• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Revista-Homenaje 1er Aniversario Sabor Artístico y a Eduardo Cortese
 

Revista-Homenaje 1er Aniversario Sabor Artístico y a Eduardo Cortese

on

  • 773 views

Revista-Homenaje por el primero aniversario del foro Sabor Artístico y a su creador Eduardo Cortese.

Revista-Homenaje por el primero aniversario del foro Sabor Artístico y a su creador Eduardo Cortese.

Statistics

Views

Total Views
773
Views on SlideShare
773
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Revista-Homenaje 1er Aniversario Sabor Artístico y a Eduardo Cortese Revista-Homenaje 1er Aniversario Sabor Artístico y a Eduardo Cortese Document Transcript

    • Editorial Espíritu inquieto. Quizá ése sea el rasgo más reconocido de la personalidad de Eduardo Cortese . También hay otro: su generosidad. El primero le hizo crear hace un año Sabor Artístico. Un foro en el que da cabida a todos aquellos creadores de la palabra y hace todo lo posible para que se sientan como en casa. El segundo hizo que, a través de la revista que mensualmente publica, se hermanaran varios foros que tienen un denominador común: la difusión de la obra de los muchos escritores, en general, y poetas, en particular, que pueblan los cuatro puntos cardinales de esta geografía nuestra que es la madre Tierra. Esperamos con este número especial, sorprender al creador de Sabor Artístico al tiempo que hacerle un merecido homenaje en su primer aniversario, y felicitarle por la labor para lograr el que es su mayor objetivo: encontrarnos en la literatura, la pintura, la música y el arte en general. Desde esta editorial te animamos a que sigas sorprendiéndonos con tus iniciativas, tus encuentros y por supuesto, tu arte, así como agradecerte este espacio con el que nos has obsequiado para mostrar al mundo todo cuanto seamos capaces de crear. G r ac i as , E d u ar d o C o r t e s e . Felicidades Sabor Artístico.
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e (primer aniversario de Sabor Artístico) 3 Mi nombre es Eduardo Cortese. Soy de Buenos Aires Argentina. Soy psicólogo y amante de la poesía y la literatura y el arte en general. Tengo 48 años. Soy canceriano y me gusta compartir con poetas los pareceres de las letras. Altibajos Quédate ahí... 17/04/08 Volando con mis sueños 03/04/08 12/06/07
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e 4 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Huellas 28/02/08 Alma Te encontré 12/06/08 28/03/08
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e (Primer aniversario de Sabor Artístico) 5 Frente al espejo Entre los tiempos... 05/06/08 De otoño... 28/01/08 Líquidos S L 18/11/08 27/03/08
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e 6 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Cuántas nuevas lunas? La vida es como es 20/06/08 Existencia virtual 07/09/07 Respóndeme 09/05/08 30/08/08
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e (Primer aniversario de Sabor Artístico) 7 Vistete y ven... Sentiste alguna vez ? 08/02/08 POESÍA ERÓTICA: Caliente 23/05/08 21/11/06
    • Fe l i c i d a d e s E d u a r d o C o r t e s e 8 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Como en los cuentos Desde mis sombras 25/10/06 01/05/08 Habito en mis palabras 11/05/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 9 Mi mariposa tierna... 18/12/06
    • Felicidades Eduardo Cortese 10 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Muerte Por un rato 30/05/08 08/12/06 Desde lo más hondo... 18/04/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 11 Al Hacedor de sueños Silencios (a Julián López en el día de su cumpleaños) 26/06/08 04/07/08 Shhh...Silencio... Hoy bajó una estrella 27/07/08 03/07/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 12 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Un poema de vida I II
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 13 III IV V 1978
    • Felicidades Eduardo Cortese 14 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Cascadas Puedo escribir de amor 29/04/07 10/05/08 Inventaré un nuevo sueño... Mis partes íntimas desinteresados de dolor 20/07/08 30/07/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 15 A la vuelta de la esquina... 29/07/08 Escrito con sangre HAIKU. Haiku encadenado de Primavera 11/05/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 16 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Soy de una tierra divina... Y así me encontró la noche... 10/09/08 Pudiste... 07/08/08 23/01/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 17 Canto de ranas Y digo... 03/09/08 24/08/08 El tiempo que tengo... 09/08/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 18 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Quedará de mí Mariposas de la noche 10/08/08 17/09/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 19 Susurros del alma Tengo un minuto... 01/10/08 19/09/08 Aquí
    • Felicidades Eduardo Cortese 20 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Desliz Quise ser... 09/02/08 Freezer 09/07/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 21 Oración Y hace rato que estamos... 1982 20/09/07 La vida es.... Brindo por la vida 1978 24/09/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 22 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Nocturno 0 1979 Nocturno 12 - Massenet (video recitado) 08/04/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 23 Nocturno 4 Nocturno 8 de lo que soy... 08/08/08 04/05/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 24 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Nocturno 13 Nocturno 15 14/01/07 15/10/08 Nocturno en el eclipse de luna Nocturno 19 21/02/08 19/08/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 25 Nocturno 29 Nocturno 27/06/07 29/07/08 Nocturno 7 Nocturno 20 07/07/77 20/01/08
    • Felicidades Eduardo Cortese 26 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Nocturno de luna 17/06/08 Nocturno claro Nocturno en tí 03/05/08 17/12/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 27 RELATOS, CUENTOS E HISTORIAS. Verde (un pequeño cuento) Ese día ya todo estaba decidido. Venía todo muy mal: me habían echado de mi trabajo, había roto mi relación con Valeria después de cuatro años, hacía ya un tiempo que estaba muy deprimido y sin ganas de nada, y el insomnio, la pena, las fuerzas destrozadas me habían llevado a un estado de no querer saber mas nada con el mundo y con la vida. Mis pocas amistades, a partir de la separación con mi ex, se habían distanciado y mi mejor amigo hacía un año que había muerto en un accidente de tránsito. Todo me indicaba que a los 30 años ya nada tenía sentido para mí. Todos mis sueños y proyectos se derrumbaron cuando un día el presidente de la empresa me llamó temprano a su oficina para decirme que a partir de ese dia no necesitarian más de mí. Seguramente porque les resultaba caro, o porque no era tan competente como pretendían, o simplemente porque sinceramente no me necesitaban más. Y ese mismo día al salir més temprano de mi trabajo y llegar a casa en un horario que no era de costumbre, encontré a Valeria con Juan, el hermano de una pareja amiga.La situación no fue embarazosa, pero sí sospechosa. Qué tenia que hacer Juan en mi casa y con mi mujer un dia de semana tan temprano. La duda comenzó a revolotearme por las entrañas y las preguntas, respondidas a medias, me llevaron a más duda. No tardó mucho en salir todo a la luz. A la semana siguiente Valeria vino a confesarme que con Juan hacia 7 meses que tenian una relación y que lo nuestro ya no funcionaba, que quería probar otras cosas y estar un tiempo alejados. Eso significaba que no queria saber más nada conmigo. La dejé ir, sin esperanza de que volviera o me llamara o nos volvamos a ver.Me sentí muy solo y deprimido. No podía comenzar una búsqueda de trabajo nuevamente, no tenía fuerzas....y ellas se acababan cada vez más con el paso del tiempo. Y ese día, despues de cuatro meses del abandono de mi mujer, ya había planeado todo y todo estaba decidido.Había pensado en muchas formas de muerte y de suicidio. Ninguna me convencía. Quería evitar el dolor, el sufrimiento, los actos fallidos que después pudieran dejarme peor. Así que la decisión tomada era la más correcta.Me levanté muy temprano, todavía no habia amanecido. Tomé una cantidad desmesurada de pastillas para dormir, las puse sobre una tabla, las apisoné e hice un polvo e introduje el polvo en una botella de agua mineral de ½ litro y lo batí bien. Cerré la botella, me puse un jogging y solo con la botellita en la mano salí de mi departamento, sin llaves, sin documentos, sin nada que pudiera identificarme.Me puse a caminar por la avenida Belgrano hacia el bajo. Estaba al 3500, unas 40 cuadras de distancia hasta la reserva ecológica, donde pensaba tomar mi brebaje y esconderme entre los pajonales para dormir y asi dormido quedar sin que nadie me encuentre, poder encontrar el fin que necesitaba. Comenzaba a amanecer cuando salí. Era verano. Veía los negocios, la gente, los carteles, pero nada me representaba nada. A las 5 cuadras de haber salido tomé el primer sorbo de mi botellita salvadora. Al rato otro sorbo y otro y otro, y las cuadras y los negocios y la gente se sucedían cada vez más sin sentido sin conmoverme y con mi cabeza y mis sentidos cada vez más mareados y pesados. Mi cuerpo se iba llenando del brebaje y comenzaba a hacer efecto tranquilizante, pero debía llegar a mi meta y esconderme. Intensifiqué mi paso y los sorbos a la botella. La reserva ecológica estaba cerca. Puse la mano en el bolsillo del jogging y noté que tenía unas pastillas más en el bolsillo, no sabía de qué, pero sin dudarlo las introduje en el liquido mientras agitaba la botella para que se disolvieran.Y caminando, cada vez con menos fuerza, llegué hasta la reserva. Me intruduje y comencé a buscar el lugar mas correcto donde tirarme a dormir mi sueño final. Lo encontré entre
    • Felicidades Eduardo Cortese 28 (Primer aniversario de Sabor Artístico) medio de unos árboles que tapaban la entrada, unas zarzas que cubrían unas pajas. Buen escondite para un lecho de muerte.Me meti ahi. Todavia quedaba un poco de líquido pero era bastante espeso. Agité bien la botella y dí el sorbo final. Algo como un barro blanco había quedado hacia el final de la botella, asi que la rompí y saqué el resto y lo tomé. El sueño, la obnuvilación y el mareo a esa altura era como para no acordarse de nada. Y así fué. No sé si me recosté, me caí o qué, pero el mundo dejó de existir para mí en ese momento. Estaba con los ojos cerrados y algo húmedo, pastoso y caliente rosaba con fuerza mi cara. No podia abrir los ojos, pero sentía una sensación de fuerte dolor en mi estómago. De a poco pude levantar mis párpados y ví un perro verde de ojos negros perdido en una neblina oscura, que lamía mi cara, con insistencia. Es el infierno, pensé. Pero a medida que las nubes de mi visión se iban despejando pude ver y comprender que eso no podía ser el infierno. El diablo no podía tener una mirada dulce y preocupada. Estaba vivo, y el retorcijón fuerte en la boca de mi estómago me lo daba a entender. Era mi cuerpo tirado donde no entendía nada, con un perro que me lamía. Tenía arcadas y me hice hacia un costado para lanzar de mi estómago algo líquido. Pero el dolor era tan fuerte que tuve que arrodillarme y seguir largando lo que llegaba desde muy adentro mío. No lo podía contener. Y vomité y vomité hasta sacar bilis negra. No se si era de dia o de noche. En ese momento comprendí que mi intento había fallado, que no había sido tan exacto y que el dolor fuerte ahora lo tenía en las entrañas. Me dí vuelta y vi al perro que me miraba feliz y caí al piso entre las pajas y mis vomitos y ahi quedé tumbado, con sueño..... Cuando me desperté miré a mi alrededor y me sentí desconcertado. No sabía donde estaba. Vi un rayo de sol que se trepaba por entre las ramas de los árboles y las zarzas iluminando a mis pies un perro blanco que acurrucado dormía junto a mí regazo. Sentí un olor horrible a vomito fermentado y pude incorporarme. Tomé mi cabeza con mi mano derecha, mientras que con la izquierda me sostenía. El dolor era muy fuerte, me friccioné la frente y volví a mirar al perro. Blanco, sucio, con sarna, pero caliente y vivo, ahí, junto a mí. Le acaricié el lomo, e instantáneamente abrió los ojos, me miró y se levantó, y moviendo su cola comenzó a besarme con su trompa el cuello y a hacerme fiesta. Le acaricié la cabeza y le dije: -De dónde saliste vos para despertarme?. Me miró inquieto. Tendría hambre. No fue fácil para lo que vino después. Nunca nada fue fácil para mí pero Verde me alivianó el camino. Lo llamé Verde aunque era blanco, porque fue así como lo ví la primera vez que abri los ojos y porque después comprendí que verde era la esperanza de una vida mejor. Y a pesar de que hoy ya no está, no me alcanza la vida para agradecerle lo que hizo por mí. Me salvó la vida, me dió cariño e hizo que pudiera recomponerme y encontrar un sentido a todo y a disfrutar del día como si fuese el último, de las horas, como si nunca más se volvieran a repetir. Hoy, cuarenta y tres años después de ese día, con la vida a pleno, una mujer que adoro, unos hijos excepcionales y unos nietos que día a día me dan cada vez más vida, Verde está y estará siempre presente hasta el día que nos volvamos a encontrar. 29/04/08 Encuentro (un breve cuento de soledades encontradas) Leonor, después de tanto andar en su día, al finalizar la cena, se preparó un whisky en un gran vaso con hielo, y tranquila se sentó en su sillón a mirar televisión. Con el control remoto en la mano, comenzó a pasar los canales. Nada, como siempre le llamaba la atención. Pero se encontraba muy tranquila y quería ver algo antes de dormirse. Entre los paseos de canales se detuvo en aquel que estaban pasando una película nacional de los años cincuenta en blanco y negro. No conocía a ninguno de los actores. Trató de adentrarse en la
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 29 trama y se enganchó. Una familia, normal, de barrio, cuatro hijos, y los padres. Todos contentos compartiendo la casa a las apuradas. Baño, cocina, dormitorios. La madre (María) en la cocina cocinando para la cena del sábado. La cámara mostraba como María contenta preparaba lo que a la noche cenarían entre todos. En escena aparece el marido, que la abraza desde atrás y le dice: “No te enojes, pero esta noche no como aquí, voy a jugar al billar con mis amigos”. Un simple beso en la mejilla, y la mirada de María, resignada y tierna, quedó a solas nuevamente en escena, continuando con sus preparativos. Leonor, no sabía por qué esta película le llamaba la atención. Pero siguió mirando con detenimiento, mientras sorbía de su vaso de whisky. La escena continuó en la cocina con María que seguía con sus quehaceres. Entra el hijo mayor con el menor: “ Mamá, hoy no cenamos acá, nos vamos a la casa de Juan que hoy cumple años”. Un beso en cada una de sus mejillas de ambos hijos. Y nuevamente la mirada resignada de María, que no dejó de cortar cebolla. Leonor pensó que esta era una película muy lenta, pero que le llamaba la atención algo, por lo tanto siguió mirando sin poder cambiar de canal y sin sacar los ojos del televisor. Seguía María cocinando. Las ollas humeaban, los fuegos encendidos. Y mientras todo se calentaba buscaba los platos para poner la mesa. Siete platos hondos, siete platos playos, siete cuchillos, siete tenedores, siete vasos, siete servilletas...Cuando María vuelve a la cocina para controlar la comida que se está haciendo, levanta la tapa de una olla, revuelve y piensa si debe sacar tres platos de la mesa. Decide que no. En escena entran sus otros dos hijos varones, hablando entre ellos y muy contentos: “Mami, nos vamos, tenemos que ir a un campeonato de billar que nos dijo papá que se hacía en el bar de Quique”. Besos nuevamente en ambas mejillas y esa mirada de ella que no dejaba la resignación. Leonor pegada al televisor por una película que no valía la pena, pero que ella pensaba que tenía que pasar algo, seguramente, muy pronto. No podía ser tan lenta y sin acción. Mientras tanto María seguía disponiendo la mesa para siete. La botella de vino, la jarra de agua...Entra la hija: “Má. Ya vino Federico a buscarme, vamos al cine hoy. Qué bueno, espero que el estreno de esta semana sea lindo, porque la semana pasada fue un bodrio”. Beso y resignación. Leonor pensaba que para qué había puesto la mesa para siete, si al final se había quedado sola. Se sirvió otro vaso de whisky. María apagó los fuegos. Puso el contenido de las cacerolas en hermosas fuentes y lo llevó a la mesa, frente al televisor. Se sirvió un plato con el preparado y dijo: “Otro sábado más cenando sola”. Se sirvió vino en una copa y en otra agua. Los demás platos estaban todos dispuestos en la mesa. Con esa misma mirada de resignación miró para todos lados, y advirtió enfrente de ella el televisor. Se paró, lo encendió. Cambió de canales y se asombró por algo, y lo dejó ahí para ir a sentarse a la mesa y mirar atentamente. Leonor no sabía qué era lo que le había llamado la atención a María. Seguramente algún programa muy interesante. Pero qué raro, no se escuchaba el sonido que salía del televisor de María, sólo se veía un reflejo en el rostro de ella en colores. ¿Cómo?, si la película es en blanco y negro. María estaba absorta mirando el televisor y la cámara mostraba sólo su rostro, que se iluminaba con rayos tenues de color. Al momento la cámara enfoca el televisor de María, y se ve, en un televisor muy viejo y blanco y negro, una imagen de una señora sentada en un sillón, con un vaso de whisky en la mano, totalmente en colores. Leonor advierte eso y mira más atentamente. Se da cuenta que la que aparece en el televisor de María es ella. No lo puede creer. Piensa que son los efectos del whisky. No entiende bien que pasa.
    • Felicidades Eduardo Cortese 30 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Mientras tanto María, no puede salir de su asombro. Ver imágenes en colores en su televisor. No era que le llamara la atención lo que miraba, sino las imágenes en colores. La cámara nuevamente enfoca la pantalla del televisor de María. Leonor se para, para verificar si es ella, y la imagen del televisor de María también se para. No hay duda. María la está mirando a ella y ella está mirando a María como la mira. Desconcertada, Leonor, no sabe que hacer y habla. - Hola María. En el televisor de ambas se escucha ese saludo. María no entiende. Leonor levanta el brazo y nuevamente la saluda: - Hola María. No te asustes. Soy Leonor. María pensó que lo poco de vino que había tomado se le había subido a la cabeza. - Yo sé que es extraño María, pero te estoy viendo, y tú me estás viendo a mi. María cambió la mirada de resignación por una de extrañeza total y de desconcierto. - ¿Donde estás Leonor? - En el televisor, igual que vos para mí. - No entiendo - Yo tampoco. Pero estaba viendo esta película, vos cocinando, tu marido que se va a jugar al billar, luego tus hijos al cumpleaños, tus otros dos al campeonato de billar y por último tu hija al cine con su novio. - ¿Y cómo sabe ud. eso? - Ya te lo dije María, te estaba mirando por televisión. Hasta que prendiste vos la tuya y me empezaste a ver a mi. - No entiendo nada, me parece que me estoy volviendo loca. - En todo caso somos dos las que nos estamos volviendo locas. Porque yo tampoco sé como sucedió pero está pasando. Creo creer que esto es real. - No sé, son las malas voces de la soledad, seguramente. No es bueno que me dejen sola. Estoy enloqueciendo. - No. No estás enloqueciendo. Yo también estoy sola. ¿A ver, qué podemos hacer para ver si esto es real? - No tengo la menor idea. - Ya sé. Tenés teléfono. - Sí. - Decime tu número que te llamo. María le pasa su número telefónico. Mientras se lo pasa, Leonor va marcando los números en su teléfono inalámbrico. Se siente el rinng rinng en el teléfono de María, y en ambos televisores. María mira con cara de susto. Se para de su asiento y se dirige hasta donde está el teléfono pero se queda plantada sin atender. Asustada, sin saber qué hacer. El teléfono sigue sonando. Se escucha la voz de Leonor por el televisor que le dice: “Atendé, soy yo” María levanta el tubo. - ¿María? - Sí. - Soy Leonor, la del televisor. 06/04/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 31 Subte, horario pico... Todo pasó muy rápido. Subí al subte, como todos los días, repleto de gente en ese horario. Todos al trabajo. En una de las estaciones, subió un muchacho con cara de extranjero. De traje negro. El pelo mojado y la frente sudándole. Los ojos abiertos, como enloquecidos, mirando para todos lados. Lo observé. Me dio temor. Sus movimientos rápidos y nerviosos, su cara desencajada, sus ojos desorbitados. No entendí por qué me atemorizaba. Nadie a mi alrededor percibió nada. Todos estaban pendientes de sus cosas. Pero yo observaba. Y el muchacho me daba cada vez más terror. No sabía por qué, pero verlo me escalofriaba los huesos. En la estación que sube más gente quedamos todos apretados y amontonados y quedé frente a frente junto al muchacho. Lo miré a los ojos y esquivó mi mirada. Pero se dió cuenta de que yo intuía algo. De pronto pensé en que podía ser un terrorista y llevar una bomba consigo y hacerla explotar en ese momento de mayor cantidad de gente. Miré por adentro de su traje, y tras su camisa blanca se vislumbraba una faja o algo parecido. Me atemoricé. Sí, era un atentado terrorista. ¿Qué hacer?. ¿Gritar? ¿Correr?, si no podía ni moverme por la cantidad de gente que había dentro del vagón. Pensé en mi familia, cuando se enteraran de que yo estaba en ese vagón, nunca podrían saber lo que pensé en el último minuto. Lo ví al muchacho acomodarse, moverse con las manos, abrir su saco. Quise impedirlo, le bajé la mano y me sacó de un tirón mi mano que quería frenarlo. Me miró recio. Más desorbitado. Grité. Puso su mano dentro de la camisa, y sentí la explosión. 20/09/08 Cuerpo, corazón y alma de fan Corría el año 1967. Susana hacía poco que estaba saliendo con su primer novio. Tener 17 años y estar enamorada era para ella la vida. “Tulio y los Benjamines” era un grupo musical que había aparecido hacía muy poco tiempo. No eran muy famosos, tocaban en clubes de barrio, pero a las adolescentes Tulio las volvía loca. Susana se enteró que en esa semana iban a pasar por el club de su barrio y le pidió a Carlos que la llevara el sábado a verlos. Carlos, con un año más que ella, bailaba al son de la música de “Tulio y los Benjamines”, y ese sábado la llevó con gusto a conocerlos. Cuando Susana vio por primera vez a Tulio cantando sus canciones se enamoró. Pero siempre pensó que los artistas no iban a llegar a ella tan de cerca, y se conformó con el novio que tenía al lado. Desde esa primera vez que vio a Tulio, Susana lo siguió por todas partes. Cada club que tocaban, ella asistía, con Carlos o sin él. No le importaba nada. Quería ver a su ídolo. Con el correr del tiempo, Tulio se separó de los Benjamines y comenzó a hacer sus propias canciones. Se presentaba en la televisión, en clubes, en bailes. Donde Tulio cantaba era un éxito seguro. Las mujeres morían por sus canciones, por su forma de contornearse, por su cuerpo, por su cara, por todo lo que podía representar un ídolo para una adolescente. También con el tiempo, Susana se casó con Carlos y formó una familia. Pero no por eso dejó de seguir a Tulio donde fuera. Tenía todos los recortes de revistas en los que se lo entrevistaba, iba a todos sus recitales, le seguía sus pasos como a un gran amor imposible. Ella fue la creadora del primer grupo de fans de Tulio. Como creadora de este grupo de fans, tuvo el privilegio de poder conocerlo personalmente, y ese amor, que parecía lejano, se le acercaba más, pero Tulio, se entremezclaba con su éxito y sus canciones y no trataba de llegar más allá con sus fans.
    • Felicidades Eduardo Cortese 32 (Primer aniversario de Sabor Artístico) La vida fue corriendo y transcurriendo. Tulio creció como uno de los mejores cantautores de los últimos tiempos. Y Susana, ya con hijos, aún lo seguía a todas partes, junto con el clan de fans que ella misma había creado. Para la fecha de su cumpleaños, todas las fans asistían a la puerta de la casa de Tulio, y cada una le hacía algún regalo, una torta, una bombacha, una bufanda, un corpiño, pañuelos, cartas de amor, poemas, fotos...todo lo que una fan puede regalarle a su ídolo. Tulio traspasó las fronteras de su país con sus canciones y recorrió el mundo. Susana se las ingeniaba para seguirlo por todas las partes donde fuera Tulio. Y así la vida. Llegó el año 2005. Casi cuarenta años de una gran trayectoria musical, y una vida para Susana, con hijos y algún nieto. De la vida privada de Tulio no se sabía nada, no se sabía si estaba casado, de novio, nada. El preservaba muy bien todo eso. La prensa lo respetaba. Ese año del 2005 fue el último recital de Tulio. Ovacionado por millones de mujeres y a la cabeza Susana. Tulio había envejecido. Sus 60 años se notaban. A finales de ese año, dieron la noticia de que Tulio había enfermado con una grave afección al hígado. Los médicos no sabían qué hacer. Se planteaba un transplante. Pero aún todavía no urgía. Fue en diciembre de ese año que dieron la noticia de que Tulio estaba primero en la lista de espera de transplantes hepáticos, que si no recibía un hígado en las próximas semanas, moriría, porque su hígado no funcionaba más. Ella escuchó la noticia. Corrió al sanatorio donde estaba internado. No le permitieron verlo. Un mundo de mujeres se acercaban para rezar en la puerta del sanatorio, para dejarle cartas, oraciones, buena onda. Susana volvió a su casa. Destruida, triste, llorosa....su ídolo estaba muriendo. En su casa no había nadie y en forma de rezo, puso un disco de Tulio, buscó las fotos que se había sacado con él a lo largo del tiempo y lloró. A las seis de la tarde llegó Carlos cansado de su trabajo y la vio llorando. - Sí, me enteré lo de Tulio. No me digas nada, ya lo sé. Le dijo él. - Pero bueno, ya está viejo. Volvió el rostro para decirle. Ella lo miró con odio. - Me voy a dar un baño querida, después vengo para charlar. Ella no lo pensó ni un minuto. Esperó a que su marido se metiera en la ducha. Llamó al 911. Se las arregló para que todo pareciera un accidente y que la cabeza de Carlos pegara contra el borde de la bañera. Cuando los médicos del 911 se llevaban muerto a Carlos, Susana se aproximó a uno de ellos y les dijo: - Espero que el hígado de mi marido sirva para el transplante de Tulio. 02/05/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 33 Lecciones de piano ELLA: 25 años, bella, da clases de piano por la tarde mientras su marido trabaja. El: casi 18 años, y entre deporte y deporte, quiere perfeccionarse en la música y el piano. ELLA: le cuenta su método. EL: le dice sus metas. SE PONEN DE ACUERDO: todas las tardes dos horas de clase. Comienzan las clases. ELLA: lo mira mientras toca. EL: se sabe mirado. ELLA: mira sus músculos, sus vellos del brazo, sus dedos posándose sobre el piano, suaves y firmes. EL: le mira de reojo los senos, percibe su aroma a jazmines, se siente atraido. ELLA: se para detrás de él, le marca el ritmo tocándole el hombro. EL: le tiemblan los dedos cuando ella lo toca. PASAN LOS MESES Las tardes de piano se transforman en tarde de seducción. ELLA: se viste mejor, se pinta, se perfuma más con aroma a jazmines. EL: marca sus músculos, aprende las lecciones, la mira dulce. ELLA: le mira su barba crecida, le atrae su cara de hombre y de niño. EL: siente deseo por ella. PASAN LOS MESES EL: le toca una sonata que compuso para ella. ELLA: un bemol en su alma le suelta una lágrima. Tardes de arpegios, acordes, fusas y bemoles. EL: le sonríe, le seca su lágrima. ELLA: le dice gracias y le quiere dar un beso. EL: le corre la cara y la besa dulce en la boca. ELLA: se sonroja, no podemos. EL: pero queremos. SE PARAN, SE ACERCAN, SE TOCAN, SE BESAN, SE DESVISTEN, SE ROZAN LOS CUERPOS. EL PIANO: escucha la música que emanan sus cuerpos. LAS TARDES DE PIANO SE CONVIERTEN EN TARDES DE SEXO Y AMOR. ENTRE ACORDES Y FUSAS, SE PIERDEN EN SEXO. Y PASAN LOS MESES. ELLA: me iría contigo hacia cualquier lado. EL: te llevo conmigo por siempre porque te amo. EL PIANO: se queda ELLOS: se van. 20/06/07
    • Felicidades Eduardo Cortese 34 (Primer aniversario de Sabor Artístico) RELATOS, CUENTOS E HISTORIAS EROTICAS Los jueves, disfrute Y el jueves llegó, como llegan todos los jueves. Mi marido temprano a casa para arreglarse porque hoy tiene partida de truco con sus amigos. Eso es intocable. Yo preparándome para ver más tarde, con la cena, mi novela preferida. Pero este jueves quise hacerlo distinto, cambiar la rutina y tratar de poder evitar lo que todos los jueves sucede. Pablo llegó más temprano que de costumbre. Lo noté relajado y entonces pensé, tenemos un tiempito para hacer el amor. Lo traté afectuosamente y dulcemente. Le preparé su ropa y lo dejé que se desnudara para ir a ducharse. En cuanto escuché que estaba en la ducha, me desvestí. Entré al baño y corrí a penas la cortina. - Qué querés?- dijo con tono malhumorado. Yo no le contesté y lo miré desnudo. - Qué mirás? - A vos Pasé mi mano por su cintura, y delicadamente fui descendiendo hasta su miembro fláxido y lo tomé entre mis manos. - Dejá de joder. No tengo ganas ahora – me dijo con ese tono medio duro. – Estoy apurado, no ves que tengo que ir con mis amigos. - Pero si es temprano – le dije. - No seas calentona, vestite y andá. No puedo ahora. Indudablemente no podía hacer nada. Resignada me vestí y comencé a hacer las cosas habituales de los jueves. Pablo se terminó de bañar, se vistió y como todos los jueves me dijo: - No me esperes, me voy a jugar al truco con mis amigos. Como si no lo supiera yo. Ordené el baño que había dejado mojado. Puse ropa a lavar. Me fui a la cocina a preparar mi cena y a las diez en punto de la noche, cuando comienza mi novela, me senté a comer frente al televisor. Disfruté de los amores de las novelas mientras pensaba en que quería haber cambiado un jueves la manera, y no lo pude hacer. Al terminar la novela, lavé los platos, seguí con la televisión prendida mientras mirándola sin mirar, me tomaba un licor. Luego me fui a la cama. Yo estaba despierta cuando volvió. Eran las tres y media de la mañana. Como siempre. Hizo despacio para desvestirse, pero el olor, mezcla de alcohol, cigarro y sudor invadió la habitación a penas entró. Yo estaba en la cama de costado. Como todos los jueves. El se acostó abrazándome y apoyándome su miembro caliente y erecto. Como siempre, yo me hacía la dormida. Me besó en el cuello y el vaho de su olor penetró más en mí. Me acarició las nalgas, y metió su mano entre mis piernas buscando el hueco de mi sexo. Delicadamente metió el dedo como para saber y darse cuenta donde estaba lo que siempre estuvo en su lugar. Luego puso su miembro erecto en mi vagina. Uno, dos, tres movimientos, su respiración apestante, y pronto su líquido caliente quedó adentro mío. Se quedó un rato, hasta que su miembro se puso fláxido nuevamente y se quedó dormido. Me deshice de sus brazos y me levanté para ir al baño a lavarme. Cuando me volví a acostar pensé: un jueves más, sólo para su disfrute. 17/08/08
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 35 Colonia del Sacramento (Uruguay)
    • Felicidades Eduardo Cortese 36 (Primer aniversario de Sabor Artístico) Gracias 25/12/08 E d u ar d o C o r t e s e Gracias por crear Sabor Artístico!
    • Felicidades Eduardo Cortese (Primer aniversario de Sabor Artístico) 37 Lago del Parque Centenario Caballito - Buenos Aires (Argentina)