Arquitectura de Información y Teoría del Texto
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Arquitectura de Información y Teoría del Texto

  • 2,604 views
Uploaded on

Interpretación de la arquitectura de información para sitios web desde la perspectiva textual de Van Dijk y sus macro y micro estructuras semánticas.

Interpretación de la arquitectura de información para sitios web desde la perspectiva textual de Van Dijk y sus macro y micro estructuras semánticas.

More in: Travel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
2,604
On Slideshare
2,604
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
70
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Los sitios web y suarquitectura deinformación: unaperspectiva textualpor Omar Sosa TzecMaestría en Diseño de InformaciónTeoría del TextoProfra. Alma Yolanda CastilloUniversidad de las Américas, PueblaPrimavera 2004 1
  • 2. ContenidoMarco Teórico 2 Macroestructuras Semánticas 3 Macroreglas 5 Superestructuras Semánticas 8Introducción a la Arquitectura de Información Web 14La Arquitectura de Información Weby la Virtualización del Texto 18Macroestructuras Web 23Superestructuras Semánticas en laArquitectura de Información Web 27Constituyentes Retóricas para laArquitectura de Información Web 32Análisis superestructural de amazon.com 35 Objeto de Estudio 36 Superestructuras Primarias 37 Superestructuras Secundarias 45 Observaciones sistemáticas 48 Implicaciones Macroestructurales 49Discusión y Conclusiones 50 Discusión 51 Conclusiones 52Referencias 53 1
  • 3. Sección Uno Marco Teórico 2
  • 4. Macroestructuras SemánticasDe acuerdo a Van Dijk (1980) después de leer o escuchar un dis-curso, frecuentemente es posible después de leer o escuchar undiscurso señalar el tema o los temas de ese discurso. Para referirsea tal hecho se emplean vocablos como asunto, idea general, olocuciones como lo importante o esencial de lo que se dijo (Van Dijk,1980). Así, para este autor, el tema del discurso (o conversación)se hará explícito, por lo tanto, en términos de un cierto tipo de es-tructura semántica. Esto da pie a las macroestructuras semánticas(Van Dijk, 1980), las cuales son la reconstrucción teórica de nocio-nes como “tema” o “asunto del discurso”. Según define este autor, el“tema” o “asunto” corresponde a las relaciones que existen entre lasestructuras semánticas de las oraciones de un discurso y la estruc-tura semántica. La macroestructura es términos vulgares comoaquello de lo que se puede dar cuenta como el tipo de contenidoglobal de un discurso. En contraposición, Van Dijk (1980) emplea eltérmino de microestructura para denotar la estructura local de undiscurso, es decir, la estructura de las oraciones y las relaciones deconexión y coherencia entre ellas. La coherencia está en funciónde una adecuada relación de las oraciones en el orden semánti-co y aún más, se caracterizan en este caso semántico lineales, lascuales se atribuyen en aquellos discursos donde las relacionessemánticas entre oraciones individuales van en secuencia (VanDijk, 1980). De acuerdo a Van Dijk (1980), no basta una coherenciasemántica lineal en un discurso, sin que además un discurso sedice coherente en términos generales sólo si es también cohe-rente en un nivel más global, y que esta coherencia global se daen cuanto se pueda asignarle un tema o asunto al discurso. Deforma fácil y según marca este autor, sólo es posible construir unamacroestructura para un discurso, puede decirse que ese discursoes coherente globalmente.Un planteamiento básico sobre la concepción de las macroes-tructuras de acuerdo a Van Dijk es que el significado del todo (i.e.el discurso) debe especificarse en términos de los significados delas partes. Lo anterior debe entenderse como el hecho de que elsentido global de un discurso debe derivarse de los sentidos de lasoraciones del discurso, esto es, de la secuencia proposicional quesubyace en el discurso (Van Dijk, 1980). Aún más, el tema que sedefine en un discurso está en términos de proposiciones, dondeuna proposición es una oración que posee un valor de juicio deverdad. Las proposiciones que determinan el tema forman parte 3
  • 5. de la macroestructura de un discurso y de aquí a que se denomi-nen macroproposiciones.Por otro lado, siempre se puede establecer un vínculo entre lamicroestructura y la macroestructura mediante una relaciónparticular (entre dos secuencias de proposiciones) lo cual sedenomina como mapeo semántico (Van Dijk, 1980). Este mapeo esuna proyección, con lo cual se establece que es posible encontrarrelaciones (gramático) semánticas entre el espacio de la macroes-tructura y la microestructura con lo cual es posible derivar el temao asunto de un discurso. (Van Dijk, 1980)La coherencia global del discurso implica una coherencia local delmismo, es decir, las proposiciones no sólo se conectan lineal-mente la una con la otra, sino una secuencia de ellas debe estarrelacionada de manera más global, por medio de un “tema común”(Van Dijk, 1980). Lo interesante es que según señala este autor, undiscurso no tiene un solo tema o asunto sino posiblemente unasecuencia de temas o asuntos, que se expresan en un resumen deldiscurso. Esta secuencia de temas o asuntos implica una separa-ción macroestructural en varios niveles (Van Dijk, 1980) cada unoderivado del nivel inmediatamente inferior y como ejemplo esteautor (Van Dijk, 1980) menciona: “De hecho, entonces, es posibletener un tema de párrafo, de una página, o de un capítulo, asícomo de un libro entero, según el nivel de ‘globalidad’ que seescoja para caracterizar el contenido del discurso”. 4
  • 6. MacroreglasLas macrorreglas derivan las macroestructuras de un discurso,mediante la reglas adecuadas de proyección semántica aplicadassobre las proposiciones que componen las macroestructurastextuales para vincularlas con las microestructuras textuales ycuya función en sí es la de transformar la información semántica(Van Dijk, 1980). Esta transformación puede caracterizarse comoreductiva en cuanto a la información semántica porque reducenuna secuencia de varias proposiciones a unas pocas, o incluso auna sola (Van Dijk, 1980).Según determina Van Dijk (1980) las macrorreglas tienen un na-turaleza organizadora, con lo que expresa: “Al asignar una macro-proposición a cierto fragmento de un discurso, este fragmentoobtiene cierta unidad; se convierte en un fragmento que puededistinguirse de otros fragmentos por el hecho de definirse segúnun tema especificado por la macroproposición”. En adición el au-tor comenta que los significados de las respectivas oraciones delfragmento poseen algo en común ya que en conjunto forman labase para la macroproposición; además presenta las macrorreglassegún sigue:1) Supresión. Dada una secuencia de proposiciones, se suprimentodas aquellas las que no sean presuposiciones de las proposicio-nes subsiguientes a la secuencia.2) Generalización. Dada una secuencia de proposiciones, se haceuna proposición que contenga un concepto derivado de losconceptos de la secuencia de proposiciones, y la proposición asíconstruida sustituye a la secuencia original.3) Construcción. Dada una secuencia de proposiciones, se haceuna proposición que denote el mismo hecho denotado por la to-talidad de la secuencia de proposiciones, y se sustituye la secuen-cia original por la nueva proposición.Este autor interpreta la primera macrorregla como el hecho deque solo deben figurar en la descripción de la macroestructuraaquellas proposiciones que resulten pertinentes, es decir, que des-empeñan un papel fundamental para la interpretación de las otrasoraciones (Van Dijk, 1980). Además, este autor denomina a todaaquella proposición suprimible de la macroestructura como de- 5
  • 7. talle del discurso. Otro punto importante que toca Van Dijk (1980)es que la supresión omite detalles que involucran la intuición alescuchar o leer el discurso, tal que comenta que dicha intuiciónse basa en parte en el conocimiento que se tenga del mundo, deldiscurso y de los diversos tipos de discurso.La generalización por su parte, permite el empleo de nombrescomo superconjuntos de varios conjuntos, como puede ser el sus-tituir enunciativamente los elementos del conjunto (e.g. elefante,jirafa, león) por una sola denominación (e.g. animales). Mediante lageneralización se permite el empleo de las llamadas expresiones uoraciones temáticas, con lo cual se puede señalar el resto del frag-mento del discurso de modo que no es necesario que el lector loconstruya (Van Dijk, 1980). De aquí que un punto claro se que tocaes que una de las condiciones de la generalización es que debeser mínima tal que conceptos generales no son tomados en formaarbitraria sino superconceptos inmediatos (Van Dijk, 1980).Por último, la macrorregla de la construcción deriva una propo-sición que implícitamente contiene información abstraída en laaplicación de la regla, porque esta información forma parte delconocimiento que se tiene del mundo, por lo que se permitesuprimir únicamente aquellos detalles que pertenezcan a lo con-vencional en base a un marco de conocimientos (Van Dijk, 1980).Así, para Van Dijk (1980) una macroestructura es una secuencia deproposiciones derivadas por medio de macrorreglas, tal que dichasecuencia debe ser coherente, satisfaciendo las condiciones nor-males de coherencia lineal lo cual corresponde a los enlaces con-dicionales entre hechos, relaciones de identidad, u otras relacionesentre los participantes, etc. Por otro lado, este autor señala queno existe un orden estricto en la aplicación de las macrorreglas,sin embargo sería recomendable aplicar primero la construccióncon el fin de establecer el tipo de episodio en ese momento, paradespués aplicar la regla de supresión para eliminar aquellos deta-lles que ya no son pertinentes; posteriormente se podrían juntardiferentes hechos pertinentes para el resto del discurso como untodo, aplicando así la regla de generalización. Claramente, y segúnseñala este mismo autor: “…en la práctica no todo usuario de unalengua aplicará las reglas de la misma manera”, además indica queintuitivamente se sabe que cada lector u oyente encontrará im-portantes o pertinentes algunos aspectos del mismo texto según 6
  • 8. la tarea, los intereses, el conocimiento, los deseos, las normas ylos valores de usuario; los cuales, en conjunto, definen el estadocognitivo contextual particular al usuario de una lengua en elmomento en que interpreta el texto (Van Dijk, 1980). 7
  • 9. Superestructuras SemánticasSegún Van Dijk (1980) en algún discurso alguna informaciónpuede ser más importante o pertinente que la misma informaciónen otro discurso tal que se resume en forma diferente de acuerdoal tipo del discurso mismo. Esto implica una dependencia de laformación de macroestructuras en el tipo de discurso de formaque para comprenderla, se debe identificar las propiedades espe-cíficas que entran en el análisis del discurso. Comenta el autor queademás de las estructuras textuales que corresponden por ejem-plo a las secuencias de oraciones con una coherente estructuraproposicional subyacente con una macroestructura, existe otraestructura esquemática la cual denomina como superestructura, lacual puede caracterizarse como la forma global de un discurso ylas relaciones jerárquicas de sus respectivos fragmentos.La superestructura se describe en términos de categorías y dereglas de formación y puede considerarse como algo similar a la“forma” sintáctica de una oración, tal que dichas reglas determinanel orden en que las mencionadas categorías aparecen (Van Dijk,1980).De acuerdo a Van Dijk (1983) la manera más sencilla de ilustrarlas superestructuras es hacerlo a través de una narración, ya quees un texto que posee un tema global, pero que a su vez tiene lacaracterística global de ser identificado como una “narración”. Estoimplica que a pesar de que una narración pueda tener diferentestemáticas las cuales los diferencian entre sí, poseen diferentestipos de construcción (Van Dijk, 1983). Bajo este ejemplo, el autorañade que una estructura narrativa es una superestructura,independientemente del contenido (i.e. la macroestructura) de lanarración. Así para Van Dijk (1983), una superestructura es “un tipode forma del texto, cuyo objeto, el tema, es decir, la macroestruc-tura, es el contenido del texto”. Con lo anterior indica que se debecomunicar el mismo suceso en diferentes “formas textuales” segúnel contexto comunicativo.Al igual que con las estructuras retóricas de una narración (y gene-ral de cualquier texto), se hace un lado la gramática y la lingüísticapara el estudio de las superestructuras. Por otro lado, las superes-tructuras y las macroestructuras semánticas tienen una propiedaden común de acuerdo a Van Dijk (1983), planteando que no sedefinen con relación a oraciones o secuencias aisladas de un texto, 8
  • 10. sino para el texto en su conjunto o para determinados fragmentosde este. Con ambos comentarios, se establece entonces que lassuperestructuras se encuentran primariamente en un nivel globaldel texto, las cuales determinan su orden o coordinación en estesentido (Van Dijk, 1983). De esta forma Van Dijk (1983) indica quela propia superestructura debe componerse de determinadasunidades de una categoría determinada que están vinculadas conesas partes del texto previamente ordenadas; por lo tanto, paraeste autor la superestructura es una especia de esquema al que eltexto se adapta, con lo cual categoriza al texto como esquema deproducción, y aún más, permite la identificación de dicha catego-ría al lector u oyente como esquema de interpretación.Debido a que las superestructuras existen independientementedel contenido y de la ayuda de la gramática lingüística, se estable-ce que existen reglas implícitas en los que se basa la construcciónde las superestructuras y que además la dominación de dichasreglas está en función de la capacidad lingüística y comunicativageneral, con lo cual, se supone que existe al menos una serie desuperestructuras de carácter convencional tal que la mayoría delos hablantes de una comunidad lingüística las conoce o reco-noce (Van Dijk, 1983). El reconocimiento del esquema abstrac-to inherente en las superestructuras indica que éstas puedenmanifestarse en diferentes sistemas semióticos (Van Dijk, 1983). Laformulación de las superestructuras está relacionada con estossistemas semióticos, el cual funciona como un procedimientoanálogo a la gramática y a la lógica lo cual deriva de acuerdo a VanDijk (1983) en:1) Una serie de categorías para las diferentes superestructuras y2) Una serie de reglas mediante las que pueden combinarse las ca-tegorías entre sí, las cuales son reglas de transformación mediantelas cuales puede determinarse como desviarse de una estructurabásica.Según comenta Van Dijk (1983) la aproximación formal antes men-cionada es provisional en muchos sentidos. Lo anterior debido aque “en primer lugar hay que subrayar que la formación explícitade la teoría sólo puede realizarse adecuadamente sobre la basede observaciones sistemáticas. Incluso una gramática moderna sefundamente en una tradición de un estudio de la lengua de casi 9
  • 11. dos mil años”. De esta formalización surge la problemática de faltade una semántica que aportase el “contenido” o “significado”, la“referencia” o la “función” de las estructuras (Van Dijk, 1983).La manifestación de las superestructuras de acuerdo a Van Dijk(1983) posee ciertas limitaciones o regularizaciones que van másallá de la gramática y las cuales corresponden a otro sistemaque determina la estructura de los textos, como por ejemploun sistema métrico o un sistema que se basa en la teoría de laversificación, de modo que la regularidad mencionada, indica, nopuede ser en absoluto algo casual. El sistema mencionado permiteentonces a los hablantes conocer las superestructuras y aplicarlasadecuadamente, tal que éste es capaz de producir e interpretartextos de acuerdo a este sistema (Van Dijk, 1983). De esta formaeste autor determina que los hablantes al conocer un sistema dereglas en forma implícita, las cuales aplican al hablar, el sistemamencionado posee además una base psicológica en forma dereglas o procesos, categorías, entre otros, todas de aspecto cog-nitivos. Con lo anterior Van Dijk (1983) añade que “en una teoríamás abstracta se asigna determinada superestructura como untodo a un texto en virtud de determinadas reglas de producción,por lo que queda fuera de toda consideración aquellas estrategiasconcretas que un hablante emplea para una construcción lo máseficaz posible de una representación de superestructuras” y con-cluye que “con todo, una teoría del texto rigurosa también debeser cognitivamente relevante en el sentido de que como mínimouna parte de sus categorías y reglas debe ser parte integrante deuna teoría cognitiva más amplia, si realmente quiere tomarse enserio la utilización real de la lengua”.Un detalle importante que Van Dijk (1983) también menciona, esque no existe la posibilidad de que existan textos que sean reco-nocidos por razones semánticas, pragmáticas o retóricas, tal queno apenas posean, o si acaso ninguna, superestructura conven-cionalmente; tales casos los ejemplifica en situaciones de poemas,noticias de prensa o en algún spot publicitario de televisión. Enadición, plantea que existen textos cuyas formas están institu-cionalmente establecidas o fijadas, como pueden ser los ritosreligiosos o leyes, entre otras. De aquí que se refuerce el hecho deque análisis superestructural de los textos debe llevarse a cabomediante la observación y la descripción sistemáticas. 10
  • 12. Las superestructuras se pueden dividir en varios tipos. La primeradivisión considera como base aquellas estructuras que compo-nen un sistema primario para las superestructuras como lo es lalengua natural. También se puede plantear una división formalde las superestructuras la cual se realiza de acuerdo según eltipo de categorías, reglas y otras limitaciones (internas) de losdiferentes sistemas. Por último podría plantearse la división de lassuperestructuras de acuerdo a las funciones o los efectos sociales opragmáticos (Van Dijk, 1983).Por su parte, Van Dijk (1983) también cuestiona sobre la existenciade una base común en las superestructuras y de lo cual deduceque para encontrar dicha base común no queda más remedio quetener presente que los esquemas muy probablemente no arbitra-rios y que están en estrecha relación con los aspectos semánticosy pragmáticos de los textos y de la comunicación. De lo anterior,el autor afirma que para conocer la temática de un texto hayque mencionar en primar lugar una serie de objetos, personas ocircunstancias sobre lo que se quiere decir algo. Además comentaque en algunos contextos estos objetos, personas o circunstanciaspueden ser ya conocidos por el oyente o lector. Así, se deduce quela estructura funcional más general de los textos es aquella quepuede diferenciar entre condición y consecuencia (Van Dijk, 1983).Entre las estructuras bien definidas por Van Dijk (1983) se encuen-tran las narrativas, las argumentativas y el tratado científico, con lascuales, se establece la explicación particular para un entendimien-to inductivo de las superestructuras. Con respecto a las estructurasnarrativas, este autor las considera como formas básicas muyimportantes para la comunicación textual, comentando que coneste tipo de textos (narrativos) se hace referencia a narracionesque se producen en la comunicación cotidiana con respecto auna línea de tiempo. En adición por parte del autor, el segundotipo de superestructuras, las argumentativas, considera que son lasmás usadas tanto en la filosofía como en la teoría de la lógica sonla argumentación y la demostración.Con respecto a las estructuras narrativas, se tiene que su primeracaracterística fundamental consiste en que este texto se refiereante todo a acciones de personas, de manera que las descripcio-nes de circunstancias, objetos u otros suceso quedan claramentesubordinadas. Lo anterior brinda una diferencia sistemática de 11
  • 13. este tipo de texto ante cualquier otro. A su vez, un texto narrativoposee la característica semántica de explicar uno suceso o accio-nes que en cierta manera resultan interesantes, por lo que debeposeer como mínimo, referentes a un suceso o una acción quecumplan con el criterio de interés(Van Dijk, 1983).A partir de lo anterior se va construyendo la categorización inhe-rente a los textos narrativos; si se convencionalización el criteriomencionado, se establece la primera categoría denominada lacomplicación, la cual se expresa en una secuencia de acciones antelas cuales se obtiene una reacción. Esta última ostenta el carácterde dilución ante la complicación, estableciendo la categoría deno-minada resolución, la cual puede ser positiva o negativa, es decir,de éxito o fracaso o bien, que la narración acaba “bien” o “mal”. Enconjunto, la complicación y la resolución conforman el núcleo deun texto narrativo cotidiano, lo cual se denomina suceso. Por suparte, cada suceso tiene lugar en una situación determinada, enun lugar determinado, a una hora determinada y en determinadascircunstancias. A la especificación de tales circunstancias se ledenomina marco. Luego, el marco y el suceso conforman lo que sellama episodio. De aquí, la serie de episodios que constituyen untexto narrativo, recibe el nombre de trama. Cuando los narradoresademás de reproducir los sucesos, realizan también aportacionesde su reacción mental, su opinión o valoración, se obtiene enton-ces la categoría de la evaluación. Junto con la trama, la evaluaciónforma parte de la verdadera historia. Por último, muchos textosnarrativos poseen también un anuncio y un epílogo. Como se pue-de observar, las categorías permiten toda una esquematizacióninterna de la superestructura subyacente en un texto narrativo, yaún más, pueden ser utilizadas para determinar reglas de forma-ción para esta estructura, con lo cual se hace un planteamientomás formal de la construcción de la misma (Van Dijk, 1983).Así como hay también todo un conjunto de categorías para lasestructuras narrativas, las estructuras argumentativas tambiénposeen las suyas. El esquema básico de las últimas correspondea par hipótesis-conclusión. La categoría de hipótesis puede seguirdividiéndose aún más. Aparte de las dos formas básicas, se haceninclusiones de otras categorías como lo son el argumento o bien,la bien colocada conclusión (Van Dijk, 1983). 12
  • 14. Por su parte, los tratados científicos presentan una varianteespecial de las superestructuras argumentativas en las cuales seañaden las categorías denominadas plateo del problema y solución,las cuales también puede dividirse más profundamente (Van Dijk,1983).Ya considerando otros tipos de texto, Van Dijk (1983) se preguntasi realmente todos los textos o tipos de texto poseen una estruc-tura global y característica. Considera que ésta es una cuestiónempírica y cuya contestación tan solo podrá darse a través deobservaciones sistemáticas y de un análisis de un gran número detipos de texto de una determinada sociedad o cultura, a lo cualmenciona que en base a reflexiones sencillas, se puede considerarque una superestructura debe existir necesariamente en cadatexto, como ocurre también con las macroestructuras en un textocoherente.Finalmente, Van Dijk (1983) especifica que existen algunas dife-rencias entre macro y superestructuras, donde las primeras sonindispensables para que se produzcan conexiones lineales entreoraciones y para la compresión del tema de un texto, mientrasque las segundas, tienen un comportamiento de estructurassintácticas dentro de un contexto determinado debido a que sebasan en reglas convencionales y no necesariamente todo tipode texto posible tiene que estar convencionalizado por fuerza enel nivel de las superestructuras. En conclusión, deduce que “lassuperestructuras no son una característica necesaria de los textosy que para una división global del texto también puede servir elorden de las macroestructuras”. 13
  • 15. Sección Dos Introducción a la Arquitectura de Información Web 14
  • 16. El término Arquitecto de Información fue introducido por RichardSaulwurman (1996) para definir una nueva disciplina que se refierea los profesionales cuyo propósito es tomar información complejay conducirla a cierta audiencia en forma tan simple como seaposible. En forma explícita Saulwurman (1996) define al Arquitectode Información como: “1) El individuo que organiza patrones inhe-rentes en datos, haciendo claro lo complejo. 2) Un individuo quecrea la estructura o mapa de información la cual permite a otrosencontrar sus propios caminos al conocimiento. 3) La ocupaciónprofesional emergente del siglo 21 que se ocupa de las necesida-des de la era enfocada en la claridad, entendimiento humano, y laciencia de la organización de información.”La World Wide Web (WWW) o simplemente la Web es un sub-conjunto de una red mundial de computadoras denominadaInternet, el cual está compuesto de elementos hipermediales. Porhipermedia (Sosa-Tzec, 2001) se entiende como el conjunto deaplicaciones (i.e. programas de computadora para uso específico)que son producto de la combinación de hipertexto (i.e. textovirtual que posee ligas) y multimedios (e.g. la generación de so-nidos y gráficos por computadora). Por “ligas” se refiere a aquelloselementos dentro de un hipertexto que indican posibles flujos delectura (no lineal) usualmente presentados en forma textual clá-sica (i.e. palabras o pequeñas frases) u otra forma (e.g. imágenes),los cuales inducen a la actividad denominada en este contextocomo “navegación”. Las ligas suelen denominarse también comohipervínculos. Los elementos hipermediales de la Web son las tannombradas páginas web, los cuales son documentos virtuales conuna estructura de navegación hipertextual y contenido multime-dial. A una colección de páginas web entre las cuales se puedeestablecer una clara relación de contenido para ser identificadascomo una unidad se le denomina sitio web, comúnmente referidotan sólo como sitio.Ciertamente, con el advenimiento de la Web, el papel de losarquitectos de información resulta relevante. En la construcciónprofesional de sitios, el arquitecto de información tiene la respon-sabilidad de llevar a cabo todo el proceso tal que se cumplan losrequerimientos del cliente (i.e. alguna empresa, persona u organi-zación) o negocio, pero que al mismo tiempo cumpla su objetivocomo elemento de comunicación exitoso con el usuario (i.e. elindividuo que navega el sitio). Este proceso, la arquitectura de 15
  • 17. información, toma nuevas definiciones en este campo de la Web;de acuerdo a Rosenfeld et al. (2002), define como: “1) La combina-ción de la organización, etiquetación y esquemas de navegacióndentro de un sistema de información. 2) El diseño estructural deun espacio de información para facilitar el cumplimiento de tareasy acceso intuitivo a contenido. 3) El arte y ciencia de estructurar yclasificar sitios web e intranets1 para ayudar a la gente a ayudar ymanejar información. 4) Una disciplina emergente y comunidadde practicantes enfocada en llevar a cabo principios de diseñoy arquitectura al contexto digital.” En términos no tan formales,Shiple (2005) se refiere la arquitectura de información como elfundamento para un gran diseño web y que es el plano en el cualse basa la construcción de todos los elementos de un sitio web.La arquitectura de información para la Web casi siempre está aso-ciada a la construcción de grandes sitios, es decir, sitios con grancontenido y que requieren de una estructura navegacional sólidapara tener éxito. Sin embargo, la arquitectura de información webse puede aplicar a cualquier construcción de sitios web o inclusoen páginas individuales.Todo proceso de arquitectura de información web tiene ciertospasos comunes (Van Dijck, 2003; Shiple, 2005) que son:1) La identificación de las metas del negocio.2) La identificación de las metas del sitio.3) La identificación de los usuarios potenciales, su categorizacióny análisis de requerimientos.4) Determinación de contenido y funcionalidad.5) Elaboración de esquemas organizacionales, categorización yetiquetación para determinar la estructura navegacional.6) Diseño de interfaz de usuario con “marcos de alambre” y elabo-ración de layout final.Estos pasos con su correspondientes métodos permiten laconstrucción y evaluación gradual de un sitio tomando en cuenta1. Redes vía Web 16
  • 18. las metas del negocio y necesidades de los diferentes tipos deusuarios categorizados. Así, el cliente llega a solicitar al arquitectode información web la construcción de un sitio considerando encuenta las metas de su negocio, pero al ser un sitio web una enti-dad “viva” dentro de la WWW, es necesario que tenga sus propiasmetas tal que determinen cuáles serían los factores de éxito paraser frecuentemente navegable por parte los usuarios. De aquí, sediscute con el cliente acerca de los perfiles que podrían tener losusuarios que navegarían el sitio a construir, se categorizar en gran-des grupos y usualmente se realizan ejercicios como la construc-ción de escenarios y casos de uso del sitio (Shiple, 2005; Van Dijck,2003). Todo aquello que el cliente cree que debe ir como conteni-do del sitio y todo aquello que el arquitecto de información webconsidera también considera como contenido potencial a partirde las metas del sitio, se considera como información en crudo, talque el arquitecto de información estructura, categoriza y etiquetacada una de las categorías como solución óptima; en este mo-mento también determina cuáles serían las necesidades funciona-les del sitio (e.g. de programación). El paso anterior se deriva en laconstrucción del denominado mapa del sitio. A partir del mapa ydel contenido para cada categoría etiquetada, se procede a bos-quejar la forma del contenido, lo cual corresponde a los marcos dealambre. De aquí se realiza un paso de evaluación, probablementeiterativo, con usuarios potenciales para determinar la eficacia dela estructura navegacional expresada en el mapa. Cuando se hapasado esta etapa, se procede a diseñar el layout del sitio, lo cualcorresponde a construir el sitio en forma ya en la computadora,y con lo cual se pueden realizar pruebas sobre la facilidad de usopor parte de las personas para cumplir exitosamente las tareasque atañen a la navegación del sitio, lo cual se denomina pruebasde usabilidad (Sosa-Tzec, 2001; Van Dijck, 2003). Después de estaspruebas se procede a una posible reestructuración del contenidoy se afinan aspectos de presentación (e.g. diseño gráfico para lainterfaz de usuario). 17
  • 19. Sección Tres La Arquitectura de Información Web y la Virtualización del Texto 18
  • 20. Los sitios web, aún siendo simplemente páginas, correspondena un tipo de texto, el denominado por Lévy (1998) como textovirtual. Sin embargo, este autor solo se comenta tan solo delhipertexto más allá de considerar cualquier tipo de sitio web osimplemente una página, los cuales claramente son entidadeshipermediales en un sentido generalizado. Lo anterior marca elhecho de que todo sitio o página web es una entidad hipermedial,pero no necesariamente al revés. En lo que sí se puede afirmarsobre los hipertextos, y en general sobre cualquier hipermedio, esque constituyen una matriz de textos potenciales, de los cualessólo algunos se realizarán como resultado de la interacción conun usuario (Lévy, 1998). Con esto se explica que el usuario realizaal final de cuentas una “lectura” especial en estos tipos de textos,la cual en ningún motivo debe considerarse aleatoria aunque síarbitraria. De acuerdo a Lévy (1998), “entre tal o cual texto posiblede la combinatoria y el texto real no existe ninguna diferencia enpantalla. La mayoría de los programas son máquinas para visuali-zar (realizar) mensajes (textos, imágenes, etc.) a partir de un dispo-sitivo computarizado que determina un universo de posibilidades”.La mencionada maquinaria, es lo que en la jerga se denominacomo un web browser (o visor web) llamado simplemente browser.En adición “este universo puede ser inmenso o puede invocarprocedimientos aleatorios. Tampoco está enteramente precon-tenido ni es calculable”. Lo anterior reafirma el comentario sobrela arbitrariedad en la navegación y con lo cual debe considerarseplenamente que el usuario no lee los textos hipermediales enforma individual, sino que realiza la lectura necesaria de uno oquizá varios textos de acuerdo al propósito de navegación, lo cualcorresponde a la denominada tarea o meta por parte del usuario.De acuerdo a Lévy (1998) “si se define un hipertexto como unespacio de recorrido de lecturas posibles, un texto es una lecturaparticular de hipertexto. El navegador participa, por lo tanto, enla redacción o, al menos, en la edición del texto que lee ya que esquien determina su organización final”.Lévy (1998) comenta que el lector de pantalla es más activo que ellector sobre papel. Tal afirmación puede ser parcialmente refutaday es válida en el contexto hipermedial pero no necesariamentesobre todo texto virtual, ya que adelantándose a las secciones an-teriores, en los textos virtuales existen estructuras que determinanel ritmo de lectura por parte del usuario dependiendo de la cate- 19
  • 21. goría (en el sentido similar establecido por Van Dijk anteriormen-te); la lectura en papel puede ser tan dinámica como la estructuradel texto lo permita, sino considérese el caso de leer en pantallaun documento de texto plano (i.e. oraciones escritas presentadasen forma secuencial) que debe ser leído en “orden” no se comparacon el grado de actividad de lectura con respecto a un diccionario,donde el lector realiza también una lectura no lineal con tal decumplir su tarea (i.e. buscar la definición de términos dentro deéste). Tal hecho lo ratifica comentando que un texto lineal clásico,aún siendo digitalizado, no se leerá como un verdadero hipertexto(Lévy, 1998).También comenta Lévy (1998) que la computadora es un opera-dor de potencialización de la información ya que a partir de unaexistencias de datos iniciales, de un modelo o de un metatexto, unprograma puede calcular un número indefinido de expresionesvisibles, audibles o tangibles diferentes, en función de la situacióno de la demanda de los usuarios. Ciertamente se comparte la ideade este autor sobre la importancia de la generación de réplicas“virtuales” a petición de los usuarios de una entidad “original” quetambién resulta virtual y que se instancia en la pantalla de cadausuario al momento de realizar la lectura tal que dicha entidadrequiera de ser presentada. Sin embargo, se piensa que no escorrecto denominar a tal entidad “original” como el metatextoporque no lo es por sí mismo, el concepto de metatexto debeestar involucrado con un nivel abstracto por encima del textohipermedial, y por lo tanto, el metatexto está más relacionadocon la conceptualización de algún hipertexto hipermedial per se,de acuerdo a sus estructuras semánticas inherentes y que estánen función generalizada con las mencionadas metas o necesida-des del negocio y de los usuarios. Es decir, existe el conjunto deentidades hipermediales, pero además de ser posible establecerdiferentes tipos de estos, existe una concepción generalizada yabstracta del fondo constituyente al tipo que pertenece (dentrode los hipermedios) y eso, el metatexto, es el patrón implícito queel arquitecto de información puede determinar en cada proyec-to de construcción de sitios web, para luego determinar cómoproceder a un adecuado arreglo y orden de dichas estructurassemánticas implícitas en el modelo.Para Lévy (1998) “la hipertextualización es el movimiento inversoa la lectura, en el sentido que produce, a partir de un texto inicial, 20
  • 22. una reserva textual de instrumentos de composición gracias a loscuales el navegador podrá proyectar una multitud de otros textos”.Y así, “el texto se transforma en un problemática textual. Per unavez más, sólo existe una problemática al considerar aparejamien-tos humanos-máquinas y no únicamente procesos informáticos.Entonces, se puede hablar de virtualización y no solo de poten-cialización. En efecto el hipertexto no se deduce lógicamente deltexto fuente”. Lo anterior no es más que una consecuencia directade la naturaleza tecnológica en la que fue diseñada la distribuciónglobalizada de los hipermedios, y además, es claro que comocualquier texto, un proceso comunicativo le da razón de ser; porlo tanto, no existe sentido ajeno alguno a una posible desconsi-deración del lado humano involucrado con la construcción deentidades hipermediales, y por ende de sitios web. El arquitectode información ciertamente debe poseer la capacidad de identi-ficar dicho aspecto humano en el proceso de arquitectura, lo cualderiva de su experiencia como constructor de este tipo de textosy usualmente apoyado en un trabajo en equipo donde existenmiembros especializados en el ámbito de interacción humano-computadora (HCI por sus siglas en inglés).Lévy (1998) plantea que existe una relación mayor con el progra-ma de lectura y de navegación que con la pantalla. Inmerso enel contexto de la arquitectura de información tal afirmación noresulta trivial y también se deriva del proceso de construcción;aspectos como funciones de búsqueda o de personalización sonidentificadas en las metas o necesidades de los usuarios y poste-riores etapas de la arquitectura las toman en cuenta y determinansu máxima implementación según las limitaciones tecnológicas opresupuestales.Además, Lévy (1998) comenta que la escritura y la lectura cambianroles en el sentido que el usuario al realizar un recorrido van con-formando la “redacción” de su texto, el arquitecto de informaciónno está involucrado con tal acción. La tarea fundamental del arqui-tecto es limitada al dominio correspondiente al sitio que le tocaconstruir, sin embargo, posee gran importancia en la medida quepermita al lector a construir la lectura en forma adecuada, porqueno basta con la colocación de entidades hipermediales sino quees necesario que en forma parcial, tanto como el usuario deseetomar durante la navegación, la estructuración sea semántica-mente adecuada. Sin esta adecuada estructuración por parte del 21
  • 23. arquitecto de información, el contenido de algún sitio web puederesultar tedioso o frustrante con respecto a la tarea a desempe-ñar por parte del usuario, y por ende, muy probablemente serádescartado como parte del texto que éste va “redactando” durantesu navegación en la Web.Aunque el hecho planteado por Lévy (1998) sobre la adición deelementos a la Web determina una estructura subjetiva a partirde un punto de vista, ciertamente el arquitecto de informaciónbrinda la posibilidad de construir textos hipermediales de formaprofesional, fungiendo como una especie de nuevo “escribano”tanto la Web o dependiendo de su especialidad arquitectónicasobre el desarrollo de aplicaciones hipermediales en general. 22
  • 24. Sección Cuatro Macroestructuras Web 23
  • 25. Un sitio web como se ha dicho es un texto el cual puede tomarseen analogía con un discurso con el arquitecto de informacióncomo orador o bien, como una estructura narrativa con el arqui-tecto como narrador. De igual manera que con estos textos, unsitio web es identificado como tal por parte de los usuarios demanera convencional. Ya que se ha mencionado que todo sitioweb es un hipermedio pero no al revés, podría pensarse quela primera característica asociada a los sitios es por su forma devisualizarse, esto es, a través de un browser. Sin embargo la tecno-logía actual permite visualizar aplicaciones como las denominadasaplicaciones (e.g. un programa de punto de venta) también enun web browser. Entonces podría pensarse que los sitios webcorresponden a hipertextos en un sentido puro, pero tal hecho nopuede ser posible porque en la actualidad existen sitios web quetienen funciones adicionales que permiten el manejo dinámico dedatos y otros elementos que también hacen que funcionen comoaplicaciones. En este último caso, un usuario no hace distinciónentre un programa de computadora convencional (i.e. una aplica-ción) y un sitio web, y para propósitos enmarcados en este artículoresulta indistinto. De cualquier forma un usuario sí reconoce unsitio web en primera instancia por ser visualizado en un browser enconjunción con los elementos convencionales hipertextuales quelo caracterizan.Ahora bien, existen diferentes tipos de sitios web según ciertas“temáticas”. En la práctica estas temáticas están en función de lasnecesidades del sitio, por lo que es posible dividir los sitios web,que por sí solos constituyen una macroestructura generalizada,en varios tipos de macroestructuras particulares. Dichas particu-laridades permiten a los usuarios identificar por ejemplo sitiosweb académicos, comerciales, personales, etc. Esto constituyenmacroestructuras subyacentes a la generalizada y con las cuales sedefine el “tema” o “asunto” del sitio.La microestructura del sitio se puede considerar como la estructu-ra del contenido per se del sitio. Es decir, en la estructura inherenteen el contenido tal y como sucede en las oraciones de posible tex-to en un sitio o en la adecuada relación semántica de la imágeneso sonidos dentro de éste.Como en todo texto, la coherencia global de un sitio tambiéndepende de la asignación efectiva de un tema o asunto; además, 24
  • 26. el aspecto interesante de la coherencia como resultado de unaarquitectura de información web, es que un sitio es coherenteglobalmente desde el punto de vista del usuario con respectoa los elementos de contenido, lo cual se relaciona más con loselementos constituyentes de la interfaz de usuario, aunque implí-citamente también juega un papel importante la estructuraciónnavegacional, aunque ésta última por sí sola está más relacionadacon la superestructura. Del hecho anterior se puede determinarque para los sitios web también se presenta un mapeo de incrus-tación (embedding en inglés) porque la microestructura de algunaforma tiene explícita la superestructura subyacente, a través deelementos que representan la categorización de la información yque permiten la navegación del sitio (i.e. las ligas relacionadas conla estructura navegacional).Las macroproposiciones juegan un papel más fuerte en el caso delos sitios web. No basta con establecer juicios de verdad sobre latemática del sitio, sino que además implican aspectos inherentesal texto. Por ejemplo, en el caso de un portal de compras vía Web,no basta que las macroproposiciones establezcan la macroestruc-tura para entender que se trata de un sitio de compras, sino queademás deben provocar en el usuario un sentido de confianzapara saber que las compras serían seguras, o bien, un sentido decalidad en los servicios ofrecidos; en ambos casos, este factor de-termina si el lector procede o no a continuar con la lectura del tex-to y así cumplir satisfactoriamente su tarea. Lo anterior claramenteno sucede en otro tipo de textos, en el caso de una narración, ellector o usuario sabe que se trata de una estructura narrativa, sinembargo, no es necesario que la macroestructura le brinde índicesde confiabilidad sobre el tema, tan solo basta con identificar quese está leyendo o escuchando una narración. Lo anterior determi-na de alguna forma que el arquitecto de información debe consi-derar como líder de un proyecto de construcción de un sitio web,que los mapeos semánticos en el sentido planteado por Van Dijk(1980) estén presenten y sean los adecuados. Tal hecho es cuandose involucran posibles miembros del equipo de trabajo que esténrelacionados tanto con la percepción del lector como pueden serespecialistas de contenido (e.g. psicólogos o diseñadores gráficos)o incluso aquellos con aspectos de funcionalidad (e.g. programa-dores) para reafirmar la coherencia de algún sitio (e.g. un portal decompras “confiable”). 25
  • 27. El tema se deriva también en los sitios web a partir de macrorre-glas aplicadas durante el proceso de arquitectura de información.En este caso las macrorreglas también fungen como elementos re-ductivos de las información semántica. De lo anterior se comentaque las macrorreglas permiten durante la construcción arquitec-tónica el poder conducir a los usuarios la información semánticanecesaria para que exista la coherencia. Tal conducción provoca alos lectores de este tipo de textos a tomar los fragmentos de infor-mación que le son útiles para la realización de sus tareas y poderasí, establecer este tipo de lectura “activa” marcada por Lévy (1998)y que conlleva a una redacción personal del texto, más allá de lanavegación de un solo sitio para cumplir dichas tareas.Las tres reglas señaladas por Van Dijk (1980) también son emplea-das en la arquitectura de información web. La supresión clara-mente involucra con la categorización de la información crudaantes mencionada con el diseño de contenido. La generalizacióntambién está muy ligada con el proceso de etiquetación de lainformación estructurada. Para un sitio web, la supresión y genera-lización van de la mano con una adecuada regla de construcción,notándose en hechos tales como una estructura navegacionalcongruentemente con los demás elementos de contenido mos-trada en formas de hipervínculos textuales o por otros medios(i.e. imágenes), el número necesario de elementos visuales comoíconos, fotografías o ilustraciones, o bien, la adecuada selección desonidos como medio de apoyo para la interacciónEn este contexto, sin duda la capacidad de identificar la macroes-tructura por parte del usuario está en función de su experienciacomo usuario de sitios web, es decir, su eficacia en la interpreta-ción del texto. Similarmente, los aspectos determinados comoimportantes o pertinentes mencionados por Van Dijk (1980)dependen de la frecuencia del usuario de interactuar con estetipo de textos en base a una tarea específica por cumplir, así comotambién de sus intereses, deseos, valores, etc. 26
  • 28. Sección Cinco Superestructuras Semánticas en la Arquitectura de Información Web 27
  • 29. De igual forma que sucede con los textos escritos, en los sitiosweb y en general en los hipermedios, existe algún tipo de estruc-tura esquemática que se encuentra subyacente a la macroestruc-tura previamente identificada. Del proceso de arquitectura deinformación como construcción profesional de sitios, se esperaentonces que esta estructura esquemática esté también inmersade algún modo dentro de éstos. La estructura esquemática debeentonces ser consecuencia de la participación del arquitecto deinformación como orador, hablante o narrador desde el punto devista de los textos. En efecto, el arquitecto de información al tenerque tomar las necesidades o metas tanto del cliente como delusuario para después realizar una esquematización del contenido(i.e. la información que irá en el sitio), esto implica que además dela macroestructura relacionada con un sitio se puede determinarel tipo de estructura jerárquica asociada.Al igual que determina Van Dijk (1983), se está hablando entoncesque los sitios web poseen una superestructura. Sin embargo, enel caso de los sitios web sucede algo interesante, la identificaciónde al menos dos tipos de superestructuras bien delimitadas. La pri-mera de ellas, la cual se denomina como superestructura primaria,corresponde a la relación jerarquizada de la información, ya queno solo basta que el usuario identifique el tema que correspondeal sitio que navega (i.e. la macroestructura) sino que debe existirun punto de partida navegacional. Lo anterior se concretizacuando el arquitecto de información categoriza y etiqueta losbloques informativos que darán pauta al usuario para realizar sulectura que, aunque resulte arbitraria, le permitan ir creando unmapa mental sobre la conformación de dichos bloques. Por otrolado, para cada bloque informativo, el cual se presenta usual-mente como una sola página web, aunque pueden ser más, seobserva que tiene su propio esquema asociado al contenido. Esteesquema permite al usuario conformar una lectura congruentedel texto; dentro del mismo contenido no puede presentarse alusuario información no jerarquizada porque rechaza los principiosarquitectónicos que lo sustentan. Dicho esquema constituye lasuperestructura secundaria. Se presenta entonces como un hechoque ambas superestructuras deben manifestarse en forma naturalal usuario, es decir, un sitio con una buena arquitectura debe sertal que el usuario no identifique explícitamente las relacionesjerárquicas de contenido y cuya consecuencia es una asociaciónmental del contenido inherente entre los diferentes textos que 28
  • 30. correspondan a una misma macroestructura; en palabras de VanDijk (1983), la “forma del texto” debe ser acorde a su “tema”.Para un mismo tema de este tipo de textos, es claro que la super-estructura primaria brinda las categorías de orden de la infor-mación contenida, y también es un hecho que cada “narrador”,haciendo analogía con la ejemplificación de la narrativa para elentendimiento de las superestructuras con Van Dijk (1983), “nom-bra” las categorías según sus restricciones contextuales (i.e. metasy necesidades del negocio y usuario). Pero para un tema dado,existe entonces un espacio de categorías posibles asociadas, lasmetacategorías, por lo que cualquier instancia de un sitio web bajoun mismo tema es consecuencia primero de un mapeo estructuralde información que induce del espacio de las metacategorías unarelación jerárquica abstracta y luego un segundo mapeo de etique-tación al espacio de unidades semánticas relevantes a los elemen-tos de dicha relación. Tales unidades semánticas correspondenusualmente a palabras u oraciones, pero debido a la naturaleza delos hipermedios, pueden corresponder a imágenes icónicas, soni-dos, etc. El mapeo estructural es claramente una función inyectivamás no suprayectiva, por lo tanto nunca podrá ser un isomorfismoya que los puntos del espacio de elementos que pueden ser rela-cionados jerárquicamente para un sitio web de un tema específicoes más “grande”. En el caso del mapeo de etiquetación se tieneademás que el espacio de unidades semánticas no es único y queestá de alguna forma relacionado con el contexto (lo más genera-lizado posible) en el cual quedará inmerso el sitio; este es el casode la selección de idioma, ya que un sitio para gente de Latino-américa no se sentirá cómodo con encontrar todas las categoríasen inglés, sin embargo, debido a que la Web es un medio global,se presentan ciertas “convenciones” como emplear el idioma ingléspara abarcar un mayor mercado o bien, la selección de ciertasimágenes para representaciones icónicas, como sucede en el casode utilizar la iconización de un “carrito de compras” en todos lossitios de compras vía Web para darle a entender al usuario queahí verá la información de los artículos que está comprando o eltípico uso de la iconización de una “casa” para indicarle que dichacategoría lo “llevará” a la página inicial del sitio. Lo anterior marca elhecho de que en los sitios web las superestructuras también estánen función de la capacidad lingüística y comunicativa general tal ycomo señala Van Dijk (1983) para otros tipos de textos y que efec-tivamente existen varios sistemas semióticos en los cuales puede 29
  • 31. realizarse el reconocimiento de las superestructuras primaria ysecundaria. Entonces, el arquitecto de información tiene la respon-sabilidad de entender las reglas establecidas en los sistemas enlos que el sitio web va a “vivir” y entender también el comporta-miento cognitivo de los usuarios para apoyarlos en su capacidadde “redacción” particular en el sentido planteado por Lévy (1998).Ciertamente el arquitecto de información logra tal cometido, enconjunto con posibles miembros especializados de su equipo detrabajo, mediante la tan mencionada observación sistemática queVan Dijk (1983) menciona.Las superestructuras primarias cumplen una función primaria:el cumplimiento exitoso de las tareas del usuario dentro de unsitio web. Sin embargo, la manera de llevar a cabo tal cometidodada la capacidad del medio, implica que no se presente unasola manera. El pragmatismo inherente al medio conduce a másde una posible instancia de la superestructura primaria para unsitio web. La abstracción de la superestructura primaria resultaentonces en una hiperestructura de un sitio web, mediante lacual, independientemente de la forma personal de navegacióndel usuario, establece una coherencia implícita de esta acción. Lahiperestructura es consecuencia directa del establecimiento de losperfiles, y por ende del comportamiento posible, de los diferentestipos de usuario considerados como la audiencia para un sitio webdentro del proceso de arquitectura de información. Así, más queconsiderar que la sociedad (local) influye en la construcción de lassuperestructuras primarias de un sitio, se determina que el factorrelevante es la cultura navegacional por parte de los usuarios.Por su parte, la superestructura secundaria al estar más relaciona-da con la esquematización de contenido dada una categoría dela superestructura primaria, involucra aspectos comparativos de lautilización de elementos hipermediales con aquellos presentes enotros tipos de texto. Por ejemplo, cuando un usuario visita un sitiode compras vía Web, se esperaría que gran parte del contenido, enparticular el referente al despliegue de productos, sea congruentecon la forma en la que los usuarios leen la versión análoga del sitio(i.e. catálogos de venta). Aunque los hipermedios brindan nuevasposibilidades en el diseño de contenido, no puede considerarse,quizá por sentido común, el romper con los paradigmas culturalesde lectura de lectura ya que podrían provocar un efecto negativoen los usuarios sobre el entendimiento del texto. Tales cambios 30
  • 32. de diseño de información también está relacionados con el índicecultural de la audiencia y sin duda, ésta se verá influenciadaconforme pase el tiempo y la utilización de este medio resultecotidiana y generalmente comprendido en cuanto a sus posibili-dades mediático-narrativas.Así, en el caso de los productos de la arquitectura de informaciónse presenta una nueva realidad de coherencia, la cual ya no puedeser considerada lineal en nivel global debido al hecho de que losusuarios realizan la “redacción” del texto que quedará constituidoen sus mentes al visitar uno o varios sitios para una sola tarea es-pecífica y que además, con el paso del tiempo las superestructurassecundarias irán evolucionando para satisfacer el cumplimiento dedicha tarea. 31
  • 33. Sección Seis Constituyentes Retóricas para la Arquitectura de Información Web 32
  • 34. El usuario desde el punto de la arquitectura de información es unsujeto “abstracto” con la capacidad de relacionar los contenidosweb gracias a su macroestructura y las superestructuras primariay secundaria subyacentes. Esta capacidad se relaciona con elcarácter persuasivo de los sitios web cuyo fin es una adecuada na-vegación en los mismos, lo cual conlleva a hechos tales como unaformación de opinión como sucede al navegar un sitio de algunaorganización no gubernamental (e.g. sitio de una comunidadambientalista) o el consumo de algún servicio que solía hacersefísicamente (e.g. sitio de un banco). Los usuarios no solo entiendenla macroestructura, sino que la superestructura va formando enellos un guía mental sobre su comportamiento en la navegaciónante otros sitios web similares o en el cumplimiento de tareas biendeterminadas.El carácter persuasivo sí está relacionado en gran medida con lassuperestructuras de los sitios web; esto es, la retórica está invo-lucrada con la arquitectura de información para la elaboraciónde ambas superestructuras. Como se sabe, la retórica tiene tresmodos de persuasión: la ética, la lógica y la emoción (Ehses, 1986).En este punto, se compara el enfoque retórico en el diseño plan-teado por Ehses (1986) con la elaboración de las superestructuras.Para este autor, en el diseño se aplica la retórica tal que la éticaestá relacionada con las características propias del diseñador ensu forma de trabajo y por ende en el producto final; la lógica soloestá involucrada con lo que podría denominarse la informaciónen crudo y la emoción se atribuye a todos los elementos que eldiseñador pueda utilizar para provocar sentimientos en el usuariodurante la interacción del producto.Así, durante el proceso de arquitectura de información se presentaun nuevo tipo de mapeo, este mapeo ya sea de la superestruc-tura primaria o de la secundaria hacia algún modo persuasivode la retórica tal que en cada uno es posible asignar un valor depersuasión. Cuando el arquitecto de información determina lasuperestructura primaria y secundaria en sus formas básicas (i.e.de representación meramente textual) entonces el mapeo sehace hacia el espacio de la lógica, en el sentido retórico planteadoanteriormente. En esta situación los valores asociados a la éticason de carácter relacionado con la habilidad del arquitecto deinformación para determinar la relación jerárquica en bloques in-formativos y aquel asociado a la emoción resulta nulo. De acuerdo 33
  • 35. a lo comentado sobre la selección de unidades semánticas quepuedan utilizarse para concretizar ambas superestructuras que nosean formas textuales clásicas (i.e. palabras u oraciones), el arqui-tecto de información puede emplear el uso de imágenes icónicaso como sucede en muchos casos, establecer la estructura primariaen forma metafórica. Con lo anterior el valor ético aumentamucho más y para consideraciones en la “forma” encontrada en elproducto final, el valor de la emoción tiene cierto incremento. Pos-teriormente, cuando se determina qué elementos acompañarána las superestructuras primaria y secundaria tal que homogenicenla identidad del sitio en su macroestructura, se realizan conside-raciones de diseño de interfaz de usuario tal que la selección deelementos sean semánticamente adecuados al contexto en el queserá inmerso el sitio según las necesidades y metas del negocio yusuario; es decir, en el diseño de interfaz se incluirán consideracio-nes sobre la selección gráfica que induzcan al usuario a perma-necer en el sitio o mejor aún, a regresar en una próxima visita. Setiene entonces, que el valor emotivo asociado al sitio incrementade acuerdo a dichas consideraciones.La adecuada superestructuración primaria no solo eleva losvalores lógicos y éticos, sino que aleja el sitio web de los textosescritos y causa un reacción positiva mínima de agrado al usuariopor la utilización de la Web, generando un valor emotivo débil. Loanterior indica que una superestructura primaria carente equivaleprácticamente a una lectura lineal y que no aprovecha el mediode acuerdo a lo mencionado por Lévy (1998). Así, el carácter per-suasivo de este tipo de textos siempre está presente en relacióna los tres modos de la retórica. La elevación de los valores éticos yemotivos se determina en función de la superestructura secunda-ria en gran medida. En cualquiera de los tres casos, el arquitectode información considera siempre el o los sistemas semióticosrelacionados con el sitio web en construcción en forma implícitay además también se condicionan por la cultura navegacional delos usuarios tal que dicha asignación de valores resulte siemprecomo apoyo al cumplimiento de sus tareas en forma exitosa. 34
  • 36. Sección Siete Análisis superestructural de amazon.com 35
  • 37. Objeto de EstudioEl objeto de estudio corresponde a un sitio de compras vía Webdenominado amazon.com y cuya dirección es www.amazon.com.Este sitio es sin duda uno de los más conocidos a nivel mundial ydesde su inicio ha manejado una fuerte arquitectura de informa-ción, teniendo por consecuencia que prácticamente otros sitioscon la misma macroestructura no rechacen el modelo superes-tructural fijado en él. 36
  • 38. Superestructuras PrimariasAmazon.com posee una hiperestructura relacionada con el tipode productos que vende. Esto es, el usuario realiza la navegaciónen función del objeto deseado, aunque presenta más de unasuperestructura primaria para tal fin.La superestructura primaria que es la más identificable enamazon.com es una categorización en dos niveles. En el primernivel se presentan las categorías del tipo de producto y en elsegundo nivel se presenta la variedad relacionada a éste.Además, como se presenta de facto en la mayoría de las super-estructuras primarias en la Web, es necesaria la incursión de lacategoría “Página de Inicio”. Sitio (Portal) de Compras Página de Inicio Tipo de Producto Subdivisión del tipo Esquema estructural básico de la superestructura primaria de un sitio de compras vía Web. 37
  • 39. En toda la superestructura primaria básica de amazon.comexiste un reforzamiento cognitivo para el usuario mediante unacodificación por color para cada tipo de producto. Esto implicauna elevación de valor ético y emotivo. Así, cuando se tiene unnúmero considerable de bloques informativos, como sucede paralas instancias de la categoría “tipo de producto”, en la arquitec-tura de información se toman desiciones sobre cuáles serían lasformas en las que el usuario pudiera identificar la superestructuraprimaria básica en paralelo a la selección de etiquetas con las quese nombran dichas instancias.. En el caso de amazon.com puedeconsiderarse está codificación por color como un índice remáticoasociado a la superestructura primaria básica. Instancias de la superestructura primaria básica y su respectiva codificación por color. 38
  • 40. La codificación por color propicia además la abstracción de lahiperestructura y una congruencia con la superestructura secun-daria.En la figura de abajo puede observarse que el color azul asociadoa la sección de celulares de la categoría “tipo de producto” no solose utiliza en título, sino que se colorean los encabezados de losrecuadros ubicados en la columna izquierda. Estos recuadros sonla alternativa a la superestructura primaria básica; es decir, el usua-rio puede identificar una relación jerarquizada equivalente dentrodel mismo sitio. Así, dentro de la hiperestructura se obtiene queeste azul particular implica a la sección de celulares. Similarmentesucede con otras secciones dentro del sitio. Entidades remáticas Presentación de la superestructura primaria básica. Título de sección.Presentación de superestructurasprimarias opcionales. 39
  • 41. Superestructura primaria muy abstracta. La interfaz de búsqueda requiere de una concepción previa de una factible hiperes- tructura por parte del usuario. En amazon.com se puede observar otra pre- sentación de una superestructura primaria con respecto a los productos. En este caso la categoría que subdivide al tipo tiene un mayor número de instancias y aún más, se muestra una subdivisión más especificando aspectos particulares sobre los artículos, en este caso por su función, distintivo de fabricación y medio al que aplica.Las demás superestructuras primarias en amazon.com repre-sentan un tipo de navegación secundaria en conjunto con otrasfijas dentro del esquema global como las que se muestran en lassiguientes páginas. Las categorías pertinentes permiten al usuarioa navegar mediante otro camino aparentemente, aunque puedeaccederse al mismo producto.En amazon.com dependiendo de la sección que se visite, se le pre-senta al usuario las superestructuras primarias equivalentes, lo cualbrinda flexibilidad en la “redacción” del texto que va conformandoel usuario en el sentido planteado por Lévy (1998). De esta forma,la lectura de textos de la Web se refuerza no lineal en su totalidadcuando existe un gran trabajo arquitectónico. 40
  • 42. También está como parte del mismo nivel un tipo de categori-zación particular a este tipo de sitios Web, los cuales soportan laeficacia de la navegación y permiten construir al usuario un mo-delo cognitivo que lo ponga en un contexto de consumo similara las compras “físicas”. Estas categorías en amazon.com corres-ponden al “carro de compras”, la “lista de deseos” y la “caja dorada”.Por ejemplo, la categoría carro de compras se refiere a la lista deobjetos seleccionados para comprar durante la navegación, con locual el interpretante relaciona el contenido semántico de ésta conir llenando un carrito de productos que desea como sucede en lossupermercados. Sitio (Portal) de Compras Selección deSitio (Portal) de Compras Productos Tipo de Producto Lista de Deseos Subdivisión del tipo Carro de ComprasPágina de Inicio Dinero virtual para consumo Categorías adicionales que usualmente se en- cuentran en los sitios de compras vía Web. 41
  • 43. Similar sucede con el caso de la categoría “ayuda”, se muestranindicaciones “usables” para guiar al usuario inexperto en el procesode compras; y aún más, esto deriva un reforzamiento positivo yemotivo, cuyo representante sustituye a situaciones donde uno seencuentra en un supermercado o tienda departamental y solicitaayuda a personas sobre cómo, cuáles y dónde tomar los produc-tos que desean. Sitio (Portal) de Compras Selección de Pro-Sitio (Portal) de Compras ductos Tipo de Producto Lista de Deseos Subdivisión del tipo Carro de Compras Dinero virtualPágina de Inicio para consumo Ayuda La categoría “ayuda” en amazon.com también tiene más de una representación en el contenido. 42
  • 44. En este tipo de sitios se incorporan otras categorías relacionadascon aspectos culturales y corporativos. En el primer caso, se inclu-ye la categoría “nacionalidad” mediante la cual, el usuario puedenavegar los amazon.com de otras partes del mundo. En cuantoa la segunda, se tienen categorías como “empresa”, manifestadaen una sección tipo boletines de prensa, otra de reclutamientode personal y una dedicada a personas que desean invertir en lacompañía, y la categoría “aspectos legales” cuyas secciones corres-ponden a términos de uso del sitio para los usuarios y aspectos deconservación de la privacidad de información personal manejada. Sitio (Portal) de Compras Selección de Pro-Sitio (Portal) de Compras Ayuda ductos Tipo de Producto Lista de Deseos Subdivisión del tipo Carro de Compras Dinero virtualPágina de Inicio Corporativo para consumo Cultural Existen usuarios, como los inversionistas, que necesitan identificar otro tipo de superestructura dentro del sitio. O bien, encontrar una categoría que le pemita realizar una mejor lectura del texto como sucede cuando un usuario no se identifica con la nacionalidad expresada en el contenido. 43
  • 45. Gracias al medio, es posible pemitir la “redacción” del texto parael dominio restringido del sitio. Es decir, el usuario puede cons-truir, dada la hiperestructura y superestructura secundaria comoelemento esquemático de contenido fijo, su propia forma deltexto. Esto se presenta en amazon.com, y en muchos sitios web,a través de funciones de personalización, mediante las cuales, elusuario puede ir acomodando fragmentos de contenido referen-tes a la categoría “tipo de producto”, incluso las subdivisiones detipo, para construir una relación jerárquica única. Esto implica unasuperestructura primaria que no puede ser considerada parte dela básica al no estar relacionada directamente con la navegacióndel sitio para compra de productos, sino que el usuario identificaun esquema paralelo dentro del mismo sitio y que tiene que vercon facilidades de diseño de contenido dado su perfil.En amazon.com se le presenta al usuario esta personalización endiferentes presentaciones, similar a como sucede con la superes-tructura primaria básica. Sitio (Portal) de Compras Personalización Como parte de la superestructura primaria básica también se incorpora funciones de perso- nalización para este tipo de sitios web. 44
  • 46. Así como en el caso anterior, se observa que existen como partede las superestructuras primarias que no corresponden a la básica,categorías de evaluación per se, ya que utilizan etiquetas dondeparece presentarse un juicio de valor sobre el texto por parte unapersona “detrás” del sitio. Esto se observa en categorías tales comolas secciones “selección del editor” o “artículos presentados”, entreotras. Con las anteriores el usuario puede identificar una relaciónjerárquica paralela al esquema navegacional dado por la superes-tructura primaria básica. Ejemplos de incorporación de evaluacio- nes como parte superestructural primaria propia de amazon.com. La congruencia esquemática de contenido se debe a la superestructura secundaria. 45
  • 47. Superestructuras SecundariasEn amazon.com, como en otros sitios similares, la macroestructurasecundaria determina las relaciones jerárquicas de contenido. Estoes, convenciones sobre las categorías que están asociadas a lainformación que ve el usuario dentro del sitio dada una instanciade la superestructura primaria. Por ejemplo, en amazon.com,independiente de si ha decidido navegarse la sección de libroso discos de música, ambas de la categoría “tipo de producto”, elusuario identifica una jerarquización de contenido congruente. Yaún más, encuentra que esta jerarquización se instancia en cada“trozo” informativo provenientes de la misma categoría (de lasuperestructura secundaria).Para entender lo anterior es más facil comenzar con la explicacióndel último enunciado. Si se navega una la sección de libros, paracada instancia de la categoría “libro”, la cual pertenece a la super-estructura secundaria, su esquematización es siempre la misma,es decir, las subcategorías que la componen se presentan siempreen el mismo orden: primero la fotografía (categoría “imagen deproducto”), luego el título (categoría “nombre del producto”), a locual podría seguirle el precio (categoría “precio”), etc. Y regresandoa un nivel más alto, se observa que cualquier instancia de la cate-goría “productos de catálogo” como lo pueden ser ya sea los libroso discos de música entre otros, tendrán subyacente una superes-tructura secundaria similar.Instancias de las categorías que están El contenido es una instancia de laasociadas a cada “trozo” de información categoría “producto de catálogo”como superestructura secundaria. 46
  • 48. Dentro de amazon.com se pueden encontrar una gran varie-dad de superestructuras secundarias, incluso en aquellas superestructuras primarias que no corresponden a la básica. Este hechopermite al usuario a realizar su tarea existosamente y a no sufrir defrustación durante la lectura del texto.Instancias de las categorías que utilizan unamisma superestructura secundaria aún cuando co-rresponden a superestructura primaria. Obsérveseque existe una variante que en uno se presenta elprecio y en el otro caso se omite, esto indica quela superestructura secundaria de alguna formapuede generalizarse en abstracto y por tanto, estarconsiderada implícitamente en la hiperestructura. 47
  • 49. Observaciones sistemáticasComo arquitecto de información es posible que se requiera obser-var sitios similares al que se va a construir. Esto pone al arquitectoen un papel de lector tal que sí debe estar conciente de identificarlas superestructuras. A continuación se presentan dos pantallascompletas correspondiente al esquema navegacional dado porla superestructura primaria básica. Nótese similaridades en todasgracias a un buen manejo de superestructuras secundarias.Página de Inicio. Página de libros. 48
  • 50. Implicaciones MacroestructuralesLo interesante de amazon.com ha sido su evolución arquitec-tónica con respecto al tiempo para satisfacer a su audiencia ydebido al incremento de información que maneja dentro de susitio. Como consecuencia, muchos de los sitios de compras víaWeb, independientes de su nacionalidad e idioma, presentan unasuperestructura tal que pemite al usuario establecer una relaciónde equivalencia e identificar correctamente la macroestructurainherente, es decir, existe una congruencia entre esta variedad desitios con el mismo tema.El sitio de Barnes and Noble (www.bn.com) también denacionalidad estadounidense. El sitio de Es más compras (www.esmas.com) de naciona- lidad mexicana, también sigue con la estructuración dada dada por amazon.com 49
  • 51. Sección Ocho Discusión y Conclusiones 50
  • 52. DiscusiónCiertamente la teoría planteada por Van Dijk (1980, 1983) esimportante en la medida que plantea un entendimiento mejorde los textos indpendiente de los lugares donde esté se realice(i.e. hable o escriba y escuche o lea). Los sitios web y en generalcualquier hipermedio, constituyen un tipo muy particular detextos debido al medio en el que se encuentran inmerso, que es laWeb, y las “inovaciones narrativas” de ésta. Y así como sucede conuna narración, un tratado científico o incluso un discurso, los sitiosweb poseen las mismas características generales que se puedenencontrar en todos los textos.Por otro lado, la arquitectura de información juega un papel enla construcción de este nuevo tipo de textos con tal de sacar lamayor ventaja para el cliente y su negocio y por otro lado, queel usuario como oyente o lector, cumpla satisfactoriamente elcometido por el que interactúa con el texto. Mientras la Web sigasatisfaciendo esta necesidad comunicativa, entonces los textosvirtuales permanecerán y más aún, evolucionarán creando ennosotros nuevos modelos de construcciones textuales. Lo anteriorya se nota en el hecho de que el arquitecto juega un papel impor-tante como profesionista capaz de estructurar la información dadoel medio y así, con los cambios venideros y el gran incremento desitios web, será necesario que vaya modificando su capacidad deanalizar y entender los diferentes sistemas semióticos involucradoscon los nuevos medios. Hasta el momento es posible encontrarsimilitud en cuanto a que existen macroestructuras y superes-tructuras en los sitios web, pero no se puede afirmar que la Webmisma birnde nuevas posiblidades que ya no apliquen a los tiposde textos similares como lo pueden ser los textos escritos. 51
  • 53. ConclusionesEl arquitecto de información es un nuevo tipo de orador o es-critor con la capacidad de entender cuál es la forma correcta deconstrucción de los textos hipermediales pertenecientes a unamacroestructura y encontrar las relaciones jerárquicas para éstos.La arquitectura de información considera no solo un tipo de su-perestructura en sus textos, la cual corresponde al esquema nave-gacional, sino que el mismo contenido debe estar esquematizadotal que los “trozos” de información sean coherentes y que ambassuperestructuraciones respalden la coherencia macroestructural.Existe una relación directa entre los resultados parciales de laarquitectura de información y cada uno de los modos apelativosde la retórica.Del análisis estructural de amazon.com se concluye que ha sido elprincipal partícipe del establecimiento de las reglas del lenguajede textos relacionados con compras vías web, observándose quelos sitios considerados “importantes” siguen su misma superes-tructuración y otras consideraciones de forma en el texto como loson el uso de codificació por color para establecer un paralelismoremático a la superestructura primaria o bien, la selección de lasuperestructura secundaria para ciertas partes de contenido quecorresponden a la misma categoría entre los diversos sitios. 52
  • 54. Referencias 53
  • 55. Ehses, Hanno. Design and Rhetoric: An Analysis of Theatre Posters.Design Papers 4. Second printing. Canada, 1989.Ehses, Hanno, et al. Rhetorical Handbook. Department of VisualCommunication of Nova Scotia College. Canada, 1996.Lévy, Pierre. Qué es lo virtual. Paidós. España, 1998.Rosenfeld, Lois; Morville, Peter. Information Architecture for theWorld Wide Web. O’Reilly & Associates. USA, 2002.Saulwurman, Richard. Information Architects. Graphic Press. USA,1996.Shiple, John. Information Architecture Manual. Wired Digital.URL: www.webmonkey.com. USA, 2005.Sosa-Tzec, Omar. Desarrollo de un programa web para la simulaciónde modelos dinámicos ligados a base de datos. Tesis de Licenciatura.Universidad Autónoma de Yucatán. México, 2001.Van Dijk, Tenan A. Estructuras y Funciones del Discurso. Siglo XXI.México, 1980.Van Dijk, Tenan A. La Ciencia del Texto. Piados. España, 1983.Van Dijck, Peter. Information Architecture for Designers. Roto Vision.Switzerland, 2003.Objetos web de estudioAmazon.comwww.amazon.comBarnes and Noblewww.bn.comEs más Compraswww.esmas.com 54