Blog 7 El SéPtimo De CaballeríA

  • 72 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
72
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Voy a llamar al Séptimo de Caballería, o ¿estaré equivocado?   Vale, tenemos un problema. Sí, tienes razón. Seguramente me voy a quedar calvo con este alarde deductivo. En cualquier caso, es lo que hay. No merece mucho tiempo dedicarse a analizar la simpleza de mi conclusión.  A  mí  me  gustan  las  ideas  (soluciones)  que  pueden  ser  aplicadas,  por  tanto  vamos  a  ver cómo formulo la aplicación de mi idea para solucionar el problema. Esto, hoy, es fácil. Basta coger el teléfono y recurrir a Houston. Sí. Hay que comunicar a Houston que “Tenemos un problema”. Ya está,  a  esperar y  listo.  Mañana  a  otra  cosa.  ¿No  te  lo  crees?  Te  lo  explico.  En  Houston  hay  muy buenos  profesionales,  con  unos  medios  impresionantes,  con  una  experiencia  brutal.  Hay  que reconocer,  también,  que  vamos  a  tener  que  aflojar  la  billetera  de  manera  importante.  Pero  son buenos,  muy  buenos.  Desde  Houston  llevan  tiempo  solucionando  problemas  a  grandes corporaciones y compañías. La nuestra, que es más pequeña pero igual de importante, es un juego de niños para Houston. Lo tenemos ahí, coger el teléfono y listo. Mi incipiente calvicie (derivada de mis enormes deducciones) me permite ser capaz de vislumbrar que nuestra billetera no admite mucho  “meneo”.  Tranquilo,  Houston  es  comprensivo  y  seguramente  tengan  alguna  sección  con dedicación  a  casos  como  el  nuestro.  Hay  que  asumir  un  poco  de  “staffing”  (véase  El  Efecto Riverside del Dr. Montgomery Lee) pero todo sea por encontrar la solución.  Como  eres  persona  seria  y  cabal,  has  ido  corriendo  a  buscar  el  libro.  Has  quemado  tus pestañas en el “ebook” o en el formato papel de toda la vida (porque eres de los que te gusta lo clásico).  En  definitiva  tus  pelos  se  han  puesto  como  escarpias  y,  definitivamente,  acabas  de desechar  mi  propuesta.  No  quieres  ni  Houston  ni  Houstan,  al  carajo  la  idea.  Bueno,  tú  te  lo pierdes.  Vista  tú  postura,  voy  a  ver  cómo  te  planteo  alguna  otra  alternativa.  Hoy  tengo  un  algo especial,  las  ideas  surgen  sin  esfuerzo.  Ya  está.  Vamos  a  lo  seguro,  El  Séptimo  de  Caballería.  Sí, seguro que ahora esbozas una sonrisa. Esto te gusta. Tú disfrutabas, como yo, cuando el General Custer dirigía el Séptimo de Caballería y era la solución para los colonos del lejano oeste frente a los malvados indios. Estos sí que están curtidos en el cuerpo a cuerpo, no se andan con florituras. Sufren a nuestro lado, se embarran lo que haga falta, y demuestran una estoica fidelidad. Sí, no me  he  olvidado  de  la  billetera.  Tranquilo,  son  gente  cercana.  No  nos  van  a  pedir  nada  que  no podamos  pagar,  incluso  con  facilidades  de  pago.  Definitivamente,  van  a  luchar  con  nosotros  en nuestra particular Batalla de Little Big Horn. Ya puedes dormir tranquilo, nuestro problema tiene solución.  Despierta, no te duermas. Ahora un poco de historia real. Debido a la prisa que Custer tenía por llegar a “solucionar nuestro problema”, extenuó a “nuestro equipo”. A esta insensibilidad por “nuestro  equipo”  se  sumó  la  imprudencia  de  no  querer  llevar  consigo  a  la  artillería.  Por  último, Custer  cometió  otro  error  más:  dividir  a  “nuestro  equipo”  en  dos.  En  lugar  de  ir  de  frente  al problema,  buscó  los  flancos  (lo  superficial).  Soluciones,  en  definitiva,  copiadas  de  otras  batallas. 
  • 2. Bajo estas circunstancias, la marcha del Séptimo de Caballería terminó en un desastre militar. El regimiento perdió la mayor parte de sus efectivos y fin. Nada que ver con la película “Murieron con las botas puestas”. Sí, yo también he tirado mis “indios y vaqueros” a la basura. Ya no quiero jugar con ellos. ¿Estaré equivocado?  Bueno  después  de  farfullar  un  montón  de  improperios  y  cabrearse.  Hay  que  seguir buscando la solución.   Mira, la solución está en nuestro equipo si:  1) Los directivos son  capaces de trabajar en equipo y no individualmente.   2) Los  directivos  tienen  capacidades  diferentes  a  las  puestas  en  práctica  en  el  pasado.  Tienen que estar formados para el futuro.   3) Los  directivos  no  se  están  pegando  de  tortas  en  luchas  intestinas  sucesorias  o  para  salvar su despacho.   4) Los directivos son capaces de debatir y analizar opciones divergentes frente a conseguir  acciones consensuadas y unánimes a toda costa.    Y si nuestro equipo no es así, por cierto necesitamos un equipo (solos no vamos a ningún lado); hay que buscar a un profesional que nos diga y demuestre que:  Nuestro equipo es un conjunto de directivos individualistas,  sin formación adecuada, egoístas y alienados.     Luego pídele que:    1) Trabaje con nosotros y no para nosotros.  2) Nos  enseñe,  a  ti  y  a  nuestro  equipo,  como  hace  las  cosas.  Que  no  que  nos  de  la  solución sino que nos diga cómo ha llegado a ella.  3) No  se  convierta  en  una  sanguijuela  que  sistemáticamente  se  pega  a  la  billetera  aduciendo que tenemos muchos problemas. Ahora,  ya  tienes  la  solución  a  nuestro  problema.  Solo  hace  falta  que  lo  creas  y  lo  pongas  en práctica. Por cierto, citando a Carlos Abadía Jordana, soy Consultor (con perdón).