“Derechos y libertades para la lucha social y sin-          institucional para intentar frenar, paralizar, encauzar o   de...
2                                                                                                                    sujet...
3mas de presión policial, desde las identificaciones en    ejemplo en el Estado Español los grupos especiales        endur...
4sa tanto para él o ella como para estos círculos cer-    una herramienta para instaurar el terror y demostrar      nuestr...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

20. cgt - donde hay lucha hay represión. teoría anti-represión

125

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
125
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "20. cgt - donde hay lucha hay represión. teoría anti-represión"

  1. 1. “Derechos y libertades para la lucha social y sin- institucional para intentar frenar, paralizar, encauzar o detención y registro de domicilios y locales (capítulodical. Guía Antirrepresiva” pretende ser una herra- eliminar las respuestas de los grupos y sectores des- II), se advierte de la vigencia de la legislación antite-mienta de información, formación y consulta para contentos y críticos con el caos socio-económico en rrorista y del uso de la tortura (capítulo III), se ofrecentodas las personas militantes, de colectivos y mo- el que se encuentra el mundo. consejos prácticos para las situaciones de piquetes,vimientos sociales y, por supuesto, de la CGT, que manifestaciones y concentraciones (capítulo IV), se Esta Guía Antirrepresiva se dirige pues a quienes nosluchan dentro y fuera de las empresas, y que se ven repasa los que sucede en un proceso judicial (capítu- declaramos en rebeldía con el orden social dominan-sometidas a las múltiples cortapisas que los cuerpos lo V) y finalmente recordamos las distintas institucio- te, para saber cómo actuar frente a la represión, parade seguridad del estado, delegaciones de gobierno, nes de privación de libertad prolongada. conocer los entresijos legales, las posibilidades y losjueces y fiscales, e incluso –cada vez más- ayunta- riesgos. Como epílogo se incorporan las reflexiones en torno amientos y policías municipales, imponen de facto al la represión del compañero Ermengol Gassiot, quienlibre ejercicio de los derechos civiles, políticos y sin- El Gabinete Jurídico Confederal de la CGT ha reali- ha contribuido relevantemente a mejorar esta Guíadicales. zado el esfuerzo de ordenar la información, hacerla Antirrepresiva, y que se publican en este Materiales inteligible y proponer situaciones habituales en lasEn un contexto de crisis global, que se profundiza de Reflexión.. que podemos encontrarnos frente a cierto grado dey generaliza, las luchas sociales tienden a ser más represión. Desde las actuaciones represivas en la ca- Antonio Carreterotensas, más conflictivas y virulentas, en buena me- lle (capítulo I), se describe y analiza la situación de Secretaría de Acción Social - CGTdida por que el estado despliega toda su violencia
  2. 2. 2 sujetos disidentes. De esta afirmación se desprende que cualquier sujeto social que sea capaz de plan- tear alternativas prácticas o realidades alternativas al orden establecido se enfrentará a un conjunto de actuaciones del Estado dirigidas a neutralizarlo. Esta represión se puede manifestar en diversas direccio- nes. En uno de los extremos se sitúan los procesos de integración de las prácticas en la misma estructura del Estado, desarticulándolas de su poder emancipa- dor y crítico. La denominada Transición en el Estado Español es rica en ejemplos de ello. En el otro exis- ten diversas medidas encaminadas a la desaparición social de los sujetos disidentes, mediante formas de represión mucho más evidentes. De estas últimas nos vamos a ocupar aquí al ser las que deben afrontar aquellos movimientos sociales, políticos y sindica- les que desde diversos espacios pretenden construir realidades alternativas a la explotación capitalista y que, presuponemos, van a disponer de la capacidad para escapar de los intentos de asimilación por parte del Estado. Las luchas por la emancipación colectiva e individual y por la justicia social se enfrentan a una represión política emprendida desde el Poder dominante, y ejecutada en gran parte desde el propio Estado, con el objetivo de conseguir la sumisión de quienes las promueven y reforzar los actuales procesos de ex- plotación. Por esta razón, los movimientos sociales y políticos emancipadores que desarrollan unas praxis de confrontación al Estado que, por su propia natu- raleza, le son externas (y opuestas). Esto implica que estas luchas en principio se sitúan fuera de los mar- cos que el propio Estado ha definido, en gran medida como herramienta de integración de las conductas sociales, y que la aceptación de estos marcos no debe dejar de plantearse como opciones estratégicas puntuales. En definitiva, la existencia misma de plan- teamientos y prácticas de disidencia social, sindical o política implica la aplicación de medidas represivas sobre ellas con el fin de neutralizarlas. Esta dialéctica se refuerza necesariamente con el incremento de la intensidad y el potencial transformador de las luchas como parte del latir mismo del corazón del Estado y del sistema capitalista actual. Desde los movimien- tos disidentes y revolucionarios, el reconocimiento de esta situación deviene un activo para mantener nuestra propia capacidad de acción y organización. La represión es consubstancial a nuestra existencia y, por lo tanto, debemos aprender a convivir con ella, a resistirla, durante el proceso de construcción de es- pacios de contrapoder donde, en definitiva, la acaba- remos destruyendo. Mecanismos y efectos de la represión. La represión con fines políticos se puede dar de diver- sas formas, en función del contexto, del nivel del reto planteado, del sujeto reprimido, de la correlación de fuerzas existente en un momento dado, etc. Las for- mas de represión de alta intensidad pretenden anularLa represión, un asunto de Estado. Por otra parte, la existencia del Estado pretende de- de forma inmediata la disidencia dejándola fuera de tentar en exclusiva la capacidad de uso de la violen- juego. Entre otros métodos recorre a las desaparicio-Los estudios históricos y arqueológicos han confir- cia como una expresión del “Poder para”, es decir, nes forzosas y otras formas de terrorismo de estado,mado que el surgimiento de eso que hemos llamado para condicionar en la defensa de su propia existen- a la tortura, al encarcelamiento o a la dispersión deEstado es paralelo a la aparición de la explotación de cia las prácticas del conjunto de la sociedad. Esta las personas presas, y no siempre está amparada porclase. El Estado, como estructura política creada por capacidad se traduce en la dimensión represiva del el ordenamiento jurídico del propio Estado. En algu-quienes detentan el Poder de apropiarse del trabajo Estado, inherente a su propia existencia. Ya en los pri- nas ocasiones se dota de la cobertura de legislacio-de la mayoría, monopoliza e institucionaliza el uso de meros estados de la historia fue central la creación de nes y tribunales especiales, como son la Audienciala violencia para emplearla en función de sus intere- un ordenamiento jurídico que prescribiera qué hacer Nacional y las variaciones de la Ley de Enjuiciamientoses. Ello conlleva, por una parte, que es el Estado y, paralelamente, de cuerpos que mediante la fuerza Criminal diseñadas para las imputaciones de “terro-quien define qué es violencia, tanto mediante meca- sirvieran de disuasión para el cumplimiento de ese rismo” y “rebelión” (conocidos comúnmente comonismos jurídicos como a través de sus medios para ordenamiento y, cuando fuera necesario, reprimieran legislación antiterrorista.). En el caso de las actuacio-crear ideología. Obviamente, en un contexto actual las prácticas disidentes de ese ordenamiento. Tanto nes ilegales, el mismo Estado garantiza su impunidaden donde el término conlleva una carga de valoración el ordenamiento jurídico como la policía y el ejérci- o una actitud magnánime hacia quienes las llevan anegativa, la definición de violencia remite exclusiva- to conforman los principales aparatos represivos del cabo. Por otra parte, esta represión conlleva tambiénmente a aquellas conductas que no son producto Estado, a los que se le pueden sumar otros algo más una política informativa dirigida a esconder o negar sudel Estado ni de los intereses que éste defiende sino difusos como los diferentes medios de generación intensidad e, incluso, su existencia. Excepto en fasesque, en muchas ocasiones, le confronta más o me- de opinión e ideología: medios de comunicación, re- de elevada conflictividad, esta modalidad se empleanos abiertamente. De ahí que desde la ideología del ligión, etc. de forma discontinua.Poder violencia muchas veces se asimile a términoscomo rebelión, revolución o, más recientemente, an- El Estado, entonces, se dota de la represión como Sin embargo, en la mayoría de ámbitos la represióntisistema. Una muestra de ello es la oposición tantas mecanismo para defender sus intereses, para des- más cotidiana es de una intensidad notablementeveces cacareada entre “demócratas” y “violentos”. articular y hacer desaparecer aquellas conductas o menor. Se manifiesta, por una parte, en diversas for-
  3. 3. 3mas de presión policial, desde las identificaciones en ejemplo en el Estado Español los grupos especiales endurecimientos de las leyes y normativas y la inven-la calle a los seguimientos, confiscaciones de mate- de las brigadas de información de la Policía Nacional, ción de nuevas fórmulas como las penas multas, to-riales, bloqueo de manifestaciones y otros actos pú- y son dependientes directamente de cargos políticos, das ellas decisiones políticas, favorecen la incoaciónblicos, cargas e incluso detenciones que no conlle- quienes ordenan y diseñan los rasgos generales de de múltiples sumarios contra militantes disidentes. Envan un ingreso carcelario inmediato. La llevan a cabo sus actuaciones. Esta represión también se visualiza la mayoría de los casos estos no llegan a suponerprincipalmente miembros y unidades especializadas en la actuación judicial en innumerables juicios y pro- peligro de ingreso en la cárcel por si mismos, perode los cuerpos de seguridad del Estado, como por cedimientos, principalmente de faltas. Los sucesivos la sobrecarga de juicios, de penas multa y los costesque estos procesos conllevan implican a menudo la malidad”, pierdan su carácter de excepcionalidad en romper las convicciones personales y los procesosasfixia de los movimientos sociales y políticos trans- la consciencia y, por lo tanto, queden ocultas como de unidad de los diferentes colectivos. Se puede darformadores. En estos casos el ámbito jurídico ejecuta formas de represión política premeditadas. Sin em- en contextos de represión de alta intensidad, dondeesta represión, de nuevo orquestada políticamente. bargo, tanto la represión de alta intensidad como sus el estrés que supone una situación excepcional a laComo también participa en ella cuando desestima o formas más cotidianas e imperceptibles comparten que se tiene la sensación de que hay que responderarchiva casi sistemáticamente las denuncias contra sus objetivos y generalmente actúan de forma com- de forma rápida, hace aflorar diversas opiniones y cri-esta misma represión, por ejemplo por maltratos y binada. terios, con sectores del mismo movimiento que pue-otros excesos policiales. Detrás de las vertientes po- den buscar escenificar un alejamiento público de laslicial y judicial de la represión, los medios de comu- Como concreción de su objetivo de reforzar al siste- circunstancias que motivaron el golpe represivo. Lanicación y las declaraciones públicas de muchas ins- ma capitalista y al Estado, la represión política busca represión de menor intensidad también conlleva untancias políticas y de sus representantes contribuyen la eliminación del oponente que, en parte, se centra desgaste desmovilizador. El cansancio de vivir bajotambién a las actuaciones del Estado para erradicar la sobre las personas específicas que forman parte de una tensión constante, la sensación de marginalidaddisidencia. Las informaciones tendenciosas de gran estos frentes de lucha contra la explotación. A parte con respecto al grueso de la sociedad que a vecesparte de la prensa y sus silencios cómplices constru- de las desapariciones, la cárcel es uno de los me- consigue la represión actual, la sucesión de peque-yen la versión hegemónica de la realidad, negando dios empleados puesto que el aislamiento que supo- ños hechos como multas, identificaciones, etc. con-generalmente la que realmente es real. Declaracio- ne para quien la padece hace muy difícil que pueda tribuye, también de forma importante, al agotamientones reiteradas de políticos, por ejemplo al asociar el mantener un determinado nivel de militancia con una del o la militante y al abandono de las luchas.“incivismo” o la “violencia” a colectivos alternativos, efectividad en la lucha del día a día. Si bien esta esdefinen las pautas sobre las cuales estos mismos me- el fin abierto y público de la represión, que no escapa En estas circunstancias, se puede dar también ladios de información contribuirán a crear una ideología a los ojos de quienes luchamos contra el actual sis- sensación de que esta represión sufrida contribuya aldominante, útil para la perpetuación del Estado y los tema político y económico, hay otras finalidades que aislamiento del colectivo que la padece. La represiónintereses que lo sustentan. se esconden detrás de la aplicación de la represión también la sufren de forma secundaria amig@s, fami- política. Estos objetivos a menudo no los tenemos tan liares, vecin@s … También se dirige contra ell@s. DeEstas formas de represión, menos traumáticas en lo presentes, hecho que en vez de restarles importancia esta forma, se expande desde quienes la padecen di-aparente, se caracterizan por ser más insistentes en y centralidad los convierte, incluso, en más peligrosos rectamente hasta amplios sectores sociales que nor-el tiempo, llegando a formar parte de la cotidianidad y, además, también explican algunas de las caracte- malmente la sufren y la interiorizan bajo formas muyde los sectores que luchan e, incluso, del conjunto rísticas de las actuaciones represivas. diversas. Estas situaciones pueden revertir en quede la sociedad. Es precisamente esta cotidianidad algunos sectores próximos a miembros de las luchasadquirida la que llega a provocar que diversas de Un primer fin es la ruptura del tejido colectivo y so- represaliadas ejerzan presiones para que estas per-estas situaciones se asuman como parte de la “nor- lidario. La represión constante y sostenida busca sonas abandonen una actividad que se juzga peligro-
  4. 4. 4sa tanto para él o ella como para estos círculos cer- una herramienta para instaurar el terror y demostrar nuestra integración en el sistema que pretendemoscanos. Otro aspecto en el que se traducen es en una el poder de un Estado que, incluso, es capaz de sos- transformar y, por lo tanto, que habríamos pasado amayor desconexión con el conjunto de la sociedad. layar sus propios códigos normativos y valores cuan- formar parte de aquello contra lo que hoy nos mani-El miedo a sufrir las mismas condiciones que quienes do y con quien considera necesario. El castigo, y la festamos y nos conformamos. En definitiva, mientrasluchan puede frenar que las simpatías o las compli- impunidad de un castigo que no siempre respeta la nuestra existencia sea lucha transformadora, mien-cidades de quienes las rodean se concreten en una propia legalidad del sistema, tienen también esta ver- tras nuestro sindicalismo y nuestra militancia social yparticipación en ellas. Dicho de otra forma, la repre- tiente de atemorizar a la población. Por esta razón no política mantengan su confrontación a las injusticiassión busca instaurar también el miedo en el entorno debe sorprendernos cómo el Estado capitalista (de y a la explotación, el poder amenazado utilizará susde los movimientos disidentes, tanto para frenar su nuevo también aquí el Estado Español es una mues- capacidades para neutralizarnos.crecimiento como, también, para limitar la capacidad tra de ello) promueve regularmente que se conozcanque éstos tienen de hacerse escuchar en determina- una parte de sus actuaciones represivas al margen El análisis de la represión es, pues, una herramien-dos sectores sociales. Esta especie de represión pre- de la ley, ya sea mostrando personas detenidas con ta indispensable para cualquier movimiento disiden-ventiva constituye uno de los mecanismos de control señales de tortura, saltándose los plazos o formas en te, que debe tomar consciencia de que ésta no es,social con una repercusión más amplia y, por lo tanto, procedimientos policiales y judiciales, etc., en defi- en ningún caso, un hecho aislado y puntual, sino unes central y básico para el mantenimiento del orden nitiva, dejando traslucir algunas de sus actuaciones elemento estructural del propio sistema. No dependeestablecido. Además, complementariamente, devie- que contravienen directamente incluso el propio or- de la legalidad o de las luchas llevadas a cabo y dene un factor de desmovilización de los propios grupos denamiento jurídico. Cuando ello sucede, más que un su encaje en los pequeños espacios que el sistemadisidentes ante la sensación de estancamiento y de error en la ejecución de la represión, nos encontra- ofrece. Es cierto que las luchas “ilegales” en princi-incapacidad de romper el aislamiento que impone el mos ante una muestra pública del poder del Estado y pio son susceptibles de recibir directamente el enviteEstado a las conductas discrepantes. su capacidad para mantener impunes acciones ma- represivo, aunque tampoco es inusual que su fuerza nifiestamente ilegítimas incluso para el conjunto de la y capacidad de influencia determinen el umbral de in-Un cuarto objetivo de la represión es implantar la im- población. tolerancia del Estado y condicionen la modalidad depunidad para quien la comete. Este aspecto, obvia- su respuesta. Igualmente sucede con las luchas “le-mente, persigue en primer lugar evitar la exigencia Represión y lucha. gales”, que aceptan y se circunscriben a los espaciosde responsabilidades para quienes la promueven o permitidos. Si bien sobre el papel se toleran, muchasla ejecutan. Un sinnúmero de ejemplos ilustran este La represión, bajo sus diversas formas, busca frenar veces son reducidas al anonimato mediante el ningu-hecho en el Estado Español, el más dramático de el cambio social. Precisamente el cambio social es neo mediático y de las instituciones del Estado quelos cuales quizás sea el continuo desprecio político lo que pretendemos quienes, desde el sindicalismo supuestamente deberían resolverlas.y judicial hacia las frecuentes denuncias por torturas realmente anticapitalista y los movimientos socialesen el marco de la legislación antiterrorista por parte y políticos emancipadores, cotidianamente tratamos Ermengol Gassiot Ballbède numerosos organismos y asociaciones, algunos de construir alternativas al capitalismo y al Estadotan poco subversivos como las mismas Naciones que lo defiende. Nuestra misma existencia comoUnidas. Sin embargo, no debemos descuidar que la sujetos vivos, imaginativos y creativos comporta laimplantación de un sentimiento generalizado de im- aplicación de medidas represivas por parte del Poderpunidad en torno a la represión constituye también dominante. La ausencia de esta represión implicaría

×