Arquitectura i.conceptos.soportes ycubiertas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Arquitectura i.conceptos.soportes ycubiertas

on

  • 4,999 views

 

Statistics

Views

Total Views
4,999
Views on SlideShare
4,899
Embed Views
100

Actions

Likes
2
Downloads
143
Comments
0

1 Embed 100

http://visual-language.wikispaces.com 100

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Arquitectura i.conceptos.soportes ycubiertas Arquitectura i.conceptos.soportes ycubiertas Presentation Transcript

    • LA ARQUITECTURA
    • VITRUVIO El arquitecto tiene que estar impuesto en muchas ramas del saber y reunir conocimientos de muchos campos distintos porque en su obra se contrastan el valor de las Ciencias y de las Artes. Las fuentes de sus conocimientos son la práctica y la teoría. La práctica consiste en el continuo ejercer su oficio en las obras, acomodando los materiales al diseño de unos planos. La teoría es la capacidad de explicar los resultados de la destreza según los principios de la proporción. Los arquitectos que han procurado adquirir destreza manual sin estudio teórico no han podido alcanzar el puesto y la autoridad que corresponden a su trabajo, mientras que los que sólo dominan la teoría, en definitiva, persiguen una sombra y no una obra. Pero los que conocen ambas cosas, como armados de todas las armas, consiguen su objeto e imponen su autoridad. Los principios de la Arquitectura son : el Orden, que los griegos llaman Taxis; la Distribución, Diatesis de los griegos; la Euritmia; la Simetría; la Adecuación y la Economía, que los griegos llaman Oikonomia (...) . (De De Architectura . Libro l. 1, 2, Ediciones de Arte y Bibliofilia. Madrid. 1973, Trad.: Carmen Andreu. pp. 1, 7, 8, 10 y 11.) ALGUNAS DEFINICIONES DE ARQUITECTURA
    • E. VIOLLET-LE-DUC : Arquitectura , el arte de construir. La arquitectura consta de dos partes, la teoría y la práctica; la teoría comprende: el arte propiamente dicho, las reglas inspiradas por el gusto, basadas en las tradiciones, y la ciencia que se puede demostrar con fórmulas invariables, absolutas. La práctica es la aplicación de la teoría a las necesidades; es la práctica la que hace que el arte y la ciencia queden sometidos a la naturaleza de los materiales, al clima, a las costumbres de una época, a las exigencias del momento. Al considerar la arquitectura de los comienzos de una civilización qua sucede a otra, es preciso tener en cuenta, por una parte, las tradiciones y, por otra, las nuevas necesidades . (Voz «Architecture» del Dictionnaire raisonnée de l'Architecture Française du XI au XVI sièc1e,París.1854-68.) EINRICH WÖLFFLIN : La arquitectura es la expresión de una época en la medida en que, como gran cuerpo monumental, hace aparecer la existencia corporal de los hombres, su aspecto y su aire, su actitud ligera y festiva o seria y grave, su naturaleza febril o apacible, donde muestra, en una palabra, el sentimiento vital de una época . (De Renaissance und Barock. 1888. Versión castellana Renacimiento y Barroco. Alberto Corazón Ed . Madrid. 1977, p. 137.) WALTER GROPIUS : ¿Qué es la Arquitectura? La expresión cristalina de los más nobles pensamientos del hombre, de su ardor, su humanidad, su fe, su religión. Esto es lo que fue una vez. Pero, ¿cuántos de quienes viven en nuestro tiempo, condenados al practicismo comprenden todavía su naturaleza totalizante y espiritual? Caminamos por nuestras calles y ciudades y no gritamos de vergüenza ante tales desiertos de fealdad. Seamos completamente claros: esos remiendos sin espíritu, grises y vacíos en que vivimos, serán para la posteridad la evidencia vergonzosa de la infinita decadencia espiritual de nuestra generación, que olvidó el grande. único arte: la ARQUITECTURA. Pero hay algo que puede consolarnos: la idea, la creación de una idea constructiva, ardiente, atrevida, de visión profunda y lejana. Idea que una época futura y más afortunada habrá de realizar. Artistas, derribemos al fin los muros levantados entre las artes por nuestra deformada educación académica y volvamos a ser todos, nuevamente, constructores. Deseemos juntos, pensemos juntos, creemos juntos la nueva idea de la arquitectura . (De Arbeitsrat für Kunsf . Berlín, 1919. Versión castellana en La arquitectura del siglo XX. Textos. Alberto Corazón Ed, Madrid, 1974. Trad. J. Martlnez de Velasco. Simón Marchán Fiz, págs. 106-107.) LOUIS H. SULLlVAN : Si deseamos saber por qué ciertas cosas son como son en nuestra desalentadora arquitectura, debemos dirigir nuestra atención al pueblo; pues nuestros edificios, todos, son sólo una enorme pantalla detrás de la cual se oculta el conjunto de nuestro pueblo -aunque específicamente los edificios sean imágenes individuales de aquéllos a quienes, como clase, el pueblo ha delegado y confiado su poder constructivo. Por tanto, y de acuerdo con esto, el estudio crítico de la arquitectura llega a ser no sólo el estudio directo de un arte --pues esa es una fase menor de un gran fenómeno- sino, in extenso, un estudio de las condiciones sociales que lo originan . (De Kindergarten chats. lawrence. 1934, Versión castellana Charlas con un arquitecto . Ed. Infinito, Buenos Aires, 1957. Trad. Brenda L. Kenny, p.14 ) LEON BATTISTA ALBERTI : Pienso que conviene aclarar quién es aquél al que voy a llamar Arquitecto, pues no te pondré delante a un carpintero para que tengas que compararlo con hombres muy experimentados en las demás ciencias: sin duda el que trabaja con las manos sirve de instrumento para el arquitecto. Llamaré arquitecto a aquel que sepa imaginar las cosas con razones ciertas y maravillosas, y dentro de la regla, tanto con la mente como con el ánimo; así como llevar a cabo en su obra todas estas cosas, las cuales, mediante movimiento de masas, conjunción y acumulación de cuerpos, se pueden adaptar con gran dignidad al uso de los hombres. Y para poder hacer esto es necesario que posea conocimientos de las cosas mejores y excelentes . (En De Re Aedificatoria . Florencia, 1485. Proemio. 1.versión castellana Madrid. 1582, ed. facslmil en Albatros Ed . Valencia, 1977)
    • LE CORBUSIER: La arquitectura no tiene nada que ver con los estilos. El Luis XIV, XV, XVI o el gótico son para la arquitectura como las plumas en la cabeza de una mujer: pueden causar un buen efecto, pero nada más. Y no siempre lo hacen. La arquitectura consiste en establecer relaciones emotivas mediante el uso de materiales en bruto. La arquitectura está por encima de los factores utilitarios. La arquitectura es un hecho plástico (...). La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz (...). Reflejar la construcción y resolver una función, si por función se entiende la de la pura y simple utilidad, del confort y de la elegancia práctica, no es su único significado ni su único cometido. La arquitectura es ARTE en el sentido más elevado, es orden matemático, es teoría pura, armonía alcanzada gracias a la exacta proporción de todas las relaciones: ésta es la “función” de la arquitectura (...). La arquitectura y la urbanística son el reflejo fiel de una sociedad; los edificios son los documentos más reveladores. Sucede siempre que una época ha alcanzado su plena madurez. En los momentos de transición gran parte de la arquitectura se encuentra solamente en los proyectos de los predecesores; sin embargo, estos proyectos tienen valor absoluto y merecen atención como cualquier otro ejemplo ya realizado . (De Vers une Architecture . París. 1923: de Les tendances de I'architecture rationaliste . Roma, 1937: y de Maniere de penser L'urbanisme , París, 1946. Versión castellana Hacia una Arquitectura . Ed. Poseidón. Buenos Aires. 1964)
    • CONCEPTO Y CONTENIDO DE LA ARQUITECTURA La arquitectura constituye un arte eminentemente práctico, ya que facilita al hombre abrigo y resguardo, aunque no todas las construcciones cumplen esta misión (funeraria, conmemorativa). Tampoco cualquier construcción arquitectónica supone una obra de arte. Hay que diferenciar, si es posible, entre creación arquitectónica artística y simple construcción destinada a proporcionar abrigo o defensa; entramos así a considerar tipologías arquitectónicas - doméstica y militar - verdaderamente resbaladizas. La simple construcción cuenta exclusivamente con un problema: el técnico; la Arquitectura con mayúsculas es decir, aquella que no es una simple construcción sino que tiene valoración artística, parte de la construcción y por ello debe resolver en primer lugar problemas técnicos; pero además cumple un fin más elevado: ser la expresión del sentimiento creador del hombre. Los aspectos técnicos le vienen impuestos al hombre por la mecánica de la naturaleza; lo artístico se lo impone él mismo. Concluyendo, podemos decir que la Historia de la Arquitectura representa un estadio de cultura superior al de la construcción ya que ésta sola, por sí misma, no es arte . Con frecuencia se considera a la Arquitectura arte principal por que suele dar motivo de creación a las demás artes . La Arquitectura tiene, como construcción que es, un problema técnico inicial: el dominio de la gravedad . A esta dificultad inicial y básica se añaden las derivadas de la propia creatividad del artista; tampoco todos los problemas que se plantean al construir un edificio son de tipo técnico ni tampoco vienen condicionados exclusivamente por el proyecto del artista sino que existen múltiples factores que inciden en la creación de una obra arquitectónica (como ocurre en cualquier obra de arte de otras disciplinas artísticas). Izquierda, restos de la construcción visigótica de San Pedro de La Mata en la provincia de Toledo.
    • URBANISMO CRETENSE. Arriba, canales para distribución de agua en Festos; abajo, alcantarilla en el conjunto palacial de Knossos . Directamente relacionado con el Urbanismo y con la ordenación del territorio debemos considerar las obras públicas o infraestructuras, obras de ingeniería en su mayoría pero que históricamente hay que relacionar con la arquitectura; en múltiples ocasiones, a lo largo de la Historia, las obras de infraestructura nos han dejado ejemplos extraordinarios cuya principal virtud es la estar todavía en pie y FUNCIONANDO en la actualidad. En muchas ocasiones los edificios de una misma ciudad se han proyectado independientemente y sin considerar para nada los colindantes; en otras ocasiones y tanto por razones de comodidad como por estética se procura buscar en los edificios una estrecha correspondencia subordinando cada edificio al efecto general y evitando las disonancias. A este afán de coordinación llamamos URBANISMO ; la ciudad, de esta manera, significa una manifestación amplia y variada donde tienen cabida, además de los edificios, otro tipo de construcciones -obras públicas - como fuentes, jardines y obras de infraestructura y acondicionamiento. En sentido amplio, el urbanismo estudia el conjunto de las ciudades teniendo en cuenta que su estructura viene determinada por la integración de aspectos muy diversos -geográficos, económicos, militares, estéticos etc- de forma que el verdadero urbanista debe poseer una gran amplitud de conocimientos de diversas materias, no siendo el urbanismo materia exclusiva de arquitectos, historiadores del Arte, geógrafos, economistas o ingenieros, ya que cada cual realiza su aportación dentro de este campo.
    • Hablamos de funcionalidad existencial cuando el hombre se encuentra a gusto en determinadas realizaciones arquitectónicas; ésta es la primera premisa de toda arquitectura aunque el concepto de funcionalidad va más allá. La funcionalidad técnica o tectónica consiste en la perfecta adecuación entre estructura y forma y es la más tenida en cuenta; entra dentro de las consideraciones técnicas de la construcción las cuales están sujetas a los progresos científicos de cada momento de manera que, según se hayan empleado técnicas atrasadas o innovadoras, se han valorado las construcciones como retardatarias, convenientes o revolucionarias. Por último, la funcionalidad puramente utilitaria está en relación con el uso a que se destina -ya hemos visto la división de la arquitectura por su finalidad- y, si no es útil para tal uso, el edificio en cuestión será un fracaso que en la mayoría de los casos acabará desapareciendo. Para terminar, señalar que la funcionalidad existencial, utilitaria y técnica vienen determinadas por el contexto histórico. El criterio de Ruskin, ya tradicional, de división de la Arquitectura queda como sigue: Religiosa y/o funeraria, conmemorativa, civil, militar y doméstica (la vivienda); personalmente prefiero diferenciar como dos tipologías distintas la religiosa y funeraria. Este criterio atiende al destino o finalidad del edificio. . Entramos así a considerar un aspecto fundamental dentro del concepto de Arquitectura : LA FUNCIÓN .
    • Una vez vistos los distintos contenidos espirituales de la arquitectura artística: su función, su relación con la religión, las ciencias cósmicas, el símbolo; su dependencia del artista y no sólo de la técnica... en fin, toda una serie de consideraciones que nos han aproximado al concepto y contenido de la arquitectura, pasamos a considerar los distintos aspectos formales propios del análisis de la obra arquitectónica . EL LOCUS o lugar de emplazamiento de un edificio o conjunto edificado y/o urbanizado; en múltiples ocasiones, un determinado espacio, por causas diversas, es considerado como un lugar excepcional, con el valor añadido que le proporciona la creencia de ser único en el mundo y/o por los sucesos, siempre beneficiosos para quien lo visita, que en ese preciso espacio pueden acaecer .
    • LAS FORMAS ARQUITECTÓNICAS Todos los contenidos a que nos hemos referido en el apartado anterior, se plasman a través de unas formas que constituyen el lenguaje arquitectónico; dichas formas se interconexionan para formar un todo orgánico y dependiente: es lo que llamamos estilo. Un estilo arquitectónico se caracteriza por ser representativo de un momento y un lugar; tiene un tiempo de gestación para alcanzar su madurez que, en progresión continua servirá de núcleo a partir del cual se gesta el estilo siguiente. Por ello se dan tanto formas híbridas o de transición como perduraciones retardatarias, saltos innovadores repentinos o convivencia de formas de diferentes estilos que expresan ideologías distintas. Lo que verdaderamente constituye un estilo arquitectónico es la configuración en un todo orgánico de los distintos aspectos formales: elementos formales estructurales, elementos ornamentales, luz y color, espacio, volumen y proporciones . A continuación vamos a realizar un breve comentario de cada uno de los aspectos señalados, antes de desarrollar con la amplitud conveniente el primero: los elementos estructurales . ELEMENTOS ESTRUCTURALES .- Son los elementos que configuran la estructura de un edificio y que podemos dividir en dos: elementos sustentantes y elementos sustentados. Para realizar un correcto análisis de las formas estructurales de un edificio se necesitan unos mínimos conocimientos técnicos: sistemas de construcción -abovedado y adintelado-; diferencias y funcionamiento de cada sistema; tipos de aparejo, soportes, cubiertas; materiales; disposici6n y combinación de los diferentes elementos estructurales; plantas ... y no conviene olvidar que el análisis y valoración de estos elementos además de técnico debe ser también estético. ELEMENTOS ORNAMENTALES . - Son los propiamente decorativos, que se superponen al edificio y que generalmente no tienen ninguna función estructural aunque en ocasiones podemos encontrar formas decorativas y estructurales a un tiempo; ejemplo: una figura que sirva de columna. Elementos decorativos propiamente arquitectónicos son las molduras que en muchas ocasiones sirven también para compartimentar el espacio arquitectónico. Como elementos decorativos u ornamentales de una arquitectura pueden funcionar también las otras artes: escultura y pintura sobre todo las llamadas artes suntuarias (vidriera, cerámica, forja ...).
    • ELEMENTOS ORNAMENTALES o DECORATIVOS Los más importantes son LAS MOLDURAS por ser los elementos decorativos propiamente arquitectónicos ya que en muchas ocasiones sirven también para compartimentar el espacio.
    • Una moldura es un elemento corrido que se coloca sobre una superficie para decorarla y que se clasifica según su perfil, siendo normalmente de poca anchura. ESCOCIA CUARTO CAVETO CIMA RECTA CIMA REVERSA de BOCEL o GOLA o TALÓN FILETE o LISTEL MEDIO BOCEL ASTRÁGALO TORO ACUERDO PICO de o ASTRÁGALO EMBUTIDO REALZADO CUERVO Se define el FILETE o LISTEL como una faja estrecha y lisa que separa dos molduras y tiene perfil cuadrangular; también se emplea el término listel para designar el espacio plano que queda entre las acanaladuras de un fuste. El TORO o BOCEL es un semicírculo convexo; si es muy pequeño se llama BAQUETÓN . También puede recibir el nombre de ASTRÁGALO nombre que se ha generalizado pero que originalmente designaba la moldura que separaba el fuste del capitel en los órdenes clásicos, especialmente en el Jónico. Por extensión se aplicó a las molduras que separan el fuste del capitel en cualquier columna. En la actualidad se llama astrágalo, de forma impropia, a cualquier moldura en forma de medio bocel. El CUARTO de BOCEL es la mitad del bocel o cuarto de cículo convexo (p. anterior y abajo). La MEDIA CAÑA (p. anterior) es un semicírculo cóncavo. La ESCOCIA es una moldura cóncava compuesta de dos curvas de diferente radio cuyo borde inferior es saledizo. El CAVETO o NACELA de cuarto de círculo cóncavo; la unión de un caveto y un cuarto de bocel se llama GOLA cuando la parte más saliente es el caveto y TALÓN cuando la parte que más sobresale es el cuarto de bocel. En ambos casos también reciben el nombre de CIMA ; la CIMA RECTA es la GOLA y la CIMA REVERSA el TALÓN . El ACUERDO REALZADO es una moldura que disimula la junta entre dos elementos a diferente nivel y que tiene un saliente mayor que el del elemento más destacado. El PICO DE CUERVO es una moldura cóncavo-convexa propia de la arquitectura griega como también lo es el enriquecimiento de un TORO con hojas de laurel. ENRIQUECIMIENTO DE UN TORO CON HOJAS DE LAUREL .
    • ELEMENTOS ORNAMENTALES o DECORATIVOS OTRAS MOLDURAS Y ENRIQUECIMIENTOS Arriba, BILLETES o BILLETAS. Izquierda, TAQUEADO JAQUÉS o AJEDREZADO ; similar a los billetes pero de menor tamaño USO y CUENTA o PERLA ROSARIO Izquierda, PUNTAS DE DIAMANTE. Abajo, DIENTE de PERRO OVAS Y DARDOS ENRIQUECIMIENTOS de MOLDURAS. Las molduras constituyen un elemento ornamental en sí mismas pero además pueden ir enriquecidas por cenefas formadas por elementos que imitan formas muy diversas como cuentas de perla, dardos, ovas… Todos los elementos señalados son propios de la ornamentación clásica. En cambio la decoración imitando cuerdas, conocida como funículo o, simplemente, sogueado, es característica de los diferentes estilos desarrollados durante la Edad Media. También es importante tener en cuenta que las formas ornamentales, aunque suelen asociarse a determinados estilos, casi nunca son exclusivas de una época Arriba, MOLDURAS GÓTICAS: bordones y junquillos, entre otras molduras, enriquecen los nervios góticos. FUNÍCULO o SOGUEADO Junquillos Bordón OTRAS MOLDURAS. Frecuentes en el Románico pero no exclusivas de este estilo.
    • LA LUZ Y EL COLOR . - Íntimamente relacionados ambos aspectos con los elementos ornamentales han sido, en muchas ocasiones, los elementos verdaderamente constitutivos del ambiente arquitectónico consiguiendo con frecuencia efectos auténticamente espectaculares. El empleo de la luz y el color como efecto integral del espacio , como realidad arquitectónica, ha sido usado por diferentes estilos arquitectónicos.
    • ESPACIO . - Es, de todos los aspectos señalados, el más abstracto; al espacio arquitectónico le dan entidad todos los demás aspectos formales pero a su vez se estructura de acuerdo con los presupuestos espirituales a los que se debe la obra arquitectónica, siendo el mejor reflejo del estadio socio-cultural de un pueblo. Es este concepto el que ha llevado a considerar el espacio como verdadero protagonista de la obra arquitectónica; por este motivo se le dedicará un lugar destacado en la explicación de cada estilo arquitectónico. El espacio es el verdadero protagonista de la obra arquitectónica porque la primera finalidad de ésta es la de dar cobijo y para ello es para lo que se cierra o delimita un espacio con una construcción; tal vez por ello, los romanos, pueblo eminentemente práctico en todas sus realizaciones, otorgaron una gran importancia a los interiores de los edificios, encerrando amplios espacios en grandiosas construcciones. La antítesis la encontramos en los griegos para quienes lo importante era el aspecto exterior de un edificio concebido como si de una gran escultura se tratase; el espacio interior se reduce a una simple caja , mientras que la belleza de sus templos radica en el exterior como si fuese un espacio proyectado hacia quien contempla el edificio. A la izquierda, arriba templo griego; abajo, vista parcial del Panteón de Roma. Abajo, cubierta del vestíbulo que da acceso a uno de los pabellones del castillo de Blois (Francia), excelente ejemplo de espacio barroco; sorprende la cubierta que se abre en espacios que se suceden uno sobre otro y que, lejos de ofrecer una visión fragmentada del conjunto, crea continuidad haciendo que parezca un espacio inagotable. El espacio barroco característico es infinito, sorprendente y con fuertes contrastes lumínicos.
    • LA PROPORCIÓN O ARMONÍA .- Cada una de las partes o elementos de un edificio se relaciona numéricamente con un módulo; como módulo se escoge una parte del edificio cuya medida se multiplica para establecer las medidas que deben tener los demás elementos. Grandes arquitectos a lo largo de la Historia, han buscado la proporción ideal entre las partes de un edificio con la finalidad de fijar un sistema de proporciones modélico ; un buen ejemplo lo constituyen los órdenes arquitectónicos. EL VOLUMEN .- En arquitectura, hablar de espacio arquitectónico supone hablar también de volúmenes ya que el espacio interno se revela en el volumen externo y viceversa; pero aunque esto parezca evidente, se dan muchas salvedades en su consideración ya que tanto espacio como volumen no siempre se han correspondido, sino que, en ocasiones han llegado incluso a ocultarse uno a otro. El volumen arquitectónico se ha buscado con muy distintos fines a lo largo de la Hª: simbólicos o de significación religiosa, cósmicos, recordatorios, anuncios de poder o llamadas a una comunidad, guías en un paisaje u ordenación del entorno o modelación urbanística. Pero a lo que se debe prestar más atención es a la pureza de volúmenes, es decir, a la pretensión deliberada de dar a los conjuntos externos formas prismáticas puras. En cambio cuando empleamos la expresión juego de volúmenes nos estamos refiriendo a la ordenación o concordancia de las distintas partes de un edificio respecto del todo, concepto este, que nos conduce a comentar un último elemento formal: El sistema de relaciones armónicas entre las diversas partes de una obra recibe el nombre de CANON , concepto que puede aplicarse tanto a la arquitectura como a la escultura.
    • Soportes discontinuos pie derecho con zapata muro con contrafuertes columna pilastra pilares modillón de rollos ménsulas LA CONSTRUCCIÓN ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS ESTRUCTURALES Cualquier construcción está formada por dos elementos básicos: los sustentantes y los sustentados. ELEMENTOS SUSTENTANTES Los elementos sustentantes o soportes se dividen a su vez en dos tipos: el soporte continuo o muro y el soporte discontinuo que presenta una mayor variedad; pilares, columnas y pies derechos son los más característicos. También son frecuentes las pilastras y los contrafuertes aunque no son estructuras que funcionan por si solas ya que ambas van ligados a la existencia de otro soporte. En el caso de la pilastra, tanto puede ir adosada a un pilar como al muro. Los contrafuertes se adosan a los muros a los que sirven de refuerzo. Otras estructuras sustentantes que necesitan de la existencia de otro soporte al que adosarse son las ménsulas o modillones. .
    • A la izquierda, columna con basa, fuste y capitel; debajo, columna micénica; no tiene basa y el fuste está invertido. A la derecha columna cuya basa descansa sobre un plinto o podium; el fuste es liso y acaba limitado por un bocel que sirve de collarino. El capitel está formado por un equino con forma de escocia (moldura cóncava) y un ábaco de poco grosor sobre el que descansa el arranque de los arcos. Abajo en el centro, columna con zapata sobre el capitel y plinto bajo la basa.
    • Abajo, pilar cilíndrico con columnillas adosadas; es de destacar los tirantes que se han colocado para evitar que un excesivo peso de las cubiertas pueda abrir los pilares (este tipo de estructura se explica con los arcos). A la derecha, arriba, pilares de sección cuadrada. Arriba, pilastras adosadas a un pilar en la basílica del Pilar de Zaragoza. A la izquierda, pilastras adosadas al muro en la Capilla Pazzi , obra de Brunelleschi. Florencia, siglo XV. También hay que destacar la sencilla ornamentación a base de molduras y líneas de imposta que compartimentan los paramentos.
    • EL SOPORTE CONTINUO: EL MURO A la izquierda, paramento que ha sido vaciado en parte; está construido con sillares. A la derecha, machón, rafa o cadena que se ha colocado en los ángulos del muro como refuerzo. Está hecho de piezas mejor cortadas, de mayor tamaño y más consistentes que el resto del aparejo que, en este caso, es de mampostería El muro o pared está compuesto de un conjunto de piezas que forman un bloque compacto excepto en aquellas partes en las que se abren vanos (puertas y ventanas); las características de las piezas con las que se construye un muro y la manera de colocarlas, recibe el nombre de APAREJO y presenta una gran variedad ya que depende de varios factores . Los más importantes son: - el material que se ha empleado para obtener cada una de las piezas . - la forma en que se ha cortado, tallado y, en general, preparado cada pieza . - la manera de disponer las piezas en la construcción del muro . Una vez construido, el muro presenta dos caras que reciben el nombre de paramentos ; el aspecto que presente la superficie de los paramentos dependerá del aparejo empleado. En ocasiones, el muro ha podido ser excavado desapareciendo parte de algún paramento. También puede presentar un refuerzo en los ángulos que recibe el nombre de machón, rafa o cadena .
    • Un contrafuerte es una obra de fábrica que sirve para reforzar un muro aliviando un exceso de carga de la cubierta. A veces presentan una ligera inclinación para descargar el peso con más facilidad como los que aparecen en la página siguiente. Presentan una gran variedad en la forma y la función. Cuando son de gran tamaño se suele emplear el término ESTRIBO. Un estribo es un macizo de fábrica, que sirve para sostener una bóveda y contrarrestar su empuje; debajo, impresionantes estribos en la basílica de SANTA SOFÍA DE CONSTANTINOPLA, I Edad de Oro del Arte BIZANTINO, s. VI ESTRIBOS O CONTRAFUERTES Un tratadista español del Siglo de Oro definía el ESTRIBO como una Especie de pilar de fábrica, que se pone unido a una pared para que la sostenga, y también para contener el empuje de las bóvedas .
    •  
    • APAREJO CICLÓPEO MURALLAS DE MICENAS APAREJO ES LA FORMA EN QUE SE DISTRIBUYEN LOS SILLARES O LADRILLOS DE UN MURO . Según la obra a la que va destinado, el aparejo tomará una u otra disposición, ajustándose al material, forma y proporciones. Los tipos de aparejo más sencillos y primitivos son totalmente irregulares tanto por las características de las piezas empleadas como por su colocación. El más sencillo y basto es la mampostería que emplea piezas irregulares en tamaño y forma y las coloca sin orden; sin embargo uno de los más primitivos por ser propio de culturas prehistóricas y civilizaciones antiguas es el aparejo ciclópeo que empleó bloques de piedra de gran tamaño aunque con variaciones importantes en la forma y disposición. DOLMEN DE LA HECHICERA EN ÁLAVA
    • El término APAREJO se utiliza tanto para designar la forma, tamaño y material de cada pieza con las que se ha construido un muro, como la forma en que se colocan esas piezas . La mampostería es uno de los aparejos más sencillos para construir un muro; se utilizan piedras de tamaño y forma diversa que se colocan desordenadamente y casi siempre con abundante cementación a base de mortero o yesos. Los romanos denominaron a este tipo de aparejo opus incertum . Ya desde el Neolítico y durante las culturas prehistóricas del Bronce y el Hierro así como las primeras civilizaciones, utilizaron piezas de piedra de tamaño y forma variable aunque de grandes dimensiones, generalmente sin pulir y muchas veces irregulares que recibe el nombre de aparejo ciclópeo . El sillarejo , como su nombre indica, es un sillar pequeño, aunque el aparejo así denominado puede ser muy variable. El aparejo de sillarejo se distingue por la irregularidad de las piezas tanto en la forma como en el tamaño. En la forma, porque las piezas están cortadas toscamente y sin pulir; en el tamaño porque, si bien es cierto que suelen ser de pequeñas dimensiones, a veces se mezclan piezas medianas o grandes con otras más pequeñas. Sin embargo, se diferencia claramente de la mampostería, entre otros detalles, porque las piezas se colocan ordenadamente en hileras al construir el muro. Izquierda, muro de mampostería denominado por los romanos con el nombre de opus incertum .
    • SILLAREJO . La forma de aparejar un muro con piezas de piedra cortadas toscamente, sin pulir, de forma más o menos regular y de tamaño pequeño o mediano (a veces, grande), presenta una gran variedad. Muro de sillarejo en el palacio de Knossos. Isla de CRETA. Grecia. Muro de sillarejo en el castillo de ALBURQUERQUE. Extremadura. Muros de sillarejo en ALARCOS. Ciudad Real Muro de sillarejo en el castillo de ALBURQUERQUE. Extremadura Muros de sillarejo y mampostería en un monasterio bizantino griego.
    • Las diferentes formas de colocar (o aparejar ) las piezas al construir un muro origina variaciones en el aspecto que ofrecen las superficies que vemos; estas superficies se corresponden con las dos caras del muro y reciben el nombre de PARAMENTOS . Aparejo de sillería Cuando las piezas son bloques de piedra bien cortados, de tamaño regular, caras pulidas y preparadas para encajar perfectamente unas con otras, reciben el nombre de SILLARES y generalmente se cortan en forma de paralelepípedos. Los SILLARES pueden adherirse unos a otros de varias formas; la más sencilla es empleando algún tipo de cementación, aunque también pueden quedar encajados a hueso , es decir, sin cemento o con una ligera lechada . El sistema fue muy utilizado por los romanos que ajustaban los sillares con el engatillado consistente en encajar las piezas dejando una parte sobresaliente en una de las caras del sillar para acoplarlo en un hueco tallado en el siguiente . Tradicionalmente, la forma de cementar un muro se llevaba a cabo con mezcla de materiales o mortero formado con agua, arena y, sobre todo, yesos. Los romanos fabricaban el mortero añadiendo grava, guijarros y hasta material procedente del derribo de otras construcciones, pero sobre todo utilizaron un tipo de arcillas especial llamadas puzzolanas creando así un tipo de aparejo importantísimo: el HORMIGÓN . El hormigón de los romanos se usó como un tipo de aparejo por sí mismo por su extraordinaria resistencia y solidez. Las piezas que se han cortado en bloques regulares de piedra reciben el nombre de sillares y el tipo de aparejo correspondiente, sillería. El aparejo de sillería presenta variedad según se hayan colocado las piezas en la construcción del muro.
    • aparejo de sillería a soga y tizón opus quadratum dos variantes del aparejo de sillería a soga y tizón aparejo de sillería isódoma aparejo de sillería isódoma; se corresponde con el opus quadratum de los romanos: abajo, dibujo. Cuando el aparejo de sillería alterna bloques palelepípedos con piezas de menor grosor, generalmente ladrillo plano, recibe el nombre de aparejo pseudoisódomo . pseudoisódomo Según la obra a la que va destinado, el aparejo tomará una u otra disposición, ajustándose al material, forma y proporciones. Según la disposición de los sillares diremos que están a tizón , cuando su magnitud mayor es perpendicular al paramento; a soga , cuando aquélla está dispuesta en paralelo al muro; a sardinel , cuando los sillares están asentados de canto y adosados por sus caras mayores, etc.
    • Utilización de grapas metálicas en la construcción de un entablamento en un templo clásico.
    • Varios ejemplos de aparejo de sillería ; abajo a la izquierda, detalle del Acueducto de Segovia donde los sillares están encajados a hueso o engatillados ; a la derecha, arriba, tipo de aparejo que los romanos denominaron opus vittatum (dibujo de la derecha, abajo).
    • Aparejo de sillares almohadillados: los sillares se tallan de manera especial en la cara que va a quedar vista, con el fin de ornamentar y embellecer el paramento.
    • Otro de los materiales más primitivos empleados para construir es el barro. La forma más simple de uso consiste en mezclarlo con paja y dejarlo secar al sol; este material se conoce comúnmente como ADOBE . Los muros pueden construirse apisonando el material o formando bloques. Pero ya desde la Antigüedad el barro comenzó a cocerse en forma de bloques y así apareció el ladrillo. En Mesopotamia, los bloques de barro cocido recibían una preparación más lujosa antes de entrar en el horno que consistía en pintarlos y barnizarlos e incluso darles forma para que al colocar las piezas creasen figuras diversas en relieve. A esta técnica se conoce con el nombre de cerámica vidriada . Los romanos emplearon abundantemente el ladrillo para la construcción; las piezas eran compactas, planas y de pequeño tamaño dándole el nombre de opus LATERICIUM . Una variante importante es el spicatum , que dispone las piezas en forma de espina de pez; este tipo de aparejo facilitó la construcción de bóvedas desde el Bajo Imperio y en los primeros siglos del Medioevo. Muro de barro -o adobe- apisonado Muro de bloques de adobe y encalado A ambos lados, muros construidos con piezas de cerámica vidriada
    • La utilización del ladrillo como aparejo se extiende a lo largo de toda la historia. Los romanos lo usaron en exclusiva o combinado con otros materiales como el hormigón. Tanto de una forma como de otra, ha sido un material adecuado para obtener efectos decorativos llamativos y en muchas ocasiones de gran belleza. Abajo, pavimento de ladrillo en los sótanos del Alcázar de Toledo. Las piezas se han colocado en forma de espina de pez, de forma muy similar al spicatum romano. Arriba, aspecto del paramento de un muro de ladrillo; a la derecha, corte de un muro en el que se ha empleado el ladrillo como único aparejo. Efectos decorativos utilizando el ladrillo en la Mezquita del Cristo de la Luz. Arriba y a la izquierda, dos ejemplos de arquitectura bizantina con muros de ladrillo. San Vital de Rávena, izquierda, construida en el siglo VI presenta paramentos de ladrillo muy simples sin ninguna decoración; en cambio la torre de la iglesia que aparece en la foto superior, del siglo X, que se encuentra en Venecia, presenta un enriquecimiento decorativo que se ha conseguido utilizando exclusivamente ladrillo.
    • El empleo del hormigón y del ladrillo reportaba grandes ventajas Estos materiales resultaban muy baratos. Se podían fabricar grandes cantidades y no suponían coste adicional por acarreo, porque se hacían a pie de obra La única desventaja era su tosquedad. De ahí la necesidad de revestir los edificios una vez construidos. La decoración se hacía generalmente con mármoles, que en forma de placas grapadas tapizaban las adustas paredes, lo que no era demasiado problemático dada la extraordinaria abundancia y variedad de mármoles de que disponían. La riqueza y la flexibilidad de la imaginación de los romanos se manifiesta en su modo de integrar en un todo, un material tan frágil y poco flexible como el ladrillo. En ninguna otra civilización jugó un papel tan destacado en la articulación de la superficie del muro. Durante todo el Imperio, el tratamiento del muro muestra una variedad continua, sin aferrarse nunca a una forma rígida. Como revestimiento del núcleo interno de hormigón, opus cementicium , se utilizaron primero piezas irregulares, opus incertum , y también ladrillos secados al sol o cocidos en el horno, opus latericium . A finales de la época republicana, empezó el uso de piedras labradas piramidalmente que formaban una superficie reticulada: el opus reticulatum . opus testaceum El muro romano consta de un núcleo de hormigón y dos revestimientos de mampostería, uno exterior y otro interior, a modo de encofrados - perdidos. Desde un primer momento fue el elemento estructural portante básico, junto con el arco. El gran espesor que alcanzó en innumerables ocasiones así lo demuestra. Abajo, muro de mampostería con núcleo de hormigón o mixtum incertum, aunque en este caso las piezas han sido escogidas cuidadadosamente y también su colocación busca un efecto decorativo a pesar de la tosquedad de los materiales empleados: cantos rodados de tamaño mediano o grande y teja procedente del derribo de otros edificios.
    • mixtum reticulatum A finales de la época republicana, empezó el uso de piedras labradas piramidalmente que formaban una superficie reticulada. La punta de la pirámide se hundía en la masa de hormigón y sus bases formaban una especie de tablero de ajedrez en la superficie del muro, opus reticulatum . Combinado con cinta formada por algunas hileras de ladrillo recibe el nombre de mixtum reticulatum .
    • Opus cementicium . Estructura de hormigón en la cavea (arriba) del anfiteatro de Itálica; las gradas estarían construidas con materiales más lujosos. A la izquierda, bóveda de hormigón en el mismo anfitetro. El hormigón, opus cementicium , se fabricaba con una mezcla de agua, arena, cal y guijarros, determinando al secarse una masa sólida, indestructible. El hormigón romano, como el actual, era un material monolítico y plástico. La proporción de la mezcla era variable. El carácter volcánico de la región romana ayudó al descubrimiento del hormigón. Utilizando cenizas volcánicas locales, puzzolanas , los romanos convirtieron el montero de cal y arena, ya empleado en Grecia y Oriente, en un material que se endurecía en el agua. La puzzolana, llamada así por el lugar donde fue descubierta, es un sedimento de cenizas volcánicas con un 40-60% de silicatos y un 5-25% de cal. Resultó ser un excelente material de unión. Antes de inventar el hormigón hubiera sido imposible construir las gigantescas estructuras romanas de luces insólitas. Los romanos continuaron experimentado con este material compuesto durante más de dos siglos, siempre elevando el nivel de su calidad técnica. Se empleaba esencialmente para las bóvedas. El interior de éstas se aligeraba incluyendo elementos huecos (vasijas), y se robustecía con arcos. Del polvo de Puzzol “ Hay también una clase de polvo que por su propia naturaleza produce efectos maravillosos. Se le halla en la región de Bayas y en los territorios de los municipios que están en las cerccanías del Vesubio. Este polvo, mezclado con la cal y la piedra machacada, no sólo consolida toda clase de edificaciones, sino que incluso las obras que se hacen bajo el agua del mar tienen solidez. La razón de ello parece ser ésta: en las entrañas de aquellos montes hay tierras y numerosas fuentes de agua caliente, que no existirían si no estuviesen debajo fortísimos fuegos, alimentados o por azufre o por alumbre o por betún. Este fuego y estas llamas, al penetrar y actuar a través de los meandros y venas de la tierra, la hacen ligera, y el tufo (o la toba) que alli existe es túmido y enjuto. Y por tanto cuando estas tres cosas producidas de la misma manera por la violencia del fuego llegan a mezclarse al recibir de repente por absorción el agua, se condensan y se endurecen por instantes. y se consolidan tan intensamente en el líquido, que no bastan a separarlas o disolverlas ni las olas ni la fuerza del agua” .
    • Vistos los ELEMENTOS SUSTENTANTES en una construcción, pasamos a considerar los ELEMENTOS SUSTENTADOS. Los elementos sustentantes también reciben, genéricamente, el nombre de SOPORTES , asimismo, a los elementos sustentados se les denomina, también de manera genérica, CUBIERTAS . Las cubiertas cargan sobre los soportes ejerciendo diferentes formas de presión según sea el sistema empleado en su construcción; los soportes deben contrarrestar correctamente estas presiones para que el edificio no se derrumbre por ello a los soportes también se les denomina CONTRARRESTOS . Impresionante espacio interior de la CATEDRAL de GERONA
    • Existen varios tipos de cubiertas, aunque podemos reducidas a dos grandes grupos que se corresponden con la existencia de dos grandes sistemas arquitectónicos: abovedado y adintelado . En el sistema a dintelado las cubiertas ejercen sobre los soportes una presión en sentido vertical. En cambio en el sistema abovedado, las presiones se ejercen en sentido oblícuo . una cubierta adintelada PESA una cubierta abovedada EMPUJA . Este esquema refleja cómo se tranasmiten en vertical hasta llegar al suelo, las fuerzas de carga de esta cubierta –un dintel -. El grosor del dintel que sirve de cubierta nos ilustra sobre el volumen y peso de la pieza. El peso del dintel se ejerce sobre la base del mismo, de forma que es esa superficie la que está recibiendo la carga del propio dintel. Cuando todos los puntos de esa superficie reciben el correspondiente contrarresto (por ej., si se apoya directamente en el suelo) no hay problema; éstos surgen al elevar el dintel para que sirva de cubierta, de manera que es necesario dejar un espacio (el que se va a cubrir con esta pieza) y una parte de esa superficie que soporta el peso –la base del dintel- puede acabar quebrándose por la parte más débil que es la más alejada de las fuerzas de contrarresto o soporte, es decir, el centro . Los arcos y las bóvedas son estructuras arquitectónicas que, mediante el uso de formas curvas, sirven para cubrir un espacio. ELEMENTOS SUSTENTADOS
    • Abajo, estructura megalítica formada por dos soportes de una pieza sobre los que se ha colocado un dintel. Esta forma de construir surgió tempranamente pero no era posible en todas partes sino únicamente en aquellos lugares donde la piedra en la que tallar las piezas fuese más o menos abundante y, sobre todo, cercana al lugar de construcción. En Egipto, los acantilados del Nilo que son zonas donde el río se fue encajando, constituyeron una excelente cantera de la que obtener material de construcción. La dificultad que ofrecen las piezas de pequeño tamaño para cubrir un espacio de cierta amplitud, estriba en que no es posible colocarlas horizontalmente sobre un hueco sin que se caigan; fue necesario idear un sistema por el que cada pieza transmitiera su peso a la siguiente, ejerciendose así un empuje recíproco entre cada pieza; con este sistema las fuerzas de carga se desplazan a través de empujes laterales u oblícuos hasta que son recogidas por una estructura de soporte que transmite el peso siguiendo un desplazamiento en vertical hasta el suelo. A la derecha, bóvedas construidas con bloques de barro cocido o secado al sol. Por el contrario, hubo civilizaciones que se asentaron en territorios donde no existía esta materia prima como el caso de Mesopotamia aunque también en Egipto se cubrieron espacios con bóvedas. Los asentamientos se hicieron junto a los ríos Tigris y Eúfrates pero los dos atraviesan un inmenso desierto de arena. En este caso fue necesario crear las piezas con las que construir; así aparecieron el adobe primero y el ladrillo después además de la cerámica vidriada para embellecer los paramentos de los muros. soportes sobre los que carga un dintel
    • Sistema de descaraga en un falso arco y falsa bóveda Sobre el dintel que cubre la entrada a la ciudadela de Micenas, se aprecia un falso arco construido por aproximación de hiladas; el espacio se ha cerrado con un relieve en el que aparece la columna troncocónica de origen cretense; como está custodiada por dos leones se conoce como PUERTA DE LOS LEONES. ARCOS FALSOS Ya se ha dicho que existen dos tipos fundamentales de cubiertas según sea el sistema constructivo empleado: cubiertas adinteladas y cubiertas abovedadas. No obstante, hasta que se perfeccionó la construcción de cubiertas abovedadas hubo muchas construcciones que presentan aspecto de arcos y bóvedas pero que no desarrollaron auténticos empujes laterales sino que descargaban el peso tal y como lo hace una construcción adinteladas: en vertical transmitiendo la presión a lo largo del muro.
    • En el caso de un falso arco, como de una falsa bóveda no exien auténticos empujes laterales; la presión de la cubierta se transmite desde las hiladas superiores a las inferiores en sentido vertical y tampoco hay una diferenciación clara entre soporte y cubierta ya que la falsa bóveda (cubierta) se obtiene por la aproximación de las hiladas que componen los muros (soporte). FALSAS BÓVEDAS Falsos arcos y bóvedas en Micenas Galería cubierta con falsa bóveda en la Acrópolis de Tirinto
    • MICENAS . Tumba de corredor con cámara sepulcral cubierta por una falsa cúpula y recubierta por un túmulo en cuya cúspide emerge la clave de la cúpula (abajo a la izquierda). FALSAS CÚPULAS Abajo, grabado del siglo XIX que muestra el estado en que se encontraba. A la derecha, aspecto que presenta actualmente. La parte superior de la cubierta ha sido completamente restaurada