40163340 la-fisica-antes-de-los-griegos - copia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

40163340 la-fisica-antes-de-los-griegos - copia

on

  • 7,335 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,335
Views on SlideShare
7,334
Embed Views
1

Actions

Likes
2
Downloads
105
Comments
0

1 Embed 1

http://www.facebook.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

40163340 la-fisica-antes-de-los-griegos - copia 40163340 la-fisica-antes-de-los-griegos - copia Document Transcript

  • La Física Antes De Los GriegosAl inicio de los tiempos comenzaron los fenómenos naturales, que moldearon y dieron lugaral universo y a todo lo que existe en el.El ser humano al observar estos fenómenos comenzó a hacerse preguntas sobre el porqué delos mismos.Al ser curioso por naturaleza, el ser humano empezó a formular explicaciones para poderentender estos sucesos: El día, la noche, la lluvia, las erupciones volcánicas, los eclipses, etc.A estas interrogantes muchas veces las respuestas eran atribuidas a divinidades.Más tarde estos pensamientos dieron el origen a la filosofía de la naturaleza o la filosofía de lafísica.Estos pensadores se enfocaron en las observaciones de la naturaleza, los cuerpos y el sersiendo solo basado en consideraciones filosóficas y no en verificaciones experimentales lamayoría de estos pensamientos fueron erróneos aunque pasaron cientos de años para que sepudieran desechar.Estas falsas interpretaciones fueron la base de la física actual.Entre las primeras cavilaciones que aportaron conocimientos a la física destacan los chinos,babilonios, egipcios y mayas, que alcanzaron éxitos notables en la ciencia empírica de losmovimientos estelares (incluso crearon sus propios calendarios) y las matemáticas aplica.También alcanzaron alto nivel en tecnología que usaron en la metalurgia y construcción deherramientas y edificaciones. Emplearon maquinas simples.Durante los griegosLas antiguas civilizaciones orientales realizaron algunos avances en el dominio de la física yllegaron a conocer intuitivamente las leyes mecánicas sobre la cuña, el plano inclinado, etc.El punto inicial lo marcó Aristóteles ya que, fueron los griegos quienes establecieron susprimeras bases científicas. Veamos algunas aportaciones griegas:Demócrito (480-361 a. C.): dio un gran avance teórico en relación a la constitución del átomo.Arquímedes (287-212 a. C.): estableció las leyes de la palanca y dio origen a la hidrostáticacon su famoso principio, relativo a la acción del agua sobre los cuerpos sumergidos en ella.Heron (284-221 a. C.): se ocupó de la mecánica, construyó un aparato llamado eolípila, unantecedente de la máquina de vapor.
  • Durante los griegos. • A los griegos se les atribuye la invención de la filosofía natural. • Muchos filósofos se encuentran en el desarrollo primigenio de la física, como Aristóteles,tales de Mileto entre otros. • Sin duda un bosquejo de la ciencia se inicio en Grecia con los primeros grandespensadores griegos. • Sus explicaciones eran divinasARQUIMEDESFue el más importante de esta época, escribió importantes obras sobre geometría plana y desespacio, aritmética y mecánica, definió la ley de la palanca, y se le reconoce como el inventorde la polea compuesta, invento el tornillo sin fin, descubrió la ley de la hidrostática: dichoprincipio establece que todo cuerpo se encuentra dentro de un fluido experimenta a un empujevertical hacia arriba, que es igual al peso del fluido desalojado por dicho cuerpo. Su famosafrase es “dame un punto de apoyo y moveré la tierra”TALES DE MILETOPrimer filosofo griego que intento dar una explicación física del universo • La tierra para él era un disco plano cubierto por la semiesfera celesta flotando en unocéano infinito. • Para el todo nacía del agua, la cual era el elemento básico del que estaban hechas todas lascosasARISTOTELESAristóteles tenía la falsa creencia de que todos los cuerpos caían en tiempos distintos debidoal peso que tenían. Aristóteles era muy respetado por sus contemporáneos. Escribió un librode óptica geométrica.
  • La Física Durante Los GriegosLa Fisica En La Edad MediaLa Física en la Edad Media y los siglos XV, XVI y XVI El vector posición de cualquier planeta respecto del Sol, barre áreas iguales de la elipse entiempos iguales. Dicho de otra manera, los planetas avanzan más rápidamente cuanto máscerca se encuentren del sol. Para cualquier planeta, el cuadrado de su período orbital es directamente proporcional alcubo de la distancia media con el Sol. Lo que en lenguaje de a pie quiere decir que cuantomás lejos está el planeta del Sol más tiempo tarda en dar una vuelta –el planeta Tierra tardaun año; Plutón, el más alejado, tarda unos 248 años y medio-, y además la relación entre esadistancia y el tiempo es proporcional.En 1609, Galileo Galilei, observando a través de un telescopio las fases del planeta Venus,pudo confirmar el sistema heliocéntrico. La otra gran hazaña de Galileo fue demostrar que, encontra de los postulados de Aristóteles, todos los objetos tardan lo mismo en caer, y que suvelocidad al hacerlo aumenta de forma uniforme. Éste concepto puede resultar extraño.Podemos preguntarnos en un ejemplo extremo ¿Tardarían lo mismo en caer desde lo alto de latorre de pisa una esfera de plomo y otra de goma espuma? La respuesta es rotundamente sí,incluso un piano y una mandolina tardarían lo mismo en caer. La diferencia en la naturaleza lamarca el rozamiento del aire, que frena las caídas de todos los objetos dentro de la atmósfera,de éste modo los paracaidistas no se estrellan contra el suelo. La tierra atrae con igual fuerza ala esfera de plomo y a la pluma, pero el rozamiento del aire hace que la pluma caiga máslentamente. Galileo murió en una villa de Florencia, habiendo sido obligado por lainquisición a renunciar a sus ideas por considerarlas heréticas.La Historia de la Física está llena de grandes científicos como Galileo, Newton o Einstein,cuyas contribuciones han sido decisivas.
  • LA FÍSICA GRIEGA COMO LA BÚSQUEDA DEL ORDEN ÉTICOÍndice 1. Introducción 2. Empédocles: la física entre el mito y la ciencia 3. Aristóteles: la física del orden 4. Epicuro: la física del individualismo 5. Conclusión 6. Bibliografía1. Introducción La Física, si nos atenemos al estricto sentido etimológico del término, fue concebida porlos griegos como una manera de conocer la fu,sij (phýsis), es decir, la Naturaleza. No esnuestra intención en el presente trabajo explayarnos acerca de todo lo que el concepto de fu,sijrepresentaba para la mentalidad helénica; nuestro interés radica en exponer cuál fue elpropósito con el cual los grandes sabios griegos encararon su estudio. Dicho propósito semanifiesta en que, aunque cada pensador propuso teorías o concepciones de la Naturalezadistintas y a veces contrapuestas a las antecedentes, todos sin excepción abordaron el estudiode la Física como la búsqueda de un orden, de un principio inherente al universo que hace queéste sea un ko,smoj (cosmos), un todo ordenado en vez de un ca,oj (caos), una falta desentido. Búsqueda tempranamente comenzada por aquellos filósofos-poetas como Hesíodo,quien recurre al mito para intentar una explicación del origen del universo como obra deldesignio ordenador de los dioses. Sin embargo, esta búsqueda de un principio ordenador no reconocía en la Antigüedad losmismos motivos y objetivos que los que pudiéramos atribuirle hoy a la física moderna. Taldistinción es recalcada por Miguel Hernández González, para quien “La reducción del caos de las experiencias al orden, en el que todo ocurre según leyesuniversales, es producido, en el mundo moderno, utilizando como instrumento el principio decausalidad. Este concepto de causa es clave en el proceso de ordenación de lo informe, pero elsignificado que tiene dentro del pensamiento primitivo es profundamente distinto que el quetiene en nuestro sistema explicativo. La causalidad no es para la mentalidad antigua algoimpersonal, no es una respuesta a un ¿cómo? sino a un ¿quién? o a un ¿por qué?”[1]
  • De la aclaración anterior se desprende una característica fundamental acerca del verdaderofin de la Física por parte de los griegos: encontrar en la Naturaleza principios de ordenuniversales, aplicables no sólo al terreno de la materia sino principalmente a la ética. Talasociación, que hoy puede parecernos extraña, heterogénea y forzada, era para elloscompletamente razonable. En efecto, existiendo en todos los elementos y procesos de laNaturaleza una tendencia universal al orden, era lógico suponer que dichos principios seaplicaran también al hombre y sus relaciones. Teniendo en cuenta lo anterior, nuestro trabajo intentará mostrar cómo las diversasconcepciones e interpretaciones físicas de los pensadores griegos estuvieron condicionadaspor - y a la vez influyeron decisivamente en - las conformaciones socio-históricas propias desu época, incidiendo a su vez en el terreno ético. Como ejemplos paradigmáticos de esteproceso analizaremos las ideas físicas de tres pensadores que vivieron en diferentes momentosde la evolución intelectual del mundo helénico: las obras del presocrático Empédocles, Acercade la Naturaleza[2] y Purificaciones[3], la Física[4] y De Caelo[5] de Aristóteles y dos de lasobras más importantes de Epicuro, la Carta a Herodoto[6] y las Máximas Capitales[7],buscando en ellas los argumentos físicos de los cuales infirieron sus principios éticos. 2. Empédocles: la física entre el mito y la ciencia El origen de la física griega puede situarse entre los siglos VII a.C. y VI a.C. Respecto alpor qué surgió en esta época en particular los historiadores lo atribuyen a la renovación queprovocó la caída de la realeza y su sustitución por la aristocracia o la democracia, abriendo elcamino a nuevas estructuras sociales y políticas y a un cambio en el pensamiento y en lasrelaciones entre individuo y sociedad. Este cambio se evidencia en el protagonismo queadquirieron las poleis. Las ciudades, a través de su consolidación en el plano económico,militar y político, se afirmaron como lugares de actuación de los que se hallaban endisposición de disfrutar de la politeia, de los derechos de ciudadanía. Así, el siglo VII a.C.puede ser caracterizado como el punto de inflexión entre la época arcaica griega y la nuevaconformación sociopolítica plasmada en la polis. Esta nueva estructura - la polis - donde se desarrolla la faceta social y política distintivadel ser humano, está vinculada de manera inseparable a la evolución del pensamiento griegoen todos sus aspectos. Tanto la filosofía como la ciencia helénicas de la época - cuyos límitesy competencias no reconocían aún una separación clara[8] - se verán profundamente influidaspor esta concepción, y la ética será un punto central en las consideraciones de los filósofos-físicos. Esta idea es expresada por el helenista francés Jean Pierre Vernant, para quien “elnuevo modelo del mundo… es solidario de las formas institucionales y de las estructurasmentales propias a las polis”[9]. Nicola Abbagnano destaca esta íntima vinculación entre losaspectos sociales e intelectuales del mundo helénico al señalar: “Este carácter de la filosofía griega no es accidental. La investigación filosófica noencerraba, según los griegos, al individuo en sí mismo; exigía más bien una confluencia deesfuerzos, una comunicación incesante entre los hombres que hacían de ella el fin
  • fundamental de su vida y determinaba así una solidaridad firme y efectiva entre aquellos quese dedicaban a ella. De aquí procede el interés constante de los filósofos griegos por la política, o sea, porla vida social. La tradición nos ha transmitido la noticia de este interés incluso respecto aaquellos de cuya vida no nos proporciona más que escasos datos. Tales, Anaximandro yPitágoras fueron políticos. Se cuenta que Parménides dio leyes a su ciudad y de Zenón quepereció víctima del intento de librar a sus conciudadanos de un tirano. Empédocles restauró lademocracia en Agrigento; Arquitas fue jefe de estado y Meliso almirante. La inquietudpolítica ejerció después… una función predominante en la especulación de Platón.”[10] Frederick Copleston profundiza este análisis y considera que “el primer filosofar helénico, aunque obra naturalmente de individuos, fue también unproducto de la ciudad y reflejaba hasta cierto punto el imperio y la concepción de la ley, quelos presocráticos, en sus cosmologías, extendieron sistemáticamente a todo el universo… Unavez estabilizada la vida social, pudieron los hombres darse a la reflexión teórica, y durante lainfancia de la filosofía lo que primero les ocupó la atención fue la Naturaleza en suconjunto.”[11] Entre los físicos griegos, Empédocles (484 a.C. - 424 a.C.?) fue el primero en considerar ala Naturaleza de esta manera, es decir, en su conjunto. Cabe aclarar que la relevancia deEmpédocles no pasa por la creación de una nueva física, ya que en este aspecto sostuvo elprincipio de unidad e inmutabilidad del Ser tal como lo había postulado anteriormenteParménides; su tarea consistió más bien en conciliar las ideas de su antecesor con un principioa todas luces evidente: el cambio, el devenir de todos los elementos contenidos en esteconjunto denominado Naturaleza. La convicción de la unidad e inmutabilidad del Ser tal como la concibió el eléata fuereflejada por Empédocles en sus obras Purificaciones y Acerca de la Naturaleza, ambasescritas bajo la forma de poemas didácticos a semejanza de las obras de Hesíodo yParménides; en ellas expresa vehementemente: “¡Insensatos! Pues sus preocupaciones son pensamientos alicortos. ¡Ellos que se creenque en verdad puede llegar a ser lo que antes no era o que algo muere y pereceeternamente!”[12] “Pues de lo que no es, es imposible que algo nazca, y de que lo que es perezca,irrealizable e inaudito, ya que siempre e hallará, allí donde uno quiera apoyarse.”[13] Sin embargo, como dijimos anteriormente, la evidencia del cambio lo obligó a buscar unainterpretación de la Naturaleza coherente con la realidad observable. Sin transigir en elconcepto parmenídeo de la inmutabilidad del Ser, postuló que todas las cosas existentes en eluniverso, en cuanto “son”, son una unidad compuesta de una mezcla de partículas materialeselementales que en sí mismas son inmutables, y su unión o disolución es lo que el común delos mortales considera como generación o destrucción de dicha cosa:
  • “Y otra cosa te diré: no hay nacimiento en absoluto de ninguno de los seres mortales,ni tampoco consumación de la funesta muerte, sino tan sólo mezcla y disociación de lomezclado es lo que hay, y ‘nacimiento’(() es un nombre que los hombres le dan.”[14] De esta manera mantuvo en esencia el ideal de Parménides y estableció el concepto de launidad de lo múltiple y la multiplicidad de lo uno: “De esta forma, en la medida en que lo uno está habituado a nacer de lo múltiple y enla medida en que a su vez, al disociarse lo uno, lo múltiple resulta, en ese sentido nacen y noes perdurable su existencia. Mas en la medida en que esos cambios incesantes jamás llegan asu fin, en ese sentido son por siempre inmutables en su ciclo.[15] Ahora bien, aquellas partículas que se unían o separaban para formar las cosas ¿de qué secomponían? Empédocles formuló su teoría de los cuatro elementos para responder a estacuestión. Con poéticas palabras comenta a poco de iniciada Acerca de la Naturaleza que todaslas cosas del universo están formadas por una combinación de estos cuatro elementos,dándole sus particulares propiedades la diversa proporción de éstos en su composición: “Las cuatro raíces de las cosas todas escucha primero cuáles son: Zeus resplandeciente,Hera dispensadora de vida, así como Aidoneo y Nestis, que con sus lágrimas empapa elmortal hontanar.”[16] Pocos versos más adelante dejará este lenguaje esotérico y aclarará a qué elementos secorresponden estas cuatro divinidades en su esquema físico: “Como ya dije antes, al declarar los lindes del relato, doble es la historia que voy acontarte. Pues unas veces creció para ser uno, de múltiple que era; otra, por el contrario, deuno que era se disoció para ser múltiple: fuego, agua, tierra y la enorme altura del aire…”[17] Empédocles dio un paso importante en la Física al proponer esta teoría de los cuatroelementos ya que el juego de interacciones entre ellos permitía explicar - con mayor o menorsatisfacción - una variable que incluso para los físicos de siglos posteriores era motivo dediscusión: el cambio. De una forma simple, el cambio de cualquier ente, desde un árbol hastauna montaña, podía ser entendido como una alteración en la proporción de alguno de estoscuatro elementos presentes en su composición. Sin embargo, planteada esta respuesta, se abrióun nuevo interrogante. ¿Qué o quién determinaba las reglas de este eterno juego deintercambios elementales? Dicho de otra manera ¿dónde estaba el principio de orden en elsistema cosmológico del agrigentino? Puesto que el azar era una idea inconcebible para lamentalidad griega Empédocles estableció como principio de orden a dos fuerzas antagónicas,el Amor y el Odio, que tienen como función actuar sobre los cuatro elementos que componenel universo uniéndolos en armonía, en el caso del Amor, o separándolos en el caso del Odio.Cabe aclarar que aunque Empédocles denominó a estas dos fuerzas con nombres que aluden apasiones o emociones esto no significa que le hubiera atribuido a la fu,sij, al mundo físico,una personalidad que le permitiera actuar de forma intencionada o conciente, como haráPlotino en pleno auge del neoplatonismo.
  • Según Empédocles, estas dos fuerzas operan de manera cíclica. Al comienzo de un cicloexiste una mezcolanza indeterminada de los cuatro elementos reunidos en una forma perfecta,la esfera - idea que acusa la influencia parmenídea - gobernada por el Amor. El Odiorondaría en torno de esta esfera, tratando de introducirse en esta unión, y cuando lo logracomienza la fase de desintegración de las cosas constituidas por los elementos. En algúnmomento, esta fase llegará a su fin con el triunfo absoluto del Odio: cada partícula se reunirácon sus semejantes y la separación de cada elemento por su lado destruirá al universo talcomo lo conocemos. Sin embargo, en este punto el Amor recomienza su tarea integradora y elproceso se revierte hasta volver a la perfecta unidad y armonía primeras. Estos ciclossucesivos no han tenido un comienzo ni tendrán un final. Hemos dicho anteriormente que las obras de Empédocles están escritas en el mismo tenorque las obras de Hesíodo y Parménides. Suponen la concepción del universo en base religiosa,acusando la influencia del pitagorismo, al cual adscribía. Tanto Acerca de la Naturaleza comoPurificaciones pueden ser vistos como obras separadas, pero la característica unidadconceptual del pensamiento griego obliga a considerarlas en conjunto, lo cual otorga unaventaja importante: permite apreciar cuál fue la postura ética de este pensador, derivada de suconcepción de la Física. Así, el propósito de la primera obra pretende ofrecer una explicaciónacerca del origen, composición y funcionamiento del universo, da cuenta de su orden, de susentido cósmico aludiendo precisamente a la noción de ko,smoj como orden; la segunda ve enel universo una armonía que debe ser interpretada en clave religiosa, la cual implica unarespuesta ética del hombre como parte de este orden. La teoría de los cuatro elementos quehan de estar en armonía tendrá amplia repercusión en la filosofía griega posterior. Utilizandootros términos Empédocles considera al hombre un microcosmos, concebido como resumencompleto del universo o macrocosmos, una suerte de mundo microscópico, dado que contienelos mismos elementos. Entender esto es fundamental para comprender cabalmente cuál fue el propósito principaldel estudio de la Física por parte de los grandes pensadores griegos. Su intención no eraresponder a una simple curiosidad acerca del cómo, tal como explicamos en la introducción,sino inferir a partir de la observación de la Naturaleza el por qué y el para qué y extender estafinalidad a la conducta humana como parte de este orden cósmico. Este objetivo - lacontemplación de las causas naturales como referentes de los principios éticos - es mostradopor Empédocles al final de Acerca de la Naturaleza: “Pues si las fijas bajo tus densos pensamientos y benévolamente las observas consolicitud inmaculada, todas ellas te asistirán la vida entera y otras muchas obtendrás gracias aellas, pues hacen crecer a cada una en el carácter, según la hechura de cada una. Mas si túanhelas otras cosas de las que entre los hombres hay a millares, vilezas que embotan lasmeditaciones, ten a seguro que a prisa te abandonarán con el curso del tiempo…”[18] Esta atenta observación de los principios naturales tiene, como se ha dicho, un propósitoético. Su finalidad es lograr que el intelecto humano capte la noción de orden, que en eldualismo cosmológico de Empédocles se manifiesta como el equilibrio entre los contrarios.En un estilo similar al que utiliza Parménides cuando narra su viaje místico hacia la Diosa,describe su visión de los opuestos cósmicos personificados en “la encarnizada Lucha y
  • Armonía, la de mirada augusta, Hermosura y Fealdad, Rapidez y Tardanza, la amableSeguridad y Confusión de negra cabellera. Crecimiento y Consunción, Descanso y Despertar,Movimiento y Reposo y la bien conocida Majestad, así como Vileza, Silencio yExpresión.”[19] Este equilibrio, esta necesidad natural de restaurar el orden de aquello que hasido alterado, es trasladado por el agrigentino al terreno ético al afirmar que “Hay un decreto de Necesidad, de antiguo refrendado por los dioses, eterno, selladopor prolijos juramentos: “Cuando alguno, por errores de su mente, contamina sus miembros yviola por tal yerro el juramento que prestara… ha de vagar por tiempos tres veces incontables,lejos de los Felices, en la hechura de formas mortales, variadas en el tiempo, mientras que vaalternando los procelosos rumbos de la vida… Que yo ya he sido antes un joven y una joven, un matorral y un pájaro y mudo pez delmar.”[20] Se destaca en el párrafo anterior un elemento pitagórico como es la teoría de lametempsicosis o transmigración de las almas. Según esta, las almas de todos los seres pasanpor diferentes estadios de existencia reencarnando en cuerpos más o menos nobles según susméritos. Esta idea implica un componente ético que se expresa en el respeto a cada ser vivo yla búsqueda de la armonía entre los hombres: “…intentaban propiciársela con devotas ofrendas (…) pero el altar no era regado connefandas carnicerías de toros, sino que era abominación entre los hombres, la mayor, la dearrancarles la vida para devorar sus nobles cuartos.”[21] “¿No pondréis fin a esta matanza disonante? ¿No estáis viendo que os devoráis unos aotros por la incuria de vuestra inteligencia? Y por ello, desesperados como estáis por acerbasdesdichas, nunca de los míseros duelos recobraréis vuestro ánimo.”[22] Tal fue la relación que el sabio de Agrigento estableció entre la Física y la ética,entendiéndola como una constante búsqueda del equilibrio y la armonía en la vida del hombrecon sus semejantes y con el universo. 3. Aristóteles: la física del orden Con Aristóteles de Estágira (384 a.C. - 322 a.C.) la Física griega alcanza el statusepistemológico de ciencia. Pensador de singular capacidad, fue el preceptor del jovenAlejandro de Macedonia, quien luego fuera el amo del imperio más grande de la historia. Sinlugar a dudas las doctrinas tanto filosóficas como políticas de Aristóteles tuvieron una fuerteinfluencia en la manera en que Alejandro concibió su misión imperialista: llevar a los pueblosbárbaros el orden que sólo se da en una sociedad organizada - cuyo paradigma de perfecciónes la polis griega -, donde cada uno de sus elementos ocupa un lugar y cumple una funcióndeterminada. Estas ideas reconocen un componente platónico evidente, pero a su vez estánreforzadas por las propias del sabio de Estágira: la teoría de los “lugares naturales”, según lacual cada elemento tiende por naturaleza a ocupar un lugar determinado en el cosmos, tiene su
  • paralelo sociológico en la conformación social característica de la ciudad griega. Así loexpresa el mismo Aristóteles en una de sus obras: “La naturaleza, teniendo en cuenta la necesidad de la conservación, ha creado a unosseres para mandar y a otros para obedecer. Ha querido que el ser dotado de razón y deprevisión mande como dueño, así como también que el ser capaz por sus facultadescorporales de ejecutar las órdenes, obedezca como esclavo.”[23] El estagirita se trasladó en su juventud a Atenas, ciudad que a pesar de haber sidosometida a la dominación macedónica en el 338 a.C. continuó siendo el centro cultural eintelectual del gran conglomerado de poleis griegas. Allí estudió en la Academia de Platóndurante veinte años, en los cuales se nutrió de las ideas de su maestro para luego establecer supropia escuela, el Liceo, y enseñar sus propias doctrinas filosóficas. Sin embargo la improntaplatónica se refleja nítidamente en sus ideas, particularmente en relación a la Física. En laAcademia asumió dos ideas que constituyen los pilares de su sistema físico: el universo es untodo ordenado y racional, y todo lo que en él existe y sucede tiene una causa y una finalidad.Para Aristóteles la naturaleza es, primordialmente, causa de orden. Este orden del universo es una respuesta terminante a los físicos anteriores, quienes nohabían introducido este factor en sus cosmologías, haciendo del mismo un lugar azaroso,imprevisible y falto de regularidad. El cosmos aristotélico es, por el contrario, un sistemarígidamente dispuesto en esferas concéntricas cuyo centro es la Tierra y su límite las estrellasfijas. Entre ellas se ubican las esferas en las que giran, insertos, los cinco planetas entoncesconocidos, el Sol y la Luna. La especulación del filósofo concibió a estas esferas hechas deuna sustancia noble llamada éter, inmutable e incorruptible, tal como debía ser el soporte deun universo considerado perfecto: “Digamos ahora, exponiendo primeramente las dificultadesque encierra, que no sólo es único el mundo, sino que es imposible que se formen varios,además de que es eterno, por ser indestructible e ingenerable”.[24] Pero la inmutableperfección celeste contrastaba claramente con la evidente imperfección y alteración que sufretodo lo que existe en nuestro mundo terrenal, por lo que Aristóteles trazó una subdivisión ensu esquema: lo que está por encima de la esfera de la Luna - el mundo supralunar, con el Sol,los planetas y las estrellas fijas - ostenta la inmutabilidad y la regularidad de lo perfecto; pordebajo de la Luna, en el espacio aéreo que rodea a la Tierra y en todo lo que se desarrollasobre la superficie de ésta, existe el cambio y el movimiento debido a la imperfección de suselementos constituyentes. Estos no son otros que los cuatro elementos postulados porEmpédocles - agua, aire, tierra y fuego. Esta fue la empresa encarada por Aristóteles: explicarel por qué de los cambios en un universo perfecto e invariable. Al principio de la Física Aristóteles define por dónde debe comenzar la investigación queapunte a explicar lo anterior: “Puesto que el saber en general y, más precisamente, el saber científico resulta, entodas las disciplinas de las que hay principios, causas o elementos, del conocimiento de estos- ya que creemos conocer cada cosa sólo cuando conocemos sus causas y principios primeros
  • e incluso sus elementos -, es evidente que también en la ciencia de la naturaleza hay queintentar, en primer término, delimitar lo concerniente a sus principios.”[25] Para conocer y explicar el cambio en la Naturaleza resulta fundamental pues llegar aconocer las causas del mismo. Con precisión y minuciosidad distingue cuatro tipos de causasen todo proceso de cambio: material, formal, eficiente y final. Esta última causa es la que endefinitiva sustenta todo el sistema físico del filósofo por su cualidad teleológica. En el libro IIde la Física Aristóteles intenta demostrar que el concepto de causa final conlleva, como sunombre lo indica, la idea de te,loj (télos), de un propósito que implica necesariamente lanoción de orden.[26] Tal causa apunta a definir “el término al que se dirige espontáneamentela naturaleza para producir el orden y perfección que la caracterizan. Es la causa fundamentalen la economía del cosmos, pues, por ejemplo, guía el desarrollo de los animales hacia suforma acabada y dirige la ordenación de los materiales en nuestro mundo elemental, pues lagravedad o ligereza no son sino la resistencia a abandonar el orden o la tendencia a restaurarlocuando se rompe.”[27] Aunque el hincapié de Aristóteles en el concepto de causa final estáfuertemente influido por sus investigaciones biológicas, la justificación teleológica encuentracabida también en el campo de la ética y la política: “En su descripción de los diferentes estadios constituidos por las formas másprimitivas de asociación socio-política, desde la unión instintiva entre macho y hembra hastala más compleja y perfecta forma de organización social (el Estado, pólis), el concepto detélos tiene una importancia muy grande. En efecto, la finalidad es el concepto clave paraexplicar y fundamentar lo que Aristóteles cree ha sido, planteado hipotéticamente, eldesarrollo de las primitivas formas de comunidad hasta llegar a conformar el único medioposible de desarrollo integral humano, la pólis. Toda pólis, en efecto, es el fin o meta de lasdemás formas de comunidad.”[28] Al respecto Miguel Hernández González opina que la perspectiva teleológica de la Físicaaristotélica, “como heredera de lo más articulado de la tradición del pensamiento griego - elmundo como Cosmos -, es la más lógica pues, no en vano, resulta difícil creer que la armoníadel universo surgiera por sí misma o por la acción de un principio físico ciego y no por laacción de una ley inteligente dispositiva, que tienda a la perfección.”[29] 4. Epicuro: la física del individualismo Epicuro de Samos (341 a.C. - 270 a.C.) es el fundador de la corriente filosófica que llevasu nombre, el epicureísmo. Las fechas entre las que transcurre su vida son significativas en laconsideración del desarrollo de su doctrina, puesto que entre estos años Grecia, y en particularAtenas, experimentarán cambios trascendentales en todos los órdenes. Poco después delnacimiento de Epicuro Macedonia extendió su dominio sobre la mayor parte de la Hélade,
  • mientras Aristóteles educaba al joven Alejandro. Posteriormente este joven se convirtió en elmonarca más poderoso de su tiempo, llevando la influencia de la cultura y el pensamientogriegos hasta límites inimaginables para la época. No nos extenderemos acerca de lasignificación del helenismo para el mundo antiguo sino sólo recalcaremos su ideal deuniversalidad, de comunidad, propugnando una especie de “globalización” en un mundocompartimentado en diferentes razas, lenguas y culturas. Dicho proceso afectó a bárbaros ygriegos por igual. Al respecto Carlos García Gual expone claramente su impacto: “La eclosión del helenismo trajo consigo una nueva sensación de convivir en unespacio ilimitado, donde las relaciones eran mucho más laxas que en el marco concreto de laciudad nativa. Las ciudades subsistieron durante todo el período helenístico, como núcleosadministrativos y civilizadores de los nuevos reinos… Sin embargo, lo que desapareciópronto fue el sentimiento ciudadano de pertenecer a una comunidad autosuficiente y libre quegracias a la colaboración activa y ferviente de todos sus miembros subsiste y progresa, y conello el ideal del hombre libre que se ocupa ante todo de la política patria y es responsable antesu ciudad de su conducta. La ciudad había perdido su autosuficiencia, su autárkeia, tantodesde el punto de vista económico como político…”[30] Sin embargo, el golpe más duro para el pueblo griego llegó con la muerte de AlejandroMagno. Esta provocó sangrientos enfrentamientos entre sus generales por los vastos dominiosde su imperio, llevando el caos y la miseria por doquier. La precaria sensación de seguridadque proporcionara la polis, ya erosionada por el helenismo, desapareció ante las atrocidadesde la guerra. Se sentía que “el destino de los ciudadanos no estaba ya en sus propias manos, sino en las delmonarca correspondiente, y, acaso, por encima de él, en las de la Tyche, la Fortuna o elAzar… Desapareció la solidaridad entre los miembros de la comunidad cívica… Junto a estepaulatino sentimiento de disociación de los antiguos vínculos cívicos surge una notoriasensación de inseguridad frente a un mundo que ha dejado de ser claro, limitado y preciso. Ycomo respuesta se desarrolla un creciente individualismo… Los filósofos de la épocahelenística ya no se dirigirán a los ciudadanos - como hacía Sócrates -, sino a los individuoscomo personas aisladas en un universo desastrado.”[31] En este contexto de extrema inseguridad e inestabilidad elaboró Epicuro su pensamiento,en el cual ocupa un lugar destacado su doctrina física. Epicuro no se caracterizó por suoriginalidad en construir un nuevo sistema cosmológico o en mejorar los de sus predecesorespara obtener una explicación más coherente con la realidad observable. A diferencia deAristóteles, su interés no radica en explicar las causas de los fenómenos o del cambio a fin desatisfacer una curiosidad científica. Ni siquiera pretende alcanzar la verdad; su propósitoprimordial es abordar el estudio de la Física a fin de obtener la avtaraxi,a (ataraxía), latranquilidad de ánimo, verdadero bien en un mundo que se presenta inquietante eimpredecible. Tal fin es admitido por el filósofo cuando aconseja al destinatario de la Carta aHerodoto que debe pensar que “es tarea propia de la ciencia física el investigar con precisiónla causa de los fenómenos más importantes, y que precisamente de eso depende nuestrafelicidad.”[32] Esta intención es manifestada también en sus Máximas Capitales, donde físicay ética se entrelazan estrechamente:
  • “11. Si nada nos perturbaran los recelos ante los fenómenos celestes y el temor de quela muerte sea algo para nosotros de algún modo, y el desconocer además los límites de losdolores y de los deseos, no tendríamos necesidad de la ciencia natural. 12. No era posible disolver el temor ante las más importantes cuestiones sin conocer afondo cuál es la naturaleza del todo, recelando con temor algo de lo que nos cuentan losmitos. De modo que sin la investigación de la naturaleza no era posible obtener placeres sintacha. 13. Ninguna sería la ganancia de procurarse la seguridad entre los hombres si uno seangustia por las cosas de más arriba y por las de debajo de la tierra y, en una palabra, las delinfinito.”[33] Es perceptible en las palabras de Epicuro el supremo valor atribuido a la seguridad, lafelicidad y la serenidad en momentos en que el mundo conocido por los griegos amenazabacon desaparecer. Consecuente con este contexto crítico, la filosofía epicúrea representó unainvolución de las ideas físicas desarrolladas hasta entonces. Concibió un universo que, enalgunos aspectos, mantiene el fondo común del pensamiento griego aceptando por ejemplo sueternidad, pero se aleja del ideal cosmológico aristotélico prevaleciente al imaginarlo carentede límite, orden y finalidad. La física epicúrea se aproxima notablemente a las ideas de Empédocles. Al igual que éste,admite la constitución atómica del universo, la existencia del vacío y la posibilidad infinita decombinaciones de los átomos, dando lugar a infinitos universos. Pero a diferencia deEmpédocles, el universo de Epicuro es azaroso y rígidamente materialista: no alberga lasfuerzas ordenadoras del Amor y el Odio, ni siquiera contiene en sí a los dioses los cuales, si esque existen, no se preocupan por los hombres. Esta actitud escéptica e indiferente ante lascreencias y la religión populares, las cuales achacaban a los dioses ciertos fenómenos celestes,quedó brevemente expresada por Epicuro cuando escribió: “En cuanto a los fenómenos celestes… hay que pensar que no suceden por obra dealgún ser que los distribuya, o los ordene ahora o vaya a ordenarlos, y que a la vez posea labeatitud perfecta unida a la inmortalidad. Porque ocupaciones, preocupaciones, cóleras yagradecimientos no armonizan con la beatitud, sino que se originan en la debilidad, el temor,y la necesidad […] la mayor perturbación de las almas humanas se origina en la creencia deque ésos (cuerpos celestes) son seres felices e inmortales, y que, al mismo tiempo, tienendeseos, ocupaciones y motivaciones contrarios a esa creencia.”[34] La orientación del pensamiento de Epicuro, sus consejos acerca del modo de obtener latan preciada serenidad de ánimo y su constante preocupación por alcanzar la verdaderafelicidad revelan cómo este filósofo vivió e interpretó la aguda crisis política, social ypersonal de su tiempo. Con las instituciones de la polis en decadencia, la inseguridad ante elincierto porvenir y el dudoso interés de los dioses en el bienestar de sus fieles, la únicaseguridad podía encontrarse solamente en el individuo. De aquí que el pensamiento epicúreo- y el de todos los sistemas filosóficos contemporáneos, como el cinismo y el estoicismo -cambie la perspectiva y apunte a encontrar el orden en la conducta del hombre individual. Eluniverso como parámetro de orden aplicable al ser humano y sus relaciones quedó opacado
  • por la crisis del helenismo. Con Epicuro la Física adquirirá un carácter instrumental, buscandoen la Naturaleza el conocimiento que proporcione al hombre las bases éticas para lograr la tandeseada seguridad.5. Conclusión Desde que el hombre comenzó a observar los fenómenos naturales buscó en ellos indiciosque le permitieran explicarlos. La primera interpretación de los pueblos primitivos - entreellos el griego - llegó por vía religiosa, concibiendo el accionar de las fuerzas de la naturalezacomo productos de una razón superior, quien las disponía según sus caprichos. En el casogriego esta perspectiva, si bien no totalmente abandonada, fue desplazada por los factores quehemos enumerado al principio del presente trabajo. La evolución registrada en el pensamientohelénico a partir de los siglos VII a.C. y VI a.C. se evidencia en la elaboración de una Físicaque ya no necesita recurrir al mito para ofrecer una explicación de aquello que asombra yatemoriza al hombre. Tal fue el camino iniciado por los filósofos-físicos presocráticos, dondeel interés principal de sus especulaciones radicará en encontrar la clave maestra que permitaexplicar al universo como una unidad armónica y ordenada. Sin embargo, este interés no perseguía la satisfacción de una mera curiosidad científica.Al contrario, la Física griega de todas las épocas se preocupó por aplicar los principiosaprehendidos mediante la observación de la Naturaleza a la esfera de actividades humanas:religiosa, filosófica, política y fundamentalmente ética. El hombre, al cual ya Protágoras habíacolocado en el centro del universo al constituirlo en medida de todas las cosas, debe actuar enarmonía con el cosmos mediante la adecuación de su conducta a las reglas de ordenuniversales. Las razones de este imperativo fueron expresadas por varios pensadores, entreellos Empédocles, para quien el hombre está interrelacionado con cada parte del universo;Aristóteles, que veía en la organización sociopolítica de la polis el reflejo del orden celeste; yEpicuro, quien aunque renegó del ideal cósmico propuesto en épocas más benignas siguióconsiderando que el ser humano es un microcosmos, el cual debe buscar su serenidad interiormediante la indagación de la Naturaleza. De esta manera, nuestra conclusión se pronuncia por el definido carácter ético que tuvo elestudio de la Física entre los griegos, la cual influyó en - y a su vez estuvo condicionada por -las circunstancias sociopolíticas que marcaron la historia de Grecia.6. Bibliografía Fuentes primarias o ARISTÓTELES, Física, trad. del griego de Marcelo Boeri, Buenos Aires, Biblos, 1993. o EMPÉDOCLES - Acerca de la Naturaleza, trad. del griego de Alberto Bernabé en Filósofospresocráticos, Madrid, Alianza, 1988.
  • - Purificaciones, trad. del griego de Alberto Bernabé en Filósofos presocráticos, Madrid,Alianza, 1988. o EPICURO - Carta a Herodoto, en García Gual, Carlos, Madrid, Alianza, 1981. - Máximas Capitales, en García Gual, Carlos, Madrid, Alianza, 1981. Bibliografía secundaria. o ABBAGNANO, Nicola, Historia de la filosofía, Barcelona, Hora, 1994, tomo I. o BERNABÉ, Alberto, Filósofos presocráticos, Madrid, Alianza, 1988. o COPLESTON, Frederick, Historia de la Filosofía, Barcelona, Ariel, 2000, tomo I. o GARCÍA GUAL, Carlos, Epicuro, Madrid, Alianza, 1981. o SOLÍS, Carlos y SELLÉS, Manuel, Historia de la Ciencia, Madrid, Espasa Calpe, 2005. o VERNANT, Jean Pierre, Los orígenes del pensamiento griego, Buenos Aires, Paidós,2007. Artículos de Internet o ARISTÓTELES - De Caelo, antología publicada en Internet en www.bibliotheka.org y extraída el27/03/08. - Política, texto publicado en Internet y extraído el 27/03/08. o HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Miguel, Aristóteles y la Física, artículo publicado enInternet en www.bibliotheka.org y extraído el 26/03/08.-----------------------[1] HERNÁNDEZ GONZÁLES, Miguel, Aristóteles y la Física, pág. 222, artículo publicadoen Internet en www.bibliotheka.org y extraído el 26/03/08.[2] EMPÉDOCLES, Acerca de la Naturaleza, trad. del griego de Alberto Bernabé enFilósofos presocráticos, Madrid, Alianza, 1988.[3] EMPÉDOCLES, Purificaciones, trad. del griego de Alberto Bernabé en Filósofospresocráticos, Madrid, Alianza, 1988.[4] ARISTÓTELES, Física, trad. del griego de Marcelo Boeri, Buenos Aires, Biblos, 1993.
  • [5] ARISTÓTELES, De Caelo, antología publicada en Internet en www.biblioteca.org yextraída el 27/03/08[6] EPICURO, Carta a Herodoto, en García Gual, Carlos, Epicuro, Madrid, Alianza, 1981.[7] EPICURO, Máximas Capitales, en García Gual, Carlos, Epicuro, Madrid, Alianza, 1981.[8] Cf. COPLESTON, Frederick, Historia de la Filosofía, Barcelona, Ariel, 2000, tomo I, pág.72.[9] VERNANT, Jean Pierre, Los orígenes del pensamiento griego, Buenos Aires, Paidós,2007, pág. 38.[10] ABBAGNANO, Nicola, Historia de la filosofía, Barcelona, Hora, 1994, tomo I, pág. 17.[11] COPLESTON, Frederick, op. cit., pág. 15.[12] EMPÉDOCLES, Purificaciones, trad. del griego de Alberto Bernabé en Filósofospresocráticos, Madrid, Alianza, 1988, pág. 235.[13] EMPÉDOCLES, Acerca de la Naturaleza, trad. del griego de Alberto Bernabé enFilósofos presocráticos, Madrid, Alianza, 1988, pág. 214.(() En griego nacimiento es una de las acepciones que tiene la palabra fu,sij, además de lasmás conocidas naturaleza y crecimiento. Empédocles estaría indicando entonces que estejuego de uniones y disociaciones y su dinámica es lo que los hombres conocen comoNaturaleza.[14] EMPÉDOCLES, Acerca de la Naturaleza, pág. 213.[15] Idem anterior.[16] Idem anterior.[17]EMPÉDOCLES, Acerca de la Naturaleza, pág. 213.[18] EMPÉDOCLES, Acerca de la Naturaleza, pág. 234.[19] EMPÉDOCLES, Purificaciones, pág. 237.[20] Ibidem, pág. 236.[21] Ibidem, pág. 238.[22] EMPÉDOCLES, Purificaciones, pág. 238.[23] ARISTÓTELES, Política, 1252ª, texto publicado en Internet en www.bibliotheka.org yextraído el 27/03/08.[24] ARISTÓTELES, De Caelo, antología publicada en Internet en www.biblioteca.org yextraída el 27/03/08.
  • [25] ARISTÓTELES, Física, I, 1:184a, 11-15, trad. del griego de Marcelo Boeri, BuenosAires, Biblos, 1993, pág. 43.[26] Cf. ARISTÓTELES, Física, II, 3:194b, 15-195b, 30, págs. 80-84.[27] SOLÍS, Carlos y SELLÉS, Manuel, Historia de la Ciencia, Madrid, Espasa Calpe, 2005,pág. 99.[28] BOERI, Marcelo en Aristóteles. Física, op. cit. págs. 32-33.[29] HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Miguel, op. cit., pág. 242.[30] GARCÍA GUAL, Carlos, Epicuro, Madrid, Alianza, 1981, pág. 20.[31] Íbidem, pág. 21.[32] EPICURO, Carta a Herodoto, 78, en García Gual, Carlos, op. cit., pág. 107.[33] EPICURO, Máximas Capitales, 11-13, en García Gual, Carlos, op. cit., pág. 140.[34] EPICURO, Carta a Herodoto, 76-77, 81, en García Gual, Carlos, op. cit., págs. 106, 108.