Escrachehttp://es.wikipedia.org/wiki/EscracheAfiche llamando al escrache del denunciado como ex-represor del Proceso deReo...
Origen del vocabloEl lunfardismo "escracho" es de muy antigua data en el Río de la Plata y ya eramencionado por Benigno B....
Al respecto la agrupación HIJOS creó el lema: "Si no hay Justicia, hay escrache".8Además, dictaminó que lo más importante ...
derecho a la protesta, ante situaciones o medidas que considera lesivas de sus intereses ode sus ideas. A diario se advier...
Periódicos como La Nación, de tendencia conservadora, también han criticado losescraches, como por ejemplo en su editorial...
8.          ↑ [http://www.hijos-capital.org.ar/index.php?    option=com_content&view=article&id=665:lo-imposible-solo-tard...
19.         ↑ SA LA NACION (ed.): «Desterrar la cultura del "escrache"». La      Nación (julio de 2008).  20.         ↑ An...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

24. escrache (definición)

508 views
450 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
508
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

24. escrache (definición)

  1. 1. Escrachehttp://es.wikipedia.org/wiki/EscracheAfiche llamando al escrache del denunciado como ex-represor del Proceso deReorganización Nacional Mario Alfredo Marcote,1 en Rosario, Argentina.Escrache es el nombre dado en el Río de la Plata, principalmente Buenos Aires yMontevideo, a un tipo de manifestación en la que un grupo de activistas se dirige aldomicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar. Tiene como fin quelos reclamos se hagan conocidos a la opinión pública, pero en ocasiones también esutilizado como una forma de intimidación y acoso público, para lo cual se realizandiversas actividades generalmente violentas. En Chile estas acciones son conocidascomo funa. La versión peruana, con una connotación más simbólica, se llamó roche ysus activistas firmaban como el roche. [1] [2]Índice • 1 Concepto o 1.1 Origen del vocablo • 2 Modalidades • 3 Fundamentos • 4 Críticas • 5 Estudio del escrache en la escuela pública • 6 Véase también • 7 Notas • 8 Bibliografía • 9 Enlaces externosConceptoLa Academia Argentina de Letras recoge el mismo en su Diccionario del Habla de losArgentinos como una "denuncia popular en contra de personas acusadas deviolaciones a los derechos humanos o de corrupción, que se realiza mediante actostales como sentadas, cánticos o pintadas, frente a su domicilio particular o en lugarespúblicos".2
  2. 2. Origen del vocabloEl lunfardismo "escracho" es de muy antigua data en el Río de la Plata y ya eramencionado por Benigno B. Lugones en 1879 referido a la estafa que se cometepresentando a la persona a quien se quiere engañar un billete de lotería y un extracto enel que el mismo aparece premiado y procurando así que la persona acepte recibirlopagando un importe menor que el que supuestamente va a recibir como premio.3También, posiblemente del genovés "scraccé", como sinónimo de fotografía,especialmente retrato del rostro. De esta segunda acepción pasó a significar cara y,especialmente, cara fea.4 De allí derivó el verbo escrachar con el significado de retratary, más recientemente, el de romper la cara.5 Se han dado varias hipótesis sobre suorigen, entre ellas la que lo hace derivar del inglés to scratch que significa raspar (elbillete usado en la estafa se raspaba para modificar su número) o del italiano scaracioescupitajo.6La palabra fue utilizada desde 1995 por la agrupación de derechos humanos HIJOS, enla época en que procesados por delitos cometidos durante el Proceso de ReorganizaciónNacional habían sido puestos en libertad por el indulto concedido por Carlos Menempara denominar las manifestaciones realizadas en las inmediaciones del lugar dondevivía el considerado genocida, y mediante cánticos, música, pintadas, representacionesteatrales, se avisaba a la población vecina que vivían en la cercanía de un criminal.Sin embargo, este tipo de acción política no se limita a esa clase de hechos sino quepuede ser realizada en otros casos pero referidos a delitos comunes como un homicidio,violación, etc.Modalidades • Teatro callejero en domicilio (a Leopoldo Galtieri, ex-Presidente de facto argentino). • Pintadas con aerosol en acera y frente de domicilio (a Miguel Ángel Espósito, Juan Ojeda, ambos ex-policías). • Arrojar huevos al frente de domicilio (a ex-directivos del quebrado Banco Patricios). • Colocar pancartas en calles cercanas al domicilio. • Parrilla frente domicilio (a Domingo Felipe Cavallo, ex-Ministro de Economía). • Manifestación publica en domicilio y/o lugar de trabajo. • Volanteada.FundamentosDesde la Agrupación HIJOS, sostuvieron que el escrache es utilizado como un métodode participación social cuando hay un contexto de impunidad, donde no existe laposibilidad de una condena judicial de personas que han sido demostradas comoculpables de delitos de lesa humanidad. Así, "si se ordena el escrache sólo para darrespuesta a la exigencia de justicia, ésta no necesita justificación."7
  3. 3. Al respecto la agrupación HIJOS creó el lema: "Si no hay Justicia, hay escrache".8Además, dictaminó que lo más importante acerca de los escraches era la condena socialde los militares, por lo que realizaban trabajos previos en los barrios de las viviendas aescrachar, dando a conocer la información del escrachado.9 10CríticasLos escraches han recibidos críticas desde distintos sectores.La agrupación peronista MP 26 que responde al intendente de Paraná, Entre Ríos, en uncomunicado hizo suyos los conceptos del periodista santafesino particularmenteantiperonista Rogelio Alanis en el sentido de que el escrache:Es la versión politizada de la patota. La patota y el patotero son dos versiones canallasde la vida cotidiana. El escrache es lo mismo que la patota con la sutil diferencia de quelos patoteros en este caso se justifican invocando una razón política. El patotero y elescrachador no son diferentes en lo que importa, es decir en el ejercicio de la violenciaalevosa y cobarde. Lo que distingue a uno de otro es la retórica disfrazada de ideología(...) Sin dudas, desde cualquier punto de vista, la actitud cobarde de juntar fuerzas parainsultar a alguien en situación de vulnerabilidad, en su hogar, debe ser repudiada (...) Elpatotero supone que sus acciones no tienen nada que ver con la política; el escrachadorse justifica a sí mismo invocando argumentos políticos que transformarían un actocobarde y miserable en una causa justa. Desde el punto de vista estrictamente político,el escrachador es más peligroso que el patotero porque uno viola el Código Penalmientras el otro viola la convivencia social.11Por su parte el periodista Fabricio Moschettoni señaló que "Los escraches, provengan dedonde sea, son una metodología propia del fascismo que nada tiene que ver con lademocracia. El escrache es un método de un autoritarismo atroz, despiadado y repletode violencia" agregando que "esta metodología era propia de los peores regímenestotalitarios, quienes “escrachaban” a sus víctimas, las “marcaban” para denigrarlas yatormentarlas. En la historia más reciente, los escraches se utilizaron en España, durantela guerra civil y la dictadura de Franco. Allí, los fascistas marcaban a los republicanos.También en plena época del nazismo, en donde se escrachaban primero a los judíos ycon el correr de los tiempos se generalizó a homosexuales, gitanos, lesbianas, mendigos,entre otros integrantes de la sociedad “rechazados” por los seguidores del dictador. Hayimportantes y muy buenos escritos sobre la condición de autoritarismo expreso delsentido de escrachar, en donde los escrachadores gozan de su poder de fuego contra lasvíctimas.12En el diario La Gaceta de Tucumán al referirse a la acción llevada a cabo contra eldiputado nacional Alejandro Rossi, hermano del jefe de la bancada del Frente para laVictoria, dijo que "el clima de democracia en el que nos jactamos de vivir, presupone laexpresión libre del más amplio arco de opiniones, y la mantención, a todo trance, delrespeto al disenso. Es una condición suprema de la vida republicana, y lo que ladiferencia tajantemente de los sistemas autoritarios." Agrega más adelante que losescraches son actitudes que "resultan absolutamente repudiables dentro de un régimende democracia. Esto aparte del peligro intrínseco que contienen, ya que nadie es capazde predecir los extremos que podrían alcanzar actos agresivos desarrollados por gruposa quienes domina el enojo. En una nación civilizada, todo ciudadano puede ejercer su
  4. 4. derecho a la protesta, ante situaciones o medidas que considera lesivas de sus intereses ode sus ideas. A diario se advierte que tal derecho es ejercido en plenitud en nuestro país,aun cuando en ocasiones llegue a adquirir demasiada vehemencia. Pero otra cosa es quela protesta y el repudio salten ese marco insoslayable que deben tener, y que estáconstituido por las normas que rigen la convivencia pacífica y razonable del cuerposocial. Atacar e injuriar a las personas, dañar sus casas o sus bienes, es algo que nopuede admitirse bajo ningún punto de vista". Sigue diciendo que estas acciones "apelana los costados más primitivos y riesgosos de los impulsos humanos, y significan undesprecio tanto hacia las personas como hacia los mecanismos e instituciones de esademocracia que decimos practicar. Esto además de desacreditar de raíz los objetivos queproclaman los agresores. Sería deseable que semejante modalidad desaparezca parasiempre y con urgencia de la vida nacional. No hace ningún favor, sino todo locontrario, a la vigencia del clima de respeto mutuo, que todo ciudadano consciente ycivilizado se siente en el deber de respetar."13Para el escritor Carlos Balmaceda el escrache se practica como si fuera una épica moral,una epopeya justiciera, una gesta de la memoria colectiva pero que en realidad estotalmente contrario a una ética basada en la dignidad humana y los derechos humanosy un gesto sádico típico del autoritarismo. En el escrache se subvierte el deseo dejusticia y se da rienda suelta a la violencia ejercida con placer sobre el prójimo. Recordóque cuando Hitler llegó al poder los nazis marcaron sus casas con la estrella de Davidpintada en las paredes como un grafitti y más adelante en los campos de concentraciónaplicaron el escrache individual marcando con triángulos (amarillos para los judíos, rosapara los homosexuales, marrón para los gitanos; negro para las lesbianas, prostitutas,vagabundos, delincuentes, indigentes, drogadictos y alcohólicos). Luego agregaba que:el escrache se opone a toda ética de la memoria, ya que es un mecanismo político usadopor el poder genocida para identificar, clasificar y matar a millones de personas. Sólopor eso, la legitimación del escrache es un acto que niega la historia y el padecimientoatroz de las víctimas, y ofende a quienes creemos que los crímenes de lesa humanidadjamás prescriben. No sólo debe repudiarse a los genocidas, también deben repudiarsesus métodos, estrategias y tácticas. Adoptar sus prácticas desvirtúa la esencia de lajusticia y lesiona la vigencia de los derechos humanos.14Periodistas como el periodista y politólogo Mariano Grondona15 o Joaquín MoralesSolá16 han escrito artículos críticos sobre los mismos.Según Mariano Grondona el escrache es "una agresión física que no llega a ser cruentacontra aquellas personas a las cuales sus agresores procuran menoscabarsimbólicamente delante de la sociedad17 y agrega que "vengan de donde vinieren, losescraches suelen recibir una serie casi unánime de condenas. Son escasos los que dicenapruebo tal o cual escrache porque en tal caso estarían confesando abiertamente queadhieren a una forma de acción directa reñida con la democracia (...) Cuando el quecomenta un escrache siente antipatía por quienes lo cometieron, su condena escategórica. Pero, cuando siente simpatía por ellos, generalmente sostiene que, aunquelos condena, los comprende".17Joaquín Morales Solá afirmó que "el escrache es un método detestable (imaginado hacecasi 70 años por el nazismo para identificar a sus enemigos)"18
  5. 5. Periódicos como La Nación, de tendencia conservadora, también han criticado losescraches, como por ejemplo en su editorial del 3 de julio de 2008: "El escrache es unacto de violencia moral contra personas o instituciones. Es un arma definitivamenteinconciliable con el respeto de la dignidad del otro y, muchas veces, un ataque a supropia intimidad".19 Por su parte Aníbal Fernández, Jefe de Gabinete de la presidenteCristina Fernández de Kirchner, manifestó tener "una posición al respecto de lo quesignifican los escraches, sea a la señora Mirtha Legrand, sea a un dirigente de derecha,de izquierda o del hiperespacio: cualquier gesto de esas características tiene un tintepseudo nazi"20Estudio del escrache en la escuela públicaEn la materia Política y Ciudadanía, de la escuela secundaria de la Provincia de BuenosAires se incluye al escrache dentro de los temas de estudio. Preguntado sobre ello elministro de Educación provincial Mario Oporto declaró respecto de cuando fueescrachado en 2001: “Me dañaron mucho a mí y a mi familia. Me sentí violado y lorecuerdo como uno de los peores momentos de mi vida pública. Pero forman parte demi pasado, no puedo negarlos” y agregó que considera al escrache como “una forma departicipación política”, tal como lo define el programa para secundarios, de la mismamanera que existen formas de presión o de acción que inciden en la política. Agregó quesu inclusión en el programa de estudios forma parte de un intento de entender lasociedad democrática en la que se vive y que es un ejemplo más entre muchos, como lamarcha del silencio o los graffitis, pero nadie va a enseñarle a los alumnos a hacer unescrache. El ministro agregó que su estudio solo sirve como ejemplo“de que el escrache (sirve) para amedrentar, para quitar libertad o como forma deintolerancia, prejuicio o discriminación es uno de los males de la sociedad. Los alumnosdeben reflexionar y sacar conclusiones para entender que los conflictos se resuelven enla Justicia y no con un escrache. Y si no toco ese tema en el aula es imposible llegar aese punto. Quiero que los padres sepan que yo sancionaría a un docente que enseñecómo se hace un escrache”.21Véase también • FunaNotas 1. ↑ Marta Bertolino. Para que la sociedad conozca todo el horror. Artículo en el periódico argentino Página/12 del 18 de agosto de 2008. 2. ↑ Diccionario del habla de los argentinos, página 298. 3. ↑ Gobello, José: Lunfardía. Introducción al estudio del lenguaje porteño pág. 18 Buenos Aires 1953 Ed. Argos 4. ↑ Según el lingüista Roberto Bein 5. ↑ Teruggi, Mario E.: Panorama del lunfardo 2* edición pág. 192 Buenos Aires 1978 Editorial Sudamericana 6. ↑ Teruggi 7. ↑ Cominello, Sebastián (2004). «Otra vez:¿Qué es el escrache?» (en español). Razón y Revolución Nº 13: pp. 39-45.
  6. 6. 8. ↑ [http://www.hijos-capital.org.ar/index.php? option=com_content&view=article&id=665:lo-imposible-solo-tarda-un-poco- mas&catid=50:editoriales&Itemid=426 Lo imposible sólo tarda un poco más. Agrupación HIJOS9. ↑ GENOCIDA EN EL BARRIO, mesa de escrache popular. Buenos Aires: Mano en Mano.10. ↑ Cominello, Sebastián (2004). «Otra vez:¿Qué es el escrache?» (en español). Razón y Revolución Nº 10: pp. 149-155. «"En los escraches de la Agrupación HIJOS y otras agrupaciones de Derechos Humanos vemos que, a diferencia de los demás, éstos se caracterizan por las actividades que se realizan antes de la manifestación."».11. ↑ Agrupación peronista repudia escrache a Halle por Fabricio Moschettoni, de Impulso Baires, publicado por La Nota Digital en 13 de febrero de 2009. Acceso 15-5-200912. ↑ Escraches fascistas por Fabricio Moschettoni, acceso 15-5-200913. ↑ El escrache contra un diputado de la Nación acceso 15-5-200914. ↑ El lado oscuro del escrache por Carlos Balmaceda. Acceso el 15-5- 200915. ↑ «El “doctor” Mariano Grondona». Página/12. Buenos Aires: Editorial "La Página", S.A.. «–Convoqué a Grondona –recordó el brigadier Basilio Lami Dozo– porque lo veía, como decimos nosotros, un hombre de Estado Mayor. Hombre de asesoramiento. El ni decide ni ejecuta: el Estado Mayor le aporta todos los elementos para que pueda tomar decisiones. Y él es muy preparado, con muchos conocimientos de política.».16. ↑ López Echagüe, Hernán (enero de 2003). «El Prestigioso y Honrado Morales Solá». La voz y la opinión. «He leído con suma atención la respuesta de Joaquín Morales Solá a mi nota-carta que Veintitrés publicó el jueves 26 de diciembre, en la cual refiero, entre otros hechos, la conferencia de prensa que en marzo de 1976 organizó el general genocida Antonio Domingo Bussi, en San Miguel de Tucumán, y a la que, más allá de Morales Solá, asistieron los periodistas Marcos Taire, Renée Salas y Leo Gleizer. Bussi, en esa oportunidad, entregó a Morales Solá un pergamino en el que agradecía "su colaboración en la lucha contra la subversión". La respuesta de Morales Solá, por su vaguedad, mueve al asombro. Cita el periodista de La Nación el mail que, efectivamente, me envió el 20 de diciembre, un mensaje escueto donde, entre otras cosas, dice: "Lo que no puedo aceptar es el dato deliberadamente falso. Cuando se publicó tu libro sobre Bussi, te llamé no para hablar de pecados de juventud, sino para desmentir categóricamente que yo haya estado en un asado con Bussi en Tucumán. Te dije más aún: en 1976 yo estaba en Buenos Aires y no en Tucumán. Y nunca hablé con Bussi, bajo ninguna circunstancia, cuando estaba en Tucumán. Te pedí que hicieras esa aclaración en la segunda edición, no que sacaras el párrafo. Me extraña que tu memoria sea tan sesgada para el recuerdo de los hechos".».17. ↑ a b Grondona, Mariano. «El escrache». La Nación, Buenos Aires 4-2- 2009. Consultado el 10-1-2009.18. ↑ Morales Solá, Joaquín. «Cuando la política no es diálogo, es violencia». La Nación, Buenos Aires 4-2-2009. Consultado el 10-1-2009.
  7. 7. 19. ↑ SA LA NACION (ed.): «Desterrar la cultura del "escrache"». La Nación (julio de 2008). 20. ↑ Aníbal, solidario con Mirtha, pese a "las barbaridades" publicado en Crítica de la Argentina del 12-1-2010. Acceso: 15-1-2010 21. ↑ Victoria de Masi: “Me escracharon y fue uno de los peores momentos de mi vida” Acceso 18-2-2011Bibliografía • Academia Argentina de Letras, ed. Diccionario del habla de los argentinos. Buenos Aires: Espasa Calpe. ISBN 950852152X.Enlaces externos • Video con escrache a Rafael Videla en 2006 • Historia de los escraches en www.página12

×