• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
ensenar_utilizando_internet
 

ensenar_utilizando_internet

on

  • 367 views

 

Statistics

Views

Total Views
367
Views on SlideShare
367
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    ensenar_utilizando_internet ensenar_utilizando_internet Document Transcript

    •    ENSEÑAR UTILIZANDO INTERNET COMO RECURSO  Joaquín PRATS (Grup DIGHES)y J. Miquel ALBERT (Grup DIGHES)   Imprimir ‐  Recomendar ‐  Índice  Ref: IBER Didáctica de las Ciencias Sociales geografia e Historia núm 41. Barcelona 2004  Hace  dos  años,  publicaba  en  las  páginas  de  esta  revista,  un  artículo  en  el  que  manifestaba  lanecesidad  de  incorporar  Internet  a  la  acción  docente.  Decía  en  aquellas  páginas  “que  elprofesorado  tenía  que  hacer  un  esfuerzo  por  incorporar  Internet,  y  en  general  las  nuevas tecnologías, a la acción diaria y en el contexto de los aprendizajes habituales. El objetivo no esque  se  vaya  un  día,  casi  como  actividad  fuera  de  lo  normal,  a  la  sala  de  informática  a  buscarinformación en Internet, sino el utilizar el recurso, de forma habitual, en la clase de historia, degeografía  o  de  ciencias  sociales.  El  uso  de  estos  ordenadores  debe  ser  tan  habitual  comoconsultar un atlas, trabajar en un cuaderno de ejercicios o utilizar el libro de texto. Lo que digo parece  lejano  en  el  tiempo  y  caro  en  recursos  financieros,  pero  ¿quién  nos  iba  a  decir  hacesolamente  siete  años,  cuando  no  existía  e  Internet  en  nuestro  país,  que  podríamos  hacer   un artículo  con  estas  propuestas?.   La  decisión  en  incorporar  la  red  a  nuestras  clases  creará  el ambiente  de  exigencia  para  que  se  dote  a  los  centros  con  las  infraestructuras  informáticassuficientes” [1] . DIFICULTADES PARA UTILIZAR INTERNET EN CLASE En  el  mismo  artículo  ya  apuntábamos  algunas  de  las  dificultades  previsibles  al  incorporar  ennuestra manera de dar clase un medio tan distorsionador como es el uso de la Red. Se afirmabaen el mencionado artículo que “los problemas son muchos (lingüísticos, financieros, educativos,mentales, culturales, etc.) y no los debemos despreciar. Hay que intentar buscarles solución, yaque el proceso es imparable y el sistema educativo no puede quedarse al margen. Debemos serpositivos y hacer el esfuerzo de incorporar a la acción didáctica toda la potencialidad que nospermiten estos nuevos recursos” [2] . Recientemente,   ya  han  comenzado  a  aparecer  descripciones  obtenidas  mediante  métodosrigurosos  de  estudio  realizado  en  Cataluña  sobre  una  muestra  muy  amplia  de  centros  deeducación  secundaria  nos  muestra  la  baja  implantación  de  estos  recursos  en  las  aulas  y  laprogresiva brecha que se está abriendo entre la implantación de las nuevas tecnologías en la
    • sociedad y la lentitud con que avanzan en los ámbitos escolares [3] . La  experiencia  que  hemos  acumulado  durante  el  transcurso  de  un  estudio  realizado  sobre  eluso de un portal educativo, [4] en el que han participado trescientos estudiantes de Secundaria, pertenecientes  a  catorce  centros  de  diversos  lugares  de  España,  y  cuarenta  profesoras  yprofesores  mayoritariamente  de  Geografía  e  Historia  [5]  ,  nos  indica  lo  mucho  que  debe avanzarse  en  este  campo.   En  relación  con  las  dificultades  que  plantea  trabajar  con  Internetelegimos  una  afirmación  de  un  profesor  de  un  centro  de  Galicia  que  creemos  resume  conmayor precisión y clarividencia las auténticas dificultades que incorpora a la docencia Internet:señala este docente que la principal dificultad radica en que los profesores “sabemos” lo que“tenemos  que  dar”  en  clase  para  que  nuestros  alumnos  “aprendan”  (que  respondan  en  un examen), pero no sabemos cómo controlar un grupo de clase que interactúa con una máquinay/o  con  personas  que  no  están  bajo  el  control  del  profesor  en  la  misma  aula.  Nos  sentimosperdidos  ante  unos  materiales  que  no  siguen  una  lógica  curricular  codificada  (el  código disciplinar). El alumnado participa igualmente de las mismas rutinas codificadas, y quedan tandesconcertados como el profesorado ante propuestas abiertas. Los estudios a que nos referimos permiten conocer más de cerca una realidad que cambia muy rápido y constata cambios cuantitativos. En la actualidad los centros docentes han aumentadola cantidad de ordenadores disponibles y también son mayoría los que se disponen de conexióna Internet. En este apartado hemos de destacar  que predominan los centros que disponen de conexión  de  banda  ancha.  Por  otra  parte,  la  ratio  alumnos  por  ordenador  ha  bajadonotablemente,  a  pesar  de  que   no  todos  los  centros  dedican  todos  los  ordenadores  de  quedisponen para actividades académicas con los alumnos. [6] Al mismo tiempo la mayor parte de las  administraciones  educativas  han  entrado  en  la  estructura  de  las  nuevas  tecnologías  y  noresulta extraño hoy en día que en muchos sitios los servidores institucionales [7] sean los más utilizados en la conexión a Internet. También resulta habitual comprobar que la gran mayoría de centros tenga su propia página web y que algunos tengan intranet. Es  evidente que  los  cambios  que  transforman  la  sociedad  actual  también  llegan  a los  centrosdocentes,  aunque  muchas  veces  lo  hagan  de  manera  claramente  insuficiente  [8]  .  Aún  así, encontramos situaciones que no han evolucionado mucho en el tiempo, como seria el caso dela ubicación de los ordenadores que continúan estando concentrados en lugares específicos, lasaulas  de  informática,  y   están  poco  extendidos  por  las  aulas  comunes.  [9]  O  el  sistema  de organización de la estructura informática que aún sigue estando en manos de un profesor, elcoordinador de informática, desbordado habitualmente por las necesidades del centro, que sededica mayoritariamente al mantenimiento de los aparatos  y a ayudar a sus compañeros. La utilización de Internet en las aulas de secundaria de manera integrada en la tarea cotidianaque llevan a cabo profesorado y  alumnado no es una cuestión sencilla. Trabajos anteriores noshan  permitido  identificar  algunas  cuestiones  que  pueden  ser  consideradas  como  dificultades objetivas o, como mínimo, sentidas por parte de los docentes. Las que hemos detectado comomás habituales son las siguientes: 
    • 1.     Problemas relacionados con la infraestructura informática de los centros. Esta cuestión no es  de  menor  importancia  ya  que  con  ordenadores  obsoletos,  con  malas  comunicaciones  a  laRed o con un mantenimiento inadecuado de las máquinas, lo que las hace inestables y lentas,es  muy  difícil  y  casi  siempre  desalentador  el   trabajar  con  este  recurso  de  una  manera  ágil  y satisfactoria.  2.     Problemas de tiempo. No siempre es posible disponer de la sala de ordenadores cuando senecesita  y,  muchos  profesores  advierten  que  55  minutos  de  clase  es  corto  para  trabajar  demanera  satisfactoria  con  este  medio  ya  que  se  pierde  mucho  tiempo  en  desplazarse  al  aula,iniciar  el  funcionamiento  de  los  ordenadores,   solventar  los  muchos  problemas  técnicos  que suelen surgir, etc.  3.    Dificultades en el uso  a.     La  organización  física  del  aula,  en  la  que  las  miradas  de  los  alumnos,  generalmente  en pequeños  grupos,  se  fijan  en  las  pantallas,  hace  que  el  profesor  no  controle  la  escenografíahabitual de la clase, en la cual las miradas del alumnado convergen en el punto donde se hayael profesor.  b.     El  seguimiento  de  la  clase  es  dificultoso  ya  que  el  profesor  debe  acudir  de  ordenador  enordenador  sin  poder  mantener  un  ritmo  único  de  la  clase.  Muchas  veces  emplea  tiempo  ensolucionar,  si  sabe,  problemas  meramente  técnicos.  No  se  produce  una  dinámica  controlada,por  lo  que   puede  darse  la  sensación  de  descontrol  o  dispersión.  Esta  sensación  se  acentúacuando se descubre que algún grupo de alumnos ha migrado de las páginas objeto de trabajopara acudir a otros lugares de la Red que le atraen más.  c.     Como consecuencia del punto anterior, el evaluar el rendimiento, el trabajo y los resultadosde  los  ejercicios  es  complicado  ya  que  no  es  posible  observar  los  itinerarios,  las  lecturas,  lainteractividad etc, que van desarrollando los distintos grupos de alumnos.  4.     Dificultades  y  dudas  en  el  profesorado  respecto  al  papel  que  debe  otorgarse  al  nuevomedio: a.      Complicaciones para asumir un cambio de rol del profesorado durante el desarrollo de laclase y en los periodos intermedios. Parece que  la experiencia nos indica que con Internet en las  aulas el profesorado  actúa  más como  guía de  la  búsqueda  de  conocimientos que  como elemisor y exclusivo poseedor, junto con el libro de texto, de los mismos.   b. Como lo que ofrece la Red,  no es nada por sí mismo, ni tiene demasiado sentido  fuera de una actividad que incorpore su uso, que esté diseñada previamente a la visita a la Red, y  sea aprovechada en un trabajo posterior. Esta falsa expectativa produce  frustración  y  descrédito  del  medio,  por  lo  que  produce  actitudes negativas del profesorado respecto al uso escolar de la Red en horas lectivas.  
    • c.     El  profesorado  que  debe  incorporar  el  uso  de  las  nuevas  tecnologías  a  su  prácticapedagógica  plantea  sus  serias  dudas  sobre  el  tipo  de  aprendizaje  que  éstas  pueden  llegar  a fomentar en sus alumnos. Su metodología de trabajo, la presentación activa y atractiva de loscontenidos y el alto nivel de independencia por parte del alumno en su proceso de aprendizajehacen  que  el  profesorado,  efectivamente,  dude  de  la  calidad  del  aprendizaje  que  hasta nuestros  días  se  conseguía  por  otros  medios  pedagógicos.  En  este  sentido,  muchas  veces  secontrapone el uso de las nuevas tecnologías con aspectos como el esfuerzo, el estudio personal,la falta de calidad en las evaluaciones al final de un proceso educativo, etc.  Es habitual que en muchas ocasiones los estudiantes estén más familiarizados con la navegación que los mismos profesores. Esta cuestión, independientemente de la inseguridad que suele crear en los docentes que ven como sus alumnos son más expertos que ellos mismos en el manejo del ordenador, también ofrece otros problemas importantes. Nos referimos a la visión que los jóvenes tienen de lo que les ofrece la Red y que suele estar ligada a la novedad, a la vertiginosa velocidad en las secuencias de “clics” y en la costumbre de buscar y encontrar un tipo de contenidos que no suelen tener relación con lo que pueden considerarse conocimientos escolares. Ello significa que el profesorado debe de procurar que el alumno entienda que hay diversos tipos  y formas  de utilización de Internet y que la que debe utilizarse en clase, sin necesidad de ser aburrida, exige más lentitud de navegación, más espacio para la lectura, y, sobre todo, un replanteamiento de intenciones educativas y de objetivos didácticos al respecto.USOS Y ACTUACIONES  DEL PROFESORADO CON INTERNET ¿Cual es el papel del profesorado en estos momentos y como se adapta a los cambios que imponen la proliferación de las nuevas tecnologías? Nos encontramos frente a una situación compleja, a la que los estudios anteriormente aludidos aportan datos que nos permiten comprobar de una manera más directa  la realidad actual y hacen posible pensar más detalladamente en las líneas de actuación didáctica que se hacen necesarias hoy en día pero también en muchos casos confirman  las dificultades que se han enumerado anteriormente.  Una primera aproximación a la formación del profesorado pone de manifiesto que gran parte de los docentes no tiene una preparación alta en el uso de Internet y, en general de las nuevas tecnologías. Algunos, incluso se muestran reacios a experimentarlo por la desconfianza y su confesable falta de destreza en el medio. Y de lo que muchos profesores suelen  tener poca o ninguna experiencia es en la utilización de las nuevas tecnologías en el aula con los alumnos. De esta manera en las prácticas educativas que se ponen en marcha con el alumnado, se limitan a dar indicaciones sobre los lugares que deben visitarse o dejarlos que navegaran ellos mismos para ver qué partes de las páginas aprovechan para su estudio y aprendizaje personal. Pero  si  de  la  opinión  entre  el  profesorado  parece  deducirse  que  el  nivel  de  destreza  que  seobserva  en  el  uso  de  la  informática  suele  ser  escaso,  los  datos  actuales  ponen  de  manifiestoque  una  mayoría  de  profesores  y  profesoras  suelen  utilizar  el  correo  electrónico  y,   el 
    • porcentaje de uso de Internet, de manera habitual, llega casi al 80% [10] .  Se  puede  considerar  al  profesorado  actual  como  un  estrato  que,  a  pesar  de  tener  unconocimiento  escaso  de  Internet,  ya   ha  incorporado  a  su  quehacer  algunas  aplicacionesbásicas, fundamentalmente, la del correo electrónico y las búsquedas en algún explorador de la red de redes.  A  partir  de  estas  observaciones  puede  suponerse  que  una  parte  del  profesorado  estáconstituido  por  profesionales  abiertos  a  la  incorporación  de  estos  nuevos  medios,  aunque  nocuenten con una experiencia y destreza importante, y sean reacios a incorporarlo, de manera poco  segura,  en  sus  formas  habituales  de  proceder  como  docentes.  Podemos  reconocer  alprofesorado  actual  como  capaz  de  definir  su  dominio  del  recurso  como  de  un  nivel  bastanteelemental y centrado en el uso de pocas aplicaciones (procesador de textos, explorador de lared y programa de correo electrónico).  El uso del ordenador para comunicarse y navegar por lared no es intenso ni frecuente, pero sería suficiente, desde nuestro punto de vista, para utilizarla mayoría de programas que encontramos en la red.  También hay que destacar la existencia de un grupo de profesores que se pueden calificar de nivel medio, que suelen participar en iniciativas didácticas que destacan más que por su destreza técnica, por su actitud. Y lo más importante es que existe esta actitud abierta a la incorporación de estos medios a su labor profesional. En estos casos, a pesar de esta buena disposición, manifiestan de forma general la falta de suficiente preparación para poder integrar estos medios de una manera satisfactoria en las clases. Se plantea la necesidad de que los docentes tengan una formación  previa para poder integrar las nuevas tecnologías en la acción didáctica, sin considerar necesario tener un nivel de experto. Otro  ámbito  a  considerar  en el  uso  de  Internet por  parte  del  profesorado  y  del  alumnado  desecundaria  y  su  incorporación  en  el  práctica  cotidiana  de  las  clases  es  que  presenta  diversastipologías de utilización. Desde las que van directamente a trabajar temas que se tratan desde las indicaciones que marcan los currículums oficiales, hasta aquellas que utilizan los recursos deInternet como complemento a alguno de las temáticas que tienen programadas en sus clases. Respecto a los materiales que el profesorado suele emplear en su enseñanza, los datos [11]  indican  que  la  gran  mayoría  considera   el  libro  de  texto  como  su  principal  recurso.  Tan  sóloencontramos  un  pequeño  porcentaje  utiliza  alguna  vez  webs  educativas  en  sus  sesiones  declase. La  utilización  de  Internet  en  las  aulas  se  encuentra  con  problemas  de  actualización  de  losequipos y en otros casos aparecen nuevos problemas. El diseño que tienen algunas páginas web hace  que   no  “corran”  bien  por  determinados  equipos,  y  ello  por  diversas  razones:  por  lossistemas de prevención de invasión de virus (escudos) que hay instalados en algunos centros;por  la  exigencia  del  programa  de  contar  con  ordenadores  con  un  grado  no  exagerado  pero necesario, de modernidad; y por la lentitud de las conexiones en los centros, sobre todo cuandohay  más  de  quince  o  veinte  ordenadores  conectados  simultáneamente.  Algunos  diseños  no
    • ayudan  a  quitar  esta  sensación  de  mal  funcionamiento  y  convierten  algunas  clases  en  largas esperas  y  continuos  bloqueos.  Esto  hace  pensar  al  profesorado  que  sin  unas  infraestructurasinformáticas de última generación es imposible trabajar con Internet y, con todos los alumnosde un grupo. Algunas de las incidencias y de las dificultades que marcan y que sin duda tienen su efecto en elmomento de introducir el uso de Internet en las clases nos permiten resumir los problemas másevidentes a partir de las actitudes del profesorado en los siguientes puntos:   ∙        La mayoría de profesores tienen pocos conocimientos de páginas web. Si bien es cierto que todos dedican un tiempo de formación personal sobre las páginas antes de enseñarlas a los alumnos, éste no suele ser suficiente como para conocer el recurso a fondo y aprovechar todos los aspectos que allí existen. ∙        La programación didáctica del profesorado suele estar bastante decidida y establecida por la administración educativa. Debido a ello las experiencias didácticas realizadas con Internet  son acciones puntuales y, raramente  forman parte de un proceso de enseñanza y de aprendizaje propiamente dicho.   ∙        El acceso al espacio virtual es bastante complicado en la mayoría de centros, porque los equipos informáticos no disponen muchas veces de la capacidad necesaria para abrir todas las aplicaciones informáticas que muchas páginas requieren. OPINIONES DEL PROFESORADO SOBRE LA UTILIZACIÓN DE INTERNET COMO RECURSO EDUCATIVO El  profesorado  considera  que  los  recursos  de  Internet  tiene  una  evidente  utilidad  educativa.[12] Pero la inmensa mayoría los consideran muy interesantes como material complementario. Y  solamente  un  porcentaje  bastante  más  reducido  considera  que  también  son  útiles  para  elautoaprendizaje de los alumnos. ¿Qué  se  valora  por  parte  del  profesorado  de  un  recurso  como  Internet  para  el  proceso  deenseñanza‐aprendizaje? Los términos más repetidos por el profesorado para calificar la actituddel alumnado ante páginas web son motivación, interés, implicación y atracción. Otros aspectos se refieren a que facilita una gran cantidad de materiales, bien organizados, que sería muy difícil que un profesor preparase por su cuenta. Una  mayoría indica que lo ve positivo ya que el alumnado lo recibe muy bien y le motiva el trabajar con el ordenador. Los profesores consideran, también de forma mayoritaria, que los materiales pueden favorecer una mayor participación del alumnado, especialmente aquel que es menos  activo y trabajador en  las  clases  “normales”  aunque  el  tema  de  la  eficacia  del  aprendizaje  resulta  más  difícil  dedeterminar.   
    • Pero se cree que la mayor implicación del alumno no está exenta de posibles nuevos problemasporque el trabajo con Internet presenta el peligro de que algunos alumnos realicen recogidasque  abrumen con datos e informes no originales tratando de suplir la actividad fundamental dereflexión,  síntesis,  valoración  y  reformulación  personal.  Y  ello  ocurre  porque  el  alumnadotambién  carece  de  estrategias  de  aprendizaje  específicas  para  este  medio,  porque  en  laenseñanza tradicional no las necesitan tanto. En  resumen,  conciben  Internet  como  una  importante  fuente  de  recursos  educativos  (sobre todo  documentales),  que  es  muy  atrayente  para  el  alumnado,  pero  que  es  un  recursototalmente  complementario  a  los  que  ya  utilizan;  que  tiene  muchas  posibilidades  para  lapreparación  de  la  docencia  y  en,  algún  caso,  puede  ser  utilizado  en  las  mismas  sesiones  de clase;  y,  además,  aporta  el  diseño  de  actividades  de  carácter  complementario  a  las  que  sehacen en las aulas. Se considera que es un recurso didáctico de gran interés para todas las áreascurriculares,  debido  a  que  es  un  elemento  atrayente,  que  apoya  fácilmente  la  enseñanzaformal, complementando las clases teóricas. También es unánime el  pensar que es un recurso muy difícil de utilizar en el marco de las clases y encontramos la sensación de estar trabajando con un medio relativamente hostil y que ofrece bastantes dificultades a pesar de que  cualquier profesor o profesora puede navegar por la red sin dificultades.  Un  porcentaje  no  despreciable  del  profesorado  no  sabe  cómo  pautar  la  actividad  y  cómocontrolar la dinámica  de las clases. Con demasiada frecuencia se sienten perdidos y sin sabercómo  reconducir  las  situaciones  problemáticas  que  se  producen,  muchas  veces  por  elfuncionamiento deficiente de la red o de los equipamientos. El alumnado participa igualmentede  las  mismas  rutinas  codificadas,  y  quedan  tan  desconcertados  como  el  profesorado  antepropuestas abiertas. Los  profesores  suelen  ver  estos  materiales  como  muy  interesantes,  pero  no  saben  qué  hacercon ellos en el aula. Suelen rechazarlos y no los incorporan totalmente a su práctica aludiendo a razones técnicas, que existen, pero en el fondo manifiestan inseguridad ante un territorio queno controlan. Trabajar los  temas con este tipo de recursos exige muchísimo tiempo para tratar un solo tema“ya que se pierde mucho tiempo  hasta encontrar lo que se busca y que la mayor parte de laclase siga el ritmo” y consideran que para trabajar con recursos de Internet no siempre existenlas infraestructuras adecuadas en los centros. También  es  cierto  que  muchos  profesores  señalan  que  es  posible  superar  las  dificultades  yutilizar la web si se adoptan algunas prevenciones y si se resuelven algunos problemas.  Resulta mucho más decepcionante comprobar la simplicidad de las medidas que el profesoradopropone para superar las dificultades: más formación y mejores máquinas. No deja de ser unarespuesta  previsible  y  esperada  y,  por  supuesto,  acertada.  Pero,  según  la  visión  que  hemos
    • adquirido de la relación con el profesorado que introduce Internet en su acción didáctica, unaformación específica y una renovación del parque de ordenadores no constituirían suficientesmedidas para resolver de manera eficaz algunas de las dificultades. Otra opinión muy generalizada es aquella que solicita una distribución de los contenidos másacorde con las materias y los programas escolares. Muchas propuestas coinciden en el deseo deescolarizar  más  los  recursos  de  Internet.  O  lo  que  es  casi  lo  mismo,  que  los  contenidosestuvieran orientados a la  preparación, trabajo o ampliación de temas curriculares. Existe, por lo  tanto,  un  acuerdo  muy  mayoritario  del  profesorado  en  la  línea  de  querer  acercar  más  loscontenidos virtuales a sus materias y a su utilización en los temas de estudio que trabajan consus alumnos.   A MODO DE CONCLUSIONES Las  primeras  conclusiones  que  permiten  avanzar  los  estudios  que  tratan  la  introducción  deInternet en los centros educativos coinciden en señalar que con el grado de implantación y laestructura  actual,   Internet  es  un  recurso  que  ayuda  a  los  profesores  a  mejorar  lo  que  ya estaban  haciendo  hasta  ahora.  A  partir  de  esta  constatación   nos  centramos  en  detectar  los elementos básicos sobre los que plantearse posibles soluciones:  1) Internet no ha entrado todavía en las aulas y poco en los centros escolares. El profesorado no ha incorporado, de manera normalizada, este nuevo medio en sus actuaciones docentes. Escierto que gran parte del profesorado utiliza hoy en día ordenadores, con mayor o menor gradode soltura,  pero los emplea no para la docencia directa. Ni las instalaciones todavía deficientes en  muchos  centros  docentes,  ni  lo  que  hoy  ofrece  Internet,  favorece  una  utilización  de  esterecurso  de  forma  habitual  y  normalizada  por  parte  del  profesorado  con  sus  alumnos.  Pero  lomás  determinante  es  la  dificultad  objetiva  que  conlleva  integrar  este  tipo  de  actividad  en  latradición o cultura pedagógica de nuestro profesorado.  2) Por otra parte lo que predomina en la actuación del profesorado en clase en el momento deintroducir  Internet  es  una  actitud  bastante  pasiva  y  algo  acomplejada  ante  lo  que  se  supone que  la  red  de  redes  puede  ofrecer  y  lo  que  se  supone  que  saben  hacer  los  estudiantes.   El hábito,  mayoritario  en  el  profesorado,   de  emplear  como  apoyo,  casi  único,  el  libro  de  textohace que Internet tienda a concebirse como “otro libro de texto” y se supone que los alumnos,que manifiestan mayor destreza en el uso de este medio, harán lo mismo que cuando consultanel  libro  de  texto.   Pero esto  no  puede  ser  así  por  la  propia  estructura de  la  Red, y  porque  noexiste, todavía, un espacio en Internet especializado en educación. 3)  Todo  ello  explica  las  dudas  razonables  manifestadas  por  el  profesorado  sobre  losaprendizajes que es posible conseguir, la dificultad que supone este medio tan inmaduro en suscontenidos  en  la  tradición  docente  actual  y  que  comportaría,  si  se  quiere  introducir  ynormalizar Internet en la acción educativa, un cambio muy importante de cultura didáctica delcolectivo docente que pasa por la implicación del profesorado en la creación y experimentacióndel nuevo lenguaje cibernético. 
    • 4)  Otra  cuestión  que  consideramos  importante  es  el  espejismo  y,  al  tiempo,  la  tremendaexpectativa que, entre el profesorado, crean las nuevas tecnologías, y especialmente Internet.El profesorado no duda en pronosticar un futuro que augura una presencia de este medio en los centros educativos. Pero, al tiempo, se queda bastante paralizado a la hora de incorporarlo.En la situación actual, y ante los recursos especializados que existen en la Red, el profesoradono se imagina como trabajar con el medio y, por el momento, lo considera solamente como unrecurso muy complementario  BIBLIOGRAFÍA GRUP DIGHES: Uso de Internet en la Educación Secundària: Informe sobre Educalia Secundaria. Barcelona: Universitat de Barcelona, octubre 2003. Informe OCDE 2003 http://cent.uji.es/octeto/node/view/536 (octubre de 2003) MEYNAC, J‐P: Internet et l’enseignement de l’histoire Reflexions d’un Clionaute (Consulta agost 2003) http://www.clionautes.org/spip/article.php3?id_article=219 PIC. La escuela en la sociedad red. Internet en el ámbito educativo no universitario. Informe de investigación. 2 Vol. UOC‐BOFILL. Barcelona, març de 2004. http://www.uoc.edu/in3/pic/cat/pic3.htm   PRATS, J.; “Internet en las aulas de educación secundaria”. en: Iber. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia. Número, 29. Barcelona: 2002 OCDE 2003 http://cent.uji.es/octeto/node/view/536 (octubre de 2003) MEYNAC, J‐P: Internet et l’enseignement de l’histoire Reflexions d’un Clionaute (Consulta agost 2003) http://www.clionautes.org/spip/article.php3?id_article=219 PIC. La escuela en la sociedad red. Internet en el ámbito educativo no universitario. Informe de investigación. 2 Vol. UOC‐BOFILL. Barcelona, març de 2004. http://www.uoc.edu/in3/pic/cat/pic3.htm   PRATS, J.; “Internet en las aulas de educación secundaria”. en: Iber. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia. Número, 29. Barcelona: 2002 NOTAS [1] .‐ J. Prats. Internet en las aulas en: Iber. Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia. Número, 31. Barcelona: 2002. Págs. 14 
    • [2]   .‐ Ibidem Pág. 15  [3] .‐ PIC. L’ESCOLA A LA SOCIETAT XARXA. Internet en l’àmbit educatiu no universitari. Informe  de recerca. 2 Vol. UOC‐BOFILL. Barcelona, març de 2004.  http://www.uoc.edu/in3/pic/cat/pic3.htm    [4]   .‐ Ref. GRUP DIGHES. Uso de Internet en la Educación Secundària: Informe sobre Educalia  Secundaria. Barcelona:  Universitat de Barcelona,  octubre 2003.Estudio realizado con el  patrocinio de la Fundación La Caixa. El grupo que realizó el estudio estuvo integrado por: J.  Prats (dir.) F. Esteban (coord). T. Trepat, Yoli Insa,  y M. Albert (Universidad de Barcelona). J.M.  Cuenca (U. Huelva); J.M. Martínez (U. Almería). R. López Facal (IES Pontepedriña y U.  Santiago), M.I. Vera (Universidad de Alicante). M.Sánchez Agustí y M. de la Calle (U. Valladolid) [5]   También participaron en el estudio docentes pertenecientes a otras áreas curriculares  como Ciencias naturales, Tecnología, Lengua y Literatura, Matemáticas etc.  [6] Más del 80% de los centros dispone de conexión permanente de banda ancha (79,5% mediante  ADSL). Los centros públicos disponen de una ratio más baja (11,35). PIC: La escuela en la  sociedad red. Internet en el ámbito educativo no universitario. Informe de investigación.  Documento de síntesis. Barcelona,  UOC‐BOFILL., març de 2004. Pág. 32.  http://www.uoc.edu/in3/pic/cat/pic3.htm    [7] 68% usan XTEC en el caso de Cataluña. PIC: La escuela ... pág. 32  [8] Según la OCDE España está en la cola de recursos TIC comparando con Europa. Informe  OCDE 2003  http://cent.uji.es/octeto/node/view/536 (octubre de 2003)  [9] Solo un 10% tienen uno o dos por aula. PIC: La escuela... pág. 32  [10]  GRUP  DIGHES.  Uso  de  Internet  en  la  Educación  Secundària:  Informe  sobre  Educalia  Secundaria.  Barcelona,  Universitat de Barcelona,  octubre 2003, pág. 37  [11] El 90% considera el libro de texto como su principal recurso. De este porcentaje, un 42% lo  utiliza casi como el único recurso, un 38% lo complementa con materiales de elaboración  propia (transparencias o materiales fotocopiado), y solamente un 14% responde: “pasar de vez  en cuando” videos (películas y documentales)GRUP DIGHES: Uso de ...pág. 40.  [12] Así lo indica el 98% de respuestas en la entrevista realizada. Grup DIGHES, pàg. 40.