De  las  EMPRESAS  y  sus  PENAS  (Procesos  Enfermos Nostálgicamente AsumidoS) y… las RISAS (Renovaciones Inteligentes Si...
Si  nos  ponemos  un  termómetro,  y  tenemos  fiebre,  tenemos  la  necesidad  de  curarnos (mejor ir al médico que auto‐...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Blog 6 Las Empresas Y Sus Penas

116

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
116
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Blog 6 Las Empresas Y Sus Penas"

  1. 1. De  las  EMPRESAS  y  sus  PENAS  (Procesos  Enfermos Nostálgicamente AsumidoS) y… las RISAS (Renovaciones Inteligentes Siempre ActualizadaS) con su guardia pretoriana de TERMÓMETROS.   La  identificación  de  los  diferentes  procesos  utilizados  en  las  compañías,  así  como  su descripción  es  una  gran  herramienta  clave  para  el  control  de  la  gestión  en  la  empresa. Habitualmente  se  pueden  encontrar  enfoques  relativos  a  los  procesos  como  una  simple representación gráfica de los flujos de los intervinientes. En estos casos, esa representación, suele nacer de “dibujar” el “SIEMPRE SE HA HECHO ASÍ”. Por desgracia, esto último, es un esbozo de lo que nos encontramos en nuestras empresas con demasiada frecuencia.  Por  otro  lado  no  vengo  a  vender  consultoría  de  procesos,  eso  hay  que  hacerlo directamente  con  el  cliente  para  sopesar  su  situación  particular  (aquí,  como  en  tantas  otras cuestiones no vale el “café para todos”). Tan solo quiero reflexionar sobre aquello que tenemos en nuestras empresas y que mantenemos como “DOGMA DE FE”.  Dicho  esto,  y  si  he  persuadido  al  lector  de  que  no  pretendo  construir  una  soflama comercial, lo que quiero evidenciar es una necesidad de las empresas españolas e intentar que nos replanteemos nuestra forma de trabajar.  Estamos  demasiado  acostumbrados  a  movernos  reactivamente  (por  los  mercados,  los proveedores,  los  clientes,  los  accionistas,  la  guapa  vecina  del  3º,  el  atractivo  chico  del  2º,etc.)  y somos  campeones  en  improvisar  al  hilo  de  los  anteriores.  Somos  capaces  de  adecuar  nuestro peinado y vestimenta en fracciones de segundos ante la aparición repentina del objetivo.  Además, de tanto entrenarnos en la improvisación, hemos desarrollado un gran virtuosismo e incluso nos vanagloriamos  de  ello.  Por  eso,  quizás  porque  nos  parece  fácil  e  incluso  divertido,  mantenemos nuestras  PENAS  en  el  convencimiento  de  que  nuestras  carencias  (eso  si  sabemos  que  tenemos carencias) son fácilmente eludibles con nuestra intuición ante lo imprevisto.  Está  claro  que,  en  este  momento,  se  hace  más  evidente  comenzar  a  trabajar  por  lo  que realmente son las bases y no por la nostalgia asumida que requiere de improvisación. Un proceso es  tal  cuando  ha  sido  originado  desde  el  análisis  de  las  variables  del  negocio  de  una  compañía, cuando  ha  sido  diseñado  teniendo  en  cuenta  los  recursos  de  la  empresa  y  cuando  su  aplicación directa  tiene  un  efecto  sobre  los  grupos  de  interés  a  los  que  va  dirigido.  Pero  claro,  esto  forma parte de la teoría.  Voy a tratar de dar una visión más práctica.   El gran dilema surge del ¿por qué? en las empresas queremos mantener nuestras PENAS (parecen  ser  el  “SANTO  GRIAL”  que  nos  guía  hacia  el  éxito).  ¿Cómo  nos  convencemos  de  que tenemos que enterrar las PENAS y crear RISAS?  
  2. 2. Si  nos  ponemos  un  termómetro,  y  tenemos  fiebre,  tenemos  la  necesidad  de  curarnos (mejor ir al médico que auto‐diagnosticarse, perdón me ha salido la vena comercial). El problema, en  la  empresa,  es  que  no  nos  ponemos  el  “termómetro”.  En  las  empresas  siempre  existen profesionales  que  son  suficientemente  inteligentes  para  tomar  medidas  ante  las  “fiebres”  y remediar  nuestras  PENAS.  Me  resisto  a  aceptar  que  pese  a  pensamientos  relacionados  con  el “siempre se ha hecho así” y “mejor la malo conocido”; los directivos de las empresas no actuemos. Quizás  el  problema  radica  en  que  no  tenemos  o  no  usamos  “termómetros”.  Quizás  no,  estoy seguro.  Por eso animo a las empresas a que nos pongamos los “termómetros” y conoceremos las PENAS  de  nuestros  procesos.  Entonces,  ¿Tendremos  que  realizar  cambios?  La  respuesta  es contundente, SÍ. Tenemos que crear las RISAS.   Hay  que  poner  en  duda  lo  hecho  hasta  el  momento.  De  este  trabajo  obtendremos  que unos procesos (con algunos retoques) hay que mantenerlos, otros irán directamente a la basura (las PENAS) y nacerán los nuevos. Con todo ello tendremos nuestras RISAS y su guardia pretoriana de TERMOMÉTROS. Ya solo nos faltará tener unos planes de acción adecuados cuando tengamos “fiebre”, pero eso lo dejaré para otro día. La casa hay que construirla por los cimientos.  

×