Literatura de la Reforma, Contrarreforma, Barroco y Siglo XVII

11,876 views
11,792 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
11,876
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
41
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Literatura de la Reforma, Contrarreforma, Barroco y Siglo XVII

  1. 1. 5. Literatura de la Reforma, Contrarreforma, Barroco y Siglo XVII Literatura Universal Sofía Vaz Romero
  2. 2. Literatura de la Reforma, Contrarreforma, Barroco y Siglo XVII 5.1 Contexto histórico 5.2 Clasicismo en Francia 5.2.1 Françoes Rebelais 5.2.2 Michel de Montaigne y el nacimiento del ensayo 5.2.3 El teatro francés en los siglos XVI y XVII 5.2.4 Molière   5.3 El teatro isabelino en Inglaterra 5.3.1 Los teatros y el público 5.3.2 Características del teatro isabelino 5.3.3. Principales autores 5.3.4 William Shakespeare   5.4 Teatro barroco en España y Europa 5.4.1 Características de la Literatura barroca 5.4.2 El lugar teatral 5.4.3 Temas y personajes del teatro barroco 5.4.4 Principales autores del teatro barroco español: Lope de Vega, Calderón de la Barca y Tirso de Molina   5.5 Bibliografía
  3. 3. 5.2 Clasicismo en Francia <ul><li>El primer tercio supuso el desarrollo del Barroco, pero a diferencia de España e Italia, en Francia no alcanzó una gran brillantez. </li></ul><ul><li>A partir de la tercera década sí se implantó con fuerza el Clasicismo, movimiento surgido como reacción contra el Barroco. Este movimiento aplicó las premisas de claridad, lógica y orden. </li></ul>En Francia, la literatura renacentista tuvo su mayor esplendor desde mediados del siglo XVI. La poesía conoció su máximo florecimiento con los autores del grupo de La Pléyade, entre los que sobresale uno de los más grandes poetas franceses de la historia: Pierre Ronsard, autor de una obra extensísima en la que figuran algunos poemas memorables sobre el amor y el paso del tiempo. El siglo XVII francés presentó dos fases bien diferenciadas:
  4. 4. 5.2.1 François Rebelais Rabelais (1494-1553) nació en Chinon. Profesó como fraile en su juventud en diferentes órdenes y más tarde comenzó estudios de medicina. Publicó Pantagruel, el primero de los cinco libros que conforman el conjunto Gargantúa y Pantagruel. Gargantúa y Pantagruel narra las extravagantes aventuras de dos gigantes, padre e hijo. Su tono satírico, desenfadado y jocoso –que contaba con una larga tradición en Europa– sitúa esta obra en un primer plano de la literatura renacentista.
  5. 5. 5.2.2 Michel de Montaigne y el nacimiento del ensayo Michel Eyquem, señor de Montaigne (1533-1592) , máximo representante de la prosa literaria francesa en la segunda mitad del siglo XVI. Este humanista inauguró un nuevo género, el ensayo, de gran importancia en épocas posteriores. Recibió una exquisita formación en Humanidades y se familiarizó desde la infancia con las obras clásicas. Sus ensayos se publicaron en años diferentes siempre ampliados: en 1580, en 1588 y por último se publicaron de forma póstuma en 1592. 3.2.1 Ideas principales de los Ensayos Montaigne en sus Ensayos muestra una extraordinaria curiosidad por todas las manifestaciones del alma humana, pero el principal centro de interés de la obra es el propio autor, con todos sus defectos y virtudes, como referente de todos los hombres. Predomina la idea de que el conocimiento ha de servir para desarrollar un arte de vivir que nos prepare para la muerte. La corriente principal en que se sitúa el pensamiento de Montaigne es el escepticismo , ¿Qué se yo?
  6. 6. 5.2.3 El teatro francés en los siglos XVI y XVII En la primera mitad del XVI pervivían en el teatro francés los géneros medievales, como los misterios, pero hacia la mitad del siglo cobraron fuerza las representaciones de los comediantes italianos, imitados pronto por las compañías francesas. El teatro fue derivando hacia un barroquismo similar al que se daría en España, y en los últimos años del XVI y primeras décadas del XVII, triunfó claramente el teatro barroco, caracterizado por la transgresión de las reglas: ruptura de las unidades de tiempo, lugar y acción, mezcla de lo trágico y lo cómico, etc. 3.3.1 El teatro Barroco 3.3.2 El teatro Clásico Este teatro se prolongó hasta el primer tercio del siglo XVII. En los años treinta de este siglo se dio un fuerte impulso a la reacción contra el Barroco, y fue en el teatro donde se mostró con mayor virulencia. Por otro lado, a partir de Descartes, cuyo Discurso del método es de 1637, fue ganando terreno la importancia de la razón como instrumento para interpretar el mundo, con lo que se impuso el gusto por lo comedido, lo equilibrado, lo claro. Se considera esta etapa de Clasicismo como la época dorada del teatro francés, ya que en ella se encuentran tres de sus más grandes dramaturgos: Jean Racine y, tal vez por encima de todos, Molière. <ul><li>Rasgos de este teatro: </li></ul><ul><li>Separación entre tragedia y comedia. La primera siempre se escribía en verso; la comedia podía estar escrita en verso o en prosa. </li></ul><ul><li>Distribución de los personajes según los géneros. </li></ul><ul><li>Imposición de las tres unidades: de tiempo, de lugar y de acción. </li></ul><ul><li>División de la obra en cinco actos. </li></ul><ul><li>Exclusión de todo tipo de excesos (escenas truculentas, aparato escénico </li></ul><ul><li>complicado, etc.), considerados de mal gusto. </li></ul>
  7. 7. 5.2.3 El teatro francés en los siglos XVI y XVII Conocido por su obra El Cid , que obtuvo un gran éxito. Los preceptistas le reprocharon que no se ajustara a las normas clásicas, en un momento en que el Clasicismo se imponía con fuerza. El dramaturgo aceptó las críticas y en sus siguientes obras acató los preceptos que se le demandaban. También fue un importante comediógrafo. En este terreno destacan Mélite (1630) y El mentiroso (1644). Recibió importantes reconocimientos, pero no volvió a obtener el éxito conseguido con El Cid . Tuvo el gran mérito de haber diseñado el modelo de la tragedia francesa, que posteriormente desarrolló y mejoró Jean Racine, más joven que él. 3.3.3 Pierre Corneille 3.3.4 Jean Racine La educación jansenista lo marcó profundamente en su concepción de la tragedia, impregnada de un grave pesimismo. Sus personajes viven siempre dramas interiores provocados por pasiones irrefrenables. De este modo, el amor aparece en sus tragedias como un sentimiento destructivo marcado por la imposibilidad. El estilo de sus tragedias es elevado, sobrio y elegante, y están estructuradas con un rigor absoluto; todos los elementos dramáticos están estrictamente al servicio de la acción, la cual plantea una única crisis conducida con mano segura hacia un inexorable y fatal desenlace. Aunque su producción literaria es abundante, la creación de las más grandes tragedias de Racine se concentra en unos pocos años: Berenice (1670), Mitrídates (1673) y la que se considera su obra maestra, Fedra (1677).
  8. 8. 5.2.4 Molière En la mayoría de las comedias que escribió recrea vicios y defectos encarnados en personajes que han pasado a ser prototipos universales. Las más destacadas son: Tartufo, Don Juan o el festín de piedra, El misántropo, El enfermo imaginario… La más importante es El avaro . <ul><li>El avaro es una comedia escrita en prosa. </li></ul><ul><li>Además, Molière rebajó en El avaro el tono cómico y dotó a esta de tintes más sombríos que desconcertaron a quienes asistieron a las primeras representaciones. El tema de El avaro está inspirado en La olla de Plauto. Gira en torno a un mezquino burgués viudo, enriquecido con la usura y obsesionado con la posibilidad de ver menguada su fortuna. El tema que aquí se satiriza –la avaricia– no es propio o exclusivo de la época y la sociedad del autor, sino un defecto intemporal que, por ese motivo, consigue mantener plenamente su vigencia en cualquier momento histórico. Es importante también la crítica a los matrimonios de conveniencia y al abuso de la autoridad paterna. </li></ul><ul><li>El protagonista está aquejado de algún vicio o defecto que hace de él un personaje ridículo; el hijo y la hija (o solo uno de ellos) tienen sus respectivos amores y desean casarse, pero el padre les prepara un matrimonio descabellado y contrario a la voluntad de los jóvenes; finalmente, la intervención de otros personajes y la propia voluntad férrea de los muchachos consiguen desbaratar los planes del necio protagonista. Normalmente, este esquema habitual sufre transformaciones en cada comedia, de manera que cada una resulta original, puesto que dichas transformaciones se llevan a cabo en función del defecto que aqueja al protagonista. </li></ul><ul><li>Molière consigue la creación de personajes representativos de un carácter. Como la pasión que lo domina se lleva al extremo, ese personaje adquiere el rango de prototipo universal. </li></ul><ul><li>El rasgo más característico en el estilo de Molière es la impresión de naturalidad en el lenguaje que emplean los personajes. Se trata de un lenguaje lleno de expresividad y viveza, con un acusado tono conversacional. Significativa es también la observación del decoro poético, según el cual cada personaje se expresa según su condición y nivel. </li></ul>
  9. 9. Don Juan Entre los personajes literarios que han logrado mayor proyección universal hasta alcanzar la dimensión de mito está el de don Juan, del que existen centenares de versiones de diferentes países y épocas. Dom Juan ou le Festin de Pierre, Molière MITO DE DON JUAN El burlador de Sevilla y convidado de piedra, Tirso de Molina Alejandro Dumas Gautier Mérimée Don Juan Tenorio , José Zorrilla, 1844 El estudiante de Salamanca , José de Espronceda Sonatas, Ramón María del Valle-Inclán Strauss, Chopin, Mozart con su ópera Don Giovanni
  10. 11. 5.3 El teatro isabelino en Inglaterra <ul><li>El Renacimiento en Inglaterra se dio más tarde que en el resto de Europa. </li></ul><ul><li>Las manifestaciones literarias medievales se prolongaron hasta la segunda mitad del siglo XVI. </li></ul><ul><li>Conviven el teatro religioso con otros que se van abriendo paso: el teatro cortesano y el popular. </li></ul><ul><li>El teatro popular es el que acaba triunfando durante el final del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII </li></ul><ul><li>Debe su nombre a que comenzó durante el reinado de Isabel I (1559-1603) </li></ul>4.1 Los teatros y el público Comenzó representándose en escenarios improvisados, pero con el teatro isabelino, se comenzaron a construir edificios dedicados a ello. Destacan The Swan y The Globe . Las formas redondeadas permitían ganar espacio. Los destinatarios de estas representaciones era el pueblo llano, que reclamaba diversión y emoción y no estaba tan preocupado por el seguimiento de los preceptos clasicistas.
  11. 12. 5.3.2 Características del teatro isabelino <ul><li>Rompe con los preceptos clásicos. </li></ul><ul><li>Se transgreden las unidades de tiempo, lugar y acción. </li></ul><ul><li>Se mezclan los géneros, de manera que, en ocasiones, una situación trágica </li></ul><ul><li>o de alta tensión dramática puede verse aliviada por la intervención cómica del clown (papel similar al que desempeña el gracioso en el teatro español). </li></ul><ul><li>Se mezclan los personajes nobles con los plebeyos. </li></ul><ul><li>En una misma obra pueden alternarse el verso y la prosa. </li></ul>A pesar de la mezcla se géneros, en ocasiones pueden distinguirse tragedias o comedias según lo que predomine. Se crean obras de tema histórica, que generaron un apasionado interés del público por el pasado, con frecuencia agitado y cruento, de su país. En todos estos géneros brilló el genio insuperable de Shakespeare .
  12. 13. 5.3.3 Principales autores <ul><li>La lista de autores es muy extensa debido al gran número de obras que se escribió. </li></ul><ul><li>Con frecuencia, una misma obra podía ser escrita por varios autores. </li></ul><ul><li>Algunos nombres importantes son: </li></ul>Thomas Kyd (1558-1594), uno de los primeros representantes de este teatro. A él se debe una de las obras que marcaron el camino de la «tragedia de la venganza», la Tragedia española, que, según algunos críticos, pudo ser la base para que Shakespeare escribiera su Hamlet. Christopher Marlowe (1564-1593). Destaca, sobre todo, por su Tragedia del doctor Fausto (1588), primera versión teatral de la leyenda alemana que siglos después elevaría Goethe a la categoría de mito. Siguieron a esta obra The jew of Malta (1589-90) y Edward II (1591), que sirvieron a Shakespeare para la composición de El mercader de Venecia y Ricardo III. Benjamin Jonson (1572-1637), amigo de Shakespeare y actor como él. Alternó la poesía y el teatro. Como poeta fue laureado en una fecha imprecisa, y como dramaturgo reinó en los teatros durante más de veinte años, sobre todo como autor de comedias. A este género pertenece su obra más destacada, Volpone, de tema misantrópico, considerada una obra maestra del humor.
  13. 14. 5.3.4 Willima Shakespeare Además de dramaturgo, es uno de los más destacados poetas en lengua inglesa. Muy valioso es su poema de tema mitológico Venus y Adonis, pero son sus sonetos los que lo sitúan en un lugar eminente en la historia universal de la lírica amorosa. <ul><li>Su singularidad no debe buscarse en los planteamientos con los que construía sus obras ni en la originalidad de las obras que abordaba. Lo singular de este teatro se debe a: </li></ul><ul><li>Su estilo es muy rico. Domina la lengua inglesa, por lo que abarca con maestría desde la expresión más exquisita y sublime hasta el gracejo del habla popular. </li></ul><ul><li>Muestra una emocionar al espectador –o el lector– , que no puede permanecer indiferente ante las palabras de sus logrados personajes. </li></ul><ul><li>Sus personajes pasaron a la categoría de personajes universales, al encarnar las pasiones más arrebatadoras –amor, celos, envidia, ambición...–, pero sin someterlos al corsé deshumanizador de los prototipos; resultan extraordinariamente vivos. </li></ul><ul><li>Es valiosa su concepción del personaje cómico ( clown o bufón) como contrapunto de los personajes más graves. En este autor el clown adquiere otra dimensión: </li></ul><ul><li>sus intervenciones, sin perder el tono irónico, alcanzan en ocasiones auténtica hondura filosófica, de modo que el humor es con frecuencia más amargo que burlesco y la tensión dramática no se aligera, sino que se refuerza. </li></ul>4.4.1 La singularidad del teatro shakesperiano
  14. 15. El enredo de raíz clásica –Plauto, Terencio...– e italiana fueron el punto de partidapara la elaboración de sus. Los enredos son provocados por los malentendidos, el disfraz, las intrigas de giros inesperados, etc. En ellas el autor estudia todas las clases sociales, por lo que constituyen un buen reflejo de la sociedad. Los personajes no son estereotipos. No pretenden ser leccionadoras advierten de conductas nocivas. Siempre tienen final feliz. Algunas son: La comedia de las equivocaciones, El mercader de Venecia, La fierecilla domada, El sueño de una noche de verano, Las alegres comadres de Windsor, etc. Predomina el tono burlesco, aunque en algunas se observa cierta gravedad y melancolía. Las comedias Las Obras históricas Una de las fuentes principales en el desarrollo del teatro isabelino fue la propia historia de Inglaterra. El pueblo inglés, que vivía con el reinado de Isabel I una relativa situación de paz, reclamaba con verdadero entusiasmo ahondar en el pasado cruento y belicoso de su país. Shakespeare no fue insensible a esta demanda, y escribió diez piezas históricas, entre dramas y tragedias, la mayoría durante la última década del siglo XVI: Enrique VI, Ricardo III, Ricardo II, etc. En ellas se repasan varios siglos de la historia inglesa. El interés de estas obras no radica ya en las circunstancias o los episodios concretos del pasado, sino en la pasión con que se presentan las ambiciones humanas, relacionadas en este caso con el poder. Acaso la más destacada de estas obras es Ricardo III, por la fuerza extraordinaria con se presentan la maldad y la injusticia.
  15. 16. Los entresijos del poder también fueron sondeados por Shakespeare fuera de su país, concretamente en la historia de Roma. También en este caso lo que menos interesa es lo puramente histórico, sino la profundización en los conflictos internos de sus personajes. La tiranía, la justicia, el deber patriótico, etc. son temas sobre los que reflexiona el autor en estas obras, en algunos casos sacudidas por un vendaval de violencia: Tito Andrónico, Julio César... Las obras romanas Las grandes tragedias Es en la tragedia donde el genio de Shakespeare se muestra con mayor brillantez. Es este género, también, el que le ha granjeado la máxima gloria. Son innumerables las versiones y adaptaciones que sus grandes tragedias han tenido en los escenarios, y en el último siglo han sido también la base para numerosísimas obras cinematográficas. La creación de estas obras se concentra en unos pocos años. Salvo Romeo y Julieta, escrita en su primera época, las tragedias más sobresalientes fueron creadas entre 1601 o 1602 ( Hamlet) y 1606 (probable fecha de Macbeth). En medio quedan, además, Otelo y El rey Lear. En sus tragedias, Shakespeare suele combinar el verso y la prosa, y en su lenguaje caben desde la expresión más exquisita hasta el registro más familiar, plagado de exabruptos y crudeza.

×