Your SlideShare is downloading. ×
0
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
La violencia en colombia como dispositivo del saber poder
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La violencia en colombia como dispositivo del saber poder

1,067

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,067
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Sasha C. Estepa Jessica Rodriguez Diego Andrey Capacho
  • 2. <ul><li>Asumimos con Foucault, que el discurso posee una doble materialidad: una, la de lo incorpóreo, la que tienen la fuerza, el peso, la gravedad de lo dicho, y la otra, la materialidad de la que hablamos, la practica discursiva. </li></ul><ul><li>Es pues en los discursos donde encontramos la materia prima básica. </li></ul>
  • 3. <ul><li>La genealogía muestra el surgimiento de la violencia en un determinado estado de fuerzas, en el juego azaroso de las dominaciones, señalando la ley singular de su aparición, sus fines concretos, su rearticulación, su inestabilidad, su aleatoriedad. Y es en esta lucha sonde se constituyen posiciones del sujeto, los objetos y la verdad. Hacer genealogía, significa hacer esta triple historia de los sujetos, de los objetos y de la verdad, del saber, de las interpretaciones de la violencia. </li></ul><ul><li>Hacemos genealogía en la medida que hacemos historia de las interpretaciones, de las verdades de la violencia, de cómo llego a ser cierto. </li></ul>
  • 4. <ul><li>No se busca estudiar la violencia como un fenómeno sino hacer su genealogía es decir, mostrar de que forma esta manera de hacer esta practica milenaria, ha podido ser aceptada como pieza centrar de nuestro engranaje político, abordando en problema de la violencia desde la practica discursiva a partir de la cual podemos determinar los enunciados del poder, el régimen discursivo, sus relaciones con el saber, sus tácticas y estrategias. </li></ul>
  • 5. <ul><li>Se trata de mirar precisamente la violencia, no como algo continuo en nuestra historia, sino como, cuando, en que circunstancias, rompiendo con utilizaciones anteriores, se va configurando un espacio de problemas dentro del cual se va formando una nueva técnica del poder que asumiendo estrategias diversas se va convirtiendo en pieza clave dentro de la economía política del ejercicio del poder en nuestro país. </li></ul>
  • 6. <ul><li>El análisis lo centramos en la genealogía del problema de la violencia, por lo tanto no buscamos su origen sino que pretendemos señalar el entramado, el campo de batalla discursivo, en donde ella configurada como objeto de saber y mecanismo de poder. </li></ul><ul><li>Así podemos rastrear su coherencia, su ratio, su lógica, sus verdades, dentro del modelos guerrero, buscando no solo las negatividades, sino también los efectos positivos, permisivos, por oposición al modelo jurídico, donde el poder se presenta únicamente como instancia negadora y represiva, en una palabra, estudiamos la violencia como un dispositivo. </li></ul>
  • 7. <ul><li>PENSAR LA VIOLENCIA BAJO LA DIMENSION E UN DISPOSITIVO DE PODER ES COMO UN CONJUNTO DE PROCEDIMIENTO QUE INDUCEN EFECTOS ESPECIFICOS DE PODER-SABER. </li></ul><ul><li>Presupone abandonar el modelo jurídico de dominación según el cual es negadora y represiva, y adoptar en su lugar el modelo guerrero y estratégico de las batallas, de las luchas, de las tácticas, que tienen indudablemente una coherencia que no es unitaria ni monolítica. </li></ul>
  • 8. <ul><li>La practica discursiva de a violencia, ha adoptado como táctica la condena, la censura, el llamado a la cordura, la serenidad, la razón, la ecuanimidad, en fin, toda una serie de enunciados descalificatorios de la violencia que buscan silenciarla. Ellos acallan la violencia como un gran pecado, pero lo que queda incólume, lo invariable, lo incuestionado, es el dispositivo mismo de la violencia. </li></ul><ul><li>Bajo la táctica dela negación, el discurso produce y reproduce la violencia. Algunas veces simplemente se conde la violencia , pero en otras esa censura va acompañada de tácticas represivas de la violencia. </li></ul>
  • 9. <ul><li>La otra gran táctica que ha generado el dispositivo es aquella que pone en circulación discursos de alabanza, magnificación de la violencia como instrumento para emanciparse de un poder represivo, dictatorial, negador. Esta incitación refuerza así el dispositivo, radicando en ello la genialidad del mismo al hacernos creer que a través de él es posible la libertad, cuando en realidad de lo que se trata es de liberarnos de la violencia. </li></ul>
  • 10. <ul><li>Al rastrear nuestra practica discursiva hemos encontrado como ella produce enunciados cuya coherencia, de base estriba en una estrategia que no dudamos en calificar bélica, de reto de desafía, de tal forma oímos hablar de la lucha electoral, resistencia civil, legitima defensa, autodefensa, guerrilla, contraguerrilla, etc. </li></ul><ul><li>Estrategia en la cual se combinan magistralmente las tácticas de liberación y censura, puesto que con ella se incita o bien ala violencia revolucionaria o bien a la violencia opresora. </li></ul>
  • 11. <ul><li>La otra estrategia que destacamos al revisar las formaciones discursivas es la de la paz, en torno de la cual se anudan series de enunciados con objetos tales como unión nacional, tregua, pacificación, concordia, desarme de los espíritus, tranquilidad y calma. </li></ul><ul><li>Esta estrategia en su conjunto, ha llegado a ser mucho mas eficaz que la bélica, desplazándose minuciosamente por tácticas de censura y de liberación, reforzando el dispositivo de la violencia hasta el punto de incorporar de manera explicita la estrategia bélica tal como lo hizo el discurso oficial que produjo las llamadas guerrillas de paz. </li></ul>
  • 12. &nbsp;
  • 13. 1945-1948 fraude violencia reforma electoral policia departamental violencia policia nacional sectarismo violencia conciliacion ejrcito politizado violencia profecionalizacion del ejercito impunidad violencia reforma de la justicia hegemonia violencia gobierno en union gobernos de partido violencia union nacional exaltacion de los animos violencia desarme de los expiritus
  • 14. fraude electoral pureza de sufragio parcialidad imparcialidad sectarismo libertad de sufragio coaccion concordia resistencia civil colaboracion
  • 15. violencia subversion violencia violencia represion violencia violencia defensa civil violencia violencia autodefensa violencia violencia resistencia violencia violencia farsa sangrienta violencia violencia batalla total violencia violencia liberacion violencia violencia revolucion violencia violencia paz violencia
  • 16. <ul><li>El mecanismo de la violencia logra entre nosotros el transito entre lo sacro y lo profano, de la cadencia de lo inútil, de lo desbordante, de lo dionisiaco, de la violencia del sacrificio, de la heroica, de las guerras civiles, por un partido, por una causa, a su profanación, al transmutarse en instrumento de utilidad, de productividad, rompiendo la ligación entre lo sacro y lo violento al generarse un dispositivo profano que sigue el ritmo del trabajo, de la producción, del progreso </li></ul>
  • 17. &nbsp;

×