Clase 12
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Clase 12

on

  • 317 views

 

Statistics

Views

Total Views
317
Views on SlideShare
317
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Clase 12 Clase 12 Presentation Transcript

  • historia del arte religioso cristiano Unidad II / Clase nº 12 La imagen religiosa en el Barroco (Parte II)
  • ¿Qué más? ¿Qué me cuentan? ¿Cómo los trata su jefe? No pierdas tu tiempo... esta es una clase de arte religioso cristiano , y tú aquí no combinas. ¡JA! ¡Qué ingenuo! Aquí es donde más combino yo. ¿Nadie les ha dicho que en tiempos barrocos la gente tenía dos caras, una muy devota y tal, y otra muy fiestera? Yo tuve mucho trabajo entonces, tenía que andar recordándole a todos que les llego sin falta, pase lo que pase... Se fundió la pelona...
  • Lamento tener que informarles que la Doñita Pelona tiene razón. Después de todo: “ en la vida todo es vanidad” ¡Ahora sí que se le volaron los tornillos a todos aquí! ¿Qué hace Un dinosaurio en una clase como ésta? Querrás decir que sólo en una clase como ésta, suceden éstas cosas. Les hablo en serio muchachos... En el período barroco, la gente nadaba en dos aguas: la alegría de vivir y la noción de que todo lo terrenal es efímero y que sólo Dios es eterno. Es decir que la gente estaba ante el gran dilema: ¿rumbear o no rumbear? Así es, no lo habría podido expresar mejor. La Iglesia halló la manera de, sutilmente, recordarle a todos que en esta vida todo es vanidad . Por eso tenemos que hablar de ello aquí...
  • En principio, la Iglesia pensó que sería buena idea hacer algunas obras que, disimuladamente, le dijeran a quien las observara que las cosas materiales son tan efímeras como las imágenes de un espejo... ...que los bienes materiales, los lujos, los placeres sensoriales... y carnales, son pura vanidad... y claro, la vanidad es pecado. Y aunque este asunto de la vanidad del mundo no es nuevo, porque ya en la Edad Media le machacaban a uno que había que desprenderse de lo material, ahora la idea les vino como anillo al dedo.
  • Jan van Heem, Flores con Crucifijo , 1635, Alte Pinakothek, Münich He aquí una vanidad , o un cuadro de vanitas. ¿Qué me dicen de él? Pues que aquí se acabó lo que se daba... ¿Cómo va a ser eso un cuadro de motivos religiosos? Vamos a explicar un poco... En el cuadro hay muchas flores de distintos tipos, algunas frutas, un reloj de bolsillo y un crucifijo, entre otros objetos. Cada una de estos elementos tienen un significado simbólico tal que, en conjunto, el mensaje es: la belleza es efímera y banal, el tiempo pasa inexorablemente para todos, no importa que talentos posea. Al final, sólo el mensaje de Cristo es eterno. Ya va, pero ¿dónde dice ahí eso? Las flores pueden encarnar simbólicamente diversas virtudes, como pureza, amor, etc. Pero también encarnan la belleza y la belleza no perdura por siempre lo mismo que las flores se marchitan. Lo mismo sucede con las frutas, se pudren, no siempre permanecen apetitosas. Además encarnan el placer del sentido del gusto, un disfrute más que mundano. El reloj nos habla del tiempo que no se detiene por nada ni por nadie. La pluma y el papel, nos hablan de un talento personal. Sin embargo, nos recuerda que esos talentos no servirán de nada el día del Juicio Final, cuando se nos juzgará por las obras del espíritu. Pero que angustia, todo suena patético. No, no es tan patético, porque estamos olvidando un detalle importante. El crucifijo. Con la inclusión de este objeto en el cuadro se nos dice que sólo hay un camino para evadir toda esta trampa de la vanidad : Cristo y su mensaje de Salvación, por supuesto, debemos agregar allí a la Iglesia como su extensión.
  • Abraham Mignon, Vanitas , 1679, Hessisches Landesmuseum, Darmstad ¡Aja! Pero aquí no veo ningún crucifijo... Es verdad. Pero no hay que ser tan obvios todo el tiempo. Fíjate bien, están las flores y además, algunos animales rastreros nos hablan de los vicios. Por otro lado, vemos un cuervo, que nos dice que la muerte nos espera a todos y él espera por nuestra carne corrompida para devorarla. Cónchale, pero todo luce como muy feo... No, te estás perdiendo de los símbolos de esperanza. Mira con atención a ver si los descubres... Las mariposas y las espigas. Ambas son símbolo de resurrección, de la resurrección que todo cristiano espera en el fin de los tiempos. Ahora sí.
  • Evaristo Baschenis, Vanitas con instrumentos musicales , 1640, Museo Real, Copenhage ¿Y esto? Pues otra vanidad . Observa que ahora se emplean los instrumentos musicales para hablarnos de lo efímero . La música es algo efímero, la escuchas y ya... murió. Lo mismo que los melocotones que ya comienzan a podrirse... Pero aquí no hay crucifijos, ni mariposas, ni espigas... Es verdad, pero el artista nos ha colocado unas partituras de himnos religiosos, de cánticos de alabanzas al Señor. Lo que nos recuerda que sólo las loas al Señor tendrán carácter eterno.
  • ¡Dale, que nos alcanza la pelona! ¿Qué tal si cruzamos el gran charco a ver si allá se olvida de nosotros?
  • ¿Quién fue el de la idea del viajecito? Tranquilos que yo no como gente, nada más barcos... Vienen a conocer el barroco americano, no lo olviden...
  • Catedral Metropolitana de Ciudad de México, 1563-1667 ¿Alguno de ustedes recordó traer la cámara? No, pero igual podemos comprar unas postales. Además, nos basta con ver que en América la Iglesia también se puso las pilas en esto del Barroco.
  • Fachada de la Catedral de Zacatecas, siglo XVIII, México La Iglesia católica tuvo que hacer frente a problemas muy distintos a los que se le presentaron en Europa con los protestantes. Por ello, el arte de la Contrarreforma, ideado originalmente para la reconquista de la feligresía europea, fue adaptado para emplearse en el proceso de la conquista de los pueblos indígenas del Nuevo Mundo. Mejor ni preguntamos nada de lo que los españoles hicieron con los indígenas ¿verdad? Sí, es mejor. Porque es capaz que al Jefe se le revuelve la bilis nada más de acordarse de todas las cosas feas que la gente ha hecho en su nombre.
  • Iglesia de Santa Prisca, Siglos XVII-XVIII, Taxco, México. Se levantaron maravillosas iglesias por todas partes. Por fuera eran verdaderas obras de orfebrería, profusamente talladas y decoradas. Todo esto para atraer a los fieles a su interior: si así luce por fuera... cómo será por dentro. Vistas del interior de la Iglesia de Santa Prisca.
  • Interior de la iglesia de Santo Domingo de Oaxaca, Siglo XVII, México La idea fundamental barroca de asombrar e impactar, para así convencer y seducir, no dejó de estar presente en el arte barroco hispanoamericano. Aunque no podemos decir que lo que se hace en América es una copia fiel de lo que se hizo en Europa, si podemos afirmar que su esencia es muy similar. Hispanoamérica le imprimirá su sello personal al arte religioso cristiano desarrollado en ella.
  • Escuchas un canto tradicional quechua dirigido a la Pacha Mama o diosa madre indígena, que fue luego asumida como la Virgen María durante el período colonial. Iglesia de la Compañía Jesuita, Siglo XVII, Cuzco, Perú. Retablo principal de la iglesia de la Compañía Jesuita, Siglo XVII, Cuzco, Perú. En los territorios americanos conquistados por España, la Iglesia procuró, siempre que estuvo en sus manos, no escatimar en gastos para el esplendor de los templos. Después de todo, el esplendor de la Iglesia era igual al de la propia corona española, que gobernaba Las Indias por la gracia de Dios.
  • Melchor Pérez Holguín, La Virgen de Belén , Siglo XVII, Col. Privada. El pueblo hispanoamericano del período colonial manifestó una enorme devoción hacia la Virgen María. De tal manera, que las obras pictóricas más importantes de estos siglos corresponden a imágenes marianas. Pero... ¿por qué usa esas cositas doradas? Es como muy medieval... No olviden que el Barroco, en materia religiosa, tiene mucho de medieval. No obstante, el uso del oro o dorado en las pinturas será muy común en Hispanoamérica, porque las propias culturas indígenas tenían un gusto simbólico muy fuerte en torno al oro. Esto lo aprovechó la Iglesia para asociar a las divinas personas con este metal y así hacer que el tránsito de una religión a otra fuera más convincente.
  • Juan Pedro López, La Inmaculada Concepción , h. 1765-70, Col. Arnold Zingg, Caracas La figura de la Virgen María fue fundamental para el arte religioso cristiano desarrollado en Hispanoamérica en el período de dominación española. Esto se debió, principalmente, a la simbología que relacionaba a María con la Iglesia. De modo que propiciar el culto y la devoción a la Madre de Dios, implicaba estimular la obediencia y la fidelidad a la propia Iglesia. Escuchamos el Gloria del Gran Miserere del compositor venezolano José Angel Lamas (1775-1814), eminente figura de la música de nuestro período colonial, quien fue además discípulo del Padre Sojo en la famosa Escuela de Chacao, en Caracas.
  • Juan Pedro López, La Virgen del Rosario con Santo Domingo y Santa Rosa de Lima , h. 1781, Col. Privada En este sentido, el interés pedagógico de estas imágenes, dentro del contexto de las colonias españolas en América, se dirige a fomentar valores reconocidos entonces como de todo buen cristiano . Incluso cuando se trata de estimular devociones como la del rezo del Rosario, que es el caso de la imagen de la izquierda, en la que una guirnalda de rosas e imágenes con los Misterios, circunda los personajes.
  • Juan Pedro López, La Virgen del Rosario , h. 1765, Col. Amigos del Arte Colonial, Caracas Dentro de todo esto, es esencial destacar cómo el sentido de lo barroco se hace presente en estas imágenes hasta tal punto, que los propios marcos de los cuadros forman parte de esa necesidad de asombrar y de procurar que lo que se ve simule lo más posible una visión sobrenatural. El marco coadyuva a crear el efecto que convierta a la imagen religiosa en una ruptura sobrenatural que sucede en la superficie de la pared.
  • En resumen, el Barroco fue la fábrica más grande de efectos especiales antes de Hollywood. ¡Así es! ¿Qué les parece? ¡Y sin computadoras! ¡Si hasta parece que no les quedó nada por inventar! En eso te equivocas, porque aunque en estas clases la música tan sólo nos ha acompañado amablemente, es bueno insistir en cómo fue empleada también para avivar la acción de las imágenes. ¡Pero qué extraño gusto por la complicación! ¡Caray!
  • Tranquilos que con esto ya damos por cerrado el asunto del Barroco y el arte religioso cristiano… ¡Pues más vale! Seguramente todos habrán escuchado el famosísimo coro “Aleluya” del Oratorio El Mesías de Georg Friedrich Händel, estrenado en 1742. (Si no lo has escuchado o deseas escuchar un extracto ahora, haz click en el icono de sonido) Sin embargo, pocos saben que en este Oratorio, Händel empleó uno de los recursos musicales más populares del barroco. Este recurso de carácter expresivo es denominado pictorialismo . El pictorialismo consiste en hacer que la línea melódica de una pieza musical dibuje una imagen (en la mente del quien escucha) con referencia y apoyo al texto que se canta. En otras palabras, hace que la música se pliegue al texto cantado sirviendo de apoyo catalizador de la expresividad de la pieza. ¡Ah, muy bien! Pero eso en cristiano regular para gente sorda ¿sería más o menos qué cosa? Ya lo vamos a ver… o mejor dicho, a escuchar de la mano del propio Händel…
  • ¿Estáis listos para aprender algo de pictorialismo? Georg Friedrich Händel (1685-1759) Sí, Don Jorge… ¡Déle que son pasteles! Por cierto… ¡linda peluquita! ¡Gracias! Pero entremos de lleno en nuestro asunto… … Como ya se os dijo el pictorialismo intenta potenciar el sentido expresivo de una pieza musical… ¡Ajá! Pero no acabamos de entender cómo es que esto sucede, cómo es posible que la música me obligue a dibujar imágenes. ¡Elemental, mi querido amigo! La música intenta imitar con sonidos lo que se dice al cantar. En otras palabras, la línea melódica busca adaptarse a lo que se canta para resaltarlo y hacer que quien escucha lo imagine más vividamente. ¡Aaaah! Ya creo entender…
  • Every valley, sección IV del Oratorio El Mesías . Haz click en el icono de sonido para escuchar una sección de mi obra mientras sigues la letra que es cantada por el coro. Every valley shall be exalted, and every mountain and hill made low; the crooked straight, and the rough places plain. <<Cada valle será exaltado, cada montaña y colina será rebajada; las quebradas serán enderezadas, y los lugares tortuosos allanados>> (Isaías 40 : 4) Ahora que has escuchado este trocito y has seguido la letra, vamos a escucharla de nuevo, pero poniendo especial atención en lo que hace la voz del cantante cuando pronuncia las palabras que se subrayarán. ¡Vuelve a hacer click en el icono de sonido y escucha de nuevo la pieza! ¡Pon atención a las palabras subrayadas y cómo son cantadas! ¡Hummmm! Como habrás podido notar, las palabras subrayadas eran cantadas de un modo peculiar que intentaba decirnos, más allá del significado de la propia palabra, lo que ésta connotaba. Así, cuando el cantante menciona la palabra exalted (exaltado), su voz sube hasta los agudos brindándonos un sentido de elevación. Lo contrario sucede con las palabras made low (rebajada o aplanada), pues el cantante busca los tonos más bajos. ¡Vaya, Don Jorge, la cosa es medio complicada, pero creo ver por donde va el asunto del pictorialismo ! ¡Me alegra que lo comprendieran! Esto es algo muy común en la música barroca, no sólo en la de carácter religioso.
  • A ver … Vamos a darle una afinadita a esta cosa … ¡Cam-buuurr piiin-tóooon!
  • Fin de la clase nº 12. Recuerda leer los textos que corresponden a la siguiente clase antes de iniciar la presentación correspondiente.