1.- LA FORJA DE UNA GENERACIÓNDurante 1967 el presidente del Centro de Alumnos de la Escuela de derecho de LaUniversidad C...
Efectivamente, tras la derrota de la postulación de Jaime Guzmán a la presidencia de laFEUC a fines de 1967, sólo un año d...
2.- LA GRAN BATALLA CONTRA LA UP.Jaime Guzmán, quien a una brillante inteligencia unía la intuición política, vio desde un...
AQUELLOS DÍAS DECISIVOS.En agosto de 1973, la FEUC, con Javier Leturia a la cabeza, pidió la renuncia de Allende einició u...
Su versación jurídica lo había llevado a trabajar junto con otras personas en la redaccióndel bando número 5, texto en el ...
KAST Y LA LUCHA CONTRA LA POBREZA.Miguel Kast fue un hombre que en su corta vida se entregó por entero a la lucha porerrad...
El Frente Juvenil de Unidad Nacional aspiraba a reunir y organizar a la juventud chilenapara trabajar en la grandeza futur...
duración y modalidades propias de la transición, asegurándose asó el objetivo de lavigencia plena de la nueva democracia p...
IMPULSANDO LA TRANSICIÓN.La Constitución de 1980 contenía, el concepto de que la democracia no es algo rígido, sino un cam...
Y así, quienes eran y deseaban seguir siendo gremialistas, contaron desde 1983 con elgermen de un partido que les permitía...
Miranda, Ramón Cárdenas, Bernardo Norambuena y tantos otros, muchas vecesanónimos.El 2 de abril de 1986 este trabajo con l...
UDI, quienes, en número de miles, abandonaron Renovación Nacional, primero paraformar un movimiento, "UDI por el Sí", y lu...
La amenaza no se concretó gracias a varios factores; el triunfo de Jaime Guzmán fueemblemático y marcó un hito que derivar...
Presidente de la República para indultar terroristas por delitos cometidos antes del 11 demarzo de 1990.Si bien la UDI hab...
oportuna, a los cambios políticos y sociales en el país y en el mundo entero, producto delderrumbe de los socialismos real...
entrega. Jovino Novoa, quien hasta el asesinato de Jaime se había mantenido en unsegundo plano, fue elegido Presidente del...
claramente favorables a la Concertación, se mantenían, lo que ponía una exigenciapermanente a la acción política del parti...
Dentro de esta estrategia de crecimiento, la UDI, que había nacido fuertemente vinculadaal mundo universitario y que, en s...
10.- EL CAMBIO QUE CHILE NECESITAJoaquín Lavín es un servidor público que lleva impreso en su modo de hacer política lasca...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Historia udi 1967_2000

1,168

Published on

BREVE HISTORIA DE LA UDI

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,168
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historia udi 1967_2000

  1. 1. 1.- LA FORJA DE UNA GENERACIÓNDurante 1967 el presidente del Centro de Alumnos de la Escuela de derecho de LaUniversidad Católica de Chile, Jaime Guzmán Errázuriz, lideraba a una reducida minoríaopositora a los intentos de la FEUC demócratacristiana por iniciar una reforma radical enesa cada de estudios superiores. Por su parte, amparada en la desidia del gobierno yapoyada por algunos grupos al interior del mismo PDC, la izquierda marxista ganabaterreno en el mundo universitario. Como reformistas y revolucionarios encontraban quehabía que provocar pronto un quiebre en la educación superior, no se dejaron esperar losactos de fuerza, comenzando en la UCV y alcanzando su momento culminante con la tomade la Casa Central de la UC, en agosto de ese año.El acontecimiento tuvo secuelas decisivas para el futuro de Chile, tanto porque marcó elinicio de la caída que llevaría al establecimiento de un gobierno marxista a partir de 1970,como por la llamativa presencia de un Movimiento Gremial que enfrentó la toma condecisión en los principios y en la acción. El grupo había nacido a principios de 1966, de lamano de Jaime Guzmán, y estaba integrado principalmente por Jovino Novoa, HernánLarraín, Sergio Gutiérrez, Ernesto Illanes, Felipe Lamarca, Máximo Silva, Manuel Bezanilla,Luis Monge, Rodrigo Mujica, Roberto García y Raúl Lecaros, entre otros.Guzmán era el líder natural del movimiento desde sus comienzos, porque conjugaba yadesde muy joven la máxima solidez doctrinal y moral con un notable sentido de laoportunidad y la decisión en sus acciones. Era ya un líder muy distinto a todos los demás.Creía que en la entrega completa de la propia vida a una causa residía la más vigorosa delas fuerzas; por eso mismo, desde ese triste 11 de agosto de 1967 su influencia adquiría unrelieve inusitado, proyectándose fuera de toda previsión y de un modo decisivo en lahistoria de Chile, hasta nuestros días.En efecto, Guzmán comenzó a forjar a su alrededor a un grupo, los gremialistas, que nosólo se oponían doctrinariamente a la instrumentalización política de las organizacionesestudiantiles, sino que comenzaron a proponer una sociedad rectamente ordenada deacuerdo al principio de subsidiariedad, y lo hicieron con igual o mayor voluntad de luchaque las juventudes políticas; lo comenzaron a planear, además, con una místicadesconocida, con alegría e ilusión de triunfar. Pocas veces, quizás nunca antes, ha habidoen la historia de Chile un grupo de personas tan entregadas a una causa, con tal nobleza ydesprendimiento: ser gremialista era simplemente un modo vibrante de enfrentar larealidad, con optimismo y valentía; el éxito podría llegar de inmediato o más adelante,pero desde un comienzo, Guzmán les infundió la voluntad de triunfar, de no capitular, pordifíciles que fueran las circunstancias. Y ciertamente lo eran.
  2. 2. Efectivamente, tras la derrota de la postulación de Jaime Guzmán a la presidencia de laFEUC a fines de 1967, sólo un año después una lista gremialista encabezada por ErnestoIllanes obtuvo el triunfo, estrecho pero espectacular, sobre los cabecillas de la reformauniversitaria, grupo que parecía incontrastable. Y en los años siguientes volvieron arepetirse los éxitos con Hernán Larraín y Tomás Irarrázaval. Al iniciarse la década de los70, el gremialismo había ganado en muchos centros de alumnos de la UC y empezaba atener influencia en todo el país. En 1972, Javier Leturia fue elegido quinto presidentegremialista consecutivo y Juan Carlos Bull consiguió ganar en la Universidad Católica deValparaíso. El ideal de Guzmán comenzaba a encarnarse en miles de universitarios ydecenas de organizaciones estudiantiles que defendían la doctrina gremialista.UN IDEAL Y UNA FIGURA EMBLEMÁTICALa fórmula era novedosa y acarreaba el interés de la prensa y de los analistas políticos. Esque Jaime Guzmán había comenzado a generar un estilo nuevo en la acción pública, el queexigía el crecimiento personal de sus compañeros y seguidores. Así se comenzaba a darvida a una generación de universitarios de distintos orígenes políticos, pero que unificadospor la doctrina de la autonomía de los cuerpos intermedios, comenzaban a adquirirformación cívica y un alto nivel de compromiso en reuniones realizadas en la casona de lacalle Suecia, junto al Instituto de Estudios Generales, y en las frecuentes comidas con queel joven líder aglutinaba a pequeños grupos de los suyos, en su propia casa. No se conocíanada igual o comparable.Por eso, en Arica, Antofagasta, Valparaíso, Concepción y Valdivia se desarrollabanparalelamente los distintos Movimientos gremiales, a cargo de jóvenes como Juan CarlosBull, Francisco Bartolucci, Eugenio Cantuarias, Carlos Vío, Javier Vera, Carlos Goñi,RenéPiantini, Jaime Torrealba, Carlos Valcarce y muchos otros. El gremialismouniversitario le debe mucho a un importante grupo de mujeres: Karin Becker, María ElisaBulnes, Blanca Arthur, Paula Raffo, Sonia Guilisasti, María de la Liz Larraín y Ximena Pinto,entre otras.En muy pocos años, estos Movimientos crecieron como un eco del deseo natural de losestudiantes por que se respetara el fin propio de las organizaciones intermedias de lasociedad y de las universidades en particular. Pero el aporte más importante y lo que lespermitió transformarse en una fuerza de cambio permanente desde esos años, fue que selos dotó de una base conceptual sólida y de una mística generacional.
  3. 3. 2.- LA GRAN BATALLA CONTRA LA UP.Jaime Guzmán, quien a una brillante inteligencia unía la intuición política, vio desde uncomienzo el enorme peligro que a corto plazo significaba un gobierno en manos de lossocialistas y de los comunistas. Las sucesivas agresiones que Allende y su gente iniciaroncontra la institucionalidad democrática, removieron aún más el ánimo de Guzmán y susseguidores, poniéndose las diversas organizaciones gremialistas en un creciente estado dealerta ante el gobierno marxista. Estar en contra de Allende se hizo sinónimo de la defensade un Chile libre y de instituciones intermedias libres.En mayo de 1973, Guzmán tenía la convicción de que el volcán en que Chile vivir desde laascensión al poder de Salvador Allende en 1970, había empezado a entrar definitivamenteen erupción. Le preocupaban cada vez más la violencia política, el odio desatado, eldesprecio del derecho, la indefensión de la propiedad, la pérdida de libertades -muyparticularmente la de expresión-, la existencia de grupos civiles armados, etc. En especial,su fina mentalidad jurídica.Rechazaba el uso de resquicios legales, con los que el gobierno de la UP buscaba alcanzarsus objetivos, debido a que no contaba con las mayorías parlamentarias necesarias paraimpulsar el control del Estado al que aspiraba. Entendía que había que enfrentar elsurgimiento del así denominado "poder popular", cuyo propósito era sustituir lainstitucionalidad vigente, descalificando al Parlamento, al Poder Judicial y a la ContraloríaGeneral de la República como órganos burgueses. Por otra parte, le inquietaba la situacióneconómica cada vez más deteriorada, porque veía con claridad que el gobierno pretendíausar el desastre económico que había provocado, para justificar la conquista del poderabsoluto mediante un asalto final.Su figura se hizo especialmente conocida por su participación en el programa televisivo deCanal 13, "A esta hora se improvisa", y por sus discursos llenos de lógica y fuerza en lasnumerosas asambleas de los convulsionados años de la UP. Cumplió apenas 27 años amediados de 1973. Se le veía siempre en los comités organizadores de actos, ya fuese parala defensa de la Papelera, en apoyo del conflicto de la Universidad de Chile, por laposibilidad de extender las transmisiones de Canal 13, junto a las movilizaciones de losmineros del cobre, en contra de la Escuela Nacional (ENU), etc. Y ahí estaban fielmente asu lado gremialistas que provenían ahora de sectores laborales muy diversos, a los que esadoctrina se iba extendiendo: profesionales, camioneros, comerciantes, pobladores,mineros, etc. Sin saberlo ún, comenzaba así a fraguarse una nueva opción política para elChile del futuro, en medio de la más incontrastable vigencia de las dictaduras marxistasque dominaban parte importante del mundo, imponiendo fórmulas opresoras de todadignidad humana, de las cuales apenas se comienza hoy a saber la auténtica verdad.
  4. 4. AQUELLOS DÍAS DECISIVOS.En agosto de 1973, la FEUC, con Javier Leturia a la cabeza, pidió la renuncia de Allende einició una campaña de recolección de firmas destinadas a este propósito. Definitivamente,los gremialistas estaban empeñados en librar a Chile del gobierno marxista, para lo quehacía falta mucho coraje y una persistencia a toda prueba, sin ser profesionales de lapolítica, sino sólo estudiantes, empleados y trabajadores comprometidos con un altoideal, quienes todo lo realizaban artesanalmente, aunque con un enorme sentido deldeber.Con una inflación anual del 300 por ciento, el paro nacional mostró a Jaime Guzmán comouna de las cabezas de la rebelión civil contra el gobierno, junto a dirigentes de los másvariados gremios y actividades nacionales, a la Democracia Cristiana y a los nacionales,sumándose así todos a la petición de la FEUC.En medio de esa incertidumbre, Jaime Guzmán parecía no tener miedo a nada, a pesar desu evidente fragilidad física; en esas horas difíciles se hizo patente toda la hondura de susentido del deber patriótico, sin importarle el sacrificio que implicara. A su madre le habíaescrito en mayo: "El panorama nacional es complejo y explosivo; nadie sabe cuándo nodónde estallará, pero es previsible que se produzcan acontecimientos delicados eimportantes en poco tiempo más". Eran éstas las circunstancias tristemente propicias paraque ese espíritu de abnegación se grabara definitivamente en todos sus seguidores, fuesecual fuese su origen.Por eso, el 11 el septiembre de 1973 fue para Jaime Guzmán y su gente la hora de laliberación de Chile de la amenaza inminente de una dictadura marxista-leninista, unarealidad que en años posteriores tras la caída del Muro de Berlín, se develó como elsistema que ha perpetrado las mayores violaciones a los derechos humanos en la historiade la humanidad.3.- COLABORACIÓN CON EL GOBIERNO MILITARDesde el primer momento, Guzmán y sus colaboradores entendieron que había querespaldar e incorporarse al nuevo gobierno de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Elmismo 11 de septiembre, el líder del gremialismo embanderó su departamento, perotambién rezó para dar gracias por la liberación de Chile y para pedir por el alma de loscaídos y por todos aquellos que, con o sin culpa de su parte, pudieran estar sufriendo.
  5. 5. Su versación jurídica lo había llevado a trabajar junto con otras personas en la redaccióndel bando número 5, texto en el que se partía de la base que los hechos de ese díaconstituían el ejercicio del derecho de rebelión contra un gobierno ilegítimo y fracasado,lo que confería legitimidad moral y jurídica al gobierno militar.Con el correr de las semanas, Guzmán aceptó integrar la Comisión encargada de redactaruna nueva Carta Fundamental, tarea importantísima, pues la UP prácticamente habíadestruido la institucionalidad chilena. En paralelo Sergio de Castro, Emilio Sanfuentes,Pablo Barahona, Álvaro Bardón, Sergio de la Cuadra, Jorge Cauas, y Roberto Kelly,destacados economistas, comenzaban a participar en el gran imperativo de lareconstrucción económica del país. Por su aporte, Guzmán comenzaba a colaborar másdetenidamente con el gobierno en criterios, textos, y, sobre todo, en la designación denumerosas personas para cargos públicos durante todos esos primeros años. Ahí haríansus primeras armas de servicio público efectivo, muchos de los que llevaban cinco o másaños trabajando en la defensa de los cuerpos intermedios.Paralelamente, Guzmán continuaba coordinando la acción de su gente en reunionessemanales y no perdía de vista las universidades porque sabía que de ahí saldrían muchosservidores públicos que el nuevo Chile reclamaba. La generación tenía ya varios millaresde integrantes, pero la mística se mantenía y se acrecentaba. Era la contemplación de unChile destrozado y la posibilidad de rehacer una patria digna y soberana lo que movió acientos de jóvenes profesionales a dejar de lado notables oportunidades y dedicar susmejores años al servicio público.Así, Jaime Guzmán y su gente fueron encontrando diversos cauces efectivos en elgobierno militar, para hacer de Chile una gran Nación, constituyendo una influenciagravitante y una fuerza decisiva en la definición de un itinerario constitucional queculminase en la entrega de una nueva democracia para el país. Desde diversas posiciones,dejaron huella en la labor de casi 17 años de las Fuerzas Armadas. Entre muchos otros,Sergio Fernández, Jovino Novoa, Luis Cordero, Carlos Bombal e Ignacio Astete dedicabansus mejores esfuerzos en estas labores. Si esta tarea puede resumirse, a pesar de suenorme amplitud, habría que escoger la intervención decidida en la elaboración de unaConstitución Polítixa, la formación de miles y miles de jóvenes, quienes desarrollaron sulabor en la Secretaría Nacional de la Juventud, y las aportaciones técnicas en materiassocio-económicas desde la Oficina de Planificación Nacional, (Odeplán), cuya principalfigura fue el carismáticos Miguel Kast . Kast, murió cuando sólo tenía 33 años, después dehaber ejercido como Presidente del Banco Central, Ministro del Trabajo y DirectorNacional de Odeplan.
  6. 6. KAST Y LA LUCHA CONTRA LA POBREZA.Miguel Kast fue un hombre que en su corta vida se entregó por entero a la lucha porerradicar la pobreza, entusiasmando a otros cientos de profesionales y universitarios en latarea de conocer dónde estaban realmente los más necesitados y de buscar losmecanismos más eficaces para llegar directamente a ellos con los beneficios sociales. ConJaime Guzmán se habían conocido en los años primeros del gremialismo universitario.Kast también consideraba vital conseguir que lo mejor de las promociones que egresabande las universidades dedicara parte de sus primeros años de ejercicio profesional atrabajar en las regiones, desarrollando esa verdadera mística de servicio público desdefines de los años 70. Ahí se forjaron Patricia Matte, Cristián Larroulet, Martín Costabal,Ernesto Silva, Dense Coyundjian, Juan Hurtado, Antonio Recabarren, Julio Dittborn, JorgeSelume, Felipe Lamarca, Norman Bull, Marcelo Astoreca, Pablo INEN, Luis Larraín, JoséYuraszeck, Alvaro Donoso, Alvaro Vial, Renato Peñafiel, María Teresa Infante, Juan Ariztía,Juan Antonio Guzmán, Evelyn Matthei, Cristóbal Philippi, José Pedro Undurraga, NormanBull y, por cierto Joaquín Lavín.Así, las generaciones sucesivas de gremialistas fueron colaborando en la aplicación de unsistema de economía social de mercado, con las consiguientes modernizaciones en el árealaboral, previsional, de salud, de vivienda y de educación, que llegaron a ser núcleofundamental de las realizaciones del régimen militar.4.- UNA NUEVA GENERACIÓNPero es fundamental consolidar esta nueva generación de servidores públicos para Chile.Por eso, la participación de los jóvenes afines a Jaime Guzmán en el gobierno de lasFuerzas Armadas y de Orden fue importante, desde el principio, también a través de laflamante Secretaría Nacional de la Juventud, organismo con que el régimen nacienteQuería llegar a conocer y satisfacer las necesidades de los jóvenes de Chile.Parte de estos jóvenes , que iban adquiriendo experiencia política en cargos de gobierno,formó en el cerro Chacarillas, en Julio de 1975, el Frente Juvenil de Unidad Nacional,anticipando el lugar en que, dos años después, el presidente Augusto Pinochet reseñaríael itinerario de la transición a la democracia, discurso en el que de modo evidente sepercibía que Jaime Guzmán había logrado presentar la mejor opción, frente a quienes seoponían a que el gobierno militar fijara un camino institucional hacia la democracia.
  7. 7. El Frente Juvenil de Unidad Nacional aspiraba a reunir y organizar a la juventud chilenapara trabajar en la grandeza futura de la Patria, respaldando al gobierno, pero comomovimiento autónomo del régimen. El grupo estaba imbuido de la necesidad de crear unanueva institucionalidad, que configurara una democracia renovada, libre y protegida, conautoridades elegidas mediante sufragio universal, secreto e informado, una democraciacapaz de combatir a las doctrinas que atentaran contra ella.El frente propiciaba una economía que combinara el papel del mercado con la acciónreguladora del Estado, fundada en la propiedad privada y la iniciativa particular, moderna,basada en la eficiencia, abierta al exterior y con desarrollo social simultáneo. Guzmánpresentaba al país su primera fundación propiamente política, anticipándose en muchosaños a la necesidad de preparar a quienes podrían consolidar la restauración del gobiernomilitar. Ahí comenzaban a destacar Cristián Larroulet, Ignacio Astete,Juan AntonioColoma, Andrés Chadwick, Patricio Melero, Cristián Leay, Jaime Orpis, Domingo Arteaga,Mikel Urquiza, Eduardo Silva, Cristóbal Silva, Luis Parot, Manuel Cereceda, Fernando Pau,Cristián Letelier y Andrés Serrano.LA EXPRESIÓN DE NUEVA DEMOCRACIAPero hacía falta algo más, otra organización en la que jóvenes profesionales pudiesendesarrollar la misma tarea de promoción de las ideas comunes. por eso, en 1979 naceNueva Democracia, una nueva expresión política de la gente de Jaime Guzmán. Ahíestaban Javier Leturia, Roberto Pulido, Humberto, Jorge Fernández, Claudio Arteaga, yCarlos Bombal, entre muchos otros. En su primer manifiesto, señalan que la democraciaes la forma de gobierno más adecuada para Chile, que el sufragio universal debe ser elmétodo predominante para generar las autoridades políticas, que la soberanía debereconocer límites objetivos entre los que sobresalen los derechos que emanan de lanaturaleza humana, anteriores y superiores al Estado, que rechazan por incompatible conla democracia la perpetuación de un régimen militar, y que sólo una actitud cómoda omiope de ciertos sectores podría pretender endosarle indefinidamente a las FuerzasArmadas y de Orden una responsabilidad que correspondía en definitiva a la ciudadaníatoda, como es el ejercicio habitual de la actividad política contingente.El documento defiende, además, la existencia de partidos políticos, de un sistemaelectoral que garantice la efectiva igualdad entre ellos y los independientes, la vigencia deun sistema económico que asegure la libertad económica, exigencia básica para laexistencia de la libertad política. Y, recogiendo la fecunda experiencia de Kast, apunta a lanecesidad de erradicar gradualmente la extrema pobreza. Finalmente, Nueva Democraciase jugaba por la idea de aprobar en un mismo acto la nueva Constitución Política y la
  8. 8. duración y modalidades propias de la transición, asegurándose asó el objetivo de lavigencia plena de la nueva democracia para la segunda mitad de la década de los 80.Contemporáneamente a Nueva Democracia, Guzmán había logrado dar vida con ladecisiva colaboración de Ernesto Illanes y Aníbal Vial, a la revista Realidad, destinada adifundir las ideas del sector y apoyar al régimen, y al Instituto para una Sociedad Libre, acargo de Hernán Larraín y Edmundo Crespo, acercando asó a muchos independientes alnúcleo más tradicional de sus seguidores. Con estos instrumentos, grupo, instituto yrevista, se podía dar por satisfecho en esta etapa.5.- LA CONSTITUCIÓN DE 1980Sin duda alguna, para esta generación era fundamental contar con una nuevainstitucionalidad capaz de superar las deficiencias demostradas por lo anterior, en especialen lo relativo a defender al régimen democrático futuro de los embates de cualquiertotalitarismo. Por eso, en 1980, Jaime Guzmán y su gente desplegaron sus mejoresesfuerzos para apoyar la aprobación plebiscitaria de la nueva Constitución Política delEstado, desarrollando durante el mes de campaña el mayor trabajo electoral casa a casaque se hubiese conocido en la historia de Chile. La mística de los 60 se proyectaba a los80.Sabían que, al igual que cualquier otro texto jurídico, el proyecto era perfectible, peroconsideraban que tenía el enorme mérito de institucionalizar el régimen, fijarle plazos yotorgar a Chile un cuerpo moderno y realista de normas. Obviamente la Constitución llevael sello de Jaime Guzmán, con un fuerte presidencialismo que recoge la evidencia históricade la necesidad de dar herramientas al Presidente de la República para gobernarefectivamente.También incluye un capítulo acerca de las garantías constitucionales, con nuevos recursosprocesales para su protección; delimita las áreas de acción de los diversos poderespúblicos, con un sistema de contrapesos que permite un adecuado equilibrio de poderes,dentro de la primacía del ejecutivo; contiene los principios de descentralización ydesconcentración de la administración pública; define el carácter profesional de lasFuerzas Armadas y de Orden, asegurando su rol institucional dentro del orden jurídico ycrea el Consejo de Seguridad Nacional, un avance en la defensa del orden interno yexterno.
  9. 9. IMPULSANDO LA TRANSICIÓN.La Constitución de 1980 contenía, el concepto de que la democracia no es algo rígido, sino un camino por hacer, una tarea exigente a desenvolverse en el tiempo y en la realidad.Y, lo que sería fundamental para los años siguientes, contemplaba un itinerario para latransición desde el gobierno militar a uno de plena democracia. Por eso, Jaime Guzmán yquienes seguían sus inspiraciones, siempre defendieron la Constitución, incluso cuando elgobierno militar pareció titubear respecto de su contenido, en los tensos días de la crisiseconómica 198-1983 y sus secuelas políticas de los años siguientes.El sector que estaba a punto de dar nacimiento a la UDI, exigió permanentemente laaplicación efectiva de la Constitución, para dar así forma a la transición, pidiendo conimaginación y energía que se impulsaran las modernizaciones que faltaban para la nuevaCarta Fundamental pudiera dar pleno fruto; todo el fruto que el líder del gremialismo quealguna vez soñara.6.- NACE LA UNIÓN DEMÓCRATA INDEPENDIENTEEn el ambiente propicio de la apertura política de 1983, Jaime Guzmán y un grupo dejóvenes vieron la necesidad de dar un paso más: crear una organización ya formalmentepolítica, que agrupara a quienes tenían una historia y un ideal en común. El Frente Juvenily Nueva Democracia debían dar un paso a una nueva etapa, mejor articulada y máscercana al futuro democrático Pleno. Así nació la Unión Demócrata Independiente, el 24de Septiembre, con un Comité Directivo presidido por Guzmán e integrado por el exMinistro del Interior, Sergio Fernández, Javier Leturia, Guillermo Elton Pablo Longueira yLuis Cordero. Un movimiento político creado para aglutinar e interpretar a jóvenes llenosde ideales tal como en el pasado lo hiciera la Falange Nacional, ciertamente un rivalpolítico de Guzmán y su gente, pero también un referente permanente en cuanto a sumística inicial y a su primer sentido de bien común.El germen del futuro partido nacía en un clima de especial adversidad, incluso mal vistopor buena parte de las autoridades del gobierno con el que se había colaboradointensamente. A pesar de este rechazo, sin duda alguna era un imperativo para elmomento presente y el porvenir. Al igual que otras fundaciones anteriores y futuras,Guzmán se lanzaba a un trabajo en el medio de una gran adversidad, cuando todoaconsejaba postergar o cambiar de rumbo, cuando solo la confianza en lo que resultabaser una misión superior alumbraba su camino.
  10. 10. Y así, quienes eran y deseaban seguir siendo gremialistas, contaron desde 1983 con elgermen de un partido que les permitía desarrollar su vocación política plenamenterespetuoso de las esferas propias de la acción de los gremios. Al respecto, decía JaimeGuzmán que los miembros de la UDI actuarían como demócratas independientes en lopolítico, pero como gremialistas en lo gremial. "Chile, Ahora" fue el documento que la UDIpublicó tres años después para fijar sus puntos de vista en un momento difícil el queempeoraría a partir de septiembre con el atentado del Frente Manuel Rodríguez contra elPresidente Augusto Pinochet.El análisis de los hechos era crudo: se afirmaba que con posterioridad a 1981, Chile habíasido afectado por la crisis económica mundial agravada por errores internos en la formade afrontarla y, simultáneamente, la vitalidad creadora del gobierno había sufrido un seriomenoscabo, a la vez que el proceso político de transición hacia la meta constitucionaldemocrática era insuficiente y a veces errático. En especial, el texto deploraba lamantención de situaciones incompatibles con ese propósito, como el exilio, la aplicaciónde estados jurídicos de excepción de modo permanente y el no esclarecimiento de ciertoscrímenes de connotación política, derivados de transgresiones a las normas éticas ylegales en que debía enmarcarse el combate antiterrorista. Advertía que el régimen teníamenor apoyo ciudadano, pero distinguía entre los errores que el gobierno presentaba enlos últimos años y la línea fundamental de su obra, a la que consideraban modernizadorae institucionalizadora.SIMÓN YÉVENES, PRIMER MÁRTIRDesde sus inicios, la UDI buscó tener un CARÁCTER popular, convertirse en un partido querompiese con el tradicional aislamiento de los políticos no marxistas respecto de lossectores poblacionales, superar el absurdo marco de lucha de clases impuesto por ladialéctica comunista. Para eso, se creó un departamento especial, pero, en realidad esaorganización no era más que la expresión institucional de la tarea que se venía realizandodesde hace varios años atrás. Eran momentos en que era habitual encontrar a JaimeGuzmán junto a Luis Cordero, Pablo Longueira, Cristián Leay, Mario Varela, Roberto Lewiny Víctor Krefft en contacto con las más sencillas pobladoras y trabajadoras, en rincones deSantiago al que ningun otro dirigente de partido democrático osaba llegar a esas horas dela noche, para dar formación política a los militantes poblacionales de la nuevaorganización. Ahí estaban llenos de entusiasmo para encauzar esa tarea AlfredoGaldames, Inés Hurtado, Alicia Contador, Rubén Carvacho, Sonia prieto, Luis Cortés, AliciaLeiva, Manuel Muñoz, Oscar Plaza, Guillermo Walter, Mauricio Besoaín, Fernando Zúñiga,Amanda Soto, Cecilia Inarejo, Eduardo Rosales, René López, Ramón Cid, Víctor Hugo
  11. 11. Miranda, Ramón Cárdenas, Bernardo Norambuena y tantos otros, muchas vecesanónimos.El 2 de abril de 1986 este trabajo con los más necesitados tendría un verdadero bautizo defuego, cuando al anochecer fue ametrallado por extremistas de izquierda en su negocio enla Granja, Simón Yévenes. Hombre joven, padre de 4 hijos menores y marido dedicado, alos 42 años era un ejemplo de esfuerzo y perseverancia de valentía y fe. Este fundador deldepartamento poblacional de la UDI, paradójicamente lucho siempre contra la violenciaen las poblaciones y, a pesar de las constantes amenazas que ya se habían concretado conun bombazo en su casa y el intento de secuestro de uno de sus hijos jamás se dejóamedrentar. Fue asesinado en forma fría, brutal y cobarde por el Frente ManuelRodríguez; pero su muerte solo vino a confirmar la voluntad de lucha de la UDI contra laizquierda violentista en los terrenos más difíciles, junto a los más desposeídos,disputándole palmo a palmo las poblaciones al comunismo. Esa noche, en su casa,Guzmán le dijo a Luis Cordero, Pablo Longueira y Andrés Chadwick: la sangre de SimónYévenes no nos permitirá dar un paso atrás en nuestra tarea de consolidar la UDI. Yagregó con dramatismo: tengo la convicción de que el próximo será uno de nosotros 4.En efecto, Yévenes fue el primer mártir de la UDI, pero no sería el único.UN BREVE PARÉNTESIS.Mientras se continuaba con el trabajo en el sector poblacional, mientras los dirigentesluchaban por profundizar al institucionalización del país y se persistía en el a poyo a lamodernización económica y social y junto con continuar desarrollando una importantegestión en los gobiernos municipales, en 1987, a la luz de la nueva ley de partidos políticosy frente a la cercanía del plebiscito que debería terminar la sucesión del régimen militar,marcó el reinicio de la actividad política y el momento que la UDI, debería transformarseen partido político.Llegaría el momento de un breve paréntesis en su historia, cuando, junto con la UniónNacional y el Frente Nacional del Trabajo, conformó Renovación Nacional. La primeradirectiva quedó presidida por el abogado independiente Ricardo Rivadeneira, y losvicepresidentes Andrés Allamand, Juan de Dios Carmona y Jaime Guzmán. Pero quienesllegaron al nuevo conglomerado tenían diferentes propósitos y estilos, los que endefinitiva provocaron el quiebre del proyecto.La crisis estalló pronto y se concretó en la injusta expulsión de Jaime Guzmán, quiendenunció irregularidades en las primeras elecciones internas y pidió la renuncia de toda laDirectiva, de la cual él mismo era parte. Con su habitual fortaleza, y convencido que elpaso en falso no podía frustrar el proyecto político, Guzmán reagrupó a los militantes de la
  12. 12. UDI, quienes, en número de miles, abandonaron Renovación Nacional, primero paraformar un movimiento, "UDI por el Sí", y luego, a pesar de la derrota de esa opción en elplebiscito, un partido político.LA LUCHA POR LA SOBREVIVENCIA.Es muy probable que los años 1989, 1990 y 1991 sean recordados para siempre como losaños más difíciles de la UDI. En ese período hubo que luchar para sobrevivir. Primero parareorganizarse como partido, luego contra el embate de los demás sectores partidistas,quienes, sin excepción, querían ver desaparecer a la UDI de la arena política; finalmente, ylo más doloroso, había que sobrevivir a la pérdida del fundador, líder y amigo,brutalmente asesinado por el extremismo.Después de un lapso como partido en formación y en cuya Comisión Política participaronentre otros Ernesto Silva, Willy Arthur, Federico Valdés, Gabriel Villarroel, Carlos Villarroel,Alicia Soto, Fabio Valdés, Andrés Tagle y Gonzalo Rojas, el 16 de mayo de 1989 la UDIcompletó su proceso de inscripción como partido político. Contra todos los augurios de losque injustamente la responsabilizaban del quiebre de Renovación Nacional más de 80.000militantes dieron nacimiento a la UDI, asumiendo el compromiso de trabajar por Chile, pornuestros ideales y por los más pobres.En Abril de 1989, en el Consejo General del partido, la primera Directiva, que estabaintegrada por el Presidente Jaime Guzmán; los Vicepresidente, Jovino Novoa, FranciscoBartolucci, Eugenio Cantuarias, Julio Dittborn, y Joaquín Lavín; el Secretario General, PabloLongueira y el Tesorero Arturo Matte, traspasó el mando a una nueva, integrada por elPresidente Julio Dittborn; Vicepresidentes, Jovino Novoa, Francisco Bartolucci, EugenioCantuarias, Andrés Chadwick, Pablo Longueira y Secretario General, Joaquín Lavín.Así, por primera vez en la historia de la UDI, Jaime Guzmán dejaba la conducción máximade la organización, dando la señal que el partido, por muy fuerte que fuera su liderazgoque hoy lo distingue.EN EL PARLAMENTO CONTINÚA LA LUCHAA pesar del éxito electoral, la lucha por la sobrevivencia no estaba ganada. La clasepolítica, si se ponía de acuerdo, podía excluir a un partido que contaba con sólo dossenadores, de un total de 47, y 14 diputados, de un total de 120. Las aprensiones de queello ocurriera estaban fundadas en hechos ciertos y el desafío de la UDI fue impedir queasí fuera.
  13. 13. La amenaza no se concretó gracias a varios factores; el triunfo de Jaime Guzmán fueemblemático y marcó un hito que derivará en historia; la capacidad política de Jaime y lamovilidad y decisión de la UDI, le permitieron al partido ser el primero de la Oposición queconcurriera a entrevistarse con Patricio Aylwin, Presidente electo, descolocando al mundopolítico; finalmente, una gestión notable para formar una mesa en el Senado, con GabrielValdés en la Presidencia y Beltrán Urenda en la Vicepresidencia, y Juan Antonio Colomaasumiendo una Vicepresidencia RN la Cámara de Diputados, dejaron en evidencia que laUDI entraba a la política para quedarse.El trabajo parlamentario hizo el resto. La Bancada de 14 Diputados de la UDI fuereconocida como la mejor en el primer año de funcionamiento del Parlamento y fuepúblico también el reconocimiento a la notable gestión de los Senadores Guzmán,Cantuarias y Urenda.En este empeño Jaime Guzmán sufriría graves decepciones por la lentitud con que a vecesse practicaba la transición, lo que provocó en él una clara definición, por la que manteníasu disposición a colaborar con el régimen militar, pero sin someterse a unaincondicionalidad ciega.7.- ASESINATO DE JAIME GUZMÁN, HOMBRE CLAVE DE LA TRANSICIÓNDEMOCRÁTICAEl dolor que infringió el terrorismo de izquierda al asesinar fríamente a Jaime Guzmán el 1de Abril DE 1991, hizo madurar a su dirigencia y catalizó la decisión de muchaspersonalidades que vieron en ello una señal de la necesidad de fortalecer al partido, alconsiderar que representaba una tradición de lucha por la verdadera libertad. Así fuecomo el primer efecto se vio en la incorporación a la UDI de ex miembros, como HernánBüchi, y de cientos de destacados profesionales jóvenes a lo largo de todo Chile.Jaime Guzmán, único senador asesinado en la historia de Chile, se venía convirtiendo enmucho más que un ícono del partido. Se consolidaba como la figura más importante de laoposición al gobierno de la Concertación, como el senador mejor evaluado y como unadversario serio y con autoridad moral del terrorismo de izquierda, aún operativo en esosprimeros años de la nueva democracia. Jaime Guzmán, luchador de tantos años, no sedejó amilanar por las amenazas terroristas y hasta el último de sus discursos -pronunciadopocos días antes del atentado que le costó la vida a los 44 años - abogó porque la CámaraAlta rechazara el proyecto de reforma constitucional que otorgaba atribuciones al
  14. 14. Presidente de la República para indultar terroristas por delitos cometidos antes del 11 demarzo de 1990.Si bien la UDI había concurrido a aprobar las modificaciones que permitían agilizar losprocesos de los denominados "presos políticos", favoreciendo el cambio de competenciadesde juzgados militares a otros civiles en aras a que toda persona merece un juicioadecuado y justo, no podía ceder en materia tan fundamental. Jaime Guzmán considerabaque el Primer Mandatario ya contaba con las herramientas legales para favorecer aquienes no hubieran cometido hechos de sangre.VALENTÍA A TODA PRUEBA.Premonitoriamente, Guzmán advirtió sobre el peligro de la actividad terrorista vigente enChile y sostuvo que personas que podrían ser beneficiadas con la enmienda constitucionalestaban vinculadas a las mismas organizaciones que continuaban ejecutando yreivindicando crímenes terroristas, como el Frente Lautaro o el Frente Manuel Rodríguez.Sellaba con la verdad de sus palabras la triste realidad de un crimen que pocos díasdespués privaría a Chile de uno de sus más ilustres servidores públicos.El cobarde asesinato de Jaime Guzmán ocurrió cuando apenas llevaba un año ejerciendoel cargo de elección popular. En ese lapso aportó decisivamente al funcionamiento delSenado de la República y dejó una herencia al interior de ese órgano del Estado que aúnse mantiene y que caracteriza a la corporación: el trato respetuoso, la altura de miras y laprofesionalización de la labor legislativa. Manteniendo, simultáneamente, vigente lanecesidad de conservar la herencia del régimen militar, es decir, el articulado permanentede la constitución Política y el marco económico-social, con su habitual disposición aperfeccionar las normas de carácter accidental.Por ello su sobrecogedor funeral fue la coronación de una vida entregada al servicio de launidad de todos los chilenos, ambiente al que contribuyó la actitud serena y con altura demiras de la UDI, presidida entonces por Julio Dittborn. No hubo una palabra de rencor;sólo un profundo perdón en aras de un Chile mejor.8.- PARTIDO POPULAR, DE INSPIRACIÓN CRISTIANA YPARTIDARIO DE LA LIBERTADMedio año después del atentado, la UDI se embarcó en un ambicioso proyecto: realizar elCongreso Doctrinario "Jaime Guzmán Errázuriz", anticipándose, con una reflexión
  15. 15. oportuna, a los cambios políticos y sociales en el país y en el mundo entero, producto delderrumbe de los socialismos reales y del complejo proceso de globalización. Recogida,todavía con un profundo dolor, la UDI se abocó a actualizar su propuesta partidaria.Allí se consagró la definición de la UDI como un partido popular, pues el protagonista ydestinatario de la acción del partido es el pueblo chileno, formado por todos sushabitantes sin exclusión alguna. En este aspecto se afirmó que es vital para la UDImantener un afán permanente por aliviar la situación de los más pobres, asumiendo uncompromiso prioritario con quienes sufren la indigencia. En concreto, reafirmó suvocación de ser un partido con una fuerte presencia en sectores poblacionales, donde lagente sencilla de nuestro país comprenda esta opción y la apoye, sintiéndola propia.La UDI se definió también como un partido que promueve la libertad plena del pueblo.Una libertad responsable y creadora de más libertad. Por eso, la UDI, como partido delpueblo libre, había acuñado su muy logrado "fuerza creadora". Insistió, por tanto, en suapoyo a la cultura, a la subsidiaredad, a la democracia y a la economía social de mercado,en cuanto son todas emanaciones de la libertad. Pero, simultáneamente, como partido dehombres y mujeres libres, afirmó promover que en su seno se debatan opciones diversas,enriqueciendo a la sociedad mediante un permanente e ilustrado debate de ideas.El Congreso enfrentó con altura de miras el problema de la cultura y los valores a laspuertas del tercer milenio. Ante el panorama del consumismo y la visión anárquica yhedonista de la libertad, con sus consecuencias como la proliferación del divorcio, elaborto, la permisividad sexual, la drogadicción, el alcoholismo, la UDI insistió en postularcon valentía que la familia, las sociedades intermedias y el propio Estado, debenorganizarse a partir de una concepción que ponga como centro de su estructura alhombre libre, que cree en el amor y que es respetuoso de la naturaleza, tanto en cuantosujeto material como en su dimensión espiritual y trascendente. Desde esta perspectiva,el partido recordó que postulaba que el cristianismo, como pensamiento moral y comoresultado histórico, contribuye a darle un marco de referencia y sentido a su obra política.Sin embargo, la UDI insistió en que contingentes no admiten una respuesta única.A cargo de la tarea formativa de los jóvenes afines al pensamiento de Guzmán, quedódesde poco después de su asesinato la Fundación Jaime Guzmán E., cuya presidencia haocupado su madre, la Sra. Carmen Errázuriz. Han sido sus directores ejecutivos PatricioDussaillant y Marco A. González, y su principal gestor, Juan Eduardo Ibáñez.AÑOS DIFÍCILES PARA LA CENTRO DERECHAAsí como el asesinato de Jaime Guzmán movió a muchos a ingresar a la UDI, todos losdirigentes del partido, ante la ausencia de su líder, redoblaron su compromiso de trabajo y
  16. 16. entrega. Jovino Novoa, quien hasta el asesinato de Jaime se había mantenido en unsegundo plano, fue elegido Presidente del Partido en Enero de 1992, cargo que ocupóhasta Abril de 1998.Durante este período, integraron las mesas directivas numerosos dirigentes. AndrésChadwick, Pablo Longueira, Eugenio Cantuarias, Hernán Larraín, Jorge Ulloa, Juan AntonioColoma, Jorge Coderch, Joaquín Lavín, Carlos Bombal, Julio Dittborn y Domingo Arteaga,junto a dirigentes regionales, juveniles, poblacionales y a destacados miembros de laComisión Política, fueron protagonistas de la consolidación de un partido que ha luchadocon voluntad de hierro en contra de la adversidad y que ha sabido crecer sostenidamente,sin perder fidelidad a sus principios y sin caer en posturas acomodaticias. En esteimportante contingente de dirigentes, cabe señalar el aporte permanente que han hechoCarlos y Gabriel Villarroel, Carlos Goñi, Mario Varela, Alfredo Galdames, Guillermo Arthur,Javier Leturia, Hernán Büchi, Ernesto Silva, Patricio Valdivia, Nalto Espinoza, FlavioAngellini, Carola Plaza, Floridor Pinto, Javier Vera, Luis Parot, Iñaki Busto, Pilar Urrutia,Jacqueline Van Rysselberghe, Juan Jorge Lazo, entre muchos más.Los dos años iníciales de esta nueva directiva fueron electorales: las primeras eleccionesmunicipales, en 1992, y las elecciones presidenciales y parlamentarias en 1993. Amboscomicios se desarrollaron en un clima de pesimismo, ya que la Concertación, después deltriunfo del No en 1988, de su victoria en las elecciones de 1989y contando con el aparatodel gobierno, aparecía como una fuerza política arrolladora.En 1992 todas las encuestas asignaban a la oposición un magro resultado. Para la UDI, eldesafío era aún mayor, ya que por primera vez en su historia, disputaba una elección entodo el territorio nacional, con la desventaja de que sus parlamentarios no alcanzaban acubrir ni un tercio de todas las comunas del país.Ante la dificultad que para la UDI presentaba esta elección, Joaquín Lavín quiso asumiruna primera línea en este duro desafío y se presentó como candidato a alcalde por LasCondes. El Secretario general de la UDI daba el ejemplo de aspirar a un cargo, que en esaépoca, era considerado de menor valor político que una diputación o una senaturía.Comenzaba así a fijarse un destino político de incalculables proyecciones.En algo que con el tiempo se ha convertido en una constante, los resultados electoralesecharon por tierra tanto los negros vaticinios, especialmente los aparentementecientíficos estudios de opinión pública. Ni la Concertación arrasó, ni la Oposicióndisminuyó su votación. La UDI eligió 22 alcaldes, entre ellos Joaquín Lavín y 178 concejalesy 9 Cores, pudiendo continuar así con una de sus tradiciones más queridas, cual es serviral país desde los gobiernos locales. No obstante lo anterior, los equilibrios políticos,
  17. 17. claramente favorables a la Concertación, se mantenían, lo que ponía una exigenciapermanente a la acción política del partido, la que al año siguiente sería puesta a pruebaen forma muy exigente.9.- PARTIDO FUERTE E INFLUYENTENo es común que en política se formulen programas de trabajo de largo plazo y, cuandoello se hace, lo más frecuente es que el programa no se cumpla. No es el caso de la UDI.Inmediatamente después de la elección parlamentaria de 1993, el partido formuló su plande trabajo para los seis años siguientes, dividido en tres etapas, de dos años cada una.Los años 1994 y 1995 fueron definidos como el período de la organización interna, decrecimiento hacia sectores no cubiertos adecuadamente hasta ese momento y deconsolidación de la presencia en el mundo popular. Los segundos dos años, 1996 y 1997,debían ser los del fortalecimiento electoral, tanto en el nivel municipal como en elparlamentario. Finalmente, en los años 1998 y 1999, la meta propuesta era ganar lapresidencia para la Centro Derecha, con un candidato de la UDI.Las dos primeras etapas ya se cumplieron, y no cabe duda que con pleno éxito; sinembargo, es conveniente describir cómo se alcanzaron los objetivos propuestos.Para crecer hacia sectores no tradicionalmente cubiertos por la acción de la UDI, parafortalecer su identificación con el mundo popular y consecuentes con el espíritu deservicio público que caracteriza al partido, se diseñó y ejecutó el programa "UDI enTerreno". Bajo ese lema, toda la estructura de la UDI, dirigentes regionales y juveniles,diputados y senadores, profesionales y técnicos, alcaldes y concejales, simultáneamenteen todo el país, abordaban en terreno, junto con la gente, los problemas reales que másafectan a la población y, posteriormente, se daban a conocer las conclusiones yproposiciones.Así se profundizó en los temas de la salud, de la seguridad ciudadana, de la droga, de lasoportunidades laborales, o más bien de la falta de ellas para los jóvenes, etc. Un partidopopular debe orientar su acción hacia los temas reales y debe resolverlos desde laperspectiva de quienes están siendo afectados. En ese consistió la "UDI en Terreno"; ésaes la definición principal y permanente de la UDI.Pero la "UDI en Terreno" no sólo profundizó la vocación del partido por el mundo popular,sino que sirvió también para llevar su presencia y estilo hacia lugares o sectores dondeantes no se había actuado con fuerza. La vinculación con las zonas extremas del país y susproblemas singulares, y la fuerte presencia de la UDI en el mundo agrícola y campesino,fueron fruto de intensas actividades en terreno.
  18. 18. Dentro de esta estrategia de crecimiento, la UDI, que había nacido fuertemente vinculadaal mundo universitario y que, en su desarrollo había contado con un importantecontingente de profesionales dedicados al servicio público, decidió fortalecer su presenciaen ese ambiente y convocar a profesionales, técnicos y empresarios que, por razón de susactividades privadas, estaban alejados de la política. Así nació la organización denominadaProfesionales al Servicio de Chile, donde participan militantes e independientes.En una reunión que impresionó por el poder de convocatoria que mostró la UDI, supresidente llamó a los más de dos mil asistentes a hacer su aporte a la vida pública y acolaborar, desde sus distintas actividades, con quienes estaban en la primera línea de lalucha política. Así, en diciembre de 1994 quedó constituida la organización, cuyo ConsejoDirectivo, encabezado por Sergio de Castro, estaba integrado por Miguel Allamand,Guillermo Arthur, Jorge Ballerino, Pablo Barahona, Alvaro Bardón, Eduardo Boetsch,Guillermo Bruna, Hernán Büchi, Luis Cordero, Martín Costabal, Sergio Covarrubias,Edmundo Crespo, Sergio de la Cuadra, Jorge Desormeaux, Patricio Dussaillant, PatriciaFigueroa, Francisco Garcés, Juan Antonio Guzmán, María de la Luz Herrera, AntonioHorvarth, María Teresa Infante, Roberto Kelly, Joaquín Lavín, Alfonso Márquez de la Plata,Patricia Matte, Juan Carlos Méndez, Hermógenes Pérez de Arce, Bruno Philippi, MiguelAngel Poduje, Jorge Prado, Gabriel Ruiz -Tagle, Alvaro Saieh, Miguel Schweitzer, AlvaroVial, José Rafael Vicuña y Luis Enrique Yarur. Secretario Ejecutivo es Miguel Flores.Profesionales al Servicio de Chile cuenta hoy con más de 4.000 adherentes y constituye ungrupo de excelencia, probablemente el más destacado que conoce el país.El crecimiento y la influencia de la UDI quedaron de manifiesto cuando, a finales de 1995debió encabezar, solidariamente, la oposición a las reformas constitucionales que elgobierno de la Concertación quería imponer, como pretexto de una solución a losproblemas de derechos humanos. En efecto, la Concertación, incapaz de solucionar losproblemas pendientes de derechos humanos y descolocada ante la Propuesta por la Pazque habían elaborado los partidos de oposición, recurrió a su manoseado "caballito debatalla": proponer numerosas reformas constitucionales.La Directiva de RN se plegó a esa propuesta, pero la UDI, en una notable demostración decapacidad política, logró impedir que la Concertación consumara sus propósitos.La defensa de la institucionalidad quedó plasmada de un documento, El Valor de laEstabilidad, que suscribieron el Almirante Merino, los ex ministros del Interior SergioFernández, Sergio Onofre Jarpa y Carlos Cáceres, los ex candidatos presidenciales a laCentro Derecha, Hernán Büchi y Arturo Alessandri, y el Presidente de la UDI, JovinoNovoa.
  19. 19. 10.- EL CAMBIO QUE CHILE NECESITAJoaquín Lavín es un servidor público que lleva impreso en su modo de hacer política lascaracterísticas que el movimiento tuvo desde sus orígenes. En Joaquín Lavín se apreciacon claridad el concepto, profundo y amplio, que Jaime Guzmán tenía de los derechos delas personas, al considerar que no era posible asimilarlos solamente a los derechoshumanos o a los derechos políticos, había que hacerlos extensivos también a los que éldenominaba los derechos cotidianos de la gente.En este espíritu de atender los problemas de la gente, de preocuparse de sus necesidadescotidianas, a partir de 1980 muchas figuras jóvenes habían comenzado a realizar suvocación de servicio público mediante una acción social efectiva y desinteresada, creando,en los municipios y en la administración pública, una verdadera escuela de liderazgo en lasolución de los problemas sociales. El fenómeno político que representa Joaquín Lavín,puede explicarse, entre otras razones, porque una inmensa mayoría del país percibe queél ha encarnado de manera notable este nuevo estilo político, que más que buscar elpoder, pretende servir. Bajo esta nueva forma de liderazgo, que excede los marcostradicionales de la política chilena, la Alianza por Chile, que integran la UDI y RN, junto conmillones de chilenos de todos los sectores, apoya decididamente el proyecto de sucandidato presidencial, Joaquín Lavín, cuyo triunfo traerá el cambio que Chile necesita.Un cambio profundo en lo político, económico y social, que hará que Chile retome lasenda de desarrollo y progreso que la Concertación ha extraviado, que dará a Chile unnuevo Gobierno que dedique su esfuerzo a solucionar los problemas de la gente y no sedesgaste en inútiles querellas políticas, y que permita que los chilenos puedan mirar conesperanza el futuro, en un clima de paz y unidad.UDI: MÁS QUE UN PARTIDO, UN CAMINO PARA SERVIR A CHILELa UDI enfrenta en estos momentos su mayor desafío político: alcanzar la Presidencia dela República. Pero ni este desafío, ni los éxitos pasados o los que vengan en el futuro,harán que la UDI abandone su razón de ser: servir A Chile, conservando y custodiando elsello de su fundador. Por eso, se proyecta hacia el futuro con su ideario y fuerzatradicional y con el realismo del momento presente.El futuro, como el pasado, no será fácil, pero el éxito premia a quienes perseveran, aún enla adversidad. La UDI sabe que en el horizonte de la política nacional, está llamada acumplir un destino histórico, que se forja en el trabajo, en los éxitos y en la adversidad,que trasciende a los hombres e incluso a las grandes victorias que ellos puedan obtener;por ello, la UDI; más que un partido, es un camino para servir a Chile.

×