La Radio

2,411 views

Published on

Mariana Anzorena. Estudiante de 1° Año Profesorado de Educación Tecnológica. Escuela Normal de Gualeguay, Entre Ríos, Argentina. Ver en el blog http://impresionantes2014.blogspot.com.ar/2014/06/la-radio.html

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,411
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
271
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Radio

  1. 1. Página 0 La radio MarianaAnzorena 1° año Profesorado Educación Tecnológica Año: 2014
  2. 2. Página 1 Índice: Introducción…………………………………………………………………………………………2 La radio………………………………………………………………………………….................3 Historia……………………………………………………………………………….....................3 Descubrimiento de ondas electromagnéticas…………………………………………………..3 Primeros desarrollos………………………………………………………………………………4 Primeras transmisiones radiofónicas…………………………………………………….…….5 Aspectos técnicos…………………………………………………………………….................11 Ondas AM y FM………………………………………………………………………………….11 Radios de baja potencia……………………………………………………………….…….….12 Radios por internet……………………………………………………………………………….12 Lenguaje radiofónico: locución………………………………………………………..…..……13 Mensaje radiofónico…………………………………………………………………….……….13 En busca de una clasificación perdida……………………………………………….………..13 Menú de producción radiofónica………………………...………………………….………....14 Los géneros se presienten……………………………………………………………………..15 Géneros Periodísticos…………………………………………………………………………..16 Géneros No periodísticos………………………………………………………….……………18 Recitados, monónologos y humor Diálogos y teatro Publicidad radiofónica…………………………………………………………………………..20 Características de la radio Ventajas…………………………………………………………………………………………..21 Desventajas……………………………………………………………………………………...22 La radio es nuestra vida diaria…………………………………………………………………23 Radioteatro……………………………………………………………………………………….23 La radio GualeguayLT38………………………………………………………………………..32 Entrevista a Jorge Alarcón Radio………………………………………………………………32 Conclusión ……………………………………………………………………………………….40 Anexos…………………………………………………………………………………………….41 Bibliografía…………………………………………………………………………………………………..
  3. 3. Página 2 Introducción: La presente investigación cuenta la historia de la radio, como ha ido evolucionando a lo largo del tiempo, cuáles fueron sus comienzos a nivel nacional, un repaso histórico de la misma, sus fundadores y personajes destacados. También cuenta lo que fue el radioteatro, cuál fue su importancia y quienes lo integraban, cuál era su utilidad. En el marco teórico metodológico, recorrí la radio, y la biblioteca popular donde encontré un material muy bueno sobre la misma Una entrevista a un famoso periodista que está en la radio desde sus comienzos. Este trabajo tiene una gran importancia, a pesar de que hoy en día la radio haya perdido protagonismo debido a la presencia de computadoras, de la televisión y de los celulares, en fin del adelanto tecnológico por el que hoy atraviesa el mundo ha hecho de que esta pierda importancia, pero no debemos olvidar que la radio fue un gran descubrimiento y el impacto que produjo en la sociedad, hoy en día no tiene ese peso pero aún se sigue escuchando.
  4. 4. Página 3 La radio (entendida como radiofonía o radiodifusión, términos no estrictamente sinónimos) es un medio de comunicación que se basa en el envío de señales de audio a través de ondas de radio, si bien el término se usa también para otras formas de envío de audio a distancia como la radio por Internet La radio nació como consecuencia de la combinación de una serie de inventos en el campo de la electricidad, la telegrafía y la telefonía. Guillermo Marconi a fines del siglo XIX unifico estos campos y realizo en 1901 la primera transmisión. Desde ese entonces había nacido la radio . Las aplicaciones militares de la radio dieron inmediatas: en la mariana de guerra, en la guerra ruso- japonesa del 1905. En 1913 había en Europa 330 estaciones emisoras de radiogramas abiertas al público. Las actividades técnicas e industriales se organizaron en torno a empresas privadas. En 1914, la Marconi Wireless Telegraph, dominaba el mercado con su sede en Londres. En Alemania, dos compañías privadas la (AEG y Siemens) fundaron en 1903 la empresa telefunken para la explotación de la radio. La mayoría de libros extranjeros que informan sobre radio dan como fecha de nacimiento de la radiodifusión publica el 2 de noviembre de 1920 cuando un ingeniero Westinghouse, emitió un reportaje sobre la elección del presidente Harding. Pero en realidad, la primera emisión se produjo tres meses antes en Buenos Aires exactamente el 27 de agosto de 1920. Ese día se instaló un antena y un trasmisor de 5 Vatios sobre el techo del teatro Coliseo Argentino, la noche en que se presentaba en la sala de opera Parsifal, de Richard Wagner. Sus acordes fueron escuchados a la distancia por unos pocos porteños que contaban con equipos receptores. Poco después se montó una estación llamada Vía Radial desde donde se transmitían las funciones del Colón, del Odeón y del Coliseo y también partidos de fútbol. Hacia 1923, existían en Buenos Aires varias emisoras: Radio Sudamérica y Radio Cultura que fueron las pioneras. Mientras que las naciones europeas mantuvieron la radiodifusión bajo el control estatal, en los EE UU la radio cayo rápidamente bajo la explotación monopólica de empresas privadas. La radio, fue el medio preferido y más utilizado por los dirigentes políticos para difundir sus ideas, especialmente a durante la mitad del siglo XX. Hitler, en Alemania y Roosevelt en los Estados Unidos fueron los primeros en recurrir a las cadenas nacionales para llegar a las habitantes de su país. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, la radio vivió la etapa de mayor esplendor, los avances técnicos logrados durante el conflicto mejoraron la calidad de las emisiones y la radio se había convertido para ese entonces en el medio de comunicación de masas más importante Descubrimiento de las ondas electromagnéticas de la radio Las bases teóricas de la propagación de ondas electromagnéticas fueron descritas por primera vez por James Clerk Maxwell en un documento dirigido a la Royal Society (1873) titulado Una teoría dinámica del campo electromagnético, que describía sus trabajos entre los años 1861 y 1865: su teoría, básicamente, era que los campos eléctricos variables crean campos magnéticos variables, y viceversa, con lo que unos u otros crearán a su vez nuevos campos eléctricos o magnéticos variables que se propagarán por el espacio en forma de campos electromagnéticos
  5. 5. Página 4 variables sucesivos los cuales se alejarán en forma de ondas electromagnéticas de la fuente donde se originaron. Heinrich Rudolf Hertz, en 1888, fue el primero en demostrar la teoría de Maxwell, al idear como "crear" artificialmente tales ondas electromagnéticas y como detectarlas y a continuación llevando a la práctica emisiones y recepciones de estas ondas y analizando sus características físicas demostrando que las ondas creadas artificialmente tenían todas las propiedades de las ondas electromagnéticas "teóricas" y descubriendo que las ecuaciones de las ondas electromagnéticas podían ser reformuladas en una ecuación diferencial parcial denominada ecuación de onda. Hertz dio un paso de gigante al afirmar y probar que las ondas electromagnéticas se propagan a una velocidad similar a la velocidad de la luz y que tenían las mismas características físicas que las ondas de luz, como las de reflejarse en superficies metálicas, desviarse por prismas, estar polarizadas, etc., sentando así las bases para el envío de señales de radio. Como homenaje a Hertz por este descubrimiento, las ondas electromagnéticas pasaron a denominarse ondas hertzianas. Primeros desarrollos El 7 de mayo de 1895 el profesor e ingeniero ruso Aleksandr Stepánovich Popov había presentado un receptor capaz de detectar ondas electromagnéticas. Diez meses después, el 24 de marzo de 1896, ya con un sistema completo de recepción-emisión de mensajes telegráficos, transmitió el primer mensaje telegráfico entre dos edificios de la Universidad de San Petersburgo situados a una distancia de 250 m. El texto de este primer mensaje telegráfico fue: "HEINRICH HERTZ". En 1897 Marconi montó la primera estación de radio del mundo en la Isla de Wight, al sur de Inglaterra y en 1898 abrió la primera factoría del mundo de equipos de transmisión sin hilos en Hall Street (Chelmsford, Reino Unido) empleando en ella alrededor de 50 personas. En 1899 Marconi consiguió establecer una comunicación de carácter telegráfico entre Gran Bretaña y Francia. Tan sólo dos años después, en 1901, esto quedaría como una minucia al conseguirse por primera vez transmitir señales de lado a lado del océano Atlántico. El 12 de diciembre de 1901, Marconi transmitió, por primera vez, señales de código morse por ondas electromagnéticas. El investigador Ángel Faus Belau ha descubierto que la primera patente sobre la aplicación de la voz en la telegrafía sin hilos la registró el comandante español julio Cervera Baviera en 1899. Basándose en este descubrimiento Jorge Álvarez sostiene que «Cervera es el verdadero inventor de la radio tal como la entendemos hoy». Sin embargo, la patente de Tesla número 645576 fue restablecida en 1943 por la Corte Suprema de Estados Unidos, poco tiempo después de su muerte a causa de una trombosis coronaria. La decisión estaba basada en el hecho de que había un trabajo preexistente antes del establecimiento de la patente de Marconi. Existe la creencia de que esto se hizo, aparentemente, por razones financieras, para permitir al gobierno estadounidense eludir el pago de los daños que estaban siendo reclamados por la compañía Marconi por el uso de sus patentes durante la Primera Guerra Mundial. También se habían hecho reclamos en el sentido de que Nathan Stubblefield inventó la radio antes que Tesla y Marconi, pero su dispositivo, al parecer, funcionaba mediante transmisión por inducción más que por radiotransmisión.
  6. 6. Página 5 Primeras transmisiones radiofónicas La Nochebuena de 1906, utilizando el principio heterodino, Reginald Aubrey Fessenden transmitió desde Brant Rock Station (Massachusetts) la primera radiodifusión de audio de la historia. Así, buques en el mar pudieron oír una radiodifusión que incluía a Fessenden tocando al violín la canción O Holy Night y leyendo un pasaje de la Biblia. Los primeros ensayos radiotelefónicos hechos en el país en 1910, en la localidad de Bernal por el propio Gugliermo Marconi. Llegò a la Argentina en 1910 a bordo del barco Princesa Mafalda. Las comunicaciones radiotelefónicas entre Italia y América del Sur se establecieron en 1930 desde el yate Electra de Marconi, fondeado en Génova. Pero ya hacía varios que los aficionados argentinos practicaban transmisiones radiotelefónicas. La aparición del fenónemos en la argentina es prácticamente simultánea con Norteamérica. Las primeras transmisiones para entretenimiento regulares, comenzaron en 1920 en Argentina. El día 27 de agosto desde la azotea del Teatro Coliseo de Buenos Aires, entre las 21 y 23 hs; en efecto, un grupo de aficionados integrado por Enrique Susini, Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero, instalaba un modestísimo equipo para transmitir la ópera. La Sociedad Radio Argentina transmitió la ópera de Richard Wagner, Parsifal, comenzando así con la programación de la primera emisora de radiodifusión en el mundo.2 Su creador, organizador y primer locutor del mundo fue el Dr. Enrique Telémaco Susini. Un año más tarde L.O.R. Radio Argentina, primera licenciataria de la radio difusión nacional, transmitía regularmente desde diversos teatros, e inclusive desde el propio Colón. , con lo que se marca un tono cultural. Hasta que llegó el 12 de Octubre de 1922 día en que se realizó lo que podría denominarse la primera cobertura periodística. En 1921 la transmisión de música clásica se convertía en un hecho de frecuencia casi diaria. Al año siguiente la noticia cotidiana ganaba espacio con la transmisión en vivo de la asunción de Marcelo T de Alvear como presidente de la Repùblica. Para 1925 ya había doce estaciones de radio en esa ciudad y otras diez en el interior del país, los horarios eran breves y Enrique Telémaco Susini (Gualeguay, Argentina, 31 de enero de 1891 - Buenos Aires, Argentina, 4 de julio de 1972) médico argentino, artista pleno y un pionero de la radiodifusión mundial. En 1920, Susini guió el proyecto que llevó a la primera transmisión de radiodifusión en la Argentina, realizada el 27 de agosto de ese año, anterior a la que se efectuó en noviembre en los Estados Unidos, en ocasión de la elección presidencial celebrada en ese país. Así, Radio Argentina se convirtió en una de las primeras estaciones de radiodifusión con programación regular en el mundo. Durante las décadas de 1920 y 1930, se convirtió en un exitoso empresario de las nacientes industrias de la radio y el cine. Siguiendo su carrera en los medios, también fue fundador de los estudios de cine Lumiton, y fue el Director General de la primera transmisión de televisión en Argentina realizada por Canal. El arte, la ciencia y la innovación fueron las grandes pasiones de este hombre tan singular y multifacético. Además de médico brillante fue músico y compositor, el primer cineasta argentino premiado en un festival de cine, precursor, inventor, investigador científico, empresario, réggiseur y promotor cultural. En 1925 conoció a Albert Einstein. El padre de la Teoría de la Relatividad no dudó en calificarlo como "una de las primeras inteligencias de la Argentina". Enrique Telémaco Susini nació en Gualeguay, provincia de Entre Ríos, hijo del Dr. Telémaco Susini, profesor de anatomía patológica en la Universidad de Buenos Aires y el primer
  7. 7. Página 6 otorrinolaringólogo del país. En 1906, su padre asumió la posición de cónsul argentino en Viena, capital del Imperio austrohúngaro. Esto permitió al joven Susini, quien había recibido su diploma de escuela secundaria un año antes a la edad de 14 años, asistir al conservatorio de Viena, donde recibió formación profesional en canto y violín. Luego de estudiar brevemente física y química en Berlín y París , retornó a Buenos Aires en 1909 para iniciar sus estudios de medicina en la Facultad donde su padre había enseñado. En 1913, a la edad de 22 años, recibió su diploma de doctor en medicina, luego de escribir una galardonada tesis. En 1910, Guglielmo Marconi, ganador del Premio Nobel de Física de 1909, viajó a la Argentina para participar de los eventos por el Centenario de la Revolución de Mayo. Aprovechó su estadía para instalar una estación radiotelegráfica en la localidad de Bernal, desde donde se comunicó exitosamente con Canadá e Irlanda. La publicidad generada por la visita de Marconi, ayudó a la creación de un grupo de jóvenes entusiastas de la radio, entre ellos Susini y sus amigos de la escuela de medicina. En 1915, la comunidad de la radio se había convertido en un grupo lo bastante grande y notorio como para figurar en la nota de un diario mencionando que los aficionados "forman una especie de fraternidad, intercambiando noticias, hablando unos con otros a través de grandes distancias e incluso transmitiendo pequeños conciertos de piano y violín a través de sus conexiones." Susini, junto con su sobrino Miguel Mugica y sus amigos César Guerrico y Luis Romero Carranza formaban parte de esta comunidad y pronto adquirieron el apodo de Locos de la Azotea debido a que su hobby involucraba maniobras casi acrobáticas para poder colocar las antenas de hilo largo que se utilizaban por aquellos días en las terrazas de altos edificios. Durante este tiempo, el grupo jugaba con la idea de utilizar la radio como medio de difusión cultural, algo a lo que Susini luego definiría como su pasión, compartida con el teatro y la música. Al estallar la Primera Guerra Mundial en Europa, las comunicaciones por radio se convirtieron en una tecnología de gran importancia militar, y su desarrollo se aceleró considerablemente en los años siguientes, si bien la mayoría de estos desarrollos se mantuvieron en secreto y el flujo de información escrita y materiales desde Europa y Estados Unidos hacia Argentina, rápidamente cesó. En esta situación, a Susini se le presentó una gran oportunidad como resultado de su experiencia militar: luego del final de la guerra hacia finales de 1918, fue enviado a Francia a estudiar los efectos de la guerra química en el sistema respiratorio y mientras realizaba sus investigaciones, pudo adquirir equipos de radio militares excedentes de la guerra, que luego llevó a Argentina. Luego de su graduación, trabajó brevemente como periodista, ayudando a fundar la Asociación de la Crítica en 1915. Un año más tarde, lo contrató la Armada Argentina, donde realizó investigaciones sobre la influencia de los estímulos eléctricos y acústicos en el cuerpo humano, e instaló un laboratorio para la investigación de vacunas veterinarias. Su actividad cinematográfica dejó una profunda huella en el cine argentino, siendo director de cine, guionista y fundador de la productora Lumiton. También compuso la música para su película Embrujo de 1941.muchas veces entrecortados, desde el atardecer hasta la medianoche. El papel que jugó la radio en la segunda guerra mundial 1938 1945 que también era muy importante, allí recibía mucho aporte militar para lograr un mejor desempeño. Se utilizó como medio alternativo de comunicación ante la destrucción de las vías férreas, telegráficas y de caminos disponibles.
  8. 8. Página 7 Una vez finalizada la guerra comenzó a utilizarse en mayor escala y se crearon radioestaciones, lo cual trajo consigo la fabricación de más unidades de radio. Esto generó una masificación del medio. La década de 1940 fue una década de oro para la radiofonía. La decisiva campaña electoral de 1946 tuvo a la radio como escenario de difusión de las ideas políticas, convirtiéndose en herramienta de propaganda y de construcción de la opinión pública, no siempre bien vista por todos. En 1944 a propósito del humor, salía al aire por primera vez, Felipe, el celebre personaje de Luis Sandrini, la que duraría 23 años al aire. Los programas de música eran un número fuerte aunque volcados por entonces hacia géneros más populares que la música clásica. En los años 50, la muerte de Evita dejó testimonios en la radiodifusión. Durante los 26 días siguientes no se escuchó más que música sacra y se impulsó la costumbre de evocar a la hora del deceso con la expresión: “son las 20.25, hora en que Eva Perón pasó a la imnortalidad”. En octubre de 1953 el Parlamento promulgó la Ley 14.241, la primera en el campo de la radiodifusión sancionada con el Congreso en funcionamiento. Esta década centró su atención en la programación familiar. Los Pérez García será uno de los productos de mayor audiencia del horario nocturno y conservará ese lugar de prestigio durante muchos años. La clase media argentina aprendió así a “ver” sus propios conflictos cotidianos a través de la radio y le entregó su fidelidad. La audición de Jabón Federal por Radio Belgrano, se centró también en esta franja de público, alcanzando el primer lugar en la preferencia de los oyentes. La música de entonces se focalizó en el folklore (con propuestas como El Rancho 'e la Cambicha) y fundamentalmente en el tango, que consagraba a intérpretes populares como Alberto Castillo. Alejandro Romay, por su parte, animaba Lluvia de estrellas, el que a su vez competía con Una cita con el tango y Mundo de tango. Los programas cómicos, que ya habían consolidado un camino en décadas anteriores, se impusieron con holgura. Son los años de Los cinco grandes del buen humor (con Rafael Pato Carret, Jorge Luz, Juan Carlos Cambón, Zelmar Gueñol y Guillermo Rico), de La Revista Dislocada de Delfor Discasolo y Aldo Cammarota en Radio Argentina (el primer programa donde la publicidad se integraba al clima risueño y chispeante de la audición). El radioteatro, en tanto, pugnaba por conservar su audiencia femenina, que comenzaba a serle disputada por la televisión. A los nombres de los guionistas de la década anterior, se sumaron los de Alberto Migré, Celia Alcántara y Alma Bressán. El deporte sumó también nuevas voces y estilos: Fioravanti, el campechano Lalo Pelliciari y Luis Elías Sojit con su programa de automovilismo: Coche a la vista. La modificación tecnológica más importante se sitúa en 1956, con la llegada a la Argentina de las primeras radios portátiles a transistores, hecho que volvería a modificar las condiciones de escucha. Así el aparato receptor se desplazaría con el oyente, fortaleciendo las condiciones de fidelidad, ya sea a una emisora o a una voz en particular. A partir de 1957, con la nueva reglamentación de la radiodifusión, el medio entró en un terreno complejo. La censura y el cuidado de los contenidos en los programas se convirtieron en una práctica frecuente.
  9. 9. Página 8 Entrados los años 60, la radio experimentará una mala época por un hecho que vendría a cambiar muchas cosas: la llegada de la televisión. Si bien ésta llegaría a los hogares españoles en 1956, no será hasta la década de los 60, y en especial hasta los 70, que su uso se empezaría a generalizar de forma masiva. La situación económica de la familia media española no permitía que durante esa época todo el mundo tuviera un televisor en casa como pasa actualmente. Con la popularización de la televisión, la radio debe reestructurarse y ver cuáles son las ventajas que tiene sobre el nuevo medio (aunque, de hecho, las tenía y las sigue teniendo). Es cierto que la TV podía emitir imágenes, pero la radio era mucho más ágil y rápida. Además, hace 30 años la radio podía llegar a lugares a los que la tele no tenía acceso, porque por entonces la infraestructura televisiva era muy poco operativa. Como ya debes saber, la década de los 70 supuso un gran cambio en la sociedad española, y, también, en la radio. En 1972 la Ser empieza a emitir tímidamente un programa informativo emblemático: Hora 25. Se trataba de un esp acio que bajo el formato de un Magazine (consulta los bloques La comunicación radiofónica, La programación radiofónica y La producción radiofónica), comunicaba a sus radioyentes los últimos acontecimientos de actualidad. 1974 supuso la incorporación a la Red de Emisora del Movimiento las Emisoras Escuela (Car). Al comenzar la década del 60, ya se han registrado cambios sustanciales. En primer término, los elencos estables y las orquestas exclusivas de las emisoras son absorbidos por la televisión, que además ha ganado la batalla por la ficción folletinesca. Los programas en vivo tienden a menguar; la información y la música se convierten en protagonistas del discurso radiofónico. El medio se posiciona cómodamente en el horario matutino, franja a la que recurre una audiencia ávida de obtener noticias recientes de primera mano. En cuanto a la estética, se impone un código más informal y cómplice, en el que destacan Fontana Show, La Gallina Verde, El Diablo Cabo y a partir de 1967 Rapidísimo de Héctor Larrea, un clásico de largo aliento. También en el espectro informativo cabe citar el alto impacto de Ariel Delgado desde Radio Colonia en Uruguay. Su clásica frase: "Hay más informaciones para este boletín" puso en vilo en más de una ocasión a la audiencia argentina, que se las ingeniaba para sortear la censura militar impuesta por la dictadura de Onganía. En el género musical triunfaron propuestas como La Cabalgata Musical Gillette que puso al aire por primera vez una canción de los Beatles, por entonces denominados "Los escarabajos". El sector juvenil se inclinó también por propuestas como Música en el Aire o Escalera a la fama, en tanto que el repertorio folklórico encontró en Argentinísima de Julio Márbiz o El mundo de la guitarra de Antonio Carrizo vehículos notables para su propia difusión. La información deportiva ganó con nuevas voces y figuras, entre las que cabe mencionar a Andrés Rouco y Lisandro González Longhi con Carburando, Carlos Legnani con Campeones en el camino y la dupla Oscar Gañete Blasco – Pérez Trigas con Emoción en las rutas. La gran innovación de los años 70 es la aparición de las emisoras de frecuencia modulada, más conocidas como FM. Su irrupción divide el espectro radiofónico, estableciendo la dicotomía: AM– información/ FM– música, antítesis que irá desapareciendo con el paso del tiempo. En 1972, a partir de la promulgación de la Ley Nacional de Telecomunicaciones, se crea el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), que pasa a depender al año siguiente de la Secretaría de Prensa de la Presidencia. Un sensible cambio de estilo se produce en las figuras de locución: los tonos bajos, sugerentes y casi susurrantes cautivan la escucha nocturna que la FM recupera para la radio, disputándole
  10. 10. Página 9 público joven a la televisión. Es la consagración de Nora Perlé, Betty Elizalde, Nucha Amengual y Graciela Mancuso, figuras femeninas a las que se suma el estilo pausado de Omar Cerasuolo o de Juan Alberto Badía. La noche gana con programas como Modart en la noche, Imagínate, Las 7 lunas o La noche con amigos. Desde la perspectiva informativa general a los nombres de Cacho Fontana y Antonio Carrizo se suman los de Víctor Sueiro, Julio Lagos, Mario Mactas y el más innovador de la década: Hugo Guerrero Martinheitz, (a) El Peruano Parlanchín, con su original El show del minuto. La dictadura militar a partir de 1976 impuso su control sobre los medios de comunicación y la censura se instauró también en la radio. Listas negras, nombres prohibidos, asuntos eludidos y músicos cuya obra no podía ser difundida, se convirtieron en prácticas habituales. Nuevamente Ariel Delgado desde el vecino Uruguay les permitió a los argentinos saber qué estaba ocurriendo en su propio país. En medio de tanto silencio, una figura como la de José María Muñoz, (a) El relator de América, que había cambiado en las décadas anteriores el estilo de las transmisiones deportivas con un sello profesional y único, borraba con el codo lo escrito con la mano. En el marco del Mundial de Fútbol 78, durante la visita al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, asumió una actitud harto complaciente con la dictadura, postura que reafirmaría en el mundial juvenil 79. En 1980 se aprobó el Decreto/Ley 22.285 sobre radiodifusión, que –entre otras cosas– extendía las licencias a quince años con prórroga de diez más, convertía al COMFER en un ente autárquico e integraba al mismo tres miembros de las Fuerzas Armadas y dos representantes de las empresas privadas. Los Últimos Años El retorno a la democracia trajo nuevos aires a la radio, que adoptó un carácter más frontal, con información al instante y un amplio lugar para la opinión y el debate. En este espacio se convirtieron en clásicos: Magdalena Ruiz Guiñazú, Santo Biasatti, Román Lejtman, Nelson Castro, Alfredo Leuco, Diego Bonadeo y Néstor Ibarra. Algunos programas de entonces se convertirían en emblemáticos de esa época, por el alto nivel de ideas, de producción o de creatividad: "Sin Anestesia" de Eduardo Aliverti, "Sueños de una noche de Belgrano" con Jorge Dorio y Martín Caparrós, "Ciudadanas" de Ana María Muchnik o "Historias en estudio" de José M. Pasquini Durán señalan algunos de los hitos más altos alcanzados por la radio entre 1984 y 1985. También el humor volvió a ocupar un lugar destacado en el aire. A partir de 1987 Alejandro Dolina convocó a una audiencia creciente con "Demasiado tarde para lágrimas", combinando risa y desenfado con la profunda reflexión humanista. En el deporte el brillo recayó sobre Víctor Hugo Morales, quien primero en Radio Mitre y luego en Continental, marcaría un estilo de relato signado por la mixtura de la cultura clásica con el periodismo deportivo. Los 90 se vieron en la encrucijada de un doble movimiento, signado por las direcciones encontradas entre la mega concentración de las empresas periodísticas con la administración de varios medios a su cargo, y la proliferación de los micro–medios: radios de baja potencia de alcance local y comunitario. En esa tensión proliferarían también las FM que renovaron la estética
  11. 11. Página 10 radial, destacándose, entre otras: Rock and Pop, FM 100, Horizonte, Feeling y Aspen. Crecieron asimismo las denominadas "radios de segmento", es decir, aquellas con un público muy sectorizado, como por ejemplo: FM Tango o FM Clásica. Nuevas voces: Lalo Mir, Elizabeth Vernacci, Mario Pergolini, Boby Flores, Marcela Feudale, Ari Paluch, se ganaron su lugar a fuerza de personalidad, carácter e innovación. En la historia reciente de la radio, han aparecido las radios de baja potencia, constituidas bajo la idea de radio libre o radio comunitaria, con la idea de oponerse a la imposición de un monólogo comercial de mensajes y que permitan una mayor cercanía de la radio con la comunidad. Durante los siguientes 19 días, el grupo continuó transmitiendo desde el teatro, principalmente operas italianas como Aída y Rigoletto de Verdi. Luego que la temporada del Teatro Coliseo terminara, comenzaron a realizar producciones propias, ahora conocidos oficialmente como "Radio Argentina". continuará transmitiendo hasta su cierre por problema económicos el 31 de diciembre de 1997. Al comienzo, era manejada por los cuatro amigos. El políglota Susini cantaba él mismo canciones en español, francés, alemán, italiano y ruso, asumiendo cada vez personajes con nombres diferentes para que sus oyentes no lo notaran. Durante los siguientes años, la radiodifusión en Argentina vivió una rápida expansión. En 1921, el intendente de Buenos Aires, Juan Barnetche introdujo la emisión oficial de licencias de radiodifusión. El mismo año, se formó el Radio Club Argentino, transformándose en la primera asociación de su tipo en tierras americanas. En octubre de 1922, Radio Argentina transmite por primera vez en vivo la asunción presidencial de Marcelo Torcuato de Alvear. Dos meses después, llegaron los primeros competidores Corporación Argentina de Radio Sud América, Radio Brusa y Radio Cultura, todos creados dentro e un intervalo de tres días. En 1924, la joven industria de la radio en Argentina, atravesó durante una breve crisis, durante la cual Radio Argentina fue asistida financieramente por una asociación de empresarios industriales denominada Asociación Argentina de Broadcasting. Mientras la competidora Radio Sud América fue a la quiebra y fue absorbida por Radio Argentina, la propia Radio Argentina sobrevivió, aunque tuvo que tomar temporalmente el nombre de sus benefactores. La estación ahora transmitía eventos desde el famoso Teatro Colón y el Club de Tango Abdullah entre otros. Agregando a las variedades de su programación, se encuentra el primer programa de noticias regular de Argentina. El año de 1925 vio la introducción de licencias obligatorias para todas las estaciones de radio, y desde entonces se la conoció como LOR Radio Argentina (cambiada a LR2 Radio Argentina en 1934, siendo la segunda del dial desde la izquierda). También comenzó la colaboración durante un periodo de aproximadamente un año, con el diario Diario Crítica|Crítica, continuando bajo la dirección de Susini y sus amigos, pero adoptando el nombre de "LOR Broadcasting de Crítica". Luego de este periodo volvió a su nombre original. Para entonces, Susini y sus socios comenzaron a focalizarse en un nuevo proyecto. Inmediatamente luego de readquirir la estación de Crítica, la vendieron a Radio Prieto, y utilizaron el dinero para crear la compañía radiotelegráfica Sociedad Anónima Radio Argentina constituida el 31 de agosto de 1927. En 1930, la compañía fue vendida a ITT por la substancial suma de 200 millones de dólares. Susini y sus socios permanecieron en el directorio luego de la adquisición.
  12. 12. Página 11 Hoy en día la radio a través de Internet avanza con celeridad. Por eso, muchas de las grandes emisoras de radio empiezan a experimentar con emisiones por Internet, la primera y más sencilla es una emisión en línea, la cual llega a un público global, de hecho su rápido desarrollo ha supuesto una rivalidad con la televisión, lo que irá aparejado con el desarrollo de la banda ancha en Internet. Hoy la radio ocupa un espacio por derecho propio. Ya no se plantea competir con la televisión porque supo conquistar un sitio imprescindible en la vida cotidiana: ritmo informativo, "walkman" o escucha en el auto, acompañamiento, diversión, actualidad. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han abierto también otros canales a través de Internet y hacen posible que un programa emitido en una localidad de nuestro país pueda ser escuchado con calidad y alta fidelidad en otros lugares del mundo. Aspectos técnicos La radiocomunicación es la tecnología que posibilita la transmisión de señales mediante la modulación (de su frecuencia o amplitud) de ondas electromagnéticas. Estas ondas no requieren un medio físico de transporte, por lo que pueden propagarse a través del vacío. Una onda de radio se origina cuando una partícula cargada (por ejemplo, un electrón) se excita a una frecuencia situada en la zona de radiofrecuencia (RF) del espectro electromagnético. Cuando la onda de radio actúa sobre un conductor eléctrico (la antena), induce en un movimiento de la carga eléctrica (corriente eléctrica) que puede ser transformado en señales de audio u otro tipo de señales portadoras de información. Es difícil atribuir la invención de la radio a una única persona. En diferentes países se reconoce la paternidad en clave local: Aleksandr Stepánovich Popov hizo sus primeras demostraciones en San Petersburgo, Rusia; Nikola Tesla en San Luis (Misuri); Guillermo Marconi en el Reino Unido o el comandante Julio Cervera en España. Ondas AM y FM Las ondas AM (amplitud modulada) son un tipo de onda de modulación no lineal que consiste en hacer variar la amplitud de una señal de alta frecuencia, denominada onda portadora, de tal forma que ella cambie de acuerdo con las variaciones de nivel de la señal moduladora, que es la información que se va a transmitir. Las ondas FM (frecuencia modulada) son una modulación angular que transmite información a través de una onda portadora variando su frecuencia, en contraste con las ondas de AM en las que lo que varía es la amplitud y la frecuencia se mantiene constante. La señal se puede superponer a la portadora mediante modulación de frecuencia (FM) o de amplitud (AM). La frecuencia modulada (FM): Produce más de un par de bandas laterales para cada frecuencia de modulación, gracias a lo cual son posibles las complejas variaciones que se emiten en forma de voz o cualquier otro sonido en la radiodifusión, y en las alteraciones de luz y
  13. 13. Página 12 oscuridad en las emisiones televisivas. La frecuencia de la onda portadora se varía dentro de un rango establecido a un ritmo equivalente a la frecuencia de una señal sonora. Se utilizan Para frecuencias más altas En la televisión comercial de nuestros días, el sonido va por FM Las FM de emisiones con frecuencias muy elevadas exigen antenas muy altas si se pretende conseguir un cierto alcance y no resulta aconsejable colocarlas cerca del estudio de emisión Las emisoras FM suelen tener una gama de frecuencias entre 50 Hz y 15 kilohercios. Las ondas FM se demodulan o detectan mediante circuitos que reciben el nombre de discriminadores o radiodetectores; transforman las variaciones de la frecuencia en diferentes amplitudes de la señal. La amplitud modulada (AM): Se utiliza en muchos servicios de radiotelefonía, incluidas las emisiones normales de radio También se emplea en la telefonía por onda portadora, en la que la portadora modulada se transmite por cable, y en la transmisión de imágenes estáticas a través de cable o radio. Se utilizan para frecuencias más altas. En la televisión comercial de nuestros días, las imágenes se transportan por AM. Radios de baja potencia En la historia reciente de la radio, han aparecido las radios de baja potencia, constituidas bajo la idea de radio libre o radio comunitaria, con la idea de oponerse a la imposición de un monólogo comercial de mensajes y que permitan una mayor cercanía de la radio con la comunidad. Radio por Internet Hoy en día la radio a través de Internet avanza con rapidez. Por eso, muchas de las grandes emisoras de radio empiezan a experimentar con emisiones por Internet, la primera y más sencilla es una emisión en línea, la cual llega a un público global, de hecho su rápido desarrollo ha supuesto una rivalidad con la televisión, lo que irá aparejado con el desarrollo de la banda ancha en Internet. Lenguaje radiofónico: locución Como medio de comunicación, requiere una forma de transmisión concreta. El acto de hablar alcanza su máxima expresión, por lo que es fundamental para el periodista radiofónico controlar su voz, que es su herramienta de trabajo. Para Sanabria, "el timbre, el tono, la intensidad, la entonación, el acento, la modulación, la velocidad y los intervalos son los matices que determinan el estilo de la radio". Es necesaria una buena vocalización y leer con naturalidad para no caer en errores de tipo gramatical y que se comprenda bien el mensaje que se desea transmitir.
  14. 14. Página 13 El lenguaje radiofónico está compuesto por unas reglas que hacen posible la comunicación. Cada una de ellas aporta un valor necesario para la comprensión del mensaje:  La voz aporta la carga dramática.  La palabra, la imagen conceptual.  El sonido describe el contexto físico.  La música transmite el sentimiento.  El silencio, la valoración. Mensaje radiofónico La radio transmite su mensaje en forma de sonido. Según Mariano Cebrián, catedrático de periodismo, "la técnica es tan determinante que se incorpora a la expresión como un sistema significante más". El mensaje radiofónico se produce gracias a una mediación técnica y humana, que expresa un contexto narrativo acústico. Según Vicente Mateos, "el mensaje radiofónico debe cumplir unos principios comunicativos para que llegue con total eficacia al oyente", tales como:  Audibilidad de los sonidos.  Comprensión de los contenidos.  Contextualización. En busca de una clasificación perdida ¿Es posible clasificar la producción radiofónica? Más aún, ¿es necesario hacerlo? En este terreno, como en tantos otros, cada maestro tiene su librito. Y todos pueden resultar válidos, en la medida en que sean útiles para dinamizar dicha producción. Porque no se trata de hacer un ejercicio taxonómico o de coleccionar definiciones, sino de mostrar un menú amplio y apetitoso, la gama más variada de formas, para estimular la creatividad de los radialistas. En todo caso, dejamos abiertos los casilleros que vamos a proponer. Sacar, meter, cambiar, corregir a su antojo. O mejor, a su experiencia. Y cuando se crea haber terminado el catálogo personal, comience de nuevo. Porque la radio es vida. Y la vida no se atrapa en un papel, no se diseca. Usted habrá comprobado, al releer manuales antiguos de producción radiofónica, que faltan muchas cosas. Enseguida notará los vacíos. En éste, no se dice nada del sociodrama, en aquél no se menciona la charla ilustrada ni las actuales técnicas del periodismo de intermediación. ¿Qué sugieren estas dos palabras, género y formato? La primera tiene una raíz griega que significa generación, origen. Digamos que son las primeras distribuciones del material radiofónico, las características generales de un programa. La segunda viene del vocablo latino forma. Son las figuras, los contornos, las estructuras en las que se vierten los contenidos imprecisos. Todavía hablamos de la horma del zapato o del sombrero, donde se doblega el cuero o el fieltro. Los géneros, entonces, son los modelos abstractos. Los formatos, los moldes concretos de realización. En realidad, casi todos los formatos podrían servir para casi todos los géneros.
  15. 15. Página 14 El menú de la producción radiofónica Clasificar los géneros desde tres perspectivas: el modo de producción de los mensajes, la intencionalidad del emisor y la segmentación de los destinatarios. Según el modo de producción de los mensajes 1- Aquí aparecen los tres grandes géneros de la radiodifusión, en que habitualmente se ordenan los tipos de programas que transmitimos: La radio es el medio en el que algunos géneros del periodismo clásico alcanzan su máxima expresión. Un ejemplo es la entrevista, el debate y la tertulia. La adaptación de los géneros periodísticos a la radio se caracteriza por la riqueza expresiva y el carácter personal que se incorpora al mensaje transmitido. Las claves para una buena comunicación son contenidos concisos, claros y directos. De esta manera se producirá un mayor efecto de atracción sobre la audiencia. Según la intención del emisor Los objetivos de los productores dan lugar a un segundo ámbito de géneros: En esta casilla tendremos tantos géneros como intenciones queramos plantearnos. No son excluyentes, de manera que un mismo programa puede tener finalidades educativas y de entretenimiento. La finalidad publicitaria se relaciona, naturalmente, con el aspecto lucrativo de las cuñas o los espacios vendidos. Según la segmentación de los destinatarios Tomando en cuenta los públicos a los que prioritariamente se dirige un programa, podemos hablar de:
  16. 16. Página 15 Y tantos otros destinatarios y destinatarias que definimos como nuestro público objetivo, tomando en cuenta la edad, el sector social, el género, la lengua. Es el target de nuestro programa. En estas tres casillas podemos clasificar prácticamente toda la producción radiofónica. Tomemos, por ejemplo, una cuña cantada para vender desinfectantes. En cuanto a su finalidad, pertenece al género publicitario. Según la modalidad del mensaje es musical (jingle). Y se dirige, principalmente, al público femenino. Un cuento puede pertenecer al género educativo por su finalidad, dramático por su elaboración e infantil por sus destinatarios. ¿Un noticiero agrícola? Educativo, periodístico y campesino. ¿Un hit parade? Entretenimiento, musical, juvenil. Y así, atendiendo a esta triple perspectiva, podemos ordenar nuestras producciones. Ahora bien, no todo programa ha de entrar, por fuerza, en las tres llaves. ¿Dónde cabe el deporte? En cuanto a su producción, podemos ubicarlo como género periodístico (periodismo deportivo). Y en cuanto a su finalidad, como género de entretenimiento. Las competencias deportivas, sin embargo, no especifican destinatarios. Se dirigen a todo público. ¿Y los concursos? Su finalidad, generalmente, es también el entretenimiento. Unos pueden dirigirse a un público más juvenil y otros a sectores adultos. Pero los concursos no implican una modalidad de producción específica de la radio. Los mismos concursos se hacen en la escuela o en una reunión social. Un concurso de adivinanzas no es dramático, ni periodístico, ni musical. Hay mil cosas en la vida que pueden salir al aire y no por eso las tenemos que endosar a uno u otro género. No todo lo que se hace por radio puede catalogarse como formato radiofónico. Si un locutor lee unos versos en su revista, sería caprichoso hablar de género lírico o de formato poema. Simplemente, se trata de una poesía leída a través del micrófono. Los números de la lotería son números de lotería, se canten o no en la programación. Y si el párroco dice su misa por radio, podremos hablar de género religioso o evangelizador, tomando en cuenta la intención del emisor. Pero no necesitaremos forzar las cosas y hablar de formato eucarístico. Los géneros se presienten ¿Quién no sabe que después de un efecto de telégrafo antiguo vienen los avances de noticias? ¿Quién no se predispone a llorar cuando suena un fondo musical triste bajo los reproches de la esposa sufrida o los llantos del huerfanito? Los géneros son casilleros de producción y son también modos de relación que establecen emisores y receptores. El público, durante años, se ha acostumbrado a una manera de oír radio, tiene una apreciación tradicional de los géneros. Una marcha militar, lamentablemente, sugiere el espacio informativo. Y un instrumental suave y meloso preludia el espacio para los enamorados. Una locución solemne se considera apropiada para las fiestas patrias y otra muy distinta se espera a la hora de narrar un partido de fútbol. El oyente siente y presiente qué tipo de comunicación van a establecer con él. Estos hábitos de escucha pueden modificarse, por supuesto. Inclusive, muchas innovaciones se consiguen cruzando pautas clásicas de locución o aplicando el ritmo noticioso en un programa
  17. 17. Página 16 dramático. Pero no pueden hacerse estos quiebres de manera arbitraria o repentina, so pena de que el oyente no sepa si le hablan en broma o en serio, si se trata de algo verídico o ficcionado. El 30 de octubre de 1938, vísperas de Halloween, el joven Orson Welles, desde un rascacielos de New York, puso en vilo a millones de personas transmitiendo en vivo y en directo la invasión de los marcianos. ¿Cómo se logró este pánico colectivo? Presentando un género dramático como si fuera un formato informativo. Tal subversión de códigos, sin avisos ni experiencias previas, hizo que la gente tomara la ficción como realidad. El caso contrario fue cuando la CNN, bajo la orden y censura del Departamento de Estado norteamericano, transmitió la Guerra del Golfo como si fuera una película de vaqueros. La gente comía pop corns delante del televisor y, al principio, seguía con entusiasmo las batallas. A nadie le conmovían los miles de muertos irakíes ni las bombas arrojadas sobre hospitales y en medio de la población civil. Era una guerra un poco lenta, con poca acción. Las de Rambo resultaban más emocionantes. Cada género, entonces, crea sus hábitos. Cada formato radiofónico tiene sus leyes, sus pautas aceptadas por el público después de muchos años de experimentación. Como productores, tenemos que familiarizarnos con ellas si queremos entablar una comunicación fluida, sin ruidos, con nuestra audiencia. Pero la onda no es quedarse ahí, machacando siempre lo mismo. Porque los géneros se apoyan tanto en buenas costumbres como en pésimos estereotipos. Por ejemplo, en los programas infantiles ha prevalecido la ñoñería. ¿Nos conformaremos repitiendo el estilo de esos programas que más parecen dirigidos a retrasados mentales? En los noticieros no se suelen emplear voces femeninas. ¿Por qué? Alguien dijo que la credibilidad en una sociedad machista pasa por la autoridad que infunden las voces masculinas. ¿Será cierto? ¿Qué tal si experimentamos con una locutora y luego sondeamos la aceptación del público? Naturalmente, no hagamos la evaluación en los primeros días, cuando todavía está muy reciente el cambio. Dejemos correr el río si queremos pescar buenas opiniones en él. Los programas culturales se han caracterizado por su formalismo. ¿Qué pasa si los dinamizamos? Los de entretenimiento, por su vaciedad. ¿Y si los combinamos con algo educativo? ¿Qué ocurre si utilizamos en el género periodístico los escenarios sonoros propios de los programas dramatizados? ¿Por qué no arriesgarnos a introducir ritmos latinos en los llamados espacios juveniles, monopolizados por el rock y la música norteamericana? Los modos de relación que establecen los distintos géneros no son esquemas rígidos. Se pueden cambiar, se deben perfeccionar. Porque muchas veces llamamos hábito del oyente a lo que no es más que rutina del productor. Hay que inventar, aun a riesgo de meter la pata. La evolución de las especies se logró con mil ensayos y novecientos noventa y nueve errores de la naturaleza. Géneros periodísticos El género periodístico se puede definir en función del papel que juega el narrador o emisor del mensaje en relación con la realidad observada. La noticia pertenece al género periodístico de información por excelencia, y el artículo de opinión es el más abierto a la subjetividad. Para algunos autores, son estrategias comunicativas que se organizan y se hacen reconocibles tanto para el emisor como para el destinatario. Los textos que pertenecen al género periodístico informan a una gran cantidad de lectores sobre sucesos de actualidad. Predominan, en ellos, la función referencial o informativa del lenguaje y el estilo formal. En este tipo de texto se privilegia
  18. 18. Página 17 el hecho. El periodismo es un método de interpretación de la realidad; para hacer esta interpretación y transmitirla al público se necesitan una serie de filtros, unas fórmulas de redacción, que es lo que llamamos géneros periodísticos. Algunos teóricos de la comunicación definen los géneros periodísticos como formas de comunicación culturalmente establecidas y reconocidas en una sociedad, un sistema de reglas a las cuales se hace referencia para realizar los procesos comunicativos. Otros autores ven los géneros periodísticos como categorías básicas que construyen la realidad. Los géneros periodísticos se diferencian entre sí con el fin de recoger la complejidad de lo que pasa y exponerlo a los lectores. Clasificaciones Las diversas clasificaciones varían según los diferentes autores y corrientes. Según la tipología anglosajona, basada en la frase "los hechos son sagrados, las ideas libres", se conocen dos tipos de géneros: los que dan a conocer hechos, como la noticia, el reportaje y la crónica (aunque la crónica normalmente mezcla géneros informativos y de opinión), y los que dan a conocer ideas, principalmente el editorial y el artículo de opinión. Según las tipologías latinas se distinguen cuatro grandes géneros: información, reportaje, crónica y artículo o comentario. Otras clasificaciones distinguen entre Noticia: Es el género periodístico por excelencia y la base de todos los demás, en ella se informa con el menor número de palabras posibles, de lo fundamental de un hecho o situación. Artículo de opinión o Comentario: La presencia del autor es total. El periodista muestra sus opiniones de una manera muy subjetiva, está dando su visión particular sobre un hecho. Crónica: Enmarca lo que ha pasado y lo interpreta, pero directamente sobre los hechos, no hay opinión. Reportaje: Es una narración ampliada, exhaustiva y documentada de un suceso. Se complementa con la fotografía para hacer más comprensible el mensaje. Expone detalladamente descripciones de lugares, sucesos, personas y hechos. Editorial: Es la expresión de la opinión o postura del diario o periódico sobre un tema de interés social. Aparece siempre de manera destacada en las primeras páginas. Se caracteriza por el anonimato, aunque son el director o el consejo los encargados de dar su opinión. Orígenes La teoría de los géneros periodísticos tiene su origen en la tradición de los géneros literarios, pero su evolución no depende de la literatura sino de su propia evolución como medio de comunicación de masas. La vieja teoría de los géneros literarios era normativa y prescriptiva, es decir, marcaba unas normas muy rígidas sobre cómo se debía escribir, basándose en la idea de que los géneros eran formas exigidas y predeterminadas por la naturaleza. En cambio, las nuevas teorías de los géneros son descriptivas, de forma que no parten de un número cerrado de géneros ni dictan reglas de escritura a los autores. Los géneros aparecen cuando en un diario se observa la posibilidad de utilizar el lenguaje de diversas formas. Su nacimiento está vinculado a la prensa escrita y después se traslada, casi sin modificaciones, a la radio y televisión. En la prensa escrita, su configuración de los géneros es fruto de la evolución del periodismo:
  19. 19. Página 18 Primera etapa periodismo ideológico: afecta a la prensa de partidos, presente desde la segunda parte del s. XIX hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914). Esta prensa presentaba una fuerte carga ideológica en las informaciones, no solo políticas, sino también ideológicas y predominaba un ánimo doctrinal. Este tipo de prensa influiría en lo que ahora son los artículos de opinión. Segunda etapa periodismo informativo: aparece en el último tercio del s.XIX (alrededor de 1870) como un fenómeno definido y perdura hasta la Segunda Guerra Mundial (1936). Aparece de alguna manera para hacer frente a la prensa sensacionalista. En un futuro daría lugar a la Tercera etapa periodismo de explicación: aparece después de la Segunda Guerra Mundial, donde nos encontramos con un mundo más complejo que necesita una explicación y también debido a la competencia que implicaba la inmediatez de la radio y la televisión. Como consecuencia, surgirían el reportaje y la crónica. Géneros no periodísticos  Radioteatro  Transmisión de música Hasta 1924 las programaciones eran decididamente musicales con una presencia minúscula de números hablados y con una preponderancia notable del genero clásico. En poco tiempo la situación se revierte, se abre una gama de géneros inéditos para la Radio y al mismo tiempo la música popular pasa a ocupar el primer lugar. Recitados monólogos y humor La radiodifusión argentina era en su primeros 5 años, preponderantemente musical. La palabra hablada estaba limitada a la publicidad. El mayor tiempo de difusión aparecía ocupado por la música que, salvo escasos números de recitado y declamación, constituía la única expresión artística recogida por la radio de aquellos días. A mediados de la década del 20 se impone la necesidad de “romper la monotonía del bailable” y se introducen otros géneros, uno de ellos fue el monologo que consiste en una actuación protagonizado por un actor, quien a través de una improvisación o con un libreto, efectuaban narraciones de diversa índole, encarnado muchas veces por un personaje creado por el mismo. El monologuista, cómico o serio, era también un recitador. Uno de los precursores del género de Tomas Simari quien en 1925 en LOY Radio Nacional protagonizaba un espacio de dos horas de duración durante el medio día. Otro precursor, particularmente en el terreno del recitado, fue Salvador del Piore “Juancho” en LOQ Radio de Buenos Aires, siendo su especialidad los poemas criollos.
  20. 20. Página 19 Muy pocos eran los monologuistas que al promediar la década del 20 habían definido su perfil, el mismo artista recitaba una obra de algún clásico e instantes después representaba una escena humorística. Gradualmente, cada uno de ellos fue demarcando sus horizontes, pero en realidad fueron dos las corrientes, la de los monologuistas volcados al genero festivo y la otra que se agrega es la del conjunto de parodias (dúos, tríos, cuartetos, etc.) cuyo humorismo musical se fue deslizando a escenas dialogadas. Diálogos y teatro Las primeras expresiones artísticas habladas fueron en monólogo y el recitado. El monólogo, protagonizado por un solo actor, genera el dialogo a cargo de dos personajes, habitualmente uno masculino y otro femenino, sin que esto configure una secuencia temporal en la que un genero sucede al otro sino, por el contrario, coexisten durante cierto tiempo, aunque con diferentes matices: el monólogo llega a desarrollarse y elaborar su propia imagen y luego inclinarse hacia un tono festivo da paso a programas cómicos pluripersonales. En cambio el dialogo alcanza solo limitada relevancia como entidad autónoma porque a poco de incluirse en las programaciones, resulto absorbido por la transmisión de obras completas con elencos de las propias emisoras que acapararon mayor atención y, sin desaparecer totalmente, el dialogo quedo en un segundo plano. Orelia Cisneros y Juan Carlos Croharé estuvieron entre los primeros que hacia fines del 1925 intercalaron diálogos de obras como “La otra” de Sanchez Gardel. El lanzamiento de obras completas puede ubicarse a mediados del año siguiente, cuando se organiza la “Agrupación Dramática Radio Nacional”, bajo la dirección del señor. Magin Aliana. Fue la primera compañía que presento obras de teatro completas por radio y en su debut ofreció “La Estrella de Sevilla” de Lope De Vega, que recibe elogiosa critica. A pedido de la emisora los oyentes hacen llegar sus opiniones; la mayoría fue favorable, entonces el ciclo continuo y el género se asentó. Un año después, Magin Aliana cambio de emisora, se alineo en LOW gran Splendid. Desde ese año, las piezas teatrales se extendieron en casi todas las estaciones; el prejuicio que tenían los actores sobre el trabajo en la radio declino un poco. Magin Aliana fue reconocido como el precursor del teatro radiotelefónico. Una de las características que tenía este tipo de audiciones, era el estricto cumplimiento del intervalo, los minutos de descanso entre un acto y otro se respetaban rigurosamente, se ofrecía en vivo para amenizar algún intermedio musical, por lo general a cargo de una orquesta. La actividad teatral dentro del campo de la radiodifusión puede dividirse en tres etapas: Primero fue el micrófono al mismo escenario de los teatros, donde se hacían las representaciones.
  21. 21. Página 20 Luego las estaciones de radio, conformaron sus propios elencos que presentaban obras teatrales del repertorio nacional e internacional, sin ningún tipo de adaptación o con algunos arreglos que le permitían al oyente, percibir el mensaje con mayor claridad de la que hubieran obtenido mediante el libro original. Por ultimo aparecieron las obras específicamente adaptadas para la radio aunque con predominio de composiciones mediocres. Radio Prieto organizo un concurso de obras teatrales de tres actos o de un actos y tres cuadros con un aliciente interesante: 1000 pesos a su autor como premio. Una compañía que llega a destacarse por su buen nivel de adaptaciones era integrada por Olga Casares Pearson y Angel Walk, profesora de piano, violín, y canto Publicidad radiofónica Desde la aparición de la Radio (medio de comunicación) en 1924 se advirtió su potencial efecto en los oyentes, y surgieron los primeros programas patrocinados, menciones a modo de historias o canciones pegadizas. Hasta fue ocupada gran parte por EE.UU en la Guerra fría. Tres décadas después, mermo su furor por la aparición de la televisión, de la imagen. Hoy, es el segundo medio en el ránking de audiencia pero el cuarto en cuanto a inversión publicitaria. Características generales Flexibilidad de formatos (es el medio más innovador y el que más nuevas fórmulas podría ofrecer, gran oferta adaptable a cada necesidad) y de la creación y la planificación publicitaria (ideal para campañas de última hora, ofertas diarias, lo que se debe a que muchas veces son las propias radios las que elaboran la publicidad con sus recursos, y no las agencias). Segmentación geográfica (precisa delimitación, llega a toda España, arraigo local con mensajes personales y muy próximos) y de audiencia (bien definida, abundante oferta generalista, especializada o multi soporte). Credibilidad transferencia entre la periodística y la informativa, la publicidad se impregna de los valores del medio en el que se inserta. Compaginación de la escucha radiofónica con otra actividad tener en cuenta el contexto y las condiciones de recepción del mensaje. Saber mediante investigación qué actividades suele realizar el oyente mientras tanto, para atinar más en el mensaje. Fugacidad del mensaje alto nivel de repetición del contenido, que no debe ofrecer mucha información memorizable. Rentabilidad económica y comunicativa coste por impacto menor que en otros medios, gracias a una segmentación que proporciona mayor acierto del público que se busca. Además no existe el problema del zapping y de la contraprogramación. Costos de producción accesibles esto permite más anuncios por campaña según distintos público objetivo, circunstancias y emisoras. También servirá para evitar el aburrimiento de la audiencia.
  22. 22. Página 21 Emisión personal alcanza así públicos a los que ningún otro medio se dirige personal o directamente. Personalización del mensaje el receptor interioriza más el mensaje, pues piensa que se dirige a él en particular, por lo que se logra una reacción más inmediata. Esta estrecha relación se ve fomentada con el uso del teléfono y, junto con la mayor intimidad de la radio, hace que los mensajes ganen en persuasión. La radio actúa en la psicología del oyente proyectando éste su imagen en lo que oye, e identificándose en lo que recibe. Se puede así proyectar la imagen psicológica que queremos que el producto tenga en el ambiente del consumidor. CARACTERÍSTICAS DE LA RADIO Ventajas La radio sigue y seguirá siendo un medio de comunicación de masas eficaz y popular. A continuación detallaremos ciertas características que le otorgan claras ventajas sobre otros medios. Ellas son: La radio tiene una gran diversidad de funciones, es el medio más veloz que existe y sirve tanto como estímulo cultural como para facilitar consejos prácticos. Pueden diseñarse sus programas que satisfagan las necesidades de un pequeña y aislada comunidad. Este medio de comunicación, puede estimular la imaginación de forma que en cuanto la voz sale del altavoz, el oyente intenta visualizar lo que oye, y crear en su mente al autor de la voz Las imágenes radiofónicas pueden ser del tamaño que uno desee. Con los efectos sonoros apropiados y el apoyo de la música adecuada, se nos puede hacer visualizar prácticamente cualquier situación. El guionista y comentarista radiofónico escoge sus palabras de forma que estas creen las imágenes adecuadas en la mente de su oyente, consiguiendo así que su relato sea comprendido y debidamente interpretado. Este radiorreceptor se utiliza como medio para hablar directamente al oyente individual. Si el programa es transmitido “en vivo”, entonces el radiodifusor disfruta de la ventaja adicional de una conexión inmediata con el individuo y otros miles como él. En relación con los otros medios tanto el volumen de inversión, como los gastos de explotación son bajos. La radio es también barata para el oyente, estos solo requieren de aparatos sencillos y de poco consumo energético para escucharla. Una voz tiene capacidad de impartir mucho más que la palabra impresa. Tiene inflexión y acento, duda y pausa, y una variedad de énfasis y ritmos. La información que un locutor imparte depende tanto de su estilo de presentación como del contenido de lo que dice. La vitalidad de la radio reside en la diversidad general de esta, en la diversidad de voces que emplea, los giros de tonalidad de las frases, y la idiomática local.
  23. 23. Página 22 La radio proporciona el placer de un suave fondo musical y que el oyente no elija la música hace que este oiga algo completamente al azar, un encuentro por sorpresa con algo imprevisto. Esto nos indica a los radiodifusores, que el factor “sorpresa” es importante para lograr mantener el interés de la audiencia. Casi el 100% de las familias tiene en su hogar un Radio. Ejerce una gran influencia en la sociedad, llegando a todos los niveles sociales de nuestro entorno Es una importante fuente de creación de opiniones, con todo lo que ello conlleva para el aprendizaje. Con una buena programación puede llegar a formarse a los individuos en valores sociales / éticos y morales, puede ayudar a una buena convivencia Otra característica positiva que encontramos es pueda llegar a lugares en los que muchas veces no hay instituciones formativas, facilitaría el acercamiento del aprendizaje a individuos que vivan en zonas alejadas, a un bajo costo. Es un medio fácil, asequible, barato, transportable. Es un amigo cercano y accesible, sobre todo, en los momentos de soledad. Los especialistas definen a la radio como un medio “caliente” y a la TV, como un medio “frío”. La TV hace del espectador un prisionero de la imagen. La radio le deja libre, tanto en sus movimientos físicos como en su imaginación Es importante destacar la capacidad que ofrece de dar solución a una necesidad de cobertura nacional, regional o local, en función de una estrategia de mercado. Desventajas La radio no contiene visuales. No lo utilice para informar sobre un producto que el oyente aún no conoce. Algunos anuncios utilizan la estrategia del “teatro de la mente” para crear imágenes visuales muy efectivas en la mente de los radioescuchas -como cuando usted escucha el abrir una lata y escucha cómo alguien se toma la bebida-. La aglomeración de anuncios pautados en la radio puede ser bastante grande, lo que significa que su anuncio puede tener la posición primera, segunda, sexta o décima en el bloque de anuncios, lo que distrae la atención del radioescucha. La radio se constituye, la mayoría de las veces, en un instrumento de comunicación unidireccional: el mensaje llega hasta el oyente pero las reacciones y las ideas de éste no llegan hasta la radioemisora. La radio nos ofrece un producto muy efímero. La palabra hablada, en contraposición a la escrita, es muy fugaz. Esta palabra fugaz fácilmente puede ser deformada por el oyente. La radio es un medio más progresista, más espontáneo que la TV; pero eso mismo le va a la improvisación y a la superficialidad.
  24. 24. Página 23 La radio en nuestra vida diaria La radio actualmente se ha convertido en un elemento comercial, ya que es accesible para todos y cuenta con emisoras que son dirigidas a un público que tiene diferentes gustos y preferencias dependiendo de sus necesidades, informarse, escuchar música etc. La radio es escuchada en la casa, en la oficina, en el auto; penetra en nuestras vidas día a día, ya que siempre queremos mantenemos acompañados y sin lugar a dudas esta es una buena forma de despreocuparnos de nuestros problemas y estar a gusto a solas. A parte de evadir la soledad también la gente escucha radio para mantenerse informada acerca de los acontecimientos que suceden en el mundo o en el propio país, de farándula, deportes, cine, salud y entretenimientos. La radio facilita la vida de las personas en general, pues hace que éstas salgan de la monotonía en la que se encuentran y tengan una vida más llevadera. Los oyentes desarrollan un sentido de lealtad hacía la emisora, identificado cada vez más con los locutores hasta el punto que creemos verlos en vivo y en directo, y nos familiarizamos tanto con los programas que estamos pendientes de la hora para poder escucharlos. Radioteatro El radioteatro (a veces también referido como radio comedia o comedia radiofónica o teatro radiofónico) es un audiodrama que se transmite en la radio. Al carecer de componentes visuales, los radioteatros dependen del diálogo, la música y los efectos de sonido para ayudar al oyente a imaginar la historia. Gracias a la radionovela tuvo un gran desarrollo entre 1920 y 1940 convirtiéndose en una forma de entretenimiento popular a nivel mundial. Con la llegada de la televisión, a mediados del siglo XX decayó progresivamente hasta ocupar una pequeña parcela en la programación de espacios de entretenimiento. Actualmente, la mayoría de los radioteatros producidos son religiosos (Unshackled!, Adventures in Oddysey, Pedrito el Pulpo, etc) El radioteatro es un género radial, muy similar a lo que actualmente conocemos en la televisión como telenovelas pero en radio. En estos días ya no se escuchan los radioteatros que solían escuchar nuestros abuelos por los años 30, 40 y 50, en el 30 fue la primera transmisión de un radioteatro. Los radioteatros eran historias contadas por locutores y actores. Cabe destacar que estas historias continuaban día a día o semana a semana. El radioteatro es una forma de hacer radio, una forma de expresión creativa que se fue transformando a lo largo de los años, antes se hacía con actores, locutores, guionistas exclusivos
  25. 25. Página 24 de radioteatro, ahora son segmentos pequeños de programas algunos improvisados, otros guionados, pero mucho más pequeños y menos famosos que los de antes. Estas historias estaban (y algunas están) guionadas, estos guiones contienen además de los parlamentos de los actores, los momentos en que deben ir los efectos de sonido, para darle mayor realismo a la historia (antes generalmente se realizaban en vivo esos efectos especiales, ahora están en la computadora), y algunas indicaciones para el operador. Para crear un radioteatro Una idea ingeniosa: lo más importante para que un radioteatro resulte interesante para el público es que el mensaje se entregue a través de una idea atractiva y novedosa en la que pueden estar presentes el suspenso, el humor o la sorpresa. Un mensaje importante se arruina si no lo planteamos por medio de una idea original. El público: para que los auditores se “enganchen” con la obra es importante que la sientan cercana a su realidad. Por esa razón debemos tomar en cuenta aspectos como su edad, sector social, cultura, lenguaje, forma de ser, contexto en que viven, etc. Nuestro objetivo: debemos tener claro si nuestra finalidad será recreativa (simplemente entretener), educativa (hacer reflexionar sobre algún tema) o informativa (mostrar datos, instrucciones, procedimientos). También puede suceder que se combinen entre ellas. Por supuesto que para que el radioteatro sea lo más comprensible posible debe cumplir ciertos requisitos, por ejemplo: El relator o narrador El oyente no se entera de cuándo hay un cambio de escena. Entonces se recurre a la figura del Relator. El Relator es el encargado de describir el espacio en el que se desarrolla la acción y nos habla de los personajes: nos dice cómo se llaman, cómo son, cómo están y por qué. Para separar al Relator de las escenas se introduce una cortina musical, o una ráfaga de música que permite saber cuándo es el Relator el que habla, y cuándo lo hacen los personajes. Las principales funciones del narrador son: enmarcar la historia, generalmente iniciándola y cerrándola; describir el ambiente y la exterioridad de los personajes; señalar los cambios de tiempo o lugar y levantar poéticamente el relato, en el sentido de utilizar un lenguaje más sugerente o elevado que el de los personajes, que debe ser generalmente coloquial. La música Además de esta ráfaga, que cumple funciones separadoras, la música juega un rol fundamental en el radioteatro. Nos permite introducirnos en diferentes estados de ánimo: alegría, dolor, exaltación, emoción, etcétera. Esta música de fondo para las escenas y generadora de distintas emociones, se conoce con el nombre de "música incidental". El sonidista
  26. 26. Página 25 Otra figura básica del radioteatro es el sonidista que hace los "efectos de sonido": los pasos de los que caminan, un teléfono que suena, los murmullos y el ruido de los cubiertos en un restaurante, el audio de una batalla, etc. Dichos efectos, algunos pueden realizarse en el mismo estudio, y otros se incorporan desde discos especiales. Reproduce hasta los ruidos más increíbles, siendo la escenografía, ya que si bien el relator podía describir el lugar el óyete termina de completarlo en su imaginación recién cuando escuchaba por ejemplo el silbido del viento o el golpe de una puerta. Los sonidistas toman un guion de radioteatro y hacen su propia "partitura" de efectos sonoros, los Guionistas de radioteatro deben señalar con claridad en sus guiones en qué ambiente se desarrolla cada escena y la necesidad de cierto efecto especial en particular. La estructura La historia es contada a través de diferentes escenas que se suceden unas a otras. De ahí se va armar una especie de "estructura" antes de escribir las escenas. Por ejemplo: Escena 1: en una confitería, el personaje A le cuenta al personaje B que acaban de echarlo del trabajo. Al hacer la estructura, se debe balancear la duración de las escenas de modo tal que la totalidad sea armónica y equilibrada. Personajes y actores No conviene usar una gran cantidad de personajes. El oyente tiene que reconocerlos y saber quién es quién, y un amontonamiento de voces le dificulta demasiado el trabajo. Cuando los personajes hablan, es muy importante que el Guionista de radioteatro escriba de qué manera lo tienen que decir. Este problema se resuelve con lo que se llaman "acotaciones", que se agregan al nombre del personaje inmediatamente después de su nombre, entre paréntesis. Por ejemplo: JUAN: ¿Qué estás diciendo? JUAN (FURIOSO): ¿Qué estás diciendo? Por otro lado, que un personaje esté en primer plano y otro en un segundo plano da idea de especialidad, en el radioteatro ese recurso se consigue con los llamados "planos sonoros": un "primer plano", que da idea de mucha cercanía, en cambio el "segundo plano" sugiere mayor lejanía. Cuando un personaje "piensa" algo, su voz se filtra de un modo muy particular, al que se conoce con el nombre de "efecto de cámara" y el Guionista debe indicar cuándo empieza y cuándo termina el mencionado efecto. La duración
  27. 27. Página 26 Una vez escrito el guion, resulta conveniente leerlo en voz alta y cronómetro en mano, teniendo en cuenta las pausas, el tiempo para las cortinas musicales, ráfagas y la música incidental. Los ajustes definitivos de tiempo los darán la dirección y los ensayos. El radioteatro en episodios comenzó en 1931, con temas gauchescos, relacionados con Martín Fierro, EL Poema del Mio Cid y Santos Vega. Los temas reivindicaban a los débiles y al triunfo del bien sobre el mal. A comienzos de 1929 Francisco Mastandrea crea “la caricia del lobo” una novela radial, la primera obra radiofónica que no concluiría en un solo día o espacio de una audición. Hasta ese momento se habían difundido programas unitarios de teatro radial y programas como el ya mencionado, denominado en la época revistas radio teatrales, en los que se combinaban números de música y canciones folckóricas con la representación de breves escenas o “scketchs” de ambiente campero. Habrá un radioteatro infantil, uno familiar y otro. costumbrista; uno dirigido a un público de clase media predominantemente femenino que le gustaba las historias de amor con final feliz y finalmente la línea gauchesca. Elementos a tener en cuenta para armar un argumento El dónde y el cuándo de la acción: el lugar y la época en que sucederá la historia determinarán las características del tipo de diálogos que incluirá así como la música y los efectos de sonido (urbanos, rurales, actuales, antiguos, etc.) Los personajes: debe existir un protagonista que requiere cumplir con cierto objetivo y un antagonista que intente impedírselo; frecuentemente se requiere de personajes secundarios que son necesarios para el desarrollo de la acción. El subgénero: es necesario definir si nuestra obra será cómica, trágica, de aventuras, romántica, de suspenso, etc. La estructura dramática: es importante definir el momento en que se plantearán los antecedentes del conflicto, cuánto durará su desarrollo hasta llegar al climax (momento de máxima tensión) y cómo será el desenlace. Todo esto debe ocurrir rápidamente en un radioteatro debido a su brevedad. Esquemas argumentales 1. Hay una culpa y varios sospechosos (policial) 2. Hay una persona amada y varios aspirantes o alguien que se opone (romántico) 3. Hay un peligro y pocas escapatorias (aventuras) 4. Hay un misterio y ninguna clave evidente (suspenso o terror)
  28. 28. Página 27 ¿Cómo deben ser los personajes? La primera condición que deben cumplir los personajes de una obra de este tipo es que sean verosímiles, cercanos a la realidad de los auditores, de carne y hueso. Al igual que la mayoría de las personas, deben tener matices: no ser perfectos ni demoníacos. Por lo general, los personajes positivos, especialmente el protagonista, deben tender a despertar la simpatía de los auditores. Para que esto ocurra, es conveniente que aparezcan con algunas características como fragilidad, inocencia, nobleza, con debilidades humanas, en situaciones de peligro, etc. Por lo contrario, los personajes antagonistas deben tender a despertar la antipatía del público para lo cual deben mostrar actitudes como la prepotencia, crueldad, falta de escrúpulos, egoísmo, soberbia, etc. Para construir un personaje Su perfil psicológico: es imprescindible definir su temperamento, su carácter, el tipo de reacciones que suele tener, sus miedos, sus deseos; es útil plantearse la pregunta de cuál es el adjetivo más preciso para definir su personalidad. Su perfil físico: del mismo modo, es necesario determinar la edad, raza, apariencia, modales, manera de hablar, tics o muletillas. Su perfil social: finalmente, es importante definir su trabajo, clase social, cultura, religión, región en la que habita, etc. Estos tres elementos serán imprescindibles al momento en que el actor tenga que determinar cómo será el habla de su personaje, sus modismos, el tono de su voz, la entonación, la intencionalidad, etc. Pasar de una escena a otra En el radioteatro, la escena cambia cada vez que la acción cambia de tiempo o de lugar, por ejemplo, se traslada al día siguiente o bien ocurre en otro lugar. Como el auditor no puede ver el cambio, hay que señalarlo a través de un elemento auditivo. Éste puede ser una mención del narrador como por ejemplo “al día siguiente…” o “mientras tanto, en la casa de alicia…”. También, se puede señalar a través de una cortina musical (breve, unos cuantos acordes bastan) o de algunos efectos de sonido (el canto de un gallo puede indicar que ha amanecido). Desde la invención de la imprenta hasta comienzos del siglo XX, y con el aumento de la alfabetización, el papel y la tinta fueron el soporte privilegiado por los creadores tanto cultos como populares. La oralidad perdió parte de su relevancia, quedando restringida a los sectores rurales y a las capas bajas de la sociedad. Sin embargo, esta situación sufrió un vuelco con la invención de la radio. Con ella, la palabra conquistó nuevos espacios, validándose como soporte de la transmisión literaria.
  29. 29. Página 28 La aparición del radioteatro en 1932 fue una verdadera psicosis, como un reguero de pólvora, que llego a un segundo plano a todo otro género de trasmisión radio telefónica. El teatro que podía escucharse, tenía una característica: se completaba en una jornada, podía ser media hora, una hora o más, pero la obra en un solo espacio quedaba concluido. Es aquí donde se marca la diferencia con el radioteatro que no se agota en una jornada sino que es episódico. Se trasmite diariamente a la misma hora y con una misma trama que luego duraría un mes generalmente. Debía darse un clima de suspenso necesario para que el oyente quedara atrapado con la continuidad de la historia y siguiera episodio tras episodio. La intriga, la curiosidad y la fantasía, la hipótesis sobre lo que ocurriría despierta expectativas en el oyente, es decir, queda enganchado con la trama, en particular para la mujer que pasa a ser destinataria principal del radioteatro. Fue el autor Andrés González Pulido quien tuvo la idea de iniciar por la radio la transmisión episódica de una novela escrita por el mismo en forma dialogada. La iniciativa fue presentada a Radio Belgrano donde se la recibió fríamente y luego de varios días de discusión, la obra se anunció y comenzó la transmisión de “Chispazos de Tradición”. Inmediatamente invadió todos los hogares, especialmente de los barrios, era la causa de reuniones en las casas. Chispazos de tradición era una obra episódica que nunca tenía fin sobre la base de asuntos camperos pero escritos en forma burda ya que su autor estaba lejos de ser escritor. Era el antiguo teatro gauchesco del circo moldeado de acuerdo con la época y con la mentalidad de las mujeres de los barrios la trama era simple e ingenua. Generalmente los temas versaban sobre la mujercita buena e ingenua amenazada en lo que más agrado tiene, el hombre malvado ensañándose contra el hombre bueno, y el tata viejo especie de San Pedro o de Dios Místico. Chispazos de tradición fue el éxito de popularidad más grande que se conoció en la radio. Andrés Pulido (creador del radioteatro) nació en España y llego a la radio como recitador y monologuista, va a echar mano a convencionales y discutidos gauchos, que son otros tantos héroes o villanos comparables a los vaqueros de las series fílmicas del oeste norteamericano, allí todo es burdo, carnavalesco y autentico, la acción no ocurría en una zona determinada sino vagamente en el campo (aunque con un cierto predomino pampeano). Tampoco se definía mucho cronológicamente. Los acentos comarcanos dependían más que nada de la facilidad de cada actor, confundiendo al gaucho con un compadrito y hasta con un dejo de héroe napolitano. Pero lo que recluta indiscutible es que “Chispazos de Tradición” conquista al auditorio. Entonces comienzan a salir en giras por los escenarios de los barrios porteños y pueblos del interior del país con una versión teatral de cada novela. El público se desesperaba por adquirir entradas y la mayoría quedaba en la calle. .El género policial alcanza notable éxito en un programa titulado Ronda Policial en Radio Porteña, el elenco estaba encabezado por el actor Carlos Gordillo, los libretos eran elaborados por el comisario Ramón Cortes Conde y luego adaptados al radioteatro. Simultáneamente se perfila un estilo que poco a poco va adquiriendo solidez y termina por convertirse en el motivo central del radioteatro: el corte sentimental. El radioteatro sentimental, hereda del folletín las características de la novela, el principal atractivo descansa en los personajes, en tanto la acción se reduce a una serie de episodios.
  30. 30. Página 29 Este tipo de obras se ubica en la narrativa de redundancia y su principal característica reside en que se ofrecen al público receptor una distensión sin proponerle modelos que puedan invitarlo a la evolución o a la reflexión. El radioteatro llegó a convertirse en un entretenimiento hogareño irremplazable, primordialmente para la mujer, pero lo malo de esto es que se estancó en esquemas reiterativos que quedaron por debajo de lo que la radio podía elaborar. Resultaba habitual que en las novelas radioteatrales, el argumento no concluía y a veces se escribía día por día y no era extraño que en ocasiones el contenido de los diálogos variara en función de desear darle más o menos letra a algunos de los participantes. En más de una oportunidad algún actor se enojaba y se marchaba o lo echaban. Entonces el personaje que el encarnaba emprendía un fulminante viaje o moría, si bien podía apelarse al reemplazo por otro actor, pero debía tenerse en cuenta que para el oyente de esa época, persona y personaje, componían una unidad indisoluble y el cambio por lo general resultaba contraproducente. En los años 30 prácticamente todos los elencos se habían iniciado en el teatro radial, se vuelcan de lleno al radioteatro, con distintos niveles de calidad y de aceptación. El radioteatro episódico, a pesar de convertirse en el estilo preponderante dentro de la radio telefonía de los años 30, no desplazo de raíces a las obras unitarias que se complementaban en una jornada. Estas, en una proporción menor siguieron su trayectoria, aunque con las mismas formas escenográficas que el radioteatro, es decir con un relator, efectos de sala y cortinas ambientadoras. En 1940 el radioteatro continuaba ganando adeptos, en especial por parte del público femenino que seguía fielmente las voces y peripecias sentimentales de Oscar Casco, Hilda Bernard, Susy Kent, Rosa Rosen, Eduardo Rudy, Jorge Salcedo o Julia Sandoval, con guiones de Abel Santa Cruz, Nené Cascallar y María del Carmen Martínez Paiva. Durante este año aparece la figura de Niní Marshall con Cándida y Catita, iniciadoras de una extensa lista de personajes que se tornarían inolvidables. Tres años más tarde la Dirección Nacional de Radiodifusión prohibirá sus actuaciones por considerar que “tergiversaban el correcto idioma”. A propósito del humor, en 1944 salía al aire por primera vez Felipe, el célebre personaje de Luis Sandrini, que tendría una vigencia ininterrumpida de veintitrés años, secundado por Juan Carlos Thorry, Tincho Zabala o Magacha Gutiérrez, entre otros. Los años 50 corrieron paralelos al nacimiento de la TV, que sería con el andar del tiempo, su principal competidora. Esta década centró su atención en la programación familiar. Los Pérez García será uno de los productos de mayor audiencia del horario nocturno y conservará ese lugar de prestigio durante muchos años. La clase media argentina aprendió así a “ver” sus propios conflictos cotidianos a través de la radio y le entregó su fidelidad. La audición de Jabón Federal por Radio Belgrano, se centró también en esta franja de público, alcanzando el primer lugar en la preferencia de los oyentes. No obstante, El radioteatro, en tanto, luchaba por conservar su audiencia femenina, que comenzaba a serle disputada por la televisión. En esta década aparecen nuevos guionistas, entre ellos, Alberto Migré, Celia Alcántara y Alma Bressán.
  31. 31. Página 30 Al comenzar la década del 60, ya se han registrado cambios sustanciales. En primer término, los elencos estables de las emisoras son absorbidos por la televisión. El radioteatro abre un espacio de comunicación entre el autor y su público, recreando una visión del mundo, las costumbres y las creencias populares donde el oyente se siente protagonista de ese universo, utilizado por la mayoría de las personas como medio de entretenimiento cultural. Gracias a la radionovela tuvo un gran desarrollo entre 1920 y 1940 convirtiéndose en una forma de entretenimiento popular a nivel mundial. Con la llegada de la televisión, a mediados del siglo XX decayó progresivamente hasta ocupar una pequeña parcela en la programación de espacios de entretenimiento. Actualmente, la mayoría de los radioteatros producidos son religiosos (Unshackled!, Adventures in Oddysey, Pedrito el Pulpo, etc). Hace más de 70 años, los argentinos tenían la costumbre de ejercitar la imaginación a través de uno de los géneros populares más exitosos del siglo: el radioteatro un mundo de magia y fantasía que habitó el dial en las décadas del 30 y del 40. Construyamos un escenario imaginario, para evocar a los grandes protagonistas del género: Niní Marshall, Juan Carlos Thorry, Oscar Casco, Eduardo Rudy , Olga Zubarry, Hector Bates ,Duilio Marzio, Hilda Bernard, Beatriz Taibo, Olga Vilmar, Emilio Comte, Gloria Lopresti, Beatriz Día Quiroga, Nora Massi, Jorge Grasso, Ricardo Passano,Guido Gorgatti, Elena Lucena, María Aurelia Bisutti y Elsa Piusellientre otros tantos nombres importantes que hicieron la delicia de los oyentes. Actores y actrices que comenzaron en la radio dando vida a un género que hoy por hoy está olvidado, pero no ha muerto.. A pesar de que, a partir de los 60, fue injustamente retirándose de la radio, hoy sigue vivo, y sigue siendo una oportunidad para actores y actrices que quieran redescubrirlo Los efectos especiales de la mayoría de los radioteatros argentinos ,pasaron por las manos de Ernesto Catalán, heredero de varias generaciones de una familia dedicada al oficio radial. El español José Andrés González Pulido es reconocido como el padre del radioteatro. Con elementos de payada, folletín y sainete, a fines de la década del veinte dio vida a pequeñas historias de tono gauchesco, como "Chispazos de tradición", en las que no faltaron amores, héroes y villanos. Aquel gran éxito revolucionó los horarios y las costumbres de la gente. No había emisora que no tuviera al menos cinco tiras diarias en el aire, de 15 minutos cada una. Pero la llegada de la TV, en la década del 50, fue desplazando al género. Sus intérpretes migraron a la pantalla, y con ellos se llevaron a sus fans. Durante años, en el interior los radioteatros siguieron siendo objeto de culto. Clubes, plazas y estaciones de tren de los pueblos recibían con entusiasmo a las compañías porteñas que llevaban sus obras. En los 90, las voces de los actores volvieron a la radio, aunque con un estilo "aggiornado" con humor y jóvenes protagonistas. El radioteatro en lengua castellana En Argentina, durante 2003 y 2004, el escritor y productor televisivo Alberto Migré resurgió el género radioteatral los domingos a la noche en la sintonía de LR3 Radio Belgrano de Buenos Aires. El ciclo llamado "Permiso para imaginar" ofrecía radioteatros unitarios cada semana, con la presencia de las figuras más exitosas del espectáculo
  32. 32. Página 31 argentino. Por su parte, Radio Nacional mantiene un ciclo de radioteatro dirigido por la actriz y directora Nora Massi.[cita requerida].En Radio Nacional también se emitió el ciclo: "Secretos Argentinos" con libros de Marcelo Camaño y en AM_1450 Radio El Sol, Liliana Serantes en su programa "Serantes con todo" decide tener una ficción y se lo propone al autor Jorge Luis Suarez, quien escribe un radioteatro episódico de 24 capítulos "Greta, una mujer más". Se conoce como radionovela, serial radiofónico o simplemente serial a un tipo de radioteatro que comenzó a retransmitirse por las ondas a principios del siglo XX. Si hubiera que establecer una diferencia entre radionovela y radioteatro, podría decirse que mientras la primera es una dramatización emitida por capítulos, el radioteatro engloba todo tipo de montaje radiofónico escenificado y de raíz dramática o género teatral. En ocasiones ese radioteatro suele ser una obra completa, emitida sin interrupción, como por ejemplo el famoso montaje de Orson Welles La guerra de los mundos, adaptación de la novela de ciencia ficción La guerra de los mundos, de H.G. Wells. Fuentes históricas Se ha considerado a la radionovela como heredera del folletín dentro de la biología científica. Como en aquél, su lectura y personajes más tópicos fueron originalmente: La mujer por su mascota La madre soltera maria La usurpación de fortunas. Hijos perdidos que luego se reencuentran. La mujer que perdió a su marido roberto wilson . La mujer encontró a su marido muerto. Eva Perón se hizo popular como actriz de radioteatro a comienzos de la década del 40. Aquí en Radio Belgrano, en 1941.El primer ejemplo de radioteatro seriado en Argentina fue probablemente La caricia del lobo, de Francisco Mastandrea, al final de la década de 1920. Pero la gran década dorada sería la de 1940. Precisamente en el medio popular de las radionovelas creció la imagen, luego universal, de Eva Peró0n.. Los Pérez García, un largo serial sobre una familia típica argentina fue quizá lo más destacado en la década de 1950. Más tarde, llegarían a crearse productos más innovadores y todavía populares, como el serial enmarcado en la literatura policíaca o de serie negra Buenos Aires Furia. En Mamacita Rica El Centro de Comunicación 'Voces Nuestras' produjo una serie de radionovelas con un enfoque político y educador dentro de un envoltorio melodramático tradicional, abarcando temas como la emigración, la vida de los mineros o la violencia doméstica. Uno de los elementos básicos de la transmisión radial es el uso de la imaginación. De esta fuente inagotable sacaba su fuerza el radioteatro, que llegó a ser casi indispensable para los radioescuchas, quienes a diario, y en horas determinadas, se pegaban como lapas al receptor, para seguir las historias de sus personajes favoritos.
  33. 33. Página 32 Eduardo Calixto fue el creador -hace más de 70 años de una de las historias radiales más exitosas de todos los tiempos, "A hogar, dulce hogar!". Según contó en más de alguna ocasiòn, todo nació en un café de Santiago, donde sin pensarlo escribía en una servilleta, lo que será el guion de una serie que se mantuvo en el aire por más de 40 años. Todos los días a la hora del almuerzo familias enteras paralizaban sus labores, para saber cómo terminaban las aventuras de la pensión de don Celedonio. En total eran más de 15 los actores que interpretaban al pie de la letra cada una de las escenas. Pero no sólo el radioteatro tuvo éxito, también destacaron una infinidad de programas musicales, de conversación e informativos. Entre estos se cuentan el espacio deportivo "Residencial la Pichanga"; "Show de Noticias"; "Cóctel de Estrellas", sobre el mundo del espectáculo y sus copuchas, que condujo Guillermo Zurita; "El espejito", sobre historias de vida; "La Bandita de Firulete", programa de humor; "Lo que cuenta el viento" y "El Doctor Mortis", que dejaban albos a los radioescuchas con sus terroríficos relatos. . Radio Gualeguay Entrevista a Jorge Alarcón: radio Gualeguay AM 1520 Asistí a la radio a pedir información de la misma, algún dato que pudieran darme y me dijeron que podía hablar con Jorge Alarcón que es uno de los únicos que esta desde sus comienzos. Él me conto como fueron sus comienzos. Los comienzos; un 1 de Septiembre de 1973, cumplió 40 años, este año cumple 41 años. Jorge Alarcón me contaba que es el que está en la radio desde sus comienzos. La base de la radio se hizo con toda la gente que estaba en Difusora Popular, que era una especie de radio, unos parlantes ubicados en las calles principales, o en puntos específicos de la ciudad, donde las personas mientras caminaban podían escuchar las noticias más importantes, canciones, allí se hacían programas, tenía un formato muy similar a la radio, pero se podía escuchar sólo en los parlantes. Básicamente la gente que estaba en la difusora pasó a lo que luego fue La Radio Gualeguay. Los fundadores de la radio fueron cinco, Carbone Adan Ernesto, Carlos Germano (construyoó equipos), Diorio Reinaldo, Mario Alarcón Muñiz y Peregrino Echegaray. El único que vive es Mario Alarcón Muñiz, que está residido en Paraná, los otros fallecieron. En la radio se escuchaba todo tipo de música, iba desde música clásica, otros géneros como folclóricos, regional también. La antena tenía un alcance de 200 km a la redonda, hoy en día el alcance es mundial, a través de internet se puede escuchar en cualquier parte del mundo. A nivel social se trataban todas las inquietudes que iban desde municipales, provinciales o bien nacionales. También deportivo. Hoy en día se han ido incorporando publicidades, como también
  34. 34. Página 33 podemos escuchar centros evangélicos. La iglesia católica tiene su lugar, transmite la misa en vivo todos los domingos a las ocho de la mañana, incluyendo además pedidos a la comunidad o informaciones que provengan de ella. Había una antena ubicada en las afueras de la ciudad. Una de ellas estaba ubicada enfrente al frigorífico de caballos. Funcionaban a través de un sistema de lámparas. Había que tener dos o tres lámparas de repuesto por si se quemaba una, A estas las mandaban desde Buenos Aires y habían que pedirlas y demoraban en llegar varios días y hasta semanas. Había un encargado que vigilaba el lugar. La radio AM transmite 18 hs, mientras que la FM lo hace las 24 hs del día. La radio AM esta desde las 6 de la mañana hasta las 00.00hs, esto ha sido así desde sus inicios y no se ha modificado al día de hoy. .Informe de lo que fue radio Gualeguay: Realizado en base al material que encontré en la Biblioteca popular, creí importante después de releerlo varias veces, sacarle lo más importante y dejarlo asentado en el trabajo, aunque el material esté incluido en la parte de anexos. Es probable que hoy no se entienda el impacto que produjo la aparición de la radio LT38, en la vida de Gualeguay. Es lógico, pasaron un poco más de 40 años, en ese momento ni se soñaba con internet ni mucho menos con celulares. La radio informa y entretiene, acerca y unifica. En la actualidad ha perdido peso debido a la enorme proliferación de medios, TV cable, FM, páginas WEB, o cualquier otro formato de comunicación. Gualeguay esperaba la radio, se esperaba que la difusora popular pasara a ser una emisora de baja potencia. El 1º de septiembre de 1973, Jorge Alarcón y Reynaldo Piquet despertaron a la gente. “Cuando una sociedad hace suyo un sueño, no sólo le da carácter colectivo, también lo compromete para siempre “. Jorge Barroetaveña. La radio ha sido consecuente con cada acontecimiento, acompañando y colaborando con cada acontecimiento de estos 40 años. Desde los más gratos, a los más tristes, en cada uno de ellos LT38 ha dejado sus huellas. Grandes desafíos desde las primeras salidas en vivo con un móvil y las transmisiones de carreras de autos y partidos de fútbol o muestras de la rural, a la organización de colectas de las más diversas.” Cada persona brilla con su luz propia entre todas las demás, no hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y de todos los colores. Gracias al compromiso de la comunidad, la radio ha sido en estos 40 años, fuego encendido y generoso que ha servido para iluminar la vida de Gualeguay y ha dado color a su gente cuando hacía falta. Puede ser que a los 40 años la vida se vea con menos romanticismo pero los ideales siguen intactos. Los hechos demuestran cuantos sueños pasaron a la realidad, dejando en evidencia aciertos y errores y una larguísima lista de anécdotas y recuerdos. Florencia Carbone.

×