19 manual-introductorio-animacion-lectura-prueba

964 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
964
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

19 manual-introductorio-animacion-lectura-prueba

  1. 1. 1 manual introductorio y guía de animación a la lectura NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 1 5/15/10 5:17:40 PM
  2. 2. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 2 5/15/10 5:17:40 PM
  3. 3. 3 biblioteca de literatura afrocolombiana manual introductorio y guía de animación a la lectura tomo xix biblioteca de literatura afrocolombiana ministerio de cultura xix NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 3 5/15/10 5:17:40 PM
  4. 4. Manual introductorio y guía de animación a la lectura © 2010, Ministerio de Cultura isbn colección 978-958-8250-88-5 isbn 978-958-753-009-4 José Antonio Carbonell Blanco dirección editorial Gustavo Mauricio García Arenas coordinación editorial Ángela Alfonso Botero asistente editorial Camila Cesarino Costa concepto gráfico y diseño Emperatriz Arango Blanquiceth gestión y comunicación Arturo Guerrero textos Guillermo Zea Fernández asesoría jurídica Fundación Tridha administración Nomos Impresores impresión Imagen de carátula josé horacio martínez Serie Africali  Sin título 100 cm x 50 cm  Óleo sobre lienzo  2005-2007 Colección Galería El Museo, Bogotá, Colombia. Colección Galería Fernando Pradilla, Madrid, España. Impreso en Colombia Printed in Colombia Reservados todos los derechos. Prohibida su reproducción total o parcial por cualquier medio, o tecnología, sin autorización previa y expresa del editor o titular.   Manual introductorio y guía de animación a la lectura. Biblioteca de literatura afrocolombiana. Bogotá : Ministerio de Cultura, 2010. 144 p. – (Biblioteca de Literatura Afrocolombiana; Tomo 19)   ISBN Colección 978-958-8250-88-5   ISBN Volumen 978-958-753-009-4   1. Literatura colombiana – Siglo xx. 2. Literatura afrocolombiana – Siglo xx. 3. Negros en la literatura. 4. Identidad cultural. 5. Escritores colombianos. 6. Pintura colombiana – Siglo xxi. CDD 860.09 NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 4 5/15/10 5:17:41 PM
  5. 5. Ministerio de Cultur a Repúblic a de Colombia Paula Marcela Moreno Zapata Ministr a de Cultur a María Claudia López Sorzano Viceministr a de Cultur a Enzo Rafael Ariza Ayala Secretario Gener al Clarisa Ruiz Correal Direc tor a de artes Melba Escobar de Nogales Coordinador a área de liter atur a Viviana Gamboa Rodríguez Coordinador a proyec to bibliotec a de liter atur a afrocolombiana apoyan Dirección de Poblaciones Biblioteca Nacional de Colombia Ministerio de Cultura Carrera 8 Nº 8-09 Línea gratuita 01 8000 913079 ) (571) 3424100 Bogotá D.C., Colombia www.mincultura.gov.co colección de liter atur a afrocolombiana comité editorial Roberto Burgos Cantor Ariel Castillo Mier Darío Henao Restrepo Alfonso Múnera Cavadía Alfredo Vanín Romero NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 5 5/15/10 5:17:41 PM
  6. 6. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 6 5/15/10 5:17:41 PM
  7. 7. índice M a n u a l i n t r o d u c t o r i o 1. Haciendo visibles a los invisibles 11 Paula Marcela Moreno Zapata Ministra de Cultura 2. Breve introducción sobre los aportes literarios y culturales afrocolombianos 27 3. Catálogo de la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana 32 4. Guía de animación a la lectura. Biblioteca de Literatura Afrocolombiana 95 Beatriz Helena Robledo y José Ignacio Caro NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 7 5/15/10 5:17:41 PM
  8. 8. tomo i  la bruja de las minas  gregorio sánchez gómez  40 ii  las estrellas son negras  arnoldo palacios  43 iii  changó, el gran putas   manuel zapata olivella  46 iv no give up maan!, ¡no te rindas!  hazel robinson abrahams  49 v  vivan los compañeros, cuentos completos carlos arturo truque  52 vi  cuentos escogidos 1964-2006 óscar collazos  55 vii  sobre nupcias y ausencias, y otros cuentos  lenito robinson-bent  58 viii  cuentos para dormir a isabella   tradición oral afropacífica colombiana 61 Catálogo de la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 8 5/15/10 5:17:41 PM
  9. 9. ix  cantos populares de mi tierra secundino el zapatero  candelario obeso  64 x  tambores en la noche  jorge artel  67 xi  evangelios del hombre y del paisaje   humano litoral helcías martán góngora  70 xii  antología íntima hugo salazar valdés  73 xiii  obra poética pedro blas julio romero  76 xiv  obra poética   cimarrón en la lluvia jornadas del tahúr alfredo vanín  79 xv  obra poética rómulo bustos aguirre  82 xvi  antología de mujeres poetas afrocolombianas  85 xvii  ensayos escogidos   rogerio velásquez murillo  88 xviii  manuel zapata olivella, por los senderos de sus ancestros   textos escogidos manuel zapata olivella  91 NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 9 5/15/10 5:17:41 PM
  10. 10. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 10 5/15/10 5:17:41 PM
  11. 11. 11 Haciendo visibles a los invisibles Paula Marcela Moreno Zapata Ministra de Cultura Candelario Obeso escribió en su poema «Lucha y con- quista»: «¡Las piedras más bonitas/ en el carbón, a veces/ se hallan escondidas!». Y nuestro querido Jorge Artel nos dejó en claro que «Somos, sin odios ni temores, una conciencia en América». Estos dos apartes reflejan el espíritu de varios de los procesos, políticas y logros alcanzados en los tres últimos años por el Ministerio de Cultura. Nuestro enfoque de gestión «Colombia diversa: Cultura de todos, Cultura para todos» ha tenido como principio el reconoci- miento de la diversidad cultural de nuestro país como un elemento definitivo de la sostenibilidad y profundidad de un modelo de desa- rrollo sustentable social y económicamente. Esta colección hace parte de los procesos que se adelantaron pa- ra garantizar un reconocimiento efectivo de esa diversidad. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 11 5/15/10 5:17:41 PM
  12. 12. 12 Haciendo visibles a los invisibles La tarea, sin duda monumental, de investigación, selección, re- copilación y edición de la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana es un esfuerzo por unir en una misma y única publicación a los escritores y escritoras, poetas y poetisas, narradores orales y ensa- yistas más significativos de esta índole en nuestro país. Y digo más significativos, pues no es posible llamar completa o terminada una antología de estas características. La literatura, como todas las manifestaciones artísticas y cultu- rales, es un acto vivo que se construye día a día a lo largo y ancho del territorio y que está en constante transformación y crecimiento. Esta es una selección donde se suman muchos esfuerzos, así como el trabajo riguroso de un Comité Asesor y de un Comité Editorial que con una clara intención de diálogo abren un espacio para acceder a la mirada de un pueblo que ha sido fundamental en la construcción del país, pero que no ha contado con los espacios para participar de los procesos que permiten un acercamiento a nuestras raíces y a nuestra identidad nacional. La conmemoración de nuestros doscientos años de Independen- cia es, sin duda alguna, una fecha que nos hace reflexionar sobre el significado de la diversidad, una diversidad que ha marcado la biografía cultural de los colombianos, y que está escrita en nuestra memoria genética como un texto colectivo donde la suma de los aportes enriquece y le da sentido al resultado final. Es fundamental recordar que las inequidades no solamente afec- tan a quienes las sufren, sino a la ciudadanía en general. El principio físico de los vasos comunicantes, aplicado desde la Antigua Roma para evitar los desniveles en el suministro de agua, nos recuerda que si a uno solo de varios recipientes conectados se le retira líquido, todos los demás se afectan. Y si uno recibe agua, todos los demás lo absorben por igual. Eso, aplicado a nuestra realidad, nos recuerda NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 12 5/15/10 5:17:41 PM
  13. 13. Paula Marcela Moreno Zapata 13 que toda sociedad requiere que cada una de sus partes sea recono- cida e integrada para funcionar de manera equitativa: solo recono- ciendo que somos un proyecto común, una sola historia, un solo corazón, podemos construir, entre todos, el futuro de esta nación. Colombia, una nación diversa La vitalidad colombiana radica en su diversidad. Una frase que hoy quizá resulta obvia para muchos, estuvo lejos de serlo durante varios siglos. En 1850, el cartagenero Manuel María Madiedo, uno de los intelectuales más destacados del siglo xix en el país, escribió sobre los bogas del Magdalena: […] No se parecen a las lindas cuadrillas con que se divierten los parisienses; ni estas playas ardientes rodeadas de bosques ignorados se asemejan a sus ricos salones alfombrados con los productos de las fábricas de los gobelinos; ni tienen nada de común los casi desnudos bogas del Magdalena con los perfumados leones de la capital de Francia (Madiedo, 1973: 13). Dicha cita aparece en el prólogo al libro de Candelario Obeso que hace parte de esta colección, con el siguiente comentario de sus prologuistas: «Esta idea de la nación varonil en oposición a la delicada Europa es reforzada por Madiedo en su cuadro de cos- tumbres, en el que la nación es un espacio rudo, vasto e inculto habitado por primitivos que, al igual que el territorio, necesitan ser civilizados». El boga es aquí representado como el hombre salvaje a la espera de ser civilizado por el blanco. Candelario Obeso, génesis de la poe- sía negra en Colombia, publica en 1877 Cantos populares de mi tierra, donde se aleja de la descripción exótica que hace el blanco del re- mero de río, para valorarle conforme a sus propios referentes cultu- NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 13 5/15/10 5:17:41 PM
  14. 14. 14 Haciendo visibles a los invisibles rales: seres con una visión propia de la vida y de sí mismos, que no están esperando la influencia redentora del hombre blanco. Obeso habla del paisaje, el amor, la amistad, las costumbres de los bogas desde el interior de ellas mismas. Siendo un hombre letra- do que busca ganarse un espacio en el panorama nacional de la épo- ca, se aleja de lo pintoresco para potenciar en toda su magnitud el lenguaje criollo con sus particularidades gramaticales y sintácticas. La innovación lingüística y temática, el manejo estético del verso le proporcionaron a Obeso un respetable y merecido lugar entre los lingüistas y literatos de la época. Resulta asombroso que un hombre de escasos recursos, hijo natural de un abogado y una lavandera, haya logrado abrirse paso en un país que abolió la esclavitud unos pocos años después de su nacimiento más no la sumisión. Obeso encarna la contradicción misma de sociedades como la nuestra, donde un hombre negro habla en la voz del boga, al tiempo que busca abrirse espacio en el panorama intelectual nacional del siglo xix, donde las condiciones de racismo y exclusión para los de su color eran la norma y deben «mimetizarse», o bien aprender las formas y costumbres del blanco para abrirse un espacio en la socie- dad y así lograr que su mensaje sea escuchado. L a diversidad, nuestro mayor activo Esto nos lleva a lo que considero el punto de partida para hablar de esta colección. Somos diversos. Una realidad que por siglos fue considerada talón de Aquiles para el desarrollo económico, cultural y político, es hoy nuestro mayor activo como nación. La pluralidad de identidades, de expresiones propias de los pue- blos que nos conforman hace de Colombia un país de inmensa ri- queza. En medio de la diversidad étnica y cultural de los pueblos afrocolombianos, raizales, palenqueros, indígenas y rom, contamos NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 14 5/15/10 5:17:41 PM
  15. 15. Paula Marcela Moreno Zapata 15 con una población afrodescendiente que se estima superior al 20% de la población total del país. Presentes en todo el territorio nacional, con concentración en los litorales Caribe y Pacífico y en ciudades como Cali y Cartagena, la población afrocolombiana cuenta con más de ciento cincuenta territorios colectivos de comunidades negras tradicionales en la re- gión del Pacífico, principal asiento de la población afrodescendiente. Como figura en el Compendio de políticas culturales (Ministerio de Cultura: 2009), al interior de dicha región se suele diferenciar entre el Pacífico norte (Chocó) y el litoral sur, es decir, Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Estas diferencias se evidencian en el habla, la tra- dición oral, la música y la danza al igual que en las estrategias pro- ductivas, la agricultura, la pesca, la minería, entre otros. Es importante anotar que la concentración de población afro- descendiente en regiones como los Llanos orientales, Orinoquía, Amazonía o el Eje cafetero es notable, contraria a la idea prepon- derante de tener una población afro concentrada únicamente en un par de regiones del país. En el Caribe se advierte la diferencia entre la población litoral, isla e islotes, y la población ribereña –ríos Magdalena y Cauca– y entre estas y las comunidades del interior (sabanas de Córdoba y Bolívar). Otro sector está conformado por los llamados «palenques» destacándose el Palenque de San Basilio, una comunidad agrícola y ganadera que habla su propia lengua y mantiene una valiosa tra- dición cultural. Lejos de allí, en los valles interandinos, en especial en los del Cauca y Patía, viven comunidades originadas en las familias de las haciendas esclavistas y ganaderomineras, que cuentan con un fuerte sentido de pertenencia, una alta cohesión social y una rica tradición oral. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 15 5/15/10 5:17:41 PM
  16. 16. 16 Haciendo visibles a los invisibles El pueblo raizal es considerado el primer grupo étnico que ha- bitó el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, antes del nacimiento mismo del Estado colombiano. Sus orígenes se sitúan entre los afrodescendientes establecidos en el Caribe du- rante el período de la Conquista y posterior colonización por parte de Inglaterra. En la presente colección, contamos con Lenito Robinson, un es- critor de Providencia, que siendo joven tomó un avión para llegar a París a estudiar Literatura en La Sorbona. Su obra, al igual que la de Hazel Robinson, autora sanandresana, quien se dio a conocer cuando en 1959 empezó a publicar sus columnas sobre la isla en El Espectador. El primer libro publicado por un autor sanandresano, es Sobre nupcias y ausencias de Lenito Robinson-Bent en 1988. La isla de Providencia aparece espléndida en la obra de Lenito, llena de sorpresas y revelaciones. El lector podrá hacer un recorri- do a través de las casas de madera pintadas de colores alegres, los cuentos de los marineros tatuados y las historias de los abuelos, tal como si estuviera en la isla. La isla, ocupada en primera instancia en 1631 por noventa ingle- ses que venían en el Seaflower, volvió a quedar desierta cuando los españoles los expulsaron a fuerza de cañón diez años después. Pero por allí siguió merodeando Sir Henry Morgan, el temible corsario inglés, que asolaba esos mares y quien se dio cuenta enseguida de que por su posición estratégica y su riqueza de agua, la isla era sitio ideal para esconderse. Luego vinieron algunas familias desde Liverpool a sembrar al- godón, pero los españoles volvieron a expulsarlos nuevamente. Esta vez, los ingleses deciden someterse a los mandatos de la Corona de Castilla, a cambio de poder quedarse. Luego de cuarenta años li- beraron a los esclavos; les dieron sus apellidos y otros tomaron sus NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 16 5/15/10 5:17:41 PM
  17. 17. Paula Marcela Moreno Zapata 17 nombres como apellidos. A partir de este hecho los cruces raciales se hicieron frecuentes. Los ingleses, los africanos, los chinos que lle- garon posteriormente y hasta algunos indios misquitos, formaron una nueva raza. También de esta mezcla interracial surge la lengua creole, propia de las islas. La obra de Hazel y Lenito nos permite acercarnos a sus personajes, sus creencias, sus ritos y sus dioses. Un diálogo intercultur al Desde las aguas dulces del río Magdalena, en Mompox, donde nació nuestro querido Obeso, a la mar de mil colores de las islas de Lenito Robinson-Bent y Hazel Robinson, hay diferencias tan pro- fundas como las aguas que los separan. Los afrocolombianos, más allá de los referentes que podamos te- ner, conforman una variedad de lenguas, visiones, culturas y tradi- ciones, según su origen, localización geográfica y desarrollo. Es por esto que el acercamiento desde la literatura a la mirada particular de los pueblos afrodescendientes, a sus miradas, deseos, pérdidas y glorias, nos permite abrir espacio al diálogo intercultural, donde el conocimiento y transmisión del patrimonio oral y literario de los pueblos étnicos sea posible. Las poblaciones afrodescendientes en Colombia poseen un inva- luable legado cultural que tiene sus raíces en la riqueza e inmensidad de las culturas africanas y que adquirió, en el contexto americano, sus propias particularidades, sus propias formas de expresión. Estas particularidades, estas formas de expresión, están ligadas a la vida y a la historia de esta nación desde su conformación. Propiciar es- ta reflexión y abrir espacios para la apropiación de este legado por parte de las nuevas generaciones son objetivos que hacen parte de los proyectos, planes y programas del Ministerio de Cultura y que buscamos incentivar a través de la presente colección. Esta nace NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 17 5/15/10 5:17:41 PM
  18. 18. 18 Haciendo visibles a los invisibles también de una política de promoción de la lectura y las bibliotecas, que busca facilitar el acceso al libro y la lectura, y por ende a la me- moria colectiva de la nación. Esta colección busca entonces constituirse en un acervo del patri- monio cultural del país al reunir, preservar y difundir la literatura de temáticanegraenColombiayponerlaalalcancedetodos.Ahorabien, los procesos de apropiación y socialización de esta biblioteca, tendrán especial énfasis en la población afrodescendiente, con la intención de generar un conocimiento de su riqueza cultural que haga visible su realidad, así como sus aportes en la construcción de la nación. La Biblioteca de Literatura Afrocolombiana se dará a conocer a través de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, las casas de cultu- ra, los centros de investigación, así como desde una serie de proyec- tos educativos y comunitarios que se involucran en este proceso de circulación y divulgación, de movilización social y reflexión nacio- nal, en torno a nuestro patrimonio literario, histórico e identitario. Una voz desde el Chocó Arnoldo Palacios en la canónica novela colombiana Las estrellas son negras, terminada en 1948, narra las condiciones de vida en el Chocó de los años cuarenta: Los platos boca abajo, y el vaso de aluminio, despachurrado, vacío, le decían a Irra que no tenían nada que ofrecerle para comer. Una gallina cacareó, removiéndose en su nido debajo del fogón. Irra se agachó, asomándose a ver detenidamente la gallina. Claro, una gallina gorda. ¿Por qué no matarla y comerla inmediatamente? Pero entonces no podrían vender el huevo que ponía diariamente. ¿El huevo de hoy? Irra se agachó más, estiró su cuerpo, templó el cuello, alargó el brazo para agarrar la gallina; esta se sacudió, arrinconándose NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 18 5/15/10 5:17:41 PM
  19. 19. Paula Marcela Moreno Zapata 19 más. Irra le lanzó otro zarpazo, deseando estrujarle de una vez la cabeza o rasgarle el vientre con las uñas. La gallina, asustadiza, saltó de su nido, alejándose bajo su plumaje blanquinegro- amarillento-cenizo. (Palacios, 1998: 29). Arnoldo Palacios nace en Cértegui, Chocó. A los quince años se va a vivir a Quibdó con su familia. Desde los dos años debe afrontar la poliomelitis que dificulta sus movimientos pero que jamás fue impedimento para llegar muy lejos. Termina el bachillerato en el colegio Camilo Torres de Bogotá, donde empieza a mostrar su in- dignación frente a las desigualdades sociales, conocidas por él des- de su infancia. Ya en Bogotá, se familiariza con la obra de Jorge Artel y traba amistad con Manuel Zapata Olivella; las obras de ambos autores hacen parte de esta colección. Escribe Las estrellas son negras en una máquina de escribir del Ministerio de Educación, que su amigo Carlos Martín le presta. Tarda más de un año trabajando juicio- samente en esta novela, para darla por acabada satisfactoriamente el 8 de abril de 1948. Por desgracia, al día siguiente tiene lugar el Bogotazo, y entre las tantas cosas que se convierten en cenizas, está la recién terminada novela de Palacios. Animado por sus amigos, aprovechando su memoria privilegiada, el autor escribe nuevamen- te Las estrellas son negras en tan solo dos semanas. La novela es muy bien recibida por la crítica y le permite a Pala- cios acceder a una beca de estudios en La Sorbona. Vive en Francia desde entonces, donde publica dos obras más, Les mamelles du Cho- có y La forêt de la pluie. En 1998 el Ministerio de Cultura reeditó Las estrellas son negras, nuevamente editada por Intermedio editores en 2007 y, por tercera vez en doce años, en la colección actual. Se sabe de Palacios que desde entonces y durante algunas décadas se insta- NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 19 5/15/10 5:17:41 PM
  20. 20. 20 Haciendo visibles a los invisibles ló en las afueras de París con su esposa Beatriz y sus cuatro hijos. Actualmente y desde hace algunos meses vive en Colombia, donde a sus ochenta y seis años ha vuelto a recorrer su departamento, un territorio que ha sido históricamente olvidado y que en la presente colección tiene una presencia notable. «Al otro lado de la cordillera termina Colombia, y a este comien- za Chocó», le decía el intelectual Rogerio Velásquez nacido en Sipí, Chocó, a su hija Amparo. Con su pluma, Rogerio batalló contra ese abandono durante toda su vida. Nace un año después de la última de las ejecuciones a negros, cincuenta y seis años después de abolida la esclavitud. Como todos los nombres que integran esta colección, su conciencia étnica le lleva a investigar y a denunciar a partir de es- tudios, la construcción de la República desde la exclusión de negros e indígenas. Durante las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta del pasado siglo, Velásquez se dedicó a recorrer y a documentar el Chocó profundo, olvidado, pobre, húmedo, rico en oro y platino, caluroso y selvático. Las costumbres, la narración oral, el vestuario, la música tradi- cional, sus instrumentos, los cuentos de los viejos, nada se escapa a la agudeza y el refinamiento de su pluma. El trabajo de Velásquez es asimilable al de Gilberto Freyre en el Brasil y sus reflexiones y escritos habrían de ser retomados por autores como Manuel Zapata Olivella en sus memorables ensayos, también reunidos en esta co- lección. L a negredumbre del negro y del cimarrón Velásquez acuñó el término «la negredumbre», para referirse a una combinación entre muchedumbre y negritud, una unidad, donde las tierras, los rituales de celebración y de muerte, así como las festividades profanas hacen parte de una identidad colectiva. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 20 5/15/10 5:17:41 PM
  21. 21. Paula Marcela Moreno Zapata 21 Como en las sociedades premodernas, es la identidad colectiva la que predomina sobre la individual. Este concepto lo retomó Zapata Olivella para seguir ahondando en esa unidad, esa especie de «cordón umbilical» que conecta la raza negra, le da un sentido de pertenencia, de comunidad. La negredumbre está en el ritmo de los tambores, en la memoria de África, en la invocación de los muertos. Dicha familiaridad ha sido definida de muchas maneras. El profesor Jerome Branche, de la Universidad de Pittsburgh, habla del «malungaje» o del «ser ma- lungo» como «el rasgo de parentesco que surge entre los compa- ñeros de abordo», aquellos que habían sido arrancados a la fuerza de su tierra por los abominables comerciantes de seres humanos y que con grilletes y cadenas emprendían la travesía a un destino desconocido. Zapata Olivella narra ese viaje sin retorno en Changó, el gran putas, la gran epopeya de la negritud en América. La novela nace de la idea mítica que sustenta la llegada de los africanos como esclavos a América por una maldición de Changó. Una concepción del mun- do que da cuenta de los dioses tutelares de la religión yoruba y su cosmovisión. Es Changó quien les da la fuerza espiritual a los escla- vos para renacer en el nuevo continente. Una vez aquí, el negro vive anclado a la nostalgia, pero también a esa alegría profunda porque nace de tristezas ancestrales, al sonido del mar, al río y a la lluvia: Dejar atrás muy atrás para ser ignorados el pánico de los renovados desastres los espejismos que duplican la muerte hasta que lleguen con sus garras de invierno los ríos de la fábula y sientas que cruzan por tu piel los faunos que se creían derrotados NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 21 5/15/10 5:17:41 PM
  22. 22. 22 Haciendo visibles a los invisibles porque no muere el viejo cimarrón de la lluvia. En este poema de Alfredo Vanín, vemos también el lazo que le une a la historia de su pueblo. El lazo está en Artel, al inundar la poesía de ritmo de tambores declarándose el directo heredero del legado in- valuable de Candelario Obeso; está en la musicalidad y el ritmo de las mujeres poetas del Pacífico. Está en los relatos infantiles, arru- llos, fábulas y cantos provenientes de la civilización yoruba de la Costa de Nigeria, música que cicatriza las más profundas heridas. Está en los versos de Helcías Martán Góngora, que el mismo Neru- da calificó como «los más bellos versos del mar que jamás haya leí- do». Está en la libertad, el gozo del cuerpo y sus placeres en la poesía de Hugo Salazar Valdés, Rómulo Bustos y Pedro Blas Julio Romero, como una especie de mística pagana hecha de tambor, de marimba de chonta, de currulao y de cumbia. Los relatos orales fueron recogidos en un lapso de diez años en diferentes recodos del Pacífico colombiano. Los contadores son más de veinte hombres y mujeres afrocolombianos, la mayoría ancianos, y cuyas actividades cotidianas son las de mareños, mineros, agri- cultores, folcloristas, maestros, vendedores de mariscos y frutas, así como compositores, músicos o artesanos. La antología de poesía femenina incluye cincuenta y seis muje- res de diferentes generaciones y regiones, prácticamente de todo el país. Se seleccionaron más de trescientos poemas de enorme varie- dad temática y estilística. Por primera vez se recoge y publica buena parte de la obra ensa- yística del escritor Manuel Zapata Olivella, dispersa en decenas de periódicos y revistas antiguos que no estaban al acceso de potencia- les lectores. El inmenso trabajo de Zapata Olivella lo ha convertido NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 22 5/15/10 5:17:41 PM
  23. 23. Paula Marcela Moreno Zapata 23 en uno de los autores colombianos más estudiados dentro y fuera del país. Sus aportes a la comprensión de nuestra cultura popular apenas empiezan a ser valorados. Desperdigados, muchos de estos artículos se perdieron. Aquellos que han podido ser reunidos para esta colección dan cuenta de un hombre que apenas llega a Bogotá, ya estaba elogiando la cumbia, las fiestas de pueblo con sus músicos anónimos y sus cantaoras negras. Como dice Alfonso Múnera en el prólogo a los ensayos de Zapata Olivella: [Manuel Zapata] es quizás el único de nuestros intelectuales que a mediados del siglo xx piensa la nación como un todo, integrada por fuerzas creativas heterogéneas, en las que afrodescendientes y nativos juegan un papel central, que reconoce la extraordinaria diversidad de su cultura, y que denuncia de manera brillante los mecanismos de imposición de una historia y unos valores culturales colonialistas. Zapata Olivella como un ensayista brillante, con el ojo de un antro- pólogo urbano adelantado a su tiempo, está hoy día por descubrir- se en la plenitud de su lucidez para comprender la importancia de construir una voz propia de los afrodescendientes en América. Su discurso sobre la diversidad, que hoy nos resulta tan familiar, era en los años cincuenta y sesenta un discurso de vanguardia para el contexto nacional. Sin duda su proximidad a intelectuales negros como Césaire y Sédar Senghor, fue decisiva para forjarse un pensamiento basado en el estímulo y el respeto a la diversidad como motores para construir un proyecto colectivo de nación. Antes de despedirme, quisiera mencionar los cuentos de Carlos Arturo Truque, contemporáneo de nuestro premio Nobel, relatos de impecable belleza por donde transita la violencia de un país olvi- NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 23 5/15/10 5:17:41 PM
  24. 24. 24 Haciendo visibles a los invisibles dado. La injusticia y la explotación rampante relatada por Gregorio Sánchez en La bruja de las minas, la primera novela publicada en Colombia por un autor afrocolombiano (1947), su realismo minu- cioso, deja junto a las emotivas narraciones de Óscar Collazos, hue- llas de África, pilares de los malungos en el nuevo continente, cada vez menos nuevo en la medida en que todos tengan una historia para contar. La historia que aquí encontrarán es la de estos com- pañeros de abordo, finalmente reunidos, para hacer de este un país que se sabe a sí mismo pluriétnico y multicultural, y se enorgullece de serlo. Por último quisiera dar un agradecimiento muy especial a los grandes gestores de este proyecto. Melba Escobar, como coordina- dora del Grupo de Literatura, de la Dirección de Artes; José Antonio Carbonell, a cargo de la Dirección Editorial del proyecto; Viviana Gamboa, coordinadora del proyecto Biblioteca de Literatura Afro- colombiana, y Emperatriz Arango, responsable de la divulgación y distribución. Ellos, con el respaldo logístico y administrativo de la Fundación Tridha, y el apoyo de la Biblioteca Nacional de Colombia para la distribución y divulgación en las bibliotecas del país, han hecho un gran esfuerzo para que estos diecinueve volúmenes estén hoy en nuestras manos. Solo me queda desearles que disfruten la lectura, y que queden antojados de seguir leyendo más. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 24 5/15/10 5:17:41 PM
  25. 25. Paula Marcela Moreno Zapata 25 Referencias bibliogr áficas Madiedo, M. M. (1973). El boga del Magdalena. Museo de cuadros de costumbres, tomo i. Bogotá: Biblioteca Banco Popular. Ministerio de Cultura (2009). Compendio de políticas culturales. Documento en discusión. Bogotá: Ministerio de Cultura. Palacios, A. (1998). Las estrellas son negras. Bogotá: Ministerio de Cultura. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 25 5/15/10 5:17:42 PM
  26. 26. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 26 5/15/10 5:17:42 PM
  27. 27. 27 Breve introducción sobre los aportes literarios y culturales afrocolombianos Muy poco después de la abolición de la esclavitud, a mediados del siglo xix, irrumpió en la literatura colombiana el lenguaje de los bogas negros. Las novelas José de la Crú Rodrigue, boga de corazó, escrita en 1857 por Manuel Madiedo, y María, de Jorge Isaacs en 1867, llevaron esta oralidad a la representación letrada. La misma fuente de donde Isaacs extractó el poema «Canción de los bogas negros», incluido en su novela, es la que le sirvió a Candelario Obeso para formular diez años más tarde su «Canción del boga ausente». La segunda mitad del siglo xix, cuando se formaba la nación republicana, y el comienzo del xx corresponden a un lapso cono- cido como la «República de los gramáticos», pues los presidentes y gobernantes fueron poetas, escritores, rectores de la lengua. De ahí que el historiador Malcolm Deas hable de una «obsesión nacional fi- lológica-gramática», íntimamente conectada al ejercicio del poder. ¿Qué relación puede existir entre la lengua y el poder? Mucha. No se trataba de una mera manía nominalista y formal. Se trataba en ese entonces de construir un campo simbólico cultural común, bajo el cual se unificara una manera de ser colombiano. Este campo, NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 27 5/15/10 5:17:42 PM
  28. 28. 28 biblioteca de literatura afrocolombiana que tenía sus orígenes en la antigua organización de preferencias y poderes colonial y peninsular, se llamó el orden letrado o la ciudad letrada, como bien lo documentó el crítico Ángel Rama. El modelo lingüístico debía dejar claro que esta nación pertene- cía a la herencia de Occidente, poseía una genealogía grecolatina, se enorgullecía de sus raíces judeocristianas, guardaba una conexión étnica y de lenguaje con el pasado español. La lengua pública, resul- tante de esta operación, fue una sustancia ceremonial, protocolaria y escrita. Para custodiarla era preciso disciplinarla, gracias a una gramática regulada de modo preciosista. El encumbramiento de las letras cultas y la férrea reglamenta- ción aportada por las ciencias lingüísticas fueron una de las violen- cias integradores de la nación. Lo opuesto a la corrección idiomática era el desorden de la lengua popular cotidiana, considerada como corrupción, barbarismo e ignorancia. El dialecto, denominación que señalaba el habla de indios, ne- gros, zambos y plebe, era una anomalía y una monstruosidad que amenazaba lo hispánico. De esta manera premeditada y concienzu- da, la nacionalidad fue históricamente definida por la exclusión y la marginación de la cultura africana en Colombia. La irrupción del lenguaje de los bogas en el territorio de las letras fue, pues, una subversión simbólica y una intrusión desde lo otro, desde lo diferente, en las ficciones fundacionales de la literatura na- cional. Es desde allí de donde se empieza a visibilizar la diversidad y la validez de la misma, así como su importancia para la formación de la nacionalidad. En la «Advertencia del autor» a su obra Cantos populares de mi tierra, Candelario Obeso formula en 1877 una poética insurgente: En la poesía popular hay y hubo siempre una sobra copiosa de delicado sentimiento y de mucha e inapreciable joya de imágenes NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 28 5/15/10 5:17:42 PM
  29. 29. manual introductorio y guía de animación a la lectura 29 bellísimas. Así, tengo para mí que es solo cultivándola con el esmero requerido como alcanzan las naciones a fundar su verdadera positiva literatura. Tal lo comprueba el conocimiento de la historia. A continuación aboga por «calmar el furor de la imitación, tan tris- te, que tanto ha retrasado el ensanche de las letras hispanoame- ricanas». Con esta bandera, el momposino Obeso escoge como materia prima de su obra poética Cantos populares de mi tierra la irregularidad del lenguaje oral, y hace de las gentes de la periferia y del común –artesanos, bogas, lavanderas– los protagonistas de sus escritos. Merced a su poesía, esta oralidad se introdujo en la ciudad letrada como Literatura, con mayúscula, no obstante la resistencia velada con que fue recibida ya que se la convirtió en expresiones de lo exótico y periférico. Esta traducción literaria de la alteridad negra significó un doble vuelco cultural frente a la rancia tradición prohispánica imperante. De una parte se pasó de la lengua oral a los códigos escritos domi- nantes. De otra, se hizo el tránsito de lo afro a lo nacional. El doble vuelco instituye la lengua vernácula como materia legítima de la literatura nacional. Esta especie de Toma de la Bastilla espiritual no fue en su mo- mento reconocida en su importancia. De hecho, la obra de Obeso no fue recibida en la ciudad letrada con entusiasmo, y debió aguar- dar hasta los años treinta del siguiente siglo para que otros escrito- res afro la apreciaran y tomaran el relevo. La invisibilidad del negro está incrustada en el currículo del sis- tema educativo nacional, que excluye de sus materias la historia y consideración de ese veinticinco por ciento del censo poblacional, compuesto por afrocolombianos. Su marginación ha sido sutil pe- ro firme. El proceso de blanqueamiento forzado, que campeó en la NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 29 5/15/10 5:17:42 PM
  30. 30. 30 biblioteca de literatura afrocolombiana época cuando se formaba la nación, sobrevive en el inconsciente colectivo hasta el presente. Bien entrado el siglo xx surgieron en el mundo, y en especial en la región del Caribe, dos movimientos de reivindicación literaria negra. El Negrismo, del que fueron tributarios Luis Palés Matos de Puerto Rico y Nicolás Guillén de Cuba. Estos llamaron a ir más allá de la música, el color y lo orgiástico, para explorar el sentimiento, el espíritu y la condición del negro en América. Y la Negritud, del senegalés Léopold Sédar Senghor y el marti- niqués Aimé Césaire, quienes insistieron en la necesidad de inde- pendencia intelectual y artística, y por lo tanto del alejamiento de la imitación. Colombia no tuvo presencia fundacional en estos movimien- tos, pero a partir del tercer decenio del xx, y merced al cartagenero Jorge Artel, se conectó con el Caribe en el canto de dolor de los antepasados, la resistencia, el anhelo de libertad y el clamor por la situación marginal de los afrodescendientes. Los procedimientos de esta literatura dieron preferencia a la onomatopeya, la alitera- ción y la jitanjáfora, esa invención de expresiones que solo cobran sentido en relación con el conjunto del texto pero se usan por su valor sonoro. Más allá del insumo de ruptura aportado por la lengua oral ne- gra, autores posteriores destacaron la contribución material y psi- coafectiva de los afrocolombianos a la cultura nacional. Manuel Zapata Olivella, en un rapto de ingenio e ironía, hace caer en cuenta de que el único objeto material traído del África por los esclavos es su sombra. ¿Es material la sombra del hombre? En todo caso, Zapata insiste en que la sombra fue el único equipaje, el acompañante fiel, al cual se aferraba el esclavo en su soledad y martirio. Yendo más allá de ella, por supuesto, los africanos reconstruyeron con materia- NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 30 5/15/10 5:17:42 PM
  31. 31. manual introductorio y guía de animación a la lectura 31 les americanos sus tambores, flautas, maracas, marimbas, canoas, tejidos. Reinventaron su sabiduría gastronómica y agrícola. En sus cantos religiosos y ritos funerarios trajeron sus catarsis emocionales. En la letra de sus canciones, la picardía. En su coti- dianidad, el culto a la fuerza física y a algunas formas liberadoras desde la sensibilidad. En sus religiones, una fuente de rebeldía, una savia vivificadora. De todos los aportes culturales negros, hay uno que merece situa- ción de privilegio. Es una concepción atávica africana muy similar a la que hoy en día se erige como la salvación para el planeta degra- dado. Proviene de la noción bantú conocida como «muntu». El muntu es la comunión del ser humano con la naturaleza. Para los negros, los hombres son una sola familia estrechamente unida a los animales, árboles, ríos, montañas, praderas, mares. Esta alianza totalizante incluye también a los muertos. El muntu está en la base de la fraternidad proverbial de los afro, de las ceremonias de despe- dida a los que se van de esta vida pero continúan como presencias, del cuidado hacia los seres vivientes y las formas en apariencia iner- tes del cosmos. La historia cultural de lo afro está por reescibirse, apreciarse y enaltecerse. En el puro centro de la constitución triétnica nacional, la vertiente negra es más que un ingrediente adherido. Así como su esencia no puede constreñirse a la química de la pigmentación de la piel, su impronta va mucho más allá del folclor y de las sensuali- dades del cuerpo. Así lo testimonian en sus obras los autores afrocolombianos, desde cuando hace siglo y medio rompieron la solemnidad de la ciudad letrada con sus alegrías orales y sus letanías rituales. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 31 5/15/10 5:17:42 PM
  32. 32. xiii ii iii viii ix xiv xv i La bruja de las minas Gregorio Sánchez Gómez Las estrellas son negras Arnoldo Palacios Changó, el gran putas Manuel Zapata Olivella Sobre nupcias y ausencias, y otros cuentos Lenito Robinson-Bent Cuentos para dormir a Isabella tradición oral afropacífica colombiana recopilación y prólogo baudilio revelo hurtado Cantos populares de mi tierra Secundino el zapatero Candelario Obeso Obra poética Pedro Blas Julio Romero Obra poética cimarrón en la lluvia jornadas del tahúr Alfredo Vanín Obra poética Rómulo Bustos Aguirre viiCatálogo de la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 32 5/15/10 5:17:44 PM
  33. 33. iv v vi x xi xii xvi xvii xviii No give up, Maan! ¡No te rindas! Hazel Robinson Abrahams Vivan los compañeros. Cuentos completos Carlos Arturo Truque Cuentos escogidos 1964-2006 Óscar Collazos Evangelios del hombre    y del paisaje Humano litoral Helcías Martán Góngora Antología íntima Hugo Salazar Valdés Antología de mujeres poetas afrocolombianas recopilación y prólogo guiomar cuesta y alfredo ocampo Ensayos escogidos Rogerio Velásquez recopilación y prólogo germán patiño Manuel Zapata Olivella, por los senderos de sus ancestros textos escogidos recopilación y prólogo alfonso múnera Tambores en la noche Jorge Artel NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 33 5/15/10 5:17:46 PM
  34. 34. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 34 5/15/10 5:17:46 PM
  35. 35. 35 Catálogo Los dieciocho títulos que conforman esta Biblioteca de Literatura Afrocolombiana no pretenden, como se ha mencionado, constituir la totalidad de la producción literaria de los escritores afro en nuestro país, sino apenas señalar una muestra que recorre, no obstante, hitos importantes, que recoge o reedita las obras icónicas de esa historia literaria y presenta también autores y voces contem- poráneas. Estas son sin embargo suficientemente expresivas para abrir el horizonte de una literatura que ya se funde íntegramente con la literatura nacional, pero en la que es posible distinguir rasgos e impulsos propios y una memoria histórica particular que se hace evidencia y clamor. La mezcla cuidadosa entre lo nuevo y lo que pudiéramos considerar clásico de esta literatura, ha sido una labor que el Comité Editorial ha desarrollado con delicadeza para que el público pueda deleitarse con un panorama amplio y variado, que recoge registros y modulaciones de la palabra que desde hace dos- cientos años viene descubriendo un sendero de expresión particular y de una sensibilidad que hoy es patrimonio y seña de identidad colombiana. xix Manual introductorio y guía de animación a la lectura NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 35 5/15/10 5:17:46 PM
  36. 36. 36 manual introductorio En la colección se presentan cuatro novelas, tres libros de cuen- tos, un libro de relatos orales, una antología de poesía femenina, siete libros de poesía, una obra de teatro y dos de ensayos. Entre las novelas se publica por vez primera en inglés la obra de la escritora sanandresana Hazel Robinson Abrahams, y se reedita, incluyendo algunos cuentos inéditos, el primer libro de ficción escrito y publi- cado en San Andrés por otro nativo, Lenito Robinson-Bent. Y al la- do de las obras fundamentales de la literatura colombiana como las novelas Las estrellas son negras y Changó, el gran putas, de Arnoldo Palacios y Manuel Zapata Olivella, se presenta una de las primeras novelas escritas en el país, en la década del cuarenta del siglo pasa- do, por un autor de origen negro como Gregorio Sánchez Gómez. Se recoge, asimismo, la obra cuentística completa del emblemático e innovador escritor Carlos Arturo Truque, de fuerte influencia y figuración en los años cincuenta y sesenta del siglo xx. Como una novedad en esta colección, se ofrece también la publicación de una amplia y cuidadosa selección de cuentos del gran escritor chocoano Óscar Collazos, cuyos aportes a la literatura latinoamericana con- temporánea han sido fundamentales. Mención especial merecen los relatos orales para niños que han sido recogidos y seleccionados por un grupo de investigadores en la región del Pacífico colombiano. Las más de cincuenta historias maravillosas que en este título se presentan, han sido relatadas por, en su mayoría, ancianos y ancianas de la región, verdadero patri- monio intangible vivo, en cuya memoria reposa una larga tradición de mezclas y antiguas evocaciones y en la que se ha buscado –pese a que se han vertido en escritura– perduren las claves y entonación de la cuentería y oralidad con toda su riqueza expresiva y teatral. La poesía es la sección de la Biblioteca que está mejor represen- tada, quizás porque ha sido el género literario más buscado por los NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 36 5/15/10 5:17:46 PM
  37. 37. biblioteca de literatura afrocolombiana 37 autores afrocolombianos de todas las generaciones. Las posibilida- des rítmicas y prosódicas del poema, y el nivel de sonoridad que se evidencia en él, lo han convertido en un vehículo de expresión afortunado y coincidente para quienes la música y sus cadencias constituyen una experiencia más que vital. Allí están, pues, desde el pionero del siglo xix, Candelario Obeso con su novedosa obra canónica y fundacional, así como las grandes figuras de la poesía afrocolombiana del siglo xx, Jorge Artel, Hugo Salazar Valdés y Helcías Martán Góngora. Adicionalmente la colección incluye la obra reunida de tres finísimos y dedicados poetas contemporáneos: los cartageneros Pedro Blas Julio y Rómulo Bustos, y el caucano Alfredo Vanín. Las mujeres poetas afrocolombianas mantienen un liderazgo sólido en la actividad literaria del país, como se manifiesta en esta antología que se presenta en la Biblioteca y que reúne a más de cin- cuenta mujeres de diversas generaciones, algunas nacidas a comien- zos del siglo xx y muchas a finales del mismo. Su origen se despliega por toda la geografía del país, con énfasis, como es natural, en las zonas donde se concentra la población afrocolombiana: las costas del Caribe y del Pacífico y sus departamentos, la isla de San Andrés y las principales capitales. La multiplicidad de expresiones y formas poéticas conforman un mosaico de infinita variedad que se palpa en los más de trescientos poemas seleccionados. La poesía que en- sancha el idioma desde nuevas y particulares dicciones muy ligadas a lo oral y a formas expresivas regionales, también se enriquece con la literatura escrita en inglés o en creole por las nativas de San An- drés incluidas en el conjunto. Considerar con cierto exotismo y marginalidad la expresión artística, musical o literaria de la población afrocolombiana y ne- gar o minimizar sus posibilidades reflexivas o asociadas al conoci- NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 37 5/15/10 5:17:46 PM
  38. 38. 38 manual introductorio miento analítico ha sido otro de los clichés con los que se agravia a este grupo poblacional. Pero la verdad es que el ensayo, la crítica historicoliteraria o la investigación etnográfica han sido de tiempo atrás preocupación y oficio de las cabezas más lúcidas de sus repre- sentantes. La obra ensayística e investigativa del chocoano Rogerio Velásquez, por ejemplo, de honda repercusión en los ámbitos aca- démicos e intelectuales del país de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado y que se recoge en esta colección con amplitud, repre- senta una buena posibilidad de conocer un sólido, poco divulgado y aún vigente trabajo del pensamiento y la investigación rigurosa. Su obra es un viaje amoroso y razonado a la vez, a un Chocó profundo, ignoto, y del que perduraría aun menos de nos ser por su formida- ble recolección de literatura popular (que incluye más de setecientas coplas y docenas de cuentos, canciones, mitos, leyendas) así como de tradiciones, ritos, usos y prácticas culturales, entre otras muchas observaciones y precisos registros. Igualmente lo hecho por el escri- tor Manuel Zapata Olivella, y de quien, por vez primera se publica en esta colección una buena parte de su depurada, bien escrita y original producción ensayística, dispersa en multitud de periódicos y revistas, en campos como la crítica literaria, los estudios sobre el folclor, la etnografía, la sociología, el arte popular, la historia o la política. Como se desprende de lo expuesto anteriormente, esta Bibliote- ca de Literatura Afrocolombiana ha querido congregar un ancho y variado caudal de una expresión literaria elaborada en nuestro país por una multitud de voces, registros escritos y tonalidades sono- ras que han venido labrando su presencia en la cultura colombiana desde hace más de doscientos años. Y aunque es una muestra no exhaustiva ni totalizante, se habrá podido apreciar que involucra mucho más de lo que sus dieciocho volúmenes representan en sí NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 38 5/15/10 5:17:47 PM
  39. 39. biblioteca de literatura afrocolombiana 39 mismos. No solo están los más significativos escritores, los casi veinte prologuistas y sus preparadas presentaciones a obras y auto- res, sino la voz de decenas de ancianos del Pacífico contadores de historias, los niños que las han interpretado en minuciosos dibujos, centenares de anónimos copleros y propagadores de leyendas, can- tos e historias fantásticas, y también las decenas de mujeres poetas con su variedad y polifonía. Esta colección, en suma, pretende hacer patente la confluencia de la expresión y creatividad ancestral afro- colombiana de individuos, grupos, corrientes, congregaciones y au- diencias que hoy, pero desde su origen mismo, dilatan, enriquecen y sensibilizan la vida cultural y emocional de este territorio. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 39 5/15/10 5:17:47 PM
  40. 40. 40 manual introductorio iLa bruja de las minas Gregorio Sánchez Gómez NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 40 5/15/10 5:17:47 PM
  41. 41. biblioteca de literatura afrocolombiana 41 gregorio sánchez gómez nació en 1895, en Istmina, Chocó, población eminentemente mi- nera. Se trasladó a Cali, fue abo- gado y escribió una veintena de libros, entre los cuales se cuentan ocho novelas. Ejerció cargos oficiales locales y dirigió perió- dicos. En 1938 escribió La bruja de las minas, fruto de su estadía en Marmato, ciudad caldense, también minera. Su participa- ción en la revista Novela Semanal logró acercarlo a escritores como Emilio Cuervo Márquez, Simón Latino, Bernardo Arias Trujillo, José María Rivas Groot, José Asunción Silva, José Eustasio Ri- vera, Luis Enrique Osorio y León de Greiff. Murió en 1942, siendo bibliotecario en la Biblioteca Municipal de Cali. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 41 5/15/10 5:17:48 PM
  42. 42. 42 manual introductorio La bruja de las minas narra la contradicción de los intereses de la empresa minera y el mundo de los trabajadores negros y escla- vizados en los socavones de oro. Se acerca a la cultura africana y mestiza de Marmato con una efi- cacia mayor que la de un soció- logo, antropólogo o historiador. Al fin y al cabo las minas de la ciudad natal del autor, Istmina, también habían sido explotadas por compañías transnacionales inglesas y americanas, con la complicidad de los diferentes gobiernos de turno. Muestra cómo la explotación, el asesinato y la violencia no comenzaron en Colombia con el crimen de Jorge Eliécer Gaitán, pues eran vigentes en la década de los años treinta. El nombre de la obra se debe a que los mineros rechazan a los médicos de la empresa, porque creen en los hechizos, los brebajes y las brujerías. El historiador Jairo Henry Arroyo Reina da cuenta en el prólogo del mundo en el que sucede la novela: Un contexto en el cual el ritmo del tiempo y la vida son definidos por la marimba y el tambor, los pasos del currulao y los desenfrenos del cuerpo desnudo. Contrasta con las racionalidades dominantes que han logrado definir el tiempo y disciplinar el cuerpo desde el eje de la producción… El día sábado en el caserío, el domingo, día de mercado, el jolgorio de los negros y mulatos, el derrumbe y la muerte en las minas, el menosprecio por los gitanos y el conflicto de celos entre las mujeres que se disputan un varón son, entre otros, los hechos de la vida diaria que constituyen el relato novelesco. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 42 5/15/10 5:17:48 PM
  43. 43. biblioteca de literatura afrocolombiana 43 iiLas estrellas son negras Arnoldo Palacios NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 43 5/15/10 5:17:48 PM
  44. 44. 44 manual introductorio arnoldo palacios Nació en 1924, en Cértegui, Chocó. A los dos años lo afectó una po- liomielitis que lo obligó a usar muletas de por vida. A los quince, obsesionado ya con la idea de ser «alguien» distinto, se trasladó a Quibdó y luego a Bogotá para ter- minar sus estudios secundarios. Escribió una obra de teatro sobre Manuel Saturio Valencia, afro- colombiano, quien fue el último ciudadano fusilado legalmente. Este acontecimiento alimentó su conciencia étnica. Los originales de su novela Las estrellas son negras se quemaron en los disturbios del 9 de abril de 1948 y él la recons- truyó de memoria en dos sema- nas. Al año siguiente viajó becado a París para estudiar Lenguas Clásicas en La Sorbona, donde entró en contacto con escritores africanos y antillanos agrupados alrededor de la revista Présence Africaine. Publicó varios libros en distintos idiomas. Viaja a Colom- bia con frecuencia, donde se aca- ba de publicar su novela Buscando mi madredediós. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 44 5/15/10 5:17:49 PM
  45. 45. biblioteca de literatura afrocolombiana 45 Las estrellas son negras, novela traducida a varios idiomas, ha sido relativamente ignorada en el inventario crítico de la novela colombiana. La expli- cación de esta ausencia está en la suposición de que el habla popular, reproducida de mane- ra significativa en los diálogos de ciertas novelas, las afilia al costumbrismo. En realidad Pa- lacios hace que el protagonista, Irra, hable desde el interior de su tragedia. Mediante la interio- rización gradual del hambre y la humillación, este se convierte en arquetipo de la tragedia. En las veinticuatro horas que narra la obra, lo que conmueve no es tanto la pobreza sino los estragos mentales que provoca. La parquedad y la maestría de su narración objetiva la ubican en el centro del cambio que en- tonces se estaba operando en la retórica de la novela colombia- na. Hasta el momento no se co- nocía la experiencia individual e íntima del hambre, convertida en delirio de la conciencia. Esta novela hoy es reconocida como un libro esencial para la litera- tura colombiana. A propósito de una inves- tigación que realizó sobre Las estrellas son negras, el también novelista chocoano Óscar Co- llazos dice en el prólogo: Celebré que la novela hubiera sobrevivido felizmente a las conspiraciones del tiempo y a las acechanzas del olvido, que su pesada carga documental no la hubiera convertido en simple expediente sociológico. En fin, celebré que siguiera siendo una conmovedora obra literaria. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 45 5/15/10 5:17:49 PM
  46. 46. 46 manual introductorio iiiChangó, el gran putas Manuel Zapata Olivella NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 46 5/15/10 5:17:49 PM
  47. 47. biblioteca de literatura afrocolombiana 47 manuel zapata olivella nació en Lorica, Córdoba, en 1920. Muy niño llegó a Carta- gena. Fue médico, antropólogo, folclorista y escritor. En 1943 participó en Bogotá en la realiza- ción de la primera manifestación de la presencia africana, y en la organización del Día del Negro. En los años sesenta y setenta dirigió la revista Letras Nacionales. Sus múltiples viajes por el mun- do le permitieron trabar amistad y diálogo con grandes líderes e intelectuales como Nelson Man- dela, Léopold Sédar Senghor, Franz Fanon, Martin Luther King, Wole Soyinka y Abdías do Nacimento. Durante veinte años investigó para su novela central Changó, el gran putas, cuya solución poética encontró luego de pasar una noche desnudo en una de las oscuras y sofocantes bóvedas de la fortaleza de la isla Goré, prisión de Senegal en la cual eran recluidos los africanos cazados, antes de su traslado en barcos al Nuevo Mundo. Murió en Bogotá en 2004. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 47 5/15/10 5:17:50 PM
  48. 48. 48 manual introductorio Esta novela y gran epopeya es un inmenso fresco que cubre quinientos años de historia, para la cual Zapata recurrió a lo que denominó «realismo mítico». Da cuenta de los dioses tutelares y cosmovisión de la religión yoruba, santoral del cual poco quedó en Colombia, a diferencia de países como Cuba, Haití o Brasil, lo cual dificulta su lectura. Incorpora muchos elementos de la literatura tra- dicional africana: proverbios, juegos de palabras, adivinan- zas, trabalenguas, cuentos de hadas y canciones. Recorre las hazañas de los héroes negros, la pionera revolución haitiana, las luchas independentistas de la Nueva Granada, Brasil, México y la historia de los afros en Estados Unidos. Zapata demuestra que los negros nun- ca impusieron nada a nadie, más bien contagiaron su baile, sensualidad, comida, lenguaje, costumbres y muchos rituales religiosos. El profesor Darío Henao Restrepo, en el prólogo, explica la concepción subyacente a esta obra: El principio filosófico del muntu, que rige la elaboración poética que hay en Changó, el gran putas, implica una connotación del hombre que incluye a los vivos y difuntos, así como animales, vegetales, minerales y cosas que le sirven, de tal manera que se trata de una fuerza espiritual que une en un solo nudo al hombre con su ascendencia y descendencia, inmersos en el universo presente, pasado y futuro. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 48 5/15/10 5:17:50 PM
  49. 49. biblioteca de literatura afrocolombiana 49 ivNo give up, Maan! ¡No te rindas! Hazel Robinson Abrahams NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 49 5/15/10 5:17:51 PM
  50. 50. 50 manual introductorio De padres nativos, Hazel Robinson Abrahams nació en la isla de San Andrés, en 1935. En 1959, mientras trabajaba en la Caja Agraria, se dio a conocer cuando el diario El Espectador de Bogotá la llamó para escribir crónicas sobre el archipiélago en su Magazín Domi- nical. Durante un año publicó unas treinta –con un amplio despliegue fotográfico– sobre su ubicación exacta, sus diversos cayos, su idio- ma, las rutinas de la vida cotidia- na, las tradiciones culturales de la población raizal, las fiestas, las costumbres y las creencias, los per- sonajes destacados o pintorescos, la belleza natural, todo más allá de las imágenes estereotipadas del turis- mo. La joven demostró gran domi- nio del castellano y naturales dotes narrativas. Su matrimonio, cuatro hijos y viajes sucesivos al exterior frenaron la actividad periodística, pero contribuyeron a la gestación de la escritura de su primera novela publicada en 2002. Aquellas cró- nicas habían sido la semilla de su literatura, que se enriquecería luego con otras dos novelas. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 50 5/15/10 5:17:51 PM
  51. 51. biblioteca de literatura afrocolombiana 51 De entrada, la autora mani- fiesta su intención de narrar el pasado ignorado de las islas. La acción sucede a mediados del siglo xix, cuando fue abolida la esclavitud. Narra una historia de amor entre una náufraga europea y un mestizo raizal, unión que trasciende el plano individual para volverse sím- bolo del mestizaje como cami- no y representación colectiva de una región. En este sentido se considera una novela funda- cional. Ajena a modas litera- rias, Robinson cuenta historias a la manera clásica, siguiendo un orden lineal con narrador omnisciente y con una preocu- pación: no dejar que el interés del lector decaiga. La novela es concebida musicalmente a par- tir de la reiteración de acciones y frases. Su título es una expre- sión que condensa la actitud de resistencia de los raizales: No Give Up Maan!, ¡No te rindas! El prologuista Ariel Casti- llo Mier destaca el desenlace de la trama: El triunfo, tras silenciosa batalla, de los esclavos a través de sus ritos y su idioma, sus cantos y plegarias y la lúcida defensa de una visión del mundo regida por el ritmo en la que se evidencian las huellas de la africanía, los valores culturales del mundo negro que se ponen de manifiesto a través de la vida en las relaciones con la naturaleza, la música, la comunicación con los espíritus de sus antepasados y por medio de ellos con sus dioses. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 51 5/15/10 5:17:51 PM
  52. 52. 52 manual introductorio vVivan los compañeros. Cuentos completos Carlos Arturo Truque NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 52 5/15/10 5:17:53 PM
  53. 53. biblioteca de literatura afrocolombiana 53 carlos arturo truque nació en Condoto, Chocó (1927) y murió en Buenaven- tura (1970). De madre afroco- lombiana y padre de ancestro alemán. Estudió en Buenaven- tura, Cali y Popayán, donde por exigencia paterna cursó un año de ingeniería. Abandonó esta carrera movido por la pa- sión literaria. En Popayán pu- blicó sus primeros escritos en revistas estudiantiles, bajo el seudónimo de Charles Blaine. Entabla relaciones con líderes del Partido Comunista, en el que militó. En 1954 se traslada a Bogotá donde forja amistad con los escritores del célebre Café Automático. Trabaja co- mo traductor de inglés y fran- cés, hace libretos de televisión. En 1964 sufre una trombosis cerebral que lo lleva a la muer- te a sus cuarenta y dos años. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 53 5/15/10 5:17:55 PM
  54. 54. 54 manual introductorio hace muy evidente su posición ideológica, su visión del mundo y del país. Sin embargo, no deja de lado otros tópicos como el origen étnico, sobre todo si se tiene en cuenta su condición de mestizo; la negritud, a través del cual recoge tradiciones de sus antepasados negros, la dificultad social, la cuestión afectiva, y finalmente lo religioso. * Los veinticinco cuentos que componen la breve obra de Truque son reflejo de su ca- rácter rebelde y de su mirada sobre la discriminación social y racial. Defendió el género del cuento como una «descripción exhaustiva de un momento vital», frente a la «demasiada afición de nuestros literatos por la poesía». Fustigó el hábi- to costumbrista vigente en su momento, el cual calificó como «más perjudicial que benéfico». A partir de 1953, con su cuento «Granizada», se dio a conocer a escala nacional por ganar una serie de premios literarios. Sus personajes, atormentados y ex- cluidos, transitan por la Guerra de los Mil Días, las protestas de la zona bananera, las guerrillas del Llano, los poblados negros del Pacífico. Sonia Nadezhda, una de sus tres hijas, también escritora, enumera en el prólogo sus prin- cipales temas: Uno de los más señalados es la violencia y la guerra, donde NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 54 5/15/10 5:17:55 PM
  55. 55. biblioteca de literatura afrocolombiana 55 viCuentos escogidos (1964-2006) Óscar Collazos NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 55 5/15/10 5:17:55 PM
  56. 56. 56 manual introductorio Óscar collazos Nació en Bahía Solano, Chocó, en 1942. Trasegó por Buenaventura y Cali, donde debió trabajar en máquinas de escribir prestadas. En 1964, Enrique Buenaventura lo vinculó como asesor de dra- maturgia del Teatro Estudio de Cali. En 1966 apareció El verano también moja las espaldas, su de- but como narrador. Fue la pri- mera de sus cinco colecciones de cuentos, y le dio inmediata notoriedad nacional. En 1969, siendo director del Centro de Investigaciones Literarias ads- crito a la Casa de las Américas en Cuba, tuvo fuerte prota- gonismo en la escena literaria de Latinoamérica a raíz de un debate escrito que sostuvo con Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa sobre la relación entre escritura y compromiso políti- co. En ese momento inició una larga permanencia en Europa, dedicado a la novela, el ensayo y el periodismo. En 1989 regresó a Colombia, actualmente vive en Cartagena. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 56 5/15/10 5:17:56 PM
  57. 57. biblioteca de literatura afrocolombiana 57 Sus cuentos son de filiación realista y entornos urbanos. Incorpora recursos novedo- sos, técnicas de la narrativa contemporánea, como el fluir de la consciencia. Muestra la intimidad de sus protagonistas, pensamientos, sensaciones, sen- timientos. Para el tono de los primeros, donde habla desde la autobiografía de adolescentes, fue importante haber leído a los dieciocho años a John D. Salinger, en especial su libro El guardián entre el centeno. Buen lector y escritor fuertemente vinculado con la tradición lite- raria, Collazos rinde homenaje en sus textos a Faulkner, Mau- passant, Balzac, Poe, Neruda, Patricia Highsmith, Vargas Vila, Tabucchi y Mutis. Si en los años sesenta incursionó en el experimentalismo, sus cuentos posteriores privilegian la sen- cillez de las frases que favorece una sintonía expedita con el lector de hoy. Gracias a una expresión más ortodoxa, busca claridad y comunicabilidad. Alejandro José López Cáce- res, en el prólogo, escudriña en la verosimilitud de Collazos: Cuando uno se asoma a su obra cuentística se pregunta de dónde proviene la tremenda fuerza que emanan sus relatos. Y, si leemos despacio, muy pronto hallamos respuesta: de la experiencia; es decir, de la vivencia o del testimonio. Sus ficciones están compuestas a partir de lo sabido, por eso respiran sinceridad; sus historias están contadas desde adentro, por eso transmiten conocimiento. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 57 5/15/10 5:17:56 PM
  58. 58. 58 manual introductorio viiSobre nupcias y ausencias, y otros cuentos Lenito Robinson-Bent NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 58 5/15/10 5:17:57 PM
  59. 59. biblioteca de literatura afrocolombiana 59 lenito robinson-bent Nació en 1956 en Providencia, isla caribeña de cinco mil habi- tantes que hablan inglés y espa- ñol. Al comenzar el bachillerato llegaron allí unos franceses que le inculcaron el amor por esa lengua y cultura. Aprendió el francés de manera autodidac- ta, escuchando Radio Francia Internacional. Desde entonces su meta fue estudiar en la Uni- versidad de La Sorbona donde, gracias a una beca, logró cur- sar una maestría en Literatura Francesa. De esa época, 1984, es la escritura de su primer libro de cuentos. Antes se había gra- duado en Educación y Lenguas Modernas en Tunja. Trabajó como profesor en San Andrés y Bogotá. Vive en Montreal, Canadá. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 59 5/15/10 5:17:57 PM
  60. 60. 60 manual introductorio parte de un libro que Lenito tiene inédito y que escribió recientemente en Montréal. La primicia es un abrebocas de su trabajo desde el exilio, esta vez con el frío entre los huesos y como siempre, el mar corriendo por sus venas. Porque es con el mar que inicia esta serie de cuentos que se reunirán bajo el título de Las casas huidizas y otros cuentos sobre fugas. Nuevamente el mar, los difuntos y lo sobrenatural se unen para formar historias de un pueblo donde aún es posible hablar con los muertos. * La publicación de su libro Sobre nupcias y ausencias en 1988 fue la génesis de la litera- tura isleña, pues ningún autor nativo había publicado hasta entonces. Sus fuentes remotas son las anancy, historias que se perpetuaron por tradición oral, traídas desde el continente negro, y los relatos de viajes de hombres de mar que salían a trabajar en la construcción del Canal de Panamá o en aserríos de Centroamérica. Lo escribió en español, utilizando un léxico extraordinario, poco común entre los de su tierra. La muerte es la principal obsesión temática en estos cuentos. Se comple- menta con el mar, los marineros tatuados, los ancianos, el amor, los nietos criados por abuelos y las ausencias totales. Aparecen en ellos el drama, el prodigio, lo sobrenatural, los sueños y las supersticiones como parte de la cotidianeidad. Los otros cuentos que aquí se presentan –anuncia Claudine Bancelin en el prólogo– hacen NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 60 5/15/10 5:17:57 PM
  61. 61. biblioteca de literatura afrocolombiana 61 viiiCuentos para dormir a Isabella tradición oral afropacífica colombiana recopilación y prólogo baudilio revelo hurtado NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 61 5/15/10 5:17:58 PM
  62. 62. 62 manual introductorio Cuentos para dormir a Isabe- lla es el título de la colección de relatos infantiles de la tradición oral afropacífica colombiana. Fueron recogidos en un pacien- te y cuidadoso proceso por el investigador Baudilio Revelo y sus hijos Camilo y Carolina. Sus contadores son mujeres y hom- bres de Buenaventura, Guapi, Timbiquí, El Charco y La Tola. La mayoría tiene entre ochenta y noventa años. Ellos son mi- neros, agricultores, cazadores, mareños o pescadores de mar. Ellas, folcloristas, profesoras, vendedoras de frutas o maris- cos. Recurren al imaginario africano de origen, pero narran en una estructura cercana al cuento de hadas europeo o al relato maravilloso del Medio Oriente. Guardan su dicción propia, hacen una literatura con las características gestuales y teatrales propias de la oralidad. Luego de sus luchas por la libertad, en palenques, qui- lombos, cumbes y marrons los bisabuelos yorubas aplicaron el NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 62 5/15/10 5:17:58 PM
  63. 63. biblioteca de literatura afrocolombiana 63 bálsamo de estos cuentos para cicatrizar las heridas de años de dolor. Contados y cantados, los alabaos, arrullos, adivinanzas, fábulas, mitos, chigualos, can- tos de cuna, cachos, décimas, proverbios, guali, narraciones, visiones, rondas y cantos de bogas sembraron el Pacífico con floresta de voces. Estas narra- ciones presentan variaciones fonéticas, morfológicas, sintác- ticas y léxicas que enriquecen el castellano. De la interacción con las narraciones de origen europeo surgen géneros como los cuentos de hadas y persona- jes tales como reyes, príncipes y «príncipas», castillos, corceles y doncellas nacidas del fondo del mar, que las nanas apren- dían a hurtadillas. Sencillos y comprensibles, estos cuentos se adornan con musicalidad gestual de manos, caderas, pies, boca vibrante. La temática de estos relatos infantiles es eminentemente zoológica, como advierte en la introducción Baudilio Revelo: Los animales, feroces, grandes y astutos se llaman tío. Así nos deleitamos con el Tío León, desafiante, que siempre vence al débil, pero en la lucha contra el hombre, pierde. El Tío Tigre engañado por animales pequeños, por confiar en sus músculos y colmillos. La Tía Zorra, acompañada por los amos de la selva, a quienes somete con su dañina dulzura. El Tío Anancio o Araña, la Tía Tortuga y el famoso Tío Conejo, el más hábil, prototipo de inteligencia, astucia, artimaña y sabiduría a falta de fuerzas, colmillos y garras. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 63 5/15/10 5:17:58 PM
  64. 64. 64 manual introductorio ixCantos populares de mi tierra Secundino el zapatero Candelario Obeso NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 64 5/15/10 5:17:59 PM
  65. 65. biblioteca de literatura afrocolombiana 65 candelario obeso Nació en 1849, en Mompox, punto de enlace comercial entre la costa y el interior y escenario de recep- ción de las ideas en auge del siglo xix, donde se concentraba gran cantidad de bogas negros, zam- bos y mulatos, que impulsaban con su fuerza los champanes pa- ra el penoso ascenso y descenso del río Magdalena. Hijo natural de un abogado y una lavande- ra, a los diecisiete años viajó a Bogotá con una beca. Obtuvo el grado de maestro en la Univer- sidad Nacional. Ejerció variados oficios, en constantes desplaza- mientos, y tradujo métodos para aprender inglés, francés e italia- no. Desde 1873 aparecieron en la prensa nacional sus poemas, ar- tículos, imitaciones y traduccio- nes de poetas europeos. Gracias a la fuerza de su talento buscó ganarse un espacio en el pano- rama literario nacional. Falleció trágicamente en 1884. Es consi- derado uno de los precursores de la denominada poesía negra en Hispanoamérica. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 65 5/15/10 5:18:00 PM
  66. 66. 66 manual introductorio se le reconocía a Obeso cierto ingenio, en realidad nunca se consideró que él pudiera estar a la altura social y política de sus colegas blancos y mestizos; estos supieron encerrarlo en el papel exclusivo de representante de la raza negra, la «voz de su raza». En vida del escritor, y hasta muchísimo tiempo después de su muerte, esa mirada efectuó una suerte de exotización forzada. La crítica de la época terminó convirtiéndolo en un personaje exótico, tal como había hecho antes con los bogas. * En 1877 apareció Cantos populares de mi tierra, su obra más representativa, en la que el escritor se distancia de la repre- sentación del boga hecha desde afuera, desde la visión blanca y andina que lo asimila al pai- saje agreste. Obeso valora y dignifica al boga a partir de sus referentes culturales, y otorga una dimensión más profunda a estas gentes y a su entorno. Consciente del valor de la gra- mática como llave de entrada a la ciudad letrada, domina las reglas del juego literario de su época, como se observa en Se- cundino el zapatero, comedia en verso incluida en esta colección, la cual describe las peripecias y tropiezos del arribismo social. También se sirve del discurso republicano de la ciudadanía como herramienta para recla- mar la igualdad social. Como lo anotan los prolo- guistas Javier Ortiz Cassiani y Lázaro Valdelamar Sarabia, […] aunque al incluir poemas suyos en antologías NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 66 5/15/10 5:18:00 PM
  67. 67. biblioteca de literatura afrocolombiana 67 xTambores en la noche Jorge Artel NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 67 5/15/10 5:18:00 PM
  68. 68. 68 manual introductorio el nombre de pila de Jorge Artel fue Agapito de Arcos. Nació en Cartagena en 1909, fue abogado, funcionario, cate- drático y periodista. Viajó con frecuencia, dando recitales, en especial en universidades de Es- tados Unidos. Vivió en Panamá, Medellín y Barranquilla, donde fue rector de la Universidad Si- món Bolívar y donde murió en 1994. Fue militante de izquierda y escribió poesía de reivindi- cación social. Por ello estuvo preso el 9 de abril de 1948 y exiliado en Venezuela, Centro y Norteamérica. Para la década de los cuarenta, cuando publicó Tambores en la noche, su poesía era avanzada con respecto a la línea neorromántica y moder- nista, imperante en Colombia, de los grupos Los Nuevos y Pie- dra y Cielo. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 68 5/15/10 5:18:01 PM
  69. 69. biblioteca de literatura afrocolombiana 69 Considerado heredero directo de la obra de Candelario Obeso, Artel fue el primero en abordar desde el verso libre la tradición africana en el país, y en suprimir el exotismo y el estereotipo de la poesía de tema negro. Despertó la problemática, la historia, el canto, el movimiento y la música negra en la lírica colombiana, ya que en las primeras cuatro déca- das del siglo xx estos elementos estuvieron ausentes. Expresó dolor, nostalgia y rebelión. Cons- truyó sus versos sobre imágenes sonoras, ya sea de caos con gri- to, algazara y lloro, o de ritmo con canto, voz, tambor, gaitas, maracas, y sonidos de viento y mar. Sus poemas parecen can- ciones, son versos escritos para ser tarareados y ponerles música. Escribió poemas-porro, poemas- bullerengue, con un sentido del ritmo basado en lo percutivo; también poesía conversacional, apoyada en el habla popular con pronunciación caribeña, formas cortadas, trovas, coplas y déci- mas. Gabriel Ferrer Ruiz, en el prólogo, enumera su temática: Artel abre la lírica del Caribe colombiano a una musicalidad sin límites e incluye en ella la naturaleza, la cotidianidad del hombre caribe y sus espacios y motivos: el mar, el puerto, el viaje, la búsqueda del otro; también abre el verso a la libertad de otras voces: las del ancestro, las del negro y el blanco en contradicción, las de la naturaleza –el viento, el rugido del mar–, las del ritmo –el tambor, la gaita–. Su poesía asimismo se abre al espacio del cuerpo, la sensualidad del negro y su unión con el entorno. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 69 5/15/10 5:18:01 PM
  70. 70. 70 manual introductorio xiEvangelios del hombre y del paisaje Humano litoral Helcías Martán Góngora NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 70 5/15/10 5:18:02 PM
  71. 71. biblioteca de literatura afrocolombiana 71 helcías martán góngora nació en Guapi, Cauca, en 1920, con ancestros europeos difumi- nados entre mestizos y mulatos. El Martin francés se castellanizó como Martán, según su pronun- ciación. De familia acomodada, tuvo facilidad de ingreso a la academia y se graduó de abogado en la Universidad del Rosario de Bogotá. Entre 1938 y 1940 editó la revista literaria Vanguardia en la que eran frecuentes los versos de florituras decimonónicas. Bajo la gran influencia del Siglo de Oro español, de acendrados conserva- tismo y cristianismo, hizo parte de la escuela de Piedra y Cielo. Miembro de la Academia de la Lengua, tuvo muchos cargos ofi- ciales, entre ellos los de alcalde de Buenaventura y representante a la Cámara. A pesar de que en la región del Pacífico fue profusa- mente ovacionado y querido en vida, su poesía, pese a su valor literario, no se encuentra entre las más conocidas por el público y los críticos literarios actuales. Murió en Cali, en 1984. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 71 5/15/10 5:18:03 PM
  72. 72. 72 manual introductorio Alfredo Vanín en el prólogo se refiere a la esencia de su poética: Hay en su poesía el retorno a lo arcádico, pese a la lamentación o protesta por el sufrimiento negro y la denuncia por el hombre encerrado en las trampas urbanas. Su poesía de corte negrista surgirá paralela con los sonetos de corte clásico, en los cuales llegaba a veces a la maestría. * Su copiosa producción alcanza setenta y siete títulos. Además de poesía, escribió ensayo, novela y cuento. Se le conoció como «poeta del mar» y el mismísimo Neruda lo designó como el autor de los mejores versos marinos que había conocido. Fue leal a la entidad étnica negra, que denominó Mar negro en la cual incluía los litorales Pací- fico y Atlántico. A sus veinti- cuatro años se dio a conocer con Evangelios del hombre y del paisaje, poemas que reve- lan su fervorosa lectura de los clásicos españoles de tiempos diferentes como Lope de Vega, San Juan de la Cruz y Rafael Alberti. Le cantó a los esteros, los manglares y ríos del Pací- fico, al mundo urbano, a las máquinas, a las infamias de la esclavitud, a los amores perdi- dos y ganados, a sus familia- res. Humano litoral, incluido en esta colección, es también un poemario de fondo y for- ma negrista. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 72 5/15/10 5:18:03 PM
  73. 73. biblioteca de literatura afrocolombiana 73 xiiAntología íntima Hugo Salazar Valdés NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 73 5/15/10 5:18:03 PM
  74. 74. 74 manual introductorio Hugo salazar valdés na- ció en 1922, en Condoto, Chocó, pueblo minero rico en oro y plata. Hizo estudios literarios en Popayán. Vivió alternativamen- te en ciudades del sur de Co- lombia, como Cali, Pasto, Buga y Tuluá. Pasó sus días entre los libros, «sustanciándome de su sabiduría», según sus palabras. Se ganó la vida declamando poemas de los escritores hispa- noamericanos y se jubiló como docente. Fue subdirector de la Biblioteca Nacional y director de Cultura Popular y de la revis- ta del Teatro Colón. Era un mu- lato alto que vestía de manera elegante e intercambiaba a dia- rio una colección de corbatines. Murió en Cali, en 1977. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 74 5/15/10 5:18:04 PM
  75. 75. biblioteca de literatura afrocolombiana 75 La presente antología es un inventario literario realizado por el propio poeta, poco antes de su muerte. Es una revisión minuciosa y crítica que tiene en cuenta desde sus primeros poe- marios publicados a finales de la década de los cuarenta, hasta los últimos de los años setenta. Si bien en sus inicios Salazar fue influido por el piedracielis- mo –escuela del centro del país interesada en pulir versos que sonaran bien–, pronto hizo un giro hacia el verso libre y el len- guaje rítmico y sincopado de la poesía afroamericana. Además de su pasión por Don Quijote, sus autores favoritos fueron Luis de Góngora y Argote, Cé- sar Vallejo y Nicolás Guillén. Su obra canta al mar, a la selva y a sus pobladores negros. Este mundo es su marca, tal como lo señala en su prólogo Fabio Martínez: […] mundo que lo distancia poéticamente del centro para convertirse en un poeta excéntrico, que lo emparenta directamente con la poesía afrodescendiente inaugurada en el continente americano por el colombiano Candelario Obeso, el cubano Nicolás Guillén y el puertorriqueño Luis Palés Matos. Mundo que servirá de rito de pasaje entre la invisibilidad del negro y el universo de lo visible. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 75 5/15/10 5:18:05 PM
  76. 76. 76 manual introductorio xiiiObra poética Pedro Blas Julio Romero NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 76 5/15/10 5:18:06 PM
  77. 77. biblioteca de literatura afrocolombiana 77 pedro blas julio Romero, poeta cartagenero, nació en 1949 y vive en Getsemaní, ba- rrio emblemático de las luchas sociales, al que llama «solemne desorden untado de vida». Allí mantiene un contacto oral con el público lector, gracias a reci- tales y eventos literarios donde su presencia es muy familiar. Al lado de la producción literaria, dirige el taller de poesía Luis Carlos López –su poeta inspi- rador–, presenta un espacio de poesía en una emisora cultural universitaria y hace parte de un programa enciclopédico inves- tigativo acerca del latin jazz y la música afroantillana. A comien- zos de los años sesenta sostuvo un intercambio epistolar con los poetas nadaístas, vivió con intensidad la revolución juvenil de esa época y en 1968 prestó servicio militar. Estas experien- cias se reflejan en sus obras. Con el libro Rumbos obtuvo el premio nacional de poesía Jorge Artel en 1993. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 77 5/15/10 5:18:06 PM
  78. 78. 78 manual introductorio audaz y guerrera de los rebeldes de la diáspora africana, funda- dores de un Getsemaní poblado por héroes trágicos de la coti- dianidad. Cielo Patricia Puello Sarabia y Wilfredo Esteban Vega Bedo- ya, prologuistas, presentan de la siguiente forma la esencia de esta poética: […] aquí en este barrio de América están las voces africanas, las voces nativas americanas que conservan un acervo, unas formas de organización del mundo que niegan la dominación y la extinción del otro: la resistencia es cultural. Por ende, la traición a sus raíces, a sus relatos, será condenada, castigada por los dioses tutelares. * Cartas del soldado desco- nocido (1971), Poemas de Calle Lomba (1988), Obra poética (2009) –su más reciente libro, el cual incluye Rumbos (1994- 1996)– componen una creación crítica frente al orden social, reivindicativa de las libertades individuales y poblada de re- ferentes populares. Su estética neobarroca y su entramado africano y amerindio dan cuenta de una memoria de re- sistencia en el microcosmos de Getsemaní, al equiparar este barrio-arrabal de Cartagena con todo el continente ame- ricano. Denuncia las formas represivas del poder, sea este el clero, la institución militar o el gobierno, controladoras de un cautiverio en una cárcel militar, que compara con su nación. En consonancia con la generación beat, exalta el cuerpo y sus pla- ceres. El delito de su héroe es ser negro, costeño, hijo natural, proceder de un barrio pobre y, sobre todo, haber soñado un cuerpo. Destaca la condición NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 78 5/15/10 5:18:07 PM
  79. 79. biblioteca de literatura afrocolombiana 79 xivObra poética cimarrón en la lluvia jornadas del tahúr Alfredo Vanín NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 79 5/15/10 5:18:07 PM
  80. 80. 80 manual introductorio alfredo vanín Nació en 1950 en el poblado de Saija, sobre el río del mismo nom- bre, jurisdicción del municipio de Timbiquí, región pacífica caucana, entre la cordillera y el mar. Creció en la vecina Gua- pi, en Buenaventura y en Cali. Ha sido profesor, periodista e investigador cultural. Como escritor, su obra abarca poesía, narrativa y ensayo. Dirige ta- lleres de formación literaria y es consultor en instituciones y organizaciones sociales. Varias veces ha sido condecorado, pre- miado e invitado a festivales y certámenes internacionales de poesía. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 80 5/15/10 5:18:08 PM
  81. 81. biblioteca de literatura afrocolombiana 81 Los dos libros aquí de nue- vo publicados son el primero y el último de su producción poética: Cimarrón en la lluvia de 1991 y Jornadas del tahúr de 2005. En ellos las palabras entregan un territorio de lluvia, vegetación desbordada y ríos de barro y fábula. Ofrecen un mundo de pueblos estancados donde los niños abandonan sus cuerpos desnudos sobre troncos salpicados, y los adultos viven con la piel húmeda y salada, en la incertidumbre absoluta que les viene de sus ancestros escla- vizados. Entran en el espacio- tiempo de la memoria ancestral de pueblos que asociaron la imagen de navíos europeos en el horizonte con el terror de la esclavitud. Narran un mar que también lleva y trae barcos de China y Japón, por el que viajan agazapados jóvenes que huyen de la pobreza en busca de una oportunidad en el norte. Los naipes y dados ciegos que dis- traen sus fatigas son una metá- fora del azar al que le juegan la vida, el amor y la muerte en las tardes del bar. He aquí la advertencia del prologuista Juan Diego Mejía: Vanín va y viene del amor al recuerdo, del sueño a la certeza de que nada está seguro, porque a cada minuto la pesadilla puede regresar… El lector está a punto de escuchar una voz que habla por muchas otras voces. En breve, iniciará un recorrido por el mundo de un poeta que ha vivido con honestidad su búsqueda de los lazos invisibles que lo conectan con Alfredos de otros tiempos. Porque Vanín fue fiel a su pueblo y cantó lo que vio en su entorno. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 81 5/15/10 5:18:08 PM
  82. 82. 82 manual introductorio xvObra poética Rómulo Bustos Aguirre NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 82 5/15/10 5:18:09 PM
  83. 83. biblioteca de literatura afrocolombiana 83 Rómulo bustos aguirre nació en 1954 en Santa Catalina de Alejandría, Bolívar, un muni- cipio a 35 kilómetros de Carta- gena. Cursó derecho y tiene una maestría en Literatura Hispano- americana en el Instituto Caro y Cuervo. Actualmente adelanta un doctorado en Literatura en la Universidad Complutense de Madrid. Confiesa que su primera vocación es el dibujo. Ha reali- zado exposiciones individuales y colectivas, e ilustrado revistas. Ganó los premios nacionales de poesía de la Asociación de Es- critores de la Costa en 1985 con su primer libro, y del Instituto Colombiano de Cultura, Colcul- tura en 1993, con el tercero. En 2009 recibió el Premio Blas de Otero de poesía de la Universi- dad Complutense de Madrid con su poemario Muerte y levitación de la ballena. Ha escrito diversos ensayos sobre literatura del Ca- ribe colombiano. Es profesor de literatura en la Universidad de Cartagena y fundador de la revis- ta En Tono Menor. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 83 5/15/10 5:18:09 PM
  84. 84. 84 manual introductorio Ha publicado El oscuro se- llo de Dios, 1988; Lunación del amor, 1990; En el traspatio del cielo, 1993; Palabra que golpea un color imaginario, 1996; La es- tación de la sed, 1998; y Oración del impuro, obra reunida, 2004, el cual se vuelve a editar en esta Biblioteca. De estos libros da cuenta la obra congregada en la presente colección. Los poema- rios guardan entre sí una línea que se puede rastrear. El prime- ro se adentra en la intimidad, el interior del poeta, con motivos propios como las presencias irreconocibles que lo habitan, la imagen del ángel en tanto recurso para lo innombrable, el ser forastero para sí mismo, y cierta miseria y vacío en la concepción de la existencia. La obra posterior ilumina este co- mienzo e incorpora la imagen del cuerpo como encarnación de la idea del amor, en una especie de mística pagana. Se abre luego el exterior del poeta, poblado de traspatios, árboles, el camajorú, cuyo fruto comen los ángeles, el mango, el ciruelo, el matarratón, el roble, el coco, el tamarindo, la hoja de bijao, el arroz pilado y, claro, el mar. En un prólogo sugerente, el novelista Roberto Burgos Can- tor hace el siguiente sumario so- bre la poética de su coterráneo Bustos: El croquis poético de Bustos Aguirre se habitó, generoso y evocador, para comprobar que todo está, que la poesía revela y anuncia sin composición de lugar, que desde allí y desde allá se enfrenta la misma agonía, el vacío horizonte y la insomne nada. Y el poeta como un rescatador de restos de naufragio funda la imaginación inacabable de la libertad. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 84 5/15/10 5:18:09 PM
  85. 85. biblioteca de literatura afrocolombiana 85 xviAntología de mujeres poetas afrocolombianas recopilación y prólogo guiomar cuesta y alfredo ocampo NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 85 5/15/10 5:18:10 PM
  86. 86. 86 manual introductorio En 1986 llegó la primera afrocolombiana al Segundo En- cuentro de Poetas Colombianas, que se celebra desde hace vein- ticinco años sin interrupción en el Museo Rayo de Roldanillo, Valle del Cauca. Se trata de Ana Milena Lucumí Orosteguí, naci- da en Cali, quien luego se radi- có en Puerto Rico. En 1988 hizo su aparición María Teresa Ra- mírez, hoy una de las Almane- gras, como se las conoce en este encuentro. Luego se integraron Mary Grueso y Elcina Valencia. El sello característico de la obra de estas poetas afrocolombianas es la estructura rítmica musical del poema. El pulso del ritmo es como un tambor presente o imaginario, consciente, incons- ciente o supraconsciente, visible o invisible, que hace mover los pies sobre la tierra. En esta an- tología se incluye una selección de más de cincuenta poetas de varias generaciones que dan cuenta de la enorme vitalidad de la poesía femenina afroco- lombiana. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 86 5/15/10 5:18:11 PM
  87. 87. biblioteca de literatura afrocolombiana 87 Es en el ritmo autóctono de la poética afro en las Américas en donde se escucha la percusión de los tambores africanos y en especial del tambor yoruba. La complementan la utilización de la onomatopeya y palabras musicales inventadas. Con an- tecedentes en las vertientes de Candelario Obeso, Jorge Artel y Manuel Zapata Olivella, las poetas dan mucha importancia a las tonalidades suaves y fuer- tes de las letras, así como a los varios sonidos cortos y largos de las vocales. Este ritmo se viene trasmitiendo a través de la músi- ca y del canto, pues la estructura cantada es dominio de voces femeninas. Al lado del cuentero, el decimero y los rezanderos, las cantadoras rememoran al griot africano, relator de cosmovisio- nes, de historia y genealogías, de sabidurías sagradas y profanas. La palabra es además escalera para trepar al mundo de las di- vinidades, igual que sucede con los macumberos del Brasil o los santeros de Cuba. Guiomar Cuesta Escobar y Alfredo Ocampo Zamorano, prologuistas, valoran así el tra- bajo de las escritoras: Estas poetas afrocolombianas están renovando y subvirtiendo con su obra un viejo canon de poesía. Ellas no solo recogen la tradición rítmica de la poesía que heredaron de sus vertientes africanas, transmitida de forma oral y musical, sino que establecen una nueva perspectiva con su dicción, con su intención, con su transignificación. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 87 5/15/10 5:18:11 PM
  88. 88. 88 manual introductorio xviiEnsayos escogidos Rogerio Velásquez recopilación y prólogo germán patiño NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 88 5/15/10 5:18:12 PM
  89. 89. biblioteca de literatura afrocolombiana 89 rogerio velásquez murillo nació en Sipí, Chocó, en 1908. Estudió en Tunja y Po- payán, y se graduó de etnólogo. Publicó sus investigaciones y ensayos en diferentes medios como la Revista Colombiana de Folclor, la Revista Colombiana de Antropología, la Revista de la Uni- versidad de Antioquia, el Boletín Cultural y Bibliográfico del Banco de la República, y en periódicos. Fue novelista, poeta, historiador, etnólogo, educador, humanista. En los años cincuenta fue repre- sentante a la Cámara del Partido Conservador por su departa- mento. Como teórico, concep- tualizó sobre el pueblo negro, para el que acuñó el concepto de negredumbre, que relaciona negros con muchedumbre, pues según él, estos actúan de manera colectiva, como comunidad, y nunca, o casi nunca, de manera individual. Murió en Quibdó en 1965, cuando era rector del cole- gio Ricardo Carrasquilla. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 89 5/15/10 5:18:12 PM
  90. 90. 90 manual introductorio Germán Patiño subraya en el prólogo este particular estilo de sus ensayos: Es una especie de hibridación entre ciencia y literatura, en la que la belleza de la expresión resulta de tanta importancia como la carga de la prueba. En este sentido la interpretación alcanza ciertos ribetes de tensión dramática, que parecerían más propios de la ficción literaria, pero que también están presentes en los acontecimientos históricos. * Los textos reunidos en esta colección son ensayos sobre historia, etnografía, literatu- ra y narración oral. El autor nunca pretendió mantener fronteras muy definidas entre una y otras disciplinas, sino ejercer una confluencia de saberes. Aborda temas como la independencia en el Chocó, las fiestas de San Pacho, los instrumentos musicales, el vestuario de los negros, la ca- noa chocoana, los gentilicios africanos, la esclavitud en la novela La María, leyendas de la raza negra, y letras de canciones locales. Son textos luminosos donde campean el rigor, la bella expresión y una pasión incontenible por su tierra y su gente. Velásquez fue un pionero de la nueva historia en Colombia y un historiador transmutado en literato. Ex- presa sus ideas apelando a re- cursos narrativos y a imágenes poéticas, de modo que el estilo literario cuenta tanto como los acontecimientos narrados. NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 90 5/15/10 5:18:12 PM
  91. 91. biblioteca de literatura afrocolombiana 91 xviiiManuel Zapata Olivella, por los senderos de sus ancestros textos escogidos recopilación y prólogo alfonso múnera NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 91 5/15/10 5:18:13 PM
  92. 92. 92 manual introductorio Los ensayos aquí recogidos, escritos por Manuel Zapata Oli- vella entre 1940 y 2000, cubren desde artículos de periódicos regionales de la década del cua- renta, hasta conferencias de los años noventa. Zapata escribió en revistas como Cromos, Sábado, y sobre todo en Letras Nacionales, órgano literario que fundó en 1965. Sus cuarenta y dos números aparecieron de modo intermiten- te a lo largo de veinte años. Antes de convertirse en libros, sus tesis fueron expuestas en esta variedad de artículos. Sus planteamien- tos pueden resultar familiares hoy, pero no eran comunes en aquellos años. Zapata es uno de los escritores colombianos más leídos y traducidos en el exterior, después de García Márquez, pero aún es poca la comprensión de sus dotes de ensayista, geniales intuiciones, análisis premonito- rios, reflexiones y críticas tem- pranas al colonialismo cultural, y radical defensa de lo que englobó bajo el concepto de «nacionalis- mo literario». * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 92 5/15/10 5:18:13 PM
  93. 93. biblioteca de literatura afrocolombiana 93 Su audaz corpus teórico abarcó también temas de folclor nacional, literatura, política, problemas sociales, racismo, discriminación y cultura de los de abajo, «de los analfabetos y semianalfa- betos», como llamaba al 80* de los colombianos que a su juicio componen el substrato de nuestra literatura escrita. Zapata demostró cómo la li- teratura nace cotidianamente en la conversación del boga, la letra deforme del niño, la copla del tiplero, la prédica del cura. Pensó la nación como un todo, integrado por fuerzas creativas heterogéneas, en las que afros y nativos juegan un papel central. Es valiosa su intuición acerca del papel de la espiritualidad africana en el porvenir del mundo. Lamenta que mientras hay acuerdo en admitir el influjo de Grecia en la raíz de nuestra civilización, del racionalismo francés en el pensamiento contemporáneo, de la filosofía alemana en el dominio de la abstracción pura, de la praxis rusa en la revolución marxista mundial, se soslaya en cambio el im- pacto emocional y religioso de África en la civilización contemporánea. Alfonso Múnera, en la introducción, destaca a Zapata como, […] miembro importante de ese conjunto de intelectuales caribeños y latinoamericanos que en los años cincuenta, sesenta y setenta construyeron el pensamiento poscolonial más rico en intuiciones, metáforas y reflexiones sobre nuestros destinos nacionales. * NOMOS guia afro 15may10 CORR VIVJOS.indd 93 5/15/10 5:18:13 PM

×