Your SlideShare is downloading. ×
fernando redón
lecciones/documentos de arquitectura
3
el oficio del arquitecto
dirección colección
JUAN MIGUEL OTXOTORENA
coordinación
JOSÉ MANUEL POZO
maquetación
EVA REZA
CÉSAR MARTÍN
edición
T6 EDIC...
Presentación
3
Las páginas que siguen recogen el texto correspondiente a la serie de
conferencias impartidas por el arquit...
creativa y ética, comprometida con la enorme responsabilidad de par-
ticipar en la configuración del entorno para el despl...
A estas charlas y a las dos que van a seguir mañana y pasado, no
quiero llamarlas conferencias ni tienen pretensión de tal...
6
terio o consejo que parece tener pretensiones de axioma, pensad
siempre que, aunque no lo diga, lleva implícita la aclar...
inadecuación de los objetos que nos rodean. Llevaba la voz cantante
un personaje que iba de enterado y enfatizaba continua...
8
Recuerdo la poca devoción con que cumplía mis deberes militares
temiendo quedar mal con mis impacientes clientes que, co...
Club de golf de Ulzama (1964)
Klinker Club en Olazagutia (1962)
Vivienda en Vitoria (1957)
“En aquellos tiempos (1957), pr...
10
El problema era vender el burro. Con mi prima la confianza era muy
grande. Éramos como hermanos, pero su marido, a quié...
11
Pero claro, yo entonces eso no lo sabía. En el año 57 ni siquiera los
progres (había que ver a lo que se consideraba “p...
12
ilustrar con más detalle todo lo que se considere necesario. Hay que
tener cuidado también de acercar bastante los espe...
13
irlandés, que cuando le preguntaron cual era el truco para que sus
sermones fueran tan claros e inteligibles contestó: ...
14
inolvidable Alejandro de la Sota, cuando afirmaba que “la arquitec-
tura, si es buena, aguanta todo”. El querido y desa...
15
el cliente siempre tiene razón. También puro marketing, por supuesto.
Pero prefiero no hablar de esta postura tan comer...
“... cuando las viviendas unifamiliares van a estar muy próximas entre sí, es preferible que se agrupen por zonas con
proy...
17
que no se enteren hasta que esté realizada cuando, evidentemente,
para echarlo atrás, hace falta más valor.
Reconozco q...
18
con gran asombro por mi parte, me dijo: “¡Ojalá hubiera sido yo así a
tu edad!”. Me quedé boquiabierto... Me explicó en...
19
cosas, por tontas que parezcan, que a mí me hubiera gustado que
me contasen cuando estaba en vuestra situación y nadie ...
“... comentar cuanto más hermosas son las ciudades antiguas vividas intensamente (aunque se deterioren)
que las cuidadosam...
21
Buenas tardes y muchas gracias por tener la moral de volver a llenar
este recinto. A todos, pero especialmente a los qu...
22
generis y complejo que ni siquiera en Botánica acaban de ser del todo
convincentes. Y digo en Botánica porque parece un...
23
¿Alguien conoce un caso así?, ¿a qué no...? La verdad es que por ineptos que
nos consideremos, o que seamos, yo creo qu...
24
como por ejemplo el “estro”. ¿Sabe alguno qué es el estro? ¿Ni
siquiera los aficionados a las palabras cruzadas? Bueno,...
25
y te será más fácil encontrar esa corrección que parece tan elemental
y es tan difícil de conseguir. Con este oficio, m...
“... me gustaría imaginar lo que pensaría Mies van der Rohe -gran admirador de Venecia-, la primera vez
que se enfrentó al...
27
siglo XIV. No es arquitectura de firma como lo son todos sus vecinos.
El Duomo, la Torre del Reloj, la Biblioteca de Sc...
28
Esto, que ahora parece bastante elemental, lo aprendí escuchando
-cuando tenía veinte años y el más de ochenta- al gran...
29
constante y continuado, que es el único camino, como ya he dicho
antes, por el que pienso que podemos llegar, poco a po...
30
comentario sobre lo que pudiéramos llamar cultura clásica o simple-
mente cultura.
Para hacerme comprender mejor diré q...
31
como a un chiflado. Así que pronto dejé de hacerlo y me he dedica-
do, a mi vez, a fotografiarlos, procurando que se ap...
32
nunca la capacidad de incrementar y mantener vivo nuestro bagaje
cultural, nuestra información previa. Información real...
“... siempre me ha llamado la atención la cantidad de gente se hace fotografías-souvenir en sentido contrario a lo que
deb...
34
Luego, por supuesto, hay que darle muchas vueltas al coco, y dibujar
todo lo que haga falta. Generalmente, cuando estás...
35
Las pegas suelen empezar a manifestarse muy pronto y me parece
que os vendrá bien que haga un pequeño inventario de ell...
“...en las visitas de obra a Ubarmin, cuando veía el nutrido grupo de preguntones-ponepegas
que me esperaba, me sentía com...
37
La última andadura. Veo caras que ya me resultan familiares y tengo
que decir que se agradece mucho que haya reincident...
38
dice: "Ocupación habitual". Y realmente ahí esta el quid. Para nosotros
tiene que convertirse (cuanto antes) en una ocu...
39
sido utilizado, y sigue siéndolo, en infinidad de edificaciones actuales
hasta el punto de que es imposible imaginarse ...
40
y conocimientos.
En general a todos vosotros, pero en especial a los escépticos en esta
materia, os aconsejo que leáis ...
41
almacenes "Illum Boligus" de Copenhage y a "Marimeko" de Helsinki
como dos de los momentos de disfrute estético más emo...
42
Ahora te viene un representante con el muestrario y te quedas con la
boca abierta. Puedes disponer de toda clase de rev...
43
Todo esto me lo explicó el gerente de una gran fábrica francesa de
estas estructuras y supongo que será cierto. Como me...
44
verdad es que si no llegamos a inspirar confianza y a dar soluciones
correctas e incluso brillantes, valemos para muy p...
45
No digamos nada del condicionante que supone un muro cortina. ¿Os
imagináis el Seagram de Mies construido en ladrillo?
...
46
cionado cuando se refiere a la arquitectura o a las artes plásticas.
El estilo tal o el estilo cual me parecen siempre ...
47
guntó si era necesario bajar del autobús. Pero esto no fue nada com-
parado con otro compañero suyo que cuando ella dij...
El+oficio+del+arquitecto
El+oficio+del+arquitecto
El+oficio+del+arquitecto
El+oficio+del+arquitecto
El+oficio+del+arquitecto
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El+oficio+del+arquitecto

355

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
355
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "El+oficio+del+arquitecto"

  1. 1. fernando redón lecciones/documentos de arquitectura 3 el oficio del arquitecto
  2. 2. dirección colección JUAN MIGUEL OTXOTORENA coordinación JOSÉ MANUEL POZO maquetación EVA REZA CÉSAR MARTÍN edición T6 EDICIONES impresión ?????????????????????????????????????? depósito legal ??????????????????????????????????? ISBN 84-89713-30-8 © ESCUELA TECNICA SUPERIOR DE ARQUITECTURA. UNIVERSIDAD DE NAVARRA. AGOSTO, 1999 T6 ediciones S.L. Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Universidad de Navarra 31080 Pamplona. España. Tel 948/425600. Fax 948/425629 Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación, incluyendo el diseño de cubierta, puede reproducirse, almacenarse o transmitirse de forma alguna, o por algún medio, sea éste eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia sin la previa autorización escrita por parte de la propiedad.
  3. 3. Presentación 3 Las páginas que siguen recogen el texto correspondiente a la serie de conferencias impartidas por el arquitecto y profesor Fernando Redón Huici, en el mes de noviembre de 1997, en el marco del ciclo ‘Lecciones de Arquitectura’, que busca traer al ámbito de la Escuela la voz de quie- nes, en nuestro entorno más o menos cercano, consideramos maestros y figuras relevantes de la historia reciente de la profesión. De acuerdo con el planteamiento general del ciclo, las reflexiones que contienen se refieren a la experiencia vivida por el ponente a lo largo de su larga e intensa trayectoria profesional; y fueron desarrolladas a lo largo de tres sesiones celebradas en días sucesivos ante un auditorio académico, constituido por profesores y alumnos. Esto es sin duda lo que explica su intencionalidad y su tono: están concebidas y formula- das con una perspectiva didáctica. La presente publicación, en fin, resume el contenido de los comentarios con que el conocido arquitecto navarro vino a hilvanar una especie de revisión general de su experiencia profesional a la vuelta de los años, atenta a extraer consecuencias para la formación de los estudiantes y la composición de lo que vendría a ser un mensaje dirigido a las diver- sas instancias comprometidas con el presente y el futuro de la discipli- na edilicia. Respondiendo a nuestra petición, realizada con vistas a tener una cons- tancia de su paso por la Escuela, a favorecer el mejor cumplimiento de sus objetivos originarios, y a poder después publicarlo, Fernando Redón trajo escrito el guión de su discurso, que es el que se recoge aquí con el acompañamiento de algunas imágenes ilustrativas. Su publicación tiene para esta Escuela un significado particular, en la medida en que sus propias aulas acogieron con enorme satisfacción durante largos años el ejercicio brillante y recordado de su magisterio en el terreno del diseño, como Profesor Ordinario de la asignatura de Proyectos. Muchas generaciones de arquitectos egresados de este Centro, y por tanto un buen número de los titulados ejercientes hoy en día en Navarra, han recibido en su formación la importante y eficaz impronta de las enseñanzas de Fernando Redón; enseñanzas que, debido a su peculiar naturaleza, esta publicación habrá de contribuir a refrescar, sintetizar, complementar y culminar. Contiene una densa colección de consejos de experiencia, emitidos desde la perspectiva que determina en el talante de Fernando Redón su característica conjunción de la ilusión, la sensatez, el humor y el afecto, para afrontar con mejores expectativas de éxito las dificultades del proceloso mundo de la práctica edificatoria; y componen también una suerte de legado deontológico, marcado por la llamada a la asun- ción de la tarea de la arquitectura como una misión al mismo tiempo
  4. 4. creativa y ética, comprometida con la enorme responsabilidad de par- ticipar en la configuración del entorno para el despliegue de la vida nuestra y de las generaciones venideras. Para quienes tuvimos la oportunidad de escucharle en directo, es imposible disociar su lectura de la memoria de la palabra serena, culta, cercana, jocosa y amable de Fernando Redón, así como de la imagen de su figura, que veíamos lucir ante nosotros con su elegan- cia característica en el esplendor de su madurez. Ellas evocan, para quienes pudimos oírle en vivo y para quien se adentre en la lectura de sus frases, la autoridad y el afecto de quien constituye no sólo una estrella que brilla con luz propia en el firmamento privado de las élites profesionales sino también, sin duda, un modelo de empeño y hones- tidad intelectual, de pasión por su tierra y por su trabajo y, en último extremo, de humanismo, magnanimidad y saber hacer. Pamplona, julio de 1999 Juan Miguel Otxotorena 4
  5. 5. A estas charlas y a las dos que van a seguir mañana y pasado, no quiero llamarlas conferencias ni tienen pretensión de tales. Van dirigi- das, fundamentalmente, a los alumnos de esta Escuela de Arquitectura; así que esos queridos y experimentados compañeros que veo por ahí y a los que agradezco mucho su presencia, en el momento en que se den cuenta de que todo lo que voy diciendo se lo saben ya de memoria, que va a ser enseguida, pueden salirse, con discreción eso sí, pero con la seguridad de que no se van a perder ninguna novedad interesante. En cualquier caso, muchas gracias por vuestra presencia. Vuestro Director, en su presentación, ha recordado a nuestro desa- parecido y querido compañero Julio Cano Lasso, gran arquitecto con el cual coincidí aquí en varias ocasiones y, posteriormente, en la Expo de Sevilla donde él proyectó el pabellón de España, realización ejem- plar como todas las suyas, por ejemplo sin ir más lejos, el edificio del P.P.O, aquí en Burlada, que supongo conocéis y admiráis. Sin salirme todavía del preámbulo, tengo que hacer algunas consid- eraciones previas; por ejemplo, que vengo aquí sin ninguna diapositi- va ni para hoy, ni para mañana, ni para pasado mañana, y no es que no las tenga, que buenas o malas, las tengo a montones. Pero, como digo, he decidido no traer ninguna. Tomé quizás esta decisión cuan- do me comunicaron cual iba a ser el título genérico de este ciclo, “El oficio del arquitecto”, que por cierto me pareció espléndido porque el oficio es algo importantísimo en nuestra profesión, que se adquiere sobre todo con experiencia, y vosotros poca podéis tener sin haber salido aún al campo de batalla. Como os decía, entonces decidí que el tema no necesita para nada ilustraciones y decidí también titular a la primera parte “Los primeros pasos”, a la segunda “Arquitectura buena y mala”, y sólo a la tercera “El oficio del arquitecto”. He dudado algo en el orden de su exposi- ción, pero pienso que así está bien y conviene más dejar para el final lo que creo que tiene más enjundia y empezar por algo más banal pero que, a mi entender, también tiene su importancia. Supongo que os daréis cuenta de que estoy utilizando, quizás demasiado, la primera persona del singular. Pido disculpas por ello, pero no lo sé hacer de otra manera. Voy a hablar de mi experiencia, de mi propia experiencia, que indudablemente es la que mejor conoz- co y no sé hacerlo sin recurrir al “yo” o al “mi”. En cualquier caso, aunque me oigáis afirmar con rotundidad algún cri- 5 Los primeros pasos
  6. 6. 6 terio o consejo que parece tener pretensiones de axioma, pensad siempre que, aunque no lo diga, lleva implícita la aclaración final de “esta es mi opinión”. Es el equivalente al “my opinion” o al “mon avis” de sajones y franceses que quizás nosotros deberíamos también uti- lizar con la frecuencia que ellos lo hacen. Pues bien, hoy, como os decía, vamos a hablar de algo que tenéis ya muy cerca y va unido a vuestros primeros pasos. La relación con el cliente. Eso que llamamos “marketing”, que tiene mucha, muchísima importancia, ¡que se lo digan a algunos!, y que por lo general, en nuestra profesión, no nos enseña nadie. Yo, como os podéis figurar, tampoco lo voy a hacer. Pero si voy a hablaros de temas muy rela- cionados con eso: de nuestro poder de convicción, de nuestro lenguaje y, relacionado con él, de nuestra a veces excesiva petulan- cia o amor propio. Y a propósito de todo esto, hablaré de lo que con- sidero secundario y de lo que creo que importa de verdad, que es, como supondréis, el resultado final, la obra terminada. Mañana pasaremos a hablar de arquitectura buena y mala, pero tam- bién de arquitectura correcta y de arquitectura adecuada, de la curiosidad del arquitecto, de las primeras soluciones, de los equipos y las colaboraciones. Por último, pasado mañana, si todavía vuestros cuerpos y el mío lo aguantan, hablaremos de materiales, de su elec- ción, de procedimientos constructivos, de la dirección de obra e, incluso, aunque sea una tontería porque no se acierta jamás, me atreveré a hablar un poco del futuro. Indefectiblemente, cuando se quiere hablar del tema de hoy, esto es, de los primeros pasos, lo que a uno le viene a la cabeza es el recuer- do de sus propios primeros pasos y de sus primeras obras. En mi caso tengo que decir que, en la preparación de esta charla me acometió una siniestra duda, ¿y si parte de los que me escuchan no llegan a tener nunca una primera obra? Vamos a tocar madera. Os aseguro que deseo fervientemente que tengáis la primera y otras muchas más. Pero hay que estar prepara- dos para todo, para luchar y para no desmoralizarse. Al respecto, os quiero recordar, antes que nada y para que no cunda el desánimo, que la formación del arquitecto es, o por lo menos debería ser, emi- nentemente humanística y, por tanto, tiene otras muchas posibili- dades, muchos caminos, que habrá que recorrer con mayor o menor esfuerzo, pero que ahí están esperándonos. Aunque no siempre se nos reconoce esa capacidad digamos pluridis- ciplinar. Hace unas semanas, sin ir más lejos, en uno de esos colo- quios radiofónicos en los que intervienen contertulios de diferentes pelajes se debatía acerca de la belleza o fealdad, adecuación o
  7. 7. inadecuación de los objetos que nos rodean. Llevaba la voz cantante un personaje que iba de enterado y enfatizaba continuamente la necesidad de rodearnos de objetos, muebles, etc. “de diseño”. No hace falta decir que esto es una tontería. Todo lo que produce el hom- bre está diseñado. Será diseño bueno o malo, pero desde una loco- motora a un dedal, pasando por una mecedora o unas gafas, todo ello, con mayor o menor fortuna, ha sido ideado y diseñado por alguien. Pero a lo que iba; interrumpiendo las discusiones, llamó un conte- rtulio, cuya profesión no dijo, pero que se adivinaba de lejos, para explicarnos a todos en tono de lección magistral, que lo que ocurría era simplemente que la mayor parte de muebles u objetos de uso diario no estaban diseñados por “profesionales”. Yo ya me imaginaba a que tipo de “profesionales” se refería, pero me lo acabó de confir- mar cuando remató diciendo: ...porque el mal es que ahora cualquiera se cree capacitado para diseñar... ¡Hasta los arquitectos diseñan sillas...! Me quedé de piedra. Me produjo tal estupor que ni siquiera intenté llamar por teléfono para contestarle debidamente... Aquel “profesional”, ni siquiera sabía que un altísimo porcentaje de los muebles mas conocidos mundialmente llevan la firma de un arquitec- to... Bueno, con todo esto quiero decir que nosotros tenemos unas grandes posibilidades en todos los campos del diseño. Aunque mucha, muchísima gente lo ignore, nosotros lo tenemos que saber y debemos demostrarlo. Está bien que haya arquitectos funcionarios, que tengan así asegurado el sueldo todos los primeros de mes y nos permitan además tener interlocutores válidos a los que no estamos en la Administración pero tenemos que lidiar con ella, pero, aunque eso esté bien, hay que reconocer que hay campos profesionales más emocionantes. Pues bien, partamos de la hipótesis, seguramente falsa, de que todos váis a tener, solos o en equipos de una u otra índole, un primer encar- go. Lo más corriente es que proceda de parientes o amigos que aprovechan la ocasión para hacer alguna chapucilla que desde hace tiempo tenían en mente. Como es de suponer, mi caso fue parecido. Estaba yo todavía vestido de alférez cumpliendo los seis meses finales -¡por fin!- de servicio a la Patria y ya tenía mis dos primeros encargos. Una pequeña vivienda unifamiliar en la que una prima hermana mía pensaba constituir una familia maravillosa y las oficinas generales de la fábrica de un amigo íntimo que, con el menor presupuesto posible, intentaba que tuvieran un cierto aire de multinacional poderosa. 7
  8. 8. 8 Recuerdo la poca devoción con que cumplía mis deberes militares temiendo quedar mal con mis impacientes clientes que, como luego me ha sucedido con todos los demás a lo largo de cuarenta años de profesión, tenían el convencimiento absoluto de que su encargo era, con gran diferencia, lo más importante que yo tenía que hacer en mi vida. Lo malo es que, en aquel caso y entonces, era absolutamente cierto. No me acuerdo muy bien del desarrollo del proceso proyectual (yo entonces no sabía aún que se podía decir así, de haberlo sabido me hubiera dado más seguridad en mi mismo), pero si recuerdo que, a pesar del alto grado de confianza que tenía con mi prima y con mi amiguete, cuando les explicaba lo mejor que podía los planos, me temblaba la voz y sudaba mucho. Debo confesar también que, al dibujar las plantas y alzados de los primeros croquis, se me pasaron de golpe todas las sobriedades y purezas de la Escuela y entré de golpe en un mundo que, como sabéis bien los eruditos de la profesión, por aquel entonces se lleva- ba mucho. La incorporación de la botánica a la arquitectura llevada al máximo extremo. Plantas tropicales desbordando de los interiores, flores y plantas colgantes rebosando de innumerables jardineras... Un arquitecto con disposición para el dibujo proyectaba un edificio de viviendas en Ciudad Real y parecía que estaba en el Caribe. Llegabas a adquirir una habilidad tal en el dibujo de vegetaciones exuberantes, que dibujabas filodendros y helechos con los ojos vendados. Hay que decir que en mi caso tenía ya un gran entrenamiento porque, durante la carrera, con otros tres compañeros de curso, nos ganábamos la pasta haciendo perspectivas por encargo de algunos arquitectos de moda de Madrid para los que, generalmente, toda la vegetación era poca. Así que con mis dos primeros encargos no iba a ser menos. Yo creo que en las primeras entrevistas las cosas no fueron mal. Las plantas de los primeros croquis funcionaban bien y además supongo que resultarían tan sugerentes como un jardín tropical. La cosa empezó a hacerse más difícil (y de eso si que me acuerdo bien) con los alzados. Quizás ahora lo que voy a contar produzca risa pero en la España de los cincuenta resultaba casi heroico. Se trataba simplemente de las cubiertas. En aquellos momentos, los que nos considerábamos progres íntegros preferíamos que nos deportasen antes que hacer cubiertas inclinadas a dos o más aguas. Proyectar una pendiente al 30% con teja cerámica era ya prostituirse para siempre. Y yo no estaba dispuesto a hacerlo ni por mi prima ni por nadie. Yo haría cubiertas planas aunque me encargasen un refu- gio en Candanchú.
  9. 9. Club de golf de Ulzama (1964) Klinker Club en Olazagutia (1962) Vivienda en Vitoria (1957) “En aquellos tiempos (1957), proyectar una cubierta inclinada con teja cerámica era ya prostituirse para siempre”. Pocos años después Javier Guibert y yo nos hundíamos en el fango sin el menor escrúpulo. 9
  10. 10. 10 El problema era vender el burro. Con mi prima la confianza era muy grande. Éramos como hermanos, pero su marido, a quién acababa de conocer, era -y sigue siendo- un vasco socarrón de 1,90 m. de altura y 120 Kg. de peso, industrial curtido y avezado, que me daba la impresión de que no tragaba un pelo. El día en que ya aceptadas las plantas, puse los alzados sobre la mesa, supongo que el sudor y el temblor de voz llegarían al máximo, pero yo estaba dispuesto a morir con tal de no inclinar la cubierta. Conservo todavía esos planos y creo que no estaban del todo mal, pero... ¿qué les parecería a ellos? Cuando llevaba un buen rato soltando mi rollo me di cuenta con hor- ror - por algún comentario suyo- de que al ser una vivienda de una planta sin la referencia de una cubierta inclinada no sabían bien como estaban viendo el alzado, si boca arriba o boca abajo. Y aunque no había escatimado ornato vegetal no estaba del todo claro cuando salía del suelo y cuando colgaba del tejado. Entonces, afortunadamente pronto, me dí cuenta de algo muy ele- mental que he procurado no olvidar en el resto de mi vida profesion- al: que una gran mayoría de nuestros interlocutores en temas arquitectónicos no son profesionales del tema y, como consecuencia, es frecuentísimo que no entiendan bien los planos que para tí resultan clarísimos porque los has hecho tú. O das por sabidas cosas que con- sideras obvias pero para ellos no lo son tanto. Para colmo ahora están de moda unos grafismos casi esotéricos sin jerarquizar por gruesos de líneas ni rellenar secciones e incluso super- poniendo representaciones gráficas que debían de ir en planos sepa- rados. Como sabéis muy bien hay veces que ni el profesor de proyectos entiende lo que queréis representar. ¿Vamos a pretender que lo entienda mejor un médico, un abogado o un ama de casa? Sobre este tema os podría contar mil anécdotas porque no es raro que, por ejemplo, después de haber dado sobre el plano una serie de explicaciones que a ti te parecen reiteradas e incluso pesadas, te pre- gunten con la mayor naturalidad “¿Y por dónde se entra?”, o ponien- do el dedo sobre la, para ti, clarísima representación gráfica de la escalera... “¿Y esto qué es?” Todo esto ha venido más o menos a cuento de los apuros para hacer tragar a mis primos la cubierta plana. No recuerdo bien como se desarrolló la sesión de convencimiento, pero el caso es que coló. Se realizó sin tejaditos, y quedaron encan- tados (lo siguen estando hoy en día) y ha sido publicada e incluso cat- alogada unas cuantas veces.
  11. 11. 11 Pero claro, yo entonces eso no lo sabía. En el año 57 ni siquiera los progres (había que ver a lo que se consideraba “progre” entonces), estábamos del todo convencidos de lo que hacíamos. De todos modos yo creo que lo importante es ir sacando enseñanza de todas estas pequeñas escaramuzas. No se quién dijo que “algu- nos llaman experiencia a sus propios errores”, aunque yo prefiero lo de “se aprende con lo que sale mal”, que se completa diciendo “y el que no aprende es que es tonto”. Pero, ¡claro que aprendes!. Incluso trucos más o menos innobles como el de adjudicar (falsamente), tus propios criterios a los demás... “Como alguno de vosotros dijo muy bien el otro día, esto así estaría horrible (o estupendo)”, etc. Sorprendentemente, esta adjudicación es casi siempre aceptada sin pestañear aunque, claro, puede salir un listo que te conteste: “¿cuándo dije yo esa tontería?”. Por eso recomiendo no personalizar demasiado. Otro muy clásico es cuando en las primeras conversaciones les ves venir ; por ejemplo si hacen afirmaciones como, “¡Oh! Yo adoro las casitas inglesas”, y tú piensas inmediatamente: ¡Adiós!, ya tengo la casa de la abuela de Caperucita encima... En estos casos hay que ser muy rápido y, antes de que expliquen más concretamente sus prefer- encias, decir tú alguna frase del estilo de “¡...porque, claro, hay que hacer cosas razonables y consecuentes con la época en que vivimos. No vamos a caer ahora en la horterada de hacer ventanas con carpin- terías a cuadritos blancos!”. Generalmente funciona. Son trucos tan viejos y tan manidos que casi da vergüenza men- cionarlos, pero que tienen mucha importancia cuando tratas de vender una idea de la que estás convencido o incluso cuando tratas de colar algo más o menos subrepticiamente. Claro que en todos ellos me estoy refiriendo casi exclusivamente al cliente único o familiar que es donde se producen más claramente este tipo de situaciones, pero no es muy diferente, aunque sí más complejo, cuando se trata de la administración, corporaciones, sociedades, etc. En estos casos -que os deseo sinceramente que tengáis muchos- la estrategia es naturalmente más complicada. Ya no se trata de comer el coco o de averiguar los deseos de una o dos personas, sino de transmitir tus ideas y convencer a muchos más. Al respecto, me atrevo a aconsejar que cuando los interlocutores pasen de ocho o diez (e incluso menos), se recurra a la proyección que, en mi opinión, es muy aconsejable que sea doble, con dos proyectores y dos pantallas, para que no se pierda nunca la idea de conjunto ni la ubicación real de cada cosa, y se pueda fragmentar e
  12. 12. 12 ilustrar con más detalle todo lo que se considere necesario. Hay que tener cuidado también de acercar bastante los espectadores a las pantallas porque si no entre la dificultad normal de comprensión inmediata de un proyecto y la abundancia de cortos de vista, podéis tener la seguridad de que más de la mitad no se enterarán de nada. Esto último, aunque os parezca exagerado, os aseguro que es cierto. Porque además, no nos engañemos, en nuestra tierra no abundan los Demóstenes. En general ni nos expresamos bien ni nos lo enseñan en ningún sitio, ¿o ahora aprendéis en la Escuela de Arquitectura expresión oral? Pues no vendría nada de mal... El lenguaje ha de ser claro y riguroso pero sin caer en el abuso de tér- minos técnicos para deslumbrar al personal. Salvo que quieras que no te entiendan, que también puede ocurrir... Hay que huir como del demonio de las muletillas. Suele ser penoso escuchar la repetición incesante de expresiones como “o sea”, “de alguna manera”, “yo diría”, etc. Generalmente este vicio se cura cuan- do después de una exposición o una conferencia como esta, un alma caritativa se acerca y te dice: ”Has dicho cincuenta y dos veces evi- dentemente”. Tenemos un lenguaje muy pobre, las cosas como son, aunque, por supuesto, hay profesionales -y delante de mí tengo alguno- que hacen exposiciones modélicas. Ojalá cunda su ejemplo. Y bueno será advertir, para acabar con este tema, que el tono colo- quial excesivo utilizado por muchos para disimular sus carencias es todavía peor. Me refiero a ese tono de charla entre amiguetes, con proliferación de tacos que, aparte de vulgarizar cualquier discurso, se convierten en la peor de todas las muletillas, porque os habréis fija- do que la mayoría son expresiones multiuso. Por ejemplo y sin ir más lejos, la “leche”, sirve para expresar velocidad, suerte, tortazo, humor, bondad, maldad, etc,... además de sus acepciones reales. Total que con “leche”, y cuatro tacos más, que todos conocemos, ya dominas el idioma... ¡Maravilloso! Excuso deciros la impresión penosa que puede producir una exposi- ción que además de ser mala (que seguro que lo es), esté en esa línea. Por desgracia parece una tendencia creciente. Por eso hablo de ello aunque sienta vergüenza ajena al hacerlo. Pero pasemos a otro tema. Para mí sigue siendo el mejor planteamien- to general (lo practico siempre que puedo), el del viejo predicador
  13. 13. 13 irlandés, que cuando le preguntaron cual era el truco para que sus sermones fueran tan claros e inteligibles contestó: “¡Muy sencillo!, primero digo lo que voy a contar, luego lo cuento y después explico lo que he contado”. Yo creo que es perfectamente válido para la exposi- ción de un proyecto. Probad a aplicarlo. Vale la pena. Pero todos sabemos que para convencer no basta con eso. Además, por supuesto, hace falta que tú estés convencido de lo que defiendes, ¡simple marketing!, sin que eso signifique que vas a ser sordo a todas las observaciones o variaciones que te sugieran los demás. En el fondo, se trata de saber hasta que punto debes defender tu proyecto a ultranza. Yo, a este respecto, pienso que se establece el diálogo para conocer, interpretar y dar tu propia versión de las necesidades de los clientes y si es preciso convencerles de que, precisamente, la solución que tú propones es la buena y la adecuada. Naturalmente el que esta última afirmación sea realmente cierta, ayu- da un disparate para que todos tus argumentos sean convincentes. En cuanto a la inflexibilidad en defender tus primeras propuestas (yo conozco arquitectos que se dejarían matar antes que modificar la situación de una puerta), me parece a mí que es una postura con- traproducente y que no redunda en beneficio del resultado final. Nosotros, como decía antes, estamos para escuchar e interpretar sus necesidades y sus deseos. Escuchar una y otra vez, dar nuestra opinión, no tener ninguna pereza en hacer la variante que te propo- nen. Seguramente tú ves muy claro que esa solución es peor, pero ellos no lo han visto y tienen derecho a que tú, el profesional que han contratado, se lo explique. Y tú debes de hacerlo, que para eso estás. El que piense que el arquitecto siempre tiene razón, es que es ciego o, por lo menos, un petulante. A mí, personalmente, me pasa que cuando tengo que revisar en el archi- vo alguna obra mía antigua me quedo asombrado de la cantidad de cro- quis y propuestas que hice previas y diferentes al resultado final. Y tengo que confesar que casi nunca encuentro algo que me parezca mejor que la solución última, por floja que esta sea. Se ve muy claramente como, cuando la cosa ha ido medianamente bien, ese acoplarse a la realidad del encargo, ese intercambio de opiniones y de necesidades va cam- biando y puliendo la idea inicial, como un canto rodado, que hace olvi- dar y mejorar la tosquedad de la piedra de la que se partió. Si lo sabes llevar bien es algo muy positivo que enriquece el resultado final. Resultado final que por otra parte, responderá a lo que decía el
  14. 14. 14 inolvidable Alejandro de la Sota, cuando afirmaba que “la arquitec- tura, si es buena, aguanta todo”. El querido y desaparecido profesor de esta Escuela, Curro Inza, solía decir también que había arquitectos que cuando les preguntabas como había quedado alguna obra suya contestaban frases del estilo de “no quiero ni verla, han puesto en la entrada unas farolas horrorosas que se la han cargado”, y a él le daban ganas de contestarles “pues vaya birria de obra debe de ser que se la cargan con dos farolillos”. Y en general, la obra buena, esa que decía Alejandro que “aguanta todo”, sólo se consigue con unas relaciones arquitecto-cliente lle- vadas con buena voluntad por ambas partes. He dicho, fijaros bien, por ambas partes. Con esto quiero decir que nos involucra también a nosotros y que es más que conveniente -¿por qué no decirlo?- caerle bien al cliente. Así como suena. Así de sen- cillo y elemental. Da casi vergüenza dar un consejo como éste y parece superfluo hac- erlo. Bueno, pues no. Yo creo que es absolutamente necesario. Os quedaríais asombrados si pudierais daros cuenta de la cantidad de alumnos que, desde el primer día, te hablan y exponen las cosas de una forma que es prácticamente imposible que te caigan bien. Y estoy seguro de que, profesores de proyectos aquí presentes -que son los que tienen un contacto más directo con los alumnos- lo confirmarían. Pero, por raro que parezca es así. Supongo que no tienen ningún interés en caerle gordo a la persona que les tiene que aprobar o sus- pender. Simplemente ni se dan cuenta de ello, lo cual, no mejora su situación sino que incluso la empeora. No se trata de hacer la pelota o dar coba a nadie, se trata únicamente de ser correcto y amable. Entre la sumisión del “Si Sahib” y la estu- pidez del que entra en una librería y le dice al dependiente: “Oye tú, cara bobo, ¿tienes el libro ese de cómo ganar amigos?”, hay un amplísimo campo donde poder moverse con educación e incluso simpatía. Aparte de una cosa que no hay que olvidar: Que el cliente tiene todo el derecho del mundo a dar su opinión, entre otras razones, porque generalmente es el dueño de los cuartos y puede decirte en cualquier momento, “¡Adiós muy buenas!, ¡ahí se queda usted con sus intransi- gencias!”. Pero, de todos maneras, es del mismo modo frecuente (yo diría que incluso demasiado frecuente) la postura contraria: la del tragalotodo,
  15. 15. 15 el cliente siempre tiene razón. También puro marketing, por supuesto. Pero prefiero no hablar de esta postura tan comercial. Para mí es, con diferencia, la peor de todas las actitudes. Pero, en fin, es cuestión de gustos. Los resultados de esta forma de actuar se suelen ver a menudo en las urbanizaciones de viviendas unifamiliares y proyectos diferentes con ese criterio de “el cliente manda”. Generalmente, como las parcelas no son demasiado grandes, los edificios están cerca unos de otros y la heterogeneidad resulta más evidente. Un palacete de la Moncloa, a continuación de un caserío vasco que está colindante a un revival de la Bauhaus. Y no exagero; incluso cerca de aquí hay algún ejemplo de ello. Por eso, aunque no venga demasiado a cuento, diré que a mi enten- der cuando las viviendas unifamiliares van a estar próximas, es mucho mejor, que sean proyectos uniformes o, al menos, estén proyectadas con el mismo criterio. Volviendo al tema aclaremos que, como es lógico, existen posturas intermedias, que por gracia o por desgracia son las más corrientes y que consisten en tragar en parte, pero salvando la cara. Es decir, tran- sigir en cosas que no te importan demasiado (es un decir) pero dejan- do las que consideras verdaderamente importantes como el volumen, los espacios interiores, las fachadas, etc..., tragando con los azulejos, los aparatos sanitarios..., y hasta con la barandilla de la escalera si es preciso, pero jurando no volver a entrar dentro en tu vida. Es la actitud de “ojos que no ven, corazón que no siente”; desde luego no es buena, pero sí mejor que la dejación total. E incluso, mejor que la intransigencia total que suele acabar de una de estas tres maneras: obra maestra, bodrio impresentable o contrato rescindido. Excuso decir una vez más, que los de resultados buenos de verdad se obtienen con el diálogo y cediendo un poco por un lado y otro, de una forma razonable. Pero no quiero acabar con este tema sin hacer mención de una tram- pa que me parece que más o menos practicamos todos. Yo desde luego. Consiste simplemente, en no mencionar, ni explicar, determi- nados detalles (o soluciones) de las que parece que no se han per- catado, pero que sospechas que en cuanto los descubran van a ser rechazadas. La cosa puede ser importante o banal, pero de lo que se trata es de
  16. 16. “... cuando las viviendas unifamiliares van a estar muy próximas entre sí, es preferible que se agrupen por zonas con proyectos del mismo autor o que, al menos, respondan a los mismos criterios...” 16
  17. 17. 17 que no se enteren hasta que esté realizada cuando, evidentemente, para echarlo atrás, hace falta más valor. Reconozco que es un truco sucio que no debería ni mencionar y como resultado final no está ni mucho menos garantizado (las reac- ciones de la propiedad pueden ser muy diferentes), pero os aseguro que por este procedimiento he conseguido resultados a los que no habría podido llegar si lo explico todo desde el primer momento con claridad. También es verdad que en ocasiones me ha ocasionado algún problema. Pero si no arriesgas algo... Y que quede claro que yo no aconsejo hacerlo. Solamente lo cuento a título de anécdota, porque lo ortodoxo y lo fetén es que cante la gal- lina desde el principio. Explicar bien lo que quieres hacer, con- vencerte y convencerles. Pero de todos modos, repito, lo que verdaderamente importa es el resultado final. Si queda bien para ti, y mal para la propiedad, regular. Si está mal para ti, y bien para la propiedad, peor. Mal para ti y mal para la propiedad, horrible. Pero si queda bien para ambos, fantásti- co. Todo esto en el fondo es anecdótico, y repito una vez más que, lo que importa es lo que queda. Porque ya no se hacen arquitecturas efímeras y lo que hacemos queda. Para orgullo o para vergüenza nuestra, nos volvemos a encontrar nuestras obras día tras día en el mismo sitio y con los mismos defectos o virtudes de siempre. No lo olvidéis nunca; si en algún momento estáis sufriendo durante la mar- cha de una obra de esas que van cada vez peor, no penséis que el calvario se termina con el edifico. El sufrimiento continúa mientras sigáis vivos y el edificio se mantenga en pie... Iba a decir ahora; “¡Y si se cae no digamos!”. Pero me parece una broma de mal gusto. Me parece que viene a cuento algo que por los años cincuenta me contó el gran Juan Antonio Coderch un día que me pescó merodean- do subrepticiamente por una obra suya de la calle Compositor Bach de Barcelona. Yo entonces estaba recién ingresado en la Escuela de Arquitectura, y estaba fascinado por las viviendas que había hecho en la Barceloneta con fachadas quebradas y todos los huecos cerra- dos por aquellas lamas orientables que él había inventado. Cuando me lo encontré, de golpe, viendo la obra en solitario, en vez de echarme, que era lo que yo me temía, se interesó mucho por la Escuela, por la forma de pensar de los alumnos, etc,... Llevaba fama más bien de hosco, pero estuvo amabilísimo. Yo entonces, después de haber superado el durísimo ingreso de aquella época, estaba eufórico y lleno de entusiasmo por la profesión. Me felicitó por ello y,
  18. 18. 18 con gran asombro por mi parte, me dijo: “¡Ojalá hubiera sido yo así a tu edad!”. Me quedé boquiabierto... Me explicó entonces que él hizo la carrera no por vocación, sino más bien empujado, obligado, por una tradición familiar. Así que cuando ya empezó a tener encargos de cierta importancia -que los tuvo precisamente por esas relaciones familiares- y terminó el primer edificio de viviendas, comenzó incon- scientemente -según contaba- a modificar sus recorridos por Barcelona, con tal de no pasar por la calle donde estaba la casa y tener que verla. La cosa parece ser que se complicó cuando hizo su segundo edificio y aún más cuando llegó al tercero que, para no ver- los, le obligaban continuamente a recorridos demenciales. Entonces decía, que reflexionó y se dijo: “O cambio de ciudad o cambio de arquitectura...” ¡Y ya creo que cambió...! Puede ser un poco exagerado, pero yo lo comprendo muy bien porque además, debo confesar que esa táctica de avestruz la he practicado e incluso en determinados casos, que naturalmente no voy a detallar, la sigo practicando... No os la deseo a nadie, es incómodo y, sobre todo, humillante. En cierto modo todo esto no es más que una preparación, un preám- bulo, de los temas de más enjundia que vamos a tocar mañana y pasado. Ahora, para terminar, no me resulta fácil sacar conclusiones concisas o hacer una sinopsis escueta de lo que llevo dicho, entre otras razones porque todo es bastante relativo. Por ejemplo, es bueno tener amor propio. Pero no demasiado. O también es de desear el cliente con fe en el arquitecto o arquitectos pero también sin pasarse. El cliente entusiasta que te considere un genio y esté convencido de que le vas a hacer una casa que va a dar la vuelta al mundo, puede lle- varte, si no lo eres (que casi seguro que no), a la realización de un engendro... ¡Hay tantos por ahí! En la misma línea de peligro está el exceso de información. La infor- mación no digerida ni asimilada. El querer meter en un proyecto todas las cosas que has visto últimamente y te han gustado. Esto cuando además la obra es de pequeña envergadura puede llevarte directa- mente al ridículo. Recordemos una vez más a Alejandro de la Sota y su sentencia favorita. “La arquitectura, como todo arte, es renun- ciación”. La buena arquitectura que debemos de buscar, esa que tiene que “aguantar todo” y seguir siendo buena, no es, desde luego, fácil de lograr y ojalá os pudiera dar reglas para conseguirla. Ya comprenderéis que si las tuviese, las hubiera puesto en práctica en mi propia producción. Sólo aspiro a poderos decir algunas de las
  19. 19. 19 cosas, por tontas que parezcan, que a mí me hubiera gustado que me contasen cuando estaba en vuestra situación y nadie lo hizo, ni entonces, ni en los cuarenta años siguientes. Lo volveré a intentar mañana y pasado. Muchas gracias por vuestra paciente asistencia y hasta mañana.
  20. 20. “... comentar cuanto más hermosas son las ciudades antiguas vividas intensamente (aunque se deterioren) que las cuidadosamente restauradas pero sin uso, ni vida real...” (F.R.H. óleo sobre lienzo 1,30x0,97) 20
  21. 21. 21 Buenas tardes y muchas gracias por tener la moral de volver a llenar este recinto. A todos, pero especialmente a los que ya estuvieron ayer y hoy reinciden, gracias. Dijimos que hoy íbamos a hablar de arquitectura “buena” o “mala”. Pero además adelantaré -siguiendo la técnica del predicador inglés, que también hablaremos de arquitectura correcta, arquitectura ade- cuada, de la “creación arquitectónica”, de la inspiración, del sedi- mento cultural, de la curiosidad del arquitecto e incluso de equipos y colaboraciones. Seguramente me he dejado algún otro tema, pero ya irá saliendo a lo largo de la charla. Bien, nos habíamos quedado en algo parecido a como se averigua si una arquitectura es buena o mala. Bueno, seguramente es más fácil, en contra de lo que pueda parecer, detectar lo malo que lo bueno. Acordaos de la anécdota de José Antonio Coderch que ayer os con- taba. Yo creo que si os ocurre eso con alguna de vuestras obras (que evitáis verla para no avergonzaros), no hay la menor duda de que es mala. Y no es que os quiera desmoralizar, pero seguro que con algu- na os puede pasar. Y, que no sea más que con “alguna”. Citábamos ayer también las frases de Alejandro de la Sota: “La arqui- tectura, como todo arte, es renunciación”; y aquello de: “La buena arquitectura aguanta todo”, que a mí me gustan mucho pero, claro, volvemos al punto que yo quería retomar: ¿Cómo distingo yo la arqui- tectura buena? Que ahora amplio preguntando y... ¿Cómo distingo la buena música , o la buena literatura, o la buena pintura? Nada más lejos de mi intención, y sobre todo de mis conocimientos que intentar dar una lección de estética, ciencia en la que, por otra parte, no creo demasiado. Por lo tanto no voy a intentar daros ningu- na definición o reglas más o menos prácticas. Ya hubo un tal Vitrubio y otros, que dijeron cosas interesantes al respecto. Sin embargo, en mi osadía, si me voy a atrever a dar algunos conse- jos que me parece que pueden ser de alguna utilidad para que, por vuestro bien y el de la humanidad, la arquitectura mala prolifere lo menos posible. Pues bien, pues puestos a analizar la arquitectura, creo que se puede, como de todo, hacer muchas clasificaciones. Ya habéis oído a Silvetti hacer una en días pasados, que considero interesante, pero que no sé si nos da muchas luces para la búsqueda de la “buena arquitectura”. Lo que pasa es que, en realidad, las clasificaciones son algo muy sui Arquitectura buena y arquitectura mala
  22. 22. 22 generis y complejo que ni siquiera en Botánica acaban de ser del todo convincentes. Y digo en Botánica porque parece una de las cosas más rigurosamente estudiadas y clasificadas de este mundo, y sin embargo se complica y atomiza cuando llega por ejemplo a los “Quercus” que van desde el roble de hoja grande y caduca a la enci- na de hoja perenne y espinosa y hay entonces que empezar a inven- tar variedades intermedias como el Quejigo de hojas marcescentes, y otras muchas hibridaciones de sutilísimas diferencias. Quiero decir con esto que hacer en arquitectura, complejísimas clasi- ficaciones de especies y subespecies, generalmente inventadas a posteriori, no es algo que me interese demasiado. Por supuesto me refiero a mi desinterés por las clasificaciones, no por las arquitecturas. Por eso decía antes que la dicotomía que hacía Silvetti entre arqui- tectura de firma y arquitectura de servicio, no está mal, pero no puedo evitar hacerle algunas apostillas. En primer lugar diré que parece sensato advertir que no todo el mundo, ni mucho menos, está capacitado para proyectar y realizar con dignidad esta “Arquitectura de firma”. Siento ser un poco desmi- tificador si digo que en ningún momento me gustaría daros ánimos para que os lancéis todos por el camino de la genialidad, porque creo que hay que ser mucho más prudente que todo eso. Lo digo porque, equivocado o no, estoy convencido de ello. Se ven por ahí tales bodrios de arquitecturas que pretendían ser “de firma”… Como consecuencia también pienso que la arquitectura, excepcio- nalmente buena y original, es tan sólo privilegio de unos pocos. Aunque no soy nada partidario de las comparaciones, porque creo que casi siempre son inexactas, me váis a permitir que en este momento recurra a una muy simple. Del mismo modo que entre miles de músicos, sólo surge uno capaz de componer “La flauta mágica” y eso es así y es extrapolable a otras muchas facetas del arte y no pasa nada, hay miles de excelentes músicos más normales que disfrutan interpretando, o componiendo, pero que no tienen esas dotes extraor- dinarias de los privilegiados. Hacen composiciones, con menos pre- tensiones, aceptables e incluso buenas, pero saben que si intentan alcanzar la grandeza de Mozart, Beethoven o Stravinski, se estrellarán. Pues en arquitectura no. En arquitectura todos nos sentimos capaces de componer “El Mesias” o “La consagración de la Primavera”. Prueba de ello es que nadie rechaza un encargo, por importante y comprometido que sea, diciendo: “No. Muchas gracias. Les agradez- co infinito la confianza que demuestran tener en mí, pero es demasia- da la envergadura de ese proyecto para mi capacidad y preparación. Les aconsejo que busquen otros profesionales más capacitados que yo para hacerlo”.
  23. 23. 23 ¿Alguien conoce un caso así?, ¿a qué no...? La verdad es que por ineptos que nos consideremos, o que seamos, yo creo que todos sin excepciones, esta- mos siempre dispuestos a aceptar el encargo más importante del mundo. ¿Cuál es el resultado? Pues que el mundo, efectivamente, está lleno de novenas sinfonías arquitectónicas compuestas por chunchuneros de pueblo. Ya sé que, afortunadamente, esto no ocurre continuamente. Pero a mayor o menor escala ocurre. Es algo así como si todos los flautistas del mundo tuvieran que escri- bir su propia versión de “La flauta mágica” y, lo que es mucho peor, nosotros estuvieramos obligados a escucharlas. De hecho en nues- tras obras, millones y millones de personas se ven forzadas cada día a dormir, comer, trabajar, divertirse...; en resumidas cuentas vivir entre ellas e incluso dentro de ellas, les gusten o no les gusten. La verdad es que los Palladio escasean en la arquitectura, tanto como los Bach en la composición musical, pero sin embargo, y aquí está el quid de la cuestión y a donde quería llegar, la cosa podría no ser tan grave gracias a la existencia de algo tan importante como la arqui- tectura simplemente correcta. La duda, realmente, está en si debes limitarte a conseguir eso, sin más pretensiones, o debes de apuntar más alto. En resumidas cuen- tas, si cuando te sientas al tablero lo haces con la intención de reali- zar algo fuera de serie y único, o simplemente quedarte en un escalón muy digno, pero más bajo. Nada más y nada menos que llegar a conseguir “simplemente” la corrección. Quizás al llegar a este punto hay que preguntarse también, pero ¿es condición imprescindible para hacer una genialidad tener la intención de hacerla? Yo sinceramente creo que no. Incluso dudo si el mismísi- mo Haydn -por seguir con el símil musical- cuando compuso su “Creación”, sin duda genial, tuvo esa intención, o si lo que pretendió, sencillamente, fué hacerlo lo mejor posible. Lo que ocurre, lo sabe todo el mundo. Que dos diferentes personas haciendo “lo mejor posible” la misma cosa, llegan siempre a resulta- dos diferentes. ¿Por qué? Pues por varias razones. Unas imposibles de adquirir, como son las condiciones naturales, y otras fruto de la formación y el trabajo. Llegados a este punto no estaría de más hablar un poco de algunos conceptos más propios de críticos de arte que de profesionales,
  24. 24. 24 como por ejemplo el “estro”. ¿Sabe alguno qué es el estro? ¿Ni siquiera los aficionados a las palabras cruzadas? Bueno, pues “estro”, según el diccionario de la Academia es: ”La inspiración ardiente del artista al componer sus obras”. Claro, que, cuando se piensa en esta definición y en nuestra profesión da un poco de risa. Analicémosla: Primero, inspiración. Como dijo, creo que fue Picasso, “la inspiración existe, pero cuando llega te tiene que coger trabajando”. Evidente y certísimo. Como te coja jugando al parchís no sirve absolutamente para nada, y cuanto más trabajas, más posibilidades tienes de que te llegue. Segundo, ardiente. Ahí es donde de verdad da más la risa. Miro hacia atrás y me parece que en más de cuarenta años de profesión, quizás he tenido, algunos ratillos más o menos inspirados, pero ardientes, lo que se dice ardientes, no recuerdo ni uno. Y para arreglarlo termina la acepción diciendo “...del artista al com- poner sus obras”. Yo en estos apuntes que me sirven de guión tengo puesto después de la definición: “¿Qué artista?”. Vivaldi, al que la inspiración debía de llegarle a raudales, tiene una densa y deliciosa composición titulada: “El estro armónico”. Yo creo que, en general, no es nuestro caso. O al menos no el mío. Lo que, como resumen, yo pienso al respecto, es que el estro, como la genialidad, son cualidades privativas de muy pocos. En nuestra profesión basta con darse una vuelta por determinados barrios de nuestras ciudades para comprobarlo. Por no hablar de las grandes conurbaciones turísticas (Costa del Sol, Costa Levantina, etc,...) ver- daderos muestrarios de arquitectura desgraciada. Es una visión un poco negra de nuestra profesión pero creo que es la realidad, y aquí entre colegas... ¿para qué vamos a engañarnos? Bromas aparte, lo que opino, sintetizando, es que no hay más que un camino serio para afrontar esta realidad: La búsqueda constante de la corrección, a través de un máximo conocimiento del oficio. Lo cual trae consigo, como es lógico, otras condiciones complementarias, de las que más tarde hablaremos. A partir de aquí, si de verdad eres uno de los privilegiados que puede crear arquitecturas de verdad notables, no te preocupes que te irán saliendo naturalmente. Ya sé que todo esto resulta un poco pedestre y vulgar. Por decirlo de alguna manera; se trata de la antítesis del estro. Bueno, pues aunque así sea, conforme vayas aumentando el conocimiento del oficio (por lo general a través de tus propios errores), tendrás más posibilidades
  25. 25. 25 y te será más fácil encontrar esa corrección que parece tan elemental y es tan difícil de conseguir. Con este oficio, manejado con soltura, es cuando tienes más posibilidades de obtener buenos resultados. Casi me atrevo a decir que la única forma de conseguirlo es aplicando ese oficio con corrección. Volvemos otra vez al concepto clave: Corrección. ¿Cómo conseguir- la? Para empezar, planteando bien los problemas. Si no lo haces -por ejemplo eludiéndolos o engañándote a ti mismo- y no los planteas bien, con rigor e incluso con sinceridad, sólo obtendrás resultados fal- sos o soluciones no adecuadas. Es tan cierto y tan sencillo como puede serlo aplicado a un problema matemático elemental. Con todo esto quiero decir, profundizando un poco más, que por ejemplo, sin un programa de necesidades bien hecho; riguroso, por- menorizado y cierto (hay que diferenciar las necesidades de los gus- tos personales), no es posible ni siquiera iniciar los primeros bocetos, como no se puede tampoco hacerlo sin haber conocido, estudiado e incluso vivido en cierto modo, el emplazamiento. Después, a partir de aquí, ya se puede empezar a resolver problemas y a buscar soluciones adecuadas, que si además son también bri- llantes mejor que mejor. Pero sin buscar la brillantez como objetivo; ¿puede haber algo más ridículo que una obra de grandes pretensio- nes realizada por un mediocre? No hay que asustarse por el adjetivo “mediocre”. Según el diccionario significa simplemente: “de calidad media”. ¿Somos algo más que eso? Incluso hay tantos que se consideran fuera de serie, que entra- rían en esa calificación. A propósito de todo esto, me parece oportuno hacer aquí una refe- rencia a las arquitecturas mal llamadas “de poca importancia” o, como decía Silvetti, “de servicio”. Pues, efectivamente, puede haber obras que se puedan considerar “de servicio”, pero “de poca importancia”, en mi opinión, ninguna. Todas, por insignificantes que sean, son siempre importantes para alguien y, aunque no lo sean, siempre deben de serlo para nosotros. Basta con repasar un poco las obras maestras de la historia de la humanidad, o simplemente las que más nos admiran y atraen, para descubrir entre ellas arquitecturas hechas para servir. Sin recurrir a las Pirámides (que en el fondo no son sino simples tum- bas un poco sobradas), me acuerdo ahora de un edifico para mi especialmente querido, como son las Procuradurías Viejas de la Plaza de San Marcos de Venecia cuyo objeto no era otro, como su nombre indica, que el de dotar de viviendas a los procuradores de finales del
  26. 26. “... me gustaría imaginar lo que pensaría Mies van der Rohe -gran admirador de Venecia-, la primera vez que se enfrentó al edificio de las Procadurías Viejas...” (F.R.H. óleo sobre tabla 1,25x0,78) 26
  27. 27. 27 siglo XIV. No es arquitectura de firma como lo son todos sus vecinos. El Duomo, la Torre del Reloj, la Biblioteca de Scamozzi, el Palacio de los Dux, o el Campanile. ¡Vaya vecinos! Seguramente el conjunto arquitectónico más bello del mundo. Bueno, pues allí mismo, ocupando un comprometido lateral de la piazza, se alza este larguísimo y espléndido edificio con su maravilloso módulo de ventana (un arco de medio punto apoyado en finas columnitas de mármol), repetido nada menos que cien veces en cada una de sus dos plantas con otros cien óculos en el ático, rema- tado por otros tantos pináculos. En la planta baja se abren las popu- lares galerías con sus cincuenta arcos de medio punto y doble luz. Yo, siempre que lo veo, o lo dibujo, o lo fotografío, o lo pinto (que de todas esas formas lo disfruto cuando puedo), me gusta imaginar lo que pensaría el viejo Mies van der Rohe, gran admirador de Venecia, la primera vez que se enfrentó a él...; quizás algo como... “¡Toma ar- quitectura estandarizada!”. Ya sé que es un ejemplo que nos coge muy de lejos y que las posibi- lidades de que a alguno de nosotros nos encarguen un edificio de viviendas de la envergadura de las Procuradurías en una plaza tan maravillosa como la de San Marcos son bastante remotas... ¡pero es tan hermoso ejemplo! Aprovecho la ocasión para decir que me dáis envidia los que no conozcáis Venecia y aún os quede por vivir ese momento único de descubrir la Plaza de San Marcos en un atardecer de primavera, con las luces de los comercios y los porches ya encendidas, el Campanile iluminado por el último resplandor de poniente, y un cielo todavía lumi- noso, turquesa y magenta, hacia el que se escapan las notas de los violines de todos los cafés... Todavía quiero decir dos cosas más a propósito de San Marcos. La primera “comentar” cuanto más hermosas son las ciudades antiguas (aunque se deterioren), que las cuidadosamente restauradas pero sin uso, ni vida real, tristes como un decorado al acabar la función. En segundo lugar, que no debe pasarnos inadvertida la gran lección de libertad arquitectónica que nos da San Marcos, donde ningún edi- ficio tiene nada que ver, estilísticamente hablando, con los demás y sin embargo... ¿se puede mejorar el conjunto? La razón es bien sencilla: lo que importa es que las arquitecturas sean buenas. No sus estilos ni épocas. Precisamente lo contrario de lo que ocurre en esas urbanizaciones heterogéneas de “chaletitos” de las que hablábamos ayer.
  28. 28. 28 Esto, que ahora parece bastante elemental, lo aprendí escuchando -cuando tenía veinte años y el más de ochenta- al gran arquitecto vienés Richard Neutra, emigrado a Estados Unidos, atraído como tantos otros, por el resplandor de Frank Lloyd Wright. En aquella España de los cincuenta, que ignoraba al resto del mundo, las cosas que nos mostraba y decía aquel octogenario nos dejaban asombrados. El parecía el joven y nosotros los viejos y hasta esos tan sensatos comentarios sobre San Marcos nos parecían atrevidos. Estaba impresionado por la belleza de Andalucía y de sus ciudades, y cuando alguien le preguntó: “Y, ¿qué haría usted si le encargasen proyectar una casa en la plaza de Úbeda que tanto nos ha elogia- do?”. Contestó: “Lo primero irme allí durante un tiempo para conocer- la de verdad. Lo que pudiera hacer después, por supuesto, lo ignoro. Pero sí puedo asegurarles que haría algo que fuera testimonio de nuestro tiempo. Jamás una imitación de lo existente. De la misma forma que a nadie sensato se le ocurriría meter una perla falsa en un collar de perlas verdaderas, simplemente porque una falsa haría dudar de la autenticidad del resto”. ¡Tan lógico y tantas veces olvidado...! Bien, pero ya sé que hablar de Venecia, de la casa del desierto, e incluso de Úbeda (y renuncio a hacer un chiste a propósito de los cerros...), parece salirse un poco de nuestro ámbito. Vale. Pero por si acaso, no olvidéis nunca las maravillas que se pueden hacer con la “arquitectura de servicio” y, sobre todo, no olvideis que la búsqueda de la corrección no implica ni vulgaridad, ni ramplonería, ni adocena- miento. A la corrección se llega a través del equilibrio y la adecuación, que pienso que siempre será más noble e incluso más bello -como dijimos antes- que la obra con pretensiones hecha por un mediocre. Por este camino se puede llegar muy rápido a la segunda acepción de “mediocre”, que antes creo que no cité, que es algo así como: “de poco mérito, tirando a malo”. A eso, supongo que ya no nos apuntamos ninguno. Pues entonces hay que tener conciencia de nuestras propias limitaciones. Nuestra profesión, como la música o la literatura, no admite camelos (y prefie- ro no citar las artes plásticas, que esas si que admiten casi todo), pero para componer una sinfonía hay que saber música, para hacer literatura hay que saber escribir y tener algo que contar y para pro- yectar un edificio hay que saber construir. Es decir conocer el oficio. Por eso siempre yo suelo insistir tanto sobre ello. Además, casualmente, es el título que llevan estas tres charlas. Saber construcción, y conocer el oficio, no es algo que se aprenda de golpe ni de una vez para siempre, sino que requiere un aprendizaje
  29. 29. 29 constante y continuado, que es el único camino, como ya he dicho antes, por el que pienso que podemos llegar, poco a poco y traba- jando duro, a realizar cosas que valgan la pena. Porque de lo que sí estoy completamente convencido es de que en el proceso de cualquier creación artística (y en la arquitectónica todavía menos), los saltos estilísticos espectaculares son imposibles y casi siempre acaban en fracasos. Lo cual es válido, no solo para el artista mediocre, sino también para el superdotado. Por los años sesenta se montó en el Gran Palais de París una exposi- ción antológica de Picasso con trescientas obras seleccionadas por él mismo y ordenadas por riguroso orden cronológico. Abarcaban toda su obra pictórica. Desde los diez años hasta su última creación en aquel momento y la diferencia de fechas entre dos cuadros conti- guos era siempre inferior a un año. Pues bien, cuando se contempla- ban dos de estas obras juntas, parecía siempre que entre ellas no se había producido la menor evolución, pero en cuanto iba uno un poco más allá y la diferencia de fechas pasaba de tres o cuatro años, el cambio era impresionante. Nunca había un salto estilístico brusco pero si una forma de evolucio- nar admirable y constante. Al final casi parecía imposible que aquel señor que de niño había pintado una “Primera Comunión de mi Hermana” que parecía un Sorolla, fuera el mismo que luego pintaba “Les Mademoiselles d’Avignon” o “El Guernica”. Pero era así. Picasso no dio ningún salto espectacular ni un paso más largo que otro. Lo único que hizo fue trabajar sin parar desde que tuvo uso de razón hasta su muerte. No cabe duda que hasta el final, a él cada vez que le llegó la inspiración (que fueron muchas), le cogió siempre con los pinceles en la mano. Su secreto radicaba también, en gran parte, en que jamás cayó en la rutina ni pensó en ningún momento que ya había encontrado la fór- mula mágica; que es, precisamente cuando uno comienza a copiarse a sí mismo. Como, por otra parte, es tan frecuente que nos ocurra a los arquitectos. Hay que intentar no hacer rutinariamente (y por comodidad, claro), lo mismo de siempre, aplicando sistemáticamente soluciones que más o menos han funcionado en otras ocasiones. ”Saca los detalles de ven- tanas del proyecto X que seguramente valdrán para éste”. Mal asun- to. Siempre debe estar con nosotros el espíritu de invención, lo cual, ¡ojo!, no quiere decir que tengamos que estar inventando siempre; pero si buscando la solución más adecuada que, en proyectos dife- rentes, no es normal que sea siempre la misma. Un poco al hilo de todo esto creo que no vendrá mal hacer algún
  30. 30. 30 comentario sobre lo que pudiéramos llamar cultura clásica o simple- mente cultura. Para hacerme comprender mejor diré que de todos los personajes notables, es decir fuera de serie, que a lo largo de mi vida he tenido la suerte de conocer personalmente, fueran de la profesión que fue- ran, no recuerdo ninguno, pero ni siquiera uno (o “una” claro), que no tuviera un conocimiento y admiración profundos por sus antecesores en el arte. He visto a Stokhausen (quizás el más avanzado y desmitificador compositor de este siglo), entrar casi en trance escuchando el Don Giovanni de Mozart; a Alvar Aalto extasiarse con Herrera o Churriguera (e ignorar a los arquitectos punteros de aquel momento), y el mayor panegírico de la escultura griega se lo he oído a Jorge Oteiza en un alarde de erudición clásica. Quiero decir que no creo en absoluto en el músico super evoluciona- do, que dice que no le interesa Beethoven, ni en el pintor vanguardis- ta que no admira a Vermeer, ni conozco ningún arquitecto que merezca ese título, que no se emocione subiendo a la Acrópolis. El ejemplo más cercano y fácilmente comprobable lo tenemos en nuestro compatriota, colega y amigo Rafael Moneo, cuyos conoci- mientos y retentiva fuera de lo común se complementan con unas dotes de observación y un interés por todo -no sólo por la arquitectu- ra- realmente extraordinarios. Si le hablas de la Piazza Navona es capaz de dibujarla entera, pero recuerda igual el Carmen de Rodriguez Acosta de Granada y, si me apuras, hasta los edificios de la calle Paulino Caballero (por decir una cualquiera) de Pamplona. Recuerda todo, pero fundamentalmente porque tiene interés por todo. Que yo creo que es casi la primera obligación de un arquitecto: la curiosidad. Esto implica algo que, por lo que uno viene observando en esta vida, no debe de ser tan fácil, saber ver. No basta con mirar. Y además, ni tan siquiera mirar es algo que se practique demasiado. A mi siempre me ha llamado la atención la cantidad de gente que se hace fotografías-souvenir en cualquier lugar o monumento notable del mundo, en sentido contrario de lo que debería ser, es decir; el fotó- grafo con el trasero pegado al monumento y su pareja o el grupito familiar, mirando hacia él, con un paisaje de fondo horrible, o, por lo menos, sin el menor interés. Al principio, cuando yo todavía era joven e ingenuo, solía intentar con- vencerles de que las Pirámides, o el Partenón, o el Cañón del Colorado, según los casos, lucirían más en la foto si se pusieran al revés, pero generalmente no me hacían caso e incluso me miraban
  31. 31. 31 como a un chiflado. Así que pronto dejé de hacerlo y me he dedica- do, a mi vez, a fotografiarlos, procurando que se aprecien bien las situaciones recíprocas. Voy consiguiendo una fascinante colección de imágenes que, por cierto, si me hubiese gustado proyectar ahora. Aquí en Navarra hay un sitio muy característico donde no falla casi nunca; la Foz de Arbayún. Como probablemente sabréis, tiene un espectacular mirador sobre la garganta del río y está anunciado por el consabido cartel con la silueta de una máquina fotográfica. Ante este reclamo, no falla casi ningún turista dominguero. Muchos más de los que podría uno pensar. Se paran, se bajan del coche con la cámara en ristre y echan una fugaz mirada a los impresionantes acantilados, entre cuyas paredes y por debajo del espectador, se recortan las siluetas de los buitres volando, majestuosos, sobre el plateado lecho del río que corre por el fondo del desfiladero. Bueno: pues todo esto les importa un pito. Lo que hay que hacer es sacarse la foto. Así que se pone el fotógrafo de espaldas al mirador, forma el grupito de mane- ra que se vea al fondo una desagradable ladera pedregosa que está al otro lado de la carretera y... ¡Clas! ya está la foto. Con la satisfacción del deber cumplido, suben al coche y... ¡a seguir haciendo turismo! A un amigo, gran fotógrafo por cierto, que no es nada partidario de los cartelitos con la máquina de fotos porque dice que es un dirigismo paisajístico intolerable, le argumentaba yo que viendo estas actuacio- nes lo que me parece es que son totalmente insuficientes. Deberían completarse con una mano que, con el dedo índice desplegado, indi- case cual era la dirección correcta para orientar el objetivo. Lo que pasa es que la sensibilidad, el saber ver, es algo que se debe cultivar, y que si se abona y riega debidamente, se desarrolla y crece como un árbol. Nosotros debemos cultivarlos al máximo. Esto tiene muchas facetas y son muchos los campos que abarca. En el de la imagen, y no obstante la anécdota que acabo de contar, acon- sejo practicar de forma continuada la fotografía. Yo he llegado a ser un auténtico poseso, ahora ya no lo soy tanto,pero creo que es un gran sistema para aprender a ver. Aún cuando tus amigos lleguen a tomarte el pelo diciéndote que no sabes juzgar si algo, plásticamente hablando, está bien o mal si no lo ves a través de un objetivo. Porque creo que eso no es cierto. Yo creo que la fotografía te enseña, prime- ro a elegir bien los temas y los encuadres (y por tanto la composi- ción), segundo, estimula la retentiva visual (nunca te olvidas de algo que has fotografiado), y porque además, cada tema lo ves y vuelves a ver un montón de veces. Ya sé que existe el peligro de darles el lata- zo a tus amigos con interminables proyecciones de diapositivas. Pero ese es un problema de ellos. Nosotros tenemos que ser casi unos observadores profesionales. Y conste que al decir esto no quiero, ni mucho menos, fomentar el pla- gio. Lo que realmente quiero transmitiros es que no debemos perder
  32. 32. 32 nunca la capacidad de incrementar y mantener vivo nuestro bagaje cultural, nuestra información previa. Información realmente previa y no esa otra apresuradamente adquirida en los casos de necesidad. No sé si seguiréis con ese vicio, pero cuando yo daba clase de pro- yectos de último curso en esta misma Escuela, lo normal -cuando ponías un tema- era que, inmediatamente después, hubiera carreras hacia la biblioteca para buscar inspiración en las soluciones que otros habían obtenido antes, con el sudor de sus frentes. Gravísimo error. Sólo se encuentra ayuda en las soluciones ya exis- tentes después de haberlo intentado tú, hasta romperte los cuernos, sin más ayuda que el programa de necesidades bien pormenorizado y concreto. Cuando hayas obtenido algo, o nada, después de haber luchado horas e incluso días contra el papel en blanco, es cuando puedes consultar y ver todo lo que quieras. Entonces le sacarás chispas a esa información y podrás juzgar si lo que ves es bueno o malo. Y si tú habías elegido o no el camino adecuado. Ver por primera vez una planta de hospitalización, un quirófano, o la cocina de un restaurante dice muy poco si antes no has intentado resolver, tú mismo y por tus propios medios, los problemas específi- cos de cada caso. Ojalá se haya perdido esa malísima costumbre de: ”¡A ver si llego pri- mero a la biblioteca!”. Relacionado con esto, tengo también una nota que dice “los primeros croquis”. Y después “Coderch”. Pues sí. A propósito de los primeros croquis, tan apasionantes y tan fundamentales, parece oportuno recordar otra antigua anécdota de José Antonio Coderch. Contaba él que cuando estudiaba los últimos cursos de la carrera se puso a tra- bajar en el estudio de Secundino Zuazo -otro gran arquitecto de antes de la guerra-, que de entrada le dio los datos de una vivienda unifa- miliar: programa, emplazamiento, etcétera, y le dijo que se pusiese a trabajar en ello. Lleno de ardor combativo y de ganas de quedar bien, se sentó al tablero y se puso inmediatamente a dibujar. Al cabo de un rato, y cuando ya estaba emocionado por todo lo que había avanza- do, vuelve Zuazo y le dice al ver el tablero cuajado de plantas alzados y perspectivas: “¿Pero qué haces insensato? ¿Cómo puedes dibujar nada sin haberte estudiado antes el programa, haber ido a ver el terre- no e incluso conocer la familia?”. Así debe ser. Hay que meterse los datos en la cabeza, esquematizarlos, cuantificarlos visualmente (organigrama dimensionado), permeabilizarse con el problema, dar vueltas por el emplazamiento, estudiar las orienta- ciones... Sólo entonces puedes sentarte y empezar a hacer croquis.
  33. 33. “... siempre me ha llamado la atención la cantidad de gente se hace fotografías-souvenir en sentido contrario a lo que debería ser...” (Acrópolis, abril de 1993. Fotografías del autor, personajes anónimos de nacionalidad desconocida) 33
  34. 34. 34 Luego, por supuesto, hay que darle muchas vueltas al coco, y dibujar todo lo que haga falta. Generalmente, cuando estás metido de lleno en la génesis de un proyecto aprovechas para hacer croquis cual- quier momento. En el tren, en el avión, viendo la televisión. Casi hasta durmiendo. Pero por favor, en esta fase, no caigáis en un defecto que, por lo menos entre mis alumnos también era muy corriente: perder la escala. Lo cual, como es obvio, es muy fácil al dibujar en cualquier sitio sin escalíme- tro ni referencia alguna y -sobre todo al principio-, sin tener el ojo toda- vía lo suficientemente acostumbrado a dimensionar con cierto rigor. Esto es tan fácil que ocurra que incluso se ven edificios (sobre todo en viviendas unifamiliares), que no hace falta ser muy experto para darse cuenta de que, cuando su autor lo proyectaba, lo estaba ima- ginando como algo mucho mayor. No penséis que exagero, fijaros bien y ya veréis como descubrís por ahí “Villas Saboya” o incluso “Partenoncillos” que parece que han encogido con la lluvia. Actualmente puede evitarse esto sin problemas croquizando en pan- talla, pero con rigor. Un gran recurso anterior, era, en mi opinión, el papel milimetrado, que muchos, yo creo que equivocadamente, lo consideran, despectivamente, como “cosa de ingenieros”. Porque es oportuno decir a este propósito que, además, generalmen- te se le coge un cariño desmesurado a la primera idea medianamen- te decente que hemos conseguido plasmar en el papel. Si no, que lo digan los profesores de proyectos que están por ahí sentados, que lo sufrirán cada vez que corrigen los croquis de un tema cualquiera. Me doy cuenta ahora, de que continuamente estoy utilizando la pri- mera persona del singular “Yo”, “mío” etc, y no considero la posibili- dad de que estos pronombres deban de referirse a dos o más. Es decir, a los componentes de un equipo. Quiero hablar un poco de equipos y colaboraciones para terminar esta, ya demasiado larga, charla de hoy. Pues bien; tanto el trabajo en colaboración, como en equipo, a mi me parece que está muy bien. E incluso me atrevo a asegurar que, actual- mente, con la complejidad tecnológica de cualquier obra de mediana importancia, es imprescindible. Lo que pasa es que puede tener sus problemas. Problemas que, como casi todo lo que estoy contando estos días, son muy elementa- les o de sentido común. Pero falla tantas veces éste... Por ejemplo: Hay una tendencia natural al salir de la Escuela a juntar- se tres, cuatro, cinco o incluso más amiguetes y montar un estudio. Al principio todos encantados: los componentes del equipo, sus novios, o novias, e incluso los padres y las madres. ¡Qué bien, todos los ami- gos juntos!
  35. 35. 35 Las pegas suelen empezar a manifestarse muy pronto y me parece que os vendrá bien que haga un pequeño inventario de ellas. Primero: Lo normal es que todos los asociados sean especialistas en lo mismo. No se suelen unir conocimientos complementarios, que es lo que de verdad hace falta. Segundo: generalmente X arquitectos juntos no atraen encargos equi- valentes a la suma de lo que los X arquitectos pudieran conseguir por separado. Influyen diversas circunstancias, pero la mayor parte de las veces, es así. Consecuencia, cada uno por separado se hace la refle- xión: “Yo en solitario ganaría mucho más que con todos estos” (excu- so decir que esta reflexión se la hacen, sobre todo, los que consiguen más encargos). Tercero: la colaboración creativa, real, lo que pudiera ser proyectar de verdad al alimón es dificilísimo. Yo he conocido poquísimos casos y, de verdad, no comprendo bien como se puede hacer. Llegué a cono- cer un matrimonio de pintores rusos que me aseguraban que ellos se sentaban siempre juntos, delante de un lienzo, y pintaban a la vez. Arquitectos que lo hagan normalmente -así a la vez-, yo no recuerdo a ninguno. Hay equipos fantásticos, estudios pluridisciplinares que trabajan muy bien. Yo creo que la colaboración entre nosotros (sobre todo entre diferentes técnicos) es más fácil que la de dos pintores, pero siempre a condición de que los campos estén claramente delimitados y se fun- cione con un organigrama preestablecido que, en mi opinión, debe ser piramidal. Es decir, debe de haber una jerarquización muy con- creta y una cabeza que dirija y cuya opinión prevalezca siempre. Para terminar con este tema, os diré que cuando forméis un equipo, observeis lo más objetivamente posible si los proyectos salen en menos tiempo y sobre todo mejor, que si los desarrollaseis por sepa- rado. Si no hay mejora de calidad y de eficacia, habéis hecho con una torta un pan. Pero nos extenderemos más sobre ello mañana, e intentaré también aclarar todo lo que pueda sobre nuestro oficio, sobre la elección de materiales y procedimientos constructivos, sobre los estilos y las modas, e incluso sobre el futuro. Aunque futurizar equivale siempre a equivocarse. Yo sólo conozco a un señor, Julio Verne, que llegó a acertar algo tan asombroso como que el primer proyectil tripulado a la Luna saldría de la Península de Florida. Los demás, miles y miles, nunca aciertan nada. Así que los relatos de anticipación son el mejor procedimiento para saber como no será el futuro. A pesar de todo, hablaremos de él. Gracias por vuestra atención y hasta mañana.
  36. 36. “...en las visitas de obra a Ubarmin, cuando veía el nutrido grupo de preguntones-ponepegas que me esperaba, me sentía como un torero al iniciar el paseillo...” 36
  37. 37. 37 La última andadura. Veo caras que ya me resultan familiares y tengo que decir que se agradece mucho que haya reincidentes. Eso signifi- ca que no se aburrieron tanto en los días anteriores. Bien, había dicho ayer y lo repito, que ibamos hoy a entrar, en primer lugar, con el oficio del arquitecto. Como consecuencia, hablaremos después de los materiales y de los procedimientos constructivos y, para finalizar, de la dirección de obra e incluso un poco, muy poco, del futuro. El título general de estas charlas, como recordaréis, es precisamente "El oficio del arquitecto" que, como hemos dicho en otras ocasiones, lo consideramos algo fundamental y complejo, pero que se adquiere. Es decir, no se tiene por predisposición natural. Nadie nace con el ofi- cio aprendido, así que no os desmoralicéis ahora pensando que tenéis muy poco. Recuerdo que, recién salido de la Escuela, al comienzo de mi primera obra, la repetidas veces mencionada casa de mi prima, me acometió una duda absolutamente tonta que por su misma simplicidad me daba vergüenza consultar a nadie. Se trataba, más o menos, de que no sabía muy bien como se apoya- ban las viguetas del forjado sobre un muro de carga, porque, claro, yo había proyectado un zuncho de hormigón de remate, pero las viguetas lo interrumpían cada medio metro y además el hormigón ver- tido se metería por los alveolos de los bloques aligerados, que habría que taparlos con algo... ¿pero con qué?... ¿cómo?... ¿qué iba a pasar si me lo preguntaban en obra...? Os aseguro que hasta que me fijé como lo hacían en otra casa (iba por todas partes buscando obras en las que estuvieran hormigo- nando forjados), aquel problemón me trajo por la calle de la amargu- ra. Pero a mí nadie me había explicado en la Escuela como se hacía aquello. Y no os penséis que os lo voy a decir ahora. Ya os apañaréis. Bueno, este tipo de cosas, como es natural, se aprenden muy pronto, lo que pasa es que no todas son así de sencillas. El oficio efectiva- mente es algo complejo, pero es que lo es hasta en su misma defini- ción. El diccionario de la academia da nada menos que trece definiciones diferentes y sólo me convence la primera, que tan sólo El oficio del arquitecto
  38. 38. 38 dice: "Ocupación habitual". Y realmente ahí esta el quid. Para nosotros tiene que convertirse (cuanto antes) en una ocupación habitual. Hay cientos de frases hechas relacionadas con él. "Tiene mucho oficio" o "Conoce el oficio como nadie" etc. Pero casi todos se pueden aplicar lo mismo a un cirujano que a un banderillero, y de hecho así se uti- lizan. En nuestro caso creo que debemos de dominar el oficio en el más amplio de los sentidos y, como es lógico, relacionado directamente con todo lo que interviene en la construcción. Es decir, con los mate- riales, los procedimientos constructivos, las nuevas técnicas, los nuevos ingenios, y además, por supuesto, con todos los oficios; carpintería, metalistería, fontanería, electricidad, iluminación, cale-fac- ción, refrigeración, aislamientos, etc. Empezaremos por los materiales que, como casi todo, se han multi- plicado y evolucionado de una forma increíble en los últimos cien años. La historia del proceso de evolución y creciente progreso, creo que la conocemos todos más o menos (o por lo menos deberíamos), pero no vendrá mal repasar algunos de los hechos más notables o que más nos conciernen. El siglo XIX y su revolución industrial, trajeron consigo adelantos y aportaciones cuya influencia fue muy grande, en la industria de la construcción y, como es lógico, aunque con cierto retraso, también en la arquitectura. La incorporación del acero a la ingeniería y a la arquitectura industri- al, con nuevas técnicas de laminado, roblonado, soldadura etc, fue realmente un adelanto que dio lugar, no sólo a deslumbrantes obras de ingeniería sino, además, al nacimiento de nuevas arquitecturas, que surgían de la incorporación de ese nuevo material que trabajaba a tracción tan bien como a compresión y permitía proyectar estruc- turas de luces, alturas y esbelteces hasta entonces impensables. Como por ejemplo la Torre Eiffel que, según pronosticaron con gran acierto los profetas agoreros de su tiempo, estropearía la silueta de París para siempre. Y ahora resulta que es su símbolo. Total que Eiffel pasó de ser vilipendiado a ser el ingeniero más solicitado del mundo, pues todos los países que disputaban sus creaciones. Hasta tal punto que si fuera realmente autor de todo lo que se le atribuye, creo que no habría podido dormir una hora en toda su vida. No hace falta recordar las repercusiones de la incorporación del acero y su influencia en la arquitectura. Desde el palacio de cristal de Paxton hasta el museo de Berlín de Mies Van de Rohe el acero estructural ha
  39. 39. 39 sido utilizado, y sigue siéndolo, en infinidad de edificaciones actuales hasta el punto de que es imposible imaginarse una arquitectura del siglo XX sin la aportación del acero. No digamos nada del hormigón armado. Desde que un astuto jar- dinero francés descubrió, al hacer unos jarrones, que la adherencia hierro-mortero de cemento era enorme, el desarrollo de este nuevo material ha sido casi infinito. Pienso que es el material de construcción más popular que existe, porque es el más fácil de realizar, el más duradero, el más resistente e incluso, a la larga, el más económico. Por eso cuando algún cliente te define sus preferencias con frases del género: "yo quiero una casita muy sencilla y muy popular, que no cueste mucho y que tenga poco mantenimiento..." (que suele ser bas- tante corriente como demanda) lo que hay que contestarle es: "Pues la haremos toda de hormigón armado". Tan popular (y bueno) es este material, que sirve lo mismo para Alaska como para el Cairo. Para colmo, parece como si su técnica de cálculo estuviera al alcance de cualquiera. En nuestra tierra, en la dirección de obra, es normal escuchar proposiciones como: "¿Le ponemos aquí una parrillica del doce?" o bien "¿Qué...?, ¿le echamos aquí unos negativos pa más seguridad?". Por supuesto no se trata de negativos fotográficos. El caso es que seguramente estará el mundo lleno de construcciones de hormigón realizadas con criterios no mucho más rigurosos. Y la verdad es que se caen relativamente pocas. He citado estos dos casos -acero y hormigón armado- porque son, sin duda, los que más han revolucionado la arquitectura de este siglo. Daros cuenta hasta donde puede llegar la importancia de los materi- ales. Importancia que, todo hay que decirlo, no siempre se les concede. Por ejemplo, a principios de siglo, en la Escuela de Arquitectura de Madrid, se comenzó a explicar el hormigón armado bastantes años después de que lo hiciera la Escuela de Caminos, porque, por lo visto, consid- eraban que era un material que concernía solamente a los ingenieros. Y lo digo con conocimiento de causa, porque mi padre era Ingeniero de Caminos y su hermano Catedrático de la Escuela de Arquitectura. Esta dicotomía ingeniería-arquitectura, bastante frecuente entre muchos profesionales, a mí me parece absurda. Tenemos todos el mismo trabajo: construir. Tontos seríamos si no nos intercomunicamos y nos aprovechamos unos y otros de nuestras recíprocas experiencias
  40. 40. 40 y conocimientos. En general a todos vosotros, pero en especial a los escépticos en esta materia, os aconsejo que leáis "Razón y ser de los tipos estructurales" y "La evolución de las formas estructurales en relación con sus mate- riales a lo largo de la historia de la Construcción", obras ambas del que fue tal vez, en su momento, el mejor creador de estructuras del mundo; el ingeniero español Eduardo Torroja. Ya veréis todo lo que podemos aprender de un buen ingeniero. Hoy en día, la incorporación de las técnicas más avanzadas a la con- strucción (incluida, por supuesto, la informática) es mayor que nunca. Sin tener que recurrir a ejemplos de arquitectura "high tech", (cuyo nombre ya nos dice todo), que están en la mente de todos, y limitán- donos a casos más normales, como pueden ser una escuela, una guardería o, simplemente, una vivienda de tipo medio, la cantidad de novedades e incluso de inventos que pueden incorporarse es casi abrumadora. La palabra ingeniero no olvidéis que viene de "ingenio" y están, pre- cisamente para eso, para ingeniarse cosas. Para eso contratan las grandes empresas a los mejores. Eso quiere decir que hay miles de ellos trabajando día tras día con los medios más avanzados para inno- var, perfeccionar e incluso inventar lo que sea, con tal de mejorar el producto y aumentar las ventas. Resultado: Cada día nos llega más propaganda de novedades, de nuevos productos, nuevos sistemas, nuevos modelos... Saber dis- cernir lo que es aprovechable de lo inútil, lo bueno de lo malo, es en algunos casos (incluso cuando se trata de puro diseño) muy difícil, y las ganas que lógicamente tienes de sacarle partido al último grito de la técnica se te quitan cuando piensas lo que arriesgas, tú y tus clientes, si no tienes garantía absoluta de éxito. Los experimentos en el laboratorio. Como digo, pasa igual con el diseño. Cuando empecé a trabajar, por ejemplo, para elegir lavabos tenías que hacerlo entre tres o cuatro modelos, y para griferías entre la cara y la económica y lo mismo con las manillas de las puertas y con los azulejos y con los pavimentos y hasta con los ladrillos. La elección era mínima, y nos sabíamos de memoria cuales eran, por diseño y por calidad, los pocos que podían utilizarse. Por aquellos tiempos si conseguías salir al extranjero (que no era fácil) te caías de espaldas no sólo, por ejemplo, en las tiendas de muebles, sino en cualquier ferretería de Bayona. Y no digamos si con- seguías llegar a Escandinavia. Recuerdo mi visita en 1964 a los
  41. 41. 41 almacenes "Illum Boligus" de Copenhage y a "Marimeko" de Helsinki como dos de los momentos de disfrute estético más emocionantes de mi vida. Pero no se trata de contar batallas. Lo que quiero decir es que, hoy en día, todo aquello y mucho más lo tenemos aquí, al alcance de la mano y utilizable en cualquier momento. Si coges los catálogos de griferías o de sanitarios, tienes cientos de posibilidades, y para que vamos a hablar de luminarias pero, ¿cuánto cuestan esos catálogos fas- tuosos?, o de cerámicas de todos los tipos, calidades y colores. Carpinterías puedes elegir múltiples modelos con perfiles de madera, de aluminio, de P.V.C. de acero... para muros cortina, abatibles, de guillotina, correderas, y hasta el non plus ultra de todo futuro com- prador de vivienda, ¡ventanas oscilo-batientes con rotura de puente térmico! ¿Cómo habremos podido vivir tantos siglos sin ventanas oscilo-batientes?, ¿y sin romper los puentes térmicos? Por no hablar de vidrios: dobles, triples, cuádruples, formando o sin formar cámara, en todos los espesores, colores y calidades templa- dos, sandwich, irrompibles, antibalas, especulares en todas sus gra- duaciones..., o de revestimientos exteriores, en seguida nos va a parecer normal el titanio, o de los materiales o soluciones infinitas para resolver las cubiertas. Federico Correa me dijo una vez, cuando volvía de hacer un recorrido por Europa para elegir pavimentos para la Olimpiada del 92, que le habían enseñado tantos y tan buenos que le daban ganas de poner baldosín catalán para todo y a correr. Naturalmente todo esto, además de producirnos lo que los franceses llaman "L’embarras du choix", el embarazo de la elección, y de añadirnos un trabajo adicional de selección, difícil y comprometido, además, digo, nos facilita y da muchas más facilidades para gran cantidad de cosas, ¡faltaría más! Por ejemplo, hasta hace muy poco pintar en un vidrio un rótulo cualquiera o un color uniforme, exigía un trabajo largo y delicado. Había que esmerilar previamente, etc, etc. Ahora compras en cualquier droguería un determinado tipo de pintu- ra (curiosamente las suelen llamar "todo terreno"), del color que quieras y pintas sobre el vidrio como si fuera en un lienzo. Lo curioso es que la oferta ha aumentado, pero no sólo la de produc- tos industriales o artificiales, sino también de los materiales naturales, que parece que han de ser, más o menos, siempre los mismos. Pues no. Por ejemplo, se ha multiplicado la oferta de materiales de cantera. Antes había tres o cuatro mármoles locales, Mañaría, Deva, Almandoz y poco más,otros tantos de algo más lejos: Almería, Alicante etc., un par de granitos gallegos y unas cuantas piedras areniscas o calizas.
  42. 42. 42 Ahora te viene un representante con el muestrario y te quedas con la boca abierta. Puedes disponer de toda clase de revestimientos, puli- mentados o no, de todos los colores, durezas o texturas y cuando pre- guntas de donde provienen, te responden con la mayor naturalidad que de Ceylán, del Brasil, o de Africa del Sur. Y además, si te des- cuidas, compiten en precio con la piedra de Calatorao. No hace mucho, cuando estaba eligiendo un revestimiento de facha- da en un gran taller de cantería cercano, vi unos enormes y maravil- losos bloques de granito color granate, que estaban despiezando con arreglo a una memoria de cantería muy detallada. Al preguntarles de donde provenía aquel extraordinario material me contestaron, también con la mayor naturalidad, que del Canadá. Pero cuando les volví a preguntar para que fastuoso edificio se iban a utilizar en nuestro país, me dijeron sin darle importancia, que eran para un rascacielos de Nueva York. La verdad es que los egipcios y romanos ya hicieron unas cuantas machadas de este tipo, así que casi asusta pensar lo que hubieran podido hacer con los medios de ahora, y con sus miles de esclavos, claro. Puesto a hablar de novedades constructivas no quiero dejar de hacer alguna referencia al reciente e increíble mundo de los adhesivos y resinas "epoxis". A vosotros seguramente os parecerá normal que se pueda pegar hormigón con hormigón (o con lo que sea), y que eso aguante a tracción lo que le echen, o que se puedan hacer vigas de setenta metros de luz con maderitas, curvadas o no, pegadas las unas a las otras, pero a mí todavía me parece ciencia ficción. Y sin embargo ahí está al alcance de cualquiera que esté dispuesto a pagarlo. Estos maravillosos procedimientos para convertir la madera en algo imputrescible, indeformable, ignífugo y de dimensiones gigantescas, tienen su origen en la última guerra mundial. Y, dicho sea de paso, no está mal que se saque algo bueno de semejante burrada. Efectivamente parece ser que las minas alemanas que se adherían por imantación a los cascos metálicos de los barcos de carga aliados, hacían estragos en sus convoyes de abastecimiento, por lo que los ingleses se pusieron a buscar desesperadamente procedimientos para poder realizar grandes (enormes), barcos de madera a los que la imantación no les afectase. No debieron llegar a construir ninguno, porque la guerra afortunadamente terminó, pero el sistema debía estar ya a punto y dió lugar, entre otras cosas, a que ahora podamos nosotros realizar grandes, y no demasiado caras, estructuras de madera laminada y encolada.
  43. 43. 43 Todo esto me lo explicó el gerente de una gran fábrica francesa de estas estructuras y supongo que será cierto. Como me lo contaron os lo cuento. También me parece oportuno hacer algún comentario sobre otro tema de índole semejante: los sellados y su estanqueidad . A este respecto, yo no sé si es que me he quedado muy anticuado, pero me parece que, actualmente, se tiene una excesiva fe en la eficacia de siliconas, epoxis, neoprenos y similares. Me refiero, por ejemplo, a algo tan del- icado como los lucernarios. Nosotros, los de mi generación profesion- al, estamos acostumbrados a asegurar la estanquidad de los vidrios en sus entregas a la carpintería cuidando muchísimo los perfiles proyectando secciones de forma que las posibles filtraciones, o sim- plemente el agua de condensación, tenga salida antes de haber podi- do entrar del todo. Pues ésta y no otra es la regla de oro de las barreras de humedad. Pero ahora, de todo eso, nada. Es normal ver un vidrio casi horizontal simplemente apoyado sobre un bastidor de tubo en la confianza absoluta de que el producto sellador es tan bueno que no puede fal- lar. La pregunta es, ¿y el operario que lo realiza es también tan buenísimo que tampoco tiene un fallo? En este tipo de decisiones en las que optas (quizás incluso con gesto de suficiencia) por una solución novedosa en contra de la opinión de un experimentado encargado, es conveniente pensárselo muy bien antes de hacerlo. Porque, como el resultado sea malo se te queda una cara de tonto cuando te lo cuentan, que no es para ser descrita. Esto es válido no sólo para los sellados, sino para otras muchas cosas relacionadas con los procedimientos constructivos que, como digo, es frecuente hoy en día que se simplifiquen en exceso confiando en la eficacia, casi milagrosa, de los nuevos productos y materiales. Entonces, ¿qué es lo que hay que hacer? Para empezar, ser razona- blemente prudente. Entre elegir siempre la última novedad técnica o no querer arriesgar nunca y utilizar sólo lo conocido y tradicional hay, como es lógico, un razonable término medio. Los errores típicos proceden de esos dos extremos. Ir de progre por encima de todo y "para moderno yo" es sin duda emocionante pero también, indudablemente, mucho más arriesgado. Es más, yo creo que nuestros desastres en este tipo de actuaciones, que suelen abun- dar bastante, son un desprestigio, no sólo para el padre de la criatu- ra sino, en general, para nuestra profesión, de la que se ha extendido la tendencia a considerarla un mal necesario o cosas por el estilo. La
  44. 44. 44 verdad es que si no llegamos a inspirar confianza y a dar soluciones correctas e incluso brillantes, valemos para muy poco. Si antes decíamos que por encima de todo hay que ser prudentes eso significa que, por ejemplo, antes de experimentar algo debemos de pedir todas las garantías del mundo y alguna más. Y además hacer toda clase de preguntas en la línea de "¿Y esto dónde está colocado que lleve ya tiempo?". Y si resulta que no está colocado más que en Hong Kong, pues, o te pagan el viaje o te estiras y vas a verlo por tu cuenta. Porque sin verlo no te fíes de nada ni de nadie... Es muy fácil decir "está puesto desde hace diez años en Singapur y está como el primer día..." A parte de que un material o un sistema no tienen por qué dar el mismo resultado en Singapur que en Pamplona. Pero es que ni siquiera Pamplona es lo mismo que San Sebastián. Y conste que lo digo por propia y amarga experiencia... ¡Ah!, y las garantías, escritas, nada de promesas y aseveraciones de boquilla. Lo que pasa es que, en rigor, llega un momento en el proceso de proyecto (y digo de proyecto, no de la obra), en que es preciso definir los materiales. Esa vieja costumbre de alumnos de la Escuela que, cuando ya está el anteproyecto casi terminado si preguntas por el material, o materiales de fachada te contestan: "todavía no lo he decidido"; es algo que tenéis que desterrar desde ahora mismo y para siempre. ¿Os imagináis el museo de Mérida o el Guggenheim con los reves- timientos sin decidir hasta el último momento? Los ladrillos, pequeños módulos tridimensionales rigurosamente modu- lados, todos iguales y todos diferentes, tiene exigencias y leyes propias que condicionan y que si se siguen correctamente, imprimen carácter. Nada tiene que ver con las exigencias de los prefabricados de hormigón, piezas grandes y seriadas, ni con el hormigón vertido "in situ", plasticidad y libertad de formas, ni con un aplacado de piedra, una cierta libertad de dimensiones, pero piezas siempre planas, etc, etcétera. Ya que lo he citado antes, fijémonos en el Guggenheim; grandes volúmenes de superficies alabeadas trazadas a sentimiento, difíciles de solucionar si no es recubriéndolas de una piel escamosa que, casi forzosamente, ha de ser metálica y de muy poco espesor para poder adaptarse a unas exigencias tridimensionales que cambian constan- temente.
  45. 45. 45 No digamos nada del condicionante que supone un muro cortina. ¿Os imagináis el Seagram de Mies construido en ladrillo? Con todo esto quiero insistir en lo que ya he dicho antes, que en el proceso de proyecto los materiales han de estar en la mente del arqui- tecto desde el primer momento porque no son, ni mucho menos, algo secundario. La realidad es que, a pesar de la oferta tan variada que hoy en día se nos ofrece, existen casi siempre condicionantes previos tales como emplazamiento, limitaciones económicas, paisaje y arquitectura cir- cundante, etc que deben de ayudarnos mucho a tomar decisiones. Hace doscientos o trescientos años esa elección era, sin duda, mucho más fácil. Piedra, ladrillo, madera o adobe según lo que hubiera por los alrededores (con alguna excepción para faraones, monarcas y otros poderosos), y una vez elegido el material no había más que aplicar rigurosamente las leyes de construcción de cada uno de ellos. Lo que seguimos llamando procedimientos constructivos son todavía tan imprescindibles y válidos como antes, salvo que ahora hay muchos más. Aprovecho la ocasión para hacer una aseveración de algo de lo que estoy cada vez más convencido: en un proyecto los procedimientos constructivos están íntimamente ligados a los materiales e influyen tanto como ellos en el resultado final. Podrían hacerse consideraciones referidas a los casos citados anteri- ormente, como por ejemplo, que el procedimiento constructivo romano utilizado en Mérida (arcos de hormigón en masa con encofra- do perdido de ladrillo) está absolutamente unido al resultado formal, pero yo creo que es evidente para cualquiera la gran importancia que en toda buena arquitectura tienen los sistemas constructivos emplea- dos. Por eso me parece todavía más absurdo que dejar la elección de materiales para el final, dejar también para el último momento del proyecto los detalles constructivos, porque, no sólo son impre- scindibles en la génesis de las formas arquitectónicas, sino que -y esto es a mi entender lo más importante- los procedimientos con- structivos sirven de gran ayuda en el proceso proyectual. Las formas en la arquitectura, lo repito una vez más, deben de surgir de los pro- cedimientos y materiales utilizados para construirlas y de las necesi- dades que haya que satisfacer. Esta es, y ninguna otra, la verdadera razón de ser de todos los estilos arquitectónicos. ¿O no? Me parece que acabo de pronunciar, por primera vez en estas charlas, la palabra "estilo" a la que, en honor a la verdad, no soy demasiado afi-
  46. 46. 46 cionado cuando se refiere a la arquitectura o a las artes plásticas. El estilo tal o el estilo cual me parecen siempre calificaciones dadas a posteriori de forma poco rigurosa, porque no se pueden dar de otra manera, en un afán imposible de clasificar las creaciones humanas como si fueran minerales. ¿Pensáis que un mazonero del siglo XV sabía si estaba haciendo gótico flamígero o plateresco? Bien, pero todo esto es otro tema. Tampoco quiero pasarme. Y, en el fondo, no me parece mal que, para entendernos, hablemos de estilos arquitectónicos. Aceptado esto, me parece oportuno a este propósito, advertiros de algo que, según mi punto de vista, puede ser para nosotros los arqui- tectos una de las tentaciones más peligrosas; la de la moda. Nosotros tenemos la gracia o la desgracia de proyectar y construir, a poder ser para que nuestras obras perduren en el tiempo. Pero, ¡qué difícil es eso! El diccionario, a la definición de "moda" que he citado añade después... "con especialidad en trajes, telas y adornos”. Yo añadiría: "y arquitecturas". Sé muy bien que la moda, actualmente, es algo muy importante que mueve millones y millones, sobre todo en ropa, música, artes plásti- cas, etc. Pero claro, si te equivocas en una chaqueta y se te pasa de moda en un año, pues vaya... tampoco es tan grave. No te la pones y en paz. Pero claro, si es una casa, o un ministerio, o un hospital lo que se pasa de moda en un año, te has lucido. Ya puedes empezar, como Coderch, a dar vueltas para evitar esa calle, es tan ridículo lo que todavía es reciente, pero ya ha pasado de moda...! ¿El remedio? Pues ya os podéis figurar. Tener mucho cuidado. No hacer nunca cosas de las que no estéis convencidos (pero muy con- vencidos) simplemente porque ahora "se lleva". Acordaros de los pasos tan prudentes que siempre dio Picasso. Y aprender, practican- do a diario, el arte de observar con ojos escrutadores e incluso críti- cos. La realidad es, como os dije el otro día, que ni siquiera todo el mundo "mira", así es que imaginaros los pocos que de verdad "ven". Hace poco me contaba una profesora de ESO, cuyos alumnos deben de andar alrededor de los doce, que después de haberles dado durante una semana lo que ella pensaba que era una preparación suficiente para despertar su interés, los llevó a Olite a ver el Castillo y las iglesias de San Pedro y Santa María. Cuando el autobús que los transportaba llegó a su destino, ya hubo algún(a) alumno(a) que pre-
  47. 47. 47 guntó si era necesario bajar del autobús. Pero esto no fue nada com- parado con otro compañero suyo que cuando ella dijo llena de entu- siasmo "Mirad, allí arriba las torres almenadas con saeteras de defensa" levantó la mano y preguntó: "Señorita... ¿es obligatorio mirar?". ¿Qué puedes esperar de un personaje que considera penoso mirar las torres de un castillo? O, yendo un poco más lejos, ¿qué va a ser de mayor semejante niño prodigio? La respuesta, por desgracia, puede ser: "Cualquier cosa. Incluso puede llegar a ser un gran pro- motor de viviendas". Esto, por terrible que parezca, no es imposible y cuando te sientas enfrente de un futuro cliente al que acabas de conocer, debes pensar siempre que puede ser un erudito, pero que puede ser también uno de esos a los que simplemente fijarse en algo ya les resulta trabajoso. Volviendo al tema, y como colofón de estas disquisiciones sobre los materiales, los procedimientos constructivos y nuestra propia forma- ción, me gustaría insistir una vez más que la arquitectura puede ser buena, regular o mala, pero que, en la gran mayoría de los casos, es perdurable. Y como consecuencia es importantísimo que los materi- ales que utilicemos o no envejezcan o envejezcan bien. Creo que por eso se ha vuelto a utilizar tanto el ladrillo visto. Porque realmente, como algunas personas afortunadas, envejece con dig- nidad. Como lo hacen también determinadas piedras naturales e incluso el hormigón si está proyectado y ejecutado con corrección. Otros materiales como el vidrio o el acero inoxidable, permanecen prácticamente inalterables al paso del tiempo, lo cual no está nada mal, pero hay que tener cuidado con lo que pasa si se mezclan con otros de envejecimiento rápido. Ahora se incorporan, casi cada día, materiales nuevos y quien sabe si, por ejemplo, el titanio, al cabo de unos años no se habrá conver- tido en un material casi popular, como puede serlo hoy la chapa de aluminio o el laminado plástico. El acero inoxidable ha bajado mucho de precio últimamente y, considerando lo que ha pasado en los últi- mos cincuenta años, cualquiera sabe lo que puede pasar todavía en los cincuenta que están por venir. Espero que la mayoría de vosotros llegue a conocerlo, y tal vez os acordéis más de una vez de alguno de estos comentarios. Mientras tanto, cada nuevo material, cada nuevo ingenio que se produzca es un reto y un aliciente, una posibilidad constructiva más que debe de manteneros muy atentos y en estado continuo de observación. Mirar

×