas se agrupan formando láminas cuyas caras se disponen generalmente en forma horizontal. b) prismas: las partículas se agrupan formando prismas dispuestos verticalmente, limitados por caras definidas, más o menos planas. Encontramos 2 subtipos: • prismática: en la cual los agregados tienen su base superior plana (no re- dondeada). • columnar: cuya parte superior o cabeza es redondeada. - 39 -
  • 40. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS c) Poliedros regulares: las partículas están dispuestas alrededor de un punto, y limitadas por caras o superficies más o menos planas. Encontramos 2 subtipos: • bloques angulares: en los cuales los agregados están limitados por planos que se interceptan según aristas relativamente agudas. • bloques subangulares: poseen c aras mixtas redondeadas y planas y vértices principales redondeados. d) Esferoidal: las partículas están dispuestas alrededor de un punto, formando cuerpos, limitados por superficies curvas o muy irregulares. Encontramos 2 subti- pos: • granular: cuando presenta poros no muy abundantes. • migajosa: cuando se presenta muy porosa. Cuando en un horizonte no se observa ninguna agregación ni disposición de planos naturales ordenados de fragilidad del material, se dirá que el horizonte no tiene estruc- tura. Si la masa del suelo fuese sin embargo coherente, se dirá Masivo; si no lo fuera, se anotará Grano Simple. La siguiente figura ilustra en forma esquemática los distintos tipos de estruc- tura mencionados TIPOS DE ESTRUCTURA D C A B E F El dibujo ilustra distintos tipos de estructura: A, prismática; B, columnar, C, bloques angulares; D, bloques subangulares; E, laminar; F, granular Extraído de "Soil Survey Manual" AH 18, SCS - USDA, 2ª edición, 1951 - 40 -
  • 41. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Clases de estructura La agrupación de los agregados p or tamaño da origen a cinco clases de estructura. Se clasifican considerando el tipo TIPO DE ESTRUCTURA CLASE PRISMÁTICA Y BLOQUES ANGULARES LAMINAR, GRANULAR COLUMNAR Y SUBANGULARES Y MIGAJOSA Muy fina < a 10 mm < a 5 mm < a 1 mm Fina 10-20 mm 5-10 mm 1-2 mm Media 20-50 mm 10-20 mm 2-5 mm Gruesa 50-100 mm 20-50 mm 5-10 mm Muy gruesa > a 100 mm > a 50 mm > a 10 mm Grados de estructura Expresan el nivel de agregación. En la práctica, el grado de estructura de un hori- zonte se determina a través de la persistencia o durabilidad de los agregados y la propor- ción entre estos y el material desagregado que resulta cuando los agregados son despla- zados o manipulados. Los grados de estructura son: • débil: agregados poco definidos, pobremente formados, apenas observables in-situ. Cuando se los perturba, el material se rompe en una mezcla de unos pocos agre- gados enteros, muchos rotos y una gran parte sin agregación. • moderada: agregados precisos y bien formados, moderadamente durables y eviden- tes. Cuando se los perturba se rompen en una mezcla de muchos agregados ente- ros bien netos, precisos, algunos rotos y un poco de material desagregado. • fuerte: agregados muy durables y evidentes en un suelo sin perturbar, que se ad- hieren débilmente a los demás agregados, soportan el desplazamiento y quedan separados cuando el suelo es desplazado. Cuando se remueve el material del per- fil, quedan en su casi totalidad los agregados enteros e inclusive unos pocos agre- gados rotos, y un poco o nada de material desagregado. Consistencia Por consistencia del suelo se entienden ciertas características del material que se expresan por su: • grado de cohesión y adherencia • resistencia a la deformación - 41 -
  • 42. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS • resistencia a la ruptura La consistencia del suelo se determina a diferentes contenidos de humedad y se d e- fine según grados para cada estado. Grados de consistencia en estado seco: Para evaluar la consistencia en estado seco, se toma la muestra seca al aire y se presiona con la mano. • grado 0: Suelto. Material no coherente. • grado 1: Blando. Material débilmente coherente y frágil; se muele o desmenuza en polvo o granos ante débil presión. • grado 2: Ligeramente duro. débilmente resistente a la presión, fácil de romper entre los dedos pulgar e índice. • grado 3: Duro. Moderadamente resistente a la presión; se rompe con las manos, pero sólo apenas puede romperse entre el pulgar y el índice. • grado 4: Muy duro. Muy resistente a la presión. Se rompe con dificultad con las manos. Es irrompible entre el pulgar y el índice. • grado 5: Extremadamente duro. No se rompe, aún con las manos. Grados de consistencia en húmedo: Su determinación se realiza con contenidos de humedad entre "seco al aire" y "ca- pacidad de campo". • grado 0: Suelto. Material no coherente. • grado 1: Muy friable. El material se rompe bajo muy débil presión pero recupera su cohesión cuando se lo comprime. • grado 2: Friable. El material se rompe fácilmente bajo débil o moderada presión entre los dedos pulgar e índice, pero recupera su cohesión cuando se lo compri- me. • grado 3: Firme. Rompe bajo moderada presión entre pulgar e índice. • grado 4: Muy firme. El material rompe bajo fuerte presión, difícil de romper e n- tre pulgar e índice. • grado 5: Extremadamente firme. El material sólo se rompe bajo muy fuerte pre- sión; no se rompe, entre pulgar e índice. Grados de consistencia en mojado Se determina a "capacidad de campo" o a nivel de humedad algo superior. - 42 -
  • 43. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Se refiere a dos aspectos: "adhesividad", cualidad de pegarse o adherirse a otros o b- jetos y "plasticidad", propiedad de cambiar de forma ante una presión determinada y mantener la nueva forma al dejar de ejercer dicha presión. • Grados de adhesividad Para su determinación, el material se aprisiona entre índice y pulgar y se ve luego su adherencia a dichos dedos. a) grado 0: No adhesivo. al soltar la presión de los dedos, el material práctica- mente no se adhiere al pulgar ni al índice. b) grado 1: Ligeramente adhesivo. Luego de presionado el material se adhiere al pulgar e índice, pero al separar los dedos estos quedan limpios. c) grado 2: Adhesivo. Después de presionado; el material se adhiere a ambos d e- dos y tiende a estirarse algo y romperse en dos porciones, más bien que a des- pegarse de algún dedo. d) grado 3: Muy adhesivo. El material presionado se adhiere fuertemente a los dedos y cuando se los separa se estira decididamente. • Grados de plasticidad Se determina haciendo rodar el material entre el pulgar y el índice y observando si se pueden o no formar hilos o bastoncillos delgados. a) grado 0: No plástico. No se pueden formar hilos. b) grado 1: Ligeramente plástico. Se pueden formar hilos, pero la masa es fácil- mente deformable. c) grado 2: Plástico. Se pueden formar hilos y se requiere moderada presión p ara deformar la masa del suelo. d) grado 3: Muy plástico. Se pueden formar hilos y se requiere mucha presión pa- ra dar forma la masa del suelo. Barnices Se anotarán en la casilla correspondiente de la ficha edafológica la presencia, c olor y abundancia de barnices coloidales, revestimiento de arcilla iluvial (clay-skins), planos de fricción (slickensides), barnices de materia orgánica, etc.; de acuerdo con el siguiente esquema: No se observan 0 Escasos + Abundantes ++ - 43 -
  • 44. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Carbonatos en la masa y en concreciones (o nódulos) Su presencia se determina cualitativamente mediante la aplicación de ácido clor- hídrico (HCl) diluido al 30%, y su manifestación en el solum, en climas húmedos, se aso- cia generalmente a dificultades en el drenaje interno del suelo. Bajo condiciones de ari- dez y en situaciones sin restricciones de drenaje, la existencia de carbonatos libres están relacionados con una insuficiente lixiviación. Si la reacción fuese en la masa se indicará: reacción "débil", "moderada", "fuerte" o "violenta", según la intensidad de la efervescencia. Tratándose de concreciones, se indicará tamaño, abundancia y pureza. Tamaño: muy finas (m.f.), finas (f), medianas (m) y grandes (g). Abundancia: escasas (e), comunes (c), abundantes (a). Dureza: muy duras (md), duras (d) o blandas (b). Moteados Son manchas redondeadas no endurecidas de Fe, color herrumbre o más oscuros, que se destacan en mayor o menor grado del color de la matriz del suelo, según el color de esta última. Indican condiciones reductoras temporarias. Los moteados se diferencian por su tamaño, abundancia y contraste. • Tamaño: finos (1), medianos (2), gruesos (3). • Abundancia: escasos (e), comunes (c), abundantes (a). • Contraste: débiles (d), precisos (p), sobresalientes (s). Moteados férricos sobresalientes, gruesos y abundantes en una matriz gleyzada. Fuente: SSS – NRSC – USDA Concreciones de Fe y Mn Son concentraciones de Fe y Mn endurecidas en forma de esférica, nódulos de d i- versa forma y tamaño. Su color es ocre (herrumbre) o más oscuro, hasta negro, según la proporción de Mn que interviene en su formación. Indican, al igual que los moteados, condiciones reductoras temporarias en el horizonte que las contienen. Debe consignarse su tamaño y abundancia: • Tamaño: muy finas (mf), finas (f), medianas (m), gruesas (g). • Abundancia: escasas (e), comunes (c), abundantes (a). Raíces Se indicará en la planilla edafológica para cada horizonte su presencia y cantidad relativa de acuerdo a la siguiente clasificación: - 44 -
  • 45. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Ausencia..................... 0 Escasas raíces............ R Raíces comunes ......... RR Raíces abundantes .... RRR Anotaremos también en la casilla correspondiente o bien en OBSERVACIONES, cualquier limitación que presente el suelo para el normal desarrollo de las raíces; orien- tación o dirección que siguen las mismas en el perfil, máxima profundidad alcanzada o cualquier otra observación conveniente al respecto. 3.2.3. PREGUNTAS A PLANTEARSE FRENTE A UN PERFIL EN ESTUDIO 1. Del perfil del suelo a) ¿Manifiesta discontinuidades marcadas entre los sucesivos horizonte o capas?. ¿A que profundidad b) En caso de presentarse, ¿en que medida afecta a las labranzas, al drenaje interno y/o al desarrollo de los cultivos? c) ¿Presenta síntomas de hidromorfismo? d) ¿Presenta síntomas de alcalinidad? e) ¿Presenta síntomas de salinidad ? f) ¿En qué clase de drenaje lo ubicaría? g) ¿Qué posición ocupa el perfil en el paisaje? h) ¿Hay posibilidades de erosión hídrica o eólica? i) ¿Ha habido pérdidas de suelo por erosión? j) ¿Hubo sedimentación? k) La capacidad de almacenamiento de agua es alta, media o baja? l) La permeabilidad del suelo es rápida media o lenta? m) ¿Observa limitaciones a la profundidad efectiva? ¿A que nivel? 2. Del horizonte A a) ¿Existe? b) ¿Distingue más de un horizonte A?. ¿Cuales? c) ¿Qué espesor posee o poseen? d) ¿Qué textura? e) ¿Qué tipo, clase y grado de estructura? f) ¿Posee buena capacidad de infiltración? - 45 -
  • 46. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS g) ¿Existe un horizonte A2 (E)? h) ¿Las condiciones físico mecánicas son favorables para las labranzas? i) ¿Es susceptible a la erosión hídrica o eólica? 3. Del horizonte B a) ¿Existe? b) ¿Distingue más de un horizonte B? c) ¿Qué textura posee o poseen? d) ¿Cuál es su estructura? e) ¿Posee adecuada capacidad de percolación? f) ¿Constituye una limitación para la penetración y actividad de las raíces? g) Las propiedades fisico-mecánicas ¿son favorables para las labranzas? - 46 -
  • 47. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 4. INTERPRETACIÓN DE LAS PROPIEDADES DE LOS SUELOS: DIAGNOSTICO Una vez caracterizado el perfil del suelo y el ambiente en que se encuentra, se debe proceder a la interpretación de sus propiedades a fin de determinar su aptitud para dife- rentes usos y las necesidades que para cada uno de éstos, el suelo requiera. El nivel de interpretación alcanzado por un reconocedor depende del nivel de sus conocimientos acerca de las relaciones existentes entre la morfología del perfil y características ambien- tales y los requerimientos o tolerancias de los cultivo involucrados en los usos considera- dos. Al evaluar la aptitud de un suelo, además de las características externas de por si importantes, deberá observarse el aspecto del perfil en su conjunto en cuanto a color, profundidad efectiva, espesor de horizontes, tipo de límites, consistencia, textura, pre- sencia de moteados, carbonatos, raíces, etc. A los efectos de facilitar la tarea interpretativa se exponen a continuación los más frecuentes tipo de limitaciones y los elementos que permiten arribar a su diagnóstico. 4.1 SUELOS CON LIMITACIONES POR EROSIÓN Limitación por Erosión Hídrica La erosión hídrica es el resultado de la exposición del suelo desnudo a la acción del agua en áreas con pendiente. Constituye ésta una limitación permanente, que origina grandes trastornos en tierras agrícolas, pastizales y forestales, llegando en sus últimas consecuencias a impedir cualquier proceso productivo sobre ellas. El reconocimiento y análisis de los factores que lo desencadenan permiten eva- luar su presencia o peligrosidad y mediante la aplicación de prácticas adecuadas, ate- nuarla y aún controlarla. Estos factores son elementos componentes de la fisiografía, el clima y el suelo. • Fisiografía: como rasgos principales dentro de este aspecto nos interesan el relieve, posición y gradiente de la pendiente. Relieves de pronunciados a normales (de fuertemente ondulados a suavemente ondu- lados), lo mismo que ciertas posiciones dentro de este relieve, favorecen la ocurrencia del fenómeno de erosión. El factor más importante dentro de este aspecto es el gradiente. En tierras llanas, la erosión por el agua es generalmente inapreciable. A medida que el grado (inclinación) de la pendiente aumenta, el agua de lluvia tiende a escurrir más rápidamente, pro- vocando el desprendimiento y transporte de las partículas del suelo en sentido des- cendente. Este proceso se ve aun más favorecido cuando su forma es convexa y/o su longitud, considerable. • Clima: interesan en este parámetro, fundamentalmente, la cantidad, intensidad y dis- tribución estacional de las lluvias. - 47 -
  • 48. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS El impacto de la gota de lluvia sobre el suelo descubierto es lo que desencadena el pro- ceso. Por lo tanto deben analizarse las precipitaciones principalmente desde el punto de vista de su intensidad y distribución. Fuertes aguaceros ocurridos en lapsos cortos (de una hora por ejemplo), tienen efectos notablemente mayores que lluvias de igual magnitud en períodos mayores. La estacionalidad de las lluvias también resulta importante precisarla debido a que generalmente éstas presentan mayor intensidad y energía erosiva. • Suelo: dentro de este aspecto son muchos los criterios que deben observarse para d e- terminar la presencia o peligrosidad de erosión. El desprendimiento y transporte de las partículas del suelo depende de la estructura, y se produce debido a la interacción de diversos factores y propiedades íntimamente relacionadas entre sí. La capacidad de infiltración de un suelo depende de la estructura, textura y profundi- dad del horizonte superior, presencia de capas compactadas que implican la percola- ción del agua, la cobertura vegetal, etc. Estructuras estables en superficie, evitan la desagregación y planchado del suelo por efecto de las lluvias, permitiendo la infiltración. Este efecto se ve aun más favorecido en caso de presentarse el suelo con textura medias a gruesas y horizontes superficia- les profundos. La presencia de horizontes texturales fuertes o capas endurecidas (fragipanes) o c e- mentadas (duripanes) cercanos a la superficie dificultan la percolación y reducen la profundidad efectiva, lo que permite que se colme rápidamente su capacidad de alma- cenamiento, favoreciendo en consecuencia, a igualdad de otros factores, escurrimien- tos mayores. La presencia de tenores bajos de materia orgánica y el excesivo y conti- nuado laboreo del suelo, se consideran también adversos para la captación de agua y retención de la misma. Son también perjudiciales contenidos elevados de Na en el complejo de intercambio, debido al efecto dispersante que éste produce en el suelo. Los aspectos más importantes a observar en el suelo para establecer la presencia de erosión hídrica actual son, entre otros: presencia de surcos o cárcavas, vegetación des- calzada, alambrados socavados, horizontes superiores decapitados o adelgazados, car- bonatos a menor profundidad (tosca) en relación a suelos similares del área no erosio- nados, presencia de horizontes subsuperficiales en superficie, etc. Horizontes sepultados o engrosados, estructuras laminares o masivas y débiles en su- perficie, cambios de textura abruptos en capas superficiales en posiciones deprimidas dentro del paisaje, denotan la presencia del proceso de sedimentación. A modo de resumen, y para establecer el peligro de erosión hídrica o la sus- ceptibilidad a ella, se deben tener en cuenta, dentro de los 3 parámetros principales, los siguientes factores: - 48 -
  • 49. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS a) Fisiografía: grado, longitud y forma de la pendiente. b) Clima: intensidad y distribución de las lluvias. c) Suelos: textura, estructura y espesor del horizonte superior. Profundidad efectiva del suelo. Profundidad y magnitud de horizontes texturales, fragipanes o d u- ripanes en el perfil. Uso de la tierra. Cobertura vegetal Limitación por erosión eólica La deflación eólica suele manifestarse en regiones áridas y semiáridas. Sin embar- go no es exclusiva de dichas áreas y puede producirse donde quiera que las condiciones del suelo, vegetación, uso de la tierra y/o el clima sean favorables para este proceso. Debe diferenciarse el peligro potencial de la erosión eólica del efecto de una erosión anterior. El técnico deberá reconocer en el área, la presencia de erosión anterior, su in- tensidad, frecuencia, daños, etc. Al considerar el suelo como factor de erosión, adquieren importancia entre sus constituyentes internos, la composición granulométrica, la estructura y la consistencia de los materiales. Aquellos suelos con fracciones predominantemente entre 50 y 500 mi- crones (arena media a muy fina) encierran los mayores riesgos. Entre las estructuras, las del tipo "grano simple" o aquellas de grado débil, serán las más peligrosas. En relación a la consistencia de los materiales, las más indeseables serán las sueltas o blandas en seco y sueltas a muy friables en húmedo. Muchos elementos vinculados al paisaje son especialmente útiles a los fines del dia- gnóstico de los procesos de erosión eólica. Los relieves ondulados, la presencia en el área de formaciones medanosas, depósitos eólicos aislados, ollas de deflación, alambrados y obras estructurales descalzadas y/o sepultadas, etc., son frecuentes indicadores. El conocimiento de la vegetación natural, dada la estrecha relación entre algunas comunidades psamófilas y los suelos también constituyen un elemento de interés. El uso de la tierra suele ser un dato de elevado valor diagnóstico, principalmente de erosión eólica ocurrida. Interesa al respecto conocer la historia del uso de los potreros. Se averiguará sobre procesos de deflación (voladura), magnitud de los problemas, efectos visibles, frecuencia, etc. El clima es el principal factor desencadenante de la erosión eólica. En climas áridos la vegetación es escasa y la superficie del suelo permanece desprotegida y seca durante períodos prolongados, condiciones fundamentales para que ocurra dicho proceso. El viento generador de la energía erosiva, constituye el elemento climático más im- portante. Deberá conocerse su intensidad, dirección, distribución estacional, etc. - 49 -
  • 50. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 4.2. LIMITACIÓN POR EXCESO DE HUMEDAD El exceso de humedad en el suelo, o las inundaciones, limitan su aprovechamiento o bien representan un riesgo para su uso. La gravedad depende de la duración y la fre- cuencia del anegamiento. Este riesgo se produce en todos aquellos casos en que el ingreso de agua al suelo supera la capacidad que posee el mismo para eliminarla. Los excedentes tiene origen en capas de agua a escasa profundidad, inundaciones por desborde de ríos o arroyos, escurrimiento superficial desde áreas más elevadas, fil- traciones o excesos de aguas producidos por lluvias in situ, que confiere al suelo caracte- rísticas hidromórficas variadas. Este proceso salvo raras excepciones, se desarrolla en ambientes bajos, deprimidos, generalmente planos o de muy escasa pendiente y deficientes condiciones de drenaje, presentándose bajo todos los rangos climáticos de la región pampeana y chaqueña, aunque en general, con mayor fre- cuencia en las regiones húmedas. Los factores que determinan las condiciones de drena- je del suelo son fundamentalmente las relacionadas con el escurrimiento y la permeabilidad, refiriéndose entonces a condiciones generales del área (relieve) y del suelo mismo (estructura, textura, porosidad, etc. de los horizontes del perfil). Además deben correlacionarse estos factores con otros como el uso de la tierra (labores, cultivos, manejo, etc.), que Argiacuol típico del sudeste bonaeren- en última instancia pueden modificar algunas de las carac- se con capa de agua a 75 cm de pro- terísticas antes señaladas. fundidad e intensos síntomas de gley- zación en el subsuelo. Fuente : Agrite- rra SH Mediante el estudio de ciertas característica morfoló- gicas del perfil es posible d eterminar la presencia de suelos hidromórficos, ya que estos presentan, generalmente, signos bien definidos, estrecha- mente ligados a la clase de drenaje a la que pertenecen. Dentro de estas características, el color adquiere fundamental importancia por ser fiel reflejo de las condiciones de drenaje del suelo. Los colores grises, verdosos y azulados corresponden al ion Fe reducido (bivalente), que indica suelos mal drenados. De la mis- 3+ ma manera, los colores pardos, amarillentos o rojizos corresponden a Fe propio de los suelos bien drenados. Las concreciones de Fe y Mn, y los moteados (concreciones en formación) se produ- cen en la zona de fluctuación de la capa de agua. De allí que, de acuerdo a su posición y abundancia, pueden inferirse las condiciones de drenaje. De manera similar los carbonatos dan un indicio claro del movimiento del agua en el suelo. Estos precipitan en la zona de contacto con la primera capa de agua, siempre - 50 -
  • 51. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS que esta se halle ubicada a menor profundidad que la precipitación normal en suelos bien drenados. La presencia de un incipiente horizonte E (A2, en la vieja denominación de horizon- tes) en el perfil, es característico de suelos imperfectamente o pobremente drenados, y un síntoma desfavorable de su aptitud. El grado de limitación que este horizonte representa se halla en relación directa con su proximidad a la superficie del terreno y su espesor, ya que indica condiciones reductoras que inhiben los procesos biológicos aeróbicos. Otros síntomas comúnmente observados en suelos hidromórficos son: presencia de capas o panes de arcilla endurecida o cementada, materia orgánica pobremente humifi- cada, etc. Su relación con las clases de drenaje es la siguiente: Clase 0. Muy pobremente drenado: Estos suelos presentan moteados intensos, materia orgánica pobremente humificada, colores grisáceos, carbonatos libres o concreciones, panes de arci- lla endurecidos o cementados y/o elevada alcalinidad y salinidad desde la su- perficie. Presenta también poca diferenciación de horizontes (puede haber c a- pas), ausencia del horizonte E (ex A2) e inundación semipermanente. Clase 1. Pobremente drenado: Presentan alguna combinación de los hechos señalados para la clase 0 pero menos marcados y los primeros 10 cm reúnen generalmente condiciones favo- rables para las raíces de vegetación adaptada. Se observa frecuentemente pa- nes de arcilla en los primeros 10 cm de profundidad. Clase 2. Imperfectamente drenado: Presenta un horizonte E o estructura columnar (horizontes nátricos), a 20 ó 30 cm de profundidad. A ese nivel aparecen también los restantes síntomas de hidromorfismo. Clase 3 Moderadamente bien drenado: No presenta síntomas de hidromorfismo en los primeros 40 cm de profundi- dad. Estos pueden faltar totalmente, apareciendo entonces un horizonte Bt fuerte a más o menos 30 cm. Clase 4 Bien drenado. Clase 5 Algo excesivamente drenado. Clase 6 Excesivamente drenado. Los suelos de las tres últimas clases no presentan problemas por exceso de humedad (w). Sí en cambio debe observarse en las clases 5 y 6, la posible existencia de limitaciones del suelo a nivel radicular (s) a consecuencia de la baja retención hídrica. - 51 -
  • 52. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 4.3. LIMITACIONES DEL SUELO EN LA ZONA DE ACTIVIDAD RADICAL Como su nombre lo indica, se incluyen aquí los suelos que presentan limitaciones físicas, mecánicas y químicas, para las raíces o la maquinaria agrícola. Estas limitacio- nes son el resultado de la incidencia de factores tales como: • Suelos someros: limitación por falta de profundidad efectiva o útil. • Pedregosidad o rocosidad. • Baja capacidad de retención hídrica. • Baja fertilidad natural. • Salinidad. • Alcalinidad. • Limitaciones por escasa profundidad efectiva La profundidad efectiva de un suelo es la pro- fundidad total del mismo en la cual existen condicio- nes favorables al desarrollo de las raíces. También se conocen como profundidad útil. Este factor entra en consideración cuando la profundidad efectiva es menor a 90 cm. Los panes, cementaciones, horizontes R o muy arcillosos de difícil penetración, calcáreo en planchas, rocosidad, pedregosidad, etc., son algunos de los facto- res que determinan este tipo de limitación (no incluye la presencia de un Bt). Ante la presencia de alguno de estos elementos deberá considerarse la profundidad del perfil como fac- tor limitante. Argiudol petrocálcico del partido de Necochea. Nótese la plancha de tosca que restringe totalmente la profundiza- ción de las raíces. Fuente : M. Niborski • Limitaciones por pedregosidad o rocosidad Deberán considerarse desfavorables, en relación a las labranzas, cuando se encuen- tren en proporciones elevadas en los primeros centímetros del perfil o en la superfi- cie del terreno (en la capa arable). Área con afloramientos rocosos abundantes y de gran magnitud, que impiden la mecanización. Fuente : Soil Survey Manual. SCS - USDA - 52 -
  • 53. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS • Limitaciones por baja capacidad de retención de humedad útil La baja capacidad de retención de humedad en el suelo debe vincularse al régimen pluviométrico del área (cantidad y distribución de las precipitaciones, evapotranspiración, etc.). Corresponde a suelos de textura gruesa, en los cuales los cultivos sufren con mayor intensidad los efectos de la sequía. Hapludol éntico de textura franco arenosa ubicado en el sur de la provincia de Córdoba. La baja retención de humedad determina una capacidad de almacenamiento inferior a 90 mm por metro. Fuente : M. Niborski • Limitaciones por baja fertilidad natural La presencia en el suelo de este tipo de limitación está íntimamente relacionada a la naturaleza de los materiales originarios, su edad, y a los procesos pedogenéticos que rigieron su evolución. El diagnóstico cuantitativo de la dotación de nutrientes deberá realizarse a partir de los resultados surgidos de los correspondientes análisis de laboratorio. Adquie- ren aquí elevado valor diagnóstico el pH, la CIC y la saturación con bases. • Limitaciones por salinidad Se trata de la acumulación de sales solubles en el suelo, principalmente cloruros y sulfatos de sodio y de magnesio. Este proceso esta vinculado con la existencia de una capa de agua salada cerca de la superficie que puede estar presente bajo condi- ciones climáticas diversas. El fenómeno ocurre también por d esecación de antiguas marismas o lagunas (como ocurre en algunas áreas de la Pampa Deprimida), o por elevación del nivel freático,ya sea por fenómenos naturales (lluvias excesivas o e x- traordinarias) o como consecuencia del riego) Las sales pueden estar presentes en el material originario de los suelos de la cuenca (sedimentos marinos). En otros casos provienen de la meteorización química de los minerales. Los sue- los salinos se encuentran en lugares bajos, Eflorescencias salinas en con drenaje defectuoso, donde las sales se un Aquisalid. han podido acumular por evaporación del Fuente : Soil Survey Staff. USDA agua. La vegetación, típicamente halófila, de éstas áreas constituye un elemento de eleva- do valor diagnóstico. - 53 -
  • 54. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS Las limitaciones por salinidad no se reflejan generalmente en la morfología del sue- lo, pero suelen aparecer eflorescencias superficiales o cristales de sal en el perfil, en situaciones muy extremas. • Limitaciones por alcalinidad El exceso de sodio en el suelo afecta dos aspectos diferentes de la productividad de una tierra: toxicidad en cultivos no adaptados y alteración de las propiedades físi- cas, con una especial influencia en la conductividad hidráulica. La alcalinidad del suelo se produce por efecto de la desalinización por lavado del mismo, perdiendo este la mayor parte de las sales y reteniendo en el complejo de cambio el Na+. Fragmento de columna de un Natracualf típico Barnices húmicos en agregados pertenecien- presente en bordes de lagunas en la Pampa tes a horizontes Bt y BC de un Natracualf típi- Arenosa. Fuente : M. Niborski co del oeste bonaerense. Fuente : M. Niborski Es común encontrar en suelos alcalinos alguna combinación de las siguientes ca- racterísticas: • Deficiente drenaje. • Estructura columnar en el horizonte B. • Consistencia del horizonte B extremadamente dura en seco y muy plástica y adhesiva en húmedo. • Materia orgánica fácilmente soluble (se r econoce por la presencia de barnices húmicos negros en el horizonte iluvial) • Alta dispersión de los materiales coloidales. El RAS o Relación de Adsorción Sódica es el standar de medición de la al- calinidad de un suelo. Se calcula a partir de la concentración en miliequivalentes por litro (meq/l) de sodio, calcio y magnesio, en el extracto de saturación. Na + RAS = Ca ++ + Mg ++ 2 - 54 -
  • 55. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS En el diagnóstico de la alcalinidad también es muy utilizado el PSI o porcenta- je de sodio intercambiable, aunque se ha probado que este valor no es muy confia- ble en suelos con alto contenido de minerales silicatados ricos en sodio o con gran- des cantidades de cloruro de sodio (Soil Survey Staff, 1993). El suelo alcalino tiene generalmente en alguna parte de su perfil un pH por encima de 8,5 indicando que el porcentaje de Na+ sobre el total de bases intercambiables, supera el 15%. 4.4. LIMITACIONES POR EFECTO DEL CLIMA SOBRE LOS CULTIVOS No es una limitación edáfica. Sin embargo, la gravedad de este tipo de limitación debe evaluarse en relación con la capacidad de almacenamiento de agua de las distintas clases de suelos. Cabe resaltar la importancia del factor climático en todas las actividades producti- vas vinculadas a la tierra. Su evaluación merece un estudio especial. En relación a los suelos y su explotación, adquieren especial importancia, el régi- men térmico, vientos y precipitaciones. 4.5. VALOR DIAGNOSTICO DE LOS SÍMBOLOS QUE SE USAN PARA INDICAR DIFERENCIAS SUBORDI- NADAS (Generalmente limitaciones de uso) b Indicador de procesos de sedimentación (del inglés, burried). 2+ k Indica saturación del complejo de intercambio con ion Ca de origen secundario. Asociado generalmente a drenaje deficiente. y Ídem anterior. A veces corresponde a sedimentos lacustres, de textura fina (acumu- lación de CaSO 4 secundario). c Cuando son muy abundantes y próximos a la superficie constituyen un carácter negativo (nódulos de sesquióxidos). f Corresponde a áreas frígidas (del inglés frozen). g Indicador de condiciones reductoras, el grado de limitación que significa depende de la intensidad del proceso y posición en el perfil. h Sin valor diagnóstico de propiedades. Propio de Podzoles (h de humus). ir Ídem anterior (del inglés iron). m Limitación de aptitud que depende de su posición en el perfil (fuerte cementación irreversible). p No tiene valor diagnóstico. Hecho antrópico (del inglés plow). z Propio de suelos pobremente drenados, limitante de la productividad según concen- tración y ubicación en el perfil, textura del suelo, etc. (sales). q Limitación de aptitud que depende de su posición en el perfil (cementación por SiO2). t Indica un tenor de arcilla en el horizonte B por lo menos del 20% mayor que el hori- zonte A (del alemán Ton = arcilla). x Ídem a m y si (índice condicional de "Fragipan"). Los símbolos que con más frecuencia aparecen en la región pampeana y chaqueña son: b - k - g - p - t. - 55 -
  • 56. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS 4.6. VINCULACIÓN DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LOS SUELOS Y LA CAPACIDAD DE USO DE LAS TIERRAS . (VÁLIDO EN AUSENCIA DE OTRAS LIMITACIONES ). Clases de drenaje y capacidad de uso CAPACIDAD DE USO CLASE DE DRENAJE Clase Subclase 0 - Muy pobremente drenado VII y VIII w 1 - Pobremente drenado VI w 2 - Imperfectamente drenado III y IV w 3 - Modernamente bien drenado I y II w 4 - Bien drenado I − 5 - Algo excesivamente drenado II y III s 6 - Excesivamente drenado IV a VIII s Profundidad efectiva y Capacidad de Uso (para suelos no regados) Más de 90 cm.....................clase I. De 90 a 50 cm ....................clase II, subclase s De 50 a 25 cm ....................clase III, subclase s Menos de 25 cm.................clase IV a VIII, subclase s Capacidad de retención de humedad y Capacidad de Uso - La capacidad de retención de humedad es suficiente para las plantas durante los períodos anuales normales de sequía ...........................................................I - La capacidad de retención de humedad es tal que las rendimientos de los cultivos merman ocasionalmente por falta de humedad durante períodos anuales normales de sequía.............................................................................IIs - La capacidad de retención de humedad útil es tal que los rendimientos de los cultivos merman frecuentemente por falta de humedad durante los p eríodos anuales normales de sequía..................................................................... IIIs - La capacidad de retención de humedad es tal que las cosechas de los cultivos merman o fracasan con mucha frecuencia por falta de hume- dad durante los períodos anuales normales de sequía............................................... IVs - La capacidad de retención de humedad es tal que el tipo y cantidad de plantas que pueden ser producidas es más restringida aún (no apto para cultivos).......................................................................................................VIs y VIIs - 56 -
  • 57. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS ANEXO GUÍA PRÁCTICA DE RECOMENDACIONES E INFORMACIONES ÚTILES PARA LA OBTENCIÓN DE INFORMACIÓN Y MATERIALES CARTOGRÁFICOS NECESARIOS PARA LA ELABORACIÓN DE MAPAS DE SUELOS • Estadísticas climáticas: deberán consignarse los aspectos climáticos vinculados con la producción y con las limitaciones más importantes de los suelos presentes en el área estudiada (erosión hídrica y/o eólica, anegamiento, etc.). Datos térmicos, pluviométricos, velocidad y dirección de los vientos y régimen de heladas, entre otros pueden obtenerse en las publicaciones del Servicio Meteorológico Nacional. Estos pueden completarse y/o ajustarse con información pluviométrica local obteni- da en establecimientos rurales, cooperativas, etc. • Cartas topográficas (planchetas): de gran utilidad para el reconocedor de suelos por indicar, a grandes rasgos, las formas de la superficie terrestre, las mismas constituyen un material prácticamente irreemplazable para la ubicación precisa de predios rurales de los que se pretende adquirir material aerofotográfico. Sobre las mismas pueden delimitarse cuencas, vías de drenaje superficial, etc.. Para estudios detallados se recomienda la utilización de cartas a escala 1.50.000 y/o 1:100.000 (ambas poseen la misma información, por lo que resulta más económica la adquisi- ción de éstas últimas). La mayor parte de las regiones económicamente más impor- tantes de nuestro país han sido relevadas a estas escalas. El IGM cuenta con un atlas por provincias que permite visualizar el tipo de información existente en cada caso. La totalidad del territorio nacional cuenta con cartas a escala 1:500.000. El gráfico de la página siguiente muestra una carta a escala 1:500.000 y las hojas al 250.000, 100.000 y 50.000 en que ésta se subdivide. Acompaña a éste, un mapa de República Argentina con la ubicación y denominación de las 70 hojas a escala 1:500.000 que cubren la totalidad del territorio nacional. Las cartas topográficas o planchetas pueden obtenerse en el Instituto Geográfico Militar (IGM) ubicado en la Av. Cabildo 301, Buenos Aires. • Material aerofotográfico: imprescindible para la ejecución de cualquier tipo de levantamiento de suelos. La fotointerpretación requiere de la obtención de los pares estereoscópicos. Distintos organismos públicos y privados cuentan con levanta- mientos aerofotográficos efectuados en diferentes épocas y escalas, siendo más r e- comendable para el estudio de suelos a nivel de predio rural, la utilización de foto- gramas a escala 1:20.000. El IGM tiene cubierta la mayor parte del territorio nacional a escalas que oscilan entre 1:33.000 y 1:75.000, con vuelos efectuados, en su gran mayoría, entre la déca- da del 50 y el 70. No obstante su antigüedad y escala poco apropiada, estos releva- mientos constituyen la única información aerofotográfica de extensas superficies del país. El material debe adquirirse en Av. Cabildo 301, Buenos Aires. En el Servicio de Hidrografía Naval (SHN) ubicado en la Av. Montes de Oca 2124, Buenos Aires, se puede adquirir información aerofotográfica (fotogramas y mosai- - 57 -
  • 58. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS cos) a escala 1:20.000 y 1:40.000 del litoral marítimo y de los valles de la mayoría de los cursos navegables del país. El Instituto de Suelos del INTA, en Castelar, comercializa fotogramas (escala 1:20.000) y mosaicos (1:20.000 y 1:50.000) de la provincia de Buenos Aires (excepto una estrecha franja al oeste de la ruta 33), Sur de Córdoba, Sur de Santa Fe y En- tre Ríos. Si bien la escala y la c alidad del material son muy apropiados, el vuelo es antiguo (1964-1966), no reflejándose las actuales subdivisiones del terreno ni los efectos de los excesos de humedad ni de la erosión ocurridos durante tres últimas décadas. En el Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires (La Plata) se pueden adquirir los fotogramas de la provincia de Buenos Aires correspondientes a un vue- lo efectuado por la II Brigada Aérea de Paraná durante el período 1981-1983. Éste último organismo cito en la ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos, cuenta con reconocimientos aerofotográficos efectuados en diversas zonas del país. Información local sobre relevamientos aerofotográficos, así como una nutrida in- formación cartográfica y geográfica puede ser consultada en las siguientes Direc- ciones Provinciales de Geodesia y/o Catastro de la República Argentina: UBICACIÓN DEL UBICACIÓN DEL PROVINCIA PROVINCIA ORGANISMO ORGANISMO Calle 7 entre 58 y 59 Palacio de Gobierno - 4º piso Buenos Aires Mendoza 1900 - La Plata 5500 - Mendoza Chacabuco y Vicario Segura General Paz 331 Catamarca 4700 - S. F. del Valle de Cata- Misiones 3300 - Posadas marca 9 de Julio 127 Bahía Blanca 300 Córdoba Neuquén 5000 - Córdoba 8300 - Neuquén San Juan 807 Av. 25 de Mayo 99 Corrientes Río Negro 3400 - Corrientes 8500 Viedma Bartolomé Mitre 500 Rivadavia 640 Chaco Salta 3500- resistencia 4400 - salta Alejandro Maíz s/nº Edificio 9 de Julio - P.B. Chubut San Juan 9103 - Rawson 5400 - San Juan Perú 125 Junín 766 Entre Ríos San Luis 3100 - Paraná 5700 - San Luis Rivadavia 673 Ministerio de Gobierno Formosa 3600 - Formosa Santa Cruz Alcorta 231. 9400 - Río Gallegos San Martín 450 25 de Mayo y Mendoza Jujuy Santa Fe 4600 - San Salvador de Jujuy 3000 - Santa Fe Centro Cívico (Casa de G o- Urquiza 288 La Pampa bierno) Santiago del Estero 4200 - Santiago del Estero 6300 - Santa Rosa Güemes 133/135 Av. Benjamín Aráoz 96 La Rioja 5300 - La Rioja Tucumán 4000 - San M. de Tucu- mán - 58 -
  • 59. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS • Antecedentes de estudios de suelos: el INTA a efectuado relevamientos de suelos a escala de reconocimiento y semidetalle en distintas provincias, algunos de los cuales se encuentran publicados y otros, si bien aún inéditos, pueden consultarse en dependencias del mencionado organismo (biblioteca, Instituto de Suelos y/o Es- taciones Experimentales). Esta información antecedente, no obstante carecer de precisiones a nivel de predio rural, constituye un valioso material, aunque de ca- rácter solo orientativo, al encarar estudios de suelos a mayor detalle, cuyo principal objetivo sea la planificación de establecimientos individuales. Diversos organismos públicos (Universidades, Consejo Federal de Inversiones, gobiernos provinciales, Agua y Energía Eléctrica, etc.) y privados (Consultoras) han efectuado levanta- mientos de suelos de regiones, cuencas o áreas particulares, los que pueden ser consultados en sus respectivas bibliotecas. - 59 -
  • 60. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS BIBLIOGRAFÍA Buol, S.W., P.D. Hole y R.J. McCracken. 1980. Soil Genesis and Classification. The Iowa State University Press. Ames. 404 pag. Ilust. Dent, D y A. Young. 1981. Soil Survey and Land Evaluation. G. Allen & Unwin. Londres. 270 pag. Ilust FAO. 1967. Aerial Photo Interpretation in Soil Survey. FAO Soil Bulletin Nº 6. Roma. 55 pag. Ilust. FAO. 1976. Esquema para la Evaluación de Tierras. FAO Soils Bulletin Nº 32. Roma FAO. 1979. Soil Survey Investigation for Irrigation. FAO Soils Bulletin Nº 42. Roma. 188 pag. Niborski, M. J. y C. Miaczynski. 1995. Caracterización e Interpretación de Suelos. Cáte- dra de Manejo y Conservación de Suelos. Facultad de Agronomía - UBA. Secretaría de Publicaciones. 49 pag. Niborski, M. J. Traducción parcial de los capítulos 1, 2 y 3 del Soil Survey Manual. Inédi- to S.M.S.S. - U.S.D.A. 1986. The Guy Smith Interviews. Rationale for Concepts in Soil Tax- onomy. SMSS Technical Monograph Nº 11. New York State College of Agriculture and Life Sciences. Cornell University. Department of Agronomy. Reichart, R. y Urdapilleta P. 1982. Guía de Planificación de Predios Rurales. Cátedra de Manejo y Conservación de Suelos. Facultad de Agronomía - UBA. Secretaría de Publica- ciones. Tecnisuelo SRL - Latinoconsult S.A - CFI. 1980. Estudio de un área de riego como Com- plemento de las Obras de Reactivación del Riacho El Porteño. Provincia de Formosa. Anexo 2. Evaluación de la Aptitud de las Tierras. AyEE – Pcia. de Río Negro. CIL UTE. 1991. Estudio para el Aprovechamiento Integral del Río Negro. IIª Etapa. Prestamo BID 796. Buenos Aires Tecnisuelo SRL. Consultora en Tecnología de Suelos. 1989. Evaluación de Tierras para la Producción de Cítricos. Zonas Las Peñas, Yapeyú y Florencia. Calilegua. Provincia de Jujuy. Tecnisuelo SRL. Consultora en Tecnología de Suelos. 1992. Diagnóstico del Proceso de Erosión del Establecimiento La Invernada. Bases para su Control. San Antonio de Areco. Provincia de Buenos Aires. U.S.D.A. Soil Conservation Service. Soil Survey Staff. 1951. Soil Survey Manual. U.S. Dept. of Agric. Handb.18. U.S. Govt. Print. Off. Washington, DC. 503 pag. Ilust. - 60 -
  • 61. NOCIONES DE CARTOGRAFÍA , CARACTERIZACIÓN E INTERPRETACIÓN DE SUELOS U.S.D.A. Soil Conservation Service. Soil Survey Staff. 1975. Soil Taxonomy: a basic sys- tem of soil classification for making and interpreting soil surveys. U.S. Dept. of Agric. Handb. 436. U.S. Govt. Print. Off. Washington, DC. 754 pag. Ilust. U.S.D.A. Soil Conservation Service. Soil Survey Staff. 1993. Soil Survey Manual. U.S. Dept. of Agric. Handb.18. U.S. Govt. Print. Off. Washington, DC. 437 pag. Ilust. U.S.D.A. Soil Conservation Service. Soil Survey Staff. 1994. Keys to Soil Taxonomy. U.S. Govt. Print. Off. Washington, DC. 306 pag. USDA. Soil Conservation Service. 1961. Land Capability Classification. AH 210. Klinge- biel y Montgomery. Washington, DC. Wilding, L.P., N.E. Smeck y G.F.Hall. 1983. Pedogenesis and Soil Taxonomy. Vol I: Con- cepts and Interactions. Elsevier. Amsterdam. 303 pag. Ilust. - 61 -

×