Tren
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Tren

on

  • 464 views

Este libro es una recopilación de escritos cortos que habían quedado olvidados en los desvanes de mi memoria y reencontrados en carpetas virtuales, cuadernos viejos y hojas arrugadas. Escritos que ...

Este libro es una recopilación de escritos cortos que habían quedado olvidados en los desvanes de mi memoria y reencontrados en carpetas virtuales, cuadernos viejos y hojas arrugadas. Escritos que por una u otra razón nunca habían estado en ningún libro y ahora estarán acá!!!

Statistics

Views

Total Views
464
Views on SlideShare
464
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Tren Tren Document Transcript

  • 1
  • 2 TREN
  • 3 ESCRITO POR: STAROSTA (RAFAEL BEJARANO)
  • 4 “Su cuerpo volverá Ágil como un halcón Hojas y latas Se tuercen Todo cambia en el acto… Loca su mano gris Pierna sin ansiedad En autos de hielo van… Es la medianoche, que sujeta la dulce pasión…” Fragmento de la canción Es la medianoche de Luis Alberto Spinetta del álbum “Don Lucero”
  • 5 NOTA DEL AUTOR: Este libro es una recopilación de escritos cortos que habían quedado olvidados en los desvanes de mi memoria y reencontrados en carpetas virtuales, cuadernos viejos y hojas arrugadas. Escritos que por una u otra razón nunca habían estado en ningún libro y ahora estarán acá!!! Estos escritos datan desde los borrosos comienzos de mi escritura adolescente (Hace mucho ya), y se han dejado tal cual eran originalmente. Quiero dedicar este libro con todo mi amor a Gilda y Adelmo, mis abuelos paternos con quien tuve la buena fortuna de crecer. ¡Gracias por el fuego! STAROSTA Diciembre del 2013
  • 6 VAGON 1 DEJACIONES
  • 7 HABIAMOS SEMBRADO EL SUELO DE SEMILLAS Habíamos sembrado el suelo de semillas. Yo había puesto el deseo y la voluntad para que germinaran mis semillas y crecieran hasta tocar el cielo. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Teníamos todo listo para recoger la cosecha y alimentarnos por siempre de los frutos cuidadosamente cultivados. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Recuerdo bien que yo revisaba diariamente aquel cultivo para que nada saliera mal y guardaba para mi, algunos sueños que tenia sobre el futuro de mis días después de que brotara el sembradío. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Ella había decidido qué clase de semillas pondríamos y yo acepte sonriendo siempre y con mi corazón puesto en la esperanza de su sabiduría. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Recuerdo como ella cerraba los ojos e imaginábamos aquel suelo floreciendo sin parar año tras año mientras nos tomábamos las manos y nos abrazábamos orgullosos del trabajo realizado. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Cuando llegaban los vendavales con su furia incontenible, yo abría mis brazos y cubría todo lo sembrado, apretando fuerte, muy fuerte mis dientes para que ella no se despertara en esas noches de lluvia y pudiera dormir tranquila, sin preocuparse por esas tormentas. Si tan solo yo le hubiera enseñado como protegernos de esas ventiscas, ella habría aprendido como hacerlo para cuando yo no pude estar allí. Pero no lo hice. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Ella calculaba el
  • 8 tiempo para el riego y estaba siempre pendiente de los cambios lunares y del clima, así como de los vientos y de las malezas para que yo pudiera correr y vivir en el mundo lleno de fantasías y de unicornios fluorescentes donde ella me había llevado. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Muchas veces vino gente extraña a convencernos para que vendiéramos nuestra tierra o la intercambiáramos por cosas hermosas y llamativas: Casa, negocios, trabajos en el extranjero, lujos, y un sinfín de ofertas vacías mas, pero estábamos tan seguros de que aquel cultivo era todo lo que necesitábamos para vivir que las rechazamos todas. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Ella había dejado su exitosa carrera y su prometedor futuro en el mundo banal del dinero y de la alta sociedad y yo había dejado de rodar por los caminos salvajes de mi soledad y de mis ideas alocadas. Había dejado de pensar en la fama y en las luces llenas de colores y sonidos, todo porque juntos habíamos encontrado, al encontrarnos a nosotros, unas semillas que decidimos poner en nuestras tierras y nos sentimos seguros de lo que hacíamos por la confianza y el empeño hermoso de aquel noble ideal. Habíamos sembrado el suelo de semillas. Si. Las habíamos sembrado. No se que paso… No sé que nos paso…
  • 9 TU NOVIO Tu novio no sabe lo que nosotros sabemos de ti. El no sabe que escuchábamos juntos esa rara canción de Soda Stereo. El no nos vio dejar caer el tiempo detrás de los faroles de gas azul en el puerto en donde no atraco nunca ningún barco porque aquel arrecife fue todo lo que nos quedo después de nuestro diluvio. Y no es que eso sea algo importante. Tu novio no se imagina todas las cosas que hicimos juntos. El no se entero que alguna vez alzamos los brazos y tocamos la aurora. Y yo nunca supe como ver lo que había debajo de tus parpados. De hecho, ahora que lo pienso, nunca he visto nada realmente. Pero nosotros tampoco sabemos que estabas haciendo aquella vez que duraste perdida todo un fin de semana. Hija de puta. Y tú tampoco sabes algunas cosas. No sabes lo que ahora pensamos de ti. No te enteraste nunca que un día se te quemo tu casa bajo la lluvia. No te imaginas lo bien que nos cae alguien que tú no puedes ni ver. Y nos importa una mierda. Tú y yo nos aburrimos de esas cosas que compartíamos. Y a ti no te gusta el aburrimiento. La táctica de olvidar se me desvaneció con la indestructible madrugada de los recuerdos. Tu novio juega futbol, escucha música crossover y se cree muy listo usando sus gafas. Le gusta andar en su moto, presumir de intelectual y leer los libros que yo te obsequie. Y tal vez eso este muy bien. Pero el problema es que el no sabe nada de esa canción rara de Soda Stereo que escuchábamos juntos. Los sintetizadores de mi alma se
  • 10 derritieron en el mediterráneo de tu península femenina, que es tu humedad interior. Tú tampoco sabes que yo aun tengo las llaves de tu apartamento en mi mesita de noche. Las dejaste olvidadas después de nuestra última vez. Con el correr del tiempo las vas a olvidar y no las echaras mas nunca de menos. Y eso también te pasara conmigo. Y te olvidaras de las putas llaves y de mi nombre. Y todo eso quedara en el desván de la memoria, llenándose de polvo hasta morir y recorrer los anillos del más allá, que no son ni divinos, y mucho menos una comedia. Y no sabes tampoco que por acá todos saben más de tu novio que tú misma. No sabes a quien llama al caer la tarde, los sábados. No sabes que siempre repite la misma rutina desertora y que en ese bar oscuro ya lo conocen bien y se hizo cliente. Y mientras tanto yo me escondo en un rincón tranquilo, que es el lugar donde nunca quise estar. Pero lo único bueno de todo esto es que en ese bar nunca ponen la canción rara esa de Soda Stereo, que escuchábamos juntos, los dos.
  • 11 MATARME Tú sabes bien que estoy aquí. Siempre detrás del vapor que empaña el espejo, como un halo. Sabes que no hay nada que puedas hacer ante esto. Si quieres que yo deje de respirar, tendrás que matarme. Si quieres que deje de escribir, tú tendrás que venir a matarme. Si no quieres leerme mas, pues entonces ven a matarme. Sabes bien que no hay nada que puedas hacer ante esto. Mi presencia cercana o distante siempre te rondara y te incomodara como un clavo que te está atravesando la mano. Como una cruz que no se ve, pero ahí está. Y es pesada. Si quieres que deje de caminar a tu alrededor, tu tendrás que venir y matarme. Y tal vez creas que te olvidaste de mí, pero siempre he estado aquí, en el más simple silencio, y con eso basta. No lo puedes soportar. Y te digo, si quieres que deje de dispararle palabras a estas hojas blancas, tendrás que matarme. Si quieres que deje de respirar el mismo aire que tú, tendrás que venir a matarme. Tú tendrás que matarme para olvidarme. Tú tendrías que venir hasta aquí y matarme….
  • 12 ESCUCHAME ENTRE EL RUIDO Yo estaba solo, cayendo al vacio, en medio de la nube negra, y nadie me dijo nada. Y todos se olvidaron de mí. ¿Qué pasa con esto? ¿Qué es todo esto? Nadie me puede dar respuesta… Quizás fue que me olvide ayer de rezar. Yo estaba gritando entre el ruido. Yo me perdí. Yo me fui a otra ciudad. Tú me miraste. Tú me soltaste. No puedo entender cuál era el mensaje… Quizás ayer me olvide de rezar. Quizás eso fue. Quizás… Los días ahora pasan a través de la blanca pared recién pintada. El olor de la mañana no llega hasta mí. No puedo atrapar la lluvia gris entre mis manos. Y esas gotas de vidrio siguen cayendo sobre mí. Y yo caigo dócil. Y no toco fondo… Golpéame contra el césped. Córtame con el roto cristal. Escúchame entre el ruido…
  • 13 El cielo estaba limpio, el cielo estaba azul, y yo solo estaba lloviéndome. Y solo yo estaba en la tormenta. Y nadie me dijo nunca nada. ¿Por qué tanto silencio? ¿Qué es todo este silencio? Nadie sabe darme respuestas… Quizás fue que me olvide ayer de perdonar. Yo estaba llorando en medio del ruido. Yo sufrí. Yo corrí lejos de esta ciudad. Tú me olvidaste. Tú me acabaste. Aun no puedo entender cuál era el mensaje… Quizás ayer me olvide de perdonar. Seguro eso fue. Seguro… Ahora no te imaginas como el viento arrecia en mi alma. Levanta todo dentro de mí con fuerza y ha gran velocidad. Y al pasar por mí, su sonido es como una melodía ruidosa que no acaba. Y su armonía penetra mis oídos. Y yo ensordezco errante y loco. Y esa música no tiene fin… Golpéame contra el césped. Córtame con el roto cristal. Escúchame entre el ruido…
  • 14 SERES Se ve salir el sol detrás de la muralla verde, una vez más. Tal vez sea la última vez. Y todos los que viven con esa sensación de sentir cerca esas cosas parecidas a la muerte, saben de qué hablo. El sol primero todo lo calienta y después todo lo quema, igual que la confusión que genera el humo al revolverse con el fuego. Yo pudiese verte y tal vez tenerte, ser contigo como uña y carne en un pacto secreto y después dejarte sin hablarte. Pero se muy bien que después de eso, tal vez nunca más te vuelva a ver. Todo lo daña el deseo. Solo quiero dejarlo todo. Y por qué no, algún día aprender a bailar. Nuevas generaciones pasan por mi lado como granos de arena, y yo, ya solo hago parte de este desierto. Y en mi encierro y mi aislamiento puedo levantar nubes y tormentas. Por eso la noche siente miedo y no se me acerca. La gente que vive encerrada igual que yo, sabe de qué estoy hablando. Desearía ser un ente de luz, pero la oscuridad aun me ronda y debo esperar. Me gustaría compartir en mi muro digital mis anhelos y mis sueños, pero cerré mi cuenta personal en la red, y la verdad, así la tuviese vigente ya no tendría nada que decir. Mi muro esta corroído y a punto de derrumbarse. Y yo tiro mierda con fuerza a esa pared. Y a veces, algunas cosas quedan pegadas, y ese es mi arte. Yo tal vez pudiese tocarte y entregarme a ti y luego correr y esconderme. Como en un pacto entre nosotros ser como uña y carne, pero yo
  • 15 siempre termino encarnado. Pero no quiero. Y ya paso mucho tiempo después de la palabra “Nosotros” y soy feliz en mi lugar. Mientras agito mis manos me voy despidiendo y desde aquí te hago por última vez esa señal vulgar con mi dedo. Todo lo daño el deseo. Ahora quiero estar lejos. Solo quiero soltarlo todo, y por qué no, algún día aprender a bailar.
  • 16 EL SILENCIO Después de la tempestad que fue nuestra historia juntos, solo quedo flotando el silencio. Ya no se puede escuchar nada. Ni tus reclamos, ni tus reproches, ni el paso de los peatones, ni los cantos de los gallos, ni el sonido de los autos pasando veloces, ni tu voz, ni tu llanto. Nada. Solo el silencio que flota. Solo la calma perecedera de una avenida por la que vago solo y errante, buscando los pedazos de lo que fui antes de estrellarme y reventarme desde adentro, desde bien adentro por ti. Y yo ahora quiero ser ese silencio. Y ese silencio no puede llenarse con palabras huecas de gente aburrida y erudita que habla de lo que lee mas no de lo que aprendió viviendo. Es un silencio que no puede llenarse tampoco con gemidos de una mujer que en el amor, nunca vivió nada. Un silencio tan denso que no puede ser traspasado siquiera por la lengua mas filosa que se pueda posar sobre otra lengua. Yo quiero ser ese silencio. Yo quiero quedarme así. Y me quiero ir. Y no volver a ver nada que me recuerde tu existencia más. Ni ver tampoco a los falsos. Por eso yo ya me fui en forma de silencio. Y así será esta vida, que es la mía. Mejor estar solo en el filo del enorme rascacielos, sintiendo como la piel del mundo se arrastra debajo de mi. Mejor estar así, caminando sobre las paredes mientras todos me miran extrañados, sin comprender por qué hago las cosas que hago. Me abruma la abulia. Solo quiero este exilio. Soy como el
  • 17 silencio después de hacer el amor. Soy como una mañana fría de Marzo. Un riff que se termina. Soy como ese silencio que flota.
  • 18 COMPASION Lo que vayas a hacerme hazlo de una vez, y sin ningún tipo de compasión. No busques razones para hacerlo, que el porqué si, sea un motivo. No digas nada. No es necesario desperdiciar palabras. Solo hazlo y ya. Déjame apropiarme de la pena, esa déjamela a mí, para que mi sufrimiento sea un poco más digno. Sí, yo también creo que lo mejor es que te vayas. Y que no vuelvas nunca. Deja pasar sobre la distancia entre nosotros, muchos otoños. Deja que el tiempo de miles y miles de vueltas en esos relojes grandes de madera que siempre te gusto comprar. Y no vuelvas jamás a pronunciar mi nombre, o a extrañar mi olor a cigarrillo o mi maniática personalidad. Deja que esas rosas que te regale para las ocasiones especiales finalmente se pierdan entre páginas de libros que no se abrirán por años y años en tu enorme biblioteca. Vete, y viaja a lugares donde nunca estuviste, que yo mientras tanto intentare no confundir mis anhelos con el reflejo de tu sombra en la pared por la cual se cuela el sol naranja de las madrugadas. Yo he intentado bailar con esa sombra muchas veces, pero nunca puedo tocarle las manos. Nunca. Solo se que siempre viene a dormirme en las noches, mientras yo lloro dormido, como un pequeño que le tiene miedo a la oscuridad. Y todas las mañanas siempre se va, y solo me deja ese momento de delirio frente a esa pared. Vete, y no me confundas más.
  • 19 TODAS LAS COSAS Todas las cosas que fueron acumuladas en un rincón del alma se descomponen y huelen rancio. Y el alma no lo soporta. Y el alma se quiere escapar. El nido solo muestra los cascarones rotos y vacios y los pájaros lloran en la raíz del árbol sin saber cómo regresar. Las partituras se mojaron y las notas desteñidas suenan como la música de fondo destemplada de nuestra historia. No me dejaste y yo no te deje. El abandono fue el que nos abrazo. Y eso es todo. Dejaste allí esa cama, esa mesa, esa ventana, cosas huérfanas e inciertas de la despedida. Los secretos en el living, los bostezos en el techo. Toda cosa material que tú tocaste se quedo dando vueltas en la calesita veloz de mis recuerdos a tu lado. Las sabanas ya no encontraran la tenue calidez de tu dormitar. Todo lo tuyo esta bordeándome, como un diluvio. Y cada gota de lluvia es un punto que al unirlos forman tu rostro. Pero es una lluvia que me atraviesa como un sinfín. Y esa lluvia no para de crecer. Esa lluvia nunca se detiene. La soledad golpeo la puerta. Tú abriste y ocultaste tu rostro detrás de una esplendida sonrisa. Hiciste tus maletas y corriste buscando el nido. Pero el árbol ya creció. Y no hay como pegar esos cascarones
  • 20 ¿Es que no lo puedes entender? Eso no fue lo que se rompió. Tu eres la que está rota por dentro. Y las malas lenguas dicen que es por culpa mía... La alborada me sacudió hasta ensordecer las voces de mi alma. Yo no soy un gato. Nadie tiene nueve vidas. Solo una, y es más parecida a la de un perro. Duermo tendido en el suelo porque ya no tengo casa. La casa éramos tu y yo y esa casa se cayó. Y a diferencia tuya yo no sé donde quedaba mi nido. Había algo parecido a una familia, hace mucho. Pero ya han pasado los años y no sé dónde ir, porque estoy roto por dentro. Y las bocas correctas dicen que fue por culpa mía... Solo queda esa casa vacía, aquí, en mi alma.
  • 21 EL COBRADOR Un enorme agujero en el medio de aquel lugar. Allí donde tú te escondías y yo reía relajado. Allí donde había un nogal enorme y un cielo despejado. Ese lugar ya no se en donde está. Ha pasado mucho asfalto encima de nosotros. Y el mar es solo un lugar frio e indiferente muy ajeno a este sitio. Hace mucho tiempo que no lo percibimos. Creo que ya todos hasta nos olvidamos de nadar. Ahora estamos en sitios neutrales y no podemos interferir a favor de uno u otro. No tenemos color blanco o negro, solo nos disfrazamos de gris para no ofender a nadie. Para no molestarnos a nosotros mismos con nuestros reproches sin sentido. Solo a veces recordamos el enorme agujero. Yo recuerdo mi árbol familiar, talado y marchito, tirado al suelo, secándose, pudriéndose, desapareciendo. Árbol que fue cambiado por cenizas mojadas. Ha pasado mucho tiempo a través de la botella. Mi hígado me lo va hacer pagar caro Mi hígado me lo hará pagar muy caro. Dices que el mundo se acabará pronto. Después guardas silencio y te sientas en una esquina de paredes blancas. Todos corren amontonándose torpemente en los andenes y derramándose como
  • 22 espuma por los terraplenes. La última vez que huiste cerraste con llave todas las puertas. Ahora ya es muy tarde. Ya no puedes regresar. Solo déjalo salir. Let it be, Let it bleed, y no seas tan motherfucker. No puedes manejarlo todo. No eres el núcleo. La vida te lo va a hacer pagar caro. Tu vida te lo hará pagar muy caro. Yo tengo que aprender a vivir lo que pienso. Súbete a mi tren, quiero que seas mi jugo de lúcuma. Los pájaros trinan supercherías sin sustancia alguna y la mañana es invernal, la llovizna no se detiene y las montañas están deseosas de abrazarse unas a otras. Ya no hay sueños a los cuales atarse. El cielo y su violencia lavara todo nuestro cuerpo y de mi y de mi piel antigua no se sabrá ya mas nada. La sed será saciada y a la vez será insasiable y esta piel al cruzar la luz se tatuara de vida. Y eso es algo que el destino después me ha de hacer pagar muy caro. El destino nos lo hará pagar....tal vez.
  • 23 Nunca he sido un hombre con talento. No se tampoco ser constante. Solo soy muy bueno para huir. El momento del escape es mi momento. Mi opinión no genera ningún tipo de consecuencia. Dios siempre los ha amado a todos. A sus muchachos y a sus muchachas. Imperfectos y hediondos, pero hermosos por... ¿Dentro? Quizás es que la mayoría estamos sordos, porque hemos dedicado mucho tiempo a llenarnos de ruido. Pocos apreciamos el valor del silencio. Yo casi ni lo percibo, siempre he sido ruidoso y charlatán. Y si alguna vez pretendes callarme te lo hare pagar caro. Yo hare que me la pagues muy caro. Dios mío, yo tengo un reclamo para ti, pero no me acuerdo cual era...
  • 24 DE RODILLAS Entonces el amor es difícil de vivir. Parece ser que también descubrió que el agua moja. Entonces la piedad es muy dura de hallar, al igual que la inocencia en los podridos zapatos del pastor de la iglesia de garaje. Todos quieren obedecer como corderos imitando a la fiera que se los devora. Ella se sintió amada por primera vez, cuando recibió en su mejilla de porcelana la primera bofetada. Ella sintió el poder de un abrazo, mientras su padre intentaba violarla antes de echarla de su casa, en una primavera de su adolescencia. Y el chico bachiller que la manoseaba, era el numero uno de su clase. Era el orgullo de sus padres. El capitán del equipo de futbol y parte de la gran tradición familiar. El producto de esta sociedad que siempre simula en la mascarada. Ella aprendió una sola cosa en la vida, y fue a llorar, pero yo le sigo diciendo que levante la cabeza. Mirando al suelo y dando diezmos, no saldrá de su agujero interno. No se pueden volver a juntar los pedazos rotos del espejo interior. Pero ella aun no se levanta. Abandono la religión y decidió creer en nada, pero ni aun así ella se levanta... Ella entendió que el amor es algo más enorme y complicado de lo que ella se esperaba. Supo entender la historia de la serpiente después de haberse arrastrado mucho por el suelo. Y erro una vez, y erro dos
  • 25 veces. Y les compartió sus sentimientos a todos a través de un sitio web donde todos publican lo que quieren, pero ella mostro mucho más que sus fotos opacas desde todos los ángulos tomada en un cuarto oscuro y desordenado. Mostro todo lo que pensaba, lo que sentía, lo que amaba. Solo quería sentirse querida, una vez. O quizás lo hacía a ver si alguien le llevaba esos datos a su último amor perdido. Pero ni aun así, ella se levanta. Tiene unos ojos lindos, pero cuando mira, no ve a ninguna parte. Para muchos es alguien normal, pero en realidad, la ropa negra la viste por fuera y por dentro. Ella no sabe cómo irse a mojar los pies a la luna. Ella solo vive para estar por hoy. No sabe como soñar, porque ella perdió el sueño desde niña... El tiempo sigue pasando y ella ya no está postrada de rodillas, pero no se ha dado cuenta que su alma si lo está. Su tatuaje es como un registro de su memoria, esta estampado en su espalda, ella no lo ve, pero lo presiente siempre. Y es una tinta que no se retira de su piel, como esos pensamientos malos. Esta chica simplemente está ardiendo de amor, por dentro, profundamente. Algo de cada palabra que ella dice tiene algo de su verdad, pero no la comprendemos. Las olas siempre se rompen en el mar y ella se está rompiendo por dentro. Es muy difícil saber en realidad a quien escoger para amar. Ella lo aprendió del modo más difícil y a veces añora, donde los demás bailan, pero siempre lo hace con amor.
  • 26 VAGON 2 SOLEDADES
  • 27 LA PENUMBRA Amaneció igual que siempre, temprano. Dejo su marca en la almohada mojada y se vistió como si fuera para siempre. Bebió su café como si estuviera en cualquier parte. Comió esos panes en desorden y sin paz. Prendió su alma al perchero y salió a la calle, en total penumbra. Detuvo el autobús igual que siempre, temprano. Pensó en su vida mojada y bostezo como si fuera para siempre. Maldijo la lluvia de las calles del centro como si estuviera en cualquier parte. Corrió entre cuerpos agitados en desorden y subió aquel ascensor sin paz. Llego a la terraza y observo el paisaje, en total penumbra. Subió aquel muro y sintió el vértigo igual que siempre, temprano. Pensó en suicidarse y dejar su existencia mojada y se mordió los labios como si fuera para siempre. Cerró los ojos y lloro como si estuviera en cualquier parte. Alzo su rostro al cielo y pidió perdón en desorden y sin paz. Bajo del muro y decidió volver a casa, en total penumbra. Dejo volar una vez más su mente, jugando a inventar un Dios, como siempre, temprano. Dejo su imagen en el espejo y decidió no afeitarse, sintiendo que su baba seria para siempre. Se volvió a vestir con la misma ropa del día anterior intentando dejar sus recuerdos desperdigados en cualquier parte. Se encerró en su habitación entre ecos de puertas que se cierran, en desorden y sin paz. Sintió su alma como si su pecho fuera un gran hueco frio y en total penumbra. Sintió su corazón, de nuevo triste, y como siempre era temprano. Decidió salir a la calle
  • 28 pensando en quedarse allí para siempre. No sabía donde ir, así que se fue vagando por ahí, yendo a cualquier parte. Después empezó a llover muy fuerte, y el agua caía por todos lados, en desorden y sin paz. Observo su cama hecha, como siempre, temprano. Se quito su chaqueta mojada y se sentó a observar la tele como si fuera para siempre. Suspiro profundo como si estuviera en cualquier parte. Recordó a su amor y sufrió, en desorden y sin paz. Sonó un disparo, solitario y en total penumbra…
  • 29 TREN Las luces se apagan, pues es ya muy tarde. Me quedo solo en la estación del tren que nunca llega. Me quedo solo con mi equipaje de aire. “Ya no tarda en llegar” dice una voz que parece lluvia. Y yo me quedo solo sentado en una banca de la estación esperando el tren que no va a venir. No importa. Solo quiero salir del ruido de las voces y las preguntas de los demás. Solo quiero salir de los espacios de las ruinas de mi historia personal. Espacios por donde yo ya pase, muchas veces. Quisiera disolver estos muros que han caído derrumbados encima de mí, que me han atravesado al igual que esos amores con sus flechas feroces que dejaron huella en mí y ya pasaron. Empiezo a verlos alejarse por el otro lado de la ruta que es el mañana. Algún mañana. Yo voy perdido en mi trayectoria, pero no importa. Fuera de mí se escuchan las calles colmadas de gente y movimiento. Pero en esta estación no se mueve nada. Es la estación del silencio. Estoy esperando el tren que nunca va a llegar. Soy el protagonista de mi propia historia, y con eso basta, porque por lo menos llegue hasta aquí. En mi propia estación. Y no como muchos, que solo quisieron vivir la vida de otros. Estoy acá sentado y esperando. Tal vez el tiempo sigua rodando a mí alrededor. No importa. Solo una leve luz me ilumina intermitente en medio de sus latidos. Aquí estoy, sentado en soledad en esta banca. Y solo escucho una voz que dice: “Ya no tarda en llegar”….Pero no importa.
  • 30 ENGAÑO Si yo estoy mal, déjenme mal. Finalmente nadie me conoce. Nadie sabe quién soy. Nadie sabe. Estoy tan loco que no lo entenderían. Pero aun si entendieran todo, por favor, déjenme, déjenme porque es lo único que quiero, solo por esta vez. El tiempo se hizo largo en la vereda de mi vida. El amor cerró su última estación y ya de nuevo se acerca un largo e insoportable otoño interior. La gente cree que no me entero de todo esto, que no me doy cuenta. Pero no es así. Yo siempre lo sé todo. Mi corazón citadino. Mi alma campesina. Mi inválido cerebro. Mi intacto desaliento. No entiendo bien por que el dolor me invade y me asfixia hasta hacerme perder la razón. Me siento vacio por dentro como una manzana seca que cayó muy lejos del árbol. Una manzana que se pudrió. No debo ir al médico a indagar esta dolencia. No hace falta averiguarlo. Todo salta a la vista, detrás de la penumbra de mis ojos sin vida que no se reconocen en el espejo, pues han cambiado ya mucho. Y no estoy ciego. Yo puedo ver. Y engaño. Y miento entre mascaras con mi rostro dibujado. Yo ya no puedo sentir las cosas pero puedo vivirlas aun más intensamente que cualquiera que se llame feliz o que se autoproclame desdichado. Puedo desplegar mis alas amarillas y dejar atrás la circunvalar en donde todos se han chocado por ir tan rápido. Y revolver la luz con las sombras para hacer una parodia de Picasso en una pared ahumada. Y hacerle rotos a esa pared para escucharte hablar. Y
  • 31 cantarle a ese roto para dejarte ir. Puedo entender que tú puedas ser la luz que abre las pupilas de mis ojos. Me tomare el tiempo para decirte que ya no tienes nada más que ver conmigo. Ya eso se termino. Hace los años de la panela. Por eso ya no me interesa hacer interferencia. Puede que sea cierto que yo no me crea nada de lo que me susurro en la almohada y me haga trucos que me dejan hecho mierda. Mi corazón en mi pecho es un taladro. Mi vida me está rasgando el alma. Mi sangre me está raspando por dentro. Y ya aprendí el valioso truco de disfrazarse y sonreír detrás de mí mascara…
  • 32 BOSQUES DE ABEDUL Me estoy desenredando las manos acá, en mitad de estos bosques de abedul. Y me encanta porque a pesar de ser redondo, me puedo esconder en las esquinas. Y no quiero salir de acá. No quiero ver al mundo más allá de este lugar en donde me he decidido quedar. No estoy listo para nadie. No quiero ver a nadie. No quiero conocer a nadie. He pegado este anuncio en la entrada: “POR FAVOR NO VENGAN A BUSCARME” Ahora paso mis días haciendo hogueras de porcelana y duermo en lechos de hojas mecidas por orugas. Me gusta rasurarme la barba en el espejo cristalino de los lagos de este bosque de abedul. Y los lagos reflejan el cielo azul. Y el cielo azul refleja a los arboles. Y los arboles me reflejan a mi. Y yo no refracto nada. Llegue a este lugar antes que se terminara el año nuevo. Ahora estamos en un tiempo bisiesto. Y no me interesa si todo se termina, o todo vuelve a empezar. No. Solo quiero ver las perlas que se desgranan de las ramas en medio del desdén del amanecer después de la lluvia. Mi mente se me fue corriendo. Floto en una isla de apatía. Caigo como eso que escurre de la herida. Los lugares a mí alrededor son desteñidos, no tienen forma, yo no les veo forma. Fui un niño, fui un joven, ahora simplemente existo sin estar. De mi, solo quiero que sepan esto: “POR FAVOR NO VENGAN A BUSCARME”
  • 33 ES MUY TARDE Es muy tarde de la noche y yo voy caminando solo por las vías del tren que ya no pasa por esta ciudad. Le digo adiós a mi vida, a mi casa, a los oxidados rieles por los que ahora me arrastro para olvidar, aquí, tirado y solo, y estoy mal. Hoy le digo adiós a todo lo que se queda atrás. Está lloviendo muy fuerte y siento que me desvaneceré para siempre entre estas gotas frías y esta niebla que me trata de abrigar en medio de mi temblor. Alumbra una luz rancia en el medio de la nada y siento que debo ir allí. Mis pasos se enredan con el agua y el barro salpica mi rostro, como si el suelo me quisiera escupir. No me siento bien. Yo no quiero pasar por esto. Un ángel me sigue y cada vez que lo miro pone su dedo índice en sus labios y los mueve, indicándome que debo permanecer en silencio. Y yo estoy aquí, destrozándome la mente, y es muy tarde. Dios, ¿Cómo se sale de la oscuridad cuando además se tienen los ojos vendados con alambres de púas? No hay nada, nada en este mundo que yo pueda hacer. Estoy vencido y tengo rabia porque me habían prometido misericordia ¿En donde esta eso? Yo solo siento lágrimas en mi rostro y nada más. Los rieles empiezan a vibrar y no sé si soy yo que estoy temblando fuerte o si es que un tren, que nunca pasa, está por hacerme pedazos. Pero me importa una mierda. Las palabras están de más, y no son importantes. Solo el amor es lo que debe ser real. A mí todos los minutos de mi vida me golpearon con violencia animal y
  • 34 ya no se me encontrar. No sé cómo debo devolverme. No hay puertas tras de mí. No hay nada. No tengo casa donde regresar. No hay terruño. No hay hogar. Solo pesadillas y vacios emocionales que no se pueden llenar. Ella me dijo: Aprende a orar. Y yo no sé cómo se hace eso. Yo estoy aquí, seco por dentro como una piedra que todos se cansaron de patear y la sacaron del camino. Es muy tarde. Mis manos están ensangrentadas de tanto estar apretadas ante el vértigo de mi caída emocional, que no encontró a Dios, no encontró a Jesús, ni siquiera ha encontrado el suelo. Siento que hasta mi nombre se está borrando de este mundo con esta tormenta personal. Y la piedad ¿A dónde está? ¿Por qué yo sigo así, tan mal y nada me ilumina ni me da consuelo? Hay muchas cosas en mi cabeza. ¡Ven aquí! ¡Ayúdame a olvidar y a perdonar! Tal vez solo quiera perdonarme a mí mismo y dejar que todo pase. Pero no hay nada, nada en este mundo que me haga el favor de darme paz. Es muy tarde. Los rieles siguen vibrando y voy hacia esa luz que me destrozara…
  • 35 ROTO POR DENTRO Yo pierdo el control y caigo en llamas de sufrimiento que solo están dentro de mí. El sol no calentó y siempre quise que fuera otro día, siempre otro día y nunca disfrute el presente. Voy con mis brazos rotos, las piernas rotas, el alma rota. Estoy quebrado y me hago pedazos a cada paso que doy. La bengala continuaba perdida y me rozo, hiriéndome salvajemente y esa bengala era la vida misma. la vida mía. Y mi amor siempre ha sido como un niño huérfano, al igual que yo, que vaga errante por un bosque sin árboles en el cual doy vueltas llorando y perdido llamando siempre a gritos a mi mama pero mi mama ya no puede venir a sacarme de aquí. Mama ya murió. Y yo estoy roto por dentro y no tengo arreglo. Solo estoy esperando el momento de ver mis pedazos rodando por el suelo. No tengo arreglo……y no sirvo para esto. Estoy roto por dentro
  • 36 MI VIDA Mi vida es una vida de ausentismos. Es un momento que se vive sin vergüenza. Mi vida es una vida que no se puede vivir entre la gente. Mi vida es un recuerdo prestado de otra vida. Es un engaño que me hago como una masturbación mental, cuando pienso que engaño a los demás. Mi vida es un enorme vacío de tristezas que no lo llenan jamás. Mi vida es un ir y venir por los mismos caminos que pocos transitan, porque no tiene tiempo para eso. Mi vida es como un pequeño pasaje de ida y vuelta a un sitio poco poblado y nada interesante. Mi vida es una crisis existencial. Mi vida es un trasplante de órganos. Mi vida es un penacho. Mi vida no es de grandes ligas. No es de terraplenes. Es más bien una vida anónima. Una vida cobarde. Una vida de esconderse. Una vida de barrio popular, un fin de semana. Mi vida es como un cabaret sin putas. Mi vida es como un convento de monjas sin lesbianas. Es como una lluvia que se escurre impertinente en un mediodía iluminado de primavera. Y es una lluvia que empapa. Empapa el cabello, las manos, las maletas. Moja las bancas de los parques y los techos de las casa. Y duele. Duele como el sufrimiento causado por la muerte, por la amargura, por la desilusión. Si, mi vida es como un camino polvoriento y solitario, en un paraje extraño. Y yo, a veces, levanto los ojos al cielo, y lloro. Y a veces, bajo mi mirada al suelo, y me rio…
  • 37 HOY SUEÑO Hoy sueño. Los focos de luz se derriten como grasa eléctrica entre las calles cromadas del deseo. Sueños de día. Angustias nocturnas. Jaquecas de mediodía. El amor hoy no está. El amor se fue sin un abrazo de despedida y ahora la cuenta la tengo que pagar yo. Y yo no tengo con que pagar. Yo no tengo dinero. Yo no tengo ni mierda. El amor se ha ido escaleras de madera abajo, rechinando hasta lo más profundo de mi alma, mientras tu intentabas no hacer ruido cuando yo me hacia el dormido y tu abandonabas el lado de tu cama. Y en su ida se llevo en su maleta más de una cosa que me pertenecía. Pedazos de mi esencia. Una parte de mi vida. Todos mis días parecen que fueran martes. Nadie me necesita. Nadie necesita recibir mi amor. Pero ya no me importa, porque estoy soñando. Y Dios sabe lo infeliz que soy. El siempre sabe. Estoy cantando entre susurros y gritos. Estoy riéndome solo. Estoy llorando como un niño. El ángel de la noche se estrello en mi firmamento nauseabundo y ahora sus alas no caben en el cajón que conseguí para poderlo enterrar. Yo trato de cavar pero sus alas sobresalen siempre. Y por más que trato de cubrirlo con esta tierra seca sus alas siempre quedan en la superficie. Y yo no lo puedo cubrir ya. Y todos mis días son como un martes…
  • 38 Veo el final asomando por el despunte mismo del día. Y yo te amo tanto o más que a la propia vida. Y comprendo bien que ese desinflar hace caer mi Zepelín hasta destruirme por completo en la caída en una noche larga que solo dura un breve espacio de tiempo, en el que no estoy en ti, por estar sufriendo. Y para mí, ahora todos los días son como si fueran martes. Tengo un secreto que no comparto. Todos tenemos secretos inconfesables que se guardan el desván de nuestra vergüenza personal. Y siempre es martes por mi ventana. Tengo dos violinistas mancos que me arreglan sinfonías de día, en tonos desafinados y con números mal interpretados. Tengo dos arañas que me cantan coros todas las noches. Tengo milagros no resueltos y disueltos entre tus manos, que ya no me tocaran más, porque yo no tengo ya mas fe. Todo lo daño el martes. Cada día parece que fuera un martes. Esos días que nadie recuerda y que nadie soporta. Y Dios me habla, si, me habla en sueños, con mensajes raros que no comprendo. Y he visto esas visiones sagradas que me hablan en sueños que desafortunadamente no entiendo, porque nunca recuerdo bien las palabras que me dicen en esos sueños. Dios se está haciendo negar cuando lo llamo. Pero está bien. Yo sé muy bien que no soy un santo. Solo no sé nada del perdón. Solo no sé nada del amor. Solo no sé donde estas. Solo no sé ni mierda. Ahora ya no sé donde están todas las cosas. Ahora todo se está rompiendo en el fondo de mis deseos, que son un gran basurero, y no sé ni por dónde empezar…
  • 39 Ahora las madrugadas son frías y huelen a tintos y cigarrillos. Ya los fantasmas de mis vicios vienen a rondarme para no dejarme cerrar los ojos. Viene a robarme mi tiempo de soñar. Mi día. Mi espacio. Día gemelo que no termina. Día siamés y deforme. Día que resbala por lo alto. Día que parece que por siempre será un martes. Y se bien que estoy loco. Dolores locos. Sufrimientos locos. Sentimientos locos. Loco yo, por estar soñando… Y siempre será Martes aquí, en mi casa, que es mi celda, que es mi penumbra, que es mi Martes, que no dice adiós…Siempre es Martes aquí. Siempre.
  • 40 EL CAMINO SE HIZO POLVO El resonar de un blues sucio que llego hasta mi desde el áfrica. Su lamento me avisa que el camino se termino. Ya no hay rutas que seguir. El camino se hizo polvo, siempre quebradizo detrás de los pasos que vagan errantes sobre mis recuerdos, en total silencio, madrugadas enteras. Solo el polvo del camino que se hace inmenso detrás de la tarde plomiza de Abril. Detrás de las sombras que se posan caprichosas justo debajo de mis ojos, llenos de fe. Llenos de desconfianza. Llenos de innecesarias lágrimas. No puedo aceptar que el camino ya se acabo. No entiendo que el camino se hizo polvo. Pero es que todo se hace polvo: Las ideas, los sueños, el mundo, tú, yo, las horas, el silencio, la armonía, la tristeza, el deseo. Ahora es el otro tiempo. El tiempo de partir y empezar. Ahora debo empezar yo también. Tú te has quedado detrás de estas piedras resecas del camino, como tu amor. Piedras que son mis recuerdos, ocultos detrás de la hierba desteñida y sucia que crece indiferente y dañina a la vera del camino de mi alma. Te estoy diciendo adiós a través de los días que pasan sobre nuestra historia, para no volver jamás. La puerta del destino se rompe y da paso a lo que siempre temíamos que pudiese llegar a pasar: El olvido. Y así es esto. No hay que darle mas vueltas a esta mierda. El camino se hizo polvo. El camino dice: Chau. El camino que transitábamos juntos ya se termino.
  • 41 LA COPA ROTA La copa se rompió y el mozo no me quiso servir mas nada en ella. Y no me destroce la boca ni se me paso la fiebrecita esa de la obsesión. Solo me di cuenta que me desperté viéndolo todo distinto. Ya nada me importa ni me es indiferente. Y como dijo el falco Spinetta, no habrá un destino incierto. No hay principio ni fin, solo deseo una ciudad llena de personas que no se fijen para nada en mi. No quiero estar dentro de nada, solo veo como todo se va desvaneciendo. Veo a toda la gente en la que alguna vez creí, recostados en su confort, dejando que el tiempo se los lleve sin gloria ni pena. No me interesa estar pendiente del tiempo. Ya no me preocupa. Me hice inmune después de correr intentando alcanzar las manecillas del reloj. Y me canse hasta de eso. Solo quiero ver esas estrellas que aun siguen brillando en mi cielo. Esa luz me guía. Esa luz me brilla. Y me encanta respirar el viento. No se si voy, o ya me estoy devolviendo. Mi vida me voló todo lo que esperaba de ella. Ya no hay nada en lo que quiera pensar. Solo me gusta sentarme en la orilla y ver pasar de vez en cuando el tren. Mi alma es como un sinfín. Sera por eso que ya no me gusta salir. Con mi presencia lo rompo todo. En la vida todo se ama y se pierde. Yo soy ese borracho que bebe en la copa rota, y levanta su trago para celebrar. ¡Salud!
  • 42 SUFRIR A veces una herida es importante. A veces una herida sirve para recordarnos que estamos vivos. Es mejor herido que dormido, dicen por ahí. No se si vivo para sufrir, o es que sufro para vivir. Mi vida es tan extraña que no se. No se. He sufrido tanto, tanto y he sido tan feliz, que no se si reprocharle a dios o agradecerle, al no tener como pagarle, todo lo que ha sido mi vida. Tal vez debemos abrirle paso al sufrimiento. Y sufrir. Sufrir con el primer tinto, cada mañana. Sufrir mientras hacemos la fila en el banco. Sufrir al subirnos al bus, al lavarnos los dientes. Sufrir con elegancia. Sufrir desnudos. Sufrir con ignorancia. Sufrir con dinero en los bolsillos. En las alboradas, en los bares, en los sanitarios. Sufrir al ver la novela y al declarar nuestro amor a la persona amada. Sufrir por todo y sufrir por nada. Pagar un tiquete costoso para ir al sufrimiento, en primera fila. Visitar parís, sufriendo. Parir el sufrimiento. Sufrir siempre, pero con entereza. Con la cabeza en lo alto. Sufrir con cojones. Sufrir como un cabron. Pero en pie…
  • 43 LOS OTROS ANGELES Detrás de la pared transparente esta Dios. Con su indefinible forma, mirándome actuar en el circo permanente de mi vida. El sabe que yo perdí mi vida. La pierdo una y otra vez. Me rindo con facilidad cayendo y golpeándome fuerte en el camino que elegí tomar, lleno de piedras filosas y polvo vil. Dios ya no quiere tocarme. Yo le extiendo mi mano pero el voltea a mirar hacia otro lado. Es que yo gritaba que venia el lobo desde hace mucho tiempo, pero el lobo ahora me esta mordiendo por dentro y nadie me cree. Yo levanto los ojos al cielo y no veo mas que nubes pero definitivamente dios no está y vivo mi vida como un cassette que da siempre las mismas vueltas y cambio al lado b que es siempre la misma mierda. Siento una pasión extraña por sentirme mal y parece que no conociera yo más estados que el del abandono y la pena. Dios está detrás de la pared transparente…pero yo no puedo ver qué hay del otro lado. Entonces cierro los ojos y veo venir a mi un ángel que me toma del cabello y me arrastra en un camino de vidrios rotos, hay tizones incandescente, sal, alcohol y limones partidos. Me escupe con rabia y me patea el estomago. Toma mi rostro y lo aprieta fuerte contra el piso y me grita con voz demencial: “Tú no puedes hacer nada” “Tu no
  • 44 sirves para nada” Y es así. Hay un ángel que le gusta hundirme en una alberca de agua helada hasta casi asfixiarme entonces me saca a la superficie y se ríe de mi mientras yo trato de retomar el aliento, entones me abofetea y me vuelve a sumergir en el agua mientras me dice que doy asco y que yo no sirvo para nada. Es verdad. Hay un ángel que le gusta arrojarme al vacio porque sabe bien que yo sufro de vértigo y en mi caída me corta con una cuchilla filosa el cuerpo y me susurra al oído lo incapaz que soy para vivir en este mundo. Justo un instante antes de tocar el suelo me sujeta fuertemente y me vuelve a arrojar hacia arriba para después volver a dejarme caer. Y es cierto. Yo siempre he vivido rodeado de estos ángeles…Y para ellos soy su obsesión.
  • 45 AQUI Si te vas a ir, abrázame antes de que lo hagas. Déjame acariciar tu cabello sobre tus desnudos hombros y después dame la espalda en el umbral de la puerta, para que todos los inviernos y las soledades caigan encima de mí y me ahoguen y me acompañen en la cama que se quedara fría y oscura, como un puerto abandonado en una orilla cualquiera en una medianoche llena de tristeza. Antes de despedirte cierra mis ojos y besa mi mejilla y después vete, y déjame como un faro que perdió sus luces y todos los barcos de mi mar misterioso e interior se choquen furiosos contra los arrecifes de mi realidad hasta quemarme por dentro. Ella tiene pensado partir lejos de mí, pero no me ha comentado nada. Ella no habla conmigo sobre Jesús, porque ella no entiende de esas cosas. Y yo la verdad, tampoco. Ella solo sabe caminar descalza sobre las olas, pero yo no sé como hace eso. Ella no habla conmigo sobre el amor, porque yo siempre mantengo mi mente ocupada con mis sufrimientos y ella no entiende nada de esas cosas. Ella solo habla con los ángeles mientras yo me hago el dormido. Yo no sé. Solo quiero decirte que si te vas a ir, levantes la mano desde la distancia y la agites mientras tu silueta se me va perdiendo en la distancia que mis ojos no saben resolver porque soy miope. Ojos que quedaran desiertos después de que no estés allí con tu divina imagen y no te vea. Nunca había estado así, con el corazón nervioso. Solo quiero pedirte que si te vas, rondes por aquí de vez en cuando, para
  • 46 sentir tu aroma, adivinar tu silueta entre las sombras, y recordar que siempre te amare…
  • 47 VAGON 3 ESPEJISMOS
  • 48 INVISIBLE Nunca estuve aquí. Nunca fui parte de nada. Cuando era joven, yo ya era viejo. Bailar rock ‘n’ roll hasta que se rasguen los zapatos. Mover la cabeza como un martillo. Metal, Hardcore, blues, Jazz o mierda. Todo se deshace igual por dentro. Ya todo tiempo pasado termino. Y nada en esta vida es para tanto... Nunca estuve aquí querida. No necesito ninguna creencia ciega. Yo no era el rey de ese lugar. El rey que sonreía en llamas. El rey de la espada sangrienta. Todos esos pendejos adolescentes e intrascendentes. Todos esos reyes payasos que ahora se esconden detrás de los muros virtuales. Yo no necesito un Jesucristo superestrella. No necesito religiones. Yo puedo creer por mi mismo... Nunca estuve aquí, lo siento por mí. No me intereso nunca el pasar del tiempo. Los tontos hacen los relojes para mirarlos dar vueltas creyendo que están perfectos. No se dan cuenta que el tiempo se muere en sus manos. La perfección solo la marca el metrónomo de Dios...
  • 49 No me canso, no, querida. Hay que aprender a decidir por nosotros mismos. Si está bien. Si está mal. Si malgastaste aquí tu tiempo o Si te vas al infierno es porque Dios no está de tu lado... Nunca estuve aquí querida. Soy como una línea dibujada en la arena. El mar ya pasó encima de mí y el viento borro mis manos. Hoy tengo un manifiesto y es este: NO ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE SE. Y si quieres enseñarme algo, llévatelo de vuelta para tu casa. Nunca estuve aquí querida. Todos somos viejos ratones del tiempo.
  • 50 FALSA ALARMA Una noche que no avanza. Una noche congelada. Demasiada cafeína en mi corriente sanguínea. Demasiada vastedad. Demasiados recuerdos. No me había dado cuenta de cuánto odiaba la tensión que genera la tristeza en mi. Un día muy gris. Una lluvia implacable. Cualquier cosa es muy difícil de encontrar si tienes los ojos cerrados. La naturaleza humana es un lenguaje que no todos hablan. No te sientas mal por mí. Yo sé cuidarme solo. Mi historia dice que Kafka esta de mi lado. Una tarde inmensa. Una tarde perfecta. La dejare decirme adiós con un susurro. Hay más en la vida que los libros. Espero aprender a leer algún día. Solo espero que esta resaca personal termine pronto. Tarde caí en cuenta que soy un ser humano igual a todos los demás. Alguna vez creí ser especial, pero todo era una falsa alarma... Kafka dijo que yo era una falsa alarma.
  • 51 LUNA Observa esa luna que emana su luz como si fuera aserrín. Caminando desigual que los demás hombres, te habrán de señalar. Observa cómo han dejado una huella en la luna. Pero no hay como cruzar este largo día de un solo paso. Observa esa luna que ilumina en las noches el lado oscuro del hombre. Las sombras chocan unas con otras como una danza sin tiempo mientras el cielo se va moviendo con la oscuridad sin final. Lenguaje de la piel que hace ensordecer el alma hasta estallar y caer libre en el orgasmo. Es hora de volar. Es hora de ser el hombre sobre la luna. Caminas por un mundo lleno de polvo. Un mundo dolorido. Un mundo horrible que ya fue. Sigues tu camino por la carretera e intentas en vano suspirar, levantas tú pulgar esperando que un ángel divino se detenga y te lleve entre sus alas, mientras vas ansiando poder volver. Ansias de regresar a lo que fue, porque siempre se tiene una especial obsesión por romper la coraza del pasado. Pero los ángeles se van y no regresan jamás. Y tu pulgar sigue arriba muchos pasos y ninguno de ellos se detiene. Y llegas así a lugares extraños, lugares oscuros, llenos de humo, en donde la gente esconde su miseria del sol, y en medio de mesas gastadas y el licor barato, aprendes lecciones importantes, que al final no te servirán para nada, porque la vida es más simple de lo que te puedas imaginar. Y esas cosas siempre inquietan el alma. Conoces amores extraños que son como la boca del
  • 52 Lobo, que te muerde y te escupe, tirándote al cadalso. Pero no por eso el mundo deja de girar. No por eso el sol no calentara. Y el momento del dolor pasa y se debe continuar. Es hora de olvidar. Es hora de ser el hombre sobre la luna. Sientes la pena en tu corazón dolido. Sientes que todo se acerca sin remedio al fin. Tu cuerpo se oxida en medio del trance de la adversidad. Tu rostro se agita violento ante la vida y sus giros. Cualquier cosa puede pasar. El mar no siempre se agita antes de la tempestad. Encerrarse en la cueva del alma no te ha de salvar. Las sombras siempre saben camuflarse en la infinita oscuridad. Observa la luna enorme que ilumina como un faro que va guiando los restos de tu balsa. Debes aprender a llegar al puerto. Yo tengo que aprender a nadar. No hay por qué tener miedo. Es hora de correr. Es hora de saltar. Es hora de ser el hombre sobre la luna...
  • 53 TU, ESA, LA LOCA Tu, esa, la loca. La que recuerda empapada de penas bajo la regadera. La que se ríe sola encerrada en su habitación repleta de olor a gas propano. Tu, esa, la loca. La que no supo irse y la que no puede regresar. La que se sienta en su corazón y se queda dormida, en un lecho de agujas oxidadas. Tu, esa, la loca. La que camina por caminos inciertos de noche sin que nada mas le pueda llegar a pasar. La que llora hasta correrse el maquillaje del alma. Tu, esa, la loca. La que beso a todas las bocas. La que ya no sabe a nada. Tu, esa, la loca. La que alumbra destellos opacos, mientras ríe y asusta a los niños pobres de un pueblo cualquiera, allá en el parque del centro. La que fuma en la madrugada y duerme desnuda en el día, con un enorme ladrillo como almohada. Tu, esa, la loca. La de la cara amarilla y la piel marchita. La de las cuarenta y tres noches de orgias con los dedos de sus manos. Tu, esa, la loca. La que siempre quiso y nunca tuvo. La que siempre tuvo y nadie quiso. Tu, esa, la loca. La que tenía la marca de Caín. La que no aprendió a rezar. Tu, esa, la loca. La que todos vimos. La que no vivió en un mundo real. Tu, esa, la loca. La de siempre y la del nunca, nunca y jamás. Tu, esa, la loca. La que vivió en el mundo más real. La que siempre esquivo su propia vida.
  • 54 Yo nunca la vi llorar. Nadie nunca te vio llorar. Ella siempre se reía. Nadie nunca le dijo que la amaba. Tu. Esa. La loca. Eras tú… ¿Por qué yo nunca te veía? YOU KNOW Se viene algo afilando el hacha que corta la conciencia de la que no se puede escapar con mentiras piadosas. You know. You know. Todo está disperso por adentro. Todo sabe a cromo. El aire se enrarece encerrado en esa habitación de pocos muebles y muchas dudas y recuerdos con monóxido. Todo dice adiós. Se prepara otra temporada. El invierno se acerca. You know. You know. No somos milagrosos. No podemos hacerlo todo. No podemos soportarlo todo. Nunca nos han visto caminar sobre el océano. Se viene algo inundando hasta el colmo lo que hay por dentro de la cabeza. El espíritu no pasa rápido sobre el fuego. Se va quemando con sigilo mientras trata de recordar de donde viene, purificándose entre las llamas del dolor y la pena .You know. You know. Esta también es la hora cero. El volcán va haciendo erupción. Y todo se sabe ocultar bien desde adentro. Siempre se puede recorrer los senderos sin miedo. No es necesario arrastrar los brazos para pedir perdón sin
  • 55 saber bien por que. You know. You know. Ese dolor ya lo vivimos. You know. You know. No somos milagrosos. No podemos hacerlo todo. No podemos soportarlo todo. Nunca nos han visto caminar sobre el océano. LOS ECOS Solo escucho ecos dentro de mi cabeza (Ecos, ecos) Sonidos que se repiten una y otra vez hasta hacerme caer (Ecos, ecos) Los mismos que retumban en las paredes de mi cocina, en el techo de mi casa, en mi jardín, en mi corazón (Ecos, ecos) Repeticiones incompletas de una frase hecha (Ecos, ecos) Se multiplican como espermatozoides que renacen sin fin (Ecos, ecos) Hacen mitosis con mi conciencia, la muy pobre, la que es muda (Ecos, ecos) Y yo se que no van a parar de sonar, estarán siempre allí, para humillarme al hacerme recordar (Ecos, ecos) Se hacen fuertes a cada paso de su resonar monótono y cromado (Ecos, ecos) Como una plegaria para un cuerpo ya muerto detrás de un cajón repleto de clavos y penas (Ecos, ecos) Palabras que mutan en otras palabras desconocidas para mi al mezclarse con las imparables repeticiones siamesas y absurdas (Ecos, ecos) Ya no puedo dormir, toda la noche estoy despierto registrando las mismas palabras que se repiten despiadadamente dentro de mi (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos) (Ecos, ecos)
  • 56 TRANSPORTE MILENIO Vas sentado junto a la ventana. Atraviesas la ciudad de punta a punta. Puedes ver a través del vidrio la ciudad entera. Ciudad de realidades e ilusiones. Realidades aplastantes. Calles destrozadas. Ilusiones perdidas. Se puede ver en las estaciones un mar de gente. Gente que viene y va. El afán congestiona. El silencio se colapsa detrás de las quejas y el forcejeo por tratar de entrar o salir. Los pasos aplastantes derriban ideas, sentimientos, destruye todo a su paso. Transporte milenio. La falsa promesa de un viaje rápido y cómodo. Es como una estatua erigida en las ruinas de las ideas por las cuales fue creado. Pasas las estaciones: Calle 72, destrozada por la ira incontenible de la anarquía. Calle 22, que muestra a los costados las entradas donde los edificios devoran a los hombres en cualquier puerta, detrás de la promesa de una promiscuidad inmediata y un efectivo orgasmo propinado por las mujeres que cambian su sexo por dinero. Avenida Jiménez, o el eterno deambular de los pillos, vagabundos, y un collage de depredación humana. Todas las estaciones parecen pilares de un ideal mortecino de mejorar el problema del transporte en una ciudad como Bogotá, que en algún momento fue denominada la “Atenas suramericana” Y de eso, no queda nada. Fue reemplazado este título por una enorme porción de mierda de perro. Transporte Milenio. Ruinas de un sueño. ¿Rápido? No. Eterno deambular por el fracaso del sistema. Otra vez.
  • 57 HENDRIX No sé que tenia Hendrix en la cabeza para tocar de ese modo. Tal vez se disloco una mano cuando era niño y por eso sonaba así. O un día su guitarra se le cayó y empezó a sonar raro y el por pereza, no la mando a arreglar. O tal vez un día se golpeo fuertemente la cabeza y por eso empezó a pensar diferente. Yo he tratado desde hace mucho de tocar la guitarra como lo hacía Hendrix, pero no puedo. Me fracture a propósito ambas manos, le di más de diez golpes a mi guitarra desde el balcón de mi casa y finalmente termine rompiendo la pared de mi cuarto con mi cabezota, a punta de porrazos, pero nada. No puedo tocar como lo hacía Hendrix. Estoy por pensar que tal vez deba intentar con otro instrumento...Pero mis manos ya no funcionan como antes, no tengo dinero para dañar otro instrumento y lo peor, me duele mucho la cabeza…
  • 58 LAS FÁBRICAS Todas las mañanas se pueden ver por toda la ciudad a las personas que trabajan en las fábricas. Se pueden ver con sus miradas que no miran realmente a ninguna parte. Están entrando por grandes puertas a las fábricas. Ingresan y se colocan sus overoles de trabajo y sus botas negras. Se paran frente a una maquina que empieza a sonar furiosamente y se les puede ver todo el día, en turnos de hasta doce horas, realizando la misma función. Una y otra vez hacen lo mismo. Es como si una parte de sus almas se fusionaran con la maquina. La cinta va avanzando y ellos van recibiendo y empacando en cajas que huelen a pegante. Son cajas nuevas. Mientras tanto, otros van recibiendo estas cajas y las van encerrando como un rompecabezas, unas encima de las otras, en perfecto orden. Después, otros se llevan esas cajas a otra parte, donde alguien las revisa y después se las llevan a los camiones. Es el mundo de las fábricas. Todos tiene empeñada una parte de su alma a las maquinas. Todos están empezando a tener un tono gris en su piel, mientras repiten la misma función siempre. Todos están empezando a tener cables en lugar de venas. Todos tienen mirada de monitor. Cada día vuelven a casa mas metalizados. Pronto se fusionaran con esas maquinas en las cuales trabajan. Pronto serán parte del patrimonio de las fábricas y no tendrán que llegar ni irse. Serán parte del todo. Y no volverán jamás…
  • 59 AQUELLA BESTIA La bestia estaba encandilada en el carnaval. Se entretenía en mover su cuerpo y desgranar desprecio a su paso. La bestia se reía con todos, aunque en realidad nadie compartía su alegría, pues era cortésmente despreciada por todos sus conocidos. Odiada en secreto. Como solo se pueden odiar ciertas cosas. La bestia creía que podía decidir con quién estar, a quien amar, a quien utilizar, pero siempre fue utilizada, en una fina mascarada. La bestia era el centro de todo, y el todo de una enorme nada, que era su vida, su alma, su esencia. La bestia un día se dio cuenta de todo esto, y lo único que la pobre pudo hacer ante esta situación fue maquillarse y colocarse sus costosos harapos para salir una vez más, a mezclarse con todos, a dejar plagado el ambiente con su nauseabunda esencia, pues esta bestia era tan orgullosa que no sabía cambiar, ni pedir perdón, ni mucho menos perdonar, ni perdonarse a si misma. Aquella bestia. Hace años no la volví a ver. Siempre me excitó, pero nunca me gustó. Y ahora que lo pienso, no es importante.
  • 60 UNO Uno en el fondo sabe que eso es lo que va a pasar. Uno lo presiente. Es como si se pudiera ver el futuro. Una letanía. Dos que viven juntos en una casa que se hace grande como una caverna, a pesar de ser de pocos metros cuadrados. Uno sabe que al final eso era lo que iba a suceder. Tres durmiendo en una misma cama porque uno está pensando en otra persona. Y de una manera consciente o inconsciente lo dejamos así. Dos que se hacen reproches y pelean en cualquier lugar. Uno siente que es como estar en un sueño en el que se puede ver todo, pero hay dos que no pueden moverse. Y eso les ha pasado por años. Siempre les ha ocurrido. Uno sabe que la historia de esa persona iba a terminar así. Y he tratado de cambiar eso. Pero no se puede. El tiempo es el tiempo. Uno en el fondo sabe que eso es lo que va a pasar. Tres días sin ir a casa. Dos horas de retraso para ir a hablar. Todo el mundo termina llorando. Todo el mundo termina cansado. Uno al final se va. Todos terminan contra la pared, estrellados y reventados. Todos caen escurridos hasta tocar el suelo. Uno en el fondo sabe que eso es lo que va a pasar. Dos almas rotas buscando el por qué. Pero uno casi nunca hace nada…
  • 61 YO TE LLEVARE A BAILAR Yo te llevare a bailar. A un lugar de moda. Pero hazme el favor de no emborracharte y ponerte a llorar. Solo ponte en paz. Solo quiero moverme. Deseo levantarme solo, mañana temprano. Yo te llevare a bailar. Pero por favor no te pongas a gritar descalza sobre las mesas. Yo solo quiero hacerte el amor. Solo quiero que te vayas rápido para tu casa. Soy adicto a los viernes por la noche. Quiero hundírtelo todo. Quiero hundirte a ti. Pero solo si yo me quedo flotando. Y así es como a nosotros nos gusta. No te sientas triste. Yo te llevare a bailar. Quiero sentir tu cuerpo sudoroso en mi mejilla. Eres divina. Pero nunca nos vamos a casar. Nunca seré tuyo, ni mío, ni de nadie. Yo ya estoy muerto. Yo ya estoy lisiado por dentro. Yo no sé cómo es amar. Soy el analfabeta del amor…Y no me interesa estudiar nada de esto…loro viejo no aprende a hablar.
  • 62 FOTOGRAFIA Tomémonos una foto juntos. Pero que de fondo no haya recuerdos, ni cosas que nos puedan amarrar. Despejemos todo el paisaje y que solo nos veamos los dos. Y que el futuro no nos vaya a dar miedo y quedemos haciendo muecas raras. Tomémonos esta foto juntos, pero por favor, no la vayas a guardar en el cajón de tu mesa de noche, porque no me gusta ser parte de ningún recuerdo. Por eso no te quiero conocer mucho, para así no tener que olvidarte tanto. Solo quédate quieta aquí conmigo, y que suene el flash. Y si mañana la vida nos alcanza, por favor, no te quedes mirando esta foto. Recuerda que no tiene a nadie alrededor. Tomémonos esta foto juntos. Encandila la cámara. Excita mi cuerpo. Sufre por mí. Y no olvides sonreír.
  • 63 ACUARELAS Yo no puedo pintar con acuarelas. No combinan los colores, cometo muchos errores, no puedo con las acuarelas. Cuando era niño y las conocí, no me gustaron. No me gustaba su aroma. No me gustaban los tonos que se desprendían de mis pinceles. Aun las detesto. Cada vez que intento usarlas, me lleno de frustración, y término siempre rindiéndome a seguir usándolas. Tal vez las acuarelas se parezcan a mi vida. Nunca pude con esas dos cosas...
  • 64 VAGON 4 MISCELANEA
  • 65 EN EL BORDE… Deja ya de temblar como una loca. El ya no va a regresar. Eso no va a pasar. Mantente en movimiento. El más vacio de los sentimientos te acompaña. No te detengas. Pisa el acelerador a fondo. Pasa por las luces rojas y verdes. Gira en sentido contrario. No te pongas tan sentimental. Eso siempre termina en fetichismos de dolor inútiles. No voltees a mirar atrás. El no viene corriendo detrás de ti intentando alcanzarte. No tiene razón esa sensación de huida. Ninguna reacción física o química te hará salir alas. Pon los pies en la tierra con firmeza. No seas fanática. No seas histérica. No seas probiotica. Elimina en ti, el vértigo de la caída. Deja ya de gritar como una loca enferma. El ya quedo atrás y no podrá encontrar el camino de regreso. El ahora está ajustando sus cuentas en ese lugar donde la eternidad dejo de ser imaginaria. Deja ya de temblar como una loca. El esta hinchado y morado en el suelo del baño. Han pasado varios días .El cuchillo sigue clavado en su cuello. ¿Y tu temes que se levante de nuevo?...
  • 66 CEMENTERIOS Veo una estatua que es como una mujer de mármol. Veo una fuente en medio del jardín de mis sueños en donde yo estoy corriendo siempre en círculos buscando algo, pero nunca sé que es. Siempre veo en esos sueños un fuego enorme y helado. Si. El fuego que veo en mis sueños es el más frio que te puedas imaginar. Yo estoy corriendo hacia la nada una y otra vez y otra vez y otra vez...Yo otra vez.... Quiero cambiarlo todo. Pero nada dura para siempre y todo se desdobla como un vestido arrojado al suelo lleno de charcos y barro. ¿Cómo seguir actuando de la misma forma en que actúe antes si ya olvide mi papel, no tengo libreto y soy un extra en el propio film de lo que debería ser mi vida? Estoy cansado de estar dando vueltas. Yo estoy corriendo hacia la nada una y otra vez y otra vez y otra vez...Yo otra vez.... En mis sueños no puedo ver mi rostro. Solo voy caminando dando tumbos por extraños e increíbles cementerios. Una mano se acerca y me toma del hombro. Los años han pasado y el tiempo daña y deshace todo lo que ansiaba. Mi cabeza gira y el aturdimiento hace parecer
  • 67 que el cielo se desgrana y lo imposible estalla. ¿Por cuánto tiempo más podré llorar así? ¿Cuánto tiempo resistiré gritando tu nombre bajo este viento? Sin proponérmelo estoy corriendo hacia la nada una y otra vez y otra vez y otra vez...yo otra vez... Navego indiferente entre la realidad y esos sueños. Ninguna bandera me señala el camino a casa. Últimamente estoy logrando ser tan vulgar que no me excita pensar hasta donde llegare. Sí, tal vez he perdido mi toque. O no se...No sé. Tal vez me desfigure en el invierno de tonos grises. Veo las horas pasar. Escucho respirar esa lluvia. Hice un rancho minúsculo con espinas de naranjas para ocultar mi vergüenza. Allí me he cristalizado hasta estar cansado y viejo. Tal vez sea hora de resoplar furioso. Ven y siéntate a mi lado y cuéntame sobre esos juegos que tu juegas. Ven y siéntate a mi lado y ábreme los ojos. Ven y enciéndeme, sáname, anímame, cámbiame, mejórame, purifícame y ámame, una y otra vez y otra vez y otra vez...
  • 68 LOVE Te amo porque no sé por qué te amo. Radios encendidos resonantes. Te amo porque sé muy bien por que lo hago. Ráfagas de fuego en el invierno. Te amo todos los días. Agua fresca en el desierto de mis soledades. Te amo porque eres mía y a la vez eres tú, siempre tú misma, y por eso no eres de nadie. Montañas elevadas en medio del mar tropical donde viajamos perdidos. Te amo con la fuerza de los trescientos soldados. Inocencia infantil, libre de pecados. Te amo con la necesidad de un loco que quiere la calma. Luces fluorescentes de verano. Dios te libra de pecados cuando amas. Y yo tengo toda la culpa de estar indefenso bajo la tempestad de tu ira pasional. Love. More love. Siempre el mismo Love. Que son las huellas de tus pies en la arena de mí ser, que se refresca con las aguas de tu inmenso mar, del cual yo salgo y entro una vez más. Love, siempre el mismo love. El de tus abrazos. El de tus besos. El love de tus silencios…
  • 69 VERDADES Es medianoche, y todo esta tan tranquilo, que me dan ganas de reír. Y así, en medio de la soledad de estar desde mi casa, en un sábado que muere, creo que todo lo que rodea mi vida es hermoso. Todo. Y creo que siempre lo ha sido. Todo recobra su valor. Todo vuelve a caer en el mismo sitio. Todo está acomodado en su correcto vagón. Es la estación de primavera. Es la musiquita de fondo, alegrona y divertida. Es un cigarrillo encendido. Es una llamarada de risa. Es nutrir esa esperanza de que haya esperanza. Es una noche preciosa y el cielo tiene la medialuna brillante y la estrella. El tren de mi vida se mueve. Y lo mejor: Los trenes no tienen reversa.
  • 70 DISCULPAS ¿Cómo decir simplemente “Lo siento”? Alguna vez todos hemos perdido esa única oportunidad. ¿Cómo saciar hoy la sed? No sé si beber o aprender a nadar, y eso alguna vez nos ha pasado a todos. ¿De dónde vienen las ventiscas de Marzo? Llevo años aquí sentado sobre esta piedra esperándolas. Y no llegan. Yo siento que nunca llegan. ¿A qué sabe la paciencia? ¿De donde son las hojas que no son del viento? ¿Dónde se guarda lo que atesoramos? ¿Cómo decir simplemente “Vete para la mierda”? ¿Donde están los recuerdos que ya no están? ¿Por qué tus regalos deberían de llegar? ¿Dónde está tu viejo papel silueta y tus tijeras punta roma? ¿Por qué ya no hay música de sintetizadores? ¿Cómo se que son sinceras tus disculpas? ¿Y si todo se termina, todo vuelve a empezar? ¿Cerca de la revolución el pueblo pide sangre? ¿Y que de los abriles olvidados en el fondo del placard? ¿Una rosa es una rosa? ¿Y si no te acuerdas que las ratas no tienen alas? ¿Y si la sangre ya no es amarilla y no te dejas caer? Y esto... ¿Qué es toda esta mierda? Es medianoche y no sé cómo puedo volver hasta mi casa, completamente borracho. Pero uno siempre llega. Uno siempre vuelve a su casa. Es medianoche, y no se a donde carajos es que voy…
  • 71 OLOR Huele a que no has sido feliz desde hace rato. Ven y vamos juntos a jugar a que yo me salgo con la mía. Escóndete en cualquier vagón de mi tren de cosas que no se cuentan. Yo saldré con una camisa de solapas anchas y una historia para ti. Te reto a que me encuentres, aunque jamás sepas bien quién soy. Yo me dejo ganar. Arropémonos con sereno, mientras yo derramo sobre ti, mi tibia luz. Y si, por que no decirlo, también semen. No te preocupes por mí. Soy maestro en el arte del escape. Estoy aquí solo para cumplirte la fantasía esa de que te aman. Y no te preocupes por encontrarme. Ya estoy Perdido. Y viajar en este tren, no cuesta nada. Y olvidar, cuesta mucho.
  • 72 ARRASTRAR Arrástrenme. Por las calles y por las veredas, dejando el anís de mi cerebro relucir impetuoso y profano en la marca sagrada de la cúpula de ese sito que apunta con cruces al cielo que no quiere ver ni la punta de mis pies. Arrástrenme por las terrazas y por los ríos que se secaran por la aspereza de los poros de mi piel reseca de llanto. Guíenme en braille por los senos grandes de las hermosas mujeres. Déjenme caer como vampiro siniestro por las vaginas húmedas y calientes de las vírgenes que vuelan masturbadoras por el espacio. Arrástrenme por los buses, por el humo, por el alquitrán. Arrástrenme por favor por los locales, por los lupanares, por los conventos. Déjenme tirado con los ojos al rojo vivo, como un esclavo que es golpeado por su propia mano cruel y verduga. Si, déjenme tirado después en medio de la autopista, con estilo de esgrima y atrapado en la última canción de Elvis Presley en vivo. Deliciosamente encerrado en algún túnel, en la oscuridad, o en la inmensidad de la nada. Pero no me dejen volver atrás. Mejor atrapado en mi libertad, o prisionero de mí propia ciudad interna. No dejen que me vuelva un triste vestigio del pasado. No quiero volver allá. Déjenme acá. Arrástrenme, y dejen que llueva. Mañana, no saldrán las flores, yo después pasare por ellas…
  • 73 TRISTEZA DEL VERANO Siempre tengo a mi lado paciencia y dolor. Los dejo dormir en mi cama y jugamos a robarnos la almohada. Siempre siembro en los campos vacios de la gloria amor y desilusión. Puedo ver la cordillera sumisa de antagonismos inútiles y termino encerrado en mi habitación, fumando y dejándome llevar por el saxofón de una canción de octubre, que llora y se ríe en un himno que no está a mi favor. El mercader de los pueblos siempre vendiendo baratijas y llevando incienso y mirra, me da más pena que nunca. Susurros de polaroids pegadas en un refrigerador que tiene el motor dañado. Mieles de un precipicio sumiso escondido en la tundra digital de mi aspaviento dolorido. Magneto simple de fuga y soledad del monóxido del alma agria como el vino tinto que se derramo en mi borrachera mental. Fracasos de la América de Bolívar. Austerísimo de las tácticas fatales de nuestros vecinos, que se mueren de cáncer patriota. La belleza enorme de la precisa simpleza de una flor que alumbra en tu pacifico sur. Cuchillas de heridas que se cortan entre si, para ser un ramillete encantador y desangrado. La palabra se deja a si misma desnuda y se vuelve silencio en su bipolaridad perturbadora y amortaja mi boca, que es inútil al no saber decir más nada. Soy despiadadamente psyco. Soy desmadradamente yo. Esa es la tristeza de mi verano interior.
  • 74 TUMOR Déjame encontrar mis manos. Sé para qué manos estar listo, pero no estoy listo para caer en manos de nadie. Soy descendiente y heredero de nada especial. No sé por qué brindo mis sonrisas a la gente que le da igual lo que pase con mi vida. Soy una vieja historia que se repite. ¿Quien escucha a los niños huérfanos que lloran? No lo sé. No tengo ni puta idea. Deseaba beber una cerveza. Se volvieron cinco cervezas. Se convirtieron en muchas cervezas. Y yo me arrastre terriblemente borracho y logre llegar a la barra, y apreté fuerte la silla y busque en mi toda la entereza del mundo y la energía que me quedaba y mire al cantinero con decisión y le dije: "Deme otra" Tu sabes, esa sensación extraña de... El largo túnel negro no deja luces al final. Yo creo que podría quedarme aquí para siempre, pero no se me da la gana. Los lagartos viven debajo de nosotros y nos llevan mucha ventaja. ¿No lo sabías? Deberías saber más de esto en vez de malgastarte en tu perfil de facebook. Las fotos y las vidas son mas lindas cuando son privadas. Al igual que el dolor y el odio. Yo estaba en un viaje a ninguna parte y creo que ya estoy allí. Y todo eso que considero errado te incluye a ti. Tu sabes, esa sensación extraña de...
  • 75 Ella camina calle abajo con las suelas de sus zapatos gastadas y sus ínfulas de intelectualismo reverberando, pero en realidad ella no sabe bien de lo que habla, solo imita a sus compañeros de estudio y utiliza en su boca palabras que escucho de otros, porque le da pena darse cuenta que no es muy lista. Ella mantiene la cabeza muy erguida y contesta en voz pausada cuando no tiene ni puta idea de que le están hablando. Solo es feliz cuando la toman como un barrilete en alguna cama barata y jadea deliciosamente hasta descargarse toda en sus jugos, y le da lástima de ella misma porque siente que es lo único para lo que es buena. Y eso la asusta. Tu sabes, esa sensación extraña de... La forma en que nos arrancamos la piel. La manera en que vivimos en un mundo de irrealidades baratas. Esa dislocación del sentido detrás de nuestros egos ridículos. Todo, todo eso es una pérdida de tiempo imperdonable. Tarde te darás cuenta que todo eso que ganaste hoy no es nada. No vale nada. No es ni mierda. Solo queda el deseo en ti de no ir a casa, pero ¡Sorpresa! Tienes que ir allí porque no tienes más nada, y reniegas de tu suerte, pero te vas para tu casa. Y yo no sé si reírme de ti o sentirme mal, pero soy tan incorrecto que cualquier cosa que piense o diga, sé que es una equivocación. Soy como un cometa fugaz que no deja traza. No me prestes atención, soy un error del tiempo. Un tumor de humanidad. Un total desastre. Tu sabes, esa sensación extraña de...
  • 76 EL BLOG Voy a escribir un blog y te voy a seguir por siempre. Voy a publicar esas cositas tan “Geniales” que se me ocurren y te voy a comentar todas las entradas que publiques. Voy a mostrar algo de lo que siento, mientras aprendo a fingir que no veo todas esas moscas muertas que se unen y forman palabras, y esas palabras se convierten en las cosas que tú escribes. Pero yo diré que es magnífico. Yo voy a escribir un blog y te voy a seguir por siempre. Y otra cosa: Jamás voy a mostrar lo que siento. Te regalare algunos gif de esos que se mueven y te cambiare la plantilla. Te recomendare en la red. Te subiré videos autobiográficos. Y también trabajos fotográficos. Y todo lo que escribes por todos lados. Y tu facebook. Y tu twitter. Mientras te revuelcas en la vulgar fantasía de que eres la parodia del artista. Porque así no tengas talento, y creas que con intentarlo una vez es suficiente, la facha lo hace todo. Eres una invención de internet. Nadie te podrá tocar, ni oler, ni sentir, pero allí estas, abriendo camino a punta de fe, la fe de creer que si sabes lo que no sabes. Eres increíble, tanto, que voy a escribir un blog y te voy a seguir por siempre. Pero no me convences…
  • 77 BAGATELAS No es importante ya, el cómo ni el por qué de todo. Eso ya son bagatelas para mí. Solo espero el nuevo día. Nada más. Solo quiero estar encerrado en mi casa. Solo quiero descansar. Y si el olvido de los montes llega a mí, pues que así sea. Y si el trinar de las aves no vuelve a pronunciar jamás mi nombre, pues que se le va a hacer. Si la sal del mar rechaza mi cuerpo cansado, después de estos doscientos años, pues no me voy a morir de pena. Todos los rayos del sol pueden pasar por mi lado, sin ni siquiera inmutarse con mi pobre presencia, y ya no me importa. No hay secretos en esto. Todo en este mundo ya son bagatelas para mí. Los caracoles, el trafico, la madrugada, el frio, los recuerdos, mi presente, la humanidad, el odio, la vieja melodía, los corales, las palabras. Todo ya son solo bagatelas para mí. Incluyéndome.
  • 78 POR SIEMPRE Ahora que veo todo lo que es para siempre, me parece que no es para tanto. Toda la vida no es más que un momento, un leve instante, y si dicen que eso es para siempre, no me parece que sea tanto tiempo. Yo vivo mi vida hoy, igual que antes, igual que siempre, aunque ese siempre sea un tiempo, no mucho, pero tampoco es tan poco. Y no me voy a quedar toda mi vida buscando lo que es para siempre entre tristezas y alegrías, ni tampoco recordando ni olvidando, porque en esas, uno se puede quedar así para siempre, y esto, no es más que un rato. Además, lo que es para siempre se parece sospechosamente mucho a la eternidad, y yo me parezco más a una rata callejera. Y las ratas no duran mucho tiempo, aunque no tienen religión, no arman guerras, ni sufren de amores. Y esas cosas, a pesar de que finalmente pasan, si que duran para siempre, y eso, es mucho para mí.
  • 79 LET GO! Vamos a hacer un llamado. Un llamado a las entrañas dormidas de las amantes que aun no se han entregado. Un llamado a los libros que duermen perezosos en las mentes de los escritores que aun no saben que lo son. Vamos a citar aquí a los vientos y los rayos de sol que dios nos esta debiendo después de tanta sombra y lluvia en nuestra alma triste y partida. Esto es un aviso para que las risas lleguen hasta aquí, y nos asfixien y nos arrollen salvajemente. Vámonos a un mundo sin gobiernos y sin leyes, donde solo exista nuestro amor. Guardemos un minuto de silencio, que dure para siempre. Limpiémonos la pena y salgamos a caminar descalzos. Que los pájaros canten nuestra canción favorita. Que la vida siga chorreándose divertida a cada paso de nuestra vida. El fin es el comienzo. Aquí y allá. Busquemos la felicidad. Y que no nos haga falta el aire. Ser feliz, no cuesta nada…
  • 80 EL VACIO El vacio es un lugar de sentimiento incontenible. El vacio es ese punto en el que empiezas a caer y sientes que no puedes llegar a tocar fondo. Y es que hay tanta inmensidad cuando sentimos que estamos perdidos del todo, aquí, en este mundo, y más aun cuando se siente la ausencia de todo eso que amamos. De todo eso que encontramos y perdemos una y otra vez. Porque siempre estamos solos. Rodeados de gente pero solos. Amados por tantos otros, pero siempre solos. Al final siempre nos quedamos solos, allá, en la muerte, después del final, siempre estamos solos. Pero siempre queda ese ápice de esperanza de encontrar en alguna parte, en otros vacios incluso, una voz que se convierta como un sentimiento que nos ayude a abrir los ojos. Encontrar ese algo en la vida que nos impulse siempre a seguir y no parar jamás la lucha. Un guerrero nunca detiene su marcha. Ni siquiera ante la muerte.
  • 81 JUGUETE Como un juguete multifuncional que venía de un futuro ya no tan lejano, me quede arreglando mi habitación y despeje esa ventana que daba junto al lupanar del mundo, que es la envidia incontrolada. No me acuerdo bien ya de los detalles que dieron lugar a los extraños sucesos. Solo ese olor a cromo quemado. Solo esa persistente sombra rancia dentro de mi cuarto. Solo ese pasadizo secreto entre mi alma y mi conciencia, siempre lleno de trampas mortales. Lleno de angustias innecesarias. Y una voz extraña retumba hermosa y siempre dice: - ¡Te vez tan bien! Siempre he sido como un niño lleno de dolor, lastimado y quebrado por dentro. Pero esas palabras se juntan y me repiten divinamente: - ¡Te vez tan bien! Y yo creo que no soy el mismo. El sol ya se apago. La luna no se asoma. Y el himno de la madrugada se diluyo entre el espejismo sonoro de la nada. Y era yo quien pronunciaba esas palabras mirándome al espejo. Soy un juguete de mi mismo. Soy mi voz, que vive en Off.
  • 82 MI JUVENTUD Tengo la arrogancia de mi juventud a flor de piel. He estado en muchas partes, y he conocido mucha gente, y he aprendido y he enseñado. Y he amado. Conocí a muchas mujeres antes de amarte. Ellas me enseñaron a amar y a odiar, a todo pulmón y en secreto. Ahora estamos juntos, yo y mis tontas ideas, y tu con tu entera belleza y tu altivez inmaculada. Yo con mis viejos trucos y tú con tus caricias de porcelana. Te hago reír, somos felices así y nada puede detenerme, estoy entero, vigoroso y el mundo me pertenece. Pero, ¿Me amaras cuando mi juventud se haya retirado de mi cuerpo y las edades cubran mi cabeza y dejen mi cabello blanco? Los tiempos cambiaran y los amaneceres serán de otros colores. Aprenderé de mis errores finalmente y los vicios que siempre me han acompañado allí estarán, como parte de mis rituales. Como partes de mí. Seré un poco más sabio y por lo tanto hablare menos y mis manos temblorosas tal vez ya no puedan escribir mas ¿Me amaras cuando todo eso pase? Las líneas de expresión abran cavado muy hondo en mi rostro y de sus surcos se formara mi nuevo rostro, que no será el de mi juventud, y solo que quedara de el un leve destello de lo que fui, aunque mi mirada será siempre la misma, y se iluminara cuando te vea, así pasen encima de mi todos los tiempos y todas las edades de este mundo. ¿Me amaras cuando todo esto ocurra? ¿Seré siendo
  • 83 para ti todo lo que soy en este momento? ¿Me amaras cuando ya no sea el joven que ves ahora? Mis pasos se harán más lentos y distantes y dormiré más de la cuenta. Seré un extraño para todos los que vi crecer y por alguna razón buscare más a Dios. ¿Me amaras cuando ya no pueda depender de mi mismo? ¿Me amaras cuando la muerte venga a espiarme todos los días? ¿Me amaras cuando todo esto pase? ¿Me amaras cuando ya no sea el joven que ves ahora? Yo sé que si. Siempre es hasta la muerte. Yo sé que me amaras. En el más acá y en el más allá. Yo se que lo harás. Yo se que tu lo harás.
  • 84 QUISIERA SER UN GATO Yo soy el día gris que en la ciudad nadie quiere ver. Tengo esta mente pueblerina en medio de una gran urbe. No puedo pedir ningún por favor, porque se acabaron los tickets para mí. Solo voy de un lado a otro, completamente amargado y cansado, como nunca en mi vida. Quisiera ser un gato. Quisiera ser un chiquillo. Yo quisiera estar muerto… Mañana será otro día igual de tremendo a este. En mi vida nunca ocurre nada. Soy como pasar miles de páginas iguales, todas en blanco, aburridas y con olor a naftalina. Quisiera ser un gato. Quisiera ser un chiquillo. Yo quisiera estar muerto…
  • 85 BUS PSICOTROPICO Observar aquí pueden como, bus dentro de pequeño un estamos. Dimensión capsula de una como casi otra, de cúspide en mágica la de una cemento montaña. Alrededor son los espejismos solamente casas, que observar y personaje pueden el sentado, existido ha jamás. Tomada jamás y fue imagen es, desvarió es el mente de la este, tomado dentro de forma a ustedes que. Gnothi seauton. Nihil obstat. Carpe diem
  • 86 VERDUGO “Lleva siglos escondido debajo de tu piel. Sigiloso entre las fibras de tu mente. Absorbiendo la sal de tus entrañas. Juagando con tus más oscuros pensamientos. Te envuelve entre sus risas milenarias. Se oculta entre tus sueños. Te hace ponerte más y más viejo. Nunca se ha ido. Nunca se ira. Aparece de la nada y se esfuma del planeta. Nunca lo has visto y nunca lo veras. Lo llevas marcado a fuego entre tu carne y no lo sabes. Y le huyes. Has corrido muchas vidas y el te sigue, aun paso de ti nada más. Has gritado de dolor y el te ha desgarrado el alma sin piedad. El nunca te olvida, solo te deja descansar un tiempo para volver a levantarte hasta dejarte caer al vacío de tus miedos como un lastre atado a tu fe que no puedes ver. Como una vieja herida que nunca sana. Sin el no existirá tu fuerza. Sin el no existiría el amor que nace en ti. Sin el no sabrías levantarte de nuevo. Sin él no entenderías del perdón. Solo el te enseña de verdad las lecciones de la vida. Solo el te muestra la realidad. El se encargara de poner a prueba tus doctrinas. El pone al descubierto tus errores y tus debilidades para ayudarte a crecer. Entonces ¿Por qué vives rechazando su llegada? ¿Por qué lo alejas de tu mente y lo deshechas? ¿Por qué te asusta su presencia? ¿Qué temes descubrir al convivir junto a el? - Preguntaba aquel hombre - Lo único que se es que yo no soy el que sufre en este momento y tú sí. – Dijo el verdugo a su víctima antes de cortarle la cabeza.
  • 87 VAGON 5 INDIOSINCRATICOS
  • 88 LA ILIADA El pueblo se inundo tremendamente después de la terrible ola invernal que azoto al país. La gente lo perdió prácticamente todo. Se quedaron en las vías del tren, durmiendo y viviendo a la intemperie, mientras esperaban la ayuda del gobierno. El presidente prometió girar dineros para estas personas, pero los meses se fueron acumulando en el desván del tiempo y la ayuda no llegaba. Cada vez que se comunicaban les pedían los mismos datos, pero la respuesta era invariable: “Usted no tiene giro para reclamar” Pero en las noticias siempre decían que esos auxilios ya habían sido girados. Los habitantes del pueblo empezaron a sospechar de los funcionarios del banco. Se reunían en las noches para debatir que podían hacer para acceder a esos recursos, pues estaban muy mal económicamente y temían que se estuvieran robando su dinero los pillos que trabajaban en el banco. Finalmente decidieron reunir los pocos pesos que les quedaban y regalarles a los empleados del banco un gran cajón lleno de viandas, que en realidad no eran sino los pocos mercados que les quedaban a estas pobres gentes. Debajo de los mercados iban escondidos tres habitantes del municipio que debían salir del gran cajón después que hubiesen cerrado el banco para sacar el dinero y llevarlo a la comunidad. Y así lo hicieron. Llegaron arrastrando esa enorme caja un viernes justo antes de cerrar el banco. Los empleados, afanados por irse y sorprendidos con el inusual obsequio,
  • 89 lo ayudaron a entrar a las instalaciones agradeciendo felices y diciendo que el Lunes abrirían la caja y la revisarían. Los habitantes sonrieron por lo bajo satisfechos. Esa era la idea. Dentro del cajón los tres hombres, apretados y en la total tiniebla, decidieron encender una vela que llevaba uno de ellos para poder ver algo. Había pasado ya varias horas y necesitaban salir. Uno de ellos encendió la vela y la pego en la base del cajón, mientras intentaban buscar la barra de hierro que llevaban para forzar la madera y poder salir, con tan mala suerte que el cajón empezó a quemarse y en medio del caos, no encontraron la dichosa barra. El banco se incendio, y justo ese día unos minutos antes habían llevado el dinero de las ayudas humanitarias. Los tres hombres murieron quemados, el dinero se quemo también y la gente se quedo sin sus amigos, sin el mercado y sin el dinero. Al caído, caerle.
  • 90 SEÑOR TENDERO Señor tendero, tenga usted un muy buen día. ¿Cómo ha estado? ¿Cómo van esas ventas? Yo espero que muy bien, pues en parte, es por eso que estoy acá. Por favor levante las manos y permanezca en silencio. Esto es un asalto. Como puede ver, esto es un revolver con silenciador, así que por favor no vaya usted a cometer ninguna estupidez o acto insensato que le pueda llegar a costar la vida. Yo le comento que a mí en realidad, poco o nada me gusta trabajar. Mi familia esta pasando por un momento un poco complicado, pues mi padre se enfermo y no pudo seguir trabajando y mi hermana la mayor, se quedo sin empleo la semana pasada, porque liquidaron la empresa en la que estaba. Por estas razones, que para mi son razones de peso, le pido el favor que coloque usted el dinero en esta bolsa que traje. Por favor deje usted todo lo que sean monedas en el fondo y coloque encima los billetes. Es que no me gusta que se arruguen. Yo le agradezco señor tendero su amable cooperación para conmigo y yo le aseguro que si me va bien en la vida, y todo sale como lo estoy planeando y consigo mucho dinero, voy a venirle a devolver este que hoy me estoy llevando. Por favor entre acá al fondo de la bodega de la tienda, yo cierro con cuidado y en una hora aproximadamente la policía va a venir a sacarlo. No se preocupe, yo mismo los llamo, no es que usted se vaya a quedar allí indefinidamente. No señor, ni más faltaba. No dude usted de mi
  • 91 sentido de humanidad. Si algo aprendí yo en la vida fue a sentir empatía por los demás personas. Así que despreocúpese, que yo me encargo de todo. Gracias por su gentil cooperación. Mucho gusto y que este muy bien, señor tendero...
  • 92 GUSANOS Un día los gusanos se atrincheraron en un rincón del jardín para una junta urgente. Resulta que dos días antes habían llevado una gallina que se los estaba comiendo y estaba escarbando y destruyendo el imperio que con tanto esfuerzo, les costó crear. El gusano más viejo de todos, tomo la batuta e indicio que la única manera de acabar con esta situación, era matando a la gallina. Se busco, por horas, la manera de acabar de una vez con su enemigo. Se propuso cavar un hueco muy profundo donde la gallina cayera y no pudiera salir de nuevo, pero les pareció que eso tomaría mucho tiempo y esfuerzo, entonces desecharon la idea. Otros gusanos dijeron que lo mejor era utilizar algunas cuerdas y esperar que la gallina estuviera desprevenida y atarle la cuerda al pescuezo y ahorcarla, pero para eso tendrían que treparse algunos gusanos a un árbol y todos sufrían de vértigo, entonces tampoco. Uno de los gusanos dijo que lo mejor era inundar el jardín y que la gallina se ahogara, pero al hacer esto, los gusanos que tuvieran su hogar más cerca a la superficie lo perderían todo entre el barro, y estos no estuvieron de acuerdo. Finalmente el más anciano de los gusanos propuso envenenar a la gallina, pero para eso, uno de los gusanos debería tomarse una gran cantidad de veneno y ofrecerse para ser devorado por la gallina, al esta comerse al gusano, se tragaría también el veneno y moriría, la pregunta era: ¿Quien se ofrecía a envenenarse y dejarse tragar?
  • 93 Murmullos y quejas salieron de todas las bocas de los gusanos: Unos argumentaban que eran muy jóvenes para morir, otros que tenían familias que mantener, incluso los más viejos rehusaron pues alegaban que en su sociedad, la experiencia y sabiduría de sus cabezas era intangiblemente necesaria y no podían privar a toda la colonia de sus opiniones e ideas. Se genero un gran alboroto y todos los gusanos empezaron a moverse, enroscándose y desenroscándose según sus estados de agitación. Esta actividad llamo la atención de la gallina que llego al rincón y se dio un gran banquete con todos los gusanos del jardín. En tierra revuelta, gallina afortunada.
  • 94 RIO RECIO Choque furioso de piedras contra piedras, mientras yo trato de cruzarlo a nado, sin saber nadar. Ahora estoy del otro lado y desde acá presiento que se me quedo el pasado en la otra orilla. Los chicos se peinan con cera el cabello, usan zapatillas de marca, van a sitios de moda, pero a la madrugada, siguen volviendo al suburbio. Al pequeño barrió de casas pobres y sin pintar. Ahora voy con mis ropajes húmedos y gastados, en un galopeo cansado, como mi sangre, vulgar para el color de estos parajes. Todo es una corriente, y todos se dejan llevar distraídos por la fiesta de querer ser como otros, vivir las vidas de otros, usar las palabras de otros. Y yo quiero que no me dejen entrar. Yo no quiero tener ese peinado. Yo aprendí bastante de las frases hechas. Yo deseo andar descalzo. Están sonando los bajos y los agudos de esa fiesta. Suena un bullicio y unas risas de falsa alegría retumban. La gente se abraza, pero no se ama. Los chicos se besan, pero no se conocen. La gente gasta su dinero en alcohol y drogas, y se emborracha y se enloquece, pero en su casa ya no hay nada con que cocinar mañana. No hay comida, pero ellos se están divirtiendo mucho. Y yo estoy allí, al frente, pero no quiero entrar. Y la puerta nunca se abre. Por suerte para mí…
  • 95 MI PUEBLO Se ven las sombras por la pendiente que queda justo en la entrada del pueblo. El sol revienta el asfalto lleno de nostalgias descontroladas, por donde nunca se ve llegar el futuro. Es como reventarle las cuerdas a un violín. En el vapor del calor, se siente el paso pesado de las sombras de aquellos arrieros que vivían en un tiempo mejor. La vida no costaba casi nada. Pero ahora las fiestas son como un veneno que se escurre por la piel de pueblo. La gente son las moscas carroñeras del terruño. El pueblo se va a acabar, decía un chico tonto y paranoico, al que nadie le hizo caso. Veo caer las hojas de su última estación. Se sienten los cascos golpeando la boñiga seca de las calles del pueblo. Ya viene la historia a ajustar cuentas. Ahora todos están escondidos debajo de sus mesas de domino. Los viejos lloran de alegría. Los chicos no pueden twittear. Y todos tienen miedo. Y las chicas quieren vivir el mundo glam mientras le dan una estúpida vuelta al obelisco del parquecito ese de arboles viejos y torcidos. Los chicos quieren comprar una moto para recorrer a alta velocidad las cuatro calles que tiene el pueblo. Y todos sueñan con ser como la gente de otro lugar. Y los ancianos solo quieren sentarse en las bancas de ese parque a estirar el pellejo y recordar que en ese lugar, desde hace décadas no pasa ni mierda. Son las cosas de mi pueblo. Soy un producto de ese roto lugar…
  • 96 CRUCIFIJOS Menguada imagen reposada sobre la superficie luminosa. Todo el matiz grisáceo suspendido en tan profusa claridad ¿Y que son? Toda la fe flotante sobre un cadalso no imaginado. Cada cruz salta de su propio entorno y llega hasta mí. Reverberan sobre los inmaculados rostros que las observan en anhelante fervor como un kerigma inacabable. Jamás vi un calvario que anunciara tanta esperanza y calidez. Debe ser que solo en lo lúgubre encontramos la real belleza de los significados.
  • 97 GILDA Si tuviera que buscar una palabra para todas las palabras, donde se encierre toda la magnificencia de tu ser, no dudaría ni un instante en decírtelo, Gilda, abuela mía, de lo más grande que he tenido en esta vida. Para ti y solo para ti: Gracias.
  • 98 GNOMOS Y aquella luz de la mañana se empezaba a filtrar en el maravilloso mundo de los Gnomos. Todas las viandas pronto estarían puestas sobre las mesas y cada duende bailaría el vals de un nuevo día. Y allí, tímida y sonriente, se encontraba la preciosa doncella, esperando a que esa luz la irradiara para salir en su carrusel dorado en busca de la bienaventurada felicidad, que un día se fue corriendo de sus vidas dejándolos con la teatral mascara de la tristeza sobre los muros, como una rapsodia sin final, desencadenado su instinto animal. Ellos son los Gnomos. Viven debajo de los escombros. Viven escondidos en capsulas de hojalata. A veces ni comen. No hay como. Y si Dios existe ¿En donde esta? Ellos son los Gnomos. Son los niños pobres. Su voz no es un lamento, es una verdad. Son todos como almas. Ellos tal vez mueran en el vendaval. Ellos algún día serán canción… Y si Dios existe ¿En donde esta?
  • 99 MAS Mas que siempre, será nunca en la negación de lo que afirma el aire rancio de no tener más que respirar. Contacto, más que tocar, es sentir cadencias. Mordiendo bombillos más que dolor, alumbrar entrañas. Pendiendo de un hilo de cobre, más que caer, trepar más rápido. Mediodía de lluvias, más que tristeza, alegrar cosechas. Cuervos de pánico, más que un mal presagio, un instante bajo el sol del desierto. Melodías de un sitio, más que escuchar, apretar el contacto. Rezagos de luna roja, más que lectura, fantasías para aprender. Mas que una opinión, una palabra, el grito de una generación. La mía. La generación perdida. La más.
  • 100 LOS NIÑOS DE SAN VICTORINO Los niños estaban allí en medio de la calle, realizando bailes, haciendo malabares y corriendo alrededor de los automóviles pidiendo alguna moneda en retribución a los actos realizados mientras el semáforo estaba en rojo. Los niños trabajan en estas calles del barrio San Victorino desde muy temprano en la mañana hasta las cinco o seis de la tarde. Después se reúnen en una pequeña banca a sumar sus ganancias. Según lo recibido deciden si se van para sus casas o si por el contrario deben quedarse por allí un tiempo más para completar el dinero necesario. Entonces estos niños de ropas de colores guardan su indumentaria y sacan de sus bolsos pequeñas navajas. Los niños se revuelven entre la gente a ver que cartera pueden rapar, que bolsillos pueden desocupar sin que la gente se de cuenta o si es necesario abordar algún peatón y amenazarlo con sus navajas mientras cometen algún atraco. Así funciona el sistema de los niños de colores del barrio San Victorino. Por eso tengan cuidado cuando vayan por allí. Niño que hace maromas, lo va a robar.
  • 101 MENTALIDAD GANADORA Yo lo vi en televisión. Era la prueba para decidir la medalla de oro en patinaje de los juegos olímpicos. El colombiano avanzo raudo y veloz por la pista y al llegar a la última curva vio que todos los demás competidores iban rezagados. Su emoción se volvió incontenible y empezó a levantar los brazos mientras agradecía al cielo la futura medalla de oro que ya iba directo a su cuello. La gente y los locutores, exasperados, le gritaban que avanzara hacia la meta y que después celebrara, pero el patinador estaba en su momento personal de gloria y no presto atención. Justo antes de cruzar la meta otro patinador estiro su pie y quedo de primero. El colombiano se tomaba la cabeza a dos manos. No lo podía creer. Había perdido. No hay que ensillar las bestias antes de tenerlas.
  • 102 LA POSTAL “…Como pueden observar, esta casa está hecha de sueños ahogados por la realidad, con tejas del más hermoso zinc, que resaltan, sin duda alguna, la hermosa textura de los troncos de guadua, cortados al estilo post-modernista de estas épocas. La parte superior ataviada con plásticos extendidos. Los cuales impermeabilizan el interior, y reforzados además, con piedras calizas traídas exclusivamente del caño de aguas sucias que se encuentra a pocos metros de esta vivienda. Lugar donde llegan todas las basuras de la ciudad. Además el entorno es encantador: Malezas, árboles frondosos, culebras y desolación. Si observan con atención, verán a un hermoso niño con sus ojos abiertos de par en par en la entrada del umbral. Tal vez espere la llegada de un porvenir que se ha tardado ya mucho tiempo. Solo espero, que este niño no muera de viejo sin verlo llegar. Les envió esta postal para que la coloquen junto a las otras para ir completando la hermosa realidad de este país…”
  • 103 OBELISCO Obra en cemento solido, concebida para el parque central del Líbano Tolima. Escultura minimalista de fuerza y poder extremados, erigida para custodiar los restos del fundador del pueblo, general Isidro Parra. Monumento capaz de transformar enteramente las relaciones en el lugar en donde sea situado. Es un obligado punto de referencia y encuentro en este municipio. La gente se sienta alrededor del obelisco para hablar, pensar o simplemente ver pasar el efímero tiempo a su alrededor O Tempora! O Mores! Que no cambien jamás.
  • 104 LA MANO Y entonces, a tientas, esa mano buscaba en una cruz, la emancipación de todos sus males. Soñaba con encontrar el paraíso terreno, aunque abrigaba la posibilidad de que en realidad lo que fuese a encontrar fuera algo más que eso. Indagaba el espacio a tientas, ya que esta mano tenía la visión obstruida por el cadarzo mismo de este mundo. Pero lo que esta mano no sabía era que la cruz ya estaba en ella misma, entrelazada con sus dedos desde siempre. Y es que la mano es tan torpe, que ha buscado por siglos en lo inalcanzable, lo que ha adquirido al nacer, por derecho propio
  • 105 A LA ELECTROACUSTICA Yo no creo en las coincidencias. Por eso esa mañana me levante temprano y me quede mirando un pedazo de calle desierta. Saque las bombas del viejo sótano húmedo de la casa de mi bisabuela y me senté allí a esperar la hora del destino. Los policías vinieron con propuestas seductoras y la ambulancia del sanatorio mental también estaba lista. Pero yo sabía bien que eso no podía ser ya. Me arrodille por última vez y levante la mirada en plegaria piadosa para la virgen del Carmen electroacústica. Después me acerque al detonador y lo tome con fuerza entre mis manos. Todos se largaron a correr y todo lo que se escuchaba en aquella calle era mi voz contando: "Diez, nueve, ocho, siete, seis..."
  • 106 … …entonces, unos muy pocos días después de escribir esto, llego el reconocimiento, el amor, la felicidad, la amistad, la salud, el éxito total, y hasta llego muchísimo dinero. La vida me había cambiado para siempre y me convertí en alguien enormemente feliz, junto a mi familia, a todos los que amo. Llego el reconocimiento por mi obra, mis libros, mi música. Y todo fue perfecto para siempre. Compre la casa de mis sueños, en fin, todo lo que quise y pude ayudar a otros a ser felices también. Qué lindo es todo así, para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para pre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siempre. Para siem
  • 107 Otras obras del autor Lapidario Voces Profanas El Jardín Bosqueletras Historias Del Chimbilax (O La Estatua Del Ángel) Jackeline Fue Una Amiga Mía Imelda La Corbata Del Viajero Yanioska Un Misil En Tu Placard Gatos En El Suelo Luciérnaga Lunática Mi Otro Yo Viene De Otro Los Corazones Ocultos SYS Para Nadie La Virgen Del Carmen Electroacustica
  • 108 Esta obra esta protegida bajo una licencia de creative commons Todos los derechos reservados © 2013