Your SlideShare is downloading. ×
Blog 5 Cinco Minutos Antes
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Blog 5 Cinco Minutos Antes

99

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
99
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. CINCO MINUTOS ANTES, por favor.  Este fin de semana (antes del partido de España, ya estamos más cerca) hablaba con un amigo de lo  fácil  que  es  leer,  en  casi  cualquier  sitio,  comentarios,  reflexiones,  consejos,  instrucciones  y demás  para  aquellos  que  están  pensando  o  han  decidido  convertirse  en  emprendedores  y desarrollar el negocio en el que depositan no pocas de sus ilusiones, su dinero y quizás hasta la salud. La mayoría de los que he leído contienen grandes dosis de sensatez y poseen gran utilidad para todos  aquellos  que  están  pensando  o  han  decidido  plantearse  el  salto  al  nivel  del “emprendedurismo”. Además, nos encontramos con centros denominados “viveros de empresas” con vocación (quizás deberían tener más profesión) de ser punta de lanza para facilitar a los emprendedores encontrar un “centro de operaciones, tutela y facilitador de sinergias” desde el que dirigir su proyecto. También  existen  puntos  donde  la  administración,  bajo  la  denominación  de  CIRCE  y  sus  PAIT asociados, facilita la tramitación de alta de cada una de esos “emprendimientos” formalizando a éstos como empresas. En  paralelo,  nos  encontramos  como  se  organizan  (por  doquier)  seminarios,  conferencias,  etc. sobre “Start‐up” de éxito o publicaciones que demuestran que se puede emprender y no morir en el intento. Incluso hay empresas que ofrecemos servicios dedicados a los “Start‐up”. Finalmente, casi a diario, se escucha como desde multitud de estamentos se habla de favorecer la cultura emprendedora como una palanca para la recuperación económica de nuestro país. Hasta aquí podríamos englobar los anteriores como los “facilitadores” del emprendimiento. Pero  por  otro  lado,  he  tenido  oportunidad  de  ver  como  muchos  proyectos  nacen  y desgraciadamente llega un momento en que muchos mueren. El problema es que su muerte no es natural, es desagradablemente accidentada (no entro en valorar actitudes cuasi‐suicidas). Cuando me entero de un proyecto que fracasa, intento averiguar el por qué. Pregunto y, normalmente me cuentan, un conjunto de motivos relacionados con el “target”, “la posición financiera”, “el margen comercial”,  “el  desequilibrio  entre  acreedores  y  deudores”,  “la  ventana  de  oportunidad”,  “la saturación de la oferta”, etc. Podría seguir con una retahíla de “términos”, incluso muy técnicos, pero como escuché a un profesor en el IE (pido disculpas, no me acuerdo de quién) “nada nuevo bajo el sol”.  Entonces,  todo  esto  se  produce  porque  ¿los  “facilitadores”  no  han  hecho  su  labor?  O  por  el contrario  ¿el  Sr.  Emprendedor  no  estaba  capacitado?  También,  puede  ser  que  ¿la  idea  no  era adecuada?,  ¿no  había  suficiente  y  buena  financiación?  O  quizás,  ¿todas  a  la  vez?  O,  puede  que ¿existan otras razones? En definitiva, es disertar de cómo el toro mató a Manolete, pero cuando por el torero no se podía hacer nada ya. 
  • 2. Por  ello,  y  admitiendo  que  hay  que  contar  con  todos  los  facilitadores  (a  pesar  de  las  carencias) para que orienten sobre la oportunidad de la idea empresarial, desde mi punto de vista hay que ver el final de la “película” CINCO MINUTOS ANTES. Ahora sí que he estado “sembrao”. Hay que recurrir a los recursos adivinatorios, comprarse una bola  de  cristal  o  tener  una  máquina  del  tiempo  para  ver  el  futuro.  Si  sigo  proponiendo  estas alternativas,  seguramente  mi  futuro  esté  mendigando  o  recurriendo  a  la  providencia.  De momento, no pretendo recurrir a ninguna de ellas así que tengo que plantear alguna otra opción mejor desarrollada. A  pesar  de  esto  último,  sigo  manteniendo  que  CINCO  MINUTOS  ANTES  tenemos  que  optar  por decisiones  con  sentido  común.  Hoy  no  voy  a  valorar  el  sentido  común,  seguro  que  el  lector también recuerda alguna frase que retrata este sentido. Digamos que, hoy no toca hablar de ello. Voy  a  centrarme  en  si  tendríamos  herramientas  CINCO  MINUTOS  ANTES  que  nos  permitieran poner en juego nuestro sentido para decidir sobre lo coherente y lo sensato. Las herramientas existen, pero seguro que no vamos a encontrarlas solo en: los balances y cuenta de resultados previsionales de nuestro plan de negocio, en los consejos de los responsables de los viveros  o  en  el  resto  de  los  “facilitadores  del  emprendimiento”.  En  mi  opinión  si  desde  esos “estamentos” se hiciera hincapié en promover un adecuado Control de Gestión y con un poco de cultura  sobre  Opciones  Reales  (sin  entrar  en  su  desarrollo,  solo  el  concepto,  recomiendo  leer  al Profesor  Mascareñas)  podría  verse  CINCO  MINUTOS  ANTES  cuando  el  proyecto  va  a  fracasar;  y valorar o bien una retirada a tiempo o bien reorientar el proyecto separando a éste del precipicio. Pongo  un  ejemplo  modesto  y  reciente,  de  un  caso  que  conocí,  como  muestra  de  lo  que lamentablemente ocurre.  1.‐ Germinación de la Idea (aplausos del entorno). 2.‐  Desarrollo  del  Plan  de  Negocio  y  Plan  Financiero  (muchas  horas  delante  del  ordenador  con amplio desarrollo de aspectos cualitativos). 3.‐ Presentación del Plan de Negocio en un vivero de empresas (aplausos de este último). 4.‐ Creación de la empresa en CIRCE‐PAIT (más aplausos en el PAIT). 5.‐  Empieza  la  actividad  comercial  (peregrinaje  por  infinidad  de  clientes  potenciales  durante  6 meses). 6.‐ No se pueden pagar los gastos de explotación de la empresa (y estaban ajustados al mínimo). 7.‐ Aumenta el endeudamiento gracias a inversores (la familia, del banco ni hablar). 8.‐ Continúa la actividad comercial otros 6 meses. 9.‐ Nuevamente los gastos de explotación no pueden ser soportados. 
  • 3. 10.‐ Liquidación de la compañía. 11.‐ Incorporación a la red de búsqueda de empleo. El resultado final es que se invirtieron 45.000 € y al cabo de un año se perdieron en su totalidad y no se pudo devolver el préstamo a los inversores (la tía María). Pensando  CINCO  MINUTOS  ANTES,  su  negocio  tampoco  habría  salido  adelante.  La  diferencia  es que  podría  haber  invertido  6.000  €  (en  este  caso)  en  alguien  que  le  dijera  cómo  saber  cuándo quedaban solo CINCO MINUTOS. En ese caso habría perdido 18.000 €, no se habría endeudado y al quinto  mes  se  hubiera  incorporado  a  la  red  de  búsqueda  de  empleo.  Por  tanto  sus  pérdidas  se habrían reducido en 27.000 € y su tía seguiría invitándole a comer. Por ello, y sin rubor, les digo a todos los “facilitadores” y a quien quiera escuchar; que se esmeren más  (entre otras cosas) para promover que los emprendedores aprendan a evaluar sus proyectos y diseñen su plan de contingencias CINCO MINUTOS ANTES.   

×