Your SlideShare is downloading. ×
0
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Nicolás Maquiavelo

372

Published on

Nicolás Maquiavelo

Nicolás Maquiavelo

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
372
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. NICOLAS MAQUIAVELO FLORENCIA:1469-1527 NACIMIENTO DE “ LA CIENCIA POLITICA” REALISMO POLITICO OBJETIVO: UNIFICAR A ITALIA Y FOMENTAR UN CAUDILLO CAPAZ DE HACERLO. ALVARO CARRILLO ARAUJO. IDEAS POLITICAS.
  • 2. BREVE ICONOGRAFIA MAQUIAVELO http://images.google.es/images?gbv=2&hl=es& q=olas+maquiavelo&start=18&sa=N&ndsp=18
  • 3. FLORENCIA EL DUOMO:BRUNELLESCHI PUENTE VIEJO RIO ARNO http://www.aboutflorence.com/florencia/galeri a-foto-de-Florencia/ponte-vecchio- Florencia.html
  • 4. EL DAVID DE MIGUEL ANGEL http://www.aboutflorence.com/florencia/galeri a-foto-de-Florencia/David-Florencia.html
  • 5. Nicolás Maquiavelo -Niccolo Macchiavelli- nació en Florencia el 3 de mayo de 1469. • Era hijo de Bernardo dei Niccolo Macchiavelli, jurisconsulto, y de Bartolommea dei Nelli, una dama muy bella e instruida. • Fue escritor, jurista, diplomático y político. Consagró su vida a la teoría y praxis política, la que dedujo de su observación y su experiencia directa de la confusión política. Su prestigio comenzó pronto, y a los veinticinco años se le nombró secretario del gobierno Dei Dieci. Se desempeñó, luego, en distintas legaciones en algunos estados de Italia y en Alemania, misiones éstas que hubo de comentar en sus escritos. • En 1502 contrajo matrimonio con Marietta Corsini, del mismo nacieron cinco hijos. MAQUIAVELO Nicolás
  • 6. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 • Sus actividades como embajador duraron hasta el año de 1512, en que se le dieron responsabilidades políticas y técnicas incluyendo la organización de una infantería nacional y de una caballería. • En el año 1513 es alejado del poder y comienza una época de persecución contra él. Los Médicis lo encarcelaron y fue sometido al tormento, acusándosele de conspirador. Ya había publicado para entonces obras filosóficas y literarias, pero luego de ser prácticamente desterrado de Florencia, desde su casa de campo, intensificó sus tareas; y gracias a la atracción que siempre experimentó el gran Lorenzo de Médicis, uno de los espíritus más representativos del Renacimiento por las artes y las letras, pudo Maquiavelo obtener su favor.
  • 7. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 La obra fundamental del célebre filósofo florentino, la que ha perdurado a través del tiempo, dando siempre lugar a las más encontradas opiniones, es "El Príncipe", libro que encierra, cuanto de filosofía práctica y reglas de gobierno podría apetecer cualquier jefe de Estado de cualquier tiempo, dispuesto a no reparar en medio para alcanzar sus fines. Su índole moral es fundamentalmente recusable. "El Príncipe" ha tenido apologistas entusiastas, como Gentile, Alfieri, Wicouefort, Gobineau y Nietzsche; y detractores implacables, a cuyo frente se hallan, en diferentes épocas, hombres como Saavedra, Fajardo, Voltaire, Federico de Prusia, Macaulay, Castelar, Tolstoi, etcétera.
  • 8. El pueblo se acostumbra a la familia que lo gobierna y se abstiene a cambiarla, reprochando fácilmente a un nuevo gobernante ajeno a ésta. • “Es preciso convenir desde luego en que es mucho menos difícil mantener los estados hereditarios, acostumbrados a la familia de su príncipe, que los estados nuevos. En efecto, el príncipe hereditario no necesita más que una capacidad regular para mantenerse siempre en sus estados; y no hay duda de que lo conseguirá, sometiéndose a la imperiosa necesidad de los tiempos en que vive, y no saliendo voluntariamente del orden y método establecidos por sus predecesores, a no venir a despojarle una fuerza infinitamente superior: aún en este último caso podrá volver a recobrarlos a pocos reveses de fortuna que sufra el que los ocupe después de él.” (Página 16) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 9. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 Napoleón comentó el libro de Maquiavelo con discrepancia en algunos puntos, pero siempre con simpatía. En cuanto al príncipe que hubiera de tomar como modelo, para el diseño de su obra, se cita a Fernando El Católico y César Borgia. Maquiavelo vivió algún tiempo en la corte del duque Valentinois, y en ella pudo ver muchos hechos y actitudes que aprovechó para la composición de su libro. Sea como fuere, lo cierto es que "El Príncipe" está considerado, con justicia, como una manifestación típica del espíritu del Renacimiento y una de las obras maestras de la literatura universal. Murió el 22 de Junio de 1527, a la edad de 58 años, en Florencia. Sus restos fueron inhumados en Santa Croce.
  • 10. Un gobernador nuevo sufre de complicaciones creadas producto de la ceguera del pueblo que piensa que la mudanza traerá bienestar. • “[...] las dificultades más grandes se encuentran en el principado nuevo, [...]. Estas mismas nacen de las variaciones que ocurren naturalmente en los principados nuevos; porque, si al principio los vasallos se prestan con gusto a mudar de señores, creyendo que el cambio es ganancioso, y, llevados de esta opinión, toman las armas contra aquel que los gobierna, suelen engañarse, y no tardan luego en reconocer que su situación empeore cada día, siendo muchas veces los males que experimentan consecuencia necesaria de la mudanza.” (Página 18) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 11. Un pueblo rebelde genera una actitud más reforzada y agresiva en el príncipe que lo conquista. • “Es cierto también que no se pierde con tanta facilidad un país rebelde, después de haber sido reconquistado, porque el príncipe, a pretexto de la rebelión, no repara tanto en usar de aquellos medios que pueden asegurarle la conquista; y así castiga a los culpables, atiende más a contener los sospechosos y se fortifica hasta en los lugares de menor peligro.” (Página 19) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 12. Es importante que los dominios de un soberano tengan rasgos comunes, porque de lo contrario, no podrá poseer a ambos. • “[...] un soberano quiere reunir a sus antiguos dominios otro estado nuevamente adquirido. Lo primero que se debe considerar es si este último confina con los otros, y se habla en ambos la misma lengua o no. En el primer caso, es muy fácil conservarlo, sobre todo si los habitantes no están acostumbrados a vivir libres; porque entonces, para asegurar la posesión, basta haberse extinguido la línea de sus antiguos príncipes, y por lo demás, conservar sin alteración sus usos y costumbres. De este modo se mantendrán tranquilos bajo el dominio de su nuevo señor, a no existir entre ellos y sus vecinos una antipatía nacional.” (Página 19 - 20) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 13. Para mantener los dominios, el soberano de extinguir al antiguo poder y no modificar la cotidianidad de sus habitantes. • “[...] aunque hubiese alguna diferencia en la lengua de estos pueblos, podían conciliarse entre sí, siendo muy parecidos en sus usos y costumbres. El soberano que adquiere esta clase de estados necesita atender a dos cosas solamente, si quiere conservarlos: la primera es, como queda dicha, el que se haya extinguido la antigua dinastía; y la otra, que no altere sus leyes, ni aumente las contribuciones.” (Página 20) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 14. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “Las mayores dificultades se encuentran cuando en el país nuevamente adquirido, la lengua, las costumbres y las inclinaciones de los habitantes son diferentes de las de los súbditos antiguos: entonces, para conservarlo, se necesita tener tanta fortuna como habilidad y prudencia. Uno de los arbitrios más eficaces y preferibles con que el nuevo soberano hará más durable y segura la posesión de semejantes estados, será fijar en ellos su residencia. ” (Página 20) Imagen :http://www.citerea.com.ar/biografias.htm
  • 15. Si no se logra ganar la voluntad del hombre, se debe debilitar para impedir que se vuelva en contra tuya. • “Y aquí debo advertir que es necesario ganar la voluntad de los hombres, o deshacerse de ellos; porque, si se les causa una ofensa ligera, podrán luego vengarla; pero arruinándolos, quedan imposibilitados de tomar venganza. La seguridad del príncipe exige que la persona agraviada quede reducida al extremo de no poder inspirar recelos en lo sucesivo.” (Página 21) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 16. El príncipe debe cuidar siempre de ser el más poderoso de su medio, con lo cual logra impedir que otro más poderoso que él le arrebate su poder. • “Debe también el nuevo soberano de un estado distante, y diferente del suyo, constituirse en defensor y jefe de los príncipes vecinos más endebles, y estudiar cómo ha de debilitar al estado vecino que sea más poderoso; impidiendo sobre todo que ponga allí los pies cualquier extranjero que tenga tanto poder como él; porque sucederá a las veces que llamen a alguno los mismo descontentos, o por miedo, o por ambición, [...]. La razón es muy sencilla, pues al extranjero recién venido se le reúnen siempre los menos fuertes, por cierto motivo de envidia que los anima contra el más poderoso. De modo que, sin esfuerzo alguno, logra el invasor atraerlos a su partido. • El príncipe que se hallase en este caso, deberá atender únicamente a que sus nuevos amigos no tomen mucha fuerza, al paso que con sus tropas procurará debilitar y abatir a los fuertes y poderosos [...].” (Página 22) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 17. Todo buen soberano debe prevenir los problemas y no esperar a que sucedan, ya que posiblemente la solución no tenga efecto. • “Hicieron, pues, los romanos en esta ocasión lo que debe hacer todo príncipe prudente; el cual no sólo acude al remedio de los males presentes, sino que también precave los que están por venir. Cuando los males se prevén anticipadamente, admiten remedio con facilidad; pero, si se espera a que estén encima para curarlos, no siempre se logra el remedio, haciéndose a veces incurable la enfermedad.” (Página 23) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 18. No debes compartir tus reinos con alguien tan poderoso como tú, ya que aumentas la posibilidad de perder tus posesiones. • “No contento con haber aumentado el poder de la iglesia, y después de haber perdido sus aliados naturales con el deseo de enseñorearse del reino de Nápoles, hizo la locura de partirlo con el rey de España; y así, siendo él antes árbitro único de Italia, se creó en ella un rival, un concurrente, a quien pudiesen recurrir los descontentos y los ambiciosos; y pudiendo haber dejado en este reino un rey que hubiese sido tributario suyo, le echó de allí, para poner otro en su lugar con bastante poder para echarle a él mismo.” (Página 25) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 19. Debes ser egoísta y no procurar el engrandecimiento de otros, porque así, evitas la envidia y por ende tu ruina. • “[...] una regla general que nunca o rara vez falla, y es la siguiente: el príncipe que procura el engrandecimiento de otro labra su ruina, porque claro está que para ello ha de emplear sus propias fuerzas o su habilidad, y estos dos medios que ostenta, siembran celos y sospechas en el ánimo de aquel que por ellos ha llegado a ser más poderoso.” (Página 27) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 20. Privar del derecho de libertad a otro, provocará tu propia destrucción si no te anticipas. • “Cualquiera, pues, que llegue a hacerse dueño de una ciudad acostumbrada a gozar de su libertad, y no la destruya, debe temer que será destruido por ella.” (Página 33) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 21. El estar acostumbrados a obedecer al mismo príncipe, vuelve al pueblo ciego a la libertad y a la toma de decisiones, lo que facilita la fijación de un nuevo soberano. • “[...] cuando las ciudades o las provincias están acostumbradas a vivir sujetas a un príncipe, cuya dinastía se haya extinguido, como ya están acostumbradas a la obediencia, y por otra parte privadas de su soberano legítimo, no son capaces de avenirse para elegir otro nuevo, ni tienen disposición para llegar a proclamarse libres; siendo, por consiguiente, más lentas y remisas en tomar las armas, y presentando al príncipe nuevo más medios de granjearse su amor, al paso que afianza la posesión del territorio .” (Página 33) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 22. El hombre sabio se caracteriza por imitar los pasos de los hombres superiores a él, tratando siempre de igualarlo lo más posible. • “Casi siempre caminan los hombres por sendas trilladas antes por otros, y casi no obran por sí, sino por imitación; pero como ésta no puede ser exacta en un todo, ni suele ser posible llegar a la altura de aquellos que se toman por modelos, el hombre sabio debe únicamente seguir los caminos que abrieron otros, tenidos por superiores, e imitar bien a los que han sobresalido, a fin de que, si no se consigue igualarles, se le acerque a lo menos en alguna cosa. Cada uno, pues, deberá portarse como el ballestero prudente, que, cuando advierte que el blanco a que dirige sus tiros se halla demasiado distante, considera la fuerza de su arco y apunta más alto que el blanco, con el objeto de llegar siquiera a tocarlo.” (Página 34) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 23. El factor fortuna siempre es necesario, aunque uno sea lo suficientemente talentoso deberá tener una ocasión favorable para desarrollarse. • “Su vida y sus acciones probarán también que toda su fortuna consistió en presentárseles una ocasión favorable para introducir la forma de gobierno que parecía más conveniente a sus nuevos estados, y en haberse sabido aprovechar de ella. Hubieran sido inútiles su valor y talento si no se les hubiese malogrado por falta de las prendas personales correspondientes.” (Página 35) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 24. La distinción de la buena crueldad depende tanto de la efectividad que su utilización posea y del hecho de no abusar de su uso. • “[...] proviene del uso bueno o malo que se hace de la crueldad. Se le puede llamar bien empleada (si es permitido dar el nombre de bueno a lo que es malo en sí mismo) cuando se ejerce una sola vez dictándolo la necesidad de consolidar el poder, y cuando únicamente por utilidad del pueblo se recurre a un medio violento. Crueldades mal empleadas son aquellas que, aunque poco considerables al principio, van luego creciendo en lugar de acabarse.” (Página 50) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 25. La idea del beneficio es saborearlo lo más posible, al contrario de la ofensa, que debe durar muy poco. • “[...] estas ofensas deben hacerse todas de una vez, a fin de que hieran menos siendo menor el intervalo de tiempo en que se sientan; y, por el contrario, los beneficios han de derramarse poco a poco y uno a uno, para que se les tome mejor el sabor.” (Página 51) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 26. Para dominar a otros, debes esconderte en la imagen de uno de ellos, protegiéndolo y fortaleciéndolo, para luego canalizar tu poder a través de él. • “[...] porque cuando los nobles se ven estrechados por el pueblo con exceso, suelen encontrar el medio más fácil de subyugarlo tomando por caudillo a alguno de su jerarquía y dándole el nombre de príncipe para satisfacer, bajo la sombra de una autoridad reconocida, la necesidad que tienen de dominar; y también el pueblo por su parte, y por no ceder a su enemigo, toma a las veces el partido de oponerle un plebeyo, en quien igualmente espera apoyo y protección.” (Página 52 - 53) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 27. El que siempre seas necesario para otros, te garantiza la fidelidad de éstos. • “Un príncipe sabio debe, por consiguiente, conducirse de modo que en todo tiempo y en cualquier trance estén persuadidos sus súbditos de que le necesitan y no pueden pasar sin él: ésta será siempre la mejor garantía del celo y de la fidelidad de los pueblos.” (Página 56) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 28. Un príncipe prudente debe obtener victorias por medio de sus tropas, al igual que debe preferir ser derrotado usando éstas y no las ajenas. • “[...] yo creo que tanto debe temerse el valor de las tropas auxiliares como la cobardía de las mercenarias; y que un príncipe prudente más bien querrá exponerse a ser batido con sus propias tropas que vencer con las extranjeras; además de que no es verdadera victoria la que se consigue por medio de un socorro extraño.” (Página 70) • “Habiéndose ofrecido David a salir a pelear contra el temible filisteo Goliat, el rey Saúl, para encender su ánimo, le armó con su espada, su morrión y su coraza; pero viendo David que más le servían de embarazo que de provecho estas armas, declaró que, para vencer a su enemigo, no necesitaba de otras que su propia honda y el cuchillo. Rara vez le viene a uno la armadura ajena; lo más común es que venga demasiado estrecha o demasiado holgada.” (Página 71) MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984
  • 29. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 • “[...] mas llega a tanto por desgracia la imprudencia de los hombres, que entran a ciegas en las empresas, prometiéndose ventajas imaginarias y dejándose llevar de apariencias lisonjeras, sin conocimiento ni previsión del mal que está oculto, como sucede con la calentura hética de que he hablado.” (Página 72) • “[...] como nuestra naturaleza no es capaz de tanta perfección, es necesario a lo menos que tenga el príncipe bastante prudencia para preservarse de aquellos vicios y defectos que pudieran perderle.” (Página 77) • “No hay virtud que tanto se gaste por sí misma, si puede decirse así, como la generosidad. El demasiado liberal no lo será largo tiempo, se quedará pobre y será despreciado, a menos que no sacrifique a sus súbditos con continuos tributos y demandas; y entonces se hará odioso.” (Página 80)
  • 30. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “No debe hacerse caso de la nota de crueldad cuando se trata de contener al pueblo dentro de los límites de su deber; porque al final se sabe que ha sido uno más humano haciendo un corto número de castigos indispensables que aquellos que, por demasiada indulgencia, provocan el desorden, de que resultan luego la rapiña y la muerte.” (Página 81)
  • 31. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “No es conveniente tampoco que el príncipe tenga miedo de su sombra, ni que escuche con demasiada facilidad las relaciones siniestras que le cuenten; antes bien debe ser muy circunspecto, tanto para creer como para obrar, sin desentenderse de los consejos de la prudencia, pues hay un medio racional entre la seguridad loca y la desconfianza infundada. Algunos políticos disputan acerca de si es mejor que el príncipe sea más amado que temido, y yo pienso que de lo uno y de lo otro necesita.” (Página 82)
  • 32. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “Generalmente se hallan los hombres más prontos a contemplar al que temen que al que se hace amar, lo cual consiste en que siendo esta amistad una unión puramente moral o de obligación nacida de un beneficio recibido, no puede subsistir contra los cálculos del interés; en lugar de que el temor tiene por objeto el apartamiento de una pena o castigo, de cuya idea la impresión que recibe el ánimo es más profunda.” (Página 82 - 83)
  • 33. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “[...] no debe hacerse temer tanto que deje de ser amable y merezca que le aborrezcan [...]. Bástale para no ser aborrecido respetar las propiedades de sus súbditos y el honor de sus mujeres. Cuando se halle en la necesidad de imponer la pena de muerte, manifieste los motivos que tuviere, y sobre todo no toque a los bienes de los condenados, porque es preciso confesar que más pronto olvidan los hombres la muerte de sus parientes que la pérdida de su patrimonio.” (Página 83)
  • 34. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “[...] como los hombres aman por libertad o por capricho, y por el contrario, temen según el gusto del que los gobierna, un príncipe prudente no debe contar sino con lo que está a su disposición; pero sobre todo cuide, según ya tengo advertido, de hacerse temer, sin llegar a ser aborrecible.” (Página 84)
  • 35. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “[...] generalmente los hombres juzgan por lo que ven, y más bien se dejan llevar de lo que les entra por lo ojos que por los otros sentidos. Todos pueden ver, y muy pocos saben rectificar los errores que se cometen por la vista. Se alcanza al instante lo que un hombre parece ser; pero no lo que es realmente; y el número menor, que juzga con discernimiento, no se atreve a contradecir a la multitud ilusa, la cual tiene a su favor el esplendor y la majestad del gobierno que la protege.” (Página 88)
  • 36. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “Poco, pues, tiene que temer el príncipe las conjuraciones si su pueblo le quiere; y tampoco le queda ningún recurso faltándole este apoyo. Por lo cual una de las máximas más importantes para todo príncipe prudente y entendido es contentar al pueblo, y contemplar a los grandes sin exasperarlos con demasías.” (Página 91)
  • 37. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “Hay tres especies de talentos: unos que saben descubrir cuanto les importa saber; otros que disciernen con facilidad el bien que se les propone, y, en fin, los hay que no entienden por sí ni por medio de otro. Los primeros son sobresalientes, los segundos buenos y los terceros absolutamente inútiles.” (Página 110)
  • 38. MAQUIAVELO Nicolás, EL PRINCIPE,Ed. EDAF, Madrid 1984 “[...] que los príncipes que fían demasiado en la fortuna, se arruinan cuando ella los abandona. Aquellos que arreglan su conducta a las circunstancias, rara vez son desgraciados, porque la fortuna se muda solamente para los que no saben acomodarse al tiempo.” (Página 119)

×