Manual doctrina basica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Manual doctrina basica

on

  • 5,673 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,673
Views on SlideShare
5,671
Embed Views
2

Actions

Likes
4
Downloads
141
Comments
0

1 Embed 2

http://policiaecuador.cognosonline.com 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Manual doctrina basica Manual doctrina basica Document Transcript

  • FUERZA TERRESTRE ECUATORIANA MIG-12-01 MANUAL DE DOCTRINA BÁSICA DE LA FUERZA TERRESTRE DIRECCIÓN DE DOCTRINA 2005
  • Dirección de Doctrina de la Fuerza Terrestre Primera Edición: 2005 Número de ejemplares: 3000 Imprenta del Instituto Geográfico Militar­ Quito - Ecuador
  • FUERZA TERRESTRE COMANDO GENERAL ORDEN DE COMANDO HE ACORDADO Y ORDENO1. Apruébase el “MANUAL DE DOCTRINA BÁSICA DE LA FUERZA TERRESTRE”, al mismo que se lo clasifica como: MIG-12-01.2. Derógase todas las publicaciones realizadas con anterioridad a la presente fecha.3. Póngase en ejecución Anótese y comuníquese Quito, a 10 de Enero del 2 005 LUIS AGUAS NARVÁEZ GRAD. PARAC. COMANDANTE GENERAL DE LA FUERZA TERRESTRE
  • INTRODUCCIÓNLa conducción de la guerra es una ciencia que se sustenta enprincipios y leyes; y es un arte, porque es una actividad libre ycreadora.En la Guerra Moderna, prevalece la incertidumbre, el caos, essituación normal, las armas destacan por su tecnología y laconducción de la batalla impone conocimiento, flexibilidad, rapidezmental e iniciativa a los Comandantes en todos los niveles.Hablar de Guerra en la actualidad es referirse a la antítesis del orden,a la falta de exactitud, a la confusión en la batalla, a los cambiosbruscos e impredecibles en la situación y en general, al empleo deuna tecnología de capacidad impresionante, que ofrece modernossistemas de armas, aparatos de detección y engaño electrónico yotros recursos disponibles, los que en conjunto presentan un campode batalla increíblemente más mortífero que el del pasado.En este moderno escenario, la incertidumbre en el combate impideque los comandantes tengan certeza de lo que sucederá a susunidades en el campo de batalla y es por ello, que se haceindispensable el desarrollar una especial capacidad para entenderrápida e intuitivamente las complejas situaciones que se presentan acada momento.Lo anterior sólo podrá lograrse mediante el constante desarrolloprofesional, ya que virtualmente, es la única forma en que uncomandante puede obtener la respuesta a los desafíos e interrogantesque la situación del momento le plantea.La Guerra Moderna implica distintos modos de enfocar los esfuerzos,privilegiando la acción de mando sobre el control, lo que induce apensar en la aplicación de la iniciativa y ello, porque en un ambientecaótico, sólo la iniciativa permitirá neutralizar los efectos de lasorpresa, haciendo que los comandantes de los diferentes niveles,resuelvan con rapidez y en la forma más acertada, para no sucumbiren la acción.El campo da batalla moderno impone grandes esfuerzos a losconductores militares, por cierto que no en lo físico y en lo material -V-
  • exclusivamente, sino que en el “ejercicio intelectual”, vale decir en elárea cognitiva, donde será necesario aprender a pensar con flexibi-lidad y rapidez, desarrollando una especial capacidad de iniciativa,que debe ser fomentada y reforzada por el superior, para que de esaforma, el comandante subordinado aprenda a actuar de acuerdo a laintención de dicho comandante, lo que permite establecer y desa-rrollar una capacidad intelectual común para que se puedan tomardecisiones en forma descentralizada, sin que existan las condicionesde comunicación técnica normales, lo que es fundamental para undesempeño efectivo.El campo de batalla moderno presenta características tridimensio-nales y es por eso que requiere de un estilo de maniobra máscompleta, con la integración de actividades aéreas, terrestres ymarítimas, explotando simultáneamente la potencialidad del espectroelectromagnético y, esforzándose por lograr la sincronización de todoello tanto en tiempo, como en espacio y medios, para producir así losefectos necesarios para "destruir las fuerzas del enemigo o anular sucapacidad combativa" en el menor tiempo posible y con un mínimode desgaste.En la actualidad, la Conducción Militar se ve peligrosamente afectadapor los efectos de la guerra electrónica, que ocasionan la pérdida delcontacto entre los órganos de maniobra y los puestos de mando ycontrol, situación que contribuye a que se produzca "la batalla y/ocombate descentralizados", lo que hace indispensable contar conlíderes que tengan desarrollada la voluntad de asumir riesgos yresolver en beneficio de una acción, que resulta decisiva para lavictoria...La actividad guerrera está sujeta a una evolución constante. Nuevosmedios de guerra le dan continuamente nuevas formas, cuyaaparición debe ser prevista oportunamente y su influencia apreciaday rápidamente aprovechada.Las situaciones en la guerra son de infinita variedad. Ellas cambiancon frecuencia repentinamente, y solo raras veces pueden preverse.Acontecimientos imprevistos ejercen, a menudo, una influenciadecisiva...Las enseñanzas de la conducción de la guerra se basan en princi-pios que deben ser tomados sólo como normas generales y aplicadas - VI -
  • según la situación que se presenta. Un procedimiento sencillo,lógicamente ejecutado, llevará del modo más seguro al éxito.La conducción exige en el mando una personalidad bien definida, uncriterio claro y previsor, así como también energía y perseveranciaen la ejecución y serenidad ante los cambios de situación.El oficial es conductor y educador en el más amplio sentido de estosconceptos, además del conocimiento del hombre, deben distinguirlola ecuanimidad, la superioridad que dá el saber y la experiencia, lasobriedad, el dominio de si mismo y un gran valor.El ejemplo y la acción personal de quienes ejercen el mando son deuna influencia decisiva en la tropa. El oficial que ante el enemigodemuestra sangre fría, decisión y audacia, arrastrará consigo a sussubordinados a fin de ganar su confianza, comprender sussentimientos y aliviar sus preocupaciones, estos objetivos sólo seconsiguen con una preocupación constante e incansable por cadauno de ellos. La confianza reciproca es el sostén más seguro de ladisciplina, especialmente en los momentos de peligro.La sensación de soledad en el campo de batalla exige combatientesque piensen y actúen con iniciativa y que aprovechen toda situaciónde modo meditado, resuelto y audaz, convencidos de que el éxitodepende de nuestra voluntad. A pesar de los progresos de la técnica,es el valor del hombre el que decide.El valor combativo de una tropa, le da la capacidad del Comandate.El debe encontrar su complemento indispensable en la calidad delentrenamiento de sus hombres, cuidado y conservación delarmamento y equipo.La superioridad combativa puede suplir la inferioridad numérica.Cuanto mayor sea aquélla, tanto más enérgica y móvil puede ser laconducción de la guerra.Una tropa que sólo posea una unión superficial y no aquélla que seforja por medio de un largo trabajo en común, fracasará en losmomentos de peligro y en presencia de acontecimientos inesperados.Es por eso que desde ya, debe darse una importancia capital alfomento y conservación de la cohesión y disciplina, como también ala instrucción y entrenamiento de las tropas. - VII -
  • Todo comandante tiene la obligación de proceder sin demora,utilizando lodos los medios a su alcance, aún los más enérgicos,contra el quebrantamiento de la disciplina y otras influenciasperjudiciales. "La disciplina es la piedra angular del Ejército, y susevera conservación da un beneficio para todos”.La capacidad física y mental de la tropa deben ser mantenidas ensu máximo vigor para las exigencias extremas de los momentosdecisivos, quien las malgasta va contra el buen éxito. El empleo delas fuerzas y energías en el combate debe estar en relación con elfin perseguido, exigencias imposibles de cumplir debilitan la moral dela tropa y su confianza en el mando.La primera exigencia en la guerra es actuar decididamente. Todos,desde el comandante hasta el último soldado, deben estar compe-netrados con la misión.El presente manual es el producto de la investigación y experienciade una doctrina que orientó en excelente forma la conducción militar,reactualizando acorde con el avance de la ciencia, la tecnología y lamodernización de las armas.Atendiendo lo expuesto, y teniendo en consideración que todoma-nual sólo contiene principios de carácter general, se definió queel objetivo y propósito del presente, es difundir la doctrina que regulela conducción militar en el campo de batalla, estableciendo y fijandolas normas básicas a seguir para la preparación y ejecución de unaoperación, desde la pequeña Unidad hasta la Unidad Operativa,pasando por todos los preparativos previos al combate, hasta laacción coercitiva propia del combate y todo lo que es necesarioefectuar para complementarla; todo ellos enmarcado en la guerraconvencional contemporánea.Esta normativa debe constituir el elemento orientador del empleo detodas las unidades del Ejército, sean éstas de combate o de apoyode combate, como también de apoyo de servicios de combate,independientes de su magnitud, ya que de esta forma se lograráreafirmar y mantener la unidad de doctrina de nuestro Ejército,adaptándola a la realidad que demandan y exigen los tiemposactuales. - VIII -
  • El manual cuenta con once capítulos, que en forma sucesivay relacionada, buscan proporcionar los conceptos generalesreferidos al marco teórico de la conducción, las operaciones:complementarias, fundamentales y especiales; y, las nocionesbásicas de la clasificación de las unidades y sus característicaspara el empleo en combate.Se estima que este manual permitirá guiar en mejor forma lostrabajos de planificación de los comandantes y sus respectivosestados mayores o planas mayores, sin embargo no implicaque sea la solución absoluta a los problemas que se presenten,sino que necesariamente ello se logrará con la combinaciónarmónica de los conocimientos de la profesión militar y a lascondiciones de líder que debe tener todo comandante, quienen definitiva deberá influir personalmente en la ejecución de laacción o actividad, aportando la necesaria cuota de audacia,imaginación, creatividad y prudencia. - IX -
  • ÍNDICEINTRODUCCIÓN..........................................................................................V .CAPÍTULO ILA GUERRA ................................................................................................ 1A. PAZ, CRISIS Y GUERRA......................................................................... 1B. MOMENTOS DE LA GUERRA................................................................. 2C. EL TEATRO DE GUERRA. ...................................................................... 3 .D. OTROS ASPECTOS DE LA GUERRA..................................................... 5CAPÍTULO IILA FUERZA TERRESTRE........................................................................... 7A. FILOSOFÍA DE LA FUERZA TERRESTRE.............................................. 8B. IDENTIDAD DOCTRINARIA DE LA FUERZA TERRESTRE................... 8C. MARCO LEGAL PARA EL EMPLEO DE LA FUERZATERRESTRE. ..............................................................................................11 .D. LA FUERZA TERRESTRE EN LA PAZ, CRISIS Y GUERRA ............... 12E. ORGANIZACIÓN BÁSICA DE LA FUERZA TERRESTRE.................... 13 .F. EL EJÉRCITO DE OPERACIONES COMO UNIDAD DEL TEATRO DE OPERACIONES TERRESTRE.......................................... 15 .G. ELEMENTOS DE COMBATE, DE APOYO DE COMBATE Y DE APOYO DE SERVICIOS DE COMBATE..................................... 16 - XI -
  • CAPÍTULO IIILAS OPERACIONES MILITARES............................................................. 23A. DEFINICIÓN DE OPERACIÓN.............................................................. 23B. TIPOS DE OPERACIONES MILITARES................................................ 23C. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES MILITARES. ..................... 26 .D. NIVELES DE CONDUCCIÓN DE LAS OPERACIONES MILITARES........................................................................................... .40E. DINAMICA DE LAS OPERACIONES MILITARES................................. 41F. SISTEMAS OPERACIONALES DEL CAMPO DEBATALLA (SOCB). ...................................................................................... 47 .CAPÍTULO IVAPOYO DE COMBATE Y APOYO DE SERVICIOS DECOMBATE.................................................................................................. 55 .A. APOYO DE COMBATE. ......................................................................... 55 .B. APOYO DE SERVICIO DE COMBATE.................................................. 71CAPÍTULO VOPERACIONES OFENSIVAS................................................................... 83A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS......................... 83B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS..................... 84C.CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS................ 91D. TIPOS DE OPERACIONES OFENSIVAS.............................................. 94E. FORMAS DE LA MANIOBRA OFENSIVA.............................................. 99 - XII -
  • F. PLANIFICACIÓN Y CONDUCCIÓN DE LASOPERACIONES OFENSIVAS. ................................................................. 105 .CAPÍTULO VIOPERACIONES DEFENSIVAS...................................................................11A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES DEFENSIVAS....................... 12B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES DEFENSIVAS..................112C. CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES DEFENSIVAS............. 16D. TIPOS DE OPERACIONES DEFENSIVAS...........................................118E. ACCIONES DINAMICAS DE LA DEFENSA......................................... 125F. PLANIFICACIÓN Y CONDUCCIÓN DE LASOPERACIONES DEFENSIVAS................................................................ 126CAPÍTULO VIIOPERACIONES RETRÓGRADAS......................................................... .133 .A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES RETRÓGRADAS................ 133B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES RETRÓGRADAS.............. 34C. CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES RETRÓGRADAS................................................................................. 137D. TIPOS DE OPERACIONES RETRÓGRADAS.................................... 137 .CAPÍTULO VIIIOPERACIONES COMPLEMENTARIAS.................................................. 157A. OPERACIONES COMPLEMENTARIAS BÁSICAS.............................. 157B. OTRAS OPERACIONES COMPLEMENTARIAS................................ 159 - XIII -
  • - XIV -
  • CAPÍTULO I LA GUERRAEs una lucha entre grupos armados organizados, en la que participande manera activa todas las fuerzas de los estados involucrados ytiene como finalidad combatir al enemigo hasta someterlo y destruirlo.Es el último recurso que básicamente constituye el quebrantamientode la voluntad de lucha del adversario, permite el libre acceso a unobjetivo político, cuyo valor justifica el costo y el riesgo de haberentrado en ella, confiando en que así, se crearán las mejorescondiciones para una paz estable.Desde el punto de vista del Derecho Internacional, la guerra esjustificable, si constituye la reivindicación del derecho por la fuerza.Sin embargo, su última finalidad será siempre la de alcanzar la paz.La situación estratégica (geográfica, demográfica, económica,política, militar) del Estado es determinante en cuanto a establecerlas clarificaciones y precisiones indispensables para lograr el respetoefectivo del derecho de la guerra. El derecho de la guerra rigeformalmente los conflictos armados internacionales.A. PAZ, CRISIS Y GUERRATodo estado es susceptible de encontrarse en cualquier momento enpaz o en guerra; sin embargo, la realidad política y militar esactualmente mucho más compleja. Mientras la paz constituye lameta, es posible estar en conflicto sin existir una declaración formalde gue-rra. Aparece, por tanto, una situación intermedia que,teniendo como extremos del espectro, la paz y la guerra, no puedeconsiderarse como una u otra, y se la denomina crisis.Estas tres situaciones, paz, crisis y guerra, no se presentantotalmente nítidas, por lo que los límites entre ellas, serán a menudodifusos y frecuentemente entrelazados.La paz, es una condición que existe en las relaciones entre grupos,clases o estados, cuando prevalece la ausencia de violencia o laamenaza de la misma, tanto en forma directa como indirecta.La crisis, constituye una situación de tensión que, alterando el -1-
  • equilibrio existente, puede tener repercusiones importantes en laseguridad externa o interna, e incluso dar lugar a un conflicto armado.En toda crisis existe una acción o se produce una situación que,alterando el proceso de normalidad, puede tener consecuenciasimportantes que exigen, para prevenirla o remediarla, la adopción demedidas urgentes de todo tipo, entre las cuales se puede incluir elempleo de las fuerzas armadas.La guerra, es la forma extrema de solución de conflictos externos ointernos mediante la aplicación de la fuerza, en esencia es la luchaarmada y sangrienta entre agrupaciones organizadas, es un fenómenosocial complejo de naturaleza fundamentalmente humana.B. MOMENTOS DE LA GUERRALos momentos de la guerra son perspectivas doctrinarias que clari-fican los vínculos entre objetivos estratégicos y las operacionestácticas. Estos son estratégico y operativo, sin existir límites entreellos, el comprender las relaciones de interdependencia, ayuda alcomandante a visualizar el desarrollo lógico de las operaciones,ubicación de recursos y asignación de tareas. 1. Momento estratégico El momento estratégico de la guerra, es aquel en el cual el go-bierno, determina los objetivos de seguridad nacional y utiliza sus recursos para cumplirlos. En este momento, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, traduce los objetivos políticos en objetivos estratégicos militares. Estos objetivos estratégicos militares facilitan la planificación en el teatro de guerra y son la base de todas las operaciones. 2. Momento operativo El momento operativo, es aquel en el cual se materializa la gue- rra operacionalizando el plan desarrollado en el momento estratégico, se conduce y sustenta campañas y operaciones ma-yores para cumplir los objetivos estratégicos militares en el teatro o en el área de operaciones. En él se determinan los objetivos estratégicos parciales, cuya consecución permitirá alcanzar los objetivos estratégicos finales. -2-
  • En este momento los comandantes deben utilizar eficiente y efectivamente los recursos para conseguir los objetivos, deben ser capaces de visualizar, anticiparse, crear y prever oportunidades para transformarlas en planes. Un plan bien diseñado y una operación satisfactoriamente ejecutada incrementan las posibilidades de éxito, creando ventajas para las fuerzas propias y desventajas para el enemigo. Una ejecución flexible, mantiene la iniciativa y maximiza las oportunidades tácticas.C. EL TEATRO DE GUERRAUn teatro de guerra, es aquel espacio terrestre, marítimo y aéreo,tanto del propio país como del país adversario, que está o puederesultar afectado por un conflicto bélico. Las fuerzas que en él actúantienen una meta estratégica común.La división territorial aplicada al teatro de guerra comprende lassi-guientes áreas o partes fundamentales:- Teatro(s) de operaciones;- Zona(s) especial(es) de operaciones;- Zona del interior; y,- Zona(s) especial(es) de defensa. 1. Teatro de operaciones (TO) Es una parte significativa del teatro de guerra, en donde se desa- rrollan las operaciones militares y el apoyo a las mismas. En un teatro de guerra es posible admitir la existencia de varios teatros de operaciones a causa de la geografía (líneas de operaciones existentes) y de la existencia de varias amenazas o riesgos a los que atender. Los teatros de operaciones son: terrestre, naval, aéreo y conjunto. El TO se encuentra dividido en dos zonas claramente diferen- ciadas, una en la que las fuerzas combatientes desarrollan sus operaciones de combate y otra necesaria para el apoyo de dichas operaciones. Se denominan respectivamente zona de operaciones y zona de comunicaciones. 2. Zona especial de operaciones (ZEO) Es aquella parte del teatro de guerra, no comprendida en un teatro de operaciones, donde no se prevé el desarrollo de una -3-
  • campaña, sino la realización de operaciones muy localizadas y circunstanciales, derivadas del valor estratégico de determinadas líneas de operaciones comprendidas en su área geográfica. 3. Zona del interior (ZI) Es aquella parte del territorio nacional no incluida en los teatros de operaciones y zonas especiales de operaciones, en ella se explota, produce y desarrolla los recursos humanos y materiales requeridos para la atención de la población civil y fuerzas armadas movilizadas. 4. Zona especial de defensa (ZED) Área de instalaciones o grupo de instalaciones de importancia estratégica o económica que requiere de medidas especiales de protección, ésta puede estar ubicada en la ZI o en el TO. Estas zonas serán establecidas por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas o por el Ejército de Operaciones, según sea el caso; y dependerá de la autoridad que se encuentra en esa división territorial. Para su materialización se deberá asignar los medios necesarios a fin de que la autoridad responsable cumpla su misión. LÍNEA DE OPERACIONES TEATRO DE ZONA ESPECIAL OPERACIONES DE DEFENSA ZONA ESPECIAL ZONA DEL DE INTERIOR OPERACIONES TEATRO DE GUERRA TEATRO DE OPERACIONES LÍNEA DE OPERACIONES ZONA ESPECIAL DE DEFENSA Figura 1-1 “Teatro de Guerra” -4-
  • D. OTROS ASPECTOS DE LA GUERRAEl empleo de las fuerzas militares causa gran impacto en la sociedad,lo que hace que actualmente los siguientes aspectos hayan cobradouna importancia decisiva:- Respaldo legal, amparado en el derecho internacional y en las leyes nacionales;- Apoyo de la población, que debe aceptar en todo momento la decisión política y en consecuencia las operaciones que realizan las unidades militares en defensa de los intereses nacionales; y,- Apoyo de los medios de comunicación social, no sólo por la influencia de los mismos en la opinión pública, sino como instrumento para satisfacer la información oportuna y veraz que la sociedad demanda sobre el desarrollo de las operaciones.Estos aspectos pueden condicionar las decisiones políticas ytraducirse en limitaciones impuestas a las operaciones militares,tanto en el alcance, en los procedimientos y en la duración. Estaslimitaciones influirán en la planificación y conducción de lasoperaciones. -5-
  • CAPÍTULO II LA FUERZA TERRESTRELa Fuerza Terrestre (FT) como parte constitutiva de las FuerzasArmadas (FFAA), con base en el Art. 183 de la Constitución Políticade la República del Ecuador, tendrá como misión fundamental: Laconservación de la soberanía nacional, la defensa de la integridad eindependencia del Estado y la garantía de su ordenamiento jurídico.Está subordinada al gobierno nacional, por medio del Ministerio deDefensa Nacional, y se identifica con los ideales y valores moralesde la sociedad ecuatoriana, donde se destacan los siguientes:- La disciplina: factor de cohesión que obliga a todos por igual y tiene su expresión colectiva en el acatamiento a la Constitución de la República y a las leyes vigentes.- El sentido del honor, del deber y de la justicia: impulsa a obrar siempre bien y lleva al militar al más estricto cumplimiento de sus obligaciones.- La lealtad, el compañerismo y la integridad: inspiran las relaciones entre los componentes de la fuerza.- La abnegación exige conseguir la eficacia en el servicio, especialmente en el combate.- El respeto a la dignidad y a los derechos inviolables del ser humano: incluso con el combatiente enemigo, de acuerdo con lo que disponen las leyes y el derecho internacional humanitario.La FT recibe del Estado, a través del Ministerio de Defensa losrecursos humanos y económicos con los cuales a de organizar ypreparar sus fuerzas. Estas han de ser capaces de disuadir acualquier posible amenaza y, ejecutar las operaciones militares quese les asigne, procurando que el costo humano sea el menorposible.La preparación para conseguir el mayor grado de eficacia para laguerra es, en tiempo de paz, la actividad principal de la FT; ello le -7-
  • permitirá cumplir las misiones de combate que se le encomiende y,ser empleada con garantía de éxito en otras misiones no bélicas y dedefensa interna.A. FILOSOFÍA DE LA FUERZA TERRESTREEl Ecuador cuenta con una FT destinada a mantener su soberanía,integridad territorial y, la seguridad interna y externa. Su organizaciónes jerárquica y se basa en los principios de disciplina yobediencia.Es importante considerar su papel a partir de dos premisas:- La FT como responsable y ejecutora de la organización, preparación y empleo del poder militar terrestre del Estado, orientada a los fines de la soberanía y al logro de los objetivos nacionales, mediante actos de fuerza o la amenaza del empleo de sus medios, y;- La condición de país en vías de desarrollo, en tanto se alcanza un mayor nivel del modelo desarrollado.Dado que la esencia del accionar militar, se orienta a la seguridady ésta no sólo implica contener o rechazar presiones, amenazas oagresiones de hecho, sino que además, hace posible el logro de losobjetivos nacionales, que se vinculan al progreso y evolución de lanación, se concluye que la esencia de lo militar trasciende, de laseguridad al desarrollo. Ya que no puede existir una seria y precisapolítica de seguridad sin una correlativa política militar, en la que nose considere la situación actual y el previsible desarrollo nacional.Por lo tanto la acción de la institución se magnifica comoestabilizadora del país, entendiéndose como estabilización laprevisible capacidad del sistema para prevalecer en el tiempo. Porotro lado debe considerarse que, un sistema político es estable, notanto a causa de su estructura, sino de su cultura cívica y política.También debe comprenderse que un sistema político democráticoes estable, sólo si los modelos de autoridad a nivel gobierno, soncongruentes con aquellos a nivel de la comunidad civil.B. IDENTIDAD DOCTRINARIA DE LA FUERZA TERRESTRELas bases científicas en las que se apoya el arte de la guerra, se -8-
  • derivan de una técnica de conducción doctrinaria, probada por losgrandes capitanes del pasado y concretada en forma de leyes,principios, reglas y normas; que constituyen la síntesis de unaexperiencia constantemente repetida.El estudio crítico de la historia, particularmente de la Historia Militarde un estado, conduce a conclusiones y levanta factores capaces deinfluir en la expresión militar. El conocimiento y análisis de la historiamilitar no sólo desarrolla el raciocinio y el criterio, sino que contribuyea evitar la repetición de errores. Permite la identificación dedefiniciones básicas poco mutables de la Doctrina Militar y laidentificación de las características y peculiaridades del hombrecomo ciudadano y como combatiente.Las instituciones armadas tienen desde tiempos remotos, una seriede preceptos que no son otra cosa que cada una de las instruccionesimpartidas para el conocimiento y manejo del arte militar y queademás permiten a los superiores en su aspecto formal, acrecentarla obediencia en la vida militar.Para que los preceptos militares se mantengan en el tiempo, esnecesario que se disponga de las normas y reglas a las que se debeajustar la vida militar.Entonces, se define a la Doctrina Militar como el conjunto depreceptos, leyes y normas que conservan en el tiempo las institucionesarmadas, para que junto a otros aspectos le permitan mantener oaumentar su eficiencia y efectividad para enfrentar con éxito unasituación de conflicto.La industrialización y la técnica alteraron profundamente el armamentoy en consecuencia transformaron la fisonomía general del combate, laduración de las acciones pasaría de horas y días, a períodos superioresamparados por mayores recursos para mantener las operaciones.El campo de batalla (CB) creció en forma desmedida, fueron optimizadosla potencia y el alcance de las armas, por lo que las fuerzas terrestresse escalonaron en profundidad.Las comunicaciones cobraron un gran desarrollo, así como la utilizacióndel medio aéreo y submarino en tareas de exploración y de combateque revolucionaron la tradicional concepción de lucha. -9-
  • La doctrina tradicional sufrió vertiginosos cambios debido a la presenciade una maquinaria bélica más desarrollada, así como al apare-cimientode un nuevo tipo de contienda: la guerra fría, la guerra de guerrillas yla guerra revolucionaria. La República del Ecuador, crea en 1835,su ejército permanente cuya misión es: La defensa exterior delestado y la conservación del orden interno.Al igual que en los demás países hispanoamericanos, los primerosoficiales del Ejército ecuatoriano se formaron en la denominada“Escuela de las Guerras por la Independencia”.El primer colegio militar, destinado al reclutamiento y formación deoficiales, fue fundado en 1838, egresaron de ese instituto, oficialescon formación en escuelas militares de Francia que al regreso alpaís realizaron la reorganización del Ejército, a través de la elabo-ración de leyes y reglamentos militares, cuya vigencia se prolongó enalgunos casos hasta comienzos del siglo XX.Así se presenta el panorama de la instrucción en el Ejército, sinembargo, en sus comienzos, el régimen liberal tuvo que hacerfrente a diversas reacciones armadas, entonces el gobierno y elmando militar tomaron conciencia de la obligación de disponer deinstructores y maestros capacitados en ciencias militares, paraformar adecuadamente a los futuros oficiales, y constituir la basefundamental del nuevo Ejército, como esos instructores y maestrosno existían en el país, fue necesario buscarlos en el exterior.Por sus vínculos de amistad y por los comunes intereses de lapolítica internacional frente al Perú, se escogió a Chile, país que asu vez había contado en 1895 con varios oficiales europeos, lamayor parte de ellos alemanes, Alemania era en aquel entonces laprimera potencia terrestre de Europa.Con los antecedentes mencionados, era lógico pensar que en elEcuador el aprendizaje militar iba a realizarse con los mejoresauspicios, pues el Ejército de Chile tenía victoriosa experiencia deguerra, había adaptado a sus características particulares la mejorescuela militar europea y estaba por tanto en capacidad detransmitirla a un país en muchos aspectos de condicionesdemográficas y culturales similares. - 10 -
  • En 1922, la misión militar italiana inició sus tareas en el país,me-diante cursos intensivos de Infantería, Artillería, Caballería,armas automáticas, guerra de montaña y otros, a cargo de oficialesprofesionales. Tuvo como acierto, la adaptación de su ciencia y desu arte a la morfología física de un país montañoso y alto, y elrespeto más profundo por la psicología nacional.Comprometido con la defensa de América, el Ecuador firmó elTratado de Asistencia Recíproca (TIAR), y es así que se comienza arecibir al igual que el resto de países de América asistencia materialy técnica, como también doctrinaria por parte de los Estados Unidospara enfrentar a la nueva amenaza que se consolidaba en la esferasocialista.A partir de 1981 cambian los escenarios en el ámbito mundial y antela presencia de nuevas amenazas como el terrorismo, la proli-feración de armas de destrucción masiva, el narcotráfico, el crimenorganizado y otros; los Estados Unidos continúan con su políticahegemónica a través de apoyo y asesoramiento.En este marco, la doctrina ecuatoriana ha evolucionado acorde a losadelantos científicos y la disponibilidad de material y medios bélicos,por lo que fue necesario que toda influencia doctrinaria previa a laincorporación sea adaptada o adoptada siguiendo un rigurosoproceso científico de investigación y análisis .En base a este desarrollo investigativo, se ha establecido laidentificación doctrinaria de la FT ecuatoriana, considerando quecada país representado por sus Fuerzas Armadas, ha de tener unadoctrina militar de su pertenencia basada en las posibilidades realesde organización, preparación y utilización de todos los mediosdisponibles; y formada sobre bases cuidadosamente seleccionadascon criterio visionario de previsión y seguridad.C. MARCO LEGAL PARA EL EMPLEO DE LA FUERZA TERRESTREEl empleo de la FT se fundamenta en los siguientes cuerpos legales:- La Constitución Política de la República, como norma fundamental;- La Ley de Seguridad Nacional, que regula las actividades relacionadas al tema; - 11 -
  • - La Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, que regula los proce- dimientos para el desarrollo de su potencial humano;- Los convenios internacionales suscritos por el Ecuador, que imponen limitaciones en la ejecución de las operaciones, en el empleo de medios, así como en la conducta del combatiente, tales como el Derecho Internacional para los conflictos Armados o Derecho de Guerra; y,- La Doctrina de Planificación Estratégico Militar, aprobada por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.D. LA FUERZA TERRESTRE EN LA PAZ, CRISIS Y GUERRALa naturaleza de la contribución militar a las situaciones de paz,crisis y guerra es significativa y destacada. En tiempo de paz, lafuerza militar es esencial para mantener la soberanía y apoyar eldesarrollo nacional, protegiendo, respaldando y brindando apoyo alas demás expresiones del poder nacional, empeñadas en laconsecución de los objetivos nacionales.En este contexto, la FT, debe considerar lo siguiente:- Mantenerse en condiciones de disuadir a los potenciales adversarios de cualquier agresión, coacción o intimidación contra la soberanía nacional;- Participar en operaciones de apoyo a la paz individualmente o dentro de las organizaciones a las que el país pertenece; y,- Colaborar con las autoridades civiles para hacer frente a casos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otra necesidad pública de naturaleza análoga que desborde la capacidad de la Fuerza Pública.En la crisis, la Fuerza Terrestre constituye un elemento disuasivo, ysi ésta se emplea, su participación estará limitada, siendo lasactividades políticas y no las militares, las que conforman losprincipales medios para concluir la crisis con éxito. La FT en estassituaciones puede cumplir con lo siguiente:- Apoyar militarmente a la resolución de la crisis, tanto a nivel nacional como en el marco de las organizaciones a las que el país pertenece; e,- Incrementar su estado de alistamiento de acuerdo a las previsiones - 12 -
  • nacionales y a los acuerdos internacionales suscritos por el Estado. En la guerra, son los medios militares los que determinan el modo de finalizar el conflicto, sea éste de orden interno o externo. En esta situación la FT cumplirá con las siguientes actividades:- Rechazar cualquier agresión contra la integridad del territorio nacional; y,- Estar en condiciones de sostener el esfuerzo de las operaciones, minimizando los efectos de la agresión, generando las fuerzas necesarias, reforzando y apoyando a las fuerzas comprometidas, considerando la protección debida a las diferentes categorías de personas y de bienes, y de las contribuciones de los intermediarios y de los Estados neutrales, según lo indica el Derecho Internacional para los Conflictos Armados.E. ORGANIZACIÓN BÁSICA DE LA FUERZA TERRESTRETanto en tiempo de paz como en la guerra, la FT debe estarorganizada de tal manera que pueda cumplir con las misionesimpuestas, para lo cual debe contar con los órganos de comando,de planificación, operativos, técnico-administrativos y otros; ademásdebe tener el apoyo de las otras ramas de las FFAA y la capacidadde pasar del estado de paz al de guerra mediante la movilización.La FT puede ser considerada bajo dos acepciones básicas: comoinstitución en tiempo de paz y, como institución movilizada entiempo de guerra. 1. La Fuerza Terrestre Institución Es un componente básico de las FFAA integrada fundamentalmente, por unidades terrestres con capacidad para disuadir, en conjunto con las otras instituciones armadas, a los presuntos adversarios. La FT como Institución posee en su organización: mandos, repartos, recursos tanto humanos como materiales, institutos, empresas y otros, todo esto bajo un marco legal. Su función principal es el fortalecimiento institución, apoyo al desarrollo nacional y preparación de los instrumentos bélicos. - 13 -
  • COMANDO CONSEJOS GENERAL DE LA F.T. INSPECTORÍA GENERAL J.E.M E.M.P DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DIRECC DE DE DE DE DE COMU. DE DE DE DE DE BIEN.PERSON. INTELI OPERAC. LOGÍSTI. SISTEM. EDUCAC. FINANZAS DOCTRINA SANIDAD PERSON. X X 29 BIM 25 B.A.L C.I.E.M CALE CMFT XX X C.E.E 15 ESPE DINE I.G.M. Figura 2-1 Organigrama de la Fuerza Terrestre Institución 2. La Fuerza Terrestre Institución Movilizada (preparada para la guerra) Ésta se materializa al pasar del estado de paz al de guerra, mediante el completamiento del personal, medios administrativos y logísticos necesarios para afrontar la guerra. Es decir, se prepara y organiza para cumplir con la campaña terrestre. En esta organización se conforma el Comando Administrativo Logístico (COMAL) cuya misión es apoyar a las operaciones y el Comando de Operaciones Terrestre (COMOT), responsable de la - 14 -
  • organización, planificación, ejecución y supervisión de las operaciones.F. EL EJÉRCITO DE OPERACIONES COMO UNIDAD DEL TEATRO DE OPERACIONES TERRESTRELa FT para la ejecución de la guerra, activa una gran unidad con ladenominación de Ejército de Operaciones (EJEOP).El EJEOP es la mayor unidad de armas combinadas terrestres queconstituye parte del nivel estratégico. Corresponde a la totalidad de losmedios de la Fuerza Terrestre Movilizada, con excepción de aquellasunidades u organizaciones asignadas a otros órganos de maniobra omandos jurisdiccionales del escalón FFAA y de aquellas quepermanezcan dependiendo de la Fuerza Terrestre Institución Movilizada.Las Fuerzas del EJEOP asignadas al teatro de operaciones incluyenlos elementos de combate, de apoyo de combate, de apoyo de serviciode combate y sus medios de mando y control, los mismos que secombinan en unidades de acuerdo con los requerimientos de la misióny la naturaleza de la operación.Esta gran unidad ejecuta operaciones en el nivel estratégico uoperativo, dependiendo si el CCFFAA la comanda directa oindirectamente. Planifica también la maniobra estratégica u operativa yla transforma en operaciones tácticas, cuya ejecución les correspondea sus fuerzas de maniobra.Está constituido por un comando y lista de tropas, contiene a lasdivisiones como unidades operativas, sin embargo tiene unaorganización flexible, la misma que puede variar de acuerdo a cadamisión impuesta.El empleo de las divisiones de Ejército y de las brigadas facilita alEJEOP la ejecución, el control y la coordinación de las operacionespresentes, posibilitándole además mejores condiciones para laplanificación de las operaciones futuras. 1. La división de ejército (DE) Es una unidad táctica y administrativa mayor, que contiene a elementos de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate necesarios para las operaciones. Está constituida por un número variable de brigadas y por tropas divisionarias. - 15 -
  • La DE planifica y coordina el empleo de las brigadas que la integran y, cuando es necesario, las refuerza con medios o con fuegos, sea para intervenir en el combate o para prolongar las acciones. 2. La brigada Es una unidad táctica y administrativa conformada por batallones o similares y unidades menores que le permiten cumplir operaciones. Dependiendo de la misión, puede estar encuadrada en una división o pertenecer directamente al EJEOP. Además dependiendo de la misión a cumplir puede ser reforzada con elementos de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate. 3. El Batallón o similares Es una unidad táctica y administrativa perteneciente a un arma o servicio bajo un comando único dependiente de la brigada, conformada por compañías o similares menores que le permiten cumplir operaciones tácticas. Dependiendo de la misión a cumplir puede ser reforzada con elementos de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate.G. ELEMENTOS DE COMBATE, DE APOYO DE COMBATE Y DE APOYO DE SERVICIOS DE COMBATEPara lograr los fines que se persigue en la guerra, se requiere en cadamomento de medios determinados y de procedimientos establecidoscon anterioridad, los mismos que han ido evolucionando a lo largo deltiempo, produciendo una mayor especialización en el cumplimiento delas misiones. Por ello, la FT se organiza, en proporción adecuada enelementos de combate, de apoyo de combate y de apoyo de serviciosde combate; y se articula, según los criterios de funcionalidad yoperatividad en unidades y organismos de distintos tipos en formaflexible, armónica y polivalente para hacer frente a susresponsabilidades.La FT para la guerra se encuentra organizada básicamente considerandolos siguientes elementos:Elementos de combate, son aquellos que pertenecen a las armas de: - 16 -
  • Infantería; Caballería Blindada; y Aviación del Ejército.Elementos de apoyo de combate, son aquellos que pertenecen a lasarmas de: Artillería; Ingeniería; Comunicaciones; Inteligencia Militar; y,Aviación del Ejército.Elementos de apoyo de servicio de combate, son aquellos quepertenecen a los servicios de: Intendencia; Material de Guerra;Transportes; Sanidad y Veterinaria; Aviación del Ejército; Justicia; y,Administración general. 1. Elementos de combate Constituyen los medios de acción con capacidad para combatir, diferenciándose por su forma peculiar de empleo y por su misión a cumplir en el combate. a. Infantería Es el arma concebida para chocar con el enemigo mediante el fuego y movimiento caracterizándose por su capacidad de actuar en toda clase de terreno y circunstancia. Su misión es cerrar con el enemigo para destruirlo o captu- rarlo. Para ello utilizará procedimientos ofensivos y defensivos, según la misión asignada y la situación. En provecho suyo han de actuar todas las demás armas y servicios, constituyendo el núcleo principal de la Fuerza Terrestre. La Infantería puede ser a pie, motorizada, mecanizada y blindada dependiendo del medio de transporte a utilizar. En consecuencia es el arma básica de la maniobra. b. Caballería Blindada Es el arma que por sus medios cumple con mayor eficiencia las misiones de seguridad y reconocimiento, como también las acciones decisivas del combate. Basa fundamentalmente su actuación en la movilidad y potencia de fuego teniendo un marcado carácter ofensivo. Sus características principales son: velocidad, movilidad, fle- xibilidad y acción de choque. La Caballería Blindada combate sobre vehículos blindados, - 17 -
  • operando en amplios frentes, a gran distancia de las fuerzas propias, en la profundidad del dispositivo de seguridad del enemigo, en acciones aisladas y en escenarios de situación desconocida o cambiante. c. Aviación del Ejército Debido a la gran flexibilidad de los medios aéreos, la Aviación del Ejército confiere una nueva dimensión al combate y mayor profundidad al campo de batalla, al permitir la rápida concentración de un poder de combate superior contra las vulnerabi-lidades del enemigo e influir en el curso de las operaciones. Como elemento de combate la Aviación del Ejército puede cumplir misiones de ataque, reconocimiento, seguridad y de asalto aéreo. 2. Elementos de apoyo de combate Son aquellos elementos que con sus acciones incrementan y completan la capacidad combativa de las unidades de combate, a través de fuegos, trabajos de ingeniería, obtención de información y facilitando el mando y control. a. Artillería Es el arma especializada en apoyar y proteger con sus fuegos a las fuerzas. Para obtener los efectos adecuados sobre los objetivos te-rrestres, navales o aéreos que se le asignan, emplea sistemas de armas diversos. Los objetivos sobre los que actúa caracterizan las diferentes clases de artillería: de campo, de costa y antiaérea. En consecuencia, la artillería es, por excelencia, el arma básica del sistema de apoyo de fuegos y contribuye al sistema de defensa aérea. b. Ingeniería Es el arma de apoyo de combate que ejecuta trabajos técnicos y especializados encaminados a: la protección; supervivencia y movilidad de las fuerzas propias; y, dificultar la movilidad del - 18 -
  • enemigo, constituyéndose un factor multiplicador de la potencia de combate. Son sus características esenciales de flexibilidad en la organización para poder adaptarse a las variadas misiones y la coordinación técnica en todas sus acciones. Contribuye decisivamente a hacer posible el ejercicio del mando. Excepcionalmente, la ingeniería puede proveerse su propia seguridad, cuando está estacionada o en marcha, en este caso pierde sus características de apoyo de combate y sufre una reorganización de su estructura normal para cumplir misiones de combate. c. Comunicaciones Las comunicaciones constituyen un arma de apoyo técnico especializado. El apoyo de comunicaciones proporciona rapidez, confianza y seguridad a la transmisión de informaciones de combate, y decisiones de comando. Los sistemas de comunicaciones deben posibilitar el mando y el control, además de proporcionar el enlace con todos los escalones en el teatro de operaciones. Los medios de comunicaciones empleados, así como su utilización, necesitan adaptarse a los problemas creados por el esfuerzo para controlar fuegos y por el dislocamiento de fuerzas muy dispersas, muchas de ellas en contacto con el enemigo. Cada escalón dispone de tropas y equipos orgánicos para instalar, explotar y mantener las comunicaciones indispensables y facilitar el mando y control en las operaciones que se realicen en el cumplimiento de la misión. d. Inteligencia La inteligencia, arma especializada cuya misión es satisfacer las necesidades de información sobre: el enemigo; el terreno: y, las condiciones meteorológicas que faciliten la planificación y conducción de las operaciones. Es responsable de mate- rializar el sistema de inteligencia del campo de batalla. La inteligencia opera por medio de destacamentos y agencias - 19 -
  • de búsqueda, los cuales, por medio de los agentes de información proporcionan el conocimiento necesario sobre los factores antes citados, los que son evaluados mediante un proceso para comprobar su veracidad y factibilidad y así determinar su verdadero valor. e. Aviación del Ejército Los elementos del arma de Aviación del Ejército, son consi- derados como de apoyo de combate cuando cumplen misiones de: movimiento aéreo; mando y control; y, búsqueda y rescate. Son misiones de movimiento aéreo, aquellas que se realizan con medios aéreos, con un propósito distinto de las misiones de asalto aéreo, se realizan para movilizar tropas y equipo, como piezas de artillería, munición, piezas de defensa aérea y otros. El apoyo al mando y control, se lo ejecuta por medio de misiones como reconocimiento y seguridad, transporte de planes e informes o actuando como “relay” para materializar el enlace entre las unidades y puestos de mando. Las misiones de búsqueda y rescate, se conducen, generalmente, para recuperar las tripulaciones que han sido derribadas en combate. 3. Elementos de apoyo de servicios de combate Los elementos de apoyo de servicio de combate son aquellos especialmente preparados para gestionar los recursos necesarios que las unidades necesitan para el cumplimiento de su misión. Ellos aplican las técnicas especiales que las funciones logísticas y de personal exigen. En el combate, sus actividades materializan el sistema de apoyo administrativo, que es importante e indispensable para que el comandante de las unidades de combate llegue al éxito de sus operaciones. a. Intendencia Este servicio tiene como misión principal dar solución al abastecimiento de subsistencia (alimentación), de vestuario y equipo individual y de unidad. Cumple su misión, principalmente, mediante la ejecución de actividades específicas descritas en el manual de logística. - 20 -
  • b. Material de guerra Este servicio es el encargado de satisfacer las necesidades relacionadas con la obtención, reemplazo y recuperación de material de guerra, abastecimiento de pertrechos y munición, evacuación y mantenimiento de todo el material salvado, capturado, o deteriorado que se encuentren en poder de las tropas y posibilitar con ello, la correcta y oportuna utilización del material. El cumplimiento de su misión lo realiza a través de ciertas actividades específicas descritas en el manual de logística. c. Transporte Este servicio debe satisfacer las necesidades relacionadas con el acarreo y transporte de abastecimientos, personal y medios, en beneficio de los otros servicios y unidades de combate y de apoyo de combate. Ejecuta actividades específicas descritas en el manual de logística. d. Sanidad y Veterinaria Esta especialidad está constituida por el conjunto de órganos encargados de mantener en condiciones óptimas de salud al personal y animales de interés militar de la FT, así como llevar a cabo la recuperación de aquellos que hayan podido causar bajas para el servicio, prestando asistencia médica, farmacéutica y veterinaria. Cumple las actividades específicas descritas en el manual de logística. e. Aviación del Ejército Para la Aviación del Ejército las misiones de apoyo de servicio de combate son el movimiento aéreo y la evacuación ae-romédica. El movimiento aéreo, lo ejecuta para transportar personal y abastecimiento logístico. La evacuación aereomédica, incluye el recoger las bajas del campo de batalla y su traslado hacia instalaciones de tratamiento inicial, para lo cual se utiliza aeronaves equipadas como ambulancia aérea o simplemente - 21 -
  • las aeronaves disponibles en el campo de batalla realizarán la evacuación de heridos desde el área de operaciones hacia el área de retaguardia. CAPÍTULO III LAS OPERACIONES MILITARESA. DEFINICIÓN DE OPERACIÓNEs el conjunto de actividades realizadas por unidades de la FuerzaTerrestre, individual o colectivamente, con tropas y medios orgánicoso bajo cualquiera de las relaciones de mando, coordinadas en tiempoy en espacio, de acuerdo con lo establecido en un plan u orden parael cumplimiento de una misión o tarea. De esta definición sedesprende lo siguiente:Operación mayor.- Es un conjunto de operaciones tácticasconducidas por una fuerza y coordinadas en tiempo y en espaciopara alcanzar objetivos operativos, y a veces estratégicos, en unaárea de operaciones.Operación táctica.- Es el conjunto de actividades que ejecutan lasunidades para alcanzar objetivos tácticos actuando en el niveltáctico, coordinadas en tiempo y en espacio.En el nivel operativo, son fundamentales las operaciones ofensivasy las operaciones defensivas., a más de estas dos, se reconocetambién las operaciones retrógradas, que permiten mantener laflexibilidad y la fluidez de combate terrestre así como variar el ritmodel mismo.B. TIPOS DE OPERACIONES MILITARESEl amplio espectro de situaciones en el que puede verse involucradala Fuerza Terrestre o parte de ella para la consecución de losobjetivos impuestos, supone su empleo mediante la aplicacióndirecta de todas o parte de sus capacidades militares.Las operaciones militares se dividen según diversos criterios; así, enfunción de los principios y procedimientos empleados dentro delmarco de situaciones en que se realizan, podrán ser operacionesbélicas y no bélicas. Del mismo modo en razón de las fuerzas que - 23 -
  • intervengan en ellas, serán: específicas, conjuntas y combinadas. 1. Según los principios y procedimientos empleados dentro del marco de la situación en que se realizan a. Operaciones Bélicas Son aquellas en que se emplea todas las capacidades de las organizaciones operativas de la Fuerza Terrestre o se amenaza con hacerlo, aplicando los principios y procedimientos de combate derivados del arte de la guerra. Es el cometido principal y tradicional de las fuerzas militares y para el que han - 24 -
  • de estar permanentemente preparadas. Se desarrollan en situaciones de conflicto bélico, aunque en las de crisis o paz, pueden tener lugar operaciones que requieran de combate. La FT contempla la siguiente clasificación: b. Operaciones no Bélicas Son las que emplean fuerzas militares aplicando parte de sus capacidades a situaciones de paz o crisis para mantener por debajo del umbral del conflicto bélico las tensiones entre paí- ses o entre facciones de un mismo país. Asimismo, se realizan en apoyo de las autoridades y organismos civiles nacionales, cuando sean requeridas, o en caso de catástrofe o calamidad pública. Las operaciones no bélicas pueden coexistir con operaciones bélicas en el Teatro de Operaciones; en este caso, serán los objetivos estratégicos a alcanzar en el teatro los que guíen su accionar. La Fuerza Terrestre debe estar preparada para la realización de estas operaciones, bien en el marco de organizaciones nacionales o multinacionales, o ante la aparición de diversos focos de riesgo que puedan poner en peligro los intereses nacionales de forma más o menos directa. 2. Según las fuerzas que intervienen a. Operaciones específicas Son las operaciones realizadas con fuerzas y medios de la Fuerza Terrestre y se ajustan a lo establecido en el presente manual. Su ejecución se efectuará, normalmente, en los niveles operativo y táctico. b. Operaciones conjuntas Son las operaciones realizadas con fuerzas y medios pertenecientes a dos o a las tres fuerzas (terrestre, naval y aérea). Su ejecución requiere: - 25 -
  • - Un comandante único, Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, investido con la autoridad necesaria para conducir las actividades de todas las fuerzas y utilizar los recursos puestos a su disposición con un propósito único. - Unas fuerzas conjuntas compuestas por elementos significativos, de dos o más fuerzas. - Una planificación común, lo que exige la existencia de un estado mayor conjunto. - El establecimiento de unas relaciones de mando y de un sistema de comando y control adecuados que faciliten el desarrollo de las operaciones. c. Operaciones combinadas Son las operaciones realizadas con fuerzas y medios de dos o más estados en el ámbito de una alianza o coalición. La ejecución eficaz de las operaciones combinadas se verá afectada frecuentemente por los siguientes factores: diversos objetivos nacionales; diferencias culturales; variadas capacidades tecnológicas; falta de homogeneidad en cuanto a doc-trinas, procedimientos, instrucción y equipo; distintas aportaciones nacionales; y otros.C. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES MILITARES 1. Principios de la guerra Los principios de la guerra, son verdades confirmadas e ideas básicas que vienen rigiendo de una manera permanente las acciones victoriosas de los ejércitos, según se desprende del examen de la historia. Conocerlos no es suficiente para vencer, pero ignorarlos, a menudo, será suficiente para ser derrotado. Los principios constituyen la base formal permanente de la ciencia y el arte militar. Sin ellos, la base científica de la conducción de las operaciones militares carecería de solidez y el arte militar no podría presentar las manifestaciones geniales de los grandes hechos de la enseñanza de la historia. - 26 -
  • Los principios sirven como punto de apoyo a las teorías y a las doctrinas mediante su ponderación y adaptación según el am-biente económico-social, el nivel de desarrollo tecnológico de los medios y el criterio político establecido para la realización de la guerra en cada época. Los principios de la guerra reconocidos por el ejército ecuato- riano, con aplicación a todos los niveles de la misma son: a. Objetivo “Alcanzar un objetivo militar establecido que ha de ser claramente definido, decisivo y alcanzable” El objetivo estará claramente definido, cuando resulte ine- quívoco. Puede ser tangible o intangible, como una zona de terreno o un sistema operativo del campo de batalla, lo importante es que sea claramente identificable. Será decisivo, cuando su consecución tenga una evidente repercusión en el logro del objetivo del mando superior. Será alcanzable, cuando el mando al que se le asigne reciba los recursos, la autoridad necesaria y la libertad de acción que permita su consecución. Toda operación que no contribuya al logro del objetivo asignado, debe ser expresamente evitada. El propósito de las operaciones militares será alcanzar el objetivo estratégico final, sea mediante la destrucción de las fuerzas enemigas o el quebrantamiento de su voluntad de lucha. b. Ofensiva “Tomar, mantener y explotar la iniciativa” El principio de la ofensiva determina que la acción ofensiva y el mantenimiento de la iniciativa, constituyen la manera más eficaz y decisiva para alcanzar un objetivo común. La ofensiva permite al comandante aprovechar la iniciativa, imponer su voluntad al enemigo, establecer los términos y escoger el lugar de combate, explotar debilidades y reaccionar - 27 -
  • a situaciones inestables y sucesos imprevistos. No importa el nivel, estratégico, operativo o táctico, la fuerza que retiene la iniciativa mediante la acción ofensiva, obliga al enemigo a reaccionar en lugar de actuar. La acción ofensiva es esencial para el logro de una decisión definitiva y facilitará el mantenimiento de un elevado estado de ánimo y de un espíritu agresivo. El adoptar una actitud defensiva debe ser solamente una condición temporal hasta que los medios necesarios estén disponibles para reanudar operaciones ofensivas. Un espíritu ofensivo debe prevalecer en la realización de todas las operaciones defensivas. La defensa debe ser activa, no pasiva. Esto es así porque la acción ofensiva, no importa la forma que tome, es el medio por el cual una fuerza toma y mantiene la iniciativa, logra resultados y mantiene la libertad de acción. c. Masa “Concentrar la potencia de combate en el momento y lugar decisivos” Requiere la aplicación de una potencia de combate superior para dar un golpe decisivo en el punto débil del enemigo, a fin de destruirlo o colocarlo en una posición donde pueda ser destruido posteriormente. La iniciativa que acompaña a la acción ofensiva, permite que se escoja el momento, el lugar y la forma en que se debe aplicar. La masa comprende algo más que la concentración de unidades de combate, de hecho, también incluye el mejor empleo de la potencia de fuego, la participación oportuna de buenos líderes y un apoyo de servicio de combate eficaz. d. Economía de fuerzas “Emplear la mínima potencia de combate en lugares no decisivos” Es la distribución equilibrada de los medios disponibles, dedicando a cada misión los indispensables para su - 28 -
  • cumplimiento, a fin de aplicar sobre el lugar y momento decisivo la máxima potencia de combate. Supone aceptar riesgos calculados en zonas no vitales, puesto que para concentrar una potencia de combate superior en el momento y lugar oportunos, es necesario reducir las fuerzas que se están empleando en otro lugar. Sin embargo, también es necesario contar con suficientes fuerzas para cumplir con misiones menos importantes, lo cual exige que se haga una evaluación cuidadosa de la situación, particularmente cuando los esfuerzos secundarios contribuyen en forma significativa al esfuerzo principal, considerando además la necesidad militar imperiosa. e. Unidad de mando “Actuar bajo la orden de un comandante único” La unidad de mando, es el establecimiento de la autoridad, única y necesaria para obtener un esfuerzo máximo, se aplica a todas las fuerzas militares y facilita la cooperación y el trabajo colectivo... La unidad de mando significa entonces, dirigir y coordinar la acción de todas las fuerzas hacia un objetivo común, conce- diendo a un solo comandante la autoridad necesaria para el cumplimiento de las misiones. f. Sorpresa “Atacar al enemigo en el momento, lugar y forma para él inesperados” Consiste en combatir al enemigo que se encuentra desprevenido, empleando medios o procedimientos desconocidos por él. Con la sorpresa se pretende infligir al enemigo el má-ximo de daños con el mínimo de pérdidas para las propias tropas, colocarlo en condiciones de inferioridad y quebrantar su moral. El mantenimiento de los planes en secreto, el encubrimiento de los movimientos y los efectivos, las medidas de engaño, la rapidez de maniobra, las variaciones de los procedimientos y - 29 -
  • el empleo de técnicas y tácticas ingeniosas, contribuyen enormemente a lograr la sorpresa. g. Seguridad “Establecer y mantener medidas de protección” La seguridad es cuidarse contra la acción del enemigo, evitando ser sorprendidos. Es esencial para mantener la libertad de acción y la potencia de combate. El grado de seguridad para una operación se logra mediante la protección y la negación de información al enemigo sobre las intenciones y actividades de fuerzas propias, o haciéndoselas llegar en forma incorrecta, al tiempo que se busca el máximo de conocimiento sobre él. La seguridad no implica una excesiva precaución, toda vez que un poco de audacia es esencial para el éxito de las operaciones. Excesivo cuidado o indebida cautela pueden comprometer seriamente la explotación de ventajas concedidas por el enemigo. h. Simplicidad “Elaborar planes y órdenes claros, precisos y concisos” Consiste en asegurar un completo entendimiento de los planes y órdenes emitidos, utilizando un lenguaje sencillo y una pla- nificación adecuada, reduciendo la posibilidad de falla o incomprensión, a la vez que facilita la introducción de modificaciones o ampliaciones a las acciones planificadas, sin sa-crificar la precisión, la flexibilidad y el cabal cumplimiento de la misión. Hay tres aspectos que deben ser considerados en este principio: - Las operaciones deben ser concebidas de modo que puedan ser fácilmente comprendidas por los escalones subordinados y estar dentro de las posibilidades de los medios disponibles; - Los planes deben ser objetivos, claramente definidos y priorizados; y, - 30 -
  • - Las misiones atribuidas a los niveles subordinados deben ser de fácil cumplimiento y acordes al equipo, medios y adiestramiento de las fuerzas. i. Maniobra “Ubicar a las fuerzas para crear o retener una situación favorable ante el enemigo” Es el despliegue que permite disponer de la potencia de combate en el momento y lugar oportunos para alcanzar un objetivo. La aplicación eficiente de este principio a menudo facilita la sorpresa mediante la explotación de los puntos débiles del enemigo, contribuye significativamente a mantener la iniciativa, aprovechar el éxito, preservar la libertad de acción y reducir la vulnerabilidad. El objeto de la maniobra es concentrar o dispersar fuerzas de una manera tal que permita poner al enemigo en desventaja, logrando de esa manera resultados que de otro modo resultarían más costosos en efectivos y medios. La maniobra no tiene un marco ni escalón determinado, de tal manera que puede ser aplicada en todos los niveles de conducción de las operaciones militares. La aplicación exitosa de este principio requiere no sólo fuego y movimiento, sino también de flexibilidad y de una adecuada aplicación de los principios de masa y economía de fuerzas. 2. Características generales de las operaciones Toda doctrina referente al adiestramiento y liderazgo, así como la doctrina referente al combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate, se deriva directamente de los principios, a los cuales respalda. El éxito en el campo de batalla y fuera de él, estriba en la habilidad del comandante para operar de conformidad con las si-guientes características operacionales: iniciativa, agilidad, profundidad, sincronización y flexibilidad. Por sí solas no son garantía de éxito, pero sin ellas, es difícil y costoso alcanzar la victoria. - 31 -
  • a. Iniciativa Significa anticiparse al enemigo, despojándolo de todas sus alternativas, sin perder las propias, ello requiere que los comandantes prevean los sucesos en el campo de batalla, de manera que sus unidades puedan actuar y reaccionar con mayor rapidez que las del enemigo. La iniciativa se establece o modifica, mediante la acción y las condiciones del combate; conlleva la aplicación de un espíritu ofensivo al ejecutar las operaciones. Aplicada a la totalidad de una fuerza, la iniciativa requiere de un esfuerzo constante con miras a someter al enemigo; y, a conservar la libertad de acción propia. En lo que a las tropas y mandos se refiere, la Iniciativa precisa la disposición y habilidad para actuar independientemente dentro del marco de la intención del comandante superior. En la ofensiva, la iniciativa significa negarle al enemigo toda oportunidad de recobrarse del efecto psicológico del ataque inicial. Un comandante en el ataque toma y conserva la iniciativa mediante la selección de la hora y punto de ataque, y de la intensidad de dicho ataque. Concentra sus fuerzas y ejecuta sus acciones con mayor velocidad, audacia e intensidad que el enemigo, buscando continuamente sus puntos débiles y trasladando el ataque principal de un punto a otro, de ser necesario. Asimismo, pasa rápidamente del ataque a la explotación y nuevamente al ataque, si la situación lo exige. Los comandantes, actuando con tenacidad, mantienen a su enemigo en zozobra constante, aceptando riesgos y obligando a sus propios soldados y su equipo a desempeñarse a fondo durante el lapso que sea necesario. En la defensa, la Iniciativa significa una rápida transmutación de papeles con el atacante. El comandante de una fuerza defensiva hace lo necesario para neutralizar la ventaja inicial del atacante. Recopila información que le permita enterarse a tiempo de los probables cursos de acción del atacante, impone el ritmo de las operaciones y restringe, en lo posible, las alternativas del enemigo. - 32 -
  • b. Agilidad Es la habilidad de las fuerzas para actuar con mayor rapidez que el enemigo, y constituye un elemento necesario para tomar y conservar la iniciativa. Se trata de una cualidad tanto mental como física. La mayor rapidez permite concentrar y enfrentar los puntos fuertes propios a las vulnerabilidades enemigas. Las fuerzas propias bien podrían ser obligadas a concentrarse una y otra vez, de manera que cuando el enemigo reaccione a uno de sus movimientos, ya habrán efectuado el siguiente, entorpeciendo así los planes del enemigo y obligándolo a responder en forma desorganizada y a empeñar sus fuerzas de ma-nera aislada. Este método de concentración sucesiva de fuerzas contra un enemigo que presenta puntos vulnerables o que no se ha preparado debidamente, permite a una fuerza menos numerosa desorientar, fragmentar y, a la larga, derrotar formaciones mucho mayores. Para lograrlo, es preciso poseer agilidad. c. Profundidad La profundidad es la extensión de las operaciones desde el punto de vista del tiempo, el espacio, los recursos y la finalidad. Estos factores varían según el escalón y las restricciones impuestas al comandante. Lo más importante, es el hecho de que en cualquier operación se debe poseer la habilidad para obtener información y ejercer influencia en las acciones que tienen lugar hasta en lo más profundo del campo de batalla. Sin importar el nivel de conducción, la Profundidad resalta la necesidad de prever y preparar lo necesario para atacar al enemigo en cualquier punto de su retaguardia, inclusive los más profundos. El comandante debe tomar en cuenta los efectos de la distancia en las operaciones, y determinar hasta donde deben extenderse las mismas y cual debe ser la longitud de sus líneas de comunicaciones y las del enemigo. Al mismo tiempo, debe considerar los efectos de la profundidad en la densidad de las fuerzas a lo largo y ancho del campo de batalla. Es responsable de calcular el alcance efectivo de sus - 33 -
  • sistemas de apoyo de fuegos, inteligencia, apoyo logístico, defensa antiaérea y aviación del ejército. La profundidad le permite al comandante mantener el ímpetu del combate y aprovechar todos sus recursos para hostigar al enemigo, atacando a las fuerzas y demás recursos simultáneamente en todo el campo de batalla. El ímpetu del ataque y la flexibilidad de la defensa son producto derivado de la profundidad. El buen comandante vela por el éxito de las operaciones en curso y la previsión de operaciones futuras. La profundidad es algo que nunca se pierde de vista, sabiendo que la incertidumbre y el azar son siempre condiciones de la guerra. Proyectándose más allá de los requerimientos del momento, el comandante prevé las acciones que serán necesarias en el futuro. En las operaciones tácticas, tanto ofensivas como defensivas, el comandante hostiga al enemigo, no importa donde se encuentre, mediante el fuego y el ataque a sus flancos y retaguardia. Ataca a las fuerzas empeñadas y a las no empeñadas, y sincroniza sus operaciones de ataque en profundidad contra la artillería enemiga y los medios de mando y control. Estas operaciones en profundidad despojan al enemigo de su libertad de acción, reducen su flexibilidad y resistencia, y entorpecen sus planes y su coordinación, y lo más importante, impiden que el enemigo interfiera las acciones propias. d. Sincronización Consiste en coordinar, en tiempo y en espacio, las actividades necesarias para lograr la concentración de fuerzas en el punto decisivo. Por ejemplo, integrar a la maniobra todas las actividades de inteligencia, logística y apoyo de fuego, lleva a la sincronización de las operaciones. Algunas de las actividades que los comandantes deben sincronizar en una operación, incluye la perturbación de las comunicaciones enemigas, la suspensión de su fuego antiaéreo y el cambio de fuerzas de reserva. Estas actividades podrían preceder al momento decisivo, sin embargo, podrán, además, - 34 -
  • ocurrir en puntos muy distantes unos de otros. Aunque separadas por la distancia y el tiempo, estas actividades deben estar bien sincronizadas para que la combinación de sus efectos se haga sentir en el momento y en el punto decisivo. La sincronización tiene por finalidad lograr una potencia de combate arrolladora. En definitiva, el producto de una buena sincronización es el aprovechamiento máximo de todos los recursos con el fin de que contribuyan a la victoria. La sincronización implica la aplicación del juicio para escoger entre acciones simultáneas y acciones consecutivas. e. Flexibilidad Es la habilidad de las unidades para adaptarse a distintas misiones y tareas, algunas de las cuales podrían no constar en su propia lista de tareas esenciales para la misión. Implica la capacidad para cumplir una multiplicidad de funciones, operar en distintos tipos de conflicto y desempeñarse a niveles táctico, operativo y estratégico. La Flexibilidad requiere de competencia en numerosas destrezas y en el cumplimiento de una variedad de misiones. Implica que toda organización militar debe poseer la capacidad para estructurarse en diversas formas y trasladarse de una área o región a otra sin perder de vista su objetivo. La Flexibilidad es producto del liderazgo, el entrenamiento y equipamiento, así como del uso de normas y planes detallados. Es garantía de que la unidad puede realizar un sinnúmero de operaciones, ya sea en forma simultánea o sucesiva, con igual eficacia y éxito. 3. Uso del espacio aéreo El combate moderno exige maniobras rápidas, flexibles y sincronizadas por parte de las fuerzas empeñadas, a fin de obtener los mejores resultados en las operaciones simultáneas y en dife-rentes profundidades. Maniobras rápidas y profundas, apoyo de fuegos, operaciones aeroterrestres y de asalto aéreo, operaciones especiales y de guerra electrónica serán conducidas - 35 -
  • en este ambiente, utilizando el espacio aéreo que se encuentra sobre el campo de batalla. Esta nueva realidad del ambiente operacional exige una eficaz y eficiente coordinación del uso del espacio aéreo, sea para sincronizar las operaciones o para evitar que fuerzas propias sean dadas de baja. El área de operaciones del comandante incluirá necesariamente el espacio aéreo donde se hará sentir los efectos de su poder de combate, puesto que diversos componentes de las fuerzas de tierra pueden utilizar ese espacio aéreo, como la artillería, morteros, aviación del ejército, las operaciones de guerra electrónica, sin descartar desde luego que el espacio aéreo sea utilizado también por la Fuerza Aérea para cumplir sus misiones. La utilización del espacio aéreo por tantos usuarios exige una coordinación extrema. Las medidas de coordinación deben ser eficaces, eficientes y oportunas, puestas en ejecución en tiempo real y con una difusión inmediata a todos los interesados. De este modo, las tres dimensiones del campo de batalla podrán ser utilizadas en su plenitud y coordinadamente. 4. Potencia de combate Es la capacidad de combate disponible por determinada fuerza, resultante de la combinación de los medios físicos a disposición de un comandante y del valor de la tropa que la conforma. Estos condicionan: la capacidad de maniobra de las unidades; la potencia de fuego; y, la seguridad. - La capacidad de maniobra, permite a la fuerza lograr una situación ventajosa en relación con el enemigo, incrementando la posibilidad de aplicar sus fuegos, conseguir sorpresa, ejecutar esfuerzos decisivos y lograr un dominio moral y psicológico. - La potencia de fuego, es el volumen de fuego proporcionado por unidades o sistemas de armas. Los efectos máximos de este factor se logran con la plena integración de los fuegos disponibles, así como los de refuerzo. - La seguridad, permite a los mandos conservar las capacidades - 36 -
  • de sus unidades para disponer de ellas en los momentos y lugares decisivos. El éxito de las operaciones se logrará aplicando la máxima potencia de combate, en el lugar y momento oportunos, no dando ocasión para que el enemigo actúe de una forma coordinada y eficaz contra fuerzas propias. 5. Factores de la decisión a. Misión Es la expresión clara y concisa de las tareas que debe cumplir una unidad, es prescrita por el escalón superior, y contiene los aspectos principales que guiarán las acciones del escalón considerado, en el contexto de la maniobra concebida. Después de recibir una misión y antes de proceder a su análisis, el comandante reúne en el menor tiempo posible toda la información disponible para el cumplimiento de la misma, para lo cual necesita una colaboración decidida de su estado mayor. A la luz de la situación, el comandante analiza la misión confrontándola con el concepto de la operación del escalón superior, a fin de indicar a su estado mayor las directrices de pla-nificación y el enunciado de su misión que puede ser impartido de forma minuciosa, rica en detalles, o simplemente, por medio de finalidades de la misma. Al analizar la misión, la intención del comandante debe ser de fácil comprensión, especialmente cuando ha sido expresada verbalmente; de no entendérsela, se debe solicitar la aclaración respectiva. b. Enemigo El estudio del enemigo en base de una situación presentada, debe estar encaminado a establecer las peculiaridades y debilidades que pueden influir en un momento determinado, favorable o desfavorablemente en su eficiencia de combate. Esas peculiaridades y debilidades son obtenidas por medio de un análisis integrado de su situación en la operación en - 37 -
  • estudio a través del proceso de inteligencia del campo de batalla (PICB), y del conocimiento anterior que se tiene del mismo, en bancos de datos, referentes a su doctrina de empleo, estructura organizacional, manera de actuar en las diferentes condiciones ambientales, personalidad de sus principales comandantes, medios en dotación, entre otros. La identificación de peculiaridades y debilidades del enemigo, servirán de base para la determinación de sus vulnerabilidades, las mismas que serán de vital importancia cuando se establezca los cursos de acción por parte del oficial de operaciones. Las vulnerabilidades del enemigo resultan de sus debilidades, las mismas que podrán ser explotadas por el escalón considerado, superior y subordinado, debiendo ser objeto de estudio del oficial de inteligencia. c. Terreno y condiciones meteorológicas El estudio del terreno y de las condiciones meteorológicas está condicionado al escalón considerado y menores. Es rea- lizado por medio del análisis detallado de las condiciones de observación y campos de tiro, cubertura y encubrimiento, obstáculos, accidentes importantes, avenidas de aproximación y, de las condiciones meteorológicas locales, ejecutados a través del PICB. En los escalones más altos, se realiza el estudio estratégico del área de operaciones, desde tiempo de paz, y se lo mantiene actualizado. d. Tiempo El factor tiempo, debe estar siempre presente en el análisis de la situación y debe ser considerado para la toma de decisiones. La incorporación de medios cada vez más modernos en el combate ha mejorado la movilidad, la rapidez y la obtención de información, potencializando la importancia de la oportunidad. No basta, simplemente, con planificar bien el desencadenamiento de las operaciones, sino que éstas deben ocu-rrir en tiempo oportuno. En la defensa, el tiempo es un factor fundamental en actividades como: ocupación de la posición, organización del - 38 -
  • te-rreno, instalación de obstáculos, establecimiento de áreas de aniquilamiento, planificación de fuegos, escalonamiento de la defensa en profundidad, etc. A fin de aprovechar el tiempo mínimo necesario para tales acciones, los escalones más altos se sirven de fuerzas de cobertura. En el ataque, el factor tiempo se torna fundamental para que la acción planificada se lleve a cabo antes de que el enemigo se refuerce o que éste organice adecuadamente su defensa. En ambos casos, se debe tener en cuenta que el plazo para la planificación y distribución de las órdenes de cada escalón debe permitir también al escalón subordinado el tiempo necesario para la planificación y distribución de sus órdenes, y la realización de los reconocimientos para la ejecución de la operación. Además, la correcta administración del tiempo es imprescin- dible para que se consiga una sincronización de las acciones en los momentos decisivos de modo de obtener el máximo beneficio de los medios empeñados en combate. Por este motivo, durante el análisis de los cursos de acción (en el juego de guerra), el estado mayor debe procurar sincronizar todas las acciones a partir de la hora y lugar en que se desea conseguir un determinado efecto, calculando los plazos en forma retroactiva, a partir de ese evento. Finalmente, los comandantes en todos los escalones obtendrán el máximo beneficio del tiempo, acelerando su trabajo de comando y toma de decisiones, realizando ataques coordinados, aprovechando el éxito de sus propias acciones, ejecutando más acciones en menos tiempo, poniéndole al enemigo en una situación tal, que no pueda reaccionar. e. Medios disponibles Todos los elementos de combate, de apoyo de combate y apoyo de servicio de combate con su material y equipo, cons- tituyen los medios disponibles para el combate. En una operación se utiliza medios materiales y personales, que van desde el empleo de armas, tropas suficientemente adiestradas e instrumentos de la más avanzada tecnología, hasta la pro- paganda. La selección adecuada de los medios y su aplicación - 39 -
  • en tiempo y en espacio, para alcanzar los objetivos impuestos, constituye propiamente el arte de planificar. El análisis y la planificación realizados, en concordancia con los demás factores, deben facilitar la determinación de las necesidades para las operaciones. Después de una confrontación entre los medios necesarios y los disponibles, se realiza ajustes en la planificación, de acuerdo a la realidad considerando las eventuales peculiaridades, debilidades y vulnerabilidades del enemigo. Desde los escalones más bajos de empleo, se debe analizar las características de la tropa, las condiciones de movilidad, la información disponible sobre personal, logística, asuntos civiles, entre otras cosas. Es necesario considerar, también, el apoyo que facilitarán las otras fuerzas.D. NIVELES DE CONDUCCIÓN DE LAS OPERACIONES MI-LITARES Materializado el conflicto armado, la conducción de las operaciones puede ejecutarse en tres niveles que son: estratégico, operativo y táctico. 1. Nivel Estratégico La conducción estratégica de las operaciones es el proceso por el cual se controla y coordina todas las actividades militares y civiles; se despliega fuerzas y se vela por su sostenimiento en medios y recursos, de acuerdo con los objetivos nacionales establecidos. En este nivel se fija los objetivos estratégicos finales, se concibe la estrategia para alcanzarlos y se conduce estratégicamente las operaciones militares. Asimismo, se valora los riesgos y se precisa los límites de empleo de las Fuerzas Armadas y otros instrumentos del poder nacional, considerando las limitaciones o restricciones al uso de la fuerza impuestas por el nivel político. En este nivel puede intervenir el CCFFAA o el EJEOP depen- diendo si la conducción del CCFFAA es directa o indirecta. 2. Nivel Operativo Cuando el CCFFAA conduce indirectamente las operaciones, este nivel desarrolla el arte operativo, que se puede definir como - 40 -
  • el arte de planificar y conducir las operaciones militares con la finalidad de alcanzar los objetivos militares estratégicos parciales. Cuando el CCFFAA conduce directamente las operaciones, en este nivel actúa la división de ejército, puesto que el EJEOP pla- nifica la guerra en el nivel estratégico. En los dos casos de conducción de las operaciones militares, este nivel vincula los objetivos estratégicos y el empleo táctico de las fuerzas en el campo de batalla. El punto central de este nivel, es la ejecución de operaciones, el empleo de las fuerzas militares terrestres, con el fin de alcanzar objetivos estratégicos en el teatro de guerra, y objetivos estratégicos parciales en el teatro de operaciones, mediante el diseño, la organización y la ejecución de campañas subordinadas y operaciones mayores. Las batallas tácticas tienen por finalidad contribuir a la toma del objetivo estratégico parcial. La conducción operativa permite alcanzar los objetivos de la estrategia militar terrestre. 3. Nivel Táctico En este nivel se lleva a cabo la conducción de los combates me-diante los cuales se van a alcanzar los objetivos tácticos y cuya finalidad última es la de proporcionar la consecución de los objetivos estratégicos parciales. A este nivel se aplica la táctica entendida como la ciencia y el arte, que permite determinar la forma de empleo de la fuerza en operaciones militares, de acuerdo con sus características, posibilidades, misión encomendada y situación existente. Este nivel no corresponde a un único escalón de mando, sino a todos aquellos mandos que conducen las operaciones tácticas correspondientes a sus organizaciones o unidades subordinadas.E. DINÁMICA DE LAS OPERACIONES MILITARESMúltiples elementos influyen en la dinámica y coherencia de lasoperaciones. Para conducirlas acorde con la intención generalpretendida, el comandante debe actuar con relación a unos marcos - 41 -
  • de referencia que le permitan orientar su actividad coordinadamentecon la de otros comandantes. El derecho a elegir los medios ymétodos de guerra no es ilimitado.Básicamente se debe conocer el teatro de operaciones terrestre, elescenario del campo de batalla y el marco de conducción de lasoperaciones. 1. El teatro de operaciones terrestre (TOT) Es el teatro de operaciones en donde las tropas de tierra desa- rrollan sus actividades. La ejecución de las operaciones militares es responsabilidad del comandante del TOT, que emplea los medios asignados del modo más adecuado. La organización geográfica del teatro es por tanto de su responsabilidad. El comandante del teatro de operaciones terrestre asigna a sus comandantes directamente subordinados la misión, definiendo claramente sus responsabilidades. El ámbito geográfico de su responsabilidad lo determina por medio de medidas de control. El comandante del TOT asigna la zona de operaciones y establece una zona de comunicaciones para apoyar las operaciones en el teatro. Estas zonas deben estar adaptadas en volumen, al tamaño y capacidades de las fuerzas asignadas a su comandante, de modo que pueda protegerlas y cumplir su misión. Se respetará la regla de la proporcionalidad. Una acción militar es proporcionada cuando no causa víctimas ni daños civiles excesivos en relación con el resultado global esperado. a. Zona de operaciones (ZO) Es el espacio geográfico del TOT que se le asigna a una fuerza para llevar a cabo las operaciones mayores que confi- guran el plan de campaña o de guerra. El comandante de la fuerza allí asignada, divide la zona de operaciones en el sentido de la profundidad, en zona de acción táctica y área de retaguardia, cuya línea de demarcación está constituida por los límites más retrasados de las organizaciones operativas desplegadas y que están directamente subordinadas. - 42 -
  • En el área de retaguardia se desplegarán los medios y las organizaciones logísticas del teatro de operaciones. En determinadas circunstancias, el área de retaguardia puede no existir, en cuyo caso, los órganos que habrían de desplegarse en ella, lo harán en la zona de comunicaciones. A su vez, los comandantes de las unidades desplegadas en las zonas de acción táctica, asignarán, con el mismo criterio, zonas de acción táctica para sus unidades subordinadas. b. Zona de comunicaciones (ZC) La zona de comunicaciones es parte del TOT, en donde se encuentran las organizaciones de apoyo administrativo que permiten el sostenimiento de las operaciones. La zona de comunicaciones se prolongará en el TOT hasta enlazar con los órganos de apoyo administrativo de las fuerzas de la zona de acción táctica, uniéndolos de este modo al territorio nacional a través de las líneas de comunicaciones. Esta zona incluye los puertos y aeropuertos a través de los cuales se mantendrá el flujo de fuerzas y recursos necesarios. Figura 1-3 “El teatro de operaciones terrestre” - 43 -
  • 2. Escenario del Campo de Batalla a. Área de operaciones (AO) Es el área geográfica en donde se le ha asignado a un comandante la responsabilidad y autoridad para conducir operaciones militares. Los límites del área de operaciones son normalmente los límites asignados a la unidad en la orden de operaciones o en el plan proveniente del escalón superior, el cual define la misión del comando. b. Espacio de batalla (EB) Es el volumen físico que se expande o se contrae en base a las capacidades máximas de una unidad para adquirir blancos y físicamente dominar al enemigo por medio de las armas de largo alcance, orgánicas o del escalón superior. El escalón superior no asigna el espacio de batalla, es el comandante quien decide la extensión del mismo para su unidad en base a los medios disponibles, es más extenso que el área de operaciones. c. Área de interés (AI) Es el área geográfica en donde la información e inteligencia es requerida para la planificación y éxito en la conducción de operaciones, generalmente es mayor que el área de operaciones y que el espacio de batalla, incluye cualquier actividad enemiga que ejerza una influencia significativa en el resultado de las operaciones o decisión del comandante. 3. Marco para la conducción de las operaciones Tanto a nivel operativo como táctico, las operaciones se llevan a cabo para localizar al enemigo y fijarlo, privándole de su libertad de acción para posteriormente atacarlo con el fin de ocasionar su derrota. Todas las actividades que conducen a lograr lo anterior, deben considerarse de forma conjunta y llevarlas a cabo en cada nivel de mando en el que se constituyan fuerzas combativas. Requieren una coordinación continua y cuidadosa, realizándose de forma simultánea, tanto contra el enemigo próximo como el desplegado - 44 -
  • en profundidad, a la vez que se cubre la propia retaguardia, de modo que se proteja y sostenga la fuerza, asegurando la libertad de acción para futuras operaciones. a. Operaciones profundas La finalidad de las operaciones profundas es, primordialmente, localizar y fijar al enemigo, manteniéndole alejado de sus objetivos y limitando su libertad de acción, creando con ello condiciones favorables para las operaciones futuras. Son esencialmente ofensivas y pueden por su naturaleza, llevar a combates de encuentro, restringiendo la capacidad de maniobra del enemigo al ejecutarse sobre sus vulnerabilidades claves, de tal manera que sea incapaz de aplicar su potencia de combate. Estas operaciones se ejecutan en todos los niveles y consisten en la aplicación del fuego y maniobra y el ejercicio del liderazgo. Las operaciones profundas causan daño al enemigo ya sea por los golpes que se descarga sobre él o por el amago de un ataque. Estas operaciones deben buscar anular los medios de apoyo de fuego del enemigo, entorpecer su sistema de mando y control, destruir sus abastecimientos y quebrantar su moral. Un combate profundo debidamente coordinado puede ser motivo directo de la derrota del enemigo o puede impedirle a este la consecución de sus propósitos. Si bien la potencia de fuego desempeña un papel esencial en la conducción de las operaciones profundas, es su aplicación integral con la maniobra lo que les da eficacia. Las unidades de fuerzas especiales, de aviación del ejército y de caballería blindada, dan a los comandantes gran capacidad de arremeter contra el enemigo en lo profundo de su territorio, tomar y destruir instalaciones, desbaratar actividades claves, cuyo ataque por otros medios resultaría muy arriesgado y costoso. Estas operaciones pueden dar a una fuerza la oportunidad de situar armas de tiro directo y puede significar para el enemigo la desventaja de saber que corre el peligro de recibir fuego desde estas posiciones. No se puede invocar la regla de la - 45 -
  • proporcionalidad para justificar destrucciones ilimitadas o ataques contra personas y bienes civiles como tales. b. Operaciones cercanas Son aquellas llevadas a cabo por las fuerzas en contacto con el enemigo y materializan las batallas y los combates, buscan destruir la parte vital de la potencia de combate empeñada del enemigo. Son conducidas en espacios físicos y plazos de tiempo inmediatos y las llevan a cabo las unidades operativas que se constituyen expresamente para ello, las cuales recibirán siempre los correspondientes apoyos que complementan y refuerzan sus capacidades. En un determinado escalón de mando, las operaciones cercanas incluyen las operaciones profundas y de retaguardia del escalón subordinado. Estas operaciones someten a las fuerzas al máximo desgaste, siendo por ello necesario seleccionar, el lugar y momento oportunos de su realización, concentrando a las unidades para lograr efectos decisivos y volviéndolas a dispersar posteriormente. c. Operaciones de retaguardia Proporcionan al mando la libertad de acción necesaria para el desarrollo de las operaciones profundas y cercanas, asegurando la protección de las fuerzas y el apoyo a la continuidad de las mismas. En el nivel operativo apoyan a las operaciones en curso y permiten situar a las fuerzas no empeñadas para operaciones futuras. En el nivel táctico proporcionan al mando la capacidad de influir en el ritmo del combate en curso y explotar situaciones favorables. Al ser las zonas de retaguardia propias el objetivo del ataque de las operaciones profundas del enemigo, los mandos deberán designar unidades en estas áreas, aplicando el principio de economía de fuerzas, para no mermar en - 46 -
  • exceso su potencia de combate en las operaciones cercanas. Las acciones de protección en la retaguardia pueden ser de carácter activo o pasivo. Las tropas y sus comandantes deben mantenerse atentos a cualquier amenaza y estar psicológicamente preparados para responder a ella. Los comandantes son responsables no sólo de evaluar continuamente las posibilidades de que surjan serias amenazas en la retaguardia, sino también de adoptar medidas para hacer frente a ellas sin afectar el apoyo a las operaciones cercanas en curso.F. SISTEMAS OPERACIONALES DEL CAMPO DE BATALLA (SOCB)Los sistemas operacionales del campo de batalla son: comando ycontrol, inteligencia, maniobra, defensa aérea, guerra electrónica,apoyo de fuegos, apoyo de Ingeniería y apoyo logístico.Para poder ejecutar operaciones militares es imprescindible que loselementos de combate, de apoyo de combate y de apoyo de serviciosde combate, actúen integrando sistemas operacionales, que permitanal comandante coordinar el empleo oportuno y sincronizado de susmedios, en tiempo y en espacio. Estos sistemas se aplican en lostres niveles de conducción y facilitan la integración, coordinación,preparación y ejecución de las operaciones.En el nivel operativo, los SOCB permiten una adecuada aplicaciónde la capacidad de ejecución, determinando los medios más eficacespara constituir las fuerzas que han de realizar las operaciones y losapoyos que aseguren el éxito, todo ello de acuerdo a la misión.En el nivel táctico, los SOCB son herramientas útiles para planificary controlar las operaciones, ofreciendo una forma estructurada decotejar las funciones que se deberán potenciar y realizar. Tambiénservirán, si se dispone de tiempo, para asegurar que los planes yórdenes sean coherentes, completos y estén coordinados. 1. Comando y Control El Comando: Comprende actividades mediante las cuales el comandante ejerce la autoridad que le ha sido conferida sobre las - 47 -
  • fuerzas y medios a él subordinados para una operación; para ello es asesorado por un estado mayor. El Control: Es el conjunto de las actividades ejecutadas o medidas adoptadas por el comandante o su estado mayor, con el objeto de verificar el exacto cumplimiento de las disposiciones. El sistema de Comando y Control está constituido por el conjunto de instalaciones, procesos y actividades mediante las cuales se dirige, coordina y controla las fuerzas en las operaciones mi-litares. Mediante el Comando y Control se dirige todos los demás sistemas. También constituye el nexo de unión con los escalones superior e inferior. La importancia de este sistema es tal, que el disponer de superioridad en el comando y control puede proporcionar condiciones ventajosas vitales en las operaciones. El comando se refiere principalmente a los procesos de planificación y decisión. El control se relaciona fundamentalmente con la conducción de operaciones e implica el establecimiento de medidas que se deben supervisar. En general, un sistema de Comando y Control está compuesto por: - Cuarteles generales y puestos de mando.- Son las instalaciones donde se reúne el comando, el estado mayor y los elementos de seguridad y apoyo necesarios para el desarrollo de las operaciones. - Sistemas de comunicación e información.- En términos ge-nerales, son el conjunto de elementos destinados a recolectar, transmitir, presentar y almacenar información. Se derivan de la necesidad de disponer de un sistema que, metódica y frecuentemente, valore la situación dinámica del campo de batalla, y permita al comandante tomar decisiones adecuadas y comunicarlas a sus subordinados oportunamente. - Sensores y sistemas de alerta.- Son equipos que permiten alimentar los sistemas de información y contribuyen a proporcionar al comandante libertad de acción (radares, sistemas de vigilancia, etc.). - 48 -
  • 2. Inteligencia Es el sistema formal o informal encargado de administrar, obte- ner, procesar e interpretar la información relacionada con el enemigo, terreno y condiciones meteorológicas y proporcionar juicios razonados para la toma de decisiones en el combate, no se limita exclusivamente a unidades de Inteligencia pudiendo ser conformado por organizaciones capaces de cumplir las tareas antes mencionadas. El conjunto de actividades relacionadas con la inteligencia se desarrollan continuamente, ya sea en paz como en períodos de crisis o guerra, y en ellas son empleadas todo tipo de recursos tales como: unidades en contacto con el enemigo, patrullas, unidades de inteligencia, oficiales de enlace destacados y otros. El comandante, dirige y orienta el funcionamiento eficaz de su sistema de inteligencia, exponiendo claramente su propósito y de-signando, sin ambigüedades, sus necesidades prioritarias de inteligencia; a su vez, el sistema de inteligencia debe proporcionarle un producto claro, breve y oportuno. El sistema de inteligencia requiere: una dirección centralizada, coordinación e integración de los esfuerzos para obtener y elaborar la información, así como una acción de difusión, simultánea y oportuna a todos los escalones de mando. 3. Maniobra La maniobra como sistema operacional, es el conjunto de actividades encaminadas al empleo de las fuerzas en el campo de batalla mediante la combinación del movimiento y el fuego, efectivo o potencial, para alcanzar una posición ventajosa respecto al enemigo. La maniobra crea las condiciones favorables para la conquista de objetivos tácticos, operativos y estratégicos. Las actividades principales de este sistema son el movimiento, el combate con el enemigo y el control del terreno. Con el movimiento, las unidades de combate que realizan el esfuerzo, se desplazan y toman posiciones con respecto al enemigo, para asegurar o mantener una ventaja de situación que - 49 -
  • proporcione sorpresa, efectos psicológicos, acción de masa y dominio moral sobre él. Con el combate se lo destruye, o se neutraliza su fuego directo. Con el control del terreno se priva al enemigo de su uso, para esto se ocupa el terreno físicamente o se lo controla mediante el fuego. Las actividades realizadas por este sistema, sirven de referencia a todos los demás; los que deberán ajustar sus actividades para asegurar el éxito del conjunto. La habilidad de los mandos se manifestará en la elección, organización y coordinación acertada de las actividades de este sistema valiéndose de: - La combinación de direcciones para sus esfuerzos. - La dosificación de la potencia de combate en cada esfuerzo. - El control de los movimientos y la coordinación de los fuegos. Para cada uno de los esfuerzos es esencial determinar el lugar, dirección, duración, intensidad y momento de su aplicación a fin de lograr una perfecta sincronización. 4. Defensa Aérea Este sistema operacional comprende el conjunto de medios enca- minados a anular o reducir la eficacia del ataque aéreo enemigo. El sistema en general se encuentra bajo el control y operación directa del Comando de Defensa Aérea (COMDA), perteneciente al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Sus tareas principales son: - Localizar y seleccionar objetivos; - Seleccionar el sistema de defensa aérea más adecuado y ejecutar el ataque; - Integrar todos los medios de defensa aérea de las Fuerzas Armadas, combinándolos de acuerdo con el concepto de la operación. - Impedir el uso del espacio aéreo por parte del enemigo me-diante el fuego o con otras medidas que no supongan ataque directo. - 50 -
  • Las unidades encargadas de materializar este sistema pertenecen a la Fuerza Terrestre, Fuerza Naval y Fuerza Aérea; y darán protección a puntos y zonas determinados, de acuerdo con las prioridades fijadas por el mando de cada fuerza, proporcionando libertad de acción al oponerse a las acciones aéreas del enemigo. A pesar de que las unidades militares pertenecientes a la Fuerza Terrestre disponen orgánicamente de unidades de defensa antiaérea; para su empleo, éstas pasarán a conformar parte de los Comandos de Operaciones Sectoriales (COS), por lo que es necesario que los comandantes de las unidades de combate, apoyo de combate y apoyo de servicio de combate realicen las coordinaciones necesarias en cada escalón para obtener un adecuado apoyo de defensa aérea durante el combate. 5. Guerra electrónica El sistema operacional de guerra electrónica, comprende el conjunto de medios que, pretenden asegurar la superioridad sobre el enemigo en el empleo del espectro electromagnético, en aquellas zonas del campo de batalla que se considere de interés. La guerra electrónica es una parte integrante de las operaciones militares, y tiene una gran repercusión sobre los restantes sistemas operacionales. Por ello, y para que resulte verdaderamente eficaz, es esencial la coordinación de sus actividades en todos los niveles, por lo que se la debe tener en cuenta desde el principio de todo proceso de planificación. Este sistema integra aquellas actividades que, caracterizadas por el empleo de la energía electromagnética, se realizan tanto para impedir el uso hostil del espectro electromagnético como para asegurar el empleo eficaz por las fuerzas propias. A tal efecto, una parte de dichas actividades se orienta a la búsqueda, interceptación e identificación de las radiaciones electromagnéticas, así como la localización de las fuentes de emisión. Otras actúan sobre la acción ofensiva, equipos o sistemas electrónicos enemigos que emplean el espectro electromagnético, ya sea simplemente para reducir su eficacia o - 51 -
  • para dañarlos físicamente, y también para confundir, distraer o engañar al enemigo o a los referidos sistemas. Finalmente, otras actividades se realizan para proteger las emisiones propias a pesar de la utilización de la energía electromagnética por parte del enemigo. Estas actividades pueden, en consecuencia, tener carácter tanto ofensivo como defensivo o de protección y reciben la denominación genérica de “medidas”. El apoyo de este sistema a las operaciones militares se basa en la centralización, considerando las operaciones como un todo. El apoyo particular que puede prestarse a cada uno de los sistemas operacionales, se proporciona sin vulnerar, en ningún caso, la centralización y se materializa mediante cambios en las prioridades de las medidas correspondientes o por cambios temporales en el esfuerzo que se orientan sobre objetivos específicos. Por lo tanto, el sistema de Guerra Electrónica que se establezca ha de ser único, no siendo conveniente su división en elementos independientes. 6. Apoyo de fuegos El sistema de apoyo de fuegos comprende el conjunto de medios encaminados al empleo coordinado de: adquisición de blancos, armas de fuego indirecto, aeronaves artilladas y otros productores de fuego, que están en apoyo a las operaciones. Su eficacia exige una planificación que asegure la perfecta coordinación de estos medios con el sistema de maniobra. En el sistema se incluye las actividades de: localización e identificación de blancos de alto valor, críticos u otros; asignación del medio más eficaz disponible; y, materialización del ataque y eva-luación de efectos conseguidos. Para obtener el máximo rendimiento de este sistema, es necesario establecer el enlace directo con los medios de reconocimiento, vigilancia e inteligencia. 7. Apoyo de Ingeniería Este sistema operacional comprende el conjunto de medios tendientes a favorecer el movimiento de las fuerzas propias, - 52 -
  • dificultar el del enemigo y mantener la capacidad de las fuerzas propias para cumplir la misión. El sistema incluye operaciones de movilidad, contra movilidad, supervivencia, ingeniería en general, e ingeniería geográfica. - Las operaciones de movilidad, comprenden trabajos de apertura de brechas, levantamiento de obstáculos enemigos, habi-litación de nuevas rutas, mejoramiento de las existentes y el control de la circulación por ellas. - Las operaciones de contra movilidad, comprende trabajos de selección y establecimiento de obstáculos, destrucciones, etc... para incrementar la dificultad que el terreno y las condiciones meteorológicas pueden oponer al movimiento del enemigo, consiguiendo retrasar, canalizar o detener su avance potenciando la eficacia de los fuegos propios. - Las operaciones de supervivencia, comprende el conjunto de actividades dirigidas en última instancia a: incrementar la seguridad; preservar la potencia de combate mediante la protección del personal, armamento y material de los efectos de las acciones propias y enemigas. Se consigue con la cons- trucción de obras de protección, operaciones de decepción y desactivación de explosivos propios y enemigos. Estas acciones influyen favorablemente en la moral del combatiente al limitar el número de bajas propias. - Las operaciones de ingeniería en general representa todos los trabajos encaminados a establecer y mantener la estructura e infraestructura necesaria para sostener las operaciones mi-litares en el teatro de operaciones. Los trabajos de la ingeniería en general pueden incluir: la reconstrucción, reparación y mantenimiento de instalaciones logísticas existentes, rutas de abastecimiento, pistas de aterrizaje, puertos, puntos de agua, acueductos, oleoductos y poliductos. - Las operaciones de ingeniería geográfica son todos los trabajos relacionados a evaluar y proveer toda la información deta-llada acerca del terreno, permitiendo al comandante, visualizar de mejor forma el escenario del campo de batalla y - 53 -
  • posicionar sus medios. Cabe indicar que debe existir el enlace y coordinaciones adecuadas principalmente con los oficiales de inteligencia y operaciones de las unidades para el correcto uso, diseminación y utilización de esta información en la pla- nificación de las operaciones militares; el análisis del área de operaciones, ubicación de las posibles avenidas de aproximación, rutas de ataque, ubicación de áreas de aniquilamiento, posible dispositivo de las unidades y blancos, movilidad a campo través, ubicación y análisis de posibles zonas de lanzamiento, cubertura, encubrimiento y lugares para realizar operaciones de transposición de cursos de agua. 8. Apoyo Logístico El apoyo logístico como sistema operacional está constituido por el conjunto de medios necesarios para sustentar las capacidades de las fuerzas empeñadas en operaciones, con la finalidad de mantener la potencia de combate que requieran las misiones encomendadas. Este sistema centra sus actividades en proporcionar, de una ma-nera continua, oportuna y en cantidad necesaria, todo lo requerido por las fuerzas combatientes. El apoyo se relaciona con las funciones logísticas de: abaste- cimiento; mantenimiento; transporte; y, Sanidad. La clave de la eficacia de este sistema es su adecuada coordinación e integración con la operación a desarrollar. - 54 -
  • CAPÍTULO IV APOYO DE COMBATE Y APOYO DE SERVICIO DE COMBATEA. APOYO DE COMBATE 1. Apoyo de Artillería a. Empleo de la Artillería La Artillería, consecuente con su propia misión, no puede ac-tuar independientemente. Su acción debe estar siempre ligada a una unidad de combate que le ofrezca ciertas condiciones de seguridad. Su misión le conduce a emplearse de dos formas distintas: - Mediante el apoyo inmediato y continuo a la unidad como un todo y a sus elementos de combate, con el desencadenamiento de fuegos oportunos y precisos sobre los elementos más avanzados del enemigo. - Realizando acciones apartadas y profundas, a fin de proporcionar a la unidad apoyada superioridad de fuego y li-bertad de maniobra. b. Misión de la Artillería Apoyar a las unidades de combate con el fuego, destruyendo o neutralizando los blancos que amenacen el éxito de su misión, para lo cual debe cumplir con las siguientes acciones: - Realizar la búsqueda e identificación de blancos, con todos sus medios disponibles. - Proporcionar apoyo cercano y continuo a los elementos de combate. - Realizar fuegos de contrabatería dentro del alcance de sus armas. - Dar profundidad al combate, mediante los fuegos sobre las instalaciones de comando, logísticas y de comunicaciones, y batiendo áreas ocupadas por reservas. - 55 -
  • Las misiones de la Artillería en el combate son: - Apoyar con el fuego a las unidades de combate, neutra- lizando o destruyendo los blancos más peligrosos para el cumplimiento de la misión de esas fuerzas. - Dar profundidad al combate, obteniendo y manteniendo superioridad de fuego sobre la Artillería enemiga a fin de operar en las áreas de retaguardia, restringiendo los mo-vimientos, desarticulando las reservas, órganos de mando e instalaciones logísticas del enemigo. c. La Artillería en las operaciones ofensivas La Artillería es capaz de proporcionar el volumen y la potencia de fuegos necesarios, en los momentos y lugares necesarios a la maniobra, con alcance, continuidad y precisión. El empleo de la Artillería en la ofensiva se realiza con el objeto de: - Proteger la entrada en posición y la toma del dispositivo de ataque de los elementos apoyados. - Neutralizar a la artillería enemiga. - Reducir la eficiencia del sistema defensivo enemigo. - Apoyar el despliegue y progresión del escalón de ataque. - Proteger al escalón de ataque durante la reorganización y consolidación del objetivo conquistado. - Apoyar a las operaciones futuras. - El ataque debe ser dirigido únicamente contra objetivos militares. - Accionar con los fuegos para solucionar determinadas si-tuaciones. 1) Misión de la Artillería en las operaciones ofensivas Apoyar con el fuego a la maniobra planificada y ejecutada por la fuerza apoyada. Para esto debe estar en condiciones de: - Neutralizar o destruir blancos enemigos que amenacen el cumplimiento de la misión de la unidad apoyada. - 56 -
  • - Proporcionar apoyo de fuegos a los elementos de combate del escalón de ataque, realizando fuegos oportunos, cercanos y precisos, sobre los elementos más avanzados del enemigo. - Apoyar el ataque principal atribuyéndole la mayoría o la totalidad del apoyo de fuegos (prioridad de apoyo). - Concentrar la mayoría o la totalidad de los fuegos en los puntos considerados vitales para el éxito de la operación. - Atender otras necesidades de apoyo de fuegos de la fuerza apoyada durante el desarrollo del combate. 2) Fuegos de la Artillería en las operaciones ofensivas Para facilitar la apreciación y planificación, los fuegos que la Artillería normalmente realiza en las operaciones ofensivas, pueden ser encuadrados en 4 fases: - 1ra : Antes de la preparación; - 2da : Durante la preparación; - 3ra : Durante la progresión del escalón de ataque; y, - 4ta : Durante la reorganización y consolidación de los objetivos. d. La Artillería en las operaciones defensivas El empleo de la Artillería adquiere mayor importancia en la defensa, por ser la única arma capaz de actuar sobre el enemigo a considerables distancias de la posición defensiva en cualquier momento y en cualquier clase de condiciones atmosféricas, con una permanencia que no se podría exigir a la aviación. La defensa se organizará principalmente fuera de zonas habitadas. El empleo de la artillería en la defensa cumple las siguientes finalidades: - Cooperar en el retardamiento del enemigo desde lo más lejos posible; - 57 -
  • - Apoyar las acciones de las fuerzas en el área de seguridad; - Dificultar al máximo, el montaje del dispositivo del ataque enemigo; - Participar en las acciones que tiendan a desarticular el ataque del enemigo antes de su partida; - Cooperar en la detención del ataque enemigo, luego de su desencadenamiento; y, - Apoyar los contraataques. 1) Misión de la Artillería en las operaciones defensivas La misión de la Artillería en la defensa es apoyar con el fuego las operaciones de las unidades en las fases de combate defensivo y en toda la profundidad de la posición defensiva. 2) Fuegos de la Artillería en las operaciones defensivas Los fuegos que la Artillería, normalmente, realiza en una operación defensiva, pueden ser ejecutados en las si-guientes fases. - 1ra: Durante la aproximación del enemigo; - 2da: Durante el montaje del ataque enemigo; - 3ra: Durante la progresión del ataque enemigo; y, - 4ta: Durante el combate en el interior de la posición defensiva. e. La Artillería en las operaciones retrógradas A fin de que la Artillería pueda ser empleada con el máximo de eficiencia en el apoyo a las operaciones retrógradas, algunas premisas básicas deben ser cumplidas, ellas son: - Planificación continua de fuegos; - Apoyo continuo de fuegos; - Dejar a las armas de apoyo fuera de acción el menor tiempo posible; - 58 -
  • - Para los desplazamientos debe tenerse en mente que éstos serán ejecutados considerando los dos tercios del alcance útil de las armas; - Evitar la realización de desplazamientos durante las fases críticas del combate; - Las comunicaciones deben ser continuas; y, - Los comandantes de las armas de apoyo deben permanecer siempre que sea posible con los elementos de apoyo más avanzados. 1) Empleo de la Artillería en el repliegue Una fuerza puede realizar un repliegue con presión del enemigo y sin presión de éste. a) Apoyo de fuegos en el repliegue con presión En el repliegue con presión la Artillería y los elementos de apoyo de fuegos realizan las siguientes acciones generales: - Apoyar el rompimiento del contacto. - Apoyar el repliegue de las unidades que están en contacto. - Apoyar el acogimiento. - Apoyar los contraataques de desaferramiento. - Apoyar a la fuerza de cobertura. Como se trata de una operación bajo presión enemiga, las coordinaciones son importantes y la velocidad de acción juega un papel fundamental. b) Apoyo de fuegos en el repliegue sin presión En el repliegue sin presión las armas de Artillería apo- yan a los destacamentos dejados en contacto (DDC) si es necesario. Para actuar cumple con las siguientes tareas: - La mayoría de la Artillería repliega poco antes que los elementos apoyados o mediante orden, - 59 -
  • dislocándose hacia zonas de reunión donde se constituirán las columnas de marcha, en otras ocasiones, la Artillería va directamente a ocupar nuevas posiciones, los morteros y las armas de apoyo orgánicos de las unidades tácticas repliegan con sus propias unidades o sub unidades. - La fracción de Artillería que permanece en posición, normalmente, será una batería por grupo de Artillería. Esta fracción y las armas de apoyo disponibles deben mantener la fisonomía del frente. - La Artillería dejada en posición repliega poco antes de los DDC y no forma parte de ellos. Las armas de apoyo de menor calibre repliegan como parte de los destacamentos dejados en contacto. En todo este proceso los elementos de enlace y los elementos de observación necesarios al apoyo de los DDC permanecerán en sus funciones normales. 2) Empleo de la Artillería en la acción retardatriz Para apoyar una acción retardatriz la unidad apoyada puede recibir otra unidad de Artillería en refuerzo. Los morteros pesados son colocados a la retaguardia de la posición inicial de retardo (PIR), cuando no fuera dispuesta la hora del repliegue algunos elementos de los morteros deberán ser dispuestos en profundidad para asegurar la continuidad del apoyo. Los morteros pesados dispararán con la finalidad de retardar al enemigo desde que se encuentra al alcance, los vehículos de transporte permanecerán en las proximidades de las posiciones de los morteros para facilitar su repliegue. Solamente la munición necesaria para cumplir las misiones será colocada junto a la pieza. Los morteros de 81 mm realizarán el mismo trabajo que los morteros pesados a fin de apoyar la maniobra de las sub unidades. En cualquier caso todo el armamento de apoyo deberá ser ubicado lo más adelante posible para facilitar el desencadenamiento de los fuegos en apoyo de una próxima acción. - 60 -
  • La Artillería y todos los apoyos inician sus tiros a distancias permitidas por sus alcances máximos eficaces. Durante esta operación las armas de apoyo deben cumplir con lo siguiente: - Cooperar en el retardamiento del enemigo desde lo más lejos posible; - Apoyar a la defensa y el retardamiento en cada posición; y, - Apoyar el repliegue de la fuerza retardatriz. 3) Empleo de la Artillería en la retirada En esta situación la unidad de Artillería puede estar: - Incorporada a la columna de marcha; - Formando parte de la retaguardia y en ese caso operando de acuerdo a los principios del repliegue y de la acción retardatriz. 2. Apoyo de Ingeniería a. Empleo de la Ingeniería La Ingeniería tiene el desafío de modificar el terreno para aumentar el esfuerzo ofensivo, ampliar la potencia defensiva y mejorar las condiciones de supervivencia de las tropas. Provee además la información necesaria para el comandante sobre el terreno, para facilitarle planificar y ejecutar las operaciones a las cuales se integran el fuego y la maniobra. La Ingeniería, en primer término, neutraliza o destruye la capacidad de apertura de brechas de la Ingeniería enemiga, mediante la ejecución de obstáculos especializados. De igual forma abre rutas a través de las defensas enemigas, mediante la apertura de brechas en sus obstáculos y destruyendo sus fortificaciones preparadas. Las unidades de Ingeniería reparan y mantienen también instalaciones y rutas para mantener la flexibilidad y el apoyo logístico de las fuerzas empeñadas. b. Misiones de la Ingeniería La Ingeniería tiene por misión, aumentar la potencia de - 61 -
  • combate de las tropas en campaña, a través de trabajos técnicos, que faciliten el esfuerzo ofensivo, amplíen la potencia defensiva y mejoren las condiciones de bienestar de las fuerzas en campaña. Para cumplir con la misión ejecutar operaciones de: movilidad para aumentar el esfuerzo ofensivo; contra movilidad para ampliar la potencia defensiva; supervivencia e Ingeniería en general para mejorar el bienestar de las tropas. Las de ingeniería geográfica complementan estas operaciones. 1) Misión de apoyo de combate Es el empleo de la Ingeniería como arma técnica especia- lizada en la ejecución de trabajos de ingeniería en apoyo a las operaciones. 2) Misión de combate Es el empleo de la Ingeniería como Infantería, perdiendo momentáneamente las características de arma de apoyo lo que obliga a una reorganización de su estructura. c. La Ingeniería en las operaciones ofensivas El apoyo de la Ingeniería en las operaciones ofensivas es proporcionado en toda la profundidad del campo de batalla, brindando un apoyo continuo y coordinado en las operaciones profundas, cercanas y de retaguardia. El reconocimiento de Ingeniería permite identificar las áreas donde las fuerzas propias no pueden avanzar, así como los lugares donde el movimiento requiere del esfuerzo de Ingeniería. La fuerza atacante organiza las unidades de Ingeniería para proporcionar la movilidad a los ataques principales, secundarios y a las reservas. La Ingeniería proporciona apoyo de contra movilidad para asegurar los flancos vulnerables y durante la consolidación de los objetivos conquistados. Las tropas de Ingeniería sostienen el ímpetu del ataque estableciendo y manteniendo las vías de abastecimiento y proporcionando a la fuerza la protección de los medios del sistema comando y control y sus elementos de apoyo de servicios de combate. - 62 -
  • d. La Ingeniería en las operaciones defensivas Al igual que en las operaciones ofensivas; el esfuerzo de Ingeniería está orientado para apoyar las operaciones profundas, cercanas y de retaguardia. El esfuerzo de Ingeniería en las operaciones defensivas profundas, incluye la planificación, construcción y ubicación de obstáculos que permitan desarticular a las fuerzas que atacan, así como la interdicción del campo de batalla. En las operaciones cercanas, las tropas de Ingeniería preparan y dan forma a las áreas de aniquilamiento, integrando los efectos de fuegos directos e indirectos con los obstáculos. El plan de Ingeniería, coordina, y sincroniza las operaciones de supervivencia para apoyar a las fuerzas propias de protección. Finalmente, asigna medios para dar movilidad a las fuerzas del contraataque. Las tropas de Ingeniería aseguran la continuidad del comando y control y la supervivencia de los medios de apoyo de servicios de combate, construyendo posiciones seguras y proporcionando asistencia técnica para preparar los obstáculos. e. La Ingeniería en las operaciones retrógradas El apoyo que prestan las tropas de Ingeniería en las operaciones retrógradas y en las operaciones defensivas son similares, por lo menos en los niveles más bajos. Las acciones de Ingeniería y de las fuerzas apoyadas deben coordinarse estrechamente. Las rutas de repliegue deben mantenerse abiertas, lo que requiere la participación de tropas de Ingeniería. La mayor parte de la Ingeniería del escalón superior se concentra en la instalación de obstáculos para impedir el movimiento del enemigo, estos obstáculos se emplean en profundidad y se orientan a lo largo de las avenidas de aproximación. Las unidades de Ingeniería del escalón superior tienen la tarea de preparar posiciones defensivas hacia la retaguardia. Aunque la coordinación con el oficial de Ingeniería del estado mayor y las unidades de combate es esencial, el tiempo para coordinar será muy limitado. - 63 -
  • 3. Apoyo de comunicaciones a. Empleo de las comunicaciones El arma de Comunicaciones constituye el elemento fundamental dentro de las operaciones militares en cualquier nivel que éstas se desarrollen, facilita la planificación, ejecución y conducción, eficiente y adecuada de las mismas, desde los comandantes hacia sus unidades subordinadas, el enlace entre unidades de igual magnitud y cualquier otra alternativa que signifique establecer un nexo entre dos o más elementos o entidades. El uso de los diversos medios debe ser adecuadamente establecido, de acuerdo a sus características, tipo de operación, terreno, requerimientos de seguridad, oportunidad del enlace y otras consideraciones que influirán en su funcionamiento y sobre todo en los resultados que se pretenda obtener. El responsable de la planificación y ejecución del apoyo de comunicaciones debe optimizar los sistemas, empleándolos de una manera integral sin hacerse depen-diente de uno solo de ellos, permitiendo así que las operaciones tengan fluidez y se alcance los objetivos planificados para el cumplimiento de la misión de la unidad apoyada. b. Misión de las comunicaciones Las unidades de comunicaciones tienen por misión organizar, instalar, explotar, mantener y proteger los sistemas de comunicaciones para apoyar a las operaciones de combate que ejecuten las unidades, estableciendo los enlaces principales, secundarios y complementarios entre los escalones supe-riores, similares y subordinados de las unidades empeñadas. c. Las comunicaciones en las operaciones de reconocimiento y seguridad Las tropas de Infantería y Caballería Blindada por su organización, son especialmente aptas para cumplir misiones de reconocimiento, seguridad y vigilancia de combate. Para atender a una de sus características, la movilidad, estas tropas son dotadas de medios de Comunicaciones, que - 64 -
  • permiten a su comandante ejercer pleno control y coordinación. El apoyo de comunicaciones a las operaciones de reconocimiento y seguridad, guarda una gran semejanza, toda vez que estas operaciones se complementan mutuamente, no pudiendo ser fácilmente separadas. Un aspecto importante que va a influir en el empleo de las comunicaciones en el reconocimiento, es la necesidad de la transmisión oportuna de los informes obtenidos por el medio más adecuado disponible. Los factores rapidez y seguridad, deberán ser analizados de acuerdo a la situación existente, de modo que, ni la seguridad de la tropa, ni el cumplimiento de la misión sean alterados. De manera general los sistemas más utilizados son el radio y los mensajeros, considerando todos los parámetros de seguridad, sigilo y protección que estas operaciones exigen. En las operaciones de seguridad, de manera similar, se empleará principalmente los sistemas radioeléctricos y mensajeros, y en caso de que la misión de seguridad que esté cumpliendo una unidad sea prolongada en el tiempo, se podrá prever la instalación de sistemas alámbricos de manera limitada, analizando adecuadamente los diversos factores que pueden influir para su instalación. d. Las comunicaciones en las operaciones ofensivas Los sistemas de comunicaciones radio y mensajeros son los más utilizados durante este tipo de operaciones, especialmente en la ejecución de las acciones iniciales como las marchas y desplazamientos ya sean administrativos o tácticos, considerando que estos últimos exigirán una mayor planificación de su empleo debido a la seguridad que debe primar en la ejecución de movimientos tácticos. Durante los altos y estacionamientos cortos se utilizará los mismos medios sin variación. Cuando las unidades ocupan zonas de reunión por largo tiempo, se puede prever la instalación de sistemas alámbricos que se utilicen junto a los mensajeros, los mismos que permitirán la alternabilidad de los sistemas - 65 -
  • ayudando a la continuidad de los enlaces y en ciertos casos la preservación de la seguridad de la unidad. Al desencadenarse las acciones ofensivas en las diversas etapas de su ejecución, de manera general los sistemas que son mayormente explotados continúan siendo el radio y los mensajeros, considerando las limitaciones y restricciones que se requieran de acuerdo al desarrollo de las operaciones. Por tal razón, el oficial que planifique el apoyo de Comunicaciones debe analizar detenidamente el sistema más adecuado con las normas y procedimientos más convenientes para permitir el cumplimiento de la misión de la unidad apoyada. e. Las comunicaciones en las operaciones defensivas La ejecución de las operaciones defensivas puede caracterizarse ya sea por la ocupación y mantenimiento de un área específica o por el desarrollo de acciones dinámicas y con desplazamientos dentro de un sector de operaciones. Estas características determinarán la prioridad de un sistema de comunicaciones sobre otro, así, en el primer caso será preponderante el alámbrico y los mensajeros ya que las acciones se desarrollarán bajo la norma del mantenimiento del área defendida. En el otro caso, al contrario, tendrá prioridad el radio y los mensajeros, considerando las características de movilidad y rapidez de las acciones. f. Las comunicaciones en las operaciones retrógradas En la preparación de una operación retrógrada, la planificación de comunicaciones, debe prever; por una parte, el funcionamiento normal de los sistemas de radio de los últimos elementos en abandonar la posición para mantener la fisonomía del frente y contribuir a la disimulación de la operación que será realizada y por otra; la recuperación, el desmontaje de sistemas telefónicos y si es del caso la destrucción especialmente de líneas alámbricas instaladas y que sean irrecuperables. Se mantendrá el mismo volumen de tráfico con mensajes simulados, especialmente con el medio radio, para dar al enemigo, que está en escucha, la impresión de absoluta normalidad del dispositivo en el frente. El apoyo - 66 -
  • de Comunicaciones en estos casos implica una gran actividad de cobertura y engaño a fin de lograr el éxito en la operación, especialmente cuando no existe la presión del enemigo. g. Las comunicaciones en las operaciones especiales Las operaciones en selva, ribereñas, de asalto aéreo y cualquier otra que implique actividades no convencionales recibirán el apoyo de comunicaciones que se adapte a cada caso, en su mayoría bajo el esquema principal de comunicaciones radioeléctricas de corto y largo alcance. Serán la responsabilidad, acuciosidad y buen criterio del planificador del apoyo de comunicaciones las que permitirán establecer los sistemas óptimos procurando que los enlaces no sean inte-rrumpidos y por tanto que las misiones de las unidades apo-yadas sean cumplidas a cabalidad. 4. Apoyo de aviación del ejército Los medios de aviación del ejército proporcionan a los comandantes de las unidades terrestres grandes ventajas para incrementar sus capacidades en el campo de batalla. Las unidades de aviación del ejército, de acuerdo a los medios orgánicos que disponen están en capacidad de conducir operaciones de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate, sin embargo es importante que los comandantes de las unidades apoyadas, visualicen claramente las condiciones en las cuales el empleo de los medios aéreos será favorable. Es importante destacar que las misiones de la Aviación del Ejército como arma de apoyo de combate serán las mismas en las operaciones ofensivas, defensivas y retrógradas, estas misiones son: el movimiento aéreo, la búsqueda y rescate; y, el apoyo al sistema C3I2. Cuando se la emplea como elemento de apoyo de servicio de combate la aviación del ejército cumple misiones de movimiento aéreo y evacuación aeromédica. Para el cumplimiento de las misiones establecidas en los párrafos anteriores, las unidades de aviación del ejército, lo realizarán a través de la determinación y asignación de las relaciones de - 67 -
  • apoyo, dependiendo éstas de la situación propia y la del enemigo, disponibilidad logística y requerimientos específicos de apoyo a la misión. Cuando las unidades de aviación participan en misiones de combate no existe relación de apoyo, únicamente se establece relación de apoyo cuando los medios aéreos se emplearán en misiones de apoyo de combate o de apoyo de servicios de combate. Las relaciones de apoyo incluyen el apoyo directo y el apoyo general. 5. Apoyo de inteligencia a. Misión de inteligencia La Inteligencia militar proporcionará apoyo de inteligencia, contrainteligencia y seguridad en forma permanente en los sectores de responsabilidad de las unidades apoyadas para satisfacer sus requerimientos, a fin de facilitar la planificación y ejecución de las operaciones. b. Apoyo de inteligencia en las operaciones ofensivas Considerando que la sorpresa es un factor sustancial en las operaciones ofensivas, el apoyo de inteligencia debe estar o-rientado a obtener y procesar información sobre la composición, dispositivo y efectivo de las tropas enemigas antes, durante y después de las operaciones. Las operaciones ofensivas en todos los niveles requieren apoyo de inteligencia para evadir, engañar o sorprender al enemigo. La inteligencia ayuda al comandante a decidir cuándo y dónde concentrar la suficiente potencia de combate para destruir al enemigo. En el nivel táctico se apoyará a las unidades que ejecutan los reconocimientos o contra reconocimientos para evitar ser sorprendidos, mantener la sorpresa e iniciativa. Los comandantes en todos los niveles de conducción deberán coordinar la inteligencia con el resto de sistemas operacionales del campo de batalla citados anteriormente. - 68 -
  • c. Apoyo de inteligencia en las operaciones defensivas La inteligencia apoyará a la maniobra proporcionando alerta oportuna sobre el acercamiento del enemigo. Una vez iniciado el ataque enemigo, es prioritario orientar el esfuerzo de búsqueda para identificar las tropas empeñadas y la dirección de su ataque principal tan pronto como sea posible, para ello se emitirán órdenes y pedidos de búsqueda prioritariamente a las unidades de reconocimiento y seguridad. La defensa es una operación que permite mantener una posición, detener o destruir un ataque enemigo; se fundamenta en una buena organización del terreno, adecuado plan de ba-rreras y eficiente empleo de su reserva, pero también se basa entre otras cosas en la explotación adecuada de las debilidades del enemigo. El PICB estará orientado a determinar la avenida de aproximación más peligrosa y la más probable. Se debe tener clara la forma de emplearse que tienen las unidades enemigas, por lo tanto desarrollará la plantilla doctrinaria lo más ajustada posible a la forma de maniobrar de las diversas unidades enemigas sobre el terreno. La inteligencia también será el arma de apoyo de combate que desde la época de paz proporcione la alerta oportuna sobre las actividades del enemigo en función de los indicios y en coordinación con los sistemas de inteligencia de las otras ramas de las Fuerzas Armadas. Con la información recopilada en el PICB, se debe entonces desarrollar la situación es decir, conocer la composición, dispositivo y efectivo del enemigo, para lo cual el orden de bata-lla y la doctrina de posibilidades se constituyen en instrumentos importantes de análisis que permitirán levantar la posibilidad más probable necesaria para la toma de decisiones del Comandante de la unidad apoyada. d. Apoyo de inteligencia a las operaciones retrógradas Para poder desarrollar la situación es conveniente mantener contacto con el enemigo a través de destacamentos dejados - 69 -
  • en contacto, en el caso del repliegue voluntario o fuerzas de cobertura en el caso del repliegue bajo presión o la acción retardatriz. Los elementos de inteligencia deben ser parte de las fuerzas que están en contacto con el enemigo para desarrollar la situación y poder alertar al comandante, el sector del ataque principal enemigo a fin de que pueda seleccionar adecuadamente las rutas de repliegue hacia la retaguardia. El análisis e interpretación de las comunicaciones interceptadas, adquiere gran importancia en la deducción de la intención del enemigo, por lo tanto debe existir un trabajo coordinado entre la inteligencia militar y la guerra electrónica. Además la inteligencia militar provee la información adecuada y oportuna acerca de las condiciones anímicas de la población presente en el área de operaciones a fin de determinar su predisposición al apoyo a nuestras operaciones o su hostilidad de ser el caso. e. Apoyo de inteligencia a la planificación deliberada y de conducción de las operaciones militares Los planes constituyen la base para iniciar las operaciones, pero el comandante debe considerar que éstos pueden sufrir variaciones debido a los rápidos cambios de la situación, por lo que, constantemente deberá tomar decisiones oportunas utilizando la información e Inteligencia disponible. De contar con el tiempo adecuado, deberá elaborar el número de planes necesarios para hacer frente a todos los posibles cursos de acción del enemigo. La inteligencia determina las capacidades, limitaciones y posibilidades del enemigo, para permitir a la unidad apoyada su oportuno y correcto empleo; la preparación de inteligencia del campo de batalla (PICB) constituye una herramienta en la evaluación del mismo. El empleo de medidas de contrainteligencia tanto activas como pasivas, disminuirá el riesgo de que las intenciones sean descubiertas prematuramente, incrementando las - 70 -
  • capacidades de acción y reacción de las fuerzas propias. El conocimiento real y detallado del enemigo, el terreno y las condiciones meteorológicas, así como de las capacidades y limitaciones propias de las unidades, facilitarán la adopción de las correctas medidas de seguridad de personal, material, equipo e instalaciones que permitan reducir el riesgo de las operaciones. El éxito de toda operación radica en una efectiva orientación del esfuerzo de búsqueda, obtención, procesamiento y difusión oportuna de la inteligencia del enemigo, terreno y condiciones meteorológicas, que podrían influir en el cumpli-miento de la misión a fin de que el comandante visualice adecuadamente el campo de batalla y emplee con el máximo de eficacia las unidades de combate, apoyo de combate y apoyo de servicios de combate. El apoyo de las unidades de Inteligencia es similar tanto en las operaciones ofensivas, defensivas como retrógradas, para lo cual estas unidades se encontrarán bajo la relación de apoyo directo.B. APOYO DE SERVICIO DE COMBATE 1. Apoyo logístico El apoyo logístico, como otro sistema del campo de batalla, es importante para todo comandante, pues sin él, no se conseguirá el éxito en las operaciones, exige una marcada interdependencia. El apoyo logístico, posibilita una operación, pues, genera y sustenta el poder de combate para el empleo en el tiempo y lugar que el comandante requiera. Los comandantes dirigen las acciones para obtener la iniciativa, mantener el ímpetu y explotar el éxito, combinando y equilibrando los requerimientos de la misión y del apoyo logístico de combate. El comandante de una fuerza, es el responsable por integrar el apoyo logístico con la operación general, y el comandante de la unidad de apoyo logístico será un asesor importante, pues, en la planificación él verá las cosas desde una perspectiva diferente. Sin integración, se corre el riesgo que las operaciones tomen - 71 -
  • rumbos diferentes y no se puedan apoyar mutuamente. Con integración, se contribuirá de manera óptima para que exista apoyo continuo, planificación, preparación y ejecución adecuada. a. Propósito de apoyo logístico Permitir al comandante la generación de la potencia de combate entregando todos los recursos y medios necesarios, de una forma oportuna y rápida, para imposibilitar la reacción del enemigo. Para esto se requiere de una adecuada coordinación entre los comandantes operativos y tácticos con sus respectivos comandantes logísticos. Una sincronización efectiva de los requerimientos, posibilita a los comandantes iniciar y sustentar las operaciones y extender su alcance operacional. El alcance de las operaciones de apoyo logístico, está íntimamente relacionado con el nivel de conducción de las operaciones de combate y con el uso efectivo de los recursos y capacidades; esto permitirá establecer y desarrollar la explotación máxima de los recursos de apoyo, que varían de acuerdo al tipo de operación. b. Principios del apoyo logístico Para que el comandante de una fuerza pueda ejecutar eficientemente una operación, necesita un apoyo logístico efectivo, esto se logra aplicando ciertos principios propios que son: 1) Previsión Significa prever el apoyo adecuado en el lugar y momento correctos. Esto comprende la identificación, acumulación y mantenimiento del mínimo de bienes, capacidades e información necesaria para cubrir los requerimientos de apoyo, si esto no acontece, se cede la iniciativa al enemigo. 2) Economía Es utilizar estrictamente lo necesario en cantidades y medios suficientes para cada ocasión; mejoramiento cons- - 72 -
  • tante de los métodos, organizaciones y mantenimiento del material y equipo para obtener el máximo rendimiento de los medios empleados. 3) Continuidad Es la disponibilidad de los medios logísticos para apoyar constantemente desde antes del inicio de las operaciones hasta después de finalizadas las mismas, pasando por todas las fases de una operación. 4) Oportunidad Es el condicionamiento de la previsión y provisión de los medios al factor tiempo, a fin de que las necesidades puedan ser atendidas de la mejor manera, en cantidad, ca-lidad y plazo. 5) Flexibilidad Capacidad de adaptarse para hacer frente a las diferentes situaciones, misiones y conceptos de operación que se presenten. 6) Equilibrio Es la ecuanimidad en los actos y juicios, consiste en conjugar todas las necesidades del apoyo con las posibilidades y recursos de las unidades logísticas. 7) Simplicidad Significa evitar la complejidad en la planificación y ejecución de las operaciones de apoyo. Es el concebir planes y procedimientos de muy fácil realización. 8) Seguridad Su materialización garantiza la ejecución de los planes. La seguridad que se adopte en el transporte como en las instalaciones, permitirá el éxito en las operaciones. En forma general, durante las operaciones logísticas se debe observar las siguientes medidas de seguridad: abaste- cimiento nocturno a las unidades apoyadas; defensa perimetral de las instalaciones logísticas; y, desdoblamiento de las instalaciones. - 73 -
  • c. Marco de ejecución El apoyo logístico se puede ejecutar en los niveles estratégico, operativo y táctico. En el nivel estratégico, está ligado a la infraestructura económica del Estado. Se ocupa de conseguir los recursos necesarios para que las fuerzas puedan cumplir la misión asignada. También gestiona y aporta los medios necesarios para los movimientos de proyección de la fuerza hacia otros escenarios. En este nivel la logística se preocupa de la producción, adquisición y distribución de medios para la Fuerza Terrestre. El apoyo operativo, comprende aquellos apoyos que necesitan las fuerzas para actuar en un teatro de operaciones terrestre. Tiene un carácter esencial de determinación de necesidades y distribución de recursos. En éste la logística se ocupa de la recepción de las tropas y de los recursos, del desarrollo de la infraestructura necesaria, de gestión del material, de los transportes, de la asistencia sanitaria, del mantenimiento del material y del abastecimiento de los recursos. En el nivel táctico, el Apoyo Logístico proporciona y mantiene los medios de vida y de combate que necesitan las unidades para cumplir su misión, desembarazándolas de lo innecesario o averiado. d. Las funciones logísticas Función logística, es el conjunto de actividades destinadas a satisfacer las necesidades materiales, de vida y de combate de las tropas, con la finalidad de mantener su eficiencia combativa, las mismas que son: 1) Abastecimiento Función logística, encargada de la previsión y provisión del material necesario y de todas las clases de abastecimientos para las fuerzas militares, a fin de establecer la cantidad y la calidad de los artículos, y el lugar y momento en que deben ser entregados. - 74 -
  • a) Clasificación de los abastecimientos (1) Clase I: Artículos de consumo diario que satisfacen la subsistencia y mantención de los hombres y de los animales. (2) Clase II: Artículos de uso común y general; que constan en las tablas de dotación. Todos los servicios administran artículos de clase II así: - Intendencia: calzado, vestuario, suspender, cinturón de campaña, carpas, estacas, palitroques, poncho de aguas, cocinas de campaña, repuestos, vajilla de campaña, morral, tula, mochila, cantimplora y otros. - Material de guerra: cascos de acero, armamento individual y colectivo, máscaras, brújulas, vehículos tácticos, repuestos para armas, aparatos de puntería y otros. - Transportes: vehículos, llantas, baterías, transportes fluviales, repuestos automotrices y otros. - Sanidad: equipo sanitario, equipo quirúrgico, medicinas, paquetes sanitarios, repuestos para equipos sanitarios y otros. (3) Clase III: Combustibles, lubricantes y grasas. Son artículos manejados por el servicio de transportes; y aquello que corresponde a lubricantes y grasas para el mantenimiento del armamento por el servicio de material de guerra. (4) Clase IV: Son todos los artículos o equipos que no constan en las tablas de dotación, por la imposibilidad de prever su empleo y porque se relacionan con las necesidades decurrentes de una operación; comprenden maquinaria, material de construcción o de fortificaciones entre otros. Todos los servicios pueden manejar abaste- cimientos Clase IV, de acuerdo a las exigencias específicas. - 75 -
  • (5) Clase V: Comprende la munición para armas livianas, medianas y pesadas, minas, cohetes, misiles, granadas, mecha lenta, cordón detonante, dinamita, pentolita, pentrita, pólvora, etc. b) Ciclo de abastecimiento Es el período que transcurre entre cada una de las entregas de abastecimiento en que se puede dividir el nivel operacional. Los ciclos de abastecimientos son: - Normal: entrega diaria cada 24 horas. - Regular: entrega en períodos fijos, no menores a 48 horas. - Irregular: entrega en períodos alternos no regulados mayores a 48 horas. 2) Mantenimiento Función logística que comprende las acciones de planificación y ejecución para conservar en condiciones de uso todo el material existente. El mantenimiento en sí, es el cuidado dispensado y el trabajo efectuado, para conservar cualquier artículo, material o equipo en condiciones normales de empleo y utilización, o restaurarlo a esta condición. Las acciones básicas del mantenimiento son: conservación; reparación; y, recuperación. La conservación comprende limpieza, lubricación, pequeños ajustes y otros trabajos simples, tendientes a mantener el material en condiciones de uso e impedir el desgaste prematuro del mismo. La reparación consiste en la solución de fallas presentadas en el material, por medio de sustitución o arreglo de piezas o conjuntos. La recuperación consiste en el reacondicionamiento del material a la condición de nuevo mediante la revisión, el - 76 -
  • desmontaje total o parcial, sustitución o arreglo de piezas o conjuntos. En el mantenimiento se incluyen las inspecciones, la clasificación del material en cuanto al estado, la evacuación del material reparable e inservible y la presentación de pro- puestas o alternativas para la venta del material inservible. 3) Transporte Función logística que comprende acciones relativas al movimiento bajo cuidados especiales de: hombres; animales; y abastecimientos, hacia las unidades o lugares de empleo. 4) Sanidad Es la función logística que se materializa por los especia- listas de sanidad. Se encarga de la conservación del potencial humano en las mejores condiciones para el combate, a través de medidas de prevención y recuperación. Las principales actividades de la sanidad son: la medicina preventiva, la evacuación, la hospitalización, y contribuyen a selección del personal. e. Influencia de la división territorial en el apoyo logístico Dentro del campo logístico la división territorial tiene su in-fluencia en los siguientes aspectos: constituye la base para establecer las zonas y áreas administrativas, especialmente logísticas, destinadas al abastecimiento, mantenimiento, transporte y atención médica de la propia unidad y de las unidades subordinadas; encuadra la jurisdicción administrativa, especialmente logística, de los diferentes escalones; y, permite estructurar el sistema logístico. f. La operación logística La operación logística consiste en asegurar la continuidad, adecuación y suficiencia de insumos para las operaciones. En el nivel operativo la logística condiciona a la maniobra de ese nivel, mientras que en el nivel táctico la operación logística estará supeditada a la maniobra. - 77 -
  • La operación logística debe conseguir el adecuado equilibrio en el apoyo para sostener las operaciones sin que se produzcan carencias significativas, pero no cargando a los mandos y a las unidades con más apoyos de los necesarios, de tal forma que dificulten sus movimientos o les obliguen a distraer medios para protegerlos o emplearlos con eficacia. 1) Normas para el apoyo logístico Como consecuencia de las características logísticas se establecen las siguientes normas para concebir el apoyo logístico: restricciones y limitaciones impuestas por las condiciones meteorológicas; vías de comunicación; capacidad de los medios; y, otros condicionantes de comando y control. Con estos datos quien planifica el apoyo logístico proporcionará la información que permita, por un lado, el asesoramiento al mando y, por otro, la oportuna y acertada toma de decisiones. Toda planificación logística debe incluir: misión logística; concepto de las operaciones logísticas; misiones o tareas de los órganos logísticos subordinados; prioridades, limitaciones y restricciones logísticas; y, instrucciones de coordinación para dirigir las actividades logísticas. 2) Planificación del apoyo logístico Antes de conocer la planificación del apoyo logístico será necesario conocer un gran número de factores condicionantes o solicitar aquellas informaciones que pueden afectar a dicha operación, tales como: tipo, ámbito, duración e intensidad de la operación a realizar; situación logística previa e inicial; líneas de comunicaciones a utilizar en los diferentes movimientos de personal y recursos; disponibilidad de medios de transporte, que se empleará y que será necesario gestionar; interoperabilidad de los métodos, medios o sistemas; y, actitud de la población civil ante las actividades y operaciones a realizar. - 78 -
  • Estos factores permitirán establecer: necesidades, disponibilidades; y, prioridades. a) Las necesidades En la cantidad, momento y lugar de los reemplazos, recursos, medios de transporte, instalaciones, abaste- cimientos y todo aquello que la situación logística inicial demande. b) Las disponibilidades En situaciones y cantidad de efectivos, recursos, medios de transporte, instalaciones, abastecimientos y todo aquello que la situación logística previa manifieste. c) Las prioridades Para la distribución y satisfacción de necesidades se debe observar: máximo aprovechamiento de las rutas de transporte, con una continua corriente de abaste- cimientos hasta los puntos más adelantados posibles, evitando la acumulación de recursos a vanguardia; revisión y actualización continua de las prioridades de apoyo de acuerdo con la evolución de la situación; constante previsión de utilización de medios y métodos alternativos, que permitan la continuidad en el apoyo; y, minucioso y detallado estudio de los movimientos de los órganos logísticos, garantizando el apoyo en todo momento. 3) Ejecución del apoyo logístico La ejecución del apoyo logístico se debe basar en los si-guientes aspectos: administración centralizada de los medios de transporte para agilizar su empleo; reducción al mínimo de descargas y trasvases de recursos, que den sencillez al sistema de movimiento y manipulación de los mismos; dispersión adecuada de las instalaciones de apoyo logístico, que proporcione seguridad al conjunto al tiempo que facilite los movimientos y las relaciones entre ellas; y máximo empleo de los recursos locales. - 79 -
  • 2. Apoyo de personal En la Fuerza Terrestre, no existen unidades exclusivas para este tipo de apoyo, normalmente, es proporcionado a las unidades a través del sistema de personal, el cual se basa para su eficiente desenvolvimiento, en las respectivas secciones existentes en los repartos militares. La administración de personal, es el proceso de planificación, organización, dirección, control y supervisión de todas las actividades relativas al personal, teniendo en cuenta la adecuada utilización del potencial humano de una organización. Las actividades en el campo de personal son las relacionadas con los militares, prisioneros de guerra y personal civil, subordinados, bajo la responsabilidad o vinculados funcionalmente a las organizaciones o fuerzas militares. Las actividades en el campo de personal que se desarrollan en toda unidad, son las relacionadas con: a. Efectivos Personal orgánico y disponible de una unidad. b. Reemplazos Individuo o fracción orgánica destinado a ocupar una vacante producida en una unidad durante una operación. c. Disciplina ley y orden Cumplimiento de normas y principios que establecen los reglamentos militares, que garanticen el orden y el desarrollo correcto de todas las actividades inherentes a la buena marcha de la unidad. d. Prisioneros de guerra Preparación y ejecución de planes tendientes a velar por el cumplimiento de leyes, reglamentos y tratados nacionales e internacionales (Derecho Internacional de Conflictos Armados – DICA). - 80 -
  • e. Registro de sepulturas Actividad tendiente al mantenimiento de sanidad adecuada, moral, y cumplimiento de las reglas de la guerra (DICA). f. Moral y servicios de personal Determinación del estado de la moral y mantenimiento del mismo por todos los medios. g. Procedimientos de personal Métodos o sistemas específicos que permiten el máximo de rendimiento del personal. Incluye clasificación, asignación, reclasificación, reasignación y ascensos. h. Manejo del interior Garantizar que todas las operaciones sean ejecutadas con la mayor eficiencia posible. i. Personal civil Optimización de la mano de obra civil para trabajos que no atenten a la seguridad militar. 3. Apoyo de asuntos civiles Las actividades de asuntos civiles hacen referencia a las relaciones del comandante y los demás componentes de una organización o fuerza militar, con las autoridades civiles y la población del área o territorio bajo la responsabilidad o jurisdicción del comandante de esa organización o fuerza. Las actividades de asuntos civiles son responsabilidad del comando y abarcan desde la asistencia o auxilio y control de la población, hasta el desempeño de algunas o de la totalidad de las tareas de gobierno relacionadas con la comunidad civil, en una área determinada. La conducta a seguir, y los objetivos trazados, a través de los asuntos civiles, deben estar de acuerdo con las leyes nacionales, acuerdos internacionales, directrices del gobierno y necesidades impuestas por la situación militar. - 81 -
  • La naturaleza de las operaciones de asuntos civiles varía con el tipo de guerra, las actitudes y el estado de la población en el área de responsabilidad y las necesidades del comandante. Estas operaciones pueden ser centralizadas o descentralizadas, conforme exija la situación. Normalmente, el concepto organizacional y operacional de asuntos civiles más adecuado establece una dirección centra-lizada y operaciones descentralizadas, incluido la provisión de unidades de asuntos civiles a los comandantes de unidades tácticas para que atiendan sus necesidades específicas. Los datos referentes a asuntos civiles, deben constituir elementos de planificación para cualquier operación militar. La planificación, debe considerar las posibilidades inherentes a todas las unidades del ejército para realizar operaciones de asuntos civiles y, debe prever el empleo de unidades y de especialistas de asuntos civiles para ampliar y apoyar esas posibilidades. A través de las actividades de asuntos civiles se pretende alcanzar los siguientes objetivos: - Fortalecer las operaciones militares (misión principal); - Cumplir las obligaciones impuestas por las leyes y tratados internacionales; - Promover la política interna y externa del país; y, - Acelerar la transferencia de la responsabilidad de las funciones civiles, eventualmente a cargo del comando militar, para representantes del gobierno militar, central o local. - 82 -
  • CAPÍTULO V OPERACIONES OFENSIVASEl término ofensiva es genérico para todos los niveles de laconducción militar, estratégico, operativo o táctico; se materializa encada uno de estos niveles por medio de maniobras y operaciones;por lo tanto, supone una actitud que se caracteriza por la búsquedadel enfrentamiento con el enemigo, imponiéndole el combate enunas condiciones tales que se consiga su derrota; es decir, que sedisminuya la eficacia de la fuerza enemiga, hasta tal punto que seaincapaz de cumplir sus misiones.La destrucción física de la capacidad de combate de un adversarioes costosa y puede incluso llegar a ser contraproducente; será, portanto, sólo uno de los caminos para derrotarlo.El éxito se logrará cuando se consiga atacar y anular la voluntad delucha del enemigo con las menores pérdidas posibles. Por ello, noserá imprescindible una superioridad cuantitativa global, sino unaadecuada concentración de la potencia de combate, que proporcionesuperioridad en el lugar y en el momento oportuno para que losresultados de su aplicación sean decisivos en relación con la finalidadque se pretende. Se debe considerar que el ataque debe ser dirigidoúnicamente contra objetivos militares. Los mismos deben seridentificados como tales, claramente designados y asignados.A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES OFENSIVASLa finalidad es la intención o el propósito de ejecutar cualquier tarea;en las operaciones ofensivas la principal es destruir al enemigo yvencer la voluntad de lucha imponiéndole la fuerza. Se puedenejecutar con otras finalidades, tales como:- Conquistar y mantener terreno clave;- Destruir al enemigo;- Privar al enemigo de recursos;- Aislar a una fuerza enemiga;- Facilitar operaciones futuras;- Obtener información sobre la situación y potencia del enemigo;- Fijar al enemigo restándole libertad de movimiento y maniobra; - 83 -
  • - Desorganizar posibles operaciones ofensivas del enemigo; y,- Engañar al enemigo.Al actuar con una adecuada combinación de estas finalidades entoda la profundidad del dispositivo enemigo, se lo está sometiendo auna amenaza simultánea y sustancial a la que tendrá que hacerfrente con clara pérdida de su libertad de acción.B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS 1. Establecer y mantener el contacto Este fundamento es aplicable cuando una fuerza no está en contacto con el enemigo o cuando éste intenta romperlo. Para mover una fuerza eficazmente en el campo de batalla, se requiere contar con información acerca de la fuerza enemiga. Lo primero que debe hacer el comandante es establecer el contacto con el enemigo; una vez que esto se logra, es posible evitar la sorpresa y obtener información que ayude a las operaciones futuras. Mediante el empleo de unidades de reconocimiento y seguridad, se hace todo el esfuerzo por establecer contacto con el enemigo lo más pronto posible, y por mantenerlo una vez que se haya establecido. De esta forma se obtiene información que permita evaluar las capacidades y probables cursos de acción del enemigo; aquella es la base para una inteligencia oportuna, tan necesaria para las decisiones. Se debe emplear todos los medios disponibles para localizar al enemigo tan pronto como sea posible y mantener una vigilancia sobre sus acciones. Una vez establecido el contacto con el enemigo no debe ser roto voluntariamente, sin embargo, puede ser mantenido por medio de la observación solamente. 2. Desarrollar la situación El desarrollo de la situación está ligado estrechamente al establecimiento y mantenimiento del contacto y, consiste en las acciones que se requieren para determinar el dispositivo, composición y efectivo del enemigo que se ha descubierto. Esto es importante porque el comandante estará en desventaja si no cuenta con información acerca del enemigo con quien combate. - 84 -
  • Las operaciones ofensivas se conducen eficazmente, sólo cuando están fundamentadas en la mejor información que se pueda obtener acerca del enemigo y sus capacidades. Una vez que se establece el contacto físico con el enemigo, y se determina la resistencia que éste presenta, se inicia las acciones destinadas a destruir su fuerza de seguridad, y a determinar los efectivos y la ubicación de la posición defensiva principal. Esta acción proporciona al comandante una información precisa para su continua apreciación de la situación, evita un desplazamiento prematuro de la fuerza principal y permite atacar al enemigo en las circuns-tancias más favorables. En las operaciones ofensivas, las fuerzas de cobertura normalmente desarrollan la situación, a través de una operación de reconocimiento en fuerza destinada a destruir las fuerzas enemigas que intentan establecer una protección de su posición defensiva principal, o intentan retardar el avance de la fuerza principal. Si la situación es tal, que la fuerza de cobertura no puede descubrir la posición enemiga con el reconocimiento, la iniciación del ataque puede tomar la forma de un reconocimiento ofensivo, por elementos del grueso de la fuerza, para obtener la información requerida en una forma rápida y detallada. Si se fracasa en el desarrollo de la situación, el enemigo adquiere una ventaja en la potencia relativa de combate, ya que el comandante no podrá ejecutar maniobras decisivas, y podrá ser sorprendido por una acción contraria del enemigo. 3. Explotar las debilidades que se conoce del enemigo En situaciones donde fuerzas de combate enemigas tratan de lograr una ventaja operativa o táctica, el comandante elude hacer frente a la superioridad enemiga y reacciona con máxima rapidez para aprovecharse de las debilidades conocidas, a fin de contribuir al éxito de la operación. Es preciso aprovechar al máximo cualquier deficiencia en el despliegue de las tropas, así como cualquier baja en el estado de ánimo general, insuficiencias en el apoyo que se presta a las tropas, errores tácticos y la inferioridad numérica del enemigo. - 85 -
  • Cuando se descubre la oportunidad de explotar las debilidades del enemigo, el comandante puede decidir empeñar todos los medios que tiene a su alcance para destruirlo; al conocer las debilidades enemigas y tomar las acciones tendientes a aprovecharse de éstas mediante el empleo de una mayor potencia relativa de combate, el comandante efectúa una aplicación inteligente de los principios de la guerra. Estas debilidades pueden ser producidas tanto por operaciones ofensivas como defensivas. 4. Ocupar o controlar el terreno clave (crítico) El cumplimiento de una misión ofensiva a menudo depende de si se puede lograr un pronto control, o la neutralización del terreno clave que sea esencial para tal operación. Sin embargo, la po-sesión de características claves del terreno, adquiere importancia cuando se utilizan para destruir al enemigo. El comandante trata de tomar y controlar el terreno que: contribuye a mejorar la observación; proporciona cubertura y encubrimiento; permite campos de tiro; controla las avenidas de aproximación y rutas requeridas tanto por el enemigo como por las fuerzas propias; y, aumenta la seguridad. Durante la planificación el comandante determina cual es el te-rreno que, al ser tomado o neutralizado, producirá resultados decisivos, y concentra sus fuerzas hacia la ocupación, destrucción y neutralización de dicha área. El rápido control de tal terreno permite la ocupación del área objetivo, facilita la destrucción de la fuerza enemiga, y normalmente, es el objetivo físico del ataque principal. También se considera como terreno clave, cualquier característica del terreno, que estando fuera de la zona de acción, proporciona una marcada ventaja a las fuerzas que lo posean. El comandante obtiene el control de estas características del te-rreno, con la ayuda de las unidades adyacentes. 5. Retener la iniciativa La iniciativa es la condición que existe cuando el comandante utiliza sus recursos a voluntad para influir en la acción. El - 86 -
  • comandante que tenga la iniciativa, puede ejecutar acciones que obliguen al enemigo a tomar los pasos pertinentes, para contrarrestarlas. El empleo audaz y agresivo de una potencia de combate avasa-lladora, el logro de la sorpresa o la explotación de los errores o debi-lidades del enemigo, contribuyen a lograr la iniciativa. La sorpresa siempre es un factor importante que es posible conseguirlo mediante la selección de la hora, lugar, dirección, tipo y poder de ataque inesperado, el engaño, la maniobra y la movilidad. Una vez alcanzada la iniciativa, se hace todo el esfuerzo por rete- nerla, ya que si se la pierde resultaría difícil y costoso recuperarla. La continua aplicación de la fuerza contra aquellas unidades enemigas que tengan menos posibilidades de resistir el ataque, la neutralización o destrucción de los medios que tenga el enemigo para influir en la situación y la pronta explotación de las acciones exitosas en todos los niveles, contribuyen a retener la iniciativa y mantener la libertad de acción. La iniciativa la pueden retener los comandantes que reaccionan rápidamente, y que cuentan con planes alternos listos para ser puestos en ejecución. Cobra especial importancia para retener la iniciativa, la interfe- rencia física o electromagnética del sistema de comando y control del enemigo, por medio de las operaciones de guerra electrónica. 6. Neutralizar las capacidades de reacción del enemigo Se debe hacer todo el esfuerzo posible para entorpecer o neutralizar la capacidad que tenga el enemigo para reaccionar ante el dispositivo y la maniobra impuestos por el comandante. La interdicción del campo de batalla, y la destrucción o interfe- rencia a las acciones de apoyo o de refuerzo del enemigo, reducen su capacidad de acción, reducen los riegos, aumentan la seguridad de las propias tropas y contribuyen a tomar y retener la iniciativa. La cobertura, el engaño, la interdicción, la guerra psicológica y guerra electrónica, son operaciones eficaces que se pueden - 87 -
  • emplear para reducir la potencia relativa de combate del enemigo, mediante acciones destinadas a neutralizar sus capacidades para reaccionar ante las maniobras del comandante. Las medidas de seguridad que impiden que el enemigo obtenga información acerca de las acciones propias, contribuyen a aumentar la potencia de combate y por consiguiente impiden que el enemigo interfiera en la operación. Estas medidas también permiten atacar al enemigo en la hora, lugar y forma inesperada, reduciendo así su capacidad para reaccionar eficazmente. 7. Integración del fuego y la maniobra La combinación del fuego y la maniobra involucra dos misiones independientes que, a fin de alcanzar la máxima potencia de combate, deben ser coordinadas cuidadosamente. El elemento de combate tiene la misión de entrar en combate con el enemigo y destruirlo. El apoyo de fuegos tiene la misión de reducir las posibilidades del enemigo de modo que no interrumpa el movimiento de los elementos de combate; y dentro de sus capacidades, deberá neutralizarlo o destruirlo. Para que los elementos de combate tengan libertad de acción, sin sufrir pérdidas mayores, es necesario que desde el inicio de las operaciones, el apoyo de fuegos logre una marcada superioridad y pueda mantenerla durante el transcurso del ataque. La supe- rioridad se establece, cuando el fuego enemigo ha sido reducido a tal grado, que los elementos de combate puedan avanzar sin sufrir pérdidas significativas. Físicamente esto depende de un gran volumen, una elevada precisión y una distribución apropiada de los fuegos. Una vez que se establece dicha superioridad, debe ser mantenida mediante el apoyo de fuegos o por los propios elementos de combate, de lo contrario se detiene el ataque. 8. Mantener el ímpetu del ataque Una vez que se haya lanzado el ataque, se busca por todos los medios de mantener su ímpetu hasta que se haya tomado el objetivo. El factor más importante es la flexibilidad y la velocidad con que se emplee la potencia de combate. El comandante debe lograr su objetivo en el tiempo más corto posible; debido a que la fuerza atacante por lo general no avanza - 88 -
  • uniformemente y penetra en algunos lugares con más facilidad que en otros, no se debe tratar de mantener a las unidades en línea durante el ataque, ni de adherirse estrechamente a un plan de ataque preconcebido. Se trata por todos los medios de avanzar por los lugares donde el ataque es satisfactorio, en estas circunstancias, una unidad puede ayudar al avance de una unidad adyacente, especialmente proyectando el fuego contra los flancos del enemigo. Las fuerzas enemigas que no constituyen obstáculo para la misión, son pasadas por alto o destruidas utilizando la fuerza mínima necesaria. La presión continua contra una fuerza enemiga debilitada, le impide descansar del combate y ejecutar una retirada ordenada, además le niega la oportunidad de tomar la iniciativa. La falta de mantener el ímpetu del ataque trae como resultado ataques inconclusos donde la fuerza atacante por lo general sufre grandes pérdidas. El ímpetu del ataque se mantiene a través del avance rápido del escalón de ataque, el empleo de las reservas, el desplazamiento de los elementos de apoyo de fuegos, y un efectivo apoyo de servicio de combate. 9. Concentrar una potencia de combate superior en el momento y lugar decisivos La ofensiva exige la concentración de una potencia de combate superior en el momento y lugar decisivos y su aplicación para destruir al enemigo. En el ataque esto comprende tres tareas principales: fijación del enemigo en posición, la maniobra ejecutada contra él para lograr una ventaja y, el lanzamiento de un potente asalto en el momento oportuno a fin de destruirlo. Es durante esta última tarea cuando se concentran los elementos de combate y de apoyo de combate, se empeñan las reservas, si es necesario, para alcanzar la máxima potencia de combate posible y destruir al enemigo. Cuando es necesario concentrar las fuerzas, se debe hacerlo en el lugar decisivo, lo más cerca del enemigo y en el tiempo más corto posible. Una vez concentradas las fuerzas, la operación - 89 -
  • debe ejecutarse rápidamente ya que dicha concentración detiene el ataque y esto constituye un blanco lucrativo para el enemigo. Cuando se presenta la oportunidad de combatir decisivamente, el comandante empeña todos sus recursos y exige el máximo esfuerzo de sus hombres. Si el enemigo elude el combate decisivo, el comandante debe tomar una acción inmediata para recuperar o mantener el contacto. 10. Seguridad e integridad de la fuerza La seguridad siempre es un factor esencial, sea que la tropa esté estacionada, en movimiento o en combate. Toda unidad es responsable de su propia seguridad sin importar el grado de seguridad que le proporcionan otras unidades. El comandante es el responsable de adoptar todas las medidas necesarias, para que su fuerza no sea tomada por sorpresa y para mantener la integridad de su unidad. Las medidas que el comandante tome dependen de la proximidad del enemigo, es decir, si el contacto es remoto, probable o inminente. Sin embargo las acciones que se tomen no deben desviar innecesariamente a los elementos o esfuerzos destinados a cumplir la misión de la fuerza a la cual se protege. La seguridad es efectiva si se cuenta con medios de detección eficaces, si existe suficiente tiempo y espacio de maniobra para eludir, neutralizar o eliminar una amenaza. Durante la preparación del ataque, el comandante debe emplear medidas activas y pasivas para conservar la seguridad y su potencia de combate. Esto lo hace con el fin de mantener su li-bertad de acción, lo cual contribuye a retener la iniciativa, y evitar una interferencia inesperada o sorpresa por parte del enemigo. Durante el ataque es esencial mantener la seguridad para preservar la integridad de la fuerza. Un ataque agresivo normalmente proporciona seguridad. La integridad es la condición que se logra al mantener la unidad como una fuerza combativa eficaz. El comandante trata de que sus fuerzas no sean divididas a fin de evitar que sean destruidas - 90 -
  • por separado. El es responsable de que siempre exista disponible el apoyo necesario. Cualquier acción que reduzca la preparación para el combate de su fuerza, o amenace la integridad de su comando, exige que el comandante se concentre en la reorganización de sus fuerzas durante el ataque y durante la consolidación del objetivo.C. CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES OFENSIVASEn las operaciones ofensivas, tomar la iniciativa es un factor básicopara el éxito, por ello deberá tenérsela presente en todos losescalones de mando.La iniciativa se logra gradualmente mediante la adecuada aplicaciónde las características de las operaciones ofensivas: sorpresa,concentración, rapidez, audacia y flexibilidad. 1. Sorpresa La sorpresa, como principio básico en todo tipo de operaciones mi-litares, quedó definida en el tercer capítulo, cuando se analizaban los principios de la guerra. No obstante, donde adquiere un valor básico máximo es en su aplicación en las operaciones ofensivas. La sorpresa absoluta tanto en el nivel operativo como táctico, es difícil de lograr, dadas las posibilidades crecientes de los medios de vigilancia, observación y detección, sin embargo la sorpresa parcial o relativa siempre será más fácil de obtener y es preciso alcanzarla. El enemigo puede esperar ser atacado, pero se lo puede sorprender con la forma de maniobra, el ímpetu, la potencia, etc. El ocultamiento absoluto de las operaciones no es imprescindible, bastará con que el enemigo se dé cuenta de ello lo suficientemente tarde haciendo que su reacción sea ineficaz. La obtención de la sorpresa se favorece conociendo los propósitos del mando enemigo, a la vez que se le niega la posibilidad de dirigir su sistema de vigilancia acertada y oportunamente, desencadenando ataques repentinos y violentos desde: direcciones inesperadas; a través de terrenos difíciles; con condiciones me-teorológicas adversas; tras reiteradas fintas o demostraciones y, cambiando bruscamente el ritmo de las operaciones. - 91 -
  • Exige mantener el secreto en los preparativos y aplicar en su caso un buen plan de engaño. Dado que los efectos de la sorpresa serán fugaces, ha de preverse su explotación con acciones rápidamente ejecutadas. La sorpresa debe buscarse siempre porque constituye una ventaja considerable para el atacante. 2. Concentración El resultado decisivo de toda operación ofensiva requiere la aplicación de una potencia de combate superior a la enemiga en lugares y momentos determinados. Así pues, se harán coincidir los ataques de las unidades de combate sobre cada uno de los puntos claves elegidos, de forma que el defensor se encuentre, en cada caso, ante una masa de ma-niobra claramente superior. A la vez, se aplicará sobre ellos la potencia de fuego disponible proporcionada por todos los sistemas de armas terrestres, aéreas y navales, lo que requerirá una adecuada coordinación. Como toda la actividad, quedará tarde o temprano descubierta por el enemigo, será preciso entonces, disponer de elementos capaces de prestar la adecuada protección a la fuerza atacante. Esto, a nivel operativo, tendrá su máxima expresión con la consecución de la superioridad aérea, al menos local, y con el empleo de medios de defensa aérea, fuegos y movimiento que permitan la adecuada protección de las fuerzas de combate y de apoyo de combate; a nivel táctico, se logra impidiendo o al menos dificultando, toda actividad de reconocimiento terrestre del enemigo y empleando toda la gama posible de medidas activas y pasivas. Los mandos actuarán definiendo el momento, lugar y potencia de sus esfuerzos principal y secundario, sincronizando toda la operación. Durante la conducción del ataque los mandos mantienen dispersas las fuerzas, buscando protección frente a la presión y efectos mortíferos del armamento moderno, hasta el momento oportuno de concentrarlas convergiendo sobre sus objetivos. Retienen bajo - 92 -
  • su control medios de apoyo de combate suficientes para cambiar el esfuerzo principal hacia el secundario, si se aprecia ventajas en ello. Mantienen la fuerza concentrada tras un ataque con éxito para aprovechando su impulso, explotar los efectos obtenidos. Si a continuación se perciben nuevas amenazas, vuelven a dispersarlas. Para designar los blancos de las armas individuales y de las unidades de tiro se tomarán las mismas precauciones que para asignar objetivos militares, en función del resultado esperado (por ejemplo destrucción o neutralización) y teniendo en cuenta el poder destructor de las municiones utilizadas (cantidad, datos balísticos, efecto puntual o en una zona, consecuencias para el entorno). 3. Rapidez La rapidez es esencial para el éxito, ella fomenta la sorpresa, mantiene al enemigo fuera de equilibrio, contribuye a la seguridad de la fuerza atacante e impide al defensor reaccionar con eficacia. Será en el marco de las operaciones ofensivas donde se obtenga el máximo partido de su dominio. De forma que permita mante- ner una presión constante sobre el defensor para evitar que se recupere de la sorpresa y de los efectos físicos y psicológicos causados por el ataque. La rapidez en una operación ofensiva supone una planificación rigurosa. La consideración del ritmo adecuado influirá en la determinación de los momentos y direcciones de ataque más favo-rables, las operaciones en profundidad, las actitudes que permitan la rápida transición entre fases, el adecuado diseño de las organizaciones operativas, así como en la organización y ubicación de los apoyos de combate y apoyos logísticos. 4. Audacia Es mostrarse atrevido para afrontar lo desconocido, aceptando riesgos calculados durante la ejecución de una operación. La audacia se manifiesta mediante la disposición para explotar agresivamente las situaciones favorables que se presenten hasta la consecución del objetivo asignado. La audacia puede caer en la temeridad cuando los riesgos que se aceptan no han sido debidamente evaluados, de forma que, de - 93 -
  • materializarse, pongan en peligro el cumplimiento de la misión recibida u obliguen al empleo de recursos del mando superior inicialmente destinados a otros fines. 5. Flexibilidad La flexibilidad, habilidad para adaptarse a las variaciones del concepto de la operación, situación y ambiente de combate. Esto supone apertura de mente y planes sencillos con soluciones alternativas. Mantener una reserva apropiada es un requisito básico para la flexibilidad táctica u operativa, ya que ningún plan podrá prever de manera certera las variadas situaciones que pueden presentarse más allá de los primeros combates. Sin embargo, a más de planes alternos y reservas apropiadas, la flexibilidad se obtiene también mediante un escalonamiento de los medios en profundidad, las posibilidades de transportar los fuegos de apoyo de un lugar a otro de la zona de operaciones o acción táctica a fin de proporcionar un apoyo estrecho y continuo a las unidades del escalón de ataque, la juiciosa utilización de los medios de transporte disponibles y el buen funcionamiento del sistema de mando y control.D. TIPOS DE OPERACIONES OFENSIVASLas operaciones ofensivas son: el movimiento para establecer elcontacto, el ataque, la explotación del éxito y la persecución. 1. Movimiento para establecer contacto Es la operación de desplazamiento que se ejecuta para entrar en contacto con el enemigo o reestablecerlo si así fuera el caso. Durante el movimiento pueden desarrollarse reconocimientos en fuerza y combates de encuentro. a. Reconocimiento en fuerza Es una operación de objetivo limitado, que la ejecuta una fuerza de considerable valor. Las finalidades son obtener información del enemigo (ubicación, composición y efectivo) y demás factores del orden de batalla necesarios para el comandante. - 94 -
  • Es pues, una operación a emprender a partir de propósitos del mando claramente identificados con relación al grado de empeño de la fuerza a emplear, la cual se organizará coherentemente de acuerdo con la información que se desea obtener. Cuando se pretenda obtener información sobre un frente amplio enemigo, la operación puede descomponerse en fuertes acciones tácticas aplicadas sobre puntos escogidos. Las reacciones del enemigo permitirán alcanzar las finalidades perseguidas. En forma continuada la fuerza empeñada puede recibir la orden de fijar al enemigo, atacarlo o destruirlo. El reconocimiento en fuerza se realiza en beneficio de la pla- nificación de las operaciones futuras; las unidades de tanques e infantería son las más apropiadas para ejecutarlo. b. Combate de encuentro Son enfrentamientos con el enemigo, ejecutados normalmente, con las fuerzas de seguridad. Estos combates permiten mantener la libertad de acción y pueden transformarse en ataques improvisados si el objetivo del atacante es des-truir al enemigo y mantener su potencia de combate. Pueden ejecutarse en el movimiento para establecer contacto o durante la explotación del éxito. 2. Ataque Es el empleo del grueso de las fuerzas en el lugar decisivo y en el momento oportuno para lograr la destrucción del enemigo y realizar una explotación minuciosa, planificada y audazmente ejecutada para tener éxito. Todo ataque persigue la derrota del enemigo sobre el que se dirige, a veces para ello será preciso destruirlo y otras sólo neutralizarlo; serán las intenciones de los mandos de los escalones superiores las que en cada caso dicten la conducta a seguir. El ataque se orienta normalmente hacia la fuerza enemiga, no hacia el terreno y, el éxito vendrá proporcionado fundamentalmente por la materialización, con agilidad, del principio de masa y con un ritmo sostenido hasta conseguir que el defensor ceda en sus propósitos. - 95 -
  • Cuando un ataque se materializa, debe hacerse de forma violenta y rápida. Hay que alcanzar los objetivos asignados y consolidar su posesión antes de que el enemigo tenga tiempo de reponerse y reaccionar; esto se consigue imponiendo al enemigo el ritmo del ataque que debe mantenerse todo el tiempo, fundamentalmente con redespliegues, fuego y maniobra, relevos o refuerzos y con la coordinación de las operaciones. Como la finalidad del ataque es destruir, desgastar o desorganizar al enemigo, se lo puede ejecutar diferenciando dos formas; coordinada e improvisada, las mismas que se distinguen por el tiempo disponible para la planificación, coordinación y preparación antes de la ejecución, de allí que el ataque puede ser coordinado o improvisado. Es necesario considerar también que el ataque por ningún concepto se podrá detener, ante lo cual, su ejecución será continua, tanto en el día como en la noche. a. Ataque coordinado Se caracteriza por el empleo planificado y coordinado, metódico y detallado, del fuego y movimiento para cerrar sobre el enemigo y destruirlo o capturarlo. Requiere, por tanto, tiempo para su ejecución, debiendo asumirse el riesgo de acciones enemigas que traten de opo- nerse, anticipándose a su desencadenamiento, lo cual supone establecer planes para hacer frente a estas contingencias. Será imprescindible recurrir a este tipo de operaciones cuando el enemigo haya tenido ocasión de organizar una buena defensa; ello exigirá atacar simultáneamente y en toda la profundidad del dispositivo, los objetivos determinados durante la planificación, explotando al máximo cualquier éxito parcial obtenido. b. Ataque improvisado Es una operación ofensiva en la que se reduce el tiempo de preparación, incrementando la velocidad y la audacia para aprovechar el momento oportuno. - 96 -
  • El comandante que emprende esta operación tiene la clara finalidad de anticipación al oponente, ya que con sus fuerzas disponibles y un mínimo de preparación busca evitar que el enemigo se concentre o prepare una defensa. Para llevarlo a cabo se requiere una gran agilidad. En la preparación, se prescinde o disminuyen los reconocimientos, lo que se traduce en un mayor esfuerzo del sistema de inteligencia; y en la ejecución, los elementos de combate, de apoyo de combate y de apoyo de servicio de combate, deben estar muy compenetrados en el uso habitual de procedimientos operativos normales que permitan el automatismo en el accionar. c. Ataque nocturno o en condiciones de visibilidad limitada El combate nocturno es inherente a todas las operaciones y ofrece excelentes oportunidades para el engaño y la sorpresa. Contribuye a las campañas particularmente cuando las operaciones durante el día son impracticables y también cuando la superioridad aérea local se torna difícil de alcanzar. Una presión continua, aplicada día y noche, especialmente contra un enemigo debilitado, permitirá su pronta destrucción y la explotación del éxito. La tecnología moderna ha permitido la creación y utilización de equipos de visión nocturna, que modifican, sustancialmente, determinadas características peculiares del combate nocturno. El desequilibrio a favor de una de las fuerzas enfrentadas, basado en un apropiado empleo de los sistemas de visión y de orientación durante las operaciones nocturnas, puede ser decisivo en el resultado final de la batalla. Cuando las tropas estén equipadas con aparatos de visión nocturna, se puede aplicar las mismas consideraciones sobre la planificación, preparación y conducción previstos para el ataque diurno, e incluso emplear las mismas formas de ma-niobra. La decisión de realizar un ataque nocturno debe ser tomada con suficiente anticipación para permitir el reconocimiento diurno, posibilitar la planificación detallada y permitir las - 97 -
  • coordinaciones, es habitual el uso de órdenes preparatorias y fragmentarias. Los ataques diurnos no deben ser interrumpidos con la llegada de la noche, de allí que la planificación debe permitir la flexibilidad necesaria para continuar con el ataque. El ataque nocturno es previsto para conquistar terreno clave y poder continuar con un ataque diurno posterior, normalmente es ejecutado durante las horas finales de oscuridad, a fin de reducir al mínimo el tiempo para que el enemigo interfiera en las acciones subsiguientes. Cuando las condiciones lo permitan, el ataque nocturno debe prevalecer sobre el diurno. El ataque nocturno puede complementarse con la iluminación del campo de batalla, la misma que debe ser desencadenada a pedido de la fuerza atacante, especialmente cuando se haya perdido la sorpresa. Los planes deben incluir todos los medios de iluminación como granadas de artillería y medios lanzados desde aeronaves. La principal finalidad de la iluminación del campo de batalla es atenuar las limitaciones que tienen las fuerzas por la ausencia de luz o por la inferioridad de medios de visión nocturna. 3. Explotación del éxito Es la operación empleada para mantener una presión ofensiva sobre fuerzas que se defienden, cuando éstas ven reducida su capacidad de resistencia tras haber sufrido un ataque con éxito. La finalidad de esta operación es mantener la iniciativa impidiendo que la fuerza enemiga se reúna y pueda reorganizar su defensa o retirarse ordenadamente. Su finalidad última es anular la vo-luntad de lucha del defensor. Todo ataque victorioso debe ser explotado audazmente en todos los escalones de mando, bien por las mismas fuerzas atacantes o por otras designadas con este cometido específico; debe ser una acción prevista y planificada. Ha de iniciarse oportunamente y sus objetivos parciales se vinculan con puntos claves del terreno. Esta forma de actuar no reconoce más limitaciones que las derivadas del propósito del mando superior o la carencia de medios para llevarla a cabo, sin embargo el fallo de no explotar - 98 -
  • un éxito agresivamente podrá permitir al enemigo detectar y explotar nuestras debilidades, recobrando así la iniciativa y la ventaja. 4. Persecución La persecución es la operación llevada a cabo cuando el defensor se retira desordenadamente. Su finalidad es completar la destrucción de la fuerza adversaria. Debe ser ordenada por el escalón superior cuando se perciba que el enemigo está huyendo intentando romper el contacto y alejarse del combate. Los indicadores para realizar la persecución son similares a los de la explotación, pero se manifiestan en mayor grado ya que el enemigo ha perdido su capacidad para luchar, revela desmoralización en sus tropas y trata de escapar a su destrucción. A diferencia de la explotación, no es previsible el tiempo y lugar y, por tanto, no se planifica, ni se reservan fuerzas específicamente para ella; serán las mismas fuerzas empeñadas las que la lleven a cabo con agilidad y audacia. Las acciones de interdicción ejecutadas por la fuerza aérea serán un complemento de alto valor para las acciones terrestres. No es necesariamente una operación posterior a la explotación, pudiendo ejecutarse tan pronto como se note la retirada del enemigo.E. FORMAS DE LA MANIOBRA OFENSIVALa maniobra tiene como finalidad buscar una posición ventajosadesde la cual pueda atacarse al enemigo, y ésta, puede alcanzarseal frente, flanco o retaguardia de su dispositivo, por fuerzas queoperen en superficie, desde el aire o una combinación de ambas.El acierto en la elección de una determinada forma de maniobrarestará estrechamente vinculado en cada caso a una detalladaevaluación de los factores de la decisión en cada nivel de mando.Las formas de maniobra ofensiva son: el rompimiento, elenvolvimiento, la penetración, el ataque frontal y la infiltración; quese emplearán en los diversos niveles de conducción, de acuerdo alas fuerzas que actúan y a los objetivos que se persiguen. - 99 -
  • 1. Rompimiento Se ejecuta contra un enemigo que tiene los dos flancos apoyados, lo que obliga al atacante a lanzar sus esfuerzos a través del frente, contra las fuerzas enemigas principales, separándolas y posteriormente destruyéndolas. Esta maniobra requiere de superioridad local en la zona de irrupción y penetración. El propósito final de esta maniobra es destruir a las fuerzas enemigas, lo que se logra después del rompimiento cuando éstas han sido divididas. Se diferencia de la penetración por la profundidad y la magnitud de la operación; sin embargo su planificación sigue los mismos preceptos. 2. Envolvimiento Es una maniobra ofensiva dirigida hacia objetivos que quedan expuestos por el enemigo en sus flancos o en su retaguardia inmediata, evitando las posiciones defensivas principales. El esfuerzo principal elude dichas posiciones, por uno o ambos flancos, o por aire, denominándose envolvimiento, doble envolvimiento o envolvimiento vertical, respectivamente. Los esfuerzos secundarios se emplearán con la finalidad de fijar la atención del defensor en el frente. Por consiguiente, el ataque se realizará desde una dirección inesperada, restando de esta forma ventajas a la posición defensiva. El envolvimiento obliga al defensor a cambiar su dispositivo inicial y a distraer mayores fuerzas para hacer frente a la amenaza creada por el ataque; de esta manera, la destrucción del enemigo puede realizarse en un terreno elegido por el atacante. En este aspecto, cuando el enemigo ocupa una posición fuertemente organizada, el envolvimiento es una maniobra ideal y, para llevarlo a cabo, es preciso previamente encontrar o crear un flanco expuesto o detectar fuerzas débiles en retaguardia. En este tipo de maniobra, la fuerza envolvente actúa fuera de la distancia de apoyo de los esfuerzos secundarios o fuerzas de fijación. Por esta razón, cada una de estas fuerzas debe ser lo - 100 -
  • suficientemente potente y móvil, para actuar independientemente y atacar antes de que el enemigo reoriente su defensa. Además a fin de evitar ser batido, se debe adoptar un dispositivo en profundidad y prestar mucha atención a los flancos. Figura 1-5 “El envolvimiento” Una variante del envolvimiento es el rodeo. La diferencia esencial estriba en que su objetivo está situado a mayor profundidad en la retaguardia enemiga que en el caso anterior, generalmente sobre sus líneas de comunicaciones. Puede requerir la disponibilidad de fuegos profundos para neutralizar posibles reacciones enemigas. El defensor sometido a un rodeo se verá obligado, para evitar ser destruido, a abandonar su posición o a distraer fuerzas de su posición defensiva principal, debilitando así su defensa. - 101 -
  • Figura 2-5 “El Rodeo” 3. Penetración Es la forma de maniobra que busca romper el frente enemigo, atravesar sus posiciones de resistencia y desorganizar el sistema de defensa alcanzando objetivos en profundidad. El esfuerzo principal se ejerce inicialmente en uno o varios puntos del frente a fin de concentrar la máxima potencia de combate para abrir una brecha en las posiciones defensivas enemigas, mantenerla abierta, neutralizar posibles contraataques y profundizar atacando los flancos o la retaguardia enemiga. Los esfuerzos secundarios, mientras tanto, realizan ataques de diversión con objeto de distraer o fijar al defensor en todo el resto del frente. Una penetración comprende la siguiente secuencia: ruptura de la posición defensiva del enemigo; ampliación y afianzamiento de la brecha; y, conquista del objetivo a retaguardia. Después de la ruptura; las otras dos fases de la secuencia serán determinadas por la situación. En algunos casos es conveniente - 102 -
  • realizar simultáneamente la ampliación de la brecha y la conquista del objetivo a retaguardia.En esta forma de maniobra, la conquista del objetivo se detienehasta que la brecha sea lo suficientemente amplia para permitir elpaso de las fuerzas que se emplearán en la fase final. Cuando lasfuerzas que ejecutan la penetración son suficientemente potentes,móviles y apoyadas por una potencia de fuegos, toda la secuenciahasta la desembocadura de la explotación son tan rápidas que sehace difícil distinguirlas.Esta forma de maniobrar puede ocasionar un gran desgaste por loque sólo debe emplearse cuando se disponga de potentes fuerzasde combate, cuando el enemigo está desplegado en un frente amplioo cuando sus flancos son inaccesibles. Figura 3-5 “La Penetración” 4. Ataque frontal Es la forma de maniobra en la que se ataca al enemigo sobre un frente extenso y se sigue las avenidas de aproximación más directas. Por lo general se recurre a esta maniobra cuando el comandante dispone de una potencia de combate superior y el - 103 -
  • enemigo se encuentra en clara desventaja. El comandante concentra entonces los efectos de sus armas de tiro directo e indirecto sobre las posiciones enemigas, el esfuerzo principal se dirige contra la parte anterior del dispositivo defensivo enemigo que se opone al avance, irrumpiendo en esa parte de la posición para desalojarlo, destruirlo o fijarlo. Esta es normalmente la forma de maniobra más costosa y produce un gran desgaste, ya que expone al atacante a los fuegos concentrados del defensor a la vez que se limita la eficacia de los propios. Es una maniobra adecuada como apoyo a un envolvimiento, un rodeo o una penetración planificada por el escalón superior, es también conveniente para la ejecución de la explotación y la persecución. Figura 4-5 “Ataque Frontal” 5. Infiltración Es la forma de maniobra en la que, mediante movimientos de fuerzas propias de limitada magnitud, no detectados por el - 104 -
  • enemigo, se penetra en su dispositivo para atacar posiciones en su retaguardia. Las unidades de infantería son las más adecuadas para ejecutar este tipo de maniobra, el comandante puede utilizarlas para atacar posiciones enemigas ligeramente defendidas y para atacar por el flanco o retaguardia, posiciones fuertemente protegidas, para tomar determinado terreno clave en apoyo del esfuerzo principal o para entorpecer operaciones enemigas en la retaguardia. Normalmente la infiltración se emplea en combinación con otros tipos de maniobra. Figura 5-5 “La Infiltración”F. PLANIFICACIÓN Y CONDUCCIÓN DE LAS OPERACIONES OFENSIVAS 1. Planificación La herramienta que permite la planificación es el PMTD, el mismo que es iniciado normalmente con la recepción, aclaraciones y coordinaciones pertinentes de la misión. - 105 -
  • La misión es la luz que orienta el estudio de la situación realizado por el comandante y su estado mayor, su enunciado puede determinar la conquista de un área o también la destrucción de una fuerza enemiga. Los efectos del terreno sobre la operación, la situación del enemigo y de fuerzas propias y, la potencia relativa de combate, permiten el levantamiento de cursos de acción por el escalón considerado. Los esquemas de maniobra correspondientes a los cursos de acción son preparados inicialmente en forma genérica; en el transcurso de la apreciación de la situación se analiza sus probables efectos ante las posibilidades del enemigo, son perfeccionados y además se establece los parámetros para posteriores comparaciones. Durante el perfeccionamiento de los cursos de acción éstos son exhaustivamente analizados (cuando se conduce el juego de guerra del PMTD), se detalla en forma genérica las unidades que serán organizadas, son determinados los objetivos, otras medidas de coordinación y control, los fuegos a realizar y los apoyos necesarios. Finalmente los cursos de acción perfeccionados son comparados y se selecciona aquel que permitirá el mejor cumplimiento de la misión, el cual se presentará como recomendación al comandante. Los medios disponibles raramente permiten que todas las fuerzas, tanto del escalón de ataque como las de reserva, tengan una potencia de combate de igual valor, normalmente, se debe organizar un esfuerzo principal y uno o más esfuerzos secunda- rios. Un ataque previsto para producir los resultados más decisivos y que tenga mayor probabilidad de éxito es designado como esfuerzo principal, el mismo que debe recibir superioridad de fuerzas y de apoyos. Los esfuerzos secundarios son utilizados para favorecer al éxito del esfuerzo principal, recibiendo únicamente los medios necesarios y suficientes para cumplir su misión. Una parte de la potencia de combate debe ser mantenida en reserva, a fin de emplearse en el momento y lugar decisivos para obtener un resultado favorable. La reserva es empeñada para aprovechar el éxito del ataque, para mantener el ritmo del mismo - 106 -
  • o para proporcionar seguridad, constituyéndose el principal medio con que el comandante puede influir en las acciones una vez iniciada la operación. El valor y composición de las reservas varía con el tipo de operación ofensiva a ser conducida, la misión prevista, los medios disponibles, la forma de maniobra adoptada, las características del área de operaciones, las posibles reacciones del enemigo, y el conocimiento de la situación por parte del comandante y su estado mayor. Cuando la situación es relativamente clara y las posibilidades del enemigo son limitadas, la reserva puede estar constituida por una pequeña fuerza. Pero cuando la situación es incierta, la reserva debe constituirse por una fuerza potente preparada para emplearse en cualquier lugar. Sea cual fuere el caso la reserva debe ser de valor suficiente para obtener una decisión cuando es empleada; las fuerzas que le son atribuidas no deben debilitar demasiado al esfuerzo principal. La reserva debe recibir adecuado apoyo de combate, inclusive los medios necesarios para disponer de la movilidad deseada. Una vez empeñada la reserva debe ser constituida otra lo más pronto posible, ya sea hipotecando la(s) reserva(s) de otro escalón o reorganizando las fuerzas disponibles. Los planes de apoyo de fuegos deben prever el empleo de la totalidad de los fuegos disponibles, orgánicos y no orgánicos. Debe también preverse un adecuado apoyo de fuegos a la reserva para cuando esta se emplee. Una consideración importante son los fuegos de preparación. Tal disposición se basa en el conocimiento del dispositivo enemigo, en la munición disponible y en los resultados previstos, considerándose también la pérdida de la sorpresa a causa de estos fuegos. Los planes de ataque incluyen medidas de coordinación y control para las operaciones. Como mínimo debe fijarse los objetivos, la línea de partida y la hora de ataque. Las medidas complementarias pueden incluir la designación de la zona de acción, límites y ejes de avance, líneas de fase y puntos de control. En todo caso debe evitarse restricciones exageradas porque esto incide directamente en la libertad de acción de los comandantes subordinados, sin embargo el comando superior debe mantener un control adecuado para asegurar la coordinación de esfuerzos. - 107 -
  • El tiempo es un recurso cuya disponibilidad o escasez condiciona la ejecución de los planes, la transmisión de órdenes, la rea- lización de reconocimientos y los desplazamientos de las tropas. Durante las operaciones, la sincronización de la maniobra con los apoyos se transforma en un verdadero multiplicador de la potencia relativa de combate, en el lugar y en el momento deseado. Indudablemente, el enemigo tendrá mayor dificultad de resistir al ataque si tuviera que enfrentar, simultáneamente, al ataque te-rrestre y al aéreo, los fuegos directos e indirectos, la interferencia electrónica en sus redes de mando, un asalto aéreo en sus instalaciones logística y de mando, bombardeo por lanzadores múltiples, incursiones de comandos en su retaguardia y otras acciones. La simultaneidad de esas acciones puede llevar al enemigo al colapso en corto plazo, pues la suma de los efectos será mayor en relación a que si las acciones fuesen sucesivas. 2. Conducción La naturaleza del campo de batalla, en un marco de operaciones cada vez más dinámico, implica que éstas no tengan que producirse de modo secuencial a través de un proceso previamente determinado y definido, sino que, con frecuencia se pasará de la búsqueda del contacto desarrollado con éxito, a una explotación o bien, que tras un ataque perfectamente ejecutado se llegue directamente a la persecución. Por ello, las operaciones ofensivas permiten mayores posibilidades para su desarrollo en toda la profundidad del campo de batalla, sin necesidad de llevarse a cabo de forma sucesiva. a. Búsqueda del contacto Si las unidades no están en contacto con el enemigo, una parte de ellas emprenderá acciones con esa finalidad, buscando para ello la proximidad inmediata con él. Será necesario realizar reconocimientos con mayor apoyo de aviación del ejército, seguido de cerca por unidades terrestres que continúan siendo el medio más adecuado para encontrar y fijar al enemigo durante el tiempo que se requiera para la ejecución de las operaciones posteriores. La búsqueda del contacto se materializa con “el movimiento para establecer el contacto”. - 108 -
  • b. Ataque El ataque se inicia, normalmente con fuerzas propias en contacto, partiendo desde posiciones cubiertas, mediante un sobrepasamiento. El sobrepasamiento es una acción delicada que requiere pla- nificación detallada, estrecha coordinación entre los mandos de las fuerzas afectadas y rápida ejecución para disminuir la vulnerabilidad. Para abrir la brecha por la que se producirá la penetración en el dispositivo adversario, la fuerza se concentra aplicando el esfuerzo del apoyo de fuegos en esa zona sin descuidar otros objetivos en profundidad y los flancos, irrumpiendo en la posición enemiga. En ocasiones, la brecha inicial puede requerir su ampliación en el sentido del frente. Una vez abierta la brecha es vital mantener el ritmo del ataque, no limitándose a los objetivos iniciales sino buscando otros situados en profundidad, maniobrando con rapidez en el interior de la posición enemiga, sobrepasando o destruyendo las resistencias que se oponen al avance. Se aprovechará cualquier ocasión para explotar el éxito y los mandos del escalón superior impulsarán estas operaciones, movilizando, si fuese necesario, el esfuerzo principal. Cuando un ataque se materializa, debe hacerse de forma violenta y rápida. Hay que alcanzar los objetivos asignados y consolidar su posesión antes de que el enemigo tenga tiempo de reaccionar; ello exige imponer un ritmo que el enemigo no pueda seguir, lo que proporciona el ímpetu necesario para que se alcance los objetivos fijados. El ímpetu del ataque debe mantenerse durante el mismo, fundamentalmente con redespliegues, relevos o refuerzos y con la necesaria sincronización de los sistemas operacionales te-rrestres y los apoyos aéreos y navales cuando sea del caso. El atacante irrumpe en el campo del defensor, eludiendo los obstáculos fuertes y destruyendo otros en su camino. Por lo - 109 -
  • tanto, busca los espacios libres o débiles o crea estos últimos con sus fuerzas de reconocimiento o sus primeros escalones. Elude aquellas posiciones que se opongan a su avance, destruye con el fuego las que se le oponen y neutraliza contraataques. Desplaza su esfuerzo principal, concentrando su potencia, en aquellas zonas donde estima tener posibilidades de éxito, todo en una progresión ininterrumpida hasta el objetivo, mientras simultáneamente trata de lograr el aislamiento del defensor. Se designará otras fuerzas para desempeñar tareas relacionadas con la seguridad; materializando protección de los flancos, cubriendo intervalos entre fuerzas atacantes, proporcionando fuegos, ocupándose de fuerzas enemigas sobrepasadas o protegiendo de ataques a unidades de apoyo de combate. Otra forma de mantener el ímpetu es mediante el adecuado relevo de fuerzas en cuanto se presente la oportunidad de hacerlo para explotar el éxito con tropas frescas, mantenidas sin emplearse. El relevo puede también ser necesario durante el propio ataque si las unidades inicialmente empeñadas han sufrido graves pérdidas, que les imposibilita alcanzar sus objetivos. En cualquier caso, el relevo no debe romper el ritmo ofensivo; la fuerza que releva asume rápidamente su responsabilidad para continuar el ataque. - 110 -
  • CAPÍTULO VI OPERACIONES DEFENSIVASAl igual que la ofensiva, la defensiva es una actitud que se manifiestaen todos los niveles de conducción, a través de operaciones.La operación defensiva consiste en el empleo de todos los medios ymétodos disponibles para impedir, resistir y destruir un ataqueenemigo.Impedir un ataque enemigo, es desorganizarlo antes de sudesencadenamiento, por medio del fuego y la maniobra ofensiva.Resistir un ataque enemigo, es detenerlo o bloquearlo al frente deuna línea de terreno.Destruir un ataque enemigo, es conducir o canalizar al enemigo auna situación desfavorable, de tal forma que permita aniquilarlo através del fuego o de la aplicación de una maniobra ofensiva.Se adopta una defensa cuando la situación impide el desarrollo deoperaciones ofensivas contra un enemigo más potente, sin embargo,esta actitud debe considerarse como transitoria, no como un fin en símisma, sino como un medio para contribuir a crear las condicionesfavorables para pasar a una ofensiva con la que se obtendrán losresultados decisivos deseados. La defensa se organizaráprincipalmente fuera de zonas habitadas.El defensor se enfrentará, normalmente, a un atacante que disponede iniciativa en la elección del momento y lugar en el que va aconcentrar su potencia de combate, generalmente superior.Frente a ello, el defensor deberá aprovechar las ventajas que leproporcionen sus fuerzas de cobertura, la cubertura y encubrimiento,la ubicación adelantada de sus armas, sus líneas de comunicacionesmás cortas, el encontrarse en un terreno generalmente elegido,conocido y organizado para la defensa y, normalmente, en unambiente de población favorable. Se alejará a las personas y losbienes civiles de los objetivos militares. Con esta finalidad loscomandantes procurarán lograr la cooperación de las autoridadesciviles. - 111 -
  • Una defensa eficaz raramente será pasiva, por el contrario, se resisteal enemigo para destruirlo en cuanto se presente la oportunidad dehacerlo, es decir, se combinan acciones ofensivas y defensivas y, selucha por conseguir la iniciativa en cada momento.A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES DEFENSIVASLas finalidades de las operaciones defensivas son:- Ganar tiempo;- Crear condiciones favorables para conducir operaciones ofensivas subsiguientes;- Canalizar al enemigo a un área que permita su aniquilamiento;- Negar al enemigo el acceso a una determinada área;- Disminuir la capacidad de combate del enemigo; y,- Economizar medios en un área a fin de aplicar una potencia decisiva en otra.B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES DEFENSIVASLa planificación, la organización y la conducción de las operacionesdefensivas se basan en los siguientes fundamentos: 1. Uso apropiado del terreno El terreno es un factor principal en la elección de la posición defensiva y tiene influencia directa en la ubicación y distribución de las fuerzas tanto en el frente como en la profundidad. Un completo conocimiento de los aspectos militares del terreno como: observación y campos de tiro; cubertura y encubrimiento; obstáculos; terreno clave; clima; y el tiempo disponible, permitirán al comandante sacar el mayor provecho del terreno en la preparación y ejecución de la defensa. El defensor mantiene el control de aquellos sectores del terreno que son esenciales para organizar la defensa y maniobrar la reserva y, negarle al enemigo el terreno que podría poner en peligro el éxito de la operación. Para reforzar el valor natural del te-rreno se emplea obstáculos y trabajos de fortificación. La eva- luación del terreno clave y las avenidas de aproximación del - 112 -
  • enemigo, constituyen la base para la distribución de las fuerzas, el empleo de los medios de vigilancia, la planificación de fuegos y la misión de las fuerzas de seguridad. 2. Apoyo mutuo Es conveniente que las unidades dislocadas en un sector defensivo cualquiera, se ubiquen y empleen de manera que puedan apoyarse unas a otras a fin de aumentar la solidez de la posición defensiva y disminuir la posibilidad de infiltración del enemigo. Este fundamento se aplica a las unidades dispuestas tanto en el sentido del frente como en profundidad; las del frente deben ser capaces de batir con fuegos de flanco, parte del frente de las unidades vecinas; y, las en profundidad deben batir particularmente los espacios dejados entre las unidades colocadas al frente. El espacio sin cubrir que pueda existir constituye un problema particular en cuanto al apoyo mutuo, y dichos espacios deben ser controlados mediante la vigilancia, la colocación de obstáculos, el desencadenamiento de fuegos preparados con anticipación, los patrullajes y la ocupación física de las brechas en caso de que el enemigo amenace con utilizarlos. Siempre deben establecerse las coordinaciones necesarias para obtener el apoyo mutuo en todos los escalones. 3. Organización de la defensa en profundidad La defensa en profundidad es esencial a fin de detener y destruir las penetraciones enemigas e impedir la explotación del éxito, negándole así la libertad de maniobra en áreas de retaguardia importantes, permite que un mayor porcentaje de las fuerzas sea empleado como reserva, evitando la necesidad de efectuar desplazamientos laterales ante un ataque enemigo; facilita la localización y destrucción de fuerzas infiltradas y proporciona una mejor ubicación para lanzar contraataques. La profundidad en la defensa se obtiene mediante un dispositivo apropiado, la maniobra de las fuerzas, la ocupación de posiciones de bloqueo, de fortificaciones y obstáculos, el empleo de fuegos y las reservas. Las defensas poco profundas tienen una - 113 -
  • vulnerabilidad intrínseca, ya que el enemigo puede penetrarlas antes de que pueda ser detenido o se haya podido adoptar medidas eficaces. 4. Defensa en todas direcciones Una posición defensiva debe organizarse de manera que permita protección en todas las direcciones peligrosas. Aun cuando el enemigo se presenta en el frente, atacando a lo largo de la avenida de aproximación que se considera la más peligrosa, existe siempre la posibilidad de que pueda atacar, por una dirección diferente, es decir por el flanco, la retaguardia o dentro de la posición defensiva, con fuerzas de infiltración, de asalto aéreo o especiales. Teniendo presente las condiciones del terreno y las posibilidades de las fuerzas propias, una forma económica de proporcionar la defensa en todas las direcciones es mediante: ubicación apropiada de las fuerzas; organización de posiciones preparadas, las que pueden ser ocupadas desde el comienzo o en el momento oportuno para hacer frente a una amenaza en una dirección determinada; transportando los fuegos; y, asegurándose que todas las unidades subordinadas se encuentren preparadas para la defensa en todas direcciones. 5. Seguridad El comandante debe dar los pasos pertinentes para evitar ser sorprendido, teniendo presente que el enemigo conserva la libertad de acción para elegir la hora, el lugar, la dirección de ataque y la fuerza que empleará. Las medidas de seguridad están destinadas a proporcionar al defensor cierta libertad de acción, restringiendo la del enemigo. Las medidas de seguridad son implantadas en todos los niveles de mando a fin de obtener oportunamente información sobre el enemigo y para negarle a éste información sobre la defensa. El traslado de personas civiles para alejarlas de objetivos militares se hará, preferentemente a lugares que conozcan y que no presenten peligro para ellas. Las medidas de seguridad establecidas en profundidad desde el enemigo hacia la posición, facilitan la toma de contacto con el - 114 -
  • enemigo lo más lejos posible con el objeto de obtener una alerta temprana y un conocimiento lo más exacto posible sobre la fuerza enemiga que se aproxima. 6. Empleo máximo de acciones ofensivas Una defensa pasiva no conduce al éxito. El defensor debe planificar y ejecutar al máximo acciones ofensivas con la reserva u otra fuerza a fin de impedir, resistir y destruir el ataque enemigo si ha logrado penetrar en la posición. Los patrullajes, las incursiones, los ataques de desarticulación y los contraataques en todos los niveles, son algunos de los medios o recursos que constituyen las acciones ofensivas, que permiten limitar la intención del atacante y mantener el espíritu ofensivo de las fuerzas propias. La mejor defensa sigue siendo el ataque. El defensor debe estar alerta en todo momento para retomar la iniciativa y sacar la má-xima ventaja de la movilidad de las unidades blindadas y de aviación. 7. Coordinación de los planes de apoyo de fuegos Debe coordinarse e integrarse los planes de fuegos de las armas de infantería, artillería, caballería blindada, y del apoyo aéreo y naval si existiese. El plan de apoyo de fuegos debe permitir batir al enemigo tan lejos como sea posible, sometiéndolo a la acción de un volumen de fuegos que se va haciendo más potente y masivo a medida que éste se acerca a la posición defensiva. Así mismo, se debe planificar fuegos dentro de la posición y en apoyo a los contraataques. Dicho plan, debe coordinarse estrechamente con el sistema de obstáculos. El organismo encargado de la coordinación de los fuegos es el Centro Coordinador de Apoyo de fuegos (CCAF). 8. Coordinación del sistema de obstáculos Los accidentes naturales del terreno se completan y refuerzan mediante el empleo de un sistema de obstáculos, el que debe coordinarse con el plan de apoyo de fuegos para hacer más sólida la defensa. Esta integración se denomina sistema de obstáculos integrado. - 115 -
  • El sistema de obstáculos contempla el empleo integrado de los obstáculos naturales y artificiales con el fin de retardar la progresión enemiga hacia el frente o los flancos, detener o canalizar penetraciones enemigas hacia áreas determinadas donde puedan ser batidas por fuego, derrotadas o destruidas. Se debe considerar el número suficiente de pasajes en el sistema de obstáculos, para permitir el movimiento de fuerzas propias, el patrullaje y los contraataques.C. CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES DEFENSIVASA más de las características generales de las operaciones militares,se consideran: preparación; seguridad; desorganización deldispositivo enemigo; concentración de efectos; y, flexibilidad. 1. Preparación El defensor debe llegar al campo de batalla antes que el atacante, y aprovecha esta circunstancia para hacer todos los preparativos que el tiempo le permita. La preparación comprende: colocación de las fuerzas en profundidad; mejoramiento del terreno; organización de las tropas para facilitar el movimiento y el apoyo; el ensayo; y adopción de medidas de protección. Inclusive la ejecución de reconocimientos y acciones de vigilancia al frente del área que se va a defender a fin de proporcionar alerta temprana y si es preciso, tiempo suficiente para organizar la defensa. En las etapas iniciales del combate, el defensor tiene la ventaja de luchar desde posiciones que ha preparado de antemano y que él mismo ha escogido y organizado adecuadamente a fin de obtener del terreno el máximo rendimiento. El dispositivo debe establecerse con un criterio de profundidad que proporcione li-bertad de acción, permita absorver el ímpetu del atacante y reaccionar donde y cuando convenga. El plan de defensa debe prever todos los posibles cursos de acción del enemigo y las consecuentes acciones propias para contrarrestarlos; los riesgos asumidos, así como las medidas de engaño que oculten al atacante los despliegues y propósitos propios. - 116 -
  • 2. Seguridad Los comandantes dan seguridad principalmente con una adecuada protección y organización de sus fuerzas. Para conseguirla, se emplean todos los medios disponibles como guerra electrónica, reconocimientos, localización de tropas en terreno clave, etc., todo esto a fin de disponer de una alarma temprana que permita la maniobra. 3. Desorganización del dispositivo enemigo Debe ser preocupación del comando interrumpir o desarticular la rapidez y coordinación del atacante, impidiendo que obtenga superioridad de fuerzas en la zona a defender. Para ello se emprenderá un conjunto de acciones, en toda la profundidad del dispositivo, combinando la maniobra, los fuegos de las armas de largo alcance y los obstáculos, a fin de conseguir: - Fraccionar las formaciones enemigas, impidiendo su acceso a determinadas áreas o canalizándolas hacia áreas de aniqui- lamiento; - Engañar a las fuerzas de reconocimiento del enemigo; - Neutralizar su sistema de mando y control; - Neutralizar su sistema de apoyo de fuegos; - Impedir o al menos dificultar el movimiento de sus reservas; - Neutralizar su sistema de apoyo logístico; y, - Contraatacar antes de que pueda alcanzar o consolidar objetivos. 4. Concentración de efectos Se logra mediante la cohesión y apoyo mutuo entre las fuerzas empeñadas en la defensa, la maniobra, los fuegos y los obstáculos, bajo una decisiva acción de comando. El comando de la defensa debe preservar su capacidad para concentrar rápidamente los medios disponibles en ciertas zonas, con vista a llevar a cabo acciones decisivas y oponerse a las del atacante. - 117 -
  • Para ello deberá aceptar riesgos en algunas zonas, ceder terreno y maniobrar con el objeto de conseguir superioridad local en un punto decisivo; las medidas de engaño y la cubertura y encubri- miento, evitarán vulnerabilidades a las fuerzas que se concentran. El disponer de reservas en todo momento y garantizar la movilidad de las mismas, facilitan la capacidad de concentración y, por tanto, los efectos más precisos. 5. Flexibilidad Las ventajas iniciales del atacante, consecuencia de su libertad de acción, en lo que respecta a la elección del lugar y el momento del ataque, deben ser contrarrestadas mediante una planificación flexible que permita hacerle frente o evitar el choque. La flexibilidad en la defensa se obtiene con la posibilidad de cambiar el centro de gravedad de la misma, hacia donde se materia-liza el esfuerzo principal del enemigo sin perder su necesaria coordinación y coherencia. Ello requiere una evaluación permanente de las acciones del enemigo, el establecimiento de posiciones defensivas en toda la profundidad de la zona de defensa, un sistema de apoyo de fuegos que permita cubrir las avenidas de aproximación, adaptarse a los cambios de situación que se produzcan y agilidad en las reacciones. Una vez que el defensor logra detener el ataque del enemigo, debe actuar contra sus flancos expuestos y su retaguardia, maniobrando por el terreno previamente reconocido y atacando sus formaciones sobreextendidas, con una reserva previamente considerada y preparada.D. TIPOS DE OPERACIONES DEFENSIVASLas operaciones defensivas se clasifican atendiendo a la intención quelas guía y al nivel en que se ejecutan, como: 1. Defensa tenaz Es cuando su intención es aceptar o buscar la decisión desde el inicio de la operación y es imperativo mantener una zona o área. Se ejecuta fundamentalmente mediante operaciones de defensa en posición y defensa móvil, pudiéndose realizar también ataques. - 118 -
  • En esta defensa, una fuerza hace frente al enemigo en un área organizada en frente y profundidad y ocupada total o parcialmente, por todos los medios disponibles, con la finalidad de: - Dificultar o detener la progresión del atacante en profundidad, impidiendo su acceso a una determinada área; - Aprovechar todas las oportunidades que se presenten para desorganizar, desgastar o destruir a las fuerzas enemigas; y, - Asegurar condiciones favorables para el desencadenamiento de una acción ofensiva. La concepción operativa considera tres escalones para la ejecución de esta operación: escalón de seguridad, escalón de maniobra y escalón de reserva. La defensa tenaz normalmente se ejecuta en una posición defensiva fuertemente organizada, sin embargo el escalón de maniobra, teniendo a la vista los medios existentes en el Teatro de Operaciones, puede seleccionar dos posiciones defensivas para que la operación se conduzca inicialmente en una, y posteriormente en la otra posición, caracterizando así la defensa en más de una posición. 2. Defensa en retirada Es aquella que no acepta la decisión y se ejecuta fundamentalmente mediante operaciones retrógradas. Se la adopta cuando el enemigo es muy superior, se dispone de profundidad para realizarla y la decisión está entregada a una unidad de mayor magnitud. Por lo general, la concepción operativa considerará el escalón de maniobra prescindiendo de los de seguridad y reserva. El escalón de maniobra actúa mediante defensas sucesivas o combinando éstas con acciones retardatrices, pudiendo, además realizarse algunas operaciones ofensivas locales. Este tipo de defensa objetivamente no presenta diferencias con la acción retardatriz a no el escalón de ejecución. Su particularidad esencial es de carácter subjetivo y consiste en el propósito que tiene el comandante de no aceptar la decisión. - 119 -
  • 3. Defensa móvil Es una operación mayor producto de la combinación de operaciones menores ofensivas, defensivas y retrógradas orientadas a la destrucción de la fuerza atacante; para ello el defensor emplea fuegos, obstáculos y medidas de engaño en profundidad suficiente para que la fuerza enemiga alcance su punto culminante en una zona de terreno prefijada, que la exponga y haga vulne-rable a un contraataque resolutivo. El dispositivo adoptado empeña un número reducido de fuerzas como elementos estáticos o en posición, los cuales servirán para canalizar, retardar, desgastar y detener al enemigo y así controlar su penetración, permitiendo a su vez asegurar el terreno para lanzar los contraataques, las fuerzas que actúan en esta operación son: de seguridad, de fijación y de reserva. Será pues, necesario elegir una zona de terreno en profundidad y con unas características tales que permita el empleo óptimo de los elementos propios, cuya movilidad ha de ser por lo menos igual a la del enemigo. El terreno se organiza para obtener de él el máximo provecho, de forma que obligue al atacante a alargar excesivamente su dispositivo, exponiendo sus flancos y al mismo tiempo permita localizar sus elementos de comando y control, apoyo de fuegos y logísticos. Una defensa móvil conducida con éxito puede proporcionar la oportunidad de recuperar la iniciativa al escalón superior y pasar a la ofensiva. - 120 -
  • Figura 1- 6 “Defensa móvil” - 121 -
  • 4. Defensa en posición Es la operación táctica orientada a la conservación del terreno durante un tiempo determinado. Para ello, el defensor tratará de absorber el ímpetu del atacante mediante una serie de posiciones organizadas y apoyadas mutuamente, desde las que actuará sobre él, fundamentalmente por el fuego. Una defensa en posición se adopta, normalmente, cuando las fuerzas disponibles no reúnen las características para una defensa móvil o bien las zonas de terreno prestan facilidades para ello. En una defensa en posición, el grueso de las fuerzas defensivas se despliega para conservar el terreno, utilizando para ello una combinación de posiciones organizadas, capaces de apoyarse mutuamente, y pequeñas reservas móviles. La profundidad de la zona de defensa, condicionada por los factores de la decisión, es menor que en una defensa móvil, pero siempre dispondrá de la profundidad conveniente para obligar al atacante a montar sucesivos ataques a las posiciones escalo- nadas en dicha zona. En la defensa en posición normalmente se organizan tres áreas: la de seguridad, la de resistencia y la de retaguardia, en las cuales operan los escalones de seguridad, de resistencia y la reserva, respectivamente. Las fuerzas empiezan a combatir al enemigo desde el área de seguridad y pretenden detenerlo o destruirlo en el área de resistencia, mediante el empleo del escalón de resistencia y la reserva. - 122 -
  • Figura 2-6 “Defensa en posición” - 123 -
  • La defensa perimétrica es una modalidad de defensa en posición, en la cual se adopta un dispositivo defensivo que distribuye las fuerzas para hacer frente a un ataque enemigo desde una o más direcciones. Durante el desarrollo de las operaciones militares frecuentemente se presenta la necesidad de que las unidades lleven a cabo operaciones defensivas mientras están separadas de otras unidades propias. Esto puede ocurrir en las siguientes situaciones: cumpliendo una misión independiente; cuando queda aislada de otras fuerzas propias debido a las acciones enemigas; y cuando actúa en terrenos que imponen restricciones, como el montañoso, el boscoso, el selvático que impiden el apoyo mutuo. En estas situaciones la unidad aislada debe impedir que el enemigo lance un ataque contra un flanco descubierto. Por lo gene-ral las unidades de apoyo de combate y de apoyo de servicio de combate se ubican dentro del perímetro. Las consideraciones que se toman en cuenta para la elección de la posición en la defensa perimétrica son similares a las de una defensa en posición es decir con una área de seguridad, una de resistencia y el área de reserva., debiendo darse énfasis a aspectos importantes como el terreno que favorece este tipo de defensa, la necesidad de disponer de suficiente espacio para la maniobra, la necesidad del perímetro que favorece el apoyo mutuo y la posibilidad del apoyo de fuegos en 360 grados. - 124 -
  • Figura 3-6 “Defensa Perimétrica”E. ACCIONES DINAMICAS DE LA DEFENSA 1. Ataque de desarticulación Es una acción ofensiva desencadenada por una fuerza defensora contra fuerzas enemigas que se preparan para el ataque. Es un tipo de ataque de objetivo limitado, empleado durante la organización y concentración de las fuerzas enemigas para interrumpir su acción futura. Su ejecución requiere de un alto grado de movilidad y potencia de fuego. Pretende aprovechar las vulnerabilidades del enemigo, siendo sus objetivos preferentes las zonas de reunión, las posiciones de ataque o las fuerzas enemigas en movimiento hacia la línea de partida. Cuando tiene éxito, los mandos explotan sus resultados como en cualquier operación ofensiva. 2. Contraataque Es un ataque efectuado durante una operación defensiva contra un ataque enemigo, cuya finalidad es: recuperar terreno perdido; destruir o bloquear fuerzas enemigas; y, apoyar a una fuerza para que pueda romper el contacto. Siendo el objetivo general impedir que el enemigo logre el propósito de su acción ofensiva. - 125 -
  • El contraataque no necesariamente requerirá la detención previa del enemigo para llevarlo a cabo, ya que la fuerza atacante puede ser vulnerable como consecuencia propia de su actitud ofensiva. Requiere una planificación detallada y, si es posible, los ensayos que aseguren la sincronización con las fuerzas defensoras, estáticas o en movimiento, dentro del esfuerzo defensivo concebido por el mando del escalón superior. Un contraataque se lanza normalmente cuando se conoce con claridad el esfuerzo principal del atacante o cuando éste ha dejado un flanco al descubierto, se suele llevar a cabo con fuerzas en reserva o con elementos ligeramente empeñados. Los contraataques exitosos deben ser explotados de acuerdo a los propósitos del mando superior, pudiendo, en ocasiones, dar lugar a cambios generales de actitud al permitir a las fuerzas defensoras emprender la contraofensiva.F. PLANIFICACIÓN Y CONDUCCIÓN DE LAS OPERACIONES DEFENSIVAS 1. Planificación Al igual que en las operaciones ofensivas, se inicia con el PMTD. El desarrollo de la defensa exige la consideración de los si-guientes factores: misión; características del área de operaciones; posibilidades del enemigo; potencia de combate necesaria para la adopción de los grados de resistencia adecuados a los diferentes sectores del frente a defender; medios necesarios para la conducción del combate defensivo en profundidad; valor deseable de las fuerzas de seguridad y de la reserva; movilidad de los medios disponibles, tiempo para la organización de la posición defensiva; y, posibilidad de proporcionar apoyo logístico a los diferentes planes. Los medios disponibles, para el comandante que planifica estas operaciones, incluyen las fuerzas ubicadas en posiciones defensivas y los fuegos que deben atender a las necesidades del propio comandante y de las fuerzas que ejecutan la maniobra, de acuerdo con el plan defensivo. Cada uno de los medios depende - 126 -
  • de los demás para obtener el máximo de eficiencia. La tarea del defensor es combinar los medios de forma coordinada y en proporciones que atiendan al cumplimiento de la misión. Existen ciertas consideraciones que deben ser tomadas en cuenta, relacionadas con los medios disponibles: - Facilitar el empleo de los medios a través del aprovechamiento de las características defensivas naturales del terreno, las cuales pueden ser agravadas por una adecuada organización del terreno y por la estrecha coordinación entre la maniobra y los fuegos terrestres y aéreos. Normalmente, un defensor puede seleccionar y reconocer el área a defender antes de su organización; así puede adoptar un dispositivo que favorezca recuperar la iniciativa, lo más pronto posible. - Mantener o controlar el terreno de acuerdo a lo establecido en la misión. El terreno es analizado a fin de determinar el valor relativo de las avenidas de aproximación hacia el interior del área de defensa, las áreas favorables para acciones defensivas y los obstáculos, existentes o potenciales que, si son agravados fortalecerán la defensa o contribuirán a canalizar al enemigo restringiéndole la capacidad de maniobra. Los fuegos son planificados para destruir la fuerza enemiga o para permitir la explotación de sus efectos por parte de los elementos de combate, deben posibilitar el aferramiento del enemigo lo más pronto posible, sin embargo, en algunos casos pueden mantenérselos suspendidos para alcanzar la sorpresa y la acción de choque. La decisión para realizar los fuegos de largo alcance o para mantenerlos en suspenso es una decisión crítica, tomada por el comandante en cada caso. Así, los planes deben ser suficientemente flexibles para permitir la decisión. Los fuegos son planificados contra todos los elementos enemigos, tales como: medios de apoyo de fuego, reservas, instalaciones de comando y control, medios logísticos y fuerzas en contacto. Una inteligencia eficiente es difícil de obtener, debido al hecho de que la iniciativa no pertenece al defensor, en razón de su inferio- ridad, en elementos de combate y en elementos de reconocimiento. Esa desventaja es compensada por el conocimiento detallado del - 127 -
  • área de operaciones por parte del defensor y por la capacidad de detectar la aproximación del atacante, permitiendo la concentración de los fuegos defensivos sobre áreas probables de reunión, puntos críticos y otras áreas de posible utilización por el enemigo. El contraataque es parte básica de la defensa. Su finalidad varía de acuerdo a la operación que esté siendo ejecutada. Existen ocasiones que se puede tener éxito en la intervención realizada, únicamente, por medio de fuegos, los resultados más decisivos son obtenidos, normalmente, por la combinación del fuego y del movimiento. Los fundamentos del combate ofensivo son aplicables en la ejecución del contraataque. En los planes para la defensa se incluyen contraataques en las áreas donde existan más probabilidades de ejecución o donde se pueda obtener la máxima destrucción de las fuerzas enemigas. En la defensa en posición, el contraataque es para repeler una fuerza que penetró y reconquistar el control del área de resistencia; en la defensa móvil, es la destrucción de la fuerza enemiga y el aprovechamiento de las oportunidades para tomar la iniciativa o, una vez retomada, a corto plazo, cambiar a una actitud ofensiva, dependiendo del escalón que conduce la operación. En la defensa otra acción importante es el ataque de desarticulación. Su finalidad puede ser destruir una parte de la fuerza atacante, desorganizarla, conquistar terreno desde el cual pueda desencadenar un ataque o impedir la observación y la vigilancia enemiga sobre el área defendida. Los sistemas de obstáculos son preparados simultáneamente con los otros planes. Es necesario sacar el máximo provecho de la existencia de obstáculos naturales y agravarlos. La eficiencia de un obstáculo es extremadamente limitada cuando no está cubierto por la observación o por el fuego. Los pasajes y brechas son necesarios para el movimiento de las reservas y otras fuerzas en el área de la defensa. El sistema de obstáculos establece la localización de los mismos, la responsabilidad y la prioridad para su construcción. El sistema de obstáculos debe ser cuidadosamente coordinado con los planes de contraataque y de apoyo de fuegos. - 128 -
  • 2. Conducción En la defensa, es esencial un continuo y agresivo esfuerzo en la búsqueda de información, particularmente para la determinación del dispositivo, composición y efectivo del enemigo, de la dirección de ataque, lugar y hora de su ataque, etc., esto se consigue con el empleo de los medios aéreos disponibles, de guerra electrónica y de fuerzas especiales. En la defensa en posición la acción de las fuerzas en el área de resistencia puede variar desde la vigilancia hasta la de mantener el terreno a todo precio. Las fuerzas de combate empleadas en posiciones defensivas cumplen sus misiones repeliendo al enemigo por el fuego y por el combate aproximado, o conduciendo el combate defensivo de tal forma que el enemigo pueda ser des- truido por el fuego y la maniobra. Las fuerzas de combate deben quedar en condiciones de desaferrarse y cambiar rápidamente de la defensa a las acciones ofensivas. A menos que la sorpresa ofrezca una mayor oportunidad para el éxito, las fuerzas atacantes deben ser batidas por el fuego, tan pronto como sea posible, por medio de aviación y la artillería de largo alcance. A medida que el enemigo avanza, es batido por los fuegos de los elementos del área de seguridad. Las fuerzas de seguridad alertan sobre la presencia del enemigo, lo eluden, obtienen información, y dependiendo de la misión, ejecutan el máximo retardo posible, sin aferrarse decisivamente. Ellas procuran infligir el máximo de pérdidas al enemigo, forzarlo a dividirse, y si es posible, a desorganizarse en el terreno. Como medio para la búsqueda de información sobre posibles blancos, los elementos de seguridad pueden permanecer en el área después de ser sobrepasados por el enemigo. El dispositivo del atacante al frente del área de resistencia puede proporcionar oportunidad para un ataque de desarticulación. Al considerar tal operación el comandante debe evaluar los riesgos, en relación a sus efectos sobre el cumplimiento de la misión. A medida que el atacante se aproxima al área de resistencia, debe ser batido por los fuegos de todas las armas, a menos que, tales fuegos deban ser deliberadamente retenidos esperando la - 129 -
  • obtención de la sorpresa. Las áreas de blancos, previamente seleccionados, son vigiladas al máximo. Para la máxima eficiencia sobre los blancos móviles, los fuegos deben estar en condiciones de ser desencadenados pronta y eficientemente. En la defensa móvil los elementos de la fuerza de fijación, ejecutan esencialmente, la acción retardatriz. Sus operaciones pueden extenderse a una profundidad considerable, en el área de la defensa. Ellos deben entretanto, estar preparados para, en corto plazo, interrumpir el movimiento y mantener el terreno para coo-perar en el éxito del contraataque. La defensa móvil se basa en el contraataque como elemento decisivo. El criterio para determinar cuando el contraataque debe ser desencadenado, es básicamente el mismo que condiciona la decisión sobre la maniobra ofensiva. Entre las consideraciones significativas, están el grado de éxito obtenido por las fuerzas del área de defensa avanzada en el debilitamiento del atacante, y por el potencial remanente para la reducción posterior de su eficiencia. Es deseable que el enemigo sea detenido, disminuya su velocidad de progresión o esté desorganizado, mas éstos no son requisitos imprescindibles y no deben impedir la iniciativa en el desencadenamiento del contraataque. La posibilidad del contraataque contra elementos no significativos del enemigo, no debe ser analizada. Cuando el contraataque es desencadenado, a él deben ser dados todos los medios para cumplir la misión. El empleo fraccionado de las fuerzas de contraataque pone en riesgo el éxito de la operación. El contraataque debe ser ejecutado rápido y violentamente, empleando toda la potencia de combate necesaria para asegurar el éxito. En ciertas ocasiones, puede ser necesario desencadenar contraataques independientes contra dos o más fuerzas enemigas. El proceso más eficiente es la eliminación de ellas en función de la importancia de su amenaza. Los contraataques simultáneos por elementos de la reserva dividen la potencia de combate disponible y deben ser evitados. A pesar de que los contraataques son planificados con anterioridad, estos pueden ser lanzados antes o después del momento - 130 -
  • planificado, y en áreas totalmente diferentes de las previstas, la probabilidad de éxito en el cumplimiento de la misión es el factor determinante. Los contraataques en pequeña escala pueden ser empleados para ayudar en el desaferramiento de una fuerza, o para obligar al enemigo a cambiar sus planes. Algunos contraataques ejecutados con pericia y determinación, pueden tener sobre el enemigo un efecto superior al de la potencia de combate comprometida. La defensa en posición es ejecutada considerándose el hecho de que el área resistencia fue organizada para detener al enemigo, o si él penetra en ella, para bloquearlo o contenerlo en regiones que favorezcan el contraataque. El contraataque es el medio principal para eliminar la penetración. La oportunidad de su ejecución es una de las más difíciles decisiones a ser tomadas por el comandante, este debe ser en el momento en que la fuerza atacante sea más vulnerable. Luego de la penetración del área de resistencia, hay un período durante el cual el ímpetu del ataque es reducido debido a que la fuerza atacante está desorganizada, de tal forma que se torna vulnerable al contraataque. Las consideraciones para escoger la hora y el lugar del contraataque son semejantes a aquellas tomadas en cuenta en la defensa móvil. Otras consideraciones peculiares a la defensa en posición que deben ser tomadas en cuenta son: - El empleo de fuegos y reservas contra pequeñas penetraciones puede dejar al defensor sin medios para reaccionar contra penetraciones importantes; y - Si la penetración obtuviere tal éxito que un contraataque se torne ineficaz, puede ser necesario el empleo de las reservas en misión de bloqueo, quedando a decisión del escalón superior la ejecución del contraataque. - 131 -
  • CAPÍTULO VII OPERACIONES RETRÓGRADASLas operaciones retrógradas son aquellas que se ejecutan en formaorganizada para alejarse del enemigo o hacia la retaguardia. Enestas operaciones se permite que el enemigo ejerza control sobrecierta parte del terreno.A diferencia de las operaciones ofensivas y defensivas, donde elcomandante acepta entrar en combate decisivo, en las operacionesretrógradas el comandante trata de evitarlo, a fin de preservar laintegridad de la fuerza o buscar condiciones favorables.Este tipo de operaciones puede darse en todos los niveles deconducción. Asimismo, podrán llevarse a cabo durante la transiciónentre otras operaciones o de forma independiente. Estas operacionesson concebidas como parte de propósitos superiores tales como:recuperar la iniciativa, lograr una situación final más favorable que laactual o, al menos, impedir con su ejecución que empeore.A. FINALIDADES DE LAS OPERACIONES RETRÓGRADASLas operaciones retrógradas se ejecutan para cumplir las siguientesfinalidades:- Ganar tiempo, sin empeñarse en combate de forma decisiva, mientras otra fuerza se organiza en retaguardia.- Preservar la integridad de la fuerza.- Evitar empeñarse en combate en condiciones desfavorables.- Maniobrar, situando al enemigo en posición desfavorable.- Permitir el empleo de toda la fuerza o de una parte de la misma en otro lugar.- Hostigar, desgastar, retardar y causar bajas al enemigo.- Romper el contacto con el enemigo.- Ajustarse al dispositivo de las fuerzas propias adyacentes.- Acortar las líneas de comunicación y vías de abastecimiento. - 133 -
  • B. FUNDAMENTOS DE LAS OPERACIONES RETRÓGRADASAunque los fundamentos de la defensa generalmente se aplican alas operaciones retrógradas, existen algunos adicionales que serecalcan particularmente en estas operaciones, entre los principalestenemos: 1. Uso adecuado del terreno y las condiciones meteorológicas A fin de combatir al enemigo a larga distancia, es preciso que la fuerza que ejecuta la operación retrógrada se valga del terreno que le permita observar y emplear el fuego a la mayor distancia posible. Cuando se selecciona la zona de reunión y las rutas, se busca aquellas que cuenten con buena cubertura y encubrimiento. Se emplea obstáculos naturales y artificiales, reforzados y cubiertos con fuego, a fin de aumentar el retardo, proteger los flancos y cubrir las brechas. Es posible que se tenga que des- truir los obstáculos existentes, para facilitar el movimiento ordenado de las fuerzas. El control del terreno clave y las avenidas de aproximación, reducirán la capacidad del enemigo de rodear a la fuerza durante la operación retrógrada y disminuir su capacidad de obligar a estos elementos a aceptar el combate decisivo en condiciones desfavorables. Se deben aprovechar las redes de caminos para acelerar el movimiento y facilitar el control de las operaciones, al mismo tiempo que se impide que el enemigo las utilice. Las condiciones meteorológicas y los efectos sobre las operaciones militares, pueden facilitar u obstaculizar las operaciones retrógradas al limitar las capacidades de la fuerza para lanzar fuegos precisos a larga distancia contra el enemigo y el movimiento a campo través. Al mismo tiempo estas condiciones climáticas contribuyen al éxito de la operación retrógrada, al impedir que el enemigo observe a las fuerzas propias, y limitar sus desplazamientos. En la operación retrógrada, el comandante siempre debe estar alerta para hacer uso de estas condiciones en su provecho y en desventaja para el enemigo. - 134 -
  • 2. Libertad de acción Se elude el combate decisivo a menos que sea necesario para cumplir con la misión general. La libertad de acción permite aprovechar rápidamente cualquier situación que sea desfavorable para el enemigo. También permite trasladar fuerzas para comba- tir los ataques enemigos por el frente, los flancos y la retaguardia, y sacar el mayor provecho posible del terreno. El uso adecuado del terreno acrecienta la capacidad de la fuerza que ejecuta una operación retrógrada para mantener la libertad de acción. Los obstáculos existentes pueden ser reforzados a medida que las fuerzas propias ceden el control del terreno al enemigo. Como una operación retrógrada rara vez puede ejecutarse sin implicar a la población civil que vive en la región, es necesario planificar el control y la evacuación de tales personas, de modo que no se tenga que atravesar las zonas congestionadas. Las prioridades para el uso de las rutas son asignadas a las unidades de acuerdo con sus misiones y capacidad para desempeñarse, a fin de garantizar el movimiento ordenado de las fuerzas. Las unidades de aviación del ejército disponible, pueden contribuir al mantenimiento de la libertad de acción. Las capacidades de estas unidades, que son particularmente útiles en las operaciones retrógradas son: - Proporcionar observación, reconocimiento y vigilancia aérea; - Facilitar el mando y control; - Proteger los desfiladeros y terreno clave que se requieren para el movimiento de las fuerzas; - Conducir los fuegos; - Trasladar las fuerzas de reserva; - Llevar a cabo misiones de seguridad en la zona de retaguardia; - Proporcionar el reabastecimiento y evacuación de material y equipo; - 135 -
  • - Realizar evacuación aeromédica; aumentar los medios de comunicación; y, - Facilitar el rompimiento del contacto. 3. Planificación centralizada y ejecución descentralizada Las amplias extensiones del frente en las que se conducen las operaciones retrógradas, hacen que las comunicaciones y el control sean proporcionalmente más difíciles en este tipo de operaciones. Los planes de las operaciones retrógradas deben ser preparados con suficiente lujo de detalles, para permitir que los comandantes subordinados los comprendan totalmente, de tal modo que si pierde la comunicación con la unidad de pertenencia, puedan continuar con sus acciones y contribuir al buen éxito de la misión general. Aunque los planes de las operaciones retrógradas son detallados y centralizados, a los comandantes subordinados se les da la li-bertad de acción para llevar a cabo las misiones asignadas, según se desarrolle la situación. Debido a que se espera que el enemigo persiga agresivamente a cualquier fuerza de una operación retrógrada, y la ataque implacablemente desde todas las direcciones, es necesario que dicha fuerza cuente con fuerzas móviles, efectúe un reconocimiento continuo, ejecute movimientos rápidos y cuente con una defensa antiaérea y antitanque. Los abastecimientos que no se requieren en la posición y los que no pueden ser transportados por las unidades avanzadas, deben ser evacuados antes de iniciarse las operaciones retrógradas, para evitar que sean tomados por el enemigo. Esto posiblemente requiera el dislocamiento de abastecimientos en profundidad con suficiente anticipación a fin de que se disponga de una cantidad adecuada de estos durante la operación. El comandante que dirige la operación retrógrada puede autorizar la destrucción de los abastecimientos y del equipo, que no pueden ser evacuados. Dicha autorización puede ser delegada a los comandantes subordinados. - 136 -
  • 4. Mantenimiento de la moral A las tropas que participan en la operación, se les debe recalcar el hecho de que el movimiento retrógrado es una acción ejecutada con una finalidad positiva. Con ese fin se trata de suprimir los rumores; dentro de las necesidades de seguridad, se informa a las tropas de los propósitos de dicha operación. Un don de mando enérgico, una disciplina estricta, la pronta evacuación de las bajas y una planificación anticipada, contribuirán a reducir los problemas de la moral, propios de este tipo de operación.C. CARACTERISTICAS DE LAS OPERACIONES RETRÓ- GRADAS 1. Mando enérgico y control riguroso Estas operaciones entrañan un alto riesgo, fundamentalmente de carácter psicológico, sobre la moral de las tropas, ya que pueden ver en ella un presagio de derrota. Será preciso contrarrestarlo con un mando enérgico, una maniobra perfectamente organizada y un control riguroso sobre el rápido ritmo de su ejecución, evitando empeñarse en combate. 2. Autorización para su ejecución Toda operación retrógrada, debido a sus efectos sobre otras unidades, requiere aprobación previa del escalón superior inmediato, el cual desarrollará importantes esfuerzos de inteligencia, decepción y cobertura aérea, en su apoyo. 3. Planificación logística detallada La planificación logística es imprescindible como en toda operación, aunque el transporte y el control de la circulación serán claves para llevar a buen término un alejamiento del enemigo.D. TIPOS DE OPERACIONES RETRÓGRADASLos tipos de operaciones retrógradas son: acción retardatriz;repliegue; y, retirada. 1. Acción retardatriz Es una operación por medio de la cual una fuerza bajo presión del - 137 -
  • enemigo tratará de cambiar el mínimo de espacio por el máximo de tiempo, tratando de causarle el mayor daño, sin empeñarse en combate decisivo. La acción retardatriz se lleva a cabo mediante acciones de retardo entre posición y posición con la máxima potencia de combate y una adecuada resistencia en una o más posiciones, empleando para el efecto, de preferencia unidades blindadas. La resistencia en cada posición debe obligar al enemigo a desplegarse, reconocer, maniobrar y ejecutar otras acciones que le demanden tiempo y lo desgasten. Para que la acción retardatriz alcance su máxima efectividad se requiere: - Fundamentalmente el empleo de unidades altamente móviles, que posean elementos blindados; - Estrecha coordinación con la aviación para su cooperación en la observación de la progresión del enemigo y el retardo con sus fuegos; - Informaciones oportunas sobre el enemigo para evitar acciones sorpresivas; - Terreno apropiado para explotar al máximo la acción coordinada del fuego y la maniobra, aprovechando accidentes naturales y terreno dominante perpendiculares a la dirección de avance del enemigo, con observación y buenos campos de tiro; - Organizar y ocupar el terreno clave, concentrando la mayoría de medios y potencia de fuego sobre las probables direcciones de avance del enemigo; - Empleo intensivo de demoliciones y otros obstáculos; Evitar el combate decisivo; ejecutar acciones ofensivas cada vez que se presenten oportunidades remunerativas, para causar bajas, desorganizar o para ayudar al desenganche de los elementos comprometidos; y, - Fuegos de apoyo que neutralicen las armas enemigas e interfieran la progresión del enemigo desde lo más lejos posible. - 138 -
  • a. Métodos de la acción retardatriz La acción retardatriz puede ejecutarse en: posiciones sucesivas; posiciones alternas; y, combinación de los dos métodos. 1) Acción retardatriz en posiciones sucesivas La acción retardatriz en posiciones sucesivas, es aquella en que se emplea todos los medios en cada una de las posiciones de retardo elegidas. Tiene la ventaja de lograr un mayor retardo, por la fuerza que concentra sobre cada una de las posiciones de retardo. Tiene la desventaja de que las tropas y material están continuamente empeñados, lo cual aumenta la fatiga y el desgaste. Normalmente se la emplea cuando el frente asignado es amplio. Figura 1-7 “Acción Retardatriz en Posiciones Sucesivas” - 139 -
  • 2) Acción retardatriz en posiciones alternas Es aquella en la cual los medios son divididos para ser empleados una parte en una posición y otra en la posición siguiente. Normalmente se la ejecuta cuando el frente asignado es relativamente angosto. Mientras el primer elemento ocupa la primera posición y conduce el retardo entre dicha posición y la siguiente, el segundo elemento ocupa y prepara la segunda posición. El primer elemento deja la responsabilidad de retardo al segundo, pasa a través de él y se dirige a ocupar y preparar la tercera posición, así sucesivamente hasta terminar la operación. Tiene la ventaja de permitir un relativo reposo a los elementos que no están empeñados. Permite un mayor mantenimiento del material. Tiene la desventaja de no aplicar toda la potencia de combate en cada posición. Figura 2-7 “Acción Retardatriz en Posiciones Alternas” - 140 -
  • b. Factores para seleccionar el método de acción retardatriz a ejecutar Los factores que se analizan para seleccionar el método de acción retardatriz son: c. Planificación y conducción de la acción retardatriz 1) Planificación Cuando el escalón superior decide ejecutar una acción retardatriz proporcionará normalmente al comandante de la fuerza lo siguiente: - 141 -
  • - Ubicación general de la posición inicial de retardo, cuya localización exacta será propuesta después de efectuar un reconocimiento. Excepcionalmente, el escalón superior, precisará la posición inicial. - Zona en que se efectuará la acción retardatriz, indicando la línea que no debe ser sobrepasada por el enemigo y si es posible, los límites laterales de la zona. - Período de retardo, expresando el tiempo que deberá retardarse al enemigo antes de llegar a la línea final de la misión. - Ubicación de la posición de las fuerzas de protección del grueso (fuerzas de cobertura o PAG), a fin de que pueda planificar y coordinar un posible repliegue a través de esa posición. - Limitaciones impuestas a la operación, tales como el empleo de demoliciones o precisar ciertos plazos específicos para la ejecución de la operación con fines de control. El comandante de la fuerza en la formulación del plan de operaciones tendrá en cuenta lo siguiente: a) Selección de las posiciones de retardo Seleccionará aquellas posiciones que permitan ocasionar al enemigo el máximo de retardo y el mayor desgaste posible. Las posiciones de retardo estarán lo suficientemente separadas entre si de forma tal que el enemigo se vea obligado a reagrupar sus fuerzas antes de continuar su ataque desde una posición a la siguiente. Un obstáculo natural que se extienda a través de todo el frente asignado, frecuentemente será seleccionado como posición de retardo de la fuerza. El comandante podrá fijar entre posición y posición de retardo las posiciones de retardo del escalón subordinado o podrá dejar dicha selección a los comandos subordinados, en sus respectivas zonas de acción. b) Organización del terreno - 142 -
  • Las posiciones de retardo se organizarán en una profundidad limitada. Se explotará todos los obstáculos naturales complementándolos con obstáculos artificiales, los cuales deberán cubrirse con el fuego, a fin de aumentar su valor y lograr el máximo de retardo posible. c) Medidas de coordinación Para coordinar la ejecución, el comandante podrá pres- cribir líneas de fase. Se asignará zonas de acción, fijando los límites corres- pondientes que como mínimo, deberán atravesar la siguiente posición de retardo, pudiendo extenderse en toda la profundidad del área de responsabilidad. Al asignar las zonas de acción, se debe evitar dividir la responsabilidad sobre las avenidas de aproximación del enemigo. d) Organización para el combate El comandante organiza sus tropas en escalón de retardo y reserva. Si inicialmente la fuerza que retarda no estuviese en contacto, podrá emplear una fuerza de cobertura. El escalón de retardo tiene por misión realizar la resistencia en cada posición de retardo, y la acción de retardo entre posición y posición. La reserva deberá ser pequeña pero altamente móvil, ya que será necesario emplear la masa de las fuerzas en el escalón de retardo. En ciertas ocasiones se podrá retener el control de las reservas que establezcan una o más unidades del escalón de retardo. La reserva será empleada frecuentemente para facilitar el desaferramiento de un elemento del escalón de retardo, mediante la ejecución de un contraataque, el cual no tratará de conquistar y mantener el terreno, sino, cumplido su objetivo, mediante acciones de - 143 -
  • retardo volverá a tomar una ubicación que le permita continuar con el cumplimiento de su misión. La reserva podrá ser empleada para proteger un flanco amenazado, organizar posiciones preparadas, apoyar con sus fuegos al escalón de retardo, relevar a otras unidades, organizar y ocupar la siguiente posición de retardo, etc. 2) Conducción a) Acción retardatriz en posiciones sucesivas En este tipo de acción retardatriz el escalón de retardo organizará y ocupará la posición inicial, en algunos casos, antes que se establezca contacto con el enemigo. Una fuerza de cobertura establece el contacto y retarda el avance del enemigo hasta la posición inicial. La artillería y los medios de apoyo de fuego disparan sus armas utilizando los alcances máximos con el fin de obligar al adversario a desplegarse prematuramente. A medida que el enemigo avance se le someterá a fuego potente con todas las armas disponibles. Cuando se haya logrado ocasionar el máximo retardo y sea evidente que el continuar en la posición traerá como resultado que la fuerza se vea decisivamente aferrada se iniciará el movimiento a la siguiente posición de retardo, el cual se hará con orden del comando que conduce la operación. Al recibo de dicha orden las fuerzas que tienen la responsabilidad de resistencia se desplazan directamente hacia retaguardia para organizar y ocupar la siguiente posición, mientras el resto de fuerzas del escalón de retardo toman contacto con el enemigo e inician el retardo continuo hasta la siguiente posición. Durante toda la acción la reserva se mantendrá alerta para realizar contraataques, protección de flancos, relevos, apoyar con el fuego, etc. Caso contrario se desplazará a retaguardia de la nueva posición a continuar como reserva. - 144 -
  • b) Acción retardatriz en posiciones alternas Las fuerzas se dividen en dos elementos semejantes, cada uno de ellos se organiza como escalón de retardo, quedando emplazado uno de ellos en la posición inicial y el otro en la posición siguiente. La acción se conduce en forma similar a lo señalado para posiciones sucesivas, con la diferencia de que el escalón de retardo que ocupa la primera posición al término de su misión sobrepasa la segunda posición para emplazarse en la tercera; este procedimiento se repetirá entre las posiciones, manteniendo alternativamente cada escalón de retardo el contacto con el enemigo. Normalmente en este método de acción retardatriz no se organizará reservas, pudiendo retenerse momentáneamente el control de algunos elementos del escalón de retardo no empeñado. c) Combinación de los dos métodos Dependiendo de las circunstancias y cuando la situación lo exija, el comandante podrá optar por realizar una combinación de los dos métodos anteriores. 2. Repliegue Es una operación retrógrada por medio de la cual el grueso de una fuerza empeñada, rompe el contacto con el enemigo de acuerdo con la decisión del escalón superior, mientras algunos elementos permanecen en contacto para evitar que el enemigo persiga al grueso. La operación se reduce a reagrupar la fuerza, bajo la acción de sus fuerzas de seguridad y realizar un movimiento táctico hacia la retaguardia. La fuerza que ejecuta el repliegue, para el combate se organiza en fuerza de seguridad y grueso. La primera proporciona una protección relativa que permite que el grueso pueda alejarse del enemigo, y la segunda constituye la unidad que estando empeñada rompe el contacto. - 145 -
  • a. Métodos de repliegue El repliegue podrá ejecutarse en forma voluntaria u obligado por el enemigo. En el primer caso, se realizará sin presión y preferentemente durante condiciones de reducida visibilidad. En el segundo caso, se realizará bajo presión, tanto en el día como en la noche. 1) Repliegue sin presión o voluntario El repliegue sin presión del enemigo exige la existencia de una contrainteligencia eficaz y depende principalmente del control, la seguridad y las medidas de engaño. El control y la seguridad son proporcionados por la preparación completa y minuciosa de planes, y el engaño por la simulación del tráfico de comunicaciones, de fuego y otras actividades normales. Puede ejecutarse sigilosamente o después de un ataque, para desviar la atención del enemigo. Su éxito, normalmente está condicionado a la oscuridad o visibilidad reducida y a terrenos cubiertos, a pesar de que esto dificulta el control. La utilización de cortinas de humo y de rutas cubiertas ayudan a reducir la posibilidad del enemigo de observar los movimientos de las fuerzas propias. Para facilitar la conducción del repliegue se debe prever el empleo de tropas por medios aéreos o infiltradas, a fin de interferir sobre las tropas enemigas mientras el grueso del repliegue rompe el contacto. Las fuerzas que ejecutan el repliegue sin presión se organizan en: destacamentos dejados en contacto (DDC); fuerza de repliegue; y, reserva. - 146 -
  • Figura 3-7 “Repliegue sin presión” 2) Repliegue con presión o involuntario Este repliegue para tener éxito depende de: movilidad; medios de guerra electrónica; apoyo de fuegos; control; utilización de fuerzas de cobertura; y, superioridad aérea local. Al estar las tropas sujetas a la observación del enemigo, se requiere un alto grado de coordinaciones y un juicioso empleo de obstáculos. Todos los fuegos disponibles deben ser utilizados contra los elementos avanzados del enemigo que estén en contacto con las fuerzas de seguridad, mientras el grueso, se mueve hacia la retaguardia por medio de métodos de acción retardatriz. Las reservas son desplegadas hacia el frente para proporcionar cobertura al repliegue del grueso o para apoyar a fuerzas que no puedan desaferrarse del enemigo. Las fuerzas que ejecutan el repliegue involuntario se organizan en: fuerza en contacto; fuerza de repliegue; y, reserva. - 147 -
  • Figura 4-7 “Repliegue con presión” b. Planificación y conducción del repliegue 1) Planificación La planificación para un repliegue deberá incluir: - La nueva posición o zona de reunión a ocupar y el dispositivo dentro de ella, así como la nueva misión por cumplir. - Organización para el combate, incluyendo los refuerzos y apoyos al combate y de servicios de combate. - Ubicación de la fuerza de protección. - La hora y secuencia para el repliegue de los elementos subordinados. - Los sectores, líneas de fase, rutas de repliegue a utilizar por las unidades subordinadas. - Apoyo administrativo, especialmente de evacuación de bajas y control de tránsito. - 148 -
  • Al preparar el plan de repliegue se dispondrá que los elementos subordinados prevean medidas para efectuar tanto un repliegue voluntario como involuntario. 2) Conducción a) Ruptura del contacto Se ejecuta para recuperar la libertad de acción al amparo de las fuerzas de seguridad que mantienen el contacto con el enemigo. El repliegue termina cuando las unidades del grueso hayan alcanzado sus zonas de reunión o crucen la línea de fase prescrita, desde donde iniciarán el movimiento hacia retaguardia. Para mantener el secreto, debe realizarse durante los períodos de visibilidad limitada o antes de que el enemigo ejerza una presión estrecha sobre las fuerzas. b) Movimiento hacia retaguardia Consiste en el movimiento coordinado y controlado que realizan las unidades desde sus zonas de reunión ubicadas en la retaguardia inmediata de las posiciones desde las cuales han iniciado el repliegue, hasta una nueva posición o zona de reunión. Para un desplazamiento corto, las fuerzas de protección son suficientes para proteger el movimiento del grueso hacia la retaguardia. Para movimientos a mayor profundidad, el dispositivo que adopte el grueso será similar al de la operación ofensiva de movimiento para establecer el contacto. Inicialmente el movimiento hacia retaguardia se realizará en pequeñas columnas, las cuales conforme se alejan del enemigo, irán integrándose en columnas más importantes. Las unidades de apoyo logístico, son las primeras en iniciar el movimiento hacia áreas de retaguardia - 149 -
  • previamente seleccionadas, desde donde estarán encondiciones de apoyar la operación en ejecución y en loposible la siguiente.c) Conducción del repliegue sin presión (voluntario) (1) Acción de los destacamentos dejados en contacto (DDC) Mantienen la fisonomía del frente y protegen el repliegue del grueso. Son aquellas fuerzas de seguridad que se dejan en posición durante el repliegue sin presión. Los DDC están constituidos por elementos de la fuerza que se repliega y son instalados en todo el frente y profundidad de las unidades de primera línea. La composición normal de los DDC será de un tercio de los elementos de combate, la mitad de las armas de apoyo orgánico, elementos de apoyo de fuego, suficientes tanques y armas antitanque, medios de comunicaciones y de apoyo de servicio de combate indispensables. (2) Secuencia del repliegue sin presión El éxito de un repliegue sin presión depende en gran parte del secreto y del control. Se debe explotar al máximo la oscuridad, la cual limita las operaciones aéreas y la observación enemiga. Se emplea ventajosamente toda clase de medidas para engañar al enemigo, tratando de aparentar, después de la ruptura del contacto del grueso, una actividad normal, incluyendo patrullas agresivas y el funcionamiento de los medios de comunicaciones. Antes de iniciar la ruptura del contacto, es necesario que los destacamentos dejados en contacto se encuentren emplazados y listos para cumplir su mi-sión, y que la artillería que queda en sus posiciones, - 150 -
  • esté en condiciones de continuar ejecutando el fuego con similar intensidad que durante las operaciones. La secuencia normal del repliegue sin presión es la siguiente: - Instalaciones y elementos de apoyo de servicio de combate no necesarios para el apoyo de los DDC. - La reserva. Pero en caso de que el comandante anticipe presión del enemigo, puede retenerla en su posición hasta que el grueso la haya sobrepasado. - La artillería y armas de apoyo no necesarias a la acción de los DDC. - El grueso, iniciando el movimiento por lo general en forma simultánea con los elementos más adelantados, los cuales se moverán hacia retaguardia por las rutas prescritas y protegidos por los elementos de seguridad inmediata. La hora en que estos elementos abandonan sus posiciones es la hora de iniciación del repliegue. - Los destacamentos dejados en contacto, se re-pliegan a la hora prescrita o con orden. Las tropas que los constituyen se dirigen hacia sus zonas de reunión (generalmente las mismas que usó su respectiva unidad) donde se agrupan para iniciar su movimiento hacia retaguardia. - La artillería y armas pesadas, que han quedado en apoyo de los DDC, se retiran poco antes o conjuntamente con ellos. - Las reservas de los DDC cubren el repliegue de los mismos y de la artillería que apoya a éstos. Mantienen el contacto con el enemigo, informan sobre su progresión y lo retardan de acuerdo a sus posibilidades. - 151 -
  • d) Conducción del repliegue con presión (involuntario) (1) Acción de la fuerza en contacto Esta fuerza retarda al enemigo el mayor tiempo posible, con la finalidad de proteger la ruptura y el movimiento del grueso hacia retaguardia, permitiendo que la fuerza de repliegue se desplace y aleje hasta llegar a la zona de reunión. Es aquella fuerza de seguridad que se deja en una posición durante un repliegue bajo presión del enemigo, y está constituida normalmente por una parte de la fuerza que se repliega, fuertemente apoyada por todos los fuegos disponibles y reforzada con ingeniería y blindados. (2) Secuencia del repliegue con presión A pesar de que el repliegue con presión debe evitarse tanto como sea posible, la situación puede imponer su ejecución. Su éxito depende de la rapidez de la maniobra, de las disposiciones adoptadas para el control, de la eficiencia de la fuerza en contacto y de un eficiente apoyo de fuegos. El repliegue realizado durante el día será más fácil en terreno cubierto y en condiciones de visibilidad reducida. Es conveniente que la ruptura del contacto se realice lo más rápidamente posible y en formaciones abiertas, con el apoyo de fuegos de aviación y artillería, manteniendo la continuidad de este apoyo hasta que el grueso haya recuperado su libertad de acción. Antes de iniciar el repliegue es necesario que la fuerza en contacto, normalmente constituida por la reserva y los órganos de apoyo necesarios, se encuentre emplazada y lista para cumplir su misión. - 152 -
  • La secuencia normal en el repliegue con presión es la siguiente: - Las instalaciones y medios de apoyo de servicio de combate no necesarios a la fuerza en contacto. - Las unidades empeñadas en combate rompen el contacto simultáneamente con el apoyo de los fuegos disponibles. Cuando no es posible hacerlo en forma simultánea, el comandante debe determinar el orden de repliegue de las unidades. Desaferrar primero las unidades seriamente comprometidas y que estén sometidas a una gran presión del enemigo puede ocasionar que la mayoría de elementos de la unidad sean envueltos y destruidos. Desaferrar primero las unidades menos comprometidas puede producir la pérdida de la mayor parte de las unidades fuertemente comprometidas. La decisión se debe basar en preservar la integridad de la fuerza y cumplir la misión. - Al principio la artillería apoya el repliegue desde las posiciones que ocupa y luego se desplaza proporcionando apoyo continuo. - Cuando la fuerza en contacto ha cumplido su misión, se movilizará protegida por la reserva, desplazándose a retaguardia para reintegrarse a su grueso. - La reserva, después de proteger el repliegue de la fuerza en contacto, conduce su acción de acuerdo a los procedimientos de la acción retardatriz. En ciertas circunstancias, cuando no se pueda constituir la reserva, la fuerza en contacto retardará al enemigo entre su posición inicial y la línea de máximo repliegue que le prescribe el escalón superior, para lo cual se la dotará de los medios convenientes. - 153 -
  • 3. Retirada Es una operación retrógrada en la cual una fuerza que no está en contacto con el enemigo se mueve hacia su retaguardia en forma organizada. La fuerza que se retira se organiza normalmente en: grueso y fuerza de seguridad. La fuerza de seguridad, para el cumplimiento de su misión podrá realizar acciones de retardo. La fuerza que se retira, está más expuesta a la acción de ataques aéreos, fuegos de largo alcance y acciones envolventes y psicológicas del enemigo, asimismo está expuesta a la interferencia de la población civil y refugiados que tratarán de evacuar de la zona, congestionando los caminos disponibles. a. Planificación y conducción de la retirada 1) Planificación Decidida la ejecución de la retirada por el escalón superior, el comandante que conducirá la operación deberá tener en consideración los siguientes aspectos: ubicación de la futura zona de reunión; medidas de coordinación y control; y, seguridad. a) Ubicación de la futura zona de reunión Esta deberá ser determinada en función del objetivo de la operación y el futuro empleo de la fuerza; la ubicación de la zona de reunión deberá estar a una distancia considerable. b) Medidas de coordinación y control La coordinación y control son muy necesarios para una retirada con éxito. Las medidas adoptadas deben difundirse a todas las unidades interesadas, éstas usualmente incluyen: puntos de control; líneas de fase; rutas de retirada; hora de pasaje; zona(s) de reunión(es); y, otros. El número de columnas de marcha y las formaciones adoptadas durante la retirada, dependen de las vías - 154 -
  • disponibles y el grado de interferencia del enemigo. Conviene desplazar a los elementos principales hacia retaguardia simultáneamente. Sin embargo, cuando la red de caminos es restringida o existe una amenaza enemiga hacia un flanco, puede ser necesario escalonar el movimiento de las unidades. Se asigna rutas específicas de repliegue a los elementos de apoyo administrativo, artillería y otras unidades de apoyo, indicándoles el momento en que estas vías deben quedar libres para el movimiento de las tropas en contacto. A estos elementos se les asigna inicialmente zonas de acción para su repliegue. c) Seguridad La seguridad es una consideración muy importante cuando se realiza una retirada. Se debe poner énfasis en los movimientos nocturnos; por lo tanto, los desplazamientos diurnos sólo son posibles cuando se realizan por infiltración de pequeños grupos. Debe darse particular atención a la seguridad de los flancos para evitar el envolvimiento de los gruesos que se retiran. La composición de la fuerza de seguridad dependerá de la magnitud y tipo de la fuerza que se retira y de la inminencia de la acción del enemigo. El movimiento se organiza al igual que la operación ofensiva de movimiento para establecer el contacto, donde la fuerza de seguridad de la retaguardia constituye el principal elemento de protección de la fuerza que se retira, su finalidad es proteger al grueso contra la sorpresa, el hostigamiento y el ataque del enemigo, y le permite al comandante recuperar su libertad de acción. Mientras que la vanguardia debe estar constituida por fuerzas móviles, que permitan: prevenir al grueso contra las sorpresas de las fuerzas enemigas de gran movilidad o de infiltración; despejar las rutas que aseguren el movimiento ininte- rrumpido del grueso; y, regular el tránsito de la población civil y refugiados. - 155 -
  • 2) Conducción Inicialmente se retiran los elementos de apoyo de servicios de combate y luego los elementos de apoyo de fuegos. A continuación se desplaza el grueso; al principio el movimiento es descentralizado en pequeñas columnas, las cuales gradualmente se integran y vuelven al control centralizado. La forma de empleo de la fuerza de retaguardia está en función de su organización, grado de interferencia del enemigo, naturaleza del terreno, y otros. Cuando la distancia con el enemigo y la seguridad lo permitan, la fuerza de retaguardia se desplaza en formación de marcha. Su dispositivo corresponde, en general, al de una vanguardia en el movimiento para establecer contacto, pero en orden inverso. Cuando la fuerza de retaguardia es una gran unidad que cubre la retirada de una unidad superior y existe terreno apropiado para maniobrar hacia atrás, ella puede ejecutar una acción retardatriz; en caso contrario, puede ejecutar una defensa hasta que el grueso alcance la zona de reunión prevista. La aviación del ejército proporcionará reconocimiento, contacto con el enemigo, conducirá el reglaje de tiro de artillería y efectuará ataques contra el grueso del enemigo. - 156 -
  • CAPÍTULO VIII OPERACIONES COMPLEMENTARIASA. OPERACIONES COMPLEMENTARIAS BÁSICASLas operaciones complementarias básicas, son aquellas ejecutadascon un grado de intensidad variable en el transcurso de todas lasoperaciones y que se deberán considerar a fin de disminuir lasorpresa que puede alcanzar el enemigo, así como las acciones desabotaje y espionaje que éste puede conducir.Las operaciones complementarias básicas son: reconocimiento yseguridad. 1. Reconocimiento Es una operación que se ejecuta para obtener información sobre el enemigo y el área de operaciones, utilizando para el efecto medios terrestres, electrónicos, fotográficos, aéreos, etc. El esfuerzo del reconocimiento es orientado a buscar el contacto con el enemigo y mantenerlo. Todas las unidades tienen posibilidades para ejecutar reconocimientos; sin embargo las unidades de caballería meca- nizada, están organizadas, equipadas y entrenadas de mejor manera para estas operaciones. Existen tres tipos de reconocimiento: de punto, de zona y de área. El tipo de reconocimiento a ser empleado, es escogido en base a: información deseada; conocimiento de la situación del enemigo; terreno; valor de la fuerza; y, disponibilidad de tiempo para su ejecución. Las operaciones de reconocimiento terrestre, son ejecutadas de acuerdo con los siguientes fundamentos: - Operar en base de la ubicación y movimiento del objetivo. Las unidades que llevan a cabo el reconocimiento deben ope- rar en base de la ubicación y movimiento de su objetivo, del enemigo, de una característica del terreno o de una ubicación dada, en lugar de una ubicación o movimiento de las fuerzas - 157 -
  • propias. Para poder ejecutar este tipo de operación al comandante de la unidad de reconocimiento, se le debe permitir la mayor libertad de acción posible. - Presentar informes en forma precisa y rápida. Para que le pueda servir al comandante, la información obtenida en el reconocimiento debe ser presentada en forma precisa y rápida. Toda la información obtenida debe ser dada a conocer, no importa cual sea su valor aparente. - Eludir los encuentros decisivos. Siempre que sea posible, las unidades de reconocimiento obtienen la información de manera secreta, aunque de ser necesario combaten para obtenerla. La misión de reconocimiento no debe ser comprometida por combates con el enemigo, particularmente si no es necesario entrar en combate para obtener la información. - Mantener contacto con el enemigo. En la ejecución del reconocimiento se debe hacer contacto con el enemigo tan pronto sea posible; ese contacto se debe mantener a través de toda la operación y no se podrá romper voluntariamente sin la autorización del comando superior. - Desarrollar la situación. Cuando el contacto con el enemigo es establecido o es encontrado un obstáculo, se debe aclarar la situación rápidamente. La localización, el valor, composición y dispositivo del enemigo son determinados, a la vez que se debe realizar un esfuerzo extra para determinar los posibles flancos del enemigo localizado. 2. Seguridad Esta operación comprende el conjunto de medidas que se adoptan para la protección contra la sorpresa, observación y acciones del enemigo. Se fundamenta en la información, dispositivo, empleo de los medios, tiempo disponible y en las medidas activas y pasivas que se tomen para hacerle frente a las acciones enemigas de cualquier naturaleza. - 158 -
  • Las operaciones de seguridad a la vez pueden ser de: - Cobertura. Operaciones conducidas por una fuerza separada de la fuerza principal propia, pero orientada hacia el enemigo con la finalidad de interceptarlo, comprometerlo, retardarlo, engañarlo y desorganizarlo, antes de que él pueda atacar a la fuerza principal que está siendo cubierta. - Protección. Operaciones ejecutadas por una fuerza al frente, flancos o retaguardia de una fuerza principal estacionada o en movimiento, con la finalidad de impedir que el enemigo la ataque por sorpresa, realice fuegos directos y tenga observación terrestre. La fuerza principal o grueso es la responsable de la protección en vanguardia, flanguardia y retaguardia. - Vigilancia. Operaciones que proporcionan seguridad a una determinada región o fuerza, por medio del establecimiento de una serie de puestos de observación, complementados por adecuadas acciones que procuran detectar la presencia del enemigo luego de que éste ingrese en el radio de acción de la unidad que la ejecuta. Las operaciones de seguridad son realizadas básicamente por fuerzas de: cobertura; protección; y, vigilancia. Se incluyen también complementariamente entre estas fuerzas, aquellas que establecen el enlace entre dos fuerzas orientadas a cubrir una brecha existente, como aquellas que realizan seguridad en el área de retaguardia. Los puestos avanzados generales (PAG) y los puestos avanzados de combate (PAC) se incluyen entre las fuerzas que actúan en el área de seguridad al frente del área de defensa.B. OTRAS OPERACIONES COMPLEMENTARIASEstas operaciones complementarias son aquellas planificadas paraapoyar a otra fundamental, es decir complementan a las operacionesprincipales para facilitar el cumplimiento de la misión; sin ser parte dela maniobra principal deben considerarse a fin de tener presentetodas las tareas que la unidad deberá ejecutar para el cabalcumplimiento de su misión. - 159 -
  • 1. Operaciones de relevo Cuando las operaciones continúan durante un período prolongado de tiempo, el mantenimiento de la potencia de combate, la efectividad y las imposiciones del plan pueden exigir el relevo periódico de las unidades. El congestionamiento que es inherente a estas operaciones, requiere se considere detalladamente las medidas para reducir la vulnerabilidad y riesgos ante un ataque enemigo. Es esencial que las unidades involucradas mantengan una estrecha cooperación y coordinación de planes a fin de mantener la apariencia de que las actividades normales siguen su curso. Para su ejecución se utiliza al máximo los períodos de oscuridad y de poca visibilidad, haciendo hincapié en el secreto, el engaño y la velocidad de ejecución. Tales operaciones podrán ser: relevo en posición, sobrepasamiento o pasaje de líneas y repliegue a través de una posición a retaguardia. a. Relevo en posición El relevo en posición es una operación en la cual toda la unidad o parte de ella es reemplazada por otra unidad, a la unidad que releva se le transfieren las responsabilidades de los elementos relevados, tanto en el ataque como en la defensa. Sin embargo, a la unidad que releva también se le puede asignar otra misión a ser cumplida al finalizar el relevo. El comandante de una unidad que está siendo relevada es responsable del sector de responsabilidad que le ha sido asignado hasta que se traspase el mando. La hora para el traspaso del mando la determinan los comandantes interesados de mutuo acuerdo, a menos que haya sido especificada por el comando superior. El traspaso de mando ocurre normalmente cuando los comandantes del escalón que está en contacto hayan asumido la responsabilidad y cuando el comandante de la fuerza que - 160 -
  • releva haya establecido las comunicaciones necesarias para controlar toda el área de operaciones que se le haya asignado. En un relevo en posición ejecutado para continuar con una defensa, la unidad que releva debe sujetarse al plan general de defensa de la unidad relevada hasta que se haya efectuado el relevo del mando. Debe hacerse todo el esfuerzo posible para llevar a efecto el relevo, sin debilitar la posición. Las unidades de apoyo de combate no deberán ser relevadas al mismo tiempo que las unidades de combate. b. Sobrepasamiento o Pasaje de líneas El Sobrepasamiento es una operación en la cual una unidad ataca a través de otra que está en contacto con el enemigo. Las unidades de la fuerza que está siendo sobrepasada apo- yan a la unidad atacante hasta que sus fuegos se tornen ineficaces, en cuyo momento pueden recibir otra misión, permanecer en la posición o replegar. En esta acción la unidad que está siendo sobrepasada proporciona la mayor ayuda posible, incluyendo el apoyo de fuegos a la unidad que esta efectuando el pasaje, en este caso ésta unidad tiene la prioridad en el apoyo de fuegos y el uso de los medios. El pasaje se ejecuta tan rápidamente como sea posible, para reducir la vulnerabilidad de un ataque enemigo. c. Repliegue a través de una posición a retaguardia Un repliegue a través de una posición a retaguardia es una operación en la cual una unidad que ejecuta un movimiento retrógrado pasa a través de la zona de acción de otra que ocupa una posición defensiva a retaguardia. Esta operación es utilizada cuando se desea preservar una fuerza que ha estado empeñada por mucho tiempo o está muy desgastada. Puede también ocurrir como parte de un movimiento retrógrado o para permitir la utilización de una fuerza para el cumpli- miento de otra misión. La unidad en posición proporciona la ayuda máxima a la unidad que está ejecutando el repliegue y asume bien sea la misión de retardo que trae ésta última o la de defensa una vez finalizado el pasaje. - 161 -
  • 2. Operaciones de engaño táctico El engaño táctico contribuye a la seguridad y sorpresa, aumenta la probabilidad de éxito de la operación, engañando al enemigo y llevándolo a reaccionar de manera ventajosa para las fuerzas propias. El engaño táctico puede ser utilizado para compensar la potencia de combate relativamente inferior y permitir el empleo económico de personal, material y equipo. El comandante emplea el engaño para disfrazar o encubrir verdaderos dispositivos, posibilidades e intenciones. El plan de engaño es parte integrante de toda planificación operacional, en la elaboración el comandante deberá concebir y procurar comprender el punto de vista del enemigo tomando en consideración las consecuencias sobre las operaciones propias, si el engaño no produce los resultados esperados. El plan adoptado debe ser tal que en caso de fracaso, no aca- rree la derrota en la operación. La coordinación con las unidades del escalón superior, adyacentes y subordinadas es esencial para que el plan de engaño no comprometa los otros planes de operaciones y de engaño. Las operaciones de engaño táctico son la finta y la demostración. a. La finta La finta es un ataque con objetivo limitado de poca profundidad que tiene el propósito de engañar al enemigo y obligarlo a reaccionar físicamente, orientando sus medios en una dirección deseada, diferente a la operación principal, o simplemente tiende a confundir al enemigo en sus conclusiones sobre la verdadera dirección del ataque principal. Algunas reacciones del enemigo pueden ser: orientación de las reservas en forma favorable para nuestro ataque; transportes de fuego de apoyo lejano al ataque principal; y, desencadenamiento de los fuegos defensivos. Esto nos permitirá revelar su plan de defensa. La finta debe ejecutarse con unidades de magnitud variable, pudiendo ser desde un simple golpe de mano hasta el ataque - 162 -
  • de una unidad mayor, dependiendo de la magnitud de sus efectivos y de la reacción deseada. La finta como operación de engaño se planifica y ejecuta en forma similar a otros ataques, siendo más conveniente cuando el enemigo dispone de fuertes reservas y el atacante tiene varias formas de acción; se diferencia del ataque secundario en que el objetivo impuesto, aparte del engaño, no contribuye necesariamente a la conquista del objetivo final; aunque, los dos coinciden en que distrae la atención del enemigo sobre la dirección del ataque principal. b. La Demostración Es una operación destinada a engañar al enemigo mediante el empleo de una fuerza en un sector donde no se trata de obte- ner una decisión. Difiere de la finta en que no se efectúa un avance contra el enemigo. Las consideraciones técnicas básicas que sirven para la pla- nificación de las fintas, también se aplican a las demostraciones. Para una demostración se requiere menor cantidad de tropas que para la ejecución de una finta. La fuerza de demostración puede hacer un empleo extenso de los fuegos, el humo, dispositivos sonoros y equipo simulado. Las demostraciones son particularmente eficaces cuando el enemigo y las fuerzas de la demostración están separadas por un obstáculo, ya que ésta situación puede ser utilizada provechosamente para simular concentraciones de las fuerzas para operaciones tales como transposición de cursos de agua, o ataques contra áreas fortificadas. El engaño se materializa a través de medidas tales como: el ardid, las posiciones simuladas, la información falsa y la incursión. - El ardid. Es una medida que se emplea para conducir al enemigo a falsas conclusiones y a determinar una posible forma de acción. El uso de varios vehículos que tiran de cadenas para levantar nubes de polvo que simulen grandes fuerzas, el movimiento de tanques a través de un área - 163 -
  • durante la noche, el uso de altoparlantes u otros equipos electrónicos de sonidos en las áreas avanzadas para desviar la atención enemiga de otras actividades y el lanzamiento simulado de paracaidistas para engañar al enemigo y hacer que empeñe sus reservas en áreas donde no se lanzará el ataque principal, son ejemplos de ardid. - Posiciones simuladas. Se establecen y se mejoran de igual forma que las posiciones reales. Esto sirve para engañar al enemigo y hacerle creer que hay fuerzas en las posiciones cuando en realidad no las hay. Las posiciones deben estar ocupadas por monigotes y armamento falso, a la vez que se debe mantener cierto grado de actividad para alcanzar el efecto deseado. - La información falsa. Comprende publicaciones, mensajes, emisiones de radio falsa o engañosa; para que sea eficaz debe ser divulgada en forma oportuna. Cuando se utiliza esta medida de engaño, se debe explicar a las propias tropas cual es su propósito, a fin de evitar que ellas también sean víctimas del engaño. También puede establecerse un plan de emisiones y mantener las comunicaciones por el tiempo que dure la operación. - La Incursión. Como una medida de engaño es un ataque que se ejecuta con la finalidad de confundir al enemigo en sus conclusiones sobre nuestra capacidad combativa y hacerle variar sus posibles formas de acción. Se ejecuta sin ninguna intención de retener el terreno. Su preparación y ejecución es la misma que cualquier incursión, variando simplemente en la finalidad. 3. Seguridad del área de retaguardia Las instalaciones que estaban protegidas por la distancia a que se encontraba con respecto al frente, pueden estar ahora, dentro del alcance de armas enemigas. Los amplios frentes y los grandes espacios entre las unidades de combate, aumentan la vulnerabilidad de las áreas de retaguardia al ataque, por lo que, en la planificación se debe poner énfasis en la protección de dichas áreas y medidas de contrainteligencia. - 164 -
  • El área de retaguardia presenta problemas diferentes a las otras áreas de combate, ya que las misiones principales que allí se ejecutan son las de apoyo logístico y administrativo. La protección de esta área tiene la finalidad de evitar o reducir las interferencias del enemigo, los desastres naturales sobre las actividades e instalaciones para mantener la eficiencia combativa de la fuerza. La seguridad y control del área de retaguardia son de responsabilidad del comandante de mayor jerarquía en el área, cuando no es designado un comando específico. En el área de retaguardia, todos los comandantes son respon- sables por la defensa local y por el control de daños de sus propias unidades e instalaciones. La responsabilidad total para la seguridad del área de retaguardia, le corresponde al comando que se designe, quien debe asegurar la integración de los otros planes subordinados en su plan general de seguridad. Cuando la coordinación y el control lo exijan, deben establecerse sub-áreas en el interior del área de retaguardia. Todas las unidades ubicadas en dichas sub-áreas, incluyendo las de reemplazos, deben ser integradas a los planes de seguridad. Los planes son coordinados con las unidades vecinas y con el escalón superior. Las actividades de seguridad del área de retaguardia y de apoyo administrativo, son realizadas en una misma área geográfica y le competen a las mismas fuerzas. El empleo de unidades de apoyo de servicios de combate para la seguridad del área de retaguardia es un complemento a sus misiones de apoyo; por lo que el comandante debe determinar la forma y la extensión de la parti- cipación de las unidades en esas tareas. Un sistema eficaz de seguridad del área de retaguardia debe reunir las siguientes características: - Un comando único (estado mayor y medios adecuados de comunicaciones permanentes); - Definición de responsabilidades geográficas; y, - Estructura y procedimientos de control que evite conflictos entre las unidades responsables por la seguridad del área, por el control de daños y el apoyo administrativo. - 165 -
  • Las fuerzas para seguridad del área de retaguardia pueden comprender: - Unidades de apoyo de servicio de combate o elementos de ellas; - Unidades de combate y apoyo de combate específicamente designadas; y, - Fuerzas paramilitares y policiales. La seguridad del área de retaguardia funcionalmente comprende: la defensa del área de retaguardia y el control de daños. a. Defensa del área de retaguardia Es el conjunto de medidas y de actividades ejecutadas por los diferentes escalones a fin de asegurar el normal desarrollo de las actividades de las unidades de combate, apoyo de combate y apoyo de servicio de combate, ubicadas en las respectivas áreas de retaguardia. Una amenaza permanente para esta área son las posibilidades del enemigo para ejecutar operaciones aeroterrestres, de asalto aéreo, de guerrilla o infiltración, a fin de interrumpir la continuidad del apoyo administrativo. Si el enemigo tiene éxito en sus operaciones, el efecto desmoralizador puede ser decisivo en la fuerza. Para evitar esto, puede ser necesario en muchos casos el empleo de unidades de combate. Los planes deben prepararse para responder a las amenazas del enemigo y para asegurar la libertad de acción; deben basarse en informaciones precisas y oportunas sobre las posibilidades del enemigo, incluyendo el empleo de fuerzas de guerrilla. La fuerza designada para cumplir misiones de defensa debe ser compatible con la misión principal de toda la fuerza y con las posibilidades del enemigo. Los planes deben integrar todos los medios disponibles en el área. De la capacidad de las fuerzas para reaccionar rápidamente y de la eficiencia de las comunicaciones, depende la defensa eficiente del área y la destrucción del enemigo. - 166 -
  • La destrucción o interrupción de las líneas de comunicaciones perjudica el cumplimiento de la misión por lo cual se debe tener muy en cuenta la ejecución eficiente de las actividades de seguridad. Las vías de comunicación que incluyen todos los itinerarios terrestres, aéreos y acuáticos ( en el caso de existir ), por los cuales se desplazan los abastecimientos y refuerzos hacia el frente, son las líneas vitales de comunicación. Cuanto más largas son las vías de comunicación, más vulnerables serán a la interdicción del enemigo, su destrucción o interrupción, perjudicando así el cumplimiento de la misión; por consiguiente constituye la consideración principal en la conducción de las operaciones de defensa del área de retaguardia. Las fuerzas designadas para estas operaciones deben ser adecuadas a la misión; deben ser totalmente empleadas para participar en la defensa de las instalaciones y vías de comunicación. Los planes para la defensa de las instalaciones deben prever la ejecución de ensayos tomando en cuenta su propia defensa y la ejecución de la misión que le corresponde en el plan global de seguridad. La naturaleza de la amenaza puede exigir la necesidad de fuerzas de gran movilidad. Se debe establecer áreas de responsabilidad definidas, comunicaciones seguras y adecuadas y un mando. Uno de los principales problemas para la defensa es la ubicación y fijación del enemigo, esto puede lograrse por medio del control de las áreas favorables a las acciones enemigas, hasta que se hayan fijado y luego se ejecutan las operaciones para su destrucción. Los planes deben prepararse para la defensa de las áreas e instalaciones críticas, dando prioridad al empleo de las tropas administrativas, para la seguridad de sus propias instalaciones. Una fuerza de defensa puede ser ubicada en áreas favorables, desde donde puedan moverse para bloquear las amenazas; al ser fijado el enemigo, las fuerzas de defensa no comprometidas en el bloqueo, son reunidas y empeñadas rá-pidamente en la acción decisiva a fin de destruir al enemigo. Las unidades pueden actuar por iniciativa propia, dentro de las medidas de control impuestas, a fin de asegurar la coordinación de las - 167 -
  • acciones futuras, cuando se haya definido el tipo de amenaza. Se debe coordinar con el comando de defensa aérea más cercano, la defensa aérea del área de retaguardia para alcanzar una defensa adecuada de la misma. b. Control de daños Son todas aquellas medidas que se adoptan antes, durante y después de un ataque o desastre natural, para evitar y reducir los efectos sufridos y para ayudar en la continuidad o el restablecimiento del apoyo administrativo, restablecer el control, salvar vidas, aislar áreas peligrosas e iniciar operaciones de salvamento para evitar bajas posteriores. Las medidas preventivas incluyen la dispersión, los ensayos, la construcción de abrigos, el mejoramiento de los sistemas de alarma y la contrainteligencia. Las medidas correctivas, incluyen el establecimiento de equipos de control de daños, los mismos que permiten: establecer y evaluar los daños; proveer tratamiento médico y evacuación de emergencia; proporcionar alimentos y agua; ejecutar la extinción del fuego y la descontaminación del material; realizar el control del tránsito; y, verificar e informar el grado de destrucción del área. 4. Operaciones de enlace El enlace es una operación que engloba la acción de dos unidades terrestres propias, las mismas que buscan el contacto físico; puede ser ejecutado entre una fuerza en movimiento y otra estacionada, o entre dos fuerzas en movimientos convergentes. Tal encuentro puede ocurrir cuando se ejecutan operaciones aeroterrestres o de asalto aéreo, en la sustitución de una fuerza aislada, en un ataque para tomar contacto con una fuerza que se ha infiltrado previamente o en el apoyo de una fuerza que ha sido dividida por las operaciones del enemigo. Cuando la operación de enlace ocurre entre una fuerza que está estacionada y una fuerza móvil (denominada fuerza de enlace), ésta tiene que ejecutar una operación ofensiva en busca del contacto físico entre las fuerzas; mientras que la fuerza estacionada - 168 -
  • debe ejecutar una operación defensiva con la finalidad de mantener la posición en la región donde será ejecutado el enlace. Así mismo, una operación de enlace inicialmente es ejecutada como una ofensiva normal y a medida que se aproxima el momento del enlace, la coordinación y el control son intensificados por medio de restricciones impuestas para las dos fuerzas. Cuando dos fuerzas en movimiento realizan un enlace, las medidas de coordinación y control deben ser intensificadas y después de la concentración las fuerzas continúan en el cumplimiento de sus misiones. La planificación para el enlace debe ser realizada bajo una estrecha coordinación de esfuerzos entre la fuerza de enlace y la fuerza estacionada, esto se lo hace a través de un intercambio minucioso de la información de las dos fuerzas, con el propósito de reducir los riesgos inherentes a éste tipo de operación. La planificación de una operación de enlace debe considerar los siguientes aspectos de importancia: - Relaciones y responsabilidades de comando; - Coordinaciones de comando y estado mayor; coordinación de los esquemas de maniobra; - Medidas de coordinación de apoyo de fuegos, coordinación y cambio de planes de comunicaciones; - Compatibilizar los sistemas de comunicaciones; - Establecimiento de un sistema de reconocimiento mutuo; y, - Acciones que serán realizadas después del enlace. 5. Operaciones de transposición de cursos de agua Los cursos de agua considerados como obstáculos imponen restricciones al movimiento y a la maniobra de una fuerza atacante, por lo tanto se constituyen líneas naturales de resistencia para el defensor. La transposición de un curso de agua considerado como obstáculo que no dispone de puntos de pasaje utilizables y cuyo margen de llegada se encuentra defendido por el enemigo obliga a la conquista y mantenimiento de una cabeza de puente. En éste caso el cruce en sí del curso de agua es operación complementaria - 169 -
  • para la continuación de las operaciones a partir del margen de llegada. a. Características de las Operaciones Un ataque a través de un curso de agua considerado como obstáculo exige preparativos técnicos y tácticos proporcionales a la magnitud del río y al valor de las fuerzas enemigas.Además ciertas necesidades como: - Tipos especiales de información; - Entrenamiento especializado; - Coordinación cerrada de todas las fuerzas; - Equipamiento para la travesía; y, - Medios adecuados para el control durante la travesía. Se debe poner especial énfasis a la guerra electrónica, el empleo oportuno de fuerzas de asalto aéreo, aeroterrestres o infiltradas por medios fluviales, ya que el empleo oportuno de las fuerzas facilita las operaciones de transposición de cursos de agua. Además debe considerarse también la explotación de los recursos locales. La planificación debe ser iniciada lo más rápido posible a fin de asegurar que los medios para la travesía estén disponibles tan pronto como las fuerzas han alcanzado el río. El avance hacia el río debe ser realizado, de preferencia, sin pérdida del impulso. La sorpresa y la oportunidad del ataque pueden crear las condiciones para la conquista de puentes intactos. Los fuegos de apoyo pueden ser utilizados para la conquista de un puente intacto y para la neutralización del personal que lo defiende. La ventaja obtenida por la captura de un puente debe ser explotada. Medidas de engaño, tales como fintas y/o demostraciones, pueden ser ejecutadas, a fin de desorientar al enemigo en cuanto al lugar de travesía. El movimiento continuo, sin pérdida de tiempo, es esencial para la concentración de medios. Las fuerzas de asalto, embarcadas en medios fluviales o vehículos blindados anfibios, aceleran la travesía y reducen la dependencia de los puentes y vados. - 170 -
  • Se debe preferir maniobras de envolvimiento, buscando traspo- ner el río por los flancos de la posición del enemigo, antes que las maniobras frontales que inciden sobre la parte más fuerte del enemigo. b. La transposición en las operaciones ofensivas La transposición de cursos de agua puede ser inmediata o preparada. Una transposición inmediata es aquella realizada con un mí-nimo de pérdida del ímpetu y se caracteriza por la velocidad, sorpresa, audacia y descentralización de las acciones. Debe ser ejecutada siempre que sea posible. Una transposición preparada es aquella realizada después de los preparativos necesarios, se caracteriza por la centra- lización de la planificación y de la ejecución de las operaciones. Por la pérdida de tiempo que ocasiona y por el número elevado de bajas y pérdidas que acarrea, solamente debe ser realizada cuando la situación así lo exija. Cuando el río no estuviere defendido, son realizadas travesías de oportunidad, y en este caso, la planificación queda restringida a los problemas técnicos de ingeniería y de control de tránsito. c. La transposición en las operaciones retrógradas Una transposición de un curso de agua por una fuerza que ejecuta un movimiento retrógrado, requiere de una planificación tan detallada como sea posible y de un control centralizado. Dependiendo de las acciones del enemigo, la presencia de una fuerza defensiva en el margen de llegada puede tornarse imprescindible para el desarrollo de la operación y para las fuerzas que ejecutan el movimiento retrógrado. La travesía del río debe ser ordenada y rápida. Las fuerzas trasponen el río en el tiempo y lugar que mejor se adapten a la situación, con el cuidado de no delatar anticipadamente los probables sitios de cruce, a fin de que éstos no se tornen en blancos rentables para la artillería del enemigo. - 171 -
  • El apoyo de fuego cobra especial importancia cuando los últimos elementos rompen el contacto con el enemigo y ejecutan la transposición. Cuando la situación lo impone los sitios de cruce son desactivados y los medios allí empleados son removidos o destruidos. El empleo de helicópteros para exfiltrar a las tropas, en unión con la desactivación de los sitios de cruce y medios de tra- vesía, puede acelerar la operación y facilitar el desaferramiento de las fuerzas. 6. Operaciones de inteligencia Las operaciones de inteligencia son las actividades de obtención, evaluación, análisis e interpretación de toda información disponible referente a uno o varios aspectos de cada una de las áreas geográficas o de actividades humanas, las cuales son de importancia potencial para el desarrollo y ejecución de planes, normas y operaciones. Desde tiempos de paz o de normalidad, está presente la preocupación en cuanto a información adecuada y oportuna. Muchas veces, la búsqueda sistemática de información no es suficiente, requiriendo actividades peculiares, cuya planificación y ejecución pueden rompen cualquier esquema. Por otro lado, cualquier operación militar debe ser precedida de un levantamiento adecuado de información. a. Condicionantes Las operaciones de inteligencia deben ser planificadas al más alto nivel para que no existan interferencias que perjudiquen las acciones en curso. En los diversos escalones, una operación de inteligencia es ejecutada mediante orden o autorización del escalón superior. El sigilo de las acciones en ejecución y la identidad del personal participante deben ser preservados al máximo. - 172 -
  • Todos los elementos inmiscuidos en una operación deben ser previamente habilitados y seleccionados de acuerdo a su aptitud específica para cada caso. Las operaciones de inteligencia deben ser provistas de recursos suficientes para que puedan ejecutarse de forma independiente y eficiente, preservando así mismo, el principio de descentralización. La integración de la inteligencia y de las operaciones es esencial para asegurarle al comandante el cumplimiento de esta exigencia. Deben ser establecidos canales seguros para la transmisión de los informes obtenidos, inclusive con una organización celular que no comprometa el conjunto de la operación. Deben ser resaltadas las medidas de contrainteligencia, teniendo en cuenta las necesidades de seguridad a fin de negarle la sorpresa al enemigo. Los planes y órdenes para las operaciones de inteligencia deben ser simples, objetivos y adecuados a los medios disponibles. Se debe resaltar la importancia de objetivos de inteligencia lógicos y compatibles con las posibilidades del elemento ejecutante. b. Finalidades de las operaciones de Inteligencia dentro del campo de batalla Las finalidades de la inteligencia dentro del campo de batalla son: - Visualizar la fuerzas enemigas y determinar sus posibilidades e intenciones. - Localizar e identificar las fuerzas enemigas empeñadas. - Identificar objetivos. - Detectar vulnerabilidades enemigas y proporcionar medidas necesarias para su explotación. - Asesorar en la adopción de medidas de protección a nuestras tropas en las operaciones. - 173 -
  • - Explotar el terreno y las condiciones climáticas o meteorológicas en provecho propio. - Realizar el control de datos. 7. Operaciones de Guerra Electrónica Las operaciones de guerra electrónica constituyen las acciones tomadas para interferir o reducir el uso efectivo del espectro electromagnético por parte del enemigo, así como las acciones para asegurar la eficiencia del empleo de aquel espectro por las fuerzas propias. Las operaciones de guerra electrónica son parte integrante de las operaciones militares. Ellas reducen la capacidad de comando y control de los comandantes enemigos, por el debilitamiento o el total silencio de sus sistemas de comunicaciones en momentos críticos, y engañan al enemigo con transmisión de mensajes falsos. Las operaciones de guerra electrónica deben ser conducidas y controladas por un escalón capaz de avalar los beneficios que éstas pueden generar, así como las posibles interferencias en los sistemas de comunicaciones propios. Los beneficios a largo plazo, derivados de las informaciones obtenidas por las medidas electrónicas de apoyo, pueden sobre valorar las ventajas tácticas inmediatas de las interferencias en las comunicaciones del enemigo, por esto es necesario una íntima coordinación entre las actividades de inteligencia y las operaciones de guerra electrónica. Las operaciones de guerra electrónica, comprende actividades de: contramedidas electrónicas; contra-contramedidas electrónicas; y, medidas electrónicas de apoyo. Las contra-contramedidas electrónicas facilitan el empleo de los sistemas electrónicos propios y reducen su vulnerabilidad a la interferencia enemiga. Las contra medidas activas incluyen la interferencia de las comunicaciones de los radares de vigilancia y búsqueda de blancos, de las ayudas de navegación y otros medios electrónicos, a la vez que las medidas electrónicas de apoyo proveen datos sobre las características, contenido y origen de las emisiones electromagnéticas del enemigo. - 174 -
  • La creciente utilización de equipos electrónicos en las comunicaciones exige una mayor protección de los sistemas de comunicaciones y electrónicos propios y una efectiva interferencia de los sistemas del enemigo. Los comandos de todos los escalones deben comprender que cuanto más precisas y detalladas sean las órdenes, y su emisión con la suficiente anticipación a las unidades subordinadas, menor será la necesidad de utilización de medios electrónicos para la coordinación y control durante el combate y, en consecuencia, se minimizan las vulnerabilidades ante las operaciones de guerra electrónica del enemigo. Al mismo tiempo, será mayor la libertad de acción para actuar ofensivamente en el espectro electromagnético contra las fuerzas enemigas. 8. Operaciones psicológicas Son todas las operaciones político militares, ideológicas, planificadas y conducidas para crear en los grupos enemigos, hostiles o propios, opiniones, emociones, actitudes o conducta favorables al cumplimiento de las misiones en el teatro de operaciones te-rrestre. Las operaciones psicológicas disminuyen el estado de ánimo y la eficiencia de combate de las tropas enemigas promoviendo la disidencia y deserción. Así mismo se las emplea para mantener en alto el estado de ánimo de las tropas y para contrarrestar la subversión y propaganda del enemigo. Estas operaciones no pueden lograr objetivos con sus fuerzas, solamente son operaciones de apoyo. Su eficacia está limitada por: requisitos de seguridad; restricciones inherentes a la estrategia operacional; insuficiencia de los medios de comunicación; barreras del idioma; perjuicios del auditorio; y contramedidas del enemigo. Éstas limitaciones pueden vencerse tomando previsiones basadas en la inteligencia producto de evaluaciones especializadas. Las operaciones psicológicas se basan en su reacción positiva inmediata a la situación, por lo que deben ser móviles y descentralizadas proporcionando apoyo directo a las unidades tácticas. - 175 -
  • CAPÍTULO IX OPERACIONES ESPECIALESOperaciones especiales son aquellas en las cuales las característicasdel terreno, la naturaleza particular de las operaciones, las condicionesen que son conducidas o la combinación de estos factores, hacennecesario tropas especialmente adiestradas y equipadas, así como laaplicación de procedimientos y técnicas especiales de combate enrelación con dichas circunstancias.En este ambiente las operaciones se conducirán dentro de losmismos principios y fundamentos enunciados en los capítulosanteriores y que rigen a las operaciones, debiendo ser modificadosen sus procedimientos, a tal punto que requerirán el establecimientode normas particulares.A. OPERACIONES RIBEREÑASSon aquellas llevadas a cabo en ríos y en sus áreas terrestresaledañas (áreas ribereñas), conducidas con la finalidad de destruirfuerzas enemigas y controlar áreas ribereñas. Su ejecución requieremayor movilidad que la del enemigo, la misma que puede serobtenida mediante el empleo de fuerzas de asalto aéreo o explotandoal máximo la movilidad fluvial.El control de las áreas ribereñas presupone las siguientes medidas:- Conquista, posesión y mantenimiento del terreno clave que permita controlar el movimiento en el área;- Control de la población;- Control de los cursos del agua; y,- Superioridad aérea local. 1. Características de las áreas ribereñas Las áreas ribereñas son aquellas en las que se dispone de por lo menos un río, que constituye la vía esencial para el transporte, también puede disponer de una red de caminos cuyo papel es complementar la estructura del sistema de circulación. - 177 -
  • Normalmente las áreas ribereñas presentan las siguientes características: - Están dominadas por líneas de comunicaciones fluviales; - Están sujetas a inundaciones periódicas a consecuencia de las lluvias o por el efecto del mar cuando están cerca del litoral; - La superficie está cubierta por vegetación típica de terrenos anegados, pantanos, manglares y selvas; - La población está distribuida en las márgenes de los ríos y en cuyas confluencias pueden existir núcleos urbanos de relativa importancia; - Gran inestabilidad de las condiciones climáticas y meteoroló- gicas; y, - Carencia de recursos locales. 2. Efectos sobre las operaciones Basados en la restricción de la movilidad, especialmente a través del terreno, los movimientos están condicionados a las rutas fluviales disponibles. Por este motivo adquieren gran significado los accidentes que permiten o controlan la circulación en el área ribereña. El papel fundamental de los ríos impone la utilización sistemática de medios fluviales para el transporte de tropas y abastecimientos. La gama de medios para el transporte fluvial, terrestre y aéreo necesarios para el cumplimiento de la misión impone el empleo muy coordinado de fuerzas, constituyendo un sistema táctico operativo indivisible y un mando único con miras a la optimización de su eficacia. Con el propósito de disminuir la complejidad inhe- rente a este tipo de operaciones, debe adoptarse diversas medidas por las fuerzas, tales como: una definición del comando de las operaciones, las misiones peculiares y las responsabilidades de cada unidad. La existencia de espacios vacíos y no controlados, favorece la infiltración y la obtención de la sorpresa, por medio del empleo de fuerzas de guerrilla y de tropas especiales en la ejecución de - 178 -
  • emboscadas e incursiones. Así mismo aumentan las medidas de seguridad que deben brindarse tanto a las instalaciones como al transporte de abastecimientos. Para evitar la sorpresa, las fuerzas deben mantener un eficiente sistema de inteligencia, utilizar ampliamente el reconocimiento aéreo, moverse con sigilo, proveer escoltas de seguridad para los convoyes y proporcionar una adecuada protección a las instalaciones logísticas y puestos de mando. Las fuerzas de seguridad deben ser empeñadas para asegurar la libre utilización de las avenidas de aproximación y rutas de movimiento por parte de las propias tropas y negarlas al enemigo. El armamento ligero y de fácil transporte es amenaza constante para los medios fluviales militares. La vegetación existente en los márgenes de los ríos le proporciona camuflaje y le son excelentes posiciones de tiro para su utilización. La carencia de recursos locales exige el dislocamiento, hacia el área de operaciones, de toda clase de abastecimientos, los mismos que serán entregados en las instalaciones logísticas desdobladas para apoyar a los diferentes escalones. 3. Organización de las fuerzas ribereñas Las fuerzas ribereñas son organizadas en función de la misión, de las características del área de operaciones, del enemigo, medios y tiempo disponible. Normalmente, las necesidades de las unidades terrestres para el cumplimiento de la misión determinan el valor y la organización de las fuerzas y medios fluviales y otras fuerzas de apoyo. Los elementos de combate pueden denominarse equipos de desembarque ribereños. Un equipo de desembarque básico puede tener el valor de un pelotón de fusileros o equipo de combate y es transportado para el asalto en embarcaciones adecuadas para el área de operaciones, lo que facilitará el desembarque de las tropas y el apoyo de fuegos y logístico necesario. Otro elemento constitutivo de las fuerzas ribereñas son las patru- llas fluviales, las mismas que deben encargarse de la protección de los embarcaderos para las fuerzas fluviales, montaje de retenes fluviales, abordajes, establecimiento de puestos de - 179 -
  • observación y escucha, y de todas aquellas medidas que permitan mantener el control del río. Finalmente debe considerarse una fuerza de reserva, la misma que puede utilizar para su movimiento medios fluviales o aéreos y debe estar localizada en un lugar desde el que pueda cumplir su misión en el menor tiempo posible. 4. Control de las operaciones Los puestos de mando de las fuerzas ribereñas, normalmente se localizan en las bases de operaciones de los diferentes escalones. Esas bases constituyen puntos focales de donde se irradian las operaciones y su respectivo apoyo, y hacia donde converge el apoyo logístico del escalón superior.B. OPERACIONES EN SELVAEl combate en selva se conduce en áreas reducidas y con pequeñasunidades. El éxito de estas operaciones depende del entrenamientoapropiado, la disciplina, iniciativa individual, la acción personal delcomandante y del equipo apropiado.Una fuerza capaz de actuar fuera de los senderos y de mantenerselargo tiempo bajo la influencia de las condiciones en extremo difícilesde la selva, posee una gran ventaja. Se debe asegurar el control delas unidades; sin embargo, las formaciones adoptadas deben ser losuficientemente flexibles que permitan un rápido despliegue bajocondiciones de observación limitada y vulnerabilidad al fuego. Lasunidades se desplazan en columna y con apropiada seguridadtomando intervalos de acuerdo a la visibilidad y a la posibilidad deejecutar un control efectivo.La maniobra normal consiste en bordear las posiciones del enemigo,para atacarlo por el flanco o la retaguardia.Generalmente, el movimiento se mide en términos de tiempo másque en distancia.El empleo de los medios aéreos es importante para la ejecución deeste tipo de operaciones.El entrenamiento tiene por finalidad capacitar a las tropas paradesplazarse a campo traviesa, darles confianza en sus conocimientos - 180 -
  • técnicos para el combate y producir hombres de gran iniciativa,capaces de utilizar todos los recursos existentes en su provechoconsiderando a la selva como una aliada. Las armas y equipo debenpermitir el máximo de movilidad a través de terrenos difíciles y bajocondiciones meteorológicas adversas. 1. Características de las operaciones en selva El terreno, el clima, la temperatura, la humedad, hongos, enfermedades y la fauna limitan el movimiento, la observación, los campos de tiro, la maniobra y las comunicaciones. El encubri- miento es excelente y por lo tanto aumenta la posibilidad de lograr la sorpresa obligando al empleo de importantes efectivos en misiones de protección. Los procedimientos de combate se adaptan, principalmente, a las misiones impuestas, por el terreno y las condiciones meteoroló- gicas. En la selva existen pocos caminos y trochas disponibles; a menudo, hay que construirlos a medida que progresa el movimiento. Los ríos son las mejores vías de comunicación y de abastecimiento. El terreno no es uniforme, varía desde el tipo de selva alta cubierta de vegetación, hasta la selva baja, llana y pantanosa. Todas las dificultades propias de las operaciones en la selva, aumentan en proporción directa a la magnitud de la fuerza que interviene. El terreno clave en la selva incluye trochas, ríos navegables, nudos de comunicaciones, áreas de terreno que permitan el embarque y desembarque de medios, etc. Estos accidentes son difíciles de identificar debido a la escasez de cartas y a que las existentes son imprecisas. El valor del terreno elevado es limitado por las restricciones en observación y campos de tiro. El alcance de radio se reduce debido a la vegetación y al terreno; y los circuitos alámbricos son difíciles de instalar y mantener. Cuando hay lugares despejados, el empleo de aviones o helicópteros para dejar y recoger mensajes es bastante satisfactorio. Las medidas de salubridad e higiene son especialmente importantes. En vista de la dificultad para la evacuación de las - 181 -
  • bajas que permanecen en las instalaciones de la unidad un tiempo mayor que el acostumbrado. Por esta razón el apoyo de sanidad reviste especial importancia; el personal de sanidad debe estar familiarizado con las enfermedades tropicales y disponer de un equipamiento apropiado. 2. Operaciones ofensivas en selva En la ofensiva, el movimiento para establecer el contacto se ejecuta por pequeñas unidades que se desplazan fuera de las trochas. Los movimientos de flanco son los más explotados. Sin embargo cuando se realiza un ataque frontal o una penetración a la posición enemiga, el esfuerzo principal debe ejecutarse a la mayor velocidad posible y en forma tal, que permita cortar al enemigo sus vías de retirada. La seguridad en la selva descansa principalmente en el empleo de patrullas de combate, seguridad y reconocimiento, de composición variable. El éxito de cualquier ataque, especialmente cuando se trate de un envolvimiento, depende fundamentalmente de la capacidad de los elementos de seguridad. Las condiciones selváticas dificultan el empleo de la artillería y de los morteros, sin embargo éstos deben emplearse tanto como la situación lo permita. El empleo de elementos transportados por aire o embarcaciones fluviales para desbordar el flanco del enemigo es de gran importancia, principalmente porque economizan tiempo y energías. La coordinación de tales operaciones es difícil, pero su efectividad impone su uso siempre que sea posible. La profundidad sobre la cual se puede llevar un ataque depende en gran parte de la capacidad para abastecer a las fuerzas atacantes. En vista de que la magnitud de las operaciones ofensivas está limitada por la capacidad de reabastecer a la fuerza, las bases de operaciones son objetivos remunerativos para el ataque. El abastecimiento por aire es el más conveniente. 3. Operaciones defensivas en selva La defensa, se asegura controlando los caminos, trochas y principalmente los ríos en razón de su importancia para el dominio en la selva. Las áreas defensivas se escalonan en profundidad - 182 -
  • sobre los caminos, trochas y ríos organizándose en defensa perimetral. Se toma medidas especiales de seguridad para enfrentar las acciones de infiltración del enemigo, debido a que ellas son am-pliamente favorecidas por las características del terreno. Las reservas se ubican de modo que puedan trasladarse rápidamente para ejecutar un contraataque sobre cualquier parte de la posición; por tal razón se debe construir una red de trochas y helipuertos que permitan ejecutar los desplazamientos con rapidez o disponer de medios fluviales y aeronaves que faciliten este desplazamiento.C. OPERACIONES DE DEFENSA DE COSTASDesde el mar, es posible que ocurran incursiones, bombardeos oataques enemigos sobre el área terrestre adyacente a las playas.Estas acciones pueden exigir la intervención de fuerzas destinadasa la defensa del litoral, tales como medios de la Fuerza Aérea, de laFuerza Naval, y de la Fuerza Terrestre para oponerse al desembarcoy defender las costas. 1. Comando Las operaciones de defensa de costas, son normalmente operaciones conjuntas o combinadas contra un desembarco anfibio, comienza con el empleo de la Fuerza Naval y de la Fuerza Aérea contra la escuadra enemiga, lo más lejos posible; de este modo, se determina el empleo de medios heterogéneos, que exigen una coordinación detallada para cumplir la misión con el menor desgaste de los medios y la mayor eficiencia. El mando de la fuerza que ejecuta esta operación será designado por el escalón superior y tendrá a responsabilidad la ejecución coordinada de toda la operación. 2. Empleo del Ejército en la defensa de costas Una operación de desembarco anfibio ejecutada por el enemigo obligará al empleo de elementos del Ejército. El período de mayor vulnerabilidad en el desembarco anfibio está comprendido entre la formación de la fuerza naval atacante para - 183 -
  • lanzar las embarcaciones de desembarque hasta el inicio de la cabeza de playa, las fuerzas defensoras deberán desgastar y desorganizar al enemigo utilizando su fuego durante el desplazamiento de las embarcaciones hacia la playa, el objetivo es debilitar al máximo a las fuerzas atacantes infligiéndole el máximo de bajas, y en caso de que éste se concrete, se debe limitar la cabeza de playa y luego atacarla para destruirla. En resumen, para enfrentar una operación de desembarco anfibio debe considerarse lo siguiente: - Las Fuerzas Naval y Aérea, deben actuar lo más lejos posible, sobre la fuerza enemiga de desembarco. - Los medios de artillería del Ejército, se emplean durante los preparativos para el desembarque y durante su ejecución. - La Fuerza Terrestre impide la consolidación de la cabeza de playa y expulsa o destruye a la fuerza atacante. - Debe existir una total integración del empleo de todas las fuerzas durante todas las fases de la operación.D. OPERACIONES IRREGULARESSe denominan operaciones irregulares a aquellas misiones especialese independientes tipo incursión, ejecutadas por unidades organizadasy adiestradas especialmente con la finalidad de atacar objetivos de vitalimportancia en territorio hostil ocupado por el enemigo, en la retaguardiade las tropas en contacto y en la profundidad de su territorio.El hombre sigue siendo el arma secreta en las operaciones, ellospueden dar golpes más seguros que las máquinas; equipos dehombres osados de suma habilidad y bien entrenados pueden alcanzarobjetivos que deciden grandes conflictos, de allí la importanciaadecuada que se tiene que dar a estas operaciones. 1. Consideraciones básicas Las operaciones irregulares son planificadas en base a las operaciones tácticas, operativas o estratégicas. Las misiones pueden ser variadas y en muchos casos con objetivos diferentes a las operaciones de combate normales, generalmente incluyen instalaciones vitales del enemigo. El cumplimiento de la misión - 184 -
  • requiere el despliegue de un máximo de iniciativa, mucho ingenio, sangre fría y audacia. En la preparación de la operación se da mucha importancia al secreto y en la ejecución a la sorpresa. Las unidades asignadas a este tipo de operaciones, actúan aisladas, lejos de las distancias de apoyo de las fuerzas propias, por lo cual deben estar organizadas y entrenadas para operar con autosuficiencia por períodos de tiempo más o menos prolongados; ellas constituyen el arma más flexible y adaptable que puede ocasionar daños vitales. El apoyo de sanidad durante la operación, estará a cargo del personal de sanidad que integra la unidad. Las evacuaciones son difíciles y las actitudes que deben tomarse frente a ellas, dependen de la orden recibida y de la situación. El plan se ensaya en condiciones semejantes a las circunstancias que se llevará a cabo, introduciéndose las modificaciones que sean necesarias y que aseguren el éxito de la operación. Los efectos de las operaciones irregulares se dejan sentir en el aspecto material y sobre todo en la moral del enemigo. 2. Características de las operaciones irregulares Las operaciones irregulares se caracterizan por: - Planificación regresiva muy detallada; - Preparación minuciosa; - Necesidad de realizar ensayos; - Ejecución simple; - Conducción agresiva; - Secreto; - Seguridad; - Rapidez; y, - Sorpresa. 3. Clasificación de las operaciones irregulares a. Por su alcance o importancia - Tácticas.- Son aquellas que se ejecutan en el Área de Operaciones, en apoyo a las unidades que están en la - 185 -
  • zona de acción táctica. Generalmente las conducen las unidades en contacto con parte de sus medios. - Operativas.- Son aquellas que se realizan dentro de un Teatro de Operaciones en apoyo a las unidades operativas. Se llevan a cabo generalmente sobre objetivos más profundos que los que normalmente alcanzan las patrullas de las unidades en contacto. - Estratégicas.- Son aquellas que se llevan a cabo en territorio enemigo, dentro de un Teatro de Operaciones o en la profundidad de su territorio; se realizan sobre objetivos que tienen un alto grado de importancia y significación en el desarrollo general de las operaciones militares o la guerra misma. Los objetivos y las misiones son determinados por el comando de las Fuerzas Armadas. b. Por su forma de aproximación - Terrestres. - Anfibias. - Aerotransportadas. - Mixtas. c. Por su objetivo - De Reconocimiento. - De Combate. 4. Planificación, preparación y ejecución de las operaciones a. Planificación Además de los pasos a seguir en la planificación de cualquier operación, en éstas se debe tener en cuenta: - Estudio minucioso del objetivo; - Preparación de un programa especial de entrenamiento; - Equipamiento especial de la unidad para la operación considerada; - Ejecución de tantos ensayos como fuesen necesarios, empleando terreno y objetivos similares a aquellas en que tenga que actuar. - 186 -
  • El comandante una vez recibida la misión realiza todo el PMTD y considera: - Selección de personal, material y equipo con características especiales de poco peso y volumen, gran resistencia y confiabilidad; y, - Selección de áreas de reunión secretas en donde se ocultará el personal, particularmente durante el día. b. Preparación Los pasos para la preparación de una operación de este tipo sigue los mismos lineamientos que para los de una patrulla normal dándose particular énfasis a la recepción, preparación y prueba del material y equipo. El comandante designado concurre personalmente a las pruebas de armamento y medios de comunicaciones que se van a llevar, cerciorándose de que todo funcione perfectamente. Los ensayos tienen por finalidad adiestrar al personal para la ejecución de la operación, de acuerdo al plan previsto, verificar que el personal conozca su función dentro de los grupos; que las acciones de los grupos se lleven a cabo en el menor tiempo y en forma sincronizada y que todos reaccionen adecuadamente ante los diferentes incidentes que puedan presentarse; y además, poder perfeccionar la planificación me-diante las modificaciones necesarias. Los ensayos se realizan en forma gradual y en un ambiente de condiciones similares a las del combate real, debiendo llevarse a cabo durante la noche y el día y sobre un objetivo materializado en forma real a fin de familiarizar al personal; deben ser repetidos tantas veces como sea necesario hasta obtener la máxima precisión y rapidez. c. Ejecución En la ejecución de una operación irregular se realizan por lo general estos pasos: - Revista y coordinaciones finales; - Embarque y desplazamiento; - 187 -
  • - Aproximación al objetivo; - Llegada al objetivo y acción sobre él; y, - Exfiltración. La aproximación de una unidad se ejecuta mediante diversas formas de movimiento, se inicia cuando abandona el territorio amigo, para ingresar a territorio enemigo y termina al llegar al objetivo. Durante la ejecución se determina las medidas de coordinación y control, las mismas que están constituidas por puntos de reunión, con la finalidad de verificar efectivos y dictar disposiciones en la ruta, para el despliegue. La acción sobre el objetivo se efectúa en lo posible por aquellas direcciones inesperadas y desprovistas de seguridad empleando siempre la sorpresa y potencia de fuegos. Si se trata de una operación de reconocimiento, se emplean los procedimientos conocidos; si se trata de operación de combate, el ataque se lleva a cabo en lo posible en forma silenciosa con el máximo de eficiencia, mínimo de pérdidas y facilidad de exfiltración. La exfiltración se inicia después que la unidad se ha reorganizado en un punto de reunión establecido anticipadamente y termina cuando se ingresa a territorio amigo o bajo el control de fuerzas propias, también una fuerza puede ser exfiltrada mediante el uso de medios aéreos.E. OPERACIONES ANFIBIASUna operación anfibia es el ataque a un litoral ejecutado desde elmar por fuerzas navales y de desembarco, está caracterizada por losesfuerzos integrados de fuerzas entrenadas, organizadas y equipadaspara las diferentes actividades de combate.En la planificación de una operación anfibia se considera: embarquede tropas y equipo; ensayos; travesía hasta el área objetivo; y,desembarque de las tropas de asalto, de los abastecimientos yequipo de apoyo hasta el término de la operación. No incluye elalistamiento de las fuerzas y el entrenamiento preliminar, ni lasoperaciones subsecuentes una vez producido el desembarco en ellitoral enemigo. - 188 -
  • 1. Características de las operaciones anfibias Una operación anfibia requiere que la fuerza que la realiza tenga la iniciativa. La elección del objetivo está limitada por los planes de comando, misión, enemigo, tiempo disponible, terreno, condiciones de la playa y posibilidades de apoyo de las Fuerzas Naval y Aérea. La sorpresa puede ser obtenida por la movilidad que le facilita el mar a fin de elegir los puntos de ataque más favorables. La movi- lidad de la reserva embarcada permitirá explotar rápidamente cualquier éxito inicial obtenido en las playas. Estas operaciones requieren también medios especiales. Su éxito depende en gran parte de la disponibilidad de buques apropiados, embarcaciones de desembarco, vehículos anfibios, armas, equipos y materiales especiales y helicópteros. La misión, el te-rreno, las características de las playas y las defensas enemigas tienen influencia en el tipo y cantidad de equipo especial necesario para la operación. En una operación anfibia es necesario incrementar la potencia de combate en tierra hasta alcanzar la fuerza requerida para la conquista de los objetivos finales. Las medidas que se adoptan para satisfacer esta exigencia constituyen las diferencias de organización y técnica que existe entre una operación anfibia y una te-rrestre. Una operación anfibia es muy compleja, debido a la variedad de medios que se emplean. Las fuerzas que intervienen en las operaciones anfibias requieren de información especial. El contingente terrestre debe estar organizado para: - Realizar el desembarque de unidades combatientes completas. - Coordinar el apoyo de fuegos propio, naval y aéreo. - Asegurar la continuidad del apoyo logístico de las unidades desembarcadas. El componente naval debe estar organizado para: - Organizar, transportar y desembarcar al componente terrestre. - 189 -
  • - Proporcionar al componente terrestre apoyo de fuegos naval y seguridad durante toda la operación. El componente aéreo se organizará para: - Proporcionar protección aérea. - Apoyo aéreo ofensivo. - Apoyo aéreo de reconocimiento. - Apoyo de transporte si fuera necesario. 2. Tipos de Operaciones Anfibias a. Asalto Anfibio Es el tipo de operación anfibia más importante, se distingue de los otros tipos de operaciones anfibias en que tiene por objeto colocar una fuerza en una playa enemiga. b. Retirada Anfibia Es el repliegue o evacuación de fuerzas por mar de una playa enemiga, en unidades navales. c. Demostración Anfibia Consiste en mostrar una fuerza de cierto valor, con la finalidad de engañar al enemigo y obligarlo a mover anticipadamente sus reservas o adoptar una forma de acción que le sea desfavorable. Cuando una fuerza de demostración es capaz de desembarcar con suficiente potencia para explotar una situación favorable, se denomina demostración en fuerza o finta. Esta operación contribuye a engañar al enemigo sobre la zona donde se realiza el verdadero desembarco. d. Incursión Anfibia Es un desembarco desde el mar en una playa enemiga, que incluye una penetración rápida en territorio enemigo o la conquista temporal de un objetivo, seguida de una retirada planificada de antemano. 3. Consideraciones básicas A fin de asegurar el éxito de una operación anfibia, es conveniente disponer de superioridad naval sobre las fuerzas de superficie y - 190 -
  • submarinas enemigas, marcada superioridad aérea y superioridad de las fuerzas de desembarco en relación con las fuerzas terrestres enemigas presentes en el área objetivo. Sin embargo, cuando las circunstancias lo exijan, una operación anfibia puede ejecutarse sobre la base de una relativa superioridad total de la fuerza. Así, la superioridad aérea y naval, pueden justificar la ejecución de la operación aún cuando no se disponga de superioridad numérica de la fuerza de desembarco en relación con las fuerzas terrestres que pueden ser empleadas en forma efectiva en apoyo de la fuerza de desembarco, compensando la superio-ridad terrestre del enemigo. Además de la superioridad de fuerzas dentro del área objetivo, una fuerza anfibia debe disponer de: - Libertad de acción contra interferencias de las fuerzas aérea, naval y terrestre del enemigo desde lugares fuera del área objetivo; y, - Capacidad para proporcionar apoyo continuo a las fuerzas de tierra. El restablecimiento de la fuerza de desembarco en tierra señala el cumplimiento de la misión y marca el término de la operación anfibia. Cuando se continúan las operaciones terrestres extensas desde la cabeza de playa consolidada puede ser necesario un período de concentración antes de la iniciación de estas operaciones. Se considera que la fuerza de desembarco está firmemente establecida en tierra cuando: - La cabeza de playa ha sido conquistada; - Se ha establecido en tierra suficientes fuerzas tácticas y de apoyo para asegurar el desembarco continuo de tropas y abastecimientos necesarios para las operaciones subsi- guientes; - Se ha establecido en tierra todas las instalaciones de comando, comunicaciones y de coordinación de apoyo de fuegos; y, - El comandante de la fuerza de desembarco está en condición de asumir la responsabilidad total de las operaciones subsi- guientes. - 191 -
  • Una operación anfibia virtualmente integra elementos de fuerzas terrestres, navales y aéreas en un esfuerzo coordinado. Son muy esenciales las relaciones definidas de mando, una cooperación estrecha y una coordinación entre todas las fuerzas participantes. 4. Organización y comando Una fuerza anfibia debe ser organizada como un elemento subordinado al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el cual de acuerdo al plan establecido formula la directiva inicial en la que designa los medios y señala la misión. En la directiva inicial se designara como comandantes de la: fuerza anfibia, fuerza de desembarco y del componente aéreo a oficiales de la Armada, Fuerza Terrestre y Fuerza Aérea respectivamente. A fin de asegurar la coordinación de las diferentes fuerzas parti- cipantes, el comandante de la fuerza anfibia será asesorado por su estado mayor conjunto, en el caso que participen las tres fuerzas en la operación. La cooperación detallada del apoyo de fuegos y la elaboración de los respectivos planes son de suma importancia en operaciones anfibias porque la fuerza de desembarco depende al comienzo del apoyo de los fuegos naval y aéreo. El comandante de la fuerza anfibia es el responsable de la coordinación del apoyo de fuegos, durante las primeras etapas del desembarco, cuando la situación lo justifica y los órganos de coordinación estén establecidos en tierra, el comandante de la fuerza anfibia transfiere esta responsabilidad al comandante de la fuerza de desembarco. Después los órganos de coordinación de apoyo de fuegos de la fuerza anfibia se emplean en caso de ser necesarios y están disponibles para asumir las funciones de coordinación de apoyo de fuegos en caso de emergencia. La responsabilidad de la ejecución de la operación anfibia, está retenida por el comandante de la fuerza anfibia hasta el fin de la operación. El escalón superior ordena que la fuerza anfibia ceda el mando al comandante de la fuerza de desembarco cuando esté firmemente establecida en tierra y en condiciones de ejecutar las acciones subsiguientes a la operación anfibia. - 192 -
  • F. OPERACIONES AEROTERRESTRESOperación Aeroterrestre es aquella que comprende el movimientoaéreo y la colocación de combatientes y medios de apoyoadministrativo necesarios dentro de un área objetivo para la ejecuciónde misiones terrestres de naturaleza operativa o estratégica, utilizandomedios pertenecientes a la fuerza aérea.Estas operaciones son de carácter conjunto conducidas por elementosde la Fuerza Aérea y Fuerza Terrestre. Combinan la velocidad yflexibilidad de los medios aéreos con la capacidad operativa de lasfuerzas de tierra. Los medios empleados dependen de la misión yde la situación, pudiendo incluir unidades de paracaidistas,aerotransportadas o una combinación de las dos.Las unidades que vayan a participar en este tipo de operacionesnecesitan un entrenamiento, organización, y equipo especial para laconducción de estas operaciones.Terminado el movimiento y el desembarco en el área objetivo, lasfuerzas terrestres entran en acción inmediatamente para poner enejecución el plan terrestre. 1. Consideraciones básicas Las operaciones aeroterrestres requieren un alto grado de coordinación entre las fuerzas aérea y terrestre participantes; por lo tanto deben estar bajo la dirección del comandante del Teatro de Operaciones, particularmente en lo relacionado con la planificación y control. Sin embargo, la responsabilidad completa de la operación puede ser asignada al comando de la fuerza aerotransportada específico o a un comando conjunto creado, dependiendo de la disponibilidad de fuerzas y posibilidades del enemigo. Es indispensable la superioridad aérea local para proteger a las tropas durante todas las fases y el establecimiento de la cabeza aérea. Una operación aeroterrestre se ejecuta sobre áreas con pocas defensas, donde no existan, inicialmente tropas bien organizadas y donde el enemigo tenga dificultades para hacer intervenir unidades blindadas. - 193 -
  • El éxito de las operaciones se basa generalmente en el desembarco por sorpresa, en masa y en el menor tiempo posible; en una rápida conquista y organización defensiva de la cabeza aérea, particularmente contra elementos blindados y ataques aéreos enemigos, en un adecuado apoyo aerotáctico antes, durante y después de la conquista del área objetivo, en el establecimiento en el menor tiempo posible del sistema de comunicaciones, y particularmente en un eficaz ejercicio del mando en todos los escalones. Las operaciones aeroterrestres son sensibles a las condiciones meteorológicas y a los períodos de baja visibilidad. Los estudios de inteligencia deben dar particular importancia a este aspecto. La decisión para ejecutar estas operaciones en condiciones adversas o que excedan los límites permitidos corresponde al comando que ordena la operación. Las características de los medios aéreos disponibles, así como las facilidades para el aterrizaje, limitan el equipo que puede ser transportado al área objetivo. Siendo la movilidad terrestre en el área objetivo reducida debido a la escasez de vehículos, el empleo de helicópteros se hace indispensable para disminuir esta deficiencia. Las unidades aeroterrestres son normalmente las encargadas de realizar el asalto inicial mediante el lanzamiento de paracaidistas; después que éstas han conquistado y asegurado la zona de desembarco, se realiza el desembarco aéreo por paracaídas o mediante aterrizajes de las tropas aerotransportadas. Teniendo en cuenta la misión, el enemigo, terreno y las tropas disponibles, la fuerza aeroterrestre puede ser empleada para conquistar y organizar una o más cabezas aéreas. Las dimensiones de esta cabeza aérea dependen de la misión, de las posibilidades del enemigo, del terreno y condiciones meteorológicas, del tiempo previsto para la reunión con otras fuerzas, para la llegada de refuerzos o para el repliegue, y de la disponibilidad de zonas de salto y de aterrizaje. A la fuerza aeroterrestre puede asignársele misiones sea en el campo operativo o en el estratégico para capturar áreas - 194 -
  • importantes; explotar el éxito logrado en asaltos aerotransportados; reforzar unidades que se encuentran fuera del alcance de las unidades terrestres; bloquear la retirada de fuerzas enemigas; ejecutar reconocimientos; negarle el uso de una zona al enemigo. En conclusión sus misiones se orientan de manera general a impedir que el enemigo utilice un terreno clave, conservar ese terreno para fuerzas propias o una combinación de ambas. Las fuerzas aeroterrestres constituyen un peligro estratégico para el enemigo, pudiendo obligarle a dispersar sus fuerzas a fin de proteger sus instalaciones en el área de combate y en el área de retaguardia. 2. Consideraciones sobre las operaciones a. Consideraciones estratégicas Las fuerzas aeroterrestres, en territorio nacional, son mantenidas como parte de la reserva estratégica, en condiciones de rápido empleo. Esas fuerzas podrán ser transportadas rápidamente hacia áreas desde donde podrán ser empleadas. El aprovechamiento de la movilidad estratégica de las fuerzas aeroterrestres depende directamente de la disponibilidad de aeronaves de largo alcance. El transporte por aeronaves de largo alcance permite oportunos dislocamiento de las fuerzas hacia el teatro de operaciones para la ejecución de operaciones. El almacenamiento de abastecimientos y equipo, destinado al lanzamiento en las proximidades de las áreas de futuro empleo aumenta la movilidad estratégica, reduciendo la necesidad de transporte aéreo de largo alcance. b. Consideraciones operativas Las fuerzas aeroterrestres son particularmente aptas para las operaciones profundas, realizando un envolvimiento vertical a las fuerzas enemigas y permitiendo la conquista y mantenimiento de objetivos que contribuyan para cercarlas o para interdictarlas en el campo de batalla. - 195 -
  • 3. Organización de la fuerza aeroterrestre Una fuerza aeroterrestre puede ser organizada para cumplir misiones específicas impuestas por el CC.FF.AA., o a solicitud del comandante del Ejército de Operaciones. Para facilitar y asegurar la planificación integral de la operación aeroterrestre el comandante deberá solicitar la inclusión en su estado mayor elementos instruidos y entrenados, pertenecientes a las fuerzas participantes. Cuando al Ejército de Operaciones se le haya asignado una fuerza aeroterrestre, el comandante del teatro de operaciones deberá organizar un comando y estado mayor para esa fuerza. En este caso, el comando de la fuerza aeroterrestre es respon- sable ante el comandante del teatro de operaciones por la planificación y ejecución de las operaciones y ejerce el comando directo de las fuerzas; las unidades de la fuerza aérea (cazas y bombarderos) que apoyan la operación no forman parte de la fuerza aeroterrestre. Para cumplir una misión específica la fuerza que realiza la operación, normalmente se organiza en tres escalones: - Escalón de asalto.- Compuesto por paracaidistas los cuales se emplean en la conquista de la cabeza aérea. - Escalón de consolidación.- Constituido por elementos de la unidad aerotransportada que no son empleados en la cabeza de área, pero que se reúnen con el escalón de asalto tan pronto como sea posible después de que haya sido conquistada y asegurada la cabeza aérea. - Escalón de retaguardia.- Compuesto por el resto de la unidad aeroterrestre que no es considerado para el combate e incluye unidades de apoyo de servicio de combate que no son necesarias inicialmente en la cabeza aérea y elementos de protección de las instalaciones. 4. Fases de las operaciones Por lo general una operación aeroterrestre se desarrolla en cinco fases: - 196 -
  • - Alistamiento; - Embarque; - Movimiento aéreo; - Desembarque; y, - Operaciones subsecuentes. Normalmente, las acciones de combate terrestre propiamente dichas dan inicio con el desembarco aeroterrestre para conquistar los objetivos iniciales. Una fuerza aeroterrestre, entonces, consolida los objetivos y ejecuta, enseguida, operaciones ofensivas, defensivas o de enlace. Una cabeza aérea puede no coincidir con los objetivos iniciales; en este caso, después del asalto aeroterrestre la fuerza tendrá que ejecutar una operación ofensiva para conquistar los objetivos finales de la operación. Una fase ofensiva es emprendida e iniciada inmediatamente después del asalto. 5. Planificación y ejecución La planificación de una operación aeroterrestre comienza con una visualización de las operaciones en el área objetivo y sigue una secuencia inversa en orden de ejecución, exige datos al respecto de la disponibilidad de transporte aéreo, capacidad de las aero- naves, puntos de partida, medidas especiales exigidas para la seguridad de la operación, inteligencia de combate, particularmente sobre el enemigo en el área objetivo, áreas de desembarque y condiciones meteorológicas. A partir del momento en que una operación es decidida, hasta que sea desencadenada o cancelada, debe mantenerse la más estrecha coordinación entre los escalones paralelos de la Fuerza Terrestre y la Fuerza Aérea. Los planes para las operaciones aeroterrestres incluyen el plan táctico terrestre, el plan de desembarque, el plan de movimiento aéreo, el plan de embarque y el plan de alistamiento.G. OPERACIONES DE ASALTO ÁEREOSon operaciones en que la fuerza de asalto (elementos de combate,apoyo de combate, apoyo de servicio de combate) utilizando lapotencia de fuego, la movilidad y una integración total de los mediosaéreos, maniobran en el campo de batalla bajo el control delcomandante terrestre para localizar, destruir o capturar a las fuerzasenemigas y mantener terreno clave. - 197 -
  • Las operaciones de asalto aéreo se caracterizan por la rapidez paramodificar la relación de fuerzas dentro del campo de batalla,me-diante el desplazamiento aéreo de los medios, empleando aero-naves y unidades orgánicas de la Fuerza Terrestre. 1. Consideraciones básicas Las fuerzas de asalto aéreo son empleadas como parte de la maniobra, en apoyo de combate terrestre. El asalto aéreo presupone el empleo de medios aéreos pertenecientes a las fuerzas del teatro de operaciones terrestre para incrementar la capacidad de combate terrestre y proporcionar un equilibrio entre movilidad, potencia de fuego, inteligencia, comando y control, y apoyo de servicio de combate. La aviación del ejército proporciona sus medios aéreos a las unidades terrestres para incrementar su capacidad de combate, éstas deben organizar, equipar y entrenar sus tropas para emplear estos medios en el cumplimiento de sus misiones. La capacidad tanto de las unidades de las fuerzas de tierra como de la aviación del ejército para conducir operaciones de asalto aéreo, debe estar constantemente desarrollando entrenamientos y cumpliendo procedimientos operativos normales apropiados. Los elementos de apoyo de combate y de apoyo de servicio de combate de las unidades terrestres que participan en operaciones de asalto aéreo, son transportados por medios aéreos disponibles del Ejército si se desea contar con un apoyo adecuado a través de toda la operación. 2. Organización de una fuerza de asalto aéreo Para conducir operaciones de asalto aéreo se conforma una fuerza táctica de asalto aéreo (FTAA) la misma que podrá organizarse en dos elementos o componentes fundamentales; el componente aéreo y el componente terrestre. a. El componente aéreo Está constituido por helicópteros de asalto y de ataque. La misión principal de los helicópteros de asalto es el transporte de las tropas y sus medios hacia el área de empleo, así como el abastecimiento posterior para la operación. - 198 -
  • La misión principal de los helicópteros de ataque es el reconocimiento y seguridad a las fuerzas en las diferentes fases de la operación. b. El componente terrestre El componente terrestre se organizará en tres escalones: el de asalto, el de consolidación y el de retaguardia. 1) Escalón de asalto Estará formado por aquellas fuerzas que tienen por finalidad empeñarse de forma inmediata en combate. 2) Escalón de consolidación Está conformado por aquellos elementos de las armas y servicios, necesarios para mantener o incrementar el poder de combate del escalón de asalto. En las operaciones de poca magnitud y corta duración no será necesario constituirlo. 3) Escalón de retaguardia Está formado por el resto del componente terrestre que no será necesario emplearse de forma inmediata en la zona del objetivo. Este escalón podrá en algunos casos acompañar a fuerzas de enlace táctico. 3. Planificación y ejecución a. Planificación La planificación estará caracterizada fundamentalmente por la simplicidad de los planes, será desarrollada empleando una secuencia inversa (de atrás hacia delante), sin embargo; ésta deberá ser detallada tanto como el tiempo disponible lo permita, puesto que, normalmente se responde de forma inmediata a las resoluciones del comandante. La operación de asalto aéreo deberá ejecutarse respondiendo a los siguientes planes: - Táctico terrestre; - De desembarque; - 199 -
  • - De movimiento aéreo; - De embarque; y, - De alistamiento. El plan táctico terrestre, constituirá la base para el desarrollo de otros planes como: el de asalto para la conquista u ocupación de los objetivos, el de defensa de la zona de objetivos, el de enlace táctico, el de exfiltración, etc. Dentro de este plan no debe omitirse el apoyo de la población local y de las fuerzas propias que actúen en la retaguardia enemiga, en la zona del objetivo y sus inmediaciones. Una vez que la Fuerza Terrestre conquiste y ocupe los objetivos, podrá continuar con otras operaciones como ofensivas, defensivas o de enlace táctico. Para eso deberá efectuar los planes correspondientes. La reserva determinada por el componente terrestre, normalmente, será pequeña debido a que es de prever la conquista simultánea de varios objetivos, lo que exigirá emplear la masa de los medios de éste componente, ésta reserva será transportada con el escalón de asalto, aunque no necesariamente. En la elaboración del plan táctico terrestre, influirán una gran cantidad de factores siendo los más importantes: - Posibilidad de empeñarse en combate inmediatamente después de realizado el desembarco aéreo; - Posible ausencia de un inmediato apoyo de fuego de artillería; - Falta de apoyo de elementos blindados; y, - Limitada movilidad terrestre. b. Ejecución En un asalto aéreo las unidades pueden desembarcar sobre los objetivos iniciales o en sus inmediaciones, para de allí realizar un ataque, en lo posible el desembarco debe ejecutarse directo al objetivo a no ser que el terreno o el enemigo lo impidan. - 200 -
  • Luego deberá establecerse una defensa perimetral para dar seguridad a los objetivos iniciales. La organización y ocupación de las posiciones, deberá permitir cubrir las principales rutas de acceso a la posición. La vigilancia del terreno no ocupado entre las áreas defendidas se cubrirá por medio de puestos de observación y escucha, y sensores en el caso de disponerlos; además se debe emplear al máximo el apoyo de fuegos, campos minados y obstáculos naturales o artificiales; se designará fuerzas de seguridad delante del límite anterior de la defensa perimétrica, las que cumplirán su misión a través de un continuo patrullaje; finalmente se debe mantener una reserva con el máximo de movilidad posible. Otro aspecto que se debe tener especial cuidado en la ejecución, es la exfiltración, la misma que puede ser ejecutada bajo la presión del enemigo o sin presión de éste. Cualquiera que sea la situación, el plan de exfiltración requiere el movimiento previo de la fuerza de asalto aéreo de sus posiciones hacia una zona de embarque. En la exfiltración las fuerzas se tornan vulnerables a un ataque enemigo, por lo que todas las precauciones deben ser tomadas para su cobertura y embarque, a través de un plan de fuegos y fuerzas de seguridad.H. OPERACIONES EN ÁREAS FORTIFICADASUn área fortificada se caracteriza por presentar numerosos trabajosdefensivos y posiciones organizadas dispuestas en frente y profundidad,rara vez está constituida por una única posición fuertementeorganizada.Las áreas fortificadas proporcionan al defensor el máximo deprotección y le permiten la economía de fuerzas. Los trabajosdefensivos pueden estar constituidos por fortificaciones permanentesde campaña, ampliamente desarrolladas y localizadas dentro de unextenso sistema de obstáculos. Las características de un áreafortificada incluyen un fuerte sistema de puestos avanzados, red decaminos, amplio sistema de comunicaciones y una reserva altamentemóvil, localizada en posición central y provista de una intensa red deitinerarios cubiertos.Las fuerzas de combate, normalmente, evitan el combate ofensivo enáreas fortificadas. Cuando esto no es posible, procuran, con un - 201 -
  • mínimo de fuerzas, fijar las posiciones fortificadas, mientras que lafuerza principal continúa el avance para la conquista de objetivos másdistantes y decisivos, puede incluir un cerco o un ataque por laretaguardia. 1. Defensa de un área fortificada La finalidad principal de la defensa de un área fortificada es obligar al enemigo a descubrirse constituyéndose en un blanco lucrativo o a empeñarse en la reducción de las posiciones fortificadas, debilitando de esta forma, su potencia de combate y tornándose vulnerable al contraataque. Las posiciones fortificadas proporcionan economía de fuerzas en las áreas de combate avanzadas, permitiendo de esta manera obtener reservas proporcionalmente mayores para el contraataque. Estas reservas deben ser provistas de una adecuada movilidad y aptas para actuar agresivamente a fin de garantizar el éxito de las acciones en la defensa de las posiciones fortificadas. 2. Ataque a un área fortificada Un área fortificada obliga al atacante a descubrirse y constituirse en un blanco lucrativo. El asalto es estrechamente controlado e incluye la designación de objetivos que dividan las defensas enemigas. Los fuegos de artillería pueden destruir o neutralizar un área fortificada, sin embargo se debe evitar al máximo los obstáculos que pueden ser creados para los elementos de asalto.I. OPERACIONES EN ÁREAS URBANIZADASÁreas urbanizadas son aquellas localidades que contienen estructurashabitacionales, comerciales o industriales, sean de hormigón,concreto, madera, adobe, etc., las que han sido modificadas parafines de defensa. Son muy semejantes a las áreas fortificadas.Las áreas urbanizadas son accidentes de capital importancia sobrelos cuales, de un modo general, se tiene información relativamentedetallada. Proporcionan cubertura y encubrimiento para las tropas ypara las armas. Pueden presentar grandes dificultades para ladefensa debido a su susceptibilidad, neutralización o su destrucciónpor los fuegos. - 202 -
  • Las localidades cuando son reducidas a escombros mantienen suscaracterísticas defensivas y restringen el empleo de fuerzas moto-rizadas y blindadas. En consecuencia, las tropas de infantería a pieson las más aptas para el combate en estas localidades.El combate en áreas urbanizadas se caracteriza por el combatecuerpo a cuerpo, por las limitada observación y campos de tiro, porla canalización del movimiento de los vehículos y por la dificultad decontrol de las tropas.Las medidas de control de la población civil son esenciales para suprotección. 1. Defensa de un área urbanizada La defensa de un área urbanizada es organizada en torno a los accidentes capitales del terreno o de partes importantes del área edificada que preserven la integridad de la fuerza y proporcionen facilidades de movimiento o libertad de acción del defensor. Las áreas urbanizadas constituyen obstáculos al movimiento de las fuerzas que atacan, así como para las fuerzas de contraataque del defensor, consecuentemente, debe realizarse las consideraciones para la defensa, fuera del área urbanizada, en regiones adyacentes. Barricadas y otros obstáculos son utilizados en profundidad para facilitar la continuidad de la defensa en toda el área. 2. Ataque a un área urbanizada Cuando sea posible, las áreas urbanizadas deben ser desbordadas o aisladas, caso contrario, son utilizados métodos aplicables para la reducción o neutralización de las resistencias como en las áreas fortificadas. El terreno que domina las vías de acceso es conquistado para aislar el área urbanizada; esa misión es normalmente atribuida a fuerzas altamente móviles, incluyendo elementos blindados, paracaidistas o aerotransportados. Los objetivos en el interior del área urbanizada son seleccionados para dividir la defensa enemiga, la infantería a pie es la fuerza con mejores características para cumplir este tipo de misiones. - 203 -
  • CAPÍTULO X OPERACIONES NO BÉLICASA. GENERALIDADESLas operaciones no bélicas son aquellas en que se emplea a lasfuerzas militares, aplicando parte de sus capacidades a situacionesde paz o crisis, para mantener por debajo del lumbral el conflictobélico, las tensiones entre países o entre fracciones de un mismopaís.La Fuerza Terrestre ha intervenido en estas operaciones en sus muydiversas manifestaciones; evacuaciones de la población civil ensituaciones de emergencia, inundaciones, incendios, pero en losúltimos años la frecuencia y variedad de empleo se haincrementado.En estas operaciones, las fuerzas utilizan parte de los medios conque están dotadas y emplean algunos de los principios y proce-dimientos de las operaciones bélicas, aunque modificados asituaciones diferentes.Dentro del territorio nacional lo normal será que estas operacionessean conjuntas e interministeriales. Las fuerzas militares actuaránsubordinadas a la autoridad directamente encargada de lasoperaciones, aunque encuadradas bajo sus mandos naturales.Será cada vez más frecuente la participación de la Fuerza Terrestreen operaciones de este tipo bajo el auspicio de organizacionesinternacionales, como las Naciones Unidas y la OEA. entre otras yque serán normalmente de carácter conjunto y combinado.Dada la variedad y complejidad de este tipo de operaciones, serequiere fuerzas versátiles y muy bien adiestradas para responder asituaciones diferentes y a la posible evolución de la situación.Las operaciones no bélicas pueden preceder, seguir o emplearse ala vez que las operaciones bélicas dentro del mismo Teatro deOperaciones. Es posible el paso de una operación no bélica a unabélica, y viceversa.Durante las operaciones no bélicas se tendrá presente quedeterminados elementos o grupos pueden recurrir a actos agresivos - 205 - - - 205
  • con propósitos diferentes, por lo que el participar en una operaciónno bélica, no implica que el derecho intrínseco a la autodefensa sepierda, por el contrario se aplica siempre, de lo que se deduce quelos miembros de las unidades estarán siempre en condiciones deutilizar sus armas para defenderse.B. PRINCIPIOS GENERALES DE LAS OPERACIONES NO BÉ-LICASA pesar de que los principios de las operaciones bélicas son en sumayoría aplicables a estas operaciones, existen otros propios delas operaciones no bélicas que sirven de guía para la acción.La aplicación relativa de cada principio variará en función de laoperación concreta. Los principios de las operaciones no bélicasson: 1. Seguridad Basada en la seguridad el mando no debe descansar en la creencia de que el propósito no bélico de su misión no pondrá en riesgo a las fuerzas bajo sus órdenes. Inherente a esta responsabilidad es la necesidad de ser capaz de una transición rápida desde una situación pacífica a otra de combate, si surgiera la necesidad. 2. Objetivo El objetivo de la operación no bélica deberá ser claramente definido, decisivo y alcanzable. Los diferentes mandos deben fijar objetivos adecuados y asegurarse que contribuyen a la unidad de esfuerzos con otras unidades, autoridades u organismos para conseguir las metas propuestas. 3. Unidad de esfuerzos Los mandos de las unidades pueden actuar en coordinación estrecha con las autoridades civiles o emplear los recursos de una entidad civil; las estructuras de mando deben integrar las actividades de todos los elementos que operen en el área. Las órdenes pueden estar no claramente definidas haciendo que los mandos busquen un clima de cooperación más que de autoridad para conseguir los objetivos. - 206 - - - 206
  • 4. Legitimidad Emana de la aceptación de que la autoridad constituida en la zona, región o área que solicita el apoyo es competente y eficaz y emplea medios adecuados para propósitos razonables. Las fuerzas comprometidas tienen que apoyar la legitimidad de la operación y del gobierno, este principio deberá tener mucha consideración especialmente en las operaciones de apoyo a la paz. 5. Perseverancia Las operaciones no bélicas pueden ser de corta duración o prolongarse durante largo tiempo; algunas de estas operaciones necesita años para lograr los efectos deseados (especialmente las operaciones de apoyo a la paz). Los mandos deben sopesar su deseo de alcanzar objetivos con rapidez con la consecución de los fines estratégicos a largo plazo y las limitaciones impuestas a las operaciones. 6. Restricción En operaciones no bélicas, la capacidad militar se deberá aplicar con la adecuada prudencia. Las reglas de enfrentamiento serán más restrictivas, detalladas y sensibles a consideraciones políticas que en operaciones bélicas, y pueden cambiar con frecuencia. Las restricciones sobre el uso del armamento y empleo de la fuerza caracterizan el ambiente de estas operaciones.C. TIPOS DE OPERACIONESDos tipos de operaciones no bélicas que se diferencian entre sí porla autoridad de que emanan, su finalidad, misión recibida, proce-dimientos empleados o riesgos que llevan implícitas son:- Operaciones de ayuda humanitaria; y,- Operaciones de apoyo a la paz. 1. Operaciones de ayuda humanitaria Las operaciones de ayuda humanitaria pueden darse en el ámbito de las operaciones de apoyo a la paz o como operaciones independientes dentro o fuera del territorio nacional. La fuerza terrestre puede recibir la misión de tomar parte en este tipo de operaciones que, generalmente, serán conjuntas como - 207 - - - 207
  • respuesta directa del gobierno a regiones del país que han sufrido desastres naturales o provocados por el hombre. Sus misiones podrán ser: acogida de personas desplazadas o refugiados, eva- cuación de víctimas, apoyo sanitario, reparaciones de emergencia a instalaciones vitales, seguridad, apoyo mediante asesores, apoyo a las autoridades civiles y otras. Se puede distinguir tres tipos de operaciones de ayuda humanitaria: - Socorro en desastres; - Ayuda a refugiados y desplazados; y, - Ayuda humanitaria básica. Estos tres tipos de operaciones pueden traslaparse en algunas áreas, pero cada una se centra en un objetivo diferente. El socorro en desastres, se dirigen normalmente a salvar y mantener la vida y bienes de los damnificados en cooperación con organizaciones humanitarias, defensa civil y autoridades locales. La ayuda a refugiados y desplazados, se orienta a proporcionar servicios vitales a masas de personas desplazadas del área de sus hogares hacia lugares sin instalaciones adecuadas, a causa de catástrofes naturales o creadas por el hombre. La ayuda humanitaria básica, es distribuir los recursos para cubrir las necesidades básicas de supervivencia y prestar asistencia médica. 2. Operaciones de apoyo a la paz Reciben este nombre genérico aquellas operaciones realizadas bajo el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas u otras organizaciones internacionales con capacidad para ello, de conformidad con el mandato aprobado por resolución de las mismas y que cuentan con el consentimiento de las partes implicadas. Se establecen para ayudar a controlar y resolver conflictos y se realizan bajo el comando y control de la organización internacional. - 208 - - - 208
  • Las operaciones apoyan y refuerzan los esfuerzos diplomáticos para mantener la paz en zonas de conflicto potencial o contener y finalizar las hostilidades en caso de producirse. Son operaciones, en principio, de carácter no bélico empleándose la fuerza militar como catalizadores de la paz en lugar de instrumentos de la guerra; ello lleva consigo el compromiso de las fuerzas para el cumplimiento del acuerdo de paz o facilitar la ge-neración de un acuerdo de paz. El objetivo es ganar paz con actos que la favorezcan, más no imponiéndola a las partes en conflicto. El uso de la fuerza estará limitado a la autodefensa. Las fuerzas tendrán como misión genérica disuadir con su pre- sencia física la realización de actos violentos. Las operaciones de apoyo a la paz, implican a menudo situaciones ambiguas que requieren que las fuerzas vivan situaciones de tensión y violencia sin convertirse en participantes; el soldado necesitará diplomacia y tacto además de habilidad para el combate, debiendo mantener una imparcialidad escrupulosa. Estas operaciones incluyen, normalmente, personal civil que ejecuta tareas de tipo político, administrativo, de policía y sanitario. La Fuerza Terrestre participarán en estas operaciones ya sea independientemente o como parte del CC.FF.AA. mediante: - La proyección de una fuerza adecuada a la misión a cumplir. - El envío de observadores militares. - Una combinación de las anteriores. a. Condiciones deseables Antes de implicarse en operaciones de apoyo a la paz, deberán existir ciertas condiciones que proporcionen un marco aceptable para su cumplimiento. 1) Control y dirección política El control político total de una operación de paz debe ser responsabilidad de una sola organización política multinacional, imparcial y reconocida internacionalmente. - 209 - - - 209
  • Dicha organización nombrará un jefe de misión, proporcionándole un mandato aceptado por las partes. Este do-cumento es la primera fuente de legitimidad de la operación de apoyo a la paz. 2) Consentimiento y solicitud del país anfitrión Estas operaciones sólo pueden realizarse con el consentimiento, o a petición, del gobierno reconocido del país anfitrión. Las otras partes principales del conflicto también deben estar de acuerdo con el establecimiento de la mi-sión. Todas las partes deben estar igualmente de acuerdo respecto a la neutralidad e identidad internacional y con los privilegios e inmunidades asociadas a la organización implícita. 3) Participación de las naciones La participación de las naciones en una operación de apoyo de paz será voluntaria. La implicación de algunas naciones puede ser inaceptable para las partes belige- rantes y otras naciones pueden tener limitaciones políticas internas. 4) Apoyo internacional Toda operación de este tipo atraerá la atención del público y de los medios de comunicación, por ello deberá llevarse a efecto para responder a una demanda apoyada en una resolución de carácter internacional. Con el respaldo internacional se consigue también la adecuada protección legal del personal que participa en la operación y la capacidad financiera necesaria para sufragar los gastos que la operación ocasiona. b. Normas de planificación y ejecución 1) Respeto mutuo Debe haber un grado de respeto mutuo entre todas las partes reconocidas en el conflicto y la organización implicada en la operación de paz. - 210 - - - 210
  • Es necesario un estatus legal para la fuerza de paz, normalmente definido por un acuerdo de estatus de fuerza, cuyos miembros deben a su vez respetar las leyes y costumbres del país anfitrión. No se debe alterar el estatus ni la posición de hecho de las partes implicadas. Todas las partes deben hacer honor a las señas distintivas y uniformes de la fuerza de apoyo de paz. 2) Imparcialidad La imparcialidad y la neutralidad de la fuerza ejecutante son esenciales para mantener la fe y la confianza de las partes en disputa y del gobierno anfitrión. Para facilitar la imparcialidad, la fuerza que lleve a cabo la operación debe ser multinacional. 3) Credibilidad La credibilidad de una operación de apoyo a la paz es un reflejo de la valoración que hacen las partes de su capacidad para cumplir la misión y es necesaria para crear la confianza en la misma. Una fuerza de apoyo a la paz no debe aparecer como una amenaza para cualquiera de las partes. 4) Límites al uso de la fuerza Las operaciones de apoyo a la paz se basan en el empleo de métodos pacíficos para lograr el objetivo de la misión. El uso de la fuerza debe controlarse cuidadosamente. Un mal empleo de la fuerza socavará la credibilidad y puede intensificar el conflicto. 5) Libertad de movimiento La libertad de movimiento general es esencial para el cumplimiento con éxito de cualquier operación de apoyo a la paz. Los miembros de la operaciones de apoyo a la paz deben moverse libremente a lo largo del área de misión designada, excepto para lugares específicos aceptados por todas las partes. - 211 - - - 211
  • 6) Transparencia de las operaciones Es esencial que las partes implicadas estén completamente enteradas de la misión y concepto de la operación de la fuerza de apoyo a la paz. El fracaso a la hora de alcanzar un entendimiento mutuo puede llevar a la desconfianza o a la hostilidad y poner en peligro la misión. 7) Unidad de mando El jefe de misión será responsable de todos los aspectos de la operación, incluyendo las negociaciones con las partes. El jefe de la fuerza deberá tener el control operacional de todos los contingentes militares y ejercer en control táctico del resto de actividades militares. 8) Flexibilidad La fuerza debe ser capaz de adaptarse y pasar de una actividad de apoyo a la paz a otra cuando sea necesario. 9) Coordinación cívico- militar Es importante para el éxito de la misión de paz que las actividades de otros componentes de la misión, tales como la población civil, supervisores de elecciones, monitores de derechos humanos, agencias de ayuda humanitaria y organizaciones similares estén integradas con las operaciones militares. La coordinación entre todos los componentes debe ser constante, metódica y a todos los niveles. En los niveles inferiores deberán existir métodos informales de coordinación y trabajo. c. Tipos de operaciones de apoyo a la paz En el contexto mundial, el mayor reto en la actualidad es el de asegurar la paz. Es por eso que las operaciones de paz, irán evolucionando de operaciones militares relativamente pequeñas a complejas operaciones multidimensionales, empleando tanto personal militar como civil, debidamente ubicados en numerosas y diversificadas actividades de preservación de la paz. - 212 - - - 212
  • Bajo esta concepción genérica se engloban: - Operaciones de diplomacia preventiva; - Operaciones de establecimiento de la paz; - Operaciones de mantenimiento de la paz; - Operaciones de consolidación de la paz; y, - Operaciones de imposición de la paz. 1) Operaciones de diplomacia preventiva Son el conjunto de medidas y actividades que inician con las iniciativas diplomáticas al despliegue preventivo de la fuerza, realizadas al amparo del capítulo VI de la Carta de la Naciones Unidas para tratar de prevenir y diluir tensiones que pueden devenir en conflictos. Algunas de estas medidas son: - Alerta rápida. A menudo es necesaria una acción rápida para evitar que una acción degenere en conflicto. Por tanto, es esencial que las naciones y organizaciones sean conscientes de las crisis inminentes tan pronto como sea posible. Es necesario reforzar los mecanismos de alerta para determinar si existe una amenaza a la paz y analizar qué medidas se podrán tomar para aliviarla. - Vigilancia. La vigilancia de un área potencialmente inestable, para detectar actividades militares, puede impedir la ruptura de hostilidades, particularmente si la información obtenida se difunde ampliamente. - Despliegue preventivo. La forma más efectiva de prevención de conflictos puede encontrarse en el despliegue de fuerzas multinacionales en áreas de crisis potenciales. - Medidas de estabilización. Las medidas de estabilización tales como: el intercambio de equipos de enlace, misiones militares, inspección conjunta, etc., podrían alentar el comienzo de negociaciones sobre un acuerdo político amplio. - 213 - - - 213
  • 2) Operaciones de establecimiento de la paz Es la operación destinada a la obtención de acuerdos que eliminen la confrontación y posibiliten la solución de las posibles causas que motivaron el conflicto. Normalmente es desencadenada por intermedio de la diplomacia, mediación, negociación y otras formas de acuerdo político. El artículo VI de la carta de la ONU incluye como medidas a ser adoptadas para el establecimiento de la paz, entre otras las siguientes: - El recurso de la Corte Internacional de Justicia; eficaz cuando todos los involucrados acatan las deliberaciones y la competencia del organismo, sin reservas. - Mediación y negociación por intermedio de autoridades designadas por el Consejo de Seguridad, por la Asamblea General o por el Secretario General. - Prestación de asistencia a las partes en conflicto o a grupos hostiles; de modo de disminuir las circunstancias que contribuirán al surgimiento de la controversia o del conflicto. 3) Operaciones de mantenimiento de la paz Son las operaciones encaminadas a la implementación de acuerdos de cese de hostilidades entre las partes en litigio, empleando personal militar, policial o civil. Son realizadas con el consentimiento de las partes beligerantes para completar el proceso político de resolución de conflictos y restauración de la paz. Sus principios básicos son: - El consentimiento de las partes; - La imparcialidad; - El uso limitado de la fuerza, aplicado a la autodefensa; y, - El carácter voluntario de la participación de los estados miembros. - 214 - - - 214
  • Estas operaciones, normalmente contienen contingentes levemente armados para la consecución de tareas de supervisión, separación de fuerzas, y establecimientos de zonas de seguridad. Además podrán cumplir otras funciones suplementarias de gran relevancia tales como: - Auxiliar en la desmovilización y reintegración de los antiguos combatientes a la vida civil. - Colaborar con los trabajos de ubicación y asentamiento de los desplazados y refugiados. - Supervisar la realización de elecciones libres y legítimas. - Garantizar el respeto de los derechos humanos. - Proporcionar asistencia humanitaria. - Implementar programas orientados a la remoción de minas y de otros artefactos de guerra. La naturaleza de la operación debe cambiar desde una actuación de carácter militar al principio, hasta otra con predominio civil según se desarrolle la operación, comprende operaciones militares y paramilitares emprendidas con el consentimiento de los bandos beligerantes. Con estas operaciones se busca observar y facilitar la implementación de treguas acordadas y apoyar gestiones diplomáticas tendientes a lograr una solución pacífica a largo plazo. 4) Operaciones de consolidación de la paz Son las acciones ejecutadas con posterioridad a un conflicto, consecuencia de una guerra internacional o de enfrentamientos civiles, para identificar y apoyar estructuras que tiendan a reforzar y consolidar la paz, con el fin de evitar una reanudación del conflicto. La consolidación de la paz requiere restablecer las instituciones que hagan posible consolidar una situación de confianza y bienestar entre los pueblos. - 215 - - - 215
  • Será normal el empleo de las fuerzas militares en el desminado general del país, que permita el desarrollo de la agricultura y los transportes. 5) Operaciones de imposición de la paz Las operaciones de imposición de la paz son aquellas que buscan el establecimiento de la paz por medio del uso de la fuerza militar, y son realizadas al amparo del capítulo VII de la Carta de la Naciones Unidas. Aunque se encuentran incluidas dentro de las operaciones no bélicas, éstas se salen del ámbito de este capítulo de la doctrina, ya que las mismas implican en empleo de todas las capacidades militares disponibles, y se pueden realizar sin el acuerdo de todas las partes interesadas, por lo que son consideradas operaciones bélicas y se llevan a cabo según los principios definidos para ellas. Estas operaciones se ejecutan con la finalidad de alcanzar las condiciones necesarias para el establecimiento de una fuerza de mantenimiento de paz entre dos adversarios que no necesariamente han consentido la intervención y que inclusive podrían estar en combate abierto. Las fuerzas deben estar preparadas para aplicar los elementos de la potencia de combate necesarios para establecer el orden, separar a los contendientes y restaurar en el territorio condiciones más propicias para la convivencia pacífica. - 216 - - - 216
  • CAPÍTULO XI OPERACIONES DE DEFENSA INTERNALa Defensa Interna es el conjunto de medidas tomadas por ungo-bierno orientadas a evitar, reprimir o eliminar los movimientosinsurgentes.Dentro de la Defensa Interna, se ejecutan operaciones en cumpli-miento de los planes y directivas emitidos por el frente militar, el éxitoen su conducción presupone una acción integral que obedece a unadirección centralizada y a una ejecución descentralizada, juntamentecon una eficiente coordinación de esfuerzos.A. TIPOS DE OPERACIONES DE DEFENSA INTERNASe reconoce tres tipos de operaciones de Defensa Interna: lasoperaciones complementarias, las operaciones tipo policía y lasoperaciones militares de defensa interna. 1. Operaciones complementarias Las operaciones complementarias se realizan para apoyar las actividades de defensa y desarrollo con el fin de mantener; o restaurar la seguridad interna, restableciendo el control en un área que estuvo bajo dominio de la guerrilla. Estas se organizan como un esfuerzo cívico-militar e incluyen programas orientados al mejoramiento económico, político y social del área designada como prioritaria. Puede realizarse cualquiera sea la situación de la insurgencia, sin embargo, el éxito es más probable cuando se las ejecuta durante la fase inicial de aparecimiento de la misma. La planificación y ejecución de estas operaciones se desarrolla en las áreas señaladas de prioridad, en el Plan Nacional, considerando los recursos civiles y militares disponibles y la capacidad para lograr los objetivos. Entre las principales se puede citar: a. Operaciones de inteligencia Las operaciones de defensa y desarrollo internos dependen en gran parte de la inteligencia y contrainteligencia, debido a - 217 - - - 217
  • que las fuerzas opuestas en ocasiones cuentan con el apoyo de la población. La población además de ser el objetivo de las fuerzas insurgentes, es su fuente principal de informaciones, protección, suministro de personal y apoyo logístico; en consecuencia, la población debe ser considerada como factor de enorme importancia, en lo que a planificación se refiere. El desafío que representa la insurrección para las unidades de inteligencia es más importante que en otro tipo de conflicto. Las agencias de inteligencia deben desarrollar sus operaciones dirigidas hacia un enemigo que quizás aún no está realizando operaciones continuas o frecuentes. Las fuerzas de contra insurrección necesitan información detallada en los campos económico, político, social, geográfico, cultural, y de cumplimiento de la ley. Como parte del esfuerzo nacional global, las operaciones de inteligencia militar deben ser permanentes y prioritarias. La inteligencia apoya la planificación y el desarrollo de las operaciones de contra insurrección proporcionando un conocimiento general y específico de las zonas de operaciones y de las fuerzas insurgentes. Los objetivos de inteligencia deben satisfacerse con anticipación y deben orientarse hacia los siguientes aspectos: - Identificar los indicadores de inminente insurrección que permitan reaccionar adecuadamente. - Obtener información sobre las fuerzas opuestas, el clima, el terreno y la población del área donde se van a realizar las operaciones. - Contrarrestar las operaciones de las fuerzas opuestas de espionaje, subversión y sabotaje. La inteligencia básica sobre un área o una situación específica se obtiene de los informes y estudios de la inteligencia estratégica, además de la inteligencia que esté disponible en el momento. Estos forman la base para preparar la apreciación de la situación y los planes subsiguientes. - 218 - - - 218
  • No hay ninguna forma específica que satisfaga la producción de inteligencia para los diferentes usuarios; por consiguiente, las pautas que se señalan para la producción deben ser flexibles y contemplar la posibilidad de variar el grado de minuciosidad, en lo que a detalles se refiere. Señalar los objetivos y metas de la producción de inteligencia, es asunto que requiere un análisis cuidadoso. Se debe establecer medios de comunicaciones principales, alternas y especiales, para la transmisión de inteligencia, siempre y cuando los medios y los recursos lo permitan. Las medidas de seguridad se aplican a los informes militares, al personal, las instalaciones, el material y equipo. Los informes clasificados como secretos, deben ser protegidos con todos los medios disponibles y únicamente deben llegar al conocimiento de las personas debidamente autorizadas y que necesiten conocer o poseer dicha información. Toda unidad debe preparar y mantener procedimientos operativos normales que, prescriban la disciplina de seguridad, las medidas que deben tomarse y la conducta que debe observarse. b. Operaciones de apoyo al desarrollo Las operaciones de apoyo al desarrollo socio – económico del país, constituyen un medio idóneo para establecer buenas relaciones y mantener fuertes nexos de unión con la población civil, especialmente con aquella que sufre la marginación socio-económica, pues permite conocer a fondo sus necesidades, identificar a sus líderes y obtener su colaboración durante la ejecución de las operaciones de defensa interna. El apoyo al desarrollo conlleva la participación de las fuerzas mi-litares que pondrán en ejecución sus conocimientos, equipos y recursos en proyectos económicos y sociales de corto, mediano y largo plazo en beneficio de la población rural y urbano - marginada. Todas las unidades militares deben estar capacitadas para realizar actividades de apoyo al desarrollo, sin embargo, las unidades de ingeniería, aviación de ejército y del servicio de sanidad tienen las mejores condiciones para participar en - 219 - - - 219
  • estas actividades en razón de su especialidad y medios disponibles. El grado de énfasis que se les dé a las operaciones de apoyo al desarrollo variará en relación con los estudios socio – económicos y a la evaluación de las áreas donde procede emprender proyectos de ayuda a la comunidad. Las actividades de apoyo al desarrollo deben orientarse a satisfacer las necesidades prioritarias de la comunidad, dando énfasis a la población más desprotegida y de menos recursos que habita en los suburbios y las áreas rurales ya que son estas personas las más susceptibles a la influencia de las fuerzas opuestas. Para el cumplimiento de estas actividades es requisito indispensable, la coordinación con los gobiernos seccionales y la activa participación de la población. Estas operaciones se ejecutan en las áreas de apoyo de salud, educación, bienestar social, actividades agropecuarias y obras comunitarias. c. Operaciones psicológicas Tanto las fuerzas legales como la insurgencia utilizan los instrumentos informativos, incluyendo las operaciones psicológicas, para movilizar a las personas en su beneficio. Las operaciones psicológicas deben orientarse principalmente hacia a los siguientes auditorios objetivos: las fuerzas insurgentes, la población civil, las fuerzas militares y elementos neutrales; Asimismo serán orientadas hacia blancos específicos y su aplicación estará supeditada a la naturaleza de las operaciones que conduzcan las fuerzas legales. A nivel nacional estas operaciones apoyan los diferentes aspectos de los programas de defensa y desarrollo internos, tienen un alcance general y se refieren principalmente sobre las políticas y estrategias adoptadas por el Consejo de Seguridad Nacional y del Sistema Nacional de Planificación del Desarrollo Económico y Social. A nivel ZD y SZD se llevan a cabo de acuerdo con la información obtenida localmente y se dirigen a los auditorios específicos y que amanecen con la alteración del orden público. - 220 - - - 220
  • Los temas de operaciones psicológicas deben ser adaptados para apoyar el tipo de operaciones que se esté llevando a cabo. Cuando apoyan operaciones complementarias y tipo policía los temas psicológicos deben recalcar el grado de seguridad que se proyecta brindar a la población y los beneficios del desarrollo comunal, que puede lograr la población con sólo prestar su apoyo. Cuando apoyan las operaciones de combate irregular, los temas psicológicos deben explicar el propósito de la operación y recalcar en la importancia de hacer todo el esfuerzo posible por proteger a la población civil. d. Operaciones de asesoramiento El asesoramiento se deriva del conjunto de principios que re-gulan el empleo de las fuerzas militares y las tradicionales funciones que éstas han cumplido tácita o expresamente a lo largo de la vida nacional. Se lo realiza en las áreas de organización, operaciones y apoyo logístico contribuyendo a la consecución del bien común. Su objetivo principal es acrecentar la capacidad de eficiencia de los organismos del país a fin de que funcionen con rendimientos tangibles significativos, proponiendo soluciones y contribuyendo con argumentos en relación con las hipótesis de conflicto, a las amenazas que con casi absoluta certeza van a ocurrir. Las operaciones de asesoramiento apoyan a las actividades de defensa interna y a las actividades de apoyo a la comunidad; permiten el garantizar que la planificación sea cohe-rente y factible de ser aplicada, así como el estructurar programas de instrucción y capacitación en áreas específicas con la cooperación de las instituciones y organismos interesados. 2. Operaciones tipo policía a. Operaciones anti delincuenciales Estas operaciones se ejecutan cuando las manifestaciones de la delincuencia han adquirido un nivel superior a la normalidad. Se trata de diseñar una acción más efectiva para la represión de la delincuencia, a través del empleo coordinado de las FF. - 221 - - - 221
  • AA., la Policía y otros organismos de seguridad pública, precisando las acciones que deben realizar las Fuerzas Armadas, todo esto dentro de un ámbito legal necesario que garantice la participación del personal militar en los operativos contra los delincuentes. En este tipo de operaciones adquiere una singular importancia el trabajo de inteligencia, a fin de realizar la captura de delincuentes, el desmantelamiento de bandas organizadas y la neutralización de esta amenaza. Las principales acciones que se ejecutan dentro de las operaciones antidelincuenciales, a realizarse en coordinación con la Policía Nacional son: - Inteligencia. - Instalar retenes para control de armas y explosivos. - Patrullajes a pie y motorizados. - Allanamientos. - Registros. - Capturas. b. Operaciones de control del orden público El orden público es indispensable para el desarrollo armonioso de toda sociedad y le corresponde a la fuerza pública asegurar su mantenimiento o restablecimiento. Las Fuerzas Armadas, cuya misión primordial es la defensa del territorio nacional contra los peligros externos, interviene excepcionalmente en casos de grave alteración del orden público, en apoyo a la Policía Nacional. Las operaciones que se consideran en el control del orden público y que la Fuerza Terrestre conducirá como parte de la Fuerza Pública son: Contra disturbios y motines, de allanamiento, de ocupación de túneles o guaridas, anti secuestro y extorsión, registro y captura, control de áreas o zonas urbanizadas, evacuación de un área, manzana o barrio, interdicción de un área. c. Operaciones de control de la población y los recursos Son aquellas que se realizan con el fin de separar, la población - 222 - - - 222
  • civil del enemigo y garantizar sus derechos humanos. Comprende una serie de actividades tendientes a evitar la comunicación directa o indirecta y el apoyo material en abastecimiento o alojamiento a las fuerzas opuestas. Estas operaciones, normalmente, se desarrollan en períodos largos y requieren dedicación constante de las tropas que participan en ellas. La Policía Nacional, con el apoyo de los Organismos Paramilitares y de la Defensa Civil, constituyen los elementos básicos para cumplir con este tipo de operaciones. Estas operaciones se cumplen a partir de la vigencia del decreto ejecutivo mediante el cual se declara el estado de emergencia y zona de seguridad a todo o parte del territorio nacional, a fin de apoyar a las fuerzas militares que ejecutan operaciones para enfrentar una grave alteración del orden público y/o las operaciones militares de defensa interna. Se las pone en vigencia por disposición de la autoridad militar de una jurisdicción. En determinadas ocasiones y de acuerdo a la situación, unidades militares pueden también constituir parte de las fuerzas destinadas a este control. El control de la población y los recursos se efectuará mediante la aplicación gradual de medidas de carácter restrictivo según se presente la situación, de grave alteración del orden público, de insurgencia y/o de amenaza terrorista que vivan la zona y/o sub zona de defensa. Se utiliza algunos métodos para el control de la población, como: Concentración de la población civil desplazada, empleo de medidas de control, observación, patrullajes de control, puestos de control de tránsito, redes de control de insumos y elementos, control de vías de comunicación, control de milicias, control de puntos críticos. d. Operaciones contra el narcotráfico Además de la Policía Nacional y del Servicio de Vigilancia Aduanera, las Fuerzas Armadas, como parte integrante de la Fuerza Pública y sin descuidar sus funciones específicas, coadyuvará combatir la producción y el tráfico ilícito de sustancias psicotrópicas, especialmente en los lugares donde no existe personal de la Policía o cuando ésta no cuente con los medios necesarios. - 223 - - - 223
  • La intervención de las unidades militares, en coordinación con la Policía Nacional tendrá como misión la búsqueda y captura de narcotraficantes, la destrucción de plantaciones, laboratorios, depósitos y demás instalaciones utilizadas por dicha amenaza. Para alcanzar estos objetivos se ejecutarán acciones como registro de vehículos especialmente en las zonas fronterizas, patrullajes terrestres y fluviales, registros, allanamientos y otras que permitan el cumplimiento de las misiones impuestas. 3. Operaciones militares de defensa interna Este tipo de operaciones enfoca su esfuerzo principal hacia el grupo armado enemigo, mediante el combate irregular, este se ejecuta progresivamente, iniciando con pequeñas unidades que buscan acabar con los focos aislados de desorden que se presente, hasta llegar a las más avanzadas, cuando unidades de mayor magnitud se ven obligadas a comprometerse, llevando a cabo operaciones coordinadas dentro de diferentes áreas. Se considera tres etapas cuyo cumplimiento determina el éxito de la misión: - Localización y aislamiento. - Destrucción. - Consolidación, que incluye la participación de organismos gubernamentales de diferente índole. El desarrollo de las operaciones militares de defensa interna se ejecuta mediante operaciones ofensivas, defensivas, repliegue ofensivo y operaciones especiales. a. Operaciones ofensivas Las operaciones ofensivas se realizan en zonas remotas en disputa o controladas por las fuerzas irregulares, así como también en áreas urbanas o rurales. Se caracterizan por la ejecución de acciones y maniobras de combate para destruir las amenazas que han sido identificadas y localizadas en función de una óptima inteligencia. Las operaciones ofensivas que se ejecutan son el reconocimiento ofensivo, la ocupación - 224 - - - 224
  • de un área, las operaciones de limpieza, operaciones de r-gistro, operaciones de cerco, emboscadas, incursiones, envolvimientos y el ataque coordinado. b. Operaciones defensivas En el caso de que los elementos irregulares alcancen la magnitud, naturaleza y tamaño que les permita conducir operaciones ofensivas contra las fuerzas legales, éstas serán obligadas a repeler dichos ataques mediante la ejecución de operaciones defensivas de carácter temporal en parte del área de operaciones. Las operaciones defensivas son conducidas conforme la doctrina prevista para las operaciones convencionales. c. Repliegue ofensivo El repliegue ofensivo se ejecutará cuando la situación obligue a las fuerzas legales a desprenderse o romper el contacto con un grupo subversivo, esta operación será de carácter temporal hasta planificar una operación de destrucción de manera organizada. Se utiliza los métodos de repliegue sin presión y con presión; para la ejecución, ambos están basados en la doctrina prevista para las operaciones regulares. d. Operaciones especiales Las operaciones especiales son aquellas en las cuales las características del terreno, la naturaleza particular de las operaciones, las condiciones en que son conducidas o la combinación de estos factores, hacen necesario tropas especialmente adiestradas y equipadas, así como la aplicación de procedimientos y técnicas relacionadas con dichas circunstancias especiales. En las operaciones militares de defensa interna se reconoce las siguientes operaciones especiales: operaciones con medios aéreos, operaciones ribereñas, operaciones contraterrorismo, operaciones en áreas fronterizas y operaciones de seguridad de la infraestructura nacional. Para la ejecución de las operaciones se empleará las técnicas descritas en el Manual de Operaciones Militares Defensa Interna (Contraguerrillas). - 225 -