Your SlideShare is downloading. ×
0
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
El quehacer despierto
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El quehacer despierto

592

Published on

Basado en el libro de Eckhart Tolle, una mirada al estado de conciencia y su manifestación en la materia.

Basado en el libro de Eckhart Tolle, una mirada al estado de conciencia y su manifestación en la materia.

Published in: Spiritual
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
592
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
43
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  1. Basado en el libro“La Nueva Tierra” De Eckhart Tolle
  2. y
  3. L
  4. E
  5. El Propósito InternoTan pronto como trascendemos el simple estado de supervivencia, la pregunta acerca delsignificado y el propósito adquiere lugar preponderante en nuestra vida. Muchas personas sesienten prisioneras de la rutina diaria, la cual parece restar toda importancia a la vida. Hayquienes piensan que la vida pasa, que las está dejando o ya las ha dejado atrás.
  6. Por eso lo más importante que debemos reconocer es lo siguiente: tenemos un propósitointerno y otro externo en la vida. El propósito interno se relaciona con el Ser y es primario. Elpropósito externo se relaciona con el hacer y es secundario. Sin embargo, los dos propósitosestán tan íntimamente ligados que es casi imposible hablar del uno sin hacer referencia alotro.
  7. Nuestro propósito interno es el despertar. Es así de sencillo, es un propósito quecompartimos con todos los demás seres humanos de este planeta, porque es el propósito dela humanidad. Nuestro propósito interno es parte esencial del propósito del Todo, deluniverso y de su inteligencia.
  8. Nuestro propósito y destino estraer a este mundo una nueva dimensión permaneciendo en unicidad conscientecon la totalidad y en armonía consciente con la inteligencia universal.
  9. Nuestro propósito externo puede variar con el tiempo y es muy diferente según la persona.La base para poder cumplir con nuestro propósito externo está en encontrar el propósitointerno y vivir en consonancia con él. Es la base del éxito verdadero.
  10. Como pasar del reconocimiento de mipropósito interno a descubrir lo que debo hacer en el plano externo
  11. El propósito externo llega mediado por la conciencia, no por el pensamiento. La persona sedespierta un buen día con la certeza de lo que debe hacer. Algunas personas abandonan dela noche a la mañana un ambiente de trabajo o una situación de vida demencial.
  12. Así, antes de descubrir lo correcto para usted a nivel externo, antes de descubrir aquello quefunciona y que es compatible con el despertar de la conciencia, quizás tenga que descubriraquello que no está bien, o que ya no funciona, o es incompatible con su propósito interno.
  13. Es posible que lleguen otros tipos de cambios desde afuera. Un encuentro inesperado traeoportunidades nuevas y expansión para la vida. Se disuelve un obstáculo o un conflicto devieja data. Sus amigos viven la misma clase de transformación interna o desaparecen de suvida. Algunas relaciones se disuelven mientras que otras se profundizan.
  14. Pero no todo el mundo debe pasar por cambios drásticos en sus circunstancias externas, enel otro extremo del espectro están las personas que permanecen exactamente donde están ycontinúan haciendo lo mismo de siempre. En su caso, es el cómo el que cambia, no el qué.
  15. Estar en unión con lo que Es hace que la motivación para actuar provenga de un nivel másprofundo y no de los deseos o los temores del ego.
  16. El descubrimiento del Espacio InteriorUn antiguo relato sufi dice que vivía en algún país del Medio Oriente un rey cuya existenciaoscilaba permanentemente entre la felicidad y el abatimiento. Se enojaba o reaccionabaintensamente frente a la más mínima cosa, y su felicidad se convertía rápidamente endesilusión y desesperación.
  17. Consultado el mago del reino, este le entregó al rey un cofre de jade tallado. Al abrirlo, el reyencontró solamente un anillo de oro en el cual había grabadas unas letras. La inscripcióndecía: Esto también pasará.
  18. "¿Qué significa esto?" preguntó el rey. Y el sabio le dijo, "Lleva siempre este anillo y antes deque califiques de bueno o malo cualquier acontecimiento, toca el anillo y lee la inscripción.De esa forma estarás siempre en paz".
  19. El hecho de reconocer que “Esto también pasará” trae consigo el desapego, y éste a su veznos abre una nueva dimensión de la vida: el espacio interior. Cuando vivimos en el desapego,sin juzgar y sin resistirnos, logramos acceso a esa dimensión.
  20. Y desde ese espacio emana una paz que "no es de este mundo", porque este mundo esforma y la paz es espacio. Es la paz de Dios. Entonces podremos disfrutar y honrar las cosasde este mundo sin atribuirles la importancia y el peso que no tienen.
  21. Tener conciencia del espacio significa que, además de tener conciencia de las cosas (quesiempre se reducen a las percepciones sensoriales, los pensamientos y las emociones) hay unestado de alerta subyacente.
  22. Es una dimensión que está presente en todos nosotros, pero que pasa inadvertida para lamayoría de las personas. Es nuestra Presencia.
  23. La conciencia del espacio representa no solamente la liberación del ego, sino también delmaterialismo y la materialidad. Es la dimensión espiritual, la única capaz de imprimirtrascendencia y un verdadero significado a este mundo.
  24. Cuando podemos disfrutar las cosas sencillas como el sonido de la lluvia o del viento; cuandopodemos ver la belleza de las nubes deslizándose en el cielo, o estar solos sin sentirnosabandonados, o sin necesitar el estímulo mental del entretenimiento; cuando podemostratar a los extraños con verdadera bondad sin esperar nada de ellos, es porque se ha abiertoun espacio, aunque sea breve, en medio de ese torrente incesante de pensamientos que es lamente humana.
  25. Así, cuando aprecie algo sencillo, un sonido, una imagen, una textura, cuando vea la belleza,cuando sienta cariño y bondad por otra persona, sienta ese espacio interior de dondeproviene y se proyecta esa experiencia.
  26. El espacio interior, la conciencia y lo que somos realmente en nuestra esencia son la mismacosa. En otras palabras, la forma de las cosas pequeñas deja espacio para el espacio interior.Y es a partir del espacio interior, de la conciencia no condicionada, que emana la verdaderafelicidad, la alegría de Ser.
  27. He aquí otra forma de encontrar el espacio interior: Tome conciencia de estar consciente.Diga o piense, "Yo Soy" sin agregar nada más. Tome conciencia de la quietud que vienedespués del Yo Soy. Sienta su Presencia, el ser desnudo, sin velos, sin ropajes. Es el Ser parael cual no hay juventud, vejez, riqueza o pobreza, bien o mal, ni ningún otro atributo. Es lamatriz espaciosa de toda la creación, de toda la forma.
  28. El Universo también tiene un propósito interno y otro externo.
  29. O
  30. B
  31. P
  32. E
  33. ¿
  34. Los cimientos de la Nueva Tierra están el el Nuevo Cielo, en el despertar de la Conciencia
  35. El ego emerge cuando el sentido del Ser, del "Yo soy", el cual es conciencia sin forma, seconfunde con la forma.
  36. S
  37. A
  38. E
  39. L
  40. M
  41. L
  42. Cada vez que renunciamos a uno de esos patrones, restamos peso a lo que somos en el nivelde la forma y nuestro verdadero Ser se manifiesta más plenamente. Nos empequeñecemospara engrandecernos.
  43. A continuación aparecen algunas de las formas como las personas tratan de enfatizar suidentidad con la forma, aunque inconscientemente. Por ejemplo, exigir reconocimiento poralgo que hicimos y molestarnos o enojarnos al no recibirlo
  44. Tratar de llamar la atención hablando de nuestros problemas, de nuestra enfermedad, ohaciendo una escena
  45. Dar una opinión cuando nadie la ha pedido y no contribuye en lo absoluto a la situación.
  46. Preocuparnos más por la opinión que el otro tenga de nosotros, que por la otra persona, es decir, utilizar a los demás para reflejar nuestro ego o fortalecerlo.
  47. Tratar de impresionar a los demás con nuestras posesiones, conocimiento, aspecto físico,posición social, fortaleza física, etcétera.
  48. Reforzar momentáneamente al ego a través de una reacción airada contra algo o alguien.
  49. Reafirmar que tenemos la razón y que los otros están equivocados a través de quejasmentales o verbales inútiles
  50. Tomarnos las cosas a pecho, sentirnos ofendidos
  51. QUEJASRenegar es una de las estrategias predilectas del ego para fortalecerse. Cada queja es unahistoria inventada por la mente y la creemos ciegamente. No importa si manifestamosnuestras quejas o si las pensamos en silencio.
  52. El resentimientoEsta es la emoción que acompaña a las lamentaciones y a los rótulos mentales, y refuerzatodavía más el ego. El resentimiento equivale a sentir amargura, indignación, agravio uofensa. Resentimos la codicia de la gente, su deshonestidad, su falta de integridad, lo quehace, lo que hizo en el pasado, lo que dijo, lo que no hizo, lo que debió o no hacer. Al ego leencanta.
  53. Trata de atrapar a la voz de tu mente en el momento mismo en que se queja de algo, yreconócela por lo que es: la voz del ego, nada más que un patrón mental condicionado, unpensamiento.
  54. El ego implica inconciencia. La conciencia y el ego no pueden coexistir. El viejo patrón ohábito mental puede sobrevivir y reaparecer durante un tiempo porque trae el impulso demiles de años de inconciencia colectiva, pero cada vez que se lo reconoce, se debilita.
  55. La Respiración
  56. Descubra su espacio interior creando vacíos entre el torrente de pensamientos. Sin esosvacíos, el pensamiento se vuelve repetitivo, pierde toda inspiración y chispa creadora, comosucede con la gran mayoría de las personas del planeta.
  57. Tome conciencia de su respiración. Note la sensación de respirar. Sienta cómo el aire entra ysale de su cuerpo. Note cómo se expanden y se contraen ligeramente el pecho y el abdomenal inhalar y al exhalar.
  58. Una respiración consciente basta para abrir algo de espacio en medio del tren interminablede pensamientos. Una respiración consciente (y dos todavía más) varias veces al día es unamanera excelente de traer espacio a la vida.
  59. En alemán, respiración es atmen, palabra derivada del sánscrito antiguo atman que significael espíritu divino interior o el Dios interior.
  60. Usted podrá decidir si desea practicar o no la conciencia de la respiración como meditaciónformal. Sin embargo, la meditación formal no reemplaza la acción de crear la conciencia delespacio en la vida diaria.
  61. El hecho de tomar conciencia de la respiración nos obliga a estar en el momento presente, laclave de toda transformación interior. Siempre que tomamos conciencia de la respiraciónestamos absolutamente presentes.
  62. Perdernos para encontrarnosEl espacio interior también aflora cuando renunciamos a la necesidad de enfatizar nuestraidentidad con la forma. Esa necesidad le pertenece al ego y no es una necesidad verdadera.Ya hicimos una breve alusión a esto.
  63. ¿Qué somos cuando ya no tenemos nada con lo cual identificarnos? Cuando las formas quenos rodean mueren o se aproxima la muerte, nuestro sentido del Ser, del Yo Soy, se libera desu confusión con la forma: el Espíritu vuela libre de su prisión material.
  64. Reconocemos que nuestra identidad esencial es sin forma, una omnipresencia, un Seranterior a todas las formas y a todas las identificaciones. Eso es Despertar.
  65. C
  66. E
  67. P
  68. N
  69. Esa es la paz de Dios. La verdad última de lo que somos no está en decir yo soy esto oaquello, sino en decir Yo Soy.
  70. María Elena SarmientoEl castillo del Alma 2012

×