Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786Artículo originalEntre el bienestar y el desgaste...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786qualitative techniques so as to go deeper into th...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786IntroducciónVivimos en una época caracterizada po...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786sensaciones de infelicidad, inutilidad y rechazo,...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786psicológico, como también variables psicosociales...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786la disminución del bienestar psicológico se convi...
Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786Casullo, M. M. y Castro Solano, A. (2000). Evalua...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Entre le bienestar y el desgaste profesional

1,384 views
1,320 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,384
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entre le bienestar y el desgaste profesional

  1. 1. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786Artículo originalEntre el bienestar y el desgaste profesional. Un análisispsicosocial del trabajo estatal en ArgentinaPsychological Well-Being and Burnout at Work. A Psychosocial Analysis of State Jobs in ArgentinaRoxana Marsollier1*, Jimena Aguirre2ResumenNuestro estudio profundiza sobre los factores psicosociales, organizacionales y educacionalesque inciden en el nivel de desgaste laboral o de bienestar psicológico que acusan los empleadospúblicos, en especial los universitarios insertos en la Administración Pública de la Provincia deMendoza, República Argentina. Buscamos conocer qué tipo de relación existe entre algunosfactores psicosociales vinculados en la teoría a logro y bienestar en las organizaciones, perotambién conocer si el hecho de haber alcanzado un mayor nivel de instrucción acompañado deun status ocupacional no acorde a la formación recibida, está asociado a un mayor nivel dedesgaste entre nuestros universitarios. Abordamos el desgaste laboral desde el marco delSíndrome de burnout (Freudenberger, 1974; Maslach y Jackson, 1981, 1986; Pines y Aronson,1988) conocido también como Síndrome de quemarse por el trabajo (Gil Monte y Peiró, 1997;Gil Monte, 2005). Por su parte, el bienestar psicológico es abordado en el marco de laPsicología Positiva (Ryff, 1989; Veenhoven, 1991; Seligman y Csikszentmihalyi, 2000; Casullo,2002). Dada la compleja trama de variables abordadas en la investigación, el diseñometodológico amalgama técnicas e instrumentos cuantitativos – en orden a conocer laproblemática – y cualitativos – a efectos de profundizar las razones que subyacen a la misma –.Los resultados permiten desde el punto de vista teórico, rever la literatura sobre bienestar ydesgaste laboral en general y particularmente en el contexto estatal, por las connotacionespropias que este ambiente laboral implica. Desde su vertiente práctica, los hallazgos invitan atrabajar desde la educación continua en favor de la prevención del desgaste laboral, buscandooptimizar los factores que subyacen a elevar los niveles de bienestar psicológico de losempleados públicos.Palabras claves: Burnout, bienestar psicológico, trabajo, educación.AbstractThis study focuses on the educational, organizational and psychosocial factors that have anincidence in the level of professional burnout or in the level of psychological well-being of stateemployees; especially of University graduates working at the public administration in Mendoza,Argentina. We expect to gain understanding of the relationship existing between thepsychosocial factors associated to the theory and the graduate’s psychological well-being andprofessional achievements at work. Also, we expect to get to know if achieving a higher level ofeducation but having a status at work that does not accord with it, is related to higher levels ofburnout among the graduates. The concept of Burnout at Work has been tackled taking intoaccount the existing theories of Burnout Syndrome (Freudenberger, 1974; Maslach and Jackson,1981, 1986; Pines and Aronson, 1988 Gil Monte and Peiró, 1997; Gil Monte, 2005). Theapproach to Psychological Well-Being comes from the field of Positive Psychology (Ryff, 1989;Veenhoven, 1991; Seligman and Csikszentmihalyi, 2000; Casullo, 2002). Due to the complexityof the variables included in this study, the methodological design comprises quantitativeinstruments and techniques, in order to gain knowledge about the issues studied; as well asPsicologia.com – ISSN: 1137-8492© 2011 Marsollier R, Aguirre J. 1
  2. 2. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786qualitative techniques so as to go deeper into the reasons that provoke them. From a theoreticalpoint of view, the results obtained prompt us to review the existing literature as regards Well-Being and Burnout; particularly, in the context of the public administration. From the practicalpoint of view, the findings encourage us to work in the prevention of Burnout at work,optimizing the factors that can generate the Psychological Well-being of state employees.Keywords: Burnout, Psychological Well-Being, Employment, Education.Recibido: 13/04/2010 – Aceptado: 27/08/2010 – Publicado: 10/12/2010* Correspondencia: rgmarsollier@conicet.gov.ar1,2 Universidad Nacional de Cuyo. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. RepúblicaArgentina 2
  3. 3. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786IntroducciónVivimos en una época caracterizada por el constante cambio en todos los ámbitos en que sedesarrolla el hombre. Podríamos decir que el cambio ha pasado a ser parte de las mismasestructuras. El estilo de vida ha cambiado, día a día, hombres y mujeres se enfrentan a unmundo lleno de exigencias y presiones, más competitivo, donde hay menos comunicaciónhumana y mayor individualismo, apabullado por la sociedad de la información y los avancestecnológicos, entre otros aspectos. Esta situación, provoca en el sujeto una sensación deincertidumbre y sobrecarga emocional que va socavando muchas veces las creencias, lasexpectativas, las esperanzas. En estos escenarios es factible que se manifiesten progresivamenteel agotamiento, la apatía, la indecisión, el desinterés, la falta de concentración, la disminuciónde la actividad, etc. Y más aún, que éstas manifestaciones no desaparezcan con el descansoperiódico. Observamos así que el malestar, las enfermedades psicosomáticas, el estrés o eldesgaste laboral (burnout) afecta hoy en día a los trabajadores, prácticamente, en todos losambientes de trabajo. No obstante, ante los múltiples estresores laborales, los sujetos son más omenos vulnerables al desgaste en función de una serie de condiciones que tienen que ver concaracterísticas de su personalidad, edad, sexo, nivel de instrucción, situación laboral y de surelación con los otros (compañeros, jefes, etc.). Pero, además, hay una serie de factorespsicosociales que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidos, factores que están mediando larelación sujeto-mundo del trabajo y que influyen significativamente en la respuesta que éste déal entorno, como por ejemplo, el estilo atribucional y las estrategias de afrontamiento.Algunas nociones teóricasRecogemos en este apartado algunas nociones teóricas relativas a nuestro ejes: bienestar ydesgaste laboral. El desgaste laboral ha sido abordado desde el estudio del burnout. Trabajamosa partir del pensamiento de los padres fundadores rescatando fundamentalmente los aportes deMaslach y Jackson (1986) y de Pines y Aronson (1988).Freudenberger (1974) describe por primera vez el Síndrome de Burnout y lo denomina como tal,tomando su nombre desde el campo de la drogadependencia. Su análisis parte desde unaperspectiva clínica, considerando al burnout como un estado de fatiga o frustración al que llegael sujeto por la entrega excesiva al trabajo, cuando no recibe el esperado refuerzo del medio.Años después y desde una mirada netamente psicosocial, Maslach y Jackson (1981, 1986),definieron al burnout como un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y bajarealización personal que aparece en individuos que trabajan con personas. Las autorasproponen así, un constructo triárquico del síndrome, entendiéndolo como un fenómenomultidimensional. Un cuadro de burnout, estaría caracterizado entonces, por un alto cansancioemocional lo que implica la disminución y pérdida de los recursos emocionales y una altadespersonalización, que consiste en el desarrollo de actitudes negativas hacia los receptores delservicio prestado. Por último, se suma a este escenario la falta de realización personal,entendida como la tendencia a evaluar el propio trabajo de forma negativa.Por su parte, Pines y Aronson (1988) entienden que el burnout es el estado de agotamientomental, físico y emocional, producido por el involucramiento crónico en el trabajo ensituaciones emocionalmente demandantes. El agotamiento físico implica poca energía, fatigacrónica, debilidad general y una amplia variedad de manifestaciones psicosomáticas provocadaspor causas mucho más profundas. El agotamiento emocional está constituido por la sensaciónde depresión, cansancio emocional y burnout. También incluye sentimientos negativos haciauno mismo, hacia el trabajo y hacia la vida. Por su parte, el agotamiento mental surge de 3
  4. 4. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786sensaciones de infelicidad, inutilidad y rechazo, falta de ilusión y resentimiento hacia laspersonas.Las excesivas demandas psicológicas en ambientes laborales estresantes se dan – en opinión dePines – no solamente en el servicio directo con personas sino también en otros ámbitoslaborales como el comercio, la industria o puestos directivos. La autora pone, además, el acentoen las condiciones objetivas laborales, en tanto no facilitan la consecución de las metaspropuestas.Brill (1984) hace un aporte interesante en lo que aquí nos concierne. Define al burnout como elestado disfuncional y disfórico relacionado con el trabajo con un salario insuficiente y falta dereconocimiento en relación con las expectativas. Esta última noción es la central y evita laconfusión con otros cuadros. Dicho de otro modo, para que pueda hablarse de burnout, debenmediar las expectativas y los sistemas de creencias.Ahora, comentaremos un concepto de reciente desarrollo que parece mostrar la otra cara de larealidad, el bienestar psicológico. El enfoque más tradicional de la Psicología como ciencia estácentrado en el abordaje a partir de una problemática (por ejemplo, estrés, burnout,enfermedades psicosomáticas, trastornos mentales, etc.). Pero encontramos una segundaperspectiva que parte de la Psicología positiva y apunta a la búsqueda de la felicidad y elbienestar de los sujetos. Dirige su atención a las fortalezas humanas, a aquellos aspectos que nospermiten aprender, disfrutar, ser alegres, generosos, serenos, solidarios y optimistas (Seligmany Csikszentmihalyi, 2000).Para Veenhoven (1991) el bienestar psicológico puede definirse como el grado en el que unindividuo juzga globalmente su vida en términos favorables. En otros términos, a pesar de lasvariaciones circunstanciales en función de los afectos predominantes, el bienestar psicológicoimplica una disposición más o menos estable de evaluar en forma positiva o negativa la vida.Casullo y col. (2002), retomando las dimensiones de Ryff (1989), concluyen que el bienestarpsicológico en los adultos implica tener control de la situación, aceptación de sí mismo, tenercapacidad de establecer buenos vínculos con los demás, autonomía para la toma de decisiones ycapacidad para tener metas y proyectos en la vida.Actualmente, son pocos los estudios que apuntan a la medición del bienestar psicológico en símismo y menos aún, en su relación con el burnout. En esa línea, esta investigación pretende serun aporte al campo del bienestar psicológico y el burnout en el mundo del trabajo.Diseño metodológicoTrabajamos con un grupo de 100 empleados públicos que se desempeñan en la AdministraciónCentral del Gobierno de la Provincia de Mendoza, República Argentina. Se trata de sujetos dedistinto nivel jerárquico, situación laboral y nivel de instrucción. Justamente esta últimavariable fue central en el estudio, ya que permitió trabajar con dos grupos comparativamente: elGrupo A: que reúne sujetos que poseen hasta nivel secundario y el Grupo B: que recluta sujetoscon Nivel superior de instrucción (diplomados o no).Se utilizó metodología cuanti-cualitativa. Dentro de las técnicas e instrumentos cuantitativosutilizamos una encuesta semiestructurada destinada a reconstruir la trayectoria laboral de lossujetos. Además, se utilizaron test específicos para evaluar las variables centrales del proyecto:ya sea las variables dependientes que buscamos conocer y comprender: burnout y bienestar 4
  5. 5. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786psicológico, como también variables psicosociales que pueden estar incidiendo en laproblemática de base, tales como el estilo atribucional y las estrategias de afrontamiento.Dentro de los instrumentos para trabajar análisis cualitativo partimos de encuestas enprofundidad a informantes clave y utilizamos dos herramientas que permitieron abordar lasexpresiones textuales de los sujetos: el análisis lexicométrico y la asociación libre de palabras.En esta comunicación abordaremos los principales resultados de la estadística cuantitativarelativos a la aplicación de Burnout Mesure (BM de Pines y Aronson, 1988) instrumento demedición del burnout y de la Escala de Bienestar Psicológico (BIEPS-A de Casullo y col. 2002).ResultadosSegún los resultados de la estadística descriptiva del BM de Pines y Aronson (1988) observamosque al unir los grados 3 y 41, para cada uno de los grupos, un 37,93% de los sujetos del Grupo Ase encontrarían vinculados al síndrome de burnout, ascendiendo este porcentaje a 45,07% entrelos sujetos del Grupo B, cifra que tampoco es desestimable, sobre todo si se piensa desde laprevención. En otros términos, si bien la mayor parte de la población encuestada no poseeBurnout, hay un porcentaje importante de sujetos que constituyen una población en riesgo opresentan ya características típicas de este síndrome, siendo esta tendencia más marcada en lossujetos más instruidos.En relación a los resultados de la Escala de Bienestar Psicológico, en términos generales lamayoría de los sujetos acusan altos niveles de bienestar. Comparativamente, observamos unadiferencia del 10% aproximadamente menos de sujetos del Grupo B que se atribuyen altobienestar psicológico, lo cual es coherente con los hallazgos encontrados anteriormente.Trataremos luego de interpretar estos resultados a la luz de la incidencia de otras variablespsicosociales y de problemáticas estructurales que afectan hoy el mundo del trabajo y lasposibilidades de crecimiento en los ámbitos en que primariamente uno lo hubiera deseado. Enfunción de las dos variables dependientes del estudio, podemos decir que comparativamente semanifiesta para el Grupo B una tendencia a mayores niveles de burnout y a menores debienestar psicológico.En un segundo nivel de examen (estadística bivariada) los análisis sólo arrojaron resultadospara los sujetos universitarios, es decir, no surgió ningún tipo de asociación entre ambasvariables (BM y bienestar psicológico) para los sujetos menos intruidos.Para el Grupo B, entonces, observamos en cuanto a los análisis correlacionales que existe unaleve asociación significativa negativa (r=-0,391) entre los resultados del BM y la dimensiónglobal de la escala BIEPS–A, que evalúa el bienestar psicológico. Esto implica que a mayorBurnout Measure, los sujetos manifiestan menor sentimiento de Bienestar Psicológico. Por otraparte, esta asociación significativa de carácter negativo es un poco más fuerte para la dimensiónautonomía de la Escala BIEPS-A en su relación con el BM; esto significa que mayores niveles deburnout se corresponderán con menores niveles de autonomía de los sujetos. El resultadonuevamente reviste interés en el marco de una tesis que concierne a procesos de formación(actitudes, competencias, etc.).En relación a los modelos multivariados solamente para el Grupo B (sujetos con nivel superiorde instrucción) el modelo explicativo del BM (Stepwise) muestra que para el 64,8% de los casos,1El BM arroja como resultado en qué grado está quemado el sujeto (grados 1 y 2 que indican la ausenciadel síndrome, grado 3 que indica riesgo de tener el síndrome y grado 4 para aquellos que lo padecen). 5
  6. 6. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786la disminución del bienestar psicológico se convierte en un factor predictivo del burnout,resultados en orden a la lógica y los hallazgos anteriores. Cabe destacar aquí, la vinculación conla Escala de Bienestar Psicológico ya que estaría indicando que ambos instrumentos realizan susmediciones bajo los mismos parámetros. Este modelo se completa con otros factores predictivosdel desgaste según el BM tales como el aumento del cansancio emocional del MBI2 y de laestrategia de afrontamiento Reducir la tensión3. A esto se suma la disminución en el uso de laestrategia Invertir en amigos íntimos4. Estas variables completan el modelo, todos ellos,resultados en orden a la lógica y los hallazgos anteriores.ConclusiónSintetizando, si bien no se han hallado elevados niveles de burnout a pesar de no tenercondiciones muy favorables para el desarrollo profesional en el ámbito estatal, (caracterizadopor los mismos sujetos como “monótono”, “burocrático”, “rutinario” con “falta dereconocimiento”), no han llegado a desgastarse en un nivel patológico. Conforman, en todo caso,una población de riesgo, dato por demás interesante, sobre todo si se piensa desde laprevención.En cuanto a la asociación del Burnout Measure con la Escala de Bienestar Psicológico, seobservaron algunas asociaciones significativas a nivel correlacional, vinculación que se confirmóen el modelo de análisis multivariado. En todos los casos, las asociaciones fueron para el GrupoB, es decir, para los sujetos con mayor nivel de instrucción y, además, se trata de asociacionesinversas o negativas, es decir, el aumento del burnout explica la disminución del bienestarpsicológico y viceversa.Por lo pronto, este estudio nos permitió rever la literatura sobre desgaste laboral y bienestarpsicológico, a partir de referentes empíricos en nuestro contexto local, con miras a generarproyectos de intervención orientados a la formación continua y prevención del estrés, así comotambién a fomentar el desarrollo del bienestar psicológico en los trabajadores potenciando eldesarrollo de las estrategias de afrontamiento que mostraron ser claves en este estudio.ReferenciasAguirre, J. (2009). Sistema educativo y mundo del trabajo. Un aporte teórico y metodológico a la problemática del desgaste laboral en docentes de Nivel Medio y Universitario. Tesis doctoral. FFyL – UNCuyoAparicio, M. y Marsollier, R. (2007). Inserción laboral, insatisfacción e “Inconformismo Psiquiátrico”. Un análisis desde la Psicología del subempleo estructural. En Encuentro del Mercosur, La Investigación en Psicología, su relación la con práctica profesional y la enseñanza. Tomo 1, 192,193.Bosquet, M. (2008) Quemados. El síndrome del burnout. Qué es y cómo superarlo. Barcelona: PaidósBrill, P.L. (1984). The need for operational definition of burnout. Family and Community Health, 6, 12-24.2 Maslach Burnout Inventory de Maslach y Jackson, 1986.3 Reducir la tensión: Sentirse mejor mediante acciones que reduzcan la tensión, reducir la presión, llorar,gritar, evadirse. (Frydenberg y Lewis,1996).4 Invertir en amigos íntimos: Esfuerzo por comprometerse en alguna relación personal de tipo íntimo connuevas amistades. (Frydenberg y Lewis,1996). 6
  7. 7. Marsollier R. Psicologia.com. 2011; 14:4.http://hdl.handle.net/10401/2786Casullo, M. M. y Castro Solano, A. (2000). Evaluación del Bienestar Psicológico. Revista de Psicología, 13 (2), 37-68.Casullo, M. y col. (2002). Evaluación del bienestar psicológico en Iberoamérica. Buenos Aires/Barcelona/México: Paidós.Freudenberger, H. (1974). Staff burnout. Journal of Social Issues, 30, 159-165.Frydenberg, E. y Lewis, R. (1996). Manual: ACS. Escalas de Afrontamiento para Adolescentes. Adaptado por J. Pereña y N. Seisdedos. Madrid. TEA (Orig. 1993).Gil Monte, P. (2005) El síndrome de quemarse por el trabajo – Burnout: Una enfermedad laboral en la sociedad del bienestar. Madrid: PirámideGil Monte, P. y Peiró, J. M.(1997). Desgaste psíquico en el trabajo. Madrid: Síntesis Psicología.Maslach, C. y Jackson, S.R. (1981). The measurement of experienced Burnout. Journal of Occupational Behaviour. 2, 99-113.Maslach, C. y Jackson, S.R. (1986). The Burnout research in the social services: a critique. Special issues: Burnout among social workers. Journal of Occupational Behaviour, 1, 95-105.Pines, A. M. y Aronson, E. (1988). Carreer burnout: causes and cures. Nueva York: Free Press.Pérez Jáuregui, I. (2005). Estrés laboral y síndrome de Burn-out. Sufrimiento y sinsentido en el trabajo. Estrategias para abordarlos. Buenos Aires: Psicoteca.Ryff, C. D. (I989). Happiness is everything, or is it? Explorations on the meaning of psychological well-being. Joumal of Personality and Social Psychology, 57, 1069-1081.Seligman, M. y Csikszentmihalyi, M. (2000). Positive psychology: An introduction. American Psychologist, 55, 5-14.Veenhoven, R. (1991). Is Happiness relative?. Social Indicators Research 24, 1-34.Cite este artículo de la siguiente forma (estilo de Vancouver):Marsollier R, Aguirre J. Entre el bienestar y el desgaste profesional. Un análisis psicosocial deltrabajo estatal en Argentina. Psicologia.com [Internet]. 2010 [citado 10 Dic 2010];14:4.Disponible en: http://hdl.handle.net/10401/2786 7

×